Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

miedoUna amiga de la infancia -ahora ya psicóloga- me explicó una noche que el miedo es una reacción natural frente a lo desconocido, pero que no debía convertirse eso en un obstáculo para que alguien pueda tomar una decisión o iniciar un emprendimiento propio.

Dicen que de alguna u otra manera, todos hemos pasado por algún momento donde queremos emprender algo pero esos temores nos bloquean y llevan a preguntarnos: ¿Podré lograr lo que quiero? ¿Tendré éxito en este proyecto? ¿Realmente ganaré dinero con este negocio?

Pasa también que muchas veces tratamos de disimular u ocultamos esos miedos con excusas: “no es el momento”, “cuando tenga tiempo”, “el año que viene”, “una vez que me reciba”, etc.

Diego Pasjalidis, experto en estrategias e innovación, cree que la mayoría de las personas no progresa no por la falta de creatividad, sino porque les sobra miedo.

“Justamente, menos del 10% de todo lo que imaginamos alguna vez hacer se lleva a la práctica. Si bien -a veces- se debe a razones reales de tiempo, recursos, en muchas oportunidades nos aparecen barreras internas asociadas al sentimiento del miedo: miedo al fracaso, a perder dinero, a desprestigiarme, a lo que dirán los otros… miedo al miedo en sí”, sostiene.

En una breve charla con Infobae, el fundador de Inspirativa, realizó un punteo con las tres principales consideraciones que un emprendedor debe tener en cuenta a la hora de comenzar a darle forma a esa idea que le anda dando vueltas en la cabeza o lanzarse a concretar un negocio.

Miedos, tips para emprender

Como el miedo es una ilusión, generada a partir de los paradigmas de cada uno de nosotros, para poder dominarlo debemos comprenderlo.

El miedo a emprender basa su existencia en tres elementos:

• Algo malo nos puede pasar (impacto)

• Hay una alta posibilidad de que eso ocurra (probabilidad)

• Si ocurre, mis recursos y capacidades no me permitirán enfrentar ese hecho (debilidad)

Para los negocios, como en otros campos de la vida, debemos ser conscientes de que el miedo no existe, no tiene una entidad, sino que se la damos nosotros en base a lo que percibimos y a nuestros conocimientos y experiencias.

¿Cómo enfrentar los miedos?

1: Pensar: ¿Qué es lo peor que me puede pasar?

El miedo, al tener un fuerte componente irracional, tiende a mezclar todo con todo, y hasta justificar lo injustificable.

Entonces, preguntarnos sobre lo peor que nos puede pasar permite ponderar realmente aquello que nos puede ocurrir.

¿Cuán grave es?
¿Cuán fuerte va a ser su impacto en el mediano o largo plazo?
¿Condiciona mi futuro?
¿Me expone fuertemente?
¿Pierdo mucho dinero?

2: Realizar una matriz probabilidad e impacto.

En un emprendimiento ocurren muchas situaciones, buenas y malas, más o menos gratas. Incluso, muchas de las que aparentan ser negativas tienen un gran aprendizaje para el futuro.

Para no darle alimento ficticio al miedo, podemos realizar una matriz de probabilidad e impacto (negativo) como la que sigue, a fin de colocar a cada hecho que relevemos en el punto anterior en su correspondiente casilla, y darle la importancia que se merece.

01

3: Identificar recursos y capacidades requeridos.

Cada casilla del consejo anterior nos demanda diferente tipo de atención.

Aquellos hechos con alta probabilidad de ocurrencia y un alto impacto negativo, nos hace pensar en qué recursos y capacidades debemos tener (o desarrollar) para que el impacto no sea tan negativo o para reducir la posibilidad de que el hecho ocurra.

Aquí, no solo debemos mirar lo que tenemos, sino también pensar ¿quién podría ser un socio o aliado que me complemente para mitigarlos o reducirlos? ¿Puedo transferir esos riesgos a alguien (por ejemplo, un seguro)?

Aquellos hechos que pueden darse con alto impacto y una baja probabilidad de ocurrencia, nos harán pensar si debemos aceptarlos y asumirlos como parte del negocio, porque existe una alta probabilidad de que nunca ocurran.

¿Qué harías si no tuvieras miedo?

Aunque no lo crean, siempre desafiamos a la incertidumbre. Siempre ocurren hechos en todo momento. Tomar una decisión, elegir un camino, una pareja, un socio, implica un riesgo. Y ¿saben qué? Eso es la vida.

Los consejos que aquí se comparten ayudan a hacer consciente algo tan irracional como lo es un miedo, para darle el rótulo que se merece. Una pregunta que me ha quedado del libro ¿Quién se ha llevado mi queso? fue: “¿qué harías si no tuvieras miedo?”

Piénsenlo, porque el miedo no existe y, tal vez, lo único que los paraliza son ustedes mismos. No importa las veces que hemos caído, sino las que nos hemos levantado, y lo que hemos aprendido del proceso.

Reibox BlogBarbara Corcoran tenía solamente 24 años cuando dejó su trabajo de camarera en Fort Lee, New Jersey, para vender propiedades inmobiliarias a través del río en Manhattan.

No tenía antecedentes en bienes raíces, pero su nuevo novio fanfarrón le dijo que ella sería una vendedora natural y que tenía que darle una oportunidad. Su relación y asociación de negocios no sobrevivieron, pero Corcoran tomó la mitad de la compañía que fundaron, The Corcoran Group, y la convirtió en una de las agencias estrellas de Manhattan antes de venderla por 66 millones de dólares en el 2001.

Más tarde, se convirtió en una personalidad de la televisión y fue una de las inversoras semillas de “Shark Tank” durante los últimos siete años.

Este impredecible curso de eventos definió su cosmovisión.

Creo que el mejor momento para arriesgarse en cualquier cosa, incluyendo dejar tu trabajo y comenzar tu propio negocio, es el momento en el que lo piensas,” dijo Corcoran en una reciente sesión de preguntas y respuestas en Facebook Live en las oficinas de Business Insider en Nueva York.

Un espectador le pidió consejo para sopesar un postgrado contra saltar en su carrera.

“Lo considero simplemente con un sentido práctico,” dijo Corcoran. Si quieres ser abogado, obtén un título de abogado; Si aspiras a una posición de alto nivel en Wall Street, obtén un MBA. Lo importante es considerar cómo tu deuda estudiantil va a afectar tu vida una vez que te gradúes, y si esa carga es realmente necesaria, explicó.

“Creo que lo importante es preguntarte a ti mismo, ‘¿Qué va a hacerme feliz?'”, dijo. Es difícil encontrar esa respuesta cuando eres joven, por lo que tienes que abordarlo “de la misma forma que averiguamos qué ropa se ve bien en nosotros: Prueba mucho.

Esta aceptación del riesgo es cómo a los 20 años Corcoran se dio cuenta de que, a pesar de que poseía una licenciatura en educación, su habilidad natural para conectarse con las personas y su ojo para el diseño significaba que era perfectamente adecuada para la industria de los bienes raíces. En tus 20s, explicó, necesitas estar dispuesto a experimentar con tu carrera.

“Sólo tienes que probar varios trabajos para ver qué es lo que te excita, y ahí es donde querrás ir,” dijo. “Y la mayoría de las veces, no vas a encontrar eso en un aula.”

gastarGastar no es lo mismo que invertir, hay muchas veces que la diferencia es clara y otras no tanto.

Pero sabiendo bien la definición de cada palabra podrás tener criterio y esto te permitirá discernir y separar la verdad del error.

Inversión es una palabra muy usada como anzuelo para disfrazar lo que en realidad es un gasto, como se dice habitualmente no todo lo que brilla es oro.

Muchos te dirán “invierte en esta oportunidad,” otros “cómpralo, es una inversión no un gasto,” la mayoría de las veces, cuando un vendedor usa la palabra inversión, en realidad se trata de un gasto.

Así que ten cuidado y conoce a profundidad el significado de cada palabra y úsalas a tu favor.

¿Que es un Gasto?

Un Gasto es todo aquel bien, producto o servicio que compramos para satisfacer una de nuestras necesidades, pero es dinero que jamás volverá a nuestros bolsillos. Es dinero que ya consumimos y se ha ido para siempre.

Ejemplos de gastos sobran: cuando pagamos los servicios de nuestra casa como agua, luz eléctrica, teléfono, cuando salimos a cenar, cuando vamos al cine, cuando nos compramos un helado, cuando nos compramos un carro para nuestro servicio personal, un largo etc.

Los gastos obviamente son indispensables en nuestra vida diaria. Todos los días tenemos que gastar ya que vivir no es gratis. Todo cuesta, hasta el agua que bebemos día a día tiene precio, y hay que pagar.

¿Que es una inversión?

Es un término un poco más sofisticado, pero en realidad no tanto.

En términos simples, es dinero que usamos para comprar algo que nos dará más dinero. Si recuerda, el dinero puede producir más dinero si es usado sabiamente, eso es el verdadero significado de la palabra Inversión.

Ejemplos también hay muchos: cuando una persona compra una pequeña máquina para hacer helados y venderlos está realizando una inversión pues esa máquina con el tiempo se pagará por si misma; y no solo eso, nos dará dinero extra o lo que se conoce como utilidades.

Finca raíz es otro gran ejemplo, una mujer inteligente que compra un apartamento para rentar con el paso del tiempo la renta pagará lo que costó el bien raíz y seguirá generando dinero extra: ganancias o utilidades.

La inversión tiene ciertos principios que deben cumplirse para que pueda ser llamada como tal:

– El dinero es usado para adquirir un bien, producto o servicio que con el paso del tiempo este bien, producto o servicio nos devolverá el dinero que usamos para adquirirlo, es decir, se paga a si mismo.

– Una vez que el bien o servicio es pagado por si mismo, nos seguirá generando dinero (utilidades o ganancias) de manera regular.

Ahora bien, debo decirte que inversión es una palabra con muchos matices lo que origina confusión y manipulación del término. Como te decía, muchos querrán disfrazar gastos por inversión ¿Por que? por varias razones pero sobre todo por una: porque te quieren vender sus productos o servicios.

Los genios del marketing y los buenos vendedores a menudo te dirán que su producto o servicio no es un gasto sino una inversión. Así, de esta forma entre dientes te dirán: que no estas gastando sino invirtiendo; es decir, tu dinero volverá a ti. Al estar invirtiendo, tácitamente te conviertes en inversionista, palabra relacionada al dinero, poder, inteligencia, elegancia, todo lo que te dará estatus, y casi casi hasta te conviertes en una persona sexy.

Créeme, los genios del marketing saben donde atacar y harán lo que sea por venderte como mimar y agrandar tu ego.

Lo cierto es que la mayoría de la gente solo saben gastar pero no invertir, muchos te dirán que un automóvil es una inversión y no es que te estén mintiendo; es solo que no te están diciendo toda la verdad. Y sí, un automóvil es una inversión, pero para la industria automotriz que te lo está vendiendo y haciendo dinero con tu compra. Pero para ti es un gasto, a excepción que con él hagas dinero poniéndolo a trabajar como transporte público lease taxi.

Tu casa, por ejemplo, todos te dirán que es una inversión. Y sí lo es; para la constructora que te lo vendió y así generó ganancias con tu compra. También es una inversión para el banco o institución hipotecaria que te la financió y te estará cobrando intereses a 30 años, y para el gobierno que años tras año te cobra impuesto predial,

Ahora bien, podría ser el caso que tu casa ya sea tuya pero aun así, siento decirte que no es una inversión pues no se paga a si misma ni te genera utilidades; más bien gastos. Además, otra fria realidad de los bienes raíces es que el verdadero dueño de todo bien inmobiliario es el gobierno o estado; y si no me crees deja de pagar tu impuesto predial por un buen tiempo y verás como el estado está facultado a exigirte ese dinero o bien a embargar tu propiedad.

Una casa o apartamento si puede ser una inversión si pone dinero en tu bolsillo, es decir, si la rentas, o bien la compraste para revenderla y así adquirir una ganancia.

Casi todo puede ser gasto o inversión dependiendo como uses ese bien o servicio, como en el ejemplo que te acabo de mencionar. Por ejemplo el dinero que inviertes en tu educación ya sea comprando libros útiles, pagándote una carrera, maestría, cursos, seminarios los podemos considerar inversión si te ayudan a generar más dinero, si solo estudiaste para tener un título y colgarlo a tu pared sin beneficiarte de ese estudio entonces más bien eso fue un gasto.

Ahora bien, como te dije, la inversión tiene muchos matices. No todas las inversiones ponen dinero en tu bolsillo de forma inmediata ya que son a largo plazo y no todas se relacionan con el dinero directamente. Cabe decir que ejemplos como el siguiente no son muchos pero también podríamos considerarlos inversiones:

Si tu pagas una mensualidad a un gimnasio y no vas es un gasto, pero si vas y te ejercitas entonces estas invirtiendo en tu salud, pues así estas en forma y evitas que el día de mañana tengas problemas de obesidad, diabetes, infartos y como todos sabemos enfermarse es caro, muy caro, y no solo en términos económicos.

Así que cuando gastamos en nosotros mismos como en este ejemplo y eso nos da salud, felicidad y alegría, podríamos decir que estamos invirtiendo en nuestro desarrollo humano; pues así, al estar sanos y alegres, somos más productivos y podemos hacer más dinero y tener una mejor calidad de vida. Así se cumple el principio que el dinero usado regresa a nosotros y con ganancias.

En este último punto hay que tener cuidado, tener criterio y ser honestos con nosotros mismos, pues así podríamos caer en la auto-justificación que todos nuestros gastos son inversiones en nosotros mismos cuando en realidad no lo son.

Gastar es normal pero invertir también debe serlo. De esta forma podemos equilibrar mejor nuestra vida, porque si solo gastamos y gastamos todo lo que ganamos, tendremos problemas financieros. Y los problemas financieros afectan nuestra salud, fisica y mental, afectan a nuestra familia, y todo lo que nos rodea.

Por lo tanto, sigue estudiando acerca del dinero para bien tuyo y de tus seres queridos. Gracias por leerme y que Dios te bendiga siempre.

preguntasSiempre hay respuestas. Sólo tenemos que ser lo suficientemente inteligentes como para hacer las preguntas correctas.

Es una dura realidad que todos nosotros somos ignorantes de alguna manera. Aunque tendemos a fingir lo contrario, es imposible saberlo todo.

La ignorancia es nuestro mayor secreto colectivo.

Y es una de las realidades más temibles y más perjudiciales de la vida, porque aquellos de nosotros que somos más ignorantes (y por lo tanto los que más probablemente propaguemos la ignorancia) somos también los que a menudo no lo sabemos.

Aquí tienes una prueba rápida:

Si nunca cambiaste de opinión con respecto a una de las creencias que adquiriste, si nunca cuestionaste los fundamentos de tus opiniones, y si no tienes ninguna inclinación a hacerlo, entonces es muy probable que ignores algo que crees saber.

¿Cuál es la solución más rápida?

Sal afuera y encuentra a alguien que, en tu opinión, crea, se comporte, y maneje ciertos aspectos de su vida muy diferente a ti, y ten una sencilla y honesta conversación con él o ella. Te lo prometo, algunas de las preguntas más importantes de la vida quedarán más claras de esta manera. Y les hará a los dos mucho bien.

Una vez que hagas esto, aquí tienes algunas cosas importantes para recordar:

1. Muchos de los mayores malentendidos en la vida podrían evitarse si simplemente te tomaras el tiempo para preguntar: “¿Qué otra cosa podría significar?”

2. Un experto no es una persona que te da todas las respuestas correctas; es la que hace las preguntas correctas.

3. Muy pocos de nosotros buscamos activamente nuevos conocimientos diariamente en este mundo. Nos ponemos cómodos con lo que sabemos, y dejamos de cuestionar las cosas.

Por el contrario, tratamos de extraer de lo desconocido las respuestas que ya conformamos en nuestras mentes; juzgamientos, justificaciones, validaciones, formas de consuelo sin las cuales podríamos sentirnos incompletos o fuera de centro. Preguntar algo nuevo es abrir la puerta a la tormenta. Y la respuesta puede simplemente dejarnos impresionados.

4. Si alguien puede hacerte hacer las preguntas equivocadas, no tendría que preocuparse por las respuestas que te está dando.

5. Los monstruos existen en el mundo real, pero son demasiado pocos como para ser verdaderamente peligrosos en el largo plazo. Más peligrosas son las personas comunes con buenas intenciones que están instantáneamente listas para creer y actuar sin hacer preguntas.

6. Al final del día, las preguntas que te haces a ti mismo determinan el tipo de persona en la que te convertirás.

7. El valor no llega cuando se tienen todas las respuestas. Llega cuando estas listo para hacerle frente a las preguntas que has estado evitando toda tu vida.

8. Cuando se trata de tus relaciones: ¿Te trata con respeto en todo momento? Esa es la primera pregunta. La segunda pregunta es: Si siguiera siendo la misma, exacta persona dentro de diez años, ¿Quisieras todavía estar en una relación con él/ella? Y, por último, ¿Te inspira a ser un mejor ser humano?

Cuando encuentres a alguien que te haga responder afirmativamente a esas tres preguntas, sabrás que encontraste una relación que vale la pena.

9. Independientemente de lo mucho que sabes, o cuántas preguntas increíbles hayas hecho, nunca podrás saberlo todo. Creer que puedes, es prueba de lo contrario. El desierto que nos rodea, siempre tiene respuestas para más preguntas de las que hasta ahora nos aprendimos a preguntar. Y eso es algo hermoso.

10. A pesar de que la vida siempre estará llena de preguntas sin respuestas, es el valor de buscar esas respuestas lo que cuenta; este viaje es lo que le da sentido a la vida.

En última instancia, puedes pasar tu vida revolcándote en la miseria y frustración, preguntándose por qué fuiste el elegido para tener todos tus problemas, o puedes estar agradecido de que eres lo suficientemente fuerte y lo suficientemente inteligente como para crecer a partir de ellos.

Vivir MejorMi papá es un negociador de rehenes entrenado. Él aplicó las habilidades que los expertos usan en situaciones de crisis para que siguiera sus órdenes cuando era niña… y funcionó.

No era una niña desobediente, pero puedo decirte que cuando mi padre me pedía que lavara los platos, siempre lo hacía mucho más rápido que cuando mi madre me exigía lo mismo. ¿Cómo lo hacia?

Fui directamente a la fuente para averiguarlo.

El capitán Keith O’Sullivan, ex comandante de la Unidad Wayne de Negociación de Crisis de la Policía (también conocido como mi papá) explicó algunas de las técnicas que los negociadores de rehenes utilizan para obtener lo que quieren. Convenientemente, estos consejos también resultan útiles cuando les asignas tareas a tus hijos.

1. Sé amable

“Es difícil para las personas ser malas con alguien que está siendo amable,” dice O’Sullivan. Así que cuando asignes una tarea desagradable, hazlo con una sonrisa. Una voz tranquila y amable será recibida mejor que un tono de urgencia o demandante.

2. Disfraza las órdenes como pedidos

A la gente no le gusta que se les diga qué hacer. Si un negociador quiere que un sujeto abarricado coopere, le pedirá cortésmente si puede salir para discutir el problema. Si quieres que tu hija adolescente limpie su habitación, menciona casualmente que está un poco desordenado y pregúntale si puede encontrar algo de tiempo para arreglarlo.

Cuando quieres que haga algo, al principio el pedido puede encontrar resistencia. “Entonces encuentra un terreno en común,” dice O’Sullivan. “Por ejemplo, ‘Tan pronto como sueltes ese rehén, podremos trabajar en atender tu lista de demandas.’ O, ‘Tan pronto como ordenes esa habitación, podremos salir a tomar un helado.”

3. Practica la escucha activa

Esto es crucial si alguien está tratando de discutir contigo o probar un punto.

¿Tu hijo quiere ir a la casa de su amigo antes de cortar el césped? No interrumpas. Resiste la tentación de desacordar. Sólo escucha.

“Deja que el secuestrador (o en este caso, miembro de la familia) sapa que estás escuchando sus preocupaciones y tranquilízalos haciéndoles saber que estás de su lado,” dice O’Sullivan. “Y entonces el resto de la negociación se hará más fácil a medida que avances hacia el cumplimiento de tus objetivos”

“Al final, lo que quieres es que todos sientan como que formaron parte en el proceso decisiones y tú lo hiciste posible,” dice O’Sullivan.

En otras palabras, Tu hija sentirá que ella quería sacar la basura.

irresistiblesAlgunas personas, a pesar de lo que les falta – dinero, apariencia o conexiones sociales- siempre irradian cierta energía y confianza que atrae a otros. Son personalidades encantadoras que enamoran.

Son aquellos individuos que son el corazón de la fiesta y a los que te acercas para pedir ayuda, consejo y compañía. Siempre quieres estar cerca de ellos y te hacen preguntarte qué tienen que los hace tan irresistibles.

¿La respuesta? Su sentido de valor viene de su interior. Las personas irresistibles no buscan validación constante porque son lo suficientemente seguras de encontrarla dentro de ellas mismos. Tienen ciertos hábitos que les ayudan a mantener una perspectiva saludable de la vida todos los días.

Ser irresistible no es resultado de suerte, por lo que hay que estudiar las actitudes de este tipo de personas que te pueden beneficiar.

1. Tratan a todas las personas con respeto

Ya sea que estén interactuando con el más importante de sus clientes o con el mesero que les llevará la cena, las personas irresistibles son educadas y respetuosas.

Entienden que – sin importar qué tan bien se porten con la persona con la que están comiendo – no servirá de nada si su interlocutor los ve maltratar a alguien más. Las personas irresistibles tratan a todos con respeto porque no se creen mejores que los demás.

2. Siguen la Regla de Plata

La Regla Dorada – trata a otros como quieres que te traten- tiene una falla fatal: asume que todas las personas quieren ser tratadas de la misma manera. Ignora que los individuos están motivados por diferentes cosas. Alguien puede amar el reconocimiento público, mientras otra persona odia ser el centro de atención.

La Regla de Plata – trata a los demás como ellos quieran ser tratados – corrige esta falla. Las personas irresistibles son muy buenas leyendo a los demás y ajustan su comportamiento y estilo para hacer sentir cómoda a la otra persona.

3. No usan una charla superficial

No hay manera más segura de prevenir la formación de una conexión emocional durante una conversación que apegarse a pláticas superficiales. Cuando te acercas a las demás personas de manera robótica, pones tu cerebro en piloto automático y evitas generar una verdadera afinidad con ellos.

Las personas irresistibles crean conexiones a través de pláticas profundas, incluso en conversaciones diarias. Su interés genuino por los demás hace que sea fácil pedirles consejos y que la gente confíe en ellos.

4. Se enfocan en las personas por encima de cualquier cosa

Estas personas poseen un interés auténtico en los individuos que los rodean. Como resultado, no pasan mucho tiempo pensando en ellos mismos. No se obsesionan preguntándose si le “caen bien” a la gente porque están muy ocupados interesándose en los demás. Por ese motivo parece que no se esfuerzan en ser encantadores.

Para poner este hábito a trabajar por ti, intenta ignorar un poco el smartphone y concéntrate en las personas con las que te encuentras. Enfócate en lo que están diciendo, no en cuál será tu respuesta o en cómo puede afectarte lo que dicen. Cuando las personas te cuenten algo sobre ellos mismos, hazles preguntas abiertas que les permitan compartir más.

5. No se esfuerzan demasiado

Los individuos de este tipo nunca tratan de dominar la conversación con historias de qué tan listos o exitosos son.

No es que se resistan a presumir, es que ni siquiera se les ocurre hacerlo porque saben que las personas desagradables suelen ser las que se esfuerzan de más para agradarles a los demás.

6. Reconocen la diferencia entre hecho y opinión

Las personas irresistibles saben manejar temas de conversación delicados con increíble gracia. No temen expresar sus opiniones, pero entienden que son eso, opiniones y no hechos.

Ya sea que estén discutiendo los efectos del calentamiento global o los fenómenos políticos de su entorno, estos individuos reconocen que las demás personas son tan inteligentes como ellos, solo que ven las cosas de diferente manera.

7. Son auténticas

Estos individuos siempre muestran quienes son. Nadie tiene que perder tiempo y energía tratando de averiguar qué es lo que realmente quieren o cuáles serán sus siguientes pasos. Se comportan así porque saben que a nadie le gustan las personas falsas.

La gente gravita hacia ellos porque saben que son de confianza. Es fácil resistirse a alguien cuando no sabes realmente quién es o cómo se siente.

8. Tienen una fuerte integridad

Las personas con esta característica son irresistibles porque dicen lo que piensan y siempre cumplen sus promesas.

La integridad es un concepto simple que puede ser difícil de practicar. Para demostrar esta característica diariamente, las personas irresistibles cumplen con lo prometido, evitan hablar mal de otras personas a sus espaldas y siempre hacen lo correcto, aun cuando duela.

9. Sonríen

Las personas naturalmente (e inconscientemente) copian el lenguaje corporal de sus interlocutores.

Si quieres que los demás te encuentren irresistible, sonríe durante las conversaciones que tengas y ellos empezarán a devolverte el favor y a sentirse bien como resultado.

10. Se afanan por verse bien

Hay una gran diferencia entre estar presentable y ser vanidoso.

Las personas irresistibles entienden que esforzarte por verse bien es comparable a limpiar la casa antes de recibir visitas, es una señal de respeto a los demás. Pero una vez que han logrado verse como desean, dejan de pensar en ello.

11. Buscan razones para amar la vida

Las personas irresistibles son positivas y apasionadas. Nunca se aburren porque ven la vida como una aventura maravillosa y la siguen con tal energía que los demás quieren imitarlas.

No es que este tipo de individuos no tenga problemas, pero los manejan como obstáculos temporales, no un destino fatal. Cuando las cosas van mal, recuerdan que un mal día es solo eso, un mal día, y que deben mantener la esperanza para el siguiente día, mes o año.

Las personas irresistibles no tuvieron hadas madrinas que las hicieran encantadoras desde la cuna. Simplemente han perfeccionado ciertas cualidades y hábitos que cualquier persona puede adoptar.

Piensan más en los demás que en ellos mismos y hacen que otras personas se sientan aceptadas, respetadas, entendidas y vistas.

Solo recuerda: cuanto más te enfoques en los demás, más irresistible serás.

Robert KiyosakiUno de los mejores indicadores de inteligencia financiera es el flujo de dinero. Sin embargo, no es sólo el flujo de dinero lo que importa, también es la forma en que obtienes ese flujo de dinero.

El primer paso para saber cómo obtienes tu flujo de dinero es entender tus estados financieros personales.

Una vez que entiendas dónde estás financieramente, es crucial que crees un plan para estar financieramente más seguro y saludable. Y eso significa empezar con un presupuesto.

El problema es que la mayoría de las personas tienen conceptos erróneos sobre lo que es un presupuesto y por qué es tan útil.

En mi experiencia, hay tres maneras en que las personas presupuestan. Y la forma en que presupuestas tiene mucho que decir sobre tu mentalidad financiera.

Presupuestando como los pobres

Las personas con mentalidad de pobres a menudo no usan los presupuestos. Y si los usan, usan uno muy simple. ¿Por qué? Porque no tienen ningún activo ni ingresos pasivos.

Aquellos que presupuestan con mentalidad de pobre, simplemente hacen un seguimiento de sus ingresos (es decir, su salario) y sus gastos cada mes. Lo que les queda, a menudo nada o menos, lo usan para ahorrar en caso de que llegue un día lluvioso.

Para aquellos con una mentalidad de pobre, un presupuesto sirve como una herramienta para asegurarse de no estar gastando demasiado, pero no para entender sus finanzas, ni inspirarlos, ni crecer.

Presupuestando como la clase media

Aquellos en la clase media a menudo tienen más ingresos que gastos (siempre y cuando mantengan su trabajo bien remunerado!). Puede que tengan unas pocas inversiones, pero no están enfocadas en ellas diariamente. En vez de ello, contribuyen a algún mondo mutuo de inversión al que rara vez prestan atención, y tal vez son dueños de una casa.

La clase media usa el presupuesto como herramienta para saber la cantidad de dinero que les queda cada mes. A continuación, se recompensan por tener dinero extra, que a menudo lo anotan como “gastos discrecionales”. Y más a menudo, lo gastan en vacaciones, coches, electrónica, o algo que les de placer; cosas que yo llamo doodads (caprichos). En el proceso, crean pasivos, pero no invierten en activos.

Para aquellos con mentalidad de clase media, un presupuesto sirve como herramienta para asegurarse de que gastan menos de lo que ganan, pero también para saber cuánto dinero para “diversión” pueden gastar. Sin embargo, el origen de ese dinero ganado siempre son los ingresos de un salario y no ingresos pasivos provenientes de inversiones.

Presupuestando como los ricos

Los ricos no ven los presupuestos como una forma de comparar sus ingresos y gastos. Más bien, los ven como una manera de prepararse para crear más dinero. En resumen, se preguntan, “¿Cómo puedo ganar más dinero?” en lugar de decir: “¿No tengo suficiente dinero?” (Los pobres) o “¿Cuánto dinero extra puedo gastar?” (La clase media).

Si hay doodads que los ricos quieran disfrutar, no ven sus ingresos existentes para determinar si pueden comprarlos. En vez de eso, se preguntan cuánto más van a necesitar ganar para cubrir ese gasto. Y entonces buscan inversiones y activos para que cubran esos nuevos gastos.

En esencia, el primer gasto en un presupuesto es el gasto para las inversiones. Eso crea entonces los ingresos pasivos que cubrirán las cosas “divertidas” del presupuesto después. En el proceso, los ricos crean más dinero y obtienen más activos. Sus flujos de dinero cubren sus gastos. Y todo deriva de su mentalidad a la hora de armar sus presupuestos.

Kim y yo hemos presupuestado así durante años, y es una de las claves fundamentales de nuestro éxito financiero. Si puedes dominar tu mentalidad y cambiar tu forma de presupuestar, podrás dominar tu dinero.

palabraHay una gran diferencia entre las personas que asumen la vida con una actitud tranquila y apacible y entre aquellas que deciden siempre responder de forma reactiva y estar siempre a la defensiva sin importar el tipo de situación.

Por lo general, éstas últimas han logrado acumular riquezas con soberbia, anhelando siempre tener más y más, es muy probable que lo hayan conseguido con engaños o “artimañas” hacia sus jefes, amigos, familiares, pareja o hasta sus socios.

Entonces, este tipo de personas suele caer en un negativismo que repercute en sus acciones y que después afectará el logro de sus propósitos y de sus metas; por lo que tendrá que replantearlas continuamente.

¿Se ha preguntado por qué razón, a menudo, no le salen las cosas como quiere?

Bueno, pues seguramente usted se escuda en las situaciones, le echa la culpa a la “mala suerte”, cree que su posición socioeconómica es el obstáculo para obtener algún status que suele relacionar con su bienestar al mismo tiempo creyendo que ese es el vehículo para su felicidad.

¿Y si le dijéramos que ese no es el problema?

Las frases que debe dejar de usar

Piense en sus problemas: reflexione cuál es la causa de ellos y qué está haciendo para solucionarlos.

Seguramente, usted no se ha dado cuenta de que las palabras tienen poder y que su constante repetición, hace que usted se las termine creyendo, lo que lo convierte en su principal limitante. Entonces, es mejor que invierta esas ideas, su reto es que piense en las razones por las que podría estar agradecido en cada una de esas experiencias y piense en esas situaciones buenas de su vida.

Por eso, FP le recuerda algunas de las frases más comunes que dicen quienes no están felices en su vida profesional, laboral o personal:

1. “Perdí mi trabajo por culpa de mi jefe”
2. “Soy un fracaso”
3. “Mi novio me engaño”
4. “Trabajo como mesero, debería estar detrás de un escritorio en una oficina”
5. “Tú lo haces mejor que yo”
6. “Es que nunca tengo el tiempo… trabajo mucho”
7. “Me mato mucho trabajando y no me quieren dar un aumento”
8. “Para qué…. si solo triunfan los que nacen ricos”
9. “Para qué hacerlo… si nadie me va a poner cuidado”
10. “Mi vecino sí es fuerte”

Lo bueno de ser agradecido

El agradecimiento es sinónimo de felicidad, o por lo menos así lo indican estudios relacionados con el tema, así como también ser agradecido influye en el potencial económico de una persona, es decir, aquellas personas que suelen estar tranquilos y felices son las que adquieren más ganancias financieramente.

Por ejemplo, un estudio realizado por el Pew y la Universidad de Virginia demuestra que la obtención de un título universitario está relacionado con la felicidad, puesto que los jóvenes los que más registran un índice de felicidad. Los investigadores llegaron a la conclusión que esa es una posibilidad y una ventaja frente a las personas de edad adulta para tener una vida rica y satisfactoria.

Estar agradecido con lo que se tiene, es otro factor positivo. Usualmente usted cree que se es feliz comprando el celular de última generación, el vehículo más costoso del mercado o gozando de aquellos lujos que usted considera sólo tendría un millonario. Sin embargo, para incrementar sus ganancias personales, lo primero que tiene que hacer es agradecer por lo que ya tiene porque eso lo consiguió con algún esfuerzo físico o económico.

Preocúpese por las relaciones profesionales, laborales o personales, por tener una conexión sólida con otra persona, pues esto le ayudará a progresar, pues seguramente de aquí a mañana gracias a ellas usted podrá conseguir un ascenso, tener éxito en sus proyectos o lograr eso que siempre soñó.

Por lo general, las personas más ricas que son un ejemplo de emprendimiento, agradecen los lugares por donde pasaron y las personas que conocieron y dicen estar en dicha posición gracias a ellos.

Cuando no es agradecido…

Las personas que no son agradecidas, muy posiblemente tienden a ser egoístas, prepotentes, obstinadas, creen sabérselas todas.

Si usted es una de éstas, le sugerimos que replantee su posición, pues el no agradecer puede llegar a afectar su desarrollo financiero, quizás solo quizás, será más difícil que se haga rico o más aún que mantenga sus riquezas.

Y como nos aconseja James Altucher, empresario y autor de éxito, en su artículo Why Gratitude is the Ultimate Miracle: “si todo lo que hace es pasar el tiempo con delincuentes, con el tiempo usted se volverá criminal, pero, si lo que usted hace es pasar el rato con las personas ricas, eventualmente usted también se hará rico”

Finalmente, si usted ha pensado en hacer un cambio radical en su vida porque ha decidido emprender, considere ser agradecido con usted mismo, la gente que está a su alrededor y con las cosas que le han dado o ha conseguido.

Recuerde que esto le ayudará a estar bien emocionalmente, tranquilo y además tener un bienestar financiero satisfactorio.

Vivir MejorCon la publicación de su libro “Presence”, la psicóloga de Harvard Amy Cuddy les deja a los lectores un secreto.

Cuando estás “presente”, lo que Cuddy define como estar atento y ser capaz de expresar todo tu potencial, no estás obsesionado por lo que otras personas piensan de ti.

En vez de ello, estás más enfocado en lo que tú piensas de ti mismo.

El resultado final es que apareces más seguro, potente y persuasivo ante los demás.

Entonces, ¿cómo puedes exactamente cambiar tu enfoque de los demás hacia ti? Cuando hablé con Cuddy la semana pasada, me dio algunos consejos prácticos sobre como hacer precisamente eso en el trabajo, como reportera para Business Insider.

Cuando les estoy contando sobre la idea de una historia a mi equipo, Cuddy dijo, debería pensar menos en por qué a otras personas les importaría este tema y más en por qué me importa a mí.

“Lo que realmente quieres es estar en contacto con lo principal; qué es lo que realmente te hace desear escribir este artículo. No estás vendiendo 10 cosas sobre el tema. Ponte en contacto con la principal emoción que te motiva a querer escribir esto.”

A mis compañeros de trabajo “no les tiene que encantar por la misma razón,” añadió Cuddy. Pero todo el entusiasmo que tengas por la idea los hará entusiasmarse también.

Si bien este consejo era específico para mí y para mi trabajo, podría aplicarse fácilmente para cualquier persona en cualquier industria. Tal vez estés tratando de venderle a un cliente un nuevo producto, o convencer a tu jefe para que te deje avanzar en una nueva iniciativa.

Sea lo que sea, intenta no decir lo que crees que los demás quieran oír. No tengas miedo de contar tu historia.

De esta manera, parecerás más entusiasta y auténtico; la mejor versión de ti.

Mark ZuckerbergUna etapa (estudiantil) se cierra, otra (laboral) se abre. Disponer de ciertas directrices para empezar una nueva andadura desde esta ‘tierra de nadie’ nunca viene mal, y menos si los que hacen estas recomendaciones se mueven como pez en el agua en el mundo de los negocios.

Una graduación es más que una ceremonia con la que festejar el esfuerzo que supone sacar adelante una carrera, un máster o un doctorado mediante la entrega de diplomas y la imposición de bandas.

Es un rito de paso, un cambio de tercio en la vida del estudiante que simboliza el fin de años de formación y el comienzo de la incertidumbre, de no saber exactamente a qué se enfrentará, cuál será su siguiente paso ni qué le deparará el inexplorado mundo laboral.

Ante esta situación, los consejos de los que se han visto en ese trance pueden resultar reveladores, más aún si provienen de personalidades del mundo de los negocios o emprendedores que han aprovechado al máximo su talento y que se han erigido como modelos a seguir por algunos jóvenes a los que les gustaría emular su andadura profesional.

Pablo Isla, IESE Business School, 2014

El presidente del grupo Inditex quiso obsequiar con una máxima simple, pero fundamental, a la 49ª promoción de MBA de esta escuela de negocios: “Aspirar a la excelencia, no al éxito.”

Para Isla lo verdaderamente importante es centrarse en hacer las cosas bien, esforzarse por superar los obstáculos que se crucen en el camino en lugar de “protestar” y no perder jamás la pasión ya que es difícil alcanzar cualquier meta si carecemos de ella.

A los ejecutivos del futuro les aconsejó tener siempre presente que la gente que trabaje para ellos es “el activo más importante de una empresa” y que no deben perder nunca ni “el espíritu de emprendimiento” ni la “humildad”, parte del ADN de Inditex “y, sin ningún tipo de duda, parte de los principios heredados del fundador, Amancio Ortega”.

Janet Yellen, Universidad de Nueva York, 2014

La presidenta de la Fed, una de las mujeres más poderosas del mundo, prefirió preparar a los graduados para algo inevitable: el fracaso.

Yellen explicó que el camino correcto suele estar plagado de pasos en falso, algo sobre lo que el organismo que capitanea, según ella misma admitió, sabe mucho.

Explicó que, en su opinión, la clave del éxito reside en la perseverancia, en no tener miedo a “comprometerse con el trabajo, aunque las metas vayan a alcanzarse a largo plazo y enfrentarse a todos las eventualidades que se interpongan en el camino”.

Jeff Bezos, Universidad de Princeton, 2010

El CEO de Amazon quiso dejar claro que no sólo de dones (como la inteligencia o el conocimiento) vive el graduado, sino que su destino dependerá de cómo los utilice, de los caminos que tome y de su capacidad de arriesgarse y no cerrarse en banda a las aventuras empresariales y vitales.

“Cuando tengáis 80 años y reflexionéis sobre vuestra vida (…) las partes más importantes de vuestra historia versarán sobre las decisiones que habéis tomado. Al final, sólo somos nuestras decisiones. Construid una buena historia,” animó a los estudiantes.

Bill Gates, Universidad de Stanford, 2014

El fundador de Microsoft junto a su mujer Melinda quiso transmitir a los estudiantes el enorme valor del optimismo.

El discurso de Gates se centró en las numerosas dificultades y situaciones desmoralizadoras a las que cualquiera se enfrenta a lo largo de su vida, pero a las que ha de sobreponerse afrontándolas con esperanza. Además, el matrimonio hizo especial hincapié en la posibilidad que tenían estos recién graduados de hacer del mundo un lugar mejor.

El ejecutivo lanzó un mensaje parecido a otra promoción que se graduó en 2007 en la Universidad de Harvard.

“No dejéis que la complejidad os frene (…) tenéis la tecnología, los conocimientos y la información que nosotros (su generación) no tuvimos: podéis empezar antes e ir más lejos,” les alentó. “Espero que volváis a esta facultad dentro de 30 años y podáis juzgar vuestra trayectoria no sólo por los logros laborales que hayáis alcanzado, sino por haber contribuido a mejorar el mundo,” concluyó.

Emilio Botín, Universidad de Salamanca, 2006

El presidente del Banco Santander, fallecido en 2014, no perdió la ocasión de intentar aleccionar a la remesa de nuevos doctorados que se graduó en 2006 en la universidad más antigua de España.

Botín destacó la importancia de la formación constante ya que era, a su juicio, “la mejor respuesta a un mundo que cambia rápidamente”. También destacó que durante su ejercicio profesional deberían hacer gala de “una actitud siempre abierta al aprendizaje y al conocimiento (…), adquirir el compromiso de contrastarlo con la experiencia y tener voluntad de aprender de los errores y afán de superación constante”.

Mark Zuckerberg, Escuela Belle Haven, 2011

El fundador de la mayor red social abandonó por un momento sus oficinas de Menlo Park para asesorar a unos graduados muy especiales, los de una escuela cercana que el siguiente curso comenzarían su nueva vida en el instituto.

A pesar de que a estos niños aún les quedaba un largo trecho para enfrentarse a los jefes y las horas extra, Zuckerberg les proporcionó algunas directrices a las que podrán recurrir en cualquier momento de cambio.

El CEO de Facebook intentó inculcarles que cualquier esfuerzo “requiere un trabajo duro en el que no hay atajos,” que hacer contactos es tan importante como obtener buenos resultados académicos y que “trabajar en lo que nos gusta nos pone las cosas más fáciles”.

Warren Buffet, Universidad de Georgia, 2001

El ‘Oráculo de Omaha’ aprovechó su discurso en esta universidad norteamericana para lanzar un mensaje a todos los que están dando sus primeros pasos en el mundo laboral: no trabajes para tu currículum.

El magnate explicó que muchos jóvenes (y no tan jóvenes) aceptan puestos que no encajan con sus objetivos ni con sus pasiones sólo porque creen que contribuirían a crear el “currículum perfecto” y que ya encontrarán su ‘trabajo soñado’ más tarde. Este tipo de comportamiento, a ojos de Buffett, es tan ilógico como ahorrar horas de sexo “para cuando se sea viejo”.

El directivo anima a cualquiera a trabajar en lo que le gusta, ya sea por cuenta ajena o convirtiéndose en su propio jefe, porque “a pesar de que pueda salir mal”, al menos se levantarán cada mañana sabiendo que serán felices.

Steve Jobs, Universidad de Stanford, 2005

El fundador de Apple también recomendó a los alumnos de la promoción de 2005 que buscaran una ocupación que les apasionara, si bien quizás no la encontraran donde esperaban.

El directivo habló de su propia historia para ejemplificar los muchos cambios y situaciones inesperadas a las que se tendrían que enfrentar. Así, les recordó que a pesar de gran éxito que llegó a alcanzar, él no logró terminar una carrera (abandonó la facultad a los seis meses de empezar, aunque fue la “mejor decisión que podría haber tomado”) y fue despedido a los 30 años de su propia compañía (lo que le dio la oportunidad de “empezar de nuevo” y crear otras como Pixar).

Además, el gurú tecnológico quiso hacerles saber que incluso de lo más negativo, podrían sacar alguna enseñanza positiva. Habló de su cáncer, enfermedad que acabaría con él unos años después, y de cómo le había enseñado que “el tiempo del que disponemos es limitado y no hay que malgastarlo viviendo la vida de otros o siguiendo las ideas de otros (…) seguid vuestro corazón y vuestra intuición, lo demás es secundario.”

“Manténganse hambrientos, manténganse alocados.” concluyó.

Juan Roig, Universidad Politécnica de Valencia, 2007

El fundador y presidente de Mercadona aprovechó su nombramiento como Doctor Honoris Causa en la Universidad Politécnica de Valencia, donde cursó sus estudios, para lanzar un mensaje a aquellos estudiantes que al terminar sus carreras quisieran seguir, en cierto modo, sus pasos.

Roig cree que todo emprendedor en ciernes que se precie debería “escuchar a todo el mundo, no creérselo, ser humilde, estudiar, reflexionar mucho, rodearse de un gran equipo, no confundir deseos con realidades” y, como ya diría Picasso en su día, “procura que la inspiración le pille trabajando,”

Tim Cook, Universidad George Washington, 2015

El actual CEO de Apple quiso animar a los que se graduaron de la Universidad George Wahington a no quedarse en el banquillo y a atreverse a saltar al campo a pesar de las críticas que siempre les perseguirán “elijan el camino que elijan.”

Por eso, remarcó que el “reto será encontrar un trabajo que además de pagar las facturas les permita mantener sus valores” y sentirse bien con lo que hacen, algo que, como él mismo reconoció, muchos tomarían como una expectativa poco realista. “Pero es el momento de dejar el escepticismo y cambiar el mundo”, añadió, algo que sólo ellos podrían conseguir.

Es vuestro momento “Podríais hacerlo vosotros, deberíais hacerlo vosotros, tenéis que hacerlo vosotros,” concluyó.

empresaA lo largo de mi carrera en el mundo empresarial, la manera de hacer negocios se ha trasformado de una forma importante.

Atrás quedaron los grandes corporativos como referentes e insignias de lo que representa el mercado a nivel global, hoy en día vivimos la explosión de las startups y la Pequeña y Mediana Empresa (Pyme).

En México existen aproximadamente 4 millones 15 mil unidades empresariales, de las cuales 99.8% son Pymes que generan 52% del Producto Interno Bruto (PIB) y 72% del empleo en el país.

En el territorio nacional, siete de cada 10 emprendimientos están orientados a las actividades de comercio y servicios. En sintonía con lo que sucede en economías basadas en la innovación, donde la mitad de los emprendedores inicia una empresa en tecnologías de Información y comunicaciones (TIC), finanzas, salud y educación.

Al estar al frente de una compañía en constante movimiento, retos y un mercado tan cambiante como lo es el sector de tecnología me doy cuenta de las vivencias y errores de los emprendedores, las carencias y formas de atacar las oportunidades de negocio al igual que el nacimiento, consolidación y crecimiento de empresas que vienen a romper el paradigma dentro de la clase empresarial.

Además de la decisión y fortaleza de arrancar una empresa propia es necesario tomar en cuenta lo siguiente:

1. Mantener un concepto único

Si la idea de la futura empresa se concentra en visiones a gran escala (en especial si se trata de nuevos espacios donde la solución se basa en la tecnología)

Recuerde ¿Qué es lo que mantiene su negocio como único en el mercado? ¿Es un espacio auténtico en el sector? ¿Alguien puede tomar su idea como referencia? ¿Lo pueden acusar de duplicar una idea? ¿Tiene los recursos y el financiamiento para defenderse de los ataques? Si no es así, puede izar banderas de alerta.

Para salir adelante y destacar en el mundo de los entrepreneurs, la innovación y originalidad del concepto es la clave del negocio. Elabora una lista de cualidades de su idea, proyecte esas ideas en un futuro y evalúe de manera honesta la situación de su posible negocio.

2. Contar con un plan de negocios

Antes de iniciar con el movimiento de capital, la búsqueda de proveedores, clientes y el ambiente ideal para nuestro negocio es necesario contar y tener en claro un plan de negocios que respalde cada uno de nuestros movimientos en el ámbito empresarial.

Este plan de negocio debe detallar los montos de inversión, los rubros en los que se depositará la inversión, los planes y formas de financiamiento, los plazos y tiempos destinados para cada actividad, el momento justo de reinvertir y el “payback”.

Si no cuentas con un plan que vaya de la mano de tu idea es el momento perfecto para detenerse, desarrollar la columna vertebral de tu negocio y volver a arrancar con fuerza.

3. El marketing es prioritario

El error más común entre las empresas que funcionan de la mano de emprendedores se relaciona a idealizar un producto o concepto y observarlo como único en el mercado. Este enamoramiento se refleja en el plan de marketing que han diseñado (en caso de existir) para comunicar a los públicos clave la idea del nuevo negocio.

Nuestra idea es tan fresca que se vende sola. NO. No lo hará. ¿Cuenta con un equipo responsable del tema? Esta es una función crítica que debe caminar de la mano del producto desde el principio.

La mayoría de los fracasos en el surgimiento y consolidación de las nuevas empresas, aunque no lo crea, va en la forma y estrategias que apliquen para posicionar el producto, es el momento más difícil para tener éxito en la comercialización.

Si no hay clientes, el negocio no tiene sentido. La clave está en construir la comercialización desde el inicio de operaciones para que tenga la mejor oportunidad y éxito deseado.

4. Definir el “market fit”

¿Qué hace distinto nuestro producto de otros competidores? ¿Cuál es la clave del éxito de nuestra oferta? ¿Cuál es el valor agregado de nuestra idea?

En algunas ocasiones no se tiene claro cuál es el valor de nuestra empresa y una investigación interna puede ayudar a revelar el “plus” del nuevo negocio. Si el producto o servicio está a punto de salir al mercado, debe tener un sustento que articule al menos una dirección y las diferentes proyecciones que espera a futuro.

Siempre es conveniente preguntarse ¿Cómo podemos encajar en el mercado? ¿Cómo se puede evitar perder ante la competencia?

5. El foco es el cliente

¿Está comenzando su negocio o es el cumplimiento de un sueño personal?

Aquí existe una gran diferencia. Una empresa puede ser el resultado de un sueño, pero no hay que dejar que el sueño se interponga en el camino de la lógica.

La idea de echar a andar el propio negocio siempre debe tomarse con un gran profesionalismo hacia las ideas y el sector al que estará enfocada la solución.

Nuestros consumidores hacen de la marca una cadena que puede sortear diferentes obstáculos, siempre y cuando no olvidemos a nuestros clientes y los tengamos presentes en los movimientos de la empresa

6. Prepararse para un maratón, no sólo un sprint

¿Está preparado para permanecer en el mercado por un largo tiempo?

Esa es la pregunta que aparece en los primeros 10 minutos después de haber tomado la decisión de ser un emprendedor. Los verdaderos retos comienzan al analizar los montos de presupuesto destinado para llevar a cabo la idea y el ciclo de ventas que planeamos.

Muchas veces nos damos cuenta de contar sólo con un monto destinado para un corto plazo y no con proyecciones a futuro. Siempre hay que preguntarse ¿Realizamos día a día acciones que ayuden al crecimiento de la idea y de nosotros como emprendedores?

La paciencia, planeación y la estrategia de atacar las necesidades del negocio marcarán la pauta en el crecimiento de nuestra empresa.

cambios positivosLas resoluciones que declaramos en momentos de emoción, están llenas de buenas intensiones.

Sin embargo, ¿cómo te sientes cuando te das cuenta de que este mes avanza y todavía no ves resultados? En algunos de los casos, aquellas buenas intensiones llenas de ilusión se comienzan a convertir en fuentes de frustración y auto-recriminación.

Aquí tienes algunas causas por las cuales nuestras ilusiones no se materializan. Dales un vistazo y evalúa si alguna de éstas te parece familiar:

Objetivos muy altos e irreales

Estos suelen crear una sensación de inercia y sobrecogimiento. Probablemente hay muchos “Pequeños-Grandes” detalles de los cuales es importante tomar cuidado antes de lanzarte a un espacio mayor.

Cuando un área de tu vida carece de estabilidad, significa que existe “algo” que no ha sido sanado o completado. De esta manera operas inconscientemente en un espacio personal no seguro ni perdurable.

Objetivos Flotantes

Estos objetivos no están relacionados con tu visión. Pueden basarse en dos cosas.

Uno: En lo que alguien piensa que tú deberías hacer o querer.

Dos: Se basa sólo en una ilusión la cual no apoya ningunas de tus intensiones de logro en tu vida.

No existe ningún plan detallado o una estrategia fijada. Y si en efecto sí la hay, sigues posponiendo más que logrando, ten sabido que eso es igual a no tener ni plan ni acción.

Objetivos Ambiguos

Aquí se te hace difícil establecer un plan concreto. Mucho hablar y poco crear o hacer. Por otro lado, tus metas son tan ambiguas que tu plan no es lo suficientemente específico como para tener un resultado tangible.

Falta de Inspiración/Motivación

Tienes tus intensiones claras, sabes hacia dónde quieres dirigirte e incluso puedes visualizarte en tu logro final. Mas sin embargo, hay una parte de ti que no importa lo atractivo del plan, simplemente te faltan energías. Te cuesta ser consistente.

Varías mucho de ideas

Esto es clara señal que no hay claridad en lo que quieres. Domina un miedo que no has sabido manejar y te estancas por mas emprendedoras que sean tus intensiones.

Metas muy rígidas o absolutas

Existe una expectativa creada de cómo debe lucir cada resultado. No da espacio a la creatividad y a fluir ante cualquier cambio o reto inesperado. La vida es un proceso impredecible y el apegarnos a una manera determinada de logro es limitar nuestras posibilidades de éxito y realización personal.

Si tú quieres crear cambios efectivos en tu vida, ten aquí algunas estrategias que pudieran apoyarte a tener éxito en tu diligencia:

– Elige conscientemente una meta que sientas manejable, y que siga siendo un reto para ti.

– Asegúrate de que tu meta esté en directa relación con tu Visión y Propósito de vida personal.

– Ten tan claro como el agua que estás invirtiendo tus energías en algo que realmente tú quieras, valga la pena y sea realizable.

– Define un plan que no sólo delinea los mayores pasos para lograrlo, sino también lo que necesitas completar para hacer que suceda. Y que cada una de las anteriores vaya encaminada hacia tu visión, no hacia el lado contrario.

– Recuerda que a medida vas caminando, siempre hay oportunidad de refinar.

¡Párate firme por lo que amas y sueñas. Crea cambios positivos asegurándote de mirar cada detalle! De este punto en adelante… ¡Haz que suceda!

google“El mundo está evolucionando. Ya no es posible que una sola persona pueda sentarse, inventar algo, construirlo y llevarlo adelante por sí solo. Entonces la importancia está en encontrar con quien trabajar y hacerlo de manera efectiva“, le dijo Jorge Giraldo, director de Google for Work para Hispanoamérica, a Infobae.

Giraldo llegó a la Argentina para participar de la jornada BGH Tech Partner Inspire Forum donde se reunieron directivos de varias empresas orientadas al desarrollo tecnológico para compartir estrategias.

Durante su ponencia, el experto destacó la importancia del trabajo en equipo para producir ideas innovadoras.

“Hay que ser colaborativos, eficientes y sacar las barreras físicas que se puedan tener. En este sentido, desde Google producimos herramientas para que las personas puedan sintetizar toda la información que tienen, que es cada vez más grande. Los ayudamos a que puedan ser más productivos”, subrayó Giraldo, durante la entrevista con Infobae.

La idea es propiciar, de distintos modos, el trabajo colaborativo. El aislamiento quedó viejo. Ya no se trata de tener personas trabajando cada una por su lado, en pequeños cubículos, sino de unirlas para llevar adelante conceptos más transgresores y disruptivos.

De alguna manera se trata de reproducir el concepto de la red neuronal donde cada neurona se une a otras para producir ideas. Cuantas más conexiones haya seguramente mejor será el resultado.

Con esta lógica se construyen espacios de trabajo facilitan la interacción. “En Google hay muchas oficinas coloridas, divertidas que facilitan el encuentro entre los empleados. Estos sitios agradables hacen que la gente quiera estar físicamente allí y además tienen características que favorecen la colaboración y esto contribuye a la generación de ideas”, remarcó.

Otro aspecto importante para generar innovación es motivar la toma de riesgos. Desde la compañía se propicia el concepto del 10 X. Esto significa hacer proyectos que tengan diez veces el impacto que naturalmente tendrían.

“Nos interesa saber cómo podemos hacer una evolución que sea realmente disruptiva. Ése es el pensamiento diez X. Pero para pensar en grande hay que aceptar que varias de las iniciativas van a fallar. En general, en Google se premia a los que fallan. Porque el que falla está pensando en grande. El que no falla está pensando en hacer siempre lo mismo, en mantener el status quo, en jugar seguro y ahí no va a haber innovación ni disrupción”, explicó Giraldo.

Por eso, según dice el experto, cuando las compañías le preguntan cómo deben hacer para ser más innovadoras, el siempre les hace una clásica pregunta: “¿Qué pasa con el empleado que falla? ¿Se lo premia o se lo castiga? En general se lo castiga y eso indica que hay que cambiar un poco la manera de ver las cosas”, subrayó.

En las grandes organizaciones hay que buscar un balance. Hay iniciativas que son las que mantienen el ingreso y estabilidad, explicó el directivo de Google, pero remarcó que, al menos, “debería haber un portfolio de productos que sea arriesgado, que implica que quizás se vaya a fallar diez veces pero en la onceava se va a lograr un gran éxito que va a llevar a la organización a otro nivel”.

La flexibilidad es otro factor fundamental. “Cuando uno se plantea objetivos no hace falta el micro-management diario. La gente trabaja por objetivos y todo se mide en función de los resultados. Además todo es público y visible para todos”, destacó el experto.

En este sentido remarcó que al centrarse en los resultados la empresa no tiene una estructura jerárquica sino más bien plana. “Contratamos gente independiente, innovadora con visión de emprendimiento. Cada uno dispone de sus horarios de trabajo. Claro que hay funciones que exigen determinada presencia física pero la mayoría de la gente maneja el tiempo que necesita para hacer su tarea”, destacó.

Auguró que cada vez vendrán más cambios en este sentido. “Los Millennials están trayendo su forma de ser y trabajar a las organizaciones. Tienen visión de grandeza, emprendimiento y crecimiento. Y siento que eso está impactando cada vez más en Latinoamérica”, concluyó.

Reibox BlogCuando empecé como emprendedor, tome un montón de decisiones sin saber cuáles podrían ser los resultados. Aun lo hago. Pero en aquel entonces, no tenía el mismo nivel de experiencia para guiarme.

Mirando atrás, estas fueron cuatro de las lecciones más difíciles (pero más importantes) que aprendí durante esos primeros años, cuando la curva de aprendizaje era la más empinada.

1. Ganar una gran suma de dinero no garantiza el éxito

Un gran cambio puede realmente tirarte de nuevo al fondo si no lo gestionas adecuadamente.

Cuando vendí mi primera empresa, hice lo que pensé era una pequeña fortuna. El verdadero éxito, al parecer, había llegado finalmente. Poco sabía que este dinero sería en realidad el comienzo de una serie de problemas que me llevaron a terminar con menos dinero del que tenía antes de empezar con los negocios.

Debido a que no había entendido bien lo que me había ayudado a tener esas ganancias iniciales, no fui capaz de administrarla de manera apropiada. Eso significa que no lo puse en un nuevo negocio que realmente pudiera hacer crecer.

Mirando atrás ahora, debí trabajar con un mentor o administrador de dinero para determinar la mejor manera de guardar y utilizar esos ingresos como un trampolín para hacer aún más. A veces tienes que perder lo que tienes para saber lo que realmente valía la pena.

2. Nunca temas pedir ayuda

Siendo nuevo en el marketing por Internet, tenía miedo de pedir asistencia a nadie porque lo veía como un signo de debilidad, o preocupado de que pudiera poner en peligro la marca personal que estaba tratando de construir.

Fue un error. Lo entendí mucho después, lo que hizo que me tomara mucho más tiempo poder levantarme y ponerme en marcha, porque no salí y conseguí los contactos que podrían ayudarme a trabajar en las cosas claves.

En vez de eso, opté por reinventar la rueda, y pague el precio. Hubiera ahorrado dinero y aumentado mi rentabilidad más rápidamente si hubiera buscado ayuda.

Muchos emprendedores saben que deben encontrar mentores o asesores que puedan guiarlos, pero son demasiado lentos para hacerlo. Hay un montón de personas experimentadas que pueden ayudarte a caminar a través del proceso de navegar por una nueva industria y construir un negocio desde cero.

3. No tiene que ser perfecto para que lo lances

Como muchos fundadores de startups, siempre fui un perfeccionista, así que pasé demasiado tiempo en mi primer producto, más de lo que necesitaba.

Más tarde, me di cuenta de que había perdido mucho tiempo y dinero otra vez, además de perder la oportunidad de empezar a ganar dinero mucho antes. No tenía ni idea de que a la gente no le importa si un producto es perfecto o no, o que obtener sus comentarios es la forma de aprender cómo hacerlo mejor.

En realidad, sólo necesitas tener lo suficiente del producto disponible para ayudar a tus clientes con un problema o inconveniente que están teniendo. Esa es la marca mínima que muchos emprendedores se fijan para lanzar un producto. Lo ideal sería que, al sacar el producto o servicio al mercado, puedas vencer a los posibles competidores, y eso en última instancia vale mucho más que entregar un producto “perfecto.”

Con mis startups posteriores, lance mis productos y los modifiqué luego; después de enganchar a los clientes con el producto inicial fue suficiente para empezar a ver beneficios.

Más tarde, las otras mejoras fueron sólo la frutilla del postre, pero para ese momento ya habíamos descubierto que podríamos darles a nuestros clientes algo que realmente querían y enfocar nuestra atención en hacer que sea aún mejor. Escuchar sus necesidades realmente cementó esas relaciones y nos ayudó a atraer nuevos usuarios.

4. No te quedes en un nicho sólo porque sea lo que sabes hacer

Desde el principio, se sentía fácil quedarnos simplemente en el marketing por Internet, ya que es donde empecé y se había convertido en mi zona de confort. El único problema era que sólo podía llevarme hasta ahí como emprendedor.

Cuando me di cuenta de que mi crecimiento estaba limitado, me di cuenta de que podía utilizar lo que sabía de ese campo y aplicarlo a cualquier otra industria que me interesara. Una vez que lo hice, realmente empecé a ganar dinero, porque me había quitado las barreras que había creado alrededor mío pensando que debería simplemente seguir con lo que era familiar.

Es muy importante la experiencia en un campo, pero puede limitarte, especialmente para los fundadores de startups. Yo no sabía mucho sobre la facturación y los negocios de pagos online antes de empezar a explorar ese espacio, pero estudié la industria y busqué en donde podría marcar la diferencia. Entonces, empecé a usar todo lo que sabía acerca del marketing por Internet para hacer crecer mi negocio en esa industria.

No es necesario restarle importancia sobre sus diferencias para darse cuenta de que en la mayoría de las industrias se aplican las mismas reglas básicas para el crecimiento y administración de una empresa. Entendí mucho después que me estaba quedado demasiado tiempo en mi zona de confort y que podía haber entrado a varias industrias antes si hubiera sabido que era posible.

La verdad es que probablemente puedas llegar a esos nichos de negocio incluso si comienzas con un conocimiento limitado de esas áreas.

En retrospectiva, hubieron algo más que estas cuatro cosas que podría haber hecho de otra manera, pero aprendí la mayoría de estas experiencias; suficientes como para poner en práctica estas lecciones en todas las empresas que emprendí desde mi primera startup. Y espero que puedan ayudarte a ahorrar un montón de dinero y empezar a tener éxito mucho antes que yo.

Adriana Noreña¿Talento y fracaso pueden ir lado a lado?

Para el gigante de la tecnología Google la respuesta es afirmativa y se hace presente en la cultura corporativa de la compañía, como garantiza en una entrevista a Efe la directora general de Google para Iberoamérica, Adriana Noreña.

La búsqueda de talentos es uno de los principales retos de la empresa con sede en Mountain View (California, EEUU), pero también la preocupación de animarlos a correr riesgos, equivocarse y volver a empezar como aprendizaje profesional, asegura la ejecutiva.

En Google está bien decir: me equivoqué y voy a corregirlo“, explica Noreña en una entrevista en el Centro de Ingeniería de Google en la ciudad brasileña de Belo Horizonte.

Para la colombiana, que ocupa desde 2011 el principal puesto de la compañía para Iberoamérica, no tenerle miedo al fracaso es algo que hay que impulsar abiertamente, y no sólo en empresas de tecnología.

“Creo que hay que impulsarlo, hay que decirlo y hay que vivirlo. Hay gente que no lo acepta. O sea, ¿en cuántas empresas cometes un error y estás en la calle? Hay que dar esa transparencia y decir ‘it’s ok’. En Google se hace mucho de eso. Nosotros lo hacemos internamente. Me equivoqué y la gente no tiene miedo de decirlo”, comenta la ejecutiva.

La ventaja para los que emprenden en internet, según Noreña, está en que es “más fácil equivocarse, pero también es más fácil corregir y saber que te equivocaste, porque vas a ver las cosas en tiempo real”.

Si por un lado Noreña dice que hay que impulsar algunas posturas, hay otras típicas de los latinoamericanos que, según ella, pueden contribuir con la compañía.

“Una que es básica y la ves mucho en Brasil y en Argentina es la capacidad creativa. Eso en el mundo publicitario es clave. La segunda, las economías de América Latina han pasado por hiperinflaciones, devaluaciones… Entonces, la capacidad de adaptación de los modelos de negocios para sobrevivir, digamos, se ha puesto más a prueba en América Latina”, asegura.

Para la ejecutiva, esas características pueden hacer que el nuevo buscador Google salga de Latinoamérica, “porque hay capacidad creativa y de superación, algo que probablemente es más difícil verlo en una economía más estable.

Desde 2005 la compañía mantiene en Belo Horizonte el primer y único centro de ingeniería en América Latina, un espacio de atracción de talentos distinto de las operaciones comerciales presentes en otros países de la región. Pese a eso, atraer talentos para todas las operaciones de Google sigue siendo uno de los grandes desafíos, según Noreña.

“Todavía es un desafío porque no hay suficiente talento en las universidades”, explica la directora general. “Pero hemos conseguido contratar en todos los países y formar ese talento”, añade.

“Hay competencia por los talentos, un hecho, porque es escaso, pero también hay necesidad de generarlo. Nosotros hemos hecho varias cosas para ayudar a educar ese talento: herramientas en línea, tenemos una cosa que se llama Google Academy; un programa para formar agencias, que se llama Google Partners, en donde les capacitamos y les damos herramientas para que ellos primero se entrenen y luego también hagan de esto un negocio”, explica.

Sobre si hay diferencias en la forma de actuar en los países de la región, Noreña cree que no. “La diferencia es el estado en que está internet”, comenta.

“Si tú ves hoy un mercado como Brasil o un mercado como Argentina, fueron los países cuyos usuarios de internet adoptaron las soluciones on line mucho más rápido que los otros. La penetración de internet en Argentina pasó de un 50 % hace ya dos años. En Chile igual. No es el caso en Perú. Entonces es solo una cuestión de tiempo”, pronostica.

“El resto es muy similar porque los problemas de nuestro mundo hoy de negocios son los mismos. ¿Cómo vendo más? ¿Cómo una empresa grande, pequeña o mediana va a vender más? ¿Cómo generar que se acuerden de su marca? Son iguales de México hasta abajo”, concluye.

erroresUna realidad es la que se vive cuando se está en el colegio, otra, cuando se tiene la independencia de la universidad.

Pero una totalmente distinta la que se da cuando se empieza a trabajar y a conocer lo que es realmente el mundo laboral; con sus salarios, relaciones entre compañeros, clima laboral y políticas de las empresas.

Especialmente porque es el momento en el que la “burbuja se rompe” y los jóvenes comprenden que toda la teoría enseñada en los contenidos académicos son sólo una base para afrontar la verdadera realidad de sus profesiones. Más aún porque seguramente se presentarán una variedad de situaciones para las que la universidad nunca los preparó.

Y, por supuesto, entre esas, se cometerán varios errores. Pero no es malo. “De la experiencia se aprende”, dice el dicho. El problema es cuando luego de haber logrado esa experiencia laboral, se sigan cometiendo, como si aún fuera un “primíparo” en el tema.

Así, aquí le dejamos una lista corta de aquellos errores que puede y están permitidos cometer cuando usted está iniciando su vida laboral:

Fracasar en una entrevista

Esto no significa que usted no haya logrado obtener el trabajo, sino que haya cometido error tras error y fue, por eso mismo, que no obtuvo el trabajo: llegó tarde, no supo responder a la pregunta “cuáles son sus defectos” o simplemente no sabía de qué era el trabajo o la empresa en la que le estaban ofreciendo el puesto.

No hay problema, puede pasar. Y si usted es un millennial, seguramente ya lo habrá vivido o está cercano a hacerlo.

Pero vivir esto no es sencillo. Puede tener cierto efecto en su ego o autoestima, así que para la próxima que tenga una entrevista laboral ya estará mucho mejor preparado. No volverá a ocurrir.

Matarse por un proyecto

O por una tarea particular, en su trabajo. Y cuando decimos “matarse”, estamos refiriéndonos a que puede que todo su tiempo, salud y energía se concentren en ello, para que salga como usted esperaba y su esfuerzo sea reconocido.

El resultado: nunca lo felicitaron, ni le dieron las gracias y mucho menos lo ascendieron. Y, por el contrario, resultó con gastritis, su novia le terminó y ahora se le dificulta conciliar el sueño.

La enseñanza: no se desgaste demasiado por un trabajo, por los resultados o lo que los demás (jefes o directivos) vayan a pensar de usted. Si lo hace, hágalo como reto personal, de superación propia y no por la empresa para la que trabaja.

Renunciar a su trabajo

Aunque la situación económica puede que no esté para que usted se dé el lujo de renunciar, cuando aún cuenta con el apoyo de sus padres y no tiene grandes responsabilidades financieras, renunciar a un trabajo que no le gusta es un gran aprendizaje.

Se trata de explorar oportunidades, sentimientos y aprender a valorarse a sí mismo como empleado.

No prever errores

A lo largo de su universidad muy seguramente le habrán enseñado a “tener olfato” para ver cuáles situaciones pueden ser favorables o desfavorables para un negocio. Pero el problema es que nunca le enseñaron a desarrollarlo y aplicarlo en “la vida real”. O quizás sí, pero con situaciones muy limitadas.

Así, cuando se le presentan inconvenientes en su trabajo y toma la decisión equivocada –que puede llegar a costarle su trabajo- usted podrá sentirse mal y decir ‘¿cómo no lo pude ver?’. Pero es normal. A eso es lo que se le llama “experiencia laboral”.

Ser degradado

Quizás nunca se lo dijeron, pero cuando empezaron a quitarle funciones, a eliminar ciertos beneficios o dejarle tareas básicas, usted fue degradado de cargo. Es un golpe duro para el ego, claramente, pero lo importante es la forma en la que usted llega a asumir este tipo de situaciones.

Es un momento de reflexión, para saber si su carrera está tomando el rumbo que realmente le es útil o si quizás no tiene la motivación suficiente.

Pretende saber lo que está haciendo

El miedo de decir “no entiendo” o creer que la forma en la que está haciendo su trabajo es la mejor (aprenda también sobre lo que es el “síndrome del impostor”), puede llevarlo a cometer errores que le saldrán caros a usted o a la empresa para la cual trabaja.

Puede que usted esté fingiendo que sabe hacer los procesos para los cuales fue contratado y hasta haya encontrado una forma de salirse bien librado, pero si usted no es capaz de decir que puede necesitar ayuda, un error de estos se puede transferir a lo largo de su vida profesional.

Todo es cuestión de tiempo y de aceptar que usted puede necesitar ayuda y que construya su propia confianza profesional.

Reibox BlogDe todas las inversiones en startups que Barbara Corcoran hizo en sus ocho temporadas en “Shark Tank,” alrededor de dos tercios de ellas fracasaron.

Sin embargo, explicó en una reciente transmisión en vivo en Facebook desde las oficinas de Business Insider, Nueva York, el tercio restante le habría hecho ganar un montón de dinero.

¿El rasgo común de los emprendedores que le hicieron ganar dinero a Corcoran? “No son tan inteligentes.”

Hacer negocios con fundadores de empresas poco inteligentes puede sonar como un mal enfoque, pero ella se refiere a la forma en que se comportan cuando las cosas se ponen difíciles.

Corcoran dijo que todos los negocios, exitosos o no, inevitablemente se encuentra con un enorme obstáculo; ese momento es la prueba que usa Corcoran para saber si puede confiar en el fundador.

Las dos terceras partes de sus emprendedores que perderán su dinero reaccionan culpando a alguien o algo, y se pondrán de mal humor “por muchos días, o incluso semanas,” dijo.

“Esas son las personas, que ahora sé como una experimentada tiburona (shark), que nunca tendrán éxito en los negocios. En el momento en que alguien comienza a sentir lástima por sí mismo, ya no es un emprendedor, ya que uno no tiene ese lujo en la vida.”

Aquí es donde la “estupidez” entra en acción.

“Casi tienes que ser muy estúpido como para levantarte cuando estás aplastado”, dijo Corcoran. “Si quieres ser un emprendedor, tienes que tener un IQ lo suficientemente bajo como para levantarte y decir ‘Golpéame otra vez.’”

A Corcoran le gustan los tipos que no tienen MBA porque prefiere trabajar con personas que no analizarán demasiado los riesgos y que ignorarán las opciones seguras para enfrentar las dificultades de construir un negocio exitoso.

“Son más inteligentes por sus pies; son más inteligentes a la hora de recuperarse. No son inteligentes académicamente,” dijo. “Ni siquiera sé si tienen un alto coeficiente intelectual, pero adivina que: son emprendedores natos.”

Ella dio el ejemplo del momento en el que supo que iba a tener una gran asociación con dos de sus emprendedores favoritos de “Shark Tank”, Los primos fundadores de Maine Lobster, Sabin Lomac y Jim Tselikis.

Por una actualización de la 7ma temporada del trato que Corcoran tuvo con Lomac y Tselikis en la 4ta temporada, un equipo de producción de “Shark Tank” viajó a Maine para informarles sobre expansión de la franquicia de la compañía.

Corcoran lo explicó en la transmisión de Facebook:

“Pensaba, ‘¿Cómo hago que hagan esta actualización en su marca? Y por eso dije, rápido, tienes dos días para hacerlo; consigue sombreros del cocinero gigantes, pónselos a tus 50 empleados. Llénalos con bolsas de basura!… Y quiero “Primos” con letras rojas brillantes a través de la banda.

“Lo hicieron de la noche a la mañana. No sé cómo lo hicieron; 50 sombreros hechos, entregados a tiempo.

El productor entró en el set, miró a todos los empleados con los sombreros de cocinero gigantes, y dijo: ‘Esto no es bueno. Sáquense los sombreros. Es demasiado.’ Y Sabin se da vuelta y dice, ‘Lo siento, es nuestra política en la empresa. Nunca dejamos que nuestros cocineros se saquen sus sombreros.

Miré a Sabin, y pensé, ‘Te amo, bebé. Te amo tanto! Tú me vas a hacer ganar tanto dinero.’ Y por supuesto, me está haciendo ganar tanto dinero.”

“Eso se llama ser inteligente por tus pies.”

exitoDe acuerdo al sito especializado Forbes Entrepreneurs, cada mes se están creando más de medio millón de nuevos negocios; pero a pesar de estas cifras, son más los negocios que están cerrando.

Si usted es dueño de un negocio y quiere tener éxito, y llevarlo al siguiente nivel, que sin duda es un entorno más competitivo. ¿Cómo puede diferenciarse de los demás?

“Desarrollar un propósito y establecer objetivos para lograr ese propósito, es la clave para tener éxito”, dice Per Wickstrom, fundador de Best Drug Rehabilitation y un exitoso líder de negocios.

Wickstrom ofrece seis consejos comprobados para hacer que su negocio se distinga de los demás, lo cual le ayudará para alcanzar sus objetivos:

1. Devuelva a la comunidad

Nunca subestime el poder de darle algo a su comunidad.

La comunidad local es lo que ayuda al crecimiento de su negocio, y hacer algo por esa comunidad es inmensamente gratificante y valioso. Trabaje como voluntario o realice campañas de donación. Hay cientos de maneras para que usted o su negocio puedan devolverle a la comunidad.

2. Cuente su historia

Todas las personas exitosas tienen modelos y mentores de los que adquieren inspiración y conocimiento, pero es importante continuar desarrollando su propio estilo individual y sus puntos de vista. ¿Cómo ha llegado hasta donde está hoy?

No tenga miedo de compartir sus experiencias.

3. Siga aprendiendo

Comprométase a aprender algo nuevo cada día. Para ser innovador y crear nuevos productos y servicios, es necesario estar al tanto de las tendencias y noticias en la industria en la que se mueve su negocio.

Mantenga la mente abierta y siempre esté atento para absorber tanta información como sea posible. Ser flexible y adaptable son algunos de los activos más valiosos que puede tener.

4. Aprenda de sus errores

Nunca va a hacer llegar a la cima si no aprende de sus muchos errores en el camino.

Cuando experimente un retroceso, no deje que esto afecte su pensamiento racional. En lugar de ello, permita que alimente su motivación hacia el logro de sus objetivos.

5. Mantenga la productividad como una prioridad

Cuando colabora con otras personas, las reuniones pueden ser o altamente productivas o una completa pérdida de tiempo. Haga que sus reuniones y sesiones de lluvia de ideas sean convincentes y energéticas, sin que tomen demasiado tiempo. Deje a un lado su smartphone y otros dispositivos para centrarse en la tarea en cuestión.

6. Concéntrese en su pasión

Los empresarios exitosos no suelen triunfar si dejan que los mueva el dinero.

En su lugar, se centran en su pasión y pasan el tiempo trabajando en una visión que los empuja hacia adelante. Si bien esto implica un poco de riesgo, cada persona de éxito tiene que dar ese salto con el fin de desarrollar sus metas y sueños.

citas1. La mayoría del estrés que tienes cuando tratas con una persona difícil no se alimenta de las palabras o las acciones de esta persona; se alimenta de tu mente que le da a sus palabras y acciones importancia.

2. Está bien estar enojado. Nunca está bien ser cruel. La rabia, el odio, el resentimiento y los celos no cambian los corazones de los demás; sólo cambia el tuyo.

3. Perdona a los demás, no porque se merezcan el perdón, sino porque tú te mereces la paz. Libérate de la carga de ser una eterna víctima.

4. Mantén una actitud positiva cuando la negatividad te rodee. Sonríe cuando otros se nieguen a hacerlo. Es una forma sencilla de hacer una diferencia en el mundo que te rodea.

5. Los chismes y los dramas termina en los oídos de una persona sabia. Se Sabio. Trata de entender antes juzgar. Usa tu criterio no como un arma para insultar a los demás, sino como una herramienta para tomar decisiones positivas que te ayuden a construir tu carácter.

6. Siempre pon el ejemplo. Trata a todos con amabilidad y respeto, incluso aquellos que son grosero contigo; no porque sean agradables, sino por que tú lo eres. Y haz tu mejor esfuerzo para estar agradecido por la gente grosera y difícil también; ya que estás te sirven como grandes recordatorios de cómo no debes ser.

7. La forma en que tratamos a las personas que están totalmente en desacuerdo con nosotros dice mucho sobre lo que aprendimos del amor, la compasión y la bondad. La vida es demasiado corta para discutir y pelear. Cuenta tus bendiciones, valorar a las personas que te importan, y aléjate del drama con la cabeza bien alta.

8. No esperes ver cambios positivos en tu vida si te rodeas constantemente con personas difíciles. El gran peligro de estar rodeado de personas negativas todo el tiempo es que empezarás a ser como ellos sin siquiera saberlo. Así que se consciente de la compañía diaria que mantiene. (Sólo porque seas amable y respetuoso con alguien, no significa que tengas que pasar tiempo extra con él.)

9. Recuerda, lo que los demás digan o hagan, y las opiniones que tengan, se basan casi enteramente en su propia auto-reflexión. No tomes las cosas personal. En vez de enojarte por las palabras de los demás, elije ser conciente y crecer más fuerte, de un modo u otro, gracias a ellos.

10. Deja que las opiniones de los demás te informen… no dejes que te limiten. No dejes que la ignorancia, el odio, el drama o la negatividad de nadie más te impidan ser la mejor persona que puedas ser. Si te descubres a ti mismo tratando constantemente de demostrar tu valía ante los demás, es porque has olvidado tu valor. Respira profundamente, y haz lo que sabes que es correcto.

11. Si realmente quieres ser feliz y estar en paz, entonces dejar de tener miedo de ser tu mismo y deja de pensar en lo que los demás piensan de ti cada segundo. No hay nada egoísta en darte el suficiente espacio para cuidar de ti mismo. No podemos dar lo que no tenemos. Experimenta la vida en tus propios términos y así les podrás dar vida a los demás.

12. Haz que sea un ritual diario trabajar duro en silencio, hacer lo que tengas que hacer, e ignorar el drama, el desánimo y la negatividad que te rodea. Deja que tu éxito sea tu ruido.

Vivir MejorAntes de cerrar el capítulo del día, las personas exitosas suelen tener una rutina que siguen.

Tienen un conjunto de acciones y actividades que inspiran, reparar y renuevan la pasión por sus planes de negocio y metas de vida personales.

Antes de irte a la cama, intenta estas 10 cosas para que puedas despertar listo para afrontar el día.

1. Reflexiona sobre los éxitos y los fracasos del día

Las personas exitosas no se desaniman por ningún fracaso. En ves de ello, reflexionan sobre lo que funcionó y lo que no funcionó. Se enfocan en lo positivo y utilizar cualquier intento fallido como información para el éxito en el futuro.

2. Expresan una actitud de agradecimiento

Antes de retirarse por la noche, piensa en las personas que te ayudaron a tener éxito en el día. ¿Les expresaste gratitud? Si no, considera maneras de agradecérselos.

3. Anota tus planes

A pesar de que no es necesario reflexionar sobre todas tus metas antes de acostarse, haz una revisión rápida de tus metas a corto plazo. Anote los planes urgentes e importantes para el día siguiente.

4. Pon tu despertador

Pon tu despertador para que puedas cumplir un horario regular. Las personas que se apegan al mismo horario de sueño a menudo tienen más energía a través del día.

5. Llama a un buen amigo

Las personas que permanecen en contacto con sus amigos y familiares se sienten más motivados todos los días. Considera la posibilidad de hablar con alguien que amas antes de terminar la jornada.

6. Lee un buen libro.

Cuando lo último que haces antes de irte a dormir es ejercitar tu mente, tienes toda la noche para procesar la información. Tu mente subconsciente ayudará a que las ideas se conviertan en inspiración para los próximos días y semanas.

7. Dile a alguien que la amas

Al expresar amor antes de irte a dormir, tendrás una actitud más positiva. Las personas tienden a despertarse renovadas cuando se sienten queridas y seguras. Tener equilibrio con la familia y los seres queridos te ayudará con éxito en el trabajo.

8. Reza o medita

Ya sea que le reces a Dios o medites, un tiempo en silencio antes de acostarte te ayudará a relajarte y lograr un sueño profundo. A menudo puedes dejar de lado tus problemas sólo para despertar con las soluciones cuando rezas o meditas.

9. Come un bocadillo ligero

Habla con tu entrenador personal o nutricionista sobre el mejor bocadillo para antes de acostarte. Si vas a la cama con hambre, eso podría interferir con tu horario de sueño. Planifica cuidadosamente hacer ejercicio y un bocadillo saludable antes de irte a dormir.

10. Fantasea sobre una vida mejor

La última cosa que las personas exitosas hacen antes de irse a la cama es fantasear sobre la vida de sus sueños. También piensan en las personas vivas o fallecidas que los ayudaron, querían o inspiraron.

Dormir bien es esencial para el éxito. Si adoptas una buena rutina para dormir, despertarás más fresco y más enfocado.

 

 

 

Subir »
FB