Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Tres cosas que aprendí de trabajar con adolescentes autistas

Por Rachel | Publicado en Interés General | 4 de junio, 2016

chicosSegún el Centro de Control de Enfermedades (CDC), aproximadamente 1 de cada 68 niños han sido diagnosticados con  trastorno del espectro autista.

El autismo es aproximadamente 5 veces más común en los niños que en las niñas, y afecta a personas de todos los niveles socio-económicos y raciales.

El hecho de que el autismo sea tan común significa que, inevitablemente, todo el mundo conoce a alguien que lidia con este trastorno, ya sea un familiar, vecino, etc. El autismo recorre toda la gama completa de personas que no pueden hablar o cuidar de sí mismos, todo el espectro hasta empleados exitosos en empresas líderes.

Hay un montón de cosas que aprender de este grupo especial de personas, y me gustaría compartir algunas de mis propias observaciones y reflexiones.

1) No toda la comunicación es verbal

Somos negligentes para notar lo importante que la comunicación no verbal es.

Este punto realmente me llegó cuando trabajé con una joven que no podía hablar, y tuve que aprender a reconocer su estado de ánimo de formas más sutiles. Expresiones faciales, los gestos de las manos (ya sea que parecía estar enfocada en lo que estaba pasando en la habitación o si su atención estaba en otra parte) y su nivel de energía eran todas cosas de las que tenía que estar muy consciente.

Ser capaz de “leer una habitación”, ya sea que se trate de una fiesta llena de gente o una entrevista de trabajo con otra persona, es una habilidad muy útil para desarrollar aún más. Comienza a notar las emociones de las personas, sobre todo cuando su comunicación no verbal no parezca estar en sintonía con lo que están diciendo.

Algunos ejemplos comunes son las personas que te dirán que están bien cuando en realidad están visiblemente molestos por algo, o quienes evitan hacer contacto visual cuando están mintiendo, y así esta lista puede seguir y seguir. Consigue estar más en sintonía con lo que las personas te están diciendo con su energía, no sólo con sus palabras.

2) Los beneficios de las rutinas

Uno de los aspectos más conocidos del autismo son lo patrones de comportamientos repetitivos y estereotipados. Esto varía según el individuo, por supuesto; algunas personas son más abiertas, mientras que otras parecen no poder lidiar con el menor detalle fuera de lugar.

Si bien la flexibilidad y la espontaneidad tienen su lugar en una vida bien equilibrada, la idea de tener una rutina diaria estructurada y equilibrada es algo que en realidad podría beneficiar a un gran número de personas. Trata y da los pasos necesarios para llevar una vida más ordenada y organizada, y descubrirás que eso puede aliviar un montón de confusión y ansiedad.

Por supuesto, esto es más fácil decirlo que hacerlo, pero al igual que muchos de nosotros aprendimos de la manera difícil;  es más fácil trabajar en un papel por unos pocos días, que permanecer despierto toda la noche anterior a la fecha límite. Y también, algo de buena planificación hoy puede evitarte una gran cantidad de estrés innecesario mañana.

3) La importancia de los hobbies

Muchos niños y adultos con autismo tienen la tendencia de dedicar gran cantidad de tiempo y a hablar sobre un tema en particular. Podría ser cualquier cosa, desde videojuegos, música y hasta trenes, lo que sea que pase que llame su preciosa atención. El individuo a menudo gastará mucho tiempo y esfuerzo estudiando ese tema que eligió, y lo traerá con frecuencia a la conversación.

Muy a menudo, andamos sin pensar sobre nuestras propias vidas, y quedamos atrapados en obligaciones tanto que pareciera que nunca vamos a encontrar tiempo para hacer las cosas que verdaderamente nos apasionan.

Aprendí lo importante que es pasar algo de tiempo todos los días (aunque sean unos pocos minutos) implicado en algo puramente por nuestro propio bien; no porque eso me ayudará a salir adelante profesionalmente, sino simplemente por disfrutarlo. Esto podría ser leer, tocar la guitarra, u hornear un delicioso pastel de cumpleaños; lo único que importa es que se haga por tu propio disfrute.

Trabajar con jóvenes adultos con autismo puede ser un reto enorme, pero al final, creo firmemente que aprendemos tanto de nuestros clientes como ellos aprenden de nosotros. Espero que estas tres observaciones te ayuden a que logres estar más en sintonía con la comunicación no verbal, a hacer un esfuerzo para mantener tu propia vida más organizada y manejable, y al mismo tiempo, poder encontrar tiempo cada día para gastarlo en hacer las cosas que amas!

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB