Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

¿Tu vida no es lo que esperabas? 12 maneras de tener una segunda oportunidad en la vida. Parte II y final

Publicado en Desarrollo Personal | 15 de septiembre, 2012

Segunda oportunidad7. Elimina lo no esencial.

Primero, identifica lo esencial, las cosas en tu vida que más te importan. Luego elimina la pelusa. Esto simplifica drásticamente las cosas y te deja con una pizarra limpia, fresca, sólida base para construir sin interferencias innecesarias. Este proceso funciona con cualquier aspecto de tu vida; proyectos de trabajo, relaciones, listas de tareas generales, etc.

Recuerda, no puedes lograr nada si estás tratando de lograrlo todo. Concéntrate en lo esencial. Deshazte de lo demás. The Joy of Less es un buen material de lectura sobre este tema.

8. Sé muy específico.

Cuando estableces nuevas metas, trata de ser lo más específico posible. “Quiero perder diez kilos” es una meta que puedes tratar de lograr. “Quiero bajar de peso” no lo es. Conociendo las medidas específicas de lo que queremos lograr es la única forma que tendrás para llegar al resultado final que deseas.

Además, sé específico con tus acciones también. “Voy a hacer ejercicio” no es claro. Es demasiado ambiguo. “Voy a trotar 30 minutos todos los días a las 18:00” es algo que realmente puedes hacer (algo con lo que puedes crear una rutina), algo que puedes medir.

9. Concéntrate en HACER en lugar de NO HACER.

“No pienses en comer ese chocolate!” ¿En qué estás pensando ahora? En comer chocolate, ¿verdad? Cuando te concentras en no pensar en algo, acabas pensando en ello.

La misma filosofía se aplica cuando tratas de romper los malos hábitos. Por tratar incesantemente de no hacer algo, terminamos pensando en ello tanto que subconscientemente nos provocamos hacer trampa, Haciendo exactamente lo que estamos tratando de no hacer.

En lugar de concentrarte en eliminar los malos hábitos, concéntrate en crear buenos hábitos (esos que pasan al sustituir los malos). Por ejemplo, si estás tratando de eliminar los picoteos de comida chatarra, puedes crear un nuevo hábito mental como este: “A las 15:00 todos los días, en el momento que normalmente me dan ganas de un bocadillo, me comeré cinco galletitas de trigo integral.” Luego de unas semanas o meses de concentrarte en este buen hábito, se convertirá en parte de tu rutina. Vas a empezar a hacer lo correcto sin siquiera pensar en ello.

10. Crea una rutina diaria.

Es tan simple, pero crear una rutina diaria para ti puede cambiar tu vida. Las rutinas más productivas, que he encontrado, van desde el principio del día, hasta el final. Eso quiere decir, desarrolla una rutina para cuando te despiertes, para el primer trabajo que tengas, para cuando termines tu trabajo, y para una hora o dos antes de irte a dormir.

Si lo haces, te ayudará a comenzar cada día en punto, y terminar cada día de una manera que te preparará para mañana. Te ayudará a enfocarte en las cosas importantes, en lugar de las distracciones que siguen apareciendo. Y lo más importante, te ayudará a progresar constantemente; que es de lo que las segundas oportunidades se tratan.

11. Mantén tu autocontrol y trabaja en él de verdad.

Entre más duro trabajes, más afortunado serás. Deja de esperar que las cosas funcionen. Si sigues haciendo lo que estás haciendo, seguirás consiguiendo lo que estás consiguiendo.

Mientras que muchos de nosotros decidimos, en algún momento durante el curso de nuestras vidas, que queremos seguir nuestra vocación, sólo unos pocos de nosotros trabajan en ello realmente. Por “trabajan en ello”, me refiero a que de verdad se dedican ellos mismos hasta obtener el resultado final. El resto de nosotros nunca actuamos en nuestra decisión. O, en el mejor de los casos, pretendemos actuar poniendo un in-inspirado, esfuerzo a medias.

Si quieres una segunda oportunidad real, tienes que estar dispuesto a darle todo lo que tienes. No aflojar! Esto significa que tienes que fortalecer y mantener tu auto-control. La mejor manera que encontré para hacer esto es tomar un bocado pequeño de elefante a la vez. Comienza con una sola actividad, y haz un plan para ver cómo lidiarás con los problemas cuando surjan Por ejemplo, si estás tratando de bajar de peso, haz una lista de alimentos saludables que puedes comer cuando las ansias por aperitivos aparezcan. Será difícil al principio, pero se irá haciendo más fácil. Y ese es el punto. A medida que tus fuerzas crezcan, podrás tomar retos mayores.

Recuerda, la vida no es fácil, especialmente cuando planeas lograr algo que vale la pena. Lograr tus sueños puede tomar mucho trabajo, incluso la segunda vez. Está preparado para eso. Lee Getting Things Done para tener una guía práctica en este campo.

12. Olvídate de impresionar a la gente.

Muchísima gente compra cosas que no necesitan, con dinero que no tienen, para impresionar a personas que no conocen. O alguna variante del mismo…

No seas una de esas personas. Es una pérdida de tiempo. Y es probablemente una de las razones por las que necesitas una segunda oportunidad en el primer lugar.

Simplemente sigue haciendo lo que sabes que es correcto. Y si no funciona, ajusta tu enfoque y vuelve a intentarlo. Llegarás con el tiempo.

Fuente: http://www.marcandangel.com/2011/08/08/12-ways-to-get-a-second-chance-in-life/

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB