Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Cómo recuperarse después de fracasar con un negocio

Por Arantxa Asián | Publicado en Negocios | 23 de noviembre, 2017

Steve JobsTodos hemos oído hablar del éxito repentino, pero en realidad no existe. Tener éxito implica años de esfuerzo y trabajo, presumiblemente con varias decepciones en el camino.

Cuando los emprendedores experimentan lo que es el fracaso, puede ser un golpe muy duro, tanto financiera como emocionalmente. A continuación, os dejamos algunos consejos sobre cómo recuperarse de un revés en los negocios.

Seguir los siguiente seis pasos puede significar la diferencia entre un fracaso que se convierte en un punto de inflexión en el camino hacia cosas más grandes y mejores, y que pueden conducirte hasta el final de la carretera (startup).

1. “No hay ninguna vergüenza en el fracaso honesto” (Henry Ford)

Has de ser franco con lo que ha sucedido.

En vez de evitar o minimizar tu fracaso con la esperanza de que otros, los posibles nuevos socios, inversores, o conocidos no se enteren de ello, explica lo que pasó y hasta muestra tu papel en él. Además de tomar la ventaja en la discusión, te ganarás el respeto al abordarlo de una manera directa.

2. “No se pueden conectar los puntos mirando hacia adelante, sólo puedes conectarlos mirando hacia atrás” (Steve Jobs)

Lleva a cabo un post-mortem.

¿Qué cadena de acontecimientos te llevó al fracaso? ¿Fue tu negocio sacudido por un shock que no se pudo anticipar ni controlar? Piensa en el 11 de septiembre o en la quiebra repentina de un cliente importante. ¿Fue tu startup víctima de un golpe bajo de un competidor, o te encallaste a través de una serie de pasos financieros o estratégicos en falso que en última instancia te condujo a una espiral de muerte?

Asegúrate de entender a fondo los factores que llevaron a este resultado desafortunado para que puedas encontrar la forma de reducir al mínimo o incluso evitar las posibilidades de encontrarte otra vez en la misma situación. También asegúrate de que puedes extraer tus conclusiones con una explicación concisa y profunda para que puedas hacer frente a las inevitables preguntas.

3. “Puedes estar desalentado por el fracaso, o puedes aprender de él” (Thomas J. Watson)

Utiliza la experiencia como una oportunidad de aprendizaje. Casi nadie tiene éxito en algo justo al lanzarse.

Antes de que Howard Schultz conquistara el mundo por sorpresa con Starbucks, su pitch-elevator para ampliar la empresa de tres tiendas a nivel nacional fue rechazado. Todo el mundo sabe lo que pasó después. Ensayo y error pueden ser estrategias de aprendizaje excepcionales, siempre que cada paso en falso te empuje más allá. Tómate un tiempo para reflexionar sobre lo que has aprendido, en lugar de creer que un fallo te pondrá en una mejor posición para ganar la próxima vez.

4. “Cuando ya no somos capaces de cambiar una situación, tenemos el reto de cambiarnos a nosotros mismos” (Victor Frankl)

Determina lo que vas a hacer diferente la próxima vez.

Un revés es una excelente oportunidad para reagruparse y considerar qué tácticas y comportamientos funcionaron bien y cuáles no. Mientras que pueda ser que no seas capaz de salvar tu negocio, has ganado una valiosísima visión para tu próxima aventura.

Steve Jobs creía que su éxito con Apple se debió a su salida forzada de la compañía en 1985. Según sus palabras, su marcha le liberó para poder aprender y probar otros proyectos, desatando una creatividad que con el tiempo le hizo mucho más grande en los negocios y en su vida personal.

5. “Estar preparado es la mitad de la victoria” (Miguel de Cervantes)

Algunos fracasos se deben a una falta de preparación. ¿Sabes la importancia de tener un plan de emergencia en el caso de que pierdas a un empleado clave o que la financiación de los inversores sea mucho menor de la que realmente necesitas?

Prepárate mejor para la próxima vez pensando escenarios “de qué pasaría si” y desarrollando planes de contingencia detallados para un escenario optimista y para un escenario en el peor de los casos. Mientras estás en ello, busca consejo y asesoramiento de expertos en todas las áreas en las que tú y/o tu plan eran deficientes antes de empezar de nuevo.

6. “El fracaso es sólo una oportunidad para empezar de nuevo más inteligentemente” (Albert Einstein)

Una vez que has llevado a cabo todos estos pasos, el único que te queda por hacer es seguir hacia adelante.

Continuar decepcionado no te acercará a tus objetivos. Dependiendo de las circunstancias, es posible que tengas que tomar medidas adicionales para volver a ponerte en acción, como la reconstrucción de tus finanzas personales, la resolución de conflictos legales o la liquidación del inventario. Cualquiera que sea el caso, estarás mejor preparado para enfrentarte a tus desafíos utilizando estas estrategias.

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB