Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

rechazoDebería existir un número máximo de rechazos que uno pudiera recibir en la vida. Debería, pero no es así, por desafortunado que suene, de eso no se trata vivir.

Y es que por cada negación tienes sólo dos opciones: abandonar o intentar de nuevo… con más fuerza, con otro método, por otro camino.

Recuerdo hace algunos años ser rechazada dos veces en un mismo día por dos proyectos distintos, en ambos había puesto energía y había dedicado tiempo, deseaba ver mi nombre en esa lista, necesitaba ser aceptada al menos en uno de ellos. Sin embargo, ambos eran una especie de salida rápida para huir de una realidad que por el momento no me gustaba.

Sí, quedar descalificada duele, pero cada “no” me ha llevado por nuevos caminos, no sé si mejores o peores, pero con seguridad me han hecho una persona más madura y menos caprichosa.

El temido “lamentamos informarle que usted no ha sido elegida”, es una frase que cae como hielos en la espalda, y remata con un “no te desanimes, sigue intentando” que te deja con un par de nudos ciegos en la garganta. Las reacciones posteriores van de la tristeza, al enojo y a la inseguridad de nuestras mismas capacidades, esas que uno cree tan únicas y especiales.

Seguro hay algunos elegidos que siempre han sido aceptados, a ellos les pido nos cuenten sus rutinas y revelen sus secretos. A los demás, que como yo alguna vez hemos quedado fuera, les comparto los siguientes consejos para no dejarnos vencer por el monstruo de la negatividad y aprender a salir avante del proceso.

1. Decide

No te quedes paralizada por una respuesta, quizá era justo lo que necesitabas para prepararte más o darte cuenta que realmente no era lo que querías. Aprovecha el momento para preguntarte qué es lo que realmente amas hacer y prepárate en las áreas en las que te gustaría crecer o ser una experta. Lo más importante es no dejar de moverte, buscar y crearte nuevas oportunidades.

2. Sé humilde

Lo más dañino cuando uno es rechazado es pensar que todos los demás están mal y tú bien, que ellos no merecen tu genialidad y que seguro volverán en un momento a pedir disculpas y rogar que vuelvas. No lo tomes personal, aprende de la experiencia y si realmente es tu pasión, encontrarás la forma de obtener el sí.

3. Agradece

Mi mamá siempre dice: “si alguien no es agradecido, no le busques otro defecto”. Una vez que te enteraste que no eres esa “persona ideal” (para el puesto, para la beca, para el inversionista) da las gracias, quizá fue un proceso largo para ellos y para ti, solicita una retroalimentación si es posible y deja una impresión amable y madura de la experiencia. No sabes en qué momento puedes cruzarte de nuevo con aquella oportunidad.

4. No pierdas seguridad

Por cursi que suene no permitas que un rechazo te derrumbe y te haga perder la fe en ti mismo, a veces no estamos anímicamente preparados para recibir una negativa y puede que nos haga sentir incapaces o inseguros. Recuerda que las posibilidades son infinitas y cada reto vuelve la vida más interesante.

Genios como Steve Jobs, fundador de Apple, fue rechazado de su propia compañía y pasó a la historia como uno de los empresarios más importantes en el mundo de la informática o Jack Ma, presidente ejecutivo de Alibaba Group, quien fue rechazado diez veces por Harvard y ahora es el hombre más rico de China. Lo importante es no dejar de intentar.

Reibox BlogDe la Parte I

Le preguntamos a un puñado de millonarios y multimillonarios que se hicieron a sí mismos, CEOs, emprendedores y autores BestSellers qué deseaban haber sabido sobre el dinero desde el principio.

Esto es lo que tenían para decir:

Parte II

No aceptes todas las ofertas de las tarjetas de crédito

Farnoosh Torabi, experto en finanzas personales, autor best-seller, anfitrión del podcast diario, “So Money”:

“Le insistiría a mi yo más joven a que sea más reflexivo sobre el crédito. Abrí tarjetas de crédito al azar en la universidad sólo para ganar unas gafas de sol y camisetas. Abrí varias tarjetas de tiendas para obtener los descuentos del 20%, todo sin realmente entender la importancia de pagar las facturas en su totalidad cada mes. Como resultado, mi puntuación crediticia sufrió e incluso me negaron crédito adicional en un punto debido a un incidente de pago tardío.

Apuesta a ti mismo

David Bach, autor best-seller, fundador de FinishRich Media:

“En los negocios y en la vida, le diría a mi yo más joven ‘apuesta por ti mismo para ganar’. Vas a tener grandes sueños contra grandes probabilidades con la meta de servir a millones de personas, y muchas personas se reirán y te dirán por qué no puedes hacerlo (y todos estarán equivocados).

“Y cuando se trata del dinero, le diría a mi yo más joven que se pague primero – automáticamente – porque el milagro del interés compuesto realmente funciona, y cuando llegues a los 40 años serás multimillonario por eso.”

Comprende el poder de invertir

Kevin Cleary, CEO de Clif Bar & Company:

“En mis 20s, desearía haber entendido mejor el poder de invertir. En ese momento, tenía menos gastos, más tiempo libre y un largo horizonte de inversión; hubiera sido el momento perfecto para aprender sobre las inversiones.

“Aunque fui disciplinado para ahorrar dinero, perdí la oportunidad de aprovechar mi dinero en el largo plazo”.

El dinero significa libertad

Sophia Amoruso, fundadora de Nasty Gal, autora de “#GIRLBOSS”, escribe en su libro:

“Mis ideales políticos adoptados me permitieron abordar el dinero con un nivel elevado de aversión, lo veía como una búsqueda materialista para gente materialista, pero lo que comprendí con el tiempo es que en muchas formas, el dinero deletrea libertad.”

Si aprendes a controlar tus finanzas, no te encontrarás atrapado en puestos de trabajo, lugares o relaciones que odias sólo porque no puedes permitirte irte a otra parte. Aprender a administrar tu dinero es una de las cosas más importantes que puedes hacer. Estar en un buen lugar financieramente hablando puede abrirte muchísimas puertas. Estar en un mal lugar puede hacer que te golpeen con la puerta en la cara. Y estar quebrado te hace viejo, así que empieza a tomar decisiones inteligentes ahora para evitar pagar por las estúpidas más tarde.”

El dinero no te hace feliz

Matt Maloney, Director General de GrubHub:

“El dinero no define el éxito ni la felicidad. De hecho, si eres realmente eficaz en lo que te gusta, el dinero suele seguir tu pasión. La pasión impulsa el interés, el cual a su vez impulsa el enfoque y compromiso.”

Cuando tengas que elegir entre caminos ambiguos, elige el curso que te traerá más satisfacción emocional e intelectual – no el camino más directo a la riqueza. No tengas miedo, puedes vivir una vida muy plena ganando mucho menos de lo que crees que necesitas.”

Sabe cuánto gastas

Jenn Hyman, cofundadora y CEO de Rent the Runway:

“Creo que lo mejor que puedes hacer en tus 20s es simplemente tener conciencia de cuáles son tus gastos, probablemente se de el caso de que algunos de tus gastos sean mucho más altos de lo que te permites creer.

“Para mí, en mis 20s, estaba gastando el 80% de mis ingresos en ropa, no quería admitirlo, si me lo hubieras preguntado a los 20, nunca te lo hubiera dicho, pero esa era la realidad. Y desearía poder volver atrás en el tiempo y tener una conversación racional conmigo misma sobre mejores maneras de gastar ese dinero.”

Invierte en tu carrera y el dinero vendrá

Adam Nash, presidente y CEO de Wealthfront:

“Tuve la suerte de haber sido educado con un fuerte sentido de la importancia de ahorrar y vivir por debajo de tus posibilidades, pero no fue hasta más tarde que aprendí cuánto de tu éxito económico a largo plazo depende de tu carrera profesional.”

“Sabiendo lo que sé ahora sobre la importancia de tu trayectoria profesional en la determinación de tu éxito financiero a largo plazo, soy un enérgico creyente de que la gente en sus 20s debe buscar oportunidades en empresas de rápido crecimiento. Cuando piensas en largo plazo, la empresa a la que te vas a unir es mucho más importante en tus 20s que la remuneración específica o rol.”

Aprende a manejar el dinero que tienes ahora, no importa cuán poco sea

Debbi Fields, fundadora de la Sra. Fields:

“Mirando atrás ahora, sé que me habría beneficiado mucho si hubiera iniciado una estrategia de inversión como un joven adulto. Estaba tan ocupada tratando de ahorrar cada dólar y vivir de salario en salario que la idea de crear riqueza nunca estuvo realmente en consideración.”

“No pensar más grande que mi cuenta bancaria fue mi error – podría haber creado una cuenta de inversión simulada, unirme a un club, o aprender sobre la compra y venta de valores.”

“La clave para manejar el dinero y construir una canasta es aprender a manejar pequeñas cantidades y hacerlas crecer sabiamente con el tiempo. Puedes empezar con el cambio de tus bolsillos y hacerlo crecer más allá de lo que imaginas! Tienes que agregar un cero o dos a tu patrimonio neto y dirigir tu actitud y estrategia financiera para llegar allí.”

servicioEl otro día, en una cena con unos amigos, hablábamos sobre el mal servicio al cliente de muchas empresas.

En nuestra conversación notamos como algunas empresas en México ni siquiera te envían la cotización que les pides, se echan la culpa entre departamentos cuando hay algún problema, y te hacen ver tu suerte cuando quieres realizar alguna devolución o aplicar una garantía.

En contraste, mencionábamos otras empresas como Amazon, Zappos, Costco, Disney y Ritz-Carlton, las cuales se desviven por el cliente accediendo a casi cualquier queja, deseo o petición del mismo, y el increíble éxito económico que dicha manera de ser les ha representado.

Y no es que sea malinchista, sino que creo que podemos aprender muchísimo de ellos.

Reglas de oro

“No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti” y “trata a los demás como te gustaría ser tratado” son antiguas reglas de oro con antecedentes en casi todas las culturas y religiones del mundo.

Dichas maneras de ser son esenciales en cualquier sociedad civilizada, puesto que establecen la reciprocidad y equidad necesarias para crear justicia en nuestras interacciones.

Desafortunadamente, algunas personas y empresas se relacionan con dichas reglas más como preceptos religiosos que como requerimientos para el buen funcionamiento social y económico.

Así las cosas, muchos de nosotros vamos por la vida pensando que la manera de tener éxito tiene que ver más con superar al otro que con ser recíprocos y equitativos, más con ver por nuestros intereses que con interesarnos en los demás. Esta percepción del éxito tiene que ver en gran parte con nuestra educación formal e informal.

Desde pequeños se nos enseña a competir con los demás, a esforzarnos por sacar la mejor calificación individual y a luchar por vencer al otro. Por ende, no es de extrañarse que las personas ignoren estas reglas aunque entiendan su validez.

La necesidad de tratar a los demás de manera recíproca y equitativa aplica a todas las áreas de la vida, desde la relación que tenemos con nuestra pareja, hijos, familiares y amigos hasta la manera en la que tratamos a nuestros compañeros de trabajo, proveedores y clientes.

Sin embargo, la relación con el cliente es particularmente relevante, puesto que éste cuenta con una inmensa oferta de productos y servicios de donde escoger, muchos de ellos con calidad y precio comparables o superiores a los nuestros, y de cualquier manera buscamos que nos compre a nosotros.

Si esto es cierto, muchas veces no podemos sobresalir ni por calidad ni por precio. ¿Cómo diferenciarte de tu competencia y lograr que el cliente te compre a ti en lugar de a uno de los cientos o miles de otros proveedores?

Una de las maneras más poderosas y menos aprovechadas, al menos en nuestro país, es mediante un servicio extraordinario.

10 prácticas probadas para darle un servicio extraordinario a tu cliente

1. Selecciona a tu personal, no lo contrates

El personal que labora para ti es el alma, el corazón y la cara de tu empresa. Tómate mucho tiempo en asegurarte que quienes contrates sean las personas correctas en términos no solo de conocimientos y experiencia técnica, sino también de actitud, valores, correlación y compromiso con tu organización y su cultura.

En la exitosa empresa de venta de zapatos en línea Zappos (hoy parte de Amazon) existe un periodo de prueba en el que el personal de nuevo ingreso interactúa con el resto de la compañía para asegurarse que “quepan” dentro de ésta. Si no “caben”, son rápidamente deslindados de la empresa.

Tal es el interés de Zappos de contar con personas comprometidas, que a cada empleado que pasa el periodo de prueba se le ofrece una cantidad considerable de dinero (alrededor de 2,000 dólares) para retirarse. Quienes toman el dinero, nunca estuvieron realmente comprometidos; quienes lo rechazan, comprueban que pertenecer a esta empresa es más importante que una ganancia inmediata.

2. Tárdate menos tiempo en despedir a la gente

Así como te sugerimos que te tardes mucho tiempo en contratar al personal correcto, también te sugerimos que te tardes menos tiempo en despedir al personal incorrecto.

Seamos honestos, uno sabe después de muy poco tiempo si el empleado va a funcionar o no en el puesto, y si no lo despedimos es por lástima, miedo o aversión al conflicto. Un empleado no funcional le cuesta mucho más a tu negocio de lo que crees.

3. El primer impacto con el cliente es clave

Solo tienes una oportunidad para tener un buen primer impacto. Asegúrate de que tu primera interacción con el cliente sea positiva. Algunas recomendaciones básicas incluyen entrenar a tu personal a saludar, sonreír y preguntarle al cliente en qué le puede ayudar.

Si alguna vez te has hospedado en el Ritz-Carlton, o en algún otro hotel de alta categoría, te habrás dado cuenta que el trato hacia ti, desde que entras por la puerta, es excepcional. Esto no es un accidente. Todo está diseñado, planeado e implementado así.

4. Crea relación

La relación que tu personal crea y mantiene con el cliente es fundamental para que el cliente elija gastarse su dinero en tu compañía y no en otra.

Asegúrate de fomentar esta habilidad en tus empleados capacitándolos en ello de manera tal que se vuelvan maestros en relacionarse con el cliente para que éste último se sienta atendido, satisfecho y feliz con la atención recibida; en pocas palabras, especial.

¿Alguna vez has ido a Disneylandia o Disney World? El personal ahí se desvive por atenderte y hacerte sentir especial.

5. Es acerca de ellos, no de ti

Una de las reglas de oro en servicio al cliente es que todo es acerca del cliente, no de ti. Él o ella es lo más importante, lo que mantiene vivo a tu negocio, y todo tu enfoque deber estar destinado a entender y servirle.

Para lograr esto es esencial que comprendas sus necesidades, intereses y deseos y te aboques a satisfacerlos e, idealmente, excederlos.

6. La respuesta correcta es sí, ahora ¿cuál es la pregunta?

El libro sobre la filosofía del Ritz-Carlton inicia con esta frase:

“La respuesta correcta es sí, ahora ¿cuál es la pregunta?

Extraordinaria frase y filosofía, ¿no crees?

Gran parte del trabajo que tenemos que realizar para proveer un servicio extraordinario consiste en transformar nuestra reacción inicial al cliente de un no a un sí, independientemente de la dificultad de la solicitud. Una vez que tenemos un sí, es más fácil encontrar el cómo.

7. El cliente siempre tiene la razón, aunque no la tenga

Durante mucho tiempo se escuchaba la frase “el cliente siempre tiene la razón”. Desafortunadamente una nueva corriente asevera que no es así, que en ocasiones el cliente está equivocado.

El punto no es si el cliente está o no equivocado, el punto es que el cliente es lo más importante y, cómo tal, quién tiene la razón es secundario. ¡Lo primario es servir al cliente!

8. Excede sus expectativas

Si quieres tener clientes de por vida, el acceso a ello es exceder sus expectativas y asombrarlos. En la nueva y muy competida economía de hoy, es insuficiente ser recíproco y equitativo.

Para poder sobresalir en el mercado actual es indispensable maravillar al cliente proveyéndole ese factor extra que le hace decir “¡guau!”.

9. Para ganar, mantente dispuesto a perder

Mucho se ha hablado del ganar-ganar. Considera que ganar-ganar es equivalente a ser recíproco, lo cual ya establecimos no funciona para sobresalir en el mercado. Para ello, te sugiero algo un poco loco: intenta perder. Te aseguro que hacerlo dejará una impresión muy fuerte en tu cliente.

Y, ¿quién sabe? Quizá lo dejes tan impresionado con tu servicio que regrese o te recomiende solo por ello. Dos ejemplos de perder para ganar son Amazon y Costco, los cuales te permiten regresar cualquier artículo que no desees por la razón que sea.

Estas empresas están tan comprometidas con el servicio al cliente, que muchas veces te dejan regresar el artículo sin el recibo de compra, el empaque correspondiente y con daños o imperfecciones cuestionables.

10. Crea una última impresión duradera

Si el primer impacto con el cliente es clave, también lo es el último. Muchas empresas subestiman el poder de la primera y última interacción con el cliente, desaprovechando así la percepción que generan.

Enfócate en dejar una última impresión duradera en tu cliente, despidiéndote de éste cálidamente o agradeciéndole auténticamente su compra, por ejemplo, de forma que la próxima vez que necesite el producto o servicio que suministras piense en ti.

William Bernbach, el famoso y ya difunto director creativo de la agencia de publicidad internacionalmente reconocida DDB, decía:

“Nadie cuenta el número de anuncios que realizas, solo recuerdan la impresión que les dejas”.

En fechas pasadas tuve la oportunidad de asesorar a una agencia de intérpretes y traductores que estaba pasando por un muy mal momento económico. La empresa había perdido varios de sus clientes más importantes y estaba luchando por sobrevivir en una industria altamente competida.

Después de un análisis de sus procedimientos y políticas operativas, así como de su cultura organizacional, se trabajó intensamente con el personal de ventas y atención al cliente con el fin de mejorar la interacción con el mismo, se cambiaron los tiempos de respuesta a cotizaciones de 48 a 3 horas, se mejoró considerablemente la calidad de las traducciones al incluir un proceso adicional de revisión sin costo al cliente, se quitaron los cobros mínimos a clientes recurrentes, y se eliminaron las tarifas por trabajos urgentes.

Aunque inicialmente esto representó una merma del 10% en los ingresos de la compañía, los clientes estaban fascinados y, a mediano plazo, resultó en un aumento del 35% de los ingresos.

¿Qué acciones podrías tomar en tu empresa para fascinar a tus clientes?

gratitudMientras estás sentado ahí leyendo estas palabras, haz una pausa y realiza una evaluación rápida de tu vida.

Lo más probable es que tengas acceso a alimentos, albergue y otras necesidades básicas. También puede que tengas familiares y amigos que se preocupan por ti.

En su mayor parte, vives una vida cómoda. Y la verdad es que la mayoría de nosotros que tenemos acceso a Internet para leer blogs como este compartimos estas misma buenas fortunas contigo.

Sin embargo, como seres humanos ocupados, rara vez vemos la vida de esta manera – estamos a menudo decepcionados por lo que tenemos, por lo que creemos que necesitamos más… más comodidad, más validación, más certeza, más posesiones, más comida, más emoción, etc. Angel y yo hacemos esto también, porque somos tan humanos como todos los demás. Así que no estoy criticando a nadie, sólo estoy siendo honesto.

Nuestro problema colectivo es este:

Si siempre queremos más, más y más… nunca creeremos que tenemos lo suficiente. Y esa no es verdad.

La verdad es que la vida es un viaje continuo, en constante evolución y cambio, y los recursos que poseemos en un momento dado son exactamente los que necesitamos para dar el siguiente paso adelante. En otras palabras, siempre tenemos suficiente (incluso si es apenas suficiente). Pero tenemos que ser conscientes de esto (debemos estar agradecidos por donde estamos y lo que tenemos) para sacar lo mejor de ello.

Eso, por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo.

Ser agradecido parece bastante simple, pero este estado de ánimo es increíblemente difícil de mantener cuando la vida nos enoja o decepciona. Sin embargo, cuando nos sentimos enojados o decepcionados, es de hecho cuando una dosis de gratitud es más beneficiosa.

Entonces, ¿qué podemos hacer?

Cuando Angel y yo discutimos la importancia de la gratitud con los estudiantes de nuestros cursos, a menudo recibimos una respuesta “Sí, sí, ya sé…”. Pero la verdad es que la mayoría de nosotros no lo sabemos, porque en el calor del momento somos terriblemente olvidadizos.

En la prisa de nuestra ocupada y estresante vida descuidamos muchos de los fundamentos de la gratitud, por lo que nos perdemos completamente de los beneficios más positivos de la gratitud.

Por lo tanto, los mantras de abajo pueden servirnos como buenos recordatorios para todos nosotros. Simplemente elige uno y repítelo silenciosamente durante 60 segundos cada vez que te encuentres pensando que necesitas algo más de lo que tienes en este momento.

1. Cuando la vida es buena, disfrútala. No vayas a buscar algo mejor. La felicidad nunca le llega a aquellos que no aprecian lo que tienen.

2. La persona más rica no es la que más tiene, sino la que menos necesita. La riqueza es una mentalidad. Quiere menos y aprecia más, hoy.

3. La felicidad llega mucho más rápido cuando dejas de quejarte de tus problemas y empiezas a estar agradecido por todos los problemas que no tienes.

4. El mayor secreto para la paz mental es dejar que cada situación de la vida sea como es, en lugar como piensas que debería ser, y entonces hacer lo mejor de ella.

5. La felicidad no empieza cuando “esto, aquello o lo otro” se resuelva. La felicidad es lo que sucede ahora, cuando aprecias lo que tienes.

6. Cuando la vida te de todas las razones para ser negativo, piensa en una buena razón para ser positivo. Siempre hay algo por lo que estar agradecido

7. No, no siempre obtendrás lo que quieres. Pero recuerda esto: Hay muchas personas que nunca tendrán lo que tienes ahora mismo.

8. Se agradecido por tu vida. Por tu salud, tu familia, tus amigos y tu hogar. Muchas personas no tienen esas cosas.

9. Recuérdate lo afortunado que eres de estar experimentando este momento aquí, ahora mismo. Cuanto más lo aprecies, mejor será.

10. Elige sonreír hoy tomando la vida momento a momento, quejándote muy poco, y siendo agradecido por las pequeñas cosas que significan mucho.

Vivir MejorTodo el mundo quiere ser feliz.

Es por eso que la ciencia de la felicidad ha tenido tanto éxito en los últimos años, con la popularidad de la psicología positiva por las nubes, que se enfoca en lo que hace que los individuos y comunidades prosperen. Los investigadores incluso comenzaron a producir informes sobre la felicidad por todo el mundo.

En este punto, de hecho sabemos bastante sobre cómo ciertos comportamientos, actitudes, y elecciones se relacionan con la felicidad.

La mayoría de las investigaciones sobre el tema sólo pueden encontrar correlaciones; si supiéramos que una cierta cosa nos haría a todos más felices, el trabajo de los psicólogos sería mucho más fácil.

Pero los investigadores creen que aproximadamente el 40% de nuestra felicidad está bajo nuestro control (con el resto determinado por la genética y factores externos). Eso significa que hay muchas cosas que podemos hacer para controlar nuestra propia felicidad.

Aquí tienes nueve comportamientos que promueven nuestra felicidad que están respaldadas por la ciencia.

1. Las relaciones son esenciales

Un importante estudio que siguió a cientos de hombres de más de 70 años, descubrió que los más felices (y saludables) eran los que cultivaron relaciones sólidas con personas que confiaban que los apoyarían.

2. El tiempo le gana al dinero

Un número de estudios descubrieron que las personas más felices preferirían tener más tiempo en sus vidas que más dinero, e incluso intentar pensar de esa manera parece hacer que las  personas sean más alegres.

3. Pero necesitas dinero suficiente como para pagar las cuentas sin estrés

El bienestar de las personas aumenta con los ingresos sólo hasta los $75,000 aproximadamente, según los estudios. (Ese número probablemente varíe en función de tu costo de vida.)

4. Detente a oler las rosas

Las personas que bajan su velocidad para reflexionar sobre las cosas buenas de sus vidas reportan estar más satisfechos.

5. Realiza actos de bondad

Lleva a tus amigos al aeropuerto o pasa una tarde trabajando como voluntario. Algunas investigaciones demostraron que las personas que realizan este tipo de actos dicen ser más felices.

6. Rompe en sudor regularmente

El ejercicio tiende a ayudar a combatir las enfermedades mentales. Y los estudios muestran que la felicidad está asociada con la actividad física; altos niveles de actividad están incluso conectados con más altos niveles de felicidad.

7. Compra diversión

Las personas tienden a ser más felices si gastan su dinero en experiencias en lugar de cosas. Pero los investigadores descubrieron también que comprar cosas que te permitan tener experiencias (como una raqueta de tenis o un libro) también puede aumentar tu felicidad.

8. Aprende a estar presente en el momento

Varios estudios encontraron que las personas que practican la meditación plena experimentan un mayor bienestar.

9. Pasa tiempo con amigos, especialmente con amigos que sean felices

Interactuar con amigos ocasionales puede hacer que la gente sea más feliz, y las amistades cercanas (sobre todo con personas felices) pueden tener un poderoso efecto sobre tu felicidad también.

fin de semanaMuchos de los artículos que se encuentran a diario acerca de emprendimiento y motivación están enfocados en consejos que brindan los empresarios y personas exitosas del mundo, para desarrollar hábitos que mejoren tu productividad y te ayuden a lograr el éxito en los negocios.

Sin embargo, te has preguntado ¿Cuáles los hábitos de los millonarios el fin de semana o durante su tiempo libre? ¿Cuáles son sus consejos para sacar el mejor provecho de estos días?

Estas personas nos muestran como sus actividades durante el sábado y domingo, contribuyen en su camino al éxito. Lo sorprendente es saber que algunos de estos hábitos son exactamente los mismos que desarrollan durante la semana.

1. Levantarse temprano.

Es una realidad que los empresarios aún el fin de semana mantienen la rutina de levantarse temprano.

De acuerdo con Laura Vanderkman en su libro “What the Most Successful People Do on the Weekend” o lo que hacen las personas más exitosas el fin de semana, la mayoría de las personas malgastan sus mañanas.

Por el contrario, este tiempo debería ser dedicado a perseguir una pasión o reto personal. Puede ser por ejemplo, hacer ejercicio, montar bicicleta, ir clases de yoga entre otros.

Esto contribuye enormemente con tu sensación de bienestar y felicidad. Además ayuda a relajar tu mente, después de una semana dura de trabajo. Así que encuentra la actividad que mas prefieras.

2. Planear las actividades con anterioridad

Del mismo modo como debes planear las actividades durante la semana para lograr ser más productivo, planear lo que quieres hacer el fin de semana es un habito que ayuda a motivarnos durante la semana hasta que estos días de esparcimiento llegan.

Estudios demuestran que cuando nos anticipamos y planeamos hacer algo que nos gustan, el sentimiento antes de realizar esta actividad hace parte de la satisfacción de la misma. Si sabes que vas a hacer algo que te gusta mucho lo disfrutaras no solo el fin de semana, sino que también los días previos, ya que te emocionaras pensando en ello.

3. Disfrutar tiempo con los seres que aman.

A pesar que no es una actividad que genere ingresos, los beneficios de pasar tiempo con las personas que amas son vitales para la vida de las personas exitosas.

Spencer Rascoff uno de los hombres mas importantes en el negocio de propiedades y bienes raíces y escritor de uno de los libros más vendidos por el New York Times acerca de este tema, declara que viaja a reunirse con su familia cada fin de semana no importa que tan lejos este haciendo negocios.

De esta forma, el tiempo que compartes con los seres que amas, te ayudará a relajarte y tomar fuerzas para la siguiente semana. Usualmente los domingos son el mejor día para pasar tiempo en familia. Puedes participar en un almuerzo, salir a las afueras de la ciudad, o ir a un parque.

Las personas exitosas priorizan las cosas más importantes en su vida y una de estas es el tiempo que dedican a la familia y a sus amigos.

4. Perseguir hobbies o pasiones.

Warren Buffet considerado como el inversor mas poderoso del siglo 20, admite que parte de su tiempo libre lo dedica a tocar su instrumento favorito, el ukelule un instrumento de cuerda. Este tiempo para disfrutar de un hobbie o una pasión relaja el stress y aporta sensaciones de bienestar y felicidad para tu vida.

5. Desconectarse de los aparatos tecnológicos.

Durante la semana pasamos la mayoría del tiempo en frente del computador o pendientes de nuestro email y el teléfono móvil. El desconectarnos de estos aparatos es un reto para las personas exitosas, que no pueden evitar seguir trabajando aún durante el fin de semana.

De acuerdo con Vanderkman en su libro acerca de lo que hacen las personas exitosas durante el fin de semana, apartarse de estos aparatos por un tiempo, es muy bueno para tu cerebro. Esto permite que disfrutes otras actividades importantes en tu vida y marca una diferencia en la comunicación cuando estas con tus seres queridos o amigos.

Establece como un reto no mirar tu Smartphone durante las horas que compartes con tu familia, esto contribuye enormemente para lograr una mejor relación y tiempo valioso con los que amas.

6. Realizar actividades de caridad

Richard Branson, el multimillonario dueño del Grupo Virgin, declara que dedicar parte de su tiempo libre a contribuir en temas como pobreza, el cambio climático o ayudar a las comunidades más frágiles, refuerza sus pensamientos en otras áreas primordiales de su vida.

La sensación de ayudar a otros seres humanos, sin importar si tu aporte es grande o pequeño, ayuda que evalúes tus propósitos con más claridad y te hace sentir feliz y agradecido con lo que tienes.

Robert KiyosakiCuando dejé la Marina, tuve que decidir el consejo de cual padre iba a seguir.

Mi verdadero padre (mi padre pobre) quería que volviera a la escuela y obtuviera un buen trabajo en una gran corporación para que pudiera “subir por la escalera corporativa” como empleado.

Mi padre rico (el padre de mi mejor amigo) me aconsejó que “construyera mi propia escalera corporativa” como emprendedor.

Comencé muchas empresas. Sobre la que más escribí fue la de mi primer gran éxito, la de billeteras de nylon y velcro para surfistas. Escribo tanto sobre esta empresa debido a las dolorosas lecciones que aprendí sobre las patentes y la protección de la propiedad intelectual. No hice esas cosas con mi empresa de billeteras de nylon y velcro para surfistas y terminé perdiéndolo todo por los competidores que se robaron mi idea.

Pero también tuve una empresa de seminarios, empresas de inversiones inmobiliarias, y por supuesto The Rich Dad Company. Hoy quiero hablarles sobre una lección de mi empresa de seminarios. Esta empresa era muy diferente a la empresa de billeteras ya que estaba basada más en servicios en oposición a la producción o fabricación.

En fabricación trabajas con unos pocos clientes que compran tu producto al por mayor y luego se dan la vuelta y venden tu producto a sus muchos clientes. En servicio, tiendes a trabajar directamente con tus clientes-usuarios-finales. Si tienes éxito tendrás un montón de estos clientes. Y si bien suena genial, puede ser una de las mayores trampas en las que puedas caen como emprendedor.

Lo que aprendí es que aproximadamente el ochenta por ciento del buen negocio provenía del veinte por ciento de mis clientes. Y que el ochenta por ciento de mis problemas provenían del otro veinte por ciento. Si puedes averiguar cuales clientes son del veinte por ciento creadores de problemas, entonces puedes deshacerte de ellos y pasar la mayor parte de tu día haciendo crecer tu negocio.

El truco es, por supuesto, identificar qué clientes son clientes problemáticos. Mi asesor, Garrett Sutton tiene un dicho, “como la contaminación o una enfermedad, los clientes tóxicos son destructivos para tu negocio y tu salud.” Como abogado, Garrett vio su justa parte de “clientes tóxicos.” Vio tantos que creó una estrategia para detectarlos y evitarlos.

Garrett dice: “Un cliente tóxico es una persona que te hace retroceder de manera significativa. Más que una simple molestia, son un distintivo detrimento para ti, tu equipo y la moral de tu empresa. En términos de tiempo, dinero y esfuerzo, el cliente tóxico es una pérdida de recursos y un lastre para tus ingresos. El daño causado por un cliente tóxico puede ser severo. Estas no son personas que simplemente molestan. Se trata de personas capaces de envenenar y contaminar organizaciones enteras.”

Si quieres que tu negocio tenga éxito, debes aprender a reconocer los clientes problemáticos, o tóxicos, antes de que sea demasiado tarde. Debes entender por qué este tipo de clientes son tóxicos, aprender cómo extraerte a ti mismo de un cliente problemático actual y, en última instancia, evitar trabajar con un cliente tóxico nunca más.

Hay un motón de personas persiguiendo dinero para iniciar un nuevo negocio o lanzar un nuevo producto. El mayor problema que la mayoría de ellos tienen es que carecen de experiencia o no tienen un equipo detrás de ellos. Si el equipo es débil o carece de experiencia y una trayectoria, son mucho más propensos a convertirse en víctimas de los clientes tóxicos.

Como emprendedor y dueño de negocios eres un optimista. Ves los aspectos positivos y planeas para el éxito. También debes ser realista. Debes planear para los desafíos inevitables asociados con administrar una empresa.

Debes ser consciente de todos los rincones oscuros. Y cuando se trata de oscuridad, uno de los mayores desafíos que enfrentarás serán los clientes problemáticos. Pero una vez que aprendas a identificar y evitar a este tipo de clientes, tu equipo volará alto, tu negocio se disparará y tus empresas no serán un trabajo, se convertirán en tu libertad.

hablar con ustedHablar consigo mismo en voz alta, por lo general, está mal visto en la sociedad. Cuando lo hace, lo ven como un ‘loco‘ que acaba de salir de un manicomio.

Pues bien, se trata de una práctica que comienza en la infancia pero que, con el transcurso del tiempo y la madurez, se va interiorizando y adaptando todo lo que piensa.

¿Qué hay de malo que, mientras lee esta nota, diga en voz alta lo primero que se le ocurra? Si el de al lado le hace algún reclamo, invítelo de paso a leer nuestro artículo y se entere por qué es bueno.

La necesidad de hablar en voz alta consigo mismo no desaparece nunca. De hecho, según la profesora e investigadora en el campo del desarrollo infantil, Laura E. Berk “el habla privada puede resurgir en aquellos momentos de la vida en que nos toca lidiar con actividades que son muy demandantes o poco familiares“.

Solemos hablar mucho sobre el otro, sobre aquel amigo, colega, familiar o jefe y lo hacemos con las personas a las cuales les tenemos confianza. Pero ¿ya reflexionó y se preguntó cómo estuvo su día? si lo hizo o lo hace: ¡Bien!, ahora hágalo en voz alta y encontrará más espacios de auto-conocimiento.

Los investigadores Gary Lupyan, de la Universidad de Wisconsin y Daniel Swingley, de la Universidad de Pennsylvania, hicieron un sencillo experimento en un supermercado con más de 20 voluntarios, en el cual se les pidió que buscaran una serie de productos dentro del almacén. La mitad de ellos que hacía su búsqueda pronunciando en voz alta el nombre del objeto encontró todo mucho más rápido que aquellos que lo hicieron mentalmente.

Claro, hay espacios y tiempo para todo. No estamos diciendo que a toda hora hable con usted mismo y exteriorice todo. Recuerde que vivimos en comunidad y debemos respetar el espacio personal de los demás.

Sin embargo, queremos exponer que esta práctica moderada trae ciertos beneficios para su vida profesional y estas son las razones:

Aclara el dilema y mejora la toma de decisiones

Día a día nos enfrentamos a diferentes obstáculos, unos más grandes que otros, pero siempre está el reto de tomar la mejor decisión.

Si se le presenta un problema al cual no le encuentra una respuesta rápida, le aconsejamos que a solas exponga los pros y los contras, escuche lo que piense y así organizará sus ideas y pensará con más serenidad.

Estimula su memoria

Las veces que usted piensa en voz alta y se hace cuestionamientos está, de alguna manera, repitiendo y recordando elementos que acaba de conocer. De esta manera, se activa su mecanismo sensorial en el cual usted también está visualizando las palabras que pronuncia.

Ayuda a mantener la concentración

Cuando usted está diciendo algo en voz alta mantiene su atención en ese objetivo y, de hecho, le ayuda a encontrar las cosas más rápidas.

Por supuesto, esto solo sirve si usted sabe cuál es el objeto que está buscando. Por ejemplo, un plátano es de color amarillo y reconoce las características propias de esta fruta, así que cuando usted está diciendo en voz alta, su cerebro busca una especie de fotografías que están previamente almacenadas y trabajará con más agilidad.

Si usted está preparando una exposición o estudiando para un examen repase todo en voz alta para que como lo decíamos su cerebro empiece a buscar las “fotografías” de lo que se está hablando.

Impulsa la motivación

Una manera de enfrentar las tareas aburridas o complicadas de hacer es decirse, por ejemplo:

“Buenos días querida, ¿qué tal si hoy aprovechamos el día para hacer oficio?”, u “Hola grandulón, hoy sin falta tienes que llamar al contador y ponerte al día con el papeleo, antes de que multen”.

Use frases agradables, trátese como le gustaría que le dijeran y verá que es una excelente manera de no rendirse con rutinas como el deporte o el inicio de cualquier trabajo.

Establecer metas

Aquellos emprendedores y empresarios siempre tendrán objetivos que los llevarán siempre un escalón más arriba para llegar al éxito.

Empezar el día con una frase en la mañana de “hoy mi objetivo es…”, le ayudará a organizar una rutina productiva y, cuando lo hace en voz alta, su cerebro durante el día relacionará lo que dijo en las primeras horas con lo que sucede en su jornada.

¿Cuándo sí está mal el hablar solo?

Se entiende que cuando existe ya un problema mental, es cuando la persona lo hace con demasiada frecuencia, como si estuviera en otra realidad y con escasa interacción con los compañeros (aislación social).

Cuando una persona todo el tiempo está expresando pensamientos negativos e incluso suicidas, entre otros rasgos (como alucinaciones) pueden ser síntomas de esquizofrenia.

Vivir Mejor“¿Cómo puedo tener éxito?”

Es una pregunta que muchos de nosotros nos hacemos y tenemos problemas para contestar. Porque ¿qué es el éxito, después de todo? ¿Es escribir un libro y vender un millón de copias? ¿Ganar premios? ¿O simplemente sentirte satisfecho con tu trabajo?

A menudo nos dicen que el éxito está en el ojo del espectador, que tenemos que definirlo por nosotros mismos, en términos que sean significativos para nosotros.

Es cierto. Pero no nos dicen cómo hacerlo, y cuando lo intentamos, muchos de nuestros logros terminan encajando en el molde de alguien más (como en el de nuestros empleadores o la sociedad) y no en el nuestro. Y por eso quedamos insatisfechos o infelices, deseando tener algo más u otra cosa, no importa qué tan “exitoso” seamos.

Aquí hay un vistazo de una de las razones más probables.

Las tres clases de éxito

Como alguien que estudió y escribió sobre la psicología de la felicidad, descubrí que hay más o menos tres tipos de éxitos. El truco (primero) es recordar que no puedes tenerlos todos a la vez, y después descubrir a cuál estás apuntando. Se parece algo a esto:

éxito

1. El éxito en ventas se trata de conseguir que la gente compre algo que has creado o proponga una oferta: Tu libro es un éxito comercial! Todo el mundo lo está leyendo, todo el mundo habla de él, estás en la televisión. Vendes cientos, luego miles, y entonces incluso millones de copias. Los camiones pitan una señal cuando dar marcha atrás en tu garaje para descargar el interminable pago de regalías. (La mayoría de los autores pueden decir que el negocio editorial no funciona de esta manera a excepción de un puñado con suerte, pero entiendes la idea.)

2. El éxito social significa que eres ampliamente reconocido entre tus pares; por personas que respetas. Has ganado el éxito crítico. El renombre en tu industria. Para ampliar el ejemplo del autor del libro, el New York Times revisa tu última novela. Eres preseleccionado para el premio Man Booker, y los más grandes creadores de tendencias están hablando sobre ti y tu trabajo (sea o no sea un éxito comercial).

3. El éxito personal está en tu cabeza. Es invisible. Sólo tú sabes si lo tienes, ya que corresponden a medidas internas establecidas por ti mismo. El éxito personal significa que has logrado lo que querías lograr. Para ti. Estás profundamente orgulloso y satisfecho por tu trabajo.

Estas tres categorías son amplias y por lo tanto aproximadas, pero es por eso que son tan útiles: Es muy probable que cualquier logro importante que alcances caiga más claramente en una que en otra. Se aplican a casi todas las industrias, profesiones y aspectos de la vida. El punto es que el éxito no es unidimensional. Para poder ser realmente feliz con tus éxitos, primero tienes que decidir qué tipo de éxito quieres.

¿Te dedicas al marketing? El éxito de ventas significa que tu producto voló de los estantes y tus números superaron los pronósticos. El éxito social significa que se escribió sobre ellos en revistas de alto impacto, te nominaron para un premio, o fuiste reconocido por el CEO de tu empresa. ¿El éxito personal? Eso es siempre el mismo, no importa quién seas o qué hayas logrado: ¿Cómo te sientes con tus logros?

¿Eres profesor? El éxito de ventas significa que te están ofreciendo promociones basados en tu trabajo en clases, los cuales tus superiores quieren ampliar e implementar más ampliamente. Te preguntan si estás interesado en convertirte en un administrador. El éxito social significa que maestros respetados te invitan a presentar conferencias, ser mentor de los nuevos maestros, y los directores de las escuelas del distrito te reconocen por tu trabajo. ¿El éxito personal? De nuevo: ¿Cómo te sientes con tus logros?

No puedes tenerlo todo, pero igual puedes ser feliz

Aquí está el truco: Si bien pueden superponerse, es imposible experimentar los tres éxitos a la vez.

Imagina el triángulo de arriba como uno de esos tablones tambaleantes de las antiguas escuelas. Si empujas hacia abajo dos lados, el tercer lado irá para arriba. En nuestras vidas y trabajos, es raro que algo que hagamos (cualquier éxito que logremos, no importa lo grande que sea) pueda satisfacernos a nosotros y a los demás por igual. Aspirar a eso, si me lo preguntas, es un error.

El éxito de ventas, por ejemplo, puede bloquear el éxito personal. Eso es lo que me pasó como escritor cuando alcancé la lista de los más vendidos. Mis metas personales quedaron relegadas al asiento trasero por las metas comerciales más tangibles. “Aprovecha mientras el sol brille,” dice el refrán, incluso si te sientes cansado, así son los artistas que venden. No estoy diciendo que sea malo perseguir el éxito comercial. Pero tienes que ver cómo puede bloquear tus metas personales de vez en cuando, esas que no pueden ser vistas en el ranking de ventas semanales de las tiendas.

Si bien pueden superponerse, es imposible experimentar los tres éxitos a la vez.

Los logros personales no tienen necesariamente una estrategia comercializable;  ningún éxito en ventas o social pueden derivar de ellas. Eso se aplica a la impresionante torta de cumpleaños que horneaste para tu hija. O la increíble lección en la que, como maestro, pusiste tu corazón por semanas. Él quirquincho del patio trasero que construiste con tus propias manos. No puedes esperar regalías ni publicaciones en revistas por esos esfuerzos. No estás tratando de vender tortas, grandes enseñanza, ni quirquinchos. ¡Podrías! Pero esa no era tu meta.

Por último, vale la pena señalar que rara vez las notas críticas positivas se venden, lo que significa que el éxito social, a veces puede bloquear el éxito de ventas. Una de mis películas favoritas del año pasado fue Spotlight. Tensa, dramática, quedé pegado a la pantalla. La película ganó los premios de la Academia como Mejor Película, un alto honor. Sin embargo, sus ingresos nacionales totales del año pasado fueron de $45 millones.

Furioso 7 hizo $353 millones.

Si fueras director de cine, ¿cuál te hubiera gustado hacer?

Decide qué tipo de éxito deseas. Elige sólo uno, apunta, y dispara.

Richard BransonLa mayoría de personas en el mundo saben que Richard Branson fundó Virgin Records en 1972.

Pero gracias a su visión, trabajo duro, dedicación y liderazgo, transformó en 40 años un pequeño emprendimiento en una potencia con presencia en más de 50 países a través de 400 empresas.

Por ese motivo, Branson es ampliamente reconocido como un líder perspicaz e inspirador, que supo convertir sus fracasos en experiencias aleccionadoras. De hecho, según su biografía personal, “Perdiendo la virginidad“, escrita por el mismo, él es el único que asume la responsabilidad cuando algo sale mal.

“Asumir la responsabilidad cuando las cosas no salen según lo planeado es vital para cuando las cosas salgan bien”, escribió a modo de lección de liderazgo en su libro.

La carrera de Richard Branson se distingue por su empeño en romper los moldes, no solo en la forma en la que desarrolla productos o servicios innovadores, sino por la forma en la que sale a venderlos, como los comerciales en los que se disfraza de azafata o la búsqueda de llegar a la luna a través de Virgin Galactic.

Branson es un magnate que amasó su propia fortuna por hacer las cosas diferentes“, explica el profesor Guillermo Quiroga, director de Postgrado UPC, recordando que se diferencia del resto de ejecutivos tradicionales hasta en su forma de comunicarse, porque él mismo administra los contenidos de su blog y su cuenta de Twitter.

Para el profesor Quiroga, Branson se caracteriza por “agitar las aguas en el negocio en el que ingresa”. Para eso, se vale de colaboradores altamente empoderados, que no responden a las estructuras burocráticas de una empresa.

“El principio en el que se basa Branson es que un emprendedor siempre buscará el mejor resultado para la empresa”, dice Quiroga, por lo que Branson se jacta de no asistir a un directorio o reunión desde los 21 años, y, por el contrario, señala el empresario, su lugar está fuera de la oficina, buscando nuevos negocios y reclutando a la mejor gente para seguir creciendo.

Lecciones de liderazgo

Entre sus principales lecciones de liderazgo, el profesor Quiroga identifica 5 importantes enseñanzas:

1. No le pongas límites a tus ideas

Branson sueña en grande. Desde los viajes espaciales hasta la inversión en energías verdes, este entusiasmo y compromiso se ha traducido en un imperio multimillonario. Y todo comenzó como un sueño que compartía con personas afines y que adoptaron sus ideas a través de su trabajo y compromiso.

2. Lidera activamente

Branson es el nombre y el rostro de todos sus nuevos emprendimientos. De esa forma inspira y establece la dirección.

Estar activamente involucrado y visible envía el mensaje de que haces lo que te apasiona. Y eso es contagioso. Sus trabajadores se realizan profesional y personalmente.

3. No le temas al fracaso

Virgin Cola o Virgin Digital no resultaron para Branson. Sin embargo, muchas de sus otras apuestas sí lo hicieron.

Los riesgos y los fracasos son necesarios para alcanzar el éxito. Eso lo han aprendido otros CEOs exitosos como Mark Zuckerberg y Jeff Bezos. Branson empodera a los demás para que se equivoquen.

4. Lidera de forma diferente

Branson siempre ha hecho un maravilloso trabajo en asumir la responsabilidad de sus decisiones mal calculadas. Si otros hicieran lo mismo, cree él, más líderes se ganarían el respeto y admiración de sus colaboradores, y se genera compromiso a la hora del fracaso pero sobre todo a la hora de la victoria.

5. Aprende a delegar

El arte de delegar es una de las habilidades clave que todo emprendedor debe dominar.

Los líderes más exitosos saben que no tendrán el tiempo o la capacidad para ser los mejores en cada aspecto de su compañía y deberían contratar a quienes se hagan cargo en lo que ellos no son expertos.

¿Con qué lección de liderazgo se queda Ud.?

crecerEstoy viviendo una etapa del emprendimiento que es positiva pero a su vez te incomoda, molesta y te hace sufrir: se llama crecer.

Los conocidos “growing pains” han tocado la puerta de mi empresa y a diferencia de lo que creí que podía hacer para evitarlos o aprender a pesar de ellos, me doy cuenta que son inevitables.

Es muy normal, lo podemos ver hasta en el ciclo natural de vida; duele la adolescencia, duele el envejecimiento. ¿Por qué?, porque estamos pasando por un momento de cambio radical, de transformación, de metamorfosis. Y el cambio tiene siempre una reacción, no pasa inadvertido. Y si lo pensamos bien, es completamente necesario.

Si tú eres emprendedor, entenderás perfecto de lo que hablo. Si no lo has vivido y quieres crecer, no te perderás de este aprendizaje.

¿Pero concretamente a qué me refiero?

Los típicos “growing pains” se pueden detectar si estás viviendo alguno de los siguientes puntos:

1. Todos hacen todo

En la primera etapa de la empresa bendices contar con un equipo que esté dispuesto a hacer lo que sea, desde cargar cajas, llevar encargos, arreglar la línea de teléfono, ir al súper, etc.

Pero llega un momento en el que debes definir más claramente los límites de aquellas actividades en común que no tenían dueño y por ende todos participaban. Comienzas a darte cuenta que tienes un enorme montesori que tú mismo creaste y que ahora debes poner en orden

¿Cómo? A través de los necesario y a veces poco sexys “Procesos”. Este es un gran consejo que te doy como emprendedor; tienes que empezar a mapear todo movimiento como proceso y asignarle un responsable.

Yo creí que se podía hacer desde un inicio y que así no se complicaría después. Error. Al inicio estás probando tu proyecto y debes ser flexible para poder ajustar tu modelo de acuerdo a lo que has aprendido probándolo con tu cliente, una vez probado y ajustado tu modelo, debes crear procesos claros por área para evitar que se dupliquen actividades, evitar confusiones, lograr eficiencias e institucionalización.

Suena ordenado y con estructura, pero en realidad a veces no le das prioridad, no sabes cómo hacerlo y lo pospones (porque eso hacemos con las cosas que no nos gustan tanto) y se convierte de un tope en el camino a una muralla que cuesta demasiado no ver y te impide avanzar.

2. Necesitas gente distinta

Cada etapa de una empresa, requiere un perfil distinto para continuar el crecimiento de la compañía. Hay perfiles que crecen y se desarrollan a la par de la compañía, la mayoría de ellos no.

Y estoy segura que si estás leyendo esto y lo has vivido, te has encontrado en una situación difícil en la que no quieres traicionar a aquella persona que te ayudó desde un inicio, creyó en el proyecto y ahora no está dando el ancho que requieres para llevar a la empresa a la siguiente etapa.

Es momento de pensar en planear tu estructura a mediano plazo.

Siéntate, elabora un organigrama que no necesariamente necesites y cubras por completo hoy, pero que necesitarás en un par de años. De esta manera, algunos puestos quedarán vacíos, pero tendrás una visión de qué perfiles deberás de cubrir en un futuro y toda la empresa entenderá hacia dónde se moverá la compañía y será más sencillo cualquier cambio o movimiento que debas hacer en tu estructura actual.

3. Se multiplican las confusiones

¿Sientes que tu oficina es un teléfono descompuesto? ¿Percibes una mala comunicación evidente? ¡Es probable que estés creciendo!

Como antes todos estaban en la misma oficina, había menos actividades, menos áreas, menos clientes, todo era más sencillo de visualizar en su totalidad. Conforme vas creciendo, las áreas se aíslan un poco, generan cierta autonomía y tienes como resultado una compañía que desconoce lo que hace un área de la otra. Es normal, pero debes corregirlo.

Primero entendamos que no todos sabremos todo, y que eso está bien. Después se deben crear procesos de comunicación y conciencia de que periódicamente se deben comunicar los sucesos importantes a las demás áreas. Esto lo puedes arreglar con una intranet, con un boletín interno, con chats, con juntas semanales en donde asignes un espacio para anuncios. Sobre comunicar y dar contexto sobre lo que haces dentro de la compañía es la clave.

4. Te das cuenta que la mayoría de las decisiones recaen en ti

Llegó el momento de soltar un poco el control y comenzar a delegar. ¿Quieres crecer y no morir en el intento? Contrata bien, entrena bien, delega bien. Evita ser el cuello de botella del crecimiento de tu compañía y comienza a delegar actividades que tu equipo puede hacer igual o mejor que tú.

Confía en tu equipo, corrige si se equivocan, da retroalimentación y deja que aprenda cada quien a resolver y a decidir con respecto a lo que son responsables en la empresa.

5. El Excel ya no te es suficiente, necesitas sistemas

Sé que tal vez lo primero que te pasa por la cabeza ahora es “¿y cuánto me va a costar?”

Aunque no lo creas, hay muchas alternativas de sistemas que no requieren una alta inversión, algunas tienen esquemas de pagos mensuales, algunas soluciones son gratuitas.

Lo importante aquí es actuar a tiempo y evitar que te coma la operación antes de que elijas en qué proceso necesitas un sistema nuevo y lo empieces a implementar

Si te identificaste con uno o más puntos de los que mencioné, te felicito; ¡Estás creciendo! Pon atención y actúa con inteligencia. Estos dolores son un aviso de que debes hacer modificaciones en tu operación, escúchalos y cúralos, no los ignores.

oportunidadesNo creo que la suerte exista. Al menos no tal y como nos la han vendido hasta hoy.

Creo que las cosas pasan por algo, aunque muchas veces no les encontramos el sentido, no sabemos interpretarlas o no queremos porque nos duele demasiado.

Todo lo que nos va pasando y decidimos nos ver, no sentir, no escuchar, se acumula en nosotros y se nos dibuja en la piel o se nos queda retenido esperando que llegue el momento.

Nos han educado para esperar castigos divinos si hacemos algo que otros creen que está mal o que vulnera un código ancestral, aunque para nosotros ese código sea en si mismo un castigo. Nos da miedo ser felices porque, en el fondo, creemos que deberemos dar algo a cambio, perder algo, como si estuviéramos destinados a sufrir y la felicidad fuera una provocación, un ritual irreverente que debemos pagar caro…

Porque nos han dicho que en esta vida no se llega a la plenitud. Porque nos han educado para no salir de las líneas marcadas ni explorar nuestra capacidad de ser libres. Nos han pedido que caminemos cada día por el mismo sendero, con la cabeza gacha para no desafiar a los dioses a esperar un golpe de suerte.

Aunque ese tipo de suerte cuando llega es efímera, porque no sabemos usarla o nos asusta tenerla entre las manos porque nos han dejado claro que nadie que no haya hecho un mínimo esfuerzo para conseguir algo, sabe cómo manejarlo. Porque nos han insinuado que esa suerte que no nos pertenece y no pararemos hasta que no la malgastemos con la torpeza del que no sabe usar lo que no le está destinado.

Tal vez la suerte sea más cuestión de saber darse cuenta de dónde están las oportunidades, que a veces nos llegan disfrazadas de conflictos, y aprovecharlas. Una tarea complicada porque esas oportunidades no son a menudo cómodas ni fáciles, exigen esfuerzo y renuncia.

Quizás la suerte sea hacer mil veces algo de muchas maneras distintas hasta que descubres cuál es la forma correcta o la soñada. Practicar para vivir. Darte cuenta de cuando cambiar y cuando aceptar y notar cómo eso te cambia también. Saber esperar, una espera activa, sin perder comba ni reflejo.

Dejar pasar falsas oportunidades también que te ponen a prueba y que te llegan en forma de regalo maravilloso. Al final, quizás lo que convierte cualquier experiencia en una oportunidad es nuestra forma de verla, nuestra actitud

Los problemas son oportunidades, a menudo, cuanto más grandes, más recompensa supone superarlos. Por lo que, visto así, todo es una buena oportunidad… Y la suerte subyace en todo, tan sólo hace falta mirarla con ojos nuevos y agradecidos y estar dispuestos a exprimirla hasta la última gota.

A veces, ni siquiera somos capaces de ver la multitud de cosas que debemos agradecer hasta que las perdemos…

Tampoco lo bueno tiene porque ser complicado. A veces es sencillo, deseas algo y lo pides. Aunque a menudo no nos atrevemos a pedirlo, porque pensamos que no nos pertenece o que otros lo verán como una osadía o una impertinencia.

El problema no es cuando llega a ti algo bueno y fácil y piensas que es un golpe de suerte… Eso es bueno. El problema surge cuando esa facilidad establece que tienes que dar a cambio algo que vulnera tu esencia o se interpone entre tú y tus valores. En ocasiones, no hay caramelo más envenenado que tener suerte de haber ganado la carrera sin saber por qué, ya que has aprendido nada de ello y no sabes si podrás repetirlo.

A veces, estás tan destrozado por dentro y aturdido… Vives momentos tan duros que cuando otros te dicen que tomes las riendas o arriesgues un poco para cambiarlo te asquea.

He sentido eso. Es como si llegaras a casa huyendo de la lluvia y tu cobijo no tuviera techo y miraras al horizonte y descubrieras que tu mundo es un lugar sin refugios y que en todas las casas que encuentras se duerme al raso. En ese momento, necesitas una mano tendida y la necesitas ya y todas las hermosas frases que te llegan al móvil donde te dicen que si lo sueñas harás que sea posible hacen crecer en tu interior una rabia descontrolada… Has soñado tanto y te has levantado tan pronto… Has amado tanto y ¿qué has recibido?

Necesitas suerte y la necesitas ahora. Uno de esos enormes golpes de suerte que te cambian la vida y que llegan de forma fácil, porque ni te quedan fuerzas para seguir, ni dinero en los bolsillos como para salir a buscarla…

Si tan sólo durante un rato pudieras despejar tu cabeza para pensar sin tanta angustia podrías empezar a construir algo nuevo, una alternativa, un nuevo comienzo para ti… Un refugio donde imaginar un futuro mejor que te ayudara a soportar este presente que se desmorona…

No hay mayor ceguera que la del miedo. Te estruja el pecho para que respires rápido y corto, para que creas que vas a desfallecer. Te comprime las ideas y las acelera, abre la caja de estupideces que tienes herméticamente cerrada para evitar convertirte en un títere… Y te sientes acorralado, cansado, desesperado.

Siempre he pensado que la suerte se fabrica, se construye, aunque a veces esa creencia se tambalea y te golpea en la cara y te quedas con esa mueca triste y perdida. Aunque no te ves capaz porque estás muy cansado y lo que quieres es gritar…

Tal vez, la suerte, esa suerte facilona de los cuentos de hadas y princesas, la de las loterías y las comedias románticas exista sólo fruto del azar y haya personas tocadas por la magia…

Quizás también haya varios tipos de magia. La que te llega un día, cuando entre una multitud topas con unos ojos que te calan por dentro y sacuden y agitan, y la magia que dibujas tú. Esa que sucede cuando dejas el camino marcado, decides que no te importa qué digan lo demás y que quieres descubrir por ti mismo hasta dónde puedes llegar. La magia del empeño, de la actitud y de la voluntad. La magia de los que van a contracorriente. Cuando vas a contracorriente encuentras respuestas que otros no encuentran y te haces preguntas que otros no imaginan.

Quizás la suerte es insistencia, impertinencia, osadía, cierta locura para imaginar lo que otros antes no han imaginado o no se han atrevido a soñar. Tal vez sea una fe gigante y conmovedora, una confianza enorme en ti mismo y tu capacidad de maniobrar por la vida corazón en mano y con ganas de tocar tu cielo particular.

Quizás sea tu propia forma de ver la vida y salir en su busca. Quererte lo suficiente como para creer que mereces lo mejor y no para hasta sentirte entero… Creer en ti.

Una solución distinta que antes nadie se ha atrevido a pensar para cambiar las cosas. Unos ojos nuevos con los que ver más allá del dolor y el miedo. Porque quizás ya tenemos mucha suerte y no sabemos darnos cuenta

Tal vez la suerte sea una excusa a la que aferrarse para empezar, un amuleto en forma de trébol de cuatro hojas, un punto de apoyo desde el que mover el mundo, como Arquímedes. Tal vez, la suerte sea esa confianza en nosotros mismos que necesitamos para convertirnos en fabricantes de oportunidades.

pandillero a millonarioRyan Blair no tuvo unos comienzos fáciles.

Siendo adolescente dejó los estudios, se escapó de casa, estuvo un año viviendo en un cobertizo, entró en una banda criminal en Los Ángeles y, con tan solo 16 años ya había sido detenido 10 veces. Acabó en la cárcel.

Tras 26 días entre rejas, decidió abandonar la mala vida, de la que ahora solo quedan los tatuajes que recorren su cuerpo, además de las lecciones que aprendió.

Encontró en el novio de su madre al mentor adecuado, que le dió su primer trabajo como soporte informático en Logix Development. Una empresa en la que fue escalando puestos rápidamente, hasta alcanzar el cargo de vicepresidente, según explica en una entrevista en Yahoo.

Con tan solo 21 años, Blair lanzó su primera empresa de soporte técnico, llamada Tech. Y desde 2005 ocupa el cargo de director general de ViSalus, una empresa que vende productos para el control de peso y bebidas energéticas.

Y ahora, con 39 años, se ha convertido en un emprendedor millonario, inversor de capital riesgo y autor de best sellers. En su primer libro, ‘Nada que perder y mucho que ganar‘, explicaba cómo se sobrepuso a las adversidades que se encontró en la vida; y ahora, en ‘Rock Bottom to Rock Star’ señala a la gente cómo pueden superar sus retos profesionales y personales.

Ausencia de miedo

A pesar de todos los retos que se le han ido presentando en la vida (tras escribir su primer libro, su madre se quedó en coma y a su hijo le diagnosticaron autismo), Blair considera que es un afortunado. “He nacido en el lugar correcto, en el momento adecuado, con los talentos necesarios y la adversidad justa”, apunta en Yahoo.

Con su experiencia a cuestas, Blair se atreve en su nuevo libro a dar consejos a otras personas que quieran seguir su camino, en lo que denomina “lecciones de la escuela de negocios de los golpes duros”. En Inc y en BusinessWeek recogen algunos de los más destacados.

1. Tener valores y principios

La empresa de Blair iba a salir a bolsa, logrando un sueño de cualquier empresario, pero en el último momento se echó para atrás y decidió vender la compañía.

“Mi ego quería salir a bolsa, pero mi responsabilidad era con los inversores”. Así que cuando recibió una oferta por la empresa lo suficientemente alta (792 millones de dólares), renunció a su sueño e hizo caso a sus principios, eligiendo lo mejor para los accionistas que habían apostado por él.

2. Hazlo tú mismo

Una empresa debe contar con los mejores profesionales posibles para alcanzar el éxito, pero sin olvidar que todo comienza en uno mismo.

“Hay que contratar a los mejores, pero yo mismo lo hago todo en un primer momento para dominar el proceso”, explica. Y una vez logrado, entrega el testigo al trabajador. “Para dirigir con eficacia una empresa hay que familiarizarse con todos los procesos, por pequeños que sean, y evitar que la mano izquierda no sepa lo que está haciendo la mano derecha”.

3. No te acomodes

Blair considera que no tener nada que perder provocó que no tuviera ningún miedo al riesgo, lo que le ha ayudado en su carrera.

“La mayoría de la gente no emprende por miedo a perder algo. La clase media, por ejemplo, puede tener una hipoteca o un coche, y temen iniciar un negocio, sintiéndose cómodos siendo clase media”, señala. “Yo no he estado nunca en esa zona de confort”.

4. No dejes que nadie te robe la leche

“Al chico nuevo de la cárcel lo ponen a prueba rápidamente. Alguien se acerca y te pide la leche, y si la entregas sin pelear, después tendrás problemas. En una empresa ocurre lo mismo: mucha gente quiere conseguir dinero, y tendrás que pelear para que no se lo lleven”.

5. El más fuerte no es el más poderoso

En la cárcel, en una pandilla o en una empresa, el más fuerte no siempre es el más poderoso. Y es que el más influyente siempre tendrá más poder. Aunque se sea el presidente de una compañía, hay que vigilar que no haya nadie con más influencia en el resto.

Reibox BlogTus 20s están lejos de ser simples… especialmente cuando se trata de tus finanzas.

Incluso algunas de las personas más ricas y exitosas no escaparon de esta década sin cometer uno o varios errores de dinero.

Le preguntamos a un puñado de millonarios y multimillonarios que se hicieron a sí mismos, CEOs, emprendedores y autores BestSellers qué deseaban haber sabido sobre el dinero desde el principio.

Esto es lo que tenían para decir:

Aprende el concepto de la gratificación retardada

Kat Cole, presidente de Focus Brands:

“Lo que desearía haber sabido son más principios y prácticas en torno al ahorro y la conciencia sobre cómo estaba gastando mi dinero Y el concepto de la gratificación retrasada, en lo cual no era realmente bueno.

Cuando estás ganando un montón de dinero puedes hacer lo que quieras, cuando quieras… Si hubiera instilado la práctica de ‘Sí, quiero algo, ¿pero lo necesito? Voy a esperar,’ una de dos cosas pasaría: O el deseo por ello hubiera desaparecido, y ahora tendría ese dinero, o cuando la comprara, estaría mucho más agradecido por ello – y tal vez lo haya conseguido en una rebaja en ese momento.”

Tener un colchón de efectivo

John Paul DeJoria, cofundador de John Paul Mitchell Systems y Patrón tequila:

“Antes de invertir o iniciar una empresa, asegúrate de tener suficiente dinero ahorrado para por lo menos seis meses para pagar las facturas o cualquier otra cosa que pueda llegar a suceder financieramente Es importante tener un colchón de seis meses de respaldo financiero antes de invertir o si algo no funciona a tu favor.”

Aprende a administrar tus tarjetas de crédito

Mark Cuban, empresario multimillonario, inversionista:

“[Me hubiera gustado saber] que las tarjetas de crédito son la peor inversión que puedes hacer. Que el dinero que ahorro en intereses por no tener deudas es mejor que cualquier retorno que podría obtener mediante la inversión de ese dinero en el mercado de valores… Debería haber pagado mis tarjetas cada 30 días.”

Las habilidades valen más que un trabajo

Tim Ferriss, inversionista ángel, autor best-seller de “The 4-Hour Workweek”:

“En tus 20s, optimiza para aprender, no ganar. Trabaja directamente bajo o con maestros en el campo y adquiere habilidades. Esto es particularmente cierto para las negociaciones y habilidades difíciles, como la codificación.”

“¿Qué preferirías tener: 20.000 dólares más al año en tus 20 años, lo que te llevaría a ganar de $ 100.000 a $ 200.000 al año en tu 30s, o un trabajo con un salario más bajo de 20 a 25 pero que te lleve a hacer millones a tus 30s?”

A menudo es mejor priorizar adquirir habilidades por sobre las ganancias inmediatas. McKinsey o Goldman pueden ser seductores, pero es fácil quedar atrapado en una trayectoria de más de 20 años asalariado por un estilo de vida hinchado que es siempre un poco más caro que el año anterior. Los siervos pueden convertirse en reyes hechos a si mismos, pero los consultores tienden a quedarse siendo consultores. La única verdadera seguridad en el trabajo es un conjunto de habilidades superior.”

Crea una canasta para tus huevos

Sara Blakely, fundadora de Spanx:

“Es realmente importante ahorrar dinero y crear una canasta, sentirte cómodo con lo que hay en tu canasta, y no tocarlo. Dejarlo allí. Siempre puse una porción de mi salario en ahorros, y esa fue una manera fácil y automática.

Necesitas un plan para tu dinero

Alexa von Tobel, fundador y CEO de LearnVest.com, autora de “Financially Fearless”:

“No tener un plan financiero es un plan; sólo que uno muy malo! Teniendo en cuenta lo que veo como una falta general de educación financiera personal, es muy fácil tirar tu dinero.”

“Tuve la suerte de aprender esta lección mientras todavía estaba en mis 20s, así que tuve tiempo de poner mi plan financiero en su lugar y comenzar LearnVest para ayudar a la gente a nivel nacional a hacer lo mismo.”

Haz algo que ames en vez de perseguir al dinero

Blake Mycoskie, fundador, principal zapatero de TOMS:

“En mis 20s, me gustaría haber sabido que el mejor consejo para cualquier persona es seguir su pasión en lugar de perseguir al dinero. He visto una y otra vez que las personas que fomentan sus verdaderas pasiones y llamados son los que terminan siendo más exitosos.”

“Es difícil en tus 20s no preocuparte por el dinero, pero enfócate en ganarlo haciendo algo que amas. Hoy en día, siento que cada vez que tomo una decisión en TOMS que me apasiona y mejora la vida de alguien, la empresa crece y gana más dinero.”

Ten cuidado con las tarjetas de crédito

Joanne Bradford, directora de operaciones de SoFi:

“Mi primer trabajo fue en Macy’s, y me daban un 20% de descuento, pero la única manera de obtener el descuento del 20% era si la cargaba en la tarjeta de Macy’s, y la tasa de interés era de un alto 20%, por lo que no era realmente un descuento en absoluto. Por lo que fue una dura lección para mí. Me gustaría haber entendido el costo real de las deudas de las tarjetas de crédito. Me corregí rápidamente en eso y luego entendí el poder de la composición.”

Aprende las habilidades que te ayudarán a avanzar en tu carrera

Neil Blumenthal, cofundador y co-CEO de Warby Parker:

“Ponte en un camino hacia el éxito financiero. Enfócate en las industrias y las empresas que están creciendo. Habrán más oportunidades… para crear futuras oportunidades, identifica las habilidades que se requieren para hacer el trabajo de tu jefe, y del jefe de tu jefe; y fíjate la meta de aprender esas habilidades con el tiempo.”

liderazgoUno de los principales obstáculos de liderazgo es la falta de control que se tiene sobre uno mismo, aunado a las creencias que lo limitan a desempeñar mejor sus funciones.

En el mercado hay muchísima información y metodologías acerca del liderazgo, como los textos de Stephen Covey, John Maxwell y Cyril Levicki, tres autores que han sido buenos referentes para mejorar mi estilo de conducción de equipos de trabajo.

Algunas lecciones que he obtenido de ellos son:

1. Confianza

El primer paso para pasar de jefe a líder es tener absoluta confianza en tu equipo de trabajo.

Al formarlo debes recordar ser amigo sin caer en excesos de camaradería. Salir a comer, a festejar a uno de ellos, jugar algún deporte y convivir de manera cordial no te resta autoridad ni respeto.

Recuerda, los límites los pones tú.

2. Respeto

Trata a tu gente como quieres ser tratado, nunca utilices groserías para dirigirte a ellos, llámales por su nombre, evita a toda costa poner apodos o burlarte de tu equipo o de algún colaborador de la empresa y jamás hagas grupos aislando a ciertos miembros de tu equipo. Un grupo es una entidad con vida propia y cada empleado es parte importante del mismo.

Elabora un contrato psicológico que incluya reglas de participación.

3. Comunicación

No olvides que esta es una de las principales competencias del liderazgo.

Evita hablar a las espaldas de tus colaboradores, no triangules la información y no des órdenes a través de terceros ya que esto no es sano para el buen desarrollo del equipo. Trata por sobre todas las cosas de que tu comunicación sea clara, precisa y fluida, que lo que estás intentando comunicar realmente sea trasmitido como tú quieres y que tus colaboradores lo estén recibiendo tal como es.

No tengas miedo de preguntar una y otra vez sí están claras tus indicaciones. Apunta a que tu comunicación esté siempre orientada a una acción inmediata.

4. Definición de metas

Designa sus objetivos individuales, evita repetir lo que te dicen tus superiores, haz tuyas las metas generales y no dejes de indicar por escrito qué esperas de tu departamento.

Define bien las diferencias entre una estrategia y un plan de acción, no dejes de poner fecha de inicio y de finalización a los proyectos, y sobre todo, deja asentadas las evidencias de avance para medir los resultados de manera periódica.

5. Delega

No intentes hacer todo por ti mismo, recuerda que la suma de los talentos de cada miembro del equipo te dará un mejor resultado en lo colectivo.

Aprende a designar por mes a un líder del grupo, esto te ayudará a soltar y tener definidos roles. De esta manera, enseñarás la autogestión y liderazgo.

6. Capacitación

Hay jefes que no capacitan a su personal porque aseguran que “se les van de la empresa”, pero más deprimente es no impulsar a tu equipo y que éste se quede en tu negocio así, sin preparación.

Debes tener claro un perfil de puesto, dejar bien definidos tus procesos, y, una vez teniendo esto, desarrolla las competencias que les haga falta. Pon a la persona indicada en el puesto indicado.

Por otra parte, nunca dejes de capacitarte. Cuando un jefe cree saberlo todo, en realidad lo que trata de decir es que “no sabe nada”.

7. Iniciativa y creatividad

Sé original y ten la facultad de cambiar 180 grados cuando las cosas no estén saliendo bien

Ten un observador diferente y ponte en los zapatos del otro, nunca esperes que las cosas sucedan, da el primer paso hacia el cambio y jamás limites a tu equipo. Deja que saquen toda su creatividad y fomenta en ellos la proactividad.

8. Compromiso

Alinea tus valores y los de la empresa con los de tu equipo de trabajo.

Comprométete y trabaja con ellos (no para ellos); haz que el poder y la jerarquía que tengas nazca de tu equipo, no de tus jefes. Rompe con el viejo paradigma del dicho “hago que trabajo y ellos hacen como que me pagan”. Mejor haz de tu lugar de trabajo un lugar donde desees estar y que la gente busque trabajar contigo.

Evita hacer los clásicos comentarios “Aquí mando yo” o “Esta es mi empresa y se hace lo que yo digo”. Reconoce el esfuerzo de tus empleados y prémialo. Recuerda que el éxito lo hacemos todos.

9. Salud

Según nos dice la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estrés pronto será una de las principales causas de muerte en el mundo, por lo que no podemos olvidar que el activo más valioso que tenemos en la empresa es nuestro personal. Debemos entender que trabajamos con seres humanos. Todos tenemos problemas y como líderes debemos estar alertas para brindar el apoyo que se requiera a nuestros subordinados.

No olvides que el 90% de la improductividad, rotación de personal, adicciones, casos de mobbing y acoso sexual en el trabajo pueden causar problemas emocionales. Atiende estas situaciones con mano firme y recupera a tu personal.

10. No solo gestionar

Por último, te diría que dejes atrás tu rol de administrador y te conviertas en un líder, deja de gestionar y empieza a crear; no mantengas procesos, desarróllalos. No controles cuando es mejor inspirar y dar confianza. No vayas con el status quo, mejor rétalo.

Deja de imitar. Mejor sé original.

millonarioHace unas semanas escribí uno de los artículos más populares en el sitio. En él detallaba los siete cambios mentales que tuve que poner en marcha para acelerar mi éxito y volverme millonario a los 22 años.

Estas fueron las ideas que me elevaron a los grandes niveles de productividad. Cuando reflexionaba sobre los conceptos que abarqué en esa nota, me di cuenta de algo: si quería seguir progresando debía reinventar todos los sistemas que había creado. En resumen, ser asombroso o ser superado.

Estamos a finales de mayo. Ya trabajé más horas que las que mi competencia labora en todo el año. Estoy en camino de duplicar las ganancias en comisiones que generé en 2015 (un millón de dólares). Mi estrategia ha evolucionado dramáticamente gracias a la aplicación de nuevos conceptos; he logrado recalibrar mi desempeño.

Aquí va un resumen de lo que estoy haciendo para elevar mi éxito y como puedes imitarlo si así lo deseas.

1. Redefine tu idea de “trabajo duro”

Para ser el mejor, hay que trabajar como ningún otro.

Me despierto a las 4:00 de la mañana entre semana. Voy al gimnasio inmediatamente después para ejercitarme por 40 minutos y meditar por un cuarto de hora. Estoy en camino a la oficina lo más temprano posible para trabajar incansablemente por 15 horas. Nadie trabaja más que yo, menos mi competencia.

Sin embargo, no basta con trabajar más que los demás. Debes maximizar cada minuto del día. Cuando hice cambios en mis horarios por primera vez, batallé mucho para aguantar el cansancio y mantenerme enfocado. Me di cuenta de que dormir bien, ejercitarme, meditar y comer de manera correcta me permiten tener el “aguante” adecuado. ¿Cómo logré tener una rutina exitosa? Práctica, práctica, práctica.

El tiempo es tu recurso más crítico. No solo se trata de entender cómo lo utilizas diariamente, también debes estar consciente que es un recurso que se acaba. Trabajar como loco por si solo no te llevará al éxito, pero si dedicas tiempo para nutrir tu cuerpo y tu mente, podrás lograr la armonía que te catapultará.

2. Trabaja profundamente

Se puede avanzar mucho en lo que llamo “periodos de actividad concentrada”.

Llego temprano a la oficina para hacer “trabajo profundo”. Se trata de los proyectos más pesados que tengo, aquellos orientados a crear éxito sostenible a largo plazo. Hacer esto diariamente es crítico ya que le dedicas tiempo a las labores más gratificantes que te mantendrán motivado a pesar de la rutina.

Para mí, es mejor dedicarle tiempo a estas tareas pesadas lo más temprano posible. Tus clientes apenas estarán comenzando el día y por lo tanto, es menos probable que te busquen. Además, tu voluntad estará al máximo y si empiezas el día trabajando duro, el resto de tus actividades se acomodarán con mayor facilidad.

3. Domina el arte de combinar tareas

Los clientes son primero. Son la única razón por la que tu compañía existe. Es tu deber atenderlos inmediatamente cuando te necesitan.

No hay mejor diferenciador que ser conocido por tu servicio excepcional, pero puede ser difícil al momento de mantener arriba tus niveles de productividad. Las interrupciones frecuentes resultan en periodos de trabajo con avances variables. ¿Cómo avanzas con tus pendientes cuando todo el tiempo te están buscando?

Muchos libros de negocios te recomendarán checar tu corre solo algunas veces al día y proteger tu tiempo de concentración, esos periodos donde no atenderás a nadie. Si no te importa perder clientes por tu falta de respuesta, sin duda es un gran tip para aumentar tu productividad.

Una alternativa es aceptar que las interrupciones son una parte inevitable de la vida y aprender a cambiar de una tarea a otra te ayudará a ser más productivo.

Mi solución fue hacerlo como un juego. ¿Cómo puedo más “pausar” de manera más mi tarea actual y sumergirme en una discusión compleja con un cliente, para después regresar a lo que estaba haciendo tan concentrado como estaba antes?

Puedes lograrlo con una checklist de interrupciones que inicie un proceso sistematizado. Una buena lista debe contener una revisión rápida de lo que estabas haciendo, una acción específica para volver a tomar control de la tarea pendiente (abrir un documento, escribir una palabra) y un marcador mental para forzar el cambio de la concentración de una cosa a otra.

4. Deja que los datos te guíen

Imagina hacer la inversión más importante de tu vida sin haber investigado en qué ibas a meter todos tus ahorros. Nadie haría algo así, sin embargo, la mayoría de las personas pasa sus días sin determinar tiempos establecidos para sus actividades más importantes.

Confiar en “tu instinto” es lo peor que puedes hacer porque no estás contando con las distracciones que pueden evitar que cumplas con tu trabajo. La única manera segura de optimizar el uso de tu tiempo es usar los datos que tienes para determinar cuáles de tus actividades son las más productivas.

Empieza este proceso determinando cuáles son tus “entradas” y tus “salidas”. En este contexto, las llamadas, correos electrónicos y eventos son “salidas”. Estas actividades te llevarán a generar más clientes. Con datos suficientes puedes empezar a determinar cuáles son los métodos más efectivos para tener “salidas” más efectivas.

Por ejemplo, yo analicé mis actividades en una semana y me di cuenta de que conseguía más clientes haciendo llamadas que atendiendo a ciertos eventos de mi sector.

5. No existen las barreras

¿Alguna vez has escuchado de Kobayashi?

En el mundo de los concursos de comedores profesionales es una leyenda. En una de sus mayores competencias de 2001, consumió 50 hotdogs en 12 minutos. El récord mundial era de 25 y él lo dobló a 50. No hay límites en lo que puedes lograr.

¿A qué voy con este ejemplo?

Las personas suelen poner barreras a su potencial por lo logrado por otros. No aceptes que hay un techo límite de crecimiento en tu industria. Siempre hay una manera de ser exitoso y si hay algo que te sea lo suficientemente importante, lucha hasta conseguirlo.

Reibox BlogLas vacaciones están aquí, lo que significa que podrías estar esperando un tiempo libre del trabajo.

Si bien esta época del año puede ser un poco caótica, un descanso del trabajo puede ofrecerte la oportunidad para recargarte y reenfocarte.

Sin embargo, es crucial que no desperdicies la oportunidad.

Business Insider habló con Lynn Taylor, un experto en lugares de trabajo y autor de “Tame Your Terrible Office Tyrant” sobre qué hacen los profesionales inteligentes y motivados cuando están de vacaciones.

Aquí tienes 15 cosas que las personas exitosas hacen durante sus vacaciones:

1. Tienen un plan

“Las personas exitosas planean con anticipación cuando se aproxima un descanso por vacaciones porque reconocen que es una oportunidad rara para disfrutar de un tiempo de ocio bien ganado,” dice Taylor. “Incluso si el plan es relajarse, por lo general tienen en mente ciertas actividades, como visitar familiares o amigos.”

2. Compartimentan

No arruines tu descanso rellenándote de trabajos. Si necesitas hacer algo, hay una manera de manejarlo sin arrastrar el resto de tu tiempo libre. “Si un trabajo necesita ser hecho, asigna un período durante el día o el descanso para atenderlo,” dice Taylor.

3. Establecen límites

“Los profesionales exitosos permiten que otros sepan cuándo y cómo pueden ser alcanzados, para poder recargarse realmente”, dice Taylor. “Establecer un día y una hora durante la semana te permite lograr mucho de una manera eficiente.” Así que asegúrate de configurar un email “fuera de la oficina.”

4. Se organizan antes de salir

Puede ser difícil relajarse en el descanso si dejaste tu trabajo en un estado de desorden. “Amarrar los cabos sueltos mitiga el caos que te encontrarás cuando regreses,” dice Taylor.

5. Asignan a alguien a cargo

“Es posible que no tengas el lujo de entregar literalmente tus proyectos a un miembro del personal, pero los profesionales expertos tendrán al menos un contacto disponible al que puedan contactar en una emergencia”, dice Taylor.

6. Establecen límites

A veces, sólo tienes que decir “no” a las cosas durante el descanso.

“Dependiendo del estado de tu trabajo y la latitud de tu posición, a veces puede que tengas que decir, ‘No,’ aunque diplomáticamente, cuando te pregunten por cosas que puedan esperar,” dice Taylor. “Si eso fue un reto para ti en el pasado, esta es una oportunidad para crecer y sentirte más capacitado en tu vida laboral.”

7. Se relajan

Las personas exitosas tratan de separarse de sus teléfonos celulares, dice Taylor. Eso te ayudará a relajarte.

8. Visitan a sus familiares y amigos

No hay lugar como el hogar.

“Pueden haber otras épocas del año en los que tengas tiempo libre y las personas que te importan no estén disponibles,” dice Taylor. “Pero este es el mejor momento para volver a conectarte con tu familia y amigos, probablemente tengan algún tiempo de inactividad también.”

9. Permiten un poco de holgura

Al final del día, los descansos están destinados a ser relajantes.

No sobre-planees. “Si llenas tu tiempo con actividades durante tu tiempo libre, puede que sientas presión, lo cual es contraproducente,” le dijo Taylor a Business Insider.

10. Planean escapadas rápidas

Las vacaciones totalmente organizadas pueden ser experiencias increíbles y enriquecedoras, pero un montón de viajes en vacaciones también pueden ser bastante agotadores. Taylor señala que las personas exitosas se dan cuenta de que las escapadas discretas pueden ser muy divertidas durante los descansos.

11. Ejercitan

No pongas excusas. Las probabilidades dicen que te comerás algunos bastones de caramelo más que de costumbre durante las vacaciones, por lo que es más crucial que nunca mantener tu rutina de ejercicios.

“Saltar los entrenamientos durante las vacaciones puede hacer que te sientas como si estuvieras arrastrándote, y tú quieres sacar el máximo provecho de tu valioso tiempo sintiéndote mejor mental y físicamente,” dice Taylor.

12. Se involucran en sus pasiones

Involucrarte en tus aficiones o pasatiempos favoritos, ya sea música, deportes, arte, lectura u otras cosas, te da una perspectiva más amplia y saludable de la vida,” dice Taylor. “También te hace una persona más interesante dentro y fuera del trabajo.”

13. Disfrutan de la naturaleza

Taylor dice que las vacaciones son un excelente momento para disfrutar del aire libre y obtener algo del aire fresco que tanto necesitamos.

14. Se separan del trabajo

Hagas lo que hagas, no desperdicies tu precioso tiempo libre en el trabajo. Puede que vayas a la oficina un rato, pero te estarás arriesgando a un burnout y sacrificarás tu propia relajación.

“El equilibrio entre el trabajo y la vida puede parecer un término trivial, pero es así como los líderes empresariales definen el verdadero éxito,” dice Taylor.

15. Se ofrecen de voluntarios

“Las vacaciones pueden ser un momento ideal para ayudar a otros que son menos afortunados,” dice Taylor. Además, ayudar a los demás puede hacer que te sientas más feliz y saludable.

implementacionHoy quiero hablar de, para mi gusto, un factor de éxito muy importante en los emprendedores y ejecutivos; y es la velocidad de implementación

¿Qué tan rápido implementas lo que aprendes?

Hay mucha gente que dice que el que más rápido aprende y más rápido se adapta, gana. Yo creo que es el que más rápido implementa.

Me pasa mucho que conozco a alguien y me platica una súper historia de negocios, una idea y de repente lo ves un mes después y sigue platicando sobre la misma historia, 6 meses después la misma historia, 1 año después la misma historia y le digo: “oye, ya impleméntalo”. No es que es muy difícil, hay que hacer esto y tal y le digo “oye, muévete o  te la van a ganar.”

Hay una gran diferencia entre la gente muy inteligente y la gente que le va bien, que es exitosa. La gente a la que le va bien ejecuta, y ejecuta rápido, aprende algo e inmediatamente lo pone en práctica y empieza a generar valor con eso que aprendió; y la gente muy inteligente a veces se atora en la inteligencia.

El doctorado antes era muy famoso y era una forma de crecer muy rápido en las organizaciones porque te volvías muy bueno en algo; y hoy tiene su importancia para ciertas labores. Para otras labores, ya estudiar doctorado, te metiste tanto y te acostumbraste a planear tanto, que ya no llegas a ejecución.

De hecho, los mayores éxito tecnológicos hoy en el mundo hoy son de personas que abandonaron la universidad: Steve Jobs, Bill Gates. El cuate de Facebook, los cuates de Google nunca acabaron sus doctorados, son gente que tiene una urgencia de implementar lo que aprende y por lo tanto no hay tiempo de acabar sus carreras o sus maestrías o doctorados, aprenden algo y se enfocan a usarlo y llegar a ejecución.

Entonces, la velocidad de implementación esta directamente relacionada con tu éxito. Y hay mucha gente que me dice “oye, si te avientas muy rápido a lo mejor te va ir mal porque no planeaste las cosas”. Estoy de acuerdo, tiene que haber un balance.

Pero hay otra cosa que se llama parálisis de análisis. Entre más analizas más te paralizas. Entonces cuando aprendas algo, estés leyendo un libro y veas algo, cierra tu libro cuando veas algo que te gusto o quieras implementar, y escribe un plan para implementarlo e impleméntalo inmediatamente. Entre más rápido lo puedas implementar, mejor.

La gente exitosa que he conocido, la mayoría emprendedores y cosas así, es gente que cuando ve algo, se le mete a la cabeza y no puede pensar en nada más que en eso y se va directamente a implementar, y normalmente lo implementan rápido.

De hecho, Steve Jobs, el fundador de Apple, la persona que convirtió a Apple en lo que es hoy, es alguien que decía “los buenos artistas copian, los grandes artistas roban” ¿Qué quiere decir? un artista excelente puede ver el cuadro o arte de alguien más y lo puede hacer mucho más rápido, digamos replicar el éxito mucho más rápido y ser más exitoso mucho más rápido. Y él lo sabe, lo ha hecho.

¿Quién creen que invento el Mouse? ¿Y quién invento una computadora con, digamos, ventanas y tal? No fue Bill Gates, no fue Steve Jobs, fue Xerox Park.

Xerox, la compañía de copiadoras,  decía que si la gente en vez de copiar y ver las cosas en papel, veían el papel en la computadora, iban a perder su negocio.

Ellos le piden a un grupo de ingenieros que diseñen cual es el siguiente paso del papel y este grupo de ingenieros diseña una computadora, que tiene ventanas y puedes ver el papel en la computadora y tienes un Mouse para mover, digamos, un cursor en la computadora y se lo presentan a los ejecutivos de Xerox Park, los dueños de Seros, digamos, la compañía de copiadoras. Y estos dice “estas loco, eso nunca va pasar.”

Invitan Steve Jobs para que lo vea, era el chavito gur de la época, lo ve y se emociona y crea el sistema Macintosh,  y crea sistema de Windows con un Mouse, esa es la realidad.

Las primeras computadoras eran negras con letritas verdes. La primer computadora que no tenía letritas verdes, ni era negra y que tenía dibujos y pantallas y Mouse fue la Macintosh. Entonces Steve Jobs se robo la idea de Xerox Park y la hizo un éxito ¿Por qué? Por su velocidad de implementación.

Y él estaba tan enfocado en hacer un producto muy bueno que llegó Bill Gates y lo vio y dijo “esto es el futuro, esto va ganar”, se lo llevo a Microsoft e hizo Windows y hoy todos abrimos ventanas ¿Por qué? Bill Gates fue capaz de ponerlas en la mente de todos. Y cuando hablamos de las ventanas de la computadora, estamos hablando de Windows.

Windows se convierte en el líder mundial porque Bill Gates dijo “mi objetivo es poner una computadora en cada escritorio que corra Windows.” El quería dominancia, crecer, y Steve Jobs decía “quiero la mejor computadora del mundo” y se dedico hacer la mejor computadora.

Pero el que invento todo esto realmente fue Xerox, la compañía de copiadoras.

Entonces, bueno, “los buenos artistas copian, los grandes artistas roban.” Tienen una velocidad de implementación que gana el mercado. Entonces, cuando aprendas algo, rápidamente enfócate y ejecuta lo que aprendiste. El que más rápido ejecute, más va ganar.

¿Quieres ganar más dinero? Ejecuta más rápido.

enfoque¿Por qué es que más del 50% de nuestros nuevos estudiantes nos dicen que se sienten completamente abrumados y agotados en su vida personal y profesional?

La respuesta puede sorprenderte:

El problema no es el número de minutos que pasan despiertos y trabajando duros todos los días; es que a menudo pasan el 99% de esos minutos haciendo malabares con demasiadas cosas a la vez.

Se honesto…

– ¿Revisas las redes sociales en tu teléfono cuando estás en una reunión, o cuando pasas tiempo con tu familia y amigos?

– ¿Almuerzas en tu escritorio, o mientras estás trabajando?

– ¿Tu televisor está a menudo prendido en tu casa, incluso cuando estás ocupado haciendo otras cosas?

– ¿Envías mensajes de texto ocasionales mientras conduces?

El mayor costo de hacer varias cosas a la vez como estas (suponiendo que no choques por estar mandando mensajes de texto mientras conduces) es un proceso gradual de disminución a largo plazo de productividad y felicidad.

Cuando tienes el hábito de dividir persistentemente tu atención, estás parcialmente involucrado en cada actividad, pero rara vez te enfocas en alguna. Y esta vertiginosa falta de concentración eventualmente te estropea y te pone de rodillas.

Aprendí esto de primera mano. Solía estar abrumado y quemado casi todos los días. Sentía como si estuviera girando en sexta marcha 24/7, y aun así sin estar haciendo ningún progreso en mi vida (estaba en realidad retrocediendo).

Las cosas cambiaron para mí después de comenzar a blogear en 2006, cuando noté progresivamente que podía conseguir de 2 a 3 veces más calidad en lo que escribía cuando me enfocaba sin interrupciones por un período determinado de tiempo y antes de tomar algún descanso, lejos de mi laptop.

Desde entonces aplico esta estrategia a cada área relevante de mi vida, y te desafío a hacer lo mismo…

Enfoque. Enfoque. Enfoque.

Enfócate en una sola cosa a la vez.

Entonces, date un breve descanso, y repite.

Hacerlo cambiará tu vida!

En serio, lo hará!

Recuerda esto…

Si sostienes una lupa sobre un pequeño montón de hojas secas mientras el sol brilla intensamente en la tarde más caliente de todo el año, NADA sucederá…

…mientras sigas moviendo la lupa rápidamente de una hoja a la otra.

Pero en el momento que mantengas la lupa inmóvil y enfoque los rayos del sol en una sola hoja, todo ese montón de hojas se encenderán en llamas.

Ese es el poder de enfocarse en una sola cosa a la vez.

Tienes la oportunidad ahora de darte cuenta de que tú eres la lupa de tu propia vida, y que tú puedes enfocar intencionalmente la energía que obtienes del mundo  En una sola hoja a la vez.

Cuando lo hagas, encenderás increíbles llamas que moverán tus proyectos, tus sueños, tus relaciones e incluso el mundo que te rodea para adelante.

Vivir MejorCuanto más grande te haces, más difícil es cambiar tus hábitos.

Pero a los 30, todavía eres bastante moldeable, y tienes tiempo para adoptar nuevos y positivos comportamientos.

Para ayudar a identificar los cambios que deseas hacer, consultamos los últimos hilos de Quora sobre esta crítica década y resaltamos las respuestas más convincentes.

Sigue leyendo para conocerlas.

1. Comienza a reírte de ti mismo

“Ríete de ti mismo, ríete de lo absurdo de la vida, ríete de lo bueno y lo malo de cada situación,” escribe Cyndi Perlman Fink.

Ser capaz de encontrar el humor en tus problemas puede ser importante para tu salud y felicidad en general. Las investigaciones sugieren que las personas que son capaces de reírse de sí mismas son generalmente más felices.

2. Comienza a apreciar a tu familia y amigos

A los 20s, puedes estar tan ocupado con la educación y empezando tu carrera, que tu familia y amigos quedan a un lado. Tus 30s son un buen momento para estar en contacto y recordar lo mucho que te gusta pasar tiempo con ellos.

Con tu familia, “si puedes encontrar alguna manera de conectarte con ellos, posiblemente encontraras algunas cosas en común con ellos, más de lo que esperas,” dice Robert Walker.

Y con tus amigos, Nan Waldman dice: “Cultívalos, ríe con ellos, Se tonto también. Contribuye con su supervivencia y alegría en la vida. Tómate un tiempo cada semana para estar en contacto.”

3. Comienza a llevar un diario

“Escribe tu vida! Tus registros escritos te entretendrán y harán añorar en el futuro,” escribe Marcos Crawley.

No necesariamente tienes que tener un cuaderno secreto debajo de tu cama; un álbum de fotos digital con anotaciones funciona igual de bien.

4. Comienza a mantener un peso saludable

Varios usuarios de Quora señalaron la importancia de mantener un peso saludable en tus 30s. “Mantén tu peso en un nivel que sea bueno para tu cuerpo,” escribe Fink.

Para hacerlo, es importante mantenerte activo y comer bien. Los estudios sugieren que si estás buscando bajar de peso, tu dieta logra más diferencia que tus hábitos de ejercicio.

5. Comienza a ahorrar dinero

Uno de los hábitos financieros más importantes que puedes empezar a practicar en tus 30s es gastar menos de lo que ganas.

“Haz que sea un hábito vivir con menos de lo que ganas,” escribe David León. “Conozco demasiadas personas que viven con la mano en la boca a sus 50 debido a los gastos excesivo de sus 30s.”

6. Comienza a perseguir una meta grande

Hasta ahora, probablemente hayas soñado solamente con formar una familia, comprar una casa, u obtener un título avanzado. Ahora es el momento para ir por ello.

“Es fácil aplazar cosas,” dice Bill Karwin. “Pero es realmente cierto que el tiempo empieza a pasar más rápido cuando entras a tus 30s, y se sigue acelerando. El momento de abordar esos sueños debe ser ahora.”

7. Comienza a aprender de tus errores

Probablemente hayas cometido un montón de errores a tus 20s. Eso está bien; siempre y cuando hayas crecido por tus experiencias. Eso requiere aceptar la responsabilidad de lo que salió mal y comprender por qué salió mal.

Después de todo, como dice Amanda Frisk, “todo en la vida nos sirve para aprender, para ser mejores.”

8. Comienza a desarrollar un amor por la lectura

Las personas súper-exitosas desde Bill Gates hasta Oprah Winfrey expresa su amor por la lectura y la literatura.

Aquí está cómo puedes comenzar a emularlos, según Dylin Redling:

“Aparta por lo menos 30 minutos todos los días para leer algo (y no estoy hablando de un blog o post en los muros de facebook).

Estoy hablando de un libro real; ya sea de ficción o no ficción, copia impresa o electrónica. Cuanto más lees, más aprendes, comprendes otros puntos de vista, y desarrollas tu curiosidad y creatividad

9. Comienza a aprender a meditar

“No importa qué tan privilegiada pueda ser tu vida, te encontrarás bajo estrés,” dice Redling. “La mejor manera de lidiar con todo este estrés es saber cómo calmar y centrar tu mente, y la mejor manera de hacerlo es meditando diariamente.”

De hecho, las investigaciones sugieren que practicar regularmente la meditación puede disminuir el estrés y aumentar la memoria y la concentración.

Si estás meditando por primera vez, recuerda que no estás tratando de “calmar tu mente.” Más bien, enfócate en las sensaciones de tu respiración y simplemente observar tus pensamientos a medida que surjan.

10. Comienza a decirle “sí” a las oportunidades

Karl Pillemer escribe: “Tu orientación en el trabajo debe ser abrazar los nuevos desafíos de cada paso, decir ‘sí’ tan a menudo como te sea posible. Ya que uno de los lamentos más frecuentes en el trabajo son aquellos momentos en los que la oportunidad golpeó nuestra puerta y no se la abrimos.”

11. Comienza a definir tus valores personales

Anna Lundberg cita al fallecido Stephen Covey, autor de “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”: “Realmente no importa lo rápido que estés yendo si vas en la dirección equivocada.”

Lundberg sigue: “La prioridad número uno de esta etapa es conseguir tener clarimente cuáles son tus prioridades en realidad. Una gran manera de hacer esto es definiendo tus valores personales, poder escribir los 3 principales sería lo ideal.”

Y entonces podrás poner esos valores en una declaración de misión personal, lo cual te ayudará a motivarte a ser una mejor versión de ti mismo.

 

 

 

Subir »
FB