Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Yendo más allá de una gran idea

Por Robert Kiyosaki | Publicado en Negocios | 13 de mayo, 2016

Robert KiyosakiHace unas semanas, escribí sobre la importancia de invertir en sistemas, no en productos, cuando se trata de construir un negocio duradero y exitoso. Usé el Triángulo D-I, que mi padre rico me enseñó, para explicar por qué este concepto es tan importante.

En 1974, decidí que iba a aprender a construir un negocio siguiendo el modelo del Triángulo D-I. Mi padre rico me advirtió, “Aprender a construir un negocio de acuerdo a este modelo es de alto riesgo. Muchas personas lo intentan, pero pocos lo logran. Pero si aprendes a construir un negocio de esta manera, tu potencial de ganancias es ilimitado.”

Fracasa para tener éxito

Todavía recuerdo experimentar lo más alto de las cimas y lo más bajo de las llanuras mientras aprendía a construir un negocio sólido. Recuerdo algunos de los antiguos textos publicitarios que escribí y que nunca vendieron nada. Recuerdo algunos de los folletos que escribí y que nadie pudo decir qué era lo que estaba tratando de vender. Y recuerdo los problemas que tuve para aprender a reunir capital y gastar el dinero de mis inversores sabiamente con la esperanza de construir un negocio exitoso.

También recuerdo visitar a mis inversores y decirles que había perdido su dinero. Estoy eternamente agradecido por los inversores que me entendieron y me dijeron que volviera cuando tuviera otro emprendimiento en el cual puedan invertir.

Las lecciones más duras son los adoquines del éxito

Sin embargo, a pesar de todo, cada error fue una experiencia de aprendizaje, así como una lección para la formación del carácter, invaluable. Como dijo padre rico, el riesgo al empezar era muy alto. Sin embargo, a medida que avanzaba y continuaba aprendiendo, las recompensas fueron verdaderamente ilimitadas.

En 1974, yo era muy débil en todos los niveles del Triángulo D-I. Creo que era más débil de la administración del flujo de efectivo y las comunicaciones. Hoy, aunque todavía no soy un maestro en ningún sector del triángulo, diría que soy más fuerte en la administración del flujo de efectivo y las comunicaciones. Y gracias a que puedo crear sinergias entre todos los niveles del Triángulo D-I, mis compañías tienen éxito.

El punto que estoy queriendo destacar aquí es que, a pesar de que yo no era fuerte al principio, continué con mi proceso de aprendizaje. Para cualquier persona que quiera adquirir gran éxito y riqueza de esta manera, lo animo a empezar, practicar, cometer errores, corregirlos, aprender y mejorar.

Dale forma a tus ideas

Muchas personas creen que todo lo que necesitan para construir un gran negocio es una gran idea. Las ideas están a 10 centavos por docena. Para construir un negocio exitoso, se necesita más que una idea. Necesita darle forma a esa idea a través de los sistemas, procesos, y un gran equipo.

El Triángulo D-I es una fuerza poderosa para lograr eso. Como padre rico dijo: “Le da forma a tus ideas. Es el conocimiento del Triángulo de D-I lo que le permite a una persona crear un activo que compra otros activos.”

Mi padre rico me enseñó que una vez que te haces bueno en tomar una idea y construir un negocio basado en el triángulo D-I alrededor de ella, las personas acuden a ti para invertir en tu idea. Él me dijo: “Entonces, será cierto para ti que no se necesita dinero para hacer dinero. En lugar de gastar tu vida trabajando por dinero, vas a mejorar en crear activos que hagan más y más dinero, y tu dinero trabajará para ti.”

Sigue el camino de los ricos

Cuando veo al 10 por ciento de los estadounidenses que controlan la mayor parte de la riqueza y las grandes empresas del país, entiendo exactamente cómo obtuvieron sus riquezas. Ellos encontraron su espíritu y su misión, construyeron un negocio, y le permitieron a otros compartir sus sueños, riesgos y recompensas. Esta lista incluye a personas como Bill Gates, Warren Buffett, Rupert Murdoch, Anita Roddick, Richard Branson, y otros.

Tú puedes hacer lo mismo, si quieres. Sólo tienes que seguir el mismo diagrama con el que padre rico me guió a mí: el Triángulo D-I.

Como dijo Helen Keller, “La verdadera felicidad no se obtiene a través de la gratificación propia, sino a través de la fidelidad hacia un propósito valedero.”

Encuentra tu propósito, dale forma con el Triángulo D-I, y aprende lo más que puedas en el camino. De esta forma, podrás ser exitoso y feliz a la vez.

Publicado originalmente en blog.reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB