Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Soy la persona más importante del mundo

Por Marcelo Molina | Publicado en Interés General | 6 de octubre, 2016

personaContrario a ciertas creencias, no hay personas que nacieron con falta de confianza en sí mismos, sino que hay quienes nacieron con confianza y a lo largo de la vida, aprendieron a no confiar en sí mismos!

Un bebé puede tratar de arreglar una muñeca rota durante decenas de veces sin sentirse aburrido o triste.

Un niño puede caer cientos de veces antes de que aprenda a caminar y aún así no perder la esperanza.

Un pequeño puede seguir tratando de hacer lo mismo durante horas sin perder la esperanza, sin sentirse desesperado y sin perder la confianza.

Entonces, ¿por qué perdemos la esperanza cuando somos adultos y por qué nos falta confianza en nosotros mismos cuando somos adultos a pesar de que nos sentíamos confiados cuando éramos niños? Es porque ¡hemos aprendido a no confiar en nosotros mismos!

Aprendimos a sentir ansiedad y a sentirnos estresados cuando nos enfrentamos a la incertidumbre o frente a los propios errores. Aprendimos cómo limitar nuestras capacidades con creencias falsas!

Mucha gente tiene un intenso miedo de cometer errores. A esas personas no sólo les resulta duro equivocarse, sino que también sufren de una baja autoestima como consecuencia de su forma de pensar.

Todos cometemos errores y, por lo tanto, si alguien cree que esto lo hace menos digno que otros, entonces cada día su auto-confianza será menor como resultado de los errores que comete.

Pero ¿por qué a algunas personas les resulta realmente vergonzoso incurrir en un error, mientras que otros lo consideran una parte de la naturaleza humana? La diferencia entre los dos grupos radica en su sistema de creencias y en la forma en que han sido tratados cuando eran niños.

Te invito ahora a examinar ahora tu sistema de creencias, para descubrir si tienes alguna de las siguientes creencias falsas:

Para aprender no hay que cometer en errores:

El aprendizaje consiste en un proceso de cometer errores continuamente y ajustar tus métodos hasta que ya no los cometes.

En una de las primeras fases del aprendizaje —incompetencia consciente— es donde cometemos la mayoría de nuestros errores, dado que aparece la zona de “estiramiento”, con la consiguiente “confusión” cognitiva, que los provoca.

El punto aquí es permitirse esos errores hasta pasar a la fase de “competencia consciente” donde puedes desarrollar una nueva habilidad que hará que te sientas bien contigo mism@, por haber aprendido lo que te faltaba.

Es vergonzoso cometer errores:

Cuando las personas crecen en entornos para los cuales incurrir en errores es un acto vergonzoso, pierden la confianza en sí mismos cuando crecen, porque la naturaleza humana siempre les induce a cometer errores.

Generalmente, esta creencia es aprendida cuando los padres le gritan al niño pequeño o lo avergüenzan en público cuando se equivocan. En este punto, el niño empieza a creer que es demasiado vergonzoso cometer un error.

Una manera efectiva de lograr auto-confianza

En lugar de decir: quiero desarrollar confianza en mí mismo o tener confianza en mí mismo, es interesante observa cuánto más efectivo es decir: “Quiero RECONSTRUIR la confianza en mí mismo ó “Quiero RECUPERAR la confianza en mí mismo”, convocando a la sabiduría de ese niño interior que todos alojamos en nuestro interior…

Y para esto, es conveniente eliminar las ideas limitantes que has aprendido a lo largo de tu vida, sustituyéndolas por otras creencias habilitadoras.

Te comparto una pequeña Guía para la Reflexión Personal:

¿Qué estimo de mi mism@ como muy valioso?

Te invito a que hagas una lista, y te propongas llegar a 25 características personales, comportamientos, habilidades, capacidades, talentos, etc., que te ayudan a elevar tu autoestima (te aseguro que si buscas lo suficiente, encontrarás muchos más que 25)

¿Qué es lo que estimo de mi mism@ como que no tengo/hago/soy suficiente?

Ahora escribe una lista con todo aquello por lo que tu estima pudiera no estar lo suficientemente alta como para sentirte bien contigo mism@. En este caso, seguramente la lista se completará mucho más fácil y rápidamente que la anterior, pero solo anota 10 items, los que consideres más importantes e influyentes.)

Ahora, te invito a hacer un ranking de esta segunda lista,

Es decir, colocando al inicio de la lista aquella característica que consideres tu mayor fuente de autoestima negativa, y así, asignarle puestos descendentes a los siguientes ítems, según la importancia de la influencia en tu estima.

Lo que sigue es identificar en cada uno de esos ítems:

¿Cuál es esa creencia sobre la que se basa esa característica/comportamiento/inhabilidad/incapacidad, etc.?

Por ejemplo, supongamos que una cualidad o característica que disminuye mi autoestima es que “soy poco inteligente”. La creencia es la respuesta la pregunta: ¿Por qué soy poco inteligente? Una respuesta posible podría sería: “Solo las personas inteligentes van a la facultad y terminan una carrera universitaria. Dado que yo no tengo ninguna carrera de grado, por lo tanto, soy poco inteligente”.

El punto siguiente es:

Para cada una de las creencias limitantes que encontraste en el punto anterior, identificar otra creencia, sustentada en alguna de tus características personales, comportamientos, habilidades, capacidades o talentos de la primer lista, para usarla en su reemplazo.

Por ejemplo, si una característica personal tuya es tu tenacidad ó perseverancia, puedes adoptar una nueva creencia que diga, por ejemplo: “soy tan tenaz y perseverante que creo que todo lo que quiera aprender lo voy a aprender, sin importar el grado de inteligencia requerida para ello”.

Finalmente,

Solo resta que te comprometas con ser esa versión de vos mism@ con la cual te sientes a gusto, y actuando consistentemente con estos compromisos, ayudado por las nuevas creencias habilitantes, comenzarás a crear esa persona en la que te quieres convertir (la cual, ya eres en potencia!)

“No naciste siendo un ganador, del mismo modo que no naciste siendo un perdedor. Tú eres lo que haces de ti mismo” – Lou Holtz

Fuente: entrenatuvida

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB