Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Tres ventajas que los emprendedores de mediana edad tienen

Por Kim Kiyosaki | Publicado en Negocios | 22 de abril, 2016

Kim KiyosakiEsta semana, leí que el segmento de personas que inician empresas que más rápidamente está creciendo es el de los que están entre sus 45 y 54 años. Así es. El grupo de emprendedores de mediana edad es el que más está creciendo. Y esa es una gran noticia!

Me encuentro con un montón de mujeres que quieren empezar su propio negocio, pero sienten que es demasiado. Para las mujeres, esto es especialmente difícil porque muchas de ellas pasaron la mayor parte de sus vidas haciendo malabares con sus muchas responsabilidades que implicaban cuidar de los demás como esposas, madres, y empleadas.

Así que, cuando llegas a ese punto de la vida cuando puedes empezar a soñar por ti misma, puedes ser intimidada no sólo por los prejuicios de género, sino también por el prejuicio de la edad.

Como una mujer dijo en el artículo, “Es raro ir a una reunión y, literalmente, ser la persona más vieja en la habitación. Si te sientas allí y piensas en ello, sientes como si no pertenecieras ahí. Te sientes como, ‘¿Qué diablos estoy haciendo aquí?’”

Entiendo por completo a esta mujer. Cuando Robert y yo comenzamos Rich Dad Company, estábamos ya en nuestra mediana edad. Tras el fracaso del primer negocio de Robert vendiendo billeteras de velcro, teníamos que salir adelante con una deuda de un millón de dólares. Pasamos gran parte de nuestros primeros años aprendiendo sobre el dinero y mejorar nuestras habilidades en finanzas personales. Invertimos en nosotros mismos y en nuestro futuro, y luego lanzamos otro negocio. No éramos ni los más jóvenes ni los más audaces, pero éramos mucho más sabios.

Para ambos, para Robert y para mí, había algunas ventajas en lanzar un negocio siendo un poco mayores.

1. Aprendimos a aprender del fracaso

El miedo al fracaso es una de las cosas que impide que muchas personas empiecen su propio negocio. A medida que envejeces, te das cuenta de que no puedes evitar el fracaso; siempre cometemos errores!

Más bien, si quieres tener éxito, aprende a vivir con el fracaso, a entender las lecciones que te enseñan, y a ser mucho mejor para la próxima vez. Para la mayoría de las personas, esto es algo que sólo puedes aprender con la edad. Los emprendedores y dueños de negocios más exitosos te dirán que el fracaso y las lecciones que han aprendido de él fueron un factor importante en la preparación de su éxito actual.

2. Estábamos más enfocados

Cuando eres más joven, el mundo es tan abierto que a veces puede ser difícil saber exactamente qué es lo que quieres y enfocarte en ir tras ello. Esto no es algo malo, ya que cuando eres más joven tienes extremas cantidades de energía y pasión por múltiples cosas y proyectos hasta que encuentran algo con lo que te quedas. Pero hay una clara ventaja en seguir por tu cuenta, saber qué es lo que quieres y lo que tienes que hacer para conseguirlo.

Para Robert y para mí, fue la constatación de que queríamos enseñarles a las personas sobre el dinero. Habíamos hecho una serie de diferentes empresas antes de eso, pero una vez que realmente descubrimos nuestra pasión, es cuando nos hicimos realmente exitosos. Estábamos más enfocados, y ese enfoque logró mayores logros empresariales.

3. Estábamos más cómodos con otros y con nosotros mismos

Ser propietario de un negocio exitoso requiere de una gran habilidad en ventas, comunicación y guiar a otros. Estas son habilidades que sólo pueden ser desarrolladas con el tiempo, incluso si tienes un increíble talento natural. Volviendo a lo de aprender de los fracasos, una de las mejores cosas que aprendes es cómo vender mejor, decirlo mejor, y liderar mejor. Debido a que vas a cometer un montón de errores en esas áreas a lo largo del camino!

Esto no quiere decir que los jóvenes no puedan iniciar y administrar grandes empresas. Muchos lo hacen, y espero que más lo hagan! Pero la realidad es que las personas en su mediana edad y más allá aportarán una perspectiva única en la mesa de los emprendedores, y pueden ser tan exitosos como sus contrapartes más jóvenes. Todo lo que tienes que hacer es empezar.

Para las mujeres que creen que sus mejores días ya han pasado, les digo, nunca hay un mal día para empezar a volver tus sueños realidad. Nunca es demasiado tarde para ser quien quieres ser y hacer lo que quieres hacer.

Publicado originalmente en blog.reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB