Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Si te gusta tener control sobre tus inversiones, acude a los bienes raíces

Por Kim Kiyosaki | Publicado en Educación Financiera | 24 de noviembre, 2017

Kim KiyosakiLos bienes raíces son mi vehículo de inversión favorito por muchas razones. Es divertido, rentable, y me da la libertad de controlar mi propia inversión.

El dinero es una de las partes más estresantes de la vida. Y la razón más grande de eso es que a menudo, la gente siente que no tienen ningún control sobre su dinero. Todo el mundo clama por tu dinero, ya sean los servicios públicos, seguros, hipoteca o impuestos. Muchas veces, no puedes ni elegir a en donde va tu dinero.

También tienes un control limitado sobre el dinero que inviertes. Puedes elegir en dónde invertir, escoger tu clase de activo preferido. Pero incluso los inversionistas más sabios y con un conocimiento financiero tremendo están limitados en cuanto su poder de controlar el desempeño de la inversión.

La cual es la razón de por que las inversiones inmobiliarias son tan atractiva. Cuando inviertes en bienes raíces, tienes el 100% del control sobre tu inversión. Tú haces la investigación, eliges cuando entrar, y te beneficias de los resultados.

Para muchas personas trabajadoras, esto es música para sus oídos.

Digamos que inviertes en una empresa, o compras parte de sus acciones. Tú puedes hacer tu tarea y estudiar las tendencias del mercado, pero al final del día las empresas son dirigidas por personas que no son tú. Ellos toman las decisiones y movimientos que afectan tu dinero.

Pero si pones tu dinero en una inversión inmobiliaria, tú tomas las decisiones. El poder está en tus manos, y también los beneficios.

Abajo tienes tres cosas que consigues controlar cuando inviertes en propiedades inmobiliarias. Todas estas decisiones están en tu poder, y las ganancias que haces se convierten en dinero extra con las que puedes hacer lo que quieras.

1) Cómo te beneficias

Cuando inviertes en bienes raíces hay dos cosas por las que puedes invertir: flujo de efectivo y ganancias de capital.

Mi método preferido de invertir es por flujo de efectivo. Cuando inviertes por flujo de efectivo, inviertes en propiedades que te proporcionarán una constante corriente de ingreso cada mes que puedes guardar en tus bolsillos.

Invertir por ganancias de capital, por otro lado, implica comprar una propiedad y luego venderla por una única recompensa.

Cuando compras una inversión inmobiliaria, esta elección es tuya. ¿Por qué invertirás? ¿Quieres hacer una inversión a largo plazo y aprovechar el flujo constante de efectivo cada mes? ¿O quieres comprar y vender la propiedad rápidamente, e invertir para ganar una sola vez?

Ambas estrategias pueden ser lucrativas cuando las ejecutas correctamente. Y lo genial es que tienes control directo sobre cómo obtendrás tus retornos.

Muchos vehículos de inversión no te dan la opción de cómo harás tus ganancias. O si lo hacen, hay un montón de reglas que dictan cuándo y cómo recibirás tus retornos.

Pero con bienes raíces, tienes más flexibilidad para ganar los beneficios cuando y cómo quieras. Puedes fijar la renta, y comprar y vender las propiedades cuando quieras, sin que nadie te dicte cómo harás tu dinero.

2) El valor de tu inversión

Cuando tienes el poder de aumentar directamente el valor de tu inversión.

Casi ninguna otra clase de activo te permite tener este tipo de impacto o control. No tienes que decir cómo se desempeñaran las acciones o cuanto valen las materias primas. Demasiados factores externos, desde la política, a la guerra, a los ciclos económicos, todos tienen control sobre tus otras inversiones.

Pero en bienes raíces, puedes tomar acciones que reflejarán directamente en tus ganancias. Puedes hacer mejoras en la propiedad, aumentar la cantidad de metros cuadrados, ser creativo con el lote, y aumentar la eficiencia de las operaciones de la propiedad, todo lo que aumenta tu ROI.

¿Cuántas otras inversiones pueden decir eso? Si inviertes en una empresa, eso no significa que puedas comenzar a reorganizar sus operaciones comerciales para hacerla más rentable. No tienes poder para aumentar o disminuir el precio del petróleo para obtener mejores retornos.

Pero con bienes raíces, el poder está en tus manos. Y si bien puede ser una enorme responsabilidad, también simboliza la dulce libertad.

3) Con quién trabajas

Si inviertes en un negocio, o compras acciones de una empresa, ¿te llaman cada vez que deciden contratar a un nuevo empleado? ¡Por supuesto no!

Pero cuando inviertes en bienes raíces, la elección del inquilino es tuya. Puedes elegir si alquilas tu casa a un grupo de chicos universitarios o una pareja de novios recién casados.

También controlas con quién inviertes. Una de las mejores partes de las inversiones inmobiliarias es llegar a utilizar el dinero de otras personas (OPM) para comprar tu inversión. No tienes que financiar toda la inversión por ti mismo, sino que puedes acercarte a otros inversores para ayudarte a comprar la propiedad.

Si armas un buen trato, atraerás a un montón de inversionistas que querrán darte su dinero. La mejor parte es que puedes elegir con quien trabajas.

Encontrar y construir el equipo adecuado de inversionistas es vital para tu estrategia de inversión. Por eso es necesario trabajar con personas de confianza. No todas las inversiones te permiten esa elección. Las acciones y las elecciones de otras personas afectan tu dinero todo el tiempo. Las inversiones inmobiliarias son un área donde tienes opinión sobre la gente que rodea tu inversión.

Se libre

No hay muchas cosas en la vida en las que tengamos mucho control. El dinero no debe ser una de ellas. Si estás buscando recuperar el control de tus inversiones, podría ser momento de recurrir a los bienes raíces.

Publicado originalmente en Blog.Reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB