Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Tendremos Un Papa Negro…

Publicado en Interés General | 14 de febrero, 2013

ParadigmasPor Rita Tonelli

…¿O no? ¿Se romperá el paradigma del Papa blanco?

Creer que lo que no ha ocurrido hasta ahora, no ocurrirá jamás, es no creer en la dignidad del hombre. Gandhi

Considero que un paradigma es un modelo de funcionamiento de las cosas, una forma de mirar, entender, comprender y conceptualizar el mundo que nos rodea.

Para Thomas Khun, el primero en mencionar la palabra, un paradigma está constituido por los supuestos teóricos generales, las leyes y las técnicas para su aplicación que adoptan los miembros de una determinada comunidad científica.

Y su definición sirve aún si quitamos la palabra “científica”.

Ahora bien, podemos considerar un paradigma desde dos ángulos diferentes: uno positivo y uno negativo en sus consecuencias.

Desde lo positivo, un paradigma nos ofrece una ayuda, un sostén para saber cómo conducirnos con respecto a determinadas situaciones.

Desde lo negativo, un paradigma tiene un peso y una fuerza en su existencia que puede actuar como limitante aprisionándonos dentro de él sin permitirnos darnos cuenta de cuando las cosas necesitan cambiar y por ende, esclavizarnos dentro de él, de forma tal que no podamos evolucionar buscando y/o aceptando uno mejor o superior de acuerdo a la necesidad que enfrentamos.

No es extraño que en épocas de crisis, la gente conviva con fenómenos sin verlos, y aferrada a sus viejas ideas, no alcance a percibir los cambios que anuncian la aparición de nuevas oportunidades. Oscar Terán

Y aquí es donde brilla el Coaching Ontológico (enlace) porque podemos considerarlo como una herramienta en la creación de nuevos paradigmas y usándola, llegar a salir de nuestros estancamientos.

Los nuevos paradigmas aparecen y/o los creamos cuando los antiguos no están funcionando. Ante los avances científicos y tecnológicos de velocidad vertiginosa, nos encontramos con que los modelos anteriores ya no funcionan y hacen falta otros, que se adecuen a los nuevos contextos.

El mundo se mueve tan rápido en estos días, que el hombre que dice: “Esto no es posible”, suele ser interrumpido por alguien que lo está haciendo. Harry Emerson Fosdick

Los paradigmas tratan de explicar y acomodar aspectos del mundo real pero llega un momento en que, usándolos, nos encontramos con dificultades que ellos no resuelven, y ese es el tiempo en que es necesario el nacimiento de un paradigma nuevo.

En un tiempo, la tierra fue considerada plana. Y este paradigma era el que guiaba investigaciones e interpretaciones de fenómenos observados en ella. Cuando se descubrió que la tierra es redonda, todas las formas de ver las cosas con respecto a ella, entraron en crisis y tuvieron que cambiarse las interpretaciones porque cambió el paradigma.

Cuando un paradigma cambia, todo el mundo vuelve a 0 (cero).

Nuestros paradigmas forman parte de nuestra Zona de Comodidad, ese lugar donde vive todo lo conocido por nosotros, lo que sabemos que no sabemos, nuestras creencias y juicios, los estándares que tenemos, nuestras interpretaciones, muy especialmente, las que hacemos de nuestras historias personales. Dentro de la zona de comodidad siempre sabemos qué hacer y cómo hacer. Es un esquema ritualizado de roles, metas, fines, imágenes y demandas que guían nuestra acción y describen lo que creemos nos sucederá en la vida.

Personas que rompieron paradigmas:

Albert Einstein tuvo problemas de aprendizaje y luego, fue uno de los más grandes científicos del siglo XX.

Thomas Edison abandonó el colegio, sin embargo fue un inventor y empresario descollante de EEUU.

A la avanzada edad de 65 años, El “Coronel Sanders” usó el dinero de su seguro social para crear KFC, hoy es una de las franquicias más famosas.

Aristóteles Onassis empezó vendiendo cigarrillos por unidad como joven de la calle, luego fue dueño de las grandes tabacaleras.

¿Te gustaría poder romper paradigmas?

Necesitás un cambio de mentalidad, una apertura especial para no rechazar antes de conocer y un exhaustivo análisis de lo que creés que sabés (esto requiere un chequeo permanente para darte cuenta de que lo que sabés puede ya, no funcionar).

Durante una conferencia dentro de un Instituto Psiquiátrico, uno de los visitantes le preguntó al Director, qué criterio se usaba para definir si un paciente debería o no ser internado.

– Bueno -dijo el director- hacemos la prueba de la bañera: La llenamos completamente, luego le ofrecemos al paciente una cucharita, una taza y un balde y le pedimos que vacíe la bañera. A partir de la forma como la vacíe, sabemos si hay que internarlo o no.

-Ah, entiendo- dijo el participante circunspecto. – Una persona normal usaría el balde porque es más grande que la cucharita y la taza.

-No -dijo el Director- una persona normal sacaría el tapón.

Usted ¿qué prefiere: una habitación con o sin vista al jardín?

Por el placer de compartir.

Vía: http://ritatonellicoach.com.ar

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Comentarios

  1. 1 15/02/2013 - B Morales:

    Excelente! por tres motivos:
    1) El titular y el coaching ontológico
    2) Hace poco tuve la fortuna de llegar a este blog y ya soy adicto a él, porque me stá abriendo la mente y los ojos.
    3) Esta vez me abrió la boca… a reir

    Muchas gracias por compartir

Subir »
FB