Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

habitos¿Alguna vez te has establecido la meta de formarte un nuevo hábito, únicamente para encontrarte no haciéndolo después? Sé que yo lo he hecho.

¿Por qué es tan difícil formar buenos hábitos? ¿Por qué cuesta tanto ser consistente con el cambio? ¿Cómo es que podemos tener toda la intención de convertirnos en mejores personas, pero luego ver muy poco progreso? Y aún más importante, ¿hay algo que podamos hacer?

Tus metas de vida no son tus hábitos

Las audaces metas de vida son fabulosas. Nos enorgullecemos de tenerlas. Pero es posible que esas metas estén diseñadas para distraerte de lo que realmente temes –el cambio en tus hábitos diarios que podría significar una reinvención de cómo te ves a ti mismo. – Seth Godin.

Todos tenemos sueños y esperanzas. Si no los tienes, no eres del tipo de persona que leería este artículo. Y la mayor parte de las veces, tenemos al menos una idea general de cuáles son esas metas: la forma en que queremos que luzcan nuestros cuerpos y la buena salud que queremos disfrutar, el respeto que queremos conseguir de nuestros colegas y el importante trabajo que queremos crear, las relaciones que queremos con nuestras familias y amigos y el amor que deseamos compartir.

En general, esto es algo bueno. Es agradable saber qué es lo que quieres, y tener metas te da una sensación de dirección y propósito. Sin embargo, hay una forma en la que tus esperanzas y sueños te sabotean e impiden que seas mejor: tus deseos pueden seducirte fácilmente a morder más de lo que puedes tragar. Esto es lo que quiero decir:

– Te inspiras por The Biggest Loser, vas al gimnasio, pero te ejercitas hasta el cansancio, por lo que necesitas los próximos tres meses para recuperarte.

– Finalmente tienes la necesidad de escribir tu libro, escribes todo el fin de semana y después regresas el lunes al trabajo y te olvidas de él.

– Te motivas por las historias de tus amigos de viajes a diferentes países, por lo que empiezas a planear el tuyo alrededor del mundo, terminando abrumado por los detalles y quedándote en casa.

Demasiado seguido dejamos que nuestras motivaciones y deseos nos lleven a intentar resolver todos nuestros problemas de una sola vez, en lugar de empezar poco a poco con una nueva rutina.

Lo sé, lo sé. No es ni remotamente igual de ‘sexy’ que decir que perdiste 15 kilos en tres meses. Pero la verdad es ésta: los sueños que tienes son muy distintos a las acciones que te llevarán a ellos.

¿Entonces cómo balanceamos nuestro deseo de hacer transformaciones que cambien nuestra vida, con la necesidad de crear hábitos pequeños y sostenibles?

Los buenos hábitos: Sueña en grande, pero empieza pequeño

Si de verdad quieres hacer un cambio significativo (en otras palabras, si estás dispuesto a hacer las cosas mejor a como las haces actualmente), tienes que empezar en pequeño.

Imagina los típicos hábitos, tanto los buenos como los malos: Lavarte los dientes. Ponerte el cinturón de seguridad. Morderte las uñas. Estas acciones son lo suficientemente pequeñas como para que ni siquiera pienses en ellas. Simplemente las haces en automático. Son pequeñas acciones que se convierten en patrones consistentes.

¿No tendría sentido que si quisiéramos formas nuevos hábitos, la mejor forma de comenzar sería hacer pequeños cambios que nuestro cerebro pudiera aprender rápidamente y repetir automáticamente?

¿Qué pasaría si empezaras a pensar en tus metas de vida, no como en cosas grandes y audaces que sólo podrías conseguir cuando el tiempo sea el indicado o cuando tengas más recursos, sino en comportamientos pequeños y diarios que repites hasta que el éxito sea inevitable?

¿Qué pasaría si, por ejemplo, perder 20 kilos no dependiera de que alguien descubriera la dieta perfecta o de que encontraras una voluntad sobrehumana, sino de una serie de pequeños hábitos que pudieras controlar siempre? Hábitos como caminar 20 minutos al día, beber ocho vasos de agua al día y medirte en cada comida.

Creo que la siguiente cita de BJ Fogg, un profesor en Stanford, resume bien esta idea:

Si plantas la semilla correcta, en el lugar correcto, crecerá sin mayor persuasión. Creo que ésta es la mejor metáfora para crear hábitos. La “semilla correcta” es el pequeño comportamiento que eliges. El “lugar correcto” es la secuencia (lo que viene después). Y la “persuasión” es amplificar la motivación, que pienso no tiene nada que ver con la creación de hábitos.

De hecho, enfocarse en la motivación como la clave de los hábitos es equivocado. Déjame explicarme: Si eliges bien el pequeño hábito y la secuencia, entonces no tendrás que motivarte para que crezca. Simplemente ocurrirá con naturalidad, como una buena semilla plantada en un buen lugar. –BJ Fogg.

La estrategia típica es sumergirte en lo profundo cuando recibes la dosis exacta de motivación, sólo para fracasar rápidamente y desear que tuvieras más voluntad mientras que tu nuevo hábito se hunde. La nueva estrategia es entrar a la orilla y poco a poco irte a lo profundo, de manera que llegues a un punto en el que puedas nadar, estés o no motivado.

Enfócate en el estilo de vida, no en el cambio de vida

Seguido nos obsesionamos con hacer transformaciones que cambien vidas.

– Perder 20 kilos sería un cambio de vida, beber ocho vasos de agua al día es un nuevo estilo de vida.

– Publicar tu primer libro sería un cambio de vida, escribir dos cuartillas todos los días es un nuevo estilo de vida.

– Correr un maratón sería un cambio de vida, correr tres veces a la semana es un nuevo estilo de vida.

– Ganar $100,000 más al año sería un cambio de vida, trabajar cinco horas extra a la semana como freelancer es un nuevo estilo de vida.

¿Notas la diferencia?

Las metas de vida son buenas porque brindan dirección, pero también pueden engañarte y hacerte tomar más de lo que puedes lidiar. Los hábitos diarios (pequeñas rutinas repetibles) es la forma en la que puedes convertir grandes sueños en realidad.

Robert KiyosakiHace siete años, durante el corazón de la última crisis financiera global, escribí un libro que se llamó “La conspiración de los ricos.”

El libro fue un análisis de los acontecimientos que nos condujeron a la gran recesión y una exposición de cómo los ultra-ricos manipulan los mercados globales para obtener grandes riquezas mientras hacen estragos en los mercados mundiales y acaban con gran parte de los ahorros de la clase media.

En el momento en que escribí ese libro, muchas personas lo descartaron como una teoría conspirativa; las divagaciones de un provocador financiero famoso. Tengo que admitir que siempre fui un contrariador cuando se trataba de dinero. Pero nunca fui uno por su propio bien. Más bien, siempre compartí lo que realmente creía sobre el mundo del dinero.

Para mí, fue enloquecedor y terrible que los banqueros, comerciantes y políticos más ricos del mundo se quedaran con tanto. Y fue una tragedia que tantas vidas se arruinaran en el proceso. Es por eso que escribí La conspiración de los ricos, para ayudar a las personas a evitar ser víctimas de este tipo de corrupción de nuevo, al ayudarles a ver el mundo como realmente es.

A partir de lo que pasó hace unos meses, los que arremetieron contra el libro hace siete años podrían estar cantando una canción diferente hoy en día.

¿Por qué? Debido a los Panamá Papers

¿Qué son los Panamá Papers?

Según el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación:

Los Panamá Papers son una investigación global de la expansiva y secreta industria de las offshores que los ricos y poderoso del mundo usan para ocultar activos y esquivar normas mediante la creación de empresas de fachada en jurisdicciones lejanas.

Basado en un tesoro de más de 11 millones de archivos filtrados, la investigación expone un elenco de personajes que utilizan las compañías offshore para facilitar el soborno, el tráfico de armas, la evasión de impuestos, el fraude financiero y el tráfico de drogas.

Se trata de la mayor filtración de documentos confidenciales en la historia del mundo, con más de 2,6 terabytes de información sobre los manejos secretos de muchos ultra-ricos vinculados con los gobiernos y las empresas más grandes de todo el mundo.

En el centro de los Panamá Papers está una firma de abogados llamada Mossack Fonseca, la cual se informa que ha ayudado a los ultra ricos a ocultar su dinero en estas empresas offshore con el fin de evitar los impuestos y “engrasar engranajes”.

Como informa Vox:

Como puedes imaginar, hay mucho en los 2,6 terabytes. Aquí están algunos de los más destacados que el equipo encontró:

– El círculo íntimo de Putin parece controlar cerca de $2 mil millones de dólares en activos offshore.

– El primer ministro de Islandia poseía secretamente deuda de bancos islandeses en problemas mientras estaba involucrado en las negociaciones políticas sobre sus destinos.

– La familia del primer ministro de Pakistán posee millones de dólares en bienes raíces a través de cuentas offshore.

– El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko se comprometió a vender sus negocios ucranianos durante su campaña, pero parece que más bien las transfirió a una compañía offshore que él controla.

¿Por qué esto importa?

Que los ultra-ricos utilicen paraísos fiscales para protegerse a sí mismos en realidad no es noticia. De hecho, como la mayoría de las agencias de noticias señalan, ser dueño de una empresa offshore en sí no es ilegal. Pero los Panamá Papers son el primer vistazo del gran alcance que esta práctica alcanzó, los abusos de las reglas, y lo que está pasando en los más altos niveles de nuestros gobiernos y corporaciones.

Y la cantidad de dinero es masivo; alrededor de $7.6 billones (millones de millones), según Vox.

Por primera vez, el mundo está tomando conciencia de lo que prediqué en La conspiración de los ricos. El juego del dinero está manipulado, y vivir con las viejas reglas del dinero (ir a una buena escuela, conseguir un buen trabajo, comprar una casa, ahorrar dinero e invertir en una cartera diversificada de acciones, bonos y fondos mutuos) ya no es una opción si quieres tener éxito en el mundo financiero actual.

Todo está manipulado

No revise personalmente los documentos de los Panamá Papers (hay millones de ellos) pero un equipo de más de 370 periodistas de 76 países sí lo hicieron. Y puedes estar seguro de que más historias de corrupción y estiramientos de las reglas aparecerán a partir de esta filtración.

Más que nada, esto debería abrir tus ojos al hecho de que todos los mercados están manipulados por los ultra-ricos y poderosos políticos. Siempre fue así, y siempre lo será. Debido a esto, debes continuamente educarte sobre lo que está ocurriendo en los mercados financieros. En un mundo de creciente corrupción financiera, es imprescindible aumentar continuamente tu inteligencia financiera.

Para algunos, los Panamá Papers serán una llamada de atención. Los sabios entenderán que deben tomar el control de su futuro financiero, y no depender de que los gobiernos y líderes corruptos lo hagan por ellos. Por desgracia, no todo el mundo lo hará. Muchos ignorarán las noticias o se resignarán al hecho de que no hay nada que puedan hacer.

La pregunta es, ¿cuál de estas personas vas a ser? Hoy es el día para empezar a ser dueño de tu futuro financiero.

negocioDanny Iny, CEO y fundador de la empresa Mirasee, escribió en Inc. Magazine acerca de cómo construir un negocio, luego de haber emprendido.

A continuación, las lecciones que compartió.

1. No se trata de hacer dinero.

Aunque se debe ganar dinero, Iny dice que esa no es la escencia, porque el negocio consiste en impactar de forma sostenible. Y se necesitan recursos para hacer ese impacto.

2. El público es lo primero.

Si bien para iniciar un negocio se requiere de una idea, los clientes se deben poner por delante para tener éxito. Construya y encuentre a su público. Aprenda qué soluciones y cosas quieren, y entréguelas.

3. Sea humano.

Muestre el lado humano de su empresa, y por ello aliente las conversaciones con su público. Responda a todos con un rostro humano.

4. La asociación es el nuevo servicio al cliente.

A veces, los clientes no necesitan servicio al cliente, sino colaboración.

En una asociación, usted y su cliente se han comprometido a conseguir la meta del cliente. Los dos tienen responsabilidades. La asociación es particularmente importante para las empresas que ofrecen transformación.

5. Viva más allá de su zona de confort.

La única manera de crecer es salir de su zona de confort. El tramo ideal es la Zona de Desarrollo Próximo: la zona comprendida entre lo que puede hacer por su cuenta y lo que podría llevar a cabo con éxito con la ayuda de un maestro o un compañero bien informado.

Atrévase a sentirse cómodo con el malestar, ser valiente y tomar riesgos.

6. Abrace los giros de la trama.

Detrás de cada éxito existe una serie de fracasos que persisten a través de ellos. Sea cual sea el problema, no lo convierten en el último capítulo de su viaje; lo convierten en un giro de la trama.

Si sale después de fallar, entonces usted realmente ha fallado. Pero si usted aprende de lo que salió mal y se dirige a una dirección diferente, es muy probable encontrar una manera que funcione.

7. Sea abierto, honesto y vulnerable.

Para construir conexiones auténticas, tenemos que ser vulnerables. La vulnerabilidad significa ser dueño de las imperfecciones de su vida y los negocios, incluidos los fallos y errores.

Tal vez un producto tiene defectos o un miembro del equipo cometió un error, pero lo ideal es reconocerlo y hacer las cosas bien para sus clientes y seguidores.

8. Usted tiene suficiente.

Aunque sienta que no cuenta con lo necesario para tener éxito, tome en cuenta que todo el mundo tiene ventajas y desventajas.

Un niño de segundo grado puede no saber mucho, pero él o ella sabe lo suficiente como para enseñar a un niño de primer grado. Avance desde donde está ahora.

9. El verdadero éxito es co-creado.

De acuerdo con el efecto Ikea, los compradores perciben a un producto más valioso si ellos ayudaron a crear la misma. La co-creación hace que su producto sea especial para sus clientes.

10. El peor fracaso es la falta de imaginación.

Esta clase de fracaso consiste en no utilizar la imaginación para lograr los objetivos o haber estado persiguiendo un objetivo que no era el suyo. Sería una pena hacer todo ese trabajo para alcanzar una meta que no le trae satisfacción y felicidad.

Aspire a algo grande, imagine y re-imagine lo que puede ser el mundo y qué debe hacer para que esto suceda.

Vivir MejorAsí que estás sentado, mirando una pantalla, o varias. Estás frustrado, cansado, en el borde; y completamente falto de inspiración.

“El aburrimiento es un aversivo estado caracterizado por la insatisfacción, inquietud, y el cansancio,” Andreas Elpidorou, una investigadora de la Universidad de Louisville, señaló en la revista Frontiers in Psychology. “Estar aburrido se siente como estar atrapado emocionalmente.”

Entonces, ¿cómo escapar? Cuando tienes una tarea o proyecto que no te emocione o te enganche ni remotamente, puedes hacer un esfuerzo extra para poder motivarte con sólo seguir adelante, y pensar de forma creativa sobre ello. Estos seis consejos pueden ayudarte.

1. Fuérzate a ser curioso

“Mi aburrimiento por lo general es pérdida de curiosidad,” Steve Gordon, director de RDQLUS Creative Arts and Marketing, me dijo recientemente. “Si me descubro aburrido con un proyecto, me detengo y leo alguna revista o veo una película, incluso a mitad del día. Busco algo muy lejos del trabajo, pero conectado con lo básico del trabajo.”

Como alternativa, trata de ponerte en la piel de todos a los que beneficiará el proyecto en el que estás trabajando. ¿Cómo les afectará las decisiones que tomes? Cambia tu perspectiva y dale un impulso a tu pensamiento creativo.

Los diseñadores de Heinz sabían todo lo que había que saber sobre las botellas de ketchup tradicionales de su empresa, por lo que enfocaron su curiosidad en cómo las personas las utilizaban y almacenaban.

Como Brian Grazer lo relata en su libro A Curious Mind, los investigadores de Heinz visitaron los hogares de los clientes y abrieron sus refrigeradores, donde encontraron las botellas de ketchup puestas al revés para dejar que la gravedad lleve hacia abajo los gramos restantes. Ese descubrimiento ayudó a re-energizar a los diseñadores de la compañía, quienes entonces inventaron Heinz Easy Squeeze, una botella de plástico invertida con una válvula de silicona patentada.

2. Mira afuera de tu propio mundo

John Jamilkowski, director creativo senior de la red de cable TNT, me dice que cuando se encuentra aburrido con un proyecto, se dirige a los medios no relacionados.

“Si estoy aburrido o atascado mientras intento crear un trailer para un nuevo espectáculo, a veces voy a una exposición de artes plásticas o tal vez me quedo viendo un pedazo de instalación,” dice. “Cuando veo cómo otro asunto o emoción fue abordado, a menudo tengo una revelación y llevo esos descubrimientos a mis propios medios”.

Julie Klappas, directora creativa de Clementine Entertainment, también encuentra mirar a otra parte como ayuda para sacudirla de su aburrimiento. “A veces reviso la página de Instagram de alguna persona creativa que admiro,” dice. “O tal vez veo el tablero de Pinterest de alguno de mis diseñadores favoritos. Ver las opciones creativas de otros me inspira a hacer lo mejor del trabajo que me está aburriendo.”

3. Hazte reír

Sentirse aburrido, frustrado o atascado en el trabajo no es divertido. Así que trata de hacer algo deliberadamente divertido. Después de todo, la risa y el aburrimiento no pueden existir simultáneamente.

“Voy a pulsar el botón de pausa de un proyecto aburrido durante unos minutos y ver un par de clásicos de YouTube,” dice Klappas. “Cosas como ‘gatitos viendo TV’ o ‘Perro comiendo espagueti’ me hacen reír y ayudan a deshacerme del aburrimiento.”

Los juegos pueden tener un efecto similar, de acuerdo con Dan Monroe, director y artífice de wordsmith en Cayenne Creative. Por lo general confía en la mesa de tejo vintage de su oficina.

“Pasar unos minutos deslizando esos discos de metal por mesa me hace sentir como Mozart con las bolas de billar en Amadeus,” me dice Monroe. “Muy pronto conquisto mi malestar.”

4. Toma un paseo

Cuando un proyecto me aburre hasta las lágrimas y golpeo una barricada que no puedo superar, a menudo tomo mi laptop y me voy a otra habitación o a alguna cafetería cercana. A veces un simple cambio de escenario puede reavivar esas células cerebrales.

Stephanie Jolluck, directors creativos de Coleccion Luna y ganadora del Spanx Female Entrepreneur Award, sugiere levantarte e ir a dar un paseo. “Si estoy atrapada en el aburrimiento, me voy afuera,” dice. “Llueva o haya sol, el aire libre siempre me proporciona nueva energía y una nueva perspectiva.”

A Victor Hwang, director general de T2 Venture Capital, le gusta caminar por lugares inusuales. “Tomo paseos por los barrios suburbanos ocultos, grandes almacenes, colegios de la comunidad,” le dijo al Wall Street Journal. “Cuando caminas con el único propósito de caminar, ves las cosas de una manera fresca.”

5. Haz de lo familiar algo extraño

Intenta ver tu proyecto de una nueva manera; pretende que lo estás viendo como un director de cine, un diseñador de parques temáticos, o tu tía Josie, cualquier cosa que te de un cambio de perspectiva.

Tom Kelley de IDEO reconoce el valor de cultivar la mentalidad de un principiante cuando se enfrenta a un proyecto familiar. En su intervención en el Foro Mundial de la Creatividad, Kelley habló sobre el “deja vu” y propuso el término “Vuja de” -el acto de mirar algo que ya viste antes, pero verlo de una manera totalmente nueva.

6. Baja la cabeza y sigue adelante

Cuando todo lo demás falle, simplemente comprométete a avanzar y hacer todo lo que queda. A veces sólo tenemos que seguir adelante (incluso cuando te resistes a ello) hasta que algo interesante aparezca de nuevo.

El compositor John Cage citó el koan Zen, “Si algo es aburrido después de dos minutos, inténtalo por cuatro. Si todavía sigue aburrido, entonces ocho. Y entonces 16. Y entonces 32. Con el tiempo uno descubre que no es aburrido en absoluto.”

pacinoEl actor estadounidense en una charla ante estudiantes en México, confesó que la actuación salvó su vida y lo sacó del entorno complicado en el que se crió

Encontrar aquello que nos vuelve locos, ese es el consejo que el actor estadounidense Al Pacino dio este viernes a estudiantes en México, en una charla en la que confesó que la actuación salvó su vida y lo sacó del entorno complicado en el que se crió en el condado de Bronx (Nueva York, EE.UU).

“La actuación salvó mi vida porque todos mis amigos cercanos murieron por drogas”, contó el intérprete, quien participó en el foro México Siglo XXI, organizado por la fundación Telmex del magnate Carlos Slim.

En el escenario del Auditorio Nacional y ante unos 10.000 jóvenes, la mayoría estudiantes becados por la fundación, el actor respondió las preguntas del periodista estadounidense Larry King, con quien dialogó sobre su carrera y las motivaciones de su vida.

“Yo les puedo decir: amo que ustedes reconozcan hacia dónde van, que de alguna manera entiendan esas cosas, estén pendientes de esas cosas, que lo valoren”, indicó.

“Es un gran valor que estén ustedes aquí. La educación, independientemente de donde la tengan, es maravillosa. Abrir sus mentes, ampliar las mentes y los horizontes, aprender“, apuntó.

Nacido en una familia humilde del Bronx neoyorquino, Pacino no tuvo educación. “Sin embargo, he aprendido tanto de la gente que he conocido, de los libros que he leído, de todas las grandes oportunidades que he tenido en la vida”, comentó.

“No tenía dinero, trabajo, educación, ni nada, pero era joven. Yo dormía en el teatro donde actuaba (…) Nunca he estado más feliz en mi vida que en aquellas épocas porque sabía lo que quería hacer, sabía hacia dónde iba mi vida. Sabía que había un mundo esperándome con un futuro, como lo saben todos ustedes”, añadió según un cable de EFE.

Así, el actor dio a los jóvenes su principal consejo: “Descubran lo que realmente les gusta en la vida. Traten de tener los instintos abiertos porque son maravillosos”.

Confíen en ustedes mismos y encuentren aquello que los vuelva locos. Quizás no de inmediato, pero sigan buscando hasta encontrarlo”, recomendó.

A sus 75 años y con un Óscar en su vitrina, así como cinco Globos de Oro, entre otros premios, Pacino contó que, aunque ya podría retirarse a descansar, lo que lo mantiene sobre los escenarios es la pasión que siente por actuar, que demostró interpretando un fragmento de la obra “The Iceman Cometh” de Eugene O’Neill.

ventasNo todos tenemos la oportunidad de emprender con un negocio propio, ya sea por problemas de capital, miedo al reto, o simplemente buscamos otras formas de vivir; en mi caso desde hace unos años las ventas han sido mi forma de vida.

Nunca pensé que pudiera tener esta pasión, ya que mi profesión me hacía encaminarme a la reparación de equipos o el diseño. Sin embargo, la vida te va ubicando en el camino donde puedes trascender.

La profesionalización del vendedor técnico es un punto que a veces las empresas olvidan. No es lo mismo vender en una abarrotera, una papelería, zapatería, o en la calle productos en general o ir a las industrias y ofrecer productos o servicios técnicos.

Cada forma de vender tiene sus retos y requiere de habilidades diferentes para la atención del cliente y ninguna es menos que otra.

Personalmente he participado en cursos y cada uno de ellos ha sido importante en mi vida para ir aprendiendo diferentes técnicas de venta, sin embargo creo que antes de inscribirnos en un curso de este tipo, que nos prometa incrementar nuestras oportunidades de cierre, debemos conocer más de la técnica que ofrecen.

Pensemos del lado del consumidor y quitémonos la personalidad de vendedor; así que comencemos con nuestra reflexión.

Para los artículos de primera necesidad, como lo es la comida o la ropa, normalmente como clientes, no necesitamos pensar mucho en lo que vamos a adquirir, si es algo que requerimos.

Así que muchas veces compramos por impulso y vamos cambiando de marcas acudiendo a lugares donde se ofrecen estos productos o servicios. Y muchas veces regresamos dependiendo de la manera que nos atiendan. Al final de cuentas somos humanos y nos gusta ser reconocidos cuando vamos a comprar algo pues nuestra postura cambia a una postura de poder.

Ahora como vendedor te pregunto ¿qué técnicas requieres para atender a este tipo de cliente? Claro, la cortesía, la amabilidad, el ir acompañando al cliente en su experiencia de ventas es el éxito.

Recuerdo que cuando era niño mi mamá y más mujeres eran invitadas por una línea de cosméticos y por Tupperware a reuniones, donde ellas iban con la idea de solo “ir a ver”, y regresaban con productos que “algún día les iba a hacer falta”, en ocasiones ni los necesitaban en ese momento, pero ellas regresaban a casa felices, por los juegos y forma en que sin saberlo fueron encaminadas a comprar.

Definitivamente en las tiendas de abarrotes o misceláneas donde puedes ir a comprar, crema, huevos, refrescos, etc. el éxito de que un cliente regrese, es la atención uno a uno que el dueño o el encargado ofrecen.

A los clientes frecuentes les encanta que les llamen por su nombre o les pregunten cómo les va, y si por algún motivo el comprador comentó de algún problema que vivió, siempre se le preguntará cuando regrese “¿cómo sigue?”.

Como puedes ver las técnicas de ventas usadas sirven si se aplican adecuadamente. Tratándose del campo técnico, donde debamos ofrecer productos o servicios de alto valor, debemos aplicar otro tipo de formas de aproximación a los clientes, ya que ellos deben pensar más sobre lo que compraran. Llamase una laptop, tableta o cocina integral.

Para todos los casos anteriores, escuchar al cliente es importante y para saber qué tanto estamos listos para hacerlo te recomiendo el libro de mi buen amigo Ismael Cala “El poder de escuchar”. No te arrepentirás de leerlo ya que no solo sabrás si realmente escuchas al cliente, también te darás cuenta si lo haces con tu familia y/o amigos.

Bueno pues, regresando al tema para las ventas de alto valor debemos comprender que el tiempo de cierre será más largo y que los argumentos técnicos, el soporte y el acompañamiento del cliente son vitales. Las técnicas de venta cambian, y por eso yo personalmente he recomendado las técnicas de Strategic Selling de Miller Heiman para prestar la atención suficiente y los tiempos necesarios para llegar al cierre exitosamente.

Ellos en su libro te ayudan a situarte y a enfocarte. Me gusta mucho la forma en que al principio nos muestran los comportamientos de los clientes y el enfoque de atención que daremos si logramos identificarlos en cuál de los porcentajes de la regla básica están, esto te dará enfoque.

La regla es la de: 10-80-10

– 10% de los clientes, hagas lo que hagas, NO te van a comprar.

– 80% de los clientes van a comprar, y su decisión se basara en lo que nosotros podamos hacer para atraer su atención. (Conocimiento del producto, asesoría personalizada, solución de dudas, etc.)

– 10% de los clientes compraran hagas lo que hagas.

Así que el enfoque será no perder el tiempo en los primeros 10% identificarlos de inmediato, enfócate en el 80% y 10%.

Como lo hemos comentamos ya, existen muchas técnicas, aconsejo que antes de ir al campo de batalla, sea cual sea tu mercado, un curso de ventas adecuado a tus necesidades es indispensable.

Sin embargo creo que lo primero que debes hacer es convencerte de que eres capaz de salir a vender o de atender a los clientes.

El ser vendedor es una profesión que se aprende y se va puliendo a lo largo de los años, se necesita corazón y pasión para tomar el reto.

Una ocasión un amigo me pidió que le ayudara a conseguir trabajo, y me dijo “aunque sea de vendedor”, mi respuesta inmediata fue: creo amigo que no estas hecho para las ventas.

Así que si solo estas en ventas por mientras, en lo que encuentro algo mejor, ¡déjalo! y busca otros rumbos. Siempre he dicho que “Todos vendemos aunque usted no lo quiera” (que de hecho así se llama mi blog).

Debemos entender que las ventas son una forma de vida, con sus momentos de gloria y sinsabores. Pero si estás hecho para esto, aprendes y continúas adelante.

Así que trabaja con empeño y vende con pasión, con esta fórmula, nunca carecerás de nada.

¡Desde el campo de batalla!

vivirTú eres único. Al igual que todos los demás. Cada uno de nosotros es la suma de muchas cosas que nos hacen irrepetibles.

Nuestros genes, nuestras experiencias (buenas o malas), los amigos que hemos tenido, el lugar donde crecimos… Todo esto combinado ha influido de forma poderosa en la formación de nuestra personalidad.

Dado que es imposible que ese cúmulo de cosas se repita idéntico en otra persona, eso significa que no hay nadie más como tú. Tus gustos, tus valores, tu forma de pensar se han desarrollado gracias la vida que has vivido, y son una combinación única que solo vive en ti.

Así que lo más apropiado sería que tu forma de vivir se encontrara en armonía con tu identidad. Sin embargo, la mayoría no somos conscientes de esto e insistimos en vivir una vida desconectada de quienes somos.

Quizá en ningún otro ámbito esta desconexión es más evidente que en nuestro trabajo. La mayoría de trabajadores (casi el 90%) no sienten afecto por él. Es como si alguien dijera: «si quieres vivir, si quieres hacer lo que te apetezca, primero debes ingerir este espantoso plato». Plato que no es otra cosa que una inacabable jornada de ocho horas haciendo algo que no significa nada para nosotros.

¿Por qué ocurre esto? Porque en muchas ocasiones no somos nosotros los que decidimos a qué dedicar nuestra vida, sino que permitimos que sean las circunstancias, otras personas o falsos dioses los que decidan.

Lo se por experiencia. Cuando terminé el bachillerato no tenía ni idea que carrera escoger. Como estaba muy mal visto no empezar la universidad inmediatamente después de terminar el bachillerato, tomarme unos meses sabáticos para encontrar mi verdadera vocación no era una posibilidad.

Así que terminé estudiando economía, empujado por las circunstancias y por mi incapacidad de identificar mi verdadero llamado. ¿El resultado? El plan de estudios que debería realizar en seis años terminé cumpliéndolo casi en diez.

En otras ocasiones permitimos que sean los encantos de falsos dioses los que determinen nuestro camino. El dinero, el poder y el prestigio quizás sean los más seductores de todos.

No es que estas tres cosas sean malas de en sí mismas, nada tengo en contra de ellos. Lo que ocurre es que su atractivo es tan poderoso que terminan influyendo de forma desproporcionada en nuestras decisiones, en detrimento de otros aspectos que pueden ser más importantes y satisfactorios.

Contra esta piedra también tropecé. El empleo que consideraba como el de mis sueños no era tal. Con el tiempo descubrí que eran el prestigio y el dinero, no mi verdadera vocación, lo que había determinado mi decisión.

Para encontrar nuestro camino, el camino que transcurre en armonía con quienes somos, debemos dejar que hable nuestra vida. Debemos escuchar atentos lo que nos dice el corazón y seguir el camino que nos señala.

El poder del Mito es un maravilloso libro que recoge una conversación entre el periodista Bill Moyers y el experto en mitos Joseph Campbell. En una parte de la conversación Moyers y Campbell hablan sobre lo que ocurre cuando uno sigue su propio camino:

MOYERS: ¿Alguna vez, cuando sigues el camino de tu corazón, tienes la sensación, como la tengo yo por momentos, de que te ayudan manos invisibles?

CAMPBELL: Siempre. Es milagroso. Yo tengo incluso una superstición que ha crecido en mí como resultado de la acción constante de las manos invisibles: que si sigues el camino de tu corazón te colocas en una especie de sendero que ha estado allí todo el tiempo, esperándote, y la vida que deberías estar viviendo es la que estás viviendo. Cuando puedes ver eso, empiezas a encontrar gente que está en el camino de tu corazón, y que te abre las puertas. Yo digo: «Persigue tu felicidad y no tengas miedo, y las puertas se abrirán donde menos lo sospeches».

Cuando seguimos nuestro camino nace la armonía, y vivir se convierte en una expresión de belleza. Es como una partida de Tetris donde las piezas han sido acomodadas de manera perfecta, todo está en su sitio.

¿Existe la seguridad de que si sigues tu pasión podrás vivir de ello? No, pero yo estoy convencido, al igual que Campbell, de que las posibilidades juegan a tu favor. Si haces lo que te apasiona tu motivación se disparará, esto hará que seas más perseverante, recursivo y creativo. Multiplicando así tus posibilidades de éxito.

Casi el 90% de las personas no se identifica con su trabajo, pero la prueba de que es posible seguir el camino que señala el corazón se halla en el 10% restante. Si ellos lo consiguieron ¿por qué no lo puedo conseguir yo? ¿Por qué no tú?

sentidosDescifrar la lógica de la decisión de compra es uno de los objetivos más perseguidos por los estudiosos del marketing.

Su resolución parece, al menos de momento, una desafiante quimera, pero todo indica que somos menos racionales de lo que nos gusta creer cuando consumimos.

Por fortuna para las marcas, poco a poco el neuromarketing y el llamado marketing de los sentidos van deshilando algunas de las conexiones que se activan cuando entramos en una tienda.

“La gente no razona, reacciona emocionalmente”, he oído a Eduardo Punset en un interesante documental, “Consumo, el imperio de los sentidos” de TVE, hablando del peso de las emociones en el acto del consumo.

Lo cierto es que diferenciarse por producto en el mercado es cada vez más complejo, y lo que es peor, la ventaja que puede proporcionar cualquier innovación sólo será efectiva por un corto periodo de tiempo. Por ello, muchas marcas son conscientes de que el camino de la diferenciación más estable está ligado al mundo de los sentidos.

¿Vende más una tienda dedicada al fútbol cuando huele a césped recién cortado?, ¿sabe igual una ensalada consumida bajo una iluminación fría que cuando sobre el plato se proyecta una luz verdosa?, ¿el sonido al cerrar la puerta de un coche influye en la decisión de compra?, ¿un leve rumor de gaviotas anima a consumir más pescado? Todos ellos son ejemplos testeados en el mercado, y la respuesta es sí.

Resumo algunas experiencias que pueden ayudarnos a comprender hacia dónde avanza el marketing.

¿Recordamos más lo que vemos o lo que olemos?

Dicen que podemos recordar el 1% de lo que tocamos, el 2% de lo que oímos, el 5% de lo que vemos y el 35% de lo que olemos.

Una de las experiencias que se suelen citar en los foros de neuromarketing tiene al olfato y a la compañía Dunkin’ Donuts como protagonistas. Seúl fue la ciudad elegida para realizar una curiosa campaña publicitaria en la que una serie de dispensadores instalados en autobuses urbanos pulverizaban aroma a café recién hecho, al mismo tiempo que se escuchaba una cuña publicitaria de la empresa: las ventas de café en los establecimientos más cercanos a las paradas recibieron el 16% más de visitas y un incremento del 29% de las ventas.

¿Compartir sentimientos o impactar?

Continuamos con todo un clásico, una de las experiencias de Martin Lindstrom recogidas en su superventas “Buyology” (Ediciones Gestión 2000, 2010).

En este ensayo, el autor incide en un concepto que inquieta al mundo del marketing, la progresiva amnesia comercial. Para explicarlo, se argumenta que en 1965 el porcentaje de recordatorio de un consumidor medio era del 34% de los anuncios a los que había sido expuesto. Esta cifra descendió al 8% en 1990, y en 2007 AC Nielsen realizó un estudio entre mil consumidores cuyo resultado fue que tan solo podían citar una media de 2,21 anuncios vistos en el último año.

La explicación de Lindstrom para este bajo retorno es que todos los anunciantes quieren llegar al consumidor en el mismo espacio de tiempo y con el mismo tipo de anuncios, lo que no genera mayor recordatorio que imágenes aisladas no ligadas a la marca. En otro de los capítulos del libro lo ilustra con un curioso experimento que enfrenta al product placement (publicidad por emplazamiento) con el anuncio televisivo tradicional.

Se aprovechó la emisión de un programa de máxima audiencia para analizar la estrategia publicitaria de las tres marcas patrocinadoras: Cingular Wireless, Ford y Coca-Cola. El formato elegido fue American Idol (similar a nuestro programa Operación Triunfo).

Mientras la marca automovilística apostó por una estrategia más tradicional de clásicos spots, las otras dos diseñaron una estrategia mixta de anuncios y product placement.

En el caso del refresco fue especialmente significativa, ya que era la bebida que consumía el jurado y el propio mobiliario del escenario y sus colores aludían a la marca, con lo que de modo más o menos sutil estaba presente en el 60% de la emisión del programa y las pausas publicitarias. La presencia de Cingular en el plató era más residual, como compañía de telecomunicaciones patrocinaba el voto por SMS con la aparición de su logo.

En el experimento realizado con 400 voluntarios se midió el grado de recuerdo de estas tres marcas patrocinadoras y otras de las que programaban publicidad durante las pausas. Evidentemente, el resultado demostró que el tiempo de presencia en pantalla era directamente proporcional al recordatorio, Coca-Cola lo era más que Cingular y muchísimo más que Ford.

Pero la sorpresa llegó cuando el estudio reveló que, entre los voluntarios, los anuncios de la marca de coches eran menos recordados tras el visionado de los programas que antes de verlos: ¿qué había pasado?

La explicación de Lindstrom a este sorprendente comportamiento es que los productos que se integran en la narrativa de un programa no son solo más memorables, sino que debilitan el impacto del resto de marcas en los telespectadores. La enseñanza es que para que el product placement funcione, no basta con estar ahí, las marcas deben participar de la trama formando parte de la derrota y la victoria. De nuevo las emociones.

¿Sólo la calidad influye en la decisión?

Otro curioso experimento que demuestra la influencia sensorial en nuestras decisiones de consumo se realizó en la Universidad Wageningen de Holanda.

En sus instalaciones había tres puntos en donde los estudiantes podían tomar un café: un dispensador gratuito en los pasillos, una moderna cafetera de autoservicio en el comedor y una cafetera profesional en la cantina. A los participantes en la experiencia se les ofreció tres degustaciones de café que se acompañaron con las proyecciones en un monitor de imágenes de las tres cafeteras instaladas.

Tras la cata se les preguntaba qué café era de mayor calidad, la respuesta fue unánime: el que se consumía acompañado con las imágenes de la cafetera profesional. Una respuesta que parece obvia si no fuera porque el café era el mismo en los tres casos.

¿El sabor entiende de formas?

Hace unos años la británica Cadbury modificó el formato de una de sus chocolatinas más populares, Dairy Milk: sus clásicas onzas angulares apostaron por una suave curva. El cambio fue recibido con gran enojo por parte de los consumidores, que no tardaron en trasladar sus quejas acusando de un cambio en la formulación del producto.

Pero este argumento no era cierto, la compañía afirmó no haber realizado modificación alguna en la composición, una justificación que no aplacó el debate. A la polémica se sumó la opinión de científicos que aseguraron que la forma sí influye en la percepción del sabor (en esta información de BBC Mundo hay una explicación más detallada).

Por fortuna, el comportamiento humano está condicionado por infinidad de variables, por lo que seguramente nunca las marcas tendrán en su poder una capacidad de influencia definitiva sobre el consumidor.

Sin embargo, estas y otras muchas experiencias sí deben ayudarnos a conocer mejor a nuestros consumidores y a valorar la importancia de avanzar en nuestras estrategias de marketing.

Reibox BlogNos sentamos en el interior de la biblioteca del Oheka Castle, la propiedad tipo castillo de 127 habitaciones en el estado de Nueva York, esperando a que nuestro primer mentor llegara.

Los cinco emprendedores sentados a mi lado, todos ganadores de la última competencia construye-un-negocio de Shopify, aprovecharon el software de e-commerce para construir negocios de alta rentabilidad en tiempo récord, superando a miles de otros comerciantes competidores.

La puerta de la biblioteca se abrió y entró nuestro primer mentor: Tony Robbins.

El icónico autor, dueño de empresas y filántropo, fue el primero de los nueve mentores en llegar. De 2 metros, mucho más alto que el resto de nosotros. Su altura física nos cautivó, pero las alturas que alcanzó en su ilustre carrera nos cautivaron aún más. Durante las siguientes dos horas, Tony compartió con nos nosotros una plétora de ideas.

Los que siguen son sólo algunos de los muchos pequeños, pero valiosos consejos que compartió con nosotros.

1. Las grandes personas conocen grandes personas.

Si no estás seguro de en dónde buscar la mejor nueva contratación, solo pregunta. Busca a la mejor persona que puedas en el campo que estás buscando contratar, pregúntale a quién te recomendaría y qué criterios, según ellos, deberías buscar.

2. Recuerda nuestras seis necesidades humanas básicas.

Todos necesitamos sentir certeza, incertidumbre, importancia y amor, así como experimentar crecimiento y sentir que estamos contribuyendo. La mayoría de las personas se especializan en dos. Tienes que juntar a las personas que compartan esas necesidades comunes.

3. Un buen candidato no es lo suficientemente bueno.

Encuentra a alguien que pueda hacer el trabajo y que su papel esté alineado con tus metas a largo plazo. Una vez que tengas a alguien que sea bueno y que sus metas estén alineadas con las de la empresa, aléjate y déjalos trabajar.

4. Sé un dueño de negocios, no operador de empresas.

Si tu negocio te está estresado, eres un operador de la empresa, no su dueño. Una vez que dejas de trabajar, el negocio deja de funcionar. Tienes que ser estratégico y construir algo que pueda funcionar sin ti.

5. Los ganadores anticipan, los perdedores reaccionan.

No es suficiente hacer lo correcto, tienes que hacerlo en el momento adecuado. Hay desafíos tradicionales y la clave es llegar a las personas que jugaron el juego antes, y saber dónde están los obstáculos para poder evitarlos.

6. Olvídate de las ganancias. Se trata de dinero.

Sí, necesitas un contador o un CPA que pueda decirte cuales son tus ganancias, pero recuerda que las ganancias son sólo una teoría de contabilidad. Lo que realmente necesitas es un CFO (director financiero) que pueda interpretar todos esos datos en métricas prácticas que importen (como dinero).

7. Recuerda la historia de Mel Fisher.

Por 17 años Mel Fisher buscó oro sin que nadie lo apoyara positivamente. A pesar de eso, todos los días trabajaba para encontrarlo. Hizo eso porque sabía que (1) el oro estaba ahí fuera (2) sabía que lo encontraría y (3) sabía que iba a valer la pena. Sin esos tres componentes ningún emprendedor persistirá durante el tiempo suficiente.

8. Desecha oportunidades.

Si eres inteligente, te encontrarás con muchas oportunidades en tu camino. Tienes que ser lo suficientemente disciplinado como para no abarcar demasiado, demasiado rápido, ya que nada será tan fuerte. Independientemente de lo bueno que seas como emprendedor.

9. Identifica tu cliente ideal.

Si no sabes exactamente quién es tu cliente, hasta el punto en el que puedas detectarlos en la calle, no estás apuntando lo suficientemente bien.

10. Obtener fans incondicionales vale más que clientes satisfechos.

Un cliente satisfecho es sólo eso: satisfecho. Podrían volver, podrían no volver. Un fan incondicional es alguien que ha sido sorprendido por el nivel del servicio recibido hasta el punto en el que no puede dejar de decirles a las demás personas sobre él.

11. Da el tratamiento 80/20.

Antes, cuando dirigía mi marca de grills de oro, tenía clientes de decenas de países, pero el 80% eran de cuatro estados del sur. Vendía decenas de productos, pero cuatro de mis grills representaban el 80% de las ventas. Determina las áreas claves y enfócate en ellas.

12. Ejercita el altruismo.

Hay un mito que dice que actuamos únicamente por nuestro propio interés. La verdad es que actuamos más para ayudar a los demás que para ayudarnos a nosotros mismos. Ya sabes establecer metas de negocio (duh), pero es importante establecer una ambiciosa meta altruista para ayudar a motivarte a ir aún más lejos.

diferenciasHe sido rico y he sido pobre. Conozco bien ambos lados de la moneda.

Cuando crecía sin dinero, soñaba con ser millonario. A los 24 años gané mi primer millón de dólares y entendí que si no vives en prosperidad, vives en pobreza.

La riqueza es una elección que todos debemos hacer. Bill Gates una vez dijo: “No es tu culpa si naciste pobre, pero es tu responsabilidad si mueres así”. No hay una buena razón por la que debas vivir en pobreza. La plenitud te está esperando, pero debes ser valiente y decidir qué quieres hacer con tu vida.

Durante mucho tiempo batallé para creer que podría llegar a tener dinero. Un día observé las diferencias de pensamiento entre quienes tienen riqueza como fruto de su esfuerzo y entre quienes, por una extraña elección propia, deciden no luchar por generar riqueza.

Esto es lo que observé (refiriéndome como “no ricos” a aquellos individuos que no luchan por cambiar sus circunstancias):

1a. Los “no ricos” son escépticos

Recuerdo a un compañero de trabajo que decía que los mecánicos le cobraban de más y que en la tienda trucaban las balanzas para alterar los precios. Creía que todo el mundo quería quitarle su dinero.

1b. Los ricos son más confiados

Sorprendentemente, muchos ricos tienen la tendencia de creer en las personas que conocen (dentro del sentido común) y le dan la oportunidad de probarse a sí mismas.

2a. Los “no ricos” buscan problemas

Las personas que no tienen recursos por voluntad propia no buscan soluciones. Le echan la culpa al ambiente, a sus familias, a las circunstancias, etcétera, y crean una lista de excusas por las que no tienen éxito.

2b. Los ricos buscan triunfar

Estas personas entienden que todo pasa por una razón. Suelen tomar el control de sus vidas (sin importar sus circunstancias) y hacen que pasen grandes cosas. Dejan de lado las excusas y toman responsabilidad por sus propias victorias.

3a. Los “no ricos” asumen

Las personas que no buscan la riqueza creen saber la verdad de todo. Cuando tratan de acercarse a un mentor piensan: “Seguramente no tendrá tiempo de verme”. En lugar de revisar los hechos o hacer las preguntas correctas, nunca intentan hacer algo nuevo.

3b. Los ricos hacen preguntas

Muchas personas exitosas se preguntan “¿Qué pasaría si..?”. Por ejemplo, “¿Qué pasaría si le escribo un correo a este empresario y me responde?”. El poder está en las manos de quienes hacen los cuestionamientos correctos.

4a. Los “no ricos” dicen “ellos”

Una vez en una tienda de autoservicio la cajera me dijo “No tienen suficientes cajas registradoras. No sé qué les pasa”. Evidentemente, esta mujer no se sentía parte de su trabajo.

4b. Los ricos dicen “nosotros”

En uno de mis restaurantes favoritos, el mesero me dijo una vez “Nos gusta cocinar nuestras carnes en hornos de leña”. Su sentido de orgullo me inspiró a darle una muy buena propina. La riqueza llega cuando inviertes en aquello en lo que crees.

5a. Los “no ricos” buscan el camino sencillo

Una vez fui de compras con un amigo que solo quería comprar la ropa más barata que pudiera encontrar. Fue a un anaquel y recogió siete camisas iguales porque tenían descuento. Naturalmente jamás las usó porque solo las compró por el precio.

5b. Los ricos buscan el mejor camino

Las personas que alcanzan la riqueza están dispuestas a pagar más por calidad. No solo buscan el menor precio, sino que los productos sirvan y jamás se conforman con cosas que sean inútiles.

6a. Los “no ricos” piensan que el dinero es más importante que el tiempo

Millones de personas en todo el mundo cambian tiempo por dinero sin pensar que siempre puedes ganar 500 pesos otra vez, pero nunca recuperarás 500 horas.

6b. Los ricos saben que el tiempo importa más que el dinero

Estos individuos jamás cambian sus minutos por centavos. Buscan experiencias que los llenen y que alteren dramáticamente sus vidas. Sus carreras se enfocan en hacer lo que les gusta y en ayudar en otros, en lugar de sacrificarlo todo por un cheque quincenal.

7a. Los “no ricos” solo imitan

Cuando una persona que es pobre por voluntad propia ve una oportunidad, observan lo que otros están haciendo y los imitan. Muchas veces ni siquiera consideran otras maneras de hacer las cosas.

7b. Los ricos crean

Estos individuos observan oportunidades y se atreven a pensar fuera de los convencionalismos. Y saben exigirse y a los demás para ser innovadores.

8a. Los “no ricos” se quejan, condenan y critican

Muchas personas aprenden a ser pobres por sus predecesores. Sus familias los han condicionado a creer que “todo está mal” y que nada va bien.

8b. Los ricos son agradecidos por lo que tienen

Estos individuos saben reconocer que tienen privilegios y no los dan por hecho. Debido a su apreciación por lo que tienen, son capaces de generar más riqueza.

9a. Los “no ricos” buscan consejos “amateur”

Estos individuos quieren la aprobación de sus conocidos. Creen en todo lo que oyen sin cuestionar a las figuras de autoridad. Aceptan opiniones como hechos y no investigan más allá una vez que tienen una respuesta “cómoda”.

9b. Los ricos buscan consejos de expertos

Las personas que se han hecho ricas con su trabajo han aprendido a pensar por sí mismos. Si no pueden resolver una cuestión, buscan el apoyo de expertos. Sin embargo, saben que estos conocedores solo pueden dar sugerencias y que la decisión final es suya.

10a. Los “no ricos” tienen “televisiones grandes”

Estas personas pasan el tiempo viendo imágenes sobre las que no tienen control. Evitan usar su tiempo libre para pensar y prefieren evadir la realidad.

10b. Los ricos “tienen bibliotecas grandes”

Las personas que alcanzan la riqueza se educan constantemente. Usan su conocimiento para beneficiarse y a los demás. En lugar de perderse en actividades triviales, pasan el tiempo tratándose de conocer a sí mismos y al mundo en el que habitan.

pasionImagínate a los 70 años de edad.

¿Qué recordarás con orgullo? ¿Qué crees que desearías haber hecho? ¿Seguiste tus sueños y tus pasiones?

Muchas personas aseguran que no se deben mezclar los gustos con los negocios, pero respetuosamente discrepo. El dinero solo puede motivarte hasta cierto punto, pero tener un negocio que esté cimentado en algo que te apasione te ayudará a mantenerte fuerte en las subidas y bajadas de la vida emprendedora.

De hecho, seguir tu pasión puede hacerte feliz. Un estudio encontró que una pasión “armoniosa” – un interés que se vuelve parte fundamental de tu identidad personal – ayuda a alcanzar el bienestar psicológico y previene conflictos internos.

Claro está que disfrutar de algo no basta para pagar la renta y esa idea puede hacer que creas que emprender con lo que amas parezca una idea irrisoria.

Sin embargo, hay pasos que puedes seguir para arrancar una startup con tus aficiones.

1. Encuentra un vacío y llénalo

Observa qué les hace falta a otros negocios y usa tu negocio para complementar ese hueco en el mercado. Descubre cómo puedes cambiar a tu industria y por qué es necesario. Pregúntate cómo puedes mejorar tu sector.

Por ejemplo, mis clientes Angel Anderson y Sarah Heering tenían experiencia en digital marketing, pero también amaban el diseño de uñas. Estos nativos de Los Ángeles estaban frustrados con el estado de la industria cosmética (y la cantidad de químicos que requiere), pero no sabían cómo crear un producto. Así que investigaron y reunieron dinero a través de Kickstarter para crear NailSnaps que permite que las personas hagan diseños en sus computadoras que después pueden imprimir y pegar en sus uñas.

El mercado los recibió con gusto porque los usuarios no tienen que pagar servicios completos por uñas profesionales.

2. Acostúmbrate a salir de tu zona de confort

Hacer algo que nunca antes te hubieras atrevido puede ser terrorífico e incómodo. Lo desconocido es la excusa perfecta para no hacer las cosas que deseas.

Deja que el miedo te impulse en lugar de frenarte. Lo más divertido de la vida es probar las limitaciones propias.

3. Practica por 10 mil horas

La única manera de mejorar tus habilidades es con el tiempo. Malcom Gladwell aconseja: “Practica tu pasión por 10,000 horas hasta ser un maestro y pide retroalimentación de los conocedores para asegurarte de que lo estás haciendo bien”.

4. Sé creativo con el dinero

Una startup tiene más opciones hoy en día al momento de conseguir inversionistas (más allá de los contactos millonarios, préstamos de bancos o capital de riesgo).

Primero, desarrolla una estrategia de marketing que detalle exactamente cuánto dinero necesitas para empezar. Después, usa redes sociales para reunir el apoyo de tu comunidad y hacer crecer ti marca. Usa plataformas de crowdfounding como KickstarterGoFundMe o AngelList.

5. Empieza hoy, no mañana

Como dice el viejo dicho: la vida es un viaje, no un destino. Date cuenta de que el éxito no llegará de manera instantánea.

Esas 10 mil horas de práctica tardan en acumularse, así que debes empezar a enfocarte en tu proyecto – pasión ahora mismo. Define qué funciona y qué no para transformar tu sueño en un plan de negocio que te dé ganancias.

Con paciencia e innovación, puedes encontrar tu pasión y transformarla en una empresa que te hará más feliz.

Reibox Blog¿Sueles pasar tu hora de almuerzo engullendo comida poco saludable en tu escritorio?

Tal vez sales corriendo por un bocado rápido, pero mantienes los ojos pegados a tu smartphone. O tal vez simplemente te saltas el almuerzo por completo.

Los expertos dicen que la hora del almuerzo es crítica para mantener tus niveles de productividad y energía al tope. Trabajar o trabajar apurado puede ser perjudicial para tu éxito.

“La hora de la comida es tu oportunidad para re-enfocarte, re-energizarte, y re-cargar combustible (literalmente) para el resto de tu día,” dice Michael Kerr, un orador internacional de negocios y autor de The Humor Advantage. “Las personas exitosas la tratan como el espectáculo de medio tiempo de un partido de fútbol; una oportunidad para reagruparse y considerar cómo van a jugar el resto su día.”

Dale Kurow, entrenadora de ejecutivos con sede en Nueva York, está de acuerdo. Ella dice que las personas más exitosas que conoce no pasan la hora de sus almuerzos en sus escritorios. Usan ese tiempo para hacer cosas como conocer gente nueva, hacer ejercicio y leer. “Estar atado a tu escritorio solo expande tu cintura y rara vez hace mella en la pila de trabajo que te espera.”

Aquí tienes 12 cosas que las personas exitosas hacen durante sus horas de almuerzo:

Se levantan y salen

Incluso en las ocasiones en las que sientes que debes trabajar en tu almuerzo, siempre sal de tu escritorio; al menos por algunos minutos.

Eso es lo que las personas exitosas hacen, dice Kerr. “En el peor de los casos, si tienes que trabajar en el almuerzo, trabajar en una ubicación diferente al menos te ofrecerá un cambio muy necesario de paisaje y perspectiva.”

Crean contactos

Trata de establecer la meta de comer con una persona diferente de tu oficina o crear contactos al menos una vez a la semana, ya sea conociendo a alguien o poniéndote al día con alguien.

“Está garantizado que aprenderás algo nuevo sobre tu organización o industria, y puede que incluso encuentres nuevos mentores y amigos en el proceso,” dice Ryan Kahn, un coach de carreras, fundador de The Hired Group, y autor de “Hired! The Guide for the Recent Grad.”

Se organizan

“Aprovecha esta breve pausa en el trabajo para hacer una lista de tareas pendientes para tu vida personal; o incluso tachar algunos elementos de esa lista,” dice Kahn. “Sentir que las cosas están en control y organizadas en tu vida fuera del trabajo, liberará energía mental y reducirá tus niveles de estrés para poder desempeñarte mejor profesionalmente.”

Se toman el tiempo para realmente comer

Mucha gente se salta el almuerzo por completo, ya sea porque están ocupados o porque simplemente no tienen hambre. Pero podría ser una buena idea comer algo; aunque sea una pequeña comida.

Para LiveStrong.com, Carly Schuna explica:

“Comer a la mitad del día, varias horas después del desayuno, re-energiza tu cuerpo y puede elevar tus niveles de azúcar en sangre cuando tu enfoque y concentración estén decayendo.”

“Si te sientes débil, comer incluso un pequeño almuerzo puede renovar tu energía y ayudarte a sentirte renovado y listo para enfrentar las próximas horas.”

Comen algo saludable; y lo hacen conscientemente

Las personas exitosas comen saludable y conscientemente, dice Kerr. “Los nutricionistas hablan de la necesidad de que la gente sea consciente cuando están comiendo, lo que significa comer lentamente, apreciando la comida y estando completamente presentes.”

No ser conscientes conduce a malas elecciones alimenticias tales como comer demasiado rápido o comer comida chatarra, lo que no sólo afecta tu salud en el largo plazo, sino también afecta tus niveles de estrés y capacidad de enfocarte por las tardes.

Lisa De Fazio, una experta en estilos de vidas saludables y dietista registrada, le dijo a Bisiness Insider que las comidas con alto contenido de grasas, de azúcar, y snacks nos hacen tener sueño y bajan nuestra energía; lo que puede afectar seriamente tu productividad y capacidad de concentración.

Se ejercitan

Ejercitarte durante el almuerzo provoca una gran explosión de energía y sentido de realización para la segunda parte de la jornada laboral.

“Un programa de ejercicio regular, además de promover la buena salud, se demostró que reduce el estrés y aumenta la concentración,” explica Kahn. “Estas son todas cosas positivas para tu rendimiento en el trabajo, así que muévete.”

Leen

Las personas exitosas no pasan sus almuerzos leyendo correos electrónicos e informes. Ellos agarran los periódicos, blogs y libros, dice Teri Hockett, presidenta ejecutiva de What’s For Work?, un sitio de carreras para las mujeres.

Kerr está de acuerdo. Dice que leer te ayuda a enfocarte, te ofrece un descanso mental del trabajo, y puede darte un poco de tan-necesitada-soledad.

Llevan a cabo tareas personales

Hockett dice que algunas personas exitosas hacen los mandados durante su hora de almuerzo, cosas que de otro modo no serían capaces de hacer durante el día.

También usan este tiempo para hacer llamadas personales, programar citas, escribir notas de agradecimiento, y hacer todas las demás tareas de su lista de tareas personales; después de tomarse el tiempo para comer, por supuesto.

Hacen cosas que disfrutan

Las personas exitosas también usan esta hora del día para hacer las cosas que más les gusta, como ver a un amigo, ir de compras o visitar el parque. “Todas estas actividades serán como mini-vacaciones y te ayudarán a refrescarte y cambiar por completo el canal. Volverás a la oficina con una mentalidad diferente,” dice Kurow.

Por supuesto no puedes planear hacer cosas divertidas durante el almuerzo todos los días; pero la comida ocasional con un amigo o el viaje a tu tienda favorita pueden ser buenos para ti y tu productividad.

Se desconectan y recargar

Usa tu hora de almuerzo para recargarte apagando las cosas electrónicas y disfrutando de un poco de la paz y tranquilidad, dice Hockett.

Hacen lluvia de ideas

Las personas exitosas usan este tiempo para soñar con nuevos conceptos, ideas y soluciones que puedan aplicar en sus vidas profesionales y/o personales, Hockett concluye.

Planean sus tardes

Si bien debes tomar un descanso del trabajo durante la hora del almuerzo, es inteligente pasar por lo menos unos minutos planeando como vas a enfrentar las tareas de la tarde. Volverás a tu escritorio sintiéndote motivado y listo para sumergirse de nuevo en ello.

liderRam Charan se hizo famoso junto a larry bossidy con su best seller “execution” (ejecución). Desde entonces, se transformó en un gurú en el arte de hacer que las cosas se lleven a la práctica.

n 2006, Charan lanzó “know-how” (saber-como), libro que reseña las ocho habilidades que diferencian a las personas que logran desempeños (excelentes) de las que no lo hacen.

Básicamente, se trata de una nueva teoría sobre el liderazgo. En el texto, el autor se pregunta cuál es la clave para ser un líder capaz de gobernar organizaciones exitosas. La respuesta, según Charan, es tener la capacidad para tomar la dirección correcta, para hacer las cosas con precisión, para tomar las decisiones acertadas, obtener resultados y, finalmente, dejar el negocio mejor que como estaba anteriormente.

“Recuerde que el éxito nunca es definitivo”, dice Charan. “Ese es un hecho al que los líderes del Siglo XXI no pueden escapar. Usted tendrá que comprometerse con su crecimiento personal continuo. Lo incito a que lo haga como si el destino del mundo dependiera de esto porque de alguna manera es así. Los estándares económicos del país no se elaboran con teorías económicas, invenciones ni tecnologías”.

En “Know-How”, el experto en ejecución describe las ocho habilidades que son fundamentales para alcanzar el éxito en el Siglo XXI:

1. Posicionamiento y reposicionamiento.

Significa encontrar la idea central en el negocio que permita satisfacer las demandas de los clientes y hacer dinero.

2. Localizar el cambio externo.

Significa ser capaz de detectar patrones en un mundo complejo para poder ubicar al negocio en la ofensiva.

3. Liderar el sistema social.

Significa reunir a la gente correcta con las conductas correctas y la información correcta para tomar mejores decisiones más rápidamente y lograr resultados en los negocios.

4. Juzgar a la gente.

Significa calibrar a las personas en función de sus acciones, decisiones y conductas y alinearlas con lo que no es negociable para un puesto de trabajo determinado.

5. Conformar un equipo.

Significa reunir a la gente altamente competente y a los líderes con un ego de alto nivel, para que coordinen sus acciones.

6. Establecer metas.

Significa determinar un conjunto de metas que permitan lograr un equilibrio entre lo que el negocio podría llegar a ser con lo que realistamente puede lograr.

7. Establecer prioridades con alta precisión.

Significa definir el camino y alinear recursos, acciones y energías para lograr las metas.

8. Manejar las fuerzas, más allá del mercado.

Significa poder anticipar y responder a las presiones sociales que uno no puede controlar que puedan llegar a afectar el negocio.

De paso, Charan aconseja cómo detectar futuros líderes para tu negocio:

1. Consiguen resultados ambiciosos en forma consistente.
2. Demuestran crecimiento, adaptabilidad, aprenden mejor y más rápido que los demás.
3. Su poder de observación es preciso.
4. Piensan en forma clara y saben cómo ir al punto en forma sucinta.
5. Formulan preguntas incisivas que abren las mentes y estimulan la imaginación.
6. Tienen el impulso para llevar las cosas a un nivel superior.

remordimientosNo vivas el mismo año 89 veces y lo llames vida. Sueña. Intenta. Explora… Este momento es el comienzo de todo lo que quieres.

Esta mañana una de las estudiantes de nuestro curso, Mónica (una víctima en recuperación de alguien que la atropeyó y huyó) estaba sonriendo de oreja a oreja en el momento en que comenzaba nuestra sesión de coaching por Skype.

“¿Qué es lo que te tiene con tan gran espíritu hoy?” Le pregunté. “Sólo estoy pensando en lo afortunada que soy por estar viva,” respondió. “El viernes pasado fue casi el final, pero ahora es el comienzo de nuevo.”

Sentado aquí al comienzo del Año Nuevo, sus palabras no podrían ser más relevantes.

Ahora mismo es el comienzo de nuevo, para todos nosotros. Y podemos evitar que las ideas, hábitos y creencias erróneas se interpongan en nuestro camino.

Como Mónica aprendió recientemente, la vida rara vez es fácil, pero siempre vale la pena. No hay razón para enfurruñarse en la tristeza, decepción o pesar. Incluso cuando ya no eres capaz de cambiar una situación, esta te desafía a cambiarte. Y eso lo cambia todo.

Esto es lo que todos necesitamos hacer, DIARIAMENTE, para evitar dolores de cabeza innecesarios, angustias y arrepentimientos mientras viajamos a lo largo de este año…

1. Está donde estás. La felicidad es dejar ir como crees que tu vida debería ser ahora, y apreciarla por todo lo que es.

2. Considera cuán increíblemente afortunado eres de estar aquí en este momento. Y entonces, ponte en marcha y saca el máximo provecho de esa buena fortuna.

3. Dite: “¡Soy SUFICIENTE!” siempre que comiences a sentir que no lo eres.Lo que haces en la vida, a fin de cuentas, viene de quien crees que eres.

4. Hagas lo que hagas, hazlo con amor y pasión, con atención y conciencia plena. Está presente y pon todo lo que tienes incluso en tus actos más pequeños.

5. Evita hundirse en la confortable mediocridad de no hacer nada (que es siempre la opción más sencilla). Desafíate a vivir con la pasión y la riqueza que mereces.

6. Dile “no” a las cosas buenas cuando debas, para ser capaz de decirle “sí” a las cosas importantes. No podemos hacerlo todo.Se consciente y elige sabiamente.

7. Una y otra vez, recuerda el por qué. Con un por qué lo suficientemente fuerte, serás capaz de hacer lo que se requiere en cualquier momento y en cualquier circunstancia.

8. Duda de tus dudas antes de dudar de tu fe. ¿Qué tan decepcionado estarías si llegaras al final de tu vida y descubrieras que fuiste hecho para disfrutar de la vida, y que todo lo que hiciste fue dudar?

9. Dejar de tener miedo a lo que podría salir mal y empieza a pensar en lo que podría ir bien. Recuerda, incluso las decisiones equivocadas pueden llevarnos a los lugares correctos. Cuando no consigues lo que quieres, considera que podría ser una bendición disfrazada.

10. Deja de enfocarte en lo inconveniente que es la vida, y comienza a enfocarte en algo positivo que puedas hacer en respuesta.

11. Date un poco más de espacio. Respira profundamente cuando lo necesites. A veces tienes que distanciarte por un tiempo para ver las cosas más claramente otra vez. No tomes una decisión permanente por una emoción temporal.

12. Se consiente. El estrés proviene de la forma en que reaccionas, no de la forma en que es la vida. Ajuste tu actitud y el estrés se irá. Tú controlas la forma en que ves la vida. Justo en este momento, tus pensamientos están marcando la dirección para tu día. Elige pensamientos que conduzcan al día que más deseas vivir hoy.

13. Deja que las cosas sean menos que perfectas. No vivas tanto intentando crear tu vida perfecta como para olvidar vivir una genial.

14. Siempre que sea factible, diviértete en cada paso del camino.

15. Fija un ejemplo. Trata a todos los demás con amabilidad y respeto. En otras palabras, no seas perezoso ni juzgues a la gente. Se amable. Pregúntale por sus historias. Escúchalos. Se humilde. Está abierto. Se enseñable. Sé un buen vecino.

16. Presta atención a las acciones de las personas. Es posible que la gente no siempre te diga qué piensan de ti, pero siempre te lo mostrarán.

17. Pasa mucho más tiempo con aquellos que te hagan sonreír y mucho menos tiempo con aquellos que te hagan sentir presionado por impresionarlos. (Y recuerda, puedes ser amable con las personas y elegir no estar cerca de ellas todo el tiempo.)

18. Aléjate del drama con gracia. Dondequiera que haya mucho drama, normalmente hay mucha mentira y manipulación.

19. Simplifica todo lo que sea posible. Elimina el desorden en tu espacio físico y mental.

20. Si todo lo demás falla, el mejor consejo que he encontrado es “dormir”. Todo cambia por la mañana.

En última instancia, la mayor diferencia entre la gratitud y el arrepentimiento es la actitud. Se trata de cómo ves la vida y lo que decides hacer con ella cada día.

Vivir MejorEntre mantenerte en contacto con tus amigos y familiares, tratar de ser una súper estrella en el trabajo, y mantenerte al día con las tareas domésticas, la vida puede ponerse bastante complicada.

Sin embargo, un reciente hilo de Quora llamado “¿Cómo puedo hacer mi vida más simple?” sugiere que la vida no siempre tiene que ser tan complicada como la hacemos.

Varios usuarios proporcionaron sugerencias útiles sobre cómo agilizar nuestras vidas diarias. Aquí tienes nueve de nuestras ideas favoritas sobre cómo puedes hacer tu vida un poco más simple todos los días.

Sólo di no.

Si bien puede no ser fácil, decir no a todo lo que suma desorden a tu vida, deja espacio para lo que es más importante para ti.

“Tienes que decirle no a todo lo que no importe,” dice Oliver Emberton. “Practica decir que no a todo por defecto, y haciendo raras y preciosas excepciones.”

Una vez que comiences, tus prioridades serán más claras.

Vete al extranjero.

El usuario Quora Mark Pan sugiere mudarte a otro país por un par de años. La transición te obligará a dejar de lado grandes complicaciones tales como un trabajo insatisfactorio o una relación desordenada, así como te forzará a recortar tus pertenencias.

“Una vez que vuelvas, tendrás mucho menos equipaje, tanto tangible como intangible, y serás capaz de empezar de nuevo en muchos aspectos,” dice.

Decídete.

Ignorar las decisiones tirándoles un “No sé” sólo hará más difícil la elección en el largo plazo.

Radhika Devidas explica: “Esta sensación de ‘No sé’ que tienes de vez en cuando sólo significa que tienes que considerar un poco más para llegar a algo sólido. Cuando dejas las cosas en esta etapa, tienden a hacerse enormes y a menudo cancerosos cuando captan tu atención la segunda vez.”

Limpia tu casa.

Patricia Mineault recomienda, literalmente, limpiar tu casa una vez al año.

“Deshazte de la mitad de tus cosas,” dice ella. “Por supuesto, comprarás más cosas durante el año, pero también tendrás menos cosas en promedio. Te sorprenderá el poco material que necesitas.”

Autumn Knudson está de acuerdo, añadiendo que debes enfocarte en comprar solamente los elementos esenciales de alta calidad.

“Hazlo de modo que no tengas que preocuparte por reparar o sustituir estas cosas,” dice Knudson.

Cuanto menos tiempo dediquemos a sustituir ropa y muebles gastados, más tiempo tendrás para dedicarte a las tareas más importantes.

Decide lo que realmente necesitas.

Es fácil quedar atrapado en algo que deseas y decides que no puedes vivir sin él. Pero la verdad es que las personas sólo necesitamos unos pocos elementos básicos, tales como alimentos, agua y refugio.

“Cuantas más cosas poseemos / perseguimos / deseamos, menos nuestras vidas son nuestras,” dice Krystle Hannigan. “Las personas terminan siendo ‘propiedad’ de todas sus adquisiciones.”

No dejes que grandes casas, coches de lujo o ropas de diseño te alejen de cosas más significativas, como encontrar tu propósito y desarrollar relaciones más profundas, aconseja Hannigan.

Anda en bicicleta.

Simplificar tu transporte optimiza automáticamente varios otros aspectos de tu vida.

“Ahorrarás en gasolina, seguro, estacionamiento, y costos de mantenimiento. ¿Quién necesita un gimnasio? Recibirás una sesión de ejercicio de camino al trabajo!” dice Ryan Killoran.

Killoran no está solo en esto. Mike Lince sugiere vender tu coche también.

“Pon tu dinero del transporte en un carpooling, transporte público y taxis, y te sobrará dinero,” escribe. “Usa el tiempo de viaje para leer, tomarte una siesta o hacer un sudoku para entretenerte.”

Toma un descanso de tu teléfono.

Entre consultar tu email, responder los mensajes de textos, y pasar al siguiente nivel de Candy Crush, nuestros teléfonos se comen horas de valioso tiempo y pueden causarnos un estrés innecesario.

Tan vez no sea factible deshacerte de tu teléfono para siempre. Pero puedes agregar gratos momentos de simplicidad a tu vida con sólo dejarlo de lado en los momentos que sabes que no lo necesitarás, según sugiere Mike Fishbein.

Organízate.

Mantener tu área de trabajo libre de basura te ayudará a mantener tu mente despejada también.

Christopher Chen explica que “al organizarlo y mantenerlo ordenado, vas a hacer que encontrar un libro, papel, o carpeta sea mucho más fácil, y esto te ahorrará tiempo. No importa qué tan cliché pueda sonar esto, tener un espacio de trabajo limpio, también eliminará el desorden que hay en tu propia cabeza, y podrás concentrarse más fácilmente.”

Otra forma de eliminar el desorden extra alrededor de tu escritorio: Paga las facturas por internet y registrarse para que no te envíen el resumen de tu cuenta bancaria en papel.

“Y entoncen recibirás muy poco correo real. Y podrás tirar el resto de la pila a la basura,” dice Steve Coffman.

Disfruta las cosas pequeñas.

Tómate el tiempo necesario para apreciar los pequeños momentos de la vida en vez de salir corriendo de una actividad a otra.

Dan Alia tiene algunas sugerencias de por dónde empezar: “Ve una puesta de sol, escucha a los niños reír, paga el café de la persona detrás de ti, sonríele a un extraño, pon música, escucha más, llama a tu mamá y dile que la amas, bebe más agua, disfrutar realmente una brillante, crujiente, deliciosa manzana roja, y siempre deja todo mejor que lo que lo encontraste.”

librosLos editores de Amazon seleccionaron sus 100 libros favoritos de liderazgo y éxito.

Esta es una selección de 10 títulos, incluyendo libros de emprendedores, economistas y atletas de competición.

Cada uno ofrece una visión única de lo que significa tener verdadero éxito y cómo se puede alcanzar su pleno potencial.

‘Getting to yes’, por Roger Fisher, William Ury y Bruce Patton

Basado en el trabajo del Proyecto de Negociación de Harvard, este libro de negocios más vendido en 1981 ofrece estrategias para hacer frente a los conflictos personales y profesionales. Entre ellos se incluyen la separación de las personas del problema y cómo centrarse en los intereses, no en las posiciones.

‘Find a Way’, de Diana Nyad

En 2013, Nyad se convirtió en la primera persona en nadar de Cuba a Florida sin una jaula de tiburones, a los 64 años.

En “Find a Way”, se describem las experiencias que condujeron al éxito en la natación, incluyendo el fracaso en las Swim Cuba 30 años atrás, y explica cómo se desarrolló la perseverancia necesaria para convertirse en una heroína americano.

‘Eat That Frog!’, de Brian Tracy

El título viene de la clásica cita de Mark Twain: “Come una rana viva en la mañana, y nada peor te pasará el resto del día”.

En otras palabras, haga las cosas difíciles en primer lugar, cuando tenga la suficiente energía y atención, en lugar de gastar el tiempo en cosas fáciles.

‘Drive’, por Daniel H. Pink

Pink es el autro de varios libros de negocios populares, y este éxito de ventas de 2009 el autor propone que todo el mundo necesita lograr un sentido de autonomía, maestría y propósito antes de que puedan hacer un gran trabajo.

‘Crush It!’, por Gary Vaynerchuk

Vaynerchuk, un empresario y un inversor en tecnología, escribe que no hay mejor tiempo para dedicarse a su pasión y comenzar su negocio que ahora. Al trabajar duro y aprender todo lo que pueda, puede utilizar las herramientas digitales disponibles para construir una marca de gran éxito.

‘Chicken Soup for the Soul’, por Jack Canfield, Mark Victor Hansen y Amy Newmark

En 2013, “Sopa de pollo para el alma” celebró su 20 aniversario de calentar los corazones de las personas con 20 historias de inspiración adicionales. Los lectores aprenden sobre el amor, la paternidad, y perseguir sus sueños a través de personas reales que han vivido a través de las mismas luchas que tienen.

‘Big Magic’, de Elizabeth Gilbert

La autora de “Eat, Pray, Love”, quiere ayudar a los lectores a superar sus miedos y canalizar su potencial creativo, al igual que lo hizo ella. Cada una de las seis secciones del libro – el valor, encanto, permiso, persistencia, confianza y divinidad – incluye consejos y estrategias para encontrar la inspiración y cultivar la curiosidad en su vida diaria.

‘#Girlboss’, por Sophia Amoruso

En “#Girlboss,” la fundadora del minorista Nasty Gal, comparte historias de su juventud descarriada, incluyendo el robo y el buceo en un contenedor de basura, y cómo se preparó el terreno para su tremendo éxito.

El libro está lleno de consejos para la vida práctica y asesoramiento profesional que le inspirará para seguir su pasión y forjar su propio camino. No será fácil, pero será definitivamente vale la pena.

Kim KiyosakiMientras viajo y hablo por todo el mundo, una de las cosas más alentadoras es conocer a miles de mujeres que están listas para comenzar su viaje en las inversiones.

Es emocionante pensar en cómo el mundo del dinero y las inversiones están cambiando de algo que se suponía los hombres debían encargarse, a algo que las mujeres quieren poseer por sí mismas. Y es satisfactorio saber que soy parte de ayudar a las mujeres a tomar el control de su futuro financiero.

Una cosa que noté, sin embargo, es que las mujeres tienden a pensar demasiado las cosas. Cuando llega el momento de hacer un plan para invertir, podemos hacer que sea mucho más complicado de lo que tiene que ser. Es natural. Cada vez que enfrentamos algo nuevo e intimidante, queremos tratar de controlar todo para sentirnos seguras, en lugar de simplemente seguir adelante con lo que sabemos.

Por lo tanto, me gustaría darles a las mujeres tres preguntas sencillas para que se hagan a sí misma y que las ayudará a planificar y empezar su viaje en el mundo de las inversiones. Si te haces estas tres preguntas, estarás años luz por delante de la mayoría de los inversores.

1. ¿Cuál será mi principal vehículo de inversión?

Puedes invertir en más de un tipo de inversión, pero aprendí que soy más exitosa si enfoco la mayor parte de mi tiempo y energía en uno solo.

Los cuatro tipos principales de inversión son: bienes raíces, activos de papel, negocios, y materias primas. Dentro de cada clase, hay multitud de sub-tipos de inversión de los que puedes aprender. Estudia cada clase, encuentra la que te emocione más, y vierte tu energía y tu pasión en ella.

2. Dentro de esa categoría de inversión, ¿En qué tipo de producto me voy a enfocar?

Por ejemplo, si inviertes en acciones, ¿En qué tipo de acciones te vas a enfocar? ¿En qué vas a convertirte en una experta?

Para mí, si invirtiera en acciones tecnológicas, fracasaría miserablemente porque no tengo ningún interés en ellas y sé casi nada sobre tecnología. Si elijo comprar una acción, pondría más atención en las empresas de bienes raíces.

Por el contrario, si eliges los bienes raíces como tu inversión principal, tienes casas unifamiliares, edificios de apartamentos, edificios de oficinas, centros comerciales, y muchas más en las que te puedes enfocar.

El punto es tomar simplemente una cosa en las que puedas ser experta y enfocarte en ella. Una vez que te sientas cómoda con esa inversión, elige la próxima en la que quieras enfocarte.

3. ¿En cuanto tiempo quiero lograr mi meta?

Una cosa es elegir un caballo; y otra es apostar financieramente en él. Establecer metas y fijarle un tiempo para lograrla te ayudará a tomar acción en tu plan de inversión.

A lo largo del camino, tendrás algunos éxitos y algunos fracasos. Sigue aprendiendo, ajusta, y sigue adelante con tu plan. ¡Es así de simple!

objetivoLa formulación de objetivos era un tema del que ya había hablado en alguna ocasión y que daba por “sabido”.

Pero al ver la fascinación con la que algunas personas retuitean los comentarios de cualquier ponente cuando habla de cómo formular un objetivo (ni que sólo diga una condición) no puedo dejar de pensar que estoy dando por sabido algo que no lo está.

Por eso he decidido explicar el tema de una manera concisa pero más completa que otras veces, para que no quede mucho lugar a dudas.

Es de suponer que nos ponemos objetivos porque tenemos unas metas que queremos alcanzar y los objetivos son esos peldaños que nos ayudan a alcanzarlas. Ya hablé también en una ocasión de que era mejor un enfoque estratégico que además de los objetivos recogiera todo el planteamiento pero los objetivos han de estar ahi.

Para que se dé una buena formulación de objetivos fíjate que tu objetivo cumpla las siguientes condiciones:

1. Formulado en positivo

Tienes que formular tu objetivo diciendo lo que quieres, no lo que no quieres.

Muchas veces, nos descubrimos a nosotros diciendo, no sé lo que quiero pero sé lo que no quiero. Esa formulación no es válida, porque el contrario de las cosas que no quiero pueden ser infinidad de cosas diferentes y el cerebro, tiene por costumbre no escuchar el “no” que va por delante de la formulación.

Por tanto, empieza tu redacción diciendo lo que realmente quieres.

2. Concreto

Es también frecuente, cuando hablamos de lo que queremos, decir cosas del tipo, quiero sentirme mejor. Es un comienzo, pero demasiado vago ya que ¿Qué es mejor? ¿Cuánto sería estar mejor? ¿Comparado con qué?

Nos va a ser difícil mesurar el cambio y saber en que punto estamos del proceso y hasta dónde hemos llegado con esa indefinición. Es mejor decir algo estilo: Quiero estar relajada en mi trabajo, la mayor parte del tiempo.

3. Que lo puedas controlar

Otro error frecuente que solemos hacer a la hora de formular nuestros objetivos es pedir cosas que no están en nuestras manos. Si yo digo Quiero que mi jefe sea más simpático, he de ser consciente que aunque yo puedo hacer algo para conseguirlo la mitad de esa decisión depende de otra persona.

Si dejo la consecución de mis objetivos en manos de otras personas corro un gran riesgo de acabar decepcionado. Tal vez yo pueda querer que mi jefe sea más simpático, pero a la hora de ponerlo como objetivo, es mejor que ponga sólo lo que realmente yo puedo controlar, por ejemplo: voy a hablarle cuando le vea de un modo empático y colaborador. El resto ya no está en mis manos.

4. Realista

No se trata de no poder tener grandes aspiraciones, pero es mejor que los objetivos que me ponga estén a mi alcance aunque sea con esfuerzo.

Si quiero ser astronauta pero ya se me ha pasado la edad de ir a las pruebas, no estoy siendo realista. Y si la meta final es muy lejana, es mejor que empiece con metas más cercanas que me puedan satisfacer mientras no alcanzo esa otra meta más alejada en el tiempo.

Si por ejemplo quiero tener una titulación universitaria, puede ser una meta adecuada, pero me será más satisfactorio marcarme una serie de asignaturas para sacar cada año y disfrutar de esos aprendizajes y dejar la meta de la titulación como objetivo final.

5. Temporalizado

Todos hemos oído hablar de los propósitos que nos hacemos en enero, cuando empieza el año, para abandonar, en la mayor parte de ocasiones, en febrero.

Cuando me pongo una meta, debo pensar en cuándo voy a empezar, cuánto tiempo le voy a dedicar y en la medida de lo posible, en que lapso de tiempo, aunque sea aproximado, tendría que haberla conseguido (esto último no siempre es posible saberlo).

En el ejemplo que decíamos de tener una titulación universitaria, puedo calcular más o menos los años que necesito para terminar, poner la fecha de inicio y marcar un ritmo de pasar las asignaturas. Sobre la marcha, ya vendrán los reajustes si son necesarios, pero nosotros partimos de un plan temporalizado. Así evitamos el riesgo de esa gente que siempre va a dejar de fumar mañana.

6. Ecológico (mirar bien cuáles son las consecuencias)

La palabra ecológico se refiere a qué puedo ganar y perder si consigo mi objetivo.

Es importante pararse a pensar en las consecuencias tanto positivas como negativas, ya que muchas veces queremos las cosas sin sopesar demasiado bien lo que van a suponer en realidad para nosotros. Sólo vemos lo positivo.

Si seguimos con el ejemplo del título universitario, sería interesante valorar cuál es el beneficio de tenerlo y por otro lado que me va a suponer tener que dedicar horas a estudiar (dejar actividades de ocio, no tener tanta vida familiar, etc.) y si creo que lo que pierdo compensa con lo que ganaré.

7. Qué te resuene emocionalmente

Este punto no suele incluirse en ninguna formulación de objetivos de las que yo he leído o me han explicado, pero creo que es un punto fundamental.

El objetivo te ha de resonar de algún modo, has de sentir algo cuando piensas en eso que quieres conseguir, no basta con que sea algo que esté en tu cabeza, has de sentirlo en tu cuerpo. Te ha de sacudir por dentro. Los objetivos mentales son en la mayoría de los casos especulaciones, pero no verdaderos deseos, esos que nacen de lo más profundo de tu ser.

No nos vamos no obstante a engañar y a creer que sólo con formularlos correctamente vamos a llevarlos a cabo. Para que llevemos a cabo los objetivos, lo primero que ha de haber es una motivación verdadera. Y que además sea algo que quieres realmente, no sólo algo que piensas que quieres. Algo que haga bailar tu corazón y no sólo una exigencia de tu personaje.

No basta además, con que sea un deseo de algo que nos gustaría conseguir, ha de haber un firme propósito de llevarlo a cabo, aunque suponga cambiar de hábitos y hacer un esfuerzo. Y hacerlo por un período de tiempo prolongado. Si se dan todas esas condiciones y además cumples los siete principios, estás ya en muy buen camino para alcanzar tus metas.

Vivir MejorTal vez sea un simulacro de incendio, o un desastre de plomería, o la música de espera de un servicio al cliente.

En cualquier caso, algo de seriedad te distrajo de lo que realmente tenías que hacer hoy. Te saco la concentración y no pudiste terminar nada.

Ahora son las 5 p.m., está muy atrasado, y estás empezando a entrar en pánico por lo terrorífico que se perfila a ser tu mañana.

¿Ahora que?

En primer lugar, deja un rato tu computadora. Mejor aún, sal de tu oficina por completo. Y entonces haz esto.

1. Programa un temporizador

Como experto en administración de tiempo, Allyson Lewis le dice a Fast Company, es esencial encontrar un lugar tranquilo, lejos del lugar donde tu jornada laboral se prendió en llamas. Lleva lápiz y papel, y agarra ese reloj de arena o tu smartphone.

“Entonces,” Lewis aconseja, “prográmalo en siete minutos.”

“La gente no tiene tiempo para crear este plan maestro,” explica. Cuanto más tiempo dediques a tratar de resucitar a las ambiciones del día anterior, más tiempo estarás encerrado en un estado de agitación y tormento. Y eso no es productivo.

Antes de poder hacer cualquier otra cosa, Lewis dice, tienes que abandonar toda esperanza de que alguna gran estrategia te devuelva al camino. Eso simplemente no sucederá, por lo que tienes que fijar algunos parámetros que te obliguen a pensar de forma más estrecha.

2. Fija cinco metas cortas…

En esos siete minutos, piensa en cinco cosas que puedas lograr al día siguiente, dentro de 2 a 20 minutos cada uno. Según Lewis, “ese es el ancho de banda atencional” el máximo tiempo que le podemos dedicar a una tarea determinada de forma continua.

Lo más probable es que siguas gastando algunos de esos siete minutos pensando en tareas que no cumplan con ese criterio, y eso está bien. Parte del ejercicio es buscar esas más pequeñas y alcanzables metas, lo que Lewis llama “micro-acciones.”

“Estas cosas tienen que ser muy cortas, [y] tienen que ser completadas por ti (sin tener que estar confiando en nadie más) dentro de esa ventana de 20 minutos,” dice ella. Además, “tienen que ser lo suficientemente importantes como para que te acerquen a tu meta, [y] tienes que tener todos los recursos para llevarlos a cabo” de forma inmediata.

Si tienes que hacer llamadas telefónicas, conseguir aprobaciones, o fijar una reunión antes de poder comenzar una micro-acción, no es una micro-acción; es un proyecto, y ese no es el punto.

“Terminar este artículo es un proyecto,” me dice. “Hablar conmigo es una micro-acción.”

3. …Y hacerlas

A la mañana siguiente, resiste la tentación de asomarte al abismo de tu bandeja de entrada. En vez de eso, bucea en tu lista de cinco ítems. La ventaja clave aquí, Lewis dice, es que casi te has garantizado progresos en un día en el que realmente importan.

Si lo sigues bien, este modelo “cinco antes de las once” te asegurará que conseguirás terminar cinco tareas en 100 minutos, o alrededor de las 11 de la mañana. Pero, Lewis dice, “Incluso si sólo completas una cosa después de ese terrible día, tu cerebro segregará dopamina y adrenalina en tu torrente sanguíneo.” Y eso es sin duda lo más importante, ya que te dará el empuje cognitivo que necesitas para poder recuperarte.

Según Lewis, no es la experiencia de lograr algo lo que crea ese impulso neuro-químico. Es la anticipación de hacerlo: “En el momento en el que taches uno [ítem], no sólo experimentarás esa euforia… recibirás un golpe de dopamina anticipado por la siguiente cosa que estés por hacer.” Lo que ayer fue retroceso ahora es impulso.

4. Sigue haciendo esas micro-acciones

“Gran parte de nuestro tiempo está escrito,” dice Lewis. “Y entonces, de repente, cuando ese escrito se empala y estás en un caldero hirviente de actividades y quemado en cada lugar,” continúa vívidamente, “eso es algo muy difícil.”

Pero con el tiempo, puede llegar a ser menos difícil. Gracias a una propiedad llamada “neuro-plasticidad,” nuestro cerebro puede adaptarse. Antiguos caminos neuronales pueden caer fuera de uso mientras creamos unos nuevos.

Por lo general, cuando se produce una emergencia, el sistema nervioso se pone en marcha. “No sólo decimos, ‘Oh, esto va a ser un pequeño problema’,” dice Lewis. Más bien, “se te bombeará cortisol y adrenalina, [y] eso es agotador.” Con el tiempo, la respuesta al estrés se convertirá en una reacción arraigada: “Cada vez que lo experimentes, esos modelos cognitivos se fortalecerán, y tu cerebro no podrá hacer otra cosa que sentir eso.”

Pero al cambiar nuestro final del día y definir cinco micro-acciones para completar la mañana siguiente, Lewis dice, podemos eliminar esa agotadora reacción, o al menos empezar a aprender una nueva que haga mejor uso de nuestro sistema nervioso, el “modelo cognitivo” más lógico con el que estamos construidos.

Al recompensar a nuestros cerebros con un golpe de neuroquímicos placenteros cada vez que logremos una micro-acción, más probable es que podamos convertir esos siete minutos de sesión planificadora en un hábito diario. Eso no sólo puede aumentar nuestra productividad en los días ordinarios, también, según Lewis, puede darnos la capacidad de recuperación que necesitamos tan desesperadamente para poder salvar uno de los perdidos.

Irónicamente, quizás el mejor antídoto para todo el estrés de no conseguir nada es conseguir hacer algo. “La energía”, Lewis añade, “se crea y motiva cuando haces algo.”

Anthony RobbinNo necesitas de hechicería financiera o un boleto ganador de la lotería para aumentar tu valor neto. Unas pocas movidas inteligentes pueden hacerte rico de forma instantánea.

En su nuevo libro, “Money: Master The Game (Dinero: Domina el Juego),” Tony Robbins comparte cinco estrategias para alcanzar tus metas financieras más rápidamente.

Cualquiera de estas colocará más dinero en tu hoja de balances personales, pero si intentas varias a la vez, “nadie podrá detenerte,” dice Robbins.

1. Ahorra más e invierte la diferencia.

Ahorrar no es algo exactamente sexy, pero es una estrategia altamente efectiva para hacer crecer tu valor neto. Si encuentras una forma de guardar un poco de dinero e invertirlo de forma inteligente para un crecimiento compuesto, Robbins dice que acelerarás dramáticamente tus metas financieras.

Para aquellos que sienten que simplemente no pueden exprimir más de sus sueldos, él dice que no es tan difícil como lo parece si eres creativo.

Por ejemplo, al hacer pagos tempranos de una hipoteca tradicional de 30 años, podrías estar pagando tu hogar en la mitad del tiempo y ahorrando también el 50%.

2. Gana más e invierte la diferencia.

Una de las formas más rápidas de tener más dinero es hacer más dinero. Robbins dice que la clave para aumentar tu ingreso es ser más valioso. Pregúntate a ti mismo:

¿Estás en una empresa, ubicación, y ocupación en la que tus habilidades estén en demanda?
¿Refleja tu sueldo el valor que entregas?
¿Es tiempo de pedir un aumento de sueldo o elevar tus tarifas?
¿Hay maneras en las que puedas lograr un ingreso adicional fuera de tu trabajo diario?

 Él dice que si te comprometes a ganar más dinero, encontrarás una forma de hacerlo.

3. Reduce tus costos e impuestos, e invierte la diferencia.

“No es cuánto ganas lo que importa, es lo que te quedas,” dice Robbins.

Invertir en fondos mutuos de alto-costo versus invertir en fondos de índices de bajo costo que imitan el rendimiento de todo el mercado bursátil puede costarte miles de dólares con el paso de los años. Él también hace notar que el norteamericano promedio gasta en su vida más de la mitad de sus ingresos en pagar impuestos (impuesto de ingresos, a la propiedad, de ventas, etc.).

El encontrar maneras de reducir tus costos e impuestos logrará instantáneamente dejar más dinero en tus bolsillos.

4. Obtén mejores devoluciones de impuestos.

¿Cuál es la diferencia entre una devolución de un 10% y de un 4%? Un retorno del 10% duplica tu inversión cada 7.2 años mientras que una devolución de 4% lo hace cada 18 años.

Si bien muchas personas piensan que el secreto a tener grandes devoluciones es asumir grandes riesgos, Robbins dice que los inversionistas altamente exitosos buscan un riesgo-recompensa asimétricas, lo que significa un gran potencial de ganancias con un pequeño potencial de pérdidas.

Por ejemplo, Paul Tudor Jones, billonario gracias a los fondos de inversión libre, siempre busca oportunidades en las cuales si arriesga 1 dólar, él cree que puede ganar 5 dólares.

5. Cambia tu estilo de vida.

Robbins dice que podrías darle un gran cambio a tu estilo de vida y mudarte hoy a una ciudad o país menos costoso (piensa en Bali, Fiji, Costa Rica). ¿Por qué esperar al retiro? También hay otros pequeños cambios en tu estilo de vida que pueden ayudarte a aferrarte a tu dinero.

Considera reducir los gastos de tu hogar o auto, cocinar en tu casa más seguido, o volverte creativo con tu presupuesto.

“Se trata de ser más eficiente y efectivo con tus ganancias y ahorros,” dice Robbins. “Al final del día, la mejor inversión que puedes hacer es la que haces en ti mismo y en tu estilo de vida.”

 

 

 

Subir »
FB