Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Robert KiyosakiUna de las cosas más importantes que necesitas saber para tener éxito financiero, es leer una Declaración de Ingresos y una Hoja de Balance.

01

Pero aún más importante es entender la relación entre ellas.

Muchas personas aprenden en clases de contabilidad cómo leer una Declaración de Ingresos y una Hoja de balance por separado. Sin embargo, siempre me pareció fascinante que estas clases no enseñen por qué un documento es importante para el otro o cómo uno afecta al otro.

Mi padre rico, sin embargo, consideraba que la relación entre las dos lo es todo. “¿Cómo podrías entender uno sin el otro? ¿Cómo puedes saber si algo es un activo o pasivo sin la columna de ingresos o la columna de gastos?,” Preguntó.

Para mi padre rico, entender la relación entre las dos te permitía ver fácilmente la dirección de tu flujo de dinero para fácilmente determinar si algo estaba ganando dinero o no.

Si algo estaba ganando dinero, entonces era un activo. Si no, era un pasivo.

“Sólo porque algo aparezca en la columna de activos no significa que sea un activo,” decía padre rico. “La razón por la que las personas sufren financieramente es porque compran pasivos y las anotan en su columna de activos.”

Las palabras mágicas son Flujo de Dinero

Para padre rico, las palabras más importantes en los negocios y las inversiones eran Flujo de Dinero. Él decía: “Al igual que un pescador debe observar la bajada y el reflujo de las mareas, un inversor y empresario debe ser muy consciente de los cambios sutiles en su flujo de dinero. Las Personas y las empresas tienen problemas financieros porque tienen muy poco control de su flujo de dinero.”

KISS (Mantenlo súper simple)

Una de las mejores habilidades de mi padre rico era tomar las cosas complejas y hacerlas súper simples. Era una de sus reglas para invertir: Mantenlo Súper Simple (KISS por sus siglas en inglés). Tenía una manera de tomar temas financieros complejos y hacerlos lo suficientemente simples como para que incluso un niño de nueve años lo pudiera entender.

Lo sé porque cuando tenía nueve años, padre rico usó los siguientes diagramas sencillos para enseñarme la relación entre la declaración de ingresos y la hoja de balance. Y aún las uso hoy en día.

Si puedes entender los siguientes diagramas, tendrás más probabilidades de adquirir una gran riqueza.

Los patrones del flujo del dinero

Un activo es algo que pone dinero en tus bolsillos. Es así de simple. Este es el patrón del flujo de dinero de un activo:

02

Un pasivo es algo que saca dinero de tus bolsillos. Este es el patrón del flujo de dinero de un pasivo:

03

Donde todo se hace confuso

Padre rico señaló que la confusión aparece para muchos porque los métodos aceptados de contabilidad permiten que uno incluya ambos, activos y pasivos, en la columna de activos.

Para explicarme esto, otra vez dibujó un diagrama simple:

04

“Es por eso que las cosas se ponen confusas,” decía padre rico. “En este diagrama, tenemos una casa de $100,000 donde alguien puso $20.000 en efectivo como entrada y obtuvo una hipoteca de $80.000. ¿Cómo sabes si esta casa es un activo o un pasivo? ¿La casa es un activo sólo porque aparezca en la columna de activos?”

La respuesta por supuesto es no. Para estar seguro, necesitas mirar tu declaración de ingresos para ver si se trata de un activo o un pasivo.

La casa como un pasivo

Para ilustrar esto, padre rico dibujó este diagrama:

05

“Esta es una casa que es un pasivo,” dijo padre rico. “Puedes llamarlo pasivo porque todos sus ítems están bajo la columna de gastos. No hay ninguna en la columna de ingresos.

La casa como un activo

Padre rico, entonces, añadió al diagrama una línea que decía “ingresos por alquiler” e “ingreso neto por alquiler,” la palabra clave aquí es “neto.” Esa adición a la declaración de ingresos cambiaba la casa de pasivo a activo.

06

Muy simple, padre rico explicó, si la renta por el alquiler de la casa, menos los gastos de la casa, da un ingreso por alquiler neto positivo, la casa es un activo. Si no, es un pasivo.

Estas lecciones simples son profundas. Y son la base para construir toda gran riqueza. Entender la relación entre la declaración de ingresos y la hoja de balance te permite comprender rápidamente si una inversión es un activo o un pasivo, y este conocimiento te permitirá hacer la inversión correcta cada vez que aparezca una oortunidad.

tiempoCuando usted reconoce la importancia del dinero en su vida, sabe que éste le permite no sólo mejorar su calidad de vida, sino también acceder a ciertas condiciones de forma mucho más sencilla y dejar de lado preocupaciones.

Pero para eso, tiene que tener claras dos cosas: para qué lo quiere y cómo lo va a conseguir.

Por supuesto, la primera pregunta puede ser la más fácil de responder. Mientras que la segunda requiere de sentarse más detenidamente a pensar si lo más conveniente es empezar a recortar ciertos gastos, ahorrar más dinero o considerar una segunda fuente de ingresos, además de la de su trabajo, que le permita hacer realidad ese sueño de tener el dinero suficiente para hacer realidad sus sueños.

De cierta forma, es fácil considerar recortar gastos, dejando de salir los fines de semana o disminuyendo la cantidad de cafés al mes; ahorrar, puede resultar un poco más complicado, en tanto que implica tomar un dinero del que llega para no usarlo. Pero buscar otra fuente de ingresos es lo más complicado y es aquí en donde la mayoría de personas empiezan a “desertar” y abandonar el propósito, ¿por qué?

Bien, curiosamente la mayoría de personas responden, como excusa, “porque no tengo tiempo”. Entonces, uno les pregunta que por qué dicen eso y se refugian en que su trabajo es muy demandante, que ya nada más la jornada que manejan de 8 am a 5 pm es complicada, a lo que se suman los deberes de la casa, los hijos o los compromisos académicos que se tengan… mientras los fines de semana son los únicos días que se puede descansar o visitar a la familia, etc., etc., etc.

Entonces, querido lector, si usted no hace dinero, queremos decirle que la culpa es única y exclusivamente suya. Ya lo dice Bill Gates con uno de sus más famosos dichos: “no es tu culpa nacer pobre, pero sí lo es, morir pobre.”

Ahora, si cree que con esto lo estamos regañando, sintió un balde de agua fría y en serio quiere ponerse las pilas, considere las recomendaciones que aquí le damos.

Manos a la obra

Lo primero es eliminar esa excusa de su cabeza y de verdad asumir la actitud y responsabilidad sobre su vida financiera.

Le recordamos que un día tiene 24 horas, de las cuales es recomendable dormir siete, mientras que usted trabaja durante ocho. Eso le deja libres aún unas nueve, de las cuales dos o tres podrían gastarse en términos de desplazamientos de un lugar a otro. Aun así, le quedan siete o seis, ¿en qué las usa?

Ahora que es un poco más consciente de esto, le contamos que sólo necesitará de dos horas, en adelante, si su interés es empezar a hacer más dinero. Esto dependerá de sus estudios, intereses y de las oportunidades que quiera abrirse en su día a día.

Por eso, lo segundo que debe hacer es empezar a establecer un horario y tomar la situación en serio: tal como cuando le tocaba ir al colegio, disponga día a día de una hora específica en la que usted se dedicará a esa segunda fuente de ingresos, sea a desarrollarla o sea para pensarla. Para ello, coloque una alarma que le notifique día a día.

Y no se quede solo con esta opción. Debe tratarse de un momento en el que nada más ocupe su atención. Si lo invitan a tomar una cerveza, a cine o se le presenta alguna situación, respete ese horario como si se tratara de algo “sagrado” o inaplazable, que no puede modificar, pues solamente con disciplina es que usted empezará a cambiar la mentalidad de pobre que puede estarle evitando crecer.

Lo tercero es que no espere “el momento adecuado para empezar”. He ahí otra de esas excusas que usted mismo se inventa y con la que usted mismo se detiene. Empiece hoy, cuando termine de leer esta nota. Y aunque no tenga pensado en qué, genere el hábito de usar ese tiempo así sea para pensar en qué hacer dinero. Recuerde que se necesita de hacer algo durante tres semanas seguidas, todos los días, para generar un hábito.

Finalmente, el último paso es considerar esas opciones que no le requieren mucho tiempo, para hacer negocios o vender sus habilidades. Entre las típicas, le tenemos: venta por catálogos, enseñar alguna habilidad (musical, asesorar tareas o ser el asesor financiero de alguien), aprovechar su carro para transportar, transcribir documentos o digitalizarlos… hasta cosas más sencillas y básicas como responder encuestas o tomar fotografías aficionadas.

Lo importante es que sea bastante creativo y disfrute de esa actividad adicional. Eso sí, le advertimos que no espere tener un negocio de millones, pero al menos sí de algo que le ayude con lo básico de su día a día. Una cosa es tener una fuente de ingresos alterna y otra, muy distinta, invertir.

Así que cuando sienta que “ya tiene cancha” en esa actividad distinta, deberá considerar cómo poner a producir ese dinero.

Vivir MejorPor lo general, ponerse emocional es un mal movimiento. Mostrar demasiada emoción a menudo es visto como poco profesional, altera el aire de tranquila racionalidad el cual se supone debe reinar en la mayoría de los lugares de trabajo.

Pero tratar de dominar nuestras emociones en entornos profesionales no siempre es la mejor idea. Pregúntale a cualquiera que haya trabajado en uno, y es probable que te diga que las oficinas no son lugares exclusivamente (o incluso por lo general) regidos por la lógica.

Probablemente tampoco lo serían si pudieran. Nuestros sentimientos juegan un papel importante en la resolución de problemas, la motivación, y otras funciones cognitivas esenciales que utilizamos en el trabajo.

Así que la pregunta no debería ser sobre cómo suprimir nuestras emociones, sino cómo las canalizamos en formas productivas.

La conexión cuerpo-mente

Puede que no creas estar utilizando los sistemas complejos e interconectados que enlazan tu cuerpo con tu cerebro mientras estás en el trabajo, sobre todo si tu trabajo consiste en sentarte delante de una pantalla y pensar en problemas analíticos o creativos. Pero las emociones no son cosas abstractas separadas de la realidad física; son parte importante de cómo funcionamos como seres biológicos.

La sensación de satisfacción que sentimos al completar una tarea, por ejemplo, es causada por una liberación de dopamina, entre otras sustancias neuroquímicas. Hazlo bien, y tu cerebro te recompensará con esa explosión química. Por otro lado, la depresión clínica se relaciona con una escasez de dopamina, así como de otros dos neurotransmisores, la serotonina y la norepinefrina.

No abordar las emociones negativas adecuadamente puede dañar a largo plazo tu cerebro, al matar tu suministro de estas sustancias químicas vitales. En forma más leve, suprimir las emociones negativas puede socavar tu motivación. Y en forma más extrema, puede hacer que te sea imposible poder trabajar.

Domínate a ti mismo, no sólo a tus emociones

En su libro The Fifth Discipline Fieldbook (1994), un grupo de escritores y editores dirigidos por el científico de sistemas y gurú de administración Peter Senge trató de abordar este problema de frente. La esencia de su enfoque recomendado era de desechar muchos conceptos tradicionales sobre el control emocional.

Cuando hablamos de dominar nuestras emociones, a menudo nos referimos a controlarlos y mantenerlos bajo control. Pero para Senge y su equipo de investigadores, dominar tenía un significado diferente. En su lugar, se trataba de reconocerlos, explorarlos y comprenderlos.

Debemos tomarnos un momento de tranquilidad para ver cómo nos sentimos en lugar de huir de ellos y dejar que nos embosquen más tarde. En cualquier situación que enfrentemos, según este argumento, debemos tener en cuenta no sólo nuestros pensamientos sobre él, sino también nuestros sentimientos.

El dominio personal no se trata entonces de controlar tus sentimientos, sino trabajar con ellos productivamente. Eso significa aprender a comprender y respetar lo que tu bioquímica está tratando de decirte.

Tal vez una idea te esté incomodando pero no puedes encontrar una razón racional de por qué. En ese caso, lo más probable es que tu sistema de respuesta emocional haya detectado algo que tu mente racional y consciente haya pasado por alto. Explora ese sentimiento, hazlo profundamente, y puede que encuentres un problema y su solución que de otro modo habrías pasado por alto.

Motivación real

Muchos esfuerzos para motivar a los empleados dependen de compensaciones y reconocimientos por su buen desempeño, y la amenaza de consecuencias negativas por malos resultados. Pero desde este punto de vista de dominio emocional, el trabajo tiene que ser gratificante en sí mismo, una noción que investigaciones posteriores han reivindicado en gran medida.

Y, en efecto, ese enfoque tiene sentido una vez que consideramos la bioquímica detrás de las recompensas. La dopamina que obtenemos al completar con éxito una tarea se hace más débil cada vez que la experimentamos a menos que la recompensa sea mayor.

Los empleados a los que se les hace sentir satisfechos por recompensas externas necesitarán que se les den más dinero y más alabanzas para que puedan seguir rindiendo al mismo nivel. A los que son motivados por la satisfacción del trabajo en si,  por el contrario, querrán tareas más difíciles y mayores logros. Los primeros toman recursos de la empresa, mientras que los segundos lo llevan más cerca de alcanzar sus objetivos.

20 años después, The Fifth Discipline Handbook  sigue teniendo lecciones valiosas. Cuando se combinan con nuestra creciente comprensión de la neurociencia, puede y debe transformar la forma en que abordamos las emociones, permitiendo que nosotros las usemos en el trabajo en lugar de reprimirlas y pagar el precio por ello.

Richard BransonCuando Sir Richard Branson era niño, cada vez que decía algo desagradable acerca de cualquier otra persona, sus padres lo mandaban a su habitación para que se mirara en el espejo.

Tenía que mirar su reflejo mientras pensaba en lo que había dicho.

La intención de sus padres era tratar de hacerle comprender que el ser ruin o negativo sobre otras personas era desagradable y se reflejaba negativamente en él.

La lección tuvo efecto.

“Mirarme en el espejo durante cinco minutos no era muy divertido, así que dejé de criticar a la gente”, dice.

Incluso una vez que creció para convertirse en el fundador de Virgin Group -que ha pasado de ser una compañía discográfica hasta tener negocios en telecomunicaciones, turismo y servicios financieros- mantuvo esa costumbre.

Branson está convencido de que es el consejo más importante que le han dado en toda su vida.

“Si escucho a gente chismoseando, me voy. Como líder, uno tiene que buscar lo mejor de las personas y eso es muy, muy importante“.

“Hay que dejar que las personas hagan lo que saben hacer, no hay que criticarlos cuando cometen errores y hay que elogiarlos cuando hacen cosas buenas”, dice.

Modelo pasado de moda

Puede parecer sorprendente que alguien pudiera convertirse en uno de los más conocidos y más ricos empresarios del Reino Unido, creando una empresa multimillonaria, sin criticar a su personal.

Sin embargo, mientras que la imagen estereotipada de un macho alfa, todopoderoso y dominante a cargo de una empresa persiste, en muchos casos ya es anticuada.

La crisis financiera, en particular, forzó un replanteamiento generalizado de cómo ejecutar un negocio y los días del jefe todopoderoso pueden estar llegando a su fin.

No criticar es sólo un elemento de un enfoque menos jerárquico para ser el jefe.

El entrenador de jefes ejecutivos Steve Tappin señala que la presión de tener el puesto más alto significa que es más fácil para los directores ejecutivos “caer en la trampa” de tratar de ser un superhéroe, pretender que se sabe todo y de no estar dispuestos a admitir cualquier falla.

“Los mejores ejecutivos no son así. Ellos saben que los grandes líderes son grandes aprendices“, asegura.

La manera de comportarse

Andrew Penn, presidente ejecutivo de la gigante de las telecomunicaciones australiana Telstra, ha sido el jefe de la firma por menos de un año y, a pesar de haber estado previamente en el timón de otra gran empresa, dice que es imposible saber todas las respuestas.

“Los días del presidente ejecutivo estrella ya pasaron. Ahora es un miembro del equipo y todo se trata de conformar un equipo capaz”, apunta.

Sin embargo, indica, como la persona a cargo oficialmente, es importante tener suficiente confianza en sí mismo como para dirigir la empresa de acuerdo con sus propias convicciones.

Por supuesto, las cosas no siempre resultan como se planeó.

De hecho, Penn dice que ha cometido tantos errores que es imposible mencionarlos a todos, pero agrega que ayuda a acumular valiosa experiencia y que aprendió mucho de ellos.

Al final lo que la gente recuerda no es tanto lo que hizo el jefe y sino cómo se comportó, señala:

“Cuando uno está pasando por situaciones difíciles, la manera en que se comporta a lo largo del proceso es muy importante. En última instancia lo que la gente recordará más que nada es la forma en que actuó como líder”.

samuraiLos responsables de liderar a otros profesionales y lograr el éxito en los negocios, deben aprender del ejemplo de Miyamoto Musashi, un samurái cuyas lecciones en el campo de batalla pueden llevarse a la vida empresarial, según la web Pymex.

En el Siglo XVII, los mitos comenzaron a crearse sobre la vida de este samurái, que vivió en el Japón medieval y luego de morir se convirtió en una leyenda de habilidades sobrenaturales con la espada. Este famoso guerrero es conocido, entre otras cosas, por haber permanecido invicto tras batirse en más de 60 duelos.

Pero además de ser un maestro de la espada, Musashi también fue poeta, artista y filósofo.

Sus habilidades fueron tan variadas que cerca del final de su vida, a petición de sus discípulos, escribió un libro describiendo las cualidades ideales de un samurái para ser el mejor guerrero posible.

Se trata de El Libro de los Cinco Anillos, un manuscrito de artes marciales cuyas lecciones sirven para todos los ámbitos de la vida, incluyendo los negocios. Se divide en cinco capítulos basados en los cinco elementos del budismo japonés: tierra, agua, fuego, viento y el vacío.

De estos capítulos surgen las siguientes cinco lecciones:

1. Tierra

Así como el samurái debe tener un riguroso conocimiento de la esgrima, pararse con firmeza y mantener el equilibrio, también se debe tener una sólida comprensión de la industria en la cual invertir, una visión clara de futuro, una estrategia bien definida y una personalidad bien formada para hacer frente al estrés y la incertidumbre.

2. Agua

El guerrero debe ser capaz de manejar su espada de manera fluida, imponiendo así su propio ritmo en el combate, al tiempo que interrumpe el de su oponente.

Para los negocios, se debe tener la capacidad de pensar con fluidez y flexibilidad, con el fin de ver los problemas desde distintos puntos de vista y reformular el propio conocimiento de la industria, para evaluar nuevas oportunidades y amenazas.

3. Fuego

La fiereza en cada desplazamiento y ataque del samurái es clave para crear oportunidades y aprovecharlas debidamente, por lo que todo emprendedor debe ser capaz de procesar nueva información rápidamente y actuar decididamente, a fin de aprovechar valiosas oportunidades antes que sus competidores.

4. Viento

El emprendedor debe también aprender permanentemente de sus competidores e introducir innovaciones con frecuencia para mantenerse a la vanguardia. Así como lo hiciera este guerrero al estar alerta de su entorno con el fin de utilizar el clima y la topografía, a la vez de aprender de su oponente para utilizar sus habilidades contra él.

5. Vacío

Por último, el emprendedor debe ser capaz de aplicar las cualidades antes mencionadas dependiendo de las circunstancias. Se trata de llenar un vacío en el mercado que es la fuerza motriz de toda empresa.

Y al igual que un samurái probablemente perdería un duelo si forzara la técnica equivocada en una situación de combate, todo empresario fracasaría también en los negocios si trata de llenar un vacío de mercado con la idea, producto o servicio equivocado.

seguirVoy a seguir creyendo, aún cuando la gente pierda la esperanza
Voy a seguir dando amor, aunque otros siembren odio
Voy a seguir construyendo, aún cuando otros destruyan
Voy a seguir hablando de Paz, aún en medio de una guerra
Voy a seguir iluminando, aún en medio de la oscuridad

Y seguiré sembrando, aunque otros pisen la cosecha
Y seguiré gritando, aún cuando otros callen
Y dibujaré sonrisas, en rostros con lágrimas
Y transmitiré alivio, cuando vea dolor
Y regalaré motivos de alegría donde solo haya tristezas

Invitaré a caminar al que decidió quedarse y levantaré los brazos, a los que se han rendido. Porque en medio de la desolación, siempre habrá un niño que nos mirará, esperanzado, esperando algo de nosotros, y aún en medio de una tormenta, por algún lado saldrá el sol y en medio del desierto crecerá una planta.

Siempre habrá un pájaro que nos cante, un niño que nos sonría y una mariposa que nos brinde su belleza. Pero, si algún día ves que ya no sigo, no sonrío o callo, solo acércate y dame un abrazo o regálame una sonrisa, con eso será suficiente, seguramente me habrá pasado que la vida me abofeteó y me sorprendió por un segundo.

Un gesto tuyo, hará que vuelva a mi camino.

historiasEl libro ‘Historias de Negocios Altamente Inspiradoras’, del periodista y empresario antioqueño Juan Carlos Yepes, ha tenido una acogida importante en el gremio empresarial del país.

La idea de escribir el libro Historias de Negocios Altamente Inspiradoras le surgió al periodista Juan Carlos Yepes tras entrevistar a más de 3.000 empresarios, emprendedores, coach y conferencistas para su programa de televisión Negocios, que se emite en Telemedellín.

Pero además, tiene un canal en Youtube con más de 5,5 millones de reproducciones y más de 23 mil suscriptores (www.youtube.com/negociosentm) en toda hispanoamérica.

“La esencia de cada entrevista es captar esos momentos de inspiración y compartirlos con los televidentes para que les sirva para ser mejores cada día, con mucha felicidad y éxito en el mundo de los negocios”, dice Yepes.

Mago Naúl, pasó de vender limones a ser vendedor de ilusiones

De una familia en la pobreza extrema, Naúl Restrepo se convirtió en un enamorado de la magia el día en que un ilusionista llegó a su pueblo y en el espectáculo hizo aparecer un billete. Tenía 9 años y vio que con la magia se podía divertir y hacer dinero.

Lo logró. Hoy tiene un buen nivel de vida y una gran reputación en el mundo del ilusionismo empresarial en Latinoamérica.

Con semejante ascenso tan rápido, a Naúl se le empezó a subir el ego más de la cuenta, como él mismo lo reconoce.
Por eso fue fundamental su encuentro con su colega el mago Landerson, de Cali, quien llegó preguntando por él. “Le hice un juego de magia y Landerson me dijo que yo era muy bueno, pero agregó una frase que me marcó toda mi vida.

Me dijo que “entre más humilde fuera más grande sería“, anota. Y después de ese consejo le dio un regalo adicional, le recomendó ‘El Sendero del Mago’, de Chopra. Naúl salió a buscarlo convencido de que encontraría los juegos de magia más sorprendentes e impactantes.

Pero, encontró una magia muy diferente a la que esperaba, más enriquecedora y transformadora: la magia del corazón, la enseñanza de que antes que ser un buen artista es mucho más importante y trascendental ser una buena persona.

‘Dormimos en almohada de plumas’, así definen la ética en suramericana

Hay una frase que fue acuñada por Jorge Molina, cuando fue presidente de Suramericana.

Esta sigue siendo recordada en diferentes juntas y reuniones de todos los niveles porque define una filosofía que ha trascendido por años: “En esta compañía dormimos en almohada de plumas”.

Gonzalo Alberto Pérez, actual presidente de Suramerican, explica así la frase: “Lo que quería decir este inspirador directivo es que la conciencia nuestra siempre está absolutamente tranquila, lo que garantiza un sueño placentero, el mismo que proporciona una deliciosa almohada de plumas.

Es la analogía de la suavidad y liviandad de una conciencia limpia, sin remordimientos causados por decisiones inmorales. “Llevo más de 30 años de empleado de Suramericana y puedo decir que mi labor acá no me ha quitado el sueño.

Obviamente hay temas de mucha responsabilidad, también momentos más o menos difíciles, la verdad nunca muy difíciles”, dice.

Añade que siente que han sido afortunados en la compañía, porque nunca han tenido algo que les quite el sueño.

“Cuando a uno le dicen en esta compañía: ‘Dormimos en almohada de plumas’, el gran significado que yo le veo es que no necesariamente vamos a ser siempre los más inteligentes, o los más acertados; puede que algunas veces seamos impropios, desde el punto de vista del lenguaje, pero tenemos la tranquilidad de que nunca seremos impropios desde el punto de vista ético en nuestro actuar corporativo”, dice el funcionario.

Transparencia, respeto, responsabilidad y equidad son los cuatro principios del crecimiento de la empresa.

‘Señora Choucair, por favor constituya su propia empresa’

“¿Sabes cuál es mi sueño? Que alguien en el futuro diga que quiere tener una empresa como Choucair Testing, porque se trata de una compañía que es querida, porque logró ayudarles a solucionar problemas y a mejorar y optimizar sus procesos a otras empresas y a muchas personas. Mejor dicho, que sea un ejemplo, porque mi interés es generar bienestar a la sociedad”.

Quien así habla es María Clara Choucair, la mujer que forjó la industria de pruebas de software en el país, a partir de su propia empresa: Choucair Testing.

La historia de su compañía empezó cuando Orbitel, empresa para la que trabajaba, le dijo en una ocasión que para seguirla contratando debía constituir una empresa propia.

Obediente hizo los trámites, que la conducirían a ser una empresaria.

Recuerda que el peor enemigo de la compañía era ella misma, por su temperamento.

Hoy reconoce que fue un error y cada día trata de ser mejor persona y de entender cada situación que sucede, “evitando en lo posible afectar negativamente el clima de mi organización. Choucair me ha hecho una mejor persona”, dice.

El día que Juan José mejía conoció a Dan Bricklin

“Me gustaría saber en qué equipo trabaja usted, Mr. Bricklin”. Y el genio del software le respondió: “Mi máquina es una IBM, con lenguaje Pascal”.

Mejía conoció a Dan Bricklin, el creador de Visi-Calc, la primera aplicación de hoja de cálculo del planeta disponible para computadores personales, en una feria de tecnología en Los Ángeles, California. Era mediodía. Al término de una de las jornadas se dirigió al bufé del recinto ferial en busca de su almuerzo y localizó una mesa en la que había un puesto libre para sentarse.

Extrovertido como ha sido siempre, empezó a conversar con el señor que estaba sentado a su lado y cuál no sería su sorpresa al descubrir que se trataba de un personaje eminente del mundo de la informática mundial.

En el viaje de regreso a la ciudad, Mejía no hacía sino otra cosa que pensar en la respuesta de Bricklin y se decía: “Yo, ingeniero, trabajo en Medellín, en un computador exactamente igual, una IBM, con lenguaje Pascal ¿qué diferencia hay entre míster Bricklin y yo? Pues ninguna.”

Fruto de esa reflexión, que lo libró de limitaciones, hoy Mejía posee y gerencia la firma Ilimitada, una compañía de software que desarrolla programas en Colombia y exporta tecnología a otros países.

A Mejía la vida le dio un giro de 180 grados el día en que conoció a Dan Bricklin.

Reibox BlogUn día, estaba teniendo mi reunión semanal 1:1 con mi jefe, Andrew Bosworth. Lo estaba poniendo al día sobre mi equipo, lo que pasaba en Facebook de forma más general, bla, bla. Entonces me hizo una pregunta un tanto sorprendente…

“Entonces, Margaret, ¿qué se está yendo fuera de los carriles en tu equipo?

Me sorprendió. ¿Había oído rumores de que mi equipo estaba “fuera de los carriles”? ¿Pensaba que lo había arruinado, que era una líder incapaz de seguir el progreso que mi equipo estaba haciendo y garantizar los resultados correctos? Mi equipo era bastante grande, y yo creía que tenía una manejarlo todo, pero tal vez no lo hice. Por dios, ¿tal vez finalmente se descubrió el fraude, la gran impostora que en secreto siempre temí ser???!!!

Pero lo miré, y parecía muy tranquilo, despreocupado.

“¿Qué quieres decir?”, Pregunté, tratando de sonar tranquila y desdeñable. “No creo que nada esté fuera de los carriles.”

“Bueno, eso es un problema”, dijo, y mi confusión se duplicó. ¿Cómo podía mi jefe pensar que eran MALAS noticias que nada estuviera fuera de los carriles?

“Escucha, si no hay nada que esté fuera de sus carriles en tu equipo, entonces sé que estás micro-gestionándolos. Eres realmente buena en lo que haces, y si te quedas en la maleza en todo, podrás hacer que se hagan las cosas a la perfección, por un tiempo. Pero eventualmente dos cosas pasarán. Una, quedarás quemada. Y dos, eventualmente comenzarás a molestar realmente a tu equipo. Así que prefiero ver algunas cosas irse de lado, de forma sanamente regular.”

Mi cabeza explotó. Esto estaba tan en contra de la filosofía de gestión tradicional: hacer que todo vaya bien y rendir cuentas a la dirección cuando las cosas iban mal.

Esta filosofía es ciertamente mejor que culpar al equipo en sí, pero en última instancia hace que los líderes se vuelvan paranoicos por los fallos, y eso tiene enormes repercusiones. Nos hace más conservadores a la hora de tomar decisiones para evitar el fracaso y la vergüenza. Nos enseña a encubrir nuestros errores en lugar de ser abiertos sobre ellos, y aprender de ellos. Y lo peor de todo, no nos permite delegar y mejorar como líderes.

Como líderes, tenemos que aprender a traspasar gran parte de nuestro trabajo para poder crecer y escalar nuestros equipos. A veces, estos traspasos van necesariamente a personas que puede que no estén listas para ellos. Ellos tendrán que aprender un montón de cosas que nosotros ya sabemos hacer, y en un principio lo harán más lento y serán menos eficientes.

El pensador de corto plazo en nosotros querrá que sigamos metiéndonos en todo porque es menos riesgoso. Pero al hacerlo, es posible que involuntariamente les robemos grandes oportunidades de liderazgo a los miembros de nuestros equipos. Tenemos que darles el espacio para fallar en el corto plazo para que puedan tener éxito y crecer en el largo.

Y, por supuesto, está ese momento mágico cuando delegamos y permitimos que un nuevo líder crezca con sus nuevas responsabilidades, y terminan siendo mucho mejores que nosotros en ello. Ese es verdadero éxito al liderar.

Esa conversación con mi jefe tuvo un gran efecto en mí. Su filosofía de gestión creó un espacio seguro para que nuestro equipo de liderazgo pueda compartir lo que no está yendo bien. Como resultado, somos menos propensos a juzgarnos los unos a los otros por las cosas que se van “fuera de los carriles” en nuestros equipos.

Se siente bien estar en un lugar en el que puedo hablar sobre las áreas que me preocupan y sin miedo a ser juzgada, y más bien ser alabada por ello. Y debido a que compartimos nuestros retos abiertamente entre nosotros, somos mucho más capaces de colaborar de forma productiva para ayudarnos mutuamente a tener éxito.

dinero¿Eres de las personas que está convencida que para tener más dinero hay que trabajar más horas?

También creía eso hasta que empecé a relacionarme con emprendedores exitosos que han puesto en marcha sistemas en sus negocios para que funcionen con o sin ellos.

Hace poco platiqué con Keefe Duterte, dueño de una de las agencias aseguradoras más exitosas del grupo Allstate. Me dijo que pasó de trabajar 110 horas a la semana a ir a la oficina solo dos o tres días al mes. Todo esto ganando más dinero que antes.

La transición empezó, dijo, cuando estaba empacando para un viaje de negocios y su hija le pidió que se quedara en casa. Como cualquier padre haría, le explicó que tenía que trabajar para que ella pudiera tener todas las cosas que necesitaba. Lo que su hija le respondió le cambió toda la perspectiva.

Ella le dijo “Papi, no me importan las cosas. Solo quiero que estés conmigo”.

¿Alguna vez has sentido que te estás perdiendo de los momentos importantes de tus seres queridos? Para Keefe, la respuesta de su hija lo llevó a revaluar sus prioridades y poner un sistema para que su negocio no dependiera al 100 por ciento de él.

Aquí hay cuatro cosas que tú también puedes hacer para ganar más dinero trabajando menos.

1. Actúa como quien quieras ser

Es momento de ser muy específicos con las metas que te propones y el estilo de vida en el que quieres desarrollarte.

¿Cuánto dinero quieres tener?
¿Cuánta actividad deseas tener en tu propio negocio?

Ahora, piensa en las personas que ya se encuentran en ese nivel.

¿Qué hacen diferente a ti?
¿Cuáles son los trabajos que delegan?

Es momento de actuar como si ya fueras quien quieres ser. Una buena sugerencia es contratar a un asistente. Tal vez piensas que no puedes pagar un ayudante, pero te pregunto ¿cuánto crees que vale tu tiempo?

2. Enfócate en las actividades que tengan más impacto y generen más ganancias

Todos tenemos 24 horas en el día, pero algunas personas parecen hacer mucho más con ese tiempo. ¿Tienen algún poder superhumano que tú no tienes? No, ellos simplemente entienden que hacer más dinero en menos tiempo es resultado de identificar las oportunidades.

Pregúntate a ti mismo cuáles son las actividades de alto impacto y de mayor ganancia que pueden avanzar tu negocio hoy. Luego, ejecuta esas actividades hasta que tengas los resultados deseados. No permitas que la agenda de alguien más te controle (correos y llamadas telefónicas) hasta que no hayas completado las actividades importantes que has identificado.

3. Rodéate de grandes mentores

El emprendedor Jim Rohn dijo que “somos la suma de las cinco personas con las que pasamos más tiempo”.

¿Quiénes son tus cinco personas? ¿Ya viven la vida que tú quieres para ti? Si no, ¿qué significa esto para tus proyectos?

Si quieres llevar tu negocio al siguiente nivel y tener más tiempo libre, debes rodearte de mentores que ya estén viviendo la vida a la que aspiras y que te puedan guiar en el camino. Uno de mis mentores, Mark Anthony Bates, dijo “es difícil ver la etiqueta cuando se está dentro de la caja”, lo que significa que muy pocas personas pueden verse al espejo de manera objetiva y darse críticas constructivas.

Es ahí donde entra el mentor. Este individuo será capaz de verte objetivamente y darte verdadera guía basada en sus experiencias. Esto acelerará tu proceso drásticamente.

4. Practica la mejora personal diaria

Tu mente puede ser tu mejor activo una vez que aprendas a manejarla correctamente.

Muchos de los emprendedores más famosos tienen rituales de mejora diaria. Comprométete a pasar los primeros y los últimos 30 minutos de cada día leyendo algo que expanda tu mente. Tu negocio solo puede crecer tanto como se lo permitas y ese desarrollo empieza por ti mismo.

Es probable que te hayas lanzado al mundo emprendedor para tener más libertad. Instrumenta estas cuatro estrategias y verás que no es necesario cambiar pesos por horas para tener esa independencia.

rumboLas personas que están cien por ciento contentas con lo que tienen han alcanzado este estado no por mera casualidad.

La realidad es que no aceptan otro resultado que no sea la felicidad. Han hecho sacrificios y trabajado muy duro para alcanzar la plenitud anhelada.

No se trata de tener buena o mala suerte. Todo se reduce a identificar qué es lo que quieres, formular un plan para lograrlo y, luego, dar tu mayor esfuerzo hasta conseguirlo.

Si eres infeliz, tienes dos opciones: puedes quejarte de ello y esperar que tu vida cambie mágicamente, o tú mismo puedes hacer que se transforme.

Para lograr lo segundo, te comparto un plan de cuatro pasos que te permitirá alcanzar la felicidad.

Si no estás contento con tu vida, te debes a ti mismo hacer el cambio que necesitas. ¡Nuestro paso por el mundo es muy corto para postergarlo!

1. Determina por qué eres infeliz

Hay muchas razones por las que te puedes sentir triste con la vida: un empleo que no amas de verdad, trabajar con personas desagradables o hacer una tarea para la que estás sobre calificado.

Puede que no se relacione con tu vida profesional -como una relación personal poco sana-. Es posible que existan millones de razones para tu descontento y es tu misión identificarlas.

Cualesquiera que sean estas causas, debes estar consciente de que no encontrarás la felicidad verdadera hasta que identifiques cuál es el problema.

2. Cambia tu actitud

¿Qué crees que pasa cuando siempre estás llenando tu cabeza con un panorama negativo? Los pensamientos oscuros generan tristeza e infelicidad, mientras que los pensamientos positivos producen alegría.

Al final del día, tú eres responsable de tu propia felicidad. La única manera en la que serás pleno es cambiando tu actitud y entendiendo que estás en completo control y capacidad de transformar una mala situación.

3. Crea un plan para alcanzar la felicidad

Puedes empezar a diseñar un plan para ser feliz una vez que descubras por qué no estás satisfecho y te hayas armado con una actitud positiva. Esta es la parte donde la duda suele atacar e impedir el avance.

Empiezan a surgir las excusas que justifican que sigas siendo miserable. Si realmente quieres ser feliz, debes superar esta barrera y comprometerte en alcanzar tu meta. Determina cuál es tu objetivo e imagina cuáles son los pasos necesarios para alcanzarlo.

4. Toma acción y no mires atrás

Cuando ya tengas tu plan delineado es momento de empezar a trabajar y no mirar atrás. Tomar acción no garantiza resultados por sí mismo, tu viaje a la felicidad incluye errores, rechazos y desilusiones. Pero si te quedas estático solo hay una garantía y esa es que tu situación actual no va a cambiar y seguirás estando triste.

La felicidad no va a llegar de la noche a la mañana, es una batalla constante en la que hay que seguir sin importar qué tan complicado se vea el panorama.

Y por supuesto, no olvides que rodearte de gente positiva que te apoye es esencial.

Reibox BlogAbril es el mes oficial de Educación Financiera. Pero por supuesto, siempre es importante hacer hincapié en la educación financiera no importa qué época del año sea e independientemente de tu situación financiera actual.

La educación financiera es tan importante porque el dinero es una de las necesidades básicas de la vida, sin embargo, muchas personas siguen teniendo problemas innecesariamente con él.

Hay unos consejos por ahí sobre como ser más educado financieramente: No gastes demasiado. No contraigas deudas con las tarjetas de crédito. Ahorra más. Entiende cómo funcionan las tasas de interés. Vive por debajo de tus posibilidades. La lista sigue y sigue. Muchos de estos consejos son realmente muy buenos, pero no te harán rico.

Así que hoy, expande tus conocimientos sobe el dinero a través de los ojos de los millonarios hechos a sí mismos.

Estudia las diferencias entre las formas de pensar de la clase media y los ricos

Estudia cómo las personas ricas piensan sobre el dinero y sigue su ejemplo. Estudia cómo la clase media piensa sobre el dinero para poder evitar caer en la misma trampa.

Ten cuidado: Hay un montón de personas bien intencionadas en la clase media que creen saber sobre dinero, y si bien lo hacen con la mejor intención, no tienen ni idea sobre cómo crear riqueza.

Obsesiónate con el éxito, no con el dinero

La mayoría de las personas creen que los ricos están obsesionados con el dinero. Si bien puede ser cierto a veces, la gran mayoría de los ricos hechos a si mismos están obsesionados con el éxito.

El dinero no es más que un indicador que usan los ricos para ver si consiguieron su último objetivo. Los negocios y la vida son simplemente un juego, y la verdad es que los millonarios hechos a sí mismos son adictos a ganar.

Ve el dinero como un recurso infinito

Las personas promedio creen que hay una cantidad limitada de dinero, y que necesitan luchar y luchar para obtener su parte antes de que alguien más se quede con él. Viven en un mundo de miedo y escasez que les dice que el dinero es difícil de ganar y aún más difícil de conservar.

Los ricos ven el dinero como un recurso infinito. Si necesitan más, sólo tienen que usar su mente para crear más. El mundo de los ricos hechos a sí mismos es uno de abundancia ilimitada.

Resuelve un problema

La forma más rápida de ganar dinero es resolviendo un problema. Cuanto más grande sea el problema, más dinero ganarás.

¿Cuáles son los mayores problemas en tu industria o especialización? ¿Puedes encontrar alguna manera de resolver alguno de esos problemas, o al menos simplificarlos? El pensamiento creativo para resolver problemas es la habilidad más altamente remunerada en el mundo. Cuantos más problemas resuelvas, más rico te harás.

Entiende cuando usar la lógica y cuando la emoción

El problema con que las personas se topan cuando se trata de dinero es que mezclan el pensamiento lógico con el emocional.

La lógica debería ser siempre usada cuando se trata de tomar decisiones financieras. La emoción debería ser usada para motivarte. La lógica significa no comprar el auto deportivo más caro. La emoción cuelga el auto deportivo caro delante tuyo como la proverbial zanahoria delante del conejo para hacer que trabajes más duro.

Aprende a estar cómodo en la incomodidad

La mayoría de las personas busca la comodidad, ya sea física, psicológica o emocional.

Hacerse millonario no es fácil, y la necesidad de comodidad puede ser devastadora. Hay un precio a pagar para poder hacerte rico, pero si tienes la fortaleza mental para soportar el dolor temporal, podrás recoger la cosecha de una riqueza abundante.

Cree en la auto-suficiencia

¿Crees que alguien más debería mantenerte financieramente?

Los ricos hechos a sí mismos creen en la auto-suficiencia. Creen que hacerse ricos es una elección. Creen que todos los ciudadanos en una economía de libre mercado tienen la oportunidad de hacerse ricos. Toma la decisión de aumentar el nivel de auto-suficiencia en todas las áreas de tu vida. Es el único camino hacia la verdadera libertad, financiera y de todas las demás.

Nunca dejes de aprender

Si bien los ricos respetan el poder de la educación formal, por lo general no lo asocian con la construcción de un imperio financiero. Muchos de los ricos hechos a sí mismos acumularon sus riquezas a través de la adquisición y posterior venta de conocimientos específicos. Decide hoy convertirte en un estudiante de por vida y toma el control de tu propia auto-educación.

He sido rico y he sido pobre, y te puedo decir que la vida con dinero es mucho mejor que la vida sin él. El dinero sin dudas no te da la felicidad, pero seguro hace que la vida sea más fácil. Hoy, toma la decisión de tomar el control de tus finanzas, aumentar tu valor neto y cambiar tu vida para siempre.

liderUna preocupación escuchada con frecuencia por parte de los Directores Generales, es la necesidad imperiosa de modificar la cultura de trabajo de su empresa.

Un sentimiento de impaciencia se presenta en los directivos cuando se percatan de que para competir con corporaciones multinacionales, es necesario cambiar su cultura laboral, pero esto no sucede.

¿Cómo se cambia la cultura? ¿Cómo se le hace para que el cambio suceda rápido y pernee en toda una organización? ¿Quién se hace responsable de que esto suceda?

Primero veamos qué podemos entender por cultura organizacional bajo una descripción de tres perspectivas:

1. Un conjunto de supuestos compartidos que han sido aprendidos a lo largo del tiempo, enseñan a los nuevos empleados acerca de lo que es percibido como el modo correcto de apreciar, pensar, sentir y actuar en la organización.

2. Describe los valores, las creencias y las normas de comportamiento –no escritas– que han sido establecidas a través de los mensajes recibidos por la organización acerca de “cómo se hacen las cosas”.

3. Es un vehículo colectivo y específico, a través del cual los individuos coordinan sus actividades encaminadas a lograr objetivos y expectativas comunes.

La cultura se construye todos los días.

La cultura se va construyendo con la conducta sobretodo de los principales directivos de la empresa con respecto a un sinfín de situaciones: éxitos, fracasos, relaciones con sus clientes y empleados, el medio ambiente y la competencia.

Bajo estos supuestos, los rasgos culturales se van conformando y alimentando de distintos aspectos. La cultura empresarial europea es distinta a la americana y éstas a su vez de la japonesa. Hay otros rasgos que provienen del sector o la actividad a la que se dedican.

Hay marcadas diferencias entre la cultura del sector bancario y la del sector de consumo inmediato y no digamos entre el sector privado y el público. Estas diferencias se notan con mayor claridad en el énfasis que le dan a su relación con los empleados, la dinámica de la organización, la orientación a la toma de riesgos, la innovación y muchas más.

Más allá de dichas consideraciones, en la actualidad, existen atributos culturales que todas las empresas quieren fortalecer y que sin ellos cada vez va a ser más difícil sobrevivir en el entorno de negocios: el énfasis en el alto desempeño y en la orientación a resultados en términos de valor agregado son consideraciones inevitables.

La cultura laboral no se cambia con carteles

En las empresas mexicanas es increíble darse cuenta de la cantidad de esfuerzos, todos ellos muy similares, en su intención de modificar y/o promover una nueva cultura.

Prácticamente no hay empresa que se visite que no tenga enunciados alrededor del valor del cliente, la importancia de los empleados y el énfasis en el servicio o la calidad de los productos. De la misma forma, existe el reiterado discurso de los ejecutivos diciendo que son una empresa “de alto desempeño” y que “son producto de su gente”, sin embargo, la cultura no se cambia con carteles o protectores de pantalla.

Sin duda, la comunicación forma parte de los esfuerzos que hay que hacer para cambiar una cultura, sin embargo, ésta tiene que estar sustentada en hechos y estos a su vez tendrán una mayor trascendencia en la medida en que provengan de la Alta Dirección.

¿Favoreces o retrasas el cambio de cultura?

Dado que la cultura se forma a través de mensajes y que los más relevantes se dan mediante acciones, son las conductas de los directivos las que favorecen o impiden la transformación cultural.

Quienes retrasan los avances hacia una nueva cultura son los ejecutivos a quienes les cuesta cambiar y se mantienen en ciertas formas de dirigir y comunicarse con sus colaboradores ya sea concentrando el poder a través de la información, evaluando el desempeño bajo estándares ambivalentes, ejerciendo su autoridad a través de la amenaza o propiciando la creación de feudos entre sus áreas.

¿Quién puede creer en los “slogans” de alto desempeño cuando a los ojos de los empleados se tolera o incluso se premia el desempeño mediocre?

¿Cómo es que se pretende que los colaboradores propongan nuevas alternativas cuando las respuestas probables estarán encaminadas a que las cosas se hagan como lo diga el jefe?

¿Es posible fomentar la idea de servicio al cliente cuándo los líderes provocan que sus colaboradores le den prioridad a sus peticiones antes que a las de los clientes?

Es frecuente encontrarse con ejecutivos que se preguntan cuándo va a cambiar la cultura en sus compañías sin preguntarse si ellos han cambiado sus conductas. Es necesario que estos ejecutivos se salgan de su zona de confort y que lo hagan cuanto antes. Sus empresas y sus colaboradores se los van a agradecer.

mantras“¿Qué día es?,” Preguntó Pooh.
“Es hoy,” chilló Piglet.
“Mi día favorito,” dijo Pooh.

Aquí tienes 52 mantras matutinos – uno para cada semana del año (nota: puedes comenzar tu año de mantras matutinos cuando quieras).

Yo elijo uno de estos mantras cada lunes por la mañana y me siento en silencio durante dos minutos, repitiéndola en silencio en mi mente como si estuviera meditando. También la escribo en un post-it y la pego en mi monitor durante la semana.

Este ritual semanal me ayudó a reducir el innecesario estrés en mi vida recordándome que mantenga las cosas simples, pacíficas y en perspectiva.

1. El secreto para ser agradecido no es un secreto. Tú eliges estar agradecido. Y entonces lo haces una y otra vez.Cada día. Y cuando te olvidas, comienzas de nuevo.

2. Si te preocupas demasiado por lo que podría ser, y te preguntas por demasiado tiempo por lo que podría haber sido, ignorarás y te perderás completamente de lo que es.

3. No sabes lo que traerá el futuro. Así que tu mejor estrategia para vivir es hacer el mejor y más positivo uso del presente.

4. Dos cosas, más que cualquier otra cosa, te definen a diario: tu paciencia cuando tienes problemas, y tu actitud cuando no los tienes.

5. La paciencia no es sobre esperar; es la capacidad de mantener una actitud positiva mientras trabajas duro por lo que crees.

6. No es egoísta disfrutar de la vida. Lo egoísta es insistir en ser negativo a pesar de todas las posibilidades positivas que están disponibles para ti.

7. Antes de desperdiciarlo con ira, resentimiento, rencor o envidia, piensa en lo precioso e insustituible que es tu tiempo hoy. La positividad siempre vale la pena!

8. Puedes estar agotado. Puede estar desalentado. Puedes sentirte incómodo. No importa qué, tu mejor opción siempre es avanzar positivamente hacia delante.

9. Esos momentos en los que no te sientes positivo, son los momentos en que elegir ser positivo marca la mayor diferencia.

10. Es imposible lograr lo que asumes que no puedes hacer. Ten cuidado de no convertirte en un prisionero de tus suposiciones.

11. Si realmente deseas mejorar tu auto-confianza, autoestima y valoración, deja de permitir que otras personas sean responsables de ellas.

12. Tu historial de atravesar días difíciles es del 100% hasta ahora.

13. Cuando no consigues lo que quieres, considera que podría ser una bendición disfrazada, permitiéndote tener algo aún mejor, dentro de poco.

14. Usa tus problemas y frustraciones de hoy para motivarte en lugar de para molestarte. Tú tienes el control de la forma en que vez la vida.

15. Lo que puede parecer un revés, es en realidad una oportunidad para aprender algo nuevo y desarrollar una estrategia más efectiva y realista.

16. Una y otra vez, recuerda por qué. Con una razón lo suficientemente bastante fuerte, serás capaz de hacer lo que se requiera en cualquier momento y en cualquier circunstancia.

17. Se decidido y ambicioso, pero no por un desesperado sentido de necesidad; hazlo por amor a las posibilidades. Disfruta de tu viaje!

18. Haz lo tuyo con pasión e integridad incluso si los demás no lo notan.Hacemos lo que hacemos no por un aplauso, sino porque sabemos que es lo correcto.

19. Si el pasto se ve más verde en lo del vecino… deja de mirar.Deja de comparar. Deja de quejarte y empieza a regar el pasto sobre el que estás.

20. Cuando estás perdido en la preocupación, es fácil confundir tus preocupaciones con la realidad, en lugar de reconocer que son sólo pensamientos.

21. Sea cual sea tu desafío, preocuparte por él no te ayudará. Haz algo para abordarlo o haz algo para dejarlo ir.

22. A menos que lo dejes ir, a menos que te perdones a ti mismo, a menos que perdones a la situación, a menos que aceptes que terminó, no podrás seguir adelante.

23. La mayoría de las personas se hacen a ellas mismas infelices al encontrar imposible aceptar la vida tal como es en este momento.

24. No puedes calmar la tormenta, así que deja de intentarlo.Lo que puedes hacer es calmarte, y la tormenta pasará.

25. Nada es permanente.Cuando entiendes esto, puedes hacer casi cualquier cosa que deseas porque ya no estás intentando aferrarte a las cosas, no más.

26. Los cambios más poderosos ocurren cuando tomas el control sobre lo que tienes poder, en vez de anhelar controlar todo lo que no puedes.

Feliz Navidad¡¡¡Feliz navidad a [email protected]!!!

Es momento de relajarse un poco y disfrutar de una noche maravillosa.

Les deseamos que pasen una muy feliz navidad.

Un abrazo enorme,
El equipo de Escuela Para Ricos

exitoCuando eres una persona ambiciosa sientes que fallas seguido, ¿te has preguntado por qué? Aunque no lo creas, las metas pueden hacerte pasar tragos amargos cuando las cosas no salen como las planeabas.

Aunque mucha gente no lo acepte, vivimos en un mundo que refuerza este sentimiento, ya que te guste o no, todos comparamos las posesiones materiales con el éxito.

Un estudio por Strayer University encontró que 90% de los estadounidenses creen que la felicidad es el indicador más grande del éxito, (más que el mismo poder o prestigio).

Adrentándonos más en el tema, 67% definió al éxito como tener buena relación con amigos y familia, mientras que 60% dijo que es amar lo que uno hace. Sólo 20% aseguró que la riqueza monetaria es la que determina el éxito.

Cuando se trata de éxito, nuestros ojos suelen llevarnos por mal camino, pues es difícil pensar que aquellos que tienen las casas más grandes, los coches más lujosos y los amigos más influenciadores, no son los más exitosos.

Independientemente de lo que logres, siempre habrá alguien con más y esto te hará sentir que pierdes. Recuerda:

“El problema no es tu falta de juguetes, es creer que éstos indican lo que realmente es éxito”.

Si alguna vez te preocupas por no ser lo suficientemente exitoso, tal vez no estás evaluando las características correctas. A veces sólo necesitas un recodatorio de todo lo que has logrado.

Estos son los indicadores:

1. Ya no eres el centro del universo

Todos conocemos a gente exitosa que actua como si fuera el centro de todo, ya que, (según ellos) es su mundo y el resto de nosotros vive en él. Eso no es éxito.

El éxito requiere de empatía, de darte cuenta que los sentimientos y sueños de los demás son igual de importantes que los de nosotros.

2. Te mantienes positivo

La esperanza y el optimismo son esenciales componentes de una vida feliz. Si te quedas atascado en las cosas que te han salido mal, te vas a amargar y te volverás resentido. Cuando eso pase fallarás, sin importar lo que hayas logrado.

El éxito real significa siempre ver el lado positivo y creer que tienes el poder de hacer de las peores situaciones algo mucho mejor.

3. Sabes que el fracaso no es para siempre

Haz aprendido que las únicas personas que nunca fallan son aquellas que no lo intentan. Si fracasas, no piensas automáticamente que eres un perdedor, al contrario, ves a éstas como una oportunidad para aprender.

Tus errores pavimentan el camino del éxito y es esa frustración que sientes la que te obliga a ver las cosas de una manera distinta.

4. Mantienes las cosas en perspectiva

Las cosas malas pasan. Es parte de la vida. Pero siempre ten en mente que para muchos, nuestros peores días parecieran vacaciones para los que realmente tiene problemas, como lo es no tener que comer, o intentar sobrevivir a una guerra civil.

Dejar las llaves adentro del coche, o que no te hayan promovido no suena tan mal si lo ves desde otra perspectiva. Si tú manejas esta hablidad a la perfección ya tienes un gran éxito de tu lado.

5. Pides ayuda cuando lo necesitas

El no querer pedir ayuda, sin importar la posición en la que te encuentres, es una señal de inmadurez emocional.

Pedir ayuda significa que ya entendiste que no tienes que demostrar que eres perfecto todo el tiempo. Hacerlo demuestra que no te da miedo que la gente vea tus debilidades, pues sabes que no se llega sólo al éxito.

6. Te das cuenta que la vida no es un juego al azar

Y tampoco es un sube y baja.

Solamente porque alguien logre un éxito enorme no quiere decir que tu pierdas a la misma proporción. Sólo quiere decir que no ganaste esa vez en particular. Un signo seguro de éxito es la habilidad de celebrar el éxito de otros con entusiasmo sincero.

7. Sabes cuál es la diferencia entre ser dramático y ser emocional

¿Recuerdas aquellos días en los que las relaciones estables te causaban pereza y rápidamente te cansabas de cualquiera que te tratara como debería?

Si ese tipo de drama ya es cosa del pasado ¡felicidades! Preferir la estabilidad ante el drama ya es triunfar.

8. Ya no te importa lo que los demás piensen

Sólo te preocupa la demás gente cuando todavía sientes que tienes que probar algo. Así que si ya no te pasa, puedes sentir que lo has logrado.

Cuando eres sincero contigo mismo y tus principios te das cuenta que las opiniones de los demás son sólo eso, opiniones. No tienen efecto en la realidad y no cambian quién eres.

9. Aceptas qué es lo que no puedes cambiar y lo que sí

Hay una gran diferencia entre pesimismo y practicidad. Si hay un huracán aproximándose no hay nada que puedas hacer para detenerlo, pero una vez que aceptas que éste está cada ve más cerca, empiezas a trabajar en cómo mitigar sus efectos.

Sólo te podrás mover hacia delante una vez que hayas explorado tus opciones. Tomar responsabilidad de cambiar las cosas que no te gustan de tu vida es un gran indicador de éxito.

No tiene sentido que te sientas un fracaso solamente porque crees que deberías tener un mejor trabajo, una casa más grande o un coche más nuevo. El verdadero éxito viene de adentro y es completamente independiente a las circunstancias.

Vivir MejorGeneralmente pensamos en la felicidad, ya sea como una cuestión de azar o circunstancias. Algunas personas nacen con cerebros felices; pereciera que naturalmente pueden ver todo con una luz alegre.

Otros son bendecidos con una vida relativamente libre de problemas y familias amorosas. Qué afortunados. De acuerdo con este punto de vista, los menos afortunados son maldecidos con una propensión a la melancolía o con mucha oscuridad en la vida.

Pero no es así como Richard Davidson, fundador de Center for Healthy Minds en la University of Wisconsin y autor de “The Emotional Life of Your Brain,” ve las cosas.

Como lo explicó en una breve charla incrustada más abajo, si vemos las últimas investigaciones neurocientíficas, la felicidad no es un regalo del universo, es una habilidad; y una que puedes aprender.

“Todo el trabajo que nosotros y otros colegas [hemos hecho] nos lleva a esta inevitable conclusión… el bienestar no es fundamentalmente diferente a aprender a tocar el cello,” dice. “Si uno practica las habilidades del bienestar, uno será mejor en ello.”

Entonces, ¿cuales son estas habilidades? Davidson divide la investigación sobre el tema en cuatro componentes que aumentan el bienestar mental, todos los cuales corresponden a determinadas y medibles funciones del cerebro.

Ejercita estas habilidades y los estudios muestran que tu cerebro cambiará, y a medida que cambie tu cerebro, serás mejor en ser feliz.

1. La resiliencia

“La resiliencia es la rapidez con la que te recuperas de la adversidad”, explica Davidson. Podríamos pensar en la resiliencia como tener corazón, pero esta capacidad está en realidad arraigada en el cerebro y se puede medir observando el tiempo que tardan ciertos circuitos neuronales en volver a la normalidad después de que algo desagradable ocurre.

“Las cosas pasan, y no podemos protegernos a nosotros mismos de esas cosas, pero se trata realmente de cómo nos recuperamos de esa adversidad,” dice Davidson. Y sí, puedes aumentar tu capacidad de recuperación, pero por desgracia de todas las habilidades que Davidson menciona, ésta es la más difícil de dominar.

Investigaciones recientes muestran que el esfuerzo, tales como la simple práctica de meditación consciente, puede sintonizar esos circuitos de resiliencia, pero Davidson advierte, “Necesitarás entre 6.000 y 7.000 horas de práctica.”

2. Perspectiva Positiva

Esta habilidad es “la capacidad de ver lo positivo en los demás, la capacidad de saborear las experiencias positivas,” y de nuevo, hay circuitos en el cerebro que determinan esta cualidad. Pero a diferencia de la resiliencia, mejorar en ser positivo requiere de mucho menos tiempo y esfuerzo.

“Las investigaciones indican que prácticas simples… pueden alterar este circuito bastante rápido,” según Davidson. Practicar compasión puede tener un efecto sobre nuestro cerebro con sólo siete horas de esfuerzo.

3. Atención

“Una mente ambulante es una mente infeliz”, dice Davidson, parafraseando la investigación sobre el tema. Un estudio, por ejemplo, usó smartphones para controlar una amplia muestra de adultos estadounidenses sobre sus vidas diarias. Periódicamente, se les preguntaba si estaban enfocados en lo que estaban haciendo, así como sobre sus niveles de felicidad.

El equipo de investigación encontró que el 47% de la vida de un adulto la pasa sin prestarle atención a lo que están haciendo, y que esta frecuente distracción toma una seria mordida a su bienestar.

“Podemos hacerlo mejor”, Davidson cree. ¿Cómo? Al igual que la resiliencia, la respuesta puede estar en más atención plena. (Y apagar tu teléfono un poco más probablemente no te hará daño tampoco).

4. Generosidad

“En la actualidad hay una gran cantidad de datos que muestran que cuando los individuos se involucran en emprendimientos generosos y altruistas, también activan circuitos en el cerebro que son claves para fomentar el bienestar,” dice Davidson. En pocas palabras, simples actos de bondad no sólo harán a los demás felices, te harán más feliz a ti también.

¿Las palabras finales de Davidson? “Todos podemos asumir la responsabilidad de nuestras propias mentes.” Algunas personas, gracias a un mal acuerdo cósmico, tienen una montaña más alta que escalar que otros cuando se trata de alcanzar la felicidad. Nada puede hacer eso más justo. Pero, al menos, debes saber que si no eres tan feliz como deseas ser, sin importar tus circunstancias, hay pasos que puedes dar para remodelar tu cerebro para aumentar tu bienestar y felicidad.

Robert KiyosakiCada año, más o menos por estos tiempos, oyes el villancico estándar, “Joy to the World”.

Pero para muchas personas, las fiestas no son tan alegres. De hecho, son francamente estresantes. ¿Por qué? Porque un montón de dinero sale por la puerta durante las fiestas, y a menudo, es dinero que no tienes.

Según una encuesta de la Federación Nacional de Minoristas (NRF), el gasto promedio por persona para esta temporada es ahora de más de $ 800 “en artículos de comida, adornos, regalos y más en la temporada navideña”.

Teniendo en cuenta que los salario crecieron muy por debajo de los estándares saludables y apenas se mantuvieron al nivel de la inflación, si es que lo hicieron, en los últimos cinco años; y que un tercio de las personas tiene ningún ahorro para la jubilación; hay mucho por lo que estar estresado.

Sin embargo, en la cultura popular, son los ricos los que a menudo son representados como miserables y gruñónes cuando viene la Navidad. Uno de nuestros cuentos más atesorados de Navidad, Un Cuento De Navidad, es el poster de ese sentimiento.

Nadie diría que Scrooge es un personaje admirable. De hecho, es simplemente desagradable. Pero la realidad es que cualquier persona puede ser un Scrooge, ya sea rico o pobre. Scrooge es simplemente una mentalidad.

En Padre Rico, creemos que el regalo más grande que puedes dar es el regalo de estar sano. Cuando estás sano, rico y sabio, puedes estar presente con aquellos a quienes amas, y ese es el mayor regalo de todos.

Si tu Scrooge interno está saliendo durante las fiestas de este año, no te preocupes. No estás solo, y hay algo que puedes hacer al respecto, a partir de hoy.

Come menos y trabaja más

Las fiestas son un momento en que la mayoría de las personas se olvidan de sus dietas, y con gran estilo.

Cuando hacemos esto, no sólo no nos sentimos bien, sino que también dejamos que la culpa de tomar tales decisiones nos hagan más y más gruñones. Nuestro subconsciente sabe cuando estamos tomando malas decisiones, y a menos que las poseamos, por lo general comenzamos a culpar a los demás, a menudo de manera inexplicable.

Pero no tiene por qué ser así. En lugar de caer en las tentaciones navideñas este año, fíjate la meta de comer con moderación. Piensa en cada caloría ahorrada como una inversión en tu salud para el año venidero. ¿Puedes disfrutar? Ciertamente. Pero no tienes que hacerlo al extremo.

Pero comer bien no es suficiente. Asegúrate de tomar algún tiempo durante estas ocupadas fiestas para hacer ejercicio.

Ya sea tomar un paseo después de la cena, ir al gimnasio por la mañana o ir en bicicleta a tu trabajo, hay muchas oportunidades durante todo el día para hacer ejercicio. Te sentirás mejor y encontrarás esa alegría de regresar incluso cuando las cosas se pongan estresantes.

Date el regalo de la educación financiera

La mayoría de las personas tienen algún tiempo de inactividad durante las fiestas. Podrías llenarlo con una porción adicional de pastel, mucho vino, y horas en el sofá viendo fútbol; o podrías gastarlo mejorando tu inteligencia financiera.

Ve a la biblioteca y agarra libros sobre finanzas, contabilidad e inversiones. Escucha algunos grandes podcasts (como el programa de radio Rich Dad) y escúchalos mientras preparas las comidas de las fiestas. Suscríbete a boletines útiles (como el nuestro 😉 ).

Y con tus recién adquirido conocimientos, comienza a hacer un plan sobre cómo usarlos en el Año Nuevo. Establece una meta para ver cuánto puedes aprender y hacer entre ahora y las próximas fiestas.

Devuelve a los demás

Nosotros descubrimos que cuando nos enfocamos demasiado en nosotros mismos, nos convertimos en la peor gente que hay alrededor. Una de las mejores maneras de vencer al espíritu de Scrooge es hacer lo que el mismo Scrooge hizo: dar tu tiempo, talento y dinero.

Tómate tu tiempo para servir a los menos afortunados que tú en estas fiestas. Puedes revisar tus pertenencias y regalar las cosas que ya no utilizas. Puedes servir en un comedor comunitario o refugio. O puedes ayudar a tu causa de caridad favorita. Las opciones son casi ilimitadas sobre cómo devolver.

A medida que trabajas para convertirte en una mejor versión de ti mismo, encontrarás que eres una mejor persona para aquellos que te rodean. Pon estas tres cosas en acción, y descubrirás que no puede haber mejor momento que el de las fiestas.

¡Felices fiestas para todos!

Robert y Kim

comenzarTal vez te han llamado un soñador toda tu vida.

Sin embargo, expresar que eres un soñador o una persona que actúa es como decir que eres bueno o malo. Nadie es 100 por ciento de una forma u otra, pero pueden inclinarse más para cierta dirección.

Ser alguien que actúa no es necesariamente mejor que ser un soñador, necesitas ambos para tener éxito.

Si te gusta soñar más, tal vez sea momento de tomar acción. Aquí hay algunos métodos rápidos y fáciles para comenzar a actuar y que tu soñador interno se tome un pequeño descanso.

Recuerda, sin un enfoque comprensivo y balanceado, puedes seguir caminando en círculos durante mucho tiempo:

1. Escribe tus metas y ponles una fecha de entrega.

Está bien que quieras terminar una novela y entregarla a tu editor antes de que termine el mes, pero, ¿Qué tan adelantado estás? ¿Crees que estará lista? ¿Qué tanto escribes por día?

Dependiendo de todo esto, elige una fecha de entrega para tenerla lista o programa algunos límites como por ejemplo sólo dos capítulos al terminar el mes. Este enfoque funciona para cualquier meta.

2. Balancea las necesidades con los deseos.

Cada vez que decidas que necesitas hacer algo, escribe una lista de los pasos que debes tomar para lograrlo. Esto puede ser ahorrar cierta cantidad de dinero para un evento especial como por ejemplo tu boda.

Cuando yo decidí dejar de vivir con cada sueldo que recibía, vendí mi BMW y compré un automóvil más económico. Esa fue una de las mejores decisiones que he tomado, me permitió ahorrar 800 dólares por mes y después de un año tenía casi 10 mil dólares guardados en el banco, lo cual me ayudó a iniciar mi primer negocio llamado Pixioo.

3. Rodéate de gente que actúe.

¿Quiénes son tus cinco mejores amigos?

Los soñadores se retroalimentan unos a otros, pero si te rodeas de gente que actúa te puedes inspirar más. Los más firmes no se apresurarán a satisfacer tus tendencias de soñador y querrán saber cuál es tu plan.

Recuerda: tú estás a cargo de tu red de apoyo.

4. Deja de hacer lo que no funciona.

Seguro conoces la definición de locura de Einstein: “Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener resultados diferentes”. ¿Qué puedes hacer si te quedas atrapado ahí?

Si has estado soñado con algo pero tus intentos no te han dado resultados positivos, es tiempo de detenerte, reevaluar, descubrir qué estuvo mal e intentar un nuevo enfoque. Nunca llegarás a algún lado cometiendo los mismos errores una y otra vez.

5. Asume que todo tomará más tiempo y costará más.

Una de las cosas malas de ser un soñador es que pensamos que todo será muy fácil en esta etapa. Sin embargo, las cosas tienden a tomar más dinero y tiempo de lo que imaginas.

Cuando escribas tu plan de acción, aumenta el tiempo y dinero que te tomará un 10 por ciento. Lo peor que puede pasar es que tengas éxito y te quede un poco de dinero y tiempo.

No dejes que ser una persona que actúa te quite tus sueños por completo. Esa es tu fuente de creatividad, inspiración y la forma de alcanzar las estrellas.

Vivir MejorUna de las partes más agotadoras de trabajar por un objetivo es resistir la tentación.

Si estás tratando de dejar de posponer cosas en el trabajo, por ejemplo, puede parecerte que pasas todo el día tratando de no ceder; no ceder a muro de tu Facebook, a los artículos de Wikipedia, a los vídeos de gatitos que te envían tus amigos.

Y si bien tienes un poder limitado para evitar esas tentaciones cuando surjan (como desconectarte de Internet y las redes sociales), puedes hacer mucho para cambiar la forma en que las enfrentas.

Eso según un estudio del 2012, citado recientemente en The Harvard Business Review, el cual descubrió que diciéndote a ti mismo “No puedo” (como “No puedo comprobar Facebook”) no funciona tan bien como decirte a ti mismo “No voy a…”

Para probar este fenómeno, los investigadores de University of Houston y Boston College llevaron a cabo tres estudios separados.

En un estudio, 120 estudiantes completaron una serie de preguntas antes de que se les diera una de dos estrategias para mantener una alimentación saludable. Cada vez que se enfrentaban contra una tentación, podían decirse a sí mismos o bien “No voy a X” o “No puedo X.”

Antes de dejar la habitación del experimento, se les ofreció o bien una barra de chocolate o una barra de granola como una muestra aparente de apreciación.

Efectivamente, casi dos tercios de los participantes a los que se les dijo que pensaran “No voy a” eligieron la barra de granola, en comparación a menos de cuatro de 10 a los que les dijeron que pensaran “No puedo.”

En otro estudio, los investigadores reclutaron 30 mujeres para un seminario de salud y bienestar. Todas aprenderían una nueva estrategia para alcanzar sus objetivos e informar si les estaba funcionando todos los días a lo largo de 10 días.

A un tercio de las mujeres se les enseñó la estrategia “No puedo”; a otro tercio se le enseñó la estrategia “No voy a”; y al último tercio se le dijo que simplemente “dijeran no” a la tentación.

Los resultados mostraron que las participantes que dijeron “No puedo” era poco probable que persistieran los 10 días completos; menos aún que las participantes a las que se les dijo que “dijeran no”. Sin embargo, ocho de las 10 participantes que dijeron “No voy a” pudieron apegarse al estudio completo.

Juntando todo, estos resultados sugieren que la forma en que encuadras tu resistencia a la tentación tiene un gran impacto en lo exitoso que eres a la hora de lograr tus metas.

Y si bien este estudio se enfocó específicamente en una alimentación saludable, también se podía aplicar con la misma facilidad a las metas relacionadas con el trabajo, como posponer menos.

Una advertencia importante: El estudio encontró que la estrategia funciona mejor cuando tu motivación para lograr la meta es interna y no externa.

En otras palabras, si te dices “¡No voy a posponer las cosas porque a mi jefe no le gusta”, es probable que no seas tan exitosa como lo serías si dijeras, “No voy a posponer cosas, porque es importante para mi poner toda mi atención a este proyecto.”

Steve JobsSteve Jobs, Michael Jordan y Eleanor Roosvelt. Tres figuras admiradas por distintos triunfos.

Cada una de estas celebridades ha sido citada por millones de personas y sus filosofías nos han brindado lecciones para todo.

Mucho podemos ganar de nuestros miedos

“Tú ganas fuerza, coraje y confianza por cada experiencia que te ha aterrado. Sólo así te puedes decir a ti mismo: ‘si he pasado por esto, puedo con todo lo que venga después’”.

Esa cita de Roosevelt es particularmente poderosa porque rompe con el típico tabú de un líder hablando de no tener miedo; ya sabes de “aquellos que en lugar de sangre, tienen líquido helado pasando por sus venas. Mismos que se encuentran salvando el día, dejando atrás a todos los que quisiéramos tener un poco de esa valentía”.

La manera en la que reaccionamos ante situaciones difíciles es la verdadera clave, y la forma en la que ésta se da es gracias a nuestras experiencias. En otras palabras, estas reacciones pueden enseñadas, aprendidas y mejoradas, y fue la primera dama quien puso en perspectiva este tema, no sólo al decir que el miedo era real, sino al demostrar que uno puede crecer a partir de él.

Piensa qué sería lo peor que puede pasar

¿Realmente tengo tanto qué perder? En el famoso speech que Jobs dio en la Universidad de Stanford en 2005, no utilizó directamente la palabra “miedo”, pero sí habló de la herramienta contra el miedo a fallar.

“El acordarme que moriré pronto es la herramienta más importante que he encontrado para tomar grandes decisiones en mi vida. Las expectativas, el orgullo y el miedo al rechazo se deshacen ante la muerte dejando ver lo único importante. Recordar que morirás es la mejor manera de no caer en la trampa de tener algo que perder. Ya estás desnudo, no hay razón para no seguir tu corazón“.

El cofundador de Apple uso este “pensamiento macabro” en vida para nunca olvidar que la ésta es muy corta para preocuparse. Fue este truco mental el que lo hizo enfocarse en el progreso en lugar de quedarse paralizado.

El miedo es sólo una ilusión

“Tal vez un día me vean jugar a los 50” dijo Michael Jordan sonriendo. “No te rías. Nunca digas nunca, los miedos son límites y éstos son a veces una ilusión”.

Piensa en un niño que tiene miedo de hacer algo nuevo. Mamá y papá incentivarán a que su hijo se aviente el clavado o pedalee la bicicleta. Una vez que el pequeño lo hace, sonríe. Es ahí cuando los padres le preguntan “no estuvo tan mal, ¿o sí? ¿No estás orgulloso de siquiera haberlo intentado?”

Como niño necesitamos un constante “recordatorio” de que lo podemos hacer para que este miedo no se quede clavado en nuestra mente. Los papás saben que sacar al niño de su zona de confort es una parte crucial para su desarrollo, para que así entiendan qué es lo que el miedo conlleva.

Como Jordan dijo, como hay miedos que son críticos para la supervivencia del ser humano, existen otros que solamente son una ilusión.

Cuando te detienes a reacomodar esos miedos, como lo hace un niño al pensar “no estuvo tan mal intentarlo” ganarás el coraje para decidir que es lo que está bien, aunque esto te asuste momentáneamente.

El héroe, villano, ganador, perdedor, líder o seguidor se enfrentan a miedos idénticos. La única diferencia es la manera en la que éstos son procesados y mostrados.

Al momento de encarar nuestros miedos, tenemos que recordarnos a nosotros mismos que la gente que vemos hacia arriba también ha tenido inseguridades, pero que ha aprendido a conquistarlas.

 

 

 

Subir »
FB