Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Por que tus pensamientos son tan importantes en tu camino al éxito

Publicado en Interés General | 22 de julio, 2014

PensamientosPor Juan Sebastián Celis Maya

¿Has oído alguna vez la frase “tu pensamiento crea tu realidad”?

Yo sí. Quizás cientos de veces. Pero hasta algún tiempo no entendía qué significa realmente.

Imagina que vives en una ciudad dónde la mayoría de los habitantes son pesimistas y destructivos. Cada vez que se cruzan contigo se quejan de lo mal que está el mundo, te recuerdan los errores que has cometido y te aseguran que eres una persona detestable que no conseguirá nada en la vida.

¿Qué influencia tendría la gente de esta ciudad en ti? Lo quieras o no, poco a poco te irías transformando en una persona negativa y pesimista aunque no quieras. Llegarías a ser uno de ellos.

Tu mente funciona de la misma forma. Los habitantes son tus pensamientos. Si tus habitantes expresan paz interior, calma, alegría eso es lo que experimentarás; si expresan ira, terror, desesperación, rencor esa será tu realidad interior.

El pensamiento es el producto de tu mente consciente que se manifiesta en la “voz” interior. Puedes dirigir voluntariamente la consciencia hacia un pensamiento u otro de forma directa o indirecta.

Haz la prueba. Piensa en un momento feliz de tu pasado reciente. ¿Lo tienes? Fíjate en como te sientes en recordarlo.

Ahora prueba con un momento triste. ¿Prefieres crear pensamientos como el primero o como el segundo? Claro que puedes. Pero tú eliges.

La Consciencia Errante  

La mayoría de gente deja fluir su mente de forma libre. De esta forma tus pensamientos son como un barco de vela que se deja llevar por el viento: puede llegar hasta una playa paradisíaca o puede acabar en una tormenta tropical. Si dejas que tus pensamientos se guíen por tus circunstancias exteriores sin ningún filtro o control tu estado dependerá de tus circunstancias externas.

Si estás deprimido/a es porque dedicas la mayor parte de tu tiempo a pensar en las cosas negativas de tu vida. Si sufres ansiedad es porque dedicas la mayor parte de tu tiempo pensando en las cosas que te producen miedo. Si centras tu atención en pensamientos negativos crearás emociones negativas como tristeza, culpa, odio, rencor, celos, envidia, desconfianza, etc.

El control de tu mente consciente está en tus manos. Reclama la propiedad de tus pensamientos. ¿Quieres ser feliz, tener más ingresos, tener una buena salud o una gran relación de pareja? Alinea tus pensamientos con tus deseos. Empieza a asumir la responsabilidad de lo que pasa en tu mente.

Digamos que quieres ganar más dinero. Pero no dejas de pensar en lo mal que te van las cosas, en la miseria que estás viviendo. Centras tu mente en el pasado. Centras tu mente en el lado negativo. Te saboteas a ti mismo/a. Eres tu mejor enemigo. Solo si concentras tu mente en lo que si quieres, podrás alcanzarlo.

¿Te estás saboteando a ti mismo/a?

Enfoca Tu Mente

Según Brian Tracy, en un estudio en que se entrevistaron 3.500 personas a lo largo de varios años a las que se les preguntó: “¿En qué piensas ahora mismo?”, de las 3.500 personas las que ganaban más dinero y eran más exitosas pensaban en lo que querían conseguir y cómo conseguirlo.

Estas personas alinean su mente con sus metas. Hazlo tú también. Para ello te propongo dos formas de conseguirlo:

1. Pensamiento Optimista

Si centras tu mente en el lado positivo de la realidad despertarás una reacción positiva en ti. Ser optimista es tan fácil como preguntarte en cada momento situación: ¿Cuál es la parte positiva de esto? ¿Qué puedo aprender de esta situación?

Si quieres empezar el día de forma positiva dedica unos minutos después de levantarte a practicar el pensamiento positivo. ¿Qué cosas que normalmente das por sentadas puedes agradecer? ¿Qué cosas vas a hacer para mejorar la vida de otras personas hoy? ¿Qué vas a hacer para hacerte feliz?

2. Céntrate En Tus Objetivos

Haz que tus pensamientos creen el estado óptimo para conseguir lo que quieres. Si te dispones a trabajar, prepara tu mente para la productividad. Si vas a relajarte busca pensamientos que te aporten paz interior.

Esto se puede aplicar a cualquier tarea o área de tu vida, por pequeña o grande que sea. Puedes centrar tus pensamientos en los objetivos respecto a tu salud, tus amistades, tu familia, tu pareja, tu ocio o tu desarrollo personal.

Primero ten claro que es lo que quieres y además, si puedes, escríbelo. Tener tus objetivos por escrito te permite leerlos en cualquier momento en que tu mente pierda su enfoque.

Un ejemplo. Estás en una fiesta. ¿Cuál es tu objetivo? Conocer gente nueva. Ahora profundiza en tu objetivo. Imagínate presentándote a distintos invitados, hablando con ellos. Imagina que hablas en un tono de voz amistoso, que tus gestos muestran cordialidad y que tu cara expresa tu deseo de hacer amistades. A través de esta visualización tu mente se alinea con tu objetivo.

Otra estrategia es leer tu lista de objetivos del día por la mañana. Empieza el día de forma productiva. Céntrate en lo más importante. Haz que tu mente vaya donde tu quieres ir.

Eres lo que piensas. Tus pensamientos crean tu realidad. Diles lo que quieres y ellos te enseñaran el camino.

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB