Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Reibox BlogEn muchos sentidos, Richard Branson es el emprendedor prototipo.

Desde que inició el Grupo Virgin hace 46 años, supervisó cientos de compañías en todo el mundo, en una amplia gama de industrias, con el nombre Virgin.

No hay diferencia entre la forma en que aborda los riesgos tanto en su vida profesional como en su vida personal, lo que queda claro en el nuevo documental “Do not Look Down“. La película destaca las imágenes de sus viajes en globo aerostático, transatlántico en 1987 y transpacífico en 1991.

Business Insider recientemente se sentó con Branson para hablar sobre la película, y cómo revela una visión de su filosofía empresarial. Le preguntamos por el consejo más común que le da a los emprendedores que aloja en su isla privada durante sus conferencias.

“Cuando alguien que está interesado en iniciar un negocio viene a mí, creo que mi primera pregunta es, ‘¿Tienes una idea que haga mejor la vida de las otras personas?’ Si la tienes, entonces tienes un negocio,” dijo.

“Y mi segundo consejo sería: ‘A la mierda, sólo súbete y hazlo.'” Como Branson le dijo a Fortune en mayo, “soy un gran creyente en salir y probar. A veces te caes de cara, a veces tienes éxito.”

Branson también explicó constantemente desde hace años que los emprendedores necesitan dejar de lado sus egos y contratar personas que sean mejores que ellos en ciertas áreas, y asegurarse que (a pesar de los altibajos de construir un negocio) todos se diviertan al final del día.

“Rodéate de gente estupenda,” nos dijo Branson. “Asegúrate de divertirte mucho en el proceso. Asegúrate de encontrar tiempo para ti mismo. Y simplemente sigue adelante.”

competidoresEsta sociedad se está haciendo cada vez más competitiva.

La educación y el sistema que tenemos establecido nos empujan a estar cada vez más preparados y con cualidades y habilidades cada vez más diferenciadas, pero en realidad ¿cómo nos diferenciamos de otros que quieren optar a los mismos sitios de trabajo o dedicarse a los mismos empleos, o tener un negocio parecido al nuestro?

Pues en el valor.

Y ese es un punto importante, porque son muchas las emprendedoras y empresarias que no se dan el suficiente valor a ellas mismas, ¿Cómo van a dar valor a sus productos o servicios?

Sabemos que necesitamos que nos compren, y sabemos que tenemos que ofrecer algo distinto de la competencia, pero nos rompemos la cabeza haciendo números para competir por precio o inventando otros servicios que los demás no tengan.

Está bien sacar algo al mercado que no exista, inventar un producto nuevo, pero se necesita una fuerte inversión de tiempo y de dinero. Además crear algo desde cero implica hacer un estudio exhaustivo sobre lo que estamos ofreciendo para saber si tiene aceptación y suficiente público que esté dispuesto a invertir en él.

No se trata de inventar algo nuevo, se trata de re-inventar algo que ya exista, hacerlo de otro modo, en cuando a atención al cliente, a distribución o crear un valor añadido por ejemplo como crear un servicio complementario a un producto, como por ejemplo una asesoría gratuita acompañando un producto de cierto precio. La gente agradece ese valor como un detalle para agradecerles su inversión.

En el caso de la venta de servicios, muchas veces lo valoramos en torno a una cierta cantidad de tiempo, o sea, vendes horas de tu tiempo a un cierto precio. El problema es que tu tiempo es limitado y no puedes cargar más horas a tu día, con lo cual tus ingresos también serán limitados.

El servicio que ofreces tiene que solucionar un problema que tiene el cliente, así que el valor de tu servicio es la solución a su problema, puede ser además con extras que faciliten otras áreas de su vida o con bonos complementarios que le ayuden a solucionar su problema.

Así que plantéate:

1. ¿Estás vendiendo horas?

En ese caso tienes que plantearte no competir con los precios de la competencia y hacerlo más barato para conseguir más clientes.

La gente invierte en los que confía que les pueden solucionar su problema, así que los que te compren por una mera cuestión de ahorro, serán clientes que te pedirán descuentos y no valoren tu trabajo. Entrar en una guerra de precios no te conviene, siempre habrá quien lo bajará más que tú y estarás frustrada por trabajar muchas horas y no recompensarte todo el tiempo que inviertes.

2. Ahora se contrata más por actitud que por aptitudes

Hoy en día puedes formarte en las aptitudes y habilidades que necesitas desarrollar con la amplia oferta de formación que existe. Pero en lo que se refiere a la actitud, cuesta más de adquirir.

Requiere pasar por un proceso de desarrollo personal, en caso de que no la tengas incorporada, para generar confianza y seguridad en ti misma, para retarte a salir de tu comodidad y hacer las cosas de diferente forma, para tener iniciativa y anticiparte en cuanto a hacer cosas, para poder generar opciones y alternativas, para detectar oportunidades, para ser creativa, innovadora, y para ser perseverante para conseguir lo que deseas.

3. Visibilidad

Para que los clientes elijan invertir en ti en lugar de a tu competencia, tienes que edificar una relación de confianza. Desarrollar tu marca personal, para que te busquen para que les soluciones su problema, no porque eres barato o eres el primero que encuentran.

La gente busca y compara y compra emocionalmente. Si tu no le Creas cierto interés, no van a fijarse en ti. Aquí es conveniente edificar tu marca desde abajo.

¿Cómo quieres que te perciban los demás?
¿Con qué valores vas a basarte?
¿Qué propósito tienes tú y tu empresa?
¿Cuál es tu historia y como has llegado aquí?

A la gente no le gusta que le vendan, pero le gusta comprar, así que si ofreces lo que ellos necesitan, creen en ti y confían que es la solución, invertirán en ti.

Solo tienes que encontrar esa diferencia que hará tu oferta irresistible, porque supondrá un valor para tus clientes, y eso es lo que ahora tenemos que buscar, el valor de lo que ofrecemos y el que nos tenemos que dar, ya que nadie puede ofrecer EXACTAMENTE los mismos productos o servicios que nosotros y de la misma forma.

El valor, tu valor es algo que no se puede copiar. Todos somos distintos y nos regimos por valores y propósitos distintos, así que esa diferencia será el punto entre la venta o no.

¡Valórate y valora tu trabajo! Has invertido mucho tiempo en ser como eres.

gestoÁngel y yo recibimos decenas de correos electrónicos cada semana de nuestros nuevos estudiantes que por lo general quieren saber cómo prosperar en la vida, en el amor y en los negocios.

Ellos comparten sus historias personales con nosotros y luego hacen preguntas como:

• ¿Cómo puedo atraer más oportunidades positivas a mi vida?
• ¿Qué puedo hacer para mejorar mi relación con mi marido/esposa?
• ¿Cómo puedo avanzar en mi carrera/negocio?
• etc.

Obviamente, no hay respuestas únicas para preguntas como éstas, ya que cada persona que las hace tiene una situación de vida única.

Hay, sin embargo, un consejo que Ángel y yo compartimos universalmente con estos estudiantes, independientemente de su situación; y honestamente creemos que es el mayor secreto para tener éxito en todos los ámbitos de la vida.

¿Quieres conocer este secreto?

Es hora de una corta historia verdadera…

En el principio de la primavera de 1974, el ahora mundialmente reconocido fotógrafo Stephen Wilkes era un periodista de 16 años y el camarógrafo de la estación de televisión de su escuela secundaria.

Su mejor amigo era también reportero de la estación, y juntos se les ocurrió la loca idea de entrevistar a algunos de los grandes presentadores de noticias y periodistas de la época. Así, escribieron cartas personalizadas, escritas a mano a decenas de ellos…

En un increíble giro del destino, ninguno respondió excepto tal vez el más importante presentador de noticias y periodista de televisión de todos ellos: Walter Cronkite, quien amablemente se ofreció a pasar una hora entera con los chicos. Stephen y su amigo entendieron que este sería el evento periodístico más importante de sus vidas, y por lo que se prepararon cuidadosamente para él.

Reunieron decenas de preguntas cuidadosamente elaboradas y las ensayaron una y otra vez. Cuando el día de la entrevista llegó, estaban listos. Se sentaron con el Sr. Cronkite y le hicieron una pregunta tras otra… marcando meticulosamente cada pregunta en su cuaderno de notas. Y el Sr. Cronkite fue muy minucioso y paciente con sus respuestas durante toda la hora.

Entonces, a medida que guardaban sus cosas, el les dijo: “Muchachos, me gustaría hacerles a ambos una pregunta importante: ¿Saben ustedes lo que hace que una entrevista sea una gran entrevista?”

Stephen y su amigo fueron sorprendidos con la guardia baja, por lo que rápidamente comenzaron a barajar su bloc de notas, el cual no les proporcionó una respuesta obvia. El Sr. Cronkite sonrió y rápidamente los rescató, explicándoles: “Ser un buen oyente, chicos. Eso es lo que realmente hace a una entrevista grande. Ser un buen oyente siempre te llevará a la siguiente mejor pregunta.”

Los chicos miraron al legendario presentador y de repente se dieron cuenta de que habían pasado toda su hora preguntando robóticamente preguntas de un guión una tras otra… pero sin escuchar realmente y sin responder ni una sola respuesta. Y si hubieran escuchado, podrían haber permitido que las respuestas del Sr. Cronkite guiaran sus preguntas, y guiarlos a una hora mucho más auténtica y significativa.

Recuerda (el secreto):

Walter Cronkite fue excepcionalmente bueno (un maestro) en su oficio porque nunca pretendió tener todas las respuestas, y por lo tanto no asumió que sabía cómo iban a contestarle todos a los que entrevistaba.

Durante su entrevista de una hora con Stephen y su amigo, les enseñó que escuchar es un poderoso arte. Involucra estar completamente presente y escuchar lo que la gente dice, en primer lugar, y luego ajustar nuestras palabras y acciones en respuesta a las historias, ideas y significados que oímos.

Cuando tomamos el consejo de Walter Cronkite y dominamos el arte de escuchar, inevitablemente abrimos puertas que ni siquiera sabíamos que existían. Este gesto amable puede literalmente cambiar nuestras vidas. Porque no hay nada que cambia más nuestras vidas en el largo plazo que las relaciones que cultivamos con los que nos rodean, y no hay gesto más apreciado que escuchar realmente a una persona.

Para poder prosperar (en la vida, en el amor y en los negocios) tenemos que saber lo que la gente necesita, lo cual sólo pasa cuando nos tomamos el tiempo para abrir conscientemente nuestros oídos.

Vivir Mejor¿Por qué no podemos dormir y cómo solucionarlo?

Gran parte del problema, según la magnate de los medios Arianna Huffington escribe en su libro, “La revolución del sueño“, se centra en y alrededor de nuestro mayor uso de pantallas.

Esto es especialmente un problema por las noches, cuando las luces de nuestros smartphones, tablets y laptops mantienen nuestros ojos y cerebros en estado de alerta; lo que hace difícil poder relajarse y nos impide tener el largo y pacífico sueño que necesitamos para ser productivos durante el día.

¿La solución de Huffington? Usar la hora de acostarnos para desconectarnos gradualmente.

Recientemente hablamos con el profesor de medicina clínica y compañero de la American Academy of Sleep Medicine, Raj Dasgupta, para ver cómo el régimen de Huffington se alinea con lo que sabemos sobre la ciencia del sueño.

Resulta que muchas de las cosas que Huffington sugiere se alinean con las prácticas que un grupo de científicos del sueño llaman “higiene del sueño”, un conjunto más amplio de comportamientos saludables diseñados para preparar nuestro cuerpo para una noche de descanso.

Así es como funciona:

1. Ten un ritual del sueño

En su libro y entrevistas, Huffington habla sobre la importancia de forjar un período de transición entre el estado de estar despierto y alerta, y estar tranquilo y listo para dormir.

“Mi ritual,” Huffington le dijo recientemente a Access Hollywood, “consiste en tomar un baño caliente con velas porque amo reavivar el romance con el sueño.”

Esta práctica es un componente importante de la higiene del sueño, ya que ayuda a decirle a nuestros cuerpos que nos estamos preparando para el descanso.

“Cuando estás yendo a la cama, necesitas hacer cosas que sean relajantes, como leer un libro“, dice Dasgupta. “Quieres una transición gradual hacia el sueño.”

2. Deshazte de las distracciones

Huffington dice que también elimina todos los dispositivos electrónicos (tablets, teléfonos, computadoras) de su habitación para evitar todas las cosas que llaman su atención como los emails, las noticias, o las redes sociales.

Este es otro enfoque clásico de la higiene del sueño.

“A la hora de acostarte, quieres estar en paz,” dice Dasgupta. “Las cosas que probablemente no te harán sentir en paz incluyen las noticias”.

Si bien Huffington escribe que ella apaga todos sus dispositivos 30 minutos antes de la hora de acostarse, algunos expertos sugieren una ventana un poco más grande sin dispositivos de más o menos una hora antes de acostarse.

3. Cierra tu día

Si tienes problemas por las noches con la sensación de que simplemente no terminaste todas tus tareas pendientes, entonces podría ser útil hacer algo antes de dormir que le diga a tu cerebro y a tu cuerpo que el día realmente terminó.

Huffington dice que antes de meterse en la cama, usa un diario para anotar tres cosas por las que está agradecida. Dado que se trata de usar el clásico papel y lápiz, esto caería fácilmente en las categorías anteriores. Y también refleja la idea de la psicología positiva, una teoría que dice que enfocarse en los aspectos positivos del día puede ayudarte a sentirte más feliz y más satisfecho.

Pero no tienes que creerlo; inténtalo tú mismo esta noche.

motivaranNadie puede negar que los emprendedores necesitan una dosis diaria de motivación y definitivamente, una de las maneras para subirte el ánimo es leer citas estimulantes.

En estos momentos me encuentro viviendo el sueño emprendedor y trabajo de 10 a 13 horas diario, por lo que necesito motivación constante para seguir.

Aquí 30 frases que me ayudan a conquistarlo todo diario. A mí me gusta imprimirlas y pegarlas cerca de donde esté. ¡Disfrútalo!

1. Sobre conformarte

“Si no estás dispuesto a arriesgar lo de siempre, tendrás que conformarte con lo ordinario” – Jim Rohn

2. Para regresar a la vida

“No te preguntes a ti mismo qué es lo que el mundo necesita. Pregúntate qué es lo que te hace sentir vivo y hazlo. Lo que la gente necesita es vivir” – Howard Thurman

3. Resistencia

“No es el peso lo que te destruye, sino la manera en que lo cargas” – Lou Holtz

4. Oportunidad

“Las oportunidades no pasan, tú las haces” – Chris Grosser

5. Lo posible e imposible

“Nada es imposible, la misma palabra lo dice “I’m possible” – Audrey Hepburn

6. Empezar

“La mejor manera para empezar es callándote y empezar a hacer” – Walt Disney

7. Miedo

“Muchos de nosotros no estamos viviendo nuestros sueños porque estamos viviendo nuestros miedos” – Les Brown

8. Entusiasmo

“El éxito es caminar de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo” – Winston Churchill

9. Tomar acción

“¿Quieres saber quién eres? No preguntes y actúa. La acción te definirá” – Thomas Jefferson

10. Arriesgarse

“No tengo miedo de morirme, tengo que miedo de no intentarlo” – Jay Z

11. Hacer la diferencia

“He aprendido que la gente olvidará lo que dices y lo que hagas, pero jamás olvidará cómo los hiciste sentir” – Maya Angelou

12. Seguir adelante

“No dejes que el ayer te quite mucho tiempo de hoy” – Will Rogers

14. Sacrificio

“Siempre que ves a una persona exitosa sólo percibes la gloria pública, nunca los sacrificios privados que tuvo que pasar para alcanzarla” – Vaibhav Shah

15. Sobre tu empresa

“Aléjate de la gente que minimiza tus ambiciones. Las personas pequeñas siempre hacen eso, en cambio, son las grandes las que te hacen sentir que tú también puedes llegar a serlo” – Mark Twain

16. Estar bien

“Nada en el mundo está completamente mal. Incluso un reloj roto marca bien dos veces al día” – Paulo Coelho

18. Mentalidad

“Si piensas que puedes o que no puedes, estás en lo correcto” – Henry Ford

19. Mantenerse fuerte

“No se trata de cuantas veces te tiraron, se trata de cuantas veces te levantaste” – Vince Lombardi

20. Deseo

“El deseo es la llave de la motivación, pero es la determinación y el compromiso en una incesante búsqueda de tu meta –compromiso a la excelencia– lo que te hará llegar al éxito que buscas” – Mario Andretti

21. Éxito verdadero

“Intenta no ser una persona de éxito, mejor sé alguien de valor” – Albert Einstein

22. Autoestima

“Antes de ganar tienes que creer que vales la pena” – Mike Ditka

23. Mantenerte motivado

“La motivación no es permanente. Tampoco la ducha, pero es algo que tienes que hacer de manera regular” – Zig Ziglar

24. La verdadera riqueza

“Si buscas lo que tienes en la vida, vas a tener más. Si buscas lo que no tienes, nunca tendrás suficiente” – Oprah Winfrey

25. Trabajo que vale la pena

“Si estás trabajando en algo que realmente te importa, no vas a necesitar que te empujen. Tu visión es la que lo hará” – Steve Jobs

26. Persistencia

“Nada en el mundo puede tomar el lugar de la persistencia. Ni el talento; no hay nada más común que hombres no exitosos con talento. Los genios tampoco; los genios sin premio es casi un proverbio. La educación menos, el mundo está lleno de educados abandonados.

La persistencia y determinación son omnipotentes. El slogan ‘Press on’ ha resuelto y resolverá siempre problemas de la raza humana”

27. Conversación

“Las mentes grandes discuten ideas, las medianas eventos y las pequeñas personas” – Eleanor Roosevelt

28. Ajustarse

“No puedo cambiar la dirección del viento, pero sí puedo ajustar las velas para llegar a mi destino” – Jimmy Dean

29. Cambiar el mundo

“La gente que está lo suficientemente loca como para creer que puede cambiar el mundo es la misma que lo logra” – Rob Siltanen

30. No rendirse

“Yo no he fallado, sólo encontré 10,000 maneras que no funcionan” – Thomas A. Edison

Kim KiyosakiEl problema con los consejos convencionales sobre el dinero es que no sólo son convencionales, sino también a menudo erróneos.

De hecho, muchos consejos financieros de por ahí están diseñados para mantenerte pobre y no inspirarte a hacerte rico.

Ya hablamos sobre el poder de los presupuestos para hacerte rico. ¿Por qué hablamos tanto sobre los presupuestos? Bueno, porque hay muchísimos malos consejos por ahí!

Me crucé con un ejemplo reciente en un artículo titulado, “Top 7 Money saving tips for women who manage the family budget” La autora Obu Ramaraj le da los siguientes consejo a las mujeres que manejan las finanzas de sus casas:

1. Viva por debajo de sus posibilidades
2. Limite las comidas para llevar
3. Efectivo por sobre crédito
4. Los proyectos de bricolaje
5. Hable con su familia sobre el presupuesto
6. Establezca un ejemplo
7. Anote

En términos generales, estos pueden ser condensados en tres amplias categorías de malos consejos sobre presupuestos que son básicas para los miembros de la clase media.

Mal consejo sobre presupuestos #1: Ve un mundo de escasez

El clásico mantra “vive por debajo de tus posibilidades” es una de las cosas más destructivas que le puedes enseñar a alguien sobre el dinero. Le enseña a las personas a pensar en términos de escasez. “Tú sólo tienes esto, por lo que debes cuidar que no se agote.”

Robert a menudo comparte la historia sobre cómo cuando era niño su padre pobre siempre decía: “No puedo pagarlo.” Robert a su vez escuchaba a su padre rico contrarrestar este sentimiento con la pregunta: “¿Cómo puedo pagarlo?” Una forma de pensar, la manera de su padre pobre, ve un mundo de escasez. La otra manera de pensar ve un mundo de abundancia.

En vez de vivir por debajo de tus posibilidades, ¿cómo puedes encontrar la manera de aumentar tus posibilidades?

Mal consejo sobre presupuestos #2: Estable límites

Cuando vives en un mundo de escasez, debes encontrar formas de conservar lo que tienes. Así que, naturalmente, estableces límites.

No salir a comer afuera, crear sistemas para limitar tus gastos, y hacer todo tú mismo en lugar de contratar a un experto son todas formas que tienen aquellos con mentalidad de escasez para establecer límites para “ahorrar” dinero. Desafortunadamente a veces no ahorran dinero, e incluso cuando lo hacen, se sienten insatisfechos, estresados, y no disfrutan de las cosas que quieren hacer.

De nuevo, hay muchas buenas razones para limitar cosas en la vida. Por ejemplo, tal vez no comas fuera porque quieres controlar lo que hay en tu comida o pasar más tiempo con tu familia. O quizás haces un proyecto de bricolaje porque realmente disfrutas aprendiendo cosas nuevas. Pero no ser capaz de pagarlo no debería ser una razón.

En lugar de fijar límites, los ricos entienden que los límites son solamente un estado mental. Si ves el mundo como uno de abundancia, el truco (y lo divertido!) está en averiguar cómo puedes aprovechar la abundancia, no en proteger avaramente lo poco que conseguiste ganar.

Mal consejo sobre presupuestos #3: Establece un mal ejemplo

En última instancia, si sigues el consejo de los expertos financieros convencionales y modelas este comportamiento para su familia, continuarás creando generaciones de personas que tienen problemas para llegar a fin de mes. Peor aún, le enseñarás a ver el mundo como uno de escasez, por lo que limitarás sus mentalidades y potencial en el proceso.

En vez de eso, da un salto y empieza a aprender cómo puedes lograr todo lo que te propongas. Pasa esas lecciones, tanto las de éxito como las de fracaso, a tus hijos. Les irá mucho mejor con ellas.

exitoDesde que usted es pequeño escucha de sus familiares, profesores y especialmente de sus padres frases como: “tiene que ser alguien en la vida”; por lo que le aconsejan que debe estudiar mucho para ser profesional y después, lograr tener una estabilidad laboral y económica.

Entonces, en nuestra mente divaga constantemente la idea futura de conseguir una mansión, el mejor carro del mercado, viajar por todo el mundo y tener mucho dinero para gozar con lujos. Muchos considerarían que esto es el éxito.

Por otro lado, podríamos considerar que el éxito es un sentimiento de felicidad, un momento anímicamente positivo en el que usted disfruta de haber logrado alguna cosa o haber obtenido un triunfo, ya sea en su actividad laboral, académica, social o en la vida en general con la unión de todo lo ya nombrado o porque usted quiso pensar diferente y emprender con los negocios que más adelante le darían el bienestar financiero.

Las personas más ricas en el mundo son consideradas exitosas por los logros millonarios que han conseguido con sus industrias o compañías y han sido ejemplos a seguir porque muchos han comenzado desde abajo y han subido gracias a su continuo trabajo y al insistente compromiso con sí mismos para lograr sus sueños y deseos.

Con todo esto, lo importante que debe comprender es que hay cinco elementos sin los cuales, sería difícil que usted pudiera alcanzar esas metas o considerarse, realmente, exitoso.

Entonces, de acuerdo con Inc., estas cinco cosas lo animarán a cambiar de hábitos y modificar su plan de emprendimiento. El éxito no llega solo, hay que buscarlo y trabajar en él:

1. Crea en usted mismo

Puede que usted tenga una idea o un negocio innovador en su mente, se entusiasme con ella y decida compartirla con las personas más cercanas, pero ¡oh sorpresa!, estas personas no lo tomaron como usted esperaba.

Muy seguramente le dijeron que era una mala idea, que usted cometió un error al salirse de su empleo, que no tenía las capacidades y además le recuerdan constantemente sus imposibilidades, llenándole la cabeza de obstáculos y no de aportes.

Tiene que entender una cosa: el camino a el éxito es difícil, crítico, pues no se consiguen las cosas de “la noche a la mañana”, pero aunque le digan que no en varias oportunidades, usted debe creer en sí mismo, en sus ideas y sus capacidades.

2. Haga lo que le gusta

Si no hace lo que le apasiona, sentirá que su labor es pesada, amarga, dura, llegará a sentir que el tiempo es eterno en su trabajo o estudio. Además de que usted está trabajando por dinero lo que es un gran error.

El sitio web Applesfera nombra las claves de éxito descritas por Steve Jobs el fundador y más grande empresario de Apple en las que nombra el “gusto por lo que se hace”, expresándose de la siguiente manera:

“la primera clave del éxito es hacer aquello que te gusta, aquello que genera pasión, ilusión y hace que te levantes cada mañana con ganas de ello. Un trabajo o producto realizado sin pasión es un producto sin alma.”

3. Sea emprendedor

Comenzar como independiente suele ser duro y tedioso.

Puede durar algún tiempo consiguiendo que crean en usted y en su negocio. Lo que le costará dedicación en su trabajo, la jornada de la empresa en la que trabajaba se puede extender más de las ocho horas a las que estaba acostumbrado. Pero no se preocupe porque es normal que esto ocurra.

En el sitio web Entrepreneur mencionan algunas lecciones de éxito que se pueden tomar de Bill Gates, el cofundador estadounidense de la empresa Microsoft, quien según el ranking anual de las personas más ricas del mundo elaborada por Forbes (para el año 2016 ocupa el primer puesto con US$75 mil millones), en los que se afirma que:

“en un comienzo, el negocio requerirá sacrificios y mucho trabajo, pero con el tiempo debes aprender a delegar y dejar una cultura empresarial que continúe aun cuando no estés.”

4. Aprender del fracaso

Cuando se equivoque en las decisiones que tome para su negocio o su vida laboral y profesional, no se amargue y tampoco sea obstinado cuando las demás personas le indiquen que usted está mal.

Revise su trabajo, analice lo bueno y lo malo, busque cuál es el inconveniente y trabaje en él. Entienda que la única manera de mejorar y hacer las cosas muy bien es aprendiendo de sus errores. Reconózcalos, admítalos como lo que usted es, un verdadero líder.

5. El optimismo no siempre es bueno

En el libro ‘Por qué unas tiendas venden y otras no’, de Luis Lara y Jorge Mas, se citan diez frases de Amancio Ortega, el empresario español del sector textil, que según el ranking de los hombres más ricos del mundo elaborado por Forbes, ocupa el segundo puesto con una fortuna de US$67 mil millones.

Estas frases indican el porqué de su éxito empresarial, una de ellas fue “el optimismo es negativo”, en la cual con un breve discurso explicó:

“Lo peor es la autocomplacencia. En esta compañía nunca nos hemos confiado. Yo nunca me quedaba contento con lo que hacía y siempre he tratado de inculcar esto mismo a todos los que me rodean. El optimismo es negativo. Hablar tanto es negativo… Hay que poner diariamente la organización boca abajo. Y hay que inventarse de vez en cuando una suspensión de pagos. El éxito nunca está garantizado.”

Vivir MejorEl carisma tiene un lado oscuro. A menudo nos sentimos atraídos por las personas carismáticas, a pesar de que puedan enmascarar agendas menos-benignas.

Los científicos sociales, incluyendo a Robert J. House y Jane Howell, investigando desde la década de 1990, han descubierto que en realidad hay dos tipos de líderes carismáticos: Algunos buscan el bien general (a veces llamados líderes “BG” para abreviar), mientras que otros están interesados principalmente en el “Bien Propio” (“BP”).

El primero utiliza sus habilidades personales para servir necesidades colectivas; como en una empresa, comunidad o país entero. Pero este último usa esas mismas habilidades y recursos para servirse a sí mismos y hacer avanzar sus propios intereses.

Muchos de nosotros creemos que reconocemos la arrogancia y el narcisismo cuando lo vemos, pero no siempre es el caso. En la práctica, puede ser difícil distinguir estos dos tipos de carismas. Los líderes con intereses propios hablan de la misma forma que aquellos que realmente se preocupan por las necesidades del grupo.

Si ambos líderes suenan igual, ¿cómo puedes saber a cuál seguir?

Amplia tu lente de observación

En primer lugar, dejar de sólo escuchar lo que dicen los líderes de manera aislada.

El carisma a menudo hace que sea fácil que seamos cautivados por el mensaje de alguien a expensas del contexto de alrededor y otros factores. En vez de ello, haz un esfuerzo consciente para observar las dinámicas del equipo o equipos que rodean al líder carismático al que estás escuchando.

Hay tres diferencias fundamentales en la forma en que los equipos de los dos tipos de líderes interactúan entre sí y con sus líderes:

1. Ambos pueden articular una visión convincente, pero sólo los líderes por el “bien general” involucran realmente a los demás al realizarlo. Esta es la señal a notar. Las personas en estos equipos son activados más por los principios e ideas de sus líderes, y están menos apasionados sólo por el personaje.

2. Los líderes colectivistas hablan más en términos de desafíos, oportunidades y alcanzar potencial, mientras que los líderes por sus propios intereses se enfocan en los competidores y villanizan a la oposición. Sin embargo, ambos tipos prestan mucha atención al entorno competitivo, así que ten cuidado de los líderes que pasen más tiempo atacando a los demás que articulando posibilidades.

3. Observa la forma en que demuestran confianza. Ambos tipos de líderes carismáticos tienen exteriormente confianza, pero los líderes “BP” tienen egos más frágiles. Es por eso que se rodean de personas que los adoren y sólo desacuerdan por show. Los líderes “BG” se sienten más cómodos con desacuerdos honestos e invitan a las personas inteligentes a su círculo para que les ofrezcan perspectivas totalmente diferentes. Su sentido de confianza en sí mismo no es sacudido por los desacuerdos.

Cómo ambos tipos de líderes pueden ayudarte o perjudicarte

Ambos tipos de líderes pueden tener un efecto profundo en tu organización y tu carrera. Bajo la dirección de un líder más enfocado al grupo, los lugares de trabajo en general son ambientes psicológicamente más seguros donde la gente tiene el espacio que necesita para desarrollarse. Con el tiempo, los miembros del equipo ganan más confianza y desarrollan relaciones más estrechas con su líder, así como con los demás.

Fundamentalmente, estos equipos pueden funcionar y continuar con su trabajo, incluso cuando sus líderes no están presentes; tienen la libertad y el estímulo mutuo para poder auto-organizarse.

Seguir a los líderes con intereses propios, por el contrario, puede dañar seriamente tu carrera. Su liderazgo normalmente decepciona: puedes creer su gran visión, sólo para darte cuenta de que la grandeza nunca se extendió más allá de la propia personalidad del líder. Es posible que trabajes muy duro en su nombre, pensando que te están defendiendo o cuidando, cuando en realidad puede que ni siquiera estés en su radar.

El peligro de seguir a un líder carismático que está más absorto en sí mismo es que pueden estar más interesados en usar tus metas y aspiraciones para apoyar las suyas propias; podrían diferir considerablemente, pero este tipo de líder intentará hacer esa brecha sea difícil de percibir. En última instancia, hay más probabilidades de que termines lanzado debajo del autobús o salir con una reputación dañada.

Sin embargo, hay una advertencia importante aquí: Cuando se trata de motivación humana, todos somos bolsas mezcladas, por así decirlo; cuidando de nosotros mismos y buscando el bien general. Es raro, si no imposible, encontrar a alguien que esté subordinando todas sus metas personales a los intereses del grupo.

Aún así, es aconsejable seguir a las personas que sean capaces de ponerse a la altura de las circunstancias y cuidar a las personas sin las cuales no podrían lograr lo que están apuntando a lograr, o al menos a los líderes que hacen eso la mayor parte del tiempo. El carisma puede ser engañoso y seductor, pero prestándole atención a algunas de estas señales menos evidentes, puedes ser más consiente de a quién seguir y a quien dejar de lado.

multimillonarioA diferencia de muchos otros emprendedores, Sam Ovens descubrió muy rápido en su vida que un trabajo de 9 am a 5 pm no era lo que él quería.

Buscaba más, así que tras solo tres meses de trabajar en una oficina saliendo de la universidad, renunció y se mudó al garaje de sus padres para arrancar su primer negocio.

Luego de nueve meses de arduo trabajo invirtiendo todo el dinero que tenía, la primera empresa de Ovens (una bolsa de trabajo al revés) salió al público. Pronto fracasó miserablemente, lo mismo que las siguientes dos compañías que lanzó.

En lugar de rendirse y volver a la vida mundana de oficina, Ovens usó su experiencia como una gran oportunidad de aprendizaje. ¿Por qué sus buenas ideas no lograron conectar con los consumidores? ¿Qué hizo mal? ¿Qué hizo bien?

Esta auto-evaluación y su apertura a mejorar llevaron a Ovens a intentarlo una vez más y empezar una cuarta empresa, una consultora de negocios.

Esta vez sus esfuerzos dieron resultado. A la edad de 26 años, solo cuatro años después de abrir su negocio, Ovens había ganado más de US$10 millones de dólares. Sobra decir que ya se mudó de la casa de sus padres.

Platiqué con Sam para saber qué consejos tendría para los lectores. Estos son sus cuatro mejores tips, las lecciones más valiosas que recogió en su propio proceso de prueba y error.

1. Construye rápido tu marca personal

Generar una marca personal es fundamental para los emprendedores. Primero porque tener un nombre que se reconozca le dará a tu nuevo negocio cierta credibilidad.

“Si las personas conocen y confían en tu marca personal, confiarán en tu negocio”, dijo Ovens.

Segundo, incrementa tu audiencia personal para así alcanzar a más clientes posibles todos los días.

Ovens sugiere construir tu marca buscando publicidad, tanto para tu compañía como para tu persona, dando charlas y con una buena estrategia de redes sociales.

“Cada hit en los medios, charla o publicación en tus redes sociales es una oportunidad de darte a conocer a otro consumidor potencial. El branding personal es una herramienta básica para el éxito de los negocios”, aseveró el entrevistado.

2. Monetiza tus redes de contactos

De acuerdo con Ovens, la mayoría de los emprendedores y los emprendedores wannabe ya tienen una red de contactos más valiosa de lo que imaginan.

“Cuando estás comenzando, no debes olvidar tu red personal de amigos y familia”, aconsejó Ovens. “Te sorprendería ver cuántos clientes potenciales ya tienes dentro de tu esfera inmediata”.

Familiares, amigos y amigos de amigos son las personas que necesitas para arrancar, ya que casi siempre es más fácil acercarse con tu idea de negocios a una persona que conoces.

3. Nunca dejes de aprender

No importa cómo arranques un negocio, siempre tendrás algo que aprender.

Sin importar que tan bien creas que conoces a tu industria, sin duda encontrarás desafíos, cambios en el sector y otros obstáculos que nunca pudiste imaginar.

“Gracias a toda la información que tenemos al alcance de nuestras manos, cualquier emprendedor puede aprender por cuenta propia casi de todo”, indicó el joven CEO. “He leído cientos de libro para aprender de marketing, finanzas, ventas, contabilidad, estrategia y desarrollo personal. Sabía que eran temas que tenía que entender mejor si quería que mi negocio creciera”.

4. Supera el rechazo

“Enfrentar el rechazo me daba terror cuando arranqué mi primer negocio”, aseveró Ovens.

Como una persona naturalmente introvertida, hacer llamadas y buscar clientes fuera de su zona de confort le costaba mucho trabajo. Pronto se dio cuenta de lo importante que era atreverse a buscar contactos, así que tuvo que superar ese miedo.

“Forzarme a hablar con extraños acerca de mi negocio y entender que el rechazo no era personal, fue, probablemente, el paso más crítico en mi camino al éxito”, finalizó el joven millonario.

¿Qué harías con US$10 millones de dólares? ¿Cuáles serían tus consejos a otros emprendedores?

malJustamente por eso, por no haber cambiado nada.

Las empresas pymes se inician y crecen con una matriz común. Un emprendedor con ciertas competencias, decisión y audacia decide iniciar una actividad independiente, con la expectativa de transformar esta iniciativa en una empresa exitosa.

Inicia el emprendimiento con pocos colaboradores, familiares, amigos o vecinos, orientándose a un nicho de mercado que, estima, no está bien atendido y le permitirá crecer con cierta facilidad.

Esta matriz posibilita, inicialmente, trabajar con rentabilidad suficiente como para entusiasmarse e intentar el crecimiento.

Todo se resuelve bien hasta que, justamente, el crecimiento empieza a presentar obstáculos a su gestión.

Los primeros dos problemas que se presentan son:

a) Como consecuencia del aumento del volumen de operaciones, empieza a rozar intereses de otras empresas instaladas en el mercado, las que le ofrecen resistencia a la penetración imponiéndole mejorar la calidad de producto, servicio y precio, obligándolo a ?competir?.

b) El crecimiento de las actividades obliga al empresario a incorporar personal, perdiendo el contacto y supervisión directa sobre cada uno en particular, como lo hacía en los inicios, teniendo que delegar la conducción en jefes, supervisores o mandos medios. Es el momento de actuar sobre la organización.

Estos dos problemas empiezan a afectar la rentabilidad y las relaciones interpersonales, causando serias dificultades para continuar creciendo y hasta ponen en riesgo la continuidad, ya que la mayor estructura cobra un peso que cuesta soportar.

Aquí se presenta la necesidad de operar un cambio de modelo de gestión, dejando de operar para empezar a conducir, para lo que no es suficiente conocer sobre el producto y tener fuerza y audacia. Es necesario conocer los modelos y herramientas de gestión y conducción que permitan liderar una organización.

Hay diferentes métodos que se aplican en estas circunstancias, pero antes de operar un cambio de modelo de gestión se impone un diagnóstico de la empresa, no solo para conocer la situación de la organización, sino también para definir qué modelo es el más conveniente aplicar, según la cultura de la empresa y del titular, entendiéndose como cultura, la historia, costumbres, competencias, creencias, valores, objetivos, etc.

Una vez conocido el estado de situación, se puede definir el modo de abordaje y propuestas de soluciones en forma progresiva, sabiendo que, la mayoría de los problemas relacionales entre las personas, se origina en indefiniciones estructurales o inadecuadas para el momento.

Una estructura claramente definida permite saber, a cada integrante de la organización, que espera la empresa de él. Permite definir un sistema de evaluación de desempeño funcional y actitudinal y, convergiendo con la planificación estratégica y operativa, posibilita detectar los desvíos a lo planificado y las acciones correctivas que conduzcan al logro de los objetivos corporativos.

También define las incumbencias para la toma de decisión, permitiendo que cada integrante de la organización sepa sobre que puede decidir en forma autónoma y sobre qué situación decide otra persona.

La información fluye más ágilmente entre proveedores y clientes internos y permite que las decisiones se puedan tomar con el mínimo riesgo.

Con este esquema consolidado se elaboran las políticas que conduzcan al involucramiento y motivación de todos los integrantes de la organización, alcanzando a todos los niveles de la estructura

De esta forma se pueden resolver los desequilibrios perturbadores, e iniciar un proceso de cambios planificados que permitan continuar el camino de desarrollo sostenido.

importaAl final, en la vida, las personas son lo único. Lo que importa. Lo que nos hace mover cada día.

Las personas a las que amamos y a las que vamos esquivando porque nos hacen tropezar, pero que también forman parte de nuestros días.

A medida que evolucionamos y maduramos, las personas que nos rodean, cambian. Algunas persisten siempre porque las llevamos enraizadas en nuestra esencia. Otras van y vienen. Muchas no pasan de la primera curva… Y me he dado cuenta de que cuanto más arriesgas y más te metes por caminos nuevos, más personas afines encuentras.

A medida que te expones a perder y decides salir de tu círculo para encontrar nuevas experiencias, eres capaz de encontrar a personas que están en tu órbita, personas que como tú asumen que para ganar hay que arriesgar, que para aprender hay que salir de la burbuja.

No sé por qué. Seguramente por la misma razón por la que cuando llevas mucho tiempo buscando una respuesta y estás atento, la encuentras. Está en un libro, en un anuncio de una valla publicitaria, en una mirada, en el camino que nunca transitas porque es más largo o en una papel tirado en el suelo que no verías si no hubieras perdido el tren.

A veces, da la sensación de que el universo conspira para que sepas lo que buscas, lo que necesitas, para que encuentres la forma de conseguirlo… Y otras veces, para que lo pierdas, porque en realidad, necesitas perderlo.

Esa sensación de que todo pasa por algo y de que lo que sucede a tu alrededor es justo lo que hace falta que suceda para pasar de pantalla en este juego complicado, para aprender lo que te falta por saber y subir un peldaño más de escalera, para ser más sabio y poder escoger mejor la próxima vez… Cada prueba superada te lleva a un tramo nuevo donde necesitas de esas nuevas habilidades adquiridas gracias al trance anterior.

Y lo mismo sucede con las personas que te encuentras. Cuanto más creces, más maduras son algunas de las personas con las que te encuentras, como si compartierais un espacio común… y más cuenta te das que hay otras que no te hacen bien, que te intoxican y de las que debes alejarte porque no te ayudan a ser mejor. Aunque incluso estas últimas, parece que están allí, esperando a que las encuentres para poder escoger no quererlas cerca, para certificar lo que quieres y lo que no, para poner a prueba el nuevo aprendizaje, para que te des cuenta de que tal vez en el pasado habrías caído y ahora no …

Y lo ves claro. Cuánto más dispuesto a perder estés, más ganarás.

Ganarás por tu actitud, por tu forma de ver la vida que te hace mover y no quedarte quieto. Ganarás porque en ese camino que recorrerás hasta llegar a la gloria o estrellarte, aprenderás mucho y conocerás a personas que están en el mismo punto que tú… Ganarás porque en una de sus esquinas hay algo precioso que tal vez te guste más que lo que crees que te espera en la meta. Ganarás porque al terminar el proceso serás mejor y estarás preparado para volverlo a intentar con más habilidad y certeza.

Por eso, me gustan los perdedores. No los que se encogen en el sofá y piensan que el mundo conspira contra ellos, ni los que se quejan y lamen heridas esperando que caiga una solución del cielo… Ni los que esperan, ni los que ya saben que el mundo no les dará nada…

Me gustan los perdedores de verdad… Los que han apostado al máximo para conseguir algo y se han dado de bruces… Los que atesoran sus errores como oro puro y recuerdan sus fallos con una sonrisa en la boca porque son su patrimonio, su legado de aprendizaje, su pozo de sabiduría.

Me gustan los que se ríen cuando caen y no les importa si les miran. Los que se quedan a un milímetro del éxito y se levantan. Los que prefieren perder a quedarse quietos…

Personas que cuentan historias con los ojos. Que llevan un pedazo de vida prendido en la mirada y se puede leer cuando te clavan las pupilas o te dedican unas palabras.

Personas que están dispuestas a ayudarte porque sí, porque hace siglos que superaron el peldaño de la generosidad y porque saben que compartir les hace grandes.

Todas esas personas que han decidido que aunque las noticias digan que todo va mal, están dispuestas a demostrar que hay esperanza y llevar la contraria.

Hay tantas personas que últimamente me han ayudado a encontrar respuestas… Personas que han decidido que tal vez para conseguir más libertad debían apostarlo todo, aún sabiendo que podrían perder… Porque saben que lo que importa es saber que haces lo que necesitas hacer, lo que te ayuda a crecer… Que haces no tanto lo que debes sino lo que te debes a ti mismo, que no te engañas ni renuncias a ti mismo, que vives lo que hace falta que vivas para llegar a encontrar la paz interior.

Y que saben que en realidad la pérdida es una ganancia enorme, porque el aprendizaje es incalculable y les convierte en personas más válidas y preparadas para la siguiente prueba.

Y en este camino ando, eso intento, con mucho que aprender, y me doy cuenta de que si me cruzo con ellas es porque las necesito, porque son mis lecciones pendientes, mi material valioso de estudio en la vida, mi compañía en este tramo complicado y maravilloso…

Porque cuánto más arriesgas, más cambia tu decorado y quién habita en él. Más vueltas da todo y más te expones a encontrar… Y encuentras.

Encuentras a lo que sujetarte para no caer y lo que te hace tambalear y casi salir del camino… Y notas que a pesar del miedo, eres capaz de reírte de ti mismo y disfrutar de tu caída sin red porque la has escogido tú… Porque has apostado por ver el mundo a tu manera y creer en él, aunque muchos te miren como si estuvieras loco. Porque hay tardes en las que tú mismo lo pensarías si no fuera porque lo que hacías antes de esta locura, te vaciaba el alma…

Y cuando caes… Cuánto más pierdes, más te das cuenta de que esa pérdida era necesaria.

Porque tu forma de ver la vida ha cambiado y lo que antes te parecía importante, ahora te parece superfluo. Lo que te daba miedo, ahora es altamente necesario… Lo que creías imposible es ahora cotidiano.

Cuantas más imprudencias cometes, más convives con la magia… Y mientras decides que te da igual que el mundo te llame intrépido o temerario… Justo en ese momento, cuando ya no te importa perder, cuando te das cuenta de que perder y ganar son dos palabras que ya no tienen para ti el mismo significado que antes, entonces… Sólo te queda vivir.

A veces, la diferencia entre que te consideren un héroe o un insensato, es tan sólo el resultado… Aunque eso, a ti, ya no te importa.

jorge perez“En Estados Unidos tenemos un monumento claro de lo que pueden construir los cubanos: se llama Miami”.

Lo dijo el presidente estadounidense Barack Obama durante su histórico viaje a Cuba.

Un homenaje al casi millón de cubanos y descendientes de cubanos que viven en la ciudad estadounidense, y a los que se les atribuye buena parte del dinamismo contemporáneo de la ciudad.

El magnate de la construcción Jorge Pérez es uno de esos cubanos que ha ayudado a dejar una huella fuerte en esa urbe del sur de Florida.

Su firma, Related Group, ha ocupado varias veces el podio de la mayor empresa de propiedad latina en Estados Unidos.

Y él mismo, con una fortuna valorada en más de US$3.000 millones, es uno de los inmigrantes hispanos más prósperos de Estados Unidos.

Pérez le habló a BBC Mundo de cómo su comunidad ha ayudado a convertir a Miami en una capital internacionalmente reconocida.

El perfil de Miami

El empresario ayudó a definir, literalmente, el perfil físico de la ciudad, con su trabajo al frente de un conglomerado especializado en la edificación de torres de apartamentos de lujo.

Se calcula que ha construido 80.000 viviendas en la ciudad y el Wall Street Journal lo llama el “Rey de los Condominios” de Miami.

Durante la crisis financiera de 2008, su imperio inmobiliario parecía tambalearse.

Pero hoy a la empresa le va mejor, y se ha beneficiado del gran interés, especialmente entre extranjeros, por comprar propiedad en Miami.

Qué hay en un nombre

El nombre del magnate está también en la fachada del flamante Museo de Arte de Miami. La institución se llama oficialmente “Museo de Arte Jorge M. Pérez”, luego que el empresario donara US$40 millones para su construcción.

Muchos en la dirigencia tradicional de Miami se quejaron cuando se anunció que el museo llevaría su nombre. No les parecía apropiado.

Pero Pérez se defiende.

“En Estados Unidos cuando ves museos y otros edificios cívicos, ves el nombre Rockefeller, Carnegie o Guggenheim, pero nunca ves el nombre Pérez, o Rodríguez”, le dice a BBC Mundo.

“Era muy importante para mi, personalmente y como representante de la comunidad hispana, que nosotros empezáramos a tener nuestros nombres en las fachadas de esas importantes instituciones cívicas. Eso quiere decir que estamos realmente volviéndonos parte de esta sociedad”, agrega.

Un sitio desolado

Pérez no tiene duda del papel que los cubanos han jugado en la prosperidad de su ciudad adoptiva a partir de la década de 1960, cuando empezaron a llegar tras de la Revolución castrista.

“Miami era un sitio más bien desolado en ese entonces, con una economía basada en el turismo. Los cubanos fueron los pequeños empresarios que impulsaron el crecimiento de la ciudad”.

“Antes de 1960, Miami era un sitio suburbano donde venían los jubilados a pasar los últimos años de su vida. Gracias a la migración cubana, en buena parte, Miami se volvió una gran ciudad y se está convirtiendo en uno de los centros urbanos más destacados del mundo”.

“Nos recordarán en la historia por nuestra gran contribución a hacer de ésta una gran ciudad”, puntualiza.

Fortuna

Jorge Pérez habla con un ligero acento colombiano.

Nacido en 1949 en Argentina de padres cubanos, en su juventud pasó varios años en Bogotá, adonde emigraron sus padres luego de la revolución de Fidel Castro.

Llegó a Miami en 1968, inicialmente para estudiar en la universidad. En 1976 empezó a trabajar en el departamento de planeación del gobierno de la ciudad.

Luego probó fortuna construyendo viviendas de bajos ingresos en la Pequeña Habana y otros barrios de clase trabajadora de Miami.

Y de ahí pasó a las grandes ligas. En 1979 fundó la firma Related Group.

La revista estadounidense Forbes calcula su fortuna a mediados de 2016 en US$3.400 millones.

Está entre los 500 hombres más ricos del mundo.

Pérez ha dicho a los medios que le gustaría que el embargo estadounidense sobre Cuba se levante, lo que, asegura, ayudaría a convertir a La Habana en una meca internacional de la propiedad raíz.

Por el momento, sin embargo, el rey de los condominios sigue edificando las torres que se han convertido en uno de los símbolos de una ciudad que algunos califican de superficial, pero que muchos otros la ven como la encarnación misma del Sueño Americano.

Reibox BlogEs agradable tener un cojín.

Incluso cuando no estás viviendo de salario en salario, hay consuelo en saber que podrás pagar una factura sorpresa de $1.000 (muchos no pueden) o comprar una entrada a último momento para un concierto de tu artista favorito que viene a la ciudad.

Podrías… pero espero que no tengas que hacerlo. Y más bien, sólo disfrutarás del cálido resplandor de tener ese dinero en tu billetera y sacarlo. Tendrás dinero. Serás rico.

Y ahí es donde muchos de nosotros nos equivocamos.

Kristin Wong, del blog de finanzas personales The Wild Wong, tiene un interesante post sobre la brecha en la comprensión entre perseguir dinero y perseguir una meta.

En el primero, estás acumulando riqueza solo por acumular riqueza. En el segundo, estás acumulando riqueza para servir a una meta más grande: un viaje, una casa, educación o una familia. Estás usando el dinero como una herramienta.

Recordando un momento en la vida cuando ella estaba luchando para llegar a fin de mes y su objetivo era simplemente pagar su apartamento, Wong escribe:

“La mayoría de nosotros tratamos al dinero en sí mismo como la meta. Trabajamos para pagar las deudas o ahorramos para nuestra jubilación porque eso parece ser lo responsable y adulto a hacer. Y lo es, pero esto es lo que sucede cuando haces del dinero la meta:

• Abandonas la meta, porque no apoya lo que realmente te importa.

• Renuncias totalmente al dinero, porque no ves el punto. Tus finanzas son un desastre.

• Te apegas a la meta, pero eres tacaño. Haces que la vida sea más difícil solo por ahorrar tu dinero.

• Comienza a acaparar dinero en vez de usarlo.

• Te quedas en un trabajo que odias porque pagan bien.

De mi propia experiencia, cuando haces del dinero la meta, dejas que continúe controlando tu vida.”

Ella remonta esta comprensión en parte al planificador financiero Carl Richards, quien preguntó en The New York Times en febrero del 2015: “¿Y si empezamos a tratar al dinero como una herramienta? Las herramientas están destinadas a ser usadas. No a quedar en un estante y juntar polvo.”

Es una perspectiva similar al del autor ganador del Premio Pulitzer Charles Duhigg, quien dijo que el dinero es un recurso. Tener dinero no significa tener simplemente una colección de dólares; significa tener los recursos para lograr algo.

En otras palabras, una herramienta.

Cuando piensas en ello, tiene perfecto sentido. Los planificadores financieros regularmente recomiendan establecer metas financieras, con etiquetas de precio, para sacar el máximo provecho del dinero que tenemos. Pero en nuestra vida diaria, muchos de nosotros no estamos siguiendo este razonamiento.

Cuando tiramos dinero de nuestros bolsillos cuando caminamos por la calle, comprando gafas de sol, cafés, cócteles y pagando comisiones de los cajeros automáticos que realmente no nos importan, lo estamos haciendo a expensas de las cosas que más queremos. Si el dinero es una herramienta, gastarlo indiscriminadamente ciertamente no es usarlo correctamente.

Teniendo esto en mente, la pregunta más efectiva que deberías hacerte no es “¿Cuánto dinero puedo ahorrar?”; es “¿Para qué lo estoy ahorrando?”

mentorSi estás pensando en crear una empresa, sea una startup o un micro-negocio, la mejor inversión que podrás hacer es la de dedicar un tiempo para encontrar al menos un mentor de negocio.

Y sí ya la creaste y estás pensando en cómo hacer crecer tu negocio, ¡también!

Las matemáticas no fallan: el 70% de los negocios que cuentan con un mentor sobreviven el doble de tiempo que aquellos que no cuentan con un mentor. Las incubadoras y aceleradoras cuentan con mentores por una buena razón.

Y si es tan importante ¿Por qué no se facilita encontrar un mentor a todo emprendedor? Jaja, ¡eso querría saber yo!

De hecho, en el plan de empresa rara vez se contempla dejar una partida de presupuesto para contratar mentores y, sin embargo, debería ser algo casi obligatorio para incrementar las posibilidades de éxito de tu negocio.

Como se suele decir, blanco y en botella… A ver, si tener un mentor es uno de los ingredientes de éxito, digo yo que habrá que facilitar que el mayor número de emprendedores pueda beneficiarse de un mentor.

Normalmente al emprendedor se le facilitan los impresos y la dirección de Hacienda para pagar impuestos. Pero rara vez alguien le pregunta si ha validado su idea, si tiene modelo de negocio, si tiene claro cómo va a ganar dinero y mucho menos lo mandan a la calle a buscar sus primeros 3 clientes antes de empezar a mover papeles, crear la página web y las tarjetas de visita.

Steve Blank es conocido por la frase “Sal a la calle” o literalmente “Sal del edificio” con la idea de que valides tu idea de negocio antes de crear nada. Yo te diría además “Busca un mentor!” o más precisamente “Sal a la calle de una vez y busca un mentor.”

¿Por qué?

– Contar con alguien más experto a tu lado que ya ha navegado por las mismas aguas que tú navegas puede acelerar tus resultados de manera exponencial evitándote numerosos dolores de cabeza.

– Puedes cometer errores graves por inexperiencia y tomar decisiones erróneas puede arruinarte la vida. Puedes firmar un pacto de socios erróneo, puedes terminar endeudado o perder todo tu capital quedándote sin oportunidad de rebotar y salir adelante.

– Gestionar un negocio tanto al inicio como en las fases de crecimiento es una tarea muy solitaria e incomprendida que puede llegar a afectar a tu relación de pareja, familia o amigos. Tener un mentor a tu lado te mantiene cuerdo y motivado para tener claridad y foco en lo verdaderamente importante.

Estoy convencido de que dentro de un tiempo, sobre todo al inicio de un negocio, tener un mentor será algo tan natural como tener un móvil.

El único problema muchas veces es que, fuera de los programas de incubadoras, aceleradoras, etc, no es evidente dar con un mentor de negocio que tenga experiencia real en el área que necesitas y que tenga las habilidades personales adecuadas.

A pesar de ello, puedes encontrar a tu mentor ideal si sabes cómo buscarlo. Eso sí, no deberías tomarte el proceso a la ligera. Es cuestión de sentido común:

– Define de antemano qué necesitas y qué buscas

– Ten claro qué pedir a tu mentor

– Elije al mentor más adecuado para ti con el que conectes de verdad.

– Ten claridad en los objetivos y expectativas.

– Recuerda que su agenda es compleja y su tiempo es limitado

– No te enfades si te dicen que no ya que no todos podrán atenderte.

Una vez tienes esto claro, te será más fácil poner “el radar” y estar pendiente de detectar posibles mentores ideales.

A continuación, te facilito 7 ideas para encontrar a tu mentor ideal:

1. Analiza tu círculo más cercano

En muchas ocasiones puedes encontrar excelentes mentores dentro de tu familia o en amigos cercanos, personas que pueden tener una mayor experiencia que tú o conocer más sobre un sector o situación en particular porque ya han pasado por ello.

Igualmente, puedes enviar un mensaje a tu red de contactos proponiendo la idea y ver si conectas con una persona adecuada para ti y tus necesidades.

2. Utiliza las redes sociales

Puedes utilizar redes sociales como Twitter o LinkedIn para encontrar a tu mentor ideal.

Idea: contacta con otros profesionales y empresarios que admires y pídeles un consejo, normalmente nadie se lo toma a mal sino todo lo contrario.

3. Lee blogs y publicaciones especializadas

Lee publicaciones especializadas y selecciona los profesionales con los que mejor conectas o de los que más aprendes.

No solo aprendes con ellos al leerles, verles o escucharles -lo cual viene a ser una mentorización “indirecta”- sino que, en ocasiones, puedes contactarlos y en función del profesional puedes descubrir que estarán encantados de dedicarte unas horas de su tiempo.

4. Sal a la calle

No siempre tienes cerca a un posible mentor así que sal a la calle y ábrete a nuevas posibilidades.

Contacta con tu Ayuntamiento, Centro de emprendedores o Cámara de Comercio. Haz lo mismo con iniciativas relacionadas con tu sector.

Analiza negocios a nivel local con el fin de identificar a potenciales mentores. Una vez tengas una selección contacta con cada uno, inicia el contacto interesándote por alguno de sus propios proyectos o intereses y preguntando si podrías hacerle algunas preguntas por teléfono, skype, email o incluso invitarle a tomar un café o a comer.

5. Busca en tu mismo sector

A veces, tú mismo sector puede ser tu aliado. Por ejemplo, puedes considerar contactar con el responsable de una empresa más grande que la tuya, en cuyo caso no sueles ser percibido como un competidor, y sugerir intercambiar experiencias, ideas o simplemente pedirle consejo.

La clave es no tener vergüenza a llamar o enviar un email a la persona que nos interesa.

6. Crea un grupo “mastermind”

Crea un grupo (presencial u online) con otros emprendedores en tu misma fase de desarrollo e incluso invitar a emprendedores más expertos puede aportarte valiosas experiencias y evitarte cometer errores.

Puede ser tan sencillo como quedar a tomar un café con otro emprendedor etc., a mí de hecho me ayuda y creo que compartir abiertamente retos, problemas y soluciones es positivo porque nos ayudamos entre nosotros y aprendemos.

7. Contrata a un mentor de negocio profesional

Contratar a un mentor profesional de negocio es, probablemente, una de las mejores inversiones que puedes hacer. Te ayudará a acelerar tus resultados y conseguir antes tus objetivos.

Al inicio todos pensamos que podemos aprender por nosotros mismos y escuchamos mensajes de que emprender es fácil o que salir adelante en internet es cuestión de trucos mágicos. Invertir en un mentor de negocio profesional te ayudará a acelerar el aprendizaje y avanzar más rápido cometiendo menos errores.

La moraleja de esta historia es que, con el tiempo, me he dado cuenta que lo barato sale caro y la ignorancia inconsciente no tiene límites… como pretender que una tienda online funcione en un mes sin invertir en publicidad, SEO, etc. Solo con el paso del tiempo nos damos cuenta de las barbaridades que hemos hecho.

Lo dicho, no pretendas saberlo todo ni hacerlo todo por ti mismo y pide ayuda si lo necesitas. Recuerda que la mejor tecnología es el sentido común.

Quizás por ser el primero en haberme equivocado, hoy en día no dejo de insistir en lo importante que es tener un mentor (o varios) a la hora de emprender un proyecto sea pequeño, grande o mediano.

miedoUna amiga de la infancia -ahora ya psicóloga- me explicó una noche que el miedo es una reacción natural frente a lo desconocido, pero que no debía convertirse eso en un obstáculo para que alguien pueda tomar una decisión o iniciar un emprendimiento propio.

Dicen que de alguna u otra manera, todos hemos pasado por algún momento donde queremos emprender algo pero esos temores nos bloquean y llevan a preguntarnos: ¿Podré lograr lo que quiero? ¿Tendré éxito en este proyecto? ¿Realmente ganaré dinero con este negocio?

Pasa también que muchas veces tratamos de disimular u ocultamos esos miedos con excusas: “no es el momento”, “cuando tenga tiempo”, “el año que viene”, “una vez que me reciba”, etc.

Diego Pasjalidis, experto en estrategias e innovación, cree que la mayoría de las personas no progresa no por la falta de creatividad, sino porque les sobra miedo.

“Justamente, menos del 10% de todo lo que imaginamos alguna vez hacer se lleva a la práctica. Si bien -a veces- se debe a razones reales de tiempo, recursos, en muchas oportunidades nos aparecen barreras internas asociadas al sentimiento del miedo: miedo al fracaso, a perder dinero, a desprestigiarme, a lo que dirán los otros… miedo al miedo en sí”, sostiene.

En una breve charla con Infobae, el fundador de Inspirativa, realizó un punteo con las tres principales consideraciones que un emprendedor debe tener en cuenta a la hora de comenzar a darle forma a esa idea que le anda dando vueltas en la cabeza o lanzarse a concretar un negocio.

Miedos, tips para emprender

Como el miedo es una ilusión, generada a partir de los paradigmas de cada uno de nosotros, para poder dominarlo debemos comprenderlo.

El miedo a emprender basa su existencia en tres elementos:

• Algo malo nos puede pasar (impacto)

• Hay una alta posibilidad de que eso ocurra (probabilidad)

• Si ocurre, mis recursos y capacidades no me permitirán enfrentar ese hecho (debilidad)

Para los negocios, como en otros campos de la vida, debemos ser conscientes de que el miedo no existe, no tiene una entidad, sino que se la damos nosotros en base a lo que percibimos y a nuestros conocimientos y experiencias.

¿Cómo enfrentar los miedos?

1: Pensar: ¿Qué es lo peor que me puede pasar?

El miedo, al tener un fuerte componente irracional, tiende a mezclar todo con todo, y hasta justificar lo injustificable.

Entonces, preguntarnos sobre lo peor que nos puede pasar permite ponderar realmente aquello que nos puede ocurrir.

¿Cuán grave es?
¿Cuán fuerte va a ser su impacto en el mediano o largo plazo?
¿Condiciona mi futuro?
¿Me expone fuertemente?
¿Pierdo mucho dinero?

2: Realizar una matriz probabilidad e impacto.

En un emprendimiento ocurren muchas situaciones, buenas y malas, más o menos gratas. Incluso, muchas de las que aparentan ser negativas tienen un gran aprendizaje para el futuro.

Para no darle alimento ficticio al miedo, podemos realizar una matriz de probabilidad e impacto (negativo) como la que sigue, a fin de colocar a cada hecho que relevemos en el punto anterior en su correspondiente casilla, y darle la importancia que se merece.

01

3: Identificar recursos y capacidades requeridos.

Cada casilla del consejo anterior nos demanda diferente tipo de atención.

Aquellos hechos con alta probabilidad de ocurrencia y un alto impacto negativo, nos hace pensar en qué recursos y capacidades debemos tener (o desarrollar) para que el impacto no sea tan negativo o para reducir la posibilidad de que el hecho ocurra.

Aquí, no solo debemos mirar lo que tenemos, sino también pensar ¿quién podría ser un socio o aliado que me complemente para mitigarlos o reducirlos? ¿Puedo transferir esos riesgos a alguien (por ejemplo, un seguro)?

Aquellos hechos que pueden darse con alto impacto y una baja probabilidad de ocurrencia, nos harán pensar si debemos aceptarlos y asumirlos como parte del negocio, porque existe una alta probabilidad de que nunca ocurran.

¿Qué harías si no tuvieras miedo?

Aunque no lo crean, siempre desafiamos a la incertidumbre. Siempre ocurren hechos en todo momento. Tomar una decisión, elegir un camino, una pareja, un socio, implica un riesgo. Y ¿saben qué? Eso es la vida.

Los consejos que aquí se comparten ayudan a hacer consciente algo tan irracional como lo es un miedo, para darle el rótulo que se merece. Una pregunta que me ha quedado del libro ¿Quién se ha llevado mi queso? fue: “¿qué harías si no tuvieras miedo?”

Piénsenlo, porque el miedo no existe y, tal vez, lo único que los paraliza son ustedes mismos. No importa las veces que hemos caído, sino las que nos hemos levantado, y lo que hemos aprendido del proceso.

Reibox BlogBarbara Corcoran tenía solamente 24 años cuando dejó su trabajo de camarera en Fort Lee, New Jersey, para vender propiedades inmobiliarias a través del río en Manhattan.

No tenía antecedentes en bienes raíces, pero su nuevo novio fanfarrón le dijo que ella sería una vendedora natural y que tenía que darle una oportunidad. Su relación y asociación de negocios no sobrevivieron, pero Corcoran tomó la mitad de la compañía que fundaron, The Corcoran Group, y la convirtió en una de las agencias estrellas de Manhattan antes de venderla por 66 millones de dólares en el 2001.

Más tarde, se convirtió en una personalidad de la televisión y fue una de las inversoras semillas de “Shark Tank” durante los últimos siete años.

Este impredecible curso de eventos definió su cosmovisión.

Creo que el mejor momento para arriesgarse en cualquier cosa, incluyendo dejar tu trabajo y comenzar tu propio negocio, es el momento en el que lo piensas,” dijo Corcoran en una reciente sesión de preguntas y respuestas en Facebook Live en las oficinas de Business Insider en Nueva York.

Un espectador le pidió consejo para sopesar un postgrado contra saltar en su carrera.

“Lo considero simplemente con un sentido práctico,” dijo Corcoran. Si quieres ser abogado, obtén un título de abogado; Si aspiras a una posición de alto nivel en Wall Street, obtén un MBA. Lo importante es considerar cómo tu deuda estudiantil va a afectar tu vida una vez que te gradúes, y si esa carga es realmente necesaria, explicó.

“Creo que lo importante es preguntarte a ti mismo, ‘¿Qué va a hacerme feliz?'”, dijo. Es difícil encontrar esa respuesta cuando eres joven, por lo que tienes que abordarlo “de la misma forma que averiguamos qué ropa se ve bien en nosotros: Prueba mucho.

Esta aceptación del riesgo es cómo a los 20 años Corcoran se dio cuenta de que, a pesar de que poseía una licenciatura en educación, su habilidad natural para conectarse con las personas y su ojo para el diseño significaba que era perfectamente adecuada para la industria de los bienes raíces. En tus 20s, explicó, necesitas estar dispuesto a experimentar con tu carrera.

“Sólo tienes que probar varios trabajos para ver qué es lo que te excita, y ahí es donde querrás ir,” dijo. “Y la mayoría de las veces, no vas a encontrar eso en un aula.”

gastarGastar no es lo mismo que invertir, hay muchas veces que la diferencia es clara y otras no tanto.

Pero sabiendo bien la definición de cada palabra podrás tener criterio y esto te permitirá discernir y separar la verdad del error.

Inversión es una palabra muy usada como anzuelo para disfrazar lo que en realidad es un gasto, como se dice habitualmente no todo lo que brilla es oro.

Muchos te dirán “invierte en esta oportunidad,” otros “cómpralo, es una inversión no un gasto,” la mayoría de las veces, cuando un vendedor usa la palabra inversión, en realidad se trata de un gasto.

Así que ten cuidado y conoce a profundidad el significado de cada palabra y úsalas a tu favor.

¿Que es un Gasto?

Un Gasto es todo aquel bien, producto o servicio que compramos para satisfacer una de nuestras necesidades, pero es dinero que jamás volverá a nuestros bolsillos. Es dinero que ya consumimos y se ha ido para siempre.

Ejemplos de gastos sobran: cuando pagamos los servicios de nuestra casa como agua, luz eléctrica, teléfono, cuando salimos a cenar, cuando vamos al cine, cuando nos compramos un helado, cuando nos compramos un carro para nuestro servicio personal, un largo etc.

Los gastos obviamente son indispensables en nuestra vida diaria. Todos los días tenemos que gastar ya que vivir no es gratis. Todo cuesta, hasta el agua que bebemos día a día tiene precio, y hay que pagar.

¿Que es una inversión?

Es un término un poco más sofisticado, pero en realidad no tanto.

En términos simples, es dinero que usamos para comprar algo que nos dará más dinero. Si recuerda, el dinero puede producir más dinero si es usado sabiamente, eso es el verdadero significado de la palabra Inversión.

Ejemplos también hay muchos: cuando una persona compra una pequeña máquina para hacer helados y venderlos está realizando una inversión pues esa máquina con el tiempo se pagará por si misma; y no solo eso, nos dará dinero extra o lo que se conoce como utilidades.

Finca raíz es otro gran ejemplo, una mujer inteligente que compra un apartamento para rentar con el paso del tiempo la renta pagará lo que costó el bien raíz y seguirá generando dinero extra: ganancias o utilidades.

La inversión tiene ciertos principios que deben cumplirse para que pueda ser llamada como tal:

– El dinero es usado para adquirir un bien, producto o servicio que con el paso del tiempo este bien, producto o servicio nos devolverá el dinero que usamos para adquirirlo, es decir, se paga a si mismo.

– Una vez que el bien o servicio es pagado por si mismo, nos seguirá generando dinero (utilidades o ganancias) de manera regular.

Ahora bien, debo decirte que inversión es una palabra con muchos matices lo que origina confusión y manipulación del término. Como te decía, muchos querrán disfrazar gastos por inversión ¿Por que? por varias razones pero sobre todo por una: porque te quieren vender sus productos o servicios.

Los genios del marketing y los buenos vendedores a menudo te dirán que su producto o servicio no es un gasto sino una inversión. Así, de esta forma entre dientes te dirán: que no estas gastando sino invirtiendo; es decir, tu dinero volverá a ti. Al estar invirtiendo, tácitamente te conviertes en inversionista, palabra relacionada al dinero, poder, inteligencia, elegancia, todo lo que te dará estatus, y casi casi hasta te conviertes en una persona sexy.

Créeme, los genios del marketing saben donde atacar y harán lo que sea por venderte como mimar y agrandar tu ego.

Lo cierto es que la mayoría de la gente solo saben gastar pero no invertir, muchos te dirán que un automóvil es una inversión y no es que te estén mintiendo; es solo que no te están diciendo toda la verdad. Y sí, un automóvil es una inversión, pero para la industria automotriz que te lo está vendiendo y haciendo dinero con tu compra. Pero para ti es un gasto, a excepción que con él hagas dinero poniéndolo a trabajar como transporte público lease taxi.

Tu casa, por ejemplo, todos te dirán que es una inversión. Y sí lo es; para la constructora que te lo vendió y así generó ganancias con tu compra. También es una inversión para el banco o institución hipotecaria que te la financió y te estará cobrando intereses a 30 años, y para el gobierno que años tras año te cobra impuesto predial,

Ahora bien, podría ser el caso que tu casa ya sea tuya pero aun así, siento decirte que no es una inversión pues no se paga a si misma ni te genera utilidades; más bien gastos. Además, otra fria realidad de los bienes raíces es que el verdadero dueño de todo bien inmobiliario es el gobierno o estado; y si no me crees deja de pagar tu impuesto predial por un buen tiempo y verás como el estado está facultado a exigirte ese dinero o bien a embargar tu propiedad.

Una casa o apartamento si puede ser una inversión si pone dinero en tu bolsillo, es decir, si la rentas, o bien la compraste para revenderla y así adquirir una ganancia.

Casi todo puede ser gasto o inversión dependiendo como uses ese bien o servicio, como en el ejemplo que te acabo de mencionar. Por ejemplo el dinero que inviertes en tu educación ya sea comprando libros útiles, pagándote una carrera, maestría, cursos, seminarios los podemos considerar inversión si te ayudan a generar más dinero, si solo estudiaste para tener un título y colgarlo a tu pared sin beneficiarte de ese estudio entonces más bien eso fue un gasto.

Ahora bien, como te dije, la inversión tiene muchos matices. No todas las inversiones ponen dinero en tu bolsillo de forma inmediata ya que son a largo plazo y no todas se relacionan con el dinero directamente. Cabe decir que ejemplos como el siguiente no son muchos pero también podríamos considerarlos inversiones:

Si tu pagas una mensualidad a un gimnasio y no vas es un gasto, pero si vas y te ejercitas entonces estas invirtiendo en tu salud, pues así estas en forma y evitas que el día de mañana tengas problemas de obesidad, diabetes, infartos y como todos sabemos enfermarse es caro, muy caro, y no solo en términos económicos.

Así que cuando gastamos en nosotros mismos como en este ejemplo y eso nos da salud, felicidad y alegría, podríamos decir que estamos invirtiendo en nuestro desarrollo humano; pues así, al estar sanos y alegres, somos más productivos y podemos hacer más dinero y tener una mejor calidad de vida. Así se cumple el principio que el dinero usado regresa a nosotros y con ganancias.

En este último punto hay que tener cuidado, tener criterio y ser honestos con nosotros mismos, pues así podríamos caer en la auto-justificación que todos nuestros gastos son inversiones en nosotros mismos cuando en realidad no lo son.

Gastar es normal pero invertir también debe serlo. De esta forma podemos equilibrar mejor nuestra vida, porque si solo gastamos y gastamos todo lo que ganamos, tendremos problemas financieros. Y los problemas financieros afectan nuestra salud, fisica y mental, afectan a nuestra familia, y todo lo que nos rodea.

Por lo tanto, sigue estudiando acerca del dinero para bien tuyo y de tus seres queridos. Gracias por leerme y que Dios te bendiga siempre.

preguntasSiempre hay respuestas. Sólo tenemos que ser lo suficientemente inteligentes como para hacer las preguntas correctas.

Es una dura realidad que todos nosotros somos ignorantes de alguna manera. Aunque tendemos a fingir lo contrario, es imposible saberlo todo.

La ignorancia es nuestro mayor secreto colectivo.

Y es una de las realidades más temibles y más perjudiciales de la vida, porque aquellos de nosotros que somos más ignorantes (y por lo tanto los que más probablemente propaguemos la ignorancia) somos también los que a menudo no lo sabemos.

Aquí tienes una prueba rápida:

Si nunca cambiaste de opinión con respecto a una de las creencias que adquiriste, si nunca cuestionaste los fundamentos de tus opiniones, y si no tienes ninguna inclinación a hacerlo, entonces es muy probable que ignores algo que crees saber.

¿Cuál es la solución más rápida?

Sal afuera y encuentra a alguien que, en tu opinión, crea, se comporte, y maneje ciertos aspectos de su vida muy diferente a ti, y ten una sencilla y honesta conversación con él o ella. Te lo prometo, algunas de las preguntas más importantes de la vida quedarán más claras de esta manera. Y les hará a los dos mucho bien.

Una vez que hagas esto, aquí tienes algunas cosas importantes para recordar:

1. Muchos de los mayores malentendidos en la vida podrían evitarse si simplemente te tomaras el tiempo para preguntar: “¿Qué otra cosa podría significar?”

2. Un experto no es una persona que te da todas las respuestas correctas; es la que hace las preguntas correctas.

3. Muy pocos de nosotros buscamos activamente nuevos conocimientos diariamente en este mundo. Nos ponemos cómodos con lo que sabemos, y dejamos de cuestionar las cosas.

Por el contrario, tratamos de extraer de lo desconocido las respuestas que ya conformamos en nuestras mentes; juzgamientos, justificaciones, validaciones, formas de consuelo sin las cuales podríamos sentirnos incompletos o fuera de centro. Preguntar algo nuevo es abrir la puerta a la tormenta. Y la respuesta puede simplemente dejarnos impresionados.

4. Si alguien puede hacerte hacer las preguntas equivocadas, no tendría que preocuparse por las respuestas que te está dando.

5. Los monstruos existen en el mundo real, pero son demasiado pocos como para ser verdaderamente peligrosos en el largo plazo. Más peligrosas son las personas comunes con buenas intenciones que están instantáneamente listas para creer y actuar sin hacer preguntas.

6. Al final del día, las preguntas que te haces a ti mismo determinan el tipo de persona en la que te convertirás.

7. El valor no llega cuando se tienen todas las respuestas. Llega cuando estas listo para hacerle frente a las preguntas que has estado evitando toda tu vida.

8. Cuando se trata de tus relaciones: ¿Te trata con respeto en todo momento? Esa es la primera pregunta. La segunda pregunta es: Si siguiera siendo la misma, exacta persona dentro de diez años, ¿Quisieras todavía estar en una relación con él/ella? Y, por último, ¿Te inspira a ser un mejor ser humano?

Cuando encuentres a alguien que te haga responder afirmativamente a esas tres preguntas, sabrás que encontraste una relación que vale la pena.

9. Independientemente de lo mucho que sabes, o cuántas preguntas increíbles hayas hecho, nunca podrás saberlo todo. Creer que puedes, es prueba de lo contrario. El desierto que nos rodea, siempre tiene respuestas para más preguntas de las que hasta ahora nos aprendimos a preguntar. Y eso es algo hermoso.

10. A pesar de que la vida siempre estará llena de preguntas sin respuestas, es el valor de buscar esas respuestas lo que cuenta; este viaje es lo que le da sentido a la vida.

En última instancia, puedes pasar tu vida revolcándote en la miseria y frustración, preguntándose por qué fuiste el elegido para tener todos tus problemas, o puedes estar agradecido de que eres lo suficientemente fuerte y lo suficientemente inteligente como para crecer a partir de ellos.

Vivir MejorMi papá es un negociador de rehenes entrenado. Él aplicó las habilidades que los expertos usan en situaciones de crisis para que siguiera sus órdenes cuando era niña… y funcionó.

No era una niña desobediente, pero puedo decirte que cuando mi padre me pedía que lavara los platos, siempre lo hacía mucho más rápido que cuando mi madre me exigía lo mismo. ¿Cómo lo hacia?

Fui directamente a la fuente para averiguarlo.

El capitán Keith O’Sullivan, ex comandante de la Unidad Wayne de Negociación de Crisis de la Policía (también conocido como mi papá) explicó algunas de las técnicas que los negociadores de rehenes utilizan para obtener lo que quieren. Convenientemente, estos consejos también resultan útiles cuando les asignas tareas a tus hijos.

1. Sé amable

“Es difícil para las personas ser malas con alguien que está siendo amable,” dice O’Sullivan. Así que cuando asignes una tarea desagradable, hazlo con una sonrisa. Una voz tranquila y amable será recibida mejor que un tono de urgencia o demandante.

2. Disfraza las órdenes como pedidos

A la gente no le gusta que se les diga qué hacer. Si un negociador quiere que un sujeto abarricado coopere, le pedirá cortésmente si puede salir para discutir el problema. Si quieres que tu hija adolescente limpie su habitación, menciona casualmente que está un poco desordenado y pregúntale si puede encontrar algo de tiempo para arreglarlo.

Cuando quieres que haga algo, al principio el pedido puede encontrar resistencia. “Entonces encuentra un terreno en común,” dice O’Sullivan. “Por ejemplo, ‘Tan pronto como sueltes ese rehén, podremos trabajar en atender tu lista de demandas.’ O, ‘Tan pronto como ordenes esa habitación, podremos salir a tomar un helado.”

3. Practica la escucha activa

Esto es crucial si alguien está tratando de discutir contigo o probar un punto.

¿Tu hijo quiere ir a la casa de su amigo antes de cortar el césped? No interrumpas. Resiste la tentación de desacordar. Sólo escucha.

“Deja que el secuestrador (o en este caso, miembro de la familia) sapa que estás escuchando sus preocupaciones y tranquilízalos haciéndoles saber que estás de su lado,” dice O’Sullivan. “Y entonces el resto de la negociación se hará más fácil a medida que avances hacia el cumplimiento de tus objetivos”

“Al final, lo que quieres es que todos sientan como que formaron parte en el proceso decisiones y tú lo hiciste posible,” dice O’Sullivan.

En otras palabras, Tu hija sentirá que ella quería sacar la basura.

irresistiblesAlgunas personas, a pesar de lo que les falta – dinero, apariencia o conexiones sociales- siempre irradian cierta energía y confianza que atrae a otros. Son personalidades encantadoras que enamoran.

Son aquellos individuos que son el corazón de la fiesta y a los que te acercas para pedir ayuda, consejo y compañía. Siempre quieres estar cerca de ellos y te hacen preguntarte qué tienen que los hace tan irresistibles.

¿La respuesta? Su sentido de valor viene de su interior. Las personas irresistibles no buscan validación constante porque son lo suficientemente seguras de encontrarla dentro de ellas mismos. Tienen ciertos hábitos que les ayudan a mantener una perspectiva saludable de la vida todos los días.

Ser irresistible no es resultado de suerte, por lo que hay que estudiar las actitudes de este tipo de personas que te pueden beneficiar.

1. Tratan a todas las personas con respeto

Ya sea que estén interactuando con el más importante de sus clientes o con el mesero que les llevará la cena, las personas irresistibles son educadas y respetuosas.

Entienden que – sin importar qué tan bien se porten con la persona con la que están comiendo – no servirá de nada si su interlocutor los ve maltratar a alguien más. Las personas irresistibles tratan a todos con respeto porque no se creen mejores que los demás.

2. Siguen la Regla de Plata

La Regla Dorada – trata a otros como quieres que te traten- tiene una falla fatal: asume que todas las personas quieren ser tratadas de la misma manera. Ignora que los individuos están motivados por diferentes cosas. Alguien puede amar el reconocimiento público, mientras otra persona odia ser el centro de atención.

La Regla de Plata – trata a los demás como ellos quieran ser tratados – corrige esta falla. Las personas irresistibles son muy buenas leyendo a los demás y ajustan su comportamiento y estilo para hacer sentir cómoda a la otra persona.

3. No usan una charla superficial

No hay manera más segura de prevenir la formación de una conexión emocional durante una conversación que apegarse a pláticas superficiales. Cuando te acercas a las demás personas de manera robótica, pones tu cerebro en piloto automático y evitas generar una verdadera afinidad con ellos.

Las personas irresistibles crean conexiones a través de pláticas profundas, incluso en conversaciones diarias. Su interés genuino por los demás hace que sea fácil pedirles consejos y que la gente confíe en ellos.

4. Se enfocan en las personas por encima de cualquier cosa

Estas personas poseen un interés auténtico en los individuos que los rodean. Como resultado, no pasan mucho tiempo pensando en ellos mismos. No se obsesionan preguntándose si le “caen bien” a la gente porque están muy ocupados interesándose en los demás. Por ese motivo parece que no se esfuerzan en ser encantadores.

Para poner este hábito a trabajar por ti, intenta ignorar un poco el smartphone y concéntrate en las personas con las que te encuentras. Enfócate en lo que están diciendo, no en cuál será tu respuesta o en cómo puede afectarte lo que dicen. Cuando las personas te cuenten algo sobre ellos mismos, hazles preguntas abiertas que les permitan compartir más.

5. No se esfuerzan demasiado

Los individuos de este tipo nunca tratan de dominar la conversación con historias de qué tan listos o exitosos son.

No es que se resistan a presumir, es que ni siquiera se les ocurre hacerlo porque saben que las personas desagradables suelen ser las que se esfuerzan de más para agradarles a los demás.

6. Reconocen la diferencia entre hecho y opinión

Las personas irresistibles saben manejar temas de conversación delicados con increíble gracia. No temen expresar sus opiniones, pero entienden que son eso, opiniones y no hechos.

Ya sea que estén discutiendo los efectos del calentamiento global o los fenómenos políticos de su entorno, estos individuos reconocen que las demás personas son tan inteligentes como ellos, solo que ven las cosas de diferente manera.

7. Son auténticas

Estos individuos siempre muestran quienes son. Nadie tiene que perder tiempo y energía tratando de averiguar qué es lo que realmente quieren o cuáles serán sus siguientes pasos. Se comportan así porque saben que a nadie le gustan las personas falsas.

La gente gravita hacia ellos porque saben que son de confianza. Es fácil resistirse a alguien cuando no sabes realmente quién es o cómo se siente.

8. Tienen una fuerte integridad

Las personas con esta característica son irresistibles porque dicen lo que piensan y siempre cumplen sus promesas.

La integridad es un concepto simple que puede ser difícil de practicar. Para demostrar esta característica diariamente, las personas irresistibles cumplen con lo prometido, evitan hablar mal de otras personas a sus espaldas y siempre hacen lo correcto, aun cuando duela.

9. Sonríen

Las personas naturalmente (e inconscientemente) copian el lenguaje corporal de sus interlocutores.

Si quieres que los demás te encuentren irresistible, sonríe durante las conversaciones que tengas y ellos empezarán a devolverte el favor y a sentirse bien como resultado.

10. Se afanan por verse bien

Hay una gran diferencia entre estar presentable y ser vanidoso.

Las personas irresistibles entienden que esforzarte por verse bien es comparable a limpiar la casa antes de recibir visitas, es una señal de respeto a los demás. Pero una vez que han logrado verse como desean, dejan de pensar en ello.

11. Buscan razones para amar la vida

Las personas irresistibles son positivas y apasionadas. Nunca se aburren porque ven la vida como una aventura maravillosa y la siguen con tal energía que los demás quieren imitarlas.

No es que este tipo de individuos no tenga problemas, pero los manejan como obstáculos temporales, no un destino fatal. Cuando las cosas van mal, recuerdan que un mal día es solo eso, un mal día, y que deben mantener la esperanza para el siguiente día, mes o año.

Las personas irresistibles no tuvieron hadas madrinas que las hicieran encantadoras desde la cuna. Simplemente han perfeccionado ciertas cualidades y hábitos que cualquier persona puede adoptar.

Piensan más en los demás que en ellos mismos y hacen que otras personas se sientan aceptadas, respetadas, entendidas y vistas.

Solo recuerda: cuanto más te enfoques en los demás, más irresistible serás.

 

 

 

Subir »
FB