Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Uno de los aspectos importantes de nuestra existencia se desenvuelve en el entorno laboral, con los jefes, compañeros, obligaciones y estrés que eso conlleva.

No es un aspecto que sólo dependa de la actitud personal, también influyen las relaciones con los compañeros y supervisores, el lugar físico de la oficina, los tiempos de traslado, etcétera. Considerando todo esto, ¿eres feliz en el trabajo?

Si tu respuesta es negativa, te decimos cuáles son las claves para conseguirlo.

1. Tener una red de apoyo

La compañía de consultoría laboral Habitissimo explicó para ABC que lo primero que hay que tener es una buena relación con los compañeros y los jefes. En ese sentido, es fundamental que exista un buen líder que genere confianza entre los trabajadores, que sea un buen comunicador y que sea capaz de reconocer los logros del personal.

2. Hay que tener metas

El experto en enriquecimiento personal, Félix Torán, asegura que tener objetivos es indispensable para poder motivarse y trabajar con entusiasmo. Es muy importante que estas metas sean medibles, tengan un plazo adecuado y sean realistas.

3. Empieza el día con algo bueno

Un estudio encontró que las personas que arrancan el día de buen humor tienen un mejor desempeño. Así que toma tu tiempo para disfrutar tu café por las mañanas, respira y comienza tu jornada.

4. Toma aire fresco

Salir a caminar puedes ayudar a despejar ideas y reducir el estrés. De hecho, hay una investigación que sugiere que sólo 20 minutos de aire fresco aumentan las sensaciones de bienestar y alegría.

5. Crea un “nido”

La autora Jennifer Star escribió para Monster que es necesario tener un espacio que sea realmente propio para poder sentirse cómodo en el empleo. Es decir, decora tu escritorio tanto como te lo permitan las políticas de tu compañía.

6. Encuentra un “mejor amigo del trabajo”

Una investigación del servicio de hosting gratuito Hostt encontró que tener una persona con la que te sientas muy identificado en el trabajo puede hacer que contribuyas más para el éxito de una compañía y que sientas que tu labor es más satisfactoria.

7. Termina tu día con gratitud

Nuestros cerebros recuerdan mejor las cosas malas por lo que a veces es necesario forzarlos para que retengan las situaciones positivas. Un estudio encontró que platicar las cosas buenas que te pasan hace que te sientas mejor y más optimista sobre tu labor.

La mesa, más allá de ser un mueble indispensable en todo hogar, es además un excelente ejemplo de cómo deben ser las empresas: cuando sus cuatro patas son sólidas y tienen el largo adecuado para equilibrarse, entonces cumplirá su propósito.

Tal como explica César Iván Díaz, consultor, ingeniero en sistemas organizacionales por la ULSA y socio director en Doxa Soluciones, firma de consultoría especialista en Pymes: “Toda empresa, para estar sana y cumplir el propósito para el que fue creada, necesita de cuatro pilares fundamentales y de un balance apropiado entre ellos a fin de soportar adecuadamente las operaciones del negocio. De lo contrario, se corre el riesgo de desaparecer”.

Entonces, si en la planeación de un negocio se deja de lado alguno de estos elementos, será muy difícil generar la inercia suficiente para que el negocio se consolide. Para Díaz, los cuatro pilares fundamentales son:

Capital

Todo negocio requiere de cierto capital para funcionar; la cantidad depende del giro, tamaño y alcance de éste, y abarca conceptos relacionados con la inversión en equipo o maquinaria, los gastos en promoción y publicidad, o el capital de trabajo, entre otros.

Conocimiento técnico

Si eres cerrajero, debes saber abrir una chapa. Si eres marinero, más te vale saber distinguir entre un timón y un ancla. Necesitas conocer bien tu negocio, saber operar todas sus partes y hacer un análisis del mercado en el cual te insertarás.

Conocimiento administrativo

En un negocio, es preciso tener al menos ciertas nociones de administración. Por ejemplo, si el negocio crece, no sabrías cómo organizarte adecuadamente.

Sistema de comercialización

No importa cuánto capital se tenga, qué tan experto se seas, o con cuántos postgrados cuentes, si los clientes no saben que existes. Es de vital importancia “ofrecerse” al público y saber venderse.

¿Cómo lograr el balance perfecto?

“En mi experiencia asesorando empresas -cuenta Díaz-, he encontrado que en general el aspecto del capital que más problemas ocasiona a los dueños y/o administradores, es el poder conseguir un adecuado manejo del capital de trabajo.”

Lo anterior sucede entonces cuando hay un bajo conocimiento administrativo, cuando las ventas van mal, o si los técnicos no cuentan con la experiencia suficiente como para solucionar los problemas.

Mirar tu negocio desde la perspectiva de esta parábola, provee una forma sencilla de evaluar su situación actual. Para ello debes preguntarte:
• ¿Están balanceadas las cuatro “patas” de mi negocio?
• ¿Cuál o cuáles necesito reforzar?
• Si crezco, ¿cuál “pata” sería la primera en verse afectada?
• Si inicio un nuevo negocio o línea de negocio, ¿éste tendría cuatro “patas” firmes?

“Depende de ti y de su creatividad la forma de su mesa, pero, si deseas tener éxito en éste, más vale que se asegure de tener cuatro “patas” bien firmes para soportarlo”, concluye el empresario.

A veces, la clave es saber retirarse a tiempo. Esa es la lección que aprendió, de la manera difícil, Leticia Gasca, autora del libro Sobrevivir al fracaso y co-creadora de las Fuckup Nights, un movimiento que, en poco más de cinco años, se propagó a través de 230 ciudades (incluida Montevideo) en 80 países.

Una suerte de charlas TED para emprendimientos fallidos, las Fuckup Nights fueron exitosas, precisamente, por el fracaso de sus protagonistas. Porque, de hecho, lo más normal del mundo es fracasar: a nivel global, la mayoría de los emprendimientos no supera los dos años y, sin embargo, es uno de los tabúes más grandes del ecosistema emprendedor.

“La gente teme un riesgo reputacional: que, como ya tuvieron una empresa que no funcionó, nadie más volverá a creer en ellos”, analiza Gasca, emprendedora mexicana cuyo propio fracaso fue un proyecto de comercio con artesanos de su país.

Ese miedo se potencia, además, cuando lo que debería ser sólo una idea de negocios se transforma en una extensión de la identidad de la propia persona. En esos casos, mantener la objetividad con respecto al proyecto propio se vuelve una herramienta de supervivencia.

“Un inversor profesional sabe que, si tiene una cartera con diez empresas, la mitad fracasará, una será, realmente, muy buena y las otras serán buenas. La realidad es que, si cierran bien, la empresa no tiene por qué perder puntos con los inversores, proveedores o potenciales clientes”, matiza.

Al final del día, para Gasca, el emprendedurismo se reduce a una sola cosa: persistencia. Algo que lleva en su interior, como caballo de Troya, la dura realidad de fracasar.

¿Pero cómo funciona el GPS de los emprendedores seriales en un ecosistema que, entre el fracaso como un tema del que no se habla y la exacerbación de casos de éxito puntuales -Facebook, Google, Apple o Windows, entre los más célebres-, puede terminar generando una visión distorsionada de la realidad?

“Yo puse mi primera empresa mientras estaba aún en la universidad y estaba 100% segura de que me iría bien”, Gasca se había autocondenado a un éxito que nunca llegó. Pero, a ese error de cálculos, no le faltaban argumentos. “Yo tenía esa gran confianza porque, en los eventos de negocios y en la escuela, me presentaban sólo casos de éxito. No conocía emprendedores a los que no les hubiera ido bien. Mi visión del mundo del emprendimiento estaba totalmente sesgada”.

“La gente teme un riesgo reputacional: que, como ya tuvieron una empresa que no funcionó, nadie más volverá a creer en ellos”. Leticia Gasca, fundadora de Fuckup Nights

En estos casos, el mantra de Silicon Valley, “fail fast” (fracasa rápido), es más que una frase hecha, es un llamado estratégico para que los emprendedores tengan un contacto directo con la realidad del mercado.

En ese sentido, Gasca es tajante: “Lo más importante que tienen que saber los emprendedores jóvenes es a validar sus ideas de negocios: no porque ellos crean que es una buena idea lo será en la vida real. Es importante probar que el mercado, realmente, quiere ese producto o servicio”.

Elaborar el prototipo rápido, productos mínimos viables, entre otras opciones. Pero la clave es pasar a la acción. “Puede ser desde hacer un prototipo del producto en cartón y salir a la calle a preguntarle a la gente si lo compraría, o hacer cosas más rebuscadas como crear un anuncio falso en Facebook. Todas esas son formas en las que, en un par de días, puedes ver si esa idea de negocios hace sentido o no”, sostiene.

Según Gasca, otro punto importante a considerar, que suele ser subestimado por la pequeña escala de algunos emprendimientos, es contar con un buen programa financiero y la contabilidad en orden desde el primer día. Es que, para cualquier emprendedor, una mala planificación financiera puede ser tan letal como una mala idea.

¿Qué factores influyen, de verdad, a la hora de fidelizar a un consumidor? Hemos preguntado a expertos en marketing sobre lo más básico para aprender a fidelizar. Estos son sus mejores consejos.

¿Sabías que los clientes que repiten gastan hasta tres veces más que los clientes nuevos en un segundo pedido y hasta 5 veces más en un tercer pedido? ¿O que es entre un 60% y un 70% más fácil vender a un cliente que repite que a uno nuevo?

¿Y que un incremento del 5% en la fidelidad de los clientes supone un aumento de los beneficios de entre un 25% y un 85%? ¿Conocías este otro dato: Un cliente satisfecho comunica su satisfacción a 5 personas y uno insatisfecho a 12 personas?

En resumen, no se trata sólo de tratar bien a los clientes porque es una cuestión de ética y responsabilidad, sino porque hacerlo así resulta muy pero que muy rentable.

Llevar un negocio es algo más que tener un espacio bonito en el que situar tus productos. Y vender es algo más que un intercambio de bienes. Pero eso ya lo sabes. Sobre estrategias de venta hay ríos de tinta escritos, cientos de teorías y miles de opiniones, tantas que a la hora de la verdad uno no sabe qué hacer. Y precisamente ahora, en periodo de vacas flacas, es cuando más falta hace saber un poquito de marketing para cautivar al cliente.

Pautas sencillas y eficaces

Antes de empezar, ten claro que lo más importante no es cerrar una venta, sino emprender una relación con el cliente.

Y los detalles, sobre todo los pequeños, son los que casi siempre más agradece el cliente. Recibirlo con una sonrisa, llamarlo por su nombre, con un trato cercano… Son pautas tan sencillas de aplicar como eficaces. ¡Pero qué poco cuesta desplegar una abanico de pequeños detalles que conviertan tu negocio en la mejor opción entre la competencia!

Entre los aspectos que influyen de una forma decisiva para que un negocio que empieza sea capaz de crear una cartera de clientes fieles, debes tener en cuenta todo esto:

1. Calidad y seriedad en la relación

“Únicamente se podrá fidelizar clientes si el producto o servicio que se está ofreciendo se corresponde con la calidad esperada”, comentan los expertos en creación de empresas del IGAPE en su guía Cómo atraer y fidelizar clientes.

2. Orientación al cliente

“Tanto el responsable del negocio como los empleados deben estar disponibles para responder las posibles dudas y problemas que tengan los clientes”, continúan.

3. Inspirar confianza

“Demostrando un alto conocimiento de los productos o servicios que se están vendiendo, mostrando respeto y consideración por los clientes, comunicándose de una forma efectiva con ellos y asegurándose siempre que su duda fue resuelta”, siguen.

4. Tratar los clientes como individuos

“Mostrar siempre que los empleados se preocupan de la satisfacción del cliente, actuar espontáneamente con los consumidores si detectan que tienen algún problema y por último tratar de establecer una relación personal con ellos”.

5. Facilitar los procesos de compra

“Tratar de observar el negocio desde el punto de vista de los clientes para identificar las principales dificultades que tienen a la hora de adquirir el producto ó servicio y de este modo, poder mejorar su prestación”, apuntan.

6. Ofrecer una buena impresión

“Es crucial asegurarse de que todo lo que ve el cliente está en consonancia con la imagen que se desea proyectar del negocio. Se deben cuidar aspectos como la imagen de los empleados, la decoración, el ambiente del local y cualquier documento de la empresa que pueda llegar a las manos del cliente tales como facturas o folletos de información”, argumentan.

7. Mantener el contacto con los clientes ya existentes

“En la medida de lo posible, intentar adelantarse a sus nuevas necesidades y ser el primero en hablarles de nuevos productos y servicios. Para ello debe emplearse el denominado marketing relacional, éste requiere de tres acciones imprescindibles”, añaden.

Cuando hablamos de mantener el contacto, ¿a qué nos estamos refiriendo exactamente?

– Manejo de datos: almacenamiento, organización y análisis de todos los datos que se puedan obtener de los clientes. Una vez recopilados y organizados hay que hacer un análisis de estos datos para poder tomar las medidas más acertadas.

– Implantación de programas: una vez identificados los clientes, sus necesidades y deseos, se desarrollan estrategias para lograr la lealtad de estos clientes.

– Retroalimentación: se realizan los primeros contactos con los clientes y se hace un seguimiento de las preferencias y los comportamientos de los clientes con lo cual se llega a una relación de largo plazo

Consejos antes de empezar

Ahora bien, antes de decidir qué estrategia utilizar en esta tarea de fidelización, deberás identificar:

1. ¿Qué clientes te interesan más? Necesitas un termómetro

Se trata de hacer una gradación de la escala más fría a la más caliente para distinguir entre los clientes ocasionales, los habituales y los estructurales.

Nuestras estrategias de fidelización deben ir encmainadas a convertir al esporádico en habitual, al habitual en estructural y a blindar a este último. Todo ello sin olvidar la famosa regla de Pareto, de manera que el grueso de nuestros esfuerzos fidelizadores deben ir dirigidos a ese 20% que nos proporciona el 80% de las ventas.

2. El “traje” de tu cliente

Además de identificar los rasgos sociodemográficos de tu cliente, debes ser capaz de hacerle un análisis de compra a tu cliente en el que seas capaz de reconocer qué compra, con qué frecuencia, cuáles es su tiquet medio, dónde compra, qué necesidades tiene, cómo suele resolverlas. Todo ello para poder hacerle un traje a medida. Bases de datos, programas de CRM o encuestas de satisfacción pueden serte muy útiles en esta tarea, pero lo más importante es el tiempo y el esfuerzo.

3. ¿Cómo estrechar sus vínculos?

Para conseguir que el cliente perciba que es importante para ti, que confíe en ti y que se deje asesorar por ti debes estrechar la relación con él y ganarte su confianza. Eso se consigue transmitiendo credibilidad, trasparencia, honestidad, calidad y rigor y haciendo especial hincapié en el servicio porque, ante igualdad de precios y calidad, lo que decanta la balanza es la atención recibida.

Estrategias de fidelización

A partir de aquí es cuando debes empezar la labor de fidelización.

1. Personaliza tu oferta

Si has conseguido identificar bien cada una de las variables de compra de tu cliente será más fácil realizar promociones y ofertas muy ajustadas a sus preferencias. Las nuevas tecnologías permiten desarrollar aplicaciones que faciliten la personalización al máximo, instalando por ejemplo un programa en el sistema del cliente para que él mismo gestione sus pedidos; se pueden crear servicios exclusivos para determinados clientes; implantar canales especiales de comunicación…

2. Haz un seguimiento

El acto de la venta no se acaba con el intercambio de producto o servicio por dinero, sino que debe continuar en los tiempos posteriores. Siempre es conveniente realizar alguna llamada o enviar algún mensaje a posteriori para conocer cómo le ha ido al cliente con nuestro producto o servicio. Ofrécele promociones periódicas, servicios novedosos, infórmale sobre ofertas que le puedan interesar, comunícale información relevante sobre el sector, inclúyele en el envío de boletines (previa autorización), involúcrale en tus redes sociales…Haz que se sienta privilegiado.

3. Anticípate a los problemas

¿Cuál puede ser la diferencia entre dos averías telefónicas sin resolver? La respuesta de la compañía. Si ante esta situación, una operadora anticipa al cliente una compensación económica y una ampliación de servicios para compensar el trastorno y la otra se limita a esperar a que el cliente pida para darle, está claro quién conseguirá fidelizar a sus clientes.

Si has hecho el trabajo previo de analizar seriamente sus necesidades, podrás anticiparte a sus peticiones. Ése es el quid de la cuestión.

4. Regala experiencias

El 90% de las decisiones de compra las toma la parte emocional del cerebro, de manera que si vinculas emocionalmente a tu cliente con tu empresa será más difícil que te deje por otro. Para los expertos, la ventaja de regalar experiencias es que el valor efectivo de la propuesta es siempre mucho menor que la percepción de quien lo recibe.

Estas experiencias pueden ser desde crear una red social privada con tus clientes en la que realizar promociones, concursos o premios hasta organizar catas, regalar entradas a espectáculos deportivos o artísticos, una cena con un chef laureado o sesiones de cuidado personal… De ahí en adelante las ofertas pueden ser infinitas.

5. Y ofrece siempre un valor añadido

El recurso de las promociones y las ofertas es siempre muy práctico: desde el típico 2 x 1 hasta servicios extras por el mismo precio Lo importante es que el cliente perciba que es un privilegio que sólo recibe él por ser quién es (años de antigüedad, cantidad de los pedidos, ventajas, etcétera).

Pero, cuidado, el valor añadido siempre debe desvincularse de una rebaja de precios porque las políticas de descuentos siempre son muy peligrosas?

Hace un rato alguien me preguntaba cómo se perdona. Y no se me ocurre otra forma de explicarlo que responder “amándote mucho”. Perdonar es amarse porque supone quitarse una espina clavada que nos sigue desgarrando, una punzada que nos recuerda el dolor y el desengaño…

Perdonar es arrancarse la mirada del otro de encima y dejar de pedirle que te valore, que te mida, que te tase y te ponga precio… Es decidir que dejamos de mirar al espejo esperando que nos diga quiénes somos y buscamos dentro de nosotros para amar lo que ya es… Es un acto de amor contigo mismo, un acto de respeto por lo que eres y por lo que son las personas. Un acto de comprensión hacia otro que acaba rebotando en ti y llenándote de paz.

¿Cómo se perdona? Queriéndote tanto que te des cuenta de que la opción de no hacerlo supone seguir atado a alguien que sigue horadando tus heridas cada vez que recuerdas su agresión y renuevas tu votos de no perdón…

Valorar tanto tu tiempo que sepas que no hay un segundo que perder recordando la ofensa, que no hay un minuto de tu vida que ocupar pensando en las razones de otro y dejando tus ilusiones. Abrazando tus errores y dándote cuenta de que todos somos imperfectos y nos equivocamos y que eso forma parte de una aprendizaje infinito que la vida nos pone delante.

Se perdona porque el dolor de no perdonar es tan intenso que rompe y erosiona por dentro y escribe palabras terribles en las paredes de tu alma… Porque empieza a desgajar tus momentos felices y romper tus risas… Cuando dependes tanto de esa persona por no ser capaz de soltar el recuerdo que a cada paso se abre el suelo bajo tus pies. Cuando te das cuenta de que no perdonar te duele más a ti que a nadie.

Perdonar es dejar de esperar que te acepten para empezar a aceptarte. Asumir tu poder sobre tu vida y dejar de poner en manos de otros tu felicidad… Perdonar es vivir en el presente y dejar de visitar el pasado para reabrir heridas y culparse por no alcanzar una perfección insoportable e inasequible. Perdonar es vencer sin luchar y hacer las paces contigo.

Es arriesgarse a vivir por entero en un mundo donde muchos viven a medias por si vivir duele o te ensucia las manos… Mirar a esa persona que nos ha hecho daño y descubrir que late y vibra como tú y que pase lo que pase, si no la soltamos y liberamos de nuestra rabia, nos seguirá ofendiendo una y otra vez… Incluso cuando ya no esté, porque nuestro rencor nos ata a ella más que su ofensa.

Perdonar es decidir que no nos importa lo que digan ni piensen porque somos lo que necesitamos ser y vivimos la vida que nos llena, aunque al mundo le inoportune nuestra dicha y se sienta incómodo con nuestra forma de ser felices.

Perdonar es darse permiso a uno mismo para que las palabras de otro no te arañen, desactivar la tecla que otros tocan para alterarnos y modificar nuestro ánimo. Es recuperar tu poder para decidir cómo y cuándo actuar. Dejar de ser reactivo para tomar las riendas y ser consciente de qué emociones viven en ti y de todo lo que puedes aprender de ellas.

Perdonar para sacarse de encima la excusa de sus palabras para recordarse las culpas que llevamos pegadas y dejar de usarle para descubrir miedos. Es decidir que lo que nos hace vulnerables nos da la oportunidad de crecer y aprender y que mostrar nuestras debilidades sin temor las convierte en fortalezas. Perdonar es ponerse en el lugar de otro y poder ver que la realidad tiene muchas caras. Es deshacer el nudo que mantenemos prieto y que nos ahoga y comprime. Es desandar el temor a no gustar y no merecer…

Es dejar el camino de guijarros que insistimos en pasar con los pies desnudos para empezar a usar las alas que ignoramos tener asidas a la espalda.

¿Cómo se perdona? decidiendo que no te duele porque no va contigo. Que no se puede cambiar el pasado pero que el presente depende exclusivamente de ti. Que no permitimos que nadie nos diga quiénes somos ni qué debemos sentir, que vamos a coser nuestras heridas y descubrir nuestra grandeza… Que sepamos que estamos de nuestra parte y no nos ponemos la zancadilla, ya nadie podrá decirnos nada que nos aparte de nosotros mismos…

¿Cómo se perdona? Amándote y decidiendo que no hay nada en ti que merezca reproche porque cada día trabajas para crecer… Y asumiendo errores como puertas necesarias que cruzar y cerrar… Diciendo no a seguir enquistado en el absurdo.

Amando la noche para saber apreciar el día… Conociendo la sombra para descubrir la luz… Entendiendo que tal vez todo esto sea una lección necesaria que nos cuesta aprender y aceptar porque lo que conlleva y supone superarla es tan grande que se nos escapa a la comprensión…

Se perdona cuando se comprende que a veces no hay nada que perdonar. Que si quieres salir adelante no hay más remedio que quitarse la capa del miedo que te hace invisible y ponerse la persona que confía en sí misma, la de persona extraordinaria que escoge sentirse siempre digno pase lo que pase… La que en el fondo no necesita capas para esconderse.

¿Cómo se perdona? eligiendo seguir adelante a pesar de todo. Dejando de buscar excusas para autosabotearse y quedase anclado en el pasado, soltando la carga pesada de una autoexigencia tiránica, permitiéndose cortar los hilos que te convierten en marioneta de otros y de tus propias emociones por comprender, por conocer, por gestionar.

Se perdona cuando te das cuenta que perdonar es perdonarse. Cuando aceptas que a veces para seguir adelante hay que renunciar a tener la razón y a ganar una guerra que no tiene sentido.

Se perdona soltando el amarre que nos ata al dolor en el que a veces nos sentimos cómodos porque buscamos compasión y dándonos cuenta de que merecemos más que eso… Merecemos lo mejor, el amor de verdad que nosotros mismos somos capaces de darnos. Se perdona soltando el lastre y dejando que lo que lleva el río llegue al mar.

Allí estaba ella, con los dedos colgando sobre el borde de la plataforma como si las leyes de la gravedad no se aplicaran a ella. Estaba temblando y tenía miedo, pero estaba lista para dar el salto. Tenía que estar lista, su propia vida pendía de un hilo.

Suena como un día en la vida de la campeona de salto de acantilados de 42 años, Ginger Leigh Huber. ¡No lo es!

Es sobre ti. Es decir, si alguna vez te has parado en ese temible pero emocionante precipicio de cambio queriendo saltar.

Pocos podrían argumentar que zambullirse en un cuerpo de agua desde un acantilado de 98 pies requiere un acto de fe. Y es lo mismo con nuestros cambios más profundos y transformadores de la vida.

Sin embargo, a diferencia de las inmersiones que desafían la muerte, la mayoría de los “saltos de fe” ocurren como resultado del miedo o la desesperación. Algo tiene que cambiar, así que cerramos los ojos y tomamos un riesgo salvaje sin calcular y esperamos lo mejor.

No siempre funciona. Muy a menudo, chocamos y quemamos. Como consecuencia, nunca queremos arriesgarnos a saltar de nuevo.

Pero, ¿y si pudieras conscientemente tomar ese mismo salto que cambia la vida sin el riesgo de caer o fallar? ¿Qué pasaría si, en lugar de simplemente cerrar los ojos y esperar lo mejor, hubiera una fórmula?

El proceso de Ginger Huber’s

Antes, durante y después de permanecer en esa plataforma, Ginger Huber se involucra en un proceso consciente.

1. Ella ya ha creado la relación y la conexión con su cuerpo a través del acondicionamiento físico. Mientras está en la plataforma, instantáneamente restablece esa relación con varias respiraciones profundas y relajantes.

2. Su mente inconsciente es congruente con la tarea consciente a mano. Ella tiene acuerdo.

3. Ella reconoce, luego descarta o ignora su respuesta de MIEDO innato de la amígdala.

4. Por último, con una última inspiración profunda y un salto literal de fe, ella pone en práctica lo que ella ha preparado para hacer.

A diferencia de los millones de intentos fallidos, un salto de fe exitoso está sujeto a reglas. Tanto si eres un buceador de acantilados, una madre que quiere explorar nuevos horizontes, o un empresario que busca la próxima palanca, las reglas son las mismas.

La fórmula LEAP

1. Relación del cuerpo

Si vas a saltar, debes tener la energía física y la fuerza para soportarlo. Si estás en la semana, cansado, roto o desconectado de tu cuerpo, vacilarás y probablemente fracases.

Crear una buena relación requiere 3 cosas:

1. Alimentación: Una alimentación sana y limpia respaldará las células que te respaldan. Junto con los venenos cancerígenos que deseas evitar, alimentar tu basura corporal te enviará un mensaje extremadamente dañino: “¡no lo vales!”

2. Movimiento: un cuerpo estancado prefiere permanecer estancado. El movimiento crea impulso. El ejercicio regular es crucial para tu salto.

3. Hidratación: las células de tu cuerpo se componen de 70-80% de agua. La conexión mente/cuerpo prospera con la hidratación.

2. honestidad brutal

Debes tener un acuerdo consciente / inconsciente. Esto requiere comprensión y, a menudo, cambiar las creencias que restan poder sobre ti y el mundo.

Si crees que no eres capaz o merecedor o hacia lo que estás saltando, no saltarás. Sé brutalmente honesto contigo mismo; te mereces y eres capaz de todo lo que buscas. Debes creer eso con cada célula hidratada de tu ser.

3. Tentación

Después de haber conectado con tu cuerpo y llegar a un acuerdo con lo que realmente te mereces, todavía puedes dudar.

Siempre habrá un nivel de temor y duda asociado con un salto que cambiará la vida. La incertidumbre apoya la tentación de regresar. Es como una fuerza invisible parada detrás de ti, sosteniéndote por el cuello. Es por eso que a menudo damos un paso adelante y dos pasos atrás. Esa tentación es tu ego sobreprotector, y tiene miedo a la muerte del cambio.

La única forma verdadera de superar esta tentación equivocada es reconocerla por lo que es. Imagínenlo como un viejo amigo de la bebida. Él o ella realmente no quiere que te pongas sobrio. Si lo hicieras, ya no tendrían a nadie con quien emborracharte. En definitiva, si das ese salto, tu ego saltará contigo.

4. ABF (Acción Basada en la Fe)

En la película Regreso al futuro, el héroe reacio, George McFly, se ve obligado a enfrentar su mayor temor, su archienemigo Biff.

El amable y suave McFly nunca pudo encontrar el coraje para enfrentarse al implacable matón. Pero en un clima visto, McFly se encuentra con Biff atacando sexualmente a Elaine, la mujer de sus sueños.

En ese instante, toma la decisión consciente de actuar. Él se conecta con su cuerpo, respira profundo y levanta su puño, pero duda. No es hasta un momento después cuando se da cuenta de que no se trata de él o Biff, sino de la mujer que tiene que salvar, que da un gran salto de fe.

Echa un vistazo a su puño, luego a Biff, y finalmente a Elaine. Luego se balancea con todo lo que su cuerpo puede dar. El parásito atrapa a Biff en la barbilla y lo deja sin aliento. Su vida ha cambiado para siempre.

¿De qué se trata realmente tu salto?

Si tu salto es exclusivamente sobre ti, lo dudarás. Debe ser algo más que solo tu. Tienes que cumplir un papel más importante en el universo.

Haz que tu ABF inspire, salve o respalde a alguien u otra cosa. Encuentra ese propósito y encontrarás la fuerza, el coraje y la motivación para cambiar no solo a ti mismo sino al mundo.

Hay un arte de escoger libros para leer durante tus vacaciones de verano.

Si eres como yo, tu biblioteca está cargada de libros de negocios pero, francamente, quiero desconectarme, no aprender a ser más productivo. Tornillo que. Yo tampoco quiero un tornero de páginas. ¿Por qué querría escapar a un libro, cuando ya estoy escapando de mi vida cotidiana? Eso es verter ketchup en un filete miñón.

Para mí, los mejores libros de vacaciones de verano atraen mi atención pero no la dominan. Y me exponen a nuevas ideas que proporcionarán una nueva perspectiva cuando regrese al trabajo. Por ejemplo, durante mi crucero anual de invierno, leí “Iluminación Ahora” No me recordaba directamente el trabajo, pero me hizo considerar el panorama general y mi lugar en él.

Elijo “Iluminación Ahora” porque Bill Gates publicó una tapa describiéndolo como su nuevo “favorito”. Eso me hizo pensar: siguiendo mis criterios para una buena lectura de vacaciones (no “cómo hacer” o novelas de suspenso) ¿qué libros recomendarían los empresarios más exitosos del mundo?

Aquí está mi lista de estrellas:

1. Factfulness (recomendado por Bill Gates)

Subtítulo: Diez razones por las que estamos equivocados sobre el mundo y por qué las cosas son mejores de lo que piensas

Autores: Hans Rosling, Anna Rosling Rönnlund, Ola Rosling

Resumen de 10 segundos: “El mundo, a pesar de sus imperfecciones, está en un estado mucho mejor de lo que podríamos pensar. Cuando nos preocupamos por todo todo el tiempo en lugar de abrazar una cosmovisión basada en hechos, perdemos nuestra capacidad de enfocarnos en las cosas eso en realidad nos amenaza”.

Por qué vale la pena leer: la mayoría de los empresarios quieren hacer del mundo un lugar mejor. Ese es un sueño difícil de mantener si estás interiormente convencido de que todo se va al infierno en la cesta de la mano proverbial. Al establecer una línea de base de hechos sobre la realidad de nuestra situación global, puedes evitar más fácilmente el miasma de la negatividad y concentrarte en tener un impacto positivo.

2. Mentir (recomendado por Elon Musk)

Autor: Sam Harris

Resumen de 10 segundos: “Los actos de adulterio y otras traiciones personales, fraudes financieros, corrupción gubernamental -incluso asesinato y genocidio- generalmente requieren un defecto moral adicional: una disposición para mentir. Este libro argumenta que podemos simplificar radicalmente nuestras vidas y mejorar la sociedad simplemente contando la verdad en situaciones donde a menudo los demás mienten “.

Por qué vale la pena leer: Como todos los demás, me cuesta entender cómo Elon Musk puede hacer tanto al mismo tiempo. Una razón podría ser que ha seguido los consejos de Sam Harris y ya no tiene que soportar la carga de la mentira que pesa sobre tantos CEOs y personas exitosas. Quizás nosotros somos simples mortales, podemos hacer lo mismo, ¿eh?

3. Longitud (Recomendado por Sir Richard Branson)

Subtítulo: La verdadera historia de un genio solitario que resolvió el mayor problema científico de su tiempo

Autor: Dava Sobel

Resumen de 10 segundos: “En completa oposición a la comunidad científica, un ingeniero autodidacta imaginó e inventó una serie de relojes que podrían mantener un tiempo preciso en el mar, haciendo posible que las naves conozcan exactamente en qué lugar de la tierra se encuentran.”

Por qué vale la pena leer: si bien hay docenas de libros de negocios sobre innovación, la mayoría asume que la colaboración es la raíz de la innovación. Este libro ilustra lo que todo historiador de la ciencia sabe: que la innovación siempre tiene lugar en oposición a la sabiduría convencional que surge cuando el colaborador trabaja para “avanzar en la misma línea”.

4. El gen deportivo (recomendado por Mark Cuban)

Subtítulo: El gen deportivo: dentro de la ciencia del rendimiento deportivo extraordinario

Resumen de 10 segundos: “A través de conversaciones con destacados científicos y campeones olímpicos, y entrevistas con atletas que tienen mutaciones genéticas raras o rasgos físicos, los libros nos obligan a reconsiderar la naturaleza del atletismo y volver a analizar la controversia entre naturaleza y nutrición”.

Por qué vale la pena leer: Probablemente el consejo de éxito más común que se haya dado es “Haz lo que amas”. La mayoría de la gente ama lo que es bueno y no le gusta lo que debe luchar para dominar. Lo más probable es que, si eres un “natural” en algo, esa es la carrera que debes seguir. Por el contrario, si eres miserable en el trabajo, probablemente estás luchando contra tu genética … independientemente de cuánto dinero estés ganando.

5. El comienzo del infinito (recomendado por Mark Zuckerberg)

Subtítulo: Explicaciones que transforman el mundo

Autor: David Deutsch

Resumen de 10 segundos: “En este amplio libro, las teorías de la evolución, la física cuántica, el conocimiento y la computación se muestran para aplicarse a una amplia gama de cuestiones y problemas no resueltos, como la fuente de la creatividad, la existencia del libre albedrío, y el futuro de la especie humana”.

Por qué vale la pena leer: habla acerca de tener una idea general! Este libro (que se basa en el trabajo anterior de Deutch The Fabric of Reality) te invita a reconsiderar virtualmente todo lo que sabes sobre la ciencia y cómo se aplica a las grandes preguntas que nos siguen atormentando. Por cierto, este libro es sorprendentemente legible, dada la naturaleza compleja de gran parte de su tema.

6. Varias oraciones cortas sobre escritura (recomendadas por Jack Dorsey)

Autor: Verlyn Klinkenborg

Resumen de 10 segundos: “Este libro se propone a ayudarnos a ‘desaprender’ la sabiduría convencional sobre la escritura, como la importancia de oraciones temáticas y contornos, y que la escritura creativa requiere genio. En cambio, revela que escribir es más sobre pensar, notar, y aprender a involucrarse en el acto de escribir”.

Por qué vale la pena leer: a pesar de cómo el editor ha posicionado este libro, no es un “cómo hacerlo” sino más un “cómo hacer” para acuñar una frase. Mira, la escritura clara nunca ha sido más importante, especialmente ahora que los ensayos cortos se están convirtiendo en los puntos de lanzamiento para muchas reuniones de negocios.

Desafortunadamente, la mayoría de la gente teme escribir, sobre todo porque les enseñaron a escribir usando una metodología inventada por los pedantes del siglo XIX. Sin embargo, no tiene por qué ser así para ti o para nadie más.

7. Creación (recomendado por Jeff Bezos)

Subtítulo: la vida y cómo hacerlo

Autor: Steve Grand

Resumen de 10 segundos: “famoso para la programación de un juego que simula la evolución, el autor pone en marcha en una meditación filosófica que es anti-reduccionista, antimaterialista, y (hasta cierto punto) anti-mecanicista, donde la materia, la vida, la mente y la sociedad en su visto como diferentes niveles de la misma cosa”.

Por qué vale la pena leer: Este libro desafortunadamente agotado es el complemento perfecto para “El comienzo del infinito” recomendado anteriormente. Cuando el libro se ve desde la perspectiva general, este libro se ve desde la imagen pequeña hacia arriba, específicamente cómo se ve el universo desde el punto de vista de un programador muy dotado. Cosas fascinantes.

Si eres un inversor, una persona de negocios o alguien que lucha por la grandeza financiera, Warren Buffett podría ser el modelo a seguir perfecto.

Buffett es conocido por su participacion en Berkshire Hathaway, que posee marcas como Duracell, Fruit of the Loom y Geico. Con un valor neto estimado por Forbes de casi $65 mil millones, algunos podrían decir que Buffett conoce las maneras de construir riqueza mejor que nadie. Pero la forma en que construyó su riqueza es especialmente impresionante.

El Oráculo de Omaha vino de comienzos relativamente humildes. En sus primeros años, ganó dinero en todo, desde la venta de periódicos hasta la venta de pelotas de golf. Entre su determinación y su sagacidad comercial, acumuló un valor neto de $1 millón cuando cumplió 30 años.

Entonces, si estás buscando información sobre cómo ganar un millón de dólares, él es el tipo a seguir. Aquí hay seis consejos para hacer $1 millón a la manera de Warren Buffett.

Desarrollar una mentalidad emprendedora temprano

Buffett no esperó hasta más tarde en la vida para tomarse en serio los negocios. Como adulto joven, tenía la habilidad de pensar fuera de la caja y encontrar formas creativas de ganar un dólar, que es la forma en que acumuló un patrimonio neto de $6,000 a la edad de 15 años.

Tenía un trabajo entregando el Washington Post, además de un negocio de pulir autos y un negocio de máquinas de pinball. Entonces, aprende de Buffett: si quieres ganar millones, no lo pospón hasta que seas mayor. Comienza ahora y comienza pequeño. Busca maneras de ganar más dinero, y una vez que ganes dinero, comienza a invertir.

Las personas que comienzan a invertir temprano en la vida ahorran más y obtienen los beneficios del interés compuesto, dijo Joshua Wilson, socio de Fort Worth, Texas, y director de inversiones de WorthPointe Wealth Management.

“Las personas que comienzan temprano también tienden a ser más conscientes financieramente en otras áreas, por lo que comenzar jóvenes tiende a tener un efecto bola de nieve positiva”, dijo. “Tienden a notar las áreas de desperdicio antes, y encuentran formas de aplicar la sabiduría de inversión a otras partes de sus vidas”.

Reinvierte tus ganancias

Si incursionas en diferentes inversiones y tienes la suerte de obtener ganancias, no tomes tu dinero y corras, reinviertelo. Construir riqueza requiere un pensamiento a largo plazo y la voluntad de negar la gratificación instantánea. Buffett ha ganado dinero al reinvertir las ganancias en sus negocios.

Cuando era adolescente, Buffett se asoció con un amigo y comenzó un negocio de máquinas de pinball. El par comenzó con una máquina y una inversión de $25. En lugar de gastar todas sus ganancias en cosas de adolescentes, usaron el dinero para comprar máquinas adicionales. Eventualmente, tenían ocho máquinas en múltiples ubicaciones.

Una vez que los socios comerciales se separaron y vendieron el negocio de las máquinas de pinball, Buffett utilizó parte de sus ganancias para comenzar otro negocio.

Es genial ser optimista sobre las empresas, pero no siempre tienen éxito, dijo Neil Napier, CEO y fundador de KV Social, una compañía que ofrece soluciones de marketing en redes sociales. Reinvertir las ganancias es una gran manera de cubrir tus apuestas.

“Cada mes, aparta entre 10 y 25 por ciento de tus ganancias, y reinvierte esas en diferentes negocios”, dijo. De esta forma, incluso si una industria colapsa, “tienes algunos activos asegurados en otra parte”.

Minimiza la deuda y el endeudamiento

Puede que estés familiarizado con el dicho: “Tienes que gastar dinero para ganar dinero”. Básicamente, eso significa que debes invertir dinero para obtener un beneficio. Algunas personas dependen de préstamos comerciales para iniciar o expandir una empresa, que a menudo es la única forma de convertir una idea en una realidad.

Sin embargo, para ganar millones de dólares de la manera Buffett, evita deudas y préstamos innecesarios con tarjetas de crédito.

En un discurso de 1991 en Notre Dame, Buffett dijo que había visto a muchas personas fracasar “por el licor y el apalancamiento”. Y dijo que Donald Trump había fracasado debido al apalancamiento.

“Simplemente se encaprichó con la cantidad de dinero que podía pedir prestado, y no pensó lo suficiente en cuánto dinero podría devolver”, dijo Buffett.

Pero los inversores en general no necesitan apalancamiento. “Si eres inteligente, ganarás mucho dinero sin pedir prestado”, dijo Buffett. “Nunca tomé prestada una cantidad significativa de dinero en mi vida”.

Buffett prefiere comprar compañías con poca o ninguna deuda, y usa el apalancamiento solo cuando puede aumentar el rendimiento del capital. Wilson estuvo de acuerdo en que deberías tener cuidado de no asumir demasiadas deudas.

“La mayoría de los préstamos son esencialmente anti-inversión, tiene rendimientos negativos”, dijo. “No hay mayor predictor de éxito futuro que la capacidad de retrasar la gratificación, y esa es esencialmente la clave de la filosofía de Buffett”.

Si estás tratando de ganar millones de dólares y debes pedir prestado, solo pide prestado lo que necesitas a un tipo de interés bajo y fijo. Luego, paga la deuda tan pronto como puedas.

Vive con sencillez

¿Te preguntas cómo hacer millones como Buffett? No olvides imitar su estilo de vida además de seguir algunas de sus estrategias de inversión. Por lo general, mientras más personas ganan, más gastan. Mejoran sus estilos de vida con casas más grandes, automóviles de lujo y mejores vacaciones. Pero Buffett toma un enfoque diferente.

A pesar de sus miles de millones, vive una vida sencilla y modesta. Buffett actualmente reside en la casa de Omaha que compró en 1958 por $31,500. Solo gana un sueldo base de $100,000 al año, y no se deja seducir por los automóviles de lujo o las propiedades de la isla.

Mientras más gastes, más tiempo te llevará ganar tu primer $1 millón. Si vives de forma sencilla y minimizas los gastos, hay más oportunidades para ahorrar, invertir y obtener intereses combinados. Sigue la forma de vida de Buffett, y podrías tener un patrimonio neto mayor que las personas que se mantienen al día con los Jones.

Nunca dejes de aprender

No necesitas un título universitario para ganar millones. Pero según Daniel Nyiri, fundador y CEO de la compañía de entrenamiento personal 4U Fitness, necesitas alimentar tu mente. Hacerlo puede mejorar tus habilidades financieras y ayudarte a adquirir una comprensión profunda de cómo funcionan las diferentes inversiones y negocios.

Buffett podría ser un genio de la inversión, pero ese hecho no le impide leer y construir sobre lo que ya sabe.

“Buffett dice que lee al menos cuatro horas por día”, dijo Nyiri. “Si quieres ser millonario, debes ser el mejor en algo, y la única forma de salir adelante es seguir alimentando tu mente”.

Se informa que Buffett pasa gran parte del día leyendo periódicos, libros, estados financieros e informes. De acuerdo, la persona promedio no puede dedicar esta cantidad de tiempo a la lectura. Sin embargo, lo que puede hacer es aprovechar cada oportunidad de aprendizaje, como por ejemplo:

* Asistir a conferencias y seminarios de negocios e inversiones

* Tomando cursos en línea

* Encontrar un mentor de negocios

Rodéate de personas que te motivan

Buffett ha dicho que es inteligente pasar el rato con personas mejores que tú. “Elije a los asociados cuyo comportamiento sea mejor que el tuyo, y desviate en esa dirección”, dijo.

Recuerda siempre que las personas en tu vida pueden motivarte a hacer el bien o el mal. Para hacerlo bien, debes copiar personas exitosas. Tal vez por eso Buffett se rodea de gente de negocios como Bill Gates, un amigo de 25 años.

El punto es simple: para ganar más dinero, elije a tus socios sabiamente. No tienes que evitar a tus amigos rotos. Pero como explicó Nyiri, no te convertirás en millonario si pasas el tiempo con personas que ponen excusas o te dicen que no puedes hacer algo.

Entre su enfoque de inversión, filosofías de negocios y estilo de vida simplista, Buffett es un modelo financiero a seguir. No tienes que imitar todos sus movimientos, pero si incorporas algunas de sus estrategias, puedes descubrir un camino hacia la libertad financiera.

Algún día descubriremos la forma de curarlo todo… Tras mucho investigar y dar vueltas… Después de soportar grandes conflictos y pelearnos por patentes y fórmulas…

Después de perder la mayor parte del tiempo y del camino discutiendo quién se cuelga la medalla… Y ese día nos quedaremos perplejos al darnos cuenta de que el antídoto para nuestros males y dolores ha estado ahí siempre, ante nuestros ojos, y hemos sido incapaces de verlo.

Por nuestra manía de no ver lo obvio y despreciar lo sencillo. Por el hábito de no valorar lo pequeño y dar por hecho que todo es nuestro sin agradecerlo.

Por nuestra insistencia en no comunicarnos y ahorrar palabras y eludir emociones, dejarlas encerradas en la memoria y sacarlas solo para retorcernos de dolor y angustia. En nuestro afán por no demostrar y negar, por prohibir y callar, por reprimir cualquier gesto que parece que nos haga débiles, por el terror inconfesable que tenemos a sentirnos vulnerables…

Cuando en realidad nos hace humanos, elásticos, asequibles… Nos convierte en seres amables capaces de sentir y decidir desde el corazón. Porque cada vez que demostramos lo que sentimos, somos más fuertes e inquebrantables.

Cuando nos digan que la vacuna contra nuestras penalidades eran las palabras que no hemos dicho y las lágrimas que no hemos llorado… Cuando nos muestren lo mucho que calma y cura un abrazo y un decir “lo siento” y admitir errores y aprender de ellos. Lo mucho que descarga una charla entre amigos y la placidez que se siente dejando de controlar al mundo para que no te arañe. Cuando nos cuenten que la medicina que necesitábamos era perdonar y perdonarnos…

Cuando nos digan que cada vez que pisoteábamos a otros era como si nos lo hiciéramos a nosotros mismos porque estamos fabricados de la misma substancia y todo lo que afecta a unos afecta a otros…

Cuando nos cuenten que cada injusticia que hemos cometido se nos ha enquistado en una parte del cuerpo y nos quema por dentro como si fuera propia, que algunos la llevan cargada en la espalda y les pesa y otros la acumulan en el pecho y les acelera el corazón… Cuando sepamos que mirar a otro lado no borra lo que pasa, sino que lo hace más terrible…

Cuando admitamos que sólo nos hacía falta un poco de empatía y compasión para con otros y con nosotros mismos, que sólo necesitábamos escuchar y no pasar de largo ante el dolor ajeno. Cuando seamos capaces de decirnos a nosotros mismos que tenemos tanto miedo que a veces huimos y otras atacamos para poder soportar la angustia que nos supone sentir y no controlar lo que sentimos…

Cuando advirtamos que nos cubrimos de excusas para no hacer y luego nos dedicamos a culparnos y culpar a otros de nuestras “no decisiones” y del dolor que soportamos por ser incapaces de asumir responsabilidades…

Cuando sepamos que lo único que debíamos hacer era respetarnos y amarnos. Aceptarnos y aceptar a los demás tal y como son.

Ayudarnos a superar las cuestas más duras para ser más grandes…

Hacer el camino acompañados y contemplar cada detalle como si fuera único, como si fuera aún más efímero, como si fuera mágico.

Cuando descubramos que sólo hacía falta dar las gracias por todo lo que tenemos y soñar con cambiar lo que no era justo…

Cuando nos demos cuenta de que el remedio estaba dentro de cada uno de nosotros y sólo necesitábamos creérnoslo y compartirlo… Confiar que sabríamos cómo hacerlo si éramos sinceros y humildes, si lo deseábamos tanto que no nos conformaríamos con menos y obraríamos milagros.

Algún día descubriremos que lo grande subyace en lo pequeño.

Que lo más difícil vive en lo sencillo, en lo básico.

Que la felicidad es salud y la salud es felicidad.

Que la belleza es el amor que damos.

Que, a veces, lo que más importa desaparece cuando dejas de apreciarlo y hay que cazarlo al vuelo.

Que la respuesta está en nosotros. Ha estado siempre esperando a ser rescatada de entre la maraña de egos y miedos absurdos.

Algún día descubriremos que sólo debíamos fluir y hemos pasado siglos contenidos, estancados, asustados, avergonzados de ser nosotros mismos… Que lo sencillo era la respuesta…

Algún día sabremos que el antídoto eran las palabras y que hemos pasado mil años sin aprender a usarlas…

Algún día… Quizás no está lejano.

En México sólo el 32% de los adultos cuenta con educación financiera, según un estudio elaborado por la George Washington University School. En países como Suecia o Noruega, el 71% de los adultos maneja y entiende muy bien este tema.

Ahorro, inversión, crédito y seguros son algunos de los conceptos que aparecen en nuestra vida diaria, pero que, a veces, no tenemos claros.

Sí, la educación financiera en nuestro país es escasa. Sin embargo, es frecuente escuchar a personas que dicen que con sólo “decretar” pueden “atraer la riqueza”. Es decir, dejan que sus finanzas personales sean conducidas por el pensamiento mágico.

Confían más en las “leyes del universo” y el “karma”, que en simples matemáticas, la cultura del ahorro e instrumentos de inversión.

A continuación, presentamos algunos conceptos de pensamiento mágico financiero que debes dejar de usar en tu vida diaria.

1. Decretar

Según dicen, la forma en cómo piensas y hablas influye en cómo la riqueza llega a ti. Por ejemplo, si siempre te expresas en términos de escasez, limitaciones, pobreza, tiempos difíciles o deudas, estas palabras evitan que el dinero llegue a tus bolsillos o cuenta bancaria.

Pero si invocas las palabras de “abundancia”, como riqueza ilimitada, oportunidades y prosperidad. El resultado será que atraes el dinero.

Por supuesto, todo eso es mentira. Si así fuera, ya seríamos tan acaudalados como Bill Gates o Carlos Slim.

2. Inhibidores y potenciadores de la riqueza

Para las personas que creen que esto funciona, significa la postura que adoptamos ante el dinero en todos los aspectos de la vida. Claro, todo en términos de lo que nos ayuda a atraer riqueza y lo que la aleja, por ejemplo, palabras, personas que nos rodean, limitaciones, etc.

Otra mentira, como si otros factores no influyeran: nivel educativo, economía del país, desventajas sociales, oferta de empleo, etc.

3. Tus amistades y familia

Los que saben de esto, dicen que tu familia y amigos también influyen en que la riqueza llegue hasta ti. Según, si ellos tienen menos dinero, se quejan de la economía del país, habla de situaciones complicadas y demás, entonces evitan que el dinero, las oportunidades y otras cosas “buenas” te encuentren.

Esto es mentira, equivale a decir que “los pobres son pobres, porque quieren”.

4. La dura realidad

Si piensas que la vida es difícil, quiere decir que tienes una visión que en nada te beneficia a atraer la riqueza. Básicamente, si para ti el dinero no tiene importancia, entonces “inhibes la riqueza”.

El dinero nos importa a todos, sin embargo, para algunos es una de sus prioridades y para otros no lo es. Cada quien le asigna el lugar que quiere en su vida y eso no quiere decir que no busquen un mejor sueldo o superarse.

Además, hay factores económicos externos que a todos nos tocan, y que el pensamiento optimista no es suficiente para evitar que nos afecten.

Tengo una idea de negocios y estoy un millón por ciento segura de que sería un gran éxito. Pero, ¿qué hago ahora? Tengo mi idea, mi investigación y mi plan de negocios. Sin embargo, no sé qué hacer a continuación ni dinero para invertir. ¿Qué haría si estuviera en mis zapatos? 

– Natalie English, Reino Unido

Suena a que estás en una gran posición, Natalie. ¡Yo desearía estar un millón por ciento seguro de que un nuevo negocio sería un gran éxito!

Aunque no conozco los pormenores de tu proyecto, puedo recomendar el camino que tomó un ganador reciente de una competencia de empresas emergentes de Virgin. Algunas de las medidas de este negocio joven podrían ser muy relevantes para ti.

Virgin Media Business sostuvo hace poco una serie de competencias de propuestas comerciales en ciudades de todo el Reino Unido e Irlanda como parte de su “Voom Tour”. En cada parada, representantes de empresas emergentes locales tuvieron la oportunidad de presentar sus ideas a un panel de inversionistas, y la propuesta ganadora ganó un premio en efectivo.

Una empresa emergente vegetariana conocida como Project Jackfruit ganó el premio en la parada de Birmingham del recorrido. Project Jackfruit vende varias versiones preempaquetadas y preparadas de la yaca, una fruta del sur de Asia que puede comerse como una alternativa sabrosa a la carne. La joven pareja detrás del proyecto, Abi Robertson y Jordan Grayson, no solo presentaron muy bien su propuesta, sino que también tomaron todas las medidas necesarias para asegurarse de que su negocio estaba progresando constantemente en la dirección adecuada.

Al igual que tú, se encontraron con una idea ganadora pero poco dinero para hacerla realidad. Así que en vez de intentar recaudar dinero con base en su idea nada más, Abi y Jordan primero hicieron que sus amigos y su familia —incluyendo a veganos y a gente que come carne— probaran su comida. A través de este proceso pudieron averiguar qué sabores de yaca funcionaban mejor y hacer cualquier cambio necesario al proceso de cocción.

Con esa fase de prueba inicial completa, Abi y Jordan lograron reunir juntos el dinero suficiente para llevar su producto a un festival de alimentos veganos. Ese fue el gran momento de la verdad: la pareja supo que a la gente le gustaba su comida pero, ¿la comprarían?

La respuesta fue sí. Abi y Jordan vendieron cientos de porciones. Crucialmente, también recibieron la respuesta de los clientes, lo cual les permitió crear sabores adicionales de yaca. Las ganancias que obtuvieron en el festival le permitieron a la pareja trabajar en otros aspectos de su negocio, incluyendo la marca y la producción.

Para cuando subieron al escenario del Voom Tour, Abi y Jordan ya habían encontrado a sus clientes y completaron la investigación de mercado necesario, con lo cual comprobaron la viabilidad de su negocio. Ese fue un factor crítico a la hora de convencer a los jueces de que valía la pena respaldar financieramente Project Jackfruit.

Justo antes de ganar en Voom, Abi y Jordan lanzaron una campaña de financiación colaborativa para aprovechar el ímpetu. Y así como lo hizo con su victoria en la competencia de propuestas, la pareja probó que es mucho más fácil convencer a los extraños de respaldar tu negocio cuando pueden ver que ya has tenido éxito.

Esta lógica también puede aplicarse a la siguiente etapa en el ciclo de financiamiento de una empresa emergente: si grandes inversionistas y firmas de capital de riesgo ven que ya has tenido una campaña de financiación colaborativa exitosa, tendrán la prueba que necesitan de que tu negocio puede capturar la imaginación de la gente y podría ser más probable que inviertan.

Obtener el respaldo de un inversionista o convencer a cientos de personas de donar a tu campaña de financiación colaborativa podría sonar apabullantes pero, como lo demuestra Project Jackfruit, hay pasos gestionables que puedes tomar para llegar ahí. Actualmente, los emprendedores tienen acceso a muchas rutas de financiamiento distintas. Además, muchas necesidades empresariales básicas, como un sitio web, requieren poco o nada de dinero para establecerse.

Sin embargo, sería tonto pensar que todas las barreras y oportunidades que enfrentarás como joven emprendedora girarán en torno de las finanzas… no es así. Algo que recomendaría mucho es que encuentres un mentor, de preferencia alguien que tenga experiencia en tu industria.

Al igual que con el financiamiento, encontrar un mentor en un principio podría parecer una tarea abrumadora, pero no es tan difícil como suena… todo lo que debes hacer es preguntarle a alguien. Después de haber asesorado a muchos emprendedores yo mismo, puedo asegurarte que es un proceso de ida y vuelta. Ambas partes aprenden mucho. Cualquier fundador que valga la pena estará feliz de darte algo de tiempo si puede hacerlo; podrá beneficiarse de conocerte a ti y a tu idea. Y si de verdad le gusta, ¡podría invertir!

Natalie, si radicas en Escocia o Inglaterra, te animo a que contactes a Virgin StartUp, nuestra empresa sin fines de lucro que trabaja a favor de los emprendedores. Junto con la oferta de préstamos respaldados por el gobierno para empresas emergentes con tasas de interés bajas, Virgin StartUp también puede asignarte un mentor adecuado.

Si tu idea de negocio de verdad es tan buena como crees, una falta de financiamiento no se interpondrá en tu camino… mientras trabajes arduamente y busques un poco de dirección.

¡Mucha suerte!

Sin dinero, no hay problema

Si tienes una gran idea de negocio, pero no muchos recursos financieros, sigue los siguientes pasos para hacer que tu proyecto despegue:

• Encuentra a un mentor. Tener a alguien que pueda ofrecer su experiencia y apoyo es crucial Busca profesionistas en tu red que tengan experiencia en tu industria.

• Ponlo a prueba. Encuentra amigos y familiares que estén dispuestos a darte su opinión. Utiliza sus recomendaciones para ajustar a la perfección tu producto.

• Véndelo. Busca clientes reales —en la calle, en línea, en un festival o en otros grupos que tengan productos similares a los tuyos— para ver si la gente está dispuesta a pagar por lo que ofreces.

• Sigue ajustando todo. Utiliza la respuesta que recibiste de tus primeros clientes para hacer más cambios a tu producto.

• Invierte. Toma cualquier ganancia, por pequeña que sea, de tus primeros clientes e inviértela en la marca y la mercadotecnia para que se corra la voz.

• Ponte a prueba. Ve si tu negocio tiene lo que se requiere para ganar una competencia de propuestas, como las que organiza el Voom Tour de Virgin o lanza una campaña de financiamiento colectivo para determinar el interés del público.

• ¡Obtén financiamiento! Aprovecha tus primeros éxitos —ya sea en competencias de propuestas o en el estadio del financiamiento colectivo— para convencer a los grandes inversionistas y las firmas de capital de riesgo de que mereces su apoyo financiero.

El impacto de la tecnologí­a en las organizaciones de cualquier tamaño y sector es infinito. Para 2020, el 30% de los ingresos de la industria provendrán de nuevos modelos de negocio, según relevó ManpowerGroup Argentina.

En su más reciente reporte, “De lí­deres tradicionales a lí­deres digitales”, la compañí­a experta en talento asegura que es necesario que esa transformación sea rápida, en el caso de que las empresas quieran aprovechar las oportunidades que traerá ese cambio.

Las organizaciones que asumen este desafí­o son hasta 26% más rentables que sus competidores, y mejoran hasta 12% su valoración de mercado. Entonces, la velocidad con la que se realizan las modificaciones para adoptar este nuevo esquema de negocios, puede significar el éxito o el fracaso.

Implantar una transformación semejante implica que las entidades deben crear unacultura de innovación, de apertura al cambio, y con la posibilidad para tomar riesgos calculados. Es decir, tienen que estar preparadas para cometer errores y corregirlos sobre la marcha para seguir avanzando.

A la vez, los directivos deben estar listos para liderar los nuevos equipos de trabajo. Y a la vez comprender que se tratará de un proceso contí­nuo, y no un proyecto con un inicio y un final.

Según ManpowerGroup, el cambio tiene que comenzar en los niveles superiores. Sin embargo, incluso las organizaciones que están a la cabeza manifiestan que tanto su proyección de liderazgo como sus lí­deres existentes aún no están preparados para afrontar por completo los desafí­os de la transformación digital.

Los retos de cambiar la mentalidad y las habilidades, incluida la resistencia a nuevas formas de trabajar e incluso sentirse abrumado por la complejidad, previenen que muchas organizaciones logren una efectiva transformación digital.

Solo un 47% de los CEO inició esta innovación en sus negocios, principalmente en medios de comunicación, servicios financieros, comercio minorista y sectores de la salud.

Aunque también el 89% de los lí­deres empresariales está planificando, probando e implementando iniciativas digitales.

Otro 34% ya observó una contribución al crecimiento de su negocio.

No todo está perdido

Por más que muchas veces así­ parezca, la transformación digital no tira por tierra todo lo hecho hasta ahora. Según ManpowerGroup, el liderazgo del futuro no consiste en reemplazar todos los atributos de efectividad de base.

En cambio, se aplica la regla 80/20: el 80% de las competencias y facilitadores que siempre generaron que los lí­deres sean efectivos, se mantienen iguales. El otro 20% se compone de las capacidades que antes no eran tan necesarias, pero que ahora resultan esenciales para lí­deres modernos y del futuro.

Entonces, indica la mencionada consultora, la solución no consiste en intercambiar el equipo directivo actual por lí­deres “Millennials”. Los desafí­os hacen que la experiencia acumulada de los jefes sea más intensa, pero no menos importante.

Desarrollar las habilidades crí­ticas y las capacidades de formación de los lí­deres actuales, mientras se los motiva a convertirse en “NextGen”, será un requisito para que las organizaciones puedan transformarse. Además de tener los habilitadores naturales adecuados, todos deben demostrar curiosidad y capacidad de aprendizaje junto con habilidades digitales y experiencia.

La poderosa combinación entre lucidez, adaptabilidad, resistencia y dinamismo constituye una base sólida para la creación de lí­deres efectivos. Los atributos que siguen siendo necesarios son los siguientes:

– Adaptabilidad: sentirse cómodo frente a la ambigí¼edad, complejidad e incertidumbre.
– Dinamismo: tener deseo, energí­a y “hambre de éxito”.
 Resistencia: ser altamente resistente, tenaz y tener tesón.
– Lucidez: ser curioso intelectualmente, agudo y un aprendiz continuo.
– Capacidad de aprendizaje y curiosidad: en un mundo de disrupciones veloces y frecuentes, las nuevas habilidades surgen tan rápido como otras se vuelven obsoletas. Lo que sabes es menos importante que lo que puedes aprender.

Los lí­deres también deben tener una comprensión de las habilidades técnicas requeridas para transformar efectivamente su negocio. Deben rodearse de expertos y tomarse el tiempo para mantenerse informados acerca de las últimas tendencias, desafí­os y oportunidades que enfrenta su organización.

Por otra parte, el 20% compuesto de nuevas capacidades implica una base sólida de habilidades tradicionales de liderazgo y ser capaces además de demostrarlas consistentemente

Los titulares de empresas deben ser capaces de liberar el talento, atreverse a liderar y acelerar el desempeño. Es posible mejorar los conocimientos de los lí­deres existentes y elevar sus capacidades, así­ como ampliar sus habilidades, integrando el grupo de talento con lí­deres digitales de otras empresas que se encuentren en etapas más avanzadas, según sugiere ManpowerGroup.

Liberar el talento

Los lí­deres efectivos necesitan acelerar el rendimiento atrayendo y desarrollando talento de alto potencial desde dentro y fuera de la organización. Deben construir una cultura que fomente la carrera continua para el desarrollo de los individuos y proporcione empleados con un sentido de propósito. Para el éxito de los lí­deres hoy, resulta esencial construir confianza en el liderazgo.

Acelerar el rendimiento

Lograr un desempeño sostenido requiere de lí­deres digitales que puedan equilibrar las estrategias a corto plazo para el desarrollo empresarial. Los lí­deres exitosos ayudan a que los empleados entiendan la importancia de su papel en ayudar a que la organización alcance sus metas y en defender la colaboración multifuncional.

Atreverse a liderar

Se espera que los mandos medios apoyen el cambio, sin embargo a menudo se encuentran atrapados entre objetivos comerciales ambiciosos y procesos que no son óptimos. Equipar a los lí­deres de niveles medio para fomentar la innovación, arriesgarse y tomar decisiones valientes es vital para una transformación efectiva.

Por último, ManpowerGroup reconoce que, para triunfar en la era digital, los lí­deres empresariales deben combinar lo mejor de la inteligencia humana y mecánica, para crear una empresa inclusiva, habilitada para la tecnologí­a y con visión de futuro.

Ser padre es una bendición; una de las razones para vivir más fuertes que encuentro a diario. Me encanta ser padre y disfruto también ver a otros padres en acción.

Pero yendo a lo nuestro, que es emprender, quiero tocar un punto sensible: Los errores que cometemos los padres en la crianza y educación de nuestros hijos y que pueden echar agua fría en el fuego emprendedor del chico.

No hay dudas que todo padre y madre con sentido común anhela lo mejor para sus hijos, tratan de darle la mejor educación posible y dotarlo de herramientas para salir al mundo adulto y transitarlo con éxito.

Yo soy un convencido de que todos nacemos con la capacidad de emprender pero esta capacidad es como un músculo que si no se ejercita y desarrolla se atrofia. Más aún, hace un tiempo escribí una editorial, “Emprender como niños”, que instaba a recuperar la capacidad natural de soñar, animarse, crear, etc.

Por eso, tratá de estar atento de no cometer estos errores que pueden atentar contra el espíritu emprendedor de tu hijo y enfriarlo hasta convertirlo en un esclavo de la frágil seguridad de un salario:

Tu hijo tiene fortalezas: reconóceselas

Los padres solemos cometer el error de pretender que nuestros hijos se conviertan en el alumno modelo, con la creencia (equivocadísima) de que buenas notas es sinónimo de éxito futuro. Con esta pretensión ponemos en riesgo el talento creativo, la facilidad de de relacionarse, la conciencia ecológica, la conciencia corporal y hasta la inteligencia emocional del niño.

¿Ustedes quieren un alumno promedio pero con su potencial en proceso de anquilosamiento?

Tu hijo es único: se respetuoso de su individualidad

Todos en este planeta somos diferente y nacemos con talentos y habilidades personales; por eso cada uno también su propio destino.

Como padres, lo mejor que podemos hacer es ayudar a nuestros sus hijos a encontrar su camino.

Si lo que uno soñaba difiere de lo que el chico quiere, no lo cercene, critique ni desmoralice. Mejor indague un poco sobre la vida de seres que han dejado huella y verá que son muchos “los locos que escribieron la historia”

No se la hagas fácil: dejá que hagan las cosas por sí mismo

Un error muy común que cometemos con nuestros hijos es desligarlos de responsabilidades lo más que podamos, incluyendo los pequeños detalles de la cotidianeidad. Aunque la idea es protegerlos, solo estamos fomentando una incapacidad para enfrentar los retos diarios de la vida y una dependencia de terceros que puede ser nociva en corto plazo.

Asignarle responsabilidades es una caricia estimulante para el autoestima del niño (y una caja de sorpresas para los padres)

Permití que se equivoque

A ningún padre le gusta que su hijo se equivoque. Pocas cosas nos duelen más que ser testigos de su dolor por las consecuencias de sus decisiones (que nosotros consideramos como erróneas). Sin embargo, este un error letal para el emprendedor que todos llevamos dentro. No dejar que el niño tome decisiones, no permitir que se equivoque, coartarle la posibilidad de ser flexible y rectificar, y evitar que sufra consecuencias no es un acto de amor sino un generador de inseguridad, temor y rigidez.

Todos los emprendedores de éxito han necesitado saber tomar decisiones, equivocarse, modificar el rumbo y fracasar como parte de su camino al suceso.

Enseñale a amar el aprendizaje

Aprender no debería ser un camino forzado y lleno de presión. Si el chico crece padeciendo el estudio, probablemente crezca taponando una de las virtudes características del emprendedor: investigar y aprender por cuenta propia. Dejarlo estudiar lo que le gusta es un buen método para que el chico reemplace la obligación por el placer de estudiar.

Apoyalos. No con lo que quieras, sino con lo que necesitan

Nuestros hijos necesitan herramientas para el desarrollo de sus habilidades individuales. Usemos el sentido común y tratemos de darle aquellas que fomenten sus propias Fortalezas y no las que agranden sus Debilidades. A futuro, estarán más preparados para detectar las Oportunidades y las Amenazas.

Una de las decisiones más difíciles que tomarás en tu vida será la de enfocarte 100 por ciento en hacer de tu sueño una realidad. Tal vez hace poco renunciaste a tu trabajo para comenzar tu propio negocio o te acabas de graduar y piensas perseguir tu pasión. De cualquier forma, ahora es cuando realmente comienza tu viaje.

Necesitarás superar varios obstáculos internos y externos que inevitablemente se cruzarán en tu camino. Tarde o temprano tendrás dudas sobre tu habilidad para tener éxito y varias personas te dirán que tu idea no es buena. Dudarás de ti mismo y eso está bien.

Todo líder icónico, desde Thomas Edison hasta Michael Jordan, ha sentido esta incertidumbre de una forma u otra. La diferencia entre aquellos que perseveran de los que se rinden es que están mentalmente preparados para cruzar la línea de éxito. En otras palabras, aceptan lo peor que inevitablemente llegará a su vida y tendrán la fortaleza para continuar.

Cualquiera puede tomar la decisión de comenzar. Aquí hay siete reglas importantes que debes seguir para mantener vivo tu sueño:

1. Siempre tendrás más oportunidades

Ya sea que tengas 20, 30 o 40 años, tienes toda la vida para triunfar. Arianna Huffington creó el Huffington Post cuando tenía 55 años de edad y hoy es uno de los sitios web más exitosos en el mundo. Cualquier cosa es posible.

2. Sé paciente

Alcanzar una meta a largo plazo toma tiempo. Es así de simple. No caigas en la trampa de creer que todos los casos son como Facebook o Snapchat.

3. No te vendas por tan poco

Cuando las cosas se ponen difíciles, es natural perder la confianza en ti mismo. Serás más fuerte mental y físicamente cuando te des algo de crédito. Una cosa es lo que tu mente esté predispuesta a hacerte creer y otra el dolor que realmente puedes soportar.

4. Experimenta, experimenta, experimenta

Ve el fracaso como otra forma de tener éxito, no como un callejón sin salida. Hay un número interminable de formas de encontrar la solución a tus luchas, tu misión es experimentar con estas hipótesis lo más rápido que puedas.

5. Juega algo más grande que tú

La gente normalmente usa la frase “fíngelo hasta que lo logres”, lo cual puede hacer que muchos se equivoquen. Yo personalmente veo esto como aceptar en lo que podría convertirme un día en lugar de hacerle caso a las barreras que nos ponemos a nosotros mismos.

6. Compárate contigo mismo

La única persona a la que deberías superar todos los días es a ti mismo, a nadie más.

7. Acepta tus momentos más difíciles

Cuando las cosas están mal, siempre habrá una luz al final del túnel. Las invenciones más grandes tuvieron que pasar por varios retos antes de alcanzar la grandeza.

Hace algún tiempo, me pidieron que elaborase un position paper sobre las perspectivas de la entrada de Netflix en España, en el que ofrecía un panorama sensiblemente más optimista que el habitual en el momento entre los analistas de mercado.

Esta semana, la compañía ha presentado unos resultados financieros espectaculares, cimentados sobre todo en un incremento de más de 5.2 millones de suscriptores, con un crecimiento obtenido sobre todo a nivel internacional: los suscriptores que ven contenidos en Netflix fuera de los Estados Unidos ya superan a los domésticos.

En España, Netflix ya alcanza el 3.4% de los hogares, dobla su cifra de suscriptores durante el último año, y es el único jugador en ese mercado que sale en la foto con un crecimiento significativo.

El crecimiento de Netflix está asentado sobre una orientación con una marcadísima vocación de largo plazo. Construir la primera cadena de televisión verdaderamente global no es algo que pueda hacerse en un balance previsional a cinco años: las expectativas de la compañía para 2017 eran unos resultados negativos de 2,000 millones, los últimos resultados las incrementan hasta los 2,500 millones, y la idea no solo es que continúe generando flujos de caja negativos durante muchos años, sino que ese sea el indicador de su enorme éxito.

Las evidencias son claras: en la construcción de los nuevos mercados globalizados, quien quiera peces tiene que mojarse…

A cambio, la compañía se ha convertido en todo un fenómeno cultural mundial: su escalada en términos de la popularidad de sus contenidos de producción propia, reflejada en la progresiva relevancia de los mismos en indicadores como las nominaciones a los premios Emmy, tema sobre el que ya escribí el pasado año, continúa claramente este 2017: las compañías tecnológicas acaparan ya un tercio del total, con 91 para Netflix, 18 para Hulu y 16 para Amazon, y tan solo Netflix, que se acerca a duplicar las 54 nominaciones del año anterior, obtiene más nominaciones que la combinación de las cadenas clásicas norteamericanas ABC, CBS y Fox.

¿Qué convierte el éxito de Netflix, cuyas acciones crecieron ayer más de un 10% para alcanzar su máximo histórico y ofrecerían un rendimiento de más de un 15,000% a un inversor que las hubiera adquirido en su salida a bolsa en mayo de 2002, en algo predecible? Simplemente, la evidencia de que la compañía entiende bien lo que implica la construcción del mercado global que proporciona internet.

Cuando Netflix comienza, en el año 1997, como compañía dedicada al envío de DVDs a través del correo ordinario, era simplemente una historia interesante cimentada en una tecnología, la del DVD, que permitía enviarlos de manera razonablemente eficiente en un sobre.

Cuando sus fundadores entienden que internet cambia el mundo y ofrece un canal infinitamente más eficiente en términos de velocidad y ancho de banda, la compañía sale a bolsa, capta los ingresos necesarios para su expansión, y se lanza a un canal que, en aquel momento, suponía una amplia gama de dificultades: el ancho de banda requerido para una transmisión con una adecuada calidad aún estaba lejos de estar garantizado, la tecnología utilizada para salvar esas limitaciones era compleja y con un desarrollo impredecible jalonado por numerosas polémicas, y la industria era un auténtico galimatías de acuerdos de distribución, exclusivas y ventanas de explotación absurdas.

Ahora, Netflix es la novena de las compañías mundiales de internet por ingresos, está valorada en unos 42,000 millones de dólares, es una potencia en términos de una producción propia que desarrolla con un adecuado balance entre lo local y lo global, y cuenta con un sistema de recomendación puntero que le permite inspirar la forma en la que genera y distribuye contenido.

Claramente, es la compañía que ha sabido entender lo que supone la producción y distribución de contenidos de entretenimiento en el siglo XXI, y lo que hay que invertir para construir una posición sólida en ese mercado completamente redefinido.

Los competidores locales o que abarcan unos pocos países ya no cuentan de cara al futuro porque carecerán de las economías de escala suficientes para capitalizar una posición suficientemente sólida en el mercado, y los clásicos de toda la vida, con la posible excepción de una HBO que al menos lo intenta con cierta dignidad, no están siendo suficientemente ágiles como para obtener una posición suficientemente consolidada.

El negocio de los contenidos del futuro pertenece a compañías como Netflix, Amazon, Hulu y unas pocas más que entiendan ese modelo global y sepan explotarlo con la dimensión que precisa.

¿Predecible? No lo sé… a mí, en su momento, sí me lo pareció. Y definitivamente, un caso digno de estudio.

¿Los emprendedores más exitosos son jóvenes? ¡Falso!

Aunque en general se cree que los emprendedores de negocios legendarios son aquellos que alcanzaron el triunfo antes de los 25 años (como Bill Gates, Steve Jobs y Mark Zuckerberg), la realidad es que la mayoría de los fundadores de startups están alcanzando ese momento de plenitud empresarial a la edad de 45 años.

Así lo descubrió un estudio publicado en el Harvard Business Review que analizó los daros demográficos de emprendedores con base tecnológica que han obtenido alguna patente, han recibido capital de riesgo o emplea trabajadores de carreras relacionadas con las ciencias.

Según los investigadores la edad para alcanzar el triunfo en las empresas relacionadas con software y aplicaciones es en promedio de 40 años, (aunque fundadores más jóvenes no son raros). No obstante, los emprendedores en industrias como el petróleo y gas o biotecnología, la edad promedio es más cercana a 47 años.

El estudio también arrojó que muchas de las startups que más resuenan en los ecosistemas emprendedores más robustos del mundo, como Silicon Valley, fueron iniciadas cuando sus fundadores tenían más de 45 años. Este patrón de edad se repite en las empresas que salen exitosamente a cotizar en el mercado de valores.

En otras palabras, cuando observa las empresas más exitosas, la edad media de fundador aumenta, no disminuye. En general, la evidencia empírica muestra que los empresarios exitosos tienden a ser de mediana edad, no jóvenes. En resumen: entre aquellos que han comenzado una empresa, los empresarios de mayor edad tienen una tasa de éxito sustancialmente mayor.

Las causas parecen ser muy variadas, pero se resumen a un factor fundamental: experiencia laboral. Los emprendedores con al menos tres años de experiencia laboral previa en la misma industria que su startup tienen un 85% más de probabilidades de lanzar una startup de gran éxito.

Este resultado contradice la creencia generalizada que asegura que el emprendimiento es solo algo para las personas más jóvenes.

¿Y Steve Jobs, Bill Gates y todos los demás?

El estudio encontró que si bien las empresas de leyendas como Bill Gates, Steve Jobs, Jeff Bezos o Sergey Brin y Larry Page nacieron cuando ellos eran más jóvenes, las tasas de crecimiento de sus negocios en términos de capitalización de mercado alcanzaron su punto máximo cuando estos fundadores eran de mediana edad. Por ejemplo, Steve Jobs y Apple introdujeron la innovación más lucrativa de la compañía, el iPhone, cuando Jobs tenía 52 años y la tasa de crecimiento de la capitalización futura de Amazon fue más alta cuando Bezos tenía 45.

Posiblemente uno de los problemas más frecuentes en las organizaciones no sea la ausencia de ideas o proyectos, sino la capacidad de mantener la motivación de la gente para llevarlos adelante. Ante esto, solo los líderes realmente eficaces serán quienes triunfen en ese desafío.

Luego de haber entrevistado, analizado y observado la conducta de muchos de ellos, aquí les dejo sus principales enseñanzas.

1. Resetear cada tanto

Tal como sucede con las computadoras, a las que cuando se tildan hay que reiniciar, lo mismo debe ser hecho con los equipos. Periódicamente hará falta rever algunas normativas, revisar objetivos o ajustar algunos miembros y sus relaciones.

No está mal este “volver a cero” ya que no equivale a regresar al principio, sino más bien a reformular radicalmente aquello que lo amerite. En sentido inverso, corresponde a un acto suicida el obsesionarse con un respeto incondicional a lo planteado primeramente, y aferrarse a ello tal si fuese un libro sagrado.

2. Dejar que fluya la comunicación. ¡Pero conducirla!

Es falso que el mero hecho de confesar aquello que a uno aqueja es en sí mismo un acto curativo.

Si bien Freud, con la creación de la catarsis como herramienta terapéutica logró grandes avances, es necesario decir ahora que los problemas no se resuelven solo hablando.

La recomendación aquí, basada en la experiencia analizada de múltiples líderes exitosos, indica la necesidad de generar un espacio en el que la gente pueda efectivamente manifestarse y comentar todo aquello que le parezca importante (incluidos sus problemas).

Pero es igualmente vital que esa comunicación sea conducida por vías saludables, es decir, evitar el camino hacia la queja y guiarla hacia propuestas y soluciones capaces de ser aplicadas en la organización. De lo contrario solo tendremos grupos de autoayuda y no equipos de trabajo eficaces.

3. No confiar solo en los método

Para toda organización es indispensable contar con métodos de trabajo y eso implica mejorar permanentemente sus procesos de gestión.

Nociones como las de planificación, fijación de objetivos, controles periódicos, entre otras, son la condición de toda organización moderna. Sin embargo, esto no debe confundirnos y hacer que nos olvidemos de las personas.

Los métodos son buenos en tanto y en cuanto estén de nuestro lado. Fundamentalmente, tenemos que ser plenamente conscientes de que son aplicados por personas y como tal estas son falibles. En consecuencia, para lograr resultados extraordinarios y sostener la motivación resulta clave monitorear permanentemente a las personas más allá de lo que mandan las planillas Excel.

4. Afiliación y sentido de pertenencia

Fue Abraham Maslow el que en la década del 50 mostró con claridad en su pirámide de las necesidades que el sentido de afiliación resulta vital para todos los seres humanos.

Una de las cosas que he comprobado a través del tiempo es que el descenso en el entusiasmo de los equipos, a veces tiene que ver con el debilitamiento de sus lazos.

Por lo tanto, el líder, si quiere mantener vivo el deseo de los miembros, debe estar perfectamente seguro de la salud de sus vínculos. En este sentido, resulta muy útil la conversación periódica con cada uno y la observación de los comportamientos grupales. Si detectamos que algo no anda bien, debemos tomar cartas en al asunto, aprontando su resolución.

5. Echar una pizca de competitividad

Cada vez que me preguntan si es bueno generar competencia entre los colaboradores mi respuesta siempre es la misma: “Todo depende de en qué medida”.

Si bien no hay una regla universal aplicable, sí puedo afirmar que una competencia interna dentro de determinados límites, controlados, resulta una interesante herramienta para despertar a quienes se hallan inmersos en su tibia zona de Confort dado que a nadie le gusta sentirse menoscabado o salir mal puntuado en el ranking grupal.

6. Detonar el orgullo grupal

El orgullo es un sentimiento capaz de generar una alta cohesión grupal y además, lograr que las personas realicen un esfuerzo extraordinario.
Cuando un competidor nuevo se instala cerca de nosotros o un cliente pone en duda nuestra calidad de producto o servicio, el líder debe utilizar estas cuestiones para apalancar la autoestima grupal. Así, podrás ver cómo el equipo anteriormente mediocre se transforma paulatinamente en una construcción superior.

7. Crea islas en el océano

Es usual que los miembros del equipo consideren titánica su tarea, viendo a sus metas como el
horizonte en el mar: siempre lejano. Entonces, es conveniente detenerse en mojones que permitan un descanso, pero en simultáneo valorar el camino hasta allí recorrido.

Como ejemplo, muchos corredores de fondo utilizan como técnica de fortaleza mental pensar en los kilómetros ya pasados antes que a los que aún faltan atravesar. Concretamente, si se plantean objetivos anuales, es bueno utilizar reuniones periódicas en las que se destaquen los avances hasta allí conseguidos.

8. Prestar atención a sus problemas cotidianos y ser práctico para resolverlos

Pienso que uno de los errores más frecuentes en el liderazgo es minimizar la importancia que los colaboradores atribuyen a sus dificultades. Si entiendes esto con detenimiento, podrás enfocarte positivamente en las soluciones, antes que a quejarte por su posible falta de visión o tendencia a la queja.

9. Ampliar su espectro de saber, generando instancias de aprendizaje.

¿Cómo y cuánto debe saber un empleado para hacer bien su tarea?

Esta respuesta únicamente podrá ser respondida si tenemos claros sus descriptivos de puesto. Sin embargo, es vital concientizarse que ese saber no se agota en el cargo actual. Por ende, si el colaborador tiene la oportunidad de ir a cursos aparentemente no relacionados con su actividad actual se sentirá apreciado por la empresa.

Un ejemplo de esto es enviar a una persona de logística a un curso de Gestión de proyectos o a un personal de ventas a uno que enseñe a dominar planillas de cálculo.

10. Fomentar espacios de trabajo comunes, evitando el aislamiento

Tal como decía más arriba la noción de comunidad permite sentirse parte de algo mayor. El hecho de sentir que hay otros compañeros atravesando situaciones similares a la nuestra, ya sea compartiendo éxitos o dificultades, nos brinda un bienestar emocional y una red de contención mutua.

11. Permitir el desarrollo de la expresión individual

El trabajo en equipo supone una paradoja en sí mismo: por un lado es la apología de la individualidad, y por el otro exige estándares comunes de actuación. Acerca del primero de esos puntos, el líder debe proporcionar los espacios propicios para que cada quien pueda manifestar sus ideas y sobre todo tomar decisiones de forma autónoma, aunque eso implique criterios diferentes a los colectivos.

El líder debe lidiar con esta contradicción, evitando el falso dilema entre lo individual y lo grupal. Debe, en síntesis, aprovechar la potencia individual y encauzarla hacia el equipo. Solo de esta forma se logrará un real fenómeno sinérgico.

La edad media idónea del emprendedor es de 45 años, así lo dice un estudio realizado recientemente por Harvard Business Review sobre los pequeños negocios de Estados Unidos, el país por excelencia del emprendimiento. Los datos que reflejan este informe desmienten la creciente creencia de que el emprendedor solo puede ser joven.

De hecho, la edad promedio del total de nuevos empresarios que fundaron una pequeña empresa es de 42 años, aunque el estudio incide en que, en este caso, son pequeños negocios sin una gran oportunidad de crecimiento.

Es decir, actividades tradicionales en las que la competencia es muy grande, como “tintorerías y restaurantes”, explica el informe de la prestigiosa universidad. Sin embargo, los emprendedores de 45 años son los que más posibilidades tienen de crear una startup de base tecnológica de éxito, lo que acaba con el mito de que solo pueden triunfar los jóvenes emprendedores.

Desmintiendo el mito del joven emprendedor

“Cuando analizamos a los fundadores que han ganado premios TechCrunch en la última década, la edad promedio en el momento de la fundación era de solo 31 años”, señala Harvard Business Review. Sin embargo, Paul Graham, cofundador de Y Combinator, comenzó a grabar las entrevistas que él y sus socios sostenían con emprendedores con el fin de invertir en sus proyectos.

Al revisar las imágenes, se centró en aquellas que mantuvo con startups que posteriormente habían fracasado con la intención de aislar los patrones que presagiaban una mala inversión, a los que denominó como “predictores negativos”. Es aquí cuando se concienció de la existencia de una tendencia que solo afectaba a sus intereses de inversión: los socios tendían a ser recelosos de los emprendedores más mayores.

“El punto de corte en la cabeza de los inversores es de 32 años. Después de los 32, empiezan a ser un poco escépticos”, bromeó Graham en la presentación de uno de sus proyectos. A lo que añadió que “puedes ser engañado por cualquiera que se parezca a Mark Zuckerberg”.

En este sentido, Harvard Business Review se centró en el estudio de negocios que tienen un espíritu más cercano al emprendimiento en alta tecnología, utilizando una serie de indicadores como si la startup obtuvo una patente, si recibió inversión de capital de riesgo o dónde estaba ubicada la empresa. Teniendo en cuenta estos parámetros, el informe concluyó que la variación de la media de edad entre los emprendedores de los distintos sectores de actividad es significativa.

Así, en las startups de softwares informáticos, la edad promedio es de 40 años. Hay una falta de emprendimiento juvenil en otros sectores como el del petróleo, el gas o la biotecnología, donde la media de edad alcanza los 47 años.

Asimismo, Harvard Business Review destaca que las startups tecnológicas que más han triunfado a nivel mundial fueron fundadas por emprendedores de 45 años. Del mismo modo, el patrón de edad se repite en startups que crecieron hasta llegar a cotizar en el mercado de valores.

Por otro lado, el informe también demuestra que la edad es similar en las empresas que lograron el crecimiento de ventas más rápido. Es decir, los datos manifiestan que los emprendedores de éxito suelen ser de mediana edad.

¿A qué se debe el éxito de los emprendedores cuarentones?

Harvard Business Review ha explicado que “aunque hay muchos otros factores que pueden explicar la ventaja de la edad en el emprendimiento, encontraron que la experiencia laboral juega un papel crítico”.

En comparación con los emprendedores que no tienen una experiencia laboral muy amplia, aquellos con, al menos, tres años de oficio en la misma industria tienen un 85% más de probabilidades de crear una startup de éxito.

Es típico, en la ciudad de Buenos Aires, que en los días de lluvia, aparezcan en las esquinas céntricas vendedores de paraguas, aprovechando la oportunidad de vender dicho artículo a quienes están obligados a caminar en esas circunstancias climáticas, sin poseer el dichoso protector ante el agua. Ese era mi caso. Por cuestiones laborales tuve que desplazarme por el centro, en un día muy lluvioso, y como comenté, sin paraguas.

Al salir del subte, y por precaución de no quedar empapado, me acerqué a un muchacho que tenia dos tipos de paraguas, unos más largos que otros, de precios distintos. De eso me entere al preguntarle. Intentando sacar algún provecho y obtener descuento pese a lo adverso, para mi, de la situación, el muchacho me miró a los ojos, y de modo directo y sin dudar, me respondió: “un hombre vestido así, con saco, y casado, me pide un descuento por un paraguas?”

La sorpresa, el impacto, fue tal, que sonreí ante la respuesta del vendedor, y le pagué sin hacer ningún comentario. Casi con el deseo que ningún conocido haya sido testigo del diálogo: Un chico me había dado más de una lección de venta y negociación.

En un instante, reconoció mi necesidad y situación de compra, tipo de cliente, manejó una objeción, eludió con elegancia el pedido de descuento en el precio, sin conceder nada respecto al mismo, demostró capacidad en la comunicación, transmitiendo sus ideas con claridad y amabilidad.

Quiero compartir algunas reflexiones a raíz de esta anécdota, que pueden ilustrar aspectos de la venta, la negociación y el manejo de los precios:

La necesidad y la urgencia

Todo producto y servicio representan la solución que aportan, en determinada circunstancia. Pero el valor no esta dado solamente por esto, si no que además la situación de compra, la circunstancia, la necesidad sobre dicha solución, tienen gran importancia a la hora de tomar la decisión.

Por eso, tenemos que conocer este aspecto con antelación, obtener información sobre las circunstancias del otro, para un manejo adecuado de la situación, de modo de no caer en respuestas automáticas y prefabricadas. Manejamos esas variables? Las conocemos? O somos presa fácil de nuestra propia necesidad y urgencia?

El valor percibido

Vale lo mismo encontrar una bebida refrescante en un lugar desierto, que en una playa poblada con diferentes opciones? El valor percibido, en función del contexto, como el descripto en el punto anterior, es definitorio para saber cuanto cuesta algo. Es otro aspecto a considerar, para no estandarizar precios, y así maximizar beneficios.

Cuanto saben nuestras empresas sobre esta cuestión y lo aplican? Es típico manejar costos y porcentajes de supuestas ganancias aplicados por igual a todo, sin embargo, perdemos de vista aspectos sensibles como lo descripto. Nuestro vendedor se hallaba en el momento y lugar justo, hacemos lo mismo para captar y fidelizar clientes?

Quien tiene el poder

El cliente tiene razón? alguien tiene razón? O se trata de comprender las razones de cada uno? Quien maneja la entrevista? Nuestro vendedor de paraguas, intuitivamente, lo sabía: el que pregunta maneja la entrevista.

Ante mi cuestionamiento de precio, supo desbaratarlo con una pregunta simple, producto de la observación: “un hombre vestido así, con saco, y casado, me pide un descuento por un paraguas?” Preguntar es la habilidad más importante, fruto de la cual personalizamos la relación y encontramos vías de acercamiento con los clientes.

Saben indagar nuestras empresas? Conocen sus clientes? Los observan y “espían” en sus modos de compra y uso? En el ejemplo, el vendedor utilizo sus sentidos para sacar conclusiones sobre su potencial cliente, y las aplicó en el momento oportuno.

Conocer al cliente

Esto deviene del punto anterior. Ante el cambio de época que vivimos, con la velocidad que se producen los hechos, la horizontalización de las relaciones, el funcionamiento en red, no nos podemos dar el lujo de ser ciegos y desconocer al cliente, uno por uno, y construir trajes a medida, siendo flexibles.

En el ejemplo, se hace evidente como en segundos registró mi vestimenta y situación “civil”, para relacionarse y construir argumentos válidos. Nos entrenamos en estos temas? Observar, construir argumentos personalizados, nos permitirá generar relaciones en el tiempo, en una época donde la lealtad depende de factores que controlamos cada vez menos.

Ley de escasez y variedad

Es una regla de las negociaciones. Quien las logre usar en su favor, tendrá mas chances de verse favorecido en un proceso de negociación. La percepción de valor, el deseo sobre un objeto, está relacionado con la idea que nos hacemos respecto a si es escaso el mismo, y la variedad y posibles opciones que tenemos en una situación determinada.

Tener información sobre estas cuestiones es clave. El vendedor de la anécdota lo hizo valer: aunque había otros en diferentes esquinas, supo sacar provecho de mi necesidad. Acaso tenia sentido seguir buscando, a riesgo de mojarme? Las empresas, se generan condiciones que les permitan mejorar su situación manejando a su favor la escasez y la variedad, o son pasivas ante la urgencia y las condiciones que ponen los otros?

Manejo de objeciones

Las objeciones, las diferencias, las excusas, la resistencia a comprar y pagar, son moneda corriente. Enojarnos con ellas no aporta, nos hace vulnerables y perdemos capacidad competitiva. Un cliente necesita sentirse importante, reconocido, y el manejo de conflictos y objeciones es central para lograrlo. Con delicadeza y firmeza, nuestro actor supo resolver un planteo e inhibir nuevas dudas.

Pero en general, como administramos las diferencias? Somos eficaces, sabemos anticiparlas, preservando la relación en el tiempo? Es una tarea del conjunto de personas que tienen contacto con el cliente. La habilidad de negociación es fundamental como herramienta de gestión y cuidado de las relaciones comerciales, que son un capital difícil de conquistar, y fácil de perder.

Cuánto vale un paraguas?

Hacer política de precios, saber segmentar según criterios que permitan maximizar beneficios a partir de conocer los clientes, sus modos y circunstancias de compras, es clave para crecer y ser rentables. Lo hacemos? Lo ponemos en practica? Mas todavía, sabemos del tema?

O nos dedicamos a trabajar en piloto automático, y a los sumo a ser uno más que entra en la guerra por el precio más bajo, y por lo tanto, estar mas cerca de dejar de ser competitivos y desaparecer? Agregamos valor como empresa, o somos uno más?

Conocimientos y criterios que provienen del neuromarketing y la venta relacional, son un aliado poderoso para mejorar la performance empresaria, no ser ciegos y perder oportunidades, manejándonos con metodologías sin vigencia.

Los desafíos del contexto, siempre incierto, nos obligan a repensar nuestra gestión. Muchas de las preguntas aquí planteadas, y otras, tienen respuesta. Tenemos disponibles técnicas y herramientas nuevas en las que entrenarnos, para mejorar las habilidades del conjunto, crecer con inteligencia y ser sustentables en el futuro.

Te escribo a ti, porque todavía no te has dado cuenta de que las flores te esperan y los pasos por dar también. A ti que caminas sin pensar que caminas y hueles sin notar el olor, ni la sustancia, ni la verdad que subyace en cada pequeño pedazo de tu vida.

Te escribo a ti porque, en el fondo, me escribo a mí. Porque sin hablarte de lo que siento, no puedo sentirlo y sin compartir mi verdad no puedo llamarla por ese nombre… Porque un día me perdí entre las rocas y no veía el mar, pero siempre estuvo. Porque he tenido tanto miedo de tener miedo que dejé de notarme las manos y empecé a culpar a la vida de lo que realmente me hacía yo…

Porque me inventé unas normas rígidas para meterme en vereda y cada vez que no cumplía me castigaba con desamor… Y construí una vida a golpe de pensamientos amargos e insistía en probarlos una y otra vez esperando que el resultado fuera dulce, sin querer darme cuenta de que era imposible que de aquellas ideas gastadas y oscuras saliera nada capaz de brillar.

Te escribo para que te consientas salir del redil y pintar más allá de la línea que te han trazado, que te has trazado… Para que te permitas caer sin reprocharte y te des cuenta de que todo tiene sentido y nada es casual… Te escribo a ti porque así me lo recuerdo para no volver a ese mundo en el que todo era sombra y parecía estar contra mí, cuando no era más que yo.

Te escribo a ti porque ya eres perfecto y lo ignoras. Y vas por ahí buscando retos que no te apasionan para demostrar al mundo que vales la pena, para demostrarte a ti que eres digno, que mereces lo que deseas… Porque te sientes mezquino y desgajado de algo grande, de algo hermoso, de algo grande y no quieres ni soñar volver a ti.

Te escribo para dejes de hacer listas de objetivos estériles y empieces por tenerte como norte a ti mismo… Porque si consigues perdonarte y aceptar todas tus fibras y debilidades maravillosas, no habrá camino que no goces, ni sueño que no alcances, no habrá meta que se te resista a llegar… No habrá metas, habrá vida. Pedazos de vida cubiertos de la satisfacción de estar en ti, sin que nada te pese ni te rompa.

Te escribo a ti porque quiero que sepas que nada te va a romper si no te dejas, que no hay nada ahí a fuera que perturbe tu sueño si estás en ti. Te digo esto después de mil noches sin tregua apostada en mi alma, haciendo guardia por si desfallecía, vigilante y agotada por querer llegar, por querer ser, por querer parecer, por querer demostrar… Te digo esto porque no supe dejar de controlar al mundo ni soltar a tiempo y me quedé sin sustancia durante un siglo y sólo puede volver después de renunciar al control.

Te escrito a ti porque sé que puedes, que para ti hay un cielo de tardes sin prisa, de mañanas repletas de entusiasmo, de momentos perdidos mirando los pequeños detalles que hacen que la vida sea vida… Y que son ganados a un tiempo que pasa, sin apenas darse cuenta.

Te escribo porque para contarte que antes de salir de mi lado absurdo tuve que borrar mis necesidades inventadas y darme cuenta de que no era libre porque así lo había elegido…Porque había diseñado para mí una vida de tormentos y culpas y había decidido firmemente no amar lo que era ni aceptar nada de lo que sucedía… Porque era esclava de mis circunstancias y esperaba que el mundo me trajera la salvación que yo me negaba a darme…

Porque busqué mi salvavidas ahí a fuera cuando lo llevaba dentro para no ahogarme en un mar que yo había decidido que era hostil cuando en realidad sólo era mi reflejo….

Te escribo a ti porque te esperan mil puertas cerradas y sólo tienes que abrirlas y decidir que estás. No necesitas ganar ninguna partida, ni librar ninguna batalla… No hace falta que te cuelgues medallas ni rompas ningún techo, ni camines por ningún abismo… Haz lo que quieras, lo que sientas que te hace feliz, lo que nunca has hecho porque no te atrevías y te queda pendiente, haz lo que nunca te cansa… Y jamás estarás cansado de nada.

Ama ahora esta decisión de estar, de sentir, de dejar de pensar si debes o no, de dejar de planear si encaja o no encaja, de dejar de creer que puedes o no puedes.

Te escribo porque ahora sé que no entendía nada, que me buscaba coartadas para herirme y razones para no seguir… Que miraba lo hermoso y veía el dolor, que juzgaba sin parar para no dejar de juzgarme, que buscaba la perfección para encontrar un amor que siempre me había negado. Te escribo a ti porque ahora noto que no necesito entender nada, tan sólo sentir y amar, saber que pase lo que pase estaré aquí conmigo.

Te escribo a ti porque he encontrado un rincón donde nada es tan complicado, donde no se exige nada, donde se respira sin ansia y baila sin prisa… Un lugar donde no hace falta ir con nada más que ganas de existir plenamente y soltar el dolor acumulado por no haber sabido antes que acumularlo no valía la pena… Un lugar donde soltar la culpa de no haberse dado cuenta de que no había culpa, en realidad.

No está escondido, ha estado a la vista siempre, sólo hacía falta mirar con esos ojos desnudos de rabia por no saber mirar, con los ojos del que ya no necesita parecer, con los ojos amar al mar sea como sea porque ya es como debe siempre.

Te escribo a ti por si has decidido que estarás en paz pase lo que pase. Que así sea…

 

 

 

Subir »
FB