Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Si naciste diferente, ¿Por qué empeñarte en parecerte al resto?

Por Concepcion Sanjerónimo | Publicado en Interés General | 8 de abril, 2016

diferenteMe he dado cuenta en los últimos meses de una gran verdad. Todos nacemos únicos e irrepetibles.

Sí. Tú naciste diferente, igual que yo y todo el mundo. Nos lo dicen nuestras madres y nuestras abuelas: “es el más guapo del mundo”, “va a ser la más lista de la clase”. Nadie se cansa de decirte lo especial y genial que eres, siendo tú mismo, sin censura y sin tapujos.

Lo que no llego a entender es el momento en el que todo eso cambia. ¿Cómo se pasa del “eres él/la mejor” a “deja de tener tantos pajaritos en la cabeza y búscate un trabajo normal como todo el mundo”?

Así que en post de hoy, me gustaría reflexionar sobre algunos términos mal utilizados por el común de los mortales, que están frenando de algún modo tu decisión de dar un paso al frente y comenzar a hacer lo que te gusta.

¿Quién establece lo que es normal y lo que no?

Que yo sepa, de toda la vida han existido personas con empresas propias. Emprendedores que han hecho de la idea que un día tuvieron, un negocio viable y, sobre todo, rentable. Personas que han preferido trabajar por y para ellas mismas, que emplearse por un sueldo para otros.

Siempre ha existido y, le pese a quien le pese, existirán personas a las que les gusta tener las riendas de sus vidas, de sus trabajos y de lo que consiguen en el camino.

Entonces, me pregunto ¿Qué es un trabajo “normal”?

La evolución de la sociedad, según yo lo veo, nos ha llevado a crear un sistema de formación en masa de trabajadores. Y lo peor es, que en los momentos en que nos encontramos, hay escasez de trabajo por cuenta ajena. El gran problema es que me enseñaron, y a ti también, a ser un trabajador, pero a la hora de la verdad no nos ofrecen un trabajo. Muy paradójico.

La sociedad y el sistema lo que ha conseguido ha sido beneficiarse de las ventajas de las cadenas de montaje de la era industrial. Salimos de una cadena de montaje como si fuésemos coches.

Es por este motivo que, ahora que nos dicen las personas que más saben que hay que diferenciarse de la competencia, del resto de coches nuevos que salieron en la misma remesa que tú y que yo, te cuesta tanto saber cómo hay que hacer eso.

Y es que, como escribía antes, desde niño que nadie te dice lo especial que eres. Ha pasado tanto tiempo desde que te valoraban por ser tú, por ser único y ser diferente, que ni recuerdas que era eso que las personas valoraban de ti.

La conclusión a la que llego es simple: la palabra “normal” la ha acuñado la sociedad, no yo. La definición que aparece en los diccionarios es estándar, una misma para todos, pero y qué hay de las interpretaciones.

Eres libre, tienes un pasado que es tuyo, has vivido unas experiencias que te han moldeado y te han llevado a convertirte en lo que hoy eres. Todas estas vivencias te hacen ver y sentir la realidad a través de tu objetivo, de tu filtro. Por lo tanto, qué es para ti un trabajo “normal” sería la pregunta que deberías contestarte.

Para mi, lo más natural es trabajar en algo que me encanta y hacerlo a mi modo, según mis reglas, así que si alguien me dice “búscate un trabajo normal”, pues haría exactamente lo que hago ahora: emprender mi propio proyecto y trabajar en lo que me gusta.

Así que, Tarea Nº1: Define lo que es normal para ti. Lo que quieres que sea “normal” en tu vida.

Cuando tengas la tarea lista, cada vez que escuches la palabra normal, ten clara tu propia definición y rígete por ella.

¿Por qué hay que hacer las cosas “como todo el mundo”?

Esta pregunta es aún mejor. He partido de la base de que todos somos diferentes. Y si te has parado a definir lo que es normal para ti, entenderás que lo normal es ser quién eres. Es lo que haces a cada momento de forma natural y espontánea, esa persona eres tú.

Entonces, analiza una cosa conmigo. Si lo que te sale de forma natural es espontáneo, quiere decir que no te cuesta ningún esfuerzo, así eres tú. Cualquier situación que se salga de ahí es extraña, sobre-impuesta y, por lo tanto, tienes que esforzarte, al menos al principio en hacer una cosa o ser de una determinada manera.

¿Vas entendiendo el punto?

Ser diferente es lo que no te debería de costar, si nunca hubieses pasado por la cadena de montaje y te hubieses convertido en un coche perfecto y reluciente, justo y exactamente como los demás.

Que ahora mismo te suponga un esfuerzo hablar sobre quién eres, conocerte, quererte y proclamar a los cuatro vientos lo que te hace diferente, es sólo cuestión de tiempo.

En mi caso, me ha costado algo más de un año, pero ahora me siento totalmente cómoda con quién soy y lo que hago.

El punto es que cuando llegas a tu estado natural, a ser quién eres en realidad y a ser como eres, te quitas un gran peso de encima. Te darás cuenta que, aunque nunca te lo hubieras imaginado, estabas forzando la situación.

Yo me he dado cuenta que las palabras pueden suponer frenos y crear barreras imaginarias, el hecho no es que las personas que las digan lo hagan siempre por mal, en muchas ocasiones sucede todo lo contrario. Es sólo que tienes que conocerte, saber qué tipo de filtro es el que mejor te va y pasar cada cosa de las que te dicen por tu propio filtro. Entenderlas, según tu propia visión.

Por eso, si quieres emprender tu propio negocio es mejor que empieces a trabajar desde ya en estos aspectos. Tu marca personal parte de quién eres, tienes que conocerte y, sobre todo, destacar en qué te diferencias del resto.

Por eso, cuando leí la frase de Oscar Wilde, me hizo reflexionar sobre estos aspectos y quise compartirlo contigo.

“Si ser distinto es un delito, yo mismo me colocaré las cadenas”

Es muy importante que lo tengas en cuenta si quieres conseguir lo que te propones. Sé tú mismo/a de ahora en adelante. Suéltate de las cadenas que nos han impuesto, vuelve a ser especial como cuando eras niño, sin ningún esfuerzo.

A partir de ahora si alguien te dice que “te busques un trabajo normal como todo el mundo” ya puedes contestarle como se merece. No dejes que nadie más vuelva a confundirte con esas palabras.

¿Alguien te ha dicho esta frase alguna vez?
¿La has escuchado?
¿Cómo has reaccionado?
¿Te da miedo ser diferente?

Fuente: businessnewgeneration

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB