Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

¿Te cuesta ahorrar? Aquí tienes la fórmula para lograrlo y que te guiará en tu camino hacia la riqueza

Publicado en Interés General | 11 de agosto, 2015

ahorroGuardar una pequeña parte de nuestros ingresos es un asunto de prioridades.

Por Joan Lanzagorta

Casi todos hemos tratado alguna vez de ahorrar sin éxito. De hecho, de alguna manera, para muchas personas el tratar se seguir un plan de ahorro o un presupuesto familiar es casi tan difícil como intentar una dieta: es casi imposible seguirla al pie de la letra.

Al principio todo parece que va bien, pero tarde o temprano las cosas terminan por fallar. En realidad, ningún presupuesto puede cumplirse al centavo, por lo que debemos verlo como un plan de gastos y una forma de decirle a nuestro dinero en qué queremos que se enfoque.

El ahorro es un asunto de prioridades

Se dice que el ahorro es sacrificar consumo presente, por un potencial mayor de consumo en el futuro. No me gusta esta óptica, porque la reacción natural es: ¿por qué tendría que sacrificar mi vida hoy por una promesa de un futuro mejor? Yo pienso que el ahorro es más que eso: es un asunto de prioridades. ¿Qué es lo más importante para mí? Y poner las cosas en una balanza.

El ahorro es un hábito

La razón por la cual se nos dificulta tanto el ahorro es un tema muy complejo, para el cual hay muchos argumentos y teorías. Una de las más importantes, sin duda alguna, es que el manejo de nuestro dinero, como el de nuestra alimentación, es un hábito: una conducta muy arraigada en el subconsciente, que llevamos a cabo de forma automática.

Y cambiar un hábito es una de las cosas más difíciles. La razón es porque tendemos, de manera natural, a hacerlo de afuera hacia adentro. Es decir, tratamos de ir en contra de nuestra conducta arraigada, desde fuera, a través de varias estrategias que terminan por fracasar.

Sin lugar a dudas, modificar un hábito requiere mucho más que eso. Para hacerlo, necesitamos cambiar nuestro enfoque y tratar de hacerlo de adentro hacia fuera. Es decir, hacer una introspección (ver dentro de nosotros mismos) y tratar de modificar esa conducta de raíz.

En el caso concreto del ahorro, esa introspección no es más que determinar nuestros sueños, esas metas y objetivos para los cuales queremos ahorrar. Si no tenemos razones para ahorrar en las cuales creamos profundamente, difícilmente podremos convencernos de que tenemos que cambiar nuestra conducta. Difícilmente podremos ahorrar. No tendríamos motivación alguna para hacerlo.

Es precisamente por eso que la planeación financiera personal es tan importante, y la razón por la cual le hemos dedicado infinidad de columnas a ese tema.

Pagarnos a nosotros mismos

Un sistema de ahorro que nos relaciona íntimamente con nuestras metas es el que se conoce como “pagarnos primero a nosotros mismos”. Este sistema nos permite ahorrar el dinero antes de gastarlo en otras cosas, lo que nos facilita enormemente el camino hacia la consecución de nuestros objetivos.

El proceso es muy sencillo. Cada mes tenemos una serie de facturas que pagar: la renta o hipoteca, mantenimiento, gas, teléfono, luz, agua, etcétera. Todas estas cuentas, de alguna forma u otra, tenemos que liquidarlas puntualmente, ya que amparan parte de las necesidades básicas que tenemos.

Pues bien, una vez que hemos hecho esa introspección de la que hablamos, hemos determinado nuestras metas y objetivos, y las hemos cuantificado, podemos saber qué cantidad mensual debemos ahorrar para alcanzarlas.

El secreto de este sistema, entonces, consiste en considerar esa cantidad mensual para ahorrar como una necesidad básica, como la más importante de las facturas que tenemos que liquidar en el mes, y pagárnosla a nosotros mismos tan pronto como recibamos nuestro primer ingreso del mes.

Esto implica olvidarnos del esquema tradicional de presupuestar, que consistía en anotar por un lado nuestros ingresos, y por otro nuestros gastos. La diferencia entre ambos conceptos era lo que buscábamos —y no lográbamos— ahorrar. Ahora, al considerar el ahorro no sólo como un gasto, sino el más importante, lograremos hacerlo.

Te invito a visitar mi página: http://PlaneaTusFinanzas.com – Finanzas Personales en tu Vida. Sígueme en Twitter: @planea_finanzas.

Fuente: http://eleconomista.com.mx/finanzas-personales/2015/02/16/pagarnos-primero-unica-forma-ahorrar

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Comentarios

  1. 1 21/08/2015 - Camilo José Perdomo Ramírez:

    Lo ideal: Ahorrar para invertir y preferiblemente en actividades diferentes a las que generan nuestros actuales ingresos. De lo contrario vamos a estar en la misma situación que la persona que se “sacrifica y lucha” por un largo tiempo para dejar de fumar y en una fiesta o reunión se fuma un paquete…
    P.D.: Consulta sobre el Reto de Las 52 Semanas.

Subir »
FB