Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Píntele un elefante

Publicado en Negocios | 4 de Agosto, 2010

Dale Carnegie dice que no hay sonido más dulce para una persona, que escuchar que le llamen por su nombre. Es por esto que desde hace un tiempo me he hecho el firme propósito de aprenderme los nombres de mis alumnos. Sería una tarea sencilla, de no ser por dos factores, mi terrible mala memoria y el hecho de que sean 35 alumnos. Aún así, con mucho esfuerzo, siempre me los aprendo.

Como estrategia para  facilitar este esfuerzo sobrehumano (para mi, desde luego), este módulo les preparé a cada alumno, un rótulo de cartón, adornado con un mensaje motivador. Lleve una caja de “crayolas” y “tape”. Así, luego de explicarles las instrucciones, cada alumno escribió su nombre y se lo pegó en la camisa. Eso era todo lo que había que hacer.

Durante el segundo día de clases, mientras estaba inspirada explicando los factores por los cuales fracasan los aspirantes a empresarios, algo llamó mi atención, tuve que parar el desarrollo del tema y verificar lo que me pareció ver. La alumna, Temis, además de escribir su nombre, decoró su rótulo con un lindo elefante, algunas florecitas y un collage de colores (pueden ver el dibujo).  En una clase de 35 alumnos, ¿cuál nombre creen que fue el primero que me aprendí? claro, el de Temis, y no solo eso, hasta el momento, es el único que sé.

Lo mismo pasa en el mercado de productos y servicios. Imagínese usted en medio de la larga fila de anaqueles de supermercado, buscando un paquete de comida para perros, una sopa deshidrata, un betún de zapatos o cualquier otra cosa. ¿Cuántos hay de cada uno, cuál es el que me conviene y cómo los distingo?

Igual sucede en el mercado de servicios, si deseo comprar un paquete turístico, me voy a la guía telefónica y zas… aparecen 25 nombres de operadoras turísticas. Entonces, ¿cuál selecciono?

Y esta es la parte complicada para el empresario, tratar de lograr que su producto se distinga. Tratar de “dibujarle un elefante”. Algo que logre que el cliente pare lo que estaba haciendo y se dirija a buscar ese producto, porque sabe que tiene algo especial, que nadie más tiene.

Piensa, piensa, piensa.

  • ¿Qué hace falta en el mercado?
  • ¿Qué combinación con otros productos puede hacer que el mío sea más interesante?
  • ¿Cómo lo simplifico?
  • ¿Cómo lo hago más accesible al cliente?
  • ¿Qué es lo que el cliente está esperando y nadie le ha podido dar?
  • ¿Cómo puedo mejorar o modernizar un producto tradicional?

El  punto es ser creativos y hacer propuestas innovadoras. Desde luego, el camino de la innovación requiere más trabajo, pero al final, la recompensa es mayor.

Al principio cuesta posicionar la idea, porque somos reacios al cambio. Pero porqué mejor no vemos unos ejemplos reales, déjame mencionar tres:

  • La Apple salvó su empresa gracias a la innovación constante. Comenzaron reinventando las computadoras personales con diseños atractivos, software más amigable e innovación en todo aspecto. Luego vino el Ipod, después de muchos años con el walkman,  ya era urgente un cambio. El Iphone no se dejo esperar;  y ahora tenemos la novedosa Ipad que amenaza con alborotar la industria de la notebook. Parece que no se cansan de revolucionar el mercado con sus “I”algo. http://www.apple.com
  • ¿Qué más tradicional que un circo? No se me ocurre un servicio más complicado, difícil de modernizar, hacer atractivo y hasta adictivo. Quizás podríamos consultarle al canadiense Guy Laliberté si su fabulosa locura no es un éxito millonario y adictivo para conocedores del “show Business”. El Cirque Du Soleil  ha ganado millones, tiene shows permanentes en las principales ciudades de Estados Unidos, fabulosas giras mundiales, sus espectáculos han sido televisados en programas especiales y desde luego, ha generado millones de millones en ganancias. http://www.cirquedusoleil.com
  • La locura de las sandalias de hule… Ir a trabajar de sandalias, ¿porqué no?, ¡Yo misma lo hago  con mis fabulosos Crocs Olivia! Por favor, no piensen mal de mí, soy maestra, paso parada mucho tiempo, me duelen los pies y qué mejor que mis comodísimos y elegantes Crocs. Si puedes convertir unas tradicionales sandalias en un accesorio de belleza, eso sí se puede considerar un hit. http://www.crocs.com/

Entonces, qué te detiene, comienza a  pensar cómo pintarle un elefante a tu producto.

Fuente: jessycalderon.wordpress.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Comentarios

  1. 1 25/08/2010 - maria de los santos:

    me parece muy interesante esta pagina pues no habia encontrado algo tan especial.

Subir »
FB