Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Richard Branson: Trata de tomarte a ti y a tu negocio con menos seriedad

Publicado en Negocios | 5 de enero, 2012

Richard BransonLas cuatro P – Personas, Producto, Precio y Promoción – son citadas a menudo como las claves de un negocio exitoso. Sin embargo, esta lista omite un ingrediente vital que ha caracterizado a las empresas Virgin a través de nuestros 40 años: ¡Diversión, con D mayúscula!

Cuando comenzamos con Virgin Atlantic en 1984, teníamos a las mejores personas y un montón de ideas acerca de cómo hacer las cosas diferentes. Lamentablemente, no teníamos mucho dinero como para salir a las calles. Teníamos una pequeña flota, si un avión puede calificarse como una flota, y un presupuesto para publicidad minúsculo.

No podíamos hacer mucho sobre nuestro único avión – arrendada de un generoso hombre de Boeing. Tuvimos que sacar el máximo provecho de nuestro escaso dinero de marketing. Por sugerencia del fallecido Sir Freddie Laker, que hizo un arte el atraer el centro de atención a su aerolínea, rápidamente me convertí en una víctima dispuesta a todo tipo de aventuras salvajes y locas para promover al pequeño Virgin Atlantic. No podías comprar un anuncio de un cuarto de página en la primera página del New York Times, pero cuando mi barco se hundió o mi globo se estrelló con el logo Virgin en él, ¡ahí estábamos!

También comenzamos a tener algunos anuncios divertidos, muy directos y por lo general de gran actualidad para captar la atención del público.

Como los anuncios “en tu cara” eran bastante desconocidos en el mundo aburrido de las líneas aéreas, nuestro enfoque ganó rápidamente notoriedad, cobertura de prensa y, sobre todo, visibilidad. Pronto Virgin Atlantic mismo – no sólo los anuncios – se convirtió en sinónimo de personalidad atrevida y advenediza y, más importante aún, algo nuevo, diferente en la aviación comercial.

Los equipos de marketing en Londres y Nueva York con frecuencia reaccionan rápido ante las noticias del día y, antes de 24 horas, responden tácticamente a los anuncios en los mercados principales. El día después de que John Sununu, entonces jefe de la Casa Blanca, fue castigado por utilizar dinero público en una limusina para viajes personales, Virgin lanzó una publicidad que decía que si tan sólo hubiera reservado en Virgin Atlantic ¡Habría tenido la limusina gratis!

Cuando el General Manuel Noriega, ex líder de Panamá, fue extraditado a Miami, lanzamos una foto de él, con la leyenda: “Sólo una persona ha volado a Miami pagando menos que en Virgin Atlantic!”

A veces, los anuncios daban cerca del hueso, especialmente cuando tocaban algún punto débil de nuestros enemigos favoritos, como British Airways. Siempre, eran irreverentes y atrevidos. Los anuncios le dieron a la compañía una verdadera personalidad en sus primeros años, lo cual fue la clave de su éxito y crecimiento.

A nuestro personal también le gustaba el humor y el sentido de diversión. Se sentían orgullosos de estar asociados a una compañía que hacía sonreír a la gente y que fuera vista como un buen lugar para trabajar. Nos aseguramos de que ese mismo espíritu estuviera en todo lo que hiciéramos, no se limitaba sólo a los lindo anuncios. Era crucial que creáramos una atmósfera agradable para la tripulación y los pasajeros por igual, a 30.000 pies.

Los pequeños detalles significaban que estabas en un vuelo de Virgin. Debajo de los saleros y la pimienta, con la forma de mini-aviones, estampamos “puesto en apuros por Virgin Atlantic”. El cuchillo de la mantequilla estaba grabado con las palabras “acero inoxidable”. Pusimos una barra en la cabina de clase alta para que la gente charlara y sociabilizara ¡Viajar debe ser divertido!

Para entretener a nuestros pasajeros, fuimos los primeros en poner televisores en la parte de atrás de los asientos. Servíamos helado en la mitad de los vuelos. Hicimos todo lo posible por aligerar la atmósfera y la experiencia. Veinticinco años después, la aerolínea mantiene el mismo sentido de diversión y su capacidad de sorprender.

Este sentido del humor y de la toma de riesgos ha infundido muchos de nuestros otros negocios. Virgin Mobile Canadá produjo una serie de anuncios memorables burlándose de las personas famosas. Cuando Elliot Spitzer, ex gobernador de Nueva York, dimitió por un escándalo sexual, donde se lo identificaba como el “cliente número 9”, nuestros anuncios de esa semana mostraban la imagen de Spitzer con una burbuja de pensamiento que proclama: “Estoy cansado de ser tratado como un número.”

Todos los anuncios se trataban sobre el servicio personalizado de Virgin Mobile. Decían: “En Virgin Mobile, tú eres más que un simple número. Cuando nos llames, te trataremos como a una persona, no un cliente. Ya sea que seas Nº9 o Nº900, te toparás con alguien que por fin te tratará así como te gustaría ser tratado”.

Otro anuncio de la serie mostraba a Hillary Clinton con una burbuja de pensamiento diciendo: “Desearía que mi presupuesto no estuviera tan fuera de control.”

Estos anuncios se publicaban sólo por cortos períodos de tiempo, pero los medios de comunicación los recogían y elevaban el perfil de la empresa y del servicio.

Los títulos de mis libros siguen la misma línea – Losing My Virginity (Perdiendo mi virginidad), Screw It, Let’s Do It (Al diablo, hagámoslo) y Business Stripped Bare (Negocios al desnudo). Los editores, sin embargo, vetaron Getting It Up para mi último libro sobre la historia del vuelo y acordamos por Reach for the Skies (Llegar a los cielos). Veremos cómo vende.

Con los años, he lanzado nuestras empresas vistiendo trajes para divertir a nuestro personal, a nuestros socios y a la prensa. Me lancé desde edificios altos, me colgué de puentes, conduje tanques en Times Square y me hundí (generalmente involuntariamente) en los océanos – todo para captar la atención y reforzar el sentido de diversión.

Todo ello definitivamente ha hecho una impresión e infundió ese “sentimiento Virgin” a nuevas empresas. Si bien no es suficiente ser el comodín de la baraja, si tu servicio y tu producto son excelentes, entonces hacer sonreír a la gente te ayudará a llegar a sus corazones, así como a sus mentes. Trata de tomarte a ti y a tu negocio con menos seriedad. Te sorprenderás de cómo los demás te tomarán más en serio.

© 2010 Richard Branson. Distribuido por The New York Times Syndicate

Branson es el fundador del Virgin Grupo. Mantiene un blog en www.virgin.com/richard-Branson/blog. Lo puedes seguir en Twitter: http://twitter.com/richardbranson. Las preguntas de los lectores serán respondidas en futuras columnas. Por favor envíelas a [email protected] e incluya su nombre, país, dirección de correo electrónico y la publicación donde leyó la columna.

Fuente: http://www.businessday.co.za/Articles/Content.aspx?id=105622

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB