Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

No basta que la gente haga, debe querer hacerlo

Por portafolio | Publicado en Negocios | 2 de noviembre, 2016

querer“Un jefe mandón quiere que su gente haga lo que él quiere, un líder consciente o inspirador quiere que su gente quiera hacer lo que el equipo necesita para ganar”

Así lo plantea Fred Kofman, director de Desarrollo Ejecutivo de LinkedIn, un autor reconocido en el mundo empresarial sobre el liderazgo consciente.

Señala que LinkedIn es una plataforma que propone un esquema más transparente en el mercado laboral, lo cual reta a las compañías a competir por atraer y conservar personal que aporte a sus organizaciones.

A su vez, los profesionales tienen en esta herramienta una manera de acceder a oportunidades laborales nuevas.

A juicio de Fred Kofman, las organizaciones de hoy también hacen esfuerzos por desarrollar su marca en el mercado del talento, asunto tan relevante como la promoción de la misma marca con un producto.

En este nuevo escenario, dice Kofman, “la compensación económica solo por salario ha perdido vigencia” y a la gente ese factor no le importa como antes.

Desde su perspectiva, la mejor herramienta competitiva es el bienestar de la gente para que diga ‘aquí me quiero quedar’, señala en sus presentaciones.

El experto considera que en liderazgo consciente está el camino para la prosperidad de una organización.

Y agrega que “la autoridad, el “mandonear” ofreciendo premios y amenazando con castigos solo genera “cumplimiento”, o como me gusta descomponer la palabra “cumpli”-“miento””.

Fred Kofman explicó a Portafolio su visión de lo que deben hacer las compañías en materia de talento humano para lograr el éxito.

¿Cuál considera que es la mayor dificultad que enfrentan las organizaciones hoy?

El mismo que enfrentaron siempre: la des-organización.

Dado que los seres humanos tenemos un ego y perseguimos el interés propio, es necesario armar un esquema de incentivos que hagan que esa persecución del interés propio se oriente hacia un interés colectivo, es decir, el objetivo organizacional.

Esto es imposible de hacer con los incentivos económicos tradicionales.

¿Cómo cree que la pueden solucionar?

Con el liderazgo consciente. Este liderazgo está informado por la economía, la antropología y la filosofía (principalmente ética). Es al mismo tiempo lógico y psicológico.

El líder consciente evoca el compromiso interno de los miembros de su organización ofreciéndoles una oportunidad de trascendencia, una posibilidad de participar en una empresa extraordinaria que les da “alimento”, tanto material como espiritual.

¿Qué caracteriza a quienes no ejercen el liderazgo consciente?

Los líderes inconscientes son los que creen que la autoridad les alcanza para generar compromiso.

La autoridad, el “mandonear”, ofreciendo premios y amenazando con castigos solo genera “cumplimiento”, o como me gusta descomponer la palabra “cumpli”-“miento”.

Es una farsa, ya que las personas no dan realmente lo mejor de sí cuando son mandadas. Un jefe mandón (es decir, un líder inconsciente) quiere que su gente haga lo que él quiere.

Y considero que un líder consciente (es decir, inspirador), quiere que su gente quiera hacer lo que el equipo necesita para ganar. El objetivo no es “hacer” sino ganar el juego. Eso es el espíritu de equipo que permite hazañas increíbles, tanto en los deportes como en los negocios.

¿Qué caracteriza y qué no caracteriza a una empresa consciente?

Una empresa consciente es un equipo que hace lo necesario para ganar, cuidando las relaciones entre los miembros del equipo, y asegurándose que todos los integrantes sientan la satisfacción, el bienestar y el crecimiento personal por pertenecer al equipo.

¿Cuáles son las empresas que usted citaría como modelo de práctica de estos conceptos y por qué?

LinkedIn, donde trabajo con Jeff Weiner, es un gran ejemplo. También Facebook, liderada por mi vieja cliente y amiga Sheryl Sandberg, es otro. Tanto Jeff como Sheryl son líderes conscientes que inspiran a su gente de manera excelente.

En este mundo de redes sociales, y por su experiencia en LinkedIn, ¿Cómo se pueden materializar estos conceptos?

Los conceptos son fáciles de entender, pero difíciles de mantener en la práctica. Son sentido común, pero no comportamiento común. Es igual a una dieta. Todos entendemos el libro, pero la verdadera dieta es cuando uno se sienta a la mesa. Igual con estas ideas. Es simple captarlas, pero luego hay que mantener la disciplina para implementarlas.

Mi experiencia es que la mejor combinación es una experiencia presencial, luego un trabajo de profundización conceptual usando técnicas virtuales y redes sociales para la discusión, y todo eso complementado por el apoyo de un coach o facilitador.

Esa es justamente la metodología que usamos en LinkedIn, que usa Facebook, y muchas otras empresas internacionales como Shell, Axa, Microsoft, Google, etc.

¿Cuál será el eje de su conversación con los empresarios en bogotá?

La importancia del liderazgo inspirador para mantener a una organización alineada y motivada para producir resultados extraordinarios de manera sostenible.

Fuente: portafolio

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB