Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Una realidad que debes aceptar antes de poder vivir tu mejor vida

Por Marc Chernoff | Publicado en Desarrollo Personal | 30 de julio, 2017

vivirMe desperté esta mañana y presencié un amanecer de asombrosa belleza, así que salí por la puerta principal para experimentarlo. Y mientras estaba parado en el patio contemplando el cielo rosa, naranja y azul, mi corazón cantó y dolió al mismo tiempo.

Instintivamente, quería compartir ese impresionante momento con Angel y Mac, pero aún estaban durmiendo, y eso me angustió. Me sentí un poco abajo e incompleto, sin poder compartir ese momento especial con ellos, o con nadie. El amanecer más hermoso que jamás había visto se deslizaba entre mis dedos.

Pensé en correr hacia la casa para agarrar una cámara para que al menos poder mostrarles a Angel y Mac una foto del momento que se perdieron, pero me sorprendí y respiré hondo.

Entonces reconocí que había algo más que necesitaba hacer en su lugar: Necesitaba que este momento sea suficiente, sin nada más; sin necesitar compartir ese momento, ni fotografiarlo, ni subirlo a internet.

Así que volví a mirar el cielo y me dije en voz alta: “Este momento es suficiente, Marc. Este momento es suficiente tal como es.”

De verdad, no había ninguna buena razón para que sintiera lo contrario. Y me alegro de haber recuperado mis sentidos.

Por supuesto, sé que no estoy solo en este sentimiento; ese que dice que los bellos momentos de nuestras vidas necesitan ser compartidos, o fotografiados, o subidos a internet para ser completos. Es la mitad de la razón de porque los medios sociales están tan frecuentes en nuestras vidas de hoy.

Demasiado a menudo sentimos que los buenos momentos de nuestras vidas no son lo suficientemente buenos a menos que de alguna manera los capturemos, compartamos y solidifiquemos como un accesorio semi-permanente en nuestras vidas.

O sentimos que los momentos de nuestras vidas no son lo suficientemente buenos en absoluto. Por lo que elegimos distraernos con gadgets y programas de televisión 24/7 sólo para estimularnos a nosotros mismos. Es como una segunda naturaleza para nosotros; estamos tan acostumbrados a sentir que el momento presente no es digno de nuestra presencia completa!

Y esta mentalidad de insatisfacción y distracción (de que la realidad nunca es suficiente para nosotros) se filtra a cada faceta de nuestras vidas…

• Estamos continuamente pensando en lo que vendrá, como si no fuera suficiente apreciar lo que tenemos ahora mismo.

• Nos sentamos para relajarnos un momento e inmediatamente sentimos la urgencia de leer algo en nuestros teléfonos, chequear las redes sociales, o mandarle mensajes a alguien, como si relajarnos un momento no fuera suficiente.

• Procrastinamos cuando es momento de trabajar, elegimos más distracciones, como si el proceso de hacer un buen trabajo no sea suficiente para nosotros.

• Nos enojamos con la gente cuando no cumplen nuestras expectativas, como si la realidad de quiénes son no fuera suficiente para nosotros.

• Resistimos los cambios en nuestras vidas, en nuestras relaciones y en nuestras carreras, porque la realidad pareciera que no es suficiente.

• Rechazamos situaciones, personas e incluso a nosotros mismos, porque sentimos que nada de eso es suficiente para nosotros en este momento.

Pero ¿qué pasaría si aceptáramos este momento, y todo y a todos en él, como suficientes?

¿Qué pasaría si aceptáramos que este momento se está desvaneciendo en este momento, y viéramos que el tiempo fugaz que tenemos en este momento es suficiente, sin necesidad de compartirlo ni capturarlo ni alterarlo de alguna manera?

Piénsalo…

Este momento es suficiente.

¿Y si empezamos a actuar así?

7 mantras para sacar lo mejor del momento presente

Como mencioné anteriormente, a menudo olvido hacer una pausa y apreciar el momento presente por lo que es. Así que he implementado una estrategia simple para apoyar la práctica de hacerlo. En resumen, me recuerdo proactivamente…

• “Este momento es suficiente.”
• “Esta situación es suficiente.”
• “Esta gente es suficiente.”
• “Yo soy suficiente.”
• Etc.

Y en cualquier momento que me sorprendo pensando lo contrario, me detengo a leer los siguientes mantras para mí mismo (los guardo en un papel doblado en mi billetera). Entonces respiro profundamente, y traigo mi foco y aprecio de nuevo al presente…

1. Si te preocupas demasiado por lo que podría ser, y lo que podría haber sido, ignorarás y pasarás por alto la belleza de lo que es. Ahora mismo es la vida. No te la pierdas.

2. Deja ir todo lo demás, y sólo recuérdate lo afortunado que eres por estar experimentando este momento aquí, y ahora. Cuanto más lo aprecias, mejor será.

3. Deja de correr. Respira. Está donde estás. Estás en donde se supone que debes estar en este momento. Cada paso y experiencia es necesaria.

4. El ser humano más rico no es el que más tiene, sino el que menos necesita para ser feliz. La riqueza es una mentalidad. Quiere menos y aprecia más en este momento.

5. Permítete ser un principiante. Nadie comienza siendo grande. Y nadie es grande todo el tiempo. Haz lo mejor que puedas hasta que lo conozcas mejor. Una vez que los conozcas mejor, hazlo mejor.

6. No compares tu progreso con el de los demás. Todos necesitamos nuestro propio tiempo para viajar nuestra propia distancia. Enfócate en tus rituales diarios. Enfócate en el paso que estás tomando ahora mismo. Eso es suficiente.

7. Está presente. Hay pocas alegrías en la vida que igualen una conversación genuina, una historia genuina, una perspectiva genuina, una risa genuina, un abrazo genuino, o un amigo genuino, en este momento.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB