Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Si de verdad quieres lograr el éxito, tienes que hacer esto ya

Publicado en Interés General | 11 de febrero, 2014

ObjetivosPor Santiago Perez-Castillo

Establecer un Objetivo nos obliga a decidir exactamente cuál es nuestro sueño.

Mucha gente confunde objetivos con deseos. En ocasiones pregunto a diferentes equipos en las empresas en las que desarrollo mi labor como Interim Manager si tienen claro lo que quieren.

En la mayoría de los casos me contestan que si. Pero cuándo le pido a cada uno que me dé un ejemplo de cualquiera de los tipos de objetivos, aunque no sean reales, me dan una hermosa lista de deseos… y los deseos se quedan en humo a menos que se haga algo al respecto. Como siempre se ha dicho “hay que ponerle el cascabel al gato”. Y además no vale hacer cualquier cosa, hay que hacer lo adecuado en el momento adecuado, porque es lo adecuado. Y eso a veces resulta muy, pero que muy complicado. Ese es mi día a día…

Tenemos que tener claro que como consecuencia del Diagnóstico Inicial hay que elaborar un Plan de Acción.

El problema es que no se puede elaborar un Plan de Acción para conseguir un deseo, porque un deseo no es tangible, es una emoción y para poder hacer un plan primero habrá que darle forma y convertirlo en un objetivo.

El deseo se convierte en objetivo cuándo adquiere una forma concreta, por ejemplo: quiero viajar, sería un deseo; quiero ir a Barcelona, sería un objetivo.

Si tenemos objetivos claros y un poderoso deseo de lograrlos seremos imparables.

Si decimos que el Éxito es el logro de un objetivo, ¡cómo podemos pretender tener éxito, si no tenemos un objetivo! Si apuntamos a la nada esto es lo que obtendremos: ¡nada!

Y la potencia de este razonamiento es aplicable tanto a nivel Profesional como a nivel Personal

Preguntémonos, ¿qué queremos de la vida? A nivel personal, familiar, social, cultural, laboral, financiero, ¿lo tenemos claro?, enhorabuena, la mayoría de personas solo tienen claro lo que NO quieren, tienen la mente tan enfocada en lo que no desean que esto es justamente lo que atraen, pero ¿que sucede cuando una persona tiene claro lo que quiere y le agrega un componente emocional poderoso: el por qué lo quiere?, ¿qué sucedió cada vez que tuvieron un objetivo claro y un ardiente deseo de lograrlo?, probablemente ni siquiera saben cómo, pero estoy seguro que lo consiguieron.

Cualquier persona puede conseguir gran parte de lo que se proponga si tiene claro lo que quiere, tiene un Plan de Acción adecuado a sus capacidades y al tamaño de su sueño, disciplina para aplicarlo y si se concede tiempo suficiente.

Cualquier persona puede hacerlo, todo lo que la mente humana es capaz de imaginar se puede realizar, aunque en el momento de empezar a caminar no se tenga claro el cómo. Ya lo expresan los ingleses en su aforismo “if there is a Will, there is a Way” (Si hay voluntad, encontraremos el camino)

La mayoría de las personas nunca consiguen nada por la sencilla razón de que no tienen nada que conseguir: se limitan a esperar que las cosas les sucedan. Hay varios tipos de personas: aquellas a las que las cosas les suceden; las que ven cómo las cosas les suceden a los demás y las que ni se enteran de que las cosas suceden. ¿Nos hemos planteado alguna vez en qué grupo nos gustaría estar?

Todo lo que podemos desear, tanto si es a nivel personal como profesional nos está esperando y en abundancia, hay infinitamente más cantidad de la que podamos desear. A pesar de que a veces no lo veamos, estamos en un mundo de abundancia a pesar de las fluctuaciones del mercado. Y aunque podríamos hablar de la parte personal dado que antes que profesionales somos personas, me voy a centrar más en la parte Profesional ya que es donde desarrollo gran parte de mi actividad diaria.

Los mercados respiran y periódicamente entran en recesión… para volver a coger aire y expandirse, pero cuándo están en recesión, todo el mundo está asustado porque la producción puede llegar a caer un 30% o un 40%.

Lo que si puedo asegurar es que si el mercado cae y el pastel se reduce y son los mismos a comer, les tocará menos tarta a cada uno de los que lloran pero no hacen nada.

Pero si nosotros en lugar de hacer las cosas igual que antes, las hacemos un poquito mejor, el pedazo de pastel será más grande, y si somos los que mejor lo hacemos, sencillamente seremos los primeros en servirnos y no solo decidiremos que cantidad necesitamos, sino que además decidiremos de dónde cortamos.

Santiago Perez-Castillo. Interim Manager

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB