Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

¿Sabes Que Sólo Sabes Mentiras Acerca De Educación Financiera?

Publicado en Educación Financiera | 27 de diciembre, 2009

La realidad de las cosas es que el adulto promedio (en clases media y baja, pero no generalizo claro) están perdidos en cuando a educación financiera y se han tragado todas las mentiras que se dicen en materia de finanzas, tomando modelos obsoletos y viviendo la cambiante situación económica como Dios les dió a entender. Así que si los adultos están perdidos, van a ciegas enseñando a sus hijos y propagando el mal por generaciones, por los siglos de los siglos amen, con malos ejemplos y con falsas esperanzas.

Ya especializados inversionistas lo han dicho, la educación formal que se imparte en las aulas de los colegios (más en las instituciones gubernamentales, pero también privadas) en países subdesarrollados, en vías de desarrollo y AÚN en países de primer mundo, es obsoleta para enfrentar un mundo económico cotidiano y superar los ires y venires de la vida material que el hombre tiene que enfrentar en algún momento de la vida.

La verdad es que el hombre sabe que no sólo es esa parte de vida material que tiene, buscamos de alguna manera encontrar en cada acto, algo mágico que venga de la naturaleza divina del ser humano, sin embargo la vida material centra nuestra atención y mientras la resolvamos a medias o de plano la dejemos para resolución posterior no vamos a sentirnos bien con la otra parte, llamémosla, divina de sí mismo y lo que se haga tendrá muy poco resultado.

La verdad es que bien en el fondo todos queremos ser felices, solos y con todo, con nuestros hijos, nuestros hermanos, nuestros padres, nuestros vecinos y hasta con los desconocidos, en verdad, algunos procuramos de diversas formas controlar el estrés, procurar la salud y la armonía, y queremos prosperidad y buenos deseos para toda la vida en el planeta. Mucha gente hace ejercicio y lleva una dieta balanceada y aún les falta resolver el aspecto financiero de sus vidas.

La verdad es que estamos viviendo entre mentiras para sobrevivir y aún superar y vivir bien en una época de cambios y de verdadero descubrimiento de las capacidades humanas. Porque aunque seguimos dando nuestra confianza al sistema y nos agarramos de él, al mismo tiempo desconfiamos de él e incluso sabemos que ya no es sostenible.

Mucha gente para vivir a sus anchas querrían o trabajar menos o ganar más, y ésta es la mayoría de la población en el planeta entero y muchos más querrían al menos alguna oportunidad para ser productivos. Se corre el rumor ciego de que la “economía está decayendo”, incluso se dice que el capitalismo tiene que caer y dar paso a los antiguos sistemas de intercambio y trueque para vivir y que ésos son los acontecimientos que deben de venir pronosticados por las profecías. Y se cree más en esas mentiras y menos en sistemas propositivos que generen verdaderos cambios.

La verdad es que hay muchas profecías que dirán varias cosas y la verdad es que es sistema económico ya no funciona de ninguna manera (si alguna vez funcionó de alguna manera). Verdad también es que la economía ha tenido a gente empobrecida desde el principio de los tiempos y que poco ha evolucionado en ese aspecto. Pero aún se cree en la mentira que hemos evolucionado mucho.

Y la única verdad es que esta economía retrógrada y basada en la ganancia de pocos a costa de muchos es un desastre total para la vida cotidiana del promedio de un ser humano en el planeta entero, pues adultos (e incluso muchos niños en algunos países) batallan (luchan, guerrean) bastante cotidianamente para lograr independencia, libertad, seguridad y tranquilidad por sí mismo en el aspecto financiero de su vida y para sus seres amados o incluso para poder ayudar a la comunidad completa.

Tan es un verdadero desastre que podríamos decir que en el fondo de todo, la causa de la violencia, el odio y la tristeza que perdura en una gran parte de la población, se debe gracias a ese sistema retrógrado y egoista.

La verdad es que para poder saber manejar audazmente la vida material, financiera, el hombre debería de aprender la situación cómo está realmente y saber manejar sus ingresos desde muy temprana edad y con detalle, además debería ser materia obligatoria desde el principio en la educación formal, no sólo las precarias matemáticas que muchos odian y nunca llegan a comprender, sino una real cultura financiera, pero distamos mucho de ver algo de eso.

Claro que la verdad es que la prosperidad de un hombre siempre va también en relación directa a su esfuerzo, pero es mejor dar un esfuerzo en algo que se conoce y se puede manejar, que dar un esfuerzo ciego en algo desconocido donde no se sabe dónde está la cabeza y dónde los pies, qué es real y qué es ficticio.

Para que la economía mundial empezara a ser más fructífera para los seres humanos y sin tanto alboroto pudiéramos pasar a la siguiente etapa de este retrógrado punto de la vida del hombre, el dinero debería de empezar a circular. La gente debe tener dinero que gastar y debe poder vender sus productos o servicios para ganar lo suficiente para seguir gastando a sus anchas y así seguir prosper en cadena.

Sin embargo esto es casi una utopía. Y la verdad es que ¿por qué es casi una utopía?, por pura y mera ignorancia y creer en mentiras y también en parte, no he de negarlo, por viles malas intenciones de alguna gente dañada del corazón y de la mente, pero esto se puede combatir solucionando lo primero que menciono.

Pero dejando a esa gente enferma (que aunque la gente no lo sepa es la minoría), como yo sólo escribo para gente sana, asumo que en la mayoría de todos nosotros, los seres de buenas intenciones y grandes deseos, no están desarrollándose materialmente sólo a causa de la ignorancia y para eso fueron creadas estas redes de comunicación, para sacar de la ignorancia a la MAYORÍA.

Repito: La educación financiera debe empezar desde muy temprana edad si queremos que haya un cambio REAL y armónico en la economía futura y no solo SUEÑOS guajiros de cambios catastróficos que más bien parecen deseos de venganza. Y la educación de la que se carece en algunas clases sociales debe ser cubierta, por lo menos de manera personal, buscándola cada uno en su vida adulta para poder dársela a nuestros hijos hasta que el sistema educativo general haga algo.

Como siempre los cambios se generan primero dentro de nosotros mismos. Tener prosperidad es ir en busca de ella, no sólo esperar a que te llegue a la puerta de tu casa mientras ves la televisión con tus palomitas y todos tus seres queridos, llenándote de quejas porque no se te da. Eso también es educación del milenio pasado y es mentira que así podrías cambiar la proyección económica tanto a nivel personal como global.

Debemos de ser más valientes y reconocer que si lo buscamos, podemos hacer todo lo buenamente posible para lograr nuestras metas financieras, pues además en verdad sí hay sistemas que ofrecen oportunidades de cambios Reales en la economía familiar por más difícil que parezca creer esto, pero la mayoría de las veces nos enfrentan a nuestros miedos y patrones sociales implantados en la educación de clase carente de educación financiera y basada en paradigmas repletos de mentiras.

La verdad es que la educación actual está hecha para la época pasada, para la era industrial, dónde tener un empleo tradicional alcanzaba para tener una vida próspera y garantizaba un futuro para la familia y para uno mismo durante la última etapa de un hombre cuando ya no puede trabajar. Al mismo tiempo el hombre estaba viviendo tiempos en donde incluso la felicidad y la realización personal eran distintas.

Hoy en día hay un despertar a nivel interno en las personas, que va abriendo los ojos poco a poco, haciendo una reacción en cadena y la gente está menos dispuesta a dejar los mejores años de su vida trabajando por los sueños de alguien más.

Esto aunado a la ignorancia sobre vida económica que dé oportunidades reales para alcanzar vidas plenas y prósperas, hace que se resalté más en generaciones jóvenes y venideras, y aún en adultos de entre 30 y 40 años, quienes se rehúsan mucho trabajar en empleos tradicionales, que haya cada día más gente joven y productiva vagando o haciendo intentos ciegos de independencia, muy perdidos o estresados en cuanto a qué quieren hacer en el futuro.

Y la única verdad es que todo lo que nosotros como adultos seguimos fomentado, como vivir en ese sistema decadente de empleado- empleador y sigamos poniendo y transmitiendo nuestras esperanzas en ese sistema, seguiremos siendo incoherentes y seguiremos estando inconformes sin hacer nada real para salir de ese sistema y transmitiendo de manera inconsciente las mismas falsedades a las generaciones futuras.

¿Por qué nos aferramos a sistemas viejos y que nos hacen infelices en otros aspectos de nuestra vida, sistemas que ya no funcionan también porque las personas buscan nuevas (o más bien diferentes) formas de realizarse?

¿Por qué desconfiamos inmediata y automáticamente a sistemas que tienen novedad y prometen crecimiento a la vida económica del ser humano?

¿Por qué nos mantenemos ignorantes, insensibles e inactivos para aprender cosas nuevas y poder transmitir mejores formas de hacer una vida productiva a las nuevas generaciones?

Cada uno encontrará sus propias razones y la verdad es que cada quien llegará hasta donde pueda. Para asegurarte que tus hijos o que las nuevas generaciones de jóvenes puedan apasionarse otra vez por crear un futuro próspero para la humanidad entera debemos hacer más que sólo repetir como loros las disque profecías del fin del sistema capitalista o repetir mentiras sin analizar a fondo los paradigmas de “prosperidad” del milenio pasado.

En verdad hay que encontrar soluciones de crecimiento, cueste lo que cueste, si es que queremos que haya cambios sin violencia y sin destrucción y dejemos de engañarnos y digamos que nos están engañando, cuando somos nosotros mismos los que fomentamos las mentiras en las que vivimos. Existen buenos modelos de negocios que si bien es cierto que no destruyen el sistema capitalista predominante en el mundo, sí es cierto que lo revolucionan desde el fondo y dan una oportunidad de reparto de riqueza equitativo para toda una organización.

Educarse es conocer de esos sistemas de negocios que sí enriquecen realmente y cambian la situación de las personas que se avientan a saber, develar las mentiras y hacer en verdad otras formas de solvencia y crecimiento financiero, pues parte de la educación que nos falta tiene que ver con la diversificación de nuestros ingresos.

Pensémoslo no sólo por nosotros mismos o por nuestra situación actual, sino también como medio de darles más herramientas a nuestros hijos o futuras generaciones que se enfrentan a la realidad total de un mundo YA globalizado y que se enfrentan a grandes cambios económicos en donde los que sepan darán opciones y crecimiento y los ignorantes llevarán peor las consecuencias que en años anteriores, pues la situación puede ser mejor o peor, según el lugar donde te encuentres.

Fuente:  Cyntia

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB