Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

No es secreto que durante la última década, las empresas han enfrentando retos para atraer y retener el mejor talento posible.

En términos simples, es porque, a diferencia que nuestros padres, nuestra generación no sólo busca un buen cheque y reconocimiento. Nuestro grupo de edad se encuentra sediento de poder tener un propósito de vida y ser congruente a nivel personal y personal.

El enfrentar esta crisis de talento ha provocado una oleada muy positiva de empresas que quieren definir su propósito más allá de hacer dinero. Esto no siempre es fácil. A veces porque se trata de una organización vieja (con más de 30 años) y se hereda una pobre cultura organizacional. Sobre todo, es difícil cuando hay tanta cacofonía entorno a los términos disponibles.

Para ayudarte en este proceso, veamos de qué va cada uno de estos conceptos.

1. Propósito

El propósito de una empresa es su razón permanente de existir. Es el porqué haces las cosas. La columna vertebral de la cual dependemos para tomar decisiones, ya sea en la vida diaria o cuando el tema es crucial. Con un propósito, podemos discernir entre decisiones que son correctas y generan valor real, de aquellas que son simplemente fáciles o incluso técnicamente elegibles.

Vamos a ponerlo en términos reales. ¿Cuándo atiendes un cliente, le estás sirviendo o únicamente estás maximizando utilidades? Esta es la pregunta que Sam Walton, fundador de Walmart, podría responder en un instante sin tener que pensar.

Guiado por altruismo y compasión, Walton se dedicó a servir a sus clientes. En este sentido, el propósito reverberó a través de toda la organización. Desde los directores ejecutivos hasta la gente de piso, todos en Walmart están listos para hacer la atención y servicio al cliente su mayor prioridad. Esto dio a Walmart una gran ventaja sobre sus competidores, a quienes aventajó año tras año.

La realidad es que sin un propósito, solo tomarás decisiones con un beneficio a corto plazo. La estrategia por sí misma no es suficiente sin un propósito. Tomemos a Enron como ejemplo, una corporación que colapsó, siendo una de las bancarrotas más impresionantes del mundo.

Tenían una estrategia brillante, pero carecían de un propósito. Lo único que les interesaba era hacer dinero, y estaban no solo dispuestos sino preparados para hacer lo que sea por ello. Esto les llevó a tomar decisiones con un juicio pobre, que envolvían una estrategia muy arriesgada para ocultar sus pérdidas. No es sorpresa que con el tiempo sus malas acciones los alcanzaron y al final más allá del escándalo global, sirven de testamento que una buena estrategia sin un propósito pueden ser desastrosos.

Recuerda, el propósito de una empresa es permanente.

Sólo en casos extraordinarios se llega a modificar, y esto únicamente para adaptarse a grandes cambios. Por ejemplo, en octubre 2015, Google se dio cuenta de que sus operaciones estaban abarcando mucho más que su propósito original (organizar la información del mundo). En lugar de cambiar el propósito de su empresa, sus cofundadores crearon Alphabet, una nueva organización bajo la cual podían incorporar los intereses adicionales que Google había adquirido con el tiempo. El plan es poder crecer a más de 26 distintas subsidiarias con Google siendo solo una de ellas.

Ejemplos del Propósito de una Empresa:

• Kellogg’s: “Nutrir familias para que puedan florecer y prosperar”.
• IAG: “Ayudar a las personas a administrar el riesgo y recuperarse de las perdidas inesperadas”.
• Google: “Organizar la información de mundo y hacerla accesible a todos”.

2) Misión

La misión es lo que la organización desea lograr en un periodo específico de tiempo. Si el propósito es el Por qué haces las cosas, la misión se trata del Qué cosas haces. Una buena misión debe de describir que es lo que hace la empresa y lo que no. Tanto el presente como en el futuro, debe de proveer un enfoque a la dirección y sus colaboradores.

En resumen, una buena misión de una empresa debe de:

• Incluir temporalidad
• Describir el negocio en el que se opera
• Definir el cliente
• Métrica bajo la cual se define el éxito

Veamos un ejemplo de una empresa ficticia de paseo de perros:

Misión 2019: “Ser la empresa de precios bajos para paseo de perros con más clientes en la Ciudad de México”

• Temporalidad: 2019
• Descripción de Negocio: Paseo de perros de bajo costo
• Cliente: personas en la Ciudad de México (que no tienen tiempo para pasear sus perros)
• Métrica de éxito: cantidad de clientes.

3) visión

La visión de una empresa describe sus planes, el mundo, sus clientes y si misma. Es decir, indica cómo le gustaría que el mundo fuese en algunos años. Esto incluye una idea de que cambios quieren ver en el mundo. También como se imaginan que la vida de sus clientes mejora. Y por último describir que tipo de organización les gustaría ser, aunque esto es lo menos importante de la visión.

Conclusiones                       

• Propósito: es la razón de existir de una organización, el porqué haces las cosas.
• Misión: es lo que haces para alcanzar tu propósito en un periodo de tiempo.
• Visión: es la realidad que le gustaría ver a la empresa entorno al mundo, sus clientes y ella misma.

Espero esto haya ayudado a aclarar sus dudas.

A la hora de hacer negocios es importante estar preparados para afrontar desafíos. Es por eso que la capacidad de adaptación de los empresarios al medio es fundamental para que una compañía sea exitosa y mantenga su vigencia en el tiempo.

Según el especialista en tecnología e industria argentino, Javier Ibañez, toda empresa debe apuntar a descubrir nuevos nichos de valor para reinventarse constantemente: ese es el desafío de los emprendedores de hoy.

En esta nota te proponemos conocer cinco conceptos útiles para pensar nuevas ideas y desarrollar negocios exitosos.

Diseñar una propuesta innovadora

Emprender implica innovar, proponer algo diferente: todo está en el valor agregado. Por eso, se debe ofrecer algo transformador y distintivo que destaque por sobre las propuestas de la competencia. Tomar riesgos en este sentido es una de las claves para seguir creciendo. Es fundamental analizar qué necesidades de nuestros clientes se encuentran aún insatisfechas y actuar en consecuencia para resolverlas.

Planificar un modelo de negocio rentable

Un proyecto que no deja ganancia no tiene muchas posibilidades de crecer: se debe obtener, al menos, el rédito suficiente para poder reinvertir, y así seguir innovando y creciendo. Nunca se debe dejar de pensar en la rentabilidad si se quiere que un negocio tenga éxito en el largo plazo.

Proponer una forma y cultura de trabajo innovadoras

Tener reglas claras acerca de las formas y tiempos de trabajo es una de las claves para mantener un negocio funcionando. Es muy importante garantizar la estabilidad laboral, ya que de otra manera es probable que terminemos desmoralizando a nuestros colaboradores e impactando negativamente en su rendimiento y calidad de trabajo. Para evitar que esto suceda, es recomendable establecer las condiciones laborales óptimas para que quienes trabajan con nosotros se sientan a gusto y dejen el 100% todos los días.

Contar con flujo de efectivo

El flujo de caja es la cantidad de dinero que tienes actualmente. Debes pensar fría y detalladamente a la hora de decidir en qué invertirlo, sin escatimar innecesariamente. Es esencial desarrollar la habilidad de administrar ese dinero de manera que siempre haya efectivo con el cual operar. No está de más recordar que la gestión de las finanzas de un emprendimiento, sobre todo en sus etapas iniciales, es crucial para garantizar el éxito futuro.

Pensar en las mejoras

Finalmente, debemos recordar que lo que no se adapta adecuadamente a los ritmos cambiantes de la sociedad, tarde o temprano perece. Por eso, es clave estar abierto a mejorar constantemente todos los aspectos del emprendimiento, y para ello es necesario dedicar tiempo, trabajo y dinero. La economía y los mercados no son estáticos, y eso supone la necesidad de destinar siempre un presupuesto para no quedarse atrás: mejorar infraestructura, procesos y otros aspectos críticos de la marca. Se debe seguir el ritmo del mercado, así como el de los gustos y las necesidades de los consumidores para lograr la eficacia deseada.

Cada vez cala más la necesidad de cambio en muchas empresas. La pérdida de cuota de mercado por la entrada de nuevos e inesperados competidores, las convulsiones del sector de turno a causa de los cambios en los hábitos de consumo, o sencillamente la obsolescencia de los productos y servicios han acelerado la necesidad de gestionar el cambio en muchas empresas.

Y, como era de esperar, la gran mayoría de esas empresas no estaban preparadas para abordar un proceso de cambio con garantías de éxito.

El marco teórico de referencia…

Muchas de estas organizaciones han tirado de la magnífica teoría existente recogida en best sellers de management convencidos de que la aplicación de dichos modelos traerían consigo las lluvias del cambio y con estas, las aguas organizativas regresarían a su cauce… lamentablemente, también han sido muchas las organizaciones que se han percatado de que no era exactamente así…

Muchas empresas han confiado en la aplicación práctica del excelente modelo de John Kotterrecogido en su libro “Liderando el cambio” (“Leading Change” – 1995) en el que identifica un proceso con 8 etapas claves para la gestión del cambio y que conviene siempre recordar:

1.- Establecer un sentido de urgencia (Establishing a sense of urgency);

2.- Crear una coalición que lidere el cambio (Creating a Guiding coalition);

3.- Desarrollar una visión y una estrategia;

4.- Comunicar la visión sobre el cambio (Communicating the change vision);

5.- Emponderar a los empleados para una acción de cambio generalizada (Empowering employees for broad-based action);

6.- Asegurar logros a corto plazo (Generating short-term wins);

7.- Consolidar avances y generar más cambios (Consolidating gains and producing more change)

8.- Anclar el cambio en la cultura de la empresa (Anchoring new approaches in the culture).

Otras organizaciones han reflexionado (pero no han actuado…) tomando como referencia la teoría de Wilfried Kruger y la metáfora sobre la gestión del cambio con forma de iceberg. Muchas empresas se focalizan erróneamente en la gestión del cambio de la parte visible del iceberg: poniendo el foco en coste, calidad y tiempo, llevando a cabo una gestión del cambio que es en realidad una gestión de proyectos.

Sin embargo, según Kruger, la esencia de la gestión del cambio consiste en ocuparse de las barreras, de lo que no se ve. Bajo la superficie de la parte visible existen dos dimensiones fundamentales del cambio: la interpersonal y del comportamiento y la dimensión normativa y cultural. La clave según Kruger está en “atacar” la gestión del cambio en ambas dimensiones – la gestión del poder y de la política y la gestión de las creencias – para de esa forma lograr resultados constantes en “la superficie” del iceberg.

Los tres principios activos del cambio: Propósito, Procesos y Personas

La referencia a ambos modelos o teorías era obligada porque en ellas se encuentra parcialmente el sentido de esta entrada. Hibridando la esencia de ambos enfoques con la experiencia profesional acumulada en materia de gestión del cambio durante los últimos 15 años, creo que son tres los principios activos básicos esenciales para llevar a cabo con mínimas garantías de éxito un proceso de gestión del cambio: Propósito, Procesos y Personas.

Más allá del número de etapas o pasos en las que deba estructurarse cualquier proceso de cambio y por encima del nivel de intensidad con el que haya que abordar las dimensiones ocultas para que el cambio adquiera sentido en la superficie visible, estos tres principios activos son inevitablemente esenciales.

Sin propósito no hay paraíso…

Probablemente el desencadenante de los otros dos principios básicos. La razón de ser del cambio. Cualquier empresa que pretenda llevar a buen término un proceso de cambio debe sin paliativos definir con exactitud el sentido de dicho proceso. Sin un propósito de cambio perfectamente definido y anclado es poco probable que perdure la gestión del cambio.

Muchas empresas trabajan en su cultura, en las creencias arraigadas y siguen escrupulosamente las teóricas etapas. Trabajar, afianzar y por supuesto comunicar el propósito/s del cambio va mucho más allá establecer un sentido de urgencia y desarrollar una visión y una estrategia. El propósito debe definir escrupulosamente y sin maquillaje la necesidad de cambio, porque sencillamente, sin propósito no habrá paraíso…

Un proceso de cambio, es un cambio de procesos…

El proceso de cambio no consiste en seguir de forma fidedigna una serie de etapas. Definido el propósito, el segundo principio activo son los procesos y en concreto la descomposición de los mismos. Con demasiada frecuencia las organizaciones se embarcan en macro procesos de gestión del cambio sin analizar con detalle el impacto que los procesos tienen en el negocio. Se ataca la cultura, las creencias pero los procesos y los flujos de interacción para conseguir que las cosas sucedan permanecen impasibles.

Es crucial y determinante entender que, por encima de cualquier etapa y más allá de cualquier fase, un proceso de cambio es un cambio de procesos… por lo tanto, incidir en ellos, descomponerlos y cuestionar su vigencia para que las cosas sucedan resulta un principio esencial ante cualquier intento de gestión del cambio.

Personas, ¿Quién sino?…

P” de protagonistas, primordial, primario, principal, pero sobretodo, “P” de Personas. Nada sucede sin ellas y su infinita capacidad de acción. Si una organización no empondera sin paliativos a las personas que la forman para trabajar sobre el propósito y para descomponer y trabajar en los procesos, sencillamente el cambio no se producirá.

Son muchas las organizaciones y, paradójicamente, las personas que trabajan en ellas quienes a su vez limitan el tercer principio activo de la gestión del cambio. No deja de ser curioso cómo somos nosotros mismos quienes llegando a trabajar en el propósito, en los procesos e incluso definiendo científicamente las etapas del cambio no nos concedemos a nosotros mismos y a nuestro entorno el papel que realmente nos corresponde en el proceso de cambio.

En demasiadas ocasiones señalamos a unos pocos elegidos como los artífices del cambio, en otras encomendamos la gestión del cambio a ese ente abstracto llamado liderazgo, como si de algo impersonal se tratara… sin caer en la cuenta de que es en nosotros y en nuestra capacidad para creer en nosotros y en los demás donde se encuentra el tercer principio básico y probablemente el más determinante en cualquier proceso de cambio…porque si el éxito del cambio no depende de que todas las personas que forman una organización lo lleven a cabo… ¿de quién sino?…

Es más que probable que las principales ideas, marcos teóricos y modelos más efectivos en materia de gestión del cambio ya estén inventados y desarrollados. Pero también es probable que una empresa que pretenda llevar a cabo un proceso de cambio efectivo y eficaz deba reflexionar acerca de en qué medida está dispuesta a trabajar con contundencia, y a liberar sin excusas ni paliativos los tres principios básicos y esenciales de la gestión del cambio: Propósito, Procesos y Personas.

Número 8: Las cosas no importan tanto.

Cuando eres joven quieres cosas porque ves a otras personas teniendo cosas y piensas que tu vida sería mejor si las tuvieras también.

Las cosas son solo cosas, no te hacen quien eres. Las posesiones son materias primas trasladadas de un lugar a otro.

¿Crees que en 10 años a partir de ahora te importará que ahora mismo tengas el último iPhone?

Queremos cosas porque nos venden por quererlas. Mira a tu alrededor en este momento, no realmente, mira a tu alrededor.

Cuántas cosas tienes a tu alrededor, que realmente no necesitas.

Necesitas herramientas, no cosas, y nadie necesita más que un par de herramientas esenciales para realizar el trabajo.

Número 9: Incluso a la noche más larga le sigue una mañana.

Algunas cosas tomarán más de 12 horas para aprobar. Tal vez un par de meses o incluso años, pero una cosa es cierta:

No importa qué tan difícil sea ahora, cuán oscuro todo parece, llegará un día en que te sentirás mejor.

Incluso los malos tiempos son temporales. Esta mentalidad particular te ayudará a superar algunos de los momentos más difíciles que la vida te lanzará.

Número 10: La felicidad es una elección y requiere mucho trabajo duro.

La felicidad no es algo que dependa de otras personas u obtenga su aprobación. La felicidad es algo que experimentas tú mismo porque tu realidad está en tono con tus expectativas.

La buena noticia es que puedes elegir ser feliz.

Lo malo es que debes esforzarte un poco, porque todo lo que valga la pena perseguir no sucederá solo, al menos no en la medida que estés buscando.

Número 11: En este momento, estás vivo, este es tu momento

… y estás pasando por el segundo.

Cada “ahora” eres inmediatamente absorbido por el pasado, ¡qué poético es!

Cuando pensamos en la vida, solemos ver todo el asunto, pero raramente nos damos cuenta de que ahora son momentos como este, en los que se lee este articulo que formas parte de él.

La mayoría de las personas se dan cuenta de la importancia del “momento” demasiado tarde en la vida y se pierde una gran cantidad de oportunidades para aprovecharlo.

Número 12: Todo el mundo está por su cuenta.

Todos son héroes en su propia película y todos quieren cabalgar hacia el atardecer con la chica.

Todos estamos experimentando la vida en primera persona y desde que naciste fuiste lo más importante que has experimentado. ¡Necesitas protegerte y prosperar!

Adivina qué: ¡eso es lo que todos piensan! Puede ser difícil de aceptar, pero de la misma manera que te consideras especial, alguien más piensa lo mismo.

No todos podemos ser el protagonista de la misma película, por lo que la gente tratará de obtener esa puesta de sol para sí mismos.

Mientras vivas, recuerda esto, porque te ayudará a ver a otras personas por lo que realmente son: humanos, lo mismo que tu.

Número 13: Debajo de la ira siempre está el miedo.

Como dice el sabio Yoda, “El miedo es el camino hacia el lado oscuro. El miedo conduce a la ira, la ira conduce al odio, el odio conduce al sufrimiento”.

Cada vez que sufrimos, especialmente durante largos períodos de tiempo, al principio creemos que se debe a algo que está fuera de nosotros, algo que odiamos. Y si superamos esa emoción, descubriremos a continuación que el odio es un estruendo de ira y, sin duda, algo a lo que nos hemos aferrado durante demasiado tiempo.

Pero debajo de todo eso siempre está el miedo: un miedo a la pérdida. Un miedo a la vulnerabilidad. Un miedo a dejarlo ir.

Pero si puedes llegar al punto de reconocer el miedo, verás su sombra alegre, y con compasión.

Y podrás avanzar.

Número 14: El mundo es más grande de lo que experimentaste.

Casi todos desearían poder haber visto más del mundo, haber experimentado más y haber revelado más secretos.

Nuestro planeta es increíble, lleno de diferentes personas, diferentes culturas, cocinas, arquitecturas, creencias y visiones para el futuro.

Si todo el mundo es como un libro, sería una pena leer solo un par de páginas.

Número 15: Una vida no es muy larga.

Es algo que nunca piensas cuando eres joven, porque parece mirar.

La vida es abundante, porque comparamos la cantidad de vida que hemos vivido con la cantidad de vida que creemos que nos queda.

Hagamos un pequeño experimento mental, ¿o sí?

Cuando tienes 20 años, esperas tener al menos 3 veces más vida que hasta ahora. Pero hay una trampa para eso.

Digamos que la persona promedio muere a los 80 años de edad. Desde el principio, la mayoría de las personas duerme 7 u 8 horas por noche, reduciendo un tercio de eso. Te quedan 53 años. Eso no es tan malo ¿verdad?

Si el hombre promedio trabaja durante 40 horas a la semana de 25 a 65, eso es otros 10 años. Pero te queda 43, que todavía no es tan malo, ¿verdad?

A partir de 2016, la persona promedio está tomando más de 10 horas de pantalla por día, esto combina las redes sociales con entretenimiento sin sentido (como programas de televisión o deportes) junto con contenido relacionado con noticias. La parte del programa de televisión es de 4.5 horas por día y está aumentando con compañías como Netflix peleando cada vez más por tus ojos.

Esto significa que la persona promedio pasa de 7 a 8 años de su vida, solo viendo la televisión.

Si comienzas a contar todo lo que consume tu tiempo todos los días como: comer, limpiar, vestirse, conducir y todas las demás tareas pequeñas, te sorprenderás al descubrir que la persona promedio en un país desarrollado tiene menos de 30 años para vivir.

Si vives en un país más pobre, puedes reducirlo fácilmente a la mitad a menos de 15 años.

Si esto no pone su vida en perspectiva, no sabemos que más lo hará.

“Hay algunas personas que viven en un mundo de sueños, y hay algunos que enfrentan la realidad; y luego están aquellos que convierten uno en el otro.” Douglas H. Everett

Supongo que no es justo llamar a nuestras metas y sueños más íntimos: “sueños”. Digo esto porque los sueños a menudo se identifican como ideas que son de naturaleza fantástica y que no tienen cabida en el llamado “mundo real”.

Pero todo dentro del alcance de nuestras vidas comienza con un pensamiento. Muchas veces es un pensamiento simple que se convierte en la más grandiosa de las cosas. Suelen ser representados como irracionales, ilógicos e inalcanzables por nuestra sociedad. Pero estos mismos sueños y pensamientos son las cosas que hacen que la vida valga la pena y que a su vez sea fantástica, todo esto al mismo tiempo.

Despertar y seguir el deseo de nuestro corazón independientemente de lo que digan los que nos rodean, es lo que necesitamos hacer. Todo se reduce a nuestra pasión interna que nos impulsa a vivir la vida de la manera que creemos que deberíamos, en lugar de como nos dicen las demás personas que deberíamos hacerlo.

Seamos sinceros: al final del día en la quietud de la noche, tenemos que dar cuentas a nosotros mismos. Si seguimos nuestros corazones, estaremos en paz. Si no lo hacemos, desarrollamos una confusión interna que finalmente nos vencerá y nos vaciará por dentro.

La vida debe ser vivida de acuerdo con lo que nos hace ser verdaderamente felices. Nuestra sociedad moderna muchas veces nos empuja hacia una existencia desfavorable. Creemos que estamos destinados a ser infelices con pequeños destellos de felicidad salpicados en la totalidad de nuestras vidas.

Ahora, no estoy diciendo que necesitemos ser felices 24 horas los 7 días de la semana. Pero ser capaz de cumplir tus sueños y estar en un estado de felicidad constante casi va de la mano.

Recuerda, una existencia en la que trabajamos en un trabajo que no nos gusta para ganar dinero para comprar cosas que quizás no necesitemos, con el fin de retirarnos un día, no parece muy emocionante, ¿verdad? Si no cumplimos con nuestro deseo más interno, nos quedamos vacíos y agotados.

Entonces, empecemos con cinco razones por las que debes hacer realidad tus sueños, empezando hoy.

5 razones por las que deberías realizar tus sueños

1. Te hará feliz

Lo que realmente te hace feliz es algo que sabes en un nivel muy profundo. Esta felicidad tiene el potencial de extenderse a todos los aspectos de nuestras vidas.

Nuestros sueños están interconectados con esta felicidad. Recuerde: tu corazón siempre está cuidando tus mejores intereses. La felicidad es parte de tu mejor interés. Si eres realmente feliz en lo que haces todos los días, NUNCA trabajarás un día en tu vida.

Seguir tu corazón para cumplir tus sueños es la clave de la felicidad.

2. Vivirás sin remordimientos

Tenemos que vivir con nosotros mismos incluso cuando estamos en una casa llena de gente. Esa pequeña voz dentro de ti (que llamamos acertadamente la voz interna) o tu corazón, está en constante conversación dentro de nosotros. Puede ser una voz molesta diciéndote la verdad o una guía interna para alcanzar tus metas.

No hacer lo que realmente más deseamos en la vida en última instancia conducirá a un sentimiento de arrepentimiento. La razón por la que esto sucede es porque nuestros sueños, nuestros objetivos, son tan intensos que a veces nos da muy poco espacio para hacer cualquier otra cosa.

Escuchar esa voz interna dará como resultado que nunca tendrás que sentir la pena de NO poder cumplir tus sueños.

3. Crearas confianza en ti mismo

Si lo piensas, tratar de ignorar tus sueños es realmente difícil de hacer. Tienes que ignorarte básicamente las 24 horas. Sin embargo, seguir tus sueños puede parecer algo aterrador pero los pasos están ahí si escuchas y prestas atención.

Al escuchar a tu voz interior y seguir tus sueños, estás creando un sentido de confianza en ti mismo que la mayoría de la gente nunca alcanza. Esta confianza en uno mismo es clave para vivir una vida que no solo tendrás más claridad sino que te entenderás mucho mejor que la mayoría.

Es más fácil de lo que parece. Solo debes recordar que todo debe hacerse paso a paso y poco a poco. Llegarás allí eventualmente.

4. Serás exitoso

Esto es verdad. ¿Cuántas personas se han vuelto ricas y exitosas haciendo algo en lo que realmente no aportaron el 110 por ciento de su esfuerzo?

Tus sueños son un plan de lo que realmente deberías estar haciendo. Esto es esencialmente tu vocación, tu propósito, tu destino, todo fusionado en uno.

Si trabajas en algo que amas, entonces no es trabajo. De repente estás construyendo el camino hacia tu sueño paso a paso. La vida es un campo de juegos y debe ser disfrutado. Invierte en aquello que te llena por dentro.

5. Inspiraras a los demás

Afortunadamente y lamentablemente vivimos en un mundo donde muchas personas sienten que no pueden hacer las cosas que realmente quieren. Sin embargo, si das un paso adelante y decides que quieres vivir la vida que siempre has soñado, lo lograrás.

Como humanos estamos destinados a la grandeza. Como creadores estamos destinados a mejorar el mundo en el que vivimos. Nuestros sueños evolucionan al mundo en muchos aspectos.

No solo estás cumpliendo tu propósito interno, sino que también les estás diciendo a los que te rodean que también pueden hacerlo. Nada es más importante que ser un ejemplo de grandeza, simplemente siguiendo tu corazón.

Todo en la vida lleva tiempo y con eso viene un cierto grado de paciencia. A través de todo este proceso, la parte más complicada es la práctica de la paciencia. Sin embargo, con esto viene una comprensión de lo que se necesita para cumplir tus sueños y la sabiduría necesaria para mantenerlos.

Lo importante es no dejar de hacerse preguntas, dijo Albert Einstein. Estas preguntas personales que encontrarás a continuación te ayudarán a encontrar lo que quieres en tu vida.

Son preguntas personales que te ayudarán a descubrir tu propósito de vida, cuestionarán lo que has venido haciendo y te impulsarán a seguir creciendo.

¿Por qué estas preguntas personales te ayudarán a desarrollarte? Bien dijo Wayne W. Dyer que no puedes crecer y desarrollarte si sabes las respuestas antes que las preguntas.

Cuando analizas los patrones que identifican a las personas exitosas, encontrarás que estos; más allá de tener oportunidades únicas, una familia con amplios recursos económicos o reconocidos estudios profesionales, todos se caracterizan por tener una mentalidad fuerte y entrenada para alcanzar el éxito.

Las preguntas personales tienen la habilidad para hacerte una persona mucho más exitosa.

La distancia que existe entre las personas exitosas y las que no lo son, se debe a la capacidad que tienen las primeras para tomar buenas decisiones, las cuales, al final, terminan dependiendo del poder mental para afrontar las situaciones diarias responsables de amoldar el futuro.

Preguntas personales versus las afirmaciones:

¿Cómo desarrollar este poder mental? Una de las mejores maneras para entrenar tu mente es haciéndote preguntas personales todos los días y cuestionándote el por qué de tus actos. Así descubrirás lo que verdaderamente quieres en la vida.

Porque sucede, que a diferencia de las afirmaciones que se caracterizan por dejar “la puerta cerrada” al debate, las preguntas personales te cuestionan, te hacen mirar en perspectiva y te dan la oportunidad de reconsiderar algo que dabas por hecho.

Teniendo la claro la importancia de las preguntas personales a la hora entender cómo ser exitoso en la vida, la revista Times publicó 83 preguntas que las personas exitosas se hacen todos los días.

Adicionalmente decidimos agregar otras 17 que nos parece importante que te hagas, y que te ayudarán a descubrir qué es lo quieres en tu vida. Sin más preámbulos, te invitamos a preguntarte lo siguiente.

100 preguntas personales que mejorarán tu vida

Preguntas personales respecto a tu ámbito profesional:

1. Qué puedo hacer para ganar dinero extra en mi tiempo libre?

2. Cómo puedo incrementar el valor que le ofrezco a mis clientes, consumidores o mi empresa?

3. Qué tengo que hacer para ganar mayor experiencia?

4. Cuáles habilidades adicionales necesito?

5. Qué cosas debería estar leyendo con mayor frecuencia?

6. Disfruto lo que estoy haciendo en mi trabajo?

7. Qué me apasiona hacer?

8. Puedo hacer dinero haciendo lo que me apasiona? ¿He considerado la posibilidad de ganar dinero por internet?

9. Debería cambiar de profesión o puesto de trabajo?

10. Debería trabajar más–o menos–horas?

11. Me estoy esforzando lo suficiente en mi trabajo?

12. Soy una persona perezosa?

13. En qué soy realmente bueno? ¿Conozco mis fortalezas?

14. En qué soy realmente malo y debería mejorar?

15. Me hace feliz mi trabajo?

16. Cuántas horas al día me la paso viendo televisión?

17. Cuando fue la última vez que leí un libro?

18. Es el dinero, y aprender cómo ser millonario, mi principal motivación en la vida?

19. Qué disfruto hacer sin estar recibiendo un solo dólar de ingreso?

Preguntas personales respecto a tus finanzas:

20. Estoy gastando demasiado dinero?

21. He aprendido cómo ahorrar dinero y lo estoy haciendo constantemente?

22. Tendré suficiente dinero para pensionarme?

23. He ahorrado lo suficiente para la universidad de mis hijos?

24. Cuánto dinero estoy gastando actualmente cada mes?

25. Sabes cómo hacer un presupuesto? Tienes uno para controlar tus finanzas personales?

26. Debería revisar y actualizar mi presupuesto?

27. Estoy haciendo bien la tarea de invertir mi dinero?

28. Está mi pareja haciendo una buena tarea a la hora de invertir nuestro dinero?

29. Estoy pagado demasiado en impuestos cada año?

30. Soy consciente de lo que ofrece mi seguro de vida?

31. Debería crear un fondo de ahorro para el futuro de mis hijos?

Una de las dificultades que enfrentamos en nuestra época industrializada es el hecho que hemos perdido el sentido de las estaciones. A diferencia del granjero cuyas prioridades cambian según la estación, nosotros nos hemos vuelto impasibles al ritmo natural de la vida. Como resultado, nuestras prioridades están desequilibradas.

Permítanme explicarles lo que quiero decir:

Para un granjero la primavera es la época de mayor actividad. Es cuando tiene que trabajar de sol a sol, levantarse antes de que amanezca y seguir trabajando duro hasta la media noche. Tiene que mantener sus equipos funcionado a full capacidad debido a que sólo tiene una pequeña ventana de tiempo para la siembra. Cuando el invierno llega hay mucho menos cosas que hacer como para mantenerlo ocupado.

De esto podemos sacar una lección: “Aprenda a usar las estaciones de la vida”. Decida cuando empujar y cuando aflojar, cuando sacar ventaja y cuando dejar pasar las cosas. Es fácil mantenerse trabajando de 9:00 a.m. a 5:00 p.m., año tras año y perder el sentido natural de las prioridades y los ciclos.

No permita que se mezcle un año sobre el otro en una aparentemente interminable procesión de tareas y responsabilidades.

Manténgase atento a sus propias estaciones, temiendo perder de vista lo valioso y significativo.

Éxitos,
Jim Rohn

Tenía 27 años. “No me quiero ir. Amo mi vida. Soy feliz”, escribió la chica.

La familia de Holly Butcher, una australiana de 27 años que murió la semana pasada de cáncer, publicó la carta que la joven había dejado escrita para sus seres queridos, según publicaron varios medios nacionales e internacionales.

“Algunos consejos de vida de Hol”, es el título que eligió la familia para compartir el escrito que se viralizó rápidamente y alcanzó más de 10.000 likes, 2.300 comentarios y 8.000 compartidos antes de llegar a los medios.

La carta completa

Un pequeño consejo de Hol:

Es algo muy extraño aceptar tu mortalidad cuando tenés 26 años. Es una de esas cosas que siempre ignorás. Los días pasan y esperás que sigan pasando hasta que sucede lo inesperado. Siempre me imaginé a mí misma envejeciendo, con canas, con una hermosa familia (un montón de chicos). Planeé tener el amor de mi vida. Lo quiero tanto que me duele.

Así es la vida. Es frágil, preciosa e impredecible y cada día es un regalo, un derecho adquirido.

Tengo 27 años. No me quiero ir. Amo mi vida. Soy feliz. Se lo debo a mis seres queridos. Pero está todo fuera de mi control.

No empecé esta carta como ‘una nota antes de morir’ porque le temo a la muerte. Me gusta el hecho de que somos ignorantes de su inevitabilidad. Excepto cuando quiero hablar de ello y se trata como un tema ‘tabú’ que nunca nos pasará a ninguno de nosotros. Ha sido un poco difícil. Solo quiero que la gente deje de preocuparse tanto por las tensiones pequeñas e insignificantes en la vida y trate de recordar que todos tenemos el mismo destino después de todo. Así que hacé lo que puedas para que tu tiempo se sienta digno y grandioso, sin mierda.

Dejo algunos de mis pensamientos a continuación. Tuve mucho tiempo para reflexionar sobre la vida estos últimos meses.

Sé agradecido por tener problemas pequeños y superarlos. Está bien reconocer que algo es molesto, pero tratá de no seguir y no afectar negativamente a nadie. Una vez que hagas eso, salí afuera y respirá profundamente una bocanada de aire hasta lo más profundo de tus pulmones. Mirá qué azul es el cielo y qué tan verdes son los árboles. Es tan hermoso. Pensá en lo afortunado que sos de poder hacer eso: respirar.

Es posible que te hayas quedado atrapado en el tráfico o hayas dormido mal porque tus hermosos bebés te mantuvieron despierto o porque tu peluquero te cortó el pelo demasiado corto. Tus nuevas uñas falsas pueden tener una astilla, tus pechos pueden ser muy chicos o podés tener celulitis y que tu panza se tambalee. Dejá que toda esa mierda se vaya. Te juro que no pensarás en esas cosas cuando sea tu turno de irte.

Todo es TAN insignificante cuando mirás la vida como un todo. Veo mi cuerpo perderse delante de mis ojos y no hay nada que pueda hacer al respecto. Todo lo que deseo ahora es tener un cumpleaños o Navidad más con mi familia. O simplemente un día más con mi novio y mi perro. Sólo uno más.

Escucho que las personas se quejan sobre cuán terrible es el trabajo o sobre lo difícil que es hacer ejercicio. Sé agradecido de poder hacerlo físicamente. El trabajo y el ejercicio pueden parecer triviales hasta que tu cuerpo no te deja hacer ninguno de los dos.

Traté de vivir una vida sana. De hecho, esa fue probablemente mi mayor pasión. Apreciá tu buena salud y tu cuerpo en funcionamiento, incluso si no tiene el tamaño ideal. Cuidalo y aceptá lo increíble que es. Movelo y alimentalo con productos frescos. Pero no te obsesiones con eso.

Recordá que hay más aspectos para una buena salud que el físico. Trabajá igual de duro para encontrar felicidad mental, emocional y espiritual. De esta forma, es posible que te des cuenta de lo insignificante y lo irrelevante que es tener un estúpido y perfecto cuerpo en las redes sociales. Eliminá cualquier cuenta que aparezca en tu timeline que te dé una sensación de sentirte mal con vos mismo. Sea tu amigo o no, sé despiadado por tu propio bienestar.

Sé agradecido por cada día que no tenés dolor e incluso por los días en que te sentís mal con gripe, tenés una lesión en la espalda o un tobillo torcido. Aceptá que es una mierda, pero agradecé que no ponga en peligro tu vida.

Dar, dar, dar. Es cierto que ganas más felicidad haciendo cosas por otros que haciéndolos por vos mismo. Desearía haber hecho esto más. Desde que me enfermé conocí a las personas más increíblemente generosas y amables. Y recibí las palabras y el apoyo más afectuoso de mi familia, amigos y desconocidos. Más de lo que podría dar a cambio. Nunca olvidaré esto y estaré eternamente agradecida con todas estas personas.

Es algo extraño tener plata para gastar cuando te estás muriendo. No estoy en un momento de salir a comprar cosas materiales, como un vestido nuevo. Pienso qué tonto es ganar tanto dinero en “cosas” nuevas.

Comprá algo para un amigo en vez de un vestido nuevo. A nadie le importa si usás lo mismo dos veces. Se siente bien. Llevalo a comer o, mejor aún, cocinale algo. Dale una planta, un masaje o una vela y decile que lo amás cuando se los des.

Valorá el tiempo con otras personas. No los hagas esperar porque sos impuntual. Apreciá que tus amigos quieran compartir su tiempo con vos ¡Ganarás respeto también!

Este año nuestra familia acordó no hacer regalos y, a pesar de que el árbol parecía bastante triste y vacío (¡casi me descompenso en Nochebuena!), fue muy agradable porque la gente no tenía la presión de ir de compras y todos se esforzaron por escribir una buena tarjeta para los demás. Además, imaginen a mi familia tratando de comprarme un regalo. Puede parecer poco convincente, pero esas tarjetas significan más para mí de lo que podría ser cualquier compra impulsiva. Eso sí, también fue más fácil hacerlo porque no había niños. De todos modos, la moraleja es que los regalos no son necesarios para una Navidad significativa.

Usá tu dinero en experiencias. O al menos no te pierdas las experiencias por gastar toda tu plata en bienes materiales.

Hacé el esfuerzo de hacer ese viaje a la playa que siempre postergás. Sumergí los pies en el agua y excavá con los dedos de los pies en la arena. Mojá tu cara con agua salada.

Disfrutá los momentos en vez de capturarlos con la pantalla de tu teléfono. La vida no está pensada para ser vivida a través de una pantalla ni se trata de tener la foto perfecta.

¿Son realmente valiosas las horas que pasás peinándote y maquillándote todos los días? Nunca entendí eso sobre las mujeres.

Levantate temprano algunas veces y escuchá a los pájaros, mientras observás los hermosos colores que hace el sol a medida que se eleva.

Escuchá música, escuchala realmente. La música es terapia. Cuando más vieja, mejor.

Abrazá a tu perro. Por lejos, voy a extrañar eso.

Hablá con tus amigos. Dejá de lado tu teléfono.

Viajá si es tu deseo. No lo hagas si no es tu deseo.

Trabajá para vivir, no vivas para trabajar.

En serio, hacé lo que hace que tu corazón se sienta feliz.

Comé torta. Sin culpas.

Decí que no a las cosas que realmente no querés hacer.

No te sientas presionado a hacer lo que otras personas podrían pensar que es una vida satisfactoria. Es posible que desees una vida mediocre y eso está muy bien.

Decile a tus seres queridos que los amás cada vez que tengas la oportunidad y amalos con todo lo que tienes.

Recordá que, si algo te hace sentir mal, tenés el poder de cambiarlo: en el trabajo o en el amor, o lo que sea. Tené las agallas para cambiar. No sabés cuánto tiempo tenés en la Tierra, así que no lo desperdicies siendo miserable. Sé que eso se dice todo el tiempo, pero no podría ser más cierto.

Una última cosa. Si podés, hacé una buena acción para la humanidad y empezá a donar sangre regularmente. Te hará sentir bien con la ventaja añadida de salvar vidas ¡A veces pasamos por alto que cada donación puede salvar 3 vidas! Es un impacto masivo que cada persona puede generar y el proceso realmente es muy simple.

La donación de sangre me ayudó a mantenerme con vida por un año más. Fue un año en el que estuve eternamente agradecida de pasarlo aquí en la Tierra con mi familia, mis amigos y mi perro. Un año en el que tuve algunos de los mejores momentos de mi vida.

Vivimos en un mundo en el que buena parte de nuestras decisiones, por no decir todas, están relacionadas con nuestra condición de “homo economicus”, es decir, la aplicación práctica de los principios más sencillos del campo económico a nuestro día a día.

Es por ello que necesitamos de una buena educación financiera, incluso desde pequeños, que sirva de aprendizaje, para poder tener, el día de mañana, una salud financiera (igual de importante, por cierto, que la salud física) en las mejores condiciones posibles. Educar, desde el punto de vista de la enseñanza. Dar a conocer ciertos hábitos y técnicas, que aplicados a nuestra vida nos dan mejores resultados.

Por otra parte, el campo de las finanzas parece un mundo muy complicado, en el que si no sabes de economía o matemáticas financieras no tienes nada que hacer, pero la realidad es bien diferente. La economía y las finanzas, a una escala personal, nos afectan a todos en el día a día, desde la más temprana infancia (quién no recuerda la hucha).

Es por ello que desde edades tempranas debería comenzar esta educación financiera. Conozco a padres que enseñan a sus hijos lo importante de no malgastar las pequeñas cantidades que les dan sus familiares y que guardan en esa famosa hucha. La pedagogía sobre el dinero, cuanto antes mejor. Acostumbrarnos desde pequeños a términos y situaciones que nos encontraremos más mayores en nuestro día a día.

Según avanzamos en edad, podemos ir enseñando otros términos económicos que se van entendiendo mejor, como nóminas, tributos y algunos elementos económicos que nos acompañarán el resto de nuestra vida: IPC, inflación (¿qué es eso del “poder adquisitivo”?), etc. También otros elementos, como una tarjeta de crédito o una hipoteca. Es indignante ver que en la enseñanza secundaria y bachillerato, si no cursas la asignatura de Economía, no veas nada relacionado con todo esto. Años y años de educación “pública y de calidad” para salir ‘desnudo’ a la calle en educación económica y financiera.

La independencia financiera como objetivo

A pesar de lo que algunos profesores, políticos y actores sociales puedan decir (siempre desde la óptica de defensa de lo “público”), la educación financiera desde la infancia no es negativa. Al contrario, es habituar al ser humano a un escenario en el que más pronto que tarde va a desarrollarse. Es crucial generar con el tiempo una independencia financiera y cuanto antes se enseñen los elementos económicos que nos ayuden a alcanzarla, mejor. La independencia financiera solo puede lograrse mediante ahorro y buenas decisiones de inversión (maximizar las curvas de indiferencia rentabilidad-riesgo de Markowitz) que nos permitan un grado de libertad (financiera y personal) mayor.

Se quejan de la educación financiera quienes nos quieren esclavos del Estado (relacionado con el síndrome de Estocolmo, presente en el Estado del Bienestar), quienes nos dicen que es mejor no aprender y formar nuestra propia economía personal, no alcanzar nuestros objetivos y depender de políticos y burócratas, que aplican policies a favor del interés general, algo falso a todas luces. Cuanta menor independencia financiera personal, mayor dependencia del Estado. Y eso conlleva un mayor servilismo político a quien más prometa de “lo público”.

Es por ello que la propaganda de quienes se quejan de la educación financiera (y en particular, en niños pequeños) arremete contra la libertad económica y caricaturiza al sector privado. Nos quieren esclavos de un Estado que deje de ser Benefactor para ser Minotauro; y para ello manipulan sobre lo que sea necesario. Caricaturizan al empresario, dicen que el lucro es perverso (ellos deben trabajar gratis entonces) y no dudan en decir barbaridades sobre el ahorro y la inversión, aparte de manipular también sobre los grandes patrimonios (que nunca falte la falacia de asociar ricos con robo).

Es por ello que debemos plantar cara a quienes engañan con fines perversos, quienes manipulan términos económicos, quienes escriben la Historia a su gusto, falsificando hechos y datos. La educación financiera es una herramienta para vivir en un mundo más libre. Por eso la defendemos quienes defendemos la libertad. Los que prometen el cielo y nos traen el infierno con sus ideas políticas y económicas llevadas a la práctica, nos quieren siervos de su poder, manejar todo y decirnos que no hay vida más allá de ellos. No caigamos en la trampa.

Ryan Holmes originalmente ignoró a su consejero de la preparatoria cuando le dio el siguiente consejo: sigue tu corazón. Cuando se dio realmente de la importancia de esa sugerencia en 2008, Holmes fue capaz de transformar su pasión por las redes sociales en una plataforma de medios que hoy en día opera en más de 175 países.

Un inversionista ángel le dijo al cofundador de Hootsuite que su idea de una plataforma para programar y unificar redes sociales nunca iba a funcionar. Actualmente cuenta con 10 millones de usuarios, entre los que se incluyen 800 de las 1000 empresas del listado de Fortune.

“Aquel inversionista me dijo que mi idea tenía poco potencial y que debería repensar mi propuesta”. Holmes no tomó un no por respuesta.

Le hicimos 20 preguntas a Holmes para descubrir cómo fundó y ahora dirige Hootsuite y por supuesto, para saber cómo “suena” su corazón.

1. ¿Cómo empiezas tu día?

Lo primero que hago por las mañanas es checar mis redes sociales Tengo un stream conectado a un monitor con todas las referencias a Hootsuite. Lo hago para asegurarme de que nada ‘explotó’ por la noche. Una vez superado eso, trato de pensar en las grandes cosas que debo hacer en el día.

2. ¿Cómo terminas tu día?

De la misma manera. Antes de irme a dormir, checo de nuevo el stream. Es una manera de ‘tomarle el pulso’ a la compañía de manera rápida y ver de qué están hablando los usuarios, qué temas debo atender y que partes del producto funcionan bien.

3. ¿Qué libro cambió tu vida?

The Long Walk: The True Story Of A Trek To Freedom es una de las historias de heroísmo más maravillosas que he leído. Cuenta la historia del autor Slavomir Rawicz, un soldado polaco capturado por los soviéticos después de la Segunda Guerra Mundial para lograr su libertad, Rawicz se embarca por un increíble viaje a través de la tundra siberiana, el desierto de Gobi y las montañas del Himalaya hasta llegar a India.

4. ¿Cuál es el libro que más recomiendas?

An Astronaut’s Guide to Life on Earth del astronauta canadiense y habitante de la Estación Espacial Internacional el comandante Chris Hadfield. Es un amigo y una de las personas más valientes e inspiradoras que conozco. En el libro comparte historias de su vida como astronauta, pero también muestra como lo imposible puede hacerse realidad. Recomiendo este libro a todos aquellos que tienen sueños muy grandes y quieren ser fieles a sí mismos.

5. ¿Cuál es tu estrategia para mantenerte enfocado?

Como todos los emprendedores, mi atención debe estar en mil lugares a la vez. Lo que me ayuda a enfocarme es el ejercicio. Después de correr, hacer yoga o practicar el esquí, siempre tengo más claridad.

6. ¿Qué querías ser cuando eras niño?

Quería ser desarrollador de videojuegos. Pero después de la preparatoria decidí que lo más práctico era estudiar Negocios en la Universidad. Eso resultó ser un grave error. Me di de baja y abrí una serie de negocios, incluida una pizzería, antes de finalmente regresar a lo que me gusta, la vida digital.

7. ¿Qué fue lo que le aprendiste al peor jefe que has tenido?

Esta persona era un mal jefe, pero no una mala persona. Estaba trabajando en una pequeña compañía web y él simplemente no sabía lo suficiente de desarrollo de software para ser un líder efectivo. Fijaba fechas de entrega poco realistas para crear productos imposibles. Cosas como “Necesito que construyas Yahoo para mañana”. Todos los desarrolladores solamente asentábamos y decíamos que sí, pero nunca completábamos los proyectos.

8. ¿Quién te ha influenciado más respecto a tu forma de trabajar?

Mis padres. Mi mamá originalmente era una maestra de arte, así que siempre estuvo muy conectada con el diseño, la estética y la creatividad. Cosas que para mi son fundamentales en Hootsuite. Mi papá era un maestro de matemáticas y era mucho más analítico, lo que se me pegó. Creo que esta dinámica entre el lado derecho y el lado izquierdo de mi cerebro me ha ayudado mucho.

9. ¿Qué viaje te cambio?

Poco después de lanzar Hootsuite en 2009, viajé a Japón para conocer a los usuarios del producto. Éramos populares en Japón desde el principio y quería saber la razón. Fue increíble ver cómo mi plataforma estaba teniendo impacto en personas del otro lado del mundo.

10. ¿Qué te inspira?

Construir productos que ayuden a resolver los problemas reales de las personas. Recientemente trabajé en un proyecto llamado Oristand, un escritorio de US$25 hecho de cartón. Nos inundaron con comentarios positivos en redes sociales por parte de personas que necesitaban un escritorio, pero no podían pagar cientos de dólares Eso fue muy satisfactorio.

11. ¿Cuál fue tu primera idea de negocios y qué hiciste con ella?

Era un gran fan del paintball, pero es un hobbie muy caro. En la preparatoria mi hermano y yo tuvimos la idea de tener nuestro propio campo de juego cerca de nuestra casa. Fue un curso intensivo sobre cómo tener un negocio, desde la parte de mercadeo hasta cómo declarar nuestros impuestos.

12. ¿Cuál fue uno de tus primeros trabajos que te haya enseñado algo útil?

Cuando tenía 12 años, lavaba las ventanas de la tienda de ropa de mi mamá por US$5. Pronto me acerqué a los otros locales de la cuadra ofreciendo mis servicios. Nadie más lo hacía así que tuve mi primera lección emprendedora: encuentra un vacío y llénalo.

13. ¿Cuál ha sido el mejor consejo que has tomado?

Sigue tu corazón. Un consejero de preparatoria me dio esta sugerencia en la preparatoria, pero lo ignoré. Amaba las computadoras y los videojuegos, pero no pensé que podría tener una carrera en eso. Así que me metí a una escuela que no me atraía. Me tomó una década darme cuenta del error que había cometido y cambiar de dirección.

14. ¿Cuál ha sido el peor consejo que te han dado?

Cuando iba arrancando y haciendo el pitch inicial de Hootsuite a un inversionista ángel, me dijo que no había futuro en “esa cosa de las redes sociales”. Me dijo que mi idea tenía poco potencial y que debía repensar mi propuesta. Todavía me encuentro con ese inversionista y hasta la fecha me expresa su arrepentimiento.

15. ¿Cuál es tu tip de productividad favorito?

Cuando estoy contestando email, trato de seguir la “filosofía de los tres enunciados”. De esta manera, trato a cada correo como un mensaje corto para quitar “el extra” y dejar solo los puntos esenciales. Si tengo más que decir, entonces tomo el teléfono y marco.

16. ¿Hay alguna app que uses de manera diferente para seguir tu trabajo?

Tiendo a usar mi bandeja de entrada como una manera de ver mis pendientes, Pero para cosas como “comprar leche” uso una app que se llama Squarespace Note. Esta plataforma sirve para hacer anotaciones y mandarlas automáticamente a tu correo. Nada del otro mundo, pero muy útil.

17. ¿Qué significa para ti el término ‘balance vida – trabajo’?

Es algo que va cambiando con el tiempo. No es que si trabajo 40 horas esta semana soy más pleno que la siguiente semana en la que trabajaré 80. Trato de jugar con la línea de no sentirme retado a estar retado demasiado.

18. ¿Cómo evitas el burnout?

El ejercicio siempre ha sido mi escape. Amo los espacios abiertos y los deportes relacionados. También me gusta el yoga para aclarar mi mente y estar más preparado para enfrentar el día a día.

19. Cómo impulsas la innovación?

He visto que muchos problemas se resuelven por sí mismos si les das tiempo. Trato de no apresurarme al tomar decisiones. Los especialistas dicen que tenemos dos sistemas para tomar decisiones: un cerebro rápido y uno lento. El rápido sirve para mantenernos con vida en el mundo físico, pro a veces no le damos tiempo al cerebro lento para empezar a procesar. Mis mejores ideas llegan después de dormir y una buena ducha.

20. ¿Qué estás aprendiendo hoy?

En este punto de mi vida estoy buscando madurar la compañía. Las demandas están orientadas a procesos más eficientes e innovadores. Algo que es crítico cuando se trata de redes sociales.

11. Absorbe un poder maestro.

La mejor relación entre mentor y protegido es la más eficiente y la mejor manera de aprender. Te enfocas en una excelente fuente de conocimiento en lugar de buscar otras. Puedes adquirir una gran manera de pensar que toma toda una vida para desarrollar en una fracción del tiempo. Pero el objetivo debe ser siempre superarlas.

12. Escoge un mentor que te rete intensamente.

Carl Jung admiraba a Freud como pionero en su campo, pero era ambivalente respecto a ciertas partes de su teoría. Al tenerlo como mentor, aunque eventualmente se separaron, supo en donde no estaba de acuerdo con Freud, aprendió mucho y afiló sus propias ideas e identidad. Entre más rete tu mentor a los demás, más te retará a ti.

13. Absorbe el conocimiento de tu mentor por completo y luego transfórmalo.

Glenn Gould era el estudiante más prometedor de Alberto Guerrero. Gould aprendía lo que Guerrero le enseñaba y tomaba otra dirección. A sus 19 años se separaron, pero mucho después, Guerrero aun podía ver las cosas que le enseñó a Gould, totalmente absorbido pero transformado por su genialidad.

Es casi una maldición aprender de alguien brillante, puede ser muy intimidante.

14. Crea una dinámica de ida y vuelta con todas tus relaciones.

Freddie Roach, un legendario entrenador de box, encontró a su estudiante más prometedor en el futuro campeón mundial de las ocho divisiones, Manny Pacquiao. Era el estuante más intenso y, con el tiempo, aprendió a llevar las estrategias de Roach y sus instrucciones un paso más allá de lo que pudo haber hecho solo.
Las mejores relaciones son interactivas. Aprender el dogma de alguien más nunca es tan efectivo como adaptarlo y mejorarlo.

15. Domina la inteligencia social.

Una de las barreras más grandes al convertirse en maestro es tratar con los otros. Es muy fácil vivir la vida como una serie de batallas y escaramuzas sobre el poder que resultan ser menores. La idea de que mucha gente puede ser brillante y que no necesita tratar con una sociedad, es falsa. Los maestros usan la inteligencia social para amplificar sus habilidades, en lugar de convertir a otros en un obstáculo.

16. Acepta el criticismo y adáptate a las estructuras de poder y a la sociedad.

Ignaz Semmelweis era uno de los pioneros en usar técnicas antisépticas, algo que ha salvado millones de vidas. Nunca fue realmente adoptado en su tiempo debido a las personas arrogantes con las que trataba y su negación a probar sus ideas. Murió sin un centavo y abandonado a los 47 años.

Usa a aquellos en el poder, no los alejes. De otra manera, la genialidad se desperdicia.

17. Crea tu personaje meticulosamente.

Teresita Fernández, una escultura y ganadora de la “Beca Universitaria de la Genialidad MacArthur” podría haber dejado que los otros la definieran. La escultura y el trabajo con metal eran un medio masculino y ella podía haber sido fácilmente percibida como una novedad pasajera. Al pasar tiempo en su personaje, así como en su arte, ayudó a que tuviera más éxito.

Todos usamos máscaras en la sociedad. Estar conscientes de eso, en lugar de auto conscientes, nos permitirá ser más efectivos en cualquier situación.

18. Haz sufrir a los tontos y aprende a explotarlos.

El poeta alemán y novelista Johann Wolfgang von Goethe, pasó un periodo de su juventud en la corte de un duque prominente. Al aceptarlo, se encontró a sí mismo en una cultura de la corte claustrofóbica y mezquina. En lugar de unirse, uso este comportamiento como base en sus obras y novelas posteriores.

Hay muchos tontos que evadir. No participes o te hundas a su nivel.

19. Despierta la mente dimensional y sé audaz.

Después de salir del aprendizaje, la inclinación es ser conservativo para trabajar firmemente dentro de un campo y reglas familiares establecidas. La clave para ser maestro es rechazar el conservadurismo y ser muy audaz.

20. Absorbe todo y deja que tu cerebro haga las conexiones por ti.

El cerebro está diseñado para hacer enlaces. Cuando nos enfocamos firmemente en una tarea determinada, podemos tensarnos y nuestro cerebro se cierra. Los maestros leen y absorben todo lo que podría ser relacionado para estimular el cerebro en dar el salto.

Así fue como Luis Pasteur dio el salto a las vacunas. Pasó años desarrollando una teoría de gérmenes, lo que le permitió ver la importancia de un grupo de pollos que sobrevivieron a la inyección con un cultivo antiguo de enfermedades. Como él dijo: “La suerte favorece a aquellos con la mente preparada.”

Tener definido uno o más propósitos en la vida es fundamental para encontrar un estupendo estado de bienestar, hemos nacido para dar algo valioso y único al mundo, aunque a veces creamos que nuestra misión es pequeña, no es cierto, somos seres grandiosos que podemos dar mucho más de lo que estamos acostumbrados, basta con que nos propongamos trabajar en serio en un estilo de vida diferente.

Una frase popular menciona que “las personas que viven sin deseos han perdido el encanto de la vida” y esta afirmación es cierta, porque cuando hemos perdido la motivación por el logro de metas y objetivos entonces nuestra vida se vuelve insípida, simple, comienza a perder sentido y dirección, cuando somos presa de la rutina y nos hemos adaptado a hacer lo mismo de manera mecánica con poco ánimo, más siguiendo una automatización de la mente, entonces la vida está paralizada de alguna manera, no podernos darnos ese lujo, sabiendo que un gran poder nos acompaña.

Algunas personas utilizan mecanismos de defensa para manifestar que en realidad están bien, pero su rostro no refleja ese estado, hay una voz que no puede ocultarse y es la que está en nuestro interior, entonces debemos escuchar esa voz y cambiar las cosas que no nos satisfacen, bien, es necesario plantearnos adecuadamente conquistar nuestras metas.

Podemos impulsar un estupendo cambio de vida a través de la autosugestión, LOS AUDIOS SUBLIMINALES BUENA ACTITUD tienen la función de estimular su pensamiento con afirmaciones positivas que usted percibirá subconscientemente, cuando estas ideas se hayan repetido una y otra vez, entonces notará un cambio de actitud, internamente tendrá la fuerza para buscar dar lo mejor de sí orientando al cumplimiento de sus sueños, de esa forma tendrá un ingrediente esencial para lograr el éxito.

El logro de metas implica cambios, renovación, esperanza, deseos y transformación, es posible que usted sienta que sus niveles de bienestar son elevados, pero esa no es razón para no continuar mejorando, la vida tiene que ser espectacular.

En este plano material hay experiencias que son todo un paraíso pero no las vemos porque no nos atrevemos, tenemos miedo y eso es lo que nos detiene para volar alto como las águilas, En el libro que habla sobre EL ÉXITO SIN LÍMITES de ANDREW CORENTT descubrirá técnicas que le permitirán motivarse para conquistar lo que antes era inimaginable, este cambio de perspectiva vendrá inducido a la hora en que usted comprenda su capacidad creativa, la información presentada en este libro es tan valiosa que literalmente correrá en la búsqueda de experiencias renovadoras para su ser, su mente saldrá de la oscuridad del sometimiento, entonces cosechará en grande, como en verdad lo merece.

Para vivir en un mundo espectacular es necesario ser capaces de imaginarlo en primer momento, luego emprender todas las acciones necesarias a fin de conquistarlo, piense positivamente, las oportunidades son infinitas, si toma una decisión firme para conquistar su meta, la única opción es lograrlo, no existe otra, entonces hágalo, cambie el rumbo de barco de su vida a un puerto maravilloso.

En un mundo donde la brecha de género es el principal obstáculo para el desarrollo laboral y profesional de las mujeres así como el poco acceso a un financiamiento, la misoginia, los prejuicios o compromisos familiares; se requiere de un cambio social y cultural, pero, principalmente, que las mujeres derriben sus obstáculos internos.

Durante el Foro [email protected] de Inclusión y Diversidad de Masschallenge en la Ciudad de México, José María Urquiza, consultor de Spencer Stuart, mostró un estudio hecho por Mckensey en 2015 “The power of parity”, el cual demuestra que faltan 81 años para que exista paridad jerárquica entre hombres y mujeres, y 75 años para lograr paridad salarial. Para lograr que este tiempo sea menor, Urquiza mencionó que las mujeres emprendedoras son una pieza clave para lograrlo.

A este evento se dieron cita empresarias con años de experiencia en negocios, así como en otros empleos que tuvieron antes de iniciar su camino de forma independiente. Una de ellas fue Delfina Grossi, Sales Manager Google, quien busca promover que las mujeres decidan estudiar alguna carrera en ciencias matemáticas ya que solo el 1% de las mujeres en el mundo seleccionan alguna de estas licenciaturas.

Delfina reconoce que empoderar es un gran reto, además está segura de que “las mujeres creadoras de tecnología tienen una responsabilidad global para hacer un cambio en algo que impacte”.

Pero no sólo con tecnología se puede hacer un cambio. Tal es el caso de Saskia Niño de Rivera, fundadora y directora de Reinserta un Mexicano, empresa con cuatro años en operación, reconoce que México vive una crisis de seguridad. Ella busca que niños que viven dentro de los centros penitenciarios, adolescentes y personas inocentes que pagan alguna sentencia injusta, puedan reintegrarse a la sociedad con ayuda psicológica y talleres.

“Me gustaría que todos recapacitemos y autoanalicemos nuestros pensamientos y conductas hacia las personas que pasan por esta situación. Desde ahí podemos hacer un cambio”, dijo.

Sin embargo, todas las ponentes coinciden en algo: las mujeres deben de vencer sus miedos para lograr sus objetivos. Para inspirarte, Entrepreneur en Español te presenta los consejos de tres mujeres que vencieron el miedo.

1. Claudia Muchaluat.

Chief Digital Officer en IBM se desenvolvió durante muchos años en negocios liderados por hombres, como fue la automotriz. Con su experiencia, ella te da estos consejos para vencer los obstáculos.

• Abraza el miedo. Utilizarlo de forma positiva para que nos mueva a nuestros objetivos.

• Hacer networking entre mujeres hace la diferencia. No importa si son emprendedoras, estudiantes o sean empleadas en alguna institución o empresa

• Estar abierta a nuevos modelos. Esto incluye a la familia.

• Toma el riesgo. Comprender que hoy en día las mujeres se encuentran en un escenario que cambia constantemente y nunca se va a estar lista.

2. Sandra Morales López.

Chief Empowerment Officer de Girl Power mencionó que las mujeres ganan 23% menos que los hombres por realizar el mismo trabajo. Sin embargo, reconoce que hombres y mujeres tienen la misma capacidad y talento para realizar diversas actividades. Sandra da cinco consejos para las empresas y el manejo de capital humano:

• Retener al talento con más visión
• El talento no tiene género
• Revisar los CV sin importar el nombre
• Utilizar las nuevas plataformas
• Darle la vuelta a mujeres embarazadas, evitar la desigualdad por su condición

“A tu personal debes darle las comodidades para trabajar sin olvidar los objetivos. Vale la pena esperar a las mujeres que están embarazadas porque al final siempre estarán agradecidos contigo por la oportunidad”.

3. Cristina Macaya.

Managing directora de Crepes & Waflles contó su historia y las experiencias que vivió durante su camino hasta llegar a su actual negocio.

“No es tema de dinero, es de pasión. No hay límites, lo más importante es creer en ti”.

Hoy comparte cuatro frases que fueron su motivación:

• Un hobby te hace mover montañas. ¡Hazlo!
• El único límite eres tú
• Cuando tienes un proyecto de vida no importa el tiempo
• Lo importante es llegar rápido sino lejos

Por su parte el consultor de Spencer Stuart se pronunció a favor de colocar a mujeres en altos puestos pero reconoce que un factor de esta brecha entre hombres y mujeres se debe a los obstáculos internos de ellas mismas.

“La duda sobre su valor, no hacer oír su voz o no autopromocionarse. Es una conducta que se debe cambiar”.

También rescató que “la inclusión de la mujer es una buena práctica internacional para incrementar la rentabilidad de las empresas, pues las mujeres representan el 51% de la población a nivel mundial”.

Además agregó que las mujeres son buenos elementos en las empresas porque no son egoístas, resuelven y tienen sensatez ante el riesgo.

Y tú, ¿incluirías a más mujeres en tu equipo?

Ken Segall, fue el hombre que trabajó por más de una década al lado de Steve Jobs, quien revela que la clave en los negocios es la simplicidad y creatividad.

Sin duda que todo emprendedor al buscar el éxito en su negocio, inmediatamente piensa en hacer muchas cosas para ver que su producto o servicio que se comercializa tenga éxito. Sin embargo, lo que realmente es efectivo es la simplicidad.

Por eso que Steve Jobs y Ken Segall optaron por la simplicidad lo que ayudó a Apple a convertirse en la empresa más valorada del planeta. En efecto, para ellos, la simplicidad era una religión y también su mejor arma.

Así que Ken Segall, como director creativo de una agencia de publicidad, jugó un papel fundamental en el éxito de Apple y contribuyendo a su lanzamiento creando campañas de marketing tan decisivas como, por ejemplo, “Think different”, que fue decisiva para que el público se familiarizase con el primer producto de Apple, el iMac, que precedió a los conocidos iPod, iPhone e iPad.

Entonces, ¿cuáles son las claves para lograr que la empresa tenga éxito?

1. La simplicidad

La simplicidad es uno de los factores clave y también el desarrollar una forma de ver todo con un lente de simplicidad. No solamente se trata de productos, páginas web o servicios, sino la manera en que fueron creados estos productos. Para Segall, se puede hacer que la simplicidad sea parte de lo que define una empresa y una vez esto haga parte de la cultura, hay que comenzar a direccionar el comportamiento de todo el mundo para la mejor toma de decisiones.

2. El lenguaje

Algo importante en la búsqueda de la simplicidad es la capacidad de transmitir el concepto de la marca en manera sencilla y atractiva, siempre teniendo en cuenta que se habla con seres humanos quienes desean algo diferente a lo ofrecido en el mercado. Por eso que una estrategia que ayuda en este aspecto es practicar con un niño de seis años o una hoja de papel.

3. La guerra

También Segall indica que “declarar la guerra” a la competencia de una manera correcta ayudará a reafirmar el concepto de la marca y a ganar más clientes. Lo ideal es siempre demostrar que los productos o servicios son mejores.

4. La creatividad

Es uno de los aspectos más importantes en cualquier empresa, incluso si no hay un producto innovador, pues se trata de pensar de una manera diferente así no se tenga un producto distinto. Lo diferente puede ser la estructura interna de la compañía, qué tan rápido una idea puede pasar de ser un concepto a un producto terminado.

5. El amor

Para lograr el éxito en todo lo que se tenga en mente, hay que hacerlo con amor y pasión, lo que debe verse reflejado en cada elemento que conforme a la empresa, desde la parte comercial e innovación, hasta nivel interno, es decir, con todo el equipo de trabajo. En este sentido, Segall asevera que se debe tener una buena cultura empresarial y plasmarla en cada producto, para que, así, la gente también se enamore y nunca deje de consumir.

La perspectiva es algo chistoso. Si ves hacia adelante, el camino parecerá algo incierto y el futuro impredecible. Si ves hacia atrás verás que todos los puntos parecen conectarse, excepto los que marcan las decisiones y riesgos que no tomaste.

Aquí hay 10 elecciones que algún día te arrepentirás de haber tomado:

1. Elegir el dolor del arrepentimiento sobre el de la disciplina.

Las peores palabras que puedes decir son: “si yo hubiera…” Piensa en todas las cosas que te gustaría haber hecho pero no pudiste.

¿Qué hiciste en lugar de eso? Piensa en esa cosa que has soñado con hacer desde hace 5 ó 10 años pero que no has podido y medita lo bien que te sentirías si lo hubieras logrado.

Comenzando hoy, haz lo que deseas y en 5 ó 10 años cuando lo recuerdes no te arrepentirás. Seguro será difícil y doloroso pero no tanto cuando veas al pasado y no sepas qué pudo haber pasado.

2. Elegir no ser valiente.

Ser valiente no significa que no tienes miedo, de hecho es lo opuesto. El coraje sin pensamiento o significado es imprudencia. La gente valiente simplemente ha encontrado algo que importa más que el miedo.

Digamos que tienes pavor de iniciar un negocio, encuentra una razón que te motive más: crear un mejor futuro para tu familia, querer hacer una diferencia o esperar por una vida más gratificante y plena. Una vez que encuentres el gran significado, también hallarás el coraje. No veas el miedo como algo que debas encoger, sino algo que tienes que superar.

3. Elegir no decir “lo haré”.

Una vez un jefe me pidió algo que parecía imposible. Yo dije “está bien, lo intentaré”. Me dijo que no importaba, mientras no renunciara, lo terminaría. No importa tratar, la persistencia es lo que realmente hace una diferencia.

Muchas veces decimos “lo intentaré” porque eso nos da una salida. Nuestros egos e identidades no están en riesgo pues al final sólo estamos “tratando”. Cuando digas “¡lo haré!” tu perspectiva cambiará. Lo que antes parecía insuperable no es cuestión de suerte, sino del tiempo, esfuerzo y persistencia. Cuando lo que haces realmente importa, no digas “lo intentaré”, di “lo haré” y luego querrás cumplir esa promesa.

4. Elegir no tomar las oportunidades.

Tal vez nunca elabores el plan de negocios perfecto o encuentres a los socios o mercado ideales, pero sí puedes hallar un gran momento para comenzar, porque ese instante es ahora.

El talento, la experiencia y las conexiones son importantes, pero si te esfuerzas en todas las cosas nuevas, algo debe funcionar. Además, después de que aprovechas suficientes oportunidades, con el tiempo te volverás más habilidoso y experimentado.

5. Elegir no moverte.

La familiaridad crea comodidad, pero ésta es el enemigo del progreso. Si tienes una gran oportunidad y lo único que te detiene es el pensamiento de moverte, muévete. Si quieres estar más cerca de tu familia o amigos y lo único deteniéndote es la idea de moverte ¡hazlo! Si quieres ser más cercano a la gente que piensa y actúa como tú, ¡hazlo! No te preocupes, pronto encontrarás nuevos lugares a los que puedas ir, desarrollarás nuevas rutinas, tendrás nuevos amigos y una buena perspectiva de la vida.

6. Elegir no dejar ir las cosas.

La amargura, el resentimiento y envidia son como tomar veneno y esperar a que la otra persona muera. Tú eres el único que pierde. La vida es muy corta como para guardar rencores. Deja ir esos sentimientos y gasta tu energía en apreciar a los individuos que amas.

7. Elegir no disculparte.

Todos cometemos errores, así que hay cosas por las que debemos disculparnos: palabras, acciones omisiones, entre otras. Trágate tu miedo u orgullo y pide perdón. Después ayudarás a la otra persona a librarse del resentimiento para empezar de nuevo.

8. Elegir no usar tus planes de respaldo.

Éstos pueden ayudarte a dormir mejor y darte una salida cuando las cosas se pongan difíciles. Si de alguna manera pasa lo peor (aunque lo “peor” nunca es tan malo como piensas) confía en que encontrarás una forma de recuperarte. Mientras sigas trabajando duro y aprendas de tus errores, siempre podrás.

9. Elegir ser orgulloso.

No seas tan orgulloso como para admitir que cometiste un error, tampoco como para tener sueños grandes o pedir ayuda a otras personas. No tengas miedo de aprovechar una oportunidad y caerte, levántate y sigue adelante.

10. Elegir que no te importe.

El rechazo, la tristeza y el fracaso duelen. ¿Qué puedes hacer? Si decides que no te importa, no saldrás lastimado. Pero después nunca llegarás a experimentar la emoción de la conexión, la felicidad y el éxito.

Escoge seguir en el juego y que te importe.

Muchos ejecutivos pasan de reunión a reunión o de crisis a crisis sin pensar siquiera en el razonamiento que hay detrás de sus apretadas agendas. Comúnmente, utilizan muy poco tiempo en actividades que realmente ayudan a alcanzar sus principales metas y suelen presentar una falta de coherencia entre prioridades y distribución de horas.

Es importante que pienses cuidadosamente por qué realizas una actividad en concreto y qué es lo que esperas obtener de ella. Para ello debes establecer cuáles son tus metas más importantes y determinar si tu horario de acuerdo con este ranking.

Para lograrlo, sigue estos seis pasos:

1. Escribe todo

Incluye las tareas rutinarias que tienes diaria o semanalmente así como tus grandes proyectos profesionales. Si pasas todo tu tiempo respondiendo a las crisis o haciendo las tareas de los demás pronto te hundirás y nunca lograrás tus metas.

Para poder salir adelante, debes pensar qué es lo que quieres hacer. Esto puede incluir objetivos a largo plazo como avanzar en tu carrera, o a corto plazo como desarrollar una nueva habilidad. Incluye todas estas aspiraciones en tu lista. Sé lo más detallado posible y añade todas las tareas y metas que se te ocurran.

2. Organízate según el tiempo

Divide tu lista en tres categorías de tiempo:

– Aspiraciones en tu carrera: Se refiere a los objetivos en largo plazo, es decir a cumplir en al menos dentro de cinco años.
– Objetivos: Metas profesionales a alcanzar entre tres meses y dos años.
– Propósitos: Acciones que deberían guiar tu trabajo diario o semanal.

Asegúrate que cada objetivo contenga uno o dos propósitos asociados. Si alguno de ellos no tuviera un propósito, piensa cuál será el siguiente paso que debes dar para alcanzar esa meta en particular e inclúyelo en la lista.

3. Jerarquiza tus objetivos

Piensa en qué es lo que quieres hacer, para qué eres bueno y qué necesita el mundo de ti. Estas ideas son completamente diferentes la una de la otra.

Determinar qué es lo que quieres es crítico para jerarquizar tus decisiones. Por ejemplo, si realmente deseas inventar el nuevo producto de tu empresa, entonces debes rankear ese objetivo hasta arriba.

Después, pregúntate a ti mismo en qué sobresales y qué objetivos van de acuerdo con tus fortalezas. Nuevamente, debes posicionar este objetivo en donde tengas una ventaja competitiva en los primeros lugares de tu ranking puesto que será más fácil que los consigas debido a tu personalidad o habilidades.

Finalmente, pregúntate qué es lo que el mundo necesita de ti. No puedes ser completamente productivo si sólo observas el lado de la oferta. También debes considerar el de la demanda; es decir, lo que el mundo, tu empresa o tu jefe necesitan de ti.

Escribe dos o tres objetivos principales para tu organización y piensa cómo medirás tu desempeño. Pregúntate a ti mismo qué puedes cambiar que te ayude a alcanzar el éxito: quizá sea visitar más clientes o reclutar talento.

4. Jerarquiza tus propósitos

Tus propósitos, o acciones a seguir, por lo general se pueden dividir en dos categorías: propósitos facilitadores, que son los que ayudan a cumplir objetivos, y los propósitos asignados, es decir aquellos que te fueron dados. Primero decide qué objetivos van en qué categorías y después haz un ranking de los más a los menos importantes.

Por ejemplo, terminar mi libro era algo muy importante para mí, por lo que escribir el primer borrador de un capítulo solía ser mi propósito facilitador principal. Estos propósitos también pueden impulsar un objetivo de otras maneras. Imagina que te asignan un nuevo proyecto (es decir, un objetivo) que requiere de tu completa atención. Entonces, querrás deshacerte de la mayor cantidad de pendientes posible. Terminar los propósitos menos importantes también te alejará de preocupaciones.

Enlista y jerarquiza tus propósitos facilitadores basándote en la importancia del objetivo y en cuánto ayuda un propósito en particular a alcanzarlo.

Las tareas asignadas se refieren a los pendientes diarios que por lo general suelen parecer ajenos al gran panorama. Son muy diferentes a los facilitadores que te ayudan a obtener tus objetivos. Aunque las tareas asignadas son inmediatas y concretas, esto no significa que sean lo suficientemente importantes para consumir tu tiempo. Considéralas con prioridad baja y usa el menor tiempo posible en ellas.

5. Evalúa cómo gastas el tiempo

Una vez que has jerarquizado tus objetivos y propósitos, determina qué tan efectivo es tu horario de acuerdo a ellos. Toma tu calendario y responde a estas seis preguntas:

– ¿Cuántas horas pasas en el trabajo a comparación de otras actividades?

– ¿Cuáles son las tres principales actividades en el trabajo en las que usas tiempo?- ¿Cuántas horas a la semana gastas en juntas, haciendo reportes o respondiendo correos?

– ¿Tu horario semanal será similar dentro de un año?

– ¿Cuáles serán las tres principales actividades en las que usarás tu tiempo el próximo año?, ¿Cambiarán a las que tienes actualmente?

– ¿Cómo medirás los éxitos y fracasos el próximo año?

– Compara tu distribución de tiempo con tu ranking de objetivos y propósitos. ¿Qué porcentaje de tu tiempo usas en las actividades que te ayudan a alcanzar tus mayores objetivos? ¿Cuánto tiempo usas en tareas de poca importancia?

6. Actúa

Probablemente descubras que usas menos de la mitad de tu tiempo en tus prioridades. Algunos profesionales nunca piensan en sus objetivos y propósitos, por lo que terminan olvidando o rezagando las metas más importantes. Evita que esto te ocurra a ti.

Dar un paso atrás no necesariamente es una señal negativa. Y es que muchas veces para avanzar debemos examinar el escenario desde un ángulo distinto.

Si eres líder de una empresa, este es el momento perfecto para hacerlo. Comienza un nuevo año laboral e ir en busca de mejoras a veces puede estar relacionado a formar nuevos hábitos, no sólo para el negocio sino para uno mismo.

Claro está que los empresarios dedican más horas y días de lo normal a sacar adelante sus proyectos, pero muchas veces no se dan cuenta de la importancia que es cuidar a quien dirige el barco.

El portal INC te recomienda algunos de los hábitos científicamente comprobados, que te ayudarán a impulsar tu bienestar en pro de tu liderazgo empresarial.

1. Aprende a separar tus finanzas

Cuando eres dueño de tu propia empresa, es más probable que puedas ignorar tus propias decisiones con respecto a las finanzas. La recomendación es aprender a conocer nuestra tolerancia al riesgo tanto como sea posible y separar las finanzas personales con las empresariales.

Mantener un capital personal separado puede contribuir al ahorro sobre todo cuando la idea de pedir préstamos comerciales está presente. En definitiva, mantener los gastos personales y comerciales por separado no sólo puede protegerte de un caso desafortunado puntual sino también ante problemas mayores que puedan llevar a tu negocio derecho al fracaso.

2. Elimina la indecisión y prioriza

¿Alguna vez has pensado en cuánto tiempo pasas tratando de decidir entre distintas opciones? Es verdad, algunas de estas decisiones son importantes para tu negocio y merecen toda la energía y atención posible, mientras que otras más bien cotidianas, parecen exigir más tiempo del necesario.

El día tiene 24 horas y ese tiempo aprovéchalo de la forma más productiva posible. Tomar decisiones que vayan en pro de eliminar la indecisión te dará más tiempo dedicarle a temas que realmente importan. Una planificación el día anterior, podría ayudar mucho más aún.

3. Apasiónate por un hobby que no tenga relación con tu negocio

Las actividades fuera de tu horario laboral no sólo ayudan a liberar el estrés sino que aportan una serie de beneficios que también pueden traspasarse a lo empresarial. Un estudio realizado por la Universidad de San Francisco reveló que los pasatiempos pueden aumentar el rendimiento laboral entre un 15% a un 30%.

Si ya estás explorando sus beneficios, impulsar a tus colaboradores a tomar el mismo camino es la opción. Cuando los trabajadores tienen sus propios pasatiempos, tienden a ser más empáticos y colaboradores con sus propios compañeros.

4. Socializa tanto como puedas

La industria donde pertenece tu negocio no es importante, sino las redes que has logrado crear. La clave está en asistir a la mayor cantidad de convenciones y talleres posibles. Y es que independiente de si son parte de tu área o no, esa reunión puede ser la oportunidad para conocer a personas que jamás conocerías en otros contextos.

Es una excelente forma de comercializar no sólo tu negocio, sino también tu persona. No dejes de darte esa ventaja.

5. Lee más y más libros

Textos disponibles para mejorar las habilidades al momento de liderar, de emprendimiento, de márketing, hay disponibles. El tema es que dediques parte de tu tiempo diario a leer y seguir aprendiendo de forma contínua, ya que la lectura te puede proporcionar conocimientos que en otros lados no encontrarás.

Sólo ten presente que Bill Gates analiza unos 50 libros por año y asegura que aprende más de la lectura que cualquier otra actividad.

Es tiempo de que te enfoques en lo debes mejorar y lo mejor de todo, es que los hábitos anteriores te ayudarán en lo personal y lo profesional. Te proporcionarán un mayor rendimiento en el gasto del tiempo y la toma de decisiones. Conviérte estos hábitos en propios, porque sólo te traerán beneficios.

Y tú, ¿qué estás esperando?

Para muchas personas, tomarse un rato de tiempo libre es una obviedad. ¿Días de fiesta de la empresa? ¿Días de vacaciones pagadas? ¿Desactivación del correo electrónico?.

Pero para los emprendedores y para los que trabajan en startups, no debe de haber tanta presión para trabajar constantemente. Los días que son vacaciones son días en que el trabajo no se hará, aunque siempre haya cosas urgentes para hacer.

Como fundador, a menudo, me siento culpable de tomar días de descanso. Afortunadamente, cada vez que lo hago, me acuerdo del valor que aporta, no sólo para mi bienestar personal, sino también para el éxito de mi empresa.

A continuación tres razones por las que debes darte un descanso de vez en cuando.

1. Los descansos aumentan la productividad

Haciendo tu mejor trabajo requiere energía y concentración, y nadie las tiene las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Date tiempo para descansar o para gastar energía de una manera diferente. De esta forma, volverás al trabajo listo para ser más productivo que nunca.

Si la idea de que un rato en la playa aumenta tu productividad te parece que no es cierta, en otras culturas donde la gente toma más vacaciones durante el año, los empleados son más productivos por hora trabajada. Para ser más productivos, tómate descansos cada ciertas horas trabajadas.

2. La relajación estimula la creatividad

Siempre que has estado luchando con un problema durante todo el día en el trabajo, muchas veces tienes la solución cuando te duchas al día siguiente. Eso no es una coincidencia. La dopamina es desencadenante clave de la creatividad, y los acontecimientos que te hacen sentirte bien y relajado causan su liberación.

Dicho de otro modo: Alejarte de tu trabajo del día a día y pasar algún tiempo nadando en el mar o ir de excursión a las montañas, puede hacer que te llegue ese momento “aha”. ¿No tienes tiempo para ir a tomar aire libre? Date permiso para hacer un día de spa en casa, o una maratón de películas, o ponte a cocinar pasteles y galletas. Algo que te relaje y te haga feliz.

3. No hay mejor momento

Esto no es de aplicación si tu negocio está relacionado con el comercio local, pero, para muchas empresas, cuando se trabaja menos es en los periodos de vacaciones: como por ejemplo, agosto o en las navidades. Se reduce drásticamente la capacidad de hacer negocio con otros, ya que muchos de ellos están de vacaciones. Puedes utilizar estos periodos como una ventaja para ti y aprovecharlos también.

¿Tienes compromisos familiares durante las vacaciones que no te van a permitir tener tiempo para relajarte? Entonces, trata de combinar los planes: Puedes aprovechar la visita a la casa de tus padres para tomarte algunos de relax cerca de ellos.

Durante las próximas semanas, date un permiso para estar durante unos días fuera. Deja de lado al ordenador, apaga tú móvil y pasa por alto la necesidad de escribir emails. Tómate un tiempo para relajarte, aunque sea por unos días, te ayudará a tener la cabeza más motivada, con más energía y con más inspiración. Tu startup se va a beneficiar.

Cuántos de ustedes amarían conocer el futuro y absorber ahora las lecciones que las personas aprenden demasiado tarde en la vida?

Desde la semana pasada, hemos estado pensando: qué otro conocimiento podría tener un impacto increíblemente positivo en nuestras propias vidas? y si respondiéramos esa pregunta, estaríamos dispuestos a compartirlo con ustedes.

Fue entonces cuando se nos ocurrió esta idea. Afortunadamente, todos tenemos muchos años por delante, entonces, por qué no aprender de aquellos que han caminado por el camino antes que nosotros, los que se han enfrentado a la vida y todavía están vivos para contar las historias?

Qué sorprendente sería aprovechar su conocimiento en este momento de tu vida. Si sabes de lo que más se arrepienten, las lecciones que tomó décadas para aprender, tal vez, solo tal vez, puedes jugar de forma inteligente y tomar mejores decisiones a partir de hoy.

Te recomendamos que tomes una hoja de papel y doblemente revises si estás de acuerdo o en desacuerdo con los artículos que mencionaremos en esta lista.

Ten en cuenta que estas lecciones se agregan a partir de personas que alcanzaron el éxito y vivieron los estilos de vida que la mayoría de ustedes están teniendo dificultad para vivir.

Así es como este artículo llegó a ser.

Estas viendo las lecciones que la mayoría de la gente suele aprender demasiado tarde en la vida.

Número 1: Todo es temporal

Incluso lo dijimos en nuestra introducción, creemos que todavía tenemos muchos años por delante.

Dependiendo de tu edad, ni siquiera piensas eso muy adelante, pero incluso tú mismo eres temporal.

Hacer frente a la idea de que todo lo que haces, cada persona que conoces, todo lo que construyes … Es temporal, puede ser una experiencia que te hará perder la realidad.

El perro de la familia es temporal, tus relaciones son temporales, los artículos que compras son temporales, nada realmente dura.

Es una de esas cosas que solo puedes entender cuando ya has visto que sucede en tu pasado. Todos queremos vivir para siempre … Todos queremos ser eternos.

Pero todo lo que hagas, en algún momento se habrá ido y la gente lo habrá olvidado.

¡Así que podría ser mejor! En algún momento, sea cual sea el resultado, se habrá ido y olvidado.

Número 2: La vida no es justa.

Sí, estabas esperando algo más. Lamento decepcionarte con la verdad.

La promoción probablemente irá a alguien que ha sido amable al hablar con el jefe, a pesar de que eres el más calificado y trabajas más duro.

Tal vez le guste más el idiota, a pesar de que piense que sería el hombre perfecto para ella.

Estás experimentando la vida a través de tus propios ojos, por lo que serás parcial sin importar nada.

No vivimos en un mundo perfecto e incluso si lo hicieras, no te importaría mucho como individuo.

Somos 8 mil millones de personas, el mundo no te debe nada. Solo porque creas que te mereces algo, no significa que lo vayas a conseguir.

Número 3: La familia importa más que los amigos.

Recuerdas el primer artículo en esta lista? No puedes elegir familia, pero nadie estaría dispuesto a ir más allá de ti que ellos.

¡Los amigos son increíbles! Ten tantos amigos como puedas, pero la familia es algo especial, algo que la mayoría de la gente parece ignorar en estos días. Mientras que los amigos estarán a tu lado en las trincheras, ninguno de ellos se arriesgaría por ti.

La familia es la única que realmente estaría dispuesta a ponerte por encima de ellos. No los tomes por sentado. Habla con tus padres mientras los tienes contigo. Habla con tus hermanos y no dejes que la relación se enfríe.

Pasa tiempo con tus hijos, porque te necesitan más de lo que crees.

Número 4: Otros te tratan como a ti mismo, no como a ellos.

No es extraño cuando te das cuenta de que la actitud de otra persona hacia ti depende de ti y no de la otra persona? La forma en que te presentas, lo que piensas de ti mismo, quién eres como individuo, todo esto está bajo tu control.

Puedes elegir crecer, aprender, mejorar. Tú, como individuo, eres la suma de tus experiencias y creencias. Una vez que aceptas por completo un conjunto diferente, la percepción total del mundo sobre ti cambiará.

Piensa en este pequeño experimento, si te mudaras a una nueva ciudad donde nadie te conociera, usaras ropa diferente, escucharas diferente música, comenzaras a hablar de manera diferente y cambiases tus intereses, las personas con las que te encontrarás allí, aceptarán tu nuevo versión porque esta es la realidad que encuentran primero.

Ten más respeto por ti mismo, incluso exígelo. Defiéndete de lo que crees y no dejes que otros te pisen. Son estas pequeñas cosas las que te perseguirán cuando seas mayor.

Número 5: Los sacrificios que hagas hoy pagarán dividendos en el futuro.

Muchos de los que están en el último trimestre de sus vidas recuerdan las malas decisiones que han tomado, especialmente el tiempo que desperdiciaron.

Siempre es más fácil ver dónde podrías haber hecho mejor cuando miras al pasado.

Muchos de ellos están de acuerdo en que con solo un poco más de jugadas estratégicas podrían haber estado en una posición mucho mejor de la que se encuentran en este momento.

Todos lamentan no haber leído más temprano y ninguno recuerda el tiempo perdido viendo la televisión.

Si fueran más inteligentes con su tiempo, no habrían sacrificado tanto como lo habían hecho.

Número 6: Sacrificar tu salud por el éxito o la riqueza no vale la pena.

Es extraño ver esto después del punto anterior, pero definitivamente es cierto.

Tenemos una tendencia a querer siempre más y muy pocas personas saben cuándo detenerse.

El dinero es lo más importante en el mundo cuando no lo tienes. Una vez que lo tienes, ya no importa mucho.

Nadie quiere sacrificar su propia salud en la búsqueda del dinero o el éxito, pero muy pocos están dispuestos a hacer los ajustes necesarios para protegerse a sí mismo sobre la ganancia potencial.

Con la vejez, mirarás hacia atrás y pensarás que eres un tonto por no prestar más atención a la única cosa que podría darte más tiempo con las personas que amas.

Número 7: El miedo a la vergüenza o la crítica te impidió ser quien eres en realidad.

Tienes una oportunidad para la vida, así que … ¡Bien podrías hacerlo!

La razón principal por la que la mayoría de las personas fallan en cualquier cosa en la vida es porque ni siquiera lo intentan.

Todos encontramos excusas o intentamos proteger nuestra imagen percibida de lo que otras personas puedan pensar de nosotros, pero al final, no importan. Es una elección que debes hacer tú mismo:

Quien quieres ser?

¿Serás tú mismo o serás alguien que otras personas esperan que seas?

No eres nada que se rompa, nada que se desvanezca, nada que pueda olvidarse… Si no te rompes, ni te vas, ni te olvidas tú de ti mismo.

No eres nada que pueda perderse si no decides perderte, ni que pueda pisarse si no eres tú quien se pisa.

No eres nada que pueda ser callado o suprimido si tú no quieres callar ni esconderte, si no te levantas un día y te dices a ti mismo que te largas de tu vida y habitas el vacío. Que ya no cuentas en tu mundo y te desmarcas de todo lo que realmente te hace sentir. Absolutamente todo lo que pasa en tu vida te ha pedido permiso antes… Y a veces, aunque duela admitirlo, sabes que has dicho sí…

No eres lo que no decides ser.

Aunque sí eres lo que imaginas y temes, al mismo tiempo… Porque todo llega a ti para ser comprendido, aceptado, expresado a través de ti, admitido, besado, sentido, perdonado, trascendido y soltado a un mar de nada que ya no vuelve a ti.

Eres lo que te das permiso para ser y creer que eres y todo aquello de lo que llevas tiempo huyendo y sabes que vas a tener que afrontar. Siempre llama a la puerta, siempre vuelve en otro lugar, con otra cara, en otras circunstancias, pero lo ves y reconoces, sabes que es lo mismo, otra vez… Que reaparece esperando que ahora, que has descubierto que eres capaz, sepas comprender qué significa y tomes la decisión de fundirte con la vida, que aceptes, que bailes con la incertidumbre y te des cuenta de que has estado huyendo de tu premio, de tu paz, de ti…

Eres lo que te gusta pensar que eres mientras te culpas por no haberlo conseguido todavía y lo que llevas tiempo buscando por todas partes y aún no te has dado cuenta de que está prendido a tu espalda y te ha acompañado toda tu vida.

Eres lo que sueñas aunque te dé miedo soñarlo porque en el fondo no lo crees merecer…

Eres esa persona indecisa que ves en todas la personas indecisas con las que te cruzas, la persona triste que ves en todas la personas tristes, la persona cansada que ves en todas la personas cansadas… Eres la persona maravillosa que ves en todas la personas maravillosas, incluso cuando no eres capaz de verlas así, tal y como son porque la rabia y el resentimiento te nublan los sentidos.

Eres esa roca que se queda quieta dejando que el mar le susurre palabras de espuma y la arena que se desliza diminuta en él y se deja llevar hasta encontrar una orilla donde descansar.

Eres todo lo que te asusta ser, justamente porque te asusta y la vida te lo pone delante para que dejes de huir. Para que puedas superar ese dolor y pases a la fase siguiente en la que hay otros fantasmas hasta que un día te des cuenta de que te estás buscando siempre a ti y que durante todo el camino lo que te daba miedo era enfrentarte a ti mismo.

Eres todo lo que amas, porque cuando amas el tiempo se para y eres uno con todo lo hermoso que te rodea y no hay nada que pueda arañar tu perfección.

Eres como eres y dejar de huir de ello va a cambiarte la vida… Eres tus esquinas más suaves y tus aristas más punzantes… Tus pensamientos más tristes y tus ideas más brillantes… Tus súplicas más ancestrales y tus ganas más locas por vivir… Todas tus espinas y todas tus risas. Tus lágrimas y tus certezas.

Eres el producto final de tus pensamientos.

Eres lo que callas y lo que gritas. Lo que quieres olvidar y vuelve a ti sin poderlo evitar precisamente porque quieres olvidarlo sin haberlo aceptado ni comprendido, sin haber sacado la lección de ese dolor y haberle dado la vuelta a la historia… Eres lo que intentas retener en tu memoria para que no se pierda y sin querer se desvanece, obviamente para demostrarte que no poseemos nada y que apegarse a algo es la forma más rápida de hacer que se esfume entre tus manos.

Eres la medicina que necesitas mientras vas por la vida buscando amor en brazos que no abrazan y regalando besos a cambio de respeto, de algo que se parece a la paz pero que en realidad es una calma tensa que precede a un llanto sordo… Algo que se parece a la felicidad pero en realidad es una descarga hormonal que te recuerda que estás vivo y que la biología se pone de tu parte cuando decides animarte un rato y nada más…

Eres esa persona que necesita el mérito y la medalla para amarse y conseguir que ese amor le dure sólo cinco minutos… El que confunde la adulación con la admiración y el interés con la amistad. El que cree que ir intentando cambiar a los demás es ayudarles y aportar valor cuando en realidad es incapaz de tolerar la frustración de que el mundo no sea como él cree que debe… Porque mientras te decides a dar el paso hacia ti mismo el mundo no para de girar. Porque nunca te apeas de esa noria que hay en tu cabeza que siempre da vueltas sobre lo mismo y siempre te cuenta las mismas historias que nunca acaban esperando a que las escribas.

Eres el que por fin un día se da cuenta de todo esto y sabe renunciar a lo que no necesita de verdad y ponerse en marcha para lo verdaderamente importante. El que descubre que su paz y su felicidad son una decisión propia y que no tiene que cambiar el mundo sino amarlo tal y como es… El que se sorprende encontrando fácilmente aquello que parecía imposible, porque advierte que con humildad se hace visible lo invisible y con paciencia se llega a cualquier meta porque se ama el camino.

Eres el que al final conquista sus sueños porque se percata de que siempre habían sido suyos, pero nunca había creído lo suficiente en sí mismo como para acercar la mano y poderlos tocar. El que se levanta cada día a pensar del cansancio y confía en saber encontrar la forma de ser sin límites ni excusas, sin coartadas para negarse lo bueno que merece, sin postergar más lo que sabe que debe asumir. El que se mira a sí mismo y, a pesar de la niebla, al despertar y dice siempre “buenos días, vida”.

 

 

 

Subir »
FB