Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

¿Quiero y no puedo? o ¿No puedo porque no quiero?

Por Germán Antelo Solozábal | Publicado en Interés General | 9 de agosto, 2016

quieroLas dos preguntas con las que titulo el post, son comunes en nuestro día a día, sobretodo la primera.

Es la que se escucha frecuentemente a muchas personas, pero la segunda es la que habitualmente hago a quienes escucho decir “quiero y no puedo.”

Debo decir también que cuando me la hicieron por primera vez a mí hace casi una década, quedé bastante descolocado, por eso recuerdo el momento.

Todas las personas buscamos objetivos, metas, plenitud, felicidad, libertad, bienestar en todos los aspectos de la vida. Prosperidad económica, un gran desarrollo profesional y muchas cosas más. Pero a la mayoría su propia realidad les muestra que les falta algo o bastante de lo que he mencionado. Con lo cual muchos comienzan a sentir insatisfacción, pasando luego a pensar que sucede algo y tal vez haya que hacer algún cambio.

Llegado a esos puntos de vacío, muchos tienen el hábito de buscar culpas hacia todo lo externo, lo que le rodea (trabajo, jefes, compañeros, pareja, vecinos, crisis, la Unión Europea, etc.), y generalmente llegan a la conclusión que la mala suerte es la responsable de todos sus males. Lo último que suelen mirar y consultar es dentro suyo para saber qué está pasando.

Cuando comienza en nuestra mente a rondar la palabra “cambio”, es un momento de doble cara. Inmediatamente nos motiva para bien, pensar en algo nuevo y que será mejor para nuestra vida. Pero a continuación aparecen los sentimientos de inseguridad, temor, apego y esfuerzo para lo que vendrá. Con lo cual ante esta situación debemos elegir a que consultores escuchar.

Al hablar de consultores no hablo solamente de las personas solamente, me refiero a otros más influyentes y potentes que todos tenemos. Existen dos tipos de estos asesores, el primero está liderado por el Saboteador y el segundo por la ESENCIA.

El primer grupo de consultores desde el primer momento intentará grabarte en la cabeza, mente, cuerpo y espíritu, que “tú quieres pero no puedes”. El discurso estará enfocado a que tu realidad es muy diferente a de millones de seres humanos. Que tu caso es especial y no puedes cambiar, que tu deseo es el cambio pero la mala suerte que te rodea hará que no sea posible ese fantástico pensamiento.

Además te hará recordar todas las creencias que te limitan. Intentará resaltarte en todo momento los traspiés que hayas tenido, pondrá sobre la mesa tus apegos así te mueves menos, insistirá en que sigas aferrado a tus hábitos tóxicos, te hundirá la autoestima y si con esto no te convence, recurrirá a que tu tienes mucha mala suerte, con lo cual es imposible que te vaya bien.

Como verás, el saboteador lo que quiere es protegerte y desea enormemente que no salgas nunca más de la cueva que conoces perfectamente, lo cual no significa que te guste, sino que te has acostumbrado.

El otro consultor que tienes se llama ESENCIA, lo primero que hará cuando comience a rondar la palabra cambio en tu mente y comiences a escuchar a tu saboteador, te dirá: “no puedes porque no quieres”. Ante esto te mostrará que en la vida actual si estás insatisfecho es porque tal vez te falten honrar algunos valores tuyos. Te recordará cuál es tu Visión y Misión de vida, te mostrará las pasiones que tienes y si las estás viviendo. Te pondrá una nota delante de tus ojos con los talentos y dones que posees, además te impulsará a que hagas el cambio.

La consultora ESENCIA te dirá que si quieres cambiar podrás hacerlo, porque cuando un ser humano quiere algo de verdad y se compromete con ello, no hay nada que lo detenga. Ya que en nuestro interior tenemos algo muy potente que se llama FE en lo que haces, y que cuando estás convencido, ¡tarde o temprano lo consigues!

Para conseguir y reafirmar los cambios se necesita esfuerzo, compromiso y paciencia. Supongo que muchos utilizan la frase “quiero pero no puedo” porque cuando piensan en el cambio, lo relacionan rápidamente con comprometerse de verdad. Y que además han de tener mucha paciencia, porque las cosas no se logran en dos semanas, si no que lleva bastante tiempo cambiar hábitos de varias décadas.

Por eso si eres de los que dicen “quiero pero no puedo”, reflexiona si tal vez es un “no puedo porque no quiero.” Y si es la primera, busca ayuda porque el que ¡QUIERE PUEDE!.

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB