Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

ganadoresTodo el mundo quieres saber qué tienen aquellas personas extraordinarias; aquellos que consiguen resultados que nosotros también queremos conseguir.

Si uno observa, estudia y analiza, puede encontrar muchas pistas interesantes que son indicativas de lo que se debe y no debe hacer.

Te doy algunas pistas que a lo mejor te pueden ser útiles que yo he ido identificando a lo largo del camino:

1. Piensan en grande

Saben que no existen los límites, que lo único que existe son las limitaciones, y que esas limitaciones son simplemente limitaciones mentales.

Con disciplina, foco y paciencia, cualquier logro acaba materializándose.

2. Tienen una estrategia de salida

O dicho de otra manera, tienen un sentido claro de dirección. Saben lo que quieren y hacia dónde se dirigen.

Cuanto tienes claro lo que quieres todo es más fácil, porque uno puede concentrar todas las energías cien por cien a ese objetivo y también es más fácil desarrollar un plan. O vemos el final del camino (sabemos hacia dónde vamos) o nos dejamos llevar por los acontecimientos (a donde ellos quieran llevarnos).

3. Mentalidad de excelencia

Las chapuzas y el hacer las cosas para cumplir no forman parte de su filosofía de vida. Si hacen algo, buscan hacerlo de forma impecable, de tal manera que genere calidad; y la calidad es la mejor garantía de fidelidad de los clientes, de barrera de entrada para la competencia y de beneficios sostenibles.

Cuando eres excelente, la competencia se vuelve más irrelevante.

4. Aprendizaje continuo

Lo que tú ganas es el resultado de la persona en que te conviertes.

Tu nivel de ingresos sólo puede crecer hasta el nivel que crezcas tú. Aprende más para ganar más. Si quieres que te vaya mejor, tienes que pagar un precio mayor. No dejan nunca de estudiar, leer, acudir a seminarios, compartir experiencias… en definitiva, absorber.

5. Pasión por lo que hacen

¿Es posible ser bueno en algo con lo que no disfrutas? Difícil, ¿Verdad?

A todos nos gusta mucho algo; identifícalo, y luego, tangibilizalo en productos y servicios para poder venderlo. No renuncies a tu pasión, más bien profesionaliza tu pasión.

Por ejemplo, te gusta la marca personal: escribe libros, da conferencias, ofrece coaching personal y on line, da clases, seminarios, jornadas… Ya lo decía Steve Pavlina: «Es extremadamente duro competir con alguien que disfruta con lo que hace.»

6. Son expertos en algo

Ya sabes, a las personas brillantes les ofrecen oportunidades brillantes; a la gente normal oportunidades normales; y a la gente mala ninguna oportunidad.

Si quieres triunfar, haz algo mejor que el resto. Una sola cosa. Decide en qué quieres ser un referente e invierte todas las energías ahí, pon toda tu alma. Ya sabes: sé tan bueno en lo tuyo que los demás no puedan ignorarte.

7. Son productivos

Como decía Warren Buffett: «La diferencia entre la gente de éxito y la de mucho éxito, es que la de mucho éxito dice no a casi todo».

Productividad no es llenar la agenda a tope sino eliminar todo lo que no tiene que hacerse. Y aplican la regla del 80/20 que libera de trabajo y tensión de manera sorprendente.

8. Vocación de servicio

Para ganar mucho, sirve mucho. Cambia el chip de ‘cuánto gano’ al ‘cómo sirvo’.

Robert Kiyosaki, uno de los personajes incluidos en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 7ª edición), lo expresa así: «La gente no es suficientemente rica porque no es suficientemente generosa».

Cuando te levantes por la mañana hazte esta pregunta: ¿Cómo puedo hacer mejor o más fácil la vida de la gente? Y luego actúa. Vocación de servicio es aportación de valor. Busca siempre cómo dar más calidad, precios más baratos, ofrecer algo que no se hace o hacerlo de otra manera o en un sitio sin cubrir.

9. Auto-responsabilidad

Ponte siempre bajo lupa: si tu vida no es como te gustaría que fuese hay algo que no sabes o no estás haciendo bien.

Las personas auto-responsables están orientadas a las soluciones; las no-auto-responsables están orientadas a las excusas. La mayoría de personas deja que su vida transcurra y sólo unos pocos deciden lo que les sucederá en la vida.

10. No viven pendientes de los demás

No están pendientes de lo que ganan o no ganan el resto. Y mucho menos, no tienen tiempo para criticar. Saben que el mundo es abundancia. Sólo se fijan en los demás para aprender cosas de ellos y adaptarlas a su negocio y a su vida. Están centrados en su perfeccionamiento personal y en su mejora.

11. Se elevan por encima de las críticas

Deciden lo que quieren, van a por ello, y pasan olímpicamente de los espectadores: de lo que dicen o no dicen.

La vida cambia para bien (y mucho) cuando uno se vuelve indiferente a las opiniones ajenas. Triunfar es estar dispuesto a no gustarle a alguna gente. Medio-cre es estar en el Medio. El éxito está en los extremos.

12. Se desafían continuamente

Adoptan una estrategia push. Saben que crecimiento personal y comodidad son incompatibles. Hacen de su estilo de vida el arte de practicar la comodidad. Se fijan retos anti-incomodidad semanales o diarios para aprender a estar cómodos en la incomodidad.

¿Quieres sentirte cómodo en la incomodidad? Cuando vayas a un evento, siéntate en primera fila; acostúmbrate a quejarte: cuando la comida esté fría, cuando te a tiendan mal; cómete la última loncha de jamón del plato sin preguntar; habla con desconocidos, haz esa llamada pendiente que tienes desde hace tanto tiempo… El éxito se mide por la cantidad de conversaciones difíciles que puedes mantener.

13. No van solos por la vida

Los equipos hacen mejores y más grandes a las personas. Si quieres triunfar, busca ayuda, colaboraciones, partners… siempre los mejores.

Lo decía Robin Sharma, también presente en Aprendiendo de los mejores: «Un sueño fantástico necesita un equipo brillante. O no se cumplirá».

Aprende de ellos y complementa tus debilidades para centrarte en tus fortalezas. El conocimiento no está sólo en las aulas (conocimiento explícito), sino también en las conversaciones informales (y en redes) que mantenemos a lo largo del día con gente interesante (conocimiento tácito).

14. Actitud adecuada

Saben interpretar todo lo que les ocurre (fracasos, críticas, rechazos…) de manera positiva y favorable para utilizarlo en beneficio propio. Saben que detrás de cualquier experiencia hay sabiduría si uno sabe digerirla oportunamente. Todo suma cuando uno le da el enfoque adecuado.

ilusion¿Cuál es la principal fuente de motivación? ¿Cuál es la mayor fuerza que puede mover a un colectivo?

Desde estas líneas me atrevo a afirmar que la ilusión es el principal agente motivador y que, por más que la ilusión individual mueva montañas, la ilusión de un grupo, mueve cordilleras enteras.

Visualizar ese futuro, ese reto ilusionante en pos del cual todas las personas involucradas quieren ir, es el principio del final de un sueño y el inicio de la consecución de un objetivo, ya que al fin y al cabo, es tan solo el horizonte temporal el que separa uno de otro.

He participado en múltiples equipos y, el principal elemento en el éxito, ha sido utilizar la ilusión como principal combustible, y es que desde esa emoción, todo se torna posibilidad, si no tenemos los recursos, sabremos dónde encontrarlos, si no tenemos el tiempo, sabremos de dónde sacarlo, si no tenemos los conocimientos, sabremos quién nos los proporcionará.

Como líderes de un sistema, mantener abonado el campo de la ilusión a fin de no provocar la desesperanza y tener una actuación coherente, haciendo aquello que decimos y diciendo aquello que pensamos, deviene condición imprescindible del éxito , porque mantener la llama prendida es la principal función del líder.

Serán también necesarios el esfuerzo, la confianza y la valentía, los cuales no existirían sin los dos requisitos previos.

Vemos continuamente grupos de personas que consiguen alcanzar grandes hitos y las mencionadas son características comunes a todos ellos.

¿Nos paramos a pensar que es necesario para construir esos vínculos? Cuando he participado en uno de ellos o he tenido el privilegio de acompañarlos, he podido ver que había un objetivo común, aún y cuando las posturas fueran diferentes, existía flexibilidad para encontrar los puntos de unión más que las diferencias y, para eso, una gran humildad y respeto por los demás.

…Cuando eso sucede, vemos como el miedo se diluye y se torna confianza, ¿dispuestos para el viaje?

emprenderEntrevista a los fundadores de Ticketbis

Emprender no es soplar y hacer botella. Desde que se tiene una idea hasta que se lanza el emprendimiento hay una serie de pruebas a superar.

Ander Michelena y Jon Uriarte, ambos CEO de Ticketbis, nos cuentan cómo afrontaron los inicios cuando decidieron emprender su propio negocio y nos dan algunos consejos para comenzar con buen pie.

1. ¿Cuáles son los principales obstáculos a los que se enfrenta un emprendedor al iniciar su negocio?

Ander: El proceso de emprender arranca en el momento en que tienes una idea y decides llevarla a cabo, pero a partir de ahí surgen una serie de dudas y miedos que al principio parecen muy difíciles de resolver: financiación, presupuestos, estrategia de marketing… ¡Siempre se ha dicho que emprender es como correr una carrera de obstáculos! Pero lo cierto es que con un buen equipo de profesionales es mucho más fácil ir superando todas estas cuestiones.

Jon: La falta de experiencia y de recursos al principio suele ser también un hándicap importante, por eso creo que también es fundamental una buena experiencia previa y un buen estudio de mercado. Nosotros antes de decidirnos a dar el paso, habíamos estado ya un tiempo estudiando distintas startups similares que habían triunfado en Estados Unidos. Fue entonces cuando confirmamos que existía un hueco en el mercado español en el sector del ticketing y decidimos aprovecharlo.

2. ¿Y cuáles los riesgos que afrontar?

J: Los riesgos son muchos, al principio es muy difícil saber con certeza si el negocio va a salir bien. Puedes hacer estudios y análisis previos para hacer una estimación, pero nadie te garantiza que tu idea se convertirá en un negocio exitoso. Eso es algo que vas viendo con el paso de los meses. Aunque también es cierto que todos los errores son buenos al principio para aprender de ellos, ya que te ayudan a rectificar errores y seguir avanzando en el camino correcto.

3. Muchos no se animan a emprender porque no encuentran el “momento perfecto” ¿qué opinan de eso?

A: Lo hemos comentado varias veces, y a es algo en lo que ambos estamos de acuerdo: no creemos que haya un “momento perfecto” para emprender. Cuando nosotros decidimos emprender en el año 2009, España estaba en medio de una crisis financiera. No lo teníamos fácil. Pero la decisión de emprender sólo puedes tomarla tú.

Nosotros decidimos dejar nuestros puestos de trabajo en banca de inversión en una importante compañía en Londres para montar nuestra oficina en casa de los padres de Jon. Tal vez muchos piensen que no era el mejor momento para dejar un trabajo fijo, pero la decisión la tomas tú y es importante hacerlo con convicción y seguridad en uno mismo. Si esperas el momento perfecto nunca emprenderás.

4. Hay quien dice que ser dueño de tu propia empresa te da un estilo de vida nuevo, ¿en qué sentido creen que esto es así?

A: No podemos negar que dirigir una empresa genera cambios importantes en tu vida: te da mucha libertad y poder de decisión, pero no podemos olvidar que esto conlleva también mucha responsabilidad y exige además ciertos sacrificios.

Muchas veces nos quedamos trabajando hasta tarde en la oficina y luego seguimos trabajando en casa por la noche ¡Nuestra jornada laboral no entiende de horarios! Cuesta encontrar el momento ideal para tomarse un descanso o para irse de vacaciones… y cuando consigues irte sigues pensando en todas las tareas que tienes pendientes.

J: A mí se me acumulan los días de vacaciones pendientes. ¡Creo que tendría días suficientes para hacerme un par de vueltas al mundo! (ríe). No como Ander, que hace un mes estuvo recorriendo China… ¡Miedo me dan esos viajes que hace! Vuelve con tantas ideas que a la larga suponen mucho más trabajo (vuelve a reír).

5. ¿Qué responsabilidades nuevas debe asumir el emprendedor?

A: Lo más importante es que tienes un gran equipo humano a cargo y eso exige una gran responsabilidad. Hay que saber organizarlo, distribuir bien las funciones y tareas de cada miembro del equipo, y sobre todo, tener muy claro que hay que trabajar duro, ser constante y perseverante para sacar adelante la idea. Como hemos comentado antes, ¡para nosotros no existen los horarios, es una dedicación completa!

6. ¿Algún consejo en concreto darías a quienes tienen una buena idea y aún no se animan a emprender su propio negocio?

Ander: les diría que si tienen una idea que se animen a convertirla en realidad, que resuelvan sus dudas y se dejen asesorar por expertos, se rodeen de un buen equipo profesional y defiendan la idea con optimismo y seguridad. Es importante vencer el miedo al fracaso.

Jon: es importante también reconocer las limitaciones y potenciar al máximo las habilidades de cada uno. Sobre todo hay que creer en la idea y esforzarse con voluntad y constancia para llevarla a cabo, incluso cuando la empresa ya está funcionando.

Reibox Blog“En una economía de libre mercado, cualquier persona puede hacer tanto dinero como quiera,” enfatiza el millonario hecho a sí mismo Steve Siebold, que también estudió a más de 1.200 de las personas más ricas del mundo.

Y nunca es demasiado temprano para empezar.

Para ayudarte a alcanzar la marca de las siete cifras para tus 30s, juntamos nueve consejos de las personas que se hicieron millonarias a una corta edad.

No podemos garantizarte la condición de millonario, pero hacer estas cosas no le hará daño a tus probabilidades.

1. Enfócate en ganar

“En el entorno económico actual, no puedes asegurar tu camino hacia el estatus de millonario,” escribe Grant Cardone, quien pasó de la ruina y las deudas a los 21s, a millonario hecho a sí mismo a los 30s. “El primer paso es enfocarte en aumentar tus ingresos en incrementos y repetir eso.

“Mis ingreso eran de $ 3,000 al mes y nueve años más tarde, eran de $ 20.000 al mes. Comienza a seguir al dinero, y eso te obligará a controlar tus ingresos y ver las oportunidades.”

Ganar más dinero a menudo es más fácil decirlo que hacerlo, pero la mayoría de las personas tiene varias opciones.

2. Desarrolla múltiples flujos de ingresos

Una manera de ganar más es aumentar tus flujos de ingresos.

En su estudio de cinco años de millonarios hechos a sí mismos, el autor Thomas C. Corley descubrió que muchos de ellos desarrollaron múltiples flujos de ingresos: 65% tenían tres flujos, el 45% tenían cuatro flujos, y el 29% tenían cinco o más flujos.

Estos flujos adicionales incluyen alquileres de bienes raíces, inversiones en la bolsa, y poseer parte de negocios.

“Tres flujos de ingresos parece ser el número mágico para los millonarios hechos a sí mismos en mi estudio sobre Los Hábitos de los Ricos, pero entre más fuentes de ingresos puedas crear en la vida, más seguro estarás financieramente,” escribe.

3. Ahorra para invertir, no ahorres por ahorrar

Escribe Cardone:

“La única razón para ahorrar dinero es para invertirlo. Pon tu dinero ahorrado en inversiones que te interesen. Actualmente, al menos dos veces al año, me quedo sin dinero porque siempre invierto mis excedentes en empresas que no me puedo permitir.”

4. No exhibas; sélo

“No compré mi primer reloj de lujo o coche hasta que mis negocios e inversiones estaban produciendo múltiples flujos seguros de ingresos,” escribe Cardone. “Seguí conduciendo mí Toyota Camry cuando me había convertido en millonario. Se conocido por tu ética de trabajo, no por las baratijas que compras.”

5. Cambia tu mentalidad sobre el dinero

“Hacerte rico comienza con tu mentalidad y lo que piensas sobre ganar dinero,” explica Steve Siebold, millonario hecho a sí mismo.

Al final del día, “El secreto siempre ha sido el mismo: pensar,” enfatiza. Mientras que las masas creen que hacerse ricos está fuera de su control, los ricos saben que hacer dinero es en realidad un trabajo interno.”

6. Invierte en ti mismo

“La inversión más segura que hice fue en mi futuro,” escribe Tucker Hughes, que se convirtió en millonario a los 22.

“Lee por lo menos 30 minutos al día, escuchar podcasts mientras conduces y busca mentores vigorosamente. No solo necesitas ser un maestro en tu campo, tienes que ser un genio bien rodeado capaz de hablar de cualquier tema ya sea finanzas, política o deportes. Consume conocimientos como si fuera aire y pon tu búsqueda por aprender por encima de todo.”

Muchas personas exitosas y ricas de hoy son lectores voraces. Toma a Warren Buffett, por ejemplo, que estima que el 80% de su jornada laboral está dedicada a la lectura.

7. Establece metas y visualízate lográndolas

Si quieres hacer más dinero, tienes que tener una meta clara y luego un plan específico sobre cómo vas a lograr esa meta. El dinero no aparecerá por si solo; tienes que trabajar en ello.

Los ricos eligen comprometerse a alcanzar la riqueza. Requiere enfoque, fortaleza, conocimiento, y mucho esfuerzo, dice T. Harv Eker, otro millonario hecho a sí mismo, y es posible si tienes metas precisas y una visión clara: “La razón número uno de por que la mayoría de las personas no obtienen lo que quieren, es porque no saben lo que quieren. Los ricos son totalmente claros en que quieren la riqueza.”

8. Empieza a salir con gente que admires

Andrew Carnegie, que comenzó con nada antes de convertirse en el hombre más rico de los EE.UU., acredita todas sus riquezas a un principio: La Mente Maestra.

La idea es rodearte de personas talentosas que compartan tu visión, porque la alineación de varias mentes inteligentes y creativas es exponencialmente más potente que una sola.

Además, nos convertimos en las personas con las que nos asociamos, que es la razón por la que los ricos tienden a asociarse con otros ricos.

“En la mayoría de los casos, tu valor neto refleja el nivel de tus amigos más cercanos,” explica Siebold. “Exponerte a personas que tienen más éxito que tú tiene el potencial de ampliar tus pensamientos y catapultar tus ingresos. La realidad es que los millonarios piensan de manera diferente a la clase media sobre el dinero, y hay muchísimo que puedes ganar por estar en su presencia.”

9. Apunta por $10 millones, no $1 millón

“El error financiero más grande que he hecho fue no pensar lo suficientemente en grande,” escribe Cardone. “Te animo a ir por más de un millón. No hay escasez de dinero en este planeta, solamente hay escasez de personas que piensen lo suficientemente en grande.”

enfocarteToda mi vida me he sentido identificada con la frase que argumenta que las reglas están para romperse.

Este mismo pensamiento fue el que me llevó de trabajar de un corporativo a una agencia de publicidad al hacerme consciente de que mi gran fuerte es trabajar en un ambiente que me permita observar, analizar y proponer.

Con el tiempo, y al tomar la decisión de dar inicio a mi propia empresa, volví a caer en cuenta de que la libertad es un término que está ligado con algo sumamente importante al momento de emprender, la creatividad.

Durante todo este camino de aprendizaje, la creatividad ha sido mi aliada al momento de pensar en el rumbo de mi empresa.

Como todo emprendedor, uno tiene que abrir los ojos y ver el mundo de una manera distinta, bajo un enfoque que nos permita identificar oportunidades donde otros aún no las han encontrado.

Analicemos juntos dos maneras de cómo esto es posible cuando nos permitimos adoptar distintas maneras de trabajar y visualizar nuestro entorno laboral.

Trabaja gratis

¿Cómo? ¿Qué trabaje qué? ¿Y luego yo de qué vivo? Estas son algunas de las muchas preguntas que nos haríamos en un contexto común si alguien se atreviera a plantearnos que trabajemos gratis.

Hace muchos años, recuerdo que una reconocida periodista mexicana afirmó que durante su juventud trabajó gratis en muchas ocasiones con la visión de que en un futuro esto le abriría muchas puertas. Mi experiencia hoy día me reafirma que tenía razón.

Pero esto no fue siempre así, ya que debo confesar que antes de emprender esta idea me parecía completamente fuera de lugar y descabellada, por decir lo menos. Hoy día, afortunadamente, comprendo perfectamente lo que significa.

Trabajar sin recibir un sueldo no solo nos otorga la posibilidad de sembrar semillas que en un futuro pueden germinar y rendir grandes frutos, sino que también nos permite dar a conocer nuestra forma de trabajar, el compromiso, la pasión y la calidad con la que nos desenvolvemos en nuestras respectivas áreas.

Además, si lo analizamos bien, esta es una gran oportunidad de utilizar la creatividad a nuestro favor y planear nuevas estrategias para llegar a aquellas personas que pudieran estar interesadas en incorporarnos a sus respectivos equipos de trabajo.

“Cuando hayas dejado todo aquello que es seguro a un lado, te darás cuenta de que la creatividad se ha convertido en tu mejor aliada.”

Ábrete a la imperfección

La creatividad posee varios factores que la complementan, tales como: conectividad entre elementos, la imaginación productiva, la flexibilidad, entre muchos otros. Pero, un elementos clave, que nos permite visualizar aquello que otros simplemente pasan por alto, es nuestra apertura y sensibilidad para detectar problemas.

Sé que puede sonar extraño o un tanto pesimista, pero permíteme explicarte porque en realidad significa todo lo contrario. Al ser personas creativas somos aún más receptivos al mundo en general; situaciones, personas u objetos. Y, es precisamente el que observamos todo a detalle lo que nos mantiene en actividad creativa, obligándonos a estar en una constante búsqueda de caminos distintos o nuevas respuestas.

En definitiva, ser una persona creativa te otorga posibilidades infinitas para ver, analizar y proponer. Hoy, es momento de comenzar a hacer las cosas distintas en tu negocio con la finalidad de dar inicio a nuevos y mejores proyectos.

Confía en que tu tren de pensamiento sí está preparado para otorgar ideas frescas, nuevas y diferentes a tus clientes.

habitosAl que madruga Dios le ayuda, según el dicho popular, y al parecer es una realidad.

Distintos estudios revelan que la fuerza de voluntad es más fuerte por las mañanas que por las noches, cuando ya estamos agotados de todo el día. Pero para ser productivo y exitoso es imprescindible imponer unas costumbres que desde primera hora contribuyan a lograr los objetivos.

Dicen que los grandes líderes de la historia, salvo alguna excepción, fueron todos personalidades que disfrutaban levantándose temprano. Sus obligaciones les hacían aprovechar el tiempo al máximo. Se sabe que el mejor desempeño de las personas es por la mañana temprano, pero no se trata sólo de cambiar su “reloj mental.”

Así lo señala un trabajo realizado por investigadores de la Universidad de Toronto, en Canadá, en el cual se demostró que los madrugadores son más felices que los noctámbulos. Según los autores de la investigación, los madrugadores reportan mayores niveles de satisfacción y bienestar porque su reloj biológico está sincronizado con las actividades sociales y no sufren del llamado ‘jet lag social’, algo que padecen la mayoría de noctámbulos.

Da igual que sea un ejecutivo, un político, un empleado o un atleta, para mantenerse activo hay que cambiar el ‘chip’. Repasamos algunos hábitos que según Forbes suelen cumplir las personas de éxito por las mañanas y que puede emular en su vida. Son ocho consejos mañaneros que le ayudarán a cumplir todas sus metas.

Despertarse una hora antes

Benjamin Franklin dijo eso de que “dormir temprano y levantarse temprano hace a un hombre sano, rico y sabio”. Las investigaciones señalan que los más madrugadores no sólo son más optimistas y concienzudos, también anticipan los problemas y los minimizan de una manera más eficiente. Lo que por supuesto es crucial para el éxito en el mundo de los negocios.

Para lograrlo, también se debe ir a la cama más temprano. Dormir las horas suficientes es fundamental no sólo para su salud mental y creatividad, sino también para el control del peso.

Reflexionar y visualizar

Diversos estudios muestran que incluso dos minutos de visualización y pensamiento positivo pueden mejorar su estado de ánimo y claridad para todo el día. Las primeras horas del día invitan a hacer una reflexión.

Disfrute de la tranquilidad y tome un tiempo para planificar su día. Piense en sus metas y las tareas pendientes. Tome todas las notas necesarias para asegurarse de que su día será más tranquilo y más eficiente.

Un buen desayuno

Es imprescindible alimentarse bien para las tareas que vienen por delante. El tiempo es un lujo, disfrútelo con un desayuno sano y completo. Eso le ayudará a mantener un enfoque constante durante todo el día.

La tarea más tediosa, lo primero

La mañana es el momento en que se suele tener más energía y nos sentimos más descansados. Por eso, cambie las prioridades en su lista de tareas pendientes, colocando la tarea más temida al comienzo de la lista.

En lugar de dejar que le atormente durante el día, evite la agonía y el estrés y termínela a primera hora. Sentirá alivio y estará más listo y dispuesto a hacer frente a cualquier tarea que se presente en el resto del día.

Motivación

Como primer paso, debe buscar en su interior y descubrir qué le inspira.
Paso dos: cree un mantra.
Paso tres: repita el mismo dicho cada mañana.
Paso cuatro: respire y relájese. Se sentirá más motivado y concentrado que nunca.

Quince minutos de ejercicio

El ejercicio por la mañana le dará un impulso de energía y verá que sus sentidos están en marcha y funcionando. Se sentirá listo para hacer frente a cualquier problema que se presente.

Los estudios han demostrado que hay menos probabilidades de que las personas tengan excusas para no ejercitarse temprano. Es recomendable establecer una rutina de al menos entre 5 y 15 minutos.

Entre horas, ‘snacks’ nutritivos

Comer alimenta el cerebro, mejorando la concentración, la productividad y la memoria.

Planee sus aperitivos con anticipación, es vital para mantener en plena capacidad de funcionamiento a su metabolismo y su cerebro durante toda la jornada. Es fundamental que estos sean sanos, y aquí los frutos secos siguen siendo el producto estrella.

Evite el desorden

Elimine las cosas que no sirven y que generan desorden en su vida. Muchos identifican como formas de despejar su mente cuestiones que en realidad no nos generan ningún beneficio y si una ansiedad posterior por la pérdida de tiempo que han supuesto.

A veces hay que eliminar físicamente cosas que nos dan un placer pasajero pero nos terminan haciendo sentir agobiados: correos en cadena, programas de televisión que no elegimos, apps que no usamos, el móvil siempre encima… No solo no ayudan a nuestra eficiencia si no que a la larga nos hacen sentir ansiedad.

Reibox BlogLa mañana de los lunes son el momento más crítico de la semana laboral; estas preparan el terreno para el día y la semana que queda.

“Debido a que estuviste lejos por un par de días, estas mañanas de regreso al trabajo son los más memorable para el resto de la semana,” dice Lynn Taylor, autor de “Tame Your Terrible Office Tyrant: How to Manage Childish Boss Behavior and Thrive in Your Job.”

“Ellos influyen en tu forma de pensar de manera positiva o negativa, dependiendo de las acciones que decidas tomar,” dice Taylor.

La mayoría de las personas exitosas son muy conscientes del típico lunes por la mañana en el lugar de trabajo dinámico de acontecimientos imprevistos, desborde de comunicaciones, y caos en general. “Pero después de superar cientos de ellos, te das cuenta de que debes tomar el control y mantenerte positivo,” explica Taylor.

“Ellos toman acciones adicionales para compensar este atareado momento de la semana, y aplican sus mejores habilidades de gestión para asegurarse de que el día se desarrolle de la mejor forma posible.”

Aquí tienes 17 cosas que las personas exitosas hacen los lunes por la mañana:

1. Se despiertan temprano

Las personas exitosas se van a dormir a una hora decente los domingos por la noche, duermen bien, y se despiertan temprano las mañanas de los lunes.

“Cuando el despertador suena y una voz te diga que te fuiste a dormir demasiado tarde para levantarte tan temprano, o que cinco minutos más no te hará daño, NO LA ESCUCHES!” escribe Ciara Conlon para Lifehack. “Cuando tomas el control de esa voz interior, no hay nada que te pare.”

2. Ejercitan

Ejercitar mantiene tu circulación fluyendo y ayuda a mantenerte alerta, dándote una ventaja para tener una semana productiva. “Acelerarás tus endorfinas, lo que también ayudará a tu estado de ánimo,” dice Taylor.

3. Comen un desayuno saludable

El lunes por la mañana, quieres manejar todo lo que esté bajo tu control. Comer el desayuno es una de esas cosas. “No quieres estar mirando el reloj, esperando la hora del almuerzo con el estómago gruñendo durante las reuniones de la mañana,” dice ella.

4. Llegan temprano

No sucumbas al botón snooze. “Viajar al trabajo es difícil los lunes, así que supera los pronósticos,” dice Taylor. Además, entrar antes que otros hará que la mañana del lunes parezca más una tarde porque tendrás la oportunidad de respirar antes de tener que responder al aluvión de personas y problemas.

“Estar antes te dará un margen de maniobra para lo inesperado en el trabajo, sin mencionar todos los asuntos personales importantes que puedan surgir,” dice.

5. Revisan sus calendarios para el día (y la semana)

Las personas exitosas revisan sus calendarios los viernes, antes de empezar el fin de semana, para evitar cualquier sorpresa el lunes por la mañana y para asegurarse de que están preparados para las próximas reuniones y plazos. Pero también las revisan a primera hora del lunes para refrescar sus memorias y ver si cambió algo.

6. Despejan sus escritorios

“Con suerte ya hiciste esto antes de salir el viernes. Pero si no lo hiciste, hazlo ya, o la agregarás a las tensiones del mar de desorganización de los lunes,” dice Taylor. Organiza y prioriza tus archivos. Tira el papeleo poco importante y mantén los archivos críticos fácil de encontrar. Tú quieres estar preparado cuando, tu jefe o tus colegas necesiten algo en el último minuto.

7. Sacan tiempo para los proyectos y las tareas inesperadas

Los individuos exitosos esperan lo inesperado los lunes, dice ella. “Tu jefe, los miembros del equipo o el personal pueden recordar algunos cabos sueltos durante el fin de semana, por lo que es sabio crear en algo más de tiempo los lunes por la mañana.”

8. Saludan a su equipo y a su jefe

Es importante hacer esto como primera cosa todas las mañanas para mantener la moral alta, pero el lunes es particularmente valioso, ya que tu equipo necesita un impulso especial.

“Idealmente, pasarás un par de minutos con tus colegas los lunes por la mañana. Esto refuerza un sentido de propósito y de comunidad en todo el mundo, incluyéndote a ti,” explica Taylor.

9. Actualizan su lista de objetivos y cosas para hacer

“Ponte al día con tus prioridades y tareas,” sugiere Taylor. A continuación, establezca cinco u ocho metas para la semana.

“Los profesionales exitosos tienen varios objetivos en mente para el día y la semana,” dice. “Ellos saben que si no logran todos los objetivos, pueden estar orgullosos de que lograron la mayoría de ellos, y que hay una próxima semana para lograr los objetivos que faltan.”

Jim CollinsEl que quizá es el pensador de administración -vivo- más influyente, Jim Collins, se ha referido a las razones por las que algunas empresas tienen éxito o fracasan en libros de gran éxito como Good to Great y Built to Last.

En su nuevo libro, Choice: Uncertainty, Chaos and Luck — Why Some Thrive Despite Them All, Collins y su co-autor Morten T. Hansen estudian el liderazgo en tiempos turbulentos, un tema que eligieron en 2002 pero que no podría ser más relevante hoy en día. A continuación, un extracto exclusivo:

No podemos predecir el futuro. Pero podemos crearlo.

Regresa tu pensamiento a hace 15 años, y considera lo que ha pasado desde entonces: los acontecimientos desestabilizadores -en el mundo, en tu país, en los mercados, en tu trabajo, en tu vida- que desafiaron todas las expectativas.

Podemos estar sorprendidos, confundidos, impactados, atónitos, encantados, o aterrorizados, pero rara vez somos proféticos. Ninguno de nosotros puede predecir con certeza los giros y vueltas que la vida tendrá. La vida es incierta, el futuro desconocido.

Comenzamos el proyecto de investigación de nueve años detrás de este libro en 2002, cuando Estados Unidos se despertó de su falso sentido de estabilidad, seguridad y de derecho a la riqueza. El mercado largamente alcista se estrelló. El superávit presupuestario del gobierno se revirtió a déficits. Los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, horrorizaron y enfurecieron a la gente en todas partes, y a eso siguió una guerra.

Mientras tanto, en todo el mundo, el cambio tecnológico y la competencia mundial continuaron su implacable marcha perjudicial. Lo cual nos llevó a una simple pregunta: ¿Por qué algunas empresas crecen en la incertidumbre, incluso en el caos, y otras no? Cuando somos sacudidos por acontecimientos tumultuosos, cuando somos golpeados por grandes y veloces fuerzas que no podemos predecir ni controlar, ¿qué distingue a los que funcionan de manera excelente de aquellos con un bajo o nulo desempeño?

Algunas compañías y líderes navegan por este tipo de mundo excepcionalmente bien. No se limitan a reaccionar: crean. No se limitan a sobrevivir, sino que prevalecen. No se limitan a tener éxito, sino que prosperan. Ellos construyen las grandes empresas que pueden permanecer. No creemos que el caos, la incertidumbre y la inestabilidad sean buenas; empresas, líderes, organizaciones y sociedades no prosperan en el caos. Sin embargo, pueden prosperar en el caos.

Para llegar a la pregunta de cómo lo hacen, nos embarcamos en un ambicioso viaje para identificar y estudiar a un grupo selecto de empresas que habían hecho precisamente eso. Nos pusimos en marcha para encontrar empresas que se iniciaron a partir de una situación de vulnerabilidad, llegaron a convertirse en grandes empresas con un rendimiento espectacular, y lo hicieron en un entorno inestable caracterizado por grandes fuerzas fuera de su control, de movimiento rápido, inciertas y potencialmente perjudiciales.

Después comparamos estas empresas con un grupo de control de empresas que no lograron hacerse grandes en los mismos ambientes extremos, utilizando el contraste entre ganadores y perdedores, para descubrir también los factores distintivos que permiten que algunos prosperen en la incertidumbre.

De una lista inicial de 20,400 empresas, tamizamos a través de 11 capas de análisis para identificar los casos que cumplían con todas nuestras pruebas (nuestra época de estudio fue durante 2002). Sólo siete lo hicieron. Hemos marcado nuestros casos de estudio de alto rendimiento con el nombre de 10X porque no se limitaron a salir adelante o simplemente tener éxito. Realmente prosperaron.

Todos los casos 10X Superaron a su índice industrial por lo menos 10 veces. Considera al caso 10X, Southwest Airlines. Basta pensar en todo lo que afectó a la industria de la aviación desde 1972 hasta 2002: Crisis de combustible. Desregulación. Peleas laborales. El paro de los controladores aéreos. Recesiones paralizantes. Picos en las tasas de interés. Secuestros de aviones. Bancarrotas tras bancarrotas tras bancarrotas. Y en 2001, los ataques terroristas del 11 de septiembre. Y sin embargo, si hubieras invertido 10,000 dólares en Southwest Airlines el 31 de diciembre de 1972 (cuando era sólo equipo diminuto de tres aviones, alcanzando apenas un balance y asediado por grandes compañías aéreas que querían acabar con ella cuando era joven), tus 10,000 dólares hubieran crecido a casi 12 millones de dólares a finales de 2002, un retorno 63 veces mejor que el mercado de valores en general.

¿Por qué las empresas 10X alcanzan resultados tan espectaculares, sobre todo cuando sus comparaciones directas -las empresas que operan en los mismos ambientes en rápido movimiento, imprevisibles y tumultuosos- no lo hicieron? Parte de la respuesta radica en los comportamientos distintivos de sus líderes.

¿Eres un Amundsen o un Scott?

En octubre de 1911, dos equipos de aventureros hicieron los preparativos finales en su afán por ser los primeros en la historia moderna en llegar al Polo Sur. Para un equipo, sería una carrera hacia la victoria y el regreso a salvo a casa. Para el segundo equipo, sería una derrota devastadora, al alcanzar el Polo Sur sólo para encontrar que sus rivales habían plantado su bandera 34 días antes, seguida por una carrera por su vida -una carrera que perdieron al final, cuando el invierno ocasionó la muerte de los cinco miembros del equipo-.

Tenemos a dos jefes de expedición -Roald Amundsen, el ganador, y Robert Falcon Scott, el perdedor- de edades similares (39 y 43) y con una experiencia comparable. Amundsen y Scott comenzaron sus respectivos caminos hacia el Polo a pocos días uno del otro, encarando un viaje de ida y vuelta de más de 2,254 kilómetros en un entorno incierto e implacable. Uno de los líderes llevó a su equipo a la victoria y la seguridad. El otro llevó a su equipo a la derrota y la muerte.

¿Qué diferencia a estos dos hombres?

Amundsen y Scott lograron resultados tan dramáticamente distintos no porque se enfrentaran a circunstancias radicalmente diferentes. En los primeros 34 días de sus respectivas expediciones, de acuerdo con Roland Huntford en su magnífico libro El último lugar en la Tierra, Amundsen y Scott tenían exactamente la misma proporción (56%) de días de buen tiempo sobre mal tiempo. Si se enfrentaron al mismo entorno, en el mismo año, con el mismo objetivo, la causa de su respectivo éxito y fracaso simplemente no puede ser el medio ambiente. Tuvieron resultados divergentes principalmente porque mostraron comportamientos muy diferentes.

Así, también, en el caso de nuestros líderes en nuestro estudio de investigación. Al igual que Amundsen y Scott, nuestras parejas eran vulnerables a los mismos ambientes, al mismo tiempo. Sin embargo, algunos líderes demostraron ser capaces del 10X, mientras que los líderes del otro lado no pudieron.

¿Qué distingue a los líderes 10X?

En primer lugar, adoptan una paradoja de control y no-control. Por un lado, los líderes 10X entienden que se enfrentan a una incertidumbre permanente que no pueden controlar, y aceptan que no pueden predecir con exactitud los aspectos importantes del mundo que les rodea. Por otro lado, rechazan la idea de que las fuerzas fuera de su control o eventos al azar determinarán sus resultados, sino que aceptan toda la responsabilidad por su propio destino.

Los líderes 10X entonces llevan esta idea a sus vidas mediante una triada de comportamientos básicos: disciplina fanática, creatividad empírica, y paranoia de producción. Y todos ellos dirigieron a sus equipos con un método sorprendente de auto-control, en un mundo fuera de control.

La Marcha de las 20 millas

Durante todo el viaje hacia el Polo Sur, Amundsen se adhirió a un régimen de progreso constante, nunca yendo demasiado lejos en el buen tiempo, y cuidando de mantenerse lejos de la línea del agotamiento que podría dejar a su equipo en riesgo. Sin embargo, seguía adelante en medio del mal tiempo para mantenerse en ritmo. Amundsen hizo que su equipo marchara entre 15 y 20 millas por día, en una marcha inexorable hacia el sur.

En contraste, Scott a veces llevaba a su equipo hasta el agotamiento en los días de buen tiempo, y luego paraba y se sentaba en su tienda, quejándose del tiempo en los días malos.

Al igual que Amundsen y su equipo, los líderes y empresas 10X utilizan sus ‘Marchas de 20 millas’ como una forma de ejercer auto-control, incluso cuando tienen miedo o están tentados por la oportunidad de avanzar más.

Marcha lenta pero segura

Piensa en el fabricante de equipos médicos Stryker como en una empresa de una ‘Marcha de 20 millas’.

Cuando John Brown se convirtió en director general de Stryker, en 1977, deliberadamente fijó un marco de desempeño para impulsar el progreso constante: Stryker alcanzaría un 20% de crecimiento del ingreso neto cada año. Esto era más que un simple objetivo, o un deseo o una esperanza o un sueño o una visión. Era, para usar las propias palabras de Brown, “la ley”.

Brown creó el ‘Premio Snorkel’, que se otorgaba a aquellos que se quedaban atrás, 20% era la línea y si estabas debajo de ella, necesitarías un snorkel. Imagína recibir un snorkel de manos de John Brown para colgar en la pared, para que todos puedan ver que estás en peligro de ahogarte. La gente trabajó duro para evitar tener ese ‘trofeo’ en sus paredes.

Desde el momento en que John Brown se convirtió en presidente ejecutivo en 1977 hasta 1998 (cuando su comparación, USSC, desapareció como empresa pública), y excluyendo una ganancia extraordinaria en 1990, Stryker llegó a su meta en más del 90% del tiempo. Sin embargo, durante toda esta presión auto impuesta, Stryker tenía una igualmente importante limitación auto impuesta: nunca ir demasiado lejos para no crecer demasiado en un solo año.

Imagina la presión de Wall Street para aumentar el crecimiento cuando tu rival directo está creciendo más rápido que tu empresa. De hecho, Stryker creció más lentamente que USSC la mitad del tiempo. De acuerdo con el Wall Street Transcript, algunos observadores criticaron a Brown por no ser más agresivo. Brown, sin embargo, eligió conscientemente mantener una marcha moderada, a pesar de las críticas que le instaban a hacer crecer Stryker a un ritmo más rápido en sus años de auge.

Restricciones radicales

Cuando comenzamos este estudio, pensamos que podríamos ver los ganadores 10X respondiendo a un mundo volátil, cambiante y lleno de nuevas oportunidades aplicando un crecimiento agresivo y haciendo saltos radicales una y otra vez. Pero los casos comparativos menos exitosos buscaron un crecimiento mucho más agresivo y llevaron a cabo grandes salto radicales en un grado mucho mayor que los ganadores 10X.

Los casos 10X ejemplifican lo que llegamos a llamar la ‘Marcha de 20 millas’, cumpliendo marcadores de rendimiento establecidos paso a paso con una gran consistencia durante un largo período de tiempo, logro que no consiguieron los casos comparativos.

La Marcha de 20 millas es más que una filosofía. Se trata de tener mecanismos de desempeño concretos, claros, inteligentes, y perseguidos con rigor que te mantengan en el buen camino. La Marcha de 20 millas crea dos tipos de molestias auto-impuestas: (1) la incomodidad de un compromiso inquebrantable con el alto rendimiento en condiciones difíciles, y (2) la incomodidad de no esforzarse durante las buenas condiciones.

El mantra de marcha de Progressive

En la década de 1970, el presidente ejecutivo de Progressive Insurance articuló una métrica de desempeño rigurosa: Progressive debería crecer sólo a una tasa en la que pudiera sostener un servicio al cliente ejemplar y lograr un ‘radio combinado’ rentable a un promedio de 96%.

¿Qué significa un ratio combinado del 96%? Si vendes 100 dólares en un seguro, tienes que pagar no más de 96 dólares en pérdidas, más gastos combinados. El ratio combinado capta el desafío central del negocio de los seguros, al colocar los precios de las primas a una tasa que te permitirá pagar las pérdidas, los servicios de los clientes, y obtener un rendimiento.

El ‘radio combinado rentable’ de Progressive se convirtió en un mantra similar a la Ley del 20% de John Brown, un riguroso criterio que había que cumplir año tras año. La postura de Progressive era: Si los competidores bajan más sus tarifas, en un intento poco rentable de aumentar su participación: Bien, ¡déjenlos hacerlo! No vamos a perseguirlos en esa auto-destrucción sin sentido.

Progressive tenía un compromiso inequívoco con la relación de rentabilidad combinada, sin importar las condiciones a las que se enfrentara, cómo se comportaran sus competidores, o cuan seductoras fueran las oportunidades de crecimiento. Progresisive logró una relación rentable combinada de 27 durante 30 años, de 1972-2002, y un promedio apenas mejor que su objetivo del 96%.

¿Por qué ganan los que moderan su marcha?

Los que marchan 20 millas ayudan a voltear las probabilidades a su favor por tres razones.

En primer lugar, aumentan la confianza en su capacidad para desempeñarse bien en circunstancias adversas. Llevar a cabo una Marcha de 20 millas, constantemente, en tiempos buenos y malos, genera confianza. Un logro tangible en medio de la adversidad refuerza el punto de vista de las empresas 10X: Finalmente, somos los responsables de mejorar el rendimiento. Nunca culpamos a las circunstancias, nunca culpamos al medio ambiente.

En segundo lugar, la Marcha de 20 millas reduce la probabilidad de una catástrofe cuando eres golpeado por una etapa turbulenta. En un entorno caracterizado por lo imprevisible, lleno de inmensas amenazas y oportunidades, no puedes permitirte el lujo de exponerte a acontecimientos imprevistos. Puedes permitirte abandonar la Marcha de 20 millas en tiempos de estabilidad durante un tiempo, pero hacerlo te deja débil e indisciplinado, y por lo tanto, expuesto cuando vienen los tiempos inestables. Y siempre vendrán.

En tercer lugar, la Marcha de 20 millas te ayuda a ejercer el autocontrol en un entorno fuera de control.

Tener una meta clara como sucede Marcha de 20 millas enfoca la mente, porque todos en el equipo conocen la marca a cumplir y su importancia; y así pueden mantenerse caminando.

Los mercados financieros están fuera de tu control. Los clientes están fuera de tu control. Los terremotos están fuera de tu control. La competencia global está fuera de tu control. El cambio tecnológico está fuera de tu control. La mayoría de todo está, última instancia, fuera de tu control. Pero cuando haces una Marcha de 20 millas, tienes un punto de enfoque tangible que te mantiene a ti y a tu equipo avanzando, a pesar de la confusión, de la incertidumbre e incluso del caos.

dejar de preocuparteSuelta el control… y está bien con ello.

Ese es uno de los problemas más grandes con los que luchamos diariamente, incluido yo mismo.

Debido a que soltar el control va directamente en contra de nuestra modernizada e industrializada forma de vivir; somos buscavidas, hacedores, arquitectos de nuestro destino.

Construimos cosas y hacemos que las cosas pasen en nuestros términos; no esperamos que nada pase en términos de otra persona! Al menos eso es lo que aprendí creciendo con maestros, entrenadores deportivos, películas, canciones, artículos de revistas, y así sucesivamente. Por lo que permitir que las cosas sucedan no estaba en mi ADN. Nunca fui de los que se quedaban sentados pasivamente y dejaban de lado el control.

Con los años, sin embargo, mi punto de vista ha cambiado. Aprendí de la manera difícil que gran parte del control que creemos que tenemos sobre nuestras vidas es una ilusión. Por ejemplo, desde que conocí…

• Al joven al que su vida se le dio vuelta por el cáncer
• La joven, y madre de dos hijos, que perdió a su marido a los 27
• La familia que perdió su casa en un tornado
• El dueño de un negocio local que estaba prosperando hasta que la economía se derrumbó
• El empleado muy trabajador que perdió su trabajo cuando su jefe de 25 años se declaró en quiebra
• El corredor que perdió una pierna en un accidente de transito
• La madre cuyo hijo tiene síndrome de Down a pesar de haber hecho todo bien durante su embarazo
• y muchas, muchas más personas como ellos…

Sucede todos los días; situaciones sobre las que creemos tener control, pero realmente no.

Entonces, ¿qué podemos hacer?

¡Déjalo ir! Se conciente…

La mente… El campo de batalla

Lo dije antes y lo diré de nuevo, la mente es nuestro campo de batalla. Es el lugar donde reside el conflicto más fuerte. Es el lugar donde la mitad de las cosas que creíamos que iban a pasar, no pasaron. Es el lugar donde nuestras expectativas siempre sacaron lo mejor de nosotros. Es el lugar donde somos víctimas de nuestras ansias por controlar lo incontrolable.

Y si permitimos que estos pensamientos y deseos habiten en nuestra mente, van a tener éxito robándonos la paz, la alegría, y en última instancia nuestras vidas. Vamos a caer en una profunda angustia e incluso depresión.

A decir verdad, hay mucho acerca de la vida que no podemos controlar, no tiene sentido desperdiciar nuestra energía en estas cosas y descaradamente abandonar todo lo que sí podemos controlar.

Podemos decidir cómo pasaremos nuestro tiempo en este momento, con quienes socializaremos; con quienes compartiremos nuestras vidas. Podemos elegir amar y apreciar a las personas en nuestras vidas por quiénes son. Podemos elegir cómo vamos a responder ante las sorpresas y decepciones cuando se nos presenten, y si vamos a verlas como maldiciones u oportunidades para crecer.

Y lo más importante, podemos elegir ajustar nuestras actitudes y dejar ir todas nuestras preocupaciones sobre las cosas que no podemos controlar, lo que a su vez nos liberará para dar el siguiente mejor paso hacia adelante en nuestras vidas.

Citas para dejar de preocuparte por lo incontrolable

Como tú, yo aun tengo problemas para soltar el control a veces. Así que implementé una estrategia simple para ayudarme con esta situación.

En pocas palabras, me recuerdo a mí mismo de forma pro-activa no preocuparme por las cosas que no puedo controlar. Si en algún momento me sorprendo haciéndolo, hago una pausa y leo las siguientes siete citas. Entonces respiro profundamente, y vuelvo a evaluar la situación con una presencia más consciente…

1. No puedes controlar todo lo que sucede, pero puedes controlar la forma en que respondes. Y en tu respuesta está tu mayor poder. Sí, la mayor parte de tu estrés proviene directamente de tu forma de pensar y responder, no de cómo es la vida. Ajusta tu actitud, y todo ese estrés demás desaparecerá.

2. No te molestes en preocuparte por si habrán problemas. Habrá un montón, y trabajarás a través de cada uno de ellos.

3. Si te preocupas demasiado por lo que podría ser, y te preguntas demasiado por lo que podría haber sido, ignorarás y te perderás por completo lo que es ahora. Entiende que la preocupación es un mal uso de tu increíble energía creativa. En lugar de imaginar lo peor, imagina lo mejor y cómo puedes llevarlo a cabo.

4. Hoy es una elección. Hoy, elige la gracia por sobre la impaciencia, la belleza por sobre la negatividad, y la presencia por sobre el pánico.

5. No hay absolutamente nada en tu situación actual (ni siquiera los aspectos que no puedes controlar) que te impida avanzar, un paso a la vez.

6. Estás vivo y respirando, así que actúa como tal. Deja ir lo que está mal y agarra lo que está bien. Haz que las cosas sucedan, y luego deja que las cosas sucedan. Aprende, acepta, explora, crea y experimenta, todos los días, un pequeño paso a la vez.

7. Mantente consciente. Sigue respirando profundamente. Las cosas al final terminan bien para las personas que hacen lo mejor con las cosas como aparecen.

Una cosa más

Y debido a que hay una correlación obvia a este post, te dejo con algo que clave en el tablero de anuncios de mi oficina:

Las 5 Reglas de la felicidad:

• No odies
• No te preocupes
• Da más
• Espera menos
• Vive con sencillez

Vivir MejorLo que pone a una persona incómoda depende de la persona, pero lo que es una verdad universal es el valor de reconocer los límites y empujarlos continuamente.

Como el usuario de Quora Joos Meyer explica en respuesta a la pregunta: “¿Qué cosas incómodas, como ducharse con agua fría, pueden mejorar tu vida?” Empujar tu zona de confort es clave para mejorar.

“Creo que el mejor método es fijar todos los días o cada semana una tarea o ponerte en una situación que te ponga incómodo. Y hacer esa cosa. Esto incorporará la experiencia en tu modelo de ‘normalidad’ y como consecuencia ampliará tu ‘zona de confort,’” escribe.

Aquí tienes algunas cosas incómodas que otros usuarios Quora dicen que los ayudaron a crecer:

1. Pregunta todo

“Lo más incómodo que uno puede hacer es poner en duda todo lo que se da por hecho y buscar respuestas,” escribe Malli Gurram. “Trata de ver el otro lado de la norma.”

2. Sé honesto

Ser lo más honesto de lo que nunca fuiste con alguien en tu vida será una de las cosas más incómodas que puedas hacer, Ryan Brown dice, pero también podría ser lo más valioso.

Para ello, él sugiere escribir una lista de todas las personas a las que tienes algo (bueno o malo) que decirles, escribe los sentimientos honestos que necesitas transmitirles en una carta, entrégaselas en la mano, y escribe lo que pasó y cómo la experiencia te afectó a ti y a la otra persona.

“Si estás siendo realmente honesto, cada letra que escribas debería ponerte muy emotivo mientras la escribes,” escribe Brown. “Así es como sabes que has aprovechado tus emociones y sentimientos reales; que realmente significa algo para ti.”

“No olvides de lo aprendas de esa experiencia,” sugiere. “Deja que esté contigo para siempre.”

3. Medita

A menudo, frenar y encontrar la paz interior puede ser especialmente difícil para aquellos de nosotros que estamos constantemente en movimiento y pensando en las siguientes cosas que tenemos que hacer.

Pero como señala Nathan Hershey, los beneficios pueden incluir una mejora en tu capacidad cognitiva, inteligencia emocional y autodisciplina en general.

4. Levántate extremadamente temprano

Ekin Öcalan ama despertar antes del amanecer porque le proporciona el ambiente perfecto para el estudio y el trabajo. Despertar a las 5 a.m., mientras todos los demás duermen, es la perfecta, aunque sea difícil, manera de comenzar el día en silencio, escribe.

5. Haz algo creativo

“Muchas personas dicen que quieren ser creativos. Y entonces van a sus casa y ven episodios de TV en Netflix mientras beber vino tinto,” escribe Marcos Toole.

Si bien el miedo al rechazo y el fracaso son potentes desmotivadores, tener una salida creativa puede hacer maravillas para nuestro cuerpo y mente. Lo que es más, “mantener tu trabajo para ti mismo también te garantizará que a nadie más le encantará,” señala Toole.

6. Cuida tus centavos

Mantén un registro de cada centavo que gastes, desde la reparación de tu auto y el seguro de vida hasta el café y las papas fritas, durante varios meses, sugiere Bruce A McIntyre.

Y trata de pagar por todo lo que puedas con dinero en efectivo. “Si abres tu billetera y no tienes efectivo, a menudo pensarás dos veces cuanto necesitas realmente esa cosa.”

Te sorprenderás de la cantidad de deuda que puedes saldar literalmente cuando cuidas tus centavos.

7. Ofrécete de voluntario

Gurram sugiere ofrecerte de voluntario para una obra sin fines de lucro o hacer obras caritativas. El voluntariado puede hacerte sentir que eres parte de algo grande, dice Gurram, usando su experiencia como voluntario en TEDx como ejemplo.

“Fue una sensación tan abrumadora la que tenía ese gran día, siendo parte de esa comunidad,” dice Gurram.

felicidadHay una lista interminable de hábitos que podríamos seguir, pero aquí he decidido reunirte 25 que te ayudarán a llegar al éxito y te mantendrán satisfecho con tus acciones.

Enfócate en éstos e incorpóralos a tu rutina diaria y además de progresar, serás muy feliz.

1. Despiértate temprano

Las horas por la mañana son el tiempo perfecto para reflexionar y empezar a ser productivo. Las personas que toman en serio el éxito saben que tienen que pararse de la cama temprano.

No ser una “persona mañanera” es un mal pretexto. Pon tu alarma 15 minutos antes una semana, otros 15 la siguiente y te irás acostumbrando hasta darte cuenta que ya te despiertas 2 horas antes de tu horario normal.

2. Agradece

Pasamos tanto tiempo ‘hundidos’ en nuestros problemas cuando realmente éstos solamente son señales de vida. El único momento en el que ya no los tenemos es cuando estamos muertos así que si quieres terminar con ellos, velos de diferente manera. Así es, agradece lo que tienes, incluyendo tus problemas.

La gratitud es el camino hacia la salud, felicidad y éxito pues enfoca nuestra atención a lo que tenemos y no a lo que ‘nos hace falta’. Se trata de darte cuenta de la abundancia dentro de los placeres simples y aprovechar las oportunidades que tenemos.

3. Sonríe

Estudios han comprobado que la gente con una sonrisa genuina es más feliz en la vida. Este es uno de los hábitos que te permite encontrar tu parte emocional, mental y espiritual con tan solo sonreír.

La fisiología de nuestros cuerpos dicta la psicología de nuestras mentes. Cuando fruncimos el ceño o hacemos algo con nuestros cuerpos que indica depresión, nuestra mente lo toma en cuenta y lo hace mentalmente realidad.

4. Desayuna sano

El desayuno es una parte súper importante en nuestra vida y aún así millones se lo ‘saltan’. El dicho de “el desayuno es la comida más importante del día” es 100% cierto. Si buscas el éxito, desayuna saludable todas las mañanas.

Este hábito no requiere de mucho esfuerzo, solo de un poco de planeación. Así que si ‘no te da tiempo’, levántate más temprano.

5. Ejercítate

Uno de los mejores hábitos en la vida es hacer ejercicio diariamente. No estoy hablando de participar en maratones (que sería increíble), hablo de algo ‘relajado’ que brinde oxígeno a tu sangre y potencie las endorfinas en tu cuerpo. No solamente te sentirás físicamente mejor, también estarás más motivado y tendrás más claridad mental.

El ejercicio libera dopamina, serotonina y oxitocina al sistema dando como resultado un efecto aún más eufórico que cualquier otra droga.

6. Toma agua con limón

Un hábito que tiene muchísimos beneficios es tomar un vaso grande agua con limón todos los días. Además de ser una fuente natural de vitamina C, el limón te ayuda con la digestión, mejora tu sistema inmunológico y ayuda a rehidratar tu cuerpo.

El agua sola también es importante a la hora de eliminar toxinas del sistema. Con el paso del tiempo, esto te beneficiará a la hora de perder peso, reducir inflamaciones y aumentar tu energía.

7. Camina 10,000 pasos

Mucha gente sabe de los beneficios de caminar mínimo 10,000 pasos. Aún así, tendemos a no cumplirlo.

Un estudio demostró que los habitantes de EUA caminan 5,117 pasos al día a comparación de los australianos que caminan 9,695 o los suizos con 9,650. Así que ya sabes, estaciónate lejos y toma las escaleras en lugar del elevador.

8. Incluye vitaminas y minerales

Necesitamos las vitaminas adecuadas para equilibrar los alimentos procesados y azúcares que consumimos a diario. Encuentra una buena mezcla y verás como esto impactará tu claridad mental, emocional y física.

9. Optimiza tu tiempo

Esto es esencial. La forma en que manejas tu tiempo dice mucho de lo que puedes lograr, y más considerando que todos tenemos la misma cantidad de horas al día en el mundo.

Encuentra un buen manejo de tus minutos e impleméntalo. No es difícil, sólo se trata de ser consistente. Una vez llevando a cabo esta acción en tu rutina diaria, vas a poder hacer todo lo que te propongas.

10. Establece una meta diaria

Se trata de cualquier tipo de meta que te propongas. Ya sea dentro del negocio o de lo que sea, las metas a largo plazo te direccionan a cierto lugar, pero son las diarias las que nos permiten llegar con exactitud (o a más) enfocándonos en acciones diarias.

11. Inspírate

Es difícil mantenerte motivado todo el tiempo y más cuando la vida nos pone tantos retos, pero no es imposible. Una de las mejores formas para mantenerte motivado es inspirándote diariamente.

Lee, ve películas. Inspírate de aquellos que lo han logrado. Anthony Robbins le dice a esto “la hora de poder” y queda en ti cuánto tiempo le destines

12. Ahorra e invierte

Ningún hábito en esta lista estará completo sin este. Normalmente no vemos la necesidad de ahorrar porque estamos ‘muy ocupados’ viviendo el presente, pero la verdad es que la mayoría tiene menos de 10,000 pesos ahorrados para cualquier situación que se ofrezca.

No se trata sólo se ahorrar. Tienes que invertir el dinero que guardas y hacerlo de manera inteligente. Entre más atención pongas, más será tu éxito financiero.

13. Cuida tus gastos hormiga

Bien dijo Benjamin Franklin: “Ten cuidado con los gastos pequeños, una pequeña fuga puede hundir un gran barco”.

Es fácil no ver esos gastos, pero al final suman. Asegúrate de mantenerlos en orden y no pierdas de vista tu futuro por estar tan al pendiente de tu presente.

14. Aprende algo nuevo

Edúcate y aprende algo distinto todos los días. Puede ser desde un idioma o algún software. Dedícale una hora o un par de minutos a algo hasta que se te vuelva hábito.

Ya sea que te decidas por tomar un curso, escuchar un audiolibro o ver un tutorial en YouTube, la importancia de este hábito es esencial.

15. Organízate

Cuando nuestras vidas están desorganizadas es difícil mantenernos enfocados en nuestras metas.

Tómate el tiempo de organizar tus pendientes en casa y oficina. Organiza tu lugar de trabajo y tu cuarto. No te arrepentirás.

16. Ayuda a los demás

Al momento de estar buscando lo que queremos, solemos olvidarnos de las otras personas y erramos en contribuir algo de valor a nuestro alrededor. No se trata de donar dinero, sino de brindar con tu tiempo, que aunque no lo creas, importa más que el dinero.

Esto ayuda que te enfoques a un estado de abundancia pues realmente pasamos mucho tiempo preocupados y ansiosos. Una vez llevándolo a cabo verás como tus problemas personales serán menos. Date cuenta, aquellos que ven por los demás siempre resultan ser los más exitosos.

17. Haz Networking

Claramente no se trata lo que sólo tú sabes. Hacer networking no significa aprenderte nombres, se trata de encontrar la manera de ayudar a los demás a agregar valor a la vida de los demás.

Los mejores networkers en el mundo son los más exitosos y no precisamente por haberse fijado en ellos mismos, sino por ayudar a los demás sabiendo que tal vez no recibirían algo a cambio.

18. Rompe los miedos

Pasamos mucho tiempo inmersos en el miedo. Esos escenarios de ‘qué pasaría si’ pueden resultar contraproducentes.

Está bien pensar en el futuro, pero estar preocupados por el mismo tanto tiempo puede hacer que se nos olvide disfrutar el momento. Así que ya sabes: habla con un extraño, haz cumplidos y dile lo que no te gusta a los demás.

19. Toma acción

Esto puede parecer cliché, pero es algo que no hacemos siempre porque preferimos procrastinar. ¿Cuántas veces no hemos dejado para ‘después’ cosas que ya no hicimos?

La mejor forma de eliminar la procrastinación es utilizando la regla de los 15 minutos. Así es, pon tu alarma para cuando quieres aplazar algo, una vez pasado ese tiempo, es hora de seguir adelante.

20. Sigue un plan

Esto es básico para cualquier emprendedor. No importa que sea lo que buscas de tu vida, tus metas diarias o las de a largo plazo. Necesitas seguir un plan.

Si no sabes cómo vas a llegar del punto A al B, tampoco podrás cumplir tus metas. Haz un esquema, sigue el plan y si tienes que hacer cambios, hazlos, pero síguelo.

21. Disfruta el tiempo para ti

Este es uno de los hábitos en los que la mayoría fallamos. Haz una pequeña cosa que ames hacer diario, si nada tiene que ver con tu meta diaria, no pasa nada. Piensa que ésta te ayudará a relajarte y volverte a enfocar.

22. Sé positivo

Lo que te gusta atrae cosas que te también te gustarán. Cuando piensas de manera negativa atraes cosas malas, en cambio, si es al revés, atraerás cosas positivas. Es difícil mantenerse así todo el tiempo, pero no es imposible.

Ignora a los que te dicen que no puedes hacerlo y a la gente que duda de tus habilidades, verás como las cosas buenas sucederán.

23. Lee

Ya sea el periódico, novelas, o lo que sea, hazte del tiempo para hacerlo. Leer es un hábito importante que te ayudará para el resto de tu vida. Los audio libros y películas funcionan, pero nada como leer de manera “old fashion”.

Hacerlo te presentará nuevos mundos e ideas de hacer las cosas. Además te educa y entretiene a la vez.

24. Descansa

Aunque es importante despertarte temprano diario, también es fundamental descansar. Encontrar el balance adecuado puede resultar ser difícil, especialmente si tienes hijos o dos trabajos. Si te importa demasiado ser exitoso, así como tu persona, deberás dormir mínimo de 6 a 8 horas ininterrumpidas diario.

Si tienes problemas para hacerlo, no tomes café o alcohol antes de dormir. Si fumas o comes mucho azúcar probablemente tendrás problemas para hacerlo.

25. Escribe tus pensamientos

Hacer un diario de tus pensamientos es una gran manera de reflejar lo que eres y qué es lo que has estado haciendo en tu vida.

A veces la vida se va tan rápido que podemos olvidar detalles de cosas que hicimos pocos meses antes. Éstos nos pueden ayudar a tener más claridad en nuestros propósitos y esas experiencias pueden ayudarnos en nuestros retos diarios.

Escribe de tus pensamientos y mézclalos con tus objetivos y sueños a futuro.

Lévalo a cabo

De todos estos hábitos, ¿cuáles son los que practicas? ¿Realmente crees imposible poderos llevar a cabo? Yo creo que sí. Empieza hoy y te agradecerás a ti mismo para toda la vida.

Robert KiyosakiLa temporada de impuestos es un momento en la que mucha gente comienza a entrar en pánico.

La mayoría de la gente espera poder obtener un reembolso, pero en secreto todo el mundo teme lo contrario: que le deberán cientos o incluso miles de dólares a la oficina de impuestos.

Esa es la razón por la que la mayoría de las personas temen la temporada de impuestos; en especial los empleados y auto-empleados. ¿Por qué? Porque saben que no tienen control sobre lo que tendrán que pagar en impuestos. Sólo puedes aguantarlo y aceptarlo.

Pero ¿Y si hay una mejor manera? ¿Y si en realidad pudieras esperar con ansias la temporada de impuestos? Yo lo hago. Y tú también puedes. Todo comienza con pensar y actuar como los ricos.

Dos puntos de vista

Para ilustrar aún más estos dos puntos de vista con respecto a los impuestos, voy a compartir una historia contigo.

Hace muchos años, un periodista me preguntó cuánto había ganado durante el año anterior. Le respondí: “Hice alrededor de un millón de dólares.”

“¿Y cuánto pagó en impuestos?” preguntó.

“Nada,” le dije. “Ese dinero lo hice con la venta de tres propiedades, y fui capaz de diferir el pago de impuestos usado la Sección 1031 de intercambio. Nunca toqué el dinero. Sólo lo reinvertí en propiedades más grandes.”

Unos días después, el periódico publicó la noticia con el siguiente titular: “Hombre rico gana $1 millón y admite que no paga nada en impuestos.”

Si bien dije algo parecido a eso, estaba claro que el reportero no entendió lo que le había dicho, o que deliberadamente distorsionó el mensaje, dejando fuera algunas palabras claves.

Cualquiera sea la razón, era un ejemplo perfecto de diferentes puntos de vista procedentes de diferentes partes del Cuadrante del flujo del dinero. Él pensaba como un empleado (E) en el lado izquierdo del cuadrante, pero yo estaba hablando como un inversor (I) en el lado derecho del cuadrante.

Cuadrante del flujo del dinero

El peor consejo que le puedes dar a tus hijos

La mayoría de los padres quieren que sus hijos vayan a la escuela, obtengan buenas calificaciones, y encuentren un trabajo bien pagado y seguro. En realidad, este es uno de los peores consejos que les podemos dar a nuestros hijos. ¿Por qué? La respuesta se encuentra en los impuestos y las deudas.

Para las personas que obtienen sus ingresos de los cuadrantes E y A, prácticamente no hay deducciones impositivos. Por lo tanto, los del lado izquierdo del Cuadrante del flujo del dinero pagan más impuestos, e incluso más cuando menos ganan.

Si bien parece una buena idea obtener una buena educación y un trabajo muy bien pagado, la realidad es que la mayoría de las personas con empleos bien remunerados no son ricas. ¿Por qué? Porque no tienen educación financiera y no tienen ni idea de cómo funciona el dinero, ni cómo hacer que trabaje para ti.

Siempre recuerda esta regla fundamental: Ser rico no se trata sobre cuanto dinero ganas; se trata de cuanto dinero conservas.

Riqueza libre de impuestos

Los ricos pagan muy poco en impuestos por sus ingresos porque no ganan su dinero como lo hacen los empleados. Ellos saben que la mejor forma de evitar los impuestos legalmente es mediante la generación de ingresos pasivos, directamente del lado derecho del Cuadrante del flujo de dinero; del lado de los Dueños de negocios (D) y los inversionistas (I).

Si ganas tus ingresos desde el lado izquierdo del cuadrante, la única deducción impositiva que tienes es para comprar una casa más grande y contraer más deuda. Pero los ricos tienen decenas de deducciones impositivas que les ofrecen los gobiernos para estimular las inversiones y el desarrollo empresarial, lo cual genera más puestos de trabajo.

Los ricos pueden hacer millones de dólares y pagar virtualmente nada en impuestos.

No todos los ingresos son iguales

El punto es el siguiente: no todos los ingresos son iguales.

Los ingresos pasivos, el tipo de ingresos generados en el lado derecho del cuadrante es mucho mejor que los ingresos ganados, el tipo de ingreso ganado desde el lado izquierdo del cuadrante. Los ingresos pasivos son menos gravados, y también son resultado del flujo de dinero de tus activos, no de vender tu tiempo como empleado.

Pero aquí está la trampa, no cualquiera puede empezar a ganar ingresos pasivos en el lado derecho del Cuadrante del flujo de dinero. Se necesita inteligencia financiera para iniciar un negocio exitoso y hacer grandes inversiones. La buena noticia es que cualquier persona puede aumentar su inteligencia financiera a través de la educación financiera.

Si quieres ganar más dinero, conservar más dinero, tener más tiempo, y pagar menos impuestos, el primer paso es saber cómo funciona el dinero y cómo hacer que trabaje para ti.

vidaA menudo, me doy cuenta de que he perdido mucho tiempo pensando en el pasado.

Dando vueltas y más vueltas a ideas repetidas y recalentadas. Sin tener el consuelo de buscar en ellas nada nuevo, sin esperar respuesta, sin aspirar a añadir nada que, terminado ese proceso, fuera a ser útil.

Recordamos mal, a veces. Nos abrimos las heridas sin compasión. Rememoramos las palabras más terribles que nos han dicho, las sensaciones más espantosas, las emociones más lacerantes… Y nunca extraemos de ello algo bueno, porque nos quedamos con el dolor sin ir más allá. Nunca revivimos el momento desde la distancia, como narrador y no como protagonista. Nunca pensamos “pasó y fue duro pero estoy aquí y lo he superado”.

Nos engancha eso de sufrir, a veces. Suena mal, ya lo sé pero ser víctima de algo o de alguien es una experiencia dura pero cómoda. Y lo siento porque no está bien generalizar. Hay muchas víctimas reales que luchan por no serlo…

Sin embargo, en muchas ocasiones, nos gusta saltar al lodo del recuerdo y rememorar ese dolor. Y ensuciar con él todo lo que rodea nuestro presente. Y aunque hayamos superado el tema, al revivir esas emociones terribles y dejar que nos desborden sin ponerles límites ni malearlas, ni gestionarlas, ni reconocerlas, dejamos que vuelvan a herirnos. Es como si cada vez que recordáramos un accidente nos lanzáramos contra el muro para partirnos la ceja o rompernos la cara y conmemorar la ocasión.

Dicho así parece un ejercicio bárbaro. Si lo hiciéramos físicamente, nos asustaríamos a nosotros mismos. Sin embargo, no dudamos en hacerlo emocionalmente. Ponemos en riesgo nuestra salud emocional y, en consecuencia, física, aferrándonos a nuestras tragedias. Y sobre todo haciéndolo como el primer día, con ojos de sorpresa, con dolor, con miedo, sin superarlas, sin ganas de oponer resistencia a esa sensación que nos hace sentir como carne de cañón a merced del destino…

Nos impregnamos de pasado y de sus males sin tomar distancia, sin ser capaces de aceptarlo con ojos de persona madura que ha sobrellevado esa experiencia y la ha superado. Viajamos a otro tiempo sin ponernos el chubasquero de la madurez, sin llevar en el equipaje nuestras nuevas herramientas de persona evolucionada, sin saber por qué ni con intención de cerrar página.

Miramos a nuestros miedos desde abajo. Regresamos al pasado siendo niños y descubrimos el pecho ante los fantasmas, nos empequeñecemos ante lo que pasó…Volvemos a repetir aquel comportamiento que nos llevó al llanto, a quedar paralizados, a salir corriendo sin afrontar.

Perdemos la perspectiva. A veces, porque es difícil dejar de visitar esas lagunas que tenemos en la mente donde parece que no ha pasado el tiempo, esos recuerdos que tenemos guardados en una parte de nuestra cabeza y que nos hacen saltar como tigres cuando algo activa nuestros dolores pasados…

Otras veces porque nos han educado para que sufrir sea una especie de mérito. Como si por el hecho de regodearse en tu miseria fueras a ganar puntos para conseguir una gloria que tendrías vetada si nadie te pisa o hace sentir mal. Por eso, muchas veces, cuando conversamos, acabamos protagonizando con otros competiciones para descubrir quién lo ha pasado peor en su vida o es más desdichado.

Lo que cuenta no es el sufrimiento, es la alegría.

Estoy deseando el día que en una de esas conversaciones alguien diga… No quiero hablar del mi dolor sino de lo que conseguí gracias a superarlo. De mi evolución. De lo feliz que soy porque me convertí en una persona increíble saltando obstáculos… Porque cuando recuerdo lo que pasó, me veo enorme, gigante… Miro al niño que fui y le abrazo y le digo que podrá y que descubrirá cómo salir del laberinto.

Porque no viajo mucho al pasado pero cuando lo hago, sonrío. Se me dibuja una sonrisa en los labios porque me veo ahora y me doy cuenta de que he caminado mucho y soy un superviviente. Porque estoy aquí gracias a mi esfuerzo y el de muchas personas que me han ayudado a ser como soy… Algunas queriendo, otras intentando lo contrario, pero no hay rencor. Hay gratitud. Hay ganas de seguir y olvidar. De engancharme al lado bueno, al lado que me hace crecer y sentir bien conmigo mismo… Al lado hermoso de la vida, a es parte preciosa que tiene todo lo que duele una vez lo superas, aunque parezca imposible

Como si tuviera metidos los recuerdos en tarros y durante mucho tiempo, después de acumular dolor y pensamientos tristes, hubiera conseguido cambiarles las etiquetas. Cambiar las palabras que asocio a mi vida para cambiar la imagen y las emociones que la habitan, para ser capaz de ver su lado mágico, su lado sorprendente, su lado asombroso.

Donde ponía “el día que me humillaron en la escuela” puse “cuando descubrí mis superpoderes”.

Donde había escrito “mis monstruos” ahora pone “mis motivos”.

Y me acuerdo de que el tarro que lleva escrito “el amor de mi vida” era antes uno donde ponía “esa chica que siempre me lleva la contraria y no sé por qué”.

Encontré un tarro con la etiqueta “aquella vez que estuve en el hospital muy grave” y recordé que “allí conocí a quién sería mi mejor amigo”.

Donde estaba mi sueño perdido de “ser piloto” por problemas de visión, hay una pegatina muy divertida que pone “soy pediatra y adoro lo que hago”.

A algunos, lo reconozco, me costó cambiarles la etiqueta porque habían sido golpes duros de esos de los que no acabas de reponerte nunca y siempre te hacen saltar las lágrimas. Aunque, a pesar de ello, también los reescribí…

Donde había escrito “Carlos se fue” ahora pone “tengo un ángel de la guarda”, y una de las etiquetas más complicadas de reescribir… “Quimioterapia” que ahora se llama “batalla ganada”.

Tal vez sea un iluso, un ingenuo, un loco, pero me gusta verlo así. Doy gracias por ser capaz.

Vivir Mejor15. Somos más codiciosos y socialmente menos apropiados cuando nos sentimos poderosos

Kevin Coe pone de relieve un estudio que examina cómo el poder influye en nuestro comportamiento.

Los investigadores dividieron a los participantes en grupos de tres y nombraron a algunas personas como líderes, a cargo de asignar puntos a las otras dos personas de acuerdo con sus contribuciones.

Pues resulta que, cuando el experimentador apareció con un plato con cinco galletas, los líderes designados eran más propensos a tomar una segunda galleta y masticarla con la boca abierta y dejar migas por toda la mesa.

En un meta-análisis de estudios como éste, los investigadores dicen que “el poder desinhibe formas más perniciosas de agresión también,” tales como el acoso sexual en las culturas donde las mujeres están subordinadas y crímenes de odio contra grupos minoritarios.

16. A menudo creemos que las personas atractivas tienen talento

Prateek Singh menciona un estudio sobre el “efecto halo,” que se produce cuando asumimos que porque una persona sea buena en una cosa, será bueno en otra cosa.

En el estudio, estudiantes de licenciatura varones leyeron un ensayo supuestamente escrito por una estudiante de primer año de la universidad, a continuación, evaluaron la calidad del ensayo y la capacidad de la escritora. Un tercio de los participantes vieron una foto de una mujer atractiva que creyeron era la escritora; otro tercio vio la de una mujer poco atractiva; y el último tercio no vio ninguna foto.

Los resultados mostraron que aquellos que creyeron que la escritora era atractiva juzgaron a la escritora y a su trabajo más favorablemente que aquellos que creían que era poco atractiva. (Los que no vieron ninguna foto la clasificaron a ella y a su trabajo como intermedio).

17. A veces asumimos que otras personas ayudarán por lo que no tenemos que hacerlo nosotros

Mattias Wideklint dice que está intrigado por el “efecto espectador,” que se produce cuando la presencia de otros desalienta a un individuo de intervenir en caso de emergencia.

Los psicólogos Bibb Latané y John M. Darley se interesaron en el fenómeno tras el asesinato de Kitty Genovese en 1964; supuestamente, muchas personas escucharon a Genovese gritar, pero no actuaron.

En el experimento de Latané y Darley, los investigadores midieron cuanto tiempo los participantes permanecían en una sala que se estaba llenando de humo.

Algunos participantes estaban solos en la habitación; otros estaban acompañados por dos o tres cómplices pasivos. Los resultados mostraron que los participantes que estaban solos fueron significativamente más propensos a reportar el humo.

Sin embargo, un más reciente meta-análisis sugiere que el efecto espectador es menos pronunciado en situaciones altamente peligrosas, lo que significa que la gente en grupos son más propensos a ayudar si creen que la vida de alguien está realmente en peligro.

Y en los últimos años, la historia del asesinato de Genovese ha sido revisada. Puede que no hayan sido decenas de testigos pasivos y es posible que nadie haya visto el asalto realmente, lo que sugiere que el efecto espectador puede ser más matizado de lo que una vez creímos.

18. Obtenemos mejores resultados cuando las personas tienen altas expectativas sobre nosotros

Nguyen Chi cita un experimento clásico sobre el poder de las expectativas de Robert Rosenthal y Lenore Jacobson.

En la década de 1960, Rosenthal y Jacobson descubrieron que manipular las expectativas de lo maestros sobre la capacidad de los estudiantes podían influir el rendimiento de esos estudiantes.

Los experimentadores les dijeron a los maestros que estaban administrando a los estudiantes una prueba que podría predecir su futura ganancia intelectual y, a continuación, les dieron a los maestros una lista completamente al azar de estudiantes que supuestamente habían recibido puntuaciones más altas.

Ocho meses después, los experimentadores administraron la misma prueba (era de hecho una prueba de IQ) a un mismo grupo de alumnos.

Efectivamente, los estudiantes que supuestamente habían tenido altos puntaje la primera vez, puntuaron más alto la segunda vez. Debido a que los maestros esperaban que a ciertos estudiantes les vaya bien, ellos habían influido positivamente en el desarrollo de esos estudiantes.

Más recientemente, los investigadores encontraron evidencia de un mismo fenómeno entre los estudiantes universitarios que juegan basketball. Los estudiantes fueron asignados a grupos dirigidos por un único “entrenador” al que se le dio la información inventada sobre la capacidad de disparo de los estudiantes.

Como resultado, los estudiantes que eran supuestamente más experto en los tiros obtuvieron mejores resultados en una tarea de tiros libres, que fue en parte debido a que los entrenadores les dieron más oportunidades para probar.

19. Asociamos las personas con los adjetivos que utilizan para describir a los demás

“La transferencia de rasgos espontánea ocurre cuando dices algo sobre una persona, y entonces el oyente de forma automática y sin intención asocia ese rasgo contigo,” escribe Sibell Loitz.

Un estudio realizado en 1998 documentó este efecto: Algunos participantes vieron imágenes de actores describiendo sus propios comportamientos, mientras que otros participantes vieron imágenes de actores vinculados con descripciones de los comportamientos aleatorios.

Los resultados mostraron que los participantes de ambos grupos asociaron los rasgos implicados en las descripciones de los comportamientos con los actores.

20. Confiamos demasiado en la primera información que oímos cuando tomamos decisiones

Tejasvita Apte proporciona un ejemplo sencillo de cómo funciona el efecto anclaje.

Imagina que alguien te pregunta si Gandhi tenía más de 100 años de edad cuando murió; ahora imagina que alguien te pregunta si Gandhi tenía menos de 20 años de edad cuando murió. Si en ambos casos se trata de estimar la edad en que Gandhi murió, sería más probable que dieras un número mayor al principio, ya que el anclaje (100) fue mayor.

Incluso los expertos pueden ser víctimas del efecto anclaje sin darse cuenta. En un estudio realizado en 1987, los investigadores tuvieron un grupo de estudiantes de licenciatura y agentes inmobiliarios voluntarios visitando una propiedad en venta y luego se les mostró su precio de lista. Algunos participantes vieron un precio de lista más alto que otros.

Efectivamente, cuando se les pidió a los participantes que estimaran el valor de tasación de la propiedad y el precio de compra, aquellos que habían visto un mayor precio de lista dieron números más altos. Curiosamente, los agentes inmobiliarios fueron generalmente menos sensibles que los estudiantes de licenciatura en cuanto ser afectados por el precio de lista al hacer sus estimaciones.

21. Ponemos más valor a las cosas una vez que somos dueños de ellas

Apte también cita una investigación sobre la economía del comportamiento del efecto dotación. “Una vez que una persona posee un elemento, dejarlo ir se siente como una pérdida, y los seres humanos sentimos aversión hacia las pérdidas,” escribe.

Un estudio realizado en 1990 por Daniel Kahneman, Jack Knetsch, y Richard Thaler ilustra el poder del efecto dotación. Los estudiantes universitarios fueron asignados aleatoriamente a una de tres condiciones: vendedor, comprador, o selector.

A los vendedores se les dio una taza de la universidad y se les preguntó si lo venderían por entre $0,00 y $9.25. A los compradores se les preguntó si comprarían la taza por algún precio en ese rango. A los seleccionadores se les dio la opción de a cada precio elegir entre una taza y la misma cantidad de dinero en efectivo.

Los resultados mostraron que los vendedores (que ya poseían las tazas) colocaron un valor significativamente más alto a las tazas que los otros dos grupos. En concreto, ellos pedía un promedio de $7.12 por renunciar a la taza, mientras que los selectores dijeron que la taza valía un promedio de $3.12 y los compradores estaban dispuestos a pagar un promedio de $ 2.87.

En otras palabras, una vez que eres dueño de algo, tu punto de referencia sobre cuan valioso ese objeto es sube.

randolph“El trato con Reed Hastings era este:

la idea era de los dos, yo iba a llevar la compañía adelante porque él quería seguir con otros emprendimientos sin desvincularse del todo de Netflix y él aportaba la primera inversión. Fue fácil que escribiera ese primer cheque.

Me acuerdo cuando entramos al banco local y se lo entregamos a la señora detrás del mostrador. Se quedó dura, primero, después llamó a su manager. Le habíamos entregado un cheque por dos millones de dólares. De hecho, tengo enmarcado el recibo que dice: ‘Muchas gracias por su depósito de dos millones de dólares’. Tengo muy presente ese momento porque fue cuando Netflix se hizo real y no hubo marcha atrás”, cuenta Marc Randolph el co-fundador de Netflix junto a Reed Hastings en una entrevista para LA NACION.

De los comienzos de Netflix ya pasaron casi veinte años y asegura que desde el principio -cuando decidieron armar una empresa de alquiler de DVDs- sabían que la industria audiovisual sería lo que es hoy aunque dudaban de cuánto tardaría en llegar el streaming.

“Antes veías 30 minutos de televisión y debías esperar una semana para ver otros treinta minutos. Ahora, especialmente en Netflix, se ven dos o tres temporadas en una noche. Eso cambia cómo se produce y se distribuye el contenido. Por otro lado, cada vez más gente consume desde su teléfono, su tablet o PC y, además, la atención que se le da es muy corta. Entonces, los hábitos están cambiando. Cuando las cosas cambian, hay oportunidades para algunos y hay problemas para otros. Uno de los desafíos para los emprendedores es decidir si quieren estar al frente de este cambio o quedarse atrás“, dice.

Como inversor y co-fundador de Netflix recibe propuestas permanentemente y trata de no negar un café a nadie porque “mientras más ideas se escuchan, más se aprende”, afirma. Pero a la hora de invertir, se define de la vieja escuela: “Quiero una serie de citas antes de casarme. El 95%, es el emprendedor. Hay muchas ideas y todas suenan geniales. La cuestión es qué pueden hacer con eso. ¿Tienen pasión? ¿Toman riesgos? ¿Son creativos?”, dice.

Desde su perspectiva, las mayores barreras para llevar adelante negocios de Internet están en los mismos emprendedores que “no están cómodos con el fracaso“.

“Es que estos negocios son cada vez más baratos, antes había que comprar servidores propios, instalarlos y manejarlos. Hoy, en dos minutos tenés todo subido a internet, son fácilmente escalables, si algo es bueno para 100 personas, llegar a las 1000 no es 10 veces más difícil, y, por último, no requieren ninguna ubicación geográfica en especial”, explica Randolph. Y agrega: “Sólo se necesita coraje para asumir riesgos y pasión.”

Para esto, aconseja: “Hagan algo, dejen de pensar y de escribir propuestas. Se dice que ningún plan de negocios jamás sobrevivió al contacto con gente real y eso es verdad”. Y lo cuenta en primera persona:

“En Netflix teníamos un plan de negocios que no funcionó, por supuesto. La idea era alquilar películas a la gente a través de Internet. Cuando terminó el primer verano de operaciones nadie alquilaba películas. Casi todo nuestro negocio era vender DVDs y eso nunca estuvo en el plan. Ahí llegaron estas preguntas: ¿En qué negocio queremos estar? ¿Queremos estar en el negocio de la venta de DVDs que va a ser muy competitiva? Ya lo hacen Amazon.com y Walmart. ¿O intentamos que el alquiler de películas funcione? La vida del emprendedor es encontrarse con obstáculos y evaluar cómo superarlos.

Y la cuestión no es de uno sólo. “A la gente le gusta escuchar la historia de que Steve Jobs era el único que tomaba decisiones. No es así. El emprendedorismo es muy colaborativo. En una mesa de trabajo nunca sabes quién ni cómo trae una solución”.

Continuando con los mitos y claves del éxito que giran alrededor del creador de Apple, y para finalizar, dice: “Hace poco visité uno de los emprendimientos en los que invertí y literalmente trabajan en un garage. Me senté en un viejo y horrible sillón que habían encontrado en la calle y pensé: esto es muy romántico. Así debería ser siempre. Pero nosotros empezamos en una sala de reuniones. Aunque tampoco era tan linda.”

emprendedorEstoy convencido de que no hay curso ni libro en el mundo que pueda enseñarte a ser el Steve Jobs del área de negocios de tu preferencia.

Y aunque puedes encontrar publicaciones y cursos que aseguran ayudarte a desarrollar el perfil ideal y completo de un emprendedor, nunca he conocido a uno que tenga ese perfil con todas y cada una de las características que supuestamente se requieren para ser emprendedor.

Entonces, ¿Qué puedo hacer?

En lugar de tomar un curso o leer un libro que prometa revelarte los atributos que todo emprendedor exitoso debe de tener (que sí ayuda, pero no del todo), te sugiero que busques el mejor apoyo posible para identificar tus fortalezas personales y una guía para maximizarlas y explotarlas.

Seguramente conoces, personalmente o indirectamente, a muchos emprendedores exitosos, y aunque tal vez tengan rasgos en común, seguramente cada uno tendrá una personalidad, características y habilidades diferentes. En cada caso, sus fortalezas son la razón de su éxito.

Probablemente te preguntes si no sería mejor eliminar tus debilidades o áreas de oportunidad para tener un mejor perfil junto con tus fortalezas…

Para crecer, ¿Me enfoco en mis fortalezas, o en mis debilidades?

Gallup Organization ha realizado estudios con rigor científico sobre este tema, a lo largo de más de treinta años y en base a más de dos millones de entrevistas realizadas a nivel global a personas consideradas excelentes en su área laboral.

Sus conclusiones han sido aprovechadas por muchas organizaciones logrando resultados extraordinarios, gracias a que han aceptado lo que Gallup describe como dos grandes errores:

Error 1: Creer que todos pueden aprender a ser competentes en todo.

Error 2: Suponer que el mayor espacio de crecimiento es el de las debilidades.

Y enfocándose en lo que Gallup concluye como dos grandes verdades, a partir de sus investigaciones:

Verdad 1: Los talentos son permanentes y únicos.

Verdad 2: El máximo potencial de crecimiento está en tus mayores fortalezas.

Algunos de los hallazgos de Gallup que respaldan estas dos verdades revelan que las organizaciones con gente que aplica sus fortalezas día a día en sus puestos de trabajo tienen mayor satisfacción de sus clientes (44%+), mayor productividad (38%+) y menor rotación de sus colaboradores (50%-), comparadas con las que tienen bajo índice de uso de las fortalezas.

Las personas que aplican sus fortalezas día a día en su trabajo están mucho más involucradas, comprometidas con lo que hacen y son más felices.

¿Y cómo identifico mis fortalezas?

Marcus Buckingham y Donald O. Clifton, coautores del libro Ahora, descubra sus fortalezas y directivos de Gallup, definen así una fortaleza:

– Es el talento que tienes para lograr un desempeño consistente, casi perfecto, en una actividad.

– Solo si te ves repitiendo esa actividad una y otra vez con alegría y éxito.

Tú puedes hacer un ejercicio de auto-conocimiento identificando cuáles son esos talentos y fortalezas que te distinguen, y luego validarlos con la opinión de quienes te conocen mejor, como tus compañeros de trabajo, socios, amigos y familiares. También puedes buscar alguna herramienta profesional que te genere tu perfil. Las que ofrece el Centro Gallup para las Fortalezas son una buena opción.

¿Cómo enlazo mis fortalezas con mi emprendimiento?

Primero, elige un negocio en el que puedas agregar valor aplicando tus fortalezas todos los días. Segundo, busca socios y/o contrata personas que complementen tus fortalezas.

Tratar de lograr un perfil individual con fortalezas en todos los aspectos clave del emprendimiento no es muy razonable, pero formar un equipo que integre dichas fortalezas sí es viable y además un objetivo inteligente al emprender.

Si emprendes en solitario, considera seriamente hacer equipo, pero si no puedes hacerlo en esta etapa de tu proyecto, entonces busca consejeros o mentores que te apoyen en las áreas que tus fortalezas no cubren.

Un esquema básico de competencias que te conviene completar en tu equipo incluye estas cinco dimensiones o categorías:

1. Pensamiento creativo y estratégico

Talento para identificar oportunidades, generar ideas innovadoras y diseñar estrategias.

2. Relaciones personales y públicas

Talento para generar confianza, empatizar, desarrollar a la gente, crear fuertes conexiones y construir relaciones de largo plazo.

3. Influencia y desarrollo de personas

Talento para comunicar y convencer, dirigir equipos, motivar, maximizar el potencial de otros y capitalizarlo en ventajas competitivas.

4. Capacidad de ejecución y logro

Talento para convertir planes en logros consistentemente, organizando gente, y dando seguimiento a tareas con disciplina y enfoque.

5. Competencias técnicas

Talento para generar un producto u ofrecer un servicio en particular, logrando alguna ventaja competitiva sobre tus competidores.

Entonces, ¿Ningún libro ni curso de emprendimiento sirve?

Te recomiendo seleccionar una opción que tenga un enfoque práctico y te enseñe metodologías, técnicas y herramientas de vanguardia que hayan probado ser efectivas al conducir proyectos de emprendimiento, y no una que te prometa desarrollarte todas las cualidades de un “súper-emprendedor”.

Con base en mi experiencia como emprendedor y formador de emprendedores, estas son las siete herramientas que más te pueden ayudar a emprender con éxito el arranque de tu negocio, adicionalmente a tus fortalezas:

Pensamiento del diseño (Design Thinking).

Diseño de la propuesta de valor.

Emprendimiento esbelto (Lean Startup).

Modelo de negocio.

Prototipos y pretotipos.

Experimentos de validación.

Estimaciones financieras básicas para emprendedores.

En mi próximo artículo te diré por qué te conviene aprender a usar estas siete herramientas y te daré más detalles sobre ellas. Por ahora, ¡a identificar tus fortalezas!

deseosA las afueras del Universo había una pequeña tiendita.

Hace tiempo que no tenía ni letrero y su dueño no quería ponerle otro porque todos los que vivían cerca sabían muy bien que era ahí donde se vendían los deseos.

El surtido era muy variado, prácticamente todo podía comprarse allí: enormes yates, casas, una pareja, el puesto de vice-presidente de una corporación, dinero, hijos, el trabajo soñado, un buen cuerpo, la victoria en un concurso, grandes automóviles, poder, éxito y muchas cosas más. Lo único que no se vendía allí eran la vida y la muerte, eso era tarea de la oficina principal que se ubicaba en otra galaxia.

Lo primero que hacía cada uno de los que llegaba a la tienda (porque hay quienes ni siquiera iban a la tienda, y se quedaban en su casa cruzados de brazos cuidando su deseo) era preguntar el precio de su deseo.

Los precios eran todos diferentes. Por ejemplo, el trabajo soñado costaba el renunciar a la estabilidad, y predictibilidad, requería estar listo a planear y estructurar la vida por cuenta propia, usar la seguridad en sí mismo, tener confianza en las propias fuerzas y el permitirse trabajar donde dictase el corazón y no donde la sociedad ordenara.

El precio del poder, por su parte, era un poco más alto: había que renunciar a algunas de sus convicciones, saber encontrarle una explicación racional a todo, saber aplacar a los demás y valorarse a sí mismo (y hacerlo casi sin escatimar), darse la oportunidad de decir “yo“, hablar de sí sin importar si los demás estaban o no de acuerdo con eso.

Algunos de los precios parecían extraños, el matrimonio podía obtenerse casi sin dar nada a cambio, pero tener una vida feliz era muy caro: hacían parte de su precio el tomar para sí la responsabilidad de la propia felicidad, la capacidad de disfrutar la vida, el conocer lo que se quiere, el negarse a gustarle a todos, la capacidad de valorar lo que se tiene, el permitirse ser feliz, el ser consciente del valor propio, el negarse a ser la víctima, el riesgo de perder algunos amigos y conocidos, y la firme determinación de amar.

No todos los que llegaban a la tienda venían listos para comprar un deseo al instante. Algunos se decepcionaban y se marchaban luego de ver el precio de su deseo. Otros pasaban largo tiempo pensando, contando de nuevo lo que tenían y analizando de dónde sacar lo que les hacía falta. Otros empezaban a quejarse por lo alto de los precios, pedían descuentos o preguntaban cuándo serían las promociones.

Había otros que traían todos sus ahorros y recibían a cambio su deseo tan anhelado envuelto en un lindo papel de regalo dorado. Con cierta frecuencia también aparecían aquellos que recibían sus deseos sin pagar nada porque eran amigos del dueño, los demás los miraban con envidia y recelo.

Cuando le preguntaban al dueño de la tienda si no temía ganarse muchos enemigos o quedarse sin clientes él negó con la cabeza y respondió que siempre habría valientes dispuestos a arriesgarse, cambiar su vida, renunciar a tener una existencia predecible y común, aquellos capaces de creer en sí mismos, con la fuerza y los medios para pagar el precio de la realización de sus deseos.

Una cosa que también recuerdo es que en la puerta de la tienda durante cientos de años estuvo colgado un aviso que decía” Si tu deseo no se ha cumplido es porque aún no lo has pagado”.

epsteinTiene sólo 29 años y ya ha sido reconocido como “el mejor emprendedor del mundo”, según el World Entrepreneurship Forum en 2013, y “uno de los 30 emprendedores de mayor impacto del planeta”, según Forbes.

Daniel Epstein tiene una única misión en su vida: acabar con los grandes problemas de la Humanidad.

Para alcanzar esta meta, posiblemente la más elevada a la que pueda aspirar una persona, fundó Unreasonable Group. A través de esta organización busca dar un empujón a aquellas pocas start up, de cualquier rincón del mundo, que tengan una idea brillante que podría generar un beneficio para la sociedad… y al mismo tiempo convertirse en una gran empresa.

Desde su natal Boulder, una localidad en el lejano estado de Colorado, ha conseguido involucrar como mentores a personalidades de la talla de Megan Smith, vicepresidenta mundial de Google; Matt Mullenweg, fundador de WordPress; Jeff Hoffman, fundador de Priceline.com; el arzobispo Desmond Tutu, Premio Nobel de la Paz; Tom Chi, jefe de experiencia de Google X (el laboratorio secreto de la puntocom); Tom De Blasis, director de innovación de Nike Foundation; o Cathy Rodgers, vicepresidenta mundial de IBM.

Daniel Epstein visitó Madrid recientemente con motivo de un encuentro organizado por Teamlabs y la Embajada de EEUU en España, y concedió a EXPANSIÓN su primera y única entrevista en nuestro país:

¿Cómo se convence a un grupo tan numeroso y potente de mentores para desplazarse durante seis semanas a Colorado, y encima gratis?

Efectivamente, no perciben dinero por mentorizar start up. Algunos de ellos incluso acaban invirtiendo su dinero en los proyectos. Todos ellos llegaron donde están porque alguien confió en ellos en algún momento, vio su potencial y les ayudó. Se sienten agradecidos por ello y quieren devolver ese favor al mundo.

Participar en alguna de las iniciativas de Unreasonable Group -la aceleradora Unreasonable Institute es la más veterana y conocida, pero no la única- les da acceso también a posiblemente el mejor talento del momento, y a algunas de las ideas que conformarán la próxima generación de gigantes empresariales. Hace sólo cinco años, ninguna de las compañías más prometedoras existía. Quién sabe lo que nos espera en el próximo quinquenio.

Unreasonable Group tiene un fuerte enfoque social. ¿Puede una ‘start up’ de estas características convertirse en un gigante?

Claro, todo depende de cuál sea el objetivo. Puede ser hacer accesible la información a todo el mundo, como Google, o algo más concreto, como preservar el fondo marino de un determinado lugar.

¿Cuál es el criterio para seleccionar a las ‘start up’ en uno de vuestros programas de aceleración?

En primer lugar, que la idea sea única. No me refiero a que a ninguna otra persona se le haya ocurrido antes; entre 7.000 millones de habitantes eso es muy poco probable. Hablo de aquellos pocos emprendedores capaces de sacar adelante esas ideas originales; de ejecutar esa propuesta de valor y convertirla en una empresa sostenible.

En segundo lugar, uno de nuestros requisitos es que el problema social que busquen resolver afecte como mínimo a un millón de personas.

¿Qué es más importante, la idea o su ejecución?

La ejecución, sin lugar a dudas. Es más, yo diría que es infinitamente más determinante que la idea.

Básicamente, porque lo más normal es que tu visión inicial fuera errónea. Necesitas crear un prototipo y testearlo, sacarlo al mercado y comprobar si funciona tan rápidamente y tantas veces como puedas, hasta que des con la clave.

Crear una nueva compañía innovadora es sin duda fascinante. A medida que crece, no obstante, se convertirá en una empresa grande, lenta y aburrida. ¿Se puede evitar?

En el caso particular de una start up social como las que seleccionamos en Unreasonable Institute, Girl Effect Accelerator o Unreasonable at Sea, sí.

La razón es simple: su objetivo es resolver un problema social que afecte, como mínimo, a un millón de personas. Cuanto más crezca la compañía, mayor será su impacto, a más gente podrán ayudar. En este tipo de empresas, por lo tanto, la escala constituye una gran motivación.

¿Puede una gran compañía ser verdaderamente innovadora?

Por supuesto, siempre y cuando la innovación no se haga desde un despacho. Para crear algo disruptivo que tenga cabida en el mercado hay que salir a la calle; comunicar tu idea; preguntar a quienes lo intentaron antes que tú y a todos los expertos que puedas; crear un prototipo; probar, probar y probar.

Esto es aplicable a las start up y también a las grandes organizaciones. El equipo que creó las Google Glass testeaba diez nuevos prototipos a la semana. Cierto es que el producto no ha registrado las ventas que se esperaba, probablemente porque el mercado no estaba preparado, pero la tecnología está ahí, y estoy seguro de que antes o después Google sabrá hacer un buen uso de ella.

En la actualidad se habla mucho de lean startup, de design thinking, de A/B testing, de prototipado… Todos estos términos y metodologías parten de una misma idea: las invenciones nacidas en silos difícilmente prosperarán. Y aun cuando lo hagan, todo ajuste o cambio que necesites hacer será más caro, porque habrás tardado demasiado tiempo en darte cuenta.

Muchas de las aceleradoras de ‘start up’ ofrecen dinero. ¿No resulta esto un imán para emprendedores oportunistas?

En Unreasonable Institute los emprendedores conviven con nosotros durante seis semanas y reciben 10.000 dólares, que aportan nuestros patronos. En los próximos meses cerraremos Unreasonable Capital, nuestro propio fondo de capital riesgo, para apoyar financieramente a aquellas empresas con mayor potencial.

El efecto llamada puede ser abrumador, pero no por ello suavizamos nuestros requisitos de selección. Si dejamos de ser exigentes, perderíamos lo que hemos creado hasta ahora: un ecosistema para impulsar cambios significativos en el mundo.

Es importante no perder ese punto de idealismo, pero siendo al mismo tiempo realistas, y manteniendo la fuerza y la constancia que hacen falta para sacar adelante una compañía.

Banca móvil y energía solar, los próximos ‘boom’

Como fundador de la mayor aceleradora de start up sociales del mundo, Daniel Epstein ha conocido de cerca muchas de las start up que en los próximos años valdrán miles de millones de dólares.

A lo largo de los últimos cinco años, 172 compañías han pasado por alguno de los programas de aceleración de Unreasonable Group (41 en Unreasonable Institute, a las que este verano se sumarán otras catorce, procedentes de once países diferentes).

¿Cuáles son los sectores con mayor potencial?

La banca móvil y la energía solar. Estoy plenamente convencido de ello.

La penetración de smartphones está creciendo muy rápidamente, sobre todo en los países en vías de desarrollo. En África o en India, muchos millones de personas no tienen una cuenta bancaria, ni por supuesto una tarjeta de crédito, pero sí tienen un teléfono móvil.

Por su parte, el precio de la energía solar está bajando, y para 2018 ya será más barato generar electricidad con paneles solares que comprarla a las eléctricas. Off Grid Electric, una de las aceleradas en Girl Effect Accelerator, propone sustituir las tóxicas lámparas de queroseno con las que estudian las niñas en Tanzania por otras solares. Es más saludable, es más barato (3,8 dólares a la semana, en lugar de los 4 dólares que una familia media gasta en queroseno) y además con la comodidad de pagarlo desde el móvil.

¿Podría el próximo gigante nacer en españa?

Podría nacer en cualquier país del mundo, en el seno de cualquier familia. Sólo hace falta tener talento, capacidad, una buena idea y mucha ilusión.

Reibox BlogKat Cole, presidente de Focus Brands, la compañía matriz de Auntie Anne’s, Carvel y Cinnabon, se despierta a las 5 a.m. todas las mañanas y bebe 700 ml de agua.

La fundadora del Huffington Post, Arianna Huffington, y el ex jefe de Birchbox, Brad Lande, ambos comienzan sus días con un vaso de agua caliente con limón.

¿Por qué estos ejecutivos beben agua en lugar de café?

Le preguntamos a Rania Batayneh, MPH, una nutricionista y autora de “The One One One Diet,” sobre los potenciales beneficios.

He aquí porqué recomienda que todas las personas comiencen sus días con un vaso de agua:

1. Tomar agua como primera cosa por la mañana ayuda a re-hidratar el cuerpo inmediatamente.

Las seis u ocho horas de sueño recomendadas por noche son un largo período en el que no se consume nada de agua. Beber un vaso o dos de agua justo cuando te despiertas es una buena manera de re-hidratar rápidamente tu cuerpo, dice Batayneh.

“La mayoría de las personas lo primero que hacen en sus mañanas es tomar café,” dice. “Si bien es una buena fuente de antioxidantes, también es deshidratante. Pero puedes compensar esto con agua.”

2. Tomar agua como primera cosa por la mañana aumenta tu nivel de alerta.

“Uno de los mejores indicadores de letargo o falta de energía es que estás deshidratado,” dice Batayneh. “Debido a que el agua ayuda tanto a la regulación del cuerpo como a la función cerebral, también está estrechamente relacionada con el balancear nuestro estado de ánimo.”

Luego de un largo período sin haber comido ni bebido nada, lo primero que consumes en la mañana puede ser un shock para tu cuerpo. Si esa primera cosa es agua fría, pondrás tu cuerpo en funcionamiento y “aumentarás tu estado de alerta y niveles de energía,” dice.

3. Tomar agua como primera cosa por la mañana ayuda a alimentar tu cerebro.

Cuando se trata de productividad, la hidratación es crucial. El cerebro humano está compuesto 73% de agua, dice  Batayneh,  por lo que mantenerse hidratado es especialmente esencial para mantener una actividad cerebral óptima. Es, por supuesto, un proceso que dura todo el día, pero empezar con un vaso de agua de inmediato es un paso en la dirección correcta, dice ella.

“Las mañanas establecen el tono que tendrá el resto de tu día,” dice Batayneh. “Si te siente débil, se reflejará en tu actividad (ejercicio mañanero), productividad en el trabajo, e incluso la rutina con tus niños.”

4. Tomar agua como primera cosa por la mañana puede ayudarte a combatir las enfermedades.

Cuando estás durmiendo, tu cuerpo está en modo reparación y recuperación, dice Batayneh. Durante este tiempo, tu sistema inmunológico está trabajando duro para liberar tu cuerpo de toxinas. Beber suficiente agua puede acelerar el proceso con el cual tu cuerpo elimina esas toxinas.

Aparte del cerebro, la mayoría de las muchas otras partes de tu cuerpo, como el corazón, los riñones y los pulmones, son agua, dice. En pocas palabras, mantenerte hidratado es un ingrediente clave para mantenerte saludable.

5. Tomar agua como primera cosa por la mañana dispara tu metabolismo.

Los hidratos de carbono y proteínas esenciales que consumes a diario son metabolizados y transportados por el agua a través de todo tu cuerpo. Tener una cantidad suficiente de agua en tu sistema te ayudará a disparar tu metabolismo, dice Batayneh, y también puede ayudar a tu dieta.

“Cuando no estamos adecuadamente hidratados, podemos confundir la sed con hambre, lo cual nos lleva a comer más,” dice ella.

entrenarteCualquier persona que haya fundado una empresa seguramente escuchó el dicho:

“Iiciar un negocio no es una carrera de velocidad, sino un maratón”.

Pero, en realidad, la comparación no le hace justicia al espíritu emprendedor. Un maratón tiene un punto final, un lugar al que sabes que puedes llegar y descansar una vez que lo logras. Por otro lado, un negocio… no tiene fin (si es que tienes suerte).

Sin embargo, un maratón sí tiene algo en común con el mundo de los negocios: si no cuentas con la preparación adecuada, sin duda fracasarás. Lesiones por correr, empleados que se van sin avisar. Fracturas por estrés, estrés por el dinero. Incluso ambos te provoquen vómito.

La pasión y adrenalina te ayudarán, hasta cierto punto. Muchos emprendedores llegan a la línea de salida sin siquiera haber calentado antes, probablemente ellos no pasen de la marca del primer kilómetro.

Los dueños de negocio con más experiencia y algunos expertos coinciden: antes de iniciar la carrera, debes entrenar. Por eso, aquí una guía para orientarte paso a paso.

1. Entrena en tus horas libres

¿Alguna vez te han dicho “no dejes tu trabajo actual’? Es en serio, no renuncies todavía. Los negocios nuevos a menudo parecen prometedores y llenos de potencial, aunque casi nunca te darán los ingresos que necesitas para vivir de manera inmediata.

“En muchas ocasiones hemos escuchado a personas que dicen: ‘empezamos a crecer, por lo que todos dejamos nuestros empleos y nos dedicamos de lleno a la empresa’”, comenta Duncan Logan, director general del RocketSpace, espacio de coworking en San Francisco, EE.UU. “Sin embargo, una vez que el mercado se estabiliza se dan cuenta que cometieron un gran error, ya que todavía no se trataba de un negocio rentable, sino de un hobby”, explica.

El consejo de Logan es: la mejor manera de prepararte para iniciar tu empresa es manejarla como un proyecto aparte de tu trabajo actual durante el mayor tiempo posible. Por supuesto, esto implicará que estarás lidiando con dos obligaciones a la vez y posiblemente siempre estés ocupado; de cualquier manera eso será un buen entrenamiento para cuando tu propio negocio comience a crecer y se adueñe de tu vida.

También es clave tener presente que seguramente estarás construyendo tu negocio con el salario de tu trabajo actual, cuídalo. Ojo: si estás muy distraído y no prestas atención, te despedirán.

2. Ten razones claras

¿Sabes por qué lo estás haciendo? Si no tienes una buena respuesta, detente en este momento. No empieces hasta que lo hayas resuelto.

“Cuando tienes que tomar una decisión y no sabes cuál es la respuesta correcta desde un punto de vista financiero o de acción, debes poder respaldarte en tus valores”, asegura Blake Smith, director general de la empresa Cladwell, un servicio de asesoría de imagen personal en línea con sede en Cincinnati, EE.UU.

Cuando el emprendedor apenas iniciaba se dio cuenta que nunca había definido sus valores con claridad. “En lugar de puntualizarlos yo mismo, había preguntado a otras personas lo que pensaban. Esto hizo que mi negocio no estuviera fundamentado”.

Eventualmente, explica, entendió su razón de ser. La base de su negocio era la autenticidad y el deseo de hacer que la industria de la moda fuera más transparente. Ese se convirtió en su eje y cada decisión que tomaba se basaba en sus ideales. “Debes guiarte con tus propios valores”, agrega. Por lo tanto, determina los tuyos desde el principio.

3. Ten todo por escrito

El plan de negocios debe estar redactado.

Antes era parte fundamental al momento de iniciar. Pero últimamente los emprendedores lo descartan sin pensarlo dos veces, de acuerdo con Donald F. Kuratko, ejecutivo y director académico del Centro de Emprendimiento e Innovación Johnson, en la Escuela de Negocios Kelley de la Universidad de Indiana, EE.UU. Muchos llegan a decir que un plan de negocios es anticuado poco efectivo a la hora de ponerlo en práctica.

Error, asegura Kuratko. Sin importar el negocio o la industria, todos los emprendedores necesitan estudiar los problemas del mercado al que quieren entrar. Eso implica conocerlo y desarrollar estrategias concretas sobre cómo planean conseguir a su primer cliente. No hay lugar para la improvisación.

4. Toma tus puntos de referencia en serio

No comienzas a entrenar para un maratón de 42 kilómetros. Debes plantearte metas más modestas, empezar con pocos kilómetros e ir incrementando poco a poco. El mismo principio cuando estás sentado detrás de tu escritorio.

El primer paso es plantear tus objetivos intermedios para asegurarte de que crecerás de manera oportuna (ya sabes, antes de que se te acabe el dinero). Tus metas pueden ser trimestrales, semestrales e incluso anuales. No importa siempre y cuando tengas una visión clara de que el éxito es para ti y seas realista al determinar si lo estás consiguiendo o no.

Esa es la parte fácil. Ahora debes implementarlo.

Duncan Logan, director general de RocketSpace, es un ejemplo de qué es lo que pasa si ignoras tus puntos de referencia. Cuando inició su negocio anterior, determinó ciertos obstáculos que debía vencer en su primer año; sino lo lograba, cerraría su empresa. Cuando no concretó sus propósitos en lugar de hacer algo al respecto, comenzó a inventar a excusas. Planteó nuevas metas y se dio otros seis meses para alcanzarlas. No llegó a esas tampoco. Al final, arrastró a su compañía a dos años terribles y terminó cerrándola. Pudo ahorrarse mucho tiempo si hubiera aceptado desde antes que no estaba funcionando.

5. Rodéate de personas clave

Un entrenador deportivo será quien más te apoye, hasta el momento en el que es evidente que no podrás cruzar la meta. Cuando estás cayendo, un buen entrenador te dirá que es mejor que abandones la carrera antes de que te lastimes. Ahora, debes encontrar a un buen coach de negocios.

Duncan recomienda crear un “círculo de confianza”, con dos o tres individuos que puedan ser brutalmente honestos contigo y, sobre todo, te den retroalimentación crítica acerca de tu negocio. Son pocas las personas que serán capaces de hacer esto una vez que tu empresa esté operando, pues saben el esfuerzo que representa para ti. Por ello, debes formar este grupo desde antes de arrancar.

“Puede ser que duela, pero es necesario que alguien (oportunamente) te diga: ‘tu bebé es feo. Sabemos que lo amas, pero no está funcionando’”, opina Duncan.

6. Prepara tu vida personal

Al igual que cuando entrenas para un maratón, las horas que pasas fuera de casa al iniciar un negocio pueden desbalancear tu vida y generar resentimiento entre la gente que te quiere.

Sin embargo, Scott Bailey, director administrativo de la aceleradora de startups MassChallenge, con sede en Boston, EE.UU., te tiene buenas noticias al respecto: está bien, de hecho es importante, dejar el trabajo para pasar tiempo de calidad con tu familia.

¿Cómo? Marca límites desde el inicio. Debes hablar con tu familia sobre lo que realmente les importa. Tal vez esto implique que ayudes con las tareas del hogar, que pases tiempo con tus hijos, que no estés revisando tu teléfono cuando están cenando o que no pases las vacaciones en frente de la computadora (a medida que te sea posible).

Si respetas estos acuerdos, tu familia se sentirá apreciada. Puede ser que estés ocupado; sin embargo sabrán que son importantes para ti.

7. Delimita tu presupuesto en casa

Cuando estás entrenando para un maratón, dejas de comer pizza y tomar cerveza. Cuando te preparas para emprender, pues, puede ser que optes por pizza y cerveza más barata. La lógica es la misma, debes de tener cuidado con lo que comes: menos comida chatarra para el maratón, menos comida costosa para ajustar tu presupuesto.

Tu negocio puede afectar tus finanzas, lo cual posiblemente cause conflicto en tus relaciones. Por ello, antes de lanzar tu empresa, debes hacer cuentas e incluir tus gastos personales para así determinar cuánto puedes gastar y en qué.

8. Encuentra a tu gente

Como un grupo de corredores que entrenan juntos, una comunidad de emprendedores puede ayudarte a mantener tu paso.

Las incubadoras, aceleradoras y otros centros de emprendimiento pueden darte acceso a networking. Únete a ellos. Ponte en contacto con otros emprendedores en situaciones similares a la tuya e intenta formar vínculos con personas con más experiencia que tú, que puedan servirte como mentores.

 

 

 

Subir »
FB