Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Una elección sorprendentemente simple que cambiará tu vida

Por Rachel Macy Stafford | Publicado en Desarrollo Personal | 27 de agosto, 2017

elección“Todos tenemos luz y oscuridad dentro de nosotros. Lo que importa es con qué parte elegimos actuar. Eso es lo que realmente somos.
– J. K. Rowling

Un momento decisivo en mi vida llegó cuando el amor se convirtió en mi elección por defecto durante veintiún días consecutivos.

Me preguntaba qué oportunidades podrían abrirse. Me preguntaba qué conexiones podrían ser reparadas. Me preguntaba qué momentos podría capturar que hubiera perdido de otra manera. Me preguntaba quién podría llegar a ser.

Por veintiún días seguidos, me presenté al amor, y como era de esperar, no siempre fue bonito.

A veces me presentaba a amar sin una sonrisa.

A veces me presentaba a amar sintiéndome fea, inútil e inadecuada.

A veces me presentaba a amar sola y asustada.

A veces me presentaba a amar cuando no sabía lo que estaba haciendo.

A veces me presentaba a amar cuando era lo último que quería hacer.

A veces me presentaba a amar incluso cuando tenía mucho en mi plato.

A veces me presentaba a amar cuando mi paciencia se había ido.

A veces me presentaba a amar cuando no tenía amor para dar.

A pesar de los obstáculos… a pesar de las excusas que pude haber dado… a pesar de las presiones y distracciones del mundo exterior… a pesar de la malvada voz de mi crítico interior, continuamente me presenté al amor.

¿Por qué?

Porque nunca salí de la misma manera en que llegué.

Siempre me iba un poco más ligera… un poco más en paz… un poco más esperanzada… un poco más agradecida… un poco más alegre. Descubrí que el amor era siempre la opción correcta. Nunca ni una vez me arrepentí de elegir el amor por encima de todo lo demás.

Así que me presenté a amar de nuevo

Y otra vez

Y otra vez.

Esa repetida acción me cambió.

En lugar de…

La que siempre está ocupada
La que sobre-reacciona todo el tiempo
La que rara vez se relaja
La que se pierde toda la diversión

Me convertí en La que siempre viene para una niña cuya opinión importaba más que el mundo.

Hacer del elegir el amor una práctica habitual cambió mi fibra interior, el cableado de mi cerebro, y toda mi perspectiva sobre la vida con respecto a lo que era importante. Así, llegué a creer que hay una sola acción que tiene el poder de transformar nuestras vidas: ELIGIR EL AMOR; elegir el amor tanto como sea humanamente posible.

A pesar de los progresos que logré a lo largo de los años, mi viaje para vivir mi mejor vida está lejos de terminar. Soy un trabajo en progreso, buscando consistentemente convertirme en una versión más amorosa, más presente y más agradecida de mí misma.

Últimamente, he estado sintiendo que hay más alegría, conexión, pasión, creatividad, conversación y curación esperando ser captadas. Dada la negatividad y la división que atraviesa nuestro país en este momento, no puedo pensar en un mejor momento para tomar el hábito de elegir el amor. Por lo tanto, me estoy comprometiendo al desafío de Elegir El Amor Por 21 Días.

Echa un vistazo. Quizás quieras unirte a mí…

¿Por qué elegir el amor?

Hay tantas razones…

¿Tener una hora extra de papeleo o el amor?
Elijo el amor.
Seré más productivo después de tomar un muy necesario descanso.

¿Gritarle al conductor que acaba de pasarme o el amor?
Elijo el amor.
Será mejor para mi presión arterial.

¿Leer un mensaje de texto en el semáforo o el amor?
Elijo el amor.
Podría salvar mi vida, la vida de mis seres queridos, o evitar que tome una vida.

¿Guardar rencor o el amor?
Elijo el amor.
Deja que el resentimiento sea el compañero de vida de otra persona.

¿Decir “No puedo jugar contigo” o el amor?
Elijo el amor.
Ver su sonrisa mientras prepara el juego me llena de una sensación de paz que no puedo encontrar en ningún otro lugar.

¿Tener la última palabra o el amor?
Elijo el amor.
Nuestras palabras se escucharán mejor cuando nos calmemos.

¿Llorar por la leche derramada o el amor?
Elijo el amor.
Los derrames se pueden limpiar; los corazones rotos son más difíciles de arreglar.

¿Publicar una imagen del momento presente en las redes sociales o el amor?
Elijo el amor.
Lo recordaré más vívidamente si capto este momento únicamente con mis ojos.

¿Quejarse por la forma en que está vestida o el amor?
Elijo el amor.
Al amarla “como es”, la animaré a que haga brillar su luz y sea ella misma.

¿Recriminarme por estropearlo o el amor?
Elijo el amor.
Aceptar mi humanidad le ofrece a mis seres queridos la libertad de ser humanos también.

Hoy elegiré el amor.

Mañana elegiré el amor.

Y el día siguiente, elegiré el amor.

Si por error elijo la distracción, la perfección, o la negatividad por sobre el amor, no me revolcaré en el arrepentimiento. Voy a volver a elegir el amor.

Voy a elegir el amor hasta que se convierta en mi primera respuesta… mi instintivo… mi reacción natural.

Elegiré el amor hasta que se convierta en quien soy.

Mis amigos, consideren las posibilidades por un momento: ¿Qué podría resultar si el amor se convierte en tu elección por defecto durante 21 días consecutivos? ¿Qué oportunidades podrían abrirse? ¿Qué conexiones podrían ser reparadas? ¿Qué momentos podrías capturar que de otra manera podrían perderse? ¿Quién podrías ser?

En lugar de…

El que siempre está ocupado
El que sobre-reacciona
El que nunca escucha
El que rara vez se relaja
El que siempre es molesto
El que está pegado al teléfono
El que se pierde toda la diversión
El que se da por vencido

Podrías convertirte en el que siempre quisiste ser…

Un buen oyente
Un observador pensativo
Un generoso perdonador
Un Toma-tu-tiempo
Una risa en el ombligo
Un tomador de riesgos
Un buscador de aventuras
Un tonto sonreidor
Un captador de momentos
Un disfrutador de la vida

¿Por qué? Porque las cosas buenas empiezan con el amor.

Muestra amor hoy.

No te preocupes por como te veas o como era ayer.

Solo muestra amor.

Algo me dice que saldrás un poco mejor de como llegaste.

Y entonces hazlo de nuevo.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB