Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

¿Qué necesitas para ser multimillonario?

Por Robert Kiyosaki | Publicado en Educación Financiera | 29 de abril, 2016

Robert Kiyosaki¿Cómo una persona como Bill Gates pudo convertirse en el empresario más rico del mundo a sus treintas? O ¿cómo Warren Buffett pudo convertirse en uno de los inversores más ricos de Estados Unidos?

Ambos hombres provienen de familias de clase media, por lo que no les entregaron las llaves de la bóveda familiar. Sin embargo, incluso sin una gran riqueza familiar que los respalde, subieron hasta el ápice de la riqueza dentro de un lapso de unos pocos años. ¿Cómo?

Lo hicieron de la forma en que muchos ultra ricos del pasado lo hicieron, lo están haciendo hoy, y lo van a hacer en el futuro. Ellos crearon un activo que vale miles de millones de dólares, un negocio en el que otros invirtieron.

Armas jóvenes

A principios del año pasado, IndustryWeek publicó un artículo titulado “Jóvenes y ricos: Las 10 personas más ricas menores de 40.”

Los diez multimillonarios menores de 40 fueron:

NombreEdadRiqueza
(miles de millones)
Negocio
Mark Zuckerberg30$ 35,1 mmFacebook
Dustin Moskovitz30$ 7,7 mmFacebook
Jan Koum38$ 7,7 mmWhatsApp
Scott Duncan32$ 5,5 mmHerencia, Enterprise Products Partners
Sean Parker35$ 5,2 mmNapster
Yang Huiyan34$ 5,1 mmHerencia, Country Garden Holdings
Alejandro Santo Domingo Davila38$ 4,9 mmHerencia, Grupo Santo Domingo
Elizabeth Homes31$ 4,5 mmTheranos
Eduardo Saverin32$ 4,4 mmFacebook
Arun Pudur38$ 4,0 mmCelframe Technology Group

En el pasado, estas listas habían sido dominadas por empresas de Internet, y en cierta medida todavía lo están. Seis de diez en esta lista están relacionadas con Internet. Pero la lista también es variada, con inversiones en recursos naturales, bienes raíces y bebidas, aunque estos como resultado de herencias. Una, Theranos, es una firma de biotecnología, fundada por Elizabeth Homes cuando tenía 19 años y asistía a Stanford.

La fórmula sencilla para hacer miles de millones

Lo que todas estas empresas tienen en común es que son empresas que han perturbado los mercados en los que juegan, y en las que otros han invertido su dinero. En pocas palabras, están vendiendo acciones en lugar de comprarlas.

En Padre Rico Padre Pobre, escribí acerca de cómo cuando tenía nueve años comencé a hacer mi propio dinero al fundir el plomo que había en los tubos de pasta de dientes y moldeándolo en forma de monedas en moldes de yeso-de-paris. Mi padre pobre me explico lo que la palabra “falsificación” significaba. Y mi primer negocio abrió y cerró el mismo día.

Mi padre rico, por otro lado, me dijo que estaba muy cerca de la fórmula definitiva para la riqueza: para imprimir o invertir tu propio dinero… legalmente. Y eso es lo que hace el inversor final. En otras palabras, ¿por qué trabajar duro por dinero cuando puedes imprimir el tuyo propio?

En Padre Rico Padre Pobre, la lección #5 de mi padre rico era: “Los ricos inventan dinero.” Mi padre rico me enseñó a inventar mi propio dinero con bienes raíces o pequeñas empresas. Esa habilidad técnica es el dominio de los inversores insider y finales.

Cambia tu forma de pensar; cambia tu vida financiera

Después de alcanzar mi meta de hacer mi primer $1 millón, comencé a pensar en cual sería mi próxima meta. Sabía que podía ir y hacer $ 10 millones haciendo las cosas de la misma manera. Sin embargo, $1000 millones requerirían nuevas habilidades y una nueva forma de pensar.

Es por eso que me puse la meta de $1 mil millones, a pesar de las muchas dudas personales. Una vez que tuve el coraje de establecer esa meta, empecé a aprender cómo otros lo habían hecho. Si no me hubiera fijado esa meta, no me habría embarcado en el viaje del aprendizaje. Una vez que me comprometí con esa meta, mi mentalidad cambió, y eso solo ya era extremadamente valioso.

Si bien todavía no soy un billonario (en inglés, mil millones) como los hombres y mujeres jóvenes de la lista anterior, me esfuerzo por ser uno, y lo hago siguiendo su fórmula. Fundé muchas empresas en las que invierten los demás, e incluso saque algunas a la bolsa en pequeños mercados como la bolsa de valores de Canadá.

Incluso si no alcanzó mi meta de $1 mil millones, habré ganado mucho más del cambio de mentalidad que requerí que si nunca me hubiera fijado esa meta en primer lugar.

¿Eres el próximo multi-millonario? Sólo una persona puede responder esa pregunta, tú. Pero con el equipo correcto, el líder correcto, un producto nuevo, atrevido e innovador, y más importante, la mentalidad correcta, todo es posible.

Publicado originalmente en blog.reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB