Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Prepárate para el viaje más maravilloso que puedes hacer (y el que te hará rico)

Publicado en Educación Financiera | 8 de mayo, 2015

Kim KiyosakiPor Kim Kiyosaki

El valor de proceso frente al resultado final

En algún momento de nuestras vidas, todos queremos perder un poco de peso. Bajar de peso (¡y mantenernos en forma!) es un proceso. No es simplemente irte a la cama y entonces despertar delgado y en forma. Nop. Tienes que hacer ejercicio regularmente. Realizar algunos cambios en tu dieta. Y con el tiempo empezarás a ver los resultados.

Las inversiones funcionan de la misma manera. No existe una fórmula secreta para hacerse rico rápidamente. No te vas a la cama una noche y despiertas a la mañana siguiente siendo rico. Puede que haya personas que te prometan estas cosas, pero todavía no vi a ninguno que dure en el largo plazo.

Invertir es un viaje

En el proceso de convertirse en un inversor, aprendemos. Obtenemos algo de experiencia. Cometemos errores, y aprendemos de ellos. Obtenemos más y más experiencia. Y en este proceso, nuestro conocimiento, nuestra confianza y nuestra capacidad, crece. Por no hablar de nuestra cuenta bancaria.

En muchos sentidos, Invertir es un viaje lleno de altibajos, alegrías y tristezas. Pero un viaje que siempre vale la pena.

El viaje es la recompensa

Esta es la clave: El proceso que atravesamos es aún más importante que la meta final. En quién nos convertimos en el proceso, como resultado de todo el aprendizaje, los errores, y la experiencia, es donde se encuentra el verdadero valor.

Como dice el viejo proverbio chino, “El viaje es la recompensa.”

El viaje puede ser difícil

1985 fue un año del demonio. Robert y yo perdimos casi todo. En un momento dado, incluso vivimos en nuestro coche. Fue sin duda el peor año de nuestras vidas.

Mi autoestima estaba por los suelos. Los enojos fueron constantes. Mi voz interior decía persistentemente cosas negativos como, “No puedes hacerlo“, “Vas a fracasar”, “No sabe nada”, y, “No tiene sentido.”

Algunas noches, honestamente, me iba a la cama pensando cuan más fácil que sería si nunca despertara. Fue el punto más bajo de mi vida.

El viaje vale la pena

Ahora, mirando hacia atrás, muchos años después, me doy cuenta de que Robert y yo estábamos pasando por nuestros propios procesos. No fue una simulación: fue horrible. Sin embargo, pasar por ese proceso, tocar fondo y luego levantarnos por nosotros mismos, fue probablemente una de las mejores cosas que podría habernos pasado a nosotros dos.

El resultado de ese momento extremadamente difícil nos hizo, tanto a Robert como a mí, más fuertes y más inteligentes de forma individual, y más comprometidos y seguros como pareja. Fue invaluable. Esa fue la recompensa al final del proceso.

Comienza tu viaje hoy

Te garantizo que tu propio viaje está esperando por ti, hoy. En él, cometerás errores (¡algunas veces unos enormes!) Tendrás desafíos. Tendrás momentos terribles. Habrá momentos en los que tu carácter se pondrá a prueba. Pero si huyes del desafío, no crecerás. No aprenderás. Y no ganarás nada.

Hoy es el día para comenzar tu viaje.

Publicado originalmente en richdad.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB