Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Ocúpate de tu propio negocio

Por Robert Kiyosaki | Publicado en Educación Financiera | 7 de octubre, 2016

Robert KiyosakiImagina que eres un jugador en un juego.

En este juego, te ponen en el campo sin decirte ninguna de las reglas. Además, la persona que dirige el juego puede cambiar esas reglas en cualquier momento sin previo aviso. Justo cuando crees que estás entendiendo las cosas, tienes que aprender una completa nueva forma de jugar.

Ahora, una pregunta, ¿crees que tienes posibilidades de ganar este juego?

La respuesta es, por supuesto, no. Lo más probable es que pienses que este es un juego horrible, uno que probablemente nunca jugarás. Pero aquí está el problema: se trata de un juego que juegas todos los días.

Es el juego llamado dinero.

En este juego, los maestros de juego (los políticos y los bancos centrales) están siempre cambiando las reglas. Ya sea aumentando las tasas de interés, imprimiendo dinero, cadenas de margaritas, o más, ellos siempre están tirando de las palancas. La clase media y los pobres siempre están jugando a alcanzarlos. Los ricos siempre están un paso adelante.

Mientras crecía, tuve dos padres. Mi padre pobre, mi padre natural, era un jugador pasivo en el juego del dinero, siempre un paso por detrás. Mi padre rico, el padre de mi mejor amigo, era un jugador informado en el juego, siempre anticipando la siguiente jugada.

En 1955, mi padre pobre siempre decía: “Ve a la escuela, obtén buenas calificaciones, y encuentra un empleo seguro y con beneficios.” Mi padre rico, por el contrario, siempre decía, “ocúpate de tu propio negocio.”

Mi pobre padre no creía que invertir fuera importante. Él decía: “Las empresas y el gobierno son responsables de tu jubilación y necesidades médicas. Un plan de retiro es parte de tu paquete de beneficios, y tienes derecho a ellos.” Mi padre rico decía: “Ocúpate de tu propio negocio.”

Mi padre pobre creía en ser un hombre bueno y trabajador. Él decía: “Encuentra un trabajo y sube por la escalera corporativa. Recuerda que a las empresas no les gusta la gente que cambia mucho de trabajo. Las empresas recompensan a las personas por su antigüedad y lealtad.” Mi padre rico decía “Ocúpate de tu propio negocio.”

Mi padre rico creía que debías desafiar constantemente tus ideas. Mi padre pobre creía firmemente que su educación era valiosa y la cosa más importante. Creía en la idea de respuestas correctas y respuestas incorrectas.

Mi padre rico creía que el mundo siempre está cambiando, y teníamos que estar continuamente aprendiendo. Padre rico no creía en respuestas correctas o incorrectas. Creía en viejas y nuevas respuestas.

Hoy en día, ir a la escuela y obtener buenas calificaciones la mayoría de las veces resulta en una deuda agobiante, en vez de un puesto de trabajo seguro.

Hoy en día, nadie espera que, ni el gobierno ni ninguna empresa, cuide de sus jubilaciones y salud por el resto de sus vidas.

Hoy en día, las empresas están despidiendo gente todo el tiempo. Ya no recompensan la lealtad y la antigüedad, y la única manera de subir la escalera corporativa es saltando a una nueva todo el tiempo, y saltar a un peldaño superior.

Hoy en día, las reglas de mi padre pobre son reglas viejas, pero las reglas de mi padre rico sigue vigentes, “Ocúpate de tu propio negocio.”

No sé lo que pasará mañana. Nadie lo sabe. Pero sí sé una cosa. Si quieres tener éxito en la vida y ganar en el juego del dinero, necesitas “Ocuparte de tu propio negocio,” aprendiendo y adaptándote continuamente. Cualquier cosa menos es una hoja de ruta directo al fracaso.

Así que, ¿Cómo vas a jugar?

Publicado originalmente en blog.reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB