Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Jim RohnMr. Shoaff me dijo una vez: «Jim, no creo que tu saldo en la cuenta corriente del banco sea un fiel indicador de tu nivel de inteligencia». (¡Me alegró mucho oír aquello!)

Luego continuó: «Creo que tienes mucho talento y capacidad y que eres más inteligente de lo que tú mismo piensas». Y resultó cierto; yo era más inteligente de lo que me imaginaba por aquel entonces.

«Entonces, por qué mi saldo en el banco no es mayor?», le pregunté.

«Porque no tienes suficientes motivos para que lo sea», contestó mi amigo, y añadió: «Si tuvieses las motivaciones necesarias llegarías a realizar cosas increíbles; tienes bastante inteligencia, pero no las razones suficientes».

Una idea clave, en verdad: Tener razones suficientes.

Desde entonces he descubierto lo siguiente: las razones vienen primero, las respuestas después. Da la impresión de que la vida tiene una misteriosa fórmula para camuflar las respuestas de tal manera que sólo se hacen aparentes a los que tienen la inspiración suficiente como para buscarlas, aquellos con motivos y razones suficientes para intentar descubrirlas. … Seguir leyendo »

arbolMuchas personas tienen problemas económicos porque no tienen conceptos básicos de finanzas personales.

En algunos de mis cursos utilizo una metáfora para enseñarles cómo mantener a raya los gastos y evitar las deudas. La he llamado la metáfora del árbol y es tan simple como se lee.

Con este ejercicio también la utilizarás para mantener alejados los gastos de tu vida.

En este momento, traza un árbol con estos componentes:

• Raíces
• Tronco
• Ramas

No incluyas hojas ni aquella casita que muchos suelen agregar como fondo, sólo esboza esos elementos.

En las raíces, coloca los ingresos mensuales que ahora percibes. A cada raíz le corresponde un ingreso. No pongas números, simplemente escribe el concepto por ingreso.

Si recibes un sueldo mensual, coloca “sueldo” en una raíz, si trabajas también como profesional independiente en algunos proyectos, coloca “proyecto x” en otra y sigue así con todos tus ingresos.

Ahora ve a las ramas. Coloca en cada rama un egreso.

Aquí colocas todo lo que pagas mes con mes: el recibo de teléfono, el de la luz, la gasolina, la salida al cine y cualquier gasto que tengas.

Cuando hayas hecho esto, es momento de analizar este árbol.

¿Tienes más raíces que ramas? Si es así, estás haciendo un buen trabajo y dudo que te falte dinero cada mes.

Desafortunadamente la mayoría de personas tiene más ramas que raíces, por eso tiene problemas económicos.

Un árbol que tiene más ramas que raíces, va a caer en cualquier momento, porque el peso de su parte superior vencerá a las débiles raíces que tiene.

Este árbol no resistirá ninguna ventisca. En cambio un árbol con muchas raíces resistirá el peso de muchas ramas y estará erguido ante cualquier vendaval.

¿Te das cuenta? Muchos tienen problemas económicos porque tienen más ramas que raíces, entonces cualquier viento los derribará.

La mayoría de personas comienza a adquirir compromisos de pago cuando tiene un ingreso. Para muestra, una joven que llamaré Juanita.

Ella terminó la universidad y de inmediato buscó empleo. Lo consiguió y después de su primera quincena, contrató televisión por cable, adquirió una televisión en pagos mensuales y fue a una tienda departamental a solicitar una tarjeta de crédito para llevarse ropa.

Mes con mes, Juanita pagaba con su único ingreso esas deudas. Como estaba confiada, sacó más crédito. Pronto su único ingreso era insuficiente para pagar todas las deudas que tenía.

Las ramas se multiplicaron. La única raíz que tenía su árbol no resistió tanto peso y Juanita ahora anda escondiéndose de sus acreedores, que le llaman por teléfono hasta en su oficina para reclamarle el pago. En lugar de enfocarse en construir más ingresos, busco gastar.

Ahora que tienes este concepto del árbol, busca cómo dotarlo de más raíces y cómo podar esas ramas innecesarias que tiene.

Recuerda, si tienes más raíces que ramas, resistirás cualquier huracán de problemas.

«Si quieres ser pobre, gasta más de lo que ganas».

Fuente: Infobae.com

Robert Kiyosaki tuvo un padre universitario lleno de deudas, y otro sin formación profesional que se hizo multimillonario. En el siguiente artículo encontrarás algunos consejos para iniciar el camino del dinero y convertirte en millonario.

Para este autor de origen japonés y nacido en Hawai (EEUU), para ser rico, además de tener conocimientos básicos de cómo funciona el dinero, uno debe querer serlo.

Todos tomamos decisiones, y la mayoría de la gente decide pertenecer a la clase media o baja porque se sienten cómodos” y porque no desean tomar riesgos … Seguir leyendo »

autenticaYa sea que estés construyendo un negocio o una red, siempre querrás buscar a personas que sean genuinas. Después de todo, nadie quiere trabajar o pasar tiempo con alguien falso.

En caso de que tengas dudas, genuino significa actual, sincero, honesto. La gente genuina actúa más o menos igual por dentro y por fuera. Desafortunadamente, es una cualidad difícil de discernir. El problema es que todas las interacciones humanas son relativas. Todas son una función de cómo nos percibimos los unos a otros a través de una mirada subjetiva.

Ser genuino es una cualidad poco común. En un mundo lleno de gente falsa, adictos a los medios, personas virtuales, pensadores positivos y marcas personales, todos quieren lo que no pueden tener y nadie está contento con su vida.

Para ayudarte a identificar esta raza extraña, así es como la gente genuina debe comportarse:

No buscan la atención.

No necesitan que les alimenten el ego. Los que buscan llamar la atención tienen un agujero que debe llenarse pero las personas genuinas tienen confianza en ellas mismas.

No les preocupa caerte bien.

La necesidad de ser querido viene de la inseguridad y el narcisismo. Crea una necesidad de manipular tus emociones y las de los demás. La gente con confianza es auténtica. Si te caen bien, qué bueno, si no, también está bien.

Se dan cuenta cuando los demás son falsos.

Tal vez la gente ingenua puede ser fácilmente engañada, pero la genuina no. Están concientes de la realidad y eso les da una base en la que pueden darse cuenta cuando las cosas no tienen sentido. Hay una gran diferencia.

Se sienten cómodos con ellos mismos.

A sus 70 años, el actor Leonard Nimoy dijo que estaba más cerca que nunca de estar cómodo con el mismo, al igual que Spock. La mayoría de nosotros luchamos contra eso. Como dijo una vez David Thoreau “Las masas llevan una vida de desesperación en silencio”.

Hacen lo que dicen y dicen lo que sienten.

No tienden a exagerar. Cumplen sus promesas. No analizan sus palabras o las endulzan. Si necesitas escuchar la verdad te la dirán, aunque sea duro para ellos decirlo y que tú lo escuches.

No necesitan muchas cosas.

Cuando estás cómodo contigo mismo, no necesitas de cosas para ser feliz. Sabes dónde encontrar la felicidad, dentro de ti, en los demás, en tu trabajo. Encuentras la felicidad en las cosas más simples.

No tienen la piel delgada.

No se toman todo tan seriamente, así que no se ofenden por lo que dicen los demás.

No son tan modestos u orgullosos.

Al tener confianza en sus fortalezas, no necesitan presumirlas. Asimismo, no muestran falsa modestia. La humildad es una característica positiva, pero es aún mejor ser directo.

Son consistentes.

La gente genuina puede ser sólida, sustancial o pesada. Se conocen bien y están en contacto con sus emociones, son más o menos predecibles, en el buen sentido.

Practican lo que predican.

No van a aconsejar a alguien que haga algo si ellos no lo harían. Después de todo, la gente genuina sabe que no es mejor que los demás, así que no está en su naturaleza ser autosuficiente.

Estas personas se ven a sí mismas como los otros lo harían si fueran observadores objetivos. No hay mucho procesamiento, manipulación o control entre lo que está en su cabeza y lo que la gente ve y escucha.

Una vez que la conozcas, la gente genuina es más o menos consistente con la forma en la que en un principio decían que eran. Lo que ves es lo que obtienes. Es triste que actualmente una cualidad tan positiva esté en riesgo de desaparecer. No sólo cada vez es más difícil encontrarlo en otros, sino que es más complicado ser genuinos con nosotros mismos.

Gente tóxicaPor Marc Chernoff

No dejes que la gente tóxica alquilen espacio en tu cabeza. Aumenta el alquiler y sácalos de allí.

Sobrevivir a los altibajos y a las tormentas eléctricas del mal humor de otras personas puede ser todo un reto. Es importante, sin embargo, recordar que algunas personas malhumoradas o negativas, pueden estar pasando por una etapa difícil en sus vidas. Puede que estén enfermos, que hayan estado mucho tiempo preocupados por algo, o que carezcan de lo que necesitan en términos de amor y apoyo emocional.

Estas personas necesitan ser escuchadas, apoyadas y contenidas (aunque cualquiera que sea la causa de su mal humor y negatividad, igual tienes que protegerte de sus comportamientos cuando debas).

Pero hay otro tipo de mal humor o conducta negativa: la del matón tóxico, que utilizará sus cambios de humor para intimidarte y manipularte. Es este aspecto de mal humor que inflinge abuso permanente y miseria. Si observas a estas personas de cerca, te darás cuenta de que su actitud es muy auto-referencial. Sus relaciones se priorizarán de acuerdo a cómo pueden ser usados para satisfacer sus necesidades egoístas. Sobre este tipo de comportamiento tóxico quiero hablar en este artículo.

Soy un firme creyente de que los cambios de humor tóxicos no deberían ser inflingidas a una persona por otra, bajo ninguna circunstancia. Así que ¿cómo puedes manejar mejor las ondas negativas de la toxicidad de otras personas? … Seguir leyendo »

Robert Kiyosaki¿Alguna vez escuchaste a alguien decir: «Si tuviera un montón de dinero, todos mis problemas de dinero se resolverían»?

Las personas con esta actitud no entienden que tener más dinero no resuelve tus problemas de dinero. Sólo trae nuevos problemas. Es por eso que puedes ver a un montón de atletas que provienen de ambientes pobres que tienen problemas de dinero a pesar de haber ganado millones de dólares al año.

Es también por eso que muchos ganadores de la lotería terminan quebrados. Ellos no saben qué hacer con el dinero una vez que lo tienen.

Las siguientes son seis razones por las que la gente rica también va a la quiebra:

1. Las personas que crecen sin dinero no tienen idea de cómo manejarlo

Demasiado dinero a menudo es un problema tan grande como no tener suficiente dinero.

Si una persona no está capacitada para manejar grandes sumas de dinero, o no tiene una educación financiera apropiada ni asesores, terminarán, o bien escondiéndolo en el banco, o simplemente perdiéndolo. Como mi padre rico dijo: «El dinero no te hace rico. La educación financiera sí.»

2. Cuando las personas se hacen ricas, la euforia emocional es como una droga que aumenta su estado de ánimo

Mi padre rico dijo: «Cuando el ‘dinero pega’, las personas se sienten más inteligentes, cuando en realidad se están haciendo más estúpidas. Creen que son los dueños del mundo y de inmediato salen y empiezan a gastar su dinero como el Rey Tut con tumbas de oro.»

Como dice el viejo refrán, «El dinero quema agujeros en los bolsillos»… y en fortunas.

3. Lo más difícil para muchas personas es decirles no a las personas que aman cuando estas les piden dinero prestado

He visto a muchas familias y amistades romperse cuando una persona repentinamente se vuelve rica. Como dijo mi padre rico, «Una habilidad muy importante para hacerse rico es desarrollar la capacidad de decirte no a ti mismo y a las personas que amas.»

Las personas que se vuelven ricas y empiezan a comprar grandes casas y barcos no son capaces de decirse no a sí mismos y mucho menos a sus seres queridos. Terminan con más deudas sólo porque de repente tienen un montón de dinero.

4. La persona con dinero de repente se convierte en un «inversor», pero sin educación financiera ni experiencia

Cuando las personas tienen dinero, automáticamente creen que son financieramente inteligentes, incluso si nunca tuvieron dinero antes y simplemente tuvieron suerte.

Cuando te haces rico, de repente tienes personas golpeando tu puerta involucrándote en sus «infalibles» inversiones. Pero sólo porque califiques para las grandes inversiones no significa que sepas algo sobre como invertir. Un montón de financieramente-ignorantes personas ricas pierden sus pantalones (y fortunas) por sus malas inversiones.

5. El temor de perderlo aumenta

Muchas veces, la persona con el modo de ver el dinero de los pobres, ha vivido toda su vida siendo aterrorizada de acabar en la pobreza. Así que cuando una riqueza súbita llega, el miedo de ser pobre no disminuye. De hecho, aumenta.

Como un amigo psicólogo dice, «Consigues tu miedo.» Si actúas como si estuvieras siempre en peligro de perder tu dinero, es probable que lo pierdas.

6. La persona no sabe la diferencia entre los gastos buenos y los gastos malos

Mi padre rico decía: «La razón principal por la que creo activos es para poder aumentar mis gastos buenos; la persona promedio tiene principalmente gastos malos.»

Esta diferencia entre los gastos de buenos y los gastos malos fue una de las razones más importantes de mi padre rico para crear activos. Hizo eso porque los activos que creó podían comprarle otros activos.

La mayoría de las personas gastan sus riquezas en pasivos, cosas que sacan dinero de sus bolsillos; pero las personas ricas sabias gasta su dinero en activos que produzcan la posibilidad de comprar otros activos (y algunas cosas divertidas también).

Si quieres hacerte rico y seguir siendo rico, la cosa número uno que necesitas es inteligencia financiera. Ese es tu activo más importante. Invierte en eso y todo lo demás caerá en su lugar.

Incrementa la intensidad

A veces no te resultará tan fácil buscar nuevas actividades o lugares para tu próxima aventura. ¿Significa esto que no vas a poder pasártelo bien?

No. Con la actitud y las herramientas necesarias casi cualquier situación puede convertirse en algo memorable. Según Jon Levy, creador del modelo EPIC, hay tres cosas que puedes hacer para mejorar una situación aburrida:

La más sencilla es proponer un reto, una competición o una apuesta. 

Una herramienta muy sencilla es el juego Me apetece. En cualquier momento, un miembro del grupo puede decirle a otro lo que le apetece que haga. Por ejemplo, “Me apetece que te pongas a bailar la Macarena”. El otro deberá cumplir con el reto, o si no sufrirá el castigo que hayáis acordado previamente.

Usar sorpresas para hacer más memorables situaciones cotidianas. 

Si quieres pasar una tarde inolvidable con tu pareja podéis hacer alguna actividad nueva, o componerle una canción y cantársela en mitad de la cita. Pero hagas lo que hagas, no le digas nada antes. Cualquier cosa por sorpresa tendrá mucho más impacto que si la otra persona estuviese sobre aviso. También puedes proponer a tus amigos una rutina de sorpresas, donde todos os vayáis sorprendiendo de forma regular. Por ejemplo, en mi grupo de master estamos haciendo un amigo invisible permanente.

Trabaja para convertirte en una persona más impactante.

Aprender a contar historias, desarrollar habilidades interesantes o vestir de forma creativa, entre otras, añadirá diversión a tus encuentros sociales. Si quieres aprender a comunicarte de forma más impactante, te recomiendo que te apuntes a Toastmasters, un club donde los participantes trabajan sus habilidades para hablar en público.

Continúa tu aventura

Llegará un momento en que tendrás que decidir si quieres continuar o terminar tu aventura. En la última parte del libro, Jon ofrece consejos tanto para llevar las aventuras al siguiente nivel como para terminarlas con estilo.

En general, superar un miedo o romper un límite es agotador.

No es necesario que te enfrentes a todo lo que te asusta en un mismo día; es mejor ir dosificándolo. Si hasta ahora no has sido una persona muy atrevida, sé paciente contigo mismo.

Termina tus aventuras en el punto más alto.

Se ha comprobado que las personas recordamos mejor el principio y el final de cada situación, por lo que si excedes y tus aventuras acaban de forma aburrida, las recordarás como menos interesantes de lo que fueron realmente.

Esta lección que aprendí cuando hacía magia: la gente se lo pasaba mucho mejor si sólo hacía uno o dos trucos y les dejaba con ganas de más que si seguía haciendo magia mucho tiempo.

Pierde el miedo a perderte algo.

Vivimos rodeados de historias de gente viviendo vidas extraordinarias, y eso genera frustración. Pero si te centras en lo que NO tienes, no podrás disfrutar de lo estás viviendo ese momento. Cuando eso te ocurra, pregúntate qué puedes hacer tú para mejorar esas situaciones. Así centrarás tus pensamientos en lo que estás viviendo y en cómo aprovecharlo al máximo.

Serás feliz en la medida de lo incómodo que estés dispuesto a sentirte mientras luchas por lo que quieres.

Para disfrutar más de tu día a día, la decisión más importante que puedes tomar es la de probar cosas nuevas y salir de tu zona de confort.

Resumen: ¿qué puedes hacer hoy para vivir más aventuras?

Si has llegado hasta aquí, felicidades. Espero haberte convencido de que tú también puedes vivir experiencias inolvidables, sin importar el estilo de vida que lleves ahora mismo.

Como hay muchísima información en el artículo, quiero despedirme con un resumen de los tres pasos más importantes si quieres empezar a vivir más aventuras desde ya mismo.

El primero es darte cuenta de que vivir experiencias inolvidables está al alcance de todo el mundo. No es necesario ser millonario o extrovertido, en todos lados pueden ocurrir cosas sorprendentes.

El segundo es desarrollar el hábito de buscar oportunidades para divertirte. Como te contaba más arriba, casi cualquier situación puede convertirse en una aventura, así que pregúntate siempre qué puedes hacer para mejorar lo que estás viviendo.

Por último, busca ayuda. Si nadie a tu alrededor quiere vivir aventuras, busca modelos de gente que viva la clase de vida que tu quieres. Algunos sitios donde podrás encontrarlos son:

· En series, libros y películas. De nuevo te recomiendo Cómo conocí a vuestra madre, sobre todo por el personaje de Barney Stinson.

· Biografías de gente con una vida emocionante. Uno de los libros que más me inspiraron en este sentido fue Un mundo sobre ruedas, de Albert Casals. En él, un chico discapacitado cuenta cómo se fue a viajar solo por el mundo, sin prácticamente dinero y sin ayuda de nadie. Un libro verdaderamente inspirador.

· Gente con la que te relaciones. Tanto personas que conozcas a través de tus nuevos hobbies como amigos a los que consigas inspirar para ser más aventureros, nada mejor que un equipo para animarte a superar tus propios límites.

Super ExitososA veces, la cosa más grande que te impide alcanzar un mayor éxito es algo de lo que puede que ni siquiera te hayas dado cuenta.

Se las conoce como «creencias iceberg», y podrían ser los más grandes obstáculos de los que no te diste cuenta.

Andrew Shatté, PhD y director de ciencia en meQuilibrium, una plataforma de coaching de resistencia digital, dice que las creencias iceberg son las creencias auto-limitantes que tenemos a veces por debajo de la superficie de nuestra conciencia. Y pueden ser devastadoras para nuestra confianza, estado de ánimo y niveles de rendimiento.

«A menudo nos encontramos con que un iceberg (como ‘debería hacer todo perfecto’) lleva a la gente a la excelencia, por lo que realmente tiene un lado positivo. Pero los seres humanos por desgracia, siendo lo que somos, nunca hacemos nada a la perfección,» dice. No lograr constantemente la marca requerida puede producirnos tristeza, vergüenza, desánimo y frustración, añade Shatté.

Para sacar de raíz estas creencias y deshacernos de ellas, trata estos cinco pasos.

Revisa tu lenguaje

Una gran señal de que tienes un iceberg es cuando dices cosas como: «Eso es imposible» o «Tengo que,» dice el consultor de fortaleza mental Andrew D. Wittman, PhD y  autor de Ground Zero Leadership: CEO of You.

Cuando tienes miedo o resistencia por algo, puede ser una señal de que tienes una creencia subyacente que está provocando esas reacciones.

Busca barreras

¿Dónde te sientes «atrapado» en tu vida? ¿Dónde reaccionas de forma emocionalmente exagerada? Shatté dice que explorar las áreas en las que estás insatisfecho y buscar por qué no realizas cambios puede ser una buena manera de identificar tus creencias auto-limitantes. Los Icebergs normalmente se dividen en tres categorías, dice:

1. Logros. Aquí es donde crees que tienes que hacer todo bien y a la perfección, o que tienes que hacer todo tú mismo. Ninguna de estas creencias son posibles de lograr.

2. Sociales. Las creencias aquí son a menudo sobre la obligación de hacer felices a los demás o realizar ciertas funciones para los demás. Es posible que sientas que tienes que demoler tus propias necesidades para hacer felices a los demás.

3. Control. Aquí, las creencias son típicamente perseguir niveles imposibles de control sobre tu vida y creer que tu vida será mejor cuando los logres. Gastas energía tratando de lograr lo imposible.

Suspender la incredulidad

Tus icebergs pueden haber sido formados cuando eras niño, por lo que podrían estar bastante bien afianzados y ser difíciles de hacer desaparecer, dice Wittman.

Pero una vez que los encuentras, necesitas darles un descanso, aunque sea por breves períodos, suspendiendo tu incredulidad de que puedes ir más allá de ellos. Si eso suena imposible, necesitas pensar de nuevo; lo haces cuando te pierdes en una película u otra experiencia que sabes que no es real, dice. Una vez que hayas silenciado la creencia, pregúntate cómo puedes hacer lo que deseas hacer pero sientes que no puedes.

«Si dices, ‘¿Cómo lo haría?’ Tu cerebro se pondrá a trabajar y encontrará toda la información que pueda apoyar a eso, y también te pondrá en una posición donde podrás, o al menos puedas encontrar la solución a lo que estás enfrentando,» dice Wittman.

Establece un objetivo ambicioso

Una vez que hayas comenzado a trazar un camino para llegar a donde quiere llegar, el siguiente paso es fijar un objetivo ambicioso hacia lo que quieres lograr, dice la psicóloga Patricia Farrell, PhD de New Jersey y autora de How to Be Your Own Therapist: A Step-by-Step Guide to Taking Your Life Back.

Elige una meta que te ayude a moverte en la dirección de tu objetivo general, pero asegúrate de que sea algo que esté un poco fuera de tu zona de confort, dice. Puede que no lo logres al principio, pero cuanto más trabajes hacia ellos, más confianza construirás, y la confianza es el enemigo natural de las creencias auto-limitantes.

Acostúmbrate a sacar el piloto automático

Caminar por ahí con creencias auto-limitantes es como estar en piloto automático, dejando que alguna otra fuerza te diga cómo maniobrar en el mundo, dice Shatté. Cuando empiezas a identificar y eliminar esas creencias, puede ser muy liberador, dice.

«Estas creencias abarcan mucho, declaraciones generales sobre cómo debería ser el mundo, por lo que cuanto más las limpiamos, más control ganamos en muchas áreas de nuestras vidas,» dice.

Hace un rato alguien me preguntaba cómo se perdona. Y no se me ocurre otra forma de explicarlo que responder “amándote mucho”. Perdonar es amarse porque supone quitarse una espina clavada que nos sigue desgarrando, una punzada que nos recuerda el dolor y el desengaño…

Perdonar es arrancarse la mirada del otro de encima y dejar de pedirle que te valore, que te mida, que te tase y te ponga precio… Es decidir que dejamos de mirar al espejo esperando que nos diga quiénes somos y buscamos dentro de nosotros para amar lo que ya es… Es un acto de amor contigo mismo, un acto de respeto por lo que eres y por lo que son las personas. Un acto de comprensión hacia otro que acaba rebotando en ti y llenándote de paz.

¿Cómo se perdona? Queriéndote tanto que te des cuenta de que la opción de no hacerlo supone seguir atado a alguien que sigue horadando tus heridas cada vez que recuerdas su agresión y renuevas tu votos de no perdón…

Valorar tanto tu tiempo que sepas que no hay un segundo que perder recordando la ofensa, que no hay un minuto de tu vida que ocupar pensando en las razones de otro y dejando tus ilusiones. Abrazando tus errores y dándote cuenta de que todos somos imperfectos y nos equivocamos y que eso forma parte de una aprendizaje infinito que la vida nos pone delante.

Se perdona porque el dolor de no perdonar es tan intenso que rompe y erosiona por dentro y escribe palabras terribles en las paredes de tu alma… Porque empieza a desgajar tus momentos felices y romper tus risas… Cuando dependes tanto de esa persona por no ser capaz de soltar el recuerdo que a cada paso se abre el suelo bajo tus pies. Cuando te das cuenta de que no perdonar te duele más a ti que a nadie.

Perdonar es dejar de esperar que te acepten para empezar a aceptarte. Asumir tu poder sobre tu vida y dejar de poner en manos de otros tu felicidad… Perdonar es vivir en el presente y dejar de visitar el pasado para reabrir heridas y culparse por no alcanzar una perfección insoportable e inasequible. Perdonar es vencer sin luchar y hacer las paces contigo.

Es arriesgarse a vivir por entero en un mundo donde muchos viven a medias por si vivir duele o te ensucia las manos… Mirar a esa persona que nos ha hecho daño y descubrir que late y vibra como tú y que pase lo que pase, si no la soltamos y liberamos de nuestra rabia, nos seguirá ofendiendo una y otra vez… Incluso cuando ya no esté, porque nuestro rencor nos ata a ella más que su ofensa.

Perdonar es decidir que no nos importa lo que digan ni piensen porque somos lo que necesitamos ser y vivimos la vida que nos llena, aunque al mundo le inoportune nuestra dicha y se sienta incómodo con nuestra forma de ser felices.

Perdonar es darse permiso a uno mismo para que las palabras de otro no te arañen, desactivar la tecla que otros tocan para alterarnos y modificar nuestro ánimo. Es recuperar tu poder para decidir cómo y cuándo actuar. Dejar de ser reactivo para tomar las riendas y ser consciente de qué emociones viven en ti y de todo lo que puedes aprender de ellas.

Perdonar para sacarse de encima la excusa de sus palabras para recordarse las culpas que llevamos pegadas y dejar de usarle para descubrir miedos. Es decidir que lo que nos hace vulnerables nos da la oportunidad de crecer y aprender y que mostrar nuestras debilidades sin temor las convierte en fortalezas. Perdonar es ponerse en el lugar de otro y poder ver que la realidad tiene muchas caras. Es deshacer el nudo que mantenemos prieto y que nos ahoga y comprime. Es desandar el temor a no gustar y no merecer…

Es dejar el camino de guijarros que insistimos en pasar con los pies desnudos para empezar a usar las alas que ignoramos tener asidas a la espalda.

¿Cómo se perdona? decidiendo que no te duele porque no va contigo. Que no se puede cambiar el pasado pero que el presente depende exclusivamente de ti. Que no permitimos que nadie nos diga quiénes somos ni qué debemos sentir, que vamos a coser nuestras heridas y descubrir nuestra grandeza… Que sepamos que estamos de nuestra parte y no nos ponemos la zancadilla, ya nadie podrá decirnos nada que nos aparte de nosotros mismos…

¿Cómo se perdona? Amándote y decidiendo que no hay nada en ti que merezca reproche porque cada día trabajas para crecer… Y asumiendo errores como puertas necesarias que cruzar y cerrar… Diciendo no a seguir enquistado en el absurdo.

Amando la noche para saber apreciar el día… Conociendo la sombra para descubrir la luz… Entendiendo que tal vez todo esto sea una lección necesaria que nos cuesta aprender y aceptar porque lo que conlleva y supone superarla es tan grande que se nos escapa a la comprensión…

Se perdona cuando se comprende que a veces no hay nada que perdonar. Que si quieres salir adelante no hay más remedio que quitarse la capa del miedo que te hace invisible y ponerse la persona que confía en sí misma, la de persona extraordinaria que escoge sentirse siempre digno pase lo que pase… La que en el fondo no necesita capas para esconderse.

¿Cómo se perdona? eligiendo seguir adelante a pesar de todo. Dejando de buscar excusas para autosabotearse y quedase anclado en el pasado, soltando la carga pesada de una autoexigencia tiránica, permitiéndose cortar los hilos que te convierten en marioneta de otros y de tus propias emociones por comprender, por conocer, por gestionar.

Se perdona cuando te das cuenta que perdonar es perdonarse. Cuando aceptas que a veces para seguir adelante hay que renunciar a tener la razón y a ganar una guerra que no tiene sentido.

Se perdona soltando el amarre que nos ata al dolor en el que a veces nos sentimos cómodos porque buscamos compasión y dándonos cuenta de que merecemos más que eso… Merecemos lo mejor, el amor de verdad que nosotros mismos somos capaces de darnos. Se perdona soltando el lastre y dejando que lo que lleva el río llegue al mar.

Algunos tienen dificultad para distinguir entre vivencia y experiencia.

Vivencia es lo que te ha sucedido… lo que has vivido. Experiencia es lo que has aprendido de esa vivencia.

Algunas personas tienen muchas vivencias y, paradójicamente, pocas experiencias. Sólo ganas experiencia de una vivencia cuando identificas, analizas, concluyes y, sobre todo, modificas algo en tu forma de “ser”.

A veces la experiencia te sirve para generar un cambio profundo, como una modificación de tu mentalidad o creencias. Otras para cambios livianos, como una modificación de conducta.

A pesar de lo que algunos creen, estás cambiando a cada momento. A veces más deprisa y otras más despacio. Lo único cierto es que siempre estás cambiando.

El “mundo” cambia cada vez más deprisa

Es una frase que todos decimos algunas veces. Pero ¿qué es el mundo sino la conjunción de todas las experiencias de todos nosotros?

Para poder “adaptarte” a este mundo cambiante necesitas estar cambiando continuamente y al ritmo adecuado para no quedarte atrás. Los valores prevalentes cambian lenta pero continuamente y, por tanto, las conductas.

La mayor parte del tiempo no somos conscientes de ese cambio, de la misma forma que no nos damos cuenta de que cada día somos más viejos. Como todos los días te miras en el espejo para peinarte o lavarte los dientes no te das cuenta de que también cambias por fuera.

Sólo cuando miras tus fotos de hace diez, veinte o treinta años, te dices ¡qué cambiado estoy!

Este fin de semana dediqué una parte de mi atención a revisitar mis álbumes de fotos. Hacía unos cuantos años que no lo hacía.

Al final me quedé reflexionando sobre los cambios físicos e internos que debió experimentar el tipo que aparecía en la mayoría de ellas. Me esforcé en dibujar el sendero por el que había transcurrido su vida, hasta hoy, y me pregunté por los escenarios en los que aparecía y sus compañías… Cuando terminé ese ejercicio, me atreví a hacer otro…

Ejercicio del álbum de fotos

Te invito a realizar el siguiente ejercicio, que tiene dos partes.

En la primera escoge y encuentra un momento de tranquilidad para ver tus fotos del pasado. Puedes hacer este ejercicio sólo o acompañado con tus familiares o amigos. Revive los momentos que capturaron esas imágenes. Esfuérzate para colocarte en esos momentos de tu vida, tal como “eras” entonces y pregúntate ¿cuáles eran, en cada uno de esos momentos, mis valores, intereses, hábitos…?

Reflexiona sobre cómo han ido evolucionando. Algunos se habrán mantenido, otros se habrán modificado ligeramente y otros profundamente. Evalúalos, es decir, enjuicia el valor (positivo y negativo) que te han aportado para llegar a ser la persona que “eres” ahora.

Pregúntate si esta persona es la que querías ser – como padre, amiga, profesional, compañera, hijo, vecina, hermano, jefa… – y, también, si esta persona es la que tú habías planeado o el resultado del “azar de la vida”.

Esta es la parte más sencilla. Sólo necesitas ser honesto contigo mismo. No merece la pena mentir, porque te mentirías a ti mismo.

En la segunda parte del ejercicio vas a “construir el álbum de fotos que querrías ver dentro de medio, cinco, diez o treinta años”. Sí, esta segunda parte ya no es tan fácil.

Se trata, como imaginas, de que “diseñes” la persona que quieres “ser” para que, cuando haya transcurrido ese período de tu vida, puedas sentir satisfacción contemplando “tu obra”.

Lo pasado, pasado está. Pero el futuro te pertenece. Tú posees la capacidad y el poder para llegar a ser cualquier cosa que te propongas.

Puedes elegir entre ser el “autor” de tu vida o el “actor” de una vida que otros escribirán para ti.

Compromiso

Mi recomendación es que elijas ser el guionista, director, productor y actor protagonista de tu propia vida. Para ello sólo necesitas una cosa: compromiso.

La mayoría de las personas no viven la vida que realmente quieren porque les falta “comprometerse con su vida”. El compromiso requiere aceptar responsabilidad – un bien escaso en un mundo repleto de victimismo.

Compromiso significa promesa. Elige lo que quieres para ti y prométete que harás lo que sea necesario para conseguirlo. Es así de simple y difícil. La clave es que no te traiciones. Que no te “vendas” a la enorme cantidad de ofertas que recibirás en tu camino. Pide ayuda cuando tengas dudas o el obstáculo sea grande.

Tienes el derecho y el poder de vivir la vida que quieres

Aprende continuamente de tus vivencias para convertirlas en experiencias. No dejes pasar un día sin extraer alguna experiencia de tus vivencias. Sacrifica un poco de televisión o facebook para reflexionar 18 minutos cada día y, así, extraer un aprendizaje y lo que es aún más importante: “hacer algo” con ese aprendizaje, es decir, “cambiar” mañana algo de lo que piensas y haces.

libros1. Steve Jobs

Por Walter Isaacson

Uno de los grandes inventores del siglo XXI nos dejó definitivamente muchas enseñanzas que seguimos poniendo en práctica todos los días.

Este libro, publicado poco después de la muerte de Jobs, fue uno de los bestsellers del 2011, según Amazon. Steve Jobs no sólo revolucionó la forma en la que escuchamos la música y usamos el teléfono, sino que satisfacía las necesidades de las personas mucho antes de que éstas supieran que las tenían.

La muerte de este gran empresario sirve de ejemplo para emprendedores jóvenes que quieren innovar y buscar un modelo a seguir. Con más de 40 entrevistas hechas a Jobs a lo largo de dos años, este libro relata la historia de un muchacho que, después de inventar su primera computadora en su garaje, llegó a ser uno de los empresarios más reconocidos del mundo.

Año de publicación: 2011

2. Start With Why

Por Simon Sinek

¿Sabes por qué haces lo que haces?

Muchas personas saben qué hacen y cómo lo hacen, pero muy pocas saben el porqué. Este autor, en el caso de las empresas, nos llama a inspirar y motivar a las personas a nuestro alrededor para que trabajen mejor, esto marca la diferencia entre un empleado que está ahí para recibir su salario y uno que busca mejorar la empresa en la que trabaja.

Esto a la larga hará que la gente te sea leal a ti y a tu negocio.

Año de publicación: 2009
*Disponible sólo en inglés en versión online

3. Los siete hábitos de la gente altamente efectiva

Por Stephen Covey

El autor nos plantea estos siete hábitos con ejemplos de la vida cotidiana con la finalidad de ver las cosas de otro modo, conseguir el éxito y transmitirlo a los demás. Nos invita a ser mejores líderes, profesionistas y hasta mejores personas. Ten por seguro que te ayudará a enfrentar los desafíos para alcanzar el triunfo.

Con más de 15 millones de copias vendidas en 30 idiomas diferentes, este libro se ha convertido en un motivador para las personas que buscan ser más eficientes.

Título original: The Seven Habits of Highly Effective People
Año de publicación: 1989

4. The Trump Card: Playing to Win in Work and Life

Por Ivanka Trump

La hija del gran empresario, Donald Trump, presenta un libro para emprendedoras en el cual busca motivarlas para alcanzar el éxito en cualquier campo. Habla también sobre los ingredientes clave para alcanzar las metas y tener una carrera importante, además comparte las lecciones que aprendió mientras crecía y lo que la hizo convertirse en una estrella en el mundo empresarial.

Año de publicación: 2010
*Disponible sólo en ingles versión online

5. El libro negro del emprendedor

Por Fernando Trías

Para muchos, ser emprendedor es algo emocionante, ya que están dispuestos a tomar riesgos sin preocuparse mucho por el desenlace.

Sin embargo, se calcula que un 90 por ciento de las startups fracasan antes de cuatro años y sólo el 3 por ciento sobrevive. Es por eso que el autor analiza los factores clave del fracaso y define los rasgos que un verdadero emprendedor debe tener (motivación y talento) para poder dar a conocer una idea de forma innovadora.

Año de publicación: 2007

6. La sorprendente verdad sobre qué nos motiva

Por Daniel H. Pink                                                                                     

El ser humano ansia tener la libertad de decidir sus propios objetivos y poder seguir aprendiendo. Lo que el autor quiere dar a conocer es un nuevo enfoque en cómo nos organizamos, cómo pensamos y cómo y por qué hacemos lo que hacemos en los negocios.

Actualmente, la motivación en las empresas es un impulso intrínseco que nos hace responsables y nos ayuda a tener el control de nuestra vida, al contrario de ideologías anteriores. Para poder conseguir esto debemos querer tener el control de nuestra vida, de mejorar en todo y tener el anhelo de hacer algo más.

Título original: Drive: The Surprising Truth About What Motivates Us
Año de publicación: 2010

7. Salir del abismo

Por Seth Godin

Este empresario es considerado uno de los teóricos del marketing más importantes del siglo XXI. Lo que viene a enseñarnos con este libro es a darnos cuenta si estamos en el camino correcto.

Para muchas personas empezar algo nuevo implica un gran reto y entusiasmo, pero conforme avanza el tiempo esa motivación se va perdiendo hasta que nos quedamos en el mismo punto sin progresar.

Recuerda lo que dijo Einstein: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo” Si haces eso ten por seguro que nunca sobresaldrás en el mundo de los negocios. Pregúntate a ti mismo, “¿Estoy haciendo las cosas lo mejor que puedo?”

Título original: The Dip
Año de publicación: 2008

8. Making Ideas Happen

Por Scott Belsky

Este es un libro sobre innovación y creatividad que puede ser usado para motivar a la gente para que lleven a cabo las ideas.

Lo difícil en un proceso creativo no es tener ideas, sino ponerlas en práctica. El autor afirma que es importante que en toda empresa el ambiente sea parecido al de una startup con negocios en los que no se tiene nada que perder. También dice que las empresas deberían tener un periodo en el que les permitan a los empleados experimentar con nuevas ideas sin ningún tipo de penalización.

Año de publicación: 2011
*Disponible sólo en ingles versión online

9. ¿Quién se ha llevado mi queso?

Por Spencer Johnson

En este libro, el autor nos relata la historia de cuatro personajes que representan la personalidad de la gente.

Un día tenían todo y al minuto siguiente desapareció. Lo que el libro busca es que la gente se motive para enfrentarse a los cambios inesperados en el trabajo y en la vida. La mayoría de las personas reaccionan de cuatro formas: resistirse por miedo a lo que vendrá, aprender a adaptarse cuando se comprende que puede llevarnos a algo mejor, detectarlo pronto y apresurarse hacia la acción.

¿Cómo quieres reaccionar tú?

Título original: Who moved my cheese?
Año de publicación: 1998

10. El camino del Kaizen: Un pequeño paso puede cambiar tu vida

Por Robert Maurer

De acuerdo al autor de este libro, el Kaizen permite obtener cambios muy significativos en nuestra vida por medio de seis sencillos pasos:

– Hacernos preguntas pequeñas
– Tener pensamientos pequeños
– Realizar acciones pequeñas
– Resolver problemas pequeños
– Conceder premios pequeños
– Reconocer los momentos pequeños

Esta técnica te puede ayudar a hacer cambios en tu vida personal y laboral como por ejemplo dejar de fumar, saber negociar, hablar en público, mejorar las relaciones, etc. En empresas japonesas se puso en práctica esta técnica y los cambios fueron muy significativos en cuanto a la creatividad y eficiencia de los empleados.

Título original: One Small Step Can Change Your Life: The Kaizen Way
Año de publicación: 2006

energíaEstamos casi a final del año, y éste no es un buen momento para que disminuya tu nivel de energía.

Aunque tu pasión por el trabajo ya no te motive lo suficiente, no puedes darte el “lujo” de retirarte ni por un segundo. Mantener un buen nivel de energía y conservar el enfoque en el negocio es algo que viene desde dentro, no de una bebida con cafeína o de otro tipo de estimulante.

Te presentamos seis formas en las que puedes aumentar tu energía:

1. Duerme bien

Es común escuchar a los emprendedores, en especial a los novatos, decir que duermen sólo cuatro horas en la noche. Sin embargo no es nada recomendable.

Los que no duermen lo suficiente puede que soporten la situación durante algún tiempo, pero a la larga esto afectará en tu productividad y creatividad. El cuerpo y la mente necesitan descansar para recargar baterías. Lo más recomendable es dormir alrededor de siete horas diarias.

2. Escribe tus metas dos veces al día

Haz una lista de tus objetivos en cuanto te levantes en la mañana, y nuevamente cuando te vayas a dormir en la noche. Esto te ayudará a mantenerte enfocado en lo que realmente quieres y por qué lo quieres.

No estamos hablando de una simple lista de pendientes; sino de un listado de grandes metas que deseas conseguir en tu vida, por ejemplo, por qué vas al trabajo y qué es lo que esperas lograr de tus esfuerzos.

Concentrarte en estas metas te ayudará a impulsar tu pasión y energía.

3. Ejercítate diariamente

Hacer un programa de ejercicios diario te ayudará a energizarte y a darte un sentido de dirección, control y poder.

Un buen ejercicio cardiovascular o hacer estiramientos en la mañana puede aumentar tu autoestima y hacer que fluya la adrenalina por el resto del día. Trata de incluir ejercicios de respiración o de meditación mientras trabajas tu cuerpo.

4. Vístete para el éxito

Vestirte bien cambia la forma en la que te ves a ti mismo y en la que te ven los demás.

Vístete de tal manera que muestres que estás orgulloso, preparado y confiado de alcanzar el éxito. La gente aprecia cuando haces un esfuerzo por lucir profesional. Su admiración puede entregarte el tipo de energía y seguridad que requieres para sostenerte en pie durante un día difícil.

5. Rodéate de gente que te apoye

Puedes unirte a organizaciones o clubes donde todos los miembros hagan algo que les emocione.

También intenta que tu familia esté en la misma página que tú. Si tu esposa(o), hijos, padres y hermanos celebran tus triunfos contigo, tendrás una buena fuente de inspiración para mantenerte motivado y con energía.

6. Crea una política de “no negatividad” en tu casa y oficina

Procura que la gente con la que trabajas y vives tenga una actitud optimista, en especial si son tu familia, empleados, socios o colaboradores.

Esto no significa que estés cerrado a las pláticas serias, sino más bien que procures evitar el uso de frases como “No podemos hacerlo” y “Eso no es posible”. El contar con una política de “no negatividad” es muy importante puesto que, de lo contrario, no encontrarás nada que te energice y te motive a encontrar soluciones.

Recuerda: siempre te enfrentarás a obstáculos y retos, pero conservar un nivel alto de energía te permitirá tener el poder e ímpetu necesario para superar esos baches que son los que forjan a los grandes empresarios.

ingresos pasivosSin lugar a dudas, la educación financiera es un tema que nos interesa a todos sin importar nuestra edad, sexo, nacionalidad, raza o religión. Incluso, sin importar nuestra situación económica actual, porque todos sin excepción deseamos mejorar nuestras condiciones de vida, aunque en muchos casos, no tengamos claro cómo lograrlo.

Por eso, te encantará el tema de este artículo y te ayudará con tu educación financiera porque podrás conocer uno de los secretos de las personas que ya cuentan con libertad financiera o que están en camino de conseguirla: los ingresos pasivos.

Este tipo de ingresos es una verdadera obsesión para la gente con riqueza, porque tiene inmensos beneficios, los cuales te vamos a explicar a continuación.

Para entrar en detalle, veamos primero lo que es un ingreso activo, el cual se puede definir como el dinero que se obtiene a cambio de la prestación de un servicio.

El ejemplo más común de un ingreso activo es el empleo, en el cual, mensual o quincenalmente ganas dinero a cambio de un oficio o actividad delimitada que has realizado durante ese tiempo.

Ahora bien, los ingresos pasivos son el dinero que obtenemos sin que sea necesaria nuestra presencia física, es el fruto de un esfuerzo realizado durante un periodo de tiempo, que posteriormente nos permite recibir compensación monetaria sin ser necesario nuestro tiempo, ni nuestro esfuerzo.

Algunos ejemplos de ingresos pasivos son el arrendamiento de un inmueble, los dividendos de una acción, las regalías de un libro o una canción, entre otros.

Para poder tener ingresos pasivos se requiere de un activo. En los ejemplos expuestos anteriormente, los activos son el inmueble, la acción, el libro y la canción respectivamente.

Es probable que estés pensando que para construir un activo que genere ingresos pasivos se requiera de mucho dinero, pero esto no es del todo cierto, pues actualmente, con los avances tecnológicos (Internet) se facilita esta labor.

Veamos algunos ejemplos de cómo podemos apoyarnos en la web para tener ingresos pasivos.

Tomemos el caso de un jefe de cocina, mejor conocido como un chef. Puede hacer varios vídeos a manera de curso, explicando de manera clara, detallada y pedagógica como preparar platos exclusivos, luego puede subirlo a internet, promocionarlo en la red y cobrar una tarifa para que la gente que esté interesada en aprender a cocinar pueda hacerse a esta capacitación. De este modo, no importará donde se encuentre el chef, podrá recibir ingresos sin la necesidad de estar presente.

Otro caso de ingresos pasivos lo podemos ver en un negocio multinivel, en el cual cada quien puede apoyarse en su red de mercadeo para obtener ingresos por las ventas y afiliaciones realizadas por cada uno de los miembros de su equipo.

Es importante que consideres lo más pronto posible la posibilidad de obtener ingresos pasivos, pues si tus ingresos dependen exclusivamente de un empleo, puedes estar en un serio riesgo, ya que mientras se dependa de un jefe o de una empresa, cualquier cosa puede pasar de un momento a otro.

Ten en cuenta que, en muchas ocasiones, la permanencia de un empleado dentro de una empresa no depende de su conocimiento, su experiencia, o su desempeño laboral. Puede tener un excelente currículo, pero en cualquier momento pueden presentarse situaciones fuera de su control como por ejemplo, una fusión con otra compañía, crisis económicas, e incluso eventos climáticos que afecten el bienestar de la compañía.

No es nuestra intención asustarte, ni queremos decir que es negativo tener un empleo, pero queremos mostrarte la posibilidad de nuevas oportunidades de obtener de ingresos adicionales a los métodos tradicionales, porque en estos tiempos tan dinámicos y acelerados, lo que por generaciones consideramos como lo más seguro, ya no lo es tanto.

Por esto, te sugerimos que descubras e investigues un panorama más amplio, para que puedas prepararte ante cualquier imprevisto que te permita tener un colchón financiero en caso de ser necesario.

Recuerda informarte muy bien antes de empezar cualquier emprendimiento, sin embargo, consideramos que las redes de mercadeo multinivel son una gran alternativa (en otro artículo ampliaremos este tema), dada sus ventajas, las posibilidades de expansión, crecimiento financiero y personal.

PromesasPor Rita Tonelli

No es habitual que usemos esta palabra –“Prometo”- cuando queremos decir que vamos a hacer algo.

Esto podría interpretarse como un simple modismo o costumbre pero la elección de nuestro lenguaje, como bien sostiene el Coaching Ontológico, es determinante en nuestra comunicación, el logro de relaciones sanas y la efectividad de nuestras acciones.

La promesa es un acto lingüístico que nos permite coordinar acciones con otros.

Esto se refiere a “ponernos de acuerdo”.

¿Y qué te pasa a vos cuando sentís que te pusiste de acuerdo con otro?
¿Das por hecho lo que el otro va a hacer porque te lo prometió?
¿No estás seguro de que se llegue a cumplir?
¿Sabés de qué depende la elección de tu respuesta? … Seguir leyendo »

moneyUna tradición en esta temporada es la lista de propósitos y deseos a emprender el próximo año, y los relacionados con las finanzas personales que contribuirán a mejorar la salud del bolsillo deben quedar incluidos.

Aquí, quedan a disposición 10 sugerencias que permitirán mejorar el manejo y los gastos personales y familiares, que de llevarlos a cabo permitirán eliminar las presiones económicas, aún en épocas de crisis.

1. Hacer un presupuesto. Visualizar el nivel de gastos que se tiene (incluyendo deudas) para controlarlos, desarrollar un plan financiero y plantear metas de ahorro a corto, mediano y largo plazo.

2. Ahorrar. Cantidad de dinero remanente una vez cubiertos todos los gastos cotidianos (comida, vivienda, gas, luz, educación), que se guarda para utilizarlo en el futuro. Hay opciones … Seguir leyendo »

Vivir MejorSiempre que recibo una invitación para una fiesta (antes de marcarlo en mi calendario, antes de confirmar) buscaba el precio de la casa por internet. Se convirtió en un hábito, algo que hago sin darme cuenta, a pesar de que sé que buscar el precio de venta de la casa de alguien es similar a mirar en su gabinete de medicina cuando vas a cenar.

Soy consciente de que está mal, así que ¿por qué hacerlo? Porque está ahí, es tentador y puede ser increíblemente revelador.

Para mí, los registros de ventas que se encuentran en Internet (Zillow, Redfin, Trulia, Movoto, Streeteasy – la que quieras) son uno de los pocos lugares donde puedo echar un vistazo a la vida financiera de esa otra persona. Y puesto que los asuntos de dinero se guardan a menudo más firmemente que los secretos sexuales, hay algo satisfactorio en poder ver un número en blanco y negro.

Pero, como mirar a escondidas en un gabinete de medicina, nunca termina haciéndome sentir increíble sobre mí misma. ¿Por qué no puedo parar?

No siempre estuve obsesionada con lo mucho que mis amigos tienen en el banco.

En mis veintes, el dinero se sentía como una mercancía, y mis amigos y yo estábamos bastante abiertos al respecto. Regularmente compartíamos nuestros salarios. Alguien que ganó más podría ofrecer las bebidas de la noche, y alguien que ganó menos sería el anfitrión en su apartamento compartido.

En aquel entonces, el dinero se sentía como un barco; esencial para llegar desde el punto A al punto B. Siempre y cuando tenías uno, no importaba si el barco era un kayak o un yate.

Pero poco a poco, a medida que crecíamos, nos movíamos en nuestras carreras, nos establecimos con compañeros y empezábamos a tener hijos, el dinero empezó a representar mucho más, o al menos eso me pasó a mí. El dinero se convirtió en un símbolo por tomar buenas decisiones en la vida, desde elegir a la pareja «correcta» hasta ser abatida y seguir el curso en un trabajo aburrido pero lucrativo.

Tuve la suerte de ser capaz de ganarme la vida como escritora, pero mis ingresos variaron enormemente de mes a mes, y yo usaba a menudo el exceso de dinero que me quedaba después de pagar las facturas y los gastos para «invertir» en experiencias; vacaciones en Costa Rica, como mochilera alrededor de Europa, un verano en Dublín. Afortunadamente, no tenía deudas, pero tampoco tenía mucho para ahorrar.

Y entonces, a los 32, quedé inesperadamente embarazada.

A medida que me asentaba en mi vida, empecé a ver el dinero como un ancla: Algo que me permitiría comprar una casa y apostar a poder demandar para siempre una buena escuela, bonitos parques, y patios traseros cercados.

Nunca me había dado cuenta en mis veintes que incluso quería esta ancla, y me sentí casi traicionada de que mis amigos no sólo sabían que querrían una en el futuro, sino que habían tomado las decisiones financieras necesarias para que eso sucediera. Claro, todos podríamos haber juntando los billetes de las bebidas una década antes y bromeando sobre lo quebrados que nos sentíamos, pero de alguna manera se prepararon para un futuro financiero más estable, mientras que yo no lo hice.

Sé que esto suena desesperadamente ingenuo. Y no estaba tan desprevenida. Incluso en mis días freelancing y viajando, me había comprometido a invertir (una pequeña cantidad) en un fondo de retiro mensual. Tenía algo de dinero en una cuenta de ahorros que consideré intocable de una pequeña herencia. Supongo que el mayor golpe fue la rapidez con que mi relación con el dinero había cambiado. Nunca antes había sentido celos por el dinero. Pero ahora, mientras mis amigos se convertían en dueños de una casa, los tuve.

Pero sabía que tenía que sacudirme los celos para seguir adelante con mi propia vida.

En última instancia, lo que me hizo un poco menos obsesiva fue apartar mi atención de las finanzas de mis amigos y moverla hacia la mía. Empecé a investigar el proceso de comprar una casa. Me hice una idea de cuánto cubrirían mis ahorros y hasta dónde tendría que ir para conseguir lo que quería. Dejé de buscar en Internet el precio de las casas de mis amigos y empecé a ver los listados en mi rango de precios esperado.

Y finalmente, en vez de intentar sustraer las finanzas de mis amigos, empecé a hablar de decisiones financieras y dificultades con ellos. Les pedí su consejo sobre la compra de una casa.

Aprendí que algunos de sus pagos iniciales fueron hechos con ayuda familiar, y oí algunos cuentos de advertencia sobre las hipotecas exorbitantes. Estas conversaciones se sintieron más evolucionadas y cautelosas que nuestras comparaciones salariales en nuestros veintes, pero también se sintieron más enriquecedoras. En vez de sentirme como si estuviera comparando, sentí que estaba aprendiendo.

Pero no soy perfecta. Cuando me llega una invitación, sigo sintiendo la necesidad de abrir mi aplicación Zillow para buscar el precio de la casa. Y de vez en cuando la abro. Pero por ahora, me enfoco principalmente en casas vecinas que estén a la venta que pueda comprar algún día.

¿No le salen las cosas? ¿El estrés lo domina? ¿Tiene episodios de rabia durante el día y no deja de pensar en eso que lo molestó? Este ritual puede causar un gran impacto y no requiere dinero. Salvo el punto 4, donde tendrá que buscar a alguien para conversar.

Los seres humanos somos complejos, nos comportamos de una manera según nuestras creencias y actuamos por principios o valores. A veces, podemos modificar algunos patrones para tener hábitos más saludables, por ejemplo, en la alimentación. De ahí la frase de que somos de acuerdo a la forma que nos alimentamos.

También podemos ser más saludables haciendo ejercicio. O cambiar un poco las rutinas de la mañana. Ya hemos hablado en FP de algunas buenas prácticas que hacen que usted cumpla con sus objetivos, como por ejemplo, hacer su cama a diario, por más que tenga que salir de carrera al trabajo o a cumplir con la agenda. Es que nada más aburridor que llegar a la casa y que el lecho donde usted va a restaurar a su cuerpo lo reciba en un completo desorden, con la ropa tirada, papeles, restos de comida y mil cosas.

No es por capricho que lo decimos. La ciencia se ha encargado de verificar que simples actos pueden causar un gran impacto, sobre todo en lo relacionado a los comportamientos que se tienen por la mañana. De acuerdo con Marcel Schwantes, colaborador del portal Inc.com y fundador de Leadership from the core, existe un ritual diario de 32 minutos que puede darle equilibrio a su vivir.

Parece mucho tiempo si se trata de quitarle unos minutos a esa ‘perecita’ tan chévere que se toma cualquier persona para escapar de las cobijas y salir de la cama. Pero para Schwantes, existe un camino poderoso de solo 4 pasos que gira alrededor de temas clave: dar, gratitud, respiración y crecimiento, en ese orden específico.

Claro, algunas veces pensamos que el automejoramiento no solo gira alrededor de uno como persona, sino también de lo que se espera que hagan los demás. Así que el experto dice que la mañana es un buen inicio para hacer cambios. Y el horario es perfecto para seguir estos ejercicio ya que el cerebro se encuentra recién activado, por lo tanto, tiende a percibir los beneficios de inmediato.

#1. Dese el regalo de hacer un favor de 5 minutos

El adagio popular señala que ‘es mejor dar que recibir’. Es cierto y no tiene que relacionarse directamente con el dinero. Un reporte de Harvard Business School concluye que las recompensas emocionales son las mejores cuando nuestra generosidad se conecta con otras personas. ¿Cuál es el límite? En la conexión entre quien da y quien recibe se generan grandes beneficios sicológicos y potencia la felicidad.

Una de las mejores maneras de dar algo sin necesidad de gastar dinero es hacer el ‘favor de los cinco minutos’. Esta rutina fue inventada por el profesor Adam Grant en su libro récord en ventas ‘Dar y tomar’, donde decía que había que hacer favores que tomaban cinco minutos, sin interés alguno, sin preguntar ni esperar nada a cambio y sin intereses.

Ejemplos de estos favores de 5 minutos incluyen: compartir el conocimiento, hacer presentaciones, servir como referencia para alguien o recomendar a una persona en LinkedIn, Yelp o en otras redes sociales.

#2. Escriba tres actos de gratitud

Tiempo: 2 minutos

En cada mañana y por 21 días, encuentre un sitio tranquilo que no traiga distracciones y escriba tres nuevas cosas por las que usted se sienta agradecido. No gaste más de 2 minutos en este ejercicio. Quizá haya algo en sus compañeros de trabajo, un proyecto reciente que haya impactado en su organización o un avance en su carrera profesional. No lo olvide, hágalo por 21 días seguidos.

La razón: el sicólogo positivo Shawn Achor, autor del libro récord en ventas de New York Times ‘The Happiness Advantage’, citó una recopilación de investigaciones donde decía que cuando entrena la mente para encontrar cosas positivas en lugar de las negativas, y lo hace durante 21 días, es una actividad específica que le enseñará el optimismo. Y no es un chiste. Achor dice que esto mejorará significativamente su optimismo en los próximos 6 meses.

Duración de la rutina diaria: 7 minutos.

#3. Haga ejercicios diarios de respiración anti estrés

Tiempo: 5 minutos

¿Ha sentido tensión y estrés cuando se aproxima la fecha de un evento o la entrega de un proyecto? ¿Quizá se ha sentido enojado o ansioso de algo que pasó en un día anterior? Este es el remedio para ello, cortesía de Emma Seppälä, directos de ciencia de la Universidad de Stanford del Centro de Investigación y Educación de Compasión y Altruismo y escritora del libro “The Happiness Track”.

Según la experta nuestra respiración cambia dependiendo de cómo nos sentimos: es corta y superficial cuando hay estrés, profunda cuando estamos relajados, cambia cuando suspiramos, gritamos, lloramos o reímos. Pero de acuerdo con Seppälä, la mayoría de nosotros no nos percatamos de ello y dice “así como nuestra respiración cambia de acuerdo como nos sentimos, también podemos cambiar cómo nos sentimos usando la respiración”.

Acá viene el secreto: podemos cambiar el día que tenemos si usamos los minutos que nos tomamos para salir por la puerta de la casa. Con solo tomarnos 5 minutos para mejorar la respiración se reducirán los niveles de estrés y nos sentiremos con más bienestar.

Rutina diaria en la mañana: 12 minutos.

#4. Aprender algo nuevo mientras se toma un café para conversar

Tiempo: 20 minutos

Ahora que está más tranquilo y en paz con usted mismo y listo para iniciar el día, piense en alguien con quien se tomaría un café antes de entrar a la oficina. ¿El propósito de esa charla con café? Absorber el conocimiento y aprender algo nuevo de esta persona.

Las mejores conversaciones que se tienen en la vida es cuando se inician aprendiendo algo de lo que otras personas hacen, cómo lo hacen y por qué. La gente ama hablar de sí mismas y si usted es lo suficientemente listo, las dejará hablar de eso.

Entonces, propóngase ser esa persona que hace ese gesto de “Yo quiero aprender de ti”. Eso hará que usted sea alguien mejor y la otra persona agradecerá la oportunidad y se lo pagará más adelante. ¿Quiere ir más allá? Busque a alguien considerablemente más joven (un millennial si usted es un adulto de la generación X o un ‘boomer’) que traiga un valor real a su trabajo o un área en la que usted no esté familiarizado, y verá que aprenderá mucho de esa persona.

Tiempo total de la rutina: 32 minutos.

dineroEn nuestra cotidianidad solemos escuchar mitos que hablan de brujas, personas que deambulan por los pueblos del país y monstruos que producen hasta pesadillas. Y aunque parezca extraño, en las finanzas también existen historias que se alejan de la realidad pero que nos hacen tomar decisiones, que en muchas veces, nos perjudican.

Tal es el caso de las historias, o mitos, que rondan el dinero, y que nos impiden tener unas finanzas personales saludables, cercanas y honestas.

Aquí algunos de los que, según Resuelve tu deuda, seguramente hemos escuchado:

1. Las tarjetas de crédito son malas:

Esta expresión es muy común entre las personas que han tenido o que conocen a alguien con una mala experiencia crediticia. Lamentablemente, eso genera un alejamiento a estos productos y cuando se llegan a adquirir, hay un desconocimiento sobre el correcto manejo de este.

2. A gastar que el mundo se va a acabar:

De acuerdo con ‘Resuelve tu deuda’, esta es una frase muy irresponsable que incentiva el consumo voraz e improvisado, basada en la idea de que se debe disfrutar el presente. Sin embargo, al olvidar el porvenir, también se niega la importancia que tiene el dinero para asegurar una vejez digna.

3. El dinero no importa:

Aunque no parezca, las finanzas están insertas en la vida cotidiana. Cada día se realizan miles de transacciones que involucran un intercambio de dinero por bienes o servicios. Menospreciar su relevancia traería como consecuencia un desinterés por perseguir un bienestar económico.

4. El dinero es malo:

Realmente existen buenos y malos usos del dinero, así como formas legales e ilegales de obtenerlo.

Sin embargo, señala ‘Resuelve tu deuda’, esto no implica que la riqueza tenga un atributo moral que le sea propio. “A falta de esta distinción, se cree que hablar o desear una mejor vida financiera es algo que no empata con valores positivos”, explicaron.

5. Con el pago mínimo es suficiente:

Esta frase es un pretexto común entre quienes desconocen el funcionamiento de su tarjeta de crédito, ya que, al realizar la aportación mínima solicitada, se están cubriendo principalmente los intereses y comisiones, sin impactar mucho al capital.

“Pagar el mínimo es un último recurso para no caer en mora, pero definitivamente no debería ser la norma”, mencionó ‘Resuelve tu deuda’.

6. El dinero no me alcanza para ahorrar:

Una mala administración financiera puede generar que la persona gaste más de lo que puede soportar, ya que carece de un control en el flujo de su dinero. De ahí que alguien con un alto nivel de endeudamiento destine todos sus ingresos a salir a flote y no le queden recursos suficientes para generar un ahorro.

Conociendo los mitos que rondan el dinero y nuestras finanzas personales, es necesario saber por qué los creamos.

La principal razón es la ausencia de información y los prejuicios que adoptamos según el contexto en el que vivimos. Adicional a esto, entre menos exposición e interés tengamos hacia el mundo económico, mayor será el efecto negativo que tendrán.

“También existe una carencia de maduración en la educación financiera. De niños se enseña el valor del ahorro usando una alcancía, pero conforme uno crece, también cambian los productos y servicios a los cuales se tiene acceso”, aseguró ‘Resuelve tu deuda’.

Esto, según los expertos, genera que las opiniones de gente cercana y sus historias asienten el efecto que tienen los mitos: desconfiar de los movimientos financieros.

Por ello, es importante identificarlos y eliminarlos para mejorar nuestra situación económica, y no vernos afectados en el futuro próximo por una mala decisión influenciada por estas historias.

Y ¿cómo se identifican?: educándonos, investigando sobre si lo que se dice es o no verdad y no dejarnos guiar por las opiniones de gente poco familiarizada, “es necesario para elegir opciones que impulsen el bienestar económico”, puntualizó ‘Resuelve tu deuda’.

miedoNo trates de esconderte de tus miedos; no están allí para asustarte. Están ahí para hacerte saber que algo vale la pena.

«Estoy nerviosa!» le dije.

«¿Nervio-citada?» bromeó en un esfuerzo para hacerme recordar lo parecidos que los sentimientos nervios y excitación pueden ser.

Hice una pausa y consideré sus palabras.

«De hecho, no realmente. Tengo más miedo.»

Miedo. Asustada.

Tenía una oportunidad frente a mí por la que había trabajado desde hacia tiempo. Sabía, por experiencias pasadas, que si le entregaba las riendas a mi miedo, mi excitación se desvanecería.

Miedo…

Esta era una sensación que pensaba que ya había superado.

Ahora sabía que incluso aquellos que creíamos que habíamos dominado nuestra auto-conciencia o iluminación, igual podíamos llegar a quedar paralizados por el miedo.

El miedo pone nuestra emoción en pausa.

No importa lo entusiasmados que estemos (por una oportunidad, una experiencia, o cualquier cosa) el miedo posee la capacidad de eliminar ese entusiasmo y ponerlo en espera.

Esto se manifiesta de muchas maneras, y si no estamos atentos, puede ponernos de rodillas. Por eso aquí tienes cuatro cosas importantes que debes recordar para evitarlo:

1. Sobre-pensarlo todo no sirve de nada.

Sí, el miedo nos hace presa de la parálisis por el análisis.

Cuando permitimos que el miedo impregne, nuestra emoción nos detiene y no nos deja avanzar. Nos paralizamos por el mero pensamiento de salir adelante hacia una emoción más positiva. Nos quedamos atascados en un ciclo de ¿Y si ____…?. Conjuramos imágenes mentales de los diversos peores escenarios del caso. Nuestro cerebro, plagado de miedo, deja de reconocer los éxitos pasados y se enfoca totalmente en el terror de la experiencia por venir. La inquietud y la incertidumbre nos paralizan, y quedamos atascados en un ciclo descendente.

¿La solución? Deja de pensar y empieza a hacer…

No temas al cambio. Cambia el miedo. Paso a paso.

2. No estás roto físicamente, a pesar de que el miedo te haga sentir de esa manera.

Hubo un tiempo en el que las manifestaciones físicas del miedo jugaron a nuestro favor: Las respuestas de lucha o huida, el flujo de adrenalina en nuestro cuerpo, y todos los sentidos de alerta de nuestro cuerpo. Estas sensaciones físicas nos salvaban cuando enfrentábamos situaciones que amenazaba nuestra supervivencia.

En estos días, los momentos de verdadero peligro físico afortunadamente son muy pocos. Y si bien nuestros cerebros pueden registrar este hecho, nuestros instintos subconscientes corporales aprenden más lento. Como resultado, cuando sentimos miedo (sobre algún acontecimiento en la vida, o una nueva oportunidad) la emoción hace que este mismo ciclo físico que se produzca. Nuestro miedo pone nuestra emoción en pausa porque empezamos a rompernos físicamente. Estas sensaciones (las palpitaciones del corazón, una respiración rápida) provocan aún mayores sentimientos de pánico y miedo.

Pero todo esto está en nuestras cabezas. Respira profundamente y vuelve a enfocarte en la verdad. En tú verdad.

3. Eres lo suficientemente bueno en este momento.

El miedo despierta el síndrome de impostor. ¿Qué pasa si no somos lo suficientemente buenos? ¿Qué pasa si no somos lo suficientemente fuertes? ¿Qué pasa si…, y si…?

Cuando permitimos que nuestro cerebro piense de esta forma, le entregamos el control al miedo. Cuestionamos cada oportunidad que recibimos (un nuevo trabajo, un nuevo novio, etc.) porque tememos que descubran quienes somos realmente.

El miedo elimina nuestra capacidad de pensar con claridad y experimentar la emoción que la situación requiere. El miedo detiene nuestra positividad porque inconscientemente nos convencimos de que somos un fraude y que no somos lo suficientemente buenos para esta situación. El miedo hace que creamos que nuestros éxitos pasados no tenían nada que ver con nosotros y que fueron resultados de la suerte o el tiempo. Hace que el entusiasmo por la nueva oportunidad desaparezca.

Tienes que eliminar este tipo de pensamiento negativo. Nadie ni nada puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento. Punto.

4. No estás sólo al sentir miedo y soledad.

Tal vez la forma más poderosa en el que el miedo nos detiene es cuando nos dice que nos retiremos. Cuando permitimos que la agitación supere a la emoción, sentimos al mismo tiempo vergüenza y miedo. Nos convencemos de que nadie más ha experimentado lo que estamos experimentando, o nunca sintieron lo que estamos sintiendo. Nos envolvemos en cuan abrumador y potente se siente el miedo. Desprovistos de cualquier alegría, avergonzados y con miedo, nos retiramos a la soledad y a sobre-pensar más, lo que a su vez aumenta aún más nuestro miedo.

¡Pero no estás solo! Muchos de nosotros estamos luchando la misma batalla a tu lado.

Estamos todos juntos en esto.

Rompe el ciclo!

Detén al miedo y despójalo de su poder de poner tu entusiasmo en pausa.

Usa la sensación de miedo y conviértela en gratitud. Recuerda lo bueno que siempre hay en cada situación. Toma acción. Avanzar hacia lo que tememos, poco a poco, es el primer paso para ver que la realidad nunca es tan difícil como parece.

La historia con la que abrí es mi historia a la hora de escribir este post. Mi entusiasmo ante la oportunidad de escribir en este blog se puso en pausa hasta que me recordé a mí misma los cuatro conceptos que compartí aquí contigo. Para poder superarlo tuve que recordarme los 4 puntos una y otra vez.

FelizPor mucho tiempo, me pareció que la vida estaba por comenzar, la verdadera vida. Pero siempre había un obstáculo en el camino, algo que superar primero, algún asunto no terminado, tiempo por invertir, una deuda que pagar. Entonces la vida comenzaría. Finalmente me di cuenta de que esos obstáculos “eran” mi vida.

Esta perspectiva me ha ayudado a ver que no hay camino a la felicidad. La felicidad es el camino. Así que, atesoremos cada momento que tengamos. Y atesorémoslo más porque lo compartimos con alguien especial, lo suficientemente especial como para invertir nuestro tiempo, y recordemos que el tiempo no aguarda a nadie. Así que, dejemos de esperar hasta que … Seguir leyendo »

felicidadAprende a valorarte a ti mismo, lo que significa: lucha por tu felicidad y paz mental.

Ayer por la tarde me encontré con una amiga en una cafetería. Trajo su portátil consigo para poder mostrarme algunos de sus últimos diseños de arte digital. Mientras estábamos charlando y viendo sus obras de arte, el portátil de repente empezó a hacer unos ruidos pocos saludables, la pantalla comenzó a parpadear, y luego se apagó por completo. Y, mientras ambos nos estábamos mirando con incredulidad, el aroma de circuitos informáticos fritos llenó nuestras narices.

Rápidamente agarré el portátil para inspeccionarlo y el problema se reveló al instante. La parte inferior de la computadora portátil estaba empapada y un vaso vacío y derramado descansaba al lado de su bolso justo detrás de donde estaba el portátil apoyado. En medio de nuestra charla y mover la pantalla de 15 pulgadas para adelante y atrás, de alguna manera derramamos un vaso de agua que el barista había colocado inadvertidamente detrás de la pantalla, con lo cual quedó fuera de nuestra vista.

Cuando la vida nos lanza pelotas tramposas y con curvas como estas, por lo general no le encontramos ningún sentido, y nuestra reacción emocional natural casi siempre es enojarnos mucho y gritar obscenidades lo más fuerte posible. Pero, ¿Cómo ayuda eso a nuestro dilema? Obviamente, en nada.

Mi amiga levantó sus brazos y, para mi sorpresa, esbozó una media sonrisa y dijo: «Es exactamente por esto que hice un backup de mis archivos esta mañana, y por lo que tengo asegurada mi portátil!»

Yo estaba realmente impresionado por su reacción. Muchas personas que conozco tuvieron reacciones más enfurecidas por inconvenientes mucho más pequeños. Y, sin embargo, esta lamentable situación no le robó su felicidad en lo más mínimo.

Así que tomemos esto como una gran lección para aprender. Es hora de desaprendernos del estrés innecesario que nos está tirando para abajo.

Esta es una nueva hora en nuestras vidas (un nuevo comienzo) y la vida continuará sorprendiéndonos con sus cambios, de una manera u otra. Así que hagamos nosotros también transiciones positivas de cara al futuro. ¿No te parece?

¿No estás cansado de tratar con el mismo tipo de dolores de cabeza una y otra, y otra vez?

En serio, enfócate en purgar algunos hábitos negativos a medida que comienzas de nuevo. Enfócate en aprender de tus errores en lugar de ser conquistado por ellos.

Recuerda que al final, te conviertes en lo que repetidamente haces. Si tus hábitos diarios no te están ayudando, te están dañando. Aquí tienes siete ejemplos comunes de hábitos que se robaron la felicidad de miles de personas durante los últimos años (y apuesto a que puedes relacionarte):

1. Dejar que cada pequeño problema robe lo mejor de ti.

La paz interior comienza en el momento que tomas respiración y decides no permitir que otra persona o evento controle tus emociones.

En otras palabras, gran parte de tu felicidad o miseria en el largo plazo depende de tu actitud, no de tus circunstancias. Si estás estresado por algo externo, ese dolor no es por la cosa en sí, sino por tu interpretación sobre la misma; y eso es algo que tienes el poder de cambiar en cualquier momento.

Sólo respira profundamente, ajusta tu actitud, y la frustración y el estrés desaparecerán.

2. Esperar que el día sea fácil y que todo salga según lo planeado.

Los días fáciles no existen cuando estás haciendo cosas extraordinarias. Las buenas metas requieren trabajo duro. Puede que disfrutes de tus días, pero siempre aparecerán obstáculos inesperados. Esperar lo contrario sólo conduce a dolores de cabeza y angustias innecesarias.

Dentro de muchas décadas, cuando estés descansando en tu lecho de muerte, no estarás recordando los días que fueron fáciles, estarás apreciando los momentos en los que superaste tus dificultades y conquistaste tus metas más importantes. Vas a soñar con la fuerza que descubriste dentro de ti que te permitió lograr lo que antes parecía imposible.

Así que no hagas lo que es fácil, haz lo que eres capaz de hacer, hoy. Y asómbrate de tu propia grandeza.

3. Querer que tus esfuerzos sean absolutamente perfectos.

Cada uno de nosotros es un perfeccionista en algo. Aprende a sentir cuando tu deseo por hacer algo perfecto te impide lograr terminarlo bien. Entiende que la idea de perfección no sólo es inalcanzable, también puede destruir tu mentalidad productiva. Te mantendrá corriendo en el mismo lugar, sintiéndote loco por el resto de tu vida.

Si sientes que estás corriendo en el mismo lugar ahora mismo, haz una pausa y reflexiona. Piensa en la diferencia entre un esfuerzo diligente y el perfeccionismo. Entiende cuándo es suficiente!

Dilo en voz alta si es necesario: «¡Piérdete perfeccionismo! ¡Sin ti soy brillante!»

4. No estar en el presente.

¿No es extraño cómo funciona la vida? Quieres algo y trabajas por ello, y esperas por ello, y trabajas por ello, y esperas por ello, y sientes como si te estuviera tomando una eternidad lograr conseguirlo. Y entonces, sucede y se termina, y todo lo que quieres hacer es volver a ese momento antes de que las cosas cambiaran.

Así que, ¿cómo puedes evitar estos sentimientos de pérdida y confusión?

Estando más en el presente en cada paso del camino.

Persigue tus metas y sueños y, al mismo tiempo, disfruta del viaje para llegar allí. Abraza el paso que estés tomando, incluso cuando sientas que perdiste tu equilibrio. A veces el camino está lleno de baches. Cada paso que des no tiene que ser cómodo ni perfectamente colocado.

Al dejar de lado lo que «debe» pasar o lo que «podría» pasar en cada paso del camino, liberas tu vida para recibir varias pequeñas sorpresas y alegrías. Puede que no lleves la vida exacta que deseas, pero llevarás una existencia milagrosa y significativa, te lo garantizo. La vida a veces es difícil, pero no es una faena. Hazla una aventura. Haz que sea divertida. Toma la decisión de sentirte bien contigo mismo, con tu mundo, con tus posibilidades y con el paso que estás dando en este momento.

Hazlo y sonreirás todo el camino hasta tu meta; y más allá.

5. Desautorizarte a ti mismo con un lenguaje débil.

Las personas con confianza utilizan palabras con intención. Y puedes ser uno de ellos.

Considera la diferencia entre estos dos aspirantes a bloggers (y estudiantes de coaching) con lo que hablé hace poco:

Uno dice: «Sí, soy un blogger. ¿Te gusta la meditación y el yoga también? ¡Excelente! Tenemos que estar en contacto sobre este tema, echa un vistazo a mi nueva guía que acabo de publicar en…»

Y el otro dice: «Bueno, estoy tratando de hacer un blog, pero no estoy seguro de si lo estoy haciendo bien (risa nerviosa). Me hubiera gustado haber empezado antes… bla, bla.»

¿Quién crees que obtiene más visitas, comentarios y republicaciones sociales?

En pocas palabras: Si estás tratando de construir algo o convertirte en alguien, poséelo y habla como si ya lo fueras.

6. Esperar que todos los demás sean tan amables, corteses y atentos como tú.

Quizás una dura verdad…

Vas a terminar muy decepcionado si esperas que las personas siempre hagan por ti lo que tú haces por ellas.

No todo el mundo tiene el mismo corazón que tú.

7. Ser demasiado rígido (o demasiado «maduro») como para perderte en una exploración juguetona.

A veces nos ponemos demasiado peso en tratar de controlar cada aspecto minúsculo de nuestras vidas. Baja un cambio, relájate y toma el camino por la que la vida te lleve de vez en cuando. Intenta algo nuevo, se un poco atrevido, y explora tu curiosidad. Relajarte un poco te permite disfrutar de lo inesperado.

Las más grandes alegrías de la vida a menudo son las sorpresas inesperadas que nunca tuviste la intención de que ocurrieran. Si quieres hacerte realmente bueno en algo, deja de lado la idea de la perfección y sustitúyela por la noción de exploración juguetona sin fin.

No dejamos de soñar y explorar porque envejezcamos; envejecemos porque dejamos de soñar y explorar.

CreatividadPor Rita Tonelli

En La Creatividad Está Esperando Tu Llamado. Parte Uno vimos aspectos fundamentales de este tema para poder ahora abordar lo que te permitirá transitar tu aprendizaje.

Entonces…

¡Ahí vamos, amigo!

C) Confiá en que siempre hay más de una opción: Imaginá formas diferentes de hacer las cosas. No deseches tus ideas aunque te parezcan “locas”.

En su libro Thinkertoys, Michael Michalko cuenta cómo hacía el inventor Thomas Edison para contratar personal. Su método consistía en invitarles una sopa; si le echaban sal sin probarla primero, no los contrataba, porque no quería personas que no estuviesen dispuestas a romper sus esquemas, a cuestionar sus propios hábitos.

R) Acordate de Einstein: “Si haces las cosas de la misma forma, siempre obtendrás los mismos resultados.” … Seguir leyendo »

libros1. El progreso del principio de Teresa Amabile y Steven Kramer

Para Sutton es una obra maestra de la gestión basada en la evidencia – el argumento más fuerte que sabe que «las cosas grandes son las pequeñas cosas».

2. Influencia (Influence) de Robert Cialdini

«Este libro habla acerca de cómo persuadir a las personas a hacer cosas, cómo defenderse en contra de los intentos de persuasión y la evidencia subyacente».

3. Ideas que pegan

«Básicamente se centra en cómo diseñar ideas que la gente va a recordar y actuar. Para gusto del docente esta obra tiene la mejor portada del libro de negocios de todos los tiempos – la cinta adhesiva incluso se ve y se siente real», señala.

4. Pensar rápido, pensar despacio (Thinking, Fast and Slow) de Daniel Kahneman

“A pesar de que Kahneman ganó el Premio Nobel, es sorprendente la facilidad con la que se lee este libro. Un libro acerca de cómo de verdad pensamos los humanos, y a pesar de que no está diseñado para hacer esto, Kahneman también demuestra cómo y por qué mucho de lo que se lee en los medios de comunicación de negocios es basura”.

5. Colaboración (Collaboration) de Morten Hansen

“Lo he leído tres veces y, en mi opinión –y por mucho– es el mejor libro que se haya escrito hasta ahora acerca de lo que se requiere para construir una organización en que la gente comparta la información, coopere y se ayuden mutuamente a tener éxito.”

6. Órbita alrededor de la bola de pelo gigante por Gordon MacKenzie

«Es difícil de explicar, algo así como tratar de decirle a un extraño sobre el rock and roll, como dice la vieja canción. Pero es uno de los dos mejores libros que se han escrito sobre creatividad, y uno de los mejores libros de negocios de cualquier tipo – a pesar de que es casi un libro anti-negocio».

7. La creatividad, Inc, de Ed Catmull

«Este es el mejor libro escrito sobre lo que se necesita para construir una organización creativa. Es el mejor porque la sabiduría, modestia, y la auto-conciencia de Catmull llenan cada página».

8. Liderazgo de Equipos, por Richard Hackman

«El recomendado cuando se trata el tema de los grupos o equipos. Léalo si quieren saber cómo los equipos funcionan realmente y lo que realmente se necesita para desarrollar, mantener y conducirlos».

9. Dar y Recibir, de Adam Grant

Esta joya es una alegría de leer, y se rompe el mito de que la codicia es el camino hacia el éxito «En otras palabras, Adam muestra cómo y por qué usted no necesita ser un imbécil egoísta para tener éxito en esta vida Latina. – y el mundo -. sería un lugar mejor si todos nosotros memorizan aplican la visión del mundo de Adam».

10. Ley de Parkinson por Cyril Northcote Parkinson

«Nunca supe mucho sobre Cyril Northcote Parkinson, ni había leído su joya (ni siquiera sabía que existía).

Parkinson era un estudioso de la administración pública, historiador naval, y autor de más de 60 libros. Me sorprendieron sobre todo sus argumentos, su evidencia y su exquisito y cortés sarcasmo inglés acerca de los efectos negativos y predecibles de los tamaños de grupos y de la hinchazón administrativa».

11. Vender es asunto humano de Dan Pink

“Dan hace un trabajo magistral de mostrar cómo para dirigir y motivar a los demás, además de proteger y mejorar de la reputación de las personas, equipos y organizaciones que nos interesan, y tener una carrera exitosa, es necesario que seamos capaces de vender a la gente nuestras ideas, productos, soluciones, y sí, a nosotros mismos».

12. La ruta entre los mares, del historiador David Mccullough

«Esta es una gran historia de cómo la creatividad ocurre a una escala muy grande. Es desordenado. Las cosas van mal. La gente se lastima. Pero también triunfan y hacen cosas asombrosas. También me gusta este libro porque es el antídoto para aquellos que creen que todas las grandes innovaciones provienen de empresas de nueva creación y las pequeñas empresas».

Robert Kiyosaki: «Obama le da dinero a la gente y es lo peor que puede hacer»

En charla con Clarin.com, el gurú que vendió 26 millones de libros repudió la forma de enfrentar la crisis del gobierno de EE.UU. Mañana en el Gran Rex inaugura una gira latinoamericana en la que explicará «por qué los ricos saben cómo seguir enriqueciéndose mientras los demás no».

Desde las ventanas del Hotel Emperador donde Robert Kiyosaki se aloja en Buenos Aires tras su visita a Bariloche y Córdoba (donde se dedicó a cazar palomas), se distinguen los tejados de la Villa 31 tras las vías del tren. A Kiyosaki, esos tejados le hicieron pensar en su Estados Unidos natal, el país al que su abuelo japonés emigró buscando un futuro mejor: «En California ya hay muchos lugares así. Y no son de gente pobre, son gente de clase media que está perdiendo su trabajo. 600 mil personas pierden su trabajo cada mes en Estados Unidos».

– ¿En qué países invierte hoy?
– Yo invierto de forma internacional, en oro, plata, petróleo y, dentro de mi país, en propiedades inmobiliarias. Pero tengo socios de negocios en todo el mundo. Aguilar [la editorial que publica sus libros en la Argentina] es mi socio acá. Yo no invierto en un país, invierto en todo el mundo. … Seguir leyendo »

 

 

 

Subir »
FB