Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

¿Por qué necesitamos ser inteligentes a la hora de gastar?

Por Joan Lanzagorta | Publicado en Interés General | 17 de marzo, 2016

inteligentesEl dinero es un recurso escaso y la inmensa mayoría de la población siente que no le alcanza. Esto es normal y a todos nos pasa.

Desafortunadamente, hay quienes eligen sustituir esta falta de dinero con deuda. Utilizan su tarjeta de crédito, se van endeudando y tarde o temprano la realidad les alcanza: simplemente ya no pueden pagar sus deudas.

Todo por una mala administración. En mi experiencia, muchos de los problemas que afectan a nuestra economía familiar tienen que ver precisamente con la forma en que gastamos nuestro dinero. Si somos desordenados terminaremos viendo cómo a final de mes ya no tenemos para terminarlo.

Por otro lado, hay aspectos psicológicos a considerar. Muchas personas van los fines de semana a centros comerciales e invariablemente hay alguna oferta que parece valer la pena y compran sin saber si en realidad les alcanzará.

De hecho, ése es el valor de hacer un presupuesto: tener elementos para tomar una decisión de compra. Saber si tenemos para pagarlo o en su caso qué otras cosas tendríamos que sacrificar para poder obtener eso que deseamos.

La sociedad no ayuda

Estamos inmersos en una sociedad totalmente consumista. En una economía de mercado, las empresas compiten unas con otras y no son capaces de sobrevivir si no logran posicionar su producto. Esto ha acelerado el desarrollo de la mercadotecnia de una manera espeluznante.

Todos los días recibimos ofertas a través de correo electrónico, redes sociales, anuncios espectaculares, la radio, la televisión y cualquier otro medio existente. Nos bombardean todo el tiempo.

Muchas veces logran su cometido: nos hacen pensar que es una gran oportunidad, o simplemente buscan incrementar nuestro deseo de poseer algo, como un medio de posicionamiento social. Si realmente somos inteligentes, lograremos diferenciar lo que realmente necesitamos de lo que deseamos; lo que podemos pagar de lo que implicaría adquirir una deuda, la cual, aunque sea sin intereses, compromete nuestros ingresos futuros.

La importancia de gastar de manera inteligente

Ante todo ello, hoy más que nunca es importante aprender a gastar nuestro dinero de manera inteligente. Es decir, lograr un control de nuestro dinero. En nuestras manos está su destino, nosotros decidimos en qué lo queremos gastar.

Hacer un presupuesto es precisamente eso: es darle órdenes a nuestro dinero, dirigirlo a diferentes categorías de gasto según nuestras necesidades. Contrario a lo que muchas veces se piensa, un presupuesto no es algo que nos restringe. No.

Un presupuesto lo que hace es darnos libertad de nosotros decidir cómo queremos gastar el dinero qué tanto trabajo nos cuesta ganar, y asignarlo de acuerdo con nuestras prioridades.

Por el contrario, no hacer un presupuesto, o gastar de más sin pensarlo bien, al final lo que hace es amarrarnos, porque las deudas hay que pagarlas y nos quitan dinero para otras cosas. Nos hacen esclavos de alguien más.

Si hemos perdido el control, es hora de recuperarlo.

¿Cómo gastar de forma inteligente?

No tiene mayor ciencia; y no, no significa ir de tienda en tienda para comparar precios y ni ir buscando la mejor oferta. No requiere que invirtamos tiempo en buscar cupones de descuento ni nada por el estilo.

Se trata de tener un orden, tener muy claras nuestras prioridades en la vida y asignar nuestro gasto de acuerdo con ellas.

Fuente: eleconomista

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB