Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Robin SharmaEs sábado y aprovecho un excelente mediodía de primavera, excepcional aquí en Vitoria, para tomar un café en una terraza sombreada y solitaria a estas horas.

Leo un libro de Robin Sharma, un escritor motivacional y nómada vocacional, repleto de buenas y breves historias que hacen que mi pensamiento vague sin rumbo.

El silencio del parque ayuda, algo que en un par de horas no será posible. Tomo notas rápidas en una libreta y se me ocurre que pueden ser la base de una entrada que compartir con todos vosotros.

Doce fogonazos:

1. “La forma en que haces las pequeñas cosas dice mucho de la forma en que harás las grandes cosas”

¿Cuidas los detalles? ¿Eres amable? ¿Sonríes? ¿Das las gracias? Nada hace pensar que, si hacemos mal lo pequeño, triunfaremos lo grande que, al fin y al cabo, sólo es algo que se compone de muchos pequeños.

2. “Nos convertimos en la persona con la que tomamos café. Nos convertimos en nuestras relaciones”

¿Con quién pasas la mayor parte de tu tiempo? ¿De qué habláis? ¿Qué relación os une? Los que están alrededor nuestro conforman “nuestro mundo” y, en consecuencia, nos engrandecen o nos empequeñecen. En realidad, nada nuevo: dime con quién andas y te diré quién eres.

3. “Las palabras determinan tu estado de ánimo. Sé impecable con tus palabras y tu vida será impecable”

Es así pero ¡ojo! Quizás las palabras más importantes son aquellas que usas cuando te diriges a ti mismo.

¿Has pensado alguna vez cómo te hablas a ti mismo? ¿Siempre piensas en lo peor? ¿Eres tu principal enemigo? ¿Cómo te calificas? En buena medida, hablarás a los demás como te hablas a ti mismo y, enlazando con el punto anterior, hablarás como hablen las personas con las que te relacionas.

4. “Todo el mundo tiene una voz y todos ansiamos que nos la reconozcan”

Si acabamos de detenernos en cómo hablas, a ti mismo y a los demás, ¿has pensado alguna vez en cómo escuchas? Seguro que cuando hablas esperas ser escuchado pero, y tú, ¿escuchas a los demás o haces tiempo para preparar tus intervenciones?

Ya sabes que tenemos dos orejas y una boca para escuchar el doble de lo que hablamos pero muy poca gente parece haberse percatado. Claro, ¡si no escuchamos!

5. “Generar ideas sin llevarlas a cabo es una falsa ilusión”

¿Cuántos de tus planes realmente se concretan? ¿Tu vida es un permanente cuento de la lechera? Algunos se pasan la vida haciendo planes y, entre plan y plan, curran un poquito para que se hagan realidad. No, no, no, no. La proporción es exactamente la inversa.

6. “Las preguntas clave preceden a las respuestas clave. La claridad precede a la maestría”

¿Cómo va ese diálogo interior? ¿Alguna vez te preguntas cómo ha ido tu día? ¿En qué la has cagado y en qué lo has bordado? Sin ese diálogo interior de calidad, sin esa auto-evaluación es imposible la mejora.

7. “Tu equipo nunca será mejor que tú (aunque no seas el jefe). Tú estableces el nivel al que todos podéis llegar”

¿Te quejas mucho de tus compañeros? ¿Y de tu jefe? ¿Verdaderamente predicas con el ejemplo? ¿Qué haces tú por el equipo? No nos olvidemos que “equipo” puede referirse a muchos escenarios, desde el que formas con tu pareja, tu familia o amigos, hasta el que formas en el trabajo.

8. “La vida siempre podría ser mejor pero la felicidad implica ver las cosas con perspectiva y sentido de la proporción”

¿Vives permanentemente bajo una nube negra? ¿En serio es tan malo todo?

Ver sólo lo malo es una enfermedad que padecemos algunos y distorsiona la realidad. Ver lo malo es bueno si nos sirve para tomar acciones que intenten cambiar la realidad. Ver lo malo es letal cuando nos paraliza y nos impide disfrutar de todo lo bueno que tenemos que, muchas veces, es mucho más que lo malo de lo que nos quejamos.

9. “El éxito es el resultado de un delicado equilibrio entre hacer que las cosas ocurran y dejar que las cosas ocurran”

¿Sabes diferenciar entre lo que está en tu mano y lo que no?

A veces nos culpamos de cosas en las que ni hemos participado, ni tenemos poder alguno para alterar. A veces, damos lo mejor de nosotros pero los resultados no son los esperados. Saber aceptar esto, sincera y sabiamente, te va a evitar unos cuantos malos ratos gratuitos. Personalmente ha sido una lección muy dura de aprender.

10. “Los resultados brillantes se consiguen alternando periodos de máximo rendimiento con períodos de profunda renovación”

¿Cómo recargas las pilas durante tu día a día? ¿Consigues “desconectar”?

El cuerpo y la mente requieren de renovación diaria. Es como si tuviéramos una batería que hay que recargar. Y, ¡ojo!, las baterías no se recargan simplemente apagando el móvil. Elige actividades que recuperen tus niveles (deporte, lectura, simplemente el silencio…) y no confundas esto con mera pasividad.

11. “El fracaso se produce como consecuencia de pequeñas negligencias diarias que se van acumulando hasta provocar un estallido y una ruptura”

¿En serio te sorprendes el día en que explota esa discusión?

Puede ser pero, normalmente, la rana se va cociendo en la cazuela a fuego lento. Activa tu termostato y si sientes calor, ¡salta fuera del puchero! Como decía al principio, cuida las pequeñas cosas y vendrán los grandes resultados pero, no lo hagas y vendrán grandes desastres.

12. “Los pequeños progresos diarios producen, con el tiempo, resultados sorprendentes”

Hay una cita de John Henry Newman que dice que “el crecimiento es la única prueba de que vivimos”. Y yo me permito añadir: la única prueba de que crecemos es hacerlo día a día.

Mejora sobre mejora alcanzaremos unas dimensiones que simplemente son imposibles de conseguir de un solo salto. Tu vida es como un videojuego, no puedes saltar del primer nivel al último, de la primera a la última plataforma, sin ir poco a poco venciendo a los monstruos de final de fase que nos plantea la propia vida.

habitos del pobre

Cuando tienes la intención de ser millonario, hay muchas cosas que debes cambiar en ti, recuerda que tú construyes tu interior, pero también tu exterior, no esperes que la riqueza venga a ti porque nunca llegará. Mejor ponte en un plan activo y deja que la riqueza emane de ti.

Lo que debes borrar de tu mente, tu corazón y tu vida es esto:

1er. Hábito del pobre

Incapacidad para ahorrar e invertir. Los pobres no tienen dinero para ahorrar y mucho menos para invertir, aún hay algunos que si podrían ahorrar dinero, aunque fuera un poco, pero no lo harían, porque no tiene sentido para ellos.

Esto es porque los pobres trabajan por dinero, los ricos no. Lamentablemente los pobres tienen una idea errónea del dinero, viven el día a día y si trabajan para tener dinero para el día, lo harán así por el resto de sus vidas. Imagina trabajar todo el mes para … Seguir leyendo »

cambiar tu mundoDescubrir quién eres y qué quieres, aunque duela. Ahora, sin esperar más.

Hacerte una cabaña con las astillas que llevas clavadas en las arrugas de tu conciencia.

Inventarte una palabra nueva que te sirva de palanca para levantarte cuando te pesa tanto el cuerpo que los párpados se pegan a tus pies.

Coserte el alma a los pies para que te siga cuando el cansancio susurre en tus oídos algunos versos desesperados.

Jurarte amor eterno para cuando las ranas hayan usurpado la identidad a todos los príncipes azules y soñados y descubras que puedes apoyarte en ti.

Tropezar mil veces, pero con piedras distintas para que al menos encuentres la moraleja y el sentido a tus fracasos.

Pasar mil noches en vela escribiendo poemas de amor para un amante inventado, para que surja, para que exista, para que tus palabras atraviesen las paredes y lleguen a un lugar donde alguien espera tener quién le escriba. Y si no aparece, escríbete a ti…

Vestir como la persona que sueñas ser sin esperar a serlo, para que salga de dentro, para que se acostumbre a pasear en tu mundo. Para que tu yo más verdadero salga de la cáscara y se dé cuenta de que merece la pena el esfuerzo.

Tentar la suerte y atreverte a decir eso que callas. A ver qué pasa, a ver qué sucede, a ver si la rutina se escapa por el sumidero y no vuelve.

Buscar la lluvia y mojarse. Que el pelo se te pegue a la cara y la ropa al cuerpo. Soltar el paraguas y chapotear en tu vida hasta quedar agotado.

Reírse aunque no haga gracia. Como ensayo general para una risa verdadera y mágica… Reírse aún cuando nadie se ríe y notas que algunos odian tu risa porque no tienen la suya propia.

Ser feliz con lo puesto. Ahora… Apretar a tus neuronas hasta ver el lado amable de las garras que te sujetan la garganta… Descubrir que tal vez son imaginarias y llevas tiempo amarrado a fantasma que no existe por un temor estúpido.

Amar tus torpezas y besar tus debilidades… Airear tus defectos y ver que en realidad son mapas que seguir hasta encontrar tesoros ocultos.

Perder el tren y llegar tarde a la rutina. Vencer la inercia y empezar a moverse hacia otro lado, para llevar la contraria… Para hacer gimnasia con tu impertinencia y conseguir que no se te olvide que puedes decir que no, cuando no quieres algo y que puedes tener sueños inabarcables, aunque tu cuerpo sea muy pequeño.

Saber que amas y no ocultarlo, aunque no te corresponda más que el viento. Guardar esos besos y abrazos imaginarios hasta encontrar a quién los merezca. No malbaratarlos con amores mediocres ni amantes menores… Reconocer lo auténtico, lo sublime… Y entonces destapar el tarro de caricias dormidas que buscan piel y roce sin cordura ni sensatez. Para que no te quede un pedazo de cariño por dar a quién realmente sabe bucear en tus miserias sin salir corriendo.

Encontrar un recuerdo hermoso. O dos. Atraparlos para tenerlos a mano, para cuando el sol se atenúe y todas las puertas de la compresión estén cerradas…

Imaginarte tomando café en una plaza, en algún lugar del mundo, mientras la gente pasa y sonríe… Mientras tú sonríes por dentro con ansia y sabes que no vas a parar hasta viajar a ese momento.

Hacer en línea recta lo que siempre haces con rodeos… Buscarle las curvas a los atajos que siempre tomas para no encontrarte con tus demonios ni recordar tus miedos.

Borrar de tu lista el número de teléfono de aquellas personas que no te respetan.

Demoler todos tus escondites y soltar todos los amarres a ese pasado pegajoso donde habitan tus culpas y tus complejos.

Ser ferozmente ambicioso con tus sueños y estar dispuesto a dejarte la piel por acariciarlos…

Huir de todo aquello que suene a excusa, que huela a rancio, que parezca gastado y te ayude a quedarte en la burbuja. Romper la burbuja y notar el frío y saber que estás vivo. Alejarte de los decorados y pisar la vida real.

Fabricarte una manta inmensa e imaginaria. Para el frío, para el sueño, para el desamor y las noches eternas. Para compartirla y dejarla guardada si crees que corres el riesgo de esconderte en ella y podrías perderte algo hermoso.

Desafiar las leyes de la gravedad y volar, con el pensamiento, con las ganas de salir del círculo vicioso, con la emoción de saber que pase lo que pase sabrás encontrarte los pies para seguir caminando

Dejar de pensar qué piensan los demás, dejar de meternos en sus cabezas para adivinar como nos ven desde su mirada distorsionada…

Dejar de convivir con ese enemigo que llevas dentro y que es tan cruel contigo mismo. Quererte sin tregua ni prejuicio… Mirarte con ojos tiernos…

Encontrar un hueco para detenerse a pensar… En una muralla cercana, en una calle estrecha, en un rincón perdido, en una cima solitaria o en ese zona de tu cerebro donde habitan las emociones y todo se decide a golpe de sensación.

Cambiar de camino ahora, sin esperar a llegar a casa para dibujar un nuevo itinerario, sin saber qué esconden sus esquinas, sin mirar a los lados esperando al aprobación de nadie.

Decir algo que hace mucho que callas y ya no soportas mantener guardado porque te quema.

Hacer lo que no harías nunca, pero deseas desesperadamente.

Dibujar una ventana a tu nueva vida en una pared blanca y saltar por ella a ti mismo… A ver quién te recibe.

Robert KiyosakiPor Robert Kiyosaki

Nuestro país se enfrenta a una crisis jubilatoria. Como ya escribí antes en este blog, la Seguridad Social y los sistemas de salud pública, junto con bajas tasas de ahorro y los diezmados sistemas jubilatorios se traducirán en que gran parte de la generación de los baby boomers no tengan suficiente dinero para jubilarse.

Estoy empezando a ver los artículos por aquí y por allá sobre estrategias de retiro fuera de las recomendaciones estándar. El fin de semana, leí un artículo en The Wall Street Journal de Tom Lauricella llamado «¿Quieres un trabajo? Conviértete en un casero». … Seguir leyendo »

mantras99% del tiempo, lo único que se interpone entre tú y tu objetivo es la fatídica historia que te sigues contando acerca de por qué no puedes lograrlo.

La vida cambia cada día, y nosotros también podemos. Esa es la verdad, pero a menudo nos sentimos desesperadamente atascados contra nuestra voluntad.

¿Por qué? Porque los cambios que buscamos generan incertidumbre, y la vida puede ser difícil de navegar cuando no estamos seguros sobre las cosas.

Nos sentimos confundidos y desplazados, y empezamos a llenar nuestras lagunas de comprensión con historias sobre cómo es la vida. Pero estas historias a menudo nos hacen más daño que bien.

Imagina que estás en medio de cambiar de trabajo, construir un negocio o ponerte en forma. ¿Cuál es la historia que te estás contando acerca de incorporar ese cambio en tu vida? ¿Implica que eres el héroe con confianza de la historia? ¿O un personaje que no cree que él o ella misma pueda hacerlo, y por lo tanto, reacio a intentarlo?

Si estás pensando como esto último, no estás solo, muchos de nosotros luchamos de la misma manera.

Ahora, tómate otro momento y imagina si las grandes historias de ficción de nuestros tiempos fuera las historias autodestructivas que nos contamos:

• Bruce Wayne nunca vestiría su traje de Batman porque él no creería que tiene lo que se necesita para marcar la diferencia en Gotham City, por lo que se queda sentado en casa y navegando por las redes sociales.

• Buffy Summers rechaza su papel de asesina de vampiros, porque nunca intentó matar a un vampiro antes, así que porqué empezar ahora.

• Harry Potter no pelea con Voldemort porque es demasiado trabajo para un niño de su edad, y decide que sería mucho más fácil quedarse en su habitación y jugar videojuegos.

• Frodo Baggins le devuelve el Anillo a su primo y regresa a la Comarca, porque cree que la búsqueda por delante es demasiado arriesgada.

Serían historias horribles, ¿no?

Y sin embargo, las historias que nos contamos acerca de nuestros deseos y metas tienden a seguir estas mismas líneas desfavorables. En el momento en que las cosas se ponen un poco duras, nos desplomamos.

Considera un ejemplo reciente en tu propia vida:

¿Qué cambio positivo intentaste hacer en tu vida, pero tuviste demasiados problemas para llevarlo a cabo?

Sea cual sea el cambio positivo, piensa en la historia que empezaste a contarte a ti mismo en el momento en que te diste cuenta de que no estabas progresando tan rápido como esperabas. Haz tu mejor esfuerzo para visualizar la historia en detalle para que puedas aclarar mejor lo que realmente estuvo sucediendo en tu cabeza. Esto es bastante significativo. Porque la historia que te dices a ti mismo en tu cabeza a menudo es la que se escribe en la realidad.

Por desgracia, apuesto a que fracasas debido a esa historia con más frecuencia de lo que te das cuenta; es probable que se meta en tu camino mucho más que cualquier otro obstáculo del mundo real que estás enfrentando. Y empieza con algo como…

• «No soy lo suficientemente bueno…»
• «Soy una mierda…»
• «Voy a fallar…»
• «Estoy desperdiciando mi tiempo…»
• «No importaba mucho de todos modos…»
• «No vale la pena el tiempo ni el riesgo…»
• «Lo haré mañana…»
• «Prefiero ver Netflix…»
• Etc.

Entonces, ¿qué puedes hacer si tu historia te está perjudicando más de lo que te está ayudando?

Cambia la maldita historia que te estás contando!

Se el héroe de tu historia.

Estos mantras pueden ayudarte a hacer eso…

Mantras diarios para cambiar tu historia

Cuando te sientas desanimado y con dudas, y sin la mentalidad que necesitas para dar un paso adelante, reflexiona sobre los siguientes mantras.

A lo largo de los años, Angel y yo hemos trabajado con cientos de estudiantes que han utilizado con éxito estos mantras para cambiar su diálogo interior y alimentar su positividad en los días más difíciles. Así que elige uno (o más) que sea relevante para tu lucha actual, y repítelo en tu mente hasta que te hundas en él…

1. Permítete ser un principiante. Nadie comienza siendo grande. Haz lo mejor que puedas hasta que sepas mejor. Una vez que sepas mejor, hazlo mejor.

2. Deja de huir. Respira. Está donde estés. Estás donde se supone que debes estar en este momento. Cada paso y experiencia es necesaria.

3. Usa la decepción y la frustración para motivarte en vez de desanimarte. Se conciente. Tienes el control de la forma en que respondes a la vida.

4. No eres producto de tus circunstancias. Eres producto de tus decisiones. Se trata de decidir no dejar que tu frustración o miedo decidan tu futuro.

5. No compares tu progreso con el de los demás. Todos necesitamos nuestro propio tiempo para viajar nuestra propia distancia. Enfócate en el paso que estás tomando ahora, y saca lo mejor de él.

6. En una cultura que busca resultados inmediatos, debemos aprender la belleza del esfuerzo, la paciencia y la perseverancia. Se fuerte y firme. Apégate a tus rituales diarios positivos.

7. La paciencia es una expresión genuina de confianza, aceptación, serenidad y fe en tu propia capacidad. Es un signo de fuerza. Practícala.

8. A medida que enfrentas los obstáculos inevitables de la vida, recuerda, es mucho mejor estar agotado de mucho esfuerzo y aprendizaje, que estar cansado de no hacer absolutamente nada.

9. Tus problemas son parte de tu historia. Ser rechazado de algo que quieres a menudo significa que estás siendo dirigido hacia algo que necesitas… para dar el siguiente mejor paso hacia adelante.

10. Ninguna historia de vida dura un capítulo entero. Ningún capítulo cuenta la historia entera. Ningún error define quién eres. Continúa girando las páginas que necesiten ser giradas.

Los grandes cambios suceden gradualmente, en pequeños pasos

Todos los detalles aparte, cuando se trata de hacer un cambio significativo en tu vida (encontrar un nuevo trabajo, construir un negocio, ponerte en forma, fomentar una nueva relación, iniciar una familia, ser más productivo, o cualquier otro viaje personal que lleve tiempo, paciencia y compromiso) una cosa que tienes que preguntarte es:

«¿Estoy dispuesto a pasar un poco de tiempo todos los días como muchas personas nunca lo harían, para poder pasar la mayor parte de mi vida como muchas personas nunca podrán?»

Piénsalo. En última instancia, nos convertimos en lo que hacemos repetidamente. La adquisición de conocimientos no significa que estás creciendo; el crecimiento sucede cuando lo que sabes cambia cómo vives. Todos los días.

No será fácil. Inevitablemente tendrás problemas en el camino.

Pero la historia que te dices te llevará allí, paso a paso…

Siempre y cuando te cuentes la historia correcta:

El que tiene un inconfundible héroe, interpretado por ti.

hábitosLa mañana es enormemente importante. Es la base sobre la cual construyes tu día. Cómo eliges pasar tus mañanas puede predecir el tipo de día que vas a tener.

Cuando despierto por las mañanas, mi mente poco a poco empieza a funcionar, y me empiezo a mover apenas la luz de la mañana empieza a filtrarse a través de las ventanas. Mi familia sigue durmiendo. Es un comienzo pacífico.

Me estiro, tomo un vaso de agua, prendo la tetera, y practico una meditación de gratitud por diez minutos. Entonces disfruto de una taza de té mientras leo un capítulo de algún buen libro. Y, por último, escribo por una hora antes de que un día atareado comience.

Una vez que mi familia se despierta, me detengo y me uno a ellos por un rato y seguimos algunos rituales mañaneros simples juntos también.

Esto es sólo un esbozo de mis mañanas, y me hacen feliz.

Sin embargo, no siempre fue así. Solía despertar apurado, corriendo y de mal humor antes de irme al trabajo, los recados o reuniones. Era horrible, pero era mi vida. No conocía ninguna mejor, así que no creía que podía cambiar las cosas. Gracias a Dios, estaba equivocado.

Cambié mis mañanas, hice que trabajaran para mí y no contra mí, con sólo unos rituales sencillos. Compartí estos rituales mañaneros con miles de clientes/estudiantes de coaching durante los últimos años, y muchos de ellos volvieron a mí un mes o dos después para decirme: «¡Gracias!» Tal vez te ayuden a ti también.

1. Comienza temprano.

Si tus mañanas son caóticas, la solución más simple es levantarte un poco antes que el caos. Esto, por supuesto, comienza con la noche anterior yéndote a la cama un poco antes.

Hazlo gradualmente, despiértate sólo 10 minutos más temprano cada semana por las próximas 6-9 semanas, y apenas notarás el cambio diario. Este tiempo extra te ayudará a evitar el estrés, las prisas, las tardanzas y los otros dolores de cabeza innecesarios.

2. Medita en la bondad.

Comienza cada día con amor, gracia y gratitud. Cuando te levantas por las mañanas, piensa en el increíble privilegio que es estar vivo; ser, ver, oír, pensar, amar, tener algo que perseguir. Gran parte de la felicidad son estas pequeñas partes de tu vida; la alegría no es más que la sensación de apreciarlas todas.

Entiende que no es la felicidad lo que nos hace agradecidos, más bien es el agradecimiento lo que nos hace felices. Adopta el hábito de darte cuenta de la bondad que ya tienes a la primera hora de la mañana, y verás más bondad donde quiera que mires a lo largo del día.

3. Estírate.

Simple, pero muy a menudo olvidado… estirar tu cuerpo por las mañanas tiene los siguientes beneficios claves:

• Crea un mayor rango de movimiento en las articulaciones de tu cuerpo
• Mejora tu flexibilidad muscular y coordinación
• Aumenta la circulación de tu sangre hacia varios órganos vitales
• Aumenta tu niveles de energía mental y física (como resultado de un mayor movimiento y circulación)

Si no estás seguro sobre cómo estirarte correctamente, puedes encontrar cientos de tutoriales geniales en YouTube. Elije uno que creas que es la que más te conviene y practícala durante un minuto o dos cada mañana. Sentirás un cambio en ti, te lo garantizo.

4. Bebe un vaso de agua antes de consumir cualquier otra cosa.

Otra práctica obvia que se pierde por el camino…

Tu cuerpo es más de 60% agua, y cuando has estado durmiendo toda la noche sin beber agua, te deshidratas y desesperas por hidratación. Así que sacia tu sed con exactamente lo que tu cuerpo necesita. Evita tomar café, té u otras bebidas antes de tomar al menos un vaso de agua. De esta manera tu cuerpo comenzará a despertar y te sentirás naturalmente con más energía y vida.

5. Mantén las cosas simples.

Uno de mis errores personales hace varios años atrás era tratar de hacer demasiadas cosas en mis mañanas. Cuando empecé a despertarme más temprano quería hacer ejercicio, meditar, hacer las tareas del hogar, leer, escribir, hacer el desayuno, responder emails, hacer recados, etc., y resultó que no podía hacer todas esas cosas. Me estaba despertando más temprano y volviendo loco. Hice mis madrugadas igual de atareadas que el resto del día.

Lo que me ayudó fue tener un par de cosas importantes que hacer temprano, pero no sobre-comprometerme con muchas metas y cronogramas. Preferí tener espacio y flexibilidad, lo que hizo del tiempo mucho más pacífico y útil. Así que el vaso de agua, estirarme, meditación de gratitud, un té, leer y escribir son los únicos programas que tengo en casi todas las mañanas, pero soy flexible con ellos también.

6. Realiza un par de cosas que te muevan.

Una vez más, NO llenes tus mañanas con cosas que tengas que hacer… pero, TEN un par de cosas que no puedas esperar para salir de la cama y empezar a trabajar en ellas. Para mí, es lo que hay en mi lista de favoritos, que incluyen leer y escribir; dos de mis grandes pasiones. Para ti, tal vez un paseo reflexivo, yoga, orar, pintar, o simplemente leer el periódico de la mañana.

En otras palabras, no basta con tener una larga lista de cosas que crees que deberías hacer, sino más bien cosas que realmente quieras hacer. Trata a tus madrugadas como si fueran un regalo.

7. Lee, revisa o escucha algo que nutra tu mente.

Algunas de las personas más felices y más exitosas que conozco leen un poco de las escrituras cada mañana, algunos leen libros inspiradores, artículos o citas, mientras que otros escuchan radio, podcasts o audio-libros que los animan a empezar sus días. La clave es tener un ritual enfocado en absorber pequeñas dosis de contenido de auto-superación para estirar y nutrir tus perspectivas y base de conocimientos. Hace que comiences tu día con una nota positiva, con ideas positivas y productivas que guiarán el resto de tu día. Y eso es crucial, porque tus pensamientos guían tu realidad.

Así que disfruta de algo positivo todas las mañanas en cuando te despiertes, y deja que te inspire a hacer algo positivo antes de volver a la cama por la noche. Así es como los días memorables y manejables se hacen.

8. Está presente, respira y aprecia el espacio entre las actividades también.

Los momentos de tu mañana no son sólo las cosas que haces; son también sobre el espacio abierto que hay entre las cosas que haces. Eso significa que el espacio en sí es algo que debes apreciar también.

Así que si meditas y lees, la mañana no es sólo valiosa porque meditas y leas… el espacio alrededor de esas dos actividades también es increíble. El tiempo dedicado a caminar hacia tu alfombra de meditación, o cuando buscas tu libro, o pasas las páginas, o viertes una taza de té, o te sientas y ves la salida del sol… estos pequeños espacios abiertos son tan importantes como cualquier otra cosa.

Relájate un poco para no estar corriendo de una cosa a la otra, y nota y aprecia los espacios que hay entre ello.

9. Pasa con gracia a lo que es más importante.

Como seres humanos estamos orientados hacia las metas. Nos gusta progresar. Cuando logramos una de nuestras metas, sonreímos por ello. Es por eso que las personas más felices que conozco son también algunas de las personas más exitosas.

A medida que tu mañana se termina, la clave es canalizar tu atención directamente hacia las cosas correctas, no hacia las cosas urgentes. Porque en algún momento todos nos preguntamos, «¿Por qué es tan difícil terminarlo todo?» Y la respuesta es sorprendentemente simple: Estamos haciendo muchas cosas equivocadas.

Varios estudios demostraron que las personas no terminan más cosas con trabajar más horas ciegamente en todo lo que les aparece. En vez de eso, terminan más cosas cuando siguen planes que miden y siguen prioridades claves. Así que si quieres tener más éxito, estar menos estresado, y ser mucho más feliz al final de cada día, no preguntes cómo hacer algo más eficientemente hasta antes preguntarte, «¿Tengo que hacer esto realmente?»

Ser capaz de hacer algo bien no significa que sea lo que tengas que hacer. Creo que este es uno de los problemas más comunes con la mayoría de los consejos sobre administración del tiempo; muchos gurús de productividad se enfocan en cómo hacer las cosas más rápidamente, pero la gran mayoría de las cosas que las personas hacen rápidamente no tendrían que ser hechas en absoluto.

Robert KiyosakiDespués de salir de la Marina, decidí que iba a construir mi propio negocio. Era joven, ansioso, lleno de ambición… y en bancarrota. No sabía cómo construir un negocio, no tenía dinero para construir uno, y ni siquiera tenía dinero para vivir.

Sentía debilidad en mi estómago y falta de confianza, llamé a mi padre rico pensando que me daría la charla que necesitaba. Su respuesta fue: «Consigue un trabajo

Quedé estupefacto. «Creí que me habías dicho que empezara mi propio negocio», le dije con incredulidad.

«Sí, lo hice», dijo padre rico. «Pero tienes que comer y poner un techo sobre tu cabeza en el proceso.»

Padre rico pasó a explicarme una regla muy valiosa: Trabaja para aprender, no para ganar. … Seguir leyendo »

Robert KiyosakiPor Robert Kiyosaki

¿Eres un inversor negligente?

En 1986, el gobierno de los Estados Unidos cambió las reglas para los inversionistas con la aprobación de la Ley de Reforma Tributaria. Literalmente miles de millones de dólares se perdieron.

Los inversionistas que más perdieron fueron los especuladores que habían comprado bienes raíces de alto valor (o caros). Ellos compraron suponiendo que el precio de los inmuebles subiría y que el gobierno siempre les daría beneficios impositivos por sus perdidas.

En otras palabras, el gobierno pagaba la diferencia entre los ingresos de alquiler y los mayores gastos del alquiler. Después de 1986, todo eso terminó.

Luego de que se cambiaran las reglas, el mercado de valores se derrumbó, las instituciones de ahorro y préstamos quebraron, y una enorme transferencia de riqueza se produjo entre 1987 y 1995, ya que los inversores profesionales del cuadrante I (Inversionistas) recogieron los restos de las malas decisiones de inversión que tomaron los del cuadrante A (Auto-empleados), personas con ingresos altos, tales como médicos, abogados, ingenieros, contadores y arquitectos.

¿Podría pasar esto otra vez?

¿Podríamos experimentar otra transferencia de riqueza de un lado del cuadrante al otro? Sólo el tiempo lo dirá, y la historia acostumbra a repetirse siempre. Y cuando lo hace, algunas personas pierden y algunas personas ganan. … Seguir leyendo »

robert kiyosaki padre ricoEl hijo de un amigo ha estado desarrollando el mal hábito de «un agujero que le quema en el bolsillo». Apenas cumplió 16 años, naturalmente quiso su propio automóvil. La excusa era «todos lo padres de mis amigos le regalaron uno a sus hijos». El muchacho quería disponer de sus ahorros para pagar el anticipo. Ahí fue cuando su padre me llamó.

«¿Crees que debería dejar que él lo haga, o que yo debería hacer como otros padres, y simplemente comprarle el automóvil?»

A lo cual respondí, «aliviaría la presión en el corto plazo, pero ¿qué le habrás enseñado con el tiempo? ¿Puedes tomar este deseo de tu hijo de tener su propio auto, e inspirarlo para que aprenda algo?» De repente se encendieron las luces, y corrió a su casa.

Dos meses después volví a ver a mi amigo otra vez, y le pregunté, «¿Tiene tu hijo su automóvil nuevo?» … Seguir leyendo »

Ser millonarioEl ‘patrón mental del dinero’ nos condiciona

“Sé que puedo parecer pretencioso, pero en lo referente al dinero, puede que éste sea el libro más importante que jamás hayas leído”. Así de claro se expresa Harv Eker en su libro Los secretos de la mente millonaria, el manual de autoayuda número uno en ventas en Estados Unidos.

El éxito alcanzado por Eker no parece extraño en un país como EE.UU. Su historia es propia de un telefilm sobre el sueño americano. Un ambicioso hijo de emigrantes europeos, que empezó a trabajar con sólo 13 años, fracasa repetidamente en sus intentos para hacerse rico hasta que descubre el secreto para ser millonario: pensar como uno de ellos. Tras la revelación todo va sobre ruedas, se hace multimillonario gracias a un negocio de fitness, vende la mitad de la empresa por más de millón y medio de dólares y se dedica a compartir su experiencia en un seminario de tres días que, según la propaganda del mismo, “ha cambiado la vida a más de un millón de personas, de más de 104 países diferentes, en todo el mundo”. … Seguir leyendo »

lugarSiempre hay mil razones para tratar de posponer todo aquello que de una u otra manera nos llevaría a asumir cambios que pondrían en riesgo la vida en la que estamos , ya sea cómoda u obligatoriamente, instalados.

Pero en algún momento, que suele coincidir con esas etapas que se abren en nuestro interior de cuando en cuando, donde sentimos ese vacío que ha quedado escondido en el día a día, y que nos revela una carencia, un deseo incumplido de realizarnos, de sentirnos personas plenas, con una esperanza que responde a una motivación real y no a los objetivos que llevamos asumiendo años como nuestros, cuando no son realmente los que nos hacen sentir que hemos encontrado nuestro lugar en el mundo.

En el famoso discurso de Steve Jobs en Stanford el archiconocido visionario nos decía algo que solemos perder cuando dejamos de tener una perspectiva en nuestra vida.

Tu tiempo es limitado, así que no lo desperdicies viviendo la vida de alguien más. No te dejes atrapar por el dogma, que es vivir con los resultados de los pensamientos de otras personas. No dejes que el ruido de las opiniones de otros ahogue tu voz interior. Y lo más importante: ten el coraje de seguir a tu corazón e intuición. De algún modo ellos ya saben lo que realmente quieres ser. Todo lo demás es secundario”

De alguna manera, por mucho que asintamos con la cabeza y celebremos este tipo de sentencias como una gran verdad , seguimos sin mover un dedo para que esto se convierta en un lema que construya un camino consciente y constante desde el mismo momento en que nos levantamos y saludamos a un nuevo día.

Recuerda: el mercado, las empresas, la competencia, tus compañeros de trabajo, tus superiores, tu negocio, todo lo que profesionalmente te rodea puede estar en tu misma situación de impasse pero lo más probable es que mientras estás pensando en todo lo que deseas alcanzar pero con la resignación de quien está bloqueado por las dificultades, los demás ya están literalmente comiéndose tu mercado, aprovechando el regalo que haces a la competencia para hacerse más fuertes, más visibles y con mayores posibilidades de ganar enteros con su target, que es el tuyo.

¿Entonces? La verdad es que en ese momento tu lugar en el mundo lo están decidiendo otros. Y tu pondrás la excusa de que tienen más medios, más títulos, mayor infraestructura, de que será imposible competir. 3 de estas 4 cosas pueden ser ciertas. La última solo lo es en tu imaginación.

Porque es tu pensamiento el que te hace avanzar o quedarte en ese apartado donde los demás te van a poner por tu inactividad. Con esto no estoy diciendo que estés de brazos cruzados. Puede que estés haciendo lo indecible para alcanzar tus objetivos, pero qué pasa cuando te has acostumbrado a hacer siempre la misma rutina que no funciona, y no te sientes capaz de darle la vuelta a la situación.

Ese es el reto. Estar en una dinámica de aprendizaje constante que provoque cambios. De nada te vale inundarte de consejos y conocimientos que no te hacen cambiar. Y tampoco puedes esperar a alcanzar un nivel de ejecución sobresaliente para mostrar lo que vales, lo que puedes aportar, y que hay en ti que pueda calificarse de excepcional.

En este último punto se aglutinan millones de personas en una especie de rincón donde residen los “cuando sea, cuando llegue, cuando domine…”

Por ejemplo en España es bastante común este argumento respecto a los idiomas. Todavía hay personas que no hablan inglés porque “sólo lo hablaré cuando lo domine”

Es fácil de verlo, ¿verdad? Por ello no podemos esperar porque el mundo no va a hacerlo.

Ten la iniciativa de mostrar, vender, difundir tu talento, y ese mismo mundo te dirá si realmente lo tienes. Podrás cambiar, rectificar, evolucionar, encontrar, crear sinergia cuando estés en el mismo camino de las personas que tienen no sólo una visión sino una estrategia bien definida para lograrla

Porque de esa manera, no sólo cambiaremos el vacío por una meta que de sentido a aquello que creemos ser, sino que nosotros mismos construiremos ese espacio para que el mundo se vuelva y nos mire con la admiración que causan las personas que viven para que los sueños se cumplan.

Vivir Mejor¿Hiciste clic en este artículo justo ahora para tomar un descanso de tu trabajo? ¿Tienes problemas para concentrarte hoy?

No te culpes a ti mismo. Culpa de la oficina moderna, que en muchos casos nos hace sentir que estamos sufriendo de algún tipo de trastorno de déficit de atención.

Sin embargo, la mayoría de nosotros no lo tenemos. Más bien, las cosas que más nos distraen no son bioquímicas ni psicológicas: son ambientales. Y eso significa que muchos (si no todos) de nosotros podemos cambiarlos nosotros mismos, sin la ayuda de una píldora. Así es cómo.

Culpa a tu oficina primero

Entre notificaciones, alertas, invitaciones agendadas, y un sin fin de emails, el entorno digital está incesantemente pidiendo más de nuestro tiempo.

Lo analógico no es mucho mejor. Muchas personas también trabajan en oficinas y granjas de cubículos llenos de gente, rodeados por los sonidos de llamadas telefónicas vecinas, charlas de compañeros, y breves y disruptivas charlas sin importancia.

No ayuda a las cosas que en este momento una generación de estudiantes universitarios haya entrado en la fuerza de trabajo que hayan realizado trabajos y exámenes con la ayuda de medicamentos que no necesitan técnicamente. Intentar deshacerse de una dependencia de estimulantes (especialmente en un ambiente de trabajo como éste) suena bastante desesperante (que para muchos, tristemente lo es).

Para la mayoría de las personas, sin embargo, Adderall y sus primos (todas las variantes de la anfetamina) no son generalmente buenas soluciones para los desafíos de enfocarse en el lugar de trabajo moderno. Por un lado, los impactos a muy largo plazo de estas sustancias químicas aún no se comprenden bien. Por otro lado, si bien los estimulantes pueden mejorar tu enfoque, también aumentan tu tendencia a bloquear soluciones particulares a los problemas.

Muchos trabajos exigen de una creativa resolución de problemas, en la que es necesario considerar una variedad de opciones, y este tipo de medicamento puede bloquearte si no tienes Déficit de Atención.

Y la mayoría de la gente, después de todo, no la tiene. En lugar de eso, responderán muy bien a los métodos no químicos para mejorar sus enfoques.

Éstos son algunos ajustes que puedes hacer en tu entorno de trabajo antes de llamar a tu médico y pedirle una nueva receta.

1. Tratar tu cerebro como una parte de tu cuerpo

Primero, recuerda que la función primaria del cerebro es controlar el cuerpo. Tu cerebro no es una computadora dentro de un robot diseñado para servirle. Los cerebros evolucionaron para ayudar a los cuerpos a navegar el mundo con éxito. Si pasas el día sentado, eventualmente te va a ser difícil mantenerte enfocado en la tarea a mano.

Así que usa más tu cuerpo durante la jornada laboral. Ponte de pie si puedes, o encuentra un lugar al que puedas ir mientras estás pensando o hablando por teléfono.

Toma paseos durante el día o considera hacer ejercicio durante el almuerzo. Básicamente, sólo tienes que añadir más ejercicio y movimiento en tu día en general. Y considera la posibilidad de tomar un hobby como la pintura o tocar un instrumento en lugar de sentarte frente a la TV o jugar con tu computadora portátil en las noches. Todo esto mantiene la conexión entre tu cerebro y tu cuerpo funcionando eficazmente.

2. Apártate

Si eres esclavo de tu smartphone y lo compruebas varias veces por hora, apágalo o muévelo fuera de tu alcance cuando intentes lograr algo significativo. Lo sé, es más fácil decirlo que hacerlo. Pero debido a esa conexión cerebro-cuerpo antes mencionada, la gente es extremadamente sensible a los objetos en su entorno inmediato. Cambiar el ambiente cambia lo que tu cerebro cree que es posible. Elimina las fuentes más grandes de distracción, y te resultará más fácil prestarle atención al trabajo que necesitas hacer.

3. Haz que el trabajo sea más social

Socializar puede no sonar como una gran estrategia para enfocarte en algo que exige tu atención ininterrumpida, por lo general eso significa hacer lo contrario y cerrarte a la gente. Pero el cerebro humano está optimizado para cooperar con otras personas (incluso si tu estado de ánimo actual no). La gente sigue tendiendo a involucrarse profundamente en las conversaciones, incluso cuando tienen problemas para fijarse en las pantallas de sus computadoras durante largos períodos.

Así que si descubres que tu atención se va a la deriva cuando estás trabajando en un gran proyecto, no sólo trates de morder la bala y aislarte aún más. Averigua si hay maneras de involucrar a otras personas, incluso si eso sólo significa buscar algún feedback rápido.

4. Convierte el enfoque en un esfuerzo de equipo

Por último, si tu entorno de trabajo es agitado, coordina con tus colegas y el administrador domesticar lo peor de ello; y otra vez, trata de involucrar a otros en la solución. Crea unas cuantas señales para que tus colegas sepan cuándo estás disponible para charlar y cuándo necesitas que te dejen solo. Ve si puedes establecer un espacio en la oficina donde personas y pequeños grupos puedan reunirse cuando necesiten alejarse del bullicio.

En última instancia, mantenerse enfocado suele ser una combinación de biología, medio ambiente y hábitos. No hay mucho que puedas hacer para cambiar la forma en que tu cerebro está estructurado, pero puedes manejar tus comportamientos y las circunstancias en las que los realizas. Simplemente no estamos construidos para permanecer quietos y mantener nuestra atención por largos períodos de tiempo. Así que incluso si eres bastante bueno en eso, levántate y muévete de vez en cuando. Tu cerebro te lo agradecerá.

FelicidadPor Angel Chernoff

Por Bernadette Logue

«La felicidad es cuando lo que piensas, lo que dices, y lo que haces están en armonía.» – Mahatma Gandhi

Todos somos seres humanos hermosos aquí en este mundo tratando de encontrar nuestro camino. Cada día buscamos entender mejor el significado de nuestras vidas. Anhelamos descubrir nuestros dones y ponerlos en libertad de lleno en el mundo, y esperamos encontrar felicidad y paz a lo largo del camino.

Para algunos de nosotros, la clave de estos deseos suena fuerte y claro, guiando lo que hacemos y cómo lo hacemos. Para otros, estas necesidades profundas están enterradas debajo del ruido de la vida diaria, debajo del ego, debajo del miedo, debajo de las presiones y las normas a las que nos enfrentamos en la sociedad… y por lo tanto, rara vez salen a la luz. … Seguir leyendo »

Robert KiyosakiComo siempre, quiero dar las gracias a todos por las excelentes preguntas. Siempre es difícil elegir sólo una, pero esa son las reglas, así que aquí va.

La pregunta de este mes viene de Chris K.

Robert, Usted siempre ha dicho que comprar una casa para sí mismo no es un activo, sino un pasivo. Entiendo que el flujo de efectivo es más importante. Pero si yo fuera a comprar una casa ahora mismo, para mi familia, pagando el 100% en efectivo (aproximadamente 300.000), me imagino que tendría un flujo de efectivo positivo por el ahorro de 2.000 por mes en gastos (hipoteca). ¿Esto no es tan bueno como comprar una inversión (como una propiedad) que de un flujo de efectivo de 2.000 al mes? Un centavo ahorrado es un centavo ganado ¿no? ¿Me estoy perdiendo algo? Por favor dígame lo que usted piensa.

Como ya he dicho, había muchas buenas preguntas este mes. Muchas de ellas eran sobre aspectos muy técnicos del mercado. Elegí la pregunta de Chris, ya que es probablemente algo con lo que la mayoría de la gente lucha y puede identificarse.

Además, la pregunta de Chris es un ejemplo de las trampas en las que puedes caer si no piensas bien en todos los costos y posibles fuentes de ganancias de una inversión, y un buen ejemplo del problema de las viejas reglas del dinero representado en frases como, «Un centavo ahorrado es un centavo ganado”. … Seguir leyendo »

habilidadesEl tiempo, ¿es su amigo o enemigo? ¿Corre tras él como un hámster en la rueda o lo usa para llevar una vida más equilibrada?

En vísperas del TEDWomen 2016, donde el «tiempo» es el tema central del año, entrevistamos a varios oradores del TEDxCapeTown anterior, como escritores, abogados y psicólogos, para saber qué les enseñaron las generaciones pasadas y las más jóvenes acerca del tiempo. También les consultamos cuáles de las habilidades que tienen actualmente les llevó un tiempo considerablemente largo adquirir.

Contrario a lo que se podría esperar, sus prioridades no estaban relacionadas con cómo ser más productivos durante el día sino con desacelerarse, encauzar la amabilidad y ser curiosos, cualidades que contribuyen a un enfoque más holístico del mundo.

Entonces, ¿cuáles son los principales consejos de estos especialistas para que nuestra carrera sea más significativa?

1. Dedicar tiempo al cuidado propio

En la actualidad, el éxito de nuestra carrera generalmente está relacionado con la cantidad de horas que se pueden destinar a alcanzar los objetivos. El autor Malcolm Gladwell popularizó la idea de que para convertirnos en un experto de primera clase en nuestro campo, necesitamos 10 000 horas de práctica. Pero, en la persecución de nuestros sueños, comúnmente descuidamos otras áreas de nuestras vidas.

Kgomotso Mokoena, fundadora de SpreadLuv -una ONG que ofrece orientación vocacional a jóvenes sudafricanos- sostiene que si bien la orientación práctica es maravillosa, resulta casi inútil sin guía espiritual, mental y emocional.

Ella considera que debemos prestar más atención al bienestar psicológico y emocional de otras personas y, que lejos de ser un problema “menor”, es la base de muchos desafíos modernos. Al aprender a tomar el dolor con seriedad y generar tiempo para el cuidado propio, podemos sentirnos más saludables y ser más resilientes, tanto en el trabajo como en nuestro hogar.

2. Dejar de apresurarse

Una de las mejores habilidades que podemos aprender de las generaciones pasadas es ser amables con nosotros mismos. Athambile Masola, una maestra de secundaria, explica que cuando observa a personas de mayor edad e interactúa con ellas, le viene a la mente que presionarnos en exceso para alcanzar hitos auto-impuestos es de poca ayuda.

Según la investigación de Pew, las mujeres generalmente se sienten más presionadas que los hombres y son las madres trabajadoras las más afectadas: el 40 % de ellas informa sentirse siempre con prisa.

En relación con esto, podemos elegir organizar nuestras vidas de forma que podamos demostrar cuáles son las cosas que tienen valor. Rethabile Mashale Sonibare, trabajadora social y fundadora de Thope Foundation, explica que contamos con la misma cantidad de tiempo en un día y que, por lo tanto, la manera en que decidimos usarlo “determina el nivel de éxito que tenemos en alcanzar los objetivos.

Sugiere distribuir el tiempo entre el auto-desarrollo, dedicar tiempo a la familia y los amigos, y sumergirse en el trabajo que cumpla con nuestro propósito.

3. Dar nuestra opinión, expresarnos

Existe una tendencia, particularmente entre las mujeres, de creer que si uno trabaja arduamente y por bastante tiempo, será lo suficientemente reconocido y recompensado.

Genna Gardini, escritora y educadora, pasó muchos años tratando de ser invisible para “producir en silencio un trabajo interesante que sorprendiera a las personas”. Sin embargo tras reflexionar, comprendió que así solo era invisible para sí misma. Es por eso que ella insiste en que: “Si necesitamos hablar, hablemos”. Tengamos la audacia y el coraje para compartir nuestro trabajo y nuestras ideas para beneficio de los demás, ya sea a través de la provocación, la crítica o el elogio.

4. Ser curioso

Los jóvenes del mundo están reconstruyendo los sistemas a los que nos hemos aferrado durante décadas. Movimientos como la Primavera Árabe, y los más recientes esfuerzos de descolonización en Sudáfrica, son liderados por generaciones más jóvenes que exigen las libertades y los derechos que les han prometido.

Gardini reflexiona sobre cuánto ha aprendido de sus estudiantes. Al verlos insistir en la educación y tratar de resolver conceptos difíciles, se siente fortalecida por estos jóvenes que creen tener todo el derecho de cuestionar sistemas injustos.

La diseñadora de moda Valerie Amani, por su parte, atribuye su sentido de curiosidad a las tantas preguntas que le hacen sus sobrinas. Explica: “Cuando era adolescente, consideraba que eso era sumamente irritante porque no comprendía por qué querían saber tanto. Mirando hacia atrás, me doy cuenta de la importancia de ser curioso, estar alerta y no solo hacer preguntas, sino hacer preguntas hasta obtener una respuesta real”.

5. Ser amable y justo

En un mundo donde la discriminación, la injusticia y el dolor son parte de nuestra vida cotidiana, la demanda de amabilidad es constante.

Jos Dirkx, experta en comunicaciones y difusión, fundadora de Girls and Football SA, considera que encauzar la amabilidad y el poder es una de las mejores habilidades que se pueden aprender y que hay solo unos cuantos líderes que pueden hacer ambas cosas.

Al ejercer el poder con amabilidad, fomentamos el respeto y la tolerancia. La psicóloga clínica Nicky Abdinor sostiene: “Si observamos cualquier buen trabajo en nuestra comunidad, siempre está relacionado con una historia personal en la que comprendimos una necesidad, pudimos identificarnos con un problema y nos sentimos lo suficientemente fortalecidos como para creer que nuestra contribución (sin importar qué tan pequeña fuera) podía hacer una diferencia”.

6. No tratar el sufrimiento como a un enemigo

Tendemos a creer que hay una forma rápida de reparar la mayoría de las cosas, pero la artista Jennifer Lovemore-Reed, otra oradora de TEDx, cree que el sufrimiento no es el enemigo. En su opinión, estar cómodos no es la manera real de vivir y la cultura de la gratificación instantánea y el materialismo en el que es tan fácil caer, en el hogar y en el trabajo, pueden hacer que nos desmotivemos y deprimamos.

De manera similar, los errores no son algo que se deban evitar. Mokoena reflexiona sobre cómo crecemos creyendo que los adultos, y en especial nuestros padres, nunca cometen errores ni pueden hacer algo mal. Esto nos hace sentir miedo de equivocarnos nosotros mismos. Debemos tener la valentía de fracasar y para ello necesitamos dominar las habilidades de la experimentación y la exploración.

feliz1. Deja de preocuparte tanto

Si el problema tiene solución, ¿para qué te vas a preocupar? Y si el problema no tiene solución, ¿para qué te vas a preocupar?

2. Atraes lo que eres

Tus vibraciones atraen a las personas como tú. Encárgate entonces de irradiar sólo buenas vibras para atraer buenas personas.

3. No te dejes enganchar por dramas y chismes

Cuando te empieces a dar cuenta que te estás enganchando en los dramas de las personas a tu alrededor, debes tratar de alejarte. No dejes que los problemas de los demás te agobien, ni caigas en chismorreos.

4. No tomes todo tan seriamente

No te tomes tan en serio. Nadie lo hará.

5. Que no te importe lo que los demás piensen de ti

Lo que las demás personas piensen de ti no es problema tuyo.

6. No dejes de perseguir tus sueños

O tú terminas con tu día, o el día termina contigo.

Robert KiyosakiMi padre pobre decía que no podía invertir porque no tenía dinero. Mi padre rico decía: «Invierte tu tiempo cuando no tengas dinero.»

Desafortunadamente, la mayoría de la gente no tiene tiempo para invertir. ¿Por qué? Porque piensan que trabajar más duro y más horas los hará más ricos. Nada más lejos de la verdad.

Considera estos hechos:

– El tiempo promedio que los trabajadores trabajan al año es de 1.804 horas

– 56% de los ciudadanos informan que hacen sus trabajos desde sus casas

– 20% informan que lo hacen todos los días de la semana.

– El 25% no se tomaron ningún descanso el año pasado

– El 43% tomó menos de una semana de descanso

Esos números representan un aumento de 400% en la productividad desde 1960 – y un montón de trabajadores cansados y con limitaciones de tiempo persiguiendo al poderoso dólar.

Sin embargo, el crecimiento salarial ajustado por la inflación para la clase media ha permanecido estancado o disminuido. Como dice el Instituto de Política Económica, «De 1973 a 2013, la remuneración horaria de un trabajador típico (de producción/no supervisión) aumentó sólo un 9 por ciento, mientras que la productividad aumentó un 74 por ciento».

Claramente, trabajar más no significa ganar más.

Por qué los pobres se quedan pobres

Si le preguntas a la mayoría de las personas por qué están haciendo todo este trabajo, te dirán que es por dinero.

Con esto, quieren decir un sueldo constante que les proporciona seguridad. El dinero es una de las principales razones por las que la gente toma miles de dólares en préstamos universitarios para obtener un título para un trabajo bien remunerado que no les gusta, pero en el que pasan la mayor parte de sus horas despierto; todo mientras que las cosas que realmente aman en la vida se quedan sentadas a un costado esperando que terminen de trabajar.

El problema con este enfoque es que sólo ganas dinero mientras estés trabajando. La única cosa de valor que tienes para vender es tu tiempo. Por lo tanto, para poder ganar más dinero, tienes que trabajar más horas, lo que es físicamente impositivo.

Debido a que sólo tienes una cantidad finita de tiempo y energía, como empleado, tu potencial de ganancias es finito.

Por qué los ricos se hacen más ricos

Por el contrario, si les preguntas a las personas más ricas por qué trabajan, te dirán que es por activos.

Con esto quieren decir inversiones y empresas que proporcionen flujo de dinero constante cada mes con poco o ningún trabajo. En lugar de gastar sus vidas trabajando por dinero, los ricos trabajan para entender cómo hacer que el dinero trabaje para ellos a través de la educación financiera.

Añadir más activos es muy diferente a trabajar por un salario. Por ejemplo, añadir activos no requiere trabajar más ni más duro. De hecho, cuanto mayor sea tu IQ financiero, menos tendrás que trabajar para adquirir nuevos activos de alta calidad. Estos activos proporcionan ingresos pasivos, incluso mientras estés durmiendo o jugando.

En otras palabras, el dinero trabaja para los ricos.

Planifica hacerte rico

Esto no quiere decir que los ricos no trabajen. Simplemente trabajan de forma diferente.

Cada año, Kim y yo nos sentamos juntos y nos fijamos metas en cuanto a cuántos nuevos activos queremos comprar. Es importante tener en cuenta que no hacemos metas para ganar más dinero. No pasamos nuestro tiempo buscando un mejor trabajo y mejor remunerado. Sabemos que si nos centramos en buscar activos de alta calidad, el dinero vendrá; y durante muchos años, incluso después de que todo el trabajo de adquisición de nuestros activos fue hecho.

Kim y yo pasamos muchos años construyendo nuestra cartera lenta y constantemente, e invirtiendo en nuestra educación financiera. No siempre fuimos ricos, y no siempre tuvimos el IQ financiero que tenemos hoy. Pero, como padre rico, invertimos nuestro tiempo en hacer crecer nuestro IQ financiero mediante la educación financiera cuando no teníamos dinero. Nosotros no pusimos ese tiempo en un trabajo; lo invertimos en nuestro futuro financiero.

Hoy en día, ganamos millones de dólares al año en ingresos pasivos; el dinero trabaja para nosotros en lugar de al revés.

¿Y tú? ¿Por qué estás trabajando? ¿En qué estás invirtiendo tu tiempo? ¿Estás trabajando para hacer que el dinero trabaje para ti a través del poder de los activos? ¿O pasas tus días trabajando duro en un trabajo que odias para ganar dinero? Si es así, ¿Qué te está reteniendo?

Hoy, te animo a comenzar a invertir en tu educación financiera y construir tu futuro a través del poder de los activos.

Robert KiyosakiPor Robert Kiyosaki

¿Por qué aquellos que entrenan más, tienen más éxito?

En Vietnam, Robert Kiyosaki aprendió muchas lecciones. Pero la lección más valiosa que aprendió es la importancia del entrenamiento para el éxito en la vida y en los negocios.

En 1972, acababa de terminar mi entrenamiento para piloto marino y estaba en mi primer vuelo en batalla a bordo de un helicóptero de combate. Me encontré con balas trazadoras, balas de gran tamaño que queman brillantemente mientras vuelan por el aire para que el tirador pueda rastrear y hacer ajustes. Estas les ayudan a los tiradores a ser más exactos, y se veían como pequeños demonios volando hacia ti.

Mi primer instinto, como niño joven, era huir ante los asaltos, pero no lo hice. Estaba asustado, pero seguía. Una de las razones por las que seguía era porque mi sargento de artillería Jackson me dio un golpecito en el hombro y me dijo: «¿Sabes lo malo de este trabajo? No hay un segundo lugar.» En ese momento, yo estaba decidido a ganar. … Seguir leyendo »

Kim KiyosakiPor Kim Kiyosaki

Es sobre tu libertad financiera

«Crecí pobre y no tengo dinero para invertir.»
«No tengo un título universitario, así que estoy atascada en donde estoy ahora en la vida.»
«Mi asesor financiero se llevó todo el dinero de mi jubilación.»

Estos son sólo algunos de los comentarios negativos que escuché de mujeres de todo el mundo. Es tan fácil poner excusas, culpar a los demás, aceptar el status quo e ir por la vida quejándose. Bueno damas, necesitamos parar! No vas a alcanzar la libertad financiera con negatividad! … Seguir leyendo »

PositividadPor Angel Chernoff

La vida está llena de experiencias positivas. Nótalas. Observa al sol calentando tu piel, al pequeño niño aprendiendo a caminar, y las caras sonrientes a tu alrededor. Huele la lluvia, y siente el viento. Vive tu vida al máximo potencial deleitándote con la belleza de estas experiencias, y deja que te inspiren a ser la versión más positiva de ti.

¿Qué pasaría si abordaras cada día, intencionalmente, con una actitud positiva? ¿Qué pasaría si abrazaras los desafíos de la vida con una sonrisa en tu cara? ¿Qué pasaría si te rodearas a ti mismo con gente que te haga mejor? ¿Qué pasaría si hicieras una pausa lo suficientemente larga como para apreciarlo todo?

Para vivir una vida positiva tienes que crear hábitos positivos que te ayuden a enfocarte en lo que realmente importa. Este es el secreto de las personas súper positivas. He aquí nueve ideas simples que te ayudarán a seguir sus pasos. … Seguir leyendo »

Pasado FuturoPor Robert Kiyosaki

Aquí, en la oficina de Rich Dad, amplié y enmarqué una frase de Joel A. Barker, «Tus éxitos en el pasado no garantizan nada en tu futuro.» Esta es una filosofía importante para el espíritu emprendedor.

Tan pronto como un emprendedor se detiene y comienza a presumir de su éxito, comienza a volverse perezoso y complaciente. En vez de utilizar sus victorias para relajarse, un emprendedor utiliza sus triunfos para mantener el momento y propulsarlo a éxitos aun más grandes. … Seguir leyendo »

descansos¿Esta situación te suena familiar?

Has estado trabajando sin parar en un problema, con semanas laborales de 60 horas e incluso sin separarte de tu escritorio durante los fines de semana. Aun cuando te tomes un descanso, vayas a por un café con un amigo o asistas al partido de fútbol de tu hijo, tu mente gravita constantemente hacia el trabajo.

Aunque trabajar en exceso es una práctica común entre los emprendedores, nuevos estudios demuestran que tomarse descansos es benéfico para el negocio.

Como sociedad, no nos gusta tomarnos ‘descansos’ porque podríamos dar la percepción de ser flojos”, afirma Bonni Hayden Cheng, doctora por la University of Toronto Rotman School for Business. Junto con la profesora asociada Julie McCarthy, recientemente Cheng publicó un estudio en el que se examinaba a un grupo de estudiantes intentando balancear el trabajo, la familia y las responsabilidades académicas.

Los participantes que practicaron el desentendimiento cognitivo al activamente alejar sus mentes de los problemas y a realizar algo completamente ajeno a ello lograron manejar de mejor manera las tareas que aquellos que se esforzaron sin detenerse ni tomar descanso alguno.

El desentendimiento cognitivo podría sonar contraproducente cuando estás tratando de construir un negocio, pero el estudio de Cheng y McCarthy demuestra que es la mejor forma de trabajar. “Alejar activamente tu mente de los problemas ayuda a manejar múltiples responsabilidades y produce mayores niveles de satisfacción laboral”, dice Cheng.

Si el tiempo “para ti” suena como a un lujo o como algo que quita tiempo vital del negocio, considera esto: “Tu subconsciente es 800 veces más poderoso que tu mente consciente”, afirma el coach de negocios Jonathan Smith. El cerebro consciente tiene capacidad limitada para resolver problemas, lo que significa que el desentendimiento cognitivo podría ser igual de importante para el éxito de tu negocio que una reunión de ventas.

Smith se refiere al proceso de desentendimiento cognitivo como “un descanso de claridad” y los acredita por el éxito de los grandes líderes, argumentando que permiten tener un espacio para visionar el futuro y poner las metas del largo plazo en perspectiva. “Los líderes que no se toman el tiempo para pensar sobre el negocio fuera del trabajo y las reuniones tienen dificultades para resolver problemas y no son tan capaces pata liderar como aquellos que se toman descansos regularmente”, señala Smith.

Alejarte le da a tu cerebro la oportunidad de tener momentos de creatividad, ya que el subconsciente puede trabajar en los problemas sin desgastarte. El desentendimiento cognitivo permite al cerebro recargar baterías, lo que facilita regresar al problema con una perspectiva fresca y energía renovada. Smith dice que él encuentra la claridad después de participar en sus clases de yoga. “Enfocarte en la respiración y establecer una intención generalmente entrega una respuesta”, agrega.

El desentendimiento cognitivo también podría significar tener un hobby como bucear, correr o leer, o simplemente escuchar música o tomar una siesta. Métodos tradicionales como hacer ejercicio también pueden ser efectivos, pero únicamente si tu mente no retorna al trabajo mientras los realizas.

Aunque Smith dice que se toma un descanso de claridad todos los días mientras pasea a su perro, otros podrían necesitar de este tiempo libre únicamente una vez a la semana. Cualquier opción que elijas, nunca uses este tiempo “para ti” para actualizarte en asuntos del trabajo y siempre intenta apagar tu celular. Cheng añade que la calidad del descanso es más importante que la cantidad.

DineroPor josezavala2011

Una gran cantidad de personas se esfuerzan día a día por obtener dinero, eso es positivo porque esa perspectiva empuja el inconsciente colectivo a manifestar más riqueza a fin de que la creencia y expectativa de cada persona pueda cumplirse.

El dinero es una energía poderosa y hay que entender cómo funciona para poder crearlo en nuestra vida, el verdadero aprendizaje surge en la práctica, pero algunos de los siguientes pasos nos ayudan a obtenerlo … Seguir leyendo »

Aprende a usar tu mente“El principio de grandeza de Abraham Lincoln puede ser adoptado por casi todos. Esta fue su regla, Sin importar lo que tenía que hacer, siempre ponía toda su mente en ello, y la mantenía ahí hasta que todo esté hacho. Eso hace grandes hombre en casi cualquier lado” – Dr. Russell H. Conwell

No sé tú, pero yo no nací para simplemente fundirme en esta masa llamada humanidad. Tú y yo nacimos para algo más que engranar en la maquina de la familiarmente llamada raza humana. Nosotros nacimos para la grandeza. No para la satisfacción egoísta de una ambición cumplida, sino para agregar significado y contribuir en la respiración de esta multitud llamada homo sapiens.

Y aquí tienes dos maneras para asegurarte la porción de grandeza que te pertenece mientras seguimos los pasos del gran hombre que fue Abraham Lincoln. … Seguir leyendo »

 

 

 

Subir »
FB