Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Pixar o cómo evitar que el éxito mate la creatividad

Por Angélica Pineda | Publicado en Negocios | 13 de Junio, 2017

creatividad“Da una buena idea a un equipo mediocre y la estropeará. Da una idea mediocre a un gran equipo y, o bien la mejorará o encontrará una mejor. Si cuentas con un equipo adecuado es probable que utilice bien las ideas”

Es la primera gran lección que comparte Ed Catmull, presidente de Pixar Animation y Disney Animation en su libro “Creatividad, S.A. Cómo llevar la inspiración hasta el infinito y más allá”.

Catmull hurga en su propia historia para compartir con el lector las lecciones de liderazgo que aprendió de dos titanes de la industria del cine y de la informática: George Lucas y Steve Jobs. El libro es también una oportunidad de conocer un capítulo de la industria cinematográfica: la animación digital que, en el caso del autor, vio la luz en noviembre de 1995 con Toy Story.

No obstante, el objetivo principal de Catmull con este libro es aún mayor: su misión es compartir con el lector cómo hacer para que el éxito no mate la creatividad en un grupo de gran talento, como estaba sucediendo en Pixar, una vez que Buzz Lightyear y Woody les concedieron una buena salud financiera.

Catmull, cuyos ídolos de la infancia eran Walt Disney y Albert Einstein se graduó de la Universidad de Utah con dos carreras: Física e Informática. En 1969, poco tiempo después de matricularse conoció a Ivan Sutherland, un pionero de los gráficos por ordenador y éste lo atrajo hacia el mundo de la animación. En 1973, Catmull estrenó su primero cortometraje, Hand, hecho con un programa en 3D, elaborado por él.

El 25 de mayo de 1977 se estrenó La Guerra de las Galaxias, lo que cambió a la industria del cine y lo que llevó a Catmull a trabajar con George Lucas. Fue también donde nació Pixar. Ahí aprendió que no basta con que los directivos tengan buenas ideas, deben ser capaces de generar un sentimiento de aceptación de esas ideas entre las personas que se encargarán de utilizarlas.

Lucas, cuenta el autor, pensaba en el largo plazo, idealizaba no el destino, sino el proceso de llegar a él. “Creía en el futuro y en su capacidad de moldearlo”. Pero el divorcio de éste dio un duro golpe a Lucasfilm y a Pixar, que luego de un primer encuentro desafortunado, quedó en manos de Steve Jobs.

“Cuando firmamos, Steve nos llevó a Alvy (Ray Smith) y a mí a un lado, nos rodeó con sus brazos y dijo: ‘Pase lo que pase debemos ser leales entre nosotros’”. Al menos tres veces Steve Jobs trató de vender Pixar a la que había inyectado 54 millones de dólares de su bolsillo y ni así parecía despegar. El éxito de Toy Story y la visión de negocios de Jobs, dio sostenibilidad financiera a la empresa que, por primera vez desde su creación, tenía segura la nómina de sus empleados.

Habían pasado 20 años desde la creación de Pixar en Lucasfilms, en ese tiempo Catmull creó herramientas tecnológicas, ayudó a fundar una empresa y trabajó duro para mantenerla a flote. Una vez cumplido ese propósito, el CEO estaba desmotivado.

Pronto, Catmull descubrió algo que podría destruir a Pixar. Durante cinco años se había trabajado duro para hacer historia con Toy Story, pero lo bueno ocultaba algo malo: el miedo a hablar. “Comprendí que ese tipo de cosas que se dejan sin resolver, podrían enconarse y destruir Pixar”.

Ese fue el siguiente gran objetivo del fundador y CEO de Pixar. Cómo lo logró y qué errores cometió en el camino, es lo que nos comparte en su libro.

Cinco ideas para gestionar la cultura creativa, según Catmull

1. Si se dice más la verdad en los pasillos que en las reuniones, tienes un problema.

2. Transmitir el mensaje de que minimizas los problemas te hace ver como un mentiroso. Compartirlos hace sentir a los empleados parte de la empresa.

3. La tarea del jefe no es impedir los riesgos, sino hacer que la gente se atreva a asumirlos.

4. La estructura de comunicación de la empresa no debe reflejar la estructura organizativa. Todo el mundo debe poder hablar con todo el mundo.

5. No haga que la estabilidad sea una meta. El equilibrio es más importante que la estabilidad.

Fuente: elempresario

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB