Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

El sorprendente vínculo científico entre la felicidad y la toma de decisiones

Por Laura Vanderkam | Publicado en Desarrollo Personal | 6 de julio, 2017

Vivir Mejor¿Cómo tomas las decisiones?

Algunas personas quieren encontrar la mejor opción absoluta (“maximizadores”). Otras, conocidas como “satisfactores”, tienen una serie de criterios, y van por la primera opción que sobrepase esa barra.

Si bien querer lo mejor parece ser algo bueno, las investigaciones de la Universidad de Swarthmore descubrieron que los satisfactores tienden a ser más felices que los maximizadores.

Esto es cierto por dos razones. Primero, las personas que quieren lo mejor tienden a ser propensos a lamentarlo. “Si estás buscando el mejor trabajo posible, no importa lo bueno que sea, si tienes un mal día, te parecerá que tiene que haber algo mejor ahí fuera,” dice Barry Schwartz, profesor de la Universidad de California , Berkeley y autor de The Paradox of Choice.

Los maximizadores también son propensos a compararse con los demás. “Si estás buscando lo mejor, la comparación social es inevitable”, dice Schwartz. “No hay otra forma de saber qué es lo mejor.” La envidia hace a las personas rápidamente miserables.

Esta brecha en la felicidad plantea la pregunta: ¿Pueden los maximizadores aprender a convertirse en satisfactores? ¿Puedes aprender a conformarte con lo suficientemente bueno?

Es posible, pero se necesita algo de trabajo. “Lo que yo creo es que es cambiable, pero que no es fácil de cambiar,” dice Schwartz.

Aquí tienes algunas maneras de hacer ese cambio.

Se práctico

La sabiduría es darse cuenta de que “la idea de lo mejor es absurda. No existe lo mejor”, dice Schwartz.

Los ideales platónicos no existen en el mundo real. Además, todos vivimos con límites. La mejor casa, si existiera, no entraría en tu presupuesto. En vez de enfocarte en lo mejor, empieza a tomar tus decisiones basadas en una lista de criterios prácticos. ¿Está la casa cerca de tu oficina? ¿El patio es lo suficientemente grande para tu perro?

Se honesto. Tal vez quieras una casa que se vea impresionante, y eso está bien, ponlo en la lista si es importante para ti. Cualquier cosa que satisfaga todos tus criterios importantes estará bien. “Lo suficientemente bueno es casi siempre lo suficientemente bueno,” dice Schwartz.

Descubre tu satisfactor interior

En las escalas de personalidad de Schwartz, las personas existen a lo largo de un continuo.

“Nadie es un maximizador de todo”, dice. Puedes pasar meses tratando de encontrar el mejor coche posible, pero no tienes problemas con elegir cualquier papel higiénico que esté de oferta. En consecuencia, dice, “Tu tarea no es aprender una nueva habilidad, sino transferir una habilidad que ya tienes a un nuevo dominio.”

Comienza con las decisiones de tamaño mediano. Cuando sientas que la tendencia maximizadora esté surgiendo, y empiezas a buscar entre todos los suéteres posibles, nótalo, y simplemente elige uno que te guste. A continuación, evalúa si hubo desventajas significativas.

Spoiler Alert: No habrán. “Descubrirás que el mundo no se acaba por un suéter lo suficientemente bueno,” dice.

Asegúrate ver también los aspectos positivos de satisfacerte. “Podrás, literalmente, reducir tu tiempo trabajando en algo de horas a minutos cuando te des cuenta de que no necesitas completar algo perfectamente, o incluso en algunos casos, te darás cuenta de que puedes delegar”, dice Elizabeth Grace Saunders, una coach en administración del tiempo y autora de How to Invest Your Time Like Money (y también contribuyente en Fast Company).

Cambia tu marco de referencia

El problema con la comparación social es que las personas son más propensas a mirar a los que tienen más (versus los que tienen menos), y por lo tanto sentirse miserables.

Pero puedes cambiar conscientemente con quien te comparas. Hay muchas razones para intentar una desintoxicación de los medios sociales. Aprender a ser feliz con “lo suficientemente bueno” es uno de ellos.

Delega

Si tienes problemas para tomar decisiones, entonces “elige cuando elegir,” dice Schwartz.

Contrata un decorador que te muestre dos opciones para la iluminación. Si estás buscando un nuevo plan telefónico, llama a algún amigo que acabe de elegir uno y, si es feliz con él, elígelo. Es probable que te guste a ti también. Puedes preguntarle al camarero que entrada le gusta y elígelo.

Presupuesta tu tiempo

El tiempo es limitado, y maximizar significa que pasarás más tiempo tomando decisiones y menos tiempo disfrutando de todo lo que has decidido. Saunders recomienda crear un plan general para el día o la semana. A continuación, ten en claro cuales treas son de alto impacto y cuales no.

“Por ejemplo, una tarea de primer orden podría ser revisar el contrato de un gran acuerdo,” explica Saunders. “Un ítem simple podría ser decidir en qué restaurante almorzarás con tu colega.” A continuación, calcula cuanto tiempo te tomará cada tarea. “Asigna más tiempo para las grandes tareas,” dice, “pero aún así limita el tiempo.”

¿Y para las tareas menores? Sé implacable.

“Por ejemplo, yo no paso más de cinco o 10 minutos buscando un lugar para almorzar. Una vez que los 10 minutos pasan, elijo la mejor opción que he encontrado,” dice ella. Siéntete libre de recompensarte por apegarte a esta meta. “Date una razón para terminar a tiempo,” dice Saunders, como tomarte un tiempo para el postre en ese lugar de almuerzo que elegiste.

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB