Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Por qué el verdadero riesgo en invertir, está en la ignorancia

Publicado en Educación Financiera | 3 de octubre, 2014

Kim KiyosakiPor Kim Kiyosaki

¿Qué tan riesgosas son las inversiones grandes?

Karen y yo somos amigas desde hace muchos años. Un día me llamó y me contó sobre una inversión que estaba considerando. Iba a invertir 50.000 dólares, que era más o menos todo el dinero que había ahorrado con los años.

“Mis dos amigos en California me llamaron hace unos días, y están muy entusiasmados con esta nueva inversión en la que acaban de entrar. Me dijeron que me garantizaban obtener el 100 por ciento de mi dinero dentro de los primeros seis meses. Dijeron que sus amigos están en ella y algunas celebridades también, y que tengo que decidirme rápidamente, ya que sólo estará disponible hasta el final de esta semana”.

Nada está garantizado

La palabra “garantizado” era una bandera roja para mí, al igual que “obtener el 100 por ciento de mi dinero dentro de los primeros seis meses.” Definitivamente sonaba como un negocio que era demasiado bueno para ser verdad.

Le pregunté a Karen, “¿En qué específicamente están invirtiendo estas personas, y cómo pueden garantizarte un retorno del 100 por ciento en seis meses?”

Me dijo que no lo sabía, pero lo averiguaría. Le supliqué que no siguiera adelante hasta que tuviera las respuestas a esas preguntas. Además, no me gusta la presión de tener que tomar una decisión tan grande con tanta rapidez.

Al final de la semana, Karen me llamó y me dijo que no iba a seguir adelante con esa inversión. Me sentí aliviada y le sugerí algunas otras posibles inversiones para que investigue.

Una decisión sin educación

Cinco meses más tarde, recibí un correo electrónico de Karen que decía:

“No te lo dije. Después de decirles a mis amigos que no iba a invertir, regresaron una semana después y me dijeron: ‘Tienes tanta suerte. Tienes otra oportunidad. Han ampliado el plazo por una semana más. Todavía puedes entrar en el negocio. Realmente creo que deberías hacerlo.’ La presión del grupo me alcanzó, así que invertí mis $50.000. Hoy, cinco meses más tarde, mi dinero desapareció. Todo fue una estafa. Lo perdí todo.”

Yo estaba en el extranjero en ese momento. Si hubiera estado en casa, hubiera ido hasta su casa, la hubiera agarrado, desconectado su teléfono, encerrado en su habitación, y no dejado salir hasta que esté convencida de que un gramo o más de sentido común haya fluido en ella.

Me quedé asombrada y hasta furiosa con ella. Ella lo sabía. Dejó que sus emociones y amistades personales decidieran por ella. Tampoco hizo lo que sabía que tenía que hacer para comprobar esa inversión. Quería tanto que la inversión fuera verdad que puso su buen juicio a un lado y tiró los dados.

La moraleja de esta historia es: Con poco o ningún conocimiento financiero, un negocio que parece demasiado bueno para ser verdad… lo es. Cuanto menor sea tu educación financiera, mayor será tu riesgo.

¿Estás educado o no?

Te ha preguntado alguna vez un planificador financiero o corredor de bolsa, “¿Con qué nivel de riesgo estás cómodo? ¿Eres conservador o agresivo con tus inversiones?”

Esa no es la pregunta correcta. El planificador financiero debería preguntar, “¿Estás educado o no, cuando se trata de tus inversiones?”

Verás, la sabiduría convencional de la mayoría de los planificadores financieros es: “Cuanto mayor sea el rendimiento, mayor será el riesgo.” Esto simplemente no es verdad.

Lo que es verdad, es, “Cuanto menor sea tu inteligencia financiera, mayor será el riesgo”, y, “Cuanto mayor sea tu inteligencia financiera, menor será el riesgo.”

Rendimientos más altos no significan un riesgo más alto

El error que muchas personas cometen es que piensan que una inversión es arriesgada. No es la inversión la que es arriesgada. Es el inversionista. Piensa en ello. Una inversión es una inversión; ya sea un negocio, una propiedad, una acción, o un comodity. Eres tú, el inversionista, quien determina si una inversión específica es una buena inversión o una mala inversión para ti.

No todas las inversiones que elijas serán una buena inversión. Ningún inversor cuenta con el record del 100 por ciento a la hora de seleccionar a los ganadores. Sin embargo, cuanto más conocimientos y experiencia tengas, mejores probabilidades tendrás.

Publicado originalmente en RichDad.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Comentarios

  1. 1 3/10/2014 - Negocio Redondo:

    Por eso educarse primeramente porque No es la inversión la que es arriesgada. Es el inversionista.

    Buena anéctoda compartida, muchas gracias 😀

Subir »
FB