Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Tómate un momento para leer esto

Publicado en Interés General | 2 de octubre, 2013

Un momentoApuramos el paso. Apuramos el trato con los demás. Apuramos el trabajo, la comida, el café. Apuramos las caricias y las sonrisas. Vivimos apurados. Las hojas doradas del Otoño cayeron y no las vimos. El viento del Invierno dibujó con ellas filigranas de oro y plata y no nos dimos cuenta. Los árboles comenzaron a vestirse de verde y los pájaros ensayaron los primeros trinos y no los vimos ni escuchamos. El Verano estalló luego con sus ruidos y colores y nosotros solo estuvimos sofocados y corriendo…

Pensemos… ¿Para qué tanta prisa? Si todo se va a realizar en su momento justo.

Alguien escribió hace más de dos mil años:

En este mundo todo tiene su hora,
hay un momento para todo cuanto ocurre:

Un momento para nacer
y un momento para morir.

Un momento para plantar
y un momento para arrancar lo plantado.

Un momento para matar
y un momento para curar.

Un momento para destruir
y un momento construir.

Un momento para llorar
y un momento para reír.

Un momento para estar de luto
y un momento para estar de fiesta.

Un momento para esparcir piedras
y un momento para recogerlas.

Un momento para abrazarse
y un momento para separarse.

Un momento para intentar
y un momento para desistir.

Un momento para guardar
y un momento para tirar.

Un momento para rasgar
y un momento para coser.

Un momento para callar
y un momento para hablar.

Un momento para el amor
y un momento para el odio.

Un momento para la guerra
y un momento para la Paz.

Como la vida es una sucesión de momentos, tratemos de vivir cada uno de ellos sin apuro, con tranquilidad. Escuchando a nuestro prójimo, viéndonos a nosotros mismos en cada uno de ellos; no sea cosa que ellos también pasen corriendo a nuestro lado sin escucharnos.

Vivamos esa cadena de momentos que es nuestra vida, alegres y en paz con los demás y con nosotros mismos. Tratemos de dar brillo todos los días a los eslabones de la cadena con nuestros actos. Caminemos despacio y sin pausa, mirando a nuestro alrededor. Admirando y respetando la maravillosa Creación, que es un ejemplo. Sin correr, sin apuro, porque todo tiene su tiempo.

Fuente: http://jcvalda.wordpress.com/2012/04/20/reflexionemos-2/

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB