Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Para triunfar, practica el “arte de la incomodidad”

Por Francisco Alcaide Hernandez | Publicado en Interés General | 13 de junio, 2016

incomodidadTodo el mundo y con frecuencia repite la misma frase: «Todo lo que quieres está más allá de tu zona de confort»; o también: «La zona de confort es un hermoso lugar pero nada crece allí».

Y es que sabemos que crecimiento personal y comodidad son incompatibles. Sabes que estás avanzando en la vida cuando estás incómodo. Si tu vida es demasiado cómoda, probablemente es porque estás estancado.

Normalmente lo que más miedo nos da hacer es lo que más necesitamos hacer. Las acciones importantes en la vida nunca son cómodas. Para triunfar, hay que practicar el ‘arte de la incomodidad’ porque existe siempre una tendencia natural en el ser humano a hacer lo más cómodo y fácil.

T. Harv Ecker, uno de los personajes incluidos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 9ª edición), dice:

«¡La comodidad mata! Si tu objetivo en la vida es estar cómodo, te garantizo dos cosas: primero, jamás serás rico; segundo, jamás serás feliz. La felicidad no proviene de vivir una vida cómoda preguntándote que podía haber sido. La felicidad viene como consecuencia de vivir de acuerdo a nuestro máximo potencial»

La experiencia dice que la gente sabiendo lo que tiene que hacer –salir de la zona de confort– no lo hace, le cuesta. Todo el mundo le gustaría atreverse, desafiar su comodidad, pero luego poca gente lo hace. La pregunta es la siguiente: ¿qué podemos hacer al respecto?

Mi recomendación es la siguiente:

Practicar la incomodidad en las pequeñas cosas, te hará más fácil practicar la incomodidad en los grandes retos

El problema, a menudo, es que queremos ‘mucho’ en ‘poco’ tiempo. Por eso, todas las personas y todos los días (semanas) nos deberíamos poner ‘retos anticomodidad’. De lo que se trata es de hacer de la ‘incomodidad’ un hábito, porque eso es precisamente nuestra vida, una serie de hábitos, comportamientos automatizados producto de la repetición.

Si conseguimos que la ‘incomodidad’ pase a formar parte de nuestra vida –sentirse cómodo en la incomodidad–, luego las cosas nos costarán mucho menos. Se trata de acondicionarte a ese estado. Cuanto más ensanches tu zona de comodidad mayores retos, desafíos y responsabilidades podrás asumir.

En Tu futuro es HOY (Alienta, 2ª edición), recogemos algunas estrategias ‘anticomodidad’ para incorporarlas a nuestra vida diaria. Por ejemplo:

1. Habla diariamente con uno o varios desconocidos: en la calle, en un bar con el camarero, en una tienda con la dependienta o paseando a tu perro por el parque.

2. Cambia el recorrido de vuelta a casa, ya sea andando o en coche.

3. Acude a eventos donde no conozcas a nadie.

4. Apúntate a alguna actividad totalmente desconocida para ti: baile, chino, cocina, teatro.

5. Varía de hotel y de modo de transporte cuando viajes. No repitas siempre.

6. Cambia los restaurantes a los que acudes habitualmente.

7. Prueba otro tipo de comidas: tailandesa, turca, china, italiana.

8. Acude a sitios frecuentados por personas diferentes a tu estilo de vida: bohemios, directivos, rockeros, pijos, jóvenes.

9. Provoca encuentros con personas de otras culturas: anglosajonas, asiáticas o latinas, por ejemplo.

10. Practica la queja cuando corresponda, no te calles para eludir el conflicto, ya sea en un restaurante, en un hotel, en una tienda de ropa: ¿Comida fría? ¿Retrasos en las entregas?

11. Viaja todo lo que puedas, y a poder ser, a países de contraste cultural.

12. Realiza cosas que no domines como experto –¿hablar inglés?– para exponerte al ridículo de manera natural.

13. Provoca conversaciones sobre temas polémicos –política, sexo, religión– para defender tu postura sin arrugarte ni ceder (pero siempre con educación y respeto).

14. Habla en público siempre que puedas.

15. Ponte en primera fila siempre que vayas a un evento (verás que siempre están vacías esas butacas).

16. Cómete la última loncha de jamón del plato o el último pastel de la bandeja (sin remordimientos).

17. Empieza a aguantar las miradas… sobre todo con personas de autoridad, desconocidos o del sexo que te guste.

18. En lugar de que sean los demás los que propongan, sé tú el que proponga dónde comer, cenar, qué película ir a ver o a qué lugar ir de viaje.

19. A la hora de vestir, busca que alguna de tus prendas sean algo más llamativas, en colores, formas o lo que sea. Que se fijen en ti cuando te vean.

20. De vez cuando di ‘NO’: no a propuestas, no a salidas, no a planes…

Y una de regalo:

21. Haz algunas llamadas telefónicas que hayas estado eludiendo… Y es que como dice Tim Ferriss, autor de La semana laboral de 4 horas:

«El éxito de una persona en la vida se mide por la cantidad
de conversaciones incómodas que está dispuesto a mantener»

Si algunas de estas acciones las repites con frecuencia, poco a poco se irán convirtiendo en hábitos y los hábitos forman el carácter. Cuando llegue el momento de abordar desafíos más grandes, hacerlo te será más fácil, de otro modo es común ser presa del miedo.

Fuente: franciscoalcaide

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB