Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

No temas pelear para conseguir tu libertad financiera

Publicado en Educación Financiera | 24 de enero, 2014

Kim KiyosakiPor Kim Kiyosaki

Por qué seguir tus convicciones significa enfrentar las consecuencias

Cathi es una brillante, y exitosa empresaria. Posee su propia compañía de Relaciones Públicas desde hace 17 años. Un día estábamos hablando sobre inversiones, y me dijo: “Mi esposo y yo somos muy conservadores cuando se trata de nuestras inversiones. Tenemos fondos mutuos, algunas acciones, y cada uno de nosotros tenemos nuestro propio plan de jubilación administrado”.

Y siguió: “Me gusta hacer mi tarea. Así que, comencé a aprender sobre inversiones que parecen ofrecer mejor rentabilidad que las que conseguimos actualmente. Después de mirar varias opciones, decidí que quería invertir en un proyecto específico de bienes raíces que me presentaron. Conozco a las personas que están armando el proyecto, y sus inversores están extremadamente contentos con ellos. Busqué todos los pros y los contras del proyecto, y me hice a la idea de que ésta es la inversión para mí”.

El atrevido plan de Cathi era retirar el dinero de su plan de jubilación (que había perdido 30 por ciento de valor el año anterior) y ponerlo en el proyecto inmobiliario, el cual estaba en camino de entregar un 10 (a 12) por ciento de retorno.

Cathi me confesó: “Sólo hay un problema. Mi esposo, Jack, verá esta inversión y de inmediato dirá que ‘es demasiado arriesgado’. Y entonces tendremos una pelea.” Cathi vaciló por esto, pero después de conversar un poco más, era claro que estaba dispuesta a luchar por su convicción de que ese era el movimiento financiero adecuado para ella.

Más tarde, me contó cómo fue su discusión con Jack. “Me quedé allí esperando a que Jack entrara en erupción”, dijo. “Pero en vez de eso, me miró desde su escritorio y dijo con escepticismo: ‘Bueno, si eso es lo que quieres hacer.’ Casi me caigo. Todo el miedo y la preocupación, prepararme para una gran pelea… y nada de eso sucedió. Casi no tomo la oportunidad porque odiaba la idea de pelear. Pero lo que marcó toda la diferencia para mí fue que estaba dispuesta a pelear si tenía que hacerlo”.

Enfrentando nuestros miedos

Cathi enfrentó un gran miedo en su camino hacia la libertad financiera; una pelea con su marido por dinero. Pero al final, sus miedos fueron más grandes que la realidad. Si hubiera dejado que sus temores la detuvieran, nunca habría seguido sus convicciones.

Pero a veces nuestros miedos se hacen realidad. La pelea sucede. De cualquier manera, tenemos que seguir nuestras convicciones, y eso significa estar dispuestos a afrontar las consecuencias.

La mayoría de nosotras sabemos lo que tenemos que hacer.

– Decir la verdad o defender lo que crees, incluso si temes dejar de agradarles a las personas o que no estén de acuerdo contigo

– Perseguir tu sueño, incluso si le tienes miedo a la resistencia y al rechazo que puedas encontrar, especialmente de las personas más cercanas a ti

– Salir de una relación tóxica, incluso si tienes miedo de ser incapaz de sobrevivir financieramente o tienes miedo de estar sola

– Dejar tu trabajo porque estás insatisfecha y te sientes poco apreciada, incluso si temes no tener un sueldo fijo

– Tomar una decisión financiera, incluso si temes que podrías cometer un error

¿Qué hay de la confrontación? Para muchas mujeres, es el miedo a la confrontación a la que no están dispuestas a enfrentar.

No me gustan los conflictos. Soy el tipo de persona que trabaja para encontrar el terreno común cuando las ideas o las personas están en desacuerdo. Me gusta mantener la paz siempre que sea posible. No voy a evitar una confrontación si la situación lo requiere. Dios sabe que tuve mi parte. Sin embargo, puedo nombrar a muchas mujeres que evitan la confrontación (sobre todo con su cónyuge o pareja) a toda costa, incluyendo el costo de ellas mismas.

Verdad o consecuencias

A menudo estamos tan absortas en imaginar la peor consecuencia posible y nos convencernos a nosotras mismas de que lo peor va a suceder, que terminamos no haciendo nada. La realidad es que el peor escenario posible rara vez pasa.

Para que estés dispuesta a aceptar las consecuencias de cualquier cosa que decidas, debe haber algo más importante para ti, que las consecuencias potencialmente desastrosas. Debe haber algo más importante para ti, que lo que temes. Para muchas mujeres, lo más importante es nuestra autoestima, defender lo que creemos, y ser fieles a nosotras mismas.

En última instancia, lo que estoy diciendo es que las mujeres más fuertes son las mujeres con convicción. Ellas no abrazan el conflicto, pero están dispuestas a enfrentar las consecuencias de perseguir lo que saben que es correcto. Ellas no quieren pelear, pero tampoco tienen miedo de pelear.

Hoy, te animo a seguir tus convicciones, contra viento y marea. Y eso comienza con entender que cada decisión que tomemos tendrá consecuencias, financiera e interpersonalmente. Pero no hay nada peor que vivir con otros cuando no puedes vivir contigo misma. Elige por ti y deja que los demás decidan si quieren ir contigo en este paseo.

¿Necesitas algo de ayuda para poder tomar decisiones más informadas? Únete a nuestra comunidad de educación financiera gratuita aquí.

Publicado originalmente en RichDad.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB