Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Te proponemos una manera de cambiar tu vida por completo, y alcanzar el éxito al que estás destinado

Publicado en Interés General | 6 de enero, 2015

PasosPor Candela Troisi

Casi siempre los posts surgen un día cualquiera, generalmente durante una charla distendida con alguien con quien me siento bien y no estudiando o investigando adrede. Por eso es tan importante rodearse de gente que te aporte, que internamente te enriquezca. A mí me gusta mantener conversaciones que me llenen el alma.

En mi caso esto no fue siempre así, pero con el tiempo me he puesto muy selectiva, si alguien no me hace sentir SUPER bien, simplemente no lo convierto en mi compañero, y muy educadamente sigo adelante.

Esta introducción es para contarte que esta mañana estábamos con un amigo en la plaza sentados al sol hablando acerca cómo el ser humano se acomoda a las situaciones y después las sufre.

Nos acomodamos en la misma casa, en el mismo trabajo, en la misma ciudad.

Nos acomodamos proyectando la culpa de nuestras desgracias a factores externos.

Y por último nos acomodamos en la queja.

Las situaciones cómodas son viejas conocidas, y las aguantamos porque pensamos que no nos traerán nada que no podamos manejar, pero a la larga los daños son mucho peores. Sentir la frustración de no hacer lo que se desea es una incoherencia, causa síntomas, y acabas sintiéndote mal.

Te propongo una manera de cambiarlo:

¿Sabes cuál es? Empezar con pequeños cambios.

Si estás harto de tu trabajo, de tus obligaciones y no encuentras tiempo para desarrollar lo que te apasiona o te hace sentir bien, lo más práctico es marcarte un pequeño comienzo, dar pasitos de bebé: tomar un par de horas a la semana para dedicarte a lo que realmente te hace sentir bien.

Por ejemplo: Los lunes de 19 a 21 horas resérvalos exclusivamente para hacer lo que tienes en mente, ya sea escribir, tejer, pintar, lo que quieras.

Tómalo como una cita inamovible, empieza solo con un par de horas a la semana para no sentir que estás dejando de lado el resto de tus quehaceres. Si lo piensas bien, un par de horas a la semana no son gran cosa y puedes encontrarlas, elimina las excusas y ponte a ello.

Si te ha gustado lo que sentiste durante ese lapsus que te entregaste a hacer aquello que disfrutas, seguramente querrás repetir, y con el tiempo ampliar las horas semanales para dedicarte a ello. Quien sabe si de ahí no se desprende un nuevo proyecto de vida o de trabajo.

Estamos en la vida para ser felices, pero entramos en el bucle sin salida de las obligaciones, de mantener lo “seguro” aunque no nos haga felices, simplemente porque es lo que conocemos.

Las oportunidades se multiplican a medida que se toman decisiones, pero si no lo haces, permanecen ocultas reafirmando la teoría de que los cambios pueden ser peores.

Mira la naturaleza: los cambios son vida, el cuerpo cambia, las estaciones cambian, la energía se transforma. Si fluimos con este proceso estamos en la lógica del universo, pero si no lo hacemos, nos estancamos como el agua que se pudre, y quedamos fuera de la lógica universal.

Si empiezas con este reto te invito a que me cuentes como te va.

¡Que tengas una semana llena de coherencia!

Candela Troisi – @bioplanning

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB