Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Veo porque Creo

Publicado en Interés General | 12 de marzo, 2012

Veo porque CreoPor Rita Tonelli

Ser hombre

Nunca me cansa mi oficio de hombre.

Hombre he sido y seré mientras exista.

Hombre con los que buscan entre escombros la verdad necesaria y prohibida;

hombre entre los que labran con sus manos

lo que jamás hereda el alma digna;

porque de todo cuanto el hombre ha hecho,

la sola herencia digna de los hombres

¡Es el derecho de inventar su vida!

– Jaime Torres Bidet

Cuando ante algún hecho no corriente, escucho las opiniones que se desatan, me llama la atención cómo se repite, algo así: “No, mi amigo, si yo no lo veo, no lo creo”.

Una de las herramientas poderosas que el Coaching desarrollará en vos, es la de que logres dar vuelta ese juicio –porque lo dicho, no es más que uno de ellos-, de manera tal que puedas crear lo que quieras para tu vida.

¿Qué es este juego de palabras? ¿No estábamos hablando de creer? ¿Qué tiene que ver crear?

Tanto tienen que ver ambos verbos que las primeras personas de ambos, es la misma:

Yo creo (de creer)

Yo creo (de crear)

Y esto es así porque cuando creemos en algo, abrimos la posibilidad de crearlo para nosotros.

Puede considerarse un milagro, la capacidad de creer que nada es demasiado bello para ser cierto.

Vos…

¿Crees porque ves?

O

¿Ves porque crees?

Es muy importante que salgamos de la transparencia y de la repetición de “Creo porque veo”.

Cuando creo porque veo estoy demostrando un miedo interno de verme defraudado. “Prefiero creer que no se me va a dar, así no sufro cuando eso suceda”. Declaración que te debilita a un punto tal de dejarte sin recursos para avanzar en tu vida. Y sin embargo, algunos la eligen. ¿Cómo te suena “Prefiero creer que se me va a dar, así imprimo energía creadora a esa posibilidad”?

Puedes, si crees que puedes. Norman Vincent Peale

Cuando creo porque veo, también descreo porque no veo, y esa creencia de no creer es la que produce la no creación.

No es necesario subir a una montaña para saber si es alta.

Cuando creo porque veo, hago verdadero un juicio, y los juicios no son ni verdaderos ni falsos, crean nuestra felicidad o nuestro dolor y surgen de la conversación interna que elijamos transitar.

Tanto si crees que puedes o que no puedes, ¡estás en lo cierto! Henry Ford

¿Cuál es tu bloqueo para creer?

¿Qué te parece que estás perdiendo por creer?

¿Para qué no crees?

¿Para qué te sirve tu incredulidad? ¿De qué crees que te protegés con ella?

¿Cómo te sentirías creyendo?

¿Cómo experimentarías la creación que sigue a tu credulidad?

Creé en lo que no ves para ver en lo que creés.

Un hombre se puso a construir un faro en medio del desierto. Todos se burlaban de él y lo llamaban loco.

– ¿Para qué un faro en medio del desierto? – exclamaban.

El hombre no hacía caso y, callado, seguía su labor.

Un día, por fin terminó el faro. En la noche sin luna y sin estrellas el espléndido rayo empezó a girar en las tinieblas del aire, como si la Vía Láctea fuera un carrusel.

Y sucedió que en el momento en que el faro lanzó su luz, surgió, en el desierto, un mar. Y hubo buques y trasatlánticos. Y vuelos submarinos de ballenas, y puertos con mercaderes de Venecia, y piratas de barba roja, y holandeses errantes y sirenas.

Todos se asombraron, menos el constructor del faro. Él sabía que si alguien enciende una luz en medio de la oscuridad, al brillo de esa luz surgirán muchas maravillas.

Te invito a visitar mi página (aquí arriba) algo de mí. Allí verás mi sentir para con la acción poderosa de creer, y además te comparto, una frase que acuñé en un trabajo para mi certificación como Coach Ontológico, que durante mucho tiempo -sigue vigente, además, aunque prefiera acercarme a vos con mi “Por el placer de compartir” y ahora mismo, la sigo sosteniendo- fue mi motivación más grande.

Tus comentarios nos enriquecen a todos…pero si te ha llegado este artículo, hoy, si querés, también podes dejar uno en la página mencionada. ¿Vamos a generar una corriente eterna de bienestar, compartiéndola con todos tus amigos? Me encantaría saber cómo te sentís, después de haber acercado mi mensaje a ellos, muchos de los cuales pueden estar necesitando escuchar algo así, en este momento. ¡Gracias por estar en mi camino difundiendo herramientas que nos hagan cada vez personas más efectivas y seguras en nuestras decisiones y determinaciones!

Por el placer de compartir.

Vía: http://www.ritatonellicoach.com.ar

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB