Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Para vos y tu empresa, los contactos valen oro, no te olvides de ello!

Por Francisco Lehmann | Publicado en Negocios | 16 de enero, 2017

contactosEn principio, networking significa aprovechar una amplia variedad de información, referencias, consejos y oportunidades laborales que brinda la sociedad en su estado real y virtual.

Pero hacer buen uso de una red implica mucho más: al generar y gerenciar tus relaciones de manera productiva, tanto dentro como fuera de la organización, podrás optimizar tus ingresos, tu participación en el mercado y tu proyección positiva.

Creación de redes interpersonales

Si ves al trabajo como un conjunto de tareas impersonales y técnicas (como elaborar presupuestos, ubicar recursos, planificar, etc.), solo estás considerando una parte de lo que hacés a diario. Tu función más importante como jefe o gerente es una que no podrás delegar: la creación de redes interpersonales que contribuyan al éxito de tu responsabilidad en la organización, basándolas en los siguientes principios:

Las relaciones son una necesidad humana fundamental.

Somos en esencia seres sociales. Todos, de una manera u otra, siempre necesitamos de alguien más para completar anhelos, sueños, objetivos. Por medio de las relaciones conseguimos la aprobación de los demás y definimos nuestro lugar en el mundo. Nuestra experiencia laboral y la relación con otras personas son el reflejo del valor que damos a la calidad de nuestras vidas.

Todos tendemos a hacer lo que se espera de nosotros.

Todos reaccionamos y pensamos de acuerdo a nuestras expectativas.

Tomemos el caso en el que Roberto es parte de tu equipo de trabajo. Él parece inseguro en su trabajo, perezoso, necesitado de supervisión, y esto constituye una preocupación para vos. Lo vigilas con frecuencia y muchas veces le decís lo qué debe hacer.

Roberto, te ve como un entrometido y que no confías en él. Cuanto más intervienes a su lado, más nervioso se pone. Llega un momento en el que él no puede hacer nada por sí solo. En ese momento termina cumpliéndose la auto profecía: «Roberto carece de iniciativa y necesita supervisión cercana y constante». Pero, ¿es real esa sensación?

Muchos jefes y gerentes observan un mal rendimiento porque, en verdad, es eso lo que esperan encontrar en el otro, y consecuentemente «ese otro» termina en consecuencia. Para fortalecer a tus empleados, como idea principal, tené en cuenta que es fundamental que transmitas siempre una firme confianza en cada uno de ellos. Por supuesto, que si por razones concretas, no le tienes esa confianza necesaria a alguno de ellos, pues debes corroborarlo o dejar de lado esa percepción.

Dentro de las organizaciones es el único lugar en el mundo donde la ley de la gravedad no se cumple. «En las empresas cuando una consigna baja, si esta no encuentra un responsable efectivo para concretarla, esta subirá para que vos la resuelvas» y ese retorno puede ser, o no, oportuno.

Tendemos a relacionarnos con personas afines a nosotros.

Aunque este principio es una fuerza motora de las organizaciones, puede volverse en tu contra cuando genera una tendencia a asociar a la gente en grupos con características similares. De esa forma, gerentes, jefes y empleados no logran interactuar lo suficiente para «entregar toda su potencia» restando complementariedad. Cuando eso sucede, cada grupo pierde la perspectiva del otro. Surge la división entre «ellos y nosotros».

Este principio también afecta a la contratación de personal. Jamás lograrás ubicar a la mejor gente si ellas están fuera de los circuitos que manejas. Recordá que para conectarse con otras personas valiosas dentro de tu organización, deberás sobreponerte al deseo de trabajar con gente similar a vos.

La interacción conduce a la Complementariedad.

Si permitís que se den las condiciones ideales de confort en lo que hace al relacionamiento entre las personas del equipo, esto ayudará a todos a interactuar entre sí. Determiná objetivos grupales que alienten la cooperación y no la competencia. La clave está en conocer fortalezas, debilidades y carencias de cada integrante de tu equipo.

El mundo en el que te mueves es pequeño.

Tu red de relaciones está compuesta por zonas de contacto directo (primera mano) e indirecto (contactos de contactos). Cada vez que establecés un contacto nuevo, tu lista se multiplica. Pensá en lo que vemos diariamente en Facebook o Linkedin a través de los cuales cada persona con la que establecemos un contacto, tiene su propia red que se multiplica exponencialmente con la de sus relaciones.

Este principio tenés que echarlo a funcionar a tu favor. Te ayuda a encontrar respuestas, empleo, gente eficiente y todo un mundo a la espera de tus necesidades y las de los demás.

Redes de inteligencia

La cima es solitaria. A medida que los jefes y gerentes ascienden, por lo general cometen el error de aislarse de las operaciones diarias. Es muy poca la información básica que reciben. Probablemente chequean informes y asisten a reuniones, pero esa clase de información formal, sin embargo, tiende a evitar la mención de detalles importantes y problemas que podrían surgir. Es por eso que te sugiero conservar el contacto con todos los niveles.

Las redes de inteligencia internas. ¿Cómo conseguirás la información que necesitas, en el momento exacto?

Salí a buscarla y trabajá con ritmo todos los días de tu vida en esto, mientras estés en una organización. Tu red de inteligencia interna funcionará a través del contacto personal. El centro del tema consiste en hablar con la gente y también escucharla.

Dentro de la organización en la que te encuentres no te remitas a dirigir desde tu escritorio, circula por todos lados. Probá armarte de una rutina para desayunar o almorzar con tus empleados y también con los que te pueda interesar evaluar, de distintos departamentos que tengan relación con el tuyo.

Los puestos nuevos, los proyectos especiales y las tareas asignadas a equipos, ofrecen la oportunidad de establecer nuevas relaciones. Pero mientras asciendes en tu organización, no dejes atrás los contactos anteriores, reencuéntrate frecuentemente con aquellos que piensas que será bueno mantenerlos en tu red de contactos.

Las redes de inteligencia externas.

Lo que sepas del exterior de tu organización será tan importante como tu inteligencia interna. El proyectarte hacia afuera te permitirá conocer a la competencia, las tendencias empresarias, las reglamentaciones y las tecnologías nuevas. Además, sus contactos externos podrán servirte para chequear su visión de los acontecimientos.

Hoy el concepto de «salir a buscar» incluye todo: navegación en internet y contactos cara a cara. En este aspecto internet es valiosísima para contactar o recuperar una relación dormida. Te sugiero usarla a full, pero no te «escondas detrás de tu notebook», recordá que esta es una excelente vía de comunicación pero no reemplaza el contacto directo. No hay mejor inversión que aquella que mantiene contactos de relación valiosa.

¿Cómo hacer para aprovechar toda la información valiosa que se encuentra afuera de tu empresa?

No importa a qué área de la organización perteneces. Recuerda que se nos contrata para optimizar la cadena de valor de la empresa, y más allá de que seas un súper especialista y conocedor de tal o cual tema, lo que más importa es no debes perder de vista que cuando te contratan en una empresa, lo hacen para aumentar la potencia competitiva de la misma, de la empresa como un conjunto de hacedores de negocios.

Si estás relacionado con comercialización, ventas visita permanentemente tu mercado. Y si no estás relacionado directamente con comercialización, ventas… también procura conocer tu mercado, al fin de cuenta estás trabajando para él. Aunque no pertenezcas a ventas procurá hablar con los vendedores y averigua qué quieren los consumidores. La empresa no es solamente tu escritorio. Vos y tu equipo son parte de un total, que en conjunto, deben vender lo que vende la empresa.

En la actualidad los límites físicos de la empresa (no importa cuán grande o pequeña sea esta) no terminan entre las cuatro paredes de lo que se ve. Lo que antes llamábamos proveedores, hoy son «asociados» de la cadena de valor. Relaciónate personalmente con los proveedores. Ellos componen un grupo diversificado, pero en su metier son parte del éxito o no de la empresa donde te encuentras. Por otro lado, ellos también tienen sus contactos en cuanto a las fuentes de información que manejan: abogados, contadores, banqueros, consultores, publicitarios, arquitectos e ingenieros.

Mantené o desarrollá contactos con tus pares de otras empresas. Podrás lograr contacto con ellos en las diferentes asociaciones e instituciones profesionales. No solo conocerás otras personas…, también muchas otras te conocerán a vos (y esto no es poca cosa)

El futuro está en tus contactos

Tu red de relaciones sociales no es una estructura limitada en términos profesionales o laborales, sino una infinita gama de oportunidades que abarca todos los niveles en donde te mueves y ella se multiplica con cada uno de los contactos que realizas y desarrollas.

El networking no es sólo una opción entre muchas. Es la respuesta a las jerarquías reestructuradas y achatadas de las estructuras pos crisis mundial. Son muchas las empresas, pequeñas y grandes que ya comenzaron a confirmar, las relaciones entrelazadas por medio de redes que originan mayor calidad, flexibilidad e innovación.

En la actualidad, las mejores empresas del mundo se especializan en networking. Trabajan cerca de sus clientes, proveedores e incluso competidores. Además, alientan la colaboración entre sus empleados y conforman equipos multifuncionales con flexibilidad para tomar decisiones e iniciativa para cumplir sus objetivos. Al construir relaciones firmes y éticas, estas compañías trabajan mejor y más rápido.

Este post tiene la ventaja de poder usarlo pensando en los beneficios que podrás aportarle a la empresa donde estás trabajando, como así también para vos mismo. Generar, desarrollar y mantener contactos ¡es un deber que no debés eludir!

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB