Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Reibox BlogLas personas tacañas y frugales son dos tipos de personas muy diferentes. Cuando se trata de gastar su dinero, las personas tacañas se centrarán primero en el precio. Las personas frugales se centrarán primero en la calidad cuando se trata de gastar su dinero.

Un denominador común que comparten, sin embargo, es que controlan cuánto dinero gastan.

Sin embargo, la mayoría de las personas no son ni tacañas ni frugales. En consecuencia, no son cautelosas acerca de sus gastos.

Si no ganan mucho dinero, este rasgo de carácter puede llevarlos a grandes deudas con las tarjetas de crédito y a la pobreza.

Pero hay una solución. En mi estudio de 5 años de millonarios que se hicieron a sí mismos, encontré una estrategia que usan para limitar la cantidad de dinero disponible para gastar. La llamo la «estrategia del dinero invisible.»

La estrategia del dinero invisible implica tres sencillos pasos:

1. Define tus gastos mensuales

Este paso requiere que realices un seguimiento de tus gastos durante unos meses con el fin de determinar cuánto dinero estás gastando en tus necesidades y cuánto estás gastando en tus deseos.

Tus necesidades son las cosas en las que debes gastar dinero para sobrevivir. Las necesidades incluyen costos de vivienda, comida, gastos de automóviles, etc.

Tus deseos incluyen gastos de entretenimiento, como ir a restaurantes y bares, tomar vacaciones, comprar joyas o comprar otras cosas que realmente no necesitas.

Los deseos también incluyen super-dimensionamientos de tus necesidades. Tú super-dimensionas cuando compras una casa en un barrio de lujo, o cuando compras una casa más grande para dar a otros la impresión de que te está yendo bien. Super-dimensionas cuando compras un coche más caro sólo para impresionar a los demás. Super-dimensionas cuando compras un anillo de boda, reloj, o cualquier cosa más costosa que caiga en la categoría de «última moda». El último gasto de moda incluye ropa, teléfonos celulares, computadoras, etc.

Una vez que has definido tus gastos mensuales, sabes exactamente cuánto dinero necesitas para sobrevivir.

2. Calcula tu exceso de dinero

Resta tu gasto mensual del pago mensual total que llevas a casa. Ese es tu exceso de dinero.

3. Haz tu dinero invisible

Abre una cuenta de ahorros separada. Cada vez que te paguen, mueve inmediatamente el exceso de dinero a la cuenta de ahorros. Esto te obligará a gastar sólo lo que tienes en tu cuenta corriente principal.

Esto tiene tres efectos psicológicos:

En primer lugar, el simple acto de mover tu exceso de dinero a una cuenta de ahorros te hace sentir bien contigo mismo. Sentirte bien contigo mismo te hace feliz.

En segundo lugar, te verás forzado a limitar tus gastos a lo que está disponible en tu cuenta corriente principal. Esto fuerza la disciplina, lo que también te hace sentir bien contigo mismo.

El tercer efecto es el impacto psicológico de cavar en tus deseos. Cada vez que mueves el dinero de tu cuenta de ahorros de vuelta a tu cuenta corriente principal, con el fin de gastar ese dinero en algo que deseas, te sentirás como si te estuvieras engañando. Esto te hace sentir mal sobre ti mismo, lo que te conduce a la infelicidad.

Las personas naturalmente gravitan hacia las cosas que los hacen sentirse felices y evitan las cosas que los hacen sentirse infelices. La estrategia del dinero invisible juega con esa tendencia humana natural.

Con el tiempo, desarrollarás el hábito de gastar dinero sólo en tus necesidades con el fin de evitar la infelicidad que resulta cuando gastas en tus deseos.

Pruébalo durante al menos cuatro meses. En mi experiencia, te toma cerca de cuatro meses forjar buenos hábitos de dinero.

nunca será tarde¿Cuál es su personalidad? ¿Es usted de los que vive entre sueños o de los que prefiere aterrizar en la realidad y ser objetivo con las situaciones que le suceden en su diario vivir?

Los extremos son malos, porque si se es de los que vive en otro mundo por tener la firme certeza de que “soñar no cuesta nada”, se puede encerrar en un cuento de hadas que nunca va a suceder, simplemente porque dejó al azar aquello que tanto quería, esperando que alguien apareciera para mejorarle su situación.

Pero también quienes viven en una supuesta realidad dinamizada por ellos mismos se construyen obstáculos que solo están en sus mentes, dejando de lado el trabajo que tendrían que hacer para lograr lo que desean. Son aquellas personas que suelen pensar que ya “nacieron pobres” “tuvieron hijos y no pueden hacer nada más” “tienen actividades laborales extensas” o simplemente “no tienen el tiempo necesario”.

Puede que conozca casos de fracasos de familiares o amigos cercanos, sin embargo, si revisa un poco lo que ha sucedido con personas famosas y millonarias en el mundo, encontrará que no necesariamente hicieron su fortuna a los 20 años ni con un capital grande de inversión, algunos de ellos son: Harrison Ford, quien antes de ser ‘Han Solo’ en ‘La Guerra de las Galaxias’ fue carpintero hasta sus 30 años o el caso de Morgan Freeman, quien comenzó a ser reconocido a sus 52 años en la película ‘Paseando a Miss Daisy’ con la que fue galardonado a un ‘Globo de Oro’.

Finanzas Personales recopiló 10 cosas que nunca serán demasiado tarde para hacer, de acuerdo con el portal web Unotv y Lifeder.com. Así que ánimo y a empezar el siguiente día con una nueva intención. Recuerde esta frase:

“Cada mañana volvemos a nacer… lo que hacemos hoy es lo que realmente importa” (Buda)

Nunca es demasiado tarde para…

1. Empezar

No se rinda, siempre va haber tiempo para iniciar con la meta que tiene en mente. Si cultiva este estado mental, encontrará que su productividad y felicidad general aumentan de forma significativa y comenzará a emprender acciones sin esfuerzo ni excusas.

2. Una gran idea

Las personas creativas e innovadoras son las que marcan la diferencia. Cuanto más espere para comenzar su idea o hacer un gran cambio en su vida, más difícil será. El momento correcto es ahora, simplemente céntrese en las soluciones y en los beneficios que estas le traerán.

Recuerde que la mayoría de emprendedores no tienen éxito a la primera y que de los errores se aprende, así que no le tenga miedo a volver a intentar. El fracaso en sí, solo es un estado mental y lo puede concebir como un aprendizaje.

3. Hacer cambios

El cambio para bien, siempre es positivo y nunca es tarde para hacerlo. Cuando está tan centrado en su rutina es difícil ver las cosas desde otra perspectiva. Provocar algún cambio en su vida le permitirá ver las cosas de forma distinta y tener nuevas ideas.

4. Hacer algo extremo

No crea que porque gasta dinero en disfrutar de algunas actividades está cometiendo un pecado, todo lo contrario, esta es una forma de salir de la rutina de liberarse y practicar nuevas cosas. Deje que la adrenalina recorra su cuerpo, goce sin poner su vida en riesgo.

5. Salir de la zona de confort

Cuando se dé la oportunidad de conocer otros espacios y a otras personas se dará cuenta que más allá de su realidad existen diferentes cosas para explorar, un mundo nuevo por recorrer.

6. Hacer el ridículo

Muchas veces nos da pavor lo que las personas puedan decir de nosotros pero esto no debe de importarnos, deje de pensar en lo que los demás puedan pensar o decir de usted, ríase de sí mismo, es la mejor terapia que puede tener.

7. Aprender cosas nuevas

No importa que crea que ya es viejo para aprender algo nuevo, ya sea por hobby o por profesionalización, pues así usted ya tenga una carrera los tiempos cambian y todo se va actualizando. Láncese sin miedo a aprender eso que siempre quiso.

8. Pasar tiempo solo

Disfrute de la soledad.

Tener un tiempo a solas no significa que nadie lo quiere, al contrario, significa que usted se quiere y necesita conocerse más, saber qué le gusta y qué no, saber quién es realmente.

9. Enamorarse

Aunque haya salido lastimado de una relación, no tiene por qué cerrarse a conocer más personas por miedo a caer en un mismo error, quizás no ha conocido a la persona correcta. Además cuando nos enamoramos nos sentimos vivos, más que nunca.

10. Decir “NO”

Esta es la palabra que más nos da miedo decir, pero debe de dejar de temerle. Aprenda a decir NO hasta en las cosas más pequeñas y verá cómo poco a poco se sentirá mejor. Esto lo ayudará a liberarse de problemas o de cosas que usted simplemente no quiere hacer.

dejar«Cuando dejes de perseguir las cosas incorrectas, estarás permitiendo que te alcancen las adecuadas.»

Como María Robinson dijo una vez: «Nadie puede volver atrás e iniciar un nuevo comienzo, pero cualquiera puede comenzar hoy mismo y hacer un nuevo final».

No hay verdad mayor que ésta pero, antes de que comiences este proceso de transformación, debes dejar de hacer las cosas que han estado impidiéndote avanzar.

Aquí te dejo unas ideas para ir empezando:

1. Deja de pasar tiempo con la gente equivocada.

La vida es demasiado corta como para pasarla con la gente que te succiona la felicidad.

Si alguien te quiere en su vida te hará un hueco, pero tú no tendrías porqué forcejear por ello. Así que, nunca le insistas a alguien que continuamente te está subestimando. Y recuerda, tus verdaderos amigos no son los que están a tu lado cuando mejor te van las cosas, sino aquellos que permanecen contigo cuando estás en tu peor momento.

2. Deja de huir de tus problemas.

Afróntalos. No, no será fácil. No hay ni una sola persona en el mundo capaz de encajar a la perfección cada golpe que le da la vida.

No estamos programados para solucionar los problemas al instante. Simplemente, no somos así. Es más, estamos hechos para enfadarnos, entristecernos, herir, tropezar y caer. Pues esa es la finalidad de la vida: afrontar los problemas, aprender, adaptarnos y solucionarlos con el paso del tiempo. Eso es lo que, en última instancia, nos convierte en lo que somos.

3. Deja de engañarte a ti mismo.

Puedes engañar a cualquier persona del mundo, pero no a ti mismo. Nuestras vidas solo mejoran cuando corremos riesgos y el primer y más difícil riesgo que podemos correr es empezar a ser honestos con nosotros mismos.

4. Deja de poner tus propias necesidades en último lugar.

Lo más doloroso de todo es perderte en el proceso de amar demasiado a otros, tanto como para olvidarte de que tú también eres especial. Sí, ayuda a los demás, pero ayúdate a ti mismo también. Si hay un momento para perseguir tu pasión y hacer algo que sea importante para ti, ese momento es ahora.

5. Deja de intentar ser alguien que no eres.

Uno de los mayores desafíos de la vida es ser uno mismo en un mundo que intenta convertirte en otra persona.

Siempre habrá alguien más guapo que tú, más inteligente que tú o más joven que tú pero ellos nunca serán tú. No cambies para que los demás te acepten. Sé tú mismo, y las personas adecuadas querrán a tu «yo» auténtico.

6. Deja de vivir en el pasado.

No puedes iniciar un nuevo capítulo en tu vida si permaneces anclado releyendo el anterior.

7. Deja de asustarte por cometer errores.

Hacer algo y equivocarse es por lo menos diez veces más productivo que no hacer nada. Todos los éxitos esconden tras de sí una lista de errores y, cada nuevo error, te conduce al éxito. Al final, te arrepentirás más de las cosas que NO hiciste que de las que sí hiciste.

8. Deja de regañarte por los errores que cometiste.

Podemos amar a la persona equivocada y llorar por lo malo que nos ha ocurrido, pero no importa cómo de mal nos haya ido porque una cosa es segura: los errores nos ayudan a dar con las personas y las cosas que nos convienen.

Todos cometemos errores, tenemos problemas e incluso lamentamos sucesos de nuestro pasado. Pero tú no eres tus errores, ni tus problemas y AHORA es cuando tú estás aquí, con la posibilidad de modelar tu día y tu futuro. Todas y cada una de las cosas que suceden en tu vida te preparan para un momento que aún está por llegar.

9. Deja de intentar comprar la felicidad.

Muchas de las cosas que deseamos son caras. Pero lo cierto es que las cosas que verdaderamente nos satisfacen son completamente gratis: el amor, reírse y trabajar en lo que nos apasiona.

10. Deja de buscar la felicidad exclusivamente en los demás.

Si no estás a gusto contigo mismo, tampoco serás feliz en una relación a largo plazo con otra persona. En primer lugar, tienes que crear la estabilidad en tu propia vida antes de poder compartirlo con alguien más.

11. Deja la pereza.

No pienses demasiado porque, si no, generarás un problema que ni siquiera estaba ahí. Analiza las situaciones y pasa a la acción. No puedes cambiar aquello a lo que te resistes a afrontar. Progresar implica riesgo. ¡Punto! No puedes llegar a la segunda base si todavía tienes un pie en la primera.

12. Deja de pensar que no estás listo.

Nadie se siente nunca listo al 100% cuando se presenta una oportunidad. Y es que la mayoría de las grandes oportunidades de la vida nos obligan a salir de nuestra zona de confort, lo que significa que no nos sentiremos completamente cómodos al principio.

13. Deja de implicarte en relaciones por motivos equivocados.

Las relaciones deben escogerse sabiamente.

Más vale estar solo que mal acompañado. No hay ninguna necesidad de precipitarse. Si algo tiene que ser, será: en el momento adecuado, con la persona adecuada y por el motivo adecuado. Enamórate cuando estés listo, no porque te sientas solo.

14. Deja de rechazar nuevas relaciones solo porque las anteriores no funcionaron.

En la vida te darás cuenta de que conoces a las personas por un motivo. Algunas te probarán, otras te usarán y otras te enseñarán. Pero lo más importante, algunas sacarán lo mejor que hay en ti.

15. Deja de competir con los demás.

No te preocupes de lo que otros hacen mejor que tú. Concéntrate en batir tus propios records día a día. El éxito es una batalla en la que solo compites TÚ CONTIGO MISMO.

16. Deja de envidiar a los demás.

La envidia es el arte de fijarse en las virtudes de los demás sin reparar en las propias. Pregúntate esto: «¿Qué tengo yo que querrían los demás?».

17. Deja de lamentarte y de compadecerte de ti mismo.

La vida nos plantea dificultades por una razón: para orientar nuestro camino en la dirección más adecuada para cada uno de nosotros.

Puede que no lo veas o no lo entiendas del todo en el momento en que las cosas ocurren, y puede que sea duro pero, reflexiona sobre las dificultades que soportaste en el pasado; comprobarás que, casualmente, te condujeron a un lugar, una persona, estado de ánimo o situación mejores.

Así que ¡sonríe! Deja que todo el mundo sepa que hoy eres un poquito más fuerte que ayer, y lo serás.

18. Deja los rencores.

No pases tu vida albergando odio en tu corazón. Acabarás tú mismo haciéndote más daño que las personas a las que odias.

Perdonar no significa decir «no importa aquello que me hiciste», sino «no pienso dejar que lo que me hiciste acabe con mi felicidad para siempre». El perdón es la respuesta… déjalo, encuentra la paz y ¡libérate! Y recuerda que el perdón no se refiere solo a los demás sino también a ti mismo. Si tienes que hacerlo, perdónate a ti mismo, pasa página y trata de hacerlo mejor la próxima vez.

19. Deja de permitir que otros te rebajen a su nivel.

Niégate a bajar tu nivel para acomodarte al de aquellos que se niegan a subir el suyo.

20. Deja de perder el tiempo justificándote ante los demás.

Tus amigos no lo necesitan y tus enemigos no lo creerán, de todas formas. Simplemente, haz lo que tú consideres correcto.

21. Deja de hacer lo mismo una y otra vez sin tomarte un descanso.

El momento para darse un respiro es cuando no tienes tiempo para ello. Si sigues haciendo lo que haces, seguirás obteniendo lo que has obtenido hasta ahora. A veces es necesario distanciarse para ver las cosas con claridad.

22. Deja de ignorar la belleza de los pequeños momentos.

Disfruta de las pequeñas cosas, porque un día mirarás atrás y descubrirás que ésas fueron las grandes cosas. La mayor parte de tu vida estará compuesta por los pequeños e innombrables momentos que pasas sonriendo con la gente que te importa.

23. Deja de intentar que todo sea perfecto.

El mundo real no recompensa a los perfeccionistas, sino a quienes hacen las cosas.

24. Deja de seguir el camino del mínimo esfuerzo.

La vida no es fácil, sobre todo si tu objetivo es lograr algo valioso. No tomes el camino fácil. Haz algo extraordinario.

25. Deja de actuar como si todo estuviese bien cuando en realidad no lo está.

No pasa nada porque un día te derrumbes. No tienes que fingir todo el tiempo que eres fuerte ni tampoco hay necesidad de que demuestres constantemente que todo va bien. Tampoco debería preocuparte lo que los demás piensen: si necesitas llorar, hazlo; te vendrá bien desahogarte.

Cuanto antes lo hagas, antes volverás a sonreír.

26. Deja de culpar a los demás por tus problemas.

Las probabilidades de que alcances tus sueños dependen de la medida en la que hayas asumido la responsabilidad de tu vida. Cuando culpas a los demás de lo que te sucede estás negando tu responsabilidad: le estás otorgando a los demás poder sobre parte de tu vida.

27. Deja de intentar serlo todo para todos.

Simplemente, es imposible e intentarlo acabará quemándote. Pero hacer sonreír a una persona PUEDE cambiar el mundo. A lo mejor no al mundo entero, pero sí al de esa persona así que, limita tu foco.

28. Deja de preocuparte tanto.

El hecho de que te preocupes no te quitará la carga mañana, pero si la felicidad de hoy.

Una forma de saber si merece la pena calentarse con algo es preguntarse: «¿Importará esto dentro de un año? ¿de tres? ¿de cinco?» Si la respuesta es que no, entonces no merece la pena.

29. Deja de centrarte en lo que no quieres que ocurra.

Céntrate en lo que sí quieres que te suceda.

El pensamiento positivo es clave en todas las historias de grandes éxitos. Si te despiertas cada mañana con la idea de que algo maravilloso va a suceder en tu vida, y prestas mucha atención, a menudo descubrirás que estabas en lo cierto.

30. Deja de ser desagradecido.

No importa lo bien o mal que te vaya, levántate cada mañana dando gracias por estar vivo.

En algún lugar alguien está luchando desesperadamente por los suyos. En lugar de pensar en lo que te falta, trata de pensar en lo que sí tienes y que les falta a los demás.

Vivir MejorTener las mejores ideas del mundo no te ayudará si nadie quiere escucharte.

El orador y autor Julian Treasure dio una popular charla TED en la que explica cómo cualquiera puede hablar eficazmente, ya sea en una conversación o en frente de una multitud.

Qué tanto influencias en otros, dice, depende tanto de lo que dices como de lo que no dices.

Aquí tienes malos hábitos que debes evitar si quieres que la gente te escuche, a los cuales Treasure llama los «siete pecados capitales al hablar.»

1. Chismear

Hablar mal de otra persona parece crear una reacción en cadena, dijo Treasure.

Si participas en los chismes, puedes acabar con una mala reputación e inspirar a otros a comenzar chismes sobre ti.

2. Juzgar

Si llenas tus conversaciones con prejuicios sobre los demás, haces que la persona con la que estás hablando tenga en mente que también la juzgarás, dijo Treasure.

Tendrán miedo a abrirse a ti y puede que se cierren por completo.

3. Ser negativo

Treasure dijo que su madre, en sus últimos años, se convirtió en una persona muy negativa; incluso encontraba el lado negativo en cosas arbitrarias como qué día pasaría. Treasure se obligó a dejar de escucharla mientras pasaba tiempo con ella.

Elegir ser optimista simplemente te hará más agradable con quien hablar, dice. Además, es mejor para tu salud.

4. Quejarte

Relacionado con enfocarte en el lado oscuro de la vida es quejarse, lo cual se convierte fácilmente en un hábito.

Antes de darte cuenta, dice Treasure, serás conocido como la persona que se queja por todo, todo el tiempo, las noticias, el trabajo, y todo lo demás. Es lo que él llama «miseria viral».

5. Poner excusas

Algunas personas tienen «lanza-excusas,» dice Treasure, echarle la culpa a cualquiera y a cualquier cosa excepto a sí mismas cuando se encuentran con el fracaso.

Mientras que otros pueden dejar deslizar una excusa de vez en cuando, un flujo constante de ellas revela que no tomas responsabilidad por tus acciones.

6. Exagerar

La exageración «degrada nuestro idioma,» dice Treasure.

Añadir drama innecesariamente es esencialmente una forma de mentir, y «no nos gusta escuchar a las personas que conocemos mintiéndonos.»

7. Ser dogmático

Es peligroso cuando las opiniones y los hechos se confunden.

A nadie le gusta ser bombardeado con opiniones expresadas como si fueran verdad.

antes de dormir¿Conoces ese momento entre irte a la cama y quedarte dormido, verdad?

Algunos ven películas, leen un libro, obligan a sus ojos a quedarse cerrados, planean o se preocupan por su mañana, o piensan en las cosas que tenían que hacer hoy, pero no hicieron.

Yo digo que elimines todas estas cosas, y saca lo mejor del final del día.

Es un período de tiempo realmente importante para tu desarrollo personal, te des cuenta o no. Es tan importante como la rutina de la mañana. Un día que empezó bien debería terminar bien también.

Y la manera de hacerlo es bastante simple y los beneficios son increíbles.

Aquí tienes 5 cosas que debes hacer antes de irte a dormir por la noche, que harán tu día significativo y te ayudarán a vivir libre de estrés, y más feliz:

1. Deja ir

Para poder estar listo para el próximo día y todas sus oportunidades, desafíos y sorpresas, necesitarás dejar ir lo que fue hoy.

Deja ir todas las cosas que hiciste, no hiciste, olvidaste hacer y fracasaste al hacer. Respira profundamente y deja que las cosas sean como son ahora.

Deja ir todas tus decepciones, pequeñas discusiones, personas que te molestaron, dudas, pensamientos negativos, prejuicios y comparaciones.

También, perdona. Perdona a todos los que te insultaron, te hicieron sentir mal o que no se comportaron de la forma que esperabas. Perdónate por cometer errores, por no ser lo suficientemente valiente, por perder esa oportunidad o no ser honesto contigo mismo.

Siente cómo todo lo malo y negativo deja tu cuerpo, ya no te sientes agotado y deja entrar la libertad, la paz y la alegría.

2. Acepta

Acéptate a ti mismo por lo que eres, y a las cosas por lo que resultaron ser. Entiende que todo es perfecto tal como es, y que las cosas están bien.

No necesitas preocuparte, planear, tomar el control ni temer.

Entiende que diste lo mejor de ti.

3. Sé optimista

Mira tu mañana. Pero no lo planees tan detalladamente como para caer en la trampa de tratar de controlar todos los acontecimientos.

Sólo está seguro de que el próximo día será increíble, y cosas nuevas e interesantes estarán esperando por ti.

4. Agradece

Agradece por este día. Es un regalo.

Aprecia todas las oportunidades que tuviste, las buenas comidas, la posibilidad de estar con tus seres queridos, de estar cómodo en tu lugar y hacer las cosas que amas. No todos tienen eso. Nótalo y agradécelo.

5. Ve a dormir en paz

Mira alrededor en la oscuridad. Respira profundamente un par de veces. Escucha el silencio, vacía tu mente y concéntrate en tu respiración.

Es una especie de estado meditativo. Tu cuerpo está a gusto, no tienes pensamientos, necesidades ni deseos que te distraigan. Te sientes genial ahora mismo. Y nada tiene que cambiar.

Esta es la mejor manera de finalizar tus días, no importa lo bueno o malo que hayan sido.

Si practicas esto, pronto se convertirá en un hábito. Y tu vida se hará más simple, más fácil, más placentera y alegre.

No hay otra sensación como ser capaz de tirar toda carga cada noche y no llevarla contigo al día siguiente. Es libertad. Y sabiduría. Y felicidad.

dejar de preocupartePor Marc Chernoff

«¿Qué tiene de malo querer agradarle a los demás?»

Eso es lo que varios alumnos me preguntaron en respuesta a uno de los últimos correos electrónicos que les envié. Y también me hicieron preguntas similares durante los últimos años. Así que hoy, quiero hablar de por qué no es saludable pasar mucho tiempo preocupándote por lo que los demás piensan de ti, y cómo parar de hacerlo.

En pocas palabras, atar tu autoestima a las opiniones de los demás te da una sensación errónea de la realidad. Pero antes de ver cómo solucionar este problema, primero necesitamos entender por qué hacemos esto … Seguir leyendo »

Vivir MejorSiempre fui una persona muy ansiosa, pero a medida que crecía, la ansiedad empeoró. El pánico podía golpearme en cualquier momento, ya sea mientras estaba de compras o viendo la televisión.

Al vivir con esto por mucho tiempo, desarrollé maneras de hacerle frente. Vi a un terapeuta y llegué a conocer mejor mi cerebro. Puedo predecir mejor cuando un ataque de pánico se atravesará en mi camino y ahora tengo formas exitosas de enfrentarlo.

Pero justo cuando pensaba que lo tenía todo (la mayoría) descubierto, otra persona entró en la mezcla.

Cuando empecé a salir con mi novio, él sabía muy bien que tenía ansiedad. Habíamos sido amigos durante muchos años, así que me había visto salir temprano de los bares o excusarme a sentarme en una habitación sola por un tiempo y luego calladamente reunirme con el grupo de nuevo con mínimos comentarios. Él conocía este lado de mi ansiedad, el lado que muchos ven y la fachada que creé, pero no lo que estaba sucediendo detrás de las puertas cerradas.

Una vez que empezamos a salir, sin embargo, se vio obligado a confrontar lo que mi ansiedad realmente significaba. Y, al principio no fue nada genial.

Esperar que alguien sin ansiedad comprenda plenamente cómo alguien con ansiedad opera es como tratar de enseñarle a un perro a hablar español; ambos terminarán frustrados. Pero, con un poco de cuidado y cierta paciencia, puedes hacer tu relación tan «normal» como sea posible.

Después de más de dos años de salir con mi novio, hay algunas cosas que hemos aprendido que ayudan a hacer las cosas más fáciles.

Conoce los desencadenantes de tu pareja.

Existen más tipos de ansiedad que sabores de helado, y todos los que la tienen reaccionan de manera diferente. Pero la mayoría de la gente te dirá que tienen ciertos factores que los sacan del camino o los hacen más propensos al pánico.

Conocer las cosas que hacen que tu pareja se ponga incómoda puede ayudarte a evitar ponerla en esas situaciones. Si algo es inevitable, con solo saber que es un disparador para ellos te ayudará a reaccionar de manera más útil.

También te ayuda a planificar prácticamente, como saber no sorprender a tu pareja con boletos de avión para una escapada espontánea si sabes que experimentaran ansiedad durante el vuelo.

Aprende cómo lidiar con ello.

Incluso si tu pareja no buscó terapia (Más sobre esto después!), lo más probable es que tengan un conjunto de comportamientos o hábitos que les ayudan cuando se ponen ansiosas. Preguntarle qué puede hacer y prestar atención a cómo se calman pueden hacer un mundo de diferencia.

Ten en cuenta que los comportamientos normales en los que puedes estar confiando para calmar a una persona enojada (como el contacto físico o tratar de distraerlos) puede realmente empeorar las cosas para alguien con ansiedad. Por eso lo mejor que puedes hacer es preguntar qué funciona mejor para ellos.

Esta comunicación puede hacer mucho en ayudar a disminuir su ansiedad y con suerte lograr evitar las más complicadas durante el camino. Sino, pregúntale a mi novio qué pasa cuando alguien trata de abrazarme cuando estoy realmente en la agonía de la ansiedad (No es bonito). Él aprendió que sólo necesita sentarse conmigo en su lugar.

Anímalos a buscar ayuda de cualquier forma que la necesiten.

Realmente creo que incluso la persona mejor-ajustada podría beneficiarse de al menos un poco de terapia, pero eso es porque tengo una gran relación con mi terapeuta. No todo el mundo es tan afortunado y no todo el mundo está listo para tratar terapia.

Es importante no obligar a tu pareja a cualquier forma de tratamiento con la que no se sienta cómoda, sino ayudarles a encontrar cosas que realmente funcionen para sus necesidades. Mi novio fue increíblemente útil cuando le mencioné el deseo de intentar terapia, pero también me animó cuando usé cocinar y las clases del giro como maneras de disminuir mi ansiedad.

Tal vez la pintura ayude a tu pareja o quizá hayan encontrado alivio al ser recetados medicamentos contra la ansiedad. Salvo comportamientos inseguros, alentar a tu pareja a descubrir qué funciona para ellos en un espacio sin prejuicios puede hacer maravillas.

Trata de no tomar las cosas personalmente.

Mucha de mi ansiedad es alrededor de la comida. Una vez, mi novio puso lo que yo consideré era un queso muy viejo en una sopa por la que había estado trabajado durante horas, y me negué rotundamente a comérmelo. Al principio se puso muy frustrado (comprensiblemente) pero después de discutir, encontramos una solución para este tipo de situación para proteger tanto sus sentimientos como los míos en el futuro.

Eso no significa que siempre era fácil. Aunque es importante honrar sus sentimientos y hacer todo lo posible para no hacerle daño, siempre existe la posibilidad de que mi ansiedad lo afecte negativamente. Cuando eso sucede, realmente aprecio que haga todo lo posible para reconocer que es mi maquillaje químico lo que lo frustra y tengo poco o ningún control sobre él la mayoría de las veces. Y tan mal como él se siente, él sabe que me siento diez veces peor por herirlo, por lo que hace todo lo posible para no tomarlo como personal, y yo trato de no hacerlo de nuevo.

Recuerda: Todo es un trabajo en progreso.

Por mucho que me encantaría decir que nuestra relación ahora es arco iris y unicornios y que tenemos el secreto de la felicidad, no puedo.

Pero, es importante recordar que todo en la vida (incluyendo la relación tuya y la de tu pareja con su ansiedad) es una complicada bestia. Tendrás días buenos y días malos, a veces sentirás que controlas completamente sus miedos y otras veces darás 10 pasos atrás.

Está bien estar frustrado, y está bien tener esperanzas. Tómalo un día a la vez y entiende que cada contratiempo es el comienzo de un nuevo surgimiento.

Desde pequeños escuchamos cosas como:

  • El dinero es la raíz de todos los males
  • Es más digno ser pobre que rico
  • Ser rico es cuestión de suerte
  • Los ricos son malos y avaros
  • Las personas dicen que tienen todo cuando hay dinero, pero les falta lo más importante… el cariño de los demás
  • Hay gente tan sumamente pobre que sólo tiene dinero
  • Con el dinero se puede comprar un lugar en el cementerio, pero no un lugar en el cielo
  • El dinero abre todas las puertas menos las del corazón

Y así podríamos seguir enumerando frases. Esa creencia sobre el dinero no sólo se transmite oralmente. En los medios de comunicación lo vemos recurrentemente. Películas, programas de televisión, telenovelas, etc., en donde los ricos siempre son los malos de la historia y los pobres son tan buenos que son las víctimas de los ricos. … Seguir leyendo »

aliviar«La principal causa de infelicidad nunca es la situación, sino tus pensamientos sobre ella.» – Eckhart Tolle

La vida puede ser frenética; algunas veces el caos nos rodea por todas las direcciones imaginables.

Pero sólo porque el mundo que nos rodea está en desorden, no significa que el mundo dentro de nosotros tenga que estarlo también.

Así es, estoy diciendo que hay una manera de mantenerse cuerdo en tiempos locos. Estoy diciendo que puedes deshacerte de toda esa locura que tienes el tu interior creado por otros, del pasado y eventos incontrolables…

Con sólo ser un simple testigo de tus pensamientos.

Se trata de sentarse en silencio, y ser testigo de los pensamientos que pasan por ti. Al principio, sólo escúchalos, no los interfieras ni los juzgues, porque al juzgarlos con demasiada rapidez habrás perdido tu lugar ser solamente un testigo. En el momento en que te apresures a decir: «este es bueno» o «este es malo», habrás saltado de cabeza al caos.

Toma un poco de tiempo crear una brecha entre atestiguar tus pensamientos y reaccionar ante ellos. Pero una vez que la brecha esté allí, descubrirás una gran sorpresa; que ya no eres tus pensamientos, ni el caos que influyen. Que eres un testigo, un observador que es capaz de cambiar su mente y elevarse por encima de las turbulencias.

Y este proceso de atestiguar-pensamientos es la alquimia de la verdadera realización. Porque a medida que te vuelves más y más un testigo, los pensamientos caóticos comienzan a desaparecer. Estarás pensando, pero tu mente estará vacía de charlas sin sentido.

Ese es un momento de iluminación – un momento en el que te conviertes, tal vez por primera vez, en un incondicionado, sano y realmente libre ser humano.

Y ahora puedes iniciar el proceso de introducir nuevas ideas que apoyen tu libertad interior, y alivianar tu alma. Aquí tienes nueve de estas ideas…

1. Eres un trabajo en progreso; lo que significa que avanzas un poco a la vez, no todo a la vez.

Cuando sientes que estás sudando y corriendo en círculos, entiende que todos nos sentimos así de vez en cuando, especialmente cuando las exigencias de la vida son altas y el trabajo un reto. Esto no significa que debes darte por vencido. Haz los ajustes necesarios, pero sigue poniendo un pie delante del otro. No estás realmente corriendo en círculos; estás corriendo hacia arriba, poco a poco. El camino es simplemente un conjunto de pasos en espiral… Y tú ya has subido más arriba de lo que crees.

2. Siempre estás justo donde necesitas estar para dar el siguiente paso.

No hay absolutamente nada en tu situación actual que te impida avanzar. Todo lo que tienes que hacer es decidir qué harás a continuación (cual será el siguiente pasito). Realmente es así de simple. No tienes que tener todo resuelto para dar este paso y seguir adelante. Sólo haz lo mejor que puedas hasta que lo entiendas mejor. Una vez que lo entiendas mejor, hazlo mejor.

3. Los errores y los fracasos son los escalones del crecimiento y el éxito.

Incluso cuando no funcione, sigue siendo una práctica necesaria. Y todo requiere de práctica. Así que abraza los errores que ni siquiera has cometido todavía. Para tener éxito en el largo plazo, debes fallar de vez en cuando. No dejes que el miedo a tomar una decisión equivocada te impida tomar cualquier decisión en absoluto. Al final, aquellos a los que no les importa que el fracaso sea inevitable son los que alcanzan sus sueños.

4. Sonreír ocurre naturalmente cuando te quejas menos.

Nunca hay necesidad de quejarte por la vida. Hacerlo no cambia nada. En lugar de eso, pasa tus momentos viviendo su belleza. Encuentra la sabiduría y la fuerza para abrazar el presente. Si estás siendo arrastrado en todas direcciones por fuerzas fuera de tu control, tómate un tiempo para volver a alinearte a ti mismo con lo que más valoras en la vida. Lo que es importante en tu vida es lo que decides que sea importante. Nada puede abrumarte a menos que se lo permitas.

5. No todo tiene una explicación.

A veces, cosas increíbles llegan a nuestras vidas de la nada. No siempre podemos entenderlas, pero tenemos que confiar en ellas. Sé que quieres preguntar por todo, por cada paso del camino, pero a veces vale la pena tener simplemente un poco de fe. Permite que el universo te bendiga de formas sorprendentes y alegres.

6. Sólo posees realmente las cosas que dejaste ir.

Puede sentirse extraño al principio, pero todo lo que realmente necesitas, en la vida y en el amor, es practicar el dejar ir. Aferrarte a algo es fácil; no necesitas ni aprenderlo. Así que alíviate un poco. Está bien aflojarse un poco. A menudo nos aferramos a agarra algo muy fuerte por mucho tiempo, sin siquiera pensar en ello… sin darnos cuenta de que no es lo que tenemos cuando nos aferramos a las cosas lo que cuenta, sino lo que tenemos cuando soltamos, cuando dejamos ir. Lo que queda ahí, es lo que realmente tenemos.

7. Las relaciones no tienen que estar ni cerca de ser perfectas para que valgan la pena.

Es imposible encontrar a alguien que nunca te decepcionará ni lastimará. Ningún ser humano es perfecto. Esperar que lo sean siempre te conducirá a decepciones dolorosas. Entiende esto, y ve por los que valgan la pena el dolor y el esfuerzo. De verdad, sin un poco de dolor y esfuerzo, la alegría y el amor verdadero no se sentirían tan bien. Así que tómate tu tiempo y paciencia para trabajar juntos en crear algo real y significativo.

8. Odiar a otro ser humano nunca ayuda.

Es importante recordar que ningún ser humano, cuando entiendes sus historias y deseos, no sirve para nada. Ninguna vida es nada. Incluso las personas más crueles, si entiendes sus corazones, tuvieron algún acto generoso que les redime, al menos un poquito, de sus pecados. Así que aléjate de ellos en paz, sin odio en tu corazón.

9. Perdonar es darte una oportunidad para crecer.

Perdonar no es aguantar a alguien que te hizo daño; es estar en paz con lo que pasó y seguir adelante con tu vida. Así que perdona a los que te hirieron en el pasado, pero aún más que esto, perdónate a ti mismo por permitirles hacerte daño. En el instante en que perdonas, estás al menos un paso por delante en el departamento del karma, y un paso por delante de todos los que siguen aferrándose a los viejos rencores que no los dejan avanzar.

DespertarPor Angel Chernoff

Cada mañana es una nueva oportunidad. Lo que hagas hoy es lo más importante. Hoy es otra oportunidad para hacerlo bien.

Puede que no siempre amemos todo sobre nuestra vida, pero en el fondo sí amamos y apreciamos la magia de la vida misma. Una parte de nosotros cree que todo es posible.

Tristemente, sin embargo, no siempre creemos que estas posibilidades están dentro de nuestro alcance, incluso cuando lo están. El problema es que elegimos creer lo contrario. Elegimos creer que somos incapaces de vivir nuestras vidas de la forma que queremos, a todo nuestro potencial. Elegimos aceptar nuestra realidad como otros nos dijeron que era.

¡Despierta!

No tenemos que hacer esto por nosotros mismos; nadie lo hace. Tenemos una opción. No tenemos que ser complacientes. No tenemos que caer en la fila. ¿Por qué no agitar un poco las cosas y vivir por mejores reglas?

Es momento de recordar algunas verdades fundamentales; ahora y cada mañana a partir de hoy … Seguir leyendo »

¿Cómo te está deteniendo el miedo?

Cuando hago esta pregunta en mis seminarios o en mi trabajo de consultoría, las respuestas comunes que recibo son “falta de fondos” , “no tengo la educación” , “mi formación”, o incluso “no estoy seguro de la El próximo paso para tomar.”

¿Sabes lo que está encadenando a las personas y privándolas del éxito que desean y merecen?

Es miedo

Puede decirse a sí mismo: “No a mí, no tengo miedo”, pero la realidad es que el miedo es innato en los seres humanos. Está ahí para nuestra protección. Después de todo, hay algunas cosas de las que debemos temer. Jugar al golf en la iluminación, por ejemplo, o literalmente nadar con los tiburones.

Pero, ¿y el éxito? Deberíamos abrazar el éxito, disfrutando de derribar objetivos y lograr cosas nuevas, mejores y mejores. Sin embargo, el miedo es un obstáculo peligroso, en parte, porque podemos dejar de admitir su existencia.

Cómo reconocer el miedo

El miedo debe ser reconocido y gestionado adecuadamente o se convierte en un ancla. Podemos volvernos indecisos, tener dudas, temer el rechazo y simplemente no actuar. El miedo puede tenernos sentados en un gran concepto o idea o puede restringirnos el uso de nuestros verdaderos talentos.

Pero, ¿y si hubiera una manera de convertir el miedo en combustible?

Primero, debes darte cuenta del papel que desempeña el pensamiento negativo al alimentar tus miedos. Los pensamientos ya pueden estar allí, sugiriendo “No se puede” , “No deberías” , y “Sí, pero ¿y si?”

Antes de que te des cuenta, los pensamientos negativos se han acumulado unos sobre otros y se han convertido en una montaña aparentemente insuperable para escalar. No digo que debas ignorar la realidad, pero la mayoría de las veces estos pensamientos negativos son solo un hombre de boogie debajo de la cama. Cuando miras más de cerca, no hay nada allí.

Elimina tus pensamientos negativos

Creo que es mucho más productivo ser proactivo en el manejo de estos pensamientos negativos. En lugar de permitir que los pensamientos negativos te afecten emocionalmente hasta el punto de la indecisión o la inacción, pon tu cerebro lógico a trabajar a tu favor. En lugar de escuchar “No puedes” , pregúntate “¿Cómo puedo?” .

Pregúntate “¿Cuál es la mejor manera de …” en lugar de “No deberías”?

Cambie “¿Qué pasa si no funciona?” A “Imagínese lo fantástico que será”.

Puede ayudar a ser aún más específico sobre esto. “¿Cuáles son las ocho mejores maneras de recaudar fondos para mi proyecto?” O “¿Quiénes son las cinco personas que conozco mejor calificadas para ayudarme con esto?” . Obliga a tu cerebro a ayudarte al estirar sus pensamientos, imaginación y concentración. “¿Cuáles son las 35 formas en que mi vida será mejor cuando hago esto?” Cuando pones tu cerebro a trabajar en una tarea positiva, hay poco espacio para el pensamiento negativo.

Esto está convirtiendo el miedo en combustible.

Sal de tu zona de confort

Muchos de nosotros nos esforzamos por estar cómodos. Dejar ir esa zona de confort puede crear miedo real. Puede preocuparse de que al salir y hacer algo que siempre quiso hacer o al buscar más, ponga en peligro su comodidad. Puede arriesgar su ingreso o estilo de vida estables o (jadeo) es posible que no pueda obtener ese televisor de pantalla plana de 65 “con sonido envolvente. Si permites que tu zona de confort se convierta en una prisión, debes reconocer que funciona en tu contra, no en tu lugar.

Entonces, ¿cómo sales de eso?

Piensa en los momentos en los que te arriesgaste y fuiste exitoso. Recuerda cómo se sintió la victoria y cuán gratificante fue lograr un objetivo. Las probabilidades son que fue un momento en que saliste de tu zona de confort. Recuerde que correr riesgos y ser audaz no necesariamente equivale a ser imprudente. Nunca recomendaría ser imprudente. Pero sí sé que la vida a menudo se vive mejor fuera de tu zona de confort. Convertir el miedo en excitación y anticipación es otra forma de usarlo como combustible para su éxito.

Enfrenta tus miedos de frente

Una de las mejores maneras de usar el miedo como combustible es enfrentarlo de frente. No es embarazoso temer el cambio o disfrutar de tu zona de confort.

Pero, si no reconoces su presencia, el miedo puede frenarte sin que siquiera lo sepas. Convierta esos miedos en dar poder a las preguntas positivas en las que su cerebro lógico pueda trabajar. Practica al acercarte desde tu zona de confort y reconoce y enfrenta tus miedos. Muy bien podría alimentarte al próximo nivel.

riquezaLo que necesitas para ser financieramente libre

Hace muchos años, un amigo mío me preguntó: «¿Cuál es tu definición de riqueza?»

«La palabra riqueza tiene un sinnúmero de definiciones. Yo uso una definición que me dieron hace años. Me la dio un brillante inventor, filósofo y humanitario llamado R. Buckminster Fuller. Su definición era la siguiente: «La riqueza es la capacidad de una persona de sobrevivir X número de días por delante.»

En términos financieros, esto se traduce en la pregunta: «¿Cuántos días podrías sobrevivir si dejaras de trabajar hoy? ¿Cuánto tiempo podrías sobrevivir con la cantidad de dinero que tienes?» … Seguir leyendo »

Kim Kiyosaki Hay cuatro tipos de personalidades. Conoce cual de ellas tienes, y entonces añade las otras a tu plan de negocio.

Por Kim Kiyosaki

Hay muchas maneras de clasificar a las personas y a sus personalidades. Aquí hay un método que realmente me gusta ya que es simple y directo.

De estas declaraciones relacionadas a 4 personalidades, ¿Cuál es la que mejor te describe?

• Debo ser querido.
• Debo estar cómodo.
• Debo tener la razón.
• Debo ganar.

Para mí, las diferentes sumas de estas cuatro personalidades son las que se encuentran por todo el planeta. La mayoría de las personas pueden reconocerse en una de estas cuatro. … Seguir leyendo »

finanzas personales(Última parte de seis)

Hemos hablado en esta serie de los cuatro puntos cardinales de las finanzas personales, pilares sobre los cuales se construye un plan financiero personal.

Las finanzas personales, como siempre hemos dicho, son una herramienta importante para alcanzar calidad de vida, para hacer un mejor uso de nuestro dinero y enfocarlo o destinarlo, principalmente, a lo que verdaderamente es importante para cada uno de nosotros.

Para algunas personas, algo que es fundamental es la libertad. Es sin duda uno de los valores más frecuentes: la capacidad de decidir, la cual puede manifestarse de distintas maneras:

• Estar dispuestos a medir las consecuencias de nuestras decisiones y asumirlas.

• Desafiar las barreras que nos hemos impuesto, romper paradigmas, pero también aceptar y valorar nuestras propias limitaciones como seres humanos.

• Tener la posibilidad de crear.

• Poder tomar decisiones que no sólo nos satisfagan como individuos sino que también beneficien a la sociedad. Muchos empresarios tienen esta idea.

• Crear sinergias con otros, sumar y hacer más juntos de lo que podríamos lograr de manera individual.

La libertad financiera es, simplemente, alcanzar la capacidad económica que necesitamos para poder decidir.

Muy poca gente en este mundo nace con libertad financiera: con recursos que sus padres o abuelos lograron forjar, riqueza que es heredada y transmitida en generaciones. Casi todos tenemos que trabajar muchísimo y construirla poco a poco para nosotros.

La única forma de hacerlo es a través de una buena planeación financiera personal, que nos permita destinar nuestros recursos hacia el logro de los objetivos que nos hemos trazado, a través de estos puntos cardinales de los que hemos hablado en esta serie.

¿Para qué quieres libertad financiera?

Puede haber muchos motivos detrás, por ejemplo:

1.- Libertad para el retiro.

Uno de los aspectos que más nos deberían importar, pero también el que menos tomamos en cuenta.

Todos nos pasamos la vida trabajando, cuidando de nuestros hijos y buscando un sustento en nuestros años de juventud. Merecemos por lo tanto vivir un retiro no sólo digno y cómodo, sino feliz. Con la libertad de hacer aquello que tanto hemos postergado por tanto tiempo. Sin depender de nadie más que de nosotros mismos.

2.- Libertad para la educación de nuestros hijos.

En un mundo tan competitivo, los que tenemos la fortuna de ser padres buscamos dar a nuestros hijos las mayores oportunidades posibles.

Tener la libertad para lograrlo, para que ellos puedan acceder a los mejores colegios y universidades, es una meta ineludible. Nuestros hijos merecen eso, y mucho más de nosotros.

3.- Libertad para tener una vivienda propia.

Nuestra casa o departamento es el centro de un hogar. Es donde transcurre nuestra vida.

Tener la libertad de tener una vivienda propia es hacer nuestro este sueño de felicidad que todo ser humano tiene: brindar un hogar a la familia donde haya amor, donde se sueñe, donde se viva, donde nuestros pequeños se desarrollen. Además, una vivienda propia constituye un patrimonio familiar importantísimo.

4.- Libertad para soñar.

Esto quizá para muchos venga después de alcanzar las tres mencionadas anteriormente, pero no por ello es menos importante. Es el verdadero sentimiento de la libertad, aquél que sabiendo que tenemos controlados los aspectos más importantes de todo ser humano (retiro, educación, vivienda), nos permite ir más allá.

Para unos esta libertad es un bono que nos da la vida por la disciplina de haber consolidado distintos planes de ahorro e inversión para todas las demás. Para otros es la que nos da una motivación adicional para disfrutar de nuestra vida. La que nos permite realizarnos, alcanzar más: viajar, comer bien o dedicarnos a lo que más nos gusta.

Vivir Mejor«¿Cómo puedo tener éxito?»

Es una pregunta que muchos de nosotros nos hacemos y tenemos problemas para contestar. Porque ¿qué es el éxito, después de todo? ¿Es escribir un libro y vender un millón de copias? ¿Ganar premios? ¿O simplemente sentirte satisfecho con tu trabajo?

A menudo nos dicen que el éxito está en el ojo del espectador, que tenemos que definirlo por nosotros mismos, en términos que sean significativos para nosotros.

Es cierto. Pero no nos dicen cómo hacerlo, y cuando lo intentamos, muchos de nuestros logros terminan encajando en el molde de alguien más (como en el de nuestros empleadores o la sociedad) y no en el nuestro. Y por eso quedamos insatisfechos o infelices, deseando tener algo más u otra cosa, no importa qué tan «exitoso» seamos.

Aquí hay un vistazo de una de las razones más probables.

Las tres clases de éxito

Como alguien que estudió y escribió sobre la psicología de la felicidad, descubrí que hay más o menos tres tipos de éxitos. El truco (primero) es recordar que no puedes tenerlos todos a la vez, y después descubrir a cuál estás apuntando. Se parece algo a esto:

éxito

1. El éxito en ventas se trata de conseguir que la gente compre algo que has creado o proponga una oferta: Tu libro es un éxito comercial! Todo el mundo lo está leyendo, todo el mundo habla de él, estás en la televisión. Vendes cientos, luego miles, y entonces incluso millones de copias. Los camiones pitan una señal cuando dar marcha atrás en tu garaje para descargar el interminable pago de regalías. (La mayoría de los autores pueden decir que el negocio editorial no funciona de esta manera a excepción de un puñado con suerte, pero entiendes la idea.)

2. El éxito social significa que eres ampliamente reconocido entre tus pares; por personas que respetas. Has ganado el éxito crítico. El renombre en tu industria. Para ampliar el ejemplo del autor del libro, el New York Times revisa tu última novela. Eres preseleccionado para el premio Man Booker, y los más grandes creadores de tendencias están hablando sobre ti y tu trabajo (sea o no sea un éxito comercial).

3. El éxito personal está en tu cabeza. Es invisible. Sólo tú sabes si lo tienes, ya que corresponden a medidas internas establecidas por ti mismo. El éxito personal significa que has logrado lo que querías lograr. Para ti. Estás profundamente orgulloso y satisfecho por tu trabajo.

Estas tres categorías son amplias y por lo tanto aproximadas, pero es por eso que son tan útiles: Es muy probable que cualquier logro importante que alcances caiga más claramente en una que en otra. Se aplican a casi todas las industrias, profesiones y aspectos de la vida. El punto es que el éxito no es unidimensional. Para poder ser realmente feliz con tus éxitos, primero tienes que decidir qué tipo de éxito quieres.

¿Te dedicas al marketing? El éxito de ventas significa que tu producto voló de los estantes y tus números superaron los pronósticos. El éxito social significa que se escribió sobre ellos en revistas de alto impacto, te nominaron para un premio, o fuiste reconocido por el CEO de tu empresa. ¿El éxito personal? Eso es siempre el mismo, no importa quién seas o qué hayas logrado: ¿Cómo te sientes con tus logros?

¿Eres profesor? El éxito de ventas significa que te están ofreciendo promociones basados en tu trabajo en clases, los cuales tus superiores quieren ampliar e implementar más ampliamente. Te preguntan si estás interesado en convertirte en un administrador. El éxito social significa que maestros respetados te invitan a presentar conferencias, ser mentor de los nuevos maestros, y los directores de las escuelas del distrito te reconocen por tu trabajo. ¿El éxito personal? De nuevo: ¿Cómo te sientes con tus logros?

No puedes tenerlo todo, pero igual puedes ser feliz

Aquí está el truco: Si bien pueden superponerse, es imposible experimentar los tres éxitos a la vez.

Imagina el triángulo de arriba como uno de esos tablones tambaleantes de las antiguas escuelas. Si empujas hacia abajo dos lados, el tercer lado irá para arriba. En nuestras vidas y trabajos, es raro que algo que hagamos (cualquier éxito que logremos, no importa lo grande que sea) pueda satisfacernos a nosotros y a los demás por igual. Aspirar a eso, si me lo preguntas, es un error.

El éxito de ventas, por ejemplo, puede bloquear el éxito personal. Eso es lo que me pasó como escritor cuando alcancé la lista de los más vendidos. Mis metas personales quedaron relegadas al asiento trasero por las metas comerciales más tangibles. «Aprovecha mientras el sol brille,» dice el refrán, incluso si te sientes cansado, así son los artistas que venden. No estoy diciendo que sea malo perseguir el éxito comercial. Pero tienes que ver cómo puede bloquear tus metas personales de vez en cuando, esas que no pueden ser vistas en el ranking de ventas semanales de las tiendas.

Si bien pueden superponerse, es imposible experimentar los tres éxitos a la vez.

Los logros personales no tienen necesariamente una estrategia comercializable;  ningún éxito en ventas o social pueden derivar de ellas. Eso se aplica a la impresionante torta de cumpleaños que horneaste para tu hija. O la increíble lección en la que, como maestro, pusiste tu corazón por semanas. Él quirquincho del patio trasero que construiste con tus propias manos. No puedes esperar regalías ni publicaciones en revistas por esos esfuerzos. No estás tratando de vender tortas, grandes enseñanza, ni quirquinchos. ¡Podrías! Pero esa no era tu meta.

Por último, vale la pena señalar que rara vez las notas críticas positivas se venden, lo que significa que el éxito social, a veces puede bloquear el éxito de ventas. Una de mis películas favoritas del año pasado fue Spotlight. Tensa, dramática, quedé pegado a la pantalla. La película ganó los premios de la Academia como Mejor Película, un alto honor. Sin embargo, sus ingresos nacionales totales del año pasado fueron de $45 millones.

Furioso 7 hizo $353 millones.

Si fueras director de cine, ¿cuál te hubiera gustado hacer?

Decide qué tipo de éxito deseas. Elige sólo uno, apunta, y dispara.

Para conseguir la libertad financiera lo primero que debe saber es de qué se trata un ingreso pasivo; el ingreso pasivo es el dinero que usted recibe estando en casa sentado. También existen los créditos, que son otra forma de conseguir dinero, aunque con esta segunda opción podríamos generar ciertas deudas.

En la medida que nos vamos haciendo adultos logramos entender que luego de los 20 años ya todo comienza a complicarse, termina la universidad y la vida sin grandes responsabilidades se esfuma.

Siendo adultos solo pensamos que a partir de ese momento seremos esclavos del trabajo, no se disfrutarán más los viajes ni las vacaciones, solo debemos pensar en trabajo para lograr mantenernos en la vida.

Pero como para todo hay solución, a continuación se explicará una manera de conseguir dinero sin ser esclavo de un trabajo detrás de un escritorio. Las propiedades inmobiliarias bien utilizadas pueden crear libertad financiera.

Puedes a la edad de 28 años tener una red de viviendas puestas en alquiler, con los que lograría generar 4.600$ al mes, y esta sería la mejor muestra de lo que es un ingreso pasivo.

Por qué elegir bienes raíces como el camino hacia la libertad financiera

Una opción siempre puede ser comprar una casa en malas condiciones, remodelar y luego venderla, sin embargo, no es la mejor de las opciones.

Luego viene la opción que realmente vale la pena, comprar una propiedad y ponerla en alquiler.

Comprar una casa en alquiler puede convertirse en una adicción

Para comenzar puede comprar una casa pequeña de varias habitaciones, limpiarla, pintarla, inclusive remodelar.

Luego de habitarla se dará cuenta que puede sacar provecho de esto, alquilar las otras habitaciones ayudarán a que usted termine viviendo gratis en su casa.

Los pagos por alquiler le generarán suficientes ingresos, lo que cuenta como ingresos pasivos.

El poder de los socios inmobiliarios

Para poder consolidar a compra de bienes inmobiliarios siempre es bueno tener socios, estos ayudan a cancelar el monto total de la vivienda y usted puede encargarse de administrarla a la hora de alquilarla.

Esto funcionaría como estrategia:

• Encontrar un compañero que quiera obtener un buen rendimiento pero no quiera participar activamente.

• El socio proporciona el pago inicial y obtiene el préstamo en su crédito.

• Ambos son dueños de la casa.

• Uno administra la propiedad por completo y administra todos los aspectos del trato.

• Se dividen todas las ganancias 50/50.

Hay muchas formas de crear libertad financiera en la propia vida. El camino no tiene que ser inversión inmobiliaria pero si es una posibilidad, y muy buena.

La vida no tiene que terminar el primer día de la adultez, si lo vemos desde otra perspectiva, es donde realmente puede comenzar.

Vivir Mejor3. El dolor es una carga que gradualmente nos devasta con el tiempo.

Puedes haber oído que no es saludable llorar por demasiado tiempo. Digo esto porque es algo que me enseñaron cuando era adolescente.

Un amigo cercano mío murió en un accidente de coche. Al principio todo el mundo aceptaba mis lágrimas, pero a medida que las semanas se hacían meses, con frecuencia me decían que era hora de dejar ir. «Las lágrimas no te están ayudando en este momento,» recuerdo que alguien me dijo. Pero eso era una tontería. Mis lágrimas eran necesarias. Estaban regando lentamente las semillas de mi recuperación. Y me recuperé como una alma mucho más fuerte, amable y sabia de lo que era antes.

Una década más tarde, esta lección se reforzó en mi vida dos veces más, una y otra vez, cuando Angel y yo perdimos a su hermano mayor, Todd, por un suicidio y a nuestro mutuo mejor amigo, Josh, por un ataque de Asma, un mes después.

La pena de perder a la gente que amo me dio el don de la conciencia… conciencia de que cada uno de nosotros perderá a alguien o algo que amamos, y que esta realidad es necesaria.

Es increíblemente difícil de comprender a veces, pero hay una razón para todo. Debemos conocer el dolor de la pérdida, porque si no lo conociéramos, tendríamos poca compasión por los demás y poco a poco nos convertiríamos en monstruos huecos de egoísmo, criaturas de puro auto-interés, sin estar nunca contentos con lo que tenemos. El terrible dolor de la pérdida le enseña humildad a nuestro orgullo, tiene el poder de calentar un corazón frío, y hacer a una persona aún mejor.

Entonces sí, el dolor puede ser una carga que nos devastará en el corto plazo, pero también puede ser un ancla saludable para curar y vivir bien en el largo plazo.

Como seres humanos, a menudo nos acostumbramos al peso de la pena y cómo nos mantiene en el lugar. Por ejemplo, Angel me dijo una vez: «Mi hermano morirá una y otra vez por el resto de mi vida, y estoy bien con eso; me mantiene más cerca de él.» Esta era la manera de Angel de recordarme que el dolor no desaparece. Paso a paso, respiración a respiración, se convierte en una parte de nosotros. Y puede convertirse en una parte saludable de nosotros también.

Aunque nunca podamos detener completamente la tristeza, simplemente porque nunca dejamos de amar a los que hemos perdido, podemos aprovechar efectivamente nuestro amor por ellos en el presente.

Podemos amarlos y emularlos viviendo con su magnificencia como nuestra inspiración diaria. Al hacer esto, ellos viven en el calor de nuestros corazones rotos que no se recuperan totalmente, y seguiremos creciendo y experimentando la vida, incluso con nuestras heridas. Es como romperse un tobillo que nunca se curará perfectamente, y que todavía duele cuando bailas, pero bailas de todos modos con una ligera cojera, y esta cojera sólo contribuye a la profundidad de tu actuación y la autenticidad de tu carácter.

4. Todo lo que experimentamos de primera mano en la vida es realidad.

A temprana edad a menudo nos enseñan a cuestionar las historias y rumores que escuchamos de otras personas, pero aceptar plenamente lo que vemos, oímos, sentimos y experimentamos de primera mano. En otras palabras, si lo vemos con nuestros propios ojos, lo oímos con nuestros propios oídos, o lo sentimos con nuestras propias manos, entonces lo que acabamos de ver, oír o sentir es ciertamente verdad. Y aunque esto pueda parecer una suposición lógica, no siempre es exacto.

Como seres humanos, nuestro diálogo interno, o mentalidad, tiene un efecto drástico sobre cómo interpretamos las experiencias de vida del mundo real. Las historias que subconscientemente nos contamos a nosotros mismos no sólo cambian cómo nos sentimos por dentro, sino que cambian lo que vemos, lo que oímos, lo que experimentamos y lo que sabemos que es verdad en el mundo que nos rodea.

Esta es una de las principales razones por las que varias personas pueden pasar por la misma experiencia, pero interpretarla de manera diferente. Todos podemos tener una experiencia compartida pero una historia diferente resonando en nuestras mentes, y nuestra historia (nuestro diálogo interior) altera la forma en que nos sentimos cada paso del camino, por lo que cada uno de nosotros sale de esta experiencia compartida con un sentido poco diferente de lo que acaba de suceder. Y a veces esa ligera diferencia hace toda la diferencia del mundo.

¡La perspectiva lo es todo!

En cierto modo, las historias que nos contamos limitan nuestra perspectiva. Cuando entramos en una experiencia con una historia sobre cómo es la vida, eso tiende a ser todo lo que vemos. Este fenómeno me recuerda una vieja parábola en la que un grupo de hombres ciegos tocan un elefante por primera vez para conocer cómo es. Cada uno de ellos siente una parte diferente del elefante, pero sólo esa parte, como la pierna, el tronco, el lado o el colmillo. Entonces los hombres comparan con impaciencia las notas y se dan cuenta rápidamente que están en completo desacuerdo sobre como es un elefante.

Algo similar ocurre con nuestras experiencias pasadas. A algunos de nosotros nos rompieron el corazón. Algunos de nosotros perdimos a nuestros padres, hermanos o hijos en accidentes y enfermedades. Algunos de nosotros lidiamos con la infidelidad. Algunos de nosotros fuimos despedidos de empleos en los que confiábamos que lo estábamos haciendo bien. Algunos de nosotros fuimos discriminados debido a nuestro género o raza. Y cuando entramos en una nueva experiencia que despierta memorias prominentes de nuestra historia dolorosa del pasado, cambia nuestra perspectiva en el presente; la estrecha.

Cuando una experiencia negativa del pasado estrecha nuestra perspectiva actual, es en mayor parte un mecanismo de defensa. Todos los días de nuestras vidas se nos presentan un cierto nivel de incertidumbre, y a nuestros mecanismos innatos de defensa humana no les gusta esto ni un poquito. Así que nuestras mentes tratan de compensar llenando las lagunas de información aferrándose a historias son las que ya nos sentimos cómodos.

Terminamos subconscientemente tratando de darle un mejor sentido a todo en el presente mediante el uso de viejas historias y experiencias pasadas como relleno. Y aunque este enfoque funciona a veces, otras veces nuestras viejas historias y experiencias pasadas son completamente irrelevantes para el momento presente, por lo que terminan perjudicándonos mucho más de lo que nos ayudan.

¡Deja que esto sea tu llamada de atención!

La próxima vez que te encuentres emocionalmente luchando con la «realidad» de una experiencia de vida en particular, pregúntate:

• ¿Cuál es la historia que me estoy contando sobre esta experiencia?
• ¿Puedo estar absolutamente seguro de que esta historia es verdadera?
• ¿Cómo me siento y me comporto cuando me cuento esta historia?
• ¿Qué otra posibilidad también podría hacer que el final de esta historia sea cierta?

Date el espacio para pensarlo cuidadosamente. Reflexiónalo, con atención. Y ten en cuenta que no se trata de demostrar que estás bien o mal.

Se trata de respirar profundamente, y darte espacio para ganar perspectiva.

5. Los malos hábitos son realmente difíciles de romper.

No puedo decirte cuántas veces he oído a la gente repetir el viejo cliché, «Los malos hábitos son realmente difíciles de romper».

Pero esto no es cierto, porque «difícil» es una cuestión de perspectiva.

Lo que es cierto es que eventualmente te conviertes en lo que haces repetidamente. Si tus hábitos no te están moviendo hacia adelante, te están reteniendo. Y si te están reteniendo, es hora de un cambio.

Para la mayoría de nosotros (que no enfrentamos la depresión clínica, por ejemplo), cambiar nuestros hábitos es un proceso sencillo. Las personas que dicen lo contrario suelen estar simplemente poniendo excusas. Siempre quieren que las tareas sean 100% más fáciles, independientemente de lo fácil que ya sean. Y siempre es más fácil no hacer nada, en lugar de hacer algo. Siempre es más fácil quejarse, que comprometerse.

Admitir esto a veces duela, pero vale la pena hacerlo. Vale la pena recordar que cambiar un hábito es sólo cuestión de reconocer por qué estás haciendo lo que estás haciendo, y entonces reemplazar una pequeña acción por otra.

Pero ¿por qué estás haciendo lo que estás haciendo?

• ¿Qué te motiva a empezar un mal hábito en primer lugar?
• ¿Cómo es que tus mejores intenciones por tener buenos hábitos saludables han sido de alguna manera derrotados?

La respuesta colectiva a estas preguntas es simple:

Al igual que muchos seres humanos, todavía no sabes cómo hacerle frente al estrés y al aburrimiento de una manera saludable y eficaz.

Sí, la mayoría de tus malos hábitos se formaron subconscientemente como un método para lidiar con el estrés y el aburrimiento; te resistes a la realidad en lugar de trabajar en ella. Y estos hábitos no se acumulan en un instante, así que tampoco desaparecerán instantáneamente. Los construiste a través de la repetición, y la única manera de cambiarlos es también a través de la repetición; haciendo pequeños, simples, graduales cambios.

Para empezar, veamos cinco malos y extremadamente comunes hábitos:

• Desperdicio de tiempo y portegaciones
• Comer alimentos poco saludables
• Ver la televisión o jugar videojuegos durante varias horas al día
• Comprar constantemente cosas que no necesitas
• Inactividad general y falta de ejercicio

Y algunos nuevos hábitos que puedes utilizar para reemplazarlos gradualmente:

• Toma el control de la situación: comienza con el primer (o el siguiente) paso más pequeño, para que las cosas no se vuelvan innecesariamente estresantes
• Sal y encuentra tu manera para saborear los alimentos saludables que realmente disfrutas
• Disfruta más tiempo jugando con tu familia y amigos
• Baila, toca algún instrumento musical, lee, escribe o trabaja en algún proyecto apasionante cuando estés aburrido
• Camina, correr, anda en bicicleta, nada o toma una clase de yoga

Entonces, una vez que tengas tu mente envuelva los hábitos específicos que deseas cambiar en tu vida, sigue estos simples pasos:

1. Escoge un nuevo hábito a la vez, y comienza en muy pequeño; sólo cinco minutos al día, si quieres que se te pegue.

2. Inicia responsabilidad social y motivación a través de Facebook, Instagram, etc. Declara el pequeño y diario cambio de hábito que estás haciendo, y entonces pídele a alguien que chequee con regularidad (preferentemente todos los días) para asegurarse de que estás cumpliendo.

3. Configura y se muy consciente de tus desencadenantes (por ejemplo, un disparador podría ser caminar a tu casa después del trabajo) y entonces realizar el nuevo hábito conscientemente cada vez que el disparador se produzca.

4. Aprecia tu nuevo hábito y rastrea los pequeños detalles de progreso que estás haciendo cada día; por ejemplo, pon una marca en tu calendario cada vez que completes tu hábito, aprecia visualmente la cadena de marcas diarios que estás creando, y haz que sea una prioridad nunca romper la cadena.

5. Una vez que te sientas cómodo con cinco minutos al día (quizás después de 30 días haciendo el hábito), aumenta a siete minutos al día, y entonces a diez minutos, y así sucesivamente.

Eso es realmente todo lo que hay que hacer; al menos esa es la base del cambio de hábito. Así que trata de no desperdiciar tu tiempo y energía resistiendo y luchando contra en donde estás en la vida. En lugar de eso, invierte tu tiempo y energía en llegar a donde quieres ir, un día a la vez, un pequeño paso a la vez.

LamentosPor Marc Chernoff

Deja de desperdiciar tu tiempo lamentándote por lo que hiciste el año pasado. Empieza a hacer lo que tienes que hacer ahora, para que dentro de un año no te arrepientas por lo que hiciste hoy.

Esta mañana, como lo hizo todas las mañanas durante la última década, mi abuelo de 86 años, recogió una flor fresca durante su paseo mañanero, y se la llevó a mi abuela. Esta mañana decidí ir con él a verla. Y mientras colocaba la flor en su tumba, me miró y dijo: «Desearía haberle dado una flor fresca cada mañana cuando estaba viva. Eso le habría encantado.»

Como podrás imaginar, sus palabras tocaron una fibra sensible en mí. Casi de inmediato comencé a pensar en todo y todos los que me importan, y en lo que no quiero tener que lamentar dentro de 40 años cuando esté en la cúspide de mis 80 años.

Sentí como casi todos los aspectos de mi vida estuvieran parpadeando ante mis ojos. Y tan pronto como llegué a casa, empecé a anotar todo lo que me había venido a la mente. Cuando terminé, le leí la lista a Angel. Ella asintió con la cabeza hasta que llegué al final, y entonces dijo: «No podría estar más de acuerdo. No creo que nadie quiera tener que lamentarse por ninguna de esas cosas cuando sean mayores.» Tal vez tú también estés de acuerdo … Seguir leyendo »

Saca esto de tu cabezaPor Héctor G. Barnés

“Millones de personas han recibido entrenamiento financiero (haz esto, haz aquello), pero no educación. Con los desafíos que tienes por delante, es mejor que te deshagas de tus antiguas ideas y adoptes unas nuevas”. Esta es una de las afirmaciones recogidas en La ventaja del ganador (Aguilar) y realizadas por el empresario Robert T. Kiyosaki, célebre por sus prácticos consejos orientados a pequeños negocios y familias. Es uno más de la larga lista de libros que están aprovechando el río revuelto del declive económico para posicionarse en el mercado como una guía de referencia. Según un reciente estudio realizado por la FINRA (Financial Industry Regulatory Authority), apenas el 25% de los americanos se mostraban seguros de tener los conocimientos necesarios para desenvolverse económicamente.

En el libro Killing Sacred Crows: Overcoming the Financial Myths That Are Destroying Your Prosperity (Greenleaf Book) de Garrett B. Gunderson, el autor señala que la razón de que estas ideas sigan prevaleciendo es que se originan en contextos económicos muy diferentes a los actuales, como fueron la Posguerra española o la Gran Depresión en Estados Unidos. Consejos que entonces tenían sentido, pero que ya no lo tienen. Otra de las razones esgrimidas por Kiyosaki, responsable del programa para televisión Rich Dad TV, es que se trata de un conocimiento que se transmite de padres a niños y que ya no se  corresponden con una sociedad muy diferente. Ideas como estas, popularmente compartidas, deberían ser revisadas y matizadas. … Seguir leyendo »

Robert KiyosakiPara la mayoría de las personas, la idea de tener ingresos altos es algo bueno. Para los ricos, es malo.

Para la mayoría de las personas, la idea de tener pocos gastos es algo bueno. Para los ricos, otra vez, es malo.

Como dijo padre rico, «El dinero es sólo una idea

Una vez que entiendas la idea de que los ingresos bajos y los gastos altos son buenos, entenderás una de las realidades más cruciales de esta idea llamada dinero. No entender este concepto fundamental es la razón de porqué muchas personas ricas quiebran.

Cómo funciona realmente el dinero

Mientras estudiaba la idea del dinero a lo largo de mi vida, descubrí la regla 90/10: el 90 por ciento del dinero en el mundo lo gana el 10 por ciento de la gente. ¿Cómo lo hacen? Al posicionarse para tener ingresos bajos y gastos altos.

Si no entiendes el dinero o cómo funciona, esto te parecerá extraño. Puede que te estés preguntando “¿Cómo puede ser que tener ingresos bajos y gastos altos te pueda hacer rico?” La respuesta se encuentra en la forma en que los inversionistas sofisticados utilizan las leyes fiscales y corporativas para llevar esos gastos de nuevo a la columna de ingresos de sus estados financieros.

El estado financiero de una persona rica

Por ejemplo, este es un diagrama de lo que un inversor sofisticado busca hacer:

01

Cuando comiences a entender lo que está sucediendo en este diagrama, comenzarás a ver un mundo de mayor y mayor abundancia financiera.

El estado financiero de una persona pobre

Compara el diagrama anterior con el de la forma tradicional de pensar sobre el dinero:

02

Este es el diagrama financiero de la mayoría de la población mundial. En otras palabras, el dinero ingresa a la columna de ingresos y sale por la columna de gastos. Nunca vuelve. Es por eso que tantas personas tratan de crear un presupuesto para vivir por debajo de sus posibilidades, para ahorrar dinero, ser frugal, y recortar sus gastos.

Esta es la razón por la cual la mayoría de la gente dice: «Mi casa es un activo», incluso cuando el dinero sale de la columna de gastos y no regresa, al menos no inmediatamente.

También explica por qué la gente dice: «Pierdo dinero todos los meses, pero el gobierno me da un alivio fiscal por perder dinero.» Dicen eso en lugar de «estoy ganando dinero con mis inversiones y además el gobierno me está dando un alivio fiscal por ganar ese dinero.»

Viendo el otro lado de la moneda

Padre rico dijo: «Uno de los controles más importantes que puedes tener se encuentra en esta pregunta: ¿Qué porcentaje del dinero que sale de tu columna de gastos termina en tu columna de ingresos el mismo mes?»

Al entender el lado de la moneda del que mi padre rico estaba hablando, vi un mundo completamente diferente al que la mayoría de la gente que trabaja duro, ganar mucho dinero y mantiene sus gastos bajos nunca ve. Pude ver un mundo de creciente riqueza en lugar de uno con rendimientos decrecientes.

Hoy, hazte la misma pregunta. ¿Qué porcentaje de tu riqueza va de tu columna de gastos de vuelta a tu columna de ingresos en el mismo mes?

Si puedes entender cómo se hace esto, también descubrirás un mundo de riquezas cada vez mayor.

Si no puedes ver esto, busca a alguien de confianza y discute con él/ella cómo podría ser posible.

Una vez que rompas el código, pasarás de un mundo de «no hay suficiente dinero» a uno de «demasiado dinero.» Y tu vida nunca será igual de nuevo.

personas exitosas¿Cómo manejas tus emociones negativas? ¿Qué haces cuando te enojas, te sientes triste o celoso?

Muchas personas batallan con estos sentimientos, creyendo que un buen manejo de las emociones es tener control total sobre ellas. Tratan de ocultarlas y pretender que no existen. Luchan arduamente de ocultarlas y pretender que no sienten nada.

Pero eso no es saludable. No solo no funciona, sino que nos frena profesional y personalmente.

Distanciarte de las emociones hace que nos sintamos desconectados de la vida. Lo que es peor, cuando empujamos los sentimientos negativos, los mandamos al subconsciente donde se esconden en las sombras para salir en los peores momentos posibles. Aquí no aplica el dicho “Ojos que no ven, corazón que no siente”.

La verdad es que nuestras emociones son lo que nos hace humanos. Estar en contacto con ellas es la clave para lograr el dominio personal. Solamente se necesita un ligero cambio para transformar la relación que tenemos con las emociones negativas y así, vivir una vida más feliz y saludable.

Esto se puede lograr con tres sencillos pasos.

1. Date cuenta de tus emociones

Empieza lentamente. Ninguno de nosotros se ha dado cuenta de lo que le sucede en su interior hacienda mil cosas a la vez.

Mejor, siéntate en un lugar silencioso sin distracciones, sal a caminar en la naturaleza, sin reproductor de música o celular. Respira. Escanea tu cuerpo por cualquier incomodidad. Haz un inventario de tus sentimientos. Escúchate a ti mismo y sé honesto con lo que estás sintiendo. Te sorprenderás lo rápido que te conectas con tu interior.

2. Abraza tus sentimientos

Una vez que estás consciente de lo que está pasando dentro de ti, es el momento de aceptar tus sentimientos. Permítete experimentar esas emociones.

Está comprobado que aceptar tu estado emocional es la forma más rápida y sana de superarlo. Está bien estar enojado. Dite a ti mismo «En estos momentos estoy molesto, y eso está bien». La tristeza también es una emoción naturalmente humana y nos ayuda a procesar eventos molestos.

Recuerda que todo es temporal y una buena frase que nos ayuda a superar los malos ratos es “Esto también pasará”.

3. Muévete al lado positivo

Una vez que hayas aceptado tu estado emocional actual, es momento de moverte a un estado mental positivo.

Para empezar, en lugar de rechazar tener pensamientos negativos, permítete sentirlos y después reemplázalos por positivos. Algunas ideas para que empieces hacerlo rápido:

-Escribe todo lo positivo que lograste la semana pasada
-Haz ejercicio o practica yoga
-Reúnete con alguien que te haga feliz
-Ayuda a otra persona
-Regálate algo o haz algo que disfrutes
-Planea unas vacaciones

Cuantas más acciones positivas hagas, más fácil se volverá tener pensamientos acordes.

Nadie – excepto, tal vez, tú mismo- espera que seas una especie de robot estoico sin sentimientos. Así que deja de tratar de ser uno. El hecho es que el dominio personal no significa ser “perfecto”, es ser auténtico con todo tu ser -lo bueno y lo malo – y aceptar todo lo que eres.

¿Quiénes son las personas que son más atractivas? Aquellas que se muestran honestas y cómodas con ellas mismas.

Para ser un líder que inspire lealtad debes empezar por aceptarte a ti mismo, tus sentimientos, tu camino. Cuando aceptas quién eres – con todas tus emociones – los demás hacen lo mismo.

confianzaConfianza. No naciste con ella. Bueno, probablemente no. Esta característica es como un músculo, se fortalece con el tiempo. Sin embargo, muchos de nosotros batallamos con el amor propio toda la vida, sin llegar a desarrollar todo el potencial que tenemos.

La verdad es que no tenemos el valor de experimentar lo mejor de nuestra vida. Nos vamos a la segura. Tenemos tanto miedo a fracasar, de ser ridiculizados, que nunca nos arriesgamos.

La buena noticia es que nunca es demasiado tarde para desarrollar la autoconfianza. Sin adentrarnos en pláticas baratas de autoayuda, debes empezar por aceptar que tú también puedes despertar un día sintiéndote fuerte, capaz y confiado. Listo para conquistar el mundo. Pero no sin salir de tu zona de confort.

Te presentamos 10 actividades que te pueden ayudar a aumentar tu auto-confianza. Te retamos a hacerlas y descubrir todo el poder que tienes dentro de ti.

1. Lidera con tus fortalezas

Trabaja en las áreas que destacas. Organiza tu día para enfocarte en lo que eres bueno. Esto te llevará a tener más éxitos lo que en turno te llevará a sentirte más confiado y seguro.

2. Monitorea tus triunfos

Empieza todos los días con una lista de pendientes realista con tareas que puedas ir tachando conforme avance la jornada. Cada vez que cumplas con un deber, sentirás que aumenta tu fuerza.

3. Una simple charla

Todos queremos ser mejores conversadores y dar una muy buena primera impresión. ¿Cómo lograrlo? ¡Platicando! La próxima vez que vayas al supermercado charla un poco con la cajera o la persona que está detrás de ti en la fila. Verás que la mayoría de las personas son amables y que realmente no hay qué temer. Cuanto más “practiques” hablar con extraños, más fácil será.

4. Prueba cosas nuevas

Busca en la red algunas actividades grupales que se den en tu localidad. Esto te dará más experiencia para ser la persona que quieres ser.

5. Sé espontáneo

A nadie le gusta sentirse excluido de la plática. Socializar en eventos puede parecer muy difícil, pero no es imposible. En lugar de pensar en razones para no ir a una reunión, mejor decide tajantemente si asistirás o no. Tu mente dejará de “enredarse” en escenarios hipotéticos y podrás aprender a desenvolverte en situaciones sociales.

6. Enfócate en tu lenguaje corporal

Mantén una buena postura, sonríe y ten contacto visual con las personas con las que hables. Con estas sencillas claves no solo te verás más seguro de ti mismo, te sentirás lleno de confianza.

7. Aventura a un lugar diferente

Agenda vacaciones en un lugar que te exija ser asertivo. Conocer lugares fuera de lo común te forzará a hablar con extraños, probar cosas exóticas y a desarrollar una gran fuerza interior.

8. Viaja solo

¡No hay mejor manera de desarrollar auto-confianza que aventurarse a un lugar diferente tú solo! La seguridad es un producto de adentrarse en terrenos desconocidos por tu cuenta, lejos de la rutina del día a día.

9. Haz ejercicio con otros

Los retos físicos también son excelentes para aumentar tu sentido de valor propio. Únete a un equipo local del deporte que más te apasione. Los deportes colectivos se basan en la buena comunicación para lograr una buena estrategia de juego.

10. Pruébate a ti mismo

Participa en una actividad exterior que te exija físicamente, como senderismo. Salirte de tu zona de confort para vencer un reto auto-impuesto te dará un increíble empujón de auto-confianza.

¿Conoces alguna otra actividad que pueda servirnos a aumentar la seguridad? ¡Te invitamos a compartirla en los comentarios!

vivirAprender a vivir el día a día es un arte, siempre estamos tratando de vivir todas las cosas al mismo tiempo, las penas, las alegrías, las tristezas, la felicidad y el amor.

Y por cada día que vivimos con todas esas mochilas que tanto nos pesan, dejamos de disfrutar la vida, la cual se supone deberíamos vivir en plenitud y en armonía. Ese día del que debiéramos disfrutar es hoy.

Deja las sombras del pasado y espera pacientemente el futuro, todo llega, nada queda detenido, no vivas en forma apresurada pues así sólo vivirás con tristezas ya que no dejarás paso a la felicidad.

Aprende a vivir este día.

-No habrá otro igual-

En nuestro interior siempre llevaremos mochilas en las que guardamos alegrías, ilusiones, penas y todos los sentimientos que nuestro corazón un día albergó. Algunas son bonitas y llenas de amor, pero al fin y al cabo también son mochilas y también pesan. Y entre una mochila y la otra, vivimos la vida agobiadas por el ayer, miedosas por el futuro, con demasiado peso para nuestras vidas.

Si hoy estás feliz disfruta de ello, no temas, sólo vívelo, ya tendrás tiempo de buscar soluciones si algo sale mal; no te agobies pensando en el futuro.

Lo que suceda el día de mañana es desconocido y eso puede asustar, pero hoy vives el día de hoy.

Disfruta del día que estás viviendo hoy.

Las cosas del pasado no la podemos cambiar, pero podemos aprender de ellas, sirven como lección de vida. Nuestras experiencias nos enseñan, y pueden servirnos en el futuro así como en el día de hoy.

Lo único que debe contar para ti es el día de hoy, vívelo, es tu día, no habrá otro igual. Habrá días mejores o peores pero nunca uno igual -NO TE LO PIERDAS-

¿Para qué llevar todas nuestras cargas en un día?

Día a día, paso a paso…

Kim KiyosakiEn esta segunda parte de una serie de dos partes, te explico cómo tu dinero puede conseguir ganancias y asegurar tu futuro financiero.

Por Kim Kiyosaki

En mi última columna, escribí que hacer un montón de dinero, hasta millones de dólares, no garantiza la seguridad o la independencia financiera en tu vida.

Utilicé el ejemplo de Ed McMahon, el compañero de Johnny Carson en The Tonight Show. Una vez multimillonario, hoy McMahon está enfrentando el embargo de su casa y toneladas de deuda.

Hay muchos otros ejemplos para mirar – Michael Jackson y MC Hammer me vienen a la mente. Ambos son personas famosas que amasaron fortunas y más tarde se encontraron frente a un desastre financiero.

Muchas personas piensan que el dinero resolverá todos sus problemas financieros. En realidad, son los buenos hábitos financieros los que te permitirán dormir bien por la noche.

Entonces, ¿Cómo dormir bien por la noche, sin la ayuda de las pastillas? … Seguir leyendo »

 

 

 

Subir »
FB