Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Tony Robbins le enseñó este truco de productividad a sus clientes que van desde Bill Clinton a Serena Williams

Por Richard Feloni | Publicado en Negocios | 2 de junio, 2016

Tony RobbinsTony Robbins puede que sea el coach de vida más exitoso en el planeta.

Vendió millones de libros, videos y grabaciones de audio, así como millones de entradas para sus seminarios. Entrenó personalmente a todos, desde al ex presidente Bill Clinton, a la icono del tenis Serena Williams, hasta al venerado gestor de fondos Paul Tudor Jones.

Aunque cada sesión de entrenamiento es personalizado, le pedimos a Robbins el mejor truco de productividad que le enseña a sus clientes.

Nos explicó que “el error que la mayoría de las personas cometen al querer lograr algo,” pensar que escribir una larga lista de cosas que hacer al empezar el día es el primer paso al éxito. “Le enseño a las personas a obsesionarse con los resultados en lugar de con las actividades”, dijo. Él desarrolló un proceso simple llamado Método de Planificación Rápida (RPM) que cualquiera puede utilizar.

Consiste en hacerse las siguientes tres preguntas:

¿Qué quiero?

Te estás preparando para el fracaso si comienzas con un plan de acción paso a paso, dijo Robbins. Primero necesitas determinar qué es lo que quieres conseguir.

Ilustró su punto con un ejemplo de su consulta con Clinton (a quien empezó a entrenar en 1993) cuando Clinton estaba a punto de ser sometido a juicio político a finales de 1998.

Robbins dijo que Clinton le dijo que su destitución iba a suceder, y que quería consejos sobre cómo comportarse. Robbins dijo que le respondió diciendo que “¿Qué debo hacer?” era la pregunta equivocada.

Él dijo que le dijo al presidente: “La pregunta es, ‘¿Qué quieres?’ ¿Cuál es tu resultado? ¿Tu resultado es permanecer en el cargo? ¿Tu resultado es tener un legado político? ¿Tu resultado es inspirar a la gente con lo que es real? … ¿Cuál es el resultado que estás buscando?”

Determina tu objetivo antes de “empantanarte con todas las cosas de tu lista de tareas”, dijo.

¿Por qué lo quiero?

El siguiente paso es encontrar la razón por la que lo quieres.

“Puedes tener todas estas cosas que deseas, pero si no las quieres por igual y no tienes razones suficientemente fuertes, sólo vas a tener estos blancos”, dijo Robbins. “Y entonces no vas a tener el combustible suficiente para llegar allí.”

Wealth-X estima la riqueza de Robbins por sobre los $440 millones, pero creció en la pobreza en el centro de Los Ángeles. Frecuentemente dice que el momento en el que su familia recibió la donación de una comida de Acción de Gracias cuando era niño, fue un momento crucial en su vida que le mostró el impacto positivo que un individuo podía tener en otras personas.

Nos explicó que cuando decidió (siendo un joven) que quería llegar a ser rico, la idea clásica de ser rico nunca fue un motivador suficiente. En lugar de ello, definió sus razones en querer el poder del dinero, como querer comprarle a su madre una bonita casa, donar millones de comidas a familias que se encontraran en la situación en la que él estuvo una vez, y disfrutar una vida en la que no necesitara preocuparse por los últimos $20 de su bolsillo.

“Siempre le digo a las personas que un propósito es mucho más poderoso que un objeto”, nos dijo.

¿Cuál es mi plan de acción masiva?

Sólo después de determinar el “qué” y el “por qué” puedes pasar al “cómo”, a lo cual Robbins llama establecer un “plan de acción masiva.”

Robbins recomienda crear una lista de cosas para lograr, y luego editarlo hasta un punto en el que sea lo más ajustado posible. Él sigue el principio de Pareto, que establece que el 20% de las acciones son responsables del 80% de los efectos de un plan. Crear un plan de acción masiva implica cortar los puntos de menor importancia de tu plan inicial los cuales sólo obstaculizarían tu progreso hacia adelante.

Robbins dice que el proceso de RPM no es simplemente planificar a largo plazo, sino que se convierte en una forma de abordar tu trabajo. Se vuelve especialmente claro cuando una gran cantidad de distracciones tiran por tu atención en todas direcciones diariamente.

“Nos estamos ahogando en información, nos estamos muriendo de hambre por sabiduría”, nos dijo. “Y la sabiduría llega cuando comienzas a tener claro qué quieres y por qué lo quieres.”

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB