Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

¿Te cuesta poner límites? – claves para “defender tu territorio”

Por Isabel Gómez López | Publicado en Interés General | 17 de diciembre, 2015

poner límitesEstás desbordado de trabajo, con lío en casa y resfriado, pero si alguien te pide que le eches una mano, no puedes negarte, aunque eso haga tus propios planes para ese día se vayan al traste y en realidad no tengas ninguna obligación ni deseo de acceder a lo que se te pide.

Con frecuencia a las personas en general nos cuesta marcar fronteras claras entre nosotras y el exterior. ¿Cuántas veces has dicho “bueno, no es para tanto, no pasa nada”? cuando alguien te pide un favor a destiempo o al que simplemente no te viene bien acceder en ese momento y acabas cediendo aunque sepas que no te corresponde a ti hacer eso.

El problema de dejarse llevar y no actuar, es que este tipo de peticiones externas tienen efecto “bola de nieve”, cada vez van a más: más cantidad y mayor frecuencia.

¿Qué hay en tu interior que hace que te cueste tanto “defender tu territorio”? Tal vez la educación, la tradición y la responsabilidad nos obligan a darlo y todo en todo momento.

¿Hasta qué punto influye en ti la opinión de los demás? ¿Qué nivel de importancia das a cómo te ven, quieren y aceptan las personas a las que te sientes emocionalmente ligada?

Parece que el estrés emocional que produce poner límites, afecta más a algunas personas que el hecho de aceptar tareas inabordables.

¿Cómo te sientes cuando esto ocurre?

Con frecuencia no poner límites hace que nos sintamos con la sensación de que alguien está abusando, nos genera impotencia. Todo esto hace que nuestros niveles de energía desciendan y acabemos sintiéndonos frustrados.

Cada persona debe realizar un trabajo de análisis, reflexión y decisión sobre sus propias barreras personales, y tomar decisiones sobre si desea cambiar su forma de actuar o está satisfecha con su modo de hacer en ese aspecto.

Lo que sabemos es que es imprescindible establecer límites para sentirnos satisfechos y en armonía con nuestra vida.

El primer paso es ser conscientes de cómo queremos o no queremos que nos traten.

El segundo es darnos cuenta de la importancia que tiene establecer prioridades personales y límites, y tenerlos presentes e interiorizados para que pasen a formar parte de nuestra identidad y nuestra manera de ser y actuar.

Ayudar a alguien cuando podemos hace que nos sintamos útiles, motivados y felices (se dice que cuando alguien hace un favor a otra persona, se iluminan las mismas zonas del cerebro que cuando lo recibe) pero (suele haber un pero) cuando ayudar a alguien hace que nos sintamos incómodos, pierde el sentido.

Ideas sobre las que reflexionar:

1.- Identificar las áreas, las personas y las situaciones donde tienes más dificultad para poner límites.

Tal vez sea en el trabajo, cuando alguien fija una reunión no urgente a última hora cuando habíais establecido previamente que las reuniones se realizarían siempre por la mañana. O ese amigo que no tiene ningún reparo en pedirte que le prestes tu algo que tú valoras especialmente sin que él repare en ello.

Es importante saber con exactitud qué es lo que te produce incomodidad.

2.- ¿Qué estás haciendo ahora mismo para impedirlo?

Pones mala cara y accedes, te dejas llevar sin decir nada…

3.- ¿Qué pensarían los demás si establecieras un límite claramente?

¿Tus amigos dejarían de serlo? ¿Te despedirían? ¿Tus compañeros pensarán que eres una persona insociable?

4.- ¿Qué precio estás pagando?

En ocasiones, el acceder a peticiones de los demás nos aleja de nuestras prioridades, y es que, si estamos ayudando a un amigo a preparar un informe, no tendremos tiempo para estar con nuestros hijos al salir del trabajo o simplemente, poder dar un paseo relajante o ir al gimnasio.

5.- ¿Cómo calificarías una relación (del tipo que sea) donde una de las partes no respeta del todo a la otra?

Y ahora ¿Qué decides hacer?

Recuerda que eres dueñ@ de tu vida, convierte tu libertad en valor.

Isabel Gómez, es coach profesional y directora de Éxito en Femenino www.exitoenfemenino.com. Licenciada en Ciencias del Trabajo, MBA y Emprendedora vocacional. Twitter: @_isabel_gomez

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB