Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Negocios:

Los secretos de los negocios exitosos y cómo convertirte en un gran líder

Robert KiyosakiCuando me preguntan cuál fue mi primera inversión exitosa, simplemente respondo: “Mi negocio de cómics.”

Cuando era joven, trabajé en la tienda de comestibles de mi padre rico. No me gustaba ese trabajo, pero podía leer cómics gratuitos en él, y eso era un plus.

El hijo de Padre rico, Mike, también trabajaba conmigo. Nos dimos cuenta de que cuando el distribuidor de cómics llegaba con un nuevo lote de cómics, la gerente de la tienda cortaba las tapas por la mitad y se las daba al distribuidor por crédito.

Mike y yo tuvimos la brillante idea de preguntarle si podíamos quedarnos con los viejos cómics. Debido a que trabajábamos en la tienda, nos dijo que sí, siempre y cuando no los vendiéramos.

Manteniéndonos fiel a nuestra palabra, Mike y yo comenzamos una biblioteca de cómics en su sótano. Les cobrábamos $ 0.10 a los otros niños por día para que puedan venir y leer tantos comics como quisieran.

Eventualmente, estábamos haciendo $9,40 a la semana, lo cual era mucho más que los $ 0.30 que hacíamos en la tienda.

En otras palabras, tomé los cómics que iban a ser tirados a la basura y creé un activo en base a ellos. Starbucks hizo lo mismo con una taza de café.

El poder de una idea mejor

¿El punto?

Las ideas no tienen que ser nuevas ni únicas para poder hacerte ganar un montón de dinero. Sólo tienen que ser mejores.

Ahora, hay una línea muy fina entre hacer una idea mejor y simplemente robar una idea. Hay muchas personas que pasan sus vidas robando las ideas de otras personas en lugar de crear las suyas propias. El precio que pagan es el respeto que otros pierden en ellos, y a veces las enormes demandas.

La fina línea entre la copia y el robo

Como mi padre rico solía decir: “Hay una línea muy fina entre la copia y el robo.” Muchas de las personas más exitosas financieramente no son necesariamente las personas que crearon ideas. Más bien, copiaron ideas y las mejoraron al aplicarles un buen sistema de negocio para hacer millones.

Los diseñadores de moda miran a los niños pequeños para ver qué nuevas modas están usando, y luego simplemente producen en masa esas modas.

Bill Gates no inventó el sistema operativo que lo hizo el hombre más rico del mundo. Él simplemente les compró el sistema a programadores informáticos que ya lo habían inventado, y entonces licenció su producto a IBM. El resto es historia.

Amazon.com tomó la idea de Sam Walton para Walmart y la puso en Internet. Jeff Bezos se enriqueció mucho más rápidamente de lo que lo hizo Sam Walton.

¿Cuál es tu idea mejorada?

En otras palabras, ¿Quién dice que necesitas tener ideas creativas para ser rico? La única creatividad que necesitas es tomar buenas ideas, encajarlas en sistemas y procesos de negocios sólidos y probados, y convertirlas en grandes empresas.

Esta semana, tómate  un tiempo para mirar a tu alrededor. ¿Qué ideas están ahí fuera que puedes mejorar? La próxima gran idea para tu negocio podría estar frente a tu nariz.

emprendedoraNo todo el mundo está hecho para ser un empresario de éxito, requiere toneladas de tiempo y esfuerzo y, muchas veces, inversiones.

Claro que es tentadora la idea de ser tu propio jefe, pero ¿cómo sabes que eso de ser emprendedor es para ti? ¿Cómo llegas ahí? y ¿qué pasa si fracasas? Piensa en los motivos por los que quieres ser emprendedor.

Para muchos de nosotros, es una combinación de querer ser más creativo, marcar la diferencia, trabajar para uno mismo y tener un horario flexible.

Si lo estás considerando, también deberías considerar hacer estas cinco cosas ahora mismo:

1. Auto edúcate sobre finanzas

Una clase sobre finanzas personales debería ser obligatoria en un plan estudiantil. Es algo que deberemos hacer el resto de nuestras vidas, pero cuando se trata de los ingresos personales, nos metemos en la boca del lobo.

Asegúrate de aprender lo necesario, porque te ayudará a navegar más relajado. Puedes apuntarte a algún curso o buscar un mentor, por ejemplo.

2. Olvídate de la mentalidad de empleado

Mucha gente toma contacto con el mundo real con un objetivo: conseguir un trabajo. Nos han martilleado con eso casi desde que nacimos. Pero si eres emprendedor, estás buscando ser un empleador, no un empleado. Es vital que te alejes de la mentalidad de empleado.

¿Cómo hacerlo?

Primero, identifica tu habilidad. Todo el mundo tiene una, pero tristemente, muchos no la reconocen rápidamente. Pide opinión a la gente de confianza y pregúntales qué haces naturalmente mejor que otros. Una vez entiendas tu “don”, desarrolla un negocio a su alrededor.

3. Aprende a tomar riesgos

Tener un trabajo estable da sensación de seguridad y muchos se mantendrán ahí por miedo a perderlo todo, pero toda persona de éxito ha tenido que arriesgarse en algún momento durante su vida profesional, y probablemente más de una vez.

Si esperas despegar hacia la cima, necesitas afrontar riesgos y abrazarlos activamente. A veces recompensa, y a veces no. Para tener éxito, tienes que saltar y elegir volar, pero solo puedes aprenderlo si lo haces.

4. Tenemos tecnología así que úsala para aprender

No todos los emprendedores de éxito fueron a la Universidad. En nuestra cultura obsesa por la tecnología, no hay excusa para no estar informado. Apretando unos pocos botones de nuestro teléfono o tablet, podemos educarnos a nosotros mismos en casi cualquier tema, pero depende de ti tener la voluntad de hacerlo o no.

Cuando se trata de tecnología, se trata de aprender un pack de habilidades. Tanto si es cómo usar WordPress o entender cómo enfocar nuestro negocio en Facebook. Es importante que siempre estés aprendiendo sobre las nuevas tecnologías. Si no lo haces, tu competencia lo hará.

5. No dejes que la tecnología te haga perezoso

Dibuja una fina línea entre usar Internet para información y dejar que te haga perezoso. Tener Internet en la palma de la mano da acceso a mucha información, noticias, discusiones e ideas que puede ser muy fácil que suponga una distracción.

Para evitar distracciones, saca la vieja pizarra de la escuela y escribe una lista de tareas diarias o semanales. Cuando termines una tarea, la borras de la pizarra y empiezas con la siguiente. El objetivo al final del día o de la semana sería completar todas tus tareas. Esta técnica mejora tu eficiencia.

Recuerda: no estás en una caja, la estás construyendo y los materiales básicos son tinta y muchos planes de trabajo duro. Más adelante podrás mirar atrás y ver lo que has creado.

productivo¿Alguna vez te has cruzado con alguien que parecía tener todo hecho y era por mucho la persona más productiva que conocías?

¿Por qué no puedes ser así?

Te compartimos 10 estrategias para volverte la persona más productiva:

1. Come para ganar

Realmente somos lo que comemos. La mentalidad de “comer para ganar” es entendible ya que lo que ponemos en nuestro cuerpo afecta nuestra atención, energía y bienestar en el transcurso del día.

Una dieta de comida chatarra te llevará a un mal rendimiento. Cuando comenzamos el día consumiendo alimentos saludables, instantáneamente estamos listos para tener una jornada productiva.

2. Comienza tu día con un smoothie verde

No hay mejor manera de alimentar tu mente y cuerpo que consumiendo una bebida alcalinizante a primera hora de la mañana.

Una de mis recetas favoritas es la siguiente: ocho onzas de agua, dos puñados de espinaca orgánica, una manzana, dos tallos de apio y jugo de limón. Esta bebida es alta en fibra, la cual ayuda al cuerpo a deshacerse de las toxinas y proveernos con las vitaminas y minerales necesarias para tener altos niveles de energía.

3. Planea tu día la noche anterior

Tómate de 10 a 15 minutos para hacerlo. Adoptar este hábito produce beneficios fenomenales.

La falta de sueño normalmente es ocasionada por pensar en las cosas que tienes que hacer al día siguiente. Esto hace que la mente no descanse y se vuelve mucho más difícil tener una buena noche de descanso. Al planear tú día, despertarás listo para tocar el piso y saber exactamente qué debes hacer.

4. Escribe un credo de productividad

Esto ha sido un absoluto cambio de juego. Por ejemplo, mi credo está escrito en una tarjeta que dice:

“Yo, Matt Mayberry, soy la persona más productiva que conozco. Yo domino mi día y me muevo rápidamente de tarea en tarea, terminando la cosas que más importan.”

Esta simple afirmación ha hecho maravillas y la llevo conmigo a donde quiera que vaya. Cuando me encuentro con miedo, miro mi credo y regreso a trabajar. Le echo un vistazo por lo menos 10 veces al día.

5. Comienza tu día con ejercicio

Lo digo todo el tiempo. El ejercicio es la mejor herramienta de productividad en la que puedes invertir. Encuentra una rutina que funcione para ti y trabaja en esa rutina cada mañana.

Al comenzar tu día con ejercicio, haces que tu sangre fluya y te deshaces de las tristezas mañaneras cuando sueltas endorfinas. No solamente un buen ejercicio te alivia del estrés y sube tu energía, sino que también te sentirás enérgico y listo para conquistar el día.

6. ¡Bébetela toda!

En lugar de correr para tomar una taza de café cada vez que te sientes débil o cansado, toma agua. Nuestros cuerpos necesitan una buena hidratación para funcionar eficientemente.

Es una tendencia natural buscar el remedio que nos “levante”. Estos métodos de energía no viven mucho tiempo. El cuerpo humano está compuesto un 70% de agua. Muchas de las veces que te sientes cansado en realidad estas deshidratado. El agua es fundamental para el alto rendimiento.

7. No molestar

¿Cuántas veces en tu día alguien entra en tu oficina y te interrumpe para hablar de puras tonterías? Las probabilidades son que estás siendo constantemente interrumpido por medio de mensajes, el teléfono o e-mail a lo largo de tu día. Si trabajas en una oficina, pon un letrero de “no molestar” cuando necesites hacer un trabajo muy importante.

Si trabajas desde casa o fuera de una oficina, establece una política para que la gente sepa que no debe llamarte o interrumpirte durante cierto tiempo. Si eres capaz, silencia por completo tu celular y guárdalo para que no haya ninguna distracción o urgencia que no te deje hacer tu tarea.

8. Toma una caminata o come fuera de la oficina

En lugar de almorzar en tu oficina, encuentra el lugar más cercano donde puedas estar y relajarte.

Una estrategia para rejuvenecer y estar preparado para aguantar el día completo es que tomes una caminata a la hora de la comida. Esto te ayudará a aclarar tu mente del desorden y distracciones del día y debería recargarte para una segunda parte del día más productiva.

9. La hora de la grandeza

Esta es la única hora que ocupo por las mañanas para preparar mi mente, cuerpo y espíritu para el día que me espera.

Esta rutina consiste en leer un libro edificante por 15 o 20 minutos, reescribir mis metas mientras visualizo el logro de cada una, meditar sobre la productividad de mi credo mientras observo mi lista de pendientes y finalmente inundo mi mente con mensajes positivos y motivacionales vía audio.

Solamente esto puede alterar drásticamente mis niveles de productividad. En vez de estar mirando toda la negatividad que hay en los periódicos o en la noticias, disfruta de la preparación de tu mente para un día fenomenal.

10. Decide

Para realmente volverte la persona más productiva, primero debes decidir hacerlo.

No te castigues sobre lo improductivo que has sido o pienses sobre lo productiva que es otra persona. Esto nunca te llevara a donde debes llegar. Tomar la decisión es sólo la mitad de la batalla. Una vez que has tomado medidas, comenzarás a retarte y verás lo mucho que puedes lograr cualquier día.

competidoresEsta sociedad se está haciendo cada vez más competitiva.

La educación y el sistema que tenemos establecido nos empujan a estar cada vez más preparados y con cualidades y habilidades cada vez más diferenciadas, pero en realidad ¿cómo nos diferenciamos de otros que quieren optar a los mismos sitios de trabajo o dedicarse a los mismos empleos, o tener un negocio parecido al nuestro?

Pues en el valor.

Y ese es un punto importante, porque son muchas las emprendedoras y empresarias que no se dan el suficiente valor a ellas mismas, ¿Cómo van a dar valor a sus productos o servicios?

Sabemos que necesitamos que nos compren, y sabemos que tenemos que ofrecer algo distinto de la competencia, pero nos rompemos la cabeza haciendo números para competir por precio o inventando otros servicios que los demás no tengan.

Está bien sacar algo al mercado que no exista, inventar un producto nuevo, pero se necesita una fuerte inversión de tiempo y de dinero. Además crear algo desde cero implica hacer un estudio exhaustivo sobre lo que estamos ofreciendo para saber si tiene aceptación y suficiente público que esté dispuesto a invertir en él.

No se trata de inventar algo nuevo, se trata de re-inventar algo que ya exista, hacerlo de otro modo, en cuando a atención al cliente, a distribución o crear un valor añadido por ejemplo como crear un servicio complementario a un producto, como por ejemplo una asesoría gratuita acompañando un producto de cierto precio. La gente agradece ese valor como un detalle para agradecerles su inversión.

En el caso de la venta de servicios, muchas veces lo valoramos en torno a una cierta cantidad de tiempo, o sea, vendes horas de tu tiempo a un cierto precio. El problema es que tu tiempo es limitado y no puedes cargar más horas a tu día, con lo cual tus ingresos también serán limitados.

El servicio que ofreces tiene que solucionar un problema que tiene el cliente, así que el valor de tu servicio es la solución a su problema, puede ser además con extras que faciliten otras áreas de su vida o con bonos complementarios que le ayuden a solucionar su problema.

Así que plantéate:

1. ¿Estás vendiendo horas?

En ese caso tienes que plantearte no competir con los precios de la competencia y hacerlo más barato para conseguir más clientes.

La gente invierte en los que confía que les pueden solucionar su problema, así que los que te compren por una mera cuestión de ahorro, serán clientes que te pedirán descuentos y no valoren tu trabajo. Entrar en una guerra de precios no te conviene, siempre habrá quien lo bajará más que tú y estarás frustrada por trabajar muchas horas y no recompensarte todo el tiempo que inviertes.

2. Ahora se contrata más por actitud que por aptitudes

Hoy en día puedes formarte en las aptitudes y habilidades que necesitas desarrollar con la amplia oferta de formación que existe. Pero en lo que se refiere a la actitud, cuesta más de adquirir.

Requiere pasar por un proceso de desarrollo personal, en caso de que no la tengas incorporada, para generar confianza y seguridad en ti misma, para retarte a salir de tu comodidad y hacer las cosas de diferente forma, para tener iniciativa y anticiparte en cuanto a hacer cosas, para poder generar opciones y alternativas, para detectar oportunidades, para ser creativa, innovadora, y para ser perseverante para conseguir lo que deseas.

3. Visibilidad

Para que los clientes elijan invertir en ti en lugar de a tu competencia, tienes que edificar una relación de confianza. Desarrollar tu marca personal, para que te busquen para que les soluciones su problema, no porque eres barato o eres el primero que encuentran.

La gente busca y compara y compra emocionalmente. Si tu no le Creas cierto interés, no van a fijarse en ti. Aquí es conveniente edificar tu marca desde abajo.

¿Cómo quieres que te perciban los demás?
¿Con qué valores vas a basarte?
¿Qué propósito tienes tú y tu empresa?
¿Cuál es tu historia y como has llegado aquí?

A la gente no le gusta que le vendan, pero le gusta comprar, así que si ofreces lo que ellos necesitan, creen en ti y confían que es la solución, invertirán en ti.

Solo tienes que encontrar esa diferencia que hará tu oferta irresistible, porque supondrá un valor para tus clientes, y eso es lo que ahora tenemos que buscar, el valor de lo que ofrecemos y el que nos tenemos que dar, ya que nadie puede ofrecer EXACTAMENTE los mismos productos o servicios que nosotros y de la misma forma.

El valor, tu valor es algo que no se puede copiar. Todos somos distintos y nos regimos por valores y propósitos distintos, así que esa diferencia será el punto entre la venta o no.

¡Valórate y valora tu trabajo! Has invertido mucho tiempo en ser como eres.

malJustamente por eso, por no haber cambiado nada.

Las empresas pymes se inician y crecen con una matriz común. Un emprendedor con ciertas competencias, decisión y audacia decide iniciar una actividad independiente, con la expectativa de transformar esta iniciativa en una empresa exitosa.

Inicia el emprendimiento con pocos colaboradores, familiares, amigos o vecinos, orientándose a un nicho de mercado que, estima, no está bien atendido y le permitirá crecer con cierta facilidad.

Esta matriz posibilita, inicialmente, trabajar con rentabilidad suficiente como para entusiasmarse e intentar el crecimiento.

Todo se resuelve bien hasta que, justamente, el crecimiento empieza a presentar obstáculos a su gestión.

Los primeros dos problemas que se presentan son:

a) Como consecuencia del aumento del volumen de operaciones, empieza a rozar intereses de otras empresas instaladas en el mercado, las que le ofrecen resistencia a la penetración imponiéndole mejorar la calidad de producto, servicio y precio, obligándolo a ?competir?.

b) El crecimiento de las actividades obliga al empresario a incorporar personal, perdiendo el contacto y supervisión directa sobre cada uno en particular, como lo hacía en los inicios, teniendo que delegar la conducción en jefes, supervisores o mandos medios. Es el momento de actuar sobre la organización.

Estos dos problemas empiezan a afectar la rentabilidad y las relaciones interpersonales, causando serias dificultades para continuar creciendo y hasta ponen en riesgo la continuidad, ya que la mayor estructura cobra un peso que cuesta soportar.

Aquí se presenta la necesidad de operar un cambio de modelo de gestión, dejando de operar para empezar a conducir, para lo que no es suficiente conocer sobre el producto y tener fuerza y audacia. Es necesario conocer los modelos y herramientas de gestión y conducción que permitan liderar una organización.

Hay diferentes métodos que se aplican en estas circunstancias, pero antes de operar un cambio de modelo de gestión se impone un diagnóstico de la empresa, no solo para conocer la situación de la organización, sino también para definir qué modelo es el más conveniente aplicar, según la cultura de la empresa y del titular, entendiéndose como cultura, la historia, costumbres, competencias, creencias, valores, objetivos, etc.

Una vez conocido el estado de situación, se puede definir el modo de abordaje y propuestas de soluciones en forma progresiva, sabiendo que, la mayoría de los problemas relacionales entre las personas, se origina en indefiniciones estructurales o inadecuadas para el momento.

Una estructura claramente definida permite saber, a cada integrante de la organización, que espera la empresa de él. Permite definir un sistema de evaluación de desempeño funcional y actitudinal y, convergiendo con la planificación estratégica y operativa, posibilita detectar los desvíos a lo planificado y las acciones correctivas que conduzcan al logro de los objetivos corporativos.

También define las incumbencias para la toma de decisión, permitiendo que cada integrante de la organización sepa sobre que puede decidir en forma autónoma y sobre qué situación decide otra persona.

La información fluye más ágilmente entre proveedores y clientes internos y permite que las decisiones se puedan tomar con el mínimo riesgo.

Con este esquema consolidado se elaboran las políticas que conduzcan al involucramiento y motivación de todos los integrantes de la organización, alcanzando a todos los niveles de la estructura

De esta forma se pueden resolver los desequilibrios perturbadores, e iniciar un proceso de cambios planificados que permitan continuar el camino de desarrollo sostenido.

Reibox BlogBarbara Corcoran tenía solamente 24 años cuando dejó su trabajo de camarera en Fort Lee, New Jersey, para vender propiedades inmobiliarias a través del río en Manhattan.

No tenía antecedentes en bienes raíces, pero su nuevo novio fanfarrón le dijo que ella sería una vendedora natural y que tenía que darle una oportunidad. Su relación y asociación de negocios no sobrevivieron, pero Corcoran tomó la mitad de la compañía que fundaron, The Corcoran Group, y la convirtió en una de las agencias estrellas de Manhattan antes de venderla por 66 millones de dólares en el 2001.

Más tarde, se convirtió en una personalidad de la televisión y fue una de las inversoras semillas de “Shark Tank” durante los últimos siete años.

Este impredecible curso de eventos definió su cosmovisión.

Creo que el mejor momento para arriesgarse en cualquier cosa, incluyendo dejar tu trabajo y comenzar tu propio negocio, es el momento en el que lo piensas,” dijo Corcoran en una reciente sesión de preguntas y respuestas en Facebook Live en las oficinas de Business Insider en Nueva York.

Un espectador le pidió consejo para sopesar un postgrado contra saltar en su carrera.

“Lo considero simplemente con un sentido práctico,” dijo Corcoran. Si quieres ser abogado, obtén un título de abogado; Si aspiras a una posición de alto nivel en Wall Street, obtén un MBA. Lo importante es considerar cómo tu deuda estudiantil va a afectar tu vida una vez que te gradúes, y si esa carga es realmente necesaria, explicó.

“Creo que lo importante es preguntarte a ti mismo, ‘¿Qué va a hacerme feliz?'”, dijo. Es difícil encontrar esa respuesta cuando eres joven, por lo que tienes que abordarlo “de la misma forma que averiguamos qué ropa se ve bien en nosotros: Prueba mucho.

Esta aceptación del riesgo es cómo a los 20 años Corcoran se dio cuenta de que, a pesar de que poseía una licenciatura en educación, su habilidad natural para conectarse con las personas y su ojo para el diseño significaba que era perfectamente adecuada para la industria de los bienes raíces. En tus 20s, explicó, necesitas estar dispuesto a experimentar con tu carrera.

“Sólo tienes que probar varios trabajos para ver qué es lo que te excita, y ahí es donde querrás ir,” dijo. “Y la mayoría de las veces, no vas a encontrar eso en un aula.”

gastarGastar no es lo mismo que invertir, hay muchas veces que la diferencia es clara y otras no tanto.

Pero sabiendo bien la definición de cada palabra podrás tener criterio y esto te permitirá discernir y separar la verdad del error.

Inversión es una palabra muy usada como anzuelo para disfrazar lo que en realidad es un gasto, como se dice habitualmente no todo lo que brilla es oro.

Muchos te dirán “invierte en esta oportunidad,” otros “cómpralo, es una inversión no un gasto,” la mayoría de las veces, cuando un vendedor usa la palabra inversión, en realidad se trata de un gasto.

Así que ten cuidado y conoce a profundidad el significado de cada palabra y úsalas a tu favor.

¿Que es un Gasto?

Un Gasto es todo aquel bien, producto o servicio que compramos para satisfacer una de nuestras necesidades, pero es dinero que jamás volverá a nuestros bolsillos. Es dinero que ya consumimos y se ha ido para siempre.

Ejemplos de gastos sobran: cuando pagamos los servicios de nuestra casa como agua, luz eléctrica, teléfono, cuando salimos a cenar, cuando vamos al cine, cuando nos compramos un helado, cuando nos compramos un carro para nuestro servicio personal, un largo etc.

Los gastos obviamente son indispensables en nuestra vida diaria. Todos los días tenemos que gastar ya que vivir no es gratis. Todo cuesta, hasta el agua que bebemos día a día tiene precio, y hay que pagar.

¿Que es una inversión?

Es un término un poco más sofisticado, pero en realidad no tanto.

En términos simples, es dinero que usamos para comprar algo que nos dará más dinero. Si recuerda, el dinero puede producir más dinero si es usado sabiamente, eso es el verdadero significado de la palabra Inversión.

Ejemplos también hay muchos: cuando una persona compra una pequeña máquina para hacer helados y venderlos está realizando una inversión pues esa máquina con el tiempo se pagará por si misma; y no solo eso, nos dará dinero extra o lo que se conoce como utilidades.

Finca raíz es otro gran ejemplo, una mujer inteligente que compra un apartamento para rentar con el paso del tiempo la renta pagará lo que costó el bien raíz y seguirá generando dinero extra: ganancias o utilidades.

La inversión tiene ciertos principios que deben cumplirse para que pueda ser llamada como tal:

– El dinero es usado para adquirir un bien, producto o servicio que con el paso del tiempo este bien, producto o servicio nos devolverá el dinero que usamos para adquirirlo, es decir, se paga a si mismo.

– Una vez que el bien o servicio es pagado por si mismo, nos seguirá generando dinero (utilidades o ganancias) de manera regular.

Ahora bien, debo decirte que inversión es una palabra con muchos matices lo que origina confusión y manipulación del término. Como te decía, muchos querrán disfrazar gastos por inversión ¿Por que? por varias razones pero sobre todo por una: porque te quieren vender sus productos o servicios.

Los genios del marketing y los buenos vendedores a menudo te dirán que su producto o servicio no es un gasto sino una inversión. Así, de esta forma entre dientes te dirán: que no estas gastando sino invirtiendo; es decir, tu dinero volverá a ti. Al estar invirtiendo, tácitamente te conviertes en inversionista, palabra relacionada al dinero, poder, inteligencia, elegancia, todo lo que te dará estatus, y casi casi hasta te conviertes en una persona sexy.

Créeme, los genios del marketing saben donde atacar y harán lo que sea por venderte como mimar y agrandar tu ego.

Lo cierto es que la mayoría de la gente solo saben gastar pero no invertir, muchos te dirán que un automóvil es una inversión y no es que te estén mintiendo; es solo que no te están diciendo toda la verdad. Y sí, un automóvil es una inversión, pero para la industria automotriz que te lo está vendiendo y haciendo dinero con tu compra. Pero para ti es un gasto, a excepción que con él hagas dinero poniéndolo a trabajar como transporte público lease taxi.

Tu casa, por ejemplo, todos te dirán que es una inversión. Y sí lo es; para la constructora que te lo vendió y así generó ganancias con tu compra. También es una inversión para el banco o institución hipotecaria que te la financió y te estará cobrando intereses a 30 años, y para el gobierno que años tras año te cobra impuesto predial,

Ahora bien, podría ser el caso que tu casa ya sea tuya pero aun así, siento decirte que no es una inversión pues no se paga a si misma ni te genera utilidades; más bien gastos. Además, otra fria realidad de los bienes raíces es que el verdadero dueño de todo bien inmobiliario es el gobierno o estado; y si no me crees deja de pagar tu impuesto predial por un buen tiempo y verás como el estado está facultado a exigirte ese dinero o bien a embargar tu propiedad.

Una casa o apartamento si puede ser una inversión si pone dinero en tu bolsillo, es decir, si la rentas, o bien la compraste para revenderla y así adquirir una ganancia.

Casi todo puede ser gasto o inversión dependiendo como uses ese bien o servicio, como en el ejemplo que te acabo de mencionar. Por ejemplo el dinero que inviertes en tu educación ya sea comprando libros útiles, pagándote una carrera, maestría, cursos, seminarios los podemos considerar inversión si te ayudan a generar más dinero, si solo estudiaste para tener un título y colgarlo a tu pared sin beneficiarte de ese estudio entonces más bien eso fue un gasto.

Ahora bien, como te dije, la inversión tiene muchos matices. No todas las inversiones ponen dinero en tu bolsillo de forma inmediata ya que son a largo plazo y no todas se relacionan con el dinero directamente. Cabe decir que ejemplos como el siguiente no son muchos pero también podríamos considerarlos inversiones:

Si tu pagas una mensualidad a un gimnasio y no vas es un gasto, pero si vas y te ejercitas entonces estas invirtiendo en tu salud, pues así estas en forma y evitas que el día de mañana tengas problemas de obesidad, diabetes, infartos y como todos sabemos enfermarse es caro, muy caro, y no solo en términos económicos.

Así que cuando gastamos en nosotros mismos como en este ejemplo y eso nos da salud, felicidad y alegría, podríamos decir que estamos invirtiendo en nuestro desarrollo humano; pues así, al estar sanos y alegres, somos más productivos y podemos hacer más dinero y tener una mejor calidad de vida. Así se cumple el principio que el dinero usado regresa a nosotros y con ganancias.

En este último punto hay que tener cuidado, tener criterio y ser honestos con nosotros mismos, pues así podríamos caer en la auto-justificación que todos nuestros gastos son inversiones en nosotros mismos cuando en realidad no lo son.

Gastar es normal pero invertir también debe serlo. De esta forma podemos equilibrar mejor nuestra vida, porque si solo gastamos y gastamos todo lo que ganamos, tendremos problemas financieros. Y los problemas financieros afectan nuestra salud, fisica y mental, afectan a nuestra familia, y todo lo que nos rodea.

Por lo tanto, sigue estudiando acerca del dinero para bien tuyo y de tus seres queridos. Gracias por leerme y que Dios te bendiga siempre.

empresaA lo largo de mi carrera en el mundo empresarial, la manera de hacer negocios se ha trasformado de una forma importante.

Atrás quedaron los grandes corporativos como referentes e insignias de lo que representa el mercado a nivel global, hoy en día vivimos la explosión de las startups y la Pequeña y Mediana Empresa (Pyme).

En México existen aproximadamente 4 millones 15 mil unidades empresariales, de las cuales 99.8% son Pymes que generan 52% del Producto Interno Bruto (PIB) y 72% del empleo en el país.

En el territorio nacional, siete de cada 10 emprendimientos están orientados a las actividades de comercio y servicios. En sintonía con lo que sucede en economías basadas en la innovación, donde la mitad de los emprendedores inicia una empresa en tecnologías de Información y comunicaciones (TIC), finanzas, salud y educación.

Al estar al frente de una compañía en constante movimiento, retos y un mercado tan cambiante como lo es el sector de tecnología me doy cuenta de las vivencias y errores de los emprendedores, las carencias y formas de atacar las oportunidades de negocio al igual que el nacimiento, consolidación y crecimiento de empresas que vienen a romper el paradigma dentro de la clase empresarial.

Además de la decisión y fortaleza de arrancar una empresa propia es necesario tomar en cuenta lo siguiente:

1. Mantener un concepto único

Si la idea de la futura empresa se concentra en visiones a gran escala (en especial si se trata de nuevos espacios donde la solución se basa en la tecnología)

Recuerde ¿Qué es lo que mantiene su negocio como único en el mercado? ¿Es un espacio auténtico en el sector? ¿Alguien puede tomar su idea como referencia? ¿Lo pueden acusar de duplicar una idea? ¿Tiene los recursos y el financiamiento para defenderse de los ataques? Si no es así, puede izar banderas de alerta.

Para salir adelante y destacar en el mundo de los entrepreneurs, la innovación y originalidad del concepto es la clave del negocio. Elabora una lista de cualidades de su idea, proyecte esas ideas en un futuro y evalúe de manera honesta la situación de su posible negocio.

2. Contar con un plan de negocios

Antes de iniciar con el movimiento de capital, la búsqueda de proveedores, clientes y el ambiente ideal para nuestro negocio es necesario contar y tener en claro un plan de negocios que respalde cada uno de nuestros movimientos en el ámbito empresarial.

Este plan de negocio debe detallar los montos de inversión, los rubros en los que se depositará la inversión, los planes y formas de financiamiento, los plazos y tiempos destinados para cada actividad, el momento justo de reinvertir y el “payback”.

Si no cuentas con un plan que vaya de la mano de tu idea es el momento perfecto para detenerse, desarrollar la columna vertebral de tu negocio y volver a arrancar con fuerza.

3. El marketing es prioritario

El error más común entre las empresas que funcionan de la mano de emprendedores se relaciona a idealizar un producto o concepto y observarlo como único en el mercado. Este enamoramiento se refleja en el plan de marketing que han diseñado (en caso de existir) para comunicar a los públicos clave la idea del nuevo negocio.

Nuestra idea es tan fresca que se vende sola. NO. No lo hará. ¿Cuenta con un equipo responsable del tema? Esta es una función crítica que debe caminar de la mano del producto desde el principio.

La mayoría de los fracasos en el surgimiento y consolidación de las nuevas empresas, aunque no lo crea, va en la forma y estrategias que apliquen para posicionar el producto, es el momento más difícil para tener éxito en la comercialización.

Si no hay clientes, el negocio no tiene sentido. La clave está en construir la comercialización desde el inicio de operaciones para que tenga la mejor oportunidad y éxito deseado.

4. Definir el “market fit”

¿Qué hace distinto nuestro producto de otros competidores? ¿Cuál es la clave del éxito de nuestra oferta? ¿Cuál es el valor agregado de nuestra idea?

En algunas ocasiones no se tiene claro cuál es el valor de nuestra empresa y una investigación interna puede ayudar a revelar el “plus” del nuevo negocio. Si el producto o servicio está a punto de salir al mercado, debe tener un sustento que articule al menos una dirección y las diferentes proyecciones que espera a futuro.

Siempre es conveniente preguntarse ¿Cómo podemos encajar en el mercado? ¿Cómo se puede evitar perder ante la competencia?

5. El foco es el cliente

¿Está comenzando su negocio o es el cumplimiento de un sueño personal?

Aquí existe una gran diferencia. Una empresa puede ser el resultado de un sueño, pero no hay que dejar que el sueño se interponga en el camino de la lógica.

La idea de echar a andar el propio negocio siempre debe tomarse con un gran profesionalismo hacia las ideas y el sector al que estará enfocada la solución.

Nuestros consumidores hacen de la marca una cadena que puede sortear diferentes obstáculos, siempre y cuando no olvidemos a nuestros clientes y los tengamos presentes en los movimientos de la empresa

6. Prepararse para un maratón, no sólo un sprint

¿Está preparado para permanecer en el mercado por un largo tiempo?

Esa es la pregunta que aparece en los primeros 10 minutos después de haber tomado la decisión de ser un emprendedor. Los verdaderos retos comienzan al analizar los montos de presupuesto destinado para llevar a cabo la idea y el ciclo de ventas que planeamos.

Muchas veces nos damos cuenta de contar sólo con un monto destinado para un corto plazo y no con proyecciones a futuro. Siempre hay que preguntarse ¿Realizamos día a día acciones que ayuden al crecimiento de la idea y de nosotros como emprendedores?

La paciencia, planeación y la estrategia de atacar las necesidades del negocio marcarán la pauta en el crecimiento de nuestra empresa.

google“El mundo está evolucionando. Ya no es posible que una sola persona pueda sentarse, inventar algo, construirlo y llevarlo adelante por sí solo. Entonces la importancia está en encontrar con quien trabajar y hacerlo de manera efectiva“, le dijo Jorge Giraldo, director de Google for Work para Hispanoamérica, a Infobae.

Giraldo llegó a la Argentina para participar de la jornada BGH Tech Partner Inspire Forum donde se reunieron directivos de varias empresas orientadas al desarrollo tecnológico para compartir estrategias.

Durante su ponencia, el experto destacó la importancia del trabajo en equipo para producir ideas innovadoras.

“Hay que ser colaborativos, eficientes y sacar las barreras físicas que se puedan tener. En este sentido, desde Google producimos herramientas para que las personas puedan sintetizar toda la información que tienen, que es cada vez más grande. Los ayudamos a que puedan ser más productivos”, subrayó Giraldo, durante la entrevista con Infobae.

La idea es propiciar, de distintos modos, el trabajo colaborativo. El aislamiento quedó viejo. Ya no se trata de tener personas trabajando cada una por su lado, en pequeños cubículos, sino de unirlas para llevar adelante conceptos más transgresores y disruptivos.

De alguna manera se trata de reproducir el concepto de la red neuronal donde cada neurona se une a otras para producir ideas. Cuantas más conexiones haya seguramente mejor será el resultado.

Con esta lógica se construyen espacios de trabajo facilitan la interacción. “En Google hay muchas oficinas coloridas, divertidas que facilitan el encuentro entre los empleados. Estos sitios agradables hacen que la gente quiera estar físicamente allí y además tienen características que favorecen la colaboración y esto contribuye a la generación de ideas”, remarcó.

Otro aspecto importante para generar innovación es motivar la toma de riesgos. Desde la compañía se propicia el concepto del 10 X. Esto significa hacer proyectos que tengan diez veces el impacto que naturalmente tendrían.

“Nos interesa saber cómo podemos hacer una evolución que sea realmente disruptiva. Ése es el pensamiento diez X. Pero para pensar en grande hay que aceptar que varias de las iniciativas van a fallar. En general, en Google se premia a los que fallan. Porque el que falla está pensando en grande. El que no falla está pensando en hacer siempre lo mismo, en mantener el status quo, en jugar seguro y ahí no va a haber innovación ni disrupción”, explicó Giraldo.

Por eso, según dice el experto, cuando las compañías le preguntan cómo deben hacer para ser más innovadoras, el siempre les hace una clásica pregunta: “¿Qué pasa con el empleado que falla? ¿Se lo premia o se lo castiga? En general se lo castiga y eso indica que hay que cambiar un poco la manera de ver las cosas”, subrayó.

En las grandes organizaciones hay que buscar un balance. Hay iniciativas que son las que mantienen el ingreso y estabilidad, explicó el directivo de Google, pero remarcó que, al menos, “debería haber un portfolio de productos que sea arriesgado, que implica que quizás se vaya a fallar diez veces pero en la onceava se va a lograr un gran éxito que va a llevar a la organización a otro nivel”.

La flexibilidad es otro factor fundamental. “Cuando uno se plantea objetivos no hace falta el micro-management diario. La gente trabaja por objetivos y todo se mide en función de los resultados. Además todo es público y visible para todos”, destacó el experto.

En este sentido remarcó que al centrarse en los resultados la empresa no tiene una estructura jerárquica sino más bien plana. “Contratamos gente independiente, innovadora con visión de emprendimiento. Cada uno dispone de sus horarios de trabajo. Claro que hay funciones que exigen determinada presencia física pero la mayoría de la gente maneja el tiempo que necesita para hacer su tarea”, destacó.

Auguró que cada vez vendrán más cambios en este sentido. “Los Millennials están trayendo su forma de ser y trabajar a las organizaciones. Tienen visión de grandeza, emprendimiento y crecimiento. Y siento que eso está impactando cada vez más en Latinoamérica”, concluyó.

Reibox BlogCuando empecé como emprendedor, tome un montón de decisiones sin saber cuáles podrían ser los resultados. Aun lo hago. Pero en aquel entonces, no tenía el mismo nivel de experiencia para guiarme.

Mirando atrás, estas fueron cuatro de las lecciones más difíciles (pero más importantes) que aprendí durante esos primeros años, cuando la curva de aprendizaje era la más empinada.

1. Ganar una gran suma de dinero no garantiza el éxito

Un gran cambio puede realmente tirarte de nuevo al fondo si no lo gestionas adecuadamente.

Cuando vendí mi primera empresa, hice lo que pensé era una pequeña fortuna. El verdadero éxito, al parecer, había llegado finalmente. Poco sabía que este dinero sería en realidad el comienzo de una serie de problemas que me llevaron a terminar con menos dinero del que tenía antes de empezar con los negocios.

Debido a que no había entendido bien lo que me había ayudado a tener esas ganancias iniciales, no fui capaz de administrarla de manera apropiada. Eso significa que no lo puse en un nuevo negocio que realmente pudiera hacer crecer.

Mirando atrás ahora, debí trabajar con un mentor o administrador de dinero para determinar la mejor manera de guardar y utilizar esos ingresos como un trampolín para hacer aún más. A veces tienes que perder lo que tienes para saber lo que realmente valía la pena.

2. Nunca temas pedir ayuda

Siendo nuevo en el marketing por Internet, tenía miedo de pedir asistencia a nadie porque lo veía como un signo de debilidad, o preocupado de que pudiera poner en peligro la marca personal que estaba tratando de construir.

Fue un error. Lo entendí mucho después, lo que hizo que me tomara mucho más tiempo poder levantarme y ponerme en marcha, porque no salí y conseguí los contactos que podrían ayudarme a trabajar en las cosas claves.

En vez de eso, opté por reinventar la rueda, y pague el precio. Hubiera ahorrado dinero y aumentado mi rentabilidad más rápidamente si hubiera buscado ayuda.

Muchos emprendedores saben que deben encontrar mentores o asesores que puedan guiarlos, pero son demasiado lentos para hacerlo. Hay un montón de personas experimentadas que pueden ayudarte a caminar a través del proceso de navegar por una nueva industria y construir un negocio desde cero.

3. No tiene que ser perfecto para que lo lances

Como muchos fundadores de startups, siempre fui un perfeccionista, así que pasé demasiado tiempo en mi primer producto, más de lo que necesitaba.

Más tarde, me di cuenta de que había perdido mucho tiempo y dinero otra vez, además de perder la oportunidad de empezar a ganar dinero mucho antes. No tenía ni idea de que a la gente no le importa si un producto es perfecto o no, o que obtener sus comentarios es la forma de aprender cómo hacerlo mejor.

En realidad, sólo necesitas tener lo suficiente del producto disponible para ayudar a tus clientes con un problema o inconveniente que están teniendo. Esa es la marca mínima que muchos emprendedores se fijan para lanzar un producto. Lo ideal sería que, al sacar el producto o servicio al mercado, puedas vencer a los posibles competidores, y eso en última instancia vale mucho más que entregar un producto “perfecto.”

Con mis startups posteriores, lance mis productos y los modifiqué luego; después de enganchar a los clientes con el producto inicial fue suficiente para empezar a ver beneficios.

Más tarde, las otras mejoras fueron sólo la frutilla del postre, pero para ese momento ya habíamos descubierto que podríamos darles a nuestros clientes algo que realmente querían y enfocar nuestra atención en hacer que sea aún mejor. Escuchar sus necesidades realmente cementó esas relaciones y nos ayudó a atraer nuevos usuarios.

4. No te quedes en un nicho sólo porque sea lo que sabes hacer

Desde el principio, se sentía fácil quedarnos simplemente en el marketing por Internet, ya que es donde empecé y se había convertido en mi zona de confort. El único problema era que sólo podía llevarme hasta ahí como emprendedor.

Cuando me di cuenta de que mi crecimiento estaba limitado, me di cuenta de que podía utilizar lo que sabía de ese campo y aplicarlo a cualquier otra industria que me interesara. Una vez que lo hice, realmente empecé a ganar dinero, porque me había quitado las barreras que había creado alrededor mío pensando que debería simplemente seguir con lo que era familiar.

Es muy importante la experiencia en un campo, pero puede limitarte, especialmente para los fundadores de startups. Yo no sabía mucho sobre la facturación y los negocios de pagos online antes de empezar a explorar ese espacio, pero estudié la industria y busqué en donde podría marcar la diferencia. Entonces, empecé a usar todo lo que sabía acerca del marketing por Internet para hacer crecer mi negocio en esa industria.

No es necesario restarle importancia sobre sus diferencias para darse cuenta de que en la mayoría de las industrias se aplican las mismas reglas básicas para el crecimiento y administración de una empresa. Entendí mucho después que me estaba quedado demasiado tiempo en mi zona de confort y que podía haber entrado a varias industrias antes si hubiera sabido que era posible.

La verdad es que probablemente puedas llegar a esos nichos de negocio incluso si comienzas con un conocimiento limitado de esas áreas.

En retrospectiva, hubieron algo más que estas cuatro cosas que podría haber hecho de otra manera, pero aprendí la mayoría de estas experiencias; suficientes como para poner en práctica estas lecciones en todas las empresas que emprendí desde mi primera startup. Y espero que puedan ayudarte a ahorrar un montón de dinero y empezar a tener éxito mucho antes que yo.

Adriana Noreña¿Talento y fracaso pueden ir lado a lado?

Para el gigante de la tecnología Google la respuesta es afirmativa y se hace presente en la cultura corporativa de la compañía, como garantiza en una entrevista a Efe la directora general de Google para Iberoamérica, Adriana Noreña.

La búsqueda de talentos es uno de los principales retos de la empresa con sede en Mountain View (California, EEUU), pero también la preocupación de animarlos a correr riesgos, equivocarse y volver a empezar como aprendizaje profesional, asegura la ejecutiva.

En Google está bien decir: me equivoqué y voy a corregirlo“, explica Noreña en una entrevista en el Centro de Ingeniería de Google en la ciudad brasileña de Belo Horizonte.

Para la colombiana, que ocupa desde 2011 el principal puesto de la compañía para Iberoamérica, no tenerle miedo al fracaso es algo que hay que impulsar abiertamente, y no sólo en empresas de tecnología.

“Creo que hay que impulsarlo, hay que decirlo y hay que vivirlo. Hay gente que no lo acepta. O sea, ¿en cuántas empresas cometes un error y estás en la calle? Hay que dar esa transparencia y decir ‘it’s ok’. En Google se hace mucho de eso. Nosotros lo hacemos internamente. Me equivoqué y la gente no tiene miedo de decirlo”, comenta la ejecutiva.

La ventaja para los que emprenden en internet, según Noreña, está en que es “más fácil equivocarse, pero también es más fácil corregir y saber que te equivocaste, porque vas a ver las cosas en tiempo real”.

Si por un lado Noreña dice que hay que impulsar algunas posturas, hay otras típicas de los latinoamericanos que, según ella, pueden contribuir con la compañía.

“Una que es básica y la ves mucho en Brasil y en Argentina es la capacidad creativa. Eso en el mundo publicitario es clave. La segunda, las economías de América Latina han pasado por hiperinflaciones, devaluaciones… Entonces, la capacidad de adaptación de los modelos de negocios para sobrevivir, digamos, se ha puesto más a prueba en América Latina”, asegura.

Para la ejecutiva, esas características pueden hacer que el nuevo buscador Google salga de Latinoamérica, “porque hay capacidad creativa y de superación, algo que probablemente es más difícil verlo en una economía más estable.

Desde 2005 la compañía mantiene en Belo Horizonte el primer y único centro de ingeniería en América Latina, un espacio de atracción de talentos distinto de las operaciones comerciales presentes en otros países de la región. Pese a eso, atraer talentos para todas las operaciones de Google sigue siendo uno de los grandes desafíos, según Noreña.

“Todavía es un desafío porque no hay suficiente talento en las universidades”, explica la directora general. “Pero hemos conseguido contratar en todos los países y formar ese talento”, añade.

“Hay competencia por los talentos, un hecho, porque es escaso, pero también hay necesidad de generarlo. Nosotros hemos hecho varias cosas para ayudar a educar ese talento: herramientas en línea, tenemos una cosa que se llama Google Academy; un programa para formar agencias, que se llama Google Partners, en donde les capacitamos y les damos herramientas para que ellos primero se entrenen y luego también hagan de esto un negocio”, explica.

Sobre si hay diferencias en la forma de actuar en los países de la región, Noreña cree que no. “La diferencia es el estado en que está internet”, comenta.

“Si tú ves hoy un mercado como Brasil o un mercado como Argentina, fueron los países cuyos usuarios de internet adoptaron las soluciones on line mucho más rápido que los otros. La penetración de internet en Argentina pasó de un 50 % hace ya dos años. En Chile igual. No es el caso en Perú. Entonces es solo una cuestión de tiempo”, pronostica.

“El resto es muy similar porque los problemas de nuestro mundo hoy de negocios son los mismos. ¿Cómo vendo más? ¿Cómo una empresa grande, pequeña o mediana va a vender más? ¿Cómo generar que se acuerden de su marca? Son iguales de México hasta abajo”, concluye.

Reibox BlogDe todas las inversiones en startups que Barbara Corcoran hizo en sus ocho temporadas en “Shark Tank,” alrededor de dos tercios de ellas fracasaron.

Sin embargo, explicó en una reciente transmisión en vivo en Facebook desde las oficinas de Business Insider, Nueva York, el tercio restante le habría hecho ganar un montón de dinero.

¿El rasgo común de los emprendedores que le hicieron ganar dinero a Corcoran? “No son tan inteligentes.”

Hacer negocios con fundadores de empresas poco inteligentes puede sonar como un mal enfoque, pero ella se refiere a la forma en que se comportan cuando las cosas se ponen difíciles.

Corcoran dijo que todos los negocios, exitosos o no, inevitablemente se encuentra con un enorme obstáculo; ese momento es la prueba que usa Corcoran para saber si puede confiar en el fundador.

Las dos terceras partes de sus emprendedores que perderán su dinero reaccionan culpando a alguien o algo, y se pondrán de mal humor “por muchos días, o incluso semanas,” dijo.

“Esas son las personas, que ahora sé como una experimentada tiburona (shark), que nunca tendrán éxito en los negocios. En el momento en que alguien comienza a sentir lástima por sí mismo, ya no es un emprendedor, ya que uno no tiene ese lujo en la vida.”

Aquí es donde la “estupidez” entra en acción.

“Casi tienes que ser muy estúpido como para levantarte cuando estás aplastado”, dijo Corcoran. “Si quieres ser un emprendedor, tienes que tener un IQ lo suficientemente bajo como para levantarte y decir ‘Golpéame otra vez.’”

A Corcoran le gustan los tipos que no tienen MBA porque prefiere trabajar con personas que no analizarán demasiado los riesgos y que ignorarán las opciones seguras para enfrentar las dificultades de construir un negocio exitoso.

“Son más inteligentes por sus pies; son más inteligentes a la hora de recuperarse. No son inteligentes académicamente,” dijo. “Ni siquiera sé si tienen un alto coeficiente intelectual, pero adivina que: son emprendedores natos.”

Ella dio el ejemplo del momento en el que supo que iba a tener una gran asociación con dos de sus emprendedores favoritos de “Shark Tank”, Los primos fundadores de Maine Lobster, Sabin Lomac y Jim Tselikis.

Por una actualización de la 7ma temporada del trato que Corcoran tuvo con Lomac y Tselikis en la 4ta temporada, un equipo de producción de “Shark Tank” viajó a Maine para informarles sobre expansión de la franquicia de la compañía.

Corcoran lo explicó en la transmisión de Facebook:

“Pensaba, ‘¿Cómo hago que hagan esta actualización en su marca? Y por eso dije, rápido, tienes dos días para hacerlo; consigue sombreros del cocinero gigantes, pónselos a tus 50 empleados. Llénalos con bolsas de basura!… Y quiero “Primos” con letras rojas brillantes a través de la banda.

“Lo hicieron de la noche a la mañana. No sé cómo lo hicieron; 50 sombreros hechos, entregados a tiempo.

El productor entró en el set, miró a todos los empleados con los sombreros de cocinero gigantes, y dijo: ‘Esto no es bueno. Sáquense los sombreros. Es demasiado.’ Y Sabin se da vuelta y dice, ‘Lo siento, es nuestra política en la empresa. Nunca dejamos que nuestros cocineros se saquen sus sombreros.

Miré a Sabin, y pensé, ‘Te amo, bebé. Te amo tanto! Tú me vas a hacer ganar tanto dinero.’ Y por supuesto, me está haciendo ganar tanto dinero.”

“Eso se llama ser inteligente por tus pies.”

exitoDe acuerdo al sito especializado Forbes Entrepreneurs, cada mes se están creando más de medio millón de nuevos negocios; pero a pesar de estas cifras, son más los negocios que están cerrando.

Si usted es dueño de un negocio y quiere tener éxito, y llevarlo al siguiente nivel, que sin duda es un entorno más competitivo. ¿Cómo puede diferenciarse de los demás?

“Desarrollar un propósito y establecer objetivos para lograr ese propósito, es la clave para tener éxito”, dice Per Wickstrom, fundador de Best Drug Rehabilitation y un exitoso líder de negocios.

Wickstrom ofrece seis consejos comprobados para hacer que su negocio se distinga de los demás, lo cual le ayudará para alcanzar sus objetivos:

1. Devuelva a la comunidad

Nunca subestime el poder de darle algo a su comunidad.

La comunidad local es lo que ayuda al crecimiento de su negocio, y hacer algo por esa comunidad es inmensamente gratificante y valioso. Trabaje como voluntario o realice campañas de donación. Hay cientos de maneras para que usted o su negocio puedan devolverle a la comunidad.

2. Cuente su historia

Todas las personas exitosas tienen modelos y mentores de los que adquieren inspiración y conocimiento, pero es importante continuar desarrollando su propio estilo individual y sus puntos de vista. ¿Cómo ha llegado hasta donde está hoy?

No tenga miedo de compartir sus experiencias.

3. Siga aprendiendo

Comprométase a aprender algo nuevo cada día. Para ser innovador y crear nuevos productos y servicios, es necesario estar al tanto de las tendencias y noticias en la industria en la que se mueve su negocio.

Mantenga la mente abierta y siempre esté atento para absorber tanta información como sea posible. Ser flexible y adaptable son algunos de los activos más valiosos que puede tener.

4. Aprenda de sus errores

Nunca va a hacer llegar a la cima si no aprende de sus muchos errores en el camino.

Cuando experimente un retroceso, no deje que esto afecte su pensamiento racional. En lugar de ello, permita que alimente su motivación hacia el logro de sus objetivos.

5. Mantenga la productividad como una prioridad

Cuando colabora con otras personas, las reuniones pueden ser o altamente productivas o una completa pérdida de tiempo. Haga que sus reuniones y sesiones de lluvia de ideas sean convincentes y energéticas, sin que tomen demasiado tiempo. Deje a un lado su smartphone y otros dispositivos para centrarse en la tarea en cuestión.

6. Concéntrese en su pasión

Los empresarios exitosos no suelen triunfar si dejan que los mueva el dinero.

En su lugar, se centran en su pasión y pasan el tiempo trabajando en una visión que los empuja hacia adelante. Si bien esto implica un poco de riesgo, cada persona de éxito tiene que dar ese salto con el fin de desarrollar sus metas y sueños.

Richard BransonCuando escucho las presentaciones de emprendedores que buscan inversionistas o asesoría sobre expansión, a menudo me asombro ante cuántos parecen creer que la tecnología es lo que retiene a sus compañías.

“Nos encantaría entrar en ese mercado, pero aún no tenemos los sistemas para apoyarlo’’ es un refrán común.

Como también lo es: “’Nuestras utilidades recibieron un golpe el año pasado después de una serie de problemas de sistema”, que se ha vuelto la gran excusa excluyente para casi cualquier cosa que salga mal.

¿Alguna vez le ha dicho un representante de servicio al cliente: “Lo siento, me encantaría ayudarle, pero la base de datos no me lo permite”?

Esa inflexibilidad señala la debilidad latente de una compañía: la incapacidad para cambiar rápidamente cuando ocurre el desastre.

Las mejores empresas mantienen un equilibrio saludable, adaptando sus tecnologías a la visión del director ejecutivo para la compañía. Sus sistemas de tecnología de la información deberían trabajar para usted, no al revés.

Estaba pensando en esto recientemente, cuando leía un libro de uno de mis autores favoritos, Erik Larson, que tiene una increíble facilidad para escribir sobre acontecimientos históricos.

Aunque probablemente se le conoce mejor por The Devil in the White City, mi favorito es Isaac’s Storm”.

Es la verdadera historia de Isaac Cline, un dedicado empleado de la Oficina Meteorológica de Estados Unidos, y su experiencia del huracán que azotó Galveston, Texas, en 1900; uno de los peores desastres naturales de todos los tiempos en Estados Unidos.

La ciudad casi fue borrada del mapa por vientos de hasta 120 millas (192 kilómetros) por hora y un oleaje de 15 pies (4,6 metros) de altura; más de 5.000 personas murieron.

Larson explica que, aunque los empleados de la Oficina Meteorológica tenían a su disposición solo técnicas relativamente primitivas, hicieron un muy buen trabajo rastreando a esta tormenta monstruosa. Finalmente, sin embargo, el huracán dio un giro repentino e inesperado y azotó el bajo Galveston, con consecuencias devastadoras.

Esa falta de preparación e incapacidad para adaptarse quizá se haya debido, en parte, a una falsa sensación de seguridad generada por nuestras tecnologías avanzadas. Pero la tecnología también falla, como nos fue recordado este mes, en el que se conmemoró el centenario del trágico hundimiento de un barco supuestamente inhundible.

Al embarcarse en su viaje inaugural en 1912, el RMS Titanic confiaba en vigías ubicados en elevados miradores para que advirtieran sobre lo que había adelante.

Era uno de los pocos barcos en tener instalado el nuevo sistema de radio de Marconi, pero la capacidad de la tripulación para comunicarse con otros barcos seguía siendo insignificante.

Algunos analistas creen que si el Titanic hubiera estado equipado con los sistemas contemporáneos de radar y navegación satelital, no habría chocado con un iceberg y se habrían salvado más de 1.500 vidas.

Es un pensamiento interesante, pero entonces ¿cómo se explica uno el reciente desastre que ocurrió al barco crucero Costa Concordia? Lo que encuentro intrigante en este par de desastres –los huracanes y los hundimientos– es que, en ambos casos, los avances tecnológicos en el siglo transcurrido entre unos y otros parecen haber hecho poco para mejorar las cosas.

En el caso del Costa Concordia, el anticuado error humano, o el simple descuido, causó un choque trágico.

Cuando se está dirigiendo un negocio, las cosas irán mal todo el tiempo, e incluso los mejores sistemas de tecnología de la información y comunicaciones pueden agravar los problemas. Si el Titanic hubiera estado equipado con los mismos auxiliares de navegación que había a bordo del Costa Concordia, y hubiera sufrido una falla técnica temporal, el barco aún habría topado con ese iceberg.

Paradójicamente, si el Costa Concordia se hubiera visto forzado a confiar en un par de marineros con binoculares sentados en un mástil, bien podría haber evitado esa roca letal.

Cuando uno se prepara para los escenarios de “qué tal si”, es más importante asegurarse de contar con las personas correctas, y que estén alertas ante las contingencias y se mantengan vigilantes, que invertir en lo último en tecnología.

Sin importar cuán sofisticados puedan ser sus sistemas de tecnología de la información, tenga en mente que son solo instrumentos, y pueden y deberían ser adaptables conforme una situación cambie.

Si un empleado en la línea del frente está ayudando a un cliente o un ejecutivo está impulsando cambios en un producto, el juicio humano y el liderazgo deberían tomar precedencia. Confíe en su gente, no en su tecnología.

estrategiaPor lo general, cuando el negocio marcha bien, son muy pocos los análisis que se realizan. Pero cuando el negocio afronta desafíos en materia de rentabilidad, es cuando se analizan con detenimiento las causas primordiales de los problemas.

Pero, ¿Será que se analizan las raíces o se buscan culpables?

Por lo general, los negocios prósperos y rentables gozan de buen ambiente empresarial: los dueños o emprendedores y los jefes se sienten satisfechos por los logros alcanzados, mientras que los empleados se sienten parte del éxito y, además, si están en manos de buenos líderes, éstos comparten sus éxitos no sólo con celebraciones sino con bonificaciones.

Pero, es en este momento de gloria en el que los administradores y emprendedores deben prender las señales de alerta.

Use la ley de Murphy

Muchos administradores y emprendedores son enemigos de esta teoría. No obstante, lo que se debe tener en cuenta es que se debe ser precavido y más allá de esto se debe ser estratégico.

Las compañías cuando están siendo exitosas, seguramente le deberán sus resultados a una planeación estratégica de negocios, en el peor de los casos, porque la suerte los acompaña. De lo que estoy realmente convencido es que cuanto más duro se trabaja y más duro se planean los negocios, mejor suerte se corre.

No es coincidencia que los administradores y emprendedores que siguen de cerca la ejecución de la estrategia del negocio, obtienen mejores resultados. En ese sentido, es importante tener en cuenta que el éxito de hoy de las empresas debe ser sostenible y para ello se debe hacer un seguimiento muy cercano a los planes de mediano y largo plazo.

Evitar el cortoplacismo debe ser uno de los motores de los administradores y emprendedores. Es por eso que cuando todo marcha bien y el negocio da respuesta a la planeación, se deben activar los planes de mediano y de largo plazo. Pero si se ejecutan objetivos de corto plazo y se espera que éstos den respuesta al momento de éxito de las empresas, se está cometiendo un error.

Cuando un negocio marcha bien y su rentabilidad es mayor a la esperada, es cuando normalmente se cometen errores y allí sale a relucir la famosa ley de Murphy.

Es obvio que cuando todo está marchando a “pedir de boca” los administradores se dejen llevar por los impulsos de, por ejemplo, llenarse con más inventarios porque se está vendiendo más, de producir más porque el presupuesto de ventas ha sido superado con creces, de cambiar los muebles de la oficina, en fin… de llenarse de justificaciones para ejecutar acciones no planeadas estratégicamente.

En consecuencia, lo que un buen emprendedor o administrador debe tener claro y siempre presente es el seguimiento de la planeación estratégica y sobre todo evitar la ejecución de acciones no incluidos en la planeación estratégica.

Pero, ¿si el negocio marcha bien y es rentable, por qué no se debe pensar en mejorarlo?

La respuesta es muy sencilla: por supuesto se deben ejecutar acciones para hacer que el negocio siga creciendo y siga siendo rentable, lo que se debe hacer es revisar la planeación estratégica de negocios e incluir detalladamente los nuevos planes, como consecuencia de una coyuntura económica, es decir, cuanto más se revisa la ejecución de la planeación estratégica de negocios y ésta se corrige cuidadosamente, seguramente se evitan dolores de cabeza.

Y es que hacer una planeación estratégica y ejecutarla es quizá una de las virtudes de los buenos administradores y emprendedores y, sin duda, asegura razonablemente el logro de los objetivos trazados.

Por ejemplo, si la empresa se ha establecido como objetivos de mediano y de largo plazo mejorar la participación de mercado con relación a sus competidores, hay que saber medir estos objetivos y saber analizar si en realidad se están cumpliendo.

¿Y eso cómo se hace?

Estoy convencido que lo que se piensa, se debe escribir.

Si nos preguntamos o si se le pregunta a un administrador o emprendedor si tiene una planeación estratégica de su negocio, la respuesta por inercia sería: “sí, por supuesto”.

El tema es si está escrita y, además de esto, si todos sus interesados claves (empleados, proveedores, clientes, socios, entre otros) la conocen o si está debidamente divulgada. Este último es el asunto, pues de nada sirve que el administrador o emprendedor tenga todo en la cabeza, pues si éste llegare a faltar ¿quién o quiénes ejecutarían la estrategia?

En el caso de que los administradores hayan sido precavidos y hayan ejecutado un plan divulgación acorde con su planeación estratégica, el seguimiento cercano debe ser una tarea infaltable.

Conocer de primera mano las variables macroeconómicas del territorio en las cuales se ubica la empresa, debe ser el primer paso: la coyuntura económica debe ser revisada constantemente por los administradores. Una vez entendida, los planes tanto de corto como de mediano y largo plazo deben ajustarse a la realidad actual.

Tomar decisiones sin el análisis del entorno podría llevar a errores que atentan contra la rentabilidad de los negocios y la sostenibilidad de los mismos.

Reibox BlogMe siento ridículo escribiendo sobre ser un gerente de ingeniería. Es un trabajo que he estado haciendo por no más de 30 días.

Pero eso es lo que yo quiero saber de los demás, ¿cómo empezar? ¿Cómo lo hacen en su primer mes?

No hay dos primeros rodeos iguales. Pero todos son rodeos, y caer es caer. Hay algunos patrones. Así que aquí estoy, escribiendo el post que quisiera leer.

Y en mi primer mes en mi nueva función de administración, encontré que estas son las tres cosas que tuve que resolver por sobre todo lo demás.

1. ¿Qué es este trabajo de todos modos?

Yo tenía una idea aproximada de en lo que me estaba metiendo de una descripción interna del trabajo, pero había un abismo entre “Ayuda a construir un compromiso fuerte y garantiza el crecimiento personal de los miembros del equipo” y… bueno… hacerlo.

Así que me metí en una especie de cruzada para entender qué era exactamente lo que debía hacer.

Les pregunté a los ingenieros de Buffer, “¿Qué crees que hace a un gerente de ingeniería grande (EM)? ¿En dónde crees que me quedo corto?” Estoy muy agradecido por las honestas respuestas de mis pares; me permitieron desarrollar una idea clara de cómo necesitaba crecer. Aceché personas en Twitter y LinkedIn, le envié correo electrónico fríos, y les pregunté cómo sobrevivieron al cambio. “¿Cuál fue tu error de novato?” se convirtió en mi línea favorita.

Siempre me sorprende lo abierto que está todo el mundo a ayudar. Conocí a gente increíble que creí que no me darían ni una hora de su día.

De mi propia experiencia, sin dudas recuerdo momentos en los que sabía qué quería de un gerente, pero no sentía que podía decirlo ni pedirlo. Así que decidí hacer una pregunta muy simple: “¿Qué puedo hacer por ti para la próxima semana para hacer tu trabajo y tu vida mejor.”

Rápidamente aprendí que ese era un problema resuelto; la ayuda está ahí. Sólo tenía que pedirla.

2. ¿Qué ocurre con mi antiguo trabajo?

Esto es duro. Cuando un ingeniero cambia a la administración, el equipo pierde un ingeniero. Eso pone un freno a la velocidad y la moral del equipo, pero hacer dos trabajos a la vez es inviable. Tener un plan de traspaso y transición fue mi primera tarea.

Es un verdadero reto averiguar quién podría asumir el trabajo que estabas haciendo en un equipo que ya está establecido. Y seamos sinceros, nunca hay un “ingeniero extra” girando sus dedos.

Tuve mucha suerte aquí: La mitad de mi equipo (no ingenieros) tomaron sus vacaciones cuando hacía el cambio, por lo que hubo una pausa natural mientras buscaba en Google “cómo ser un gerente de ingeniería.” Entonces me dieron otro respiro: Un equipo de productos fue diluido, y había alguien dispuesto y emocionado por tomar el puesto. Pude esquivar todos los obstáculos.

Piensa en tus antiguas responsabilidades; no sólo te vayas. Si no hay realmente nadie que te reemplace, entonces re-programa tu partida. Entiende esto, y asegúrate de que todos los demás lo entiendan también.

3. ¿Cómo administro a alguien que es mejor de lo que nunca podré llegar a ser?

Esta fue la cosa que más me asustaba hacer.

Antes de empezar la primera reunión con un ingeniero a quien admiro muchísimo, estaba decididamente inquieto y definitivamente ansioso. ¿Qué pensará de mí? ¿Era una enorme pérdida de tiempo? Me estremecía el coste de oportunidad.

Después de esa primer video-llamada, me di cuenta que aunque yo creía que él era impresionante, no le había dado ningún reconocimiento. Darme cuenta de por qué me contuve de decirle buen trabajo fue un momento clave para mí: no me sentía capacitado para alabar a este ingeniero. Sentía que mi opinión no importaba; que él pensaría que era un idiota por alabarle algo que había hecho que no era gran cosa. Sería como alabar a Dan Abramov por escribir una aplicación entera en React.

Una vez que entendí y le di nombre a ese miedo, desapareció. Si yo fuese mejor codificando que los ingenieros que manejo, entonces yo estaría escribiendo ese código. Pero no lo soy. Es precisamente por eso que soy gerente!

Soy mejor fomentando y desbloqueando. Creo que es cuando la idea de “líder servidor” comenzó a hacer clic.

Estoy ahí para resolver todas las cosas que impiden que los ingenieros se enfoquen. Hago los procesos suaves. Me aseguro de que encuentren su trabajo interesante y desafiante. Me aseguro de que estén teniendo el mayor impacto que puedan tener. Entiendo quienes son y qué los impulsa, y alineo eso con lo que el equipo necesita.

Les digo cuando creo que hicieron algo increíble. Les pregunto por qué hicieron algo que no está a la altura de nuestro estándar de calidad; tal vez haya una buena razón. Tal vez pueda ayudar. No tengo que ser capaz de hacer su trabajo mejor que ellos. Ellos son los expertos, y así debería ser.

Todavía no sé cuál es mi error de novato más grande, aun. Supongo que será un tema para otro post.

planificasHace unos días leía un tuit de Alfonso Alcántara,[email protected], que decía así

“Tu falta de planificación no es mi emergencia.”

Frase asertiva que tal vez necesites hoy. Realmente demoledor y real como la vida misma.

La falta de planificación es uno de los grandes problemas dentro del campo de la productividad. Este hecho provoca fuertes desajustes dentro de las organizaciones y en las propias personas que las integran, dando lugar a tensiones extras innecesarias y un aumento considerable del estrés procedente de las situaciones paradójicas que suelen darse.

Cuando se encuentre en un agujero, deje de cavar – Will Rogers

Para muchas personas u organizaciones, sentarse previamente a planificar reuniones, presentaciones o en general cualquier cosa de calado que desean alcanzar, les resulta tremendamente artificial y al final se dan cuenta que han de hacerlo en el último minuto. Ello deriva en las situaciones que seguro todos nosotros hemos vivido en alguna ocasión.

Comenzamos a sobreactuar, aparecen las horas extra, la falta de recursos y el volumen de trabajo se dispara por momentos por añadidura al que ya tenemos, con el correspondiente aumento desorbitado de los costes del proyecto. A este modelo se le conoce como planificación reactiva.

He trabajado muchos años en el gremio de la edificación y a modo de broma, en casi todos los proyectos, en las casetas de obra aparecía la siguiente secuencia de desarrollo del proyecto:

Optimismo general, fase de desorientación, desconcierto general, periodo de cachondeo incontrolado, búsqueda implacable de los culpables, sálvese quien pueda, castigo ejemplar a los inocentes, recuperación del optimismo perdido, terminación inexplicable de la obra y condecoración y premio a los no participantes. Resulta simpático pero triste a la vez.

La solución a esta situación es planificar de forma natural previamente a actuar. Pero atención, planificar no significa definir todos y cada uno de los pasos que hemos de dar. Planificar de forma natural implica en primer lugar aclarar cual es el resultado que queremos alcanzar con el desarrollo del proyecto y cuales van a ser los principios por los que nos regiremos para ello.

Por otro lado visualizar dicho resultado para con ello generar una lluvia de ideas a cerca de las distintas posibilidades de actuación que tenemos. Posteriormente identificar y organizar los distintos hitos del proyecto y luego definir las próximas acciones necesarias para que el proyecto comience a dar frutos.

Es cierto que la mayoría de proyectos no precisarán de tanta definición, pero si al menos generar una pequeña lluvia de ideas, organizar dichas posibilidades y lo fundamental, definir sus próximas acciones.

Planificar en exceso puede llevar en ocasiones a la misma situación de reactividad dado en la constante incertidumbre en la que nos vemos inmersos. Planificar de forma natural supone tener trabajo definido para que el proyecto avance, de ahí la necesidad de revisar de forma periódica el estado del mismo para evitar que pueda quedar estancado en algún momento. Una revisión al menos semanal al respecto resulta crucial.

Uno de los hábitos mas saludables para tu productividad es el de planificar los resultados que quieres alcanzar Ello minimiza las emergencias no deseadas y garantiza el éxito del proyecto dado que clarificas el resultado final y los pasos simples que has de dar para llegar. ¿Qué prefieres planificar o mortificar a tu equipo?

Jony IveEl cofundador de Apple Steve Jobs se refirió a él como su “alma gemela” y alguien con una perspectiva amplia y atención a los detalles más pequeños, atributos que convirtieron a Jony Ive en el jefe de diseño del gigante tecnológico y uno de los ejecutivos más poderosos en la empresa.

Un amante de la privacidad a quien le gusta pasar desapercibido, tiene fama de humilde y raramente concede entrevistas, Ive integra la cúpula directiva de Apple junto al actual consejero delegado de la compañía, Tim Cook; el director general de finanzas, Luca Maestri, y el jefe de operaciones, Jeff Williams.

Su figura y protagonismo en el diseño de productos estrella como el teléfono iPhone, el reproductor musical iPod y la tableta iPad es motivo de atención estos días al cumplirse el 40 aniversario del nacimiento de Apple, que estrena su cuarta década convertida en una de las empresas más valiosas del mundo, con una capitalización bursátil de unos 700.000 millones de dólares (614.213 euros).

Nacido en Londres en 1967, Ive comenzó a trabajar para Apple a tiempo completo en 1992 y estableció una estrecha relación con Jobs, cuando este se reincorporó a la compañía en 1997, tras más de una década de “destierro” por diferencias con el equipo ejecutivo.

“Cuando contemplábamos objetos, percibíamos exactamente lo mismo y hacíamos las mismas preguntas, compartíamos las mismas curiosidades”, afirmó Ive en una de sus pocas entrevistas, que concedió a la revista Time en 2014.

Ni siquiera el que Jobs presentase a veces las ideas del diseñador británico como suyas propias abrió una fractura en esa relación.

Ive dice que el temperamental cofundador de Apple, fallecido en 2011, fue su “amigo más cercano”, alguien de quien todavía le cuesta hablar en pasado.

Considerado por muchos el diseñador más importante del mundo, a Ive le gusta verse más como un “fabricante” de objetos que como un diseñador de productos.

Los objetos y su manufactura son inseparables. Uno puede entender un producto si entiende cómo está hecho. Quiero saber para qué son las cosas, cómo funcionan, de lo que pueden o deben de estar hechas antes incluso de comenzar a pensar en cuál debería de ser su apariencia”, dijo en la citada entrevista con Time.

“Hay un resurgir de la idea de oficio”, aseguró entonces Ive, hijo de un platero británico.

Pese a ese amor por el proceso de producción, Ive es reconocido por la estética minimalista y funcional de los productos de Apple.

El jefe de diseño de Apple tiene su propio laboratorio en la empresa, al que solo puede acceder su círculo más estrecho de alrededor de 15 diseñadores de Gran Bretaña, Estados Unidos, Japón, Australia y Nueva Zelanda.

Tiene más poder operativo en Apple que cualquier otra persona con la excepción de mí”, aseguró en su día Steve Jobs, según relata el escritor Walter Isaacson en su biografía del cofundador del gigante tecnológico.

Ive, cuya última creación es el reloj inteligente de pulsera Apple Watch, cree que vivimos un momento extraordinario, en el que la tecnología seguirá haciendo posible fabricar productos increíbles.

No está claro si será también él quien lidere el diseño del automóvil eléctrico en el que según todos los rumores está trabajando el gigante con sede en la localidad californiana de Cupertino.

Apple celebró su 40 aniversario recordando aquel primero de abril de 1976, cuando los jóvenes amigos Steve Jobs y Steve Wozniak vendieron su primer ordenador personal y desencadenaron una revolución que todavía dura.

Pese a su indudable éxito y estatura, no falta quien vea en la ya cuarentona empresa síntomas de fatiga.

Entre ellos está el propio Wozniak, quien se confesó recientemente “preocupado” con la apuesta de Apple por su reloj de pulsera inteligente, que -según él- adentran a la empresa en el mundo de la joyería y la alejan de la compañía original que ayudó a cambiar el mundo.

El gigante de Cupertino atravesó por un momento crítico en 2011, con la muerte tras una larga lucha contra el cáncer de Jobs, quien designó como sucesor a Tim Cook, que busca mantener la jovialidad en una compañía que se internó oficialmente esta semana en la década de los 40.

legoJugar con bloques permite a ejecutivos de diferentes sectores resolver problemas de negocios; LEGO Seriuos Play es un sistema que fomenta el pensamiento creativo y la interacción laboral.

Juega LEGO con tus empleados y además de divertirte con los típicos bloques, aprenderás a comunicarte eficientemente con tu equipo, incluso, con personas de otros sectores, e impulsarás el desarrollo del pensamiento creativo para resolver problemas.

LEGO Serious Play es un sistema creado por Robert Rasmussen, quien era director de Investigación y Desarrollo en la empresa danesa de juguetes. Surge ante la necesidad de crear un proceso estratégico para analizar problemas y construir soluciones creativas dentro de la compañía.

Como resultado se obtuvo una metodología que por medio de un enfoque constructivista, busca que las personas generen sus propios caminos para resolver problemas, publica la revista Expansión en su edición del 28 de marzo de 2014.

La estrategia consiste en construir, en 15 minutos, una ciudad a escala que explique el sector de la empresa en la que trabajan, su rol dentro de la organización y cómo podrían vincularse con los demás presentes.

Durante todo el proceso, un instructor planteará situaciones hipotéticas, que pondrán a prueba su toma de decisiones, la capacidad que tienen para comunicarse y sus habilidades de planeación estratégica.

“Es una forma de poner tus ideas en tercera dimensión”, explica Rasmussen. “‘No es hasta que digo lo que pienso, que puedo pensar en lo que dije’, como decía el antropólogo Gregory Bateson”.

El juego ayuda a descubrir más de las personas con quien trabajas, explica Lucio Margulis, el primer latinoamericano certificado por LEGO para ser instructor de la metodología. Este sistema llegó a México en 2012, a través de Global Managers, una consultora de estrategias e innovación empresarial.

Alejandro Zúñiga, académico y coordinador de la incubadora de negocios de la Universidad Iberoamericana, de León, Guanajuato, utiliza la metodología para que los estudiantes y los emprendedores de la incubadora puedan entender, de forma creativa, cómo crear un modelo de negocio y elaborar su plan estratégico. “Es una extensión a los conocimientos que tengo sobre emprendimiento y modelos de negocio”.

“LEGO Serious Play parece satisfacer una necesidad imperante en el mundo de los negocios: acceder a la creatividad e innovación de los empleados para prosperar en ambientes terriblemente competitivos”, explica Peter Felsmann socio consultor en la firma Mc-Ghee Productivity Solutions, en México.

“Pero si una sesión de juego no está acompañada de un proceso efectivo de facilitación, sólo quedará en eso: algo divertido, interesante y energizante, aunque sin trascendencia ni aprendizajes profundos para la compañía”, agrega.

Reibox BlogMientras que el paralelismo entre las operaciones especiales y los negocios se reflejan entre sí en algunos aspectos, también hay diferencias notorias.

La diferencia más significativa que encontré en el año que estuve fuera del ejército es lo que se consideraba aceptable e inaceptable en el lugar de trabajo.

En la sala del equipo SEAL, por ejemplo, hay recuerdos (legales) recogidos de misiones de alto nivel, fotos de viajes de entrenamientos anteriores, y fotos para rememorar a los compañeros caídos.

Por otro lado, en una cultura corporativa no es probable que se cuelgue el traje y la corbata del CEO cuya compañía acaba de ser adquirida, ni habrá imágenes que conmemoren empleados pasados que trabajaron en la empresa durante seis meses.

De las normas sociales que difieren entre las dos profesiones, nada es más evidente que la definición de lo que significa “aceptable”. Lo que es normal en los equipos SEAL, por ejemplo, típicamente se considera anormal en otras partes.

Aquí tienes un resumen rápido de 10 frases que nunca oí en los Equipos y las razones de ello:

1. “No puedo hacerlo.”

Si alguien hubiera dicho esto en la sala de equipo entonces se habría encontrado a sí mismo frío, húmedo y pegado con cinta adhesiva en la pared. A menos que haya una discapacidad física, reemplaza tus “puedo” o “no puedo”, con “lo haré” o “no lo haré”.

Siempre hay un camino. Encuéntralo.

2. “Siento llegar tarde.”

No oyes esto en una cultura de responsables porque las expectativas están establecidas; y si no las cumples, entonces habrá repercusiones. No quiere decir que las expectativas no cambien, pero no es por falta de esfuerzo en el cumplimiento de ellas.

3. “No sé.”

Si bien admitir incertidumbre está perfectamente bien, la declaración sola deja mucho que desear.

En su lugar, intenta decir “No sé todavía, pero lo averiguaré y me pondré en contacto contigo.” Esta última parte es la que demuestra una mentalidad proactiva y una voluntad de trabajar, en lugar de dejar que tu ambición quede abierta a la interpretación.

4. “Voy a Recursos Humanos.”

A nadie le importa. A menos que el tema sea ilegal, inmoral o poco ético, resuelve el problema por ti mismo. Recursos Humanos está ahí para facilitar la estrategia de la empresa, no arbitrar guerras territoriales entre los empleados.

5. “Consúltalo con mi abogado.”

Si bien no todos los equipos SEAL son iguales, hay una igual dispersión en la rendición de cuentas que se espera que los miembros del equipo defiendan. Es decir, si cuidas de tu negocio personal, entonces tu negocio personal te cuidará cuando lo necesites.

Tener equipaje (emocional) desempaquetado sólo hará que sea más pesado cuanto más lo cargues.

6. “Siento haber herido tus sentimientos.”

¿Sentimientos? ¿Que es eso?

7. “Arreglemos esto de una vez.”

No hay nada como la camaradería entre los SEALs. Nada se acerca a la fuerte unión, unidad y cohesión encontrada entre los hombres que viven, comen, entrenan y luchan juntos.

Una vez dicho esto, algunas personas necesitan un buen golpecito de vez en cuando para mantener su ego bajo control, y los compañeros de equipo no son diferentes. Enfrentar los problemas difíciles y aprender de ellos es lo que convierte la mediocridad en grandeza.

8. “Toma mis llamadas.”

El tren no se detiene por ti. Sube o baja, pero no eres más importante que el chico (o chica) de al lado. Una vez que hayas terminado con tu parte de la tarea, ve si alguien más necesita ayuda.

9. “Dejemos este tema para la próxima reunión.”

Estoy a favor de recoger los hechos, pero nada se decide por sí mismo. Llega un punto en el que demasiados datos llevan a la parálisis de análisis y la toma de decisiones se retrasa hasta que llegue una solución elegante; la cual nunca llega.

Empujar la toma de decisiones o la rendición de cuentas sólo deja una bola de nieve más grande de complejidad con la que tendrás que lidiar más adelante.

10. “Encontré esta impresionante plantilla de PowerPoint!”

El “Arma principal” de todos es diferente; los carpinteros utilizan martillos, los chefs utilizan ingredientes, los locutores usan su voz.

Sea cual sea el arma que elegiste, asegúrate llevarla siempre contigo porque las segundas oportunidades no aparecen con demasiada frecuencia.

 

 

 

Subir »
FB