Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Vivir Mejor

8. Sigue tus intereses

En lugar de aprender sobre una tonelada de temas aburridos sólo por el hecho de estar bien informado, persigue las áreas que realmente encuentras estimulantes. De esta manera, sonarás animado y atractivo al describirlas a los demás.

“No creo que sea tanto una cuestión de intentar ser interesante tanto como naturalmente es perseguir lo que te gusta, siendo un ávido estudiante y coleccionista de información que te interesa y excita,” escribe Renee Nay.

9. Lee mucho

Si tienes el tiempo y el dinero para viajar por el mundo, genial. Pero incluso si no los tienes, igual puedes aprender sobre las diferentes culturas y períodos históricos leyendo todo lo que puedas conseguir.

Libros, blogs, publicaciones periódicas; exponte a tantas nuevas historias e ideas como te sea posible.

Basada en la revisión de una investigación sobre los efectos psicológicos de leer ficción, Keith Oatley le dijo a The Washington Post : “Las personas que leyeron más ficción fueron mejores en la empatía y la comprensión de los demás.”

Lee mucho; eso nos abre nuevos mundos.” dice Caitra Murlidhar.

10. Muestra sentido del humor

Awdesh Singh sugiere desarrollar un sentido del humor en tus interacciones con otros. “Aprende a ver el lado más ligero de la vida”, escribe, “y desarrolla el hábito de ser feliz incluso en tus fallas.”

Bonus si estás tratando de impresionar a una cita: Las investigaciones sugieren que los hombres divertidos son percibidas por las mujeres como más atractivos, posiblemente porque parezcan más inteligentes.

11. Pasa tiempo con otras personas interesantes

Singh añade que la compañía que mantienes influye en tu propia personalidad.

“Si estás en compañía de personas aburridas, personas descontentas o personas serias, es probable que te vuelvas como ellos muy pronto,” dice. “Lo mismo ocurre cuando estás en compañía de personas interesantes.”

12. Profundiza en uno de tus intereses

Puedes estar tentado en convertirte en un amateur en muchos campos desarrollando un poco de conocimiento sobre todo. En lugar de eso, considera saber mucho sobre un tema y alardea sobre tu experiencia en esa área.

April Fonti dice que ella encuentra a la gente interesante cuando “realmente persiguen una cosa con gran intensidad y profundidad durante un largo período de tiempo. Podrían ser científicos muy exitosos o simplemente tranquilos solitarios, no importa.”

13. Toma una clase de improvisación

El comediante Bill Connolly le dijo a Fast Company que practicar del arte de la improvisación puede ayudarte a mejorar tus habilidades de comunicación en la vida cotidiana.

Una de las razones de esto es porque te hace un mejor oyente, te enfoca en lo que la otra persona está diciendo en lugar de lo que tú vas a decir a continuación.

Ken Gregg dice:

“Incluso si eres tímido y no tienes intención alguna de actuar públicamente alguna vez, la improvisación te relajará, te ayudará a ‘pensar más rápido’, a re-aprender a ser juguetón (algo que la mayoría de los adultos han perdido) y hacerte sentir más cómodo haciéndote el tonto delante de otras personas (una habilidad de la vida que viene con frecuencia).

Puede abrirte y ayudarte a ser más comprometido cuando interactúas con otras personas.”

14. Corre con una multitud diferente

Tal vez la verdadera razón por la que no te sientes interesante es porque estás pasando tiempo con personas que no te aprecian. En ese caso, encuentra una comunidad diferente que entienda lo que tienes para ofrecer.

Travis Biziorek escribe: “Desafíate a conocer gente nueva, a pasar el rato con gente diferente y experimentar personas con diferentes perspectivas y puntos de vista sobre la vida. Te prometo que encontrarás gente que te interese y ellos te encontrarán fascinante.”

transparenciaNuestros clientes han cambiado. Nuestros proveedores han cambiado. Incluso nuestros empleados han cambiado.

El modelo tradicional de empresa que tan bien había funcionado en los últimos 30 años está desgajándose, y nada de lo que hacemos parece ser suficiente.

Por mucho que le damos al cliente, éste no está satisfecho. Por mucho que nos esforzamos en que nuestro personal trabaje más en equipo y se implique más, no lo conseguimos. Algo ha cambiado en lo más profundo de las personas.

La clave es que hablamos de personas. No de clientes grandes ni de clientes pequeños, ni de proveedores, colaboradores o empleados. Estamos en una época en la que las personas queremos que se nos trate como a personas y queremos hablar con personas. No con empresas ni con mensajes enlatados. Esto ha llevado a un cambio sutil pero profundo en la relación entre las empresas y su entorno, que si sabemos entender y abrazar podremos conseguir un nivel de vinculación con los clientes nunca antes sospechado; y el pilar es el término de moda: la transparencia.

Las empresas no son máquinas bien engrasadas e infalibles, sino que están formadas por personas, tienen una única forma de entender su papel en el mercado, su relación con los clientes, sus aspiraciones y problemas. Ahora, si revisas tu propio material comercial, si visitas tu sitio web, ¿te parece que estás actuando como una persona o como un robot?

El problema es que nos han enseñado que cualquier información que revelemos puede ser utilizada por la competencia, que a los clientes sólo le interesan nuestros productos y que nuestros accionistas sólo quieren dividendos, pero hay mucho más. No se trata de que pasemos de no revelar nada a convertirnos en una empresa que no guarda ninguna información confidencial. Se trata de dar un paso más allá y empezar a enseñar quiénes somos como empresa, qué nos preocupa y cuál entendemos que es nuestro papel en el mercado; en fin, abrazar la transparencia.

De hecho, no sería mala idea darle una buena leída al absolutamente imprescindible “Cluetrain Manifesto”, que empieza diciendo:

“Los mercados son conversaciones”

Abrazar la transparencia como leitmotiv no es ni mucho menos una estrategia del departamento de marketing, que quiere que pongamos un blog. Las redes sociales e Internet son sin duda elementos importantes, pero sólo son herramientas. El cambio es algo mucho más profundo. Se trata de un auténtico cambio cultural, que implica una nueva forma de relacionarse con el entorno:

Interna

Siempre hablamos de lo importante que es conseguir que nuestro equipo esté comprometido, que “todos vamos en el mismo barco”, pero ¿cómo se va a comprometer el equipo si no sabe hacia dónde se dirige el barco, o si esperamos problemas en la travesía?

Conozco empresas que han llevado la transparencia hasta sus últimas consecuencias, por ejemplo, haciendo públicas las nóminas y no ha pasado nada (malo). En esta época de incertidumbre en especial es importante que nuestros colaboradores sepan cuál es la situación real, lo que nos jugamos en el partido y cómo hemos planteado la forma de enfrentarnos a la crisis.

Externa

Los clientes quieren hablar con personas, quieren saber qué hace especial a tu empresa, cómo entiende su papel en el mercado y quieren poder opinar. Quieren ayudarte. Muchos incluso quieren involucrarse, pero sólo lo pueden hacer si eres transparente, si conocen y abrazan tu filosofía de empresa, si eres honesto y cuando hay un problema no lo tapas.

 No olvides que ellos son la base de tu negocio, así que ¿por qué no estar más cerca de los clientes? Esto mismo vale para nuestros accionistas o la sociedad, que se preocupan por saber cómo le va a la empresa, qué va a hacer en la situación actual o cómo afronta el futuro.

La sensación normal cuando se decide dar este paso es el terror. Terror por no saber qué va a pasar, por perder clientes o por ser el hazmerreír del mercado. Además, ese terror se ve magnificado por una tremenda sensación de pérdida de control, y es normal. El control se había perdido ya, lo único que no te habías dado cuenta. Si el proceso de apertura y transparencia lo lideras tú, posiblemente será mucho menos traumático y tendrá mejores resultados que si llegado el momento es el mercado el que te lo impone.

Así que ¿por qué esperar? Las fronteras de tu empresa ya están debilitándose, haciéndose más porosas cada día que pasa, porque tu empresa ya no es un castillo. Es un nodo de una inmensa malla que es el mercado.

No se trata de un proceso sencillo ni con resultados a corto plazo. Como todo cambio cultural en la empresa, debe nacer y verse apoyado desde arriba, y debe impregnar todas las capas y estamentos de la compañía, y si perseveramos en nuestro camino, somos constantes y sobre todo coherentes, seremos recompensados con clientes mucho más involucrados con nuestra empresa, por empleados que comprendiendo la situación actual y sus consecuencias luchan con denuedo por levantar su barco, que también es el tuyo.

emprenderNo te aconsejamos que te tires a la pileta sin saber si hay o no agua.

Pero tampoco queremos que te quedes pensando en esos eternos dilemas y dudas de si te va a ir bien o mal, ya que creemos que te frenan y no te dejan ni actuar ni pensar con claridad.

Acá va nuestro listado con los mitos que suelen frenarte a la hora de pensar en emprender un negocio propio. Si se te ocurre alguno más, puedes agregarlo en los comentarios.

1. Necesito tener una gran idea para comenzar un negocio.

¡¡¡Error!!! Si cuentas con una gran idea, aprovéchala. Si no, no te apenes.

La mayoría de las empresas exitosas conocieron de entrada algunos fracasos, y es por esta aproximación al fracaso que aprendieron y pudieron “modificar” su idea inicial y convertirla en grande! No hay nada mejor que la experiencia para mejorar y pulir tu idea.

2. Sin dinero no puedo comenzar un emprendimiento.

Podemos cansarnos de nombrar emprendimientos exitosos que comenzaron con préstamos de familiares o amigos. Hay quienes afirman incluso que la abundancia de dinero puede ser un problema más que una ayuda, ya que no se valoran las decisiones y se cometen grandes desperdicios económicos.

3. Soy incapaz de dirigir mi propia empresa.

Las habilidades para llevar adelante tu propio negocio se pueden aprender y desarrollar, tal como se aprende un idioma por ejemplo. Los empresarios no nacen, se hacen.

4. Se necesita tener mucha suerte para ser exitoso en un negocio propio.

Falso. No se trata de una cuestión de suerte. El éxito es la combinación entre oportunidad y competencia.

Puedo detectar buenas oportunidades y desaprovecharlas por no ser competente. A la inversa, puedo ser muy competente y no saber detectar oportunidades. El éxito en los negocios viene cuando puedo detectar oportunidades en donde otros no lo hacen y, además, sé qué hacer con ellas.

5. Con mi primer negocio voy a enriquecerme.

Ojalá sea así. La experiencia dice que en la mayoría de los casos, el enriquecimiento viene después de algunos intentos fallidos.

Asimismo, si estás por emprender un negocio propio, la recomendación es que pienses más en cuán feliz te hace ese trabajo y menos en la compensación económica que vas a tener. Si haces un trabajo con pasión, dedicación y esfuerzo, el éxito (en todos los sentidos, incluido el económico, viene solo).

mejor escuchandoSaber escuchar tiene que ver con ser inteligente, por lo tanto, la capacidad de hacerlo es una habilidad que te conviene tener.

Un estudio reciente de la Universidad de George Washington afirmó que hacerlo de la manera correcta puede influenciar un 40 por ciento los resultados de un líder.

“La palabra listen (escuchar en inglés) tiene las mismas letras que silent (silencio en inglés)”. – Alfred Brendel

Tienes muchas oportunidades de hacerlo en el trabajo. Ya sea a la hora de que te den retroalimentación o que te expliquen instrucciones, detrás de las palabras hay información invaluable que puede ser descifrada a través del tono de voz, lenguaje corporal y silencios.

En otras palabras, el no mantener tus oídos (y ojos) abiertos puede dejarte fuera del juego.

La mayoría de las personas piensa que escucha lo suficiente, aunque no es cierto.

Wright State University arrojó que más de 8000 individuos se calificaron a sí mismos como buenos escuchas, incluso mejores que sus compañeros de trabajo. Sabemos que esta cifra no es real.

Saber escuchar es algo que se tiene que aprender y ser dominado. El hecho de que te cueste llevar a cabo prestarle atención a los demás, no significa que no puedas hacerlo.

Trabaja en las siguientes estrategias y verás cómo lo podrás lograr.

1. Pon atención

El error más grande que las personas cometen al momento de escuchar es que están tan concentradas en lo que están haciendo o en cómo les afectará lo que se está diciendo que realmente no están prestando atención a las palabras.

Tal vez pienses que el focalizarte resulta fácil, pero no lo es ya que tus pensamientos puedes distraerte.

2. Aleja el celular de tu vista

Es imposible hacer muchas cosas (bien) al mismo tiempo. Nada quita más la inspiración que estar contando algo y que esa persona se ponga a utilizar su celular. Inténtalo, tus conversaciones serán más efectivas.

3. Haz buenas preguntas

A la gente le gusta saber que las escuchas, así que hasta un simple “aclarador” demuestra que no solo les prestas atención sino que también te importa lo que están diciendo.

Te sorprenderá el respeto y la apreciación que ganarás si cuestionas lo adecuado. Además, para verificar lo que escuchaste deberías de preguntar cosas que te den más información, como ¿y qué sucedió después? O ¿Y luego qué te dijo?

La clave es añadir preguntas propias para poder agregarle tu opinión a la conversación en lugar de dirigirla hacia otro lado.

4. Practica

EL psicólogo Carl Rogers utilizó el término “escucha reflexiva” para describir la estrategia de parafrasear el significado de lo que se te habló para darte cuenta si realmente entendiste lo que quisieron decirte.

Siendo así, también le estás dando la oportunidad a quien te está hablado. Utiliza tus propias palabras para demostrar que sí estás “absorbiendo” información.

5. Utiliza lenguaje corporal positivo

Estar consciente de tus gestos, expresiones y tono de voz y hacerlos positivos hará que la gente se te acerque cual hormigas a picnic.

Usar un tono entusiasta, no cruzar los brazos y mantener contacto de ojo son algunas formas positivas de lenguaje corporal que las personas que saben escuchar utilizan.

6. No juzgues

Si de verdad quieres convertirte en alguien a quien la gente acude para contarle sus cosas, tienes que mantenerte “abierto”.

Esto te hará ver ser más interesante, pues a nadie le gusta contarle algo a una persona que ya formó su opinión sin siquiera saber el contexto.

Tener menta abierta es crucial en el trabajo pues las empresas necesitan ser constante y generar nuevas ideas. Para eliminar este mal hábito (de juzgar) necesitas ver la foto completa, en otras palabras, ponerte en los zapatos de la otra persona para darte una idea de su reacción ante la situación.

Claro que esto no significa que tengas que estar de acuerdo con lo que te dicen, simplemente quiere decir que tienes la intención de escuchar.

7. Mantén la boca cerrada

Si no es para hacer preguntas sobre ese tema, no deberías estar hablando. Interrumpir la conversación solo hará notar que lo que tienes que decir es “más importante” que lo que te estaban contando.

Querer ayudar es algo natural y más cuando se trata de seres queridos, pero ten calma a la hora de dar un consejo, pues hacerlo (sin antes haber escuchado lo suficiente) podría malinterpretarse con un: “ya le entendí a tu problema, ahora déjame hablar.”

venus williamsVenus Williams es sin lugar a dudas uno de los grandes iconos del tenis femenino y por extensión del tenis. Muchos años en el circuito, número uno del mundo y numerosos torneos de Grand Slam que han caído en sus manos.

En el mundo del tenis la hermana mayor de las Williams ha hecho realidad muchos de sus sueños. En el mundo empresarial y de la moda, a este paso, los va a conseguir prácticamente todos también. Ha sido entrevistada por la revista Inc donde desvela esos anhelos empresariales que han ido aflorando en los últimos años en ella. Ser la mejor y darlo absolutamente todo son objetivos que también en los negocios le han servido para llegar muy alto.

“Siempre soñé con ser empresaria. Ha sido uno de mis objetivos vitales de siempre”, confiesa Venus, que dirige su propia empresa, EleVen by Venus, dedicada a la moda deportiva de mujer, centrada especialmente en el tenis, el yoga, el fitness o el baile. Pero no solo eso. La mayor de las Williams también fundó V-Starr Interiors, una firma de diseño de interiores centrada en lujosas residencias en el marco de hoteles y clubs de tenis.

La propia Venus explica el porqué del nombre de su marca. “Eleven (once en español), es más que diez. Se trata de alcanzar lo mejor de ti, forzar hasta el límite y llegar a la victoria. Aunque no llegues a eso, sí que has podido vivir el viaje”, expone Venus, que ha tratado plasmar los valores que día tras día y torneo tras torneo ha ido dejando en sus propias firmas.

Para Venus el compaginar estas dos facetas no es algo precisamente complicado. “Cuando eres atleta, esto ya lo tienes que hacer pronto en tu carrera. Por lo que yo decidí ver esto no como una limitación sino como una oportunidad. He estado siempre centrada en generar otros objetivos más allá del tenis”, comenta la mayor de las hermanas Williams.

Venus sabe utilizar su propia marca en el tenis como escaparate. Ella misma es la modelo que luce los equipos que luego salen a la venta. Algunos de ellos realmente curiosos y con una intención bien clara. “Todos mis vestidos en los Juegos Olímpicos estaban basados en Wonder Woman. Cuando sales ahí, así es como te sientes. Quiero sentirme como si fuera capaz de cualquier cosa“, cuenta Venus, que desgrana de dónde le viene esa inclinación por los negocios.

“En casa, no se nos permitía ser solo deportistas. Teníamos que estudiar también. Nuestro padre nos enseñó a ser empresarias. Viajábamos a cualquier torneo y él nos ponía un cassette sobre adquisición de propiedades”, recuerda Venus. “Serena tenía 8 años y yo 9. Teníamos que escuchar cómo hacer dinero de eso. No entendíamos mucho obviamente. Pero eso no importaba. Lo que realmente quería nuestro padre era inculcarnos esa multi-disciplinariedad, esa mentalidad de ser emprendedor, de labrarte tu propio camino“, explica.

Richard Williams, el padre de las hermanas más famosas del tenis, también fue un gran emprendedor en su día. Invirtió en dos de sus hijas para convertirlas en estrellas del tenis mundial. Y triunfó. Los genes Williams triunfan allá por donde van.

“En una pista de tenis, solo estoy yo. Soy muy dura conmigo misma, porque soy yo la que tengo que hacer todo el trabajo. En los negocios, no soy tan dura conmigo o con mi equipo. En el tenis creo en un solo ganador. Lo grande de los negocios es que no hay un solo ganador. Hay sitio de sobra para que ganen todos. Me encanta eso”, relata Venus.

Reibox BlogPiensa en la última vez que alguien te preguntó algo y no tenías la respuesta.

¿Cuál fue tu respuesta?

Si eres como la mayoría de la gente, respondes rápidamente con un corto “No sé”, para poder seguir adelante, escapar de la conversación y continuar con tu día.

Sin embargo, no necesitas que te diga que alardear de tu propia ignorancia y dejar a la otra persona colgada no es una estrategia de comunicación eficaz.

Por supuesto, no se espera que sepas como manejarlo absolutamente todo.

Pero, hay frases alternativas que son mucho más útiles que el obvio “no sé”.

Aquí tienes cuatro que puedes usar la próxima vez que no tengas una respuesta.

1. “Lo averiguaré”

Esta respuesta es realmente genial por una razón; demuestra tanto comprensión como seguridad en ti mismo.

Responder encogiéndote de hombros y con un brusco “No sé”, demuestra que no sólo no tienes las respuestas, sino que tampoco estás dispuesto a hacer nada por encontrarlas.

En contraste, asegurarle a alguien que te tomarás el trabajo de conseguir la información necesaria te hace ver más cooperativo y un valioso miembro del equipo.

2. “Tengo la misma pregunta”

Hay esos momentos en los que simplemente no tienes la respuesta. Pero, más allá de eso, tampoco tienes ni idea de en dónde empezarías a buscarla.

En esos casos, es mejor que te asegures que con quien estás hablando sepa que estás buscando la misma información. Logra lo mismo que decir, “No sé”; afirma explícitamente que no tienes la respuesta.

Sin embargo, va un paso más allá y te une con esa otra persona. En lugar de verte como si estuvieras tratando de evitar la pregunta, están simpatizando y uniéndose en la misión de obtener la información requerida.

A veces, una suposición educada es lo mejor que puedes hacer.

3. ‘Mi mejor suposición es…’

Desafortunadamente, a veces una suposición educada es lo mejor que puedes hacer. Te ponen en un lugar, y necesitas sacar una conclusión basada en la información y la evidencia que está delante de ti.

Es en esos casos cuando debes ofrecer algún tipo de explicación basada únicamente en lo que sabes; dejando claro que tu respuesta es simplemente una teoría, por supuesto.

No querrás que tu suposición sea aceptada como un hecho duro. Pero, al mismo tiempo, no quieres verte mal y parecer que estás tratando de evitar la pregunta.

Por lo tanto, sigue adelante y comparte tu hipótesis o algunas ideas. Si no sale nada, es un mucho mejor punto de partida para una lluvia de ideas y discusión que un simple “No sé.”

4. ‘¿Por qué no le preguntamos a [nombre]?’

¿Qué debes hacer si realmente no eres la mejor persona para responder esa pregunta? ¿Cuál es la mejor manera de manejar ese escenario, sin depender de las dos palabras a las que te acostumbraste?

Es simple: Aduéñate de la situación. Admite que no es tu especialidad, pero que sin dudas puedes encontrar la persona que sea mejor para el trabajo.

Puede que sientas como si estuvieras esquivando la responsabilidad o tratando de pasar la pelota. Pero, a la larga, eres más inteligente por enviarle cosas a la gente que está mejor equipada para manejarlas. Es más eficaz y más eficiente.

“No sé,” es una de esas frases que pueden salir fácilmente de tu boca antes de que te des cuenta de lo que estás diciendo. Sin embargo, hay un montón de mejores respuestas que debes emplear.

Dale a estas cuatro alternativas una oportunidad, y prepárate para que tus habilidades de comunicación mejoren instantáneamente.

emprendedorEn un mundo ideal, tu entorno más próximo – familiares, amigos, pareja – apoyarán tu actividad de marketing online sin fisuras y te llevarán en volandas cuando estés agotado y desmoralizado para que puedas cumplir tus sueños.

Recuerdo un póster que vendían en una librería londinense, mientras estudiaba la carrera, de esos que utilizaban mis compañeros de Singapur y Malasia (muy religiosos) para forrar sus paredes.

El póster en cuestión mostraba una bellísima puesta de sol en una playa idílica, y en la arena aparecían unas pisadas solitarias. El texto decía algo así:

Una noche, soñé que paseaba por la playa.

Se sucedían escenas de mi vida, una detrás de otra, y me percaté de que en los peores momentos – cuando más sufría y más angustiado estaba – solamente aparecían un par de pisadas en la arena.

Le dije al Señor: “Señor, Tú me prometiste que me acompañarías en los momentos más duros, sin embargo allí solamente veo un par de pisadas en la arena. ¿Por qué me dejaste caminar solo cuándo más te necesitaba?”

Y entonces el Señor me respondió: “Hijo mío, en esas etapas de tu vida, las huellas que ves eran las mías pues era Yo el que te llevaba en brazos cuando no podías caminar más.”

No estamos aquí para hablar de Religión, ni de la Fe, pero la realidad es que a veces el mundo no es ideal y como emprendedores nos encontramos más solos que la una.

El emprendedor – ese que trasnocha para crear su propio negocio en Internet, que realmente piensa que puede cambiar el mundo y que lucha incansablemente para cumplir sus sueños contra viento y marea – frecuentemente no cuenta con el apoyo incondicional de sus seres más allegados.

¿Qué podemos hacer en estos casos? Sigue leyendo, porque tengo algunas ideas…

En general, la mayoría de los libros y blogs sobre entrepreneurship te dirán que lo primero que debes hacer en estos casos es deshacerte de esas relaciones “tóxicas”.

Es bastante duro ya de por sí tener que luchar contra el mercado. Si encima tienes que pasarte el día convenciendo a la gente que tienes alrededor, explicando una y otra vez lo que esperas conseguir y por qué lo estás haciendo, mejor ahórrate la energía y sigue tu camino en solitario.

¿Pero quieres que te cuente un secreto? La realidad es que buena parte de las personas que dan estos consejos jamás han creado una empresa, ni han emprendido en solitario, y los que sí lo han hecho rara vez se han apartado de sus familiares, amigos y parejas cuando no contaban con el 100% de su apoyo.

Por lo general, nuestros allegados quieren lo mejor para nosotros. El instinto humano nos lleva a defender a nuestros seres queridos, y si vemos que sufren tratamos de apartarles de aquello que les produce sufrimiento.

Crear un negocio sostenible en Internet requiere Pasión, Paciencia y Perseverancia: las tres “P” del emprendedor. Es una maratón plagada de obstáculos, en la que nosotros somos nuestro peor enemigo y sin duda en más de una ocasión nos encontraremos cansados, desmoralizados y con ganas de tirar la toalla.

Ante semejante panorama, lo extraño sería que las personas que nos quieren – padres, hermanos, amigos, parejas – nos invitaran a seguir torturándonos.

¿Por qué no lo dejas? Busca un trabajo normal, estudia unas oposiciones, disfruta de tu tiempo libre… Llevas un año dándole, y tu blog apenas supera los 100 lectores al día. No ganas ni 100 euros al mes. Es un buen hobby, pero no es serio… Mira a Fulanito que trabaja en un banco y le va tan bien, el fin de semana se va a jugar al tenis y tú te pasas el día a vueltas con tu “proyecto”.

¿Te suena? Me atrevería a asegurar que prácticamente todo el mundo que ha logrado algo en el marketing digital ha pasado por esto. ¿Y sabes qué? Estoy seguro de que no han mandado a esas personas a tomar viento.

En cambio, esto es lo que puedes hacer.

1. Comprende que no te dicen eso para fastidiarte, ni porque no quieren que cumplas tus sueños. Todo lo contrario. Te quieren mucho, pero no todo el mundo comprende la perseverancia del emprendedor. Puede ser tú razón de ser, pero no necesariamente la de tus seres queridos.

2. Explícales tus objetivos, tu pasión y tu sueño UNA VEZ. Explica por qué haces lo que haces, a dónde quieres llegar, a quién quieres ayudar (recuerda que la base de cualquier negocio sostenible en Internet es aportar algún tipo de valor añadido así que más vale que quieras ayudar a alguien aparte de a ti mismo), y por qué crees que ésta es tu razón de ser en la vida.

3. Explica que eres consciente de que esto es una carrera de fondo, de que tendrás momentos mejores y peores, pero que vas a perseverar.

4. No expliques más, los hechos hablan por si solos.

5. Cuando consigas un logro importante, compártelo con tus seres queridos. Sin embargo, cuando estés desmoralizado y necesites apoyo, compártelo con otros emprendedores que te comprenderán mejor. Mándame un mensaje y trataré de ayudarte en lo que pueda o – mejor aún – forma tu propio grupo de apoyo con personas que piensen como tú y reuniros de vez en cuando a modo de terapia.

Ahora mismo, todo está en el aire: tú confías en que llegarás a tu destino y alcanzarás tu sueño, pero ese ser querido que tienes al lado no lo tiene tan claro.

Por ahora nadie tiene razón. Está todo por demostrar. Tus hechos y tus logros hablarán por sí mismos, y está en tu mano conseguirlos.

lujosHay dos tipos de ricos: los verdaderos y los aparentes.

Los primeros son quienes tienen un estilo de vida sostenible sin la necesidad de trabajar (aunque continúen haciéndolo), ya que tienen ingresos pasivos que pagan sus lujos (es decir, aquellos derivados de una inversión o empresa propia); mientras que los segundos tienen una imagen de éxito financiero sostenida por sus ingresos activos (o salario).

Esta tesis es la que sostiene Alejandro Saracho en su libro Reconfiguración Financiera, en el que propone una metodología para alcanzar lo que él califica como libertad financiera, es decir, tener la opción de dejar de trabajar y poder pagar los gastos de su estilo de vida.

“Cuando era muy joven tenía muchos problemas económicos en la parte familiar, pero llegó un momento en que tuve la oportunidad de aprender cómo maneja su dinero la gente rica y lo que aprendí de ellos decidí reunirlo en una metodología sencilla para ser financieramente libre”, dijo en entrevista con El Economista.

Para ello, Saracho sostiene que la clave es realizar acciones sencillas para obtener resultados pasivos, por lo que se preguntó: ¿cómo ayudar a que la gente conozca conceptos importantes y tenga acciones para resultados tangibles?

Para ayudar a alcanzar su independencia financiera, el autor brinda al lector los conocimientos necesarios para definir su situación financiera, hacer un presupuesto y forjarse metas, para con ello forjar un plan de ahorro encaminado a comenzar una inversión y, si el lector así lo desea, comenzar una empresa.

Estas inversiones deben generar ingresos pasivos, indicó el autor, para que éstos solventen los lujos y, paulatinamente, el estilo de vida de una persona.

“Una vez que tengo rendimientos, puedo incrementar los gastos de mi estilo de vida de acuerdo con los rendimientos que tengo”, añadió Saracho.

Reconfigurando los hábitos financieros

Hay hábitos que nos acompañan desde pequeños, pero que no necesariamente son sanos; entre éstos destacan las conductas financieras, tan arraigadas que son muy difíciles de cambiar, pero que en ocasiones impiden que una persona alcance una buena situación financiera.

De ahí que desde el nombre de su libro Saracho proponga una reconfiguración de estas conductas financieras, que él define “como la suma de todos los programas que tenemos almacenados en nuestro subconsciente y que nos generan buenos o malos resultados financieros”.

La configuración financiera de una persona, sostiene el libro, se deriva de cómo percibimos el dinero desde pequeños en lo visual (lo que se vio del dinero), auditivo (qué se escuchó del dinero) y lo cinestésico (la manera en que se imita lo que los padres hacían con su dinero).

Asimismo, algunos eventos significativos (es decir, aquellos de carácter financiero que hayan causado un gran impacto) pueden influir en las posteriores decisiones de las personas, según el autor.

Es muy claro que cuando la gente no cambia su forma de pensar, no puede generar mejores resultados porque se auto-sabotea”, añadió Saracho, por lo que conocer esta configuración es lo que, en su opinión, constituye el primer paso para dirigirse hacia un cambio.

Al determinar su configuración financiera (tomando en cuenta los factores antes mencionados) es momento de hacer el cambio, que el autor propone realizar en cinco pasos: pensar, ganar, administrar, invertir y potenciar.

¿Se requiere ser empresario para alcanzar la libertad financiera?

A pesar de que la primera parte se centra en finanzas personales para la persona promedio, existen apartados en el libro de Saracho enfocados en mejorar las finanzas de los emprendedores y empresarios, por lo que surge la duda: ¿es necesario tener una empresa para alcanzar la libertad financiera que propone el autor?

“Con cualquier inversión se puede alcanzar, pero es más difícil; una persona que trabaja como colaborador de una empresa se va a tardar más; mientras que a un empresario que trabaja y gana más, a nivel generación de ingresos, le es más fácil. Un trabajador también puede hacerlo, pero le tomará más tiempo”, añadió.

Reibox BlogCalifornia tiene su cuota de calles famosas: Sunset Strip, Rodeo Drive, Hollywood Boulevard. Pero para los emprendedores, la más famosa es Sand Hill Road.

Alineados en este tramo de asfalto fuera de Menlo Park están las firmas de capitales de riesgo élites. Casi todas las compañías de Silicon Valley comenzaron aquí.

Así que fue comprensiblemente estaba un poco intimidado en 2009, en uno de mis primeros viajes de recaudación de fondos para Hootsuite.

¿Me darían los inversores una hora del día? ¿Compartirían mi entusiasmo por construir una plataforma de gestión de redes sociales? ¿Podría siquiera entrar por la puerta?

Pero algo inesperado sucedió; algo casi misterioso. Una y otra vez, dentro de las salas de conferencias, cafeterías o acurrucados en vestíbulos de hoteles, escuché la misma frase de tres palabras de los inversionistas y emprendedores.

“¿Cómo puedo ayudarte?”

Vicepresidentes como Geoff Entress de Voyager Capital me lo preguntó. El Angel inversor Dave McClure me lo preguntó. El CEO de Kissmetrics Hiten Shah me lo preguntó. Éstas eran personas poderosas y extremadamente ocupadas. Y sin embargo aquí estaban ellos ofreciendo su tiempo y experiencia, sus conexiones y poder de pensamiento crítico, a un nuevo emprendedor.

Pasaron casi una década y oí ese mismo mantra de tres palabras el mes pasado, mientras hacía otro viaje al área de la Bahía. En la Startup Grind Global Conference, los emprendedores estrellas en el escenario estaban utilizándolo. En Google, el líder de los proyectos especiales Gia Scinto se sentó conmigo y me hizo la misma pregunta.

Tuve que parar y preguntarme: ¿Qué era tan especial en esta frase de tres palabras? ¿Y por qué tanta gente increíblemente exitosa la utilizaba?

El poder de “¿Cómo puedo ayudarte?”

Cuanto más lo pensaba, más sentido tenía. Si los negocios se tratan sobre todo de a quién conoces, entonces esta simple línea (¿Cómo puedo ayudarte?) podría ser la herramienta definitiva para la creación de redes. En su corazón, es una manera poderosa de acelerar las relaciones y construir buena voluntad.

Al ofrecer ayuda, cultivas una relación instantánea y estableces un sentido inmediato de confianza. En lugar de esperar a que la gente se pruebe a si misma ante ti, tú tomas al toro por los cuernos y te pruebas a ti mismo frente a ellos. Eso crea los cimientos (con una velocidad y eficiencia sorprendentes) para futuras interacciones.

Me sorprendió que todas estas personas salvajemente exitosas hubieran probablemente estado ayudando mucho antes de que tuvieran éxito. De hecho, era probable que su voluntad de ayudar (construyendo conexiones y abriendo puertas como resultado) haya ayudado en buena medida a su éxito.

La clave para consolidar relaciones no es sólo ofrecer ayuda, por supuesto. Es hacerlo y proporcionarla realmente. Lo he visto durante toda mi carrera. Desde nuestros primeros encuentros, por ejemplo, uno de mis inversionistas siempre me ha preguntado cómo puede ayudarme, con consejos, referencias de empleados, por ejemplo. De hecho, debo la mitad de mi equipo ejecutivo a su Rolodex. John Ruffolo, dicho sea de paso, es uno de los inversores mejor conectados y el más exitosos de todos, con una extraña trayectoria. No creo que sea una coincidencia.

Entonces, ¿Cómo funciona?

¿Cuál es el mecanismo misterioso trabajando aquí? ¿Cómo, exactamente, ayudar a otros te ayuda? Bueno, podrías equipararlo al karma en los negocios. Realmente creo que ayudar a otras personas te prepara para el éxito cósmico en algún nivel, ya sea en los negocios o en la vida cotidiana (de hecho, entre menos distinción hagas entre los dos, mejor). Lo que va casi inevitablemente vuelve.

Pero si prefieres una terminología más dura, podrías pensar en la ayuda que ofreces como una inversión. Como cualquier inversión, podría pagar en el corto plazo, o sea posible que tengas que mantenerla a largo plazo, o podría ser un desastre también. Pero encontré (más a menudo que no) que ves un sano retorno de la ayuda que extiendes, aunque generalmente de maneras que son más complejas, misteriosas, y poderosas de lo que puedes imaginar.

Cerca de casa, por ejemplo, yo mentoreo a más de una docena de emprendedores cada año como parte de una iniciativa llamada la próxima gran cosa. Algunos de ellos necesitan ayuda para llevar su producto al mercado; otros buscan encontrar socios y colaboradores. Intento darles mis consejos y tiempo (por lo menos los minutos que puedo darles) libremente. No espero nada más que la satisfacción de ver a los jóvenes emprendedores encontrar sus caminos.

Pero con los años, estos emprendedores han empezado a crear empresas en mi patio trasero aquí en Canadá. Han hecho su parte (en grandes y pequeñas maneras) para comenzar a construir un nuevo centro tecnológico en Vancouver. Cada año, la masa crítica de talento e inversión crece en la región. En última instancia, todos nos beneficiamos. La marea ascendente realmente levanta a todos los barcos.

Tendemos a pensar en los negocios como calculados y a veces cruelmente darwinianos. Pero la verdad es que el interés propio y un hombro frío sólo te llevarán hasta ahí. Independientemente de lo ocupadas que estén las cosas o de lo abrumadora que sea la competencia, he descubierto que el verdadero éxito a menudo comienza con tres simples palabras: ¿Cómo puedo ayudarte?

startupTodos queremos tener una startup que alcance una valoración de un millón de dólares por año, pero la desafortunada verdad es que solo el 4% de ellas alcanza esa meta.

Mi compañía LeadQuizzes logró pasar esa marca en 2016. Al lograr esa marca de ventas, entendí lo que se necesita para saber en qué punto se encuentra un negocio.

Esto significa entender: 1) la etapa de tu empresa; 2) los miedos que te están deteniendo, y 3), qué necesitas para crecer y llegar al siguiente escalón. Tener este conocimiento te permitirá priorizar correctamente y tomar acciones.

Aquí están las cinco etapas que creo que toda startup debe pasar para alcanzar el millón de dólares en ventas.

Etapa 1. Buscar tu mercado nicho

Tu meta en esta etapa es encontrar el público que esté realmente interesado en tu oferta y que te dará ganancias constantes. No tienes un plan de crecimiento real, más bien te concentras en hacer que tu empresa deje cualquier ganancia posible. Lo que es peor, todavía no ganas dinero con tu compañía.

No solo eso. Te empiezas a distraer con otras oportunidades de generar ingresos. No dejes que te pase; debes enfocarte. Y cuando hables de tu negocio, no sientas que debes pretender ser más exitoso de lo que realmente eres, incluso si no sabes si vas a triunfar.

Daniel Tyre de HubSpot For Startups me dijo que la clave del éxito es demostrar tu valor y atraer clientes. Me recomendó ofrecer descuentos para hacer estudios. Me dijo que me fijara en cuál era mi consumidor más básico y que preguntara siempre a amigos y familiares.

Etapa 2. Dejar tu empleo y emprender de tiempo completo

Ya pasaste la etapa inicial y tienes una pequeña reputación gracias a algunos resultados. Lo más importante, ya tienes clientes.

En esta etapa es posible que te sientas abrumado por las órdenes que tienes que cumplir. Empiezas a notar que necesitas ayuda, pero apenas ganas un poco para ti. No sabes en cuánto tiempo tendrás ventas y temes que alguien pueda copiar tu modelo porque no has establecido un sistema correcto de trabajo.

Loren Howard de LLH Development y Real Estate me dijo que la clave para graduarse de esta etapa es simplemente seguir adelante y aguantar. Las cosas se sentirán raras, pero si te enfocas en las actividades que generan ventas, te sentirás más cómodo y podrás empezar a traer gente que te ayude.

Mientras tu reputación crece, debes cuidar a tus primeros clientes con descuentos.

Etapa 3. Establecer un modelo de negocios escalable

Si ya llegaste a este escalón, tu meta primaria es generar un modelo predecible de negocios que pueda crecer.

En esta etapa te sentirás abrumado. Puede que ya tengas algunos empleados, pero seguramente haces de todo un poco. Tienes que contratar más apoyo, pero temes que no estás generando trabajo constante.

No sabes cómo puedes crecer. Además, tu equipo no está entrenado y no tiene roles o jefes concretos.

Para salir de este momento, Emily LaRusch de Back Office Betties me sugirió que debía dejar de trabajar por referencias y recomendaciones para empezar a generar ventas claras, es decir, usar publicidad y marketing. Me dijo que sin duda sería unos de los cambios más complicados que tendría que hacer en el negocio.

Debes seguir dedicando el 70% de tu tiempo a las actividades que te generen ventas, pero debes implementar sistemas de seguimiento y trabajar con tu equipo para empezar a profesionalizarlo.

Etapa 4. Crear sistemas e infraestructura para crecer

Al salir de la etapa anterior, debes comenzar a generar los sistemas y la infraestructura necesaria para el crecimiento. En este momento estarás muy emocional porque estarás revisando tu desempeño, pero no tendrás métricas reales bien establecidas.

Ya que tienes un modelo de negocios escalable, debes empezar a poner la infraestructura que te permitirá crecer. Chris Ronzio de Organize Chaos me enseñó que debía enfocarme en este punto a crear descripciones de puesto, procedimientos estándar de operación y key performance indicators (KPI, por sus siglas en inglés) para saber cómo medir el crecimiento de la startup.

Una vez que ya tengas esto, puedes empezar a contratar y aumentar tu capacidad operativa. En esta etapa debes mejorar tus ventas y optimizar tus modelos operativos para conseguir mayores ganancias por cliente. Mientras vayas creciendo, debes ir aumentando tu inversión en marketing y ventas.

Etapa 5. Crecer tus sistemas y tu equipo

Una vez que llegues a este nivel, debes incrementar a tu equipo y poner sistemas probados en tu empresa. En este punto tu crecimiento probablemente está limitado por la tecnología y la gente. El flujo de caja puede estresarte porque ya debes estar invirtiendo en contrataciones e infraestructura. Una vez que sepas bien qué necesitas y cómo son tus finanzas, podrás relajarte más.

Scott Oldford de Infinitus me recomendó que mi atención debía estar fija en contratar mejor talento y entrenar al que ya tenía. Eso significa dedicar más tiempo al management que a las ventas. Debes tener la tecnología para tener mejor tracking de ventas y reporteo.

Si no sabes en qué punto está tu negocio y no sigues un plan general de crecimiento, entonces es muy probable que te rindas.

importaran menosMuy a menudo dejamos que las pequeñas frustraciones de cada día nos oculten belleza que hay delante de nosotros.

Nos quedamos atrapados en nuestras propias cabezas, y literalmente no sabemos que nuestras vidas son mejores que las pocas cosas que no salen como debieran. Nos quejamos o vomitamos nuestras quejas en las redes sociales.

“¡La vida es tan injusta!” Gritamos. Y todo el mundo está de acuerdo y lanza sus quejas en la piscina de los chismes.

Otras veces hablamos mucho sobre un montón de cosas que realmente no importan. Escudriñamos y dramatizamos lo insignificante hasta que nuestras caras se ponen azules, y entonces nos sentamos y nos rascamos la cabeza desconcertados por lo insatisfactoria que es la vida.

Pero cuanto más viejo nos ponemos, más silenciosos nos hacemos y en menos dramas y caos inútil nos involucramos. La vida nos humilla gradualmente a medida que envejecemos. Nos damos cuenta de en cuántas tonterías hemos perdido tiempo.

A decir verdad, la tarde siempre entiende lo que la mañana ni siquiera sospechaba.

Aquí tienes algunas cosas en las que tendemos a gastar mucha energía mental y física cuando somos más jóvenes, que eventualmente nos damos cuenta de que importan mucho menos de lo que originalmente pensamos…

1. Las inevitables frustraciones de un día normal

El 99,9% de lo que te estresa hoy no importará dentro de un mes. Tarde o temprano lo sabrás con certeza. Así que haz tu mejor esfuerzo para dejar de lado las tonterías, mantente positivo y sigue adelante con tu vida.

2. Los pequeños fracasos con los que a menudo te sientes auto-consciente

Cuando fijas metas y tomas riesgos calculados en la vida, aprendes eventualmente que habrá épocas en las que tendrás éxito y habrá épocas en las que fallarás, y ambas son igualmente importantes a largo plazo.

3. Lo “perfecto” que todo podría ser, o debería ser

Entender la diferencia entre un esfuerzo razonable y el perfeccionismo es fundamental para dejar ir las fantasías y recoger tu vida. El perfeccionismo no sólo te causa innecesario estrés y ansiedad de la superficial necesidad de siempre “hacerlo bien”, en realidad te impide obtener algo que vale la pena hacer.

4. Tener total confianza antes de dar el primer paso

La confianza es esa inercia interior que nos impulsa a esquivar nuestros vacíos temores y dudas en nosotros mismos. En el camino de la vida, nos damos cuenta de que rara vez tenemos confianza cuando empezamos de nuevo, pero a medida que avanzamos y aprovechamos nuestros recursos internos y externos, nuestra confianza se fortalece gradualmente.

Un error común que muchos jóvenes cometen es querer sentirse seguros antes de comenzar algo, ya sea un nuevo trabajo, una nueva relación, vivir en una ciudad nueva, etc. Pero no funciona así. Tienes que salir de tu zona de confort, y arriesgar tu orgullo, para obtener la recompensa por la búsqueda de tu confianza.

5. Las complejidades de lo que hay en ello para ti

El tiempo nos enseña que no tenemos nada en esta vida hasta que lo dejemos ir. Esto es cierto para el conocimiento, el perdón, el servicio, el amor, la tolerancia, la aceptación, etc. Tienes que dar para recibir. Un punto tan simple, y sin embargo es tan fácil olvidar que entregarnos a nosotros mismos, sin un precio, tiene que ser primero! Es el dar lo que nos abre a la gracia.

6. Ser un activista solo en línea para las buenas causas

Serlo en línea está bien, pero tarde o temprano te das cuenta de que si realmente quieres marcar una diferencia tienes que hacer lo que predicas. Así que no sólo intentes hacer un mundo mejor en línea. Ama a tu familia. Sé un buen vecino. Practica la amabilidad. Construye puentes. Sé lo que predicas.

7. Las presiones de hacer una gran diferencia todo a la vez

Cuando somos jóvenes, parece que más rápido es mejor, pero con el tiempo vemos el poder de ‘lento y constante’ en el trabajo.

Llegamos a entender que ningún acto de amor, amabilidad o generosidad, por pequeño que sea, es un desperdicio. El hecho de que puedas plantar una semilla y se convierta en una flor, comparta un poco de conocimiento y se convierta en el de otra persona, sonreírle a alguien y recibir una sonrisa a cambio, es prueba de que puedes hacer una gran diferencia en la vida y en los negocios, incluso si no puedes hacerlo todo a la vez.

8. La tentación de los arreglos rápidos

Mientras más viejos se hacen tus ojos, más claramente puedes ver a través del humo y los espejos de cada solución rápida. Cualquier cosa que valga la pena requiere de un esfuerzo diario. ¡Punto!

Honestamente, yo solía creer que pedir deseos y decir oraciones cambiaba las cosas, pero ahora sé que los deseos y las oraciones nos cambian a nosotros, y nosotros cambiamos las cosas.

Detalles aparte, cuando se trata de hacer un cambio sustancial en tu vida (construir un negocio, ganar un título, fomentar una nueva relación, comenzar una familia, ser cada vez más consciente, o cualquier otro viaje personal que lleve tiempo y compromiso) una cosa que tienes que preguntarte es: “¿Estoy dispuesto a pasar un poco de tiempo todos los días como muchas personas nunca lo harían, para poder pasar la mayor parte de mi vida como muchas personas nunca podrán?”

Piensa en eso por un momento. En última instancia, nos convertimos en lo que hacemos repetidamente. La adquisición de conocimientos no significa que estés creciendo; el crecimiento sucede cuando lo que sabes cambia cómo vives tu vida.

9. Tener un calendario atestado de emocionantes y elaborados planes

No llenes tu vida con planes. Deja espacio. Con el tiempo entenderás que muchas cosas grandes suceden sin planificarlas, y algunos grandes arrepentimientos ocurren por no alcanzar exactamente lo planeado. Así que mantén tu vida ordenada y tu agenda con espacios. Crear una fundación con un lugar para aterrizar, un amplio margen de error, y espacio para pensar y respirar cada paso del camino.

10. Estar en control constante de todo

Cuanto más viejo nos ponemos, más nos damos cuenta de lo poco que realmente controlamos. Y no hay una buena razón para mantenerte firme con las cosas que no puedes controlar. Aprende a confiar en el viaje, incluso cuando no lo entiendas. A menudo lo que nunca querías o esperabas resulta ser lo que necesitabas.

Vivir MejorUn estresante y caótico fin de semana puede lanzar por los aires tu semana entera. Los sábados y domingos están destinados a la recuperación y relajación.

Entonces, ¿cómo puedes asegurarte de no estar saboteándote a ti mismo durante tu tiempo libre?

La clave es practicar la auto-conciencia y tomarte el tiempo para estar bien contigo mismo. Trata de experimentar algunos rituales de fin de semana para ver cual te lleva a estar con el estado de ánimo adecuado.

Esto es lo que las personas exitosas hacen los fines de semana para asegurarse de que empezarán la nueva semana de trabajo sin demasiado estrés:

1. Se desconectan

¿Qué es peor que permitir que la tecnología drene todo tu precioso tiempo libre?

No caigas en esta trampa; pon realmente fuera de tu alcance tu teléfono y portátil por lo menos durante parte del fin de semana. Las personas exitosas recortan su tiempo con sus gadgets durante el fin de semana para dormir mejor y prevenir el estrés y el agotamiento inducidos por la tecnología.

2. Hacen un poco de nada

“Con el ritmo vertiginoso de los negocios durante toda la semana, muchas personas exitosas hacen planes, pero a veces esos planes incluyen un poco de nada,” dice Lynn Taylor, experta nacional en lugares de trabajo y autora de Tame Your Terrible Office Tyrant: How to Manage Childish Boss Behavior and Thrive in Your Job.

“La semana de trabajo es sobre plazos y reuniones, así que la gente exitosa goza de tener un bloque del tiempo, o día, sin ningún compromiso o agenda.”

Usa ese tiempo libre para descansar, relajarte y recargar tus baterías.

3. Salen al aire libre y disfrutan de la naturaleza

Si eres como muchas personas, estás atrapado dentro la mayoría de la semana laboral.

Las personas exitosas utilizar el fin de semana para salir, absorber un poco de sol, y ver el gran exterior. De hecho, como la Atlantic reportó, un estudio de la Universidad de Stanford encontró que dar un paseo rápido en el exterior puede reducir los niveles de estrés y prevenir la depresión.

4. Hacen ejercicio

Las personas exitosas entienden lo importante que es el ejercicio físico para su salud física y mental; por lo que no son perezosos y no se saltan sus rutinas de ejercicios durante el fin de semana.

De acuerdo con la Anxiety and Depression Association of America, la actividad física puede aumentar seriamente tu estado de ánimo y aliviar el estrés.

5. No piensan en el trabajo

Este es un gran desafío para muchos de nosotros, pero las personas más exitosas no se preocupan por la próxima presentación o por no haber llegado con los plazos la semana anterior.

En lugar de eso, ellos se enfocan en disfrutar de lo que están haciendo, ahora.

6. Toman decisiones saludables

Lo has logrado, finalmente llegaste al fin de semana.

Especialmente cuando eres joven, puede ser tentador recompensarte con muchísima comida chatarra y bebidas alcohólicas durante tu tiempo libre. Sin embargo, esto puede dejarte letárgico y lento para el lunes, lo que definitivamente no ayudará a tus niveles de estrés.

Las personas exitosas saben cómo consentirse a sí mismas de vez en cuando, pero nunca exageran durante los fines de semana. No usan sus fines de semana como excusa para tomar decisiones poco saludables y por lo general se adhieren a las comidas ricas en carbohidratos y bajas en grasas con abundantes frutas y verduras, la cual, según los médicos, es la mejor dieta para reducir el estrés.

7. No viven en la negatividad

Algunas personas no tienen problemas para revolcarse en la ansiedad durante los momentos de calma.

Si eres propenso a pensar en negativo, haz un esfuerzo consciente para quedarte realmente en el momento durante los fines de semana. Pasar dos días preocupándote por el futuro o el pasado sólo te hará estresarte más, y desperdiciar tu valioso tiempo libre.

8. Meditan

Una gran manera de descomprimir y des-estresarse es meditar.

Muchas personas exitosas usan los 10 minutos antes de irse a dormir el domingo por la noche para hacer esto.

Dale Kurow, coach ejecutivo de Nueva York, dice que es una gran manera de relajar tu cuerpo y callar tu mente.

9. No se sobre-comprometen

Realmente no tenemos mucho tiempo libre, cuando piensas en ello. Como resultado, es común que te estires demasiado y te comprometas con demasiadas actividades durante el fin de semana. Pasar todo tu tiempo libre corriendo puede ser seriamente estresante.

Las personas exitosas siempre son buenas en priorizar varios compromisos diferentes. De esa manera, pueden hacer lo que necesitan hacer e igual tener tiempo para ellos mismos.

librosAl igual que en cualquier otro tema, hay muchos por ahí de donde escoger y no siempre nos tomamos con los mejores o con el que en ese momento particular de nuestra vida más nos va a servir.

Así que como ya me he leído una buena cantidad de ellos, quise ahorrarte el trabajo de tener que adivinar y te dejo mis libros favoritos de finanzas personales, con una pequeña reseña sobre ellos para ver cuál (o cuáles) te puede servir más.

1. Padre rico, padre pobre. Robert T. Kiyosaki.

Éste fue el primer libro que leí de finanzas personales y fue por instrucción de uno de mis profesores de la Universidad: sí, era una tarea. Creo que mi gusanito por esta parte de las finanzas comenzó desde ese entones.

Es, sin lugar a dudas, uno de los mejores libros de finanzas personales jamás escritos. Súper fácil de leer y contiene algunos de los pensamientos financieros claves para alcanzar la riqueza.

2. Finanzas Personales para DUMMIES. Vicente Hernández.

Bueno, yo lo leí en inglés, escrito por un norteamericano y muchos de los consejos que daban aplicaban solo si vivías y eras de Estados Unidos. Sin embargo, es el libro más completo y largo que he leído de finanzas personales y tiene excelentes explicaciones de cómo y por qué hacer cada una de las cosas que los expertos recomiendan.

En definitiva, si tuviera que aconsejarte un solo libro de todos los que he leído, probablemente sería éste.

3. Pequeño cerdo capitalista. Sofía Macías.

El tono con el que Sofía escribe tanto en su blog como en sus libros (ya ha sacado otros) es riquísimo para leer y súper divertido. De fácil entendimiento, puesto que usa ejemplos reales de ella, amigos y familiares para explicar cada uno de los temas.

4. Las mujeres inteligentes acaban ricas. David Bach.

Como su nombre lo indica, este libro es específico para mujeres, aunque estoy convencida que los consejos financieros aplican para todos. Me gusta mucho porque el formato del libro es de paso a paso, a diferencia de muchos otros que hay información por todos lados.

Esto te permite enfocarte y saber qué tenés que ir haciendo primero, después, etc. Con él aprendí que los mejores usos que se le pueden dar al dinero son: seguridad y libertad.

5. El Inversor Inteligente. Benjamin Graham.

Este libro es ya una leyenda dentro del mundo de la inversión, sobre todo porque pertenece a una leyenda de la inversión, Benjamin Graham, profesor de Warren Buffett. Llegó a mis manos como un regalo para mi cumpleaños #27 de parte de mi querido amigo israelí, Israel. Es un libro bastante pesado (de hecho, el más pesado que he leído) y, aunque no es meramente de educación financiera, tiene toda la información que podás necesitar en tu vida para invertir.

Hay muchos más libros de finanzas que he leído, pero estos son los 5 mejores libros que recomiendo leer a todo aquel que quiera cambiar su vida para mejor. ¿Quieren más? Sólo mándenme un correo y con gusto les recomiendo. ¡Ah! También hay muchísimos en inglés BUENÍSIMOS que no incluí porque sé que no todos dominan el idioma.

Ahora es tu turno: ¿Cuál de estos libros has leído y qué te han parecido? ¿Hay otros libros de finanzas que recomendás y no estén en la lista? Dejame abajo un comentario contándome tu experiencia y si te gustó este post, compartilo con tus amigos y familiares.

Robert KiyosakiNo hay nada especial sobre ser emprendedor. De hecho, cualquiera puede ser uno.

En mi vecindario, dos niños comenzaron un puesto de limonada. Son emprendedores. Hay un caballero que viene y hace mi trabajo de jardinería una vez por semana. Es un emprendedor. Lo mismo ocurre con una serie de contratistas que utilizo como consultores de mi empresa. Ellos también son emprendedores.

El problema de la mayoría de estas personas no es convertirse en emprendedores, es dejar de ser auto-empleados.

Todos los emprendedores tienen que comenzar en alguna parte. Yo también comencé como auto-empleado. Pero rápidamente comprendí que si quería crecer realmente yo y mi negocio, algo tenía que cambiar.

Para ir de mí a tener cientos de empleados, tenía que tener diferentes habilidades.

La habilidad de vender

Primero, tuve que aprender a vender mejor. Sabía que si aprendía a vender, podía aprender las habilidades que necesitaba para hacer crecer los ingresos de mi negocio.

Para perfeccionar esta habilidad, tomé un trabajo en Xerox, lo que me obligó a crecer como vendedor o ser despedido. No tomé el trabajo para escalar la escalera corporativa. Trabajé para aprender.

También me tomé el tiempo para ser voluntario para una organización benéfica local, haciendo llamadas frías para recaudar dinero. Lo odiaba, pero sabía que lo necesitaba. Mi capacidad de vender hoy es resultado directo de esas inversiones en mí mismo cuando era joven.

La habilidad de liderar

En segundo lugar, sabía que una vez que mi compañía creciera, tendría que contratar empleados. Es bastante difícil manejarse a sí mismo, mucho más a los demás.

Uno de los períodos de crecimiento más duros para un emprendedor es aprender a liderar, administrar y multiplicar otras personas. Una vez que domines esta habilidad, podrás crecer exponencialmente.

La trampa en la que muchos emprendedores caen es pensar que son expertos en todo y que tienen que hacerlo todo. No confían en los demás en su negocio. La verdad es que probablemente no eres un experto en absoluto, y no puedes hacerlo todo.

Más que probable, tienes una o dos habilidades en las que sobresales y en las que debes enfocarte. Construyendo un equipo de expertos es cómo un verdadero emprendedor crece, él y su negocio. Tener un personal en el que puedas confiar y que crean en lo que estás haciendo les permite trabajar en tu negocio mientras tú trabajas en construir tu negocio. Como padre rico dijo, “Los negocios y las inversiones son deportes de equipo“.

Afortunadamente para mi, mi padre rico invirtió en mí, enseñándome muchas lecciones importantes sobre el liderazgo. Esto me convenció de la importancia de tener un mentor y un coach.

La habilidad del auto-dominio

Pero la habilidad más importante que tuve que aprender fue a dominarme a mí mismo.

La falta de esta habilidad es la razón #1 por la que los emprendedores fracasan. El auto-dominio significa aprender a controlar tus miedos, emociones, dudas, cuerpo, mente y alma. Si puedes aprender a dominar estas cosas, a controlarte a ti mismo, podrás controlar el mundo.

Cada vez que perdía la paciencia con un empleado, perdía. Cada vez que dejaba que el miedo se apoderara de mí cuando mis estados financieros no parecían prometedores, perdía. Cada vez que entraba en la espiral descendente de trabajar en mi negocio en lugar de hacerlo crecer, perdía.

La mayoría de los emprendedores tienen ciertos desencadenantes que hacen que literalmente lo pierdan, pierdan el auto-control. Para muchos, es el dinero. Cuando el dinero se agota, el miedo entra y la parte límbica del cerebro toma el control. Entonces hacen cosas dementes. No es diferente al hombre de las cavernas que corre por su vida del tigre dientes de sable. Dejas de pensar y te vuelves reaccionario.

Pero estamos hechos de cuerpo, mente, emociones y espíritu. Para aprender a dominarte, debes alimentar esas cosas. Ejercitar, aprender, descansar y meditar u orar. Tomarte el tiempo para hacer estas acciones te ayudará a desarrollar esta habilidad tan valiosa.

Pero por sobre todo, practica lo contrario del miedo, que es la creencia. En cada situación, si sientes que pierdes el control, para, respira, y piensa, “¿En qué creo?” Actúa acordemente y lo harás muy bien.

exitosaNo se trata de la inteligencia o de la correcta administración del dinero. Una reciente investigación señala que hay un factor que quizá usted no haya considerado nunca.

Esto no quiere decir que el talento no cuente, ni que aquellas personas que se han esforzado por hacer realidad sus sueños no sirvan como ejemplo de que la persistencia también influye.

La teoría, publicada por la Universidad de Chicago Booth y analizada por Medium (una comunidad de networking), señala que “el simple hecho de tener una red abierta, en lugar de una cerrado, es el mejor factor predictor de éxito profesional.”

La explicación de esto es que una “red abierta” es la posibilidad que usted puede llegar a tener de tener varios contactos o personas conocidas en distintas industrias, sitios o hasta partido político o religión: “La mayoría de las personas pasan sus carreras en redes cerradas; redes de personas que ya se conocen entre sí”, escribe Michael Simmons en Medium.

Construir una red de este tipo no es nada sencillo, especialmente porque las personas disfrutan de la comodidad en la que están, con las mismas personas con las que siempre comparten; mientras que aventurarse a lo desconocido y conectar con distintos grupos puede llegar a resultar todo un reto profesional, porque implica aceptar y escuchar las diferentes perspectivas de vida e ideas que tienen los que son “distintos a mí”.

He ahí también una de las ventajas. Comprender o intentar comprender el punto de vista que expresan personas distintas a usted, lo ayudará a desarrollar nuevas ideas y conectar con personas que le puedan dar las herramientas adecuadas para considerar cómo ejecutarlas. Así, el estudio muestra que ésta variable puede llegar a definir la mitad de las probabilidades de éxito en una carrera profesional (es decir, ascensos, compensaciones, reconocimiento en la industria).

En general, las ventajas de esto se basan en:

– Visión más precisa del mundo: a través de la extracción de información de distintos grupos.

– Capacidad de controlar un momento de intercambio de información: ¿quién es el primero en dar aquel dato curioso o básico a la hora de hacer negocios o aprender más sobre una industria?

– Servir como conector entre grupos: ser un intermediario puede llegar a ponerlo en una posición privilegiada con los demás, para un reconocimiento y construcción de imagen en su industria.

– Ideas innovadoras: siempre que comprenda la perspectiva desde la que ve el mundo una persona distinta a usted, le surgirá una gran variedad de inquietudes o afirmaciones que podrá usar a su favor, ya sea para crear nuevos negocios o para ayudar a su empresa a crecer.

No es fácil

La cuestión es que no todas las personas pueden hacer esto. Si usted mira los casos de grandes empresarios y millonarios, se dará cuenta cómo tienen contactos y personas que conocen en todas las industrias o sectores, lo que les ha permitido conectarse, a su vez, con otras que los han llevado a hacer realidad sus objetivos.

Pero lo que esto conlleva es que usted también tenga una alta tolerancia y paciencia, porque tendrá que tener una mente abierta para intentar comprender las distintas visiones de mundo que tienen quienes lo rodean, sin criticar ni juzgar, sino simplemente como parte de su experiencia y conocimiento; lo que puede resultar un poco complicado para muchas personas que piensan “dentro de la caja”.

En tanto, si usted se la pasa siempre con un mismo grupo, con el que se siente cómodo y comparte las mismas experiencias siempre, la sensación de aceptación siempre existirá (ya que corre el riesgo, en otras redes, de sentirse rechazado) pero, como lo dice el mismo estudio, las probabilidades de tener éxito se verán notablemente reducidas.

Lo que sucede es lo siguiente:

0803

En el paso uno, las personas extrañas se reúnen en un grupo, luego aquellos que tienen una afinidad se empiezan a reunir entre ellos y, en ese mismo grupo se empiezan a conocer más personas, creando una cultura propia, pero siempre cerrada. En tanto, si se rompiera este esquema, la posibilidad de comprender el mundo desde otra perspectiva sería mayor y, por tanto, obtener beneficios de ello, como oportunidades laborales o referencias en otras industrias.

Un ejemplo básico de esto es lo que usted ve con la religión o la política: aunque el poder de influencia que ejercen puede ser bastante grande, también hay una limitación de perspectivas en el sentido que rara vez se acepta alguien distinto al pensamiento que ya está arraigado en todos los miembros y las barreras mismas que esto implica, dificulta que se tenga una mayor expansión de posibilidades.

Vivir MejorIncluso el más breve período de calma en una conversación puede inducir a algunas personas a preguntarse: “¿Soy aburrido?”

La respuesta honesta es que probablemente tú eres fascinante; pero siempre puedes ser más. Se trata de recolectar nuevas habilidades, conocimientos y experiencias y aprender a compartirlas con otros.

Sigue leyendo para saber cómo salir de cada reunión social con la confianza de que capturaste el interés de la gente y te ganaste su admiración.

1. Desarrolla nuevas habilidades

Asegúrate de que otras personas te encuentren interesante haciéndote útil para cualquier situación. Es por eso que Anthony N. Lee sugiere aprender tantas habilidades útiles como puedas, desde diseño web hasta costura.

De esa manera, siempre serás la persona a la que acudir, ya sea que un amigo necesite crear un sitio web para su nuevo negocio o una manta para su sobrina bebé.

2. Se curioso

Una forma para asegurarse no ser interesante es cerrarte a las diferentes opiniones y puntos de vista. En su lugar, busca activamente nuevas ideas y experiencias que cambien tu forma de pensar y sentir.

Sudhir Desai aboga por ser un “aprendiz de por vida”. Él escribe : “Mantén la mente abierta, se curioso. Permite un mundo complejo con múltiples interpretaciones. Aprende cosas para profundizar y ampliar tus perspectivas.”

3. Aprende a contar una buena historia

Tal vez hayas acumulado una tonelada de información y experiencias – pero si no puedes comunicárselas a otras personas, estás perdido.

Es por eso que Marcus Geduld dice que debes aprender a contar historias: “No basta con tirar lo que está en tu mente durante la conversación, tu propósito es hacer que sea interesante… Comienza pensando en tu vida como un regalo que puedes darle a los demás. Envuélvala en el más fino papel que puedas encontrar.”

Geduld dice que eso significa que necesitas aprender a leer a tu audiencia para ver cuánto tiempo van a ser capaces de prestar atención y dales a tus oyentes pistas de que la historia está por terminar.

Curiosamente, una investigación reciente encontró que los hombres que pueden contar buenas historias también son vistos como más atractivos para las mujeres. Los Autores del estudio dicen que eso es posible porque los expertos narradores pueden parecer mejor posicionados para influenciar a los demás o obtener autoridad.

4. Ten tres buenas historias listas para compartir

Saber cómo contar una historia espontáneamente es una habilidad práctica; pero si estás nervioso por eso, armarte con algunas anécdotas personales que puedas usar para animar una interacción aburrida.

Devesh escribe: “Los cómicos no sólo hablan de cualquier cosa cuando están en el escenario. Tienen sus actos ensayados. No solo vas a una entrevista de trabajo y dices lo que está en tu mente. Siempre ten tres buenas historias a mano que entretengan, informen o enganchen.”

5. Escucha y muestra compasión

Un número sorprendente de usuarios Quora mencionó que una forma de parecer interesante es estar interesado en los demás.

Esta idea fue popularizada por Dale Carnegie en su BestSeller de 1936 “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas .” Carnegie escribió : “Puedes ganar más amigos en dos meses interesándote en otras personas de lo que puedes en dos años tratando de que los demás se interesen en ti.”

Escribe Quentin Hardy , editor de tecnología adjunto en The New York Times: “Escucha atentamente a los demás, y trátalos con un poco de compasión para entender sus motivos y acciones. Pocos de nosotros somos muy buenos en esto. Todos se vuelven casi infinitos en sus experiencias de la vida, si los escuchamos con suficiente imaginación. Hacer eso nos hace crecer, preguntarte si estás equivocado también ayuda.”

6. Haz buenas preguntas

En una fiesta, no necesitas decir mucho sobre ti mismo a las personas que crees son interesantes. Más bien, entablar conversaciones profundas sobre sus estilos de vida.

“Haz preguntas reflexivas (no incitantes), según sea necesario, sobre ellos y sus intereses y prioridades” dice Stephanie Vardavas . “Escucha realmente las respuestas. Síguelas con una discusión más reflexiva y preguntas necesarias (otra vez, no incitantes). Al final de la noche se acordarán de ti como una de las personas más interesantes que han conocido.”

No te avergüences de hacer preguntas aparentemente simples. Como Evan Ratliff, un periodista del The New Yorker dijo: “Normalmente no tiene sentido fingir que sabes algo cuando no lo sabes. Como reportero, la meta es recolectar información, no impresionar a los sujetos. Piensas que sería diferente en los negocios, pero no.”

Haciendo esas preguntas sencillas, puedes llegar a impresionar a tus nuevos conocidos.

7. Di lo que piensas

Kat Li dice que las personas no opinan o que no están de acuerdo con cualquier cosa son aburridas.

“Sientes que realmente no puedes tener una conversación con ellos”, escribe. “Deberías tratar de decir lo que realmente piensas acerca de algunas cosas, incluso si a las otras personas no les gusta”.

Robin SharmaEs sábado y aprovecho un excelente mediodía de primavera, excepcional aquí en Vitoria, para tomar un café en una terraza sombreada y solitaria a estas horas.

Leo un libro de Robin Sharma, un escritor motivacional y nómada vocacional, repleto de buenas y breves historias que hacen que mi pensamiento vague sin rumbo.

El silencio del parque ayuda, algo que en un par de horas no será posible. Tomo notas rápidas en una libreta y se me ocurre que pueden ser la base de una entrada que compartir con todos vosotros.

Doce fogonazos:

1. “La forma en que haces las pequeñas cosas dice mucho de la forma en que harás las grandes cosas”

¿Cuidas los detalles? ¿Eres amable? ¿Sonríes? ¿Das las gracias? Nada hace pensar que, si hacemos mal lo pequeño, triunfaremos lo grande que, al fin y al cabo, sólo es algo que se compone de muchos pequeños.

2. “Nos convertimos en la persona con la que tomamos café. Nos convertimos en nuestras relaciones”

¿Con quién pasas la mayor parte de tu tiempo? ¿De qué habláis? ¿Qué relación os une? Los que están alrededor nuestro conforman “nuestro mundo” y, en consecuencia, nos engrandecen o nos empequeñecen. En realidad, nada nuevo: dime con quién andas y te diré quién eres.

3. “Las palabras determinan tu estado de ánimo. Sé impecable con tus palabras y tu vida será impecable”

Es así pero ¡ojo! Quizás las palabras más importantes son aquellas que usas cuando te diriges a ti mismo.

¿Has pensado alguna vez cómo te hablas a ti mismo? ¿Siempre piensas en lo peor? ¿Eres tu principal enemigo? ¿Cómo te calificas? En buena medida, hablarás a los demás como te hablas a ti mismo y, enlazando con el punto anterior, hablarás como hablen las personas con las que te relacionas.

4. “Todo el mundo tiene una voz y todos ansiamos que nos la reconozcan”

Si acabamos de detenernos en cómo hablas, a ti mismo y a los demás, ¿has pensado alguna vez en cómo escuchas? Seguro que cuando hablas esperas ser escuchado pero, y tú, ¿escuchas a los demás o haces tiempo para preparar tus intervenciones?

Ya sabes que tenemos dos orejas y una boca para escuchar el doble de lo que hablamos pero muy poca gente parece haberse percatado. Claro, ¡si no escuchamos!

5. “Generar ideas sin llevarlas a cabo es una falsa ilusión”

¿Cuántos de tus planes realmente se concretan? ¿Tu vida es un permanente cuento de la lechera? Algunos se pasan la vida haciendo planes y, entre plan y plan, curran un poquito para que se hagan realidad. No, no, no, no. La proporción es exactamente la inversa.

6. “Las preguntas clave preceden a las respuestas clave. La claridad precede a la maestría”

¿Cómo va ese diálogo interior? ¿Alguna vez te preguntas cómo ha ido tu día? ¿En qué la has cagado y en qué lo has bordado? Sin ese diálogo interior de calidad, sin esa auto-evaluación es imposible la mejora.

7. “Tu equipo nunca será mejor que tú (aunque no seas el jefe). Tú estableces el nivel al que todos podéis llegar”

¿Te quejas mucho de tus compañeros? ¿Y de tu jefe? ¿Verdaderamente predicas con el ejemplo? ¿Qué haces tú por el equipo? No nos olvidemos que “equipo” puede referirse a muchos escenarios, desde el que formas con tu pareja, tu familia o amigos, hasta el que formas en el trabajo.

8. “La vida siempre podría ser mejor pero la felicidad implica ver las cosas con perspectiva y sentido de la proporción”

¿Vives permanentemente bajo una nube negra? ¿En serio es tan malo todo?

Ver sólo lo malo es una enfermedad que padecemos algunos y distorsiona la realidad. Ver lo malo es bueno si nos sirve para tomar acciones que intenten cambiar la realidad. Ver lo malo es letal cuando nos paraliza y nos impide disfrutar de todo lo bueno que tenemos que, muchas veces, es mucho más que lo malo de lo que nos quejamos.

9. “El éxito es el resultado de un delicado equilibrio entre hacer que las cosas ocurran y dejar que las cosas ocurran”

¿Sabes diferenciar entre lo que está en tu mano y lo que no?

A veces nos culpamos de cosas en las que ni hemos participado, ni tenemos poder alguno para alterar. A veces, damos lo mejor de nosotros pero los resultados no son los esperados. Saber aceptar esto, sincera y sabiamente, te va a evitar unos cuantos malos ratos gratuitos. Personalmente ha sido una lección muy dura de aprender.

10. “Los resultados brillantes se consiguen alternando periodos de máximo rendimiento con períodos de profunda renovación”

¿Cómo recargas las pilas durante tu día a día? ¿Consigues “desconectar”?

El cuerpo y la mente requieren de renovación diaria. Es como si tuviéramos una batería que hay que recargar. Y, ¡ojo!, las baterías no se recargan simplemente apagando el móvil. Elige actividades que recuperen tus niveles (deporte, lectura, simplemente el silencio…) y no confundas esto con mera pasividad.

11. “El fracaso se produce como consecuencia de pequeñas negligencias diarias que se van acumulando hasta provocar un estallido y una ruptura”

¿En serio te sorprendes el día en que explota esa discusión?

Puede ser pero, normalmente, la rana se va cociendo en la cazuela a fuego lento. Activa tu termostato y si sientes calor, ¡salta fuera del puchero! Como decía al principio, cuida las pequeñas cosas y vendrán los grandes resultados pero, no lo hagas y vendrán grandes desastres.

12. “Los pequeños progresos diarios producen, con el tiempo, resultados sorprendentes”

Hay una cita de John Henry Newman que dice que “el crecimiento es la única prueba de que vivimos”. Y yo me permito añadir: la única prueba de que crecemos es hacerlo día a día.

Mejora sobre mejora alcanzaremos unas dimensiones que simplemente son imposibles de conseguir de un solo salto. Tu vida es como un videojuego, no puedes saltar del primer nivel al último, de la primera a la última plataforma, sin ir poco a poco venciendo a los monstruos de final de fase que nos plantea la propia vida.

liderazgoQuién es líder o quiere llegar a serlo ¿es consciente de su responsabilidad y su compromiso?

De esa pregunta puede partir el planteamiento del Vince Molinaro, investigador y director general de Soluciones Estratégicas de Liderazgo en Lee Hecht Harrison, sobre el papel de los ‘altos mandos’ de una organización desde lo que él llama el “contrato de liderazgo.”

Señala que esto realmente es una idea que intenta ayudar a los jefes a entender que cuando asumen el papel de líderes, a cualquier nivel, realmente hacen algo de trascendencia.

“Lo que hemos encontrado en nuestro trabajo con líderes alrededor del mundo es que muchos no están al tanto de que hacen parte de algo importante. Muy a menudo están motivados más por el cargo que les van a dar o el nombre del cargo. De pronto hay un aumento salarial, de pronto hay cierto prestigio que lo acompaña”, comenta.

Sin embargo, aclara, “aparte de esas razones hay que entender que en el mundo de hoy nosotros sí esperamos mucho de nuestros líderes y es de ahí de donde viene la idea de un contrato para ayudarles a entender que asumir líderes es un compromiso muy importante”.

Como en todo acuerdo, aparecen varios actores, señala el experto.

“Cuando se habla de liderazgo el primer contrato que se firma es con uno mismo. Es un compromiso personal que hace uno mismo para ser el mejor líder que se pueda ser. Y para mí ese es el primer punto de rendición de cuentas que tenemos como líderes”, señala.

Igualmente, en ese pacto se adquiere un compromiso con los colaboradores porque es clave que ellos sepan de los esfuerzos que hará el gerente, presidente o jefe para ser el mejor orientador del grupo de trabajo.

La organización es otra ‘contraparte’, en el entendido que debe tener seguridad de que el ejecutivo va a actuar de manera eficaz para que la compañía sea exitosa. La falta del contrato de liderazgo, indica el experto, ha mostrado en el trabajo con los clientes una brecha de rendición de cuentas de líderes.

“Por ejemplo, el 73 por ciento de las compañías encuestadas cree que sus organizaciones tienen un problema significativo con el hecho de que sus líderes no rinden cuentas. Hemos aprendido también que más o menos la tercera parte de las firmas, es decir una de cada tres, ha establecido expectativas claras para sus líderes”, dice.

A su juicio, el contrato de liderazgo ayuda a que las compañías tengan una herramienta muy sencilla para establecer expectativas claras para sus líderes, al tiempo que le ayuda a ellos a que rindan cuentas respecto de esas expectativas.

La experiencia dice que la aplicación de esta teoría genera líderes mucho más comprometidos y dispuestos a estar a la altura de sus cargos.

En general, tienen más claridad sobre su papel y demuestran mucha más convicción para asumir algunas tareas difíciles. Para Molinaro hay cinco comportamientos que caracterizan a los buenos líderes y los diferencian de los demás.

El primero es que tienen a todo el mundo sujeto a estándares de desempeño muy altos, tienen la valentía para enfrentar situaciones y problemas difíciles.

Además, actúan teniendo presentes los mejores intereses de la totalidad de la compañía y colaboran con otros líderes de la organización para hacer trabajo importante. Por último, expresan emoción y optimismo respecto de la compañía y su futuro.

En su teoría, Molinaro maneja varios niveles de liderazgo: comienzan en el nivel ejecutivo, luego están los líderes que están en la mitad en el medio de la organización y hay líderes y gerentes de línea y también están los líderes emergentes, aquellos individuos que identificamos que tiene potencial para ser futuros líderes. Y la importancia de pensar en todos estos niveles, añade, está en que cada uno es realmente clave para impulsar el éxito de la compañía.

“En la mayoría de los sitios, hace una o dos generaciones, lo único que nos solía preocupar eran uno o dos líderes en la cabeza de la compañía, en la cúpula, pero hoy día el mundo es más complicado y hay mucha más expectativa en las compañías. Entonces muchos de los clientes con los que trabajamos dicen que nos tenemos que asegurar de que el liderazgo sea fuerte a todos los niveles no solamente en uno o dos líderes en la cúpula”, afirma.

sueñosMe considero una persona creativa. Creo que siempre lo he sido, pero también soy muy analítica y con un alto sentido de la responsabilidad; digamos que me gusta mezclar los dos hemisferios de mi cerebro.

Estudié mercadotecnia porque mi papá no me dejó estudiar diseño —típico— me dijo que me iba a morir de hambre.

Estuve de acuerdo con mi elección de carrera, era lo que a mí gusto se apegaba a mi perfil y también tenía una visión de negocio que era fundamental para mi padre.

¡Fueron de los años más divertidos hasta ahora! Aunque, casi nueve años después, sigo pensando que a los dieciocho, muchas veces no estas preparado para tomar una decisión de vida tan importante como elegir tu carrera.

Con todo y todo me gradué triunfante como mercadóloga en el Tec de Monterrey Campus Ciudad de México solo que el problema vino meses después ya que como se dice coloquialmente: “no me hallaba en ningún lado.” 

¿Farma? No. ¿Consumo? Tampoco. ¿Investigación de mercados? ¡Menos! Yo veía que mis compañeros y amigos se colocaban fácilmente en trasnacionales y yo… no sabía qué hacer con mi vida. Fueron tiempos de angustia, de búsqueda y de decisiones.

Continué con el negocio familiar en donde llevaba trabajando ya varios años, que por supuesto no tenía nada que ver con mi pasión verdadera: la moda. La realidad es que no era plenamente feliz, me sentía como un marciano en un centro comercial y no me lo tomen a mal, amo también ser la directora general de las empresas familiares, pero sentía la obligación conmigo misma de hacer camino por mí sola.

Un buen día, decidí tocar puertas en revistas y editoriales con la única premisa de entender el medio y aprender hasta que… ¡me dieron una oportunidad! Y comencé a absorber todo, a conocer, explorar, literal me sentí como niño en juguetería ¡jamás me había sentido así! Tan feliz, tan motivada, tan realizada; sentí el corazón lleno, mi mente tranquila, sin tantas crisis existenciales, y en un segundo me acostumbré a la sensación de ser y hacer lo que te apasiona en la vida, el sentimiento de ser feliz y plena.

Comencé cargando cajas, después escribiendo créditos, luego notas, después me asignaron una sección y al poco tiempo ayudaba a coordinar moda a la editora. Fue rápido, mi vida dio un giro inesperado en muy poco tiempo; creo que la pasión es la que te lleva hasta ahí.

Siendo sincera, algo de lo que yo siempre estuve consciente es que mi espíritu era emprendedor, y aunque me considero una persona sumamente responsable y dedicada, jamás me imaginé trabajando eternamente para alguien o para una empresa (aunque fuera la revista más vendida del mundo). Desde muy chica, mis papás me sembraron ese chip, y al frente del negocio familiar no podía pensar de otra forma.

Mi madre siempre decía:

“No me importa si vendes cacahuates en la esquina mientras esos cacahuates sean los mejores del mundo”.

La pasión que nos une a todos los emprendedores por ver nuestros sueños materializados, de una manera rentable.

Con todo el conocimiento que adquirí comencé a trabajar como freelance coordinando moda: llegaron los proyectos, los clientes, las responsabilidades y la evolución.

Después comencé con High On Fashion, uno de los primeros blogs de moda y estilo personal en México y fue ahí cuando tomé la decisión de crear el trabajo de mis sueños.

No soy de las que sigue formatos, siempre me he desafiado y me he retado. Me aburro fácilmente así que debo desafiarme a mí misma, tampoco creo en que un día debe ser igual al otro; me gustan las novedades y aprender así que decidí complementar mi proyecto de vida e inventar lo que sabía me haría feliz: una empresa nueva que abarcara las áreas que me interesan. Por supuesto, en ese momento no lo tenía tan claro ¿cómo iba a saber empezar una empresa desde cero?

Ciertamente ha sido un camino empedrado en donde he tenido que sortear todo tipo de retos para crearla, aunque mi experiencia en las otras empresas que dirijo ayudó mucho, los retos han sido distintos. Ya les iré contando en mis colaboraciones siguientes.

Gracias por leer, esta, mi primer columna para Entrepeneur, gracias por este espacio y ¡nos leemos pronto!

Con cariño,

Gina.

Bill GatesAlcanzar la libertad financiera, tal y como Bill Gates, no sólo pasa por el hecho de tener una gran idea de negocio, sino más bien por cultivar una serie de hábitos que te permitirán alcanzar la abundancia que esperas.

Quien más sabe de esto es Juan Diego Gómez Gómez, inversionista y coach, quien plasmó en su nuevo libro “Hábitos de Ricos” de Paidós Empresas, todo lo que debes hacer y no para ser rico.

Llegar a estas reflexiones fue fruto de su propia experiencia, y precisamente las que obtuvo cuando convirtió el ser despedido en una oportunidad para su vida.

“Fue el momento de confrontarme, ver de qué estaba hecho y encontrar mi norte. Cambié mi mentalidad y ello permitió que pasara de ganar ochocientos dólares mensuales como docente e investigador universitario a obtener ingresos mensuales, tan solo cuatro años más tardes, superiores a los de cualquier presidente o ceo de empresa privada en la región”, dice.

El autor hace hincapié también en que el dinero, la riqueza y la abundancia llegarán por sí mismos, sólo si se tiene bien definido el “para qué” se busca esto, más bien, el propósito de vida.

A continuación compartimos algunos de sus mejores consejos plasmados en su publicación.

1. El secreto es ser para llegar a tener, no tener para llegar a ser.

Aumenta tu riqueza interior, y aumentará tu riqueza exterior. Cuando inviertas recursos, ojalá vayan destinados a un negocio donde despliegues aquello para lo cual has venido a este mundo, ese propósito trascendente que hemos bautizado como el “para qué”.

2. Para qué caminar si se puede volar.

Para que avanzar paso a paso si existen saltos cuánticos. Cuidados con lo que te acostumbraste a vivir.

3. Las palabras no se las lleva el viento, las palabras definen tu realidad.

Atento a lo que dices, y a las que te dicen. La programación Neurolingüística es una herramienta que recomiendo para comprender el gran poder que tienen las palabras para atraer riqueza y abundancia.

4. Sólo la presión alta transforma el carbón en diamante.

Es triste percibir que por miedo a la presión, por miedo a vivir esas urgencias, la mayoría muera solo como carbón. La urgencia es clave. Si no la tienes o no la has tenido, genératela. Es el camino para encontrar cuáles son genuinamente tus motivaciones y descubrir a qué viniste a este mundo.

5. La zona de confort te puede dar seguridad, pero no riqueza.

Te puedo dar tranquilidad, pero no progreso. Evítala.

6. No escojas a tus amigos por la cantidad de dinero que tengan, pero por favor, “no todos tienen que ser pobres”.

Quienes hacen lo contrario, eliminan la posibilidad esencial y legítima que tiene todo ser humano de desear ser rico, de encontrar su ser púrpura y efectivamente alcanzar los niveles de ingresos mucho más altos del promedio y que quizás antes no se imaginaba.

7. Impacta a millones y te llenarás de millones.

Cuando hay un producto maravilloso que se diferenciará de la competencia, todos van a elegirlo.

8. Mientras sigas pensando que vender es un tema de otros, y no tuyo, no tendrás ingresos ilimitados.

Sin hacer nada, ya te estás vendiendo.

9. Mientras no pruebes el caviar, tú seguirás creyendo que el mundo está hecho de pollo.

¡Ve por lo mejor!

10. Las redes sociales son una poderosa fuente de negocios y contactos.

No las utilices solo para desahogarte y opinar. Asegúrate de entenderlas.

 

 

 

Subir »
FB