Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Negocios:

Los secretos de los negocios exitosos y cómo convertirte en un gran líder

compraloEn la actualidad es común ver la cantidad de tutoriales e información con fines educativos colgada en internet. De entrada, esto es algo muy positivo pues significa que hay una gran cantidad de videos donde te enseñan cómo hacer millones de cosas.

Sin embargo, este tipo de valiosos contenidos que se encuentran en la web no deben apuntar a convertir a cada persona en un multitarea (Multitasking); es decir, aquellas personas que pueden hacer todo tipo de tareas y procedimientos.

Hace más de 200 años el economista Adam Smith desarrolló el concepto de “División del trabajo”, el cual establece que el aumento de la productividad -punto fundamental para toda empresa- proviene de la especialización. Al iniciar un negocio, la delegación y asignación de tareas (de la cual se ha escrito mucho) es una actividad clave.

Volviendo al tema de las toneladas de información formativa que hay en internet, es importante decir que esta sirve para complementar o especializar los conocimientos en el área donde se es más fuerte o la carrera que se haya estudiado.

Dado que sin lugar a dudas, para profundizar y llenar vacíos en el campo de conocimiento donde nos desempeñamos productivamente, este material sí que es valioso.

La idea que subyace en este razonamiento es un principio económico básico que reza: “Sé muy bueno en algo, lo demás cómpralo”.

Para un emprendedor sería: “Sé muy bueno en algo, lo demás contrátalo”.

Dicen que la productividad no lo es todo, pero en el largo plazo sí lo es. Como se ha demostrado a lo largo de la historia, para elevar la productividad hay que enfocarse plenamente en una determinada actividad donde se sea más fuerte; de esta forma fortaleces tus virtudes o esa área, y se puede contratar a alguien que sea fuerte donde tú eres débil.

Así se aminora esa vulnerabilidad de tu negocio. Los grandes equipos surgen de la interdisciplinariedad.

Por otra parte, en la actualidad la tendencia es a lo que algunos llaman la “economía colaborativa”, que entre otras características; supone la existencia de varias empresas que prestan servicios a otras (B2B).

Es decir, las empresas ya no propenden por la consolidación de diversos departamentos y áreas al interior de las mismas, sino que prefieren enfocarse únicamente en su core de negocio y contratar los servicios de otras empresas especializadas en determinada actividad.

Finalmente, lo que se quiere resaltar es que no resulta conveniente que el emprendedor sea simultáneamente, marketero, administrador, relacionista público, contador, etc.

Si bien es cierto contratar a un responsable para cada área sería un gasto que probablemente no todos los emprendedores estén dispuestos a costear; actualmente hay figuras de contratación que permiten aminorar costos como el freelance, que son empleados con una remuneración un poco más baja, también se podrían contratar los servicios de autónomos que cobran por servicio prestado.

Adicionalmente, otra forma de contratar los servicios de alguien experto en un oficio sin incurrir en altos costos, es al solicitar los servicios de estudiantes universitarios, los cuales tienen expectativas salariales no tan altas y están en busca de llenar su hoja de vida con experiencias laborales.

En conclusión, algo que debes evitar al inicio de un negocio es no convertirte en un mar de conocimientos con un centímetro de profundidad, es preferible avanzar hacia la especialización en aquello que haces mejor para elevarla productividad de esa actividad concreta y aumentar las probabilidades de éxito de tu emprendimiento.

Jim CollinsDurante más de 10 años, Jim Collins tomó apuntes en las aulas de las grandes compañías. Después de investigarlas durante una década, superó a sus maestras y en 1994, fecha en que publicó el libro Empresas que perduran, el ávido estudiante se volvió el profesor que les explica cómo crecer, cómo lograr operaciones notables y cómo convertirse en una empresa sobresaliente.

Sus alumnas son las cafeterías Starbucks, las farmacéuticas Merck y Johnson & Johnson, los almacenes Sears, la ropa Patagonia y la aseguradora AIG, entre otras. Ellas escuchan atentas los ejemplos de Collins, que basa sus lecciones en casos corporativos, pero también usa anécdotas militares, de alpinismo y de pequeñas empresas.

Entrevistado en el centro de convenciones Business Forum de Los Ángeles, este profesor se entusiasma tanto al dar sus ejemplos, que los escribe en un cuaderno, como si fuera el pizarrón. Se sienta al borde de la silla, como si fuera el borde de un escritorio en un salón de clases, y da respuestas que siempre son didácticas.

Por ejemplo, Collins declara: “las decisiones nunca deben ser consistentes, sino súper consistentes con los valores de la compañía”. Y enseguida cita al fabricante canadiense de máquinas para plásticos, Husky Injection Molding Systems que valora tanto la honestidad con sus clientes que si el vendedor habló sobre las cualidades y defectos del producto, pero olvidó mencionar la oferta de la competencia, el empleado será despedido aunque haya concretado la venta.

Jim Collins tampoco cree en las estrategias brillantes. “Lo que importa es una ejecución brillante”. ¿Un ejemplo? Disney sólo quería hacer caricaturas. “Nada profundo hay en eso. Pero la diferencia es que Walt (el fundador) puso una atención excesiva en cada detalle de los dibujos. Y cuando creó Blanca Nieves se preocupó por cada cuadro”, dice el profesor de la Escuela de Negocios de Stanford.

La profesión de la enseñanza la lleva en las venas con un lenguaje siempre muy estructurado. Y sus libros, traducidos a 16 idiomas, nunca son aseveraciones de moda o de opinión. En cada libro invierte cinco años de investigación y participan decenas de estudiantes de maestría que investigan a fondo las entrañas de los corporativos.

Para él, la idea más interesante de sus estudios es que las grandes compañías persiguen objetivos que parecen paradójicos. Collins llama a esto el genio de la “y” que derrota a la tiranía de la “o”. En lugar de elegir una opción para el corto plazo y otra para el largo plazo, las grandes compañías tratan muchas cosas y ven qué funciona. La idea central de esto es tomar decisiones efectivas que manejen la realidad del corto plazo, pero dejar los cimientos para el largo plazo.

El estadounidense también recuerda cuando el general Dwight Eisenhower desembarcó sus tropas en el día D. Una noche antes, tiró todos los papeles de sus planes a la basura y dijo “Planear es inútil, ahora que nos estamos moviendo, los planes son inservibles”.

Collins opina que es necesario pensar mucho en la situación, pero eso es muy diferente a comprometerse con el plan. “Es como escalar una montaña: puedes morir por no planear o fallecer por no adaptarte en los hechos”.

– Hace unos tres meses, Fast Company publicó un artículo muy controversial en el que sostenían que las empresas de hoy ya no estaban sometidas a las mismas variables a las que lo estaban las compañías que figuraban en empresas que perduran, por lo que su libro, que sin duda es un clásico, había perdido actualidad. ¿Cómo respondió a esto?

– Leí el artículo y respondo lo que les respondí a ellos.

Supongamos que en lugar de empresas estudias gente que va de una mala salud a una buena salud, o que se mantiene con buena salud, y los comparas con gente que sigue enferma.

Analizas esto y obtienes algunos principios de estudio. Los que mejoraron de salud durmieron bien, tuvieron una buena alimentación, hicieron ejercicio, etcétera.

Supongamos que cinco casos de los que mejoraron, con el paso del tiempo, perdieron su buena salud porque se desvelaban, hicieron poco ejercicio o simplemente se enfermaron de otra cosa. ¿Negaría eso el principio analítico de que tu salud puede mejorar si llevas una vida sana? No. Los principios son tan fuertes como siempre.

Si algunas empresas no logran perdurar o pierden altura fue porque dejaron en algún momento de cultivar los principios que las hicieron grandes en primer lugar, no porque los principios dejarán de tener validez. Y lo mismo sucede con las compañías en Empresas que sobresalen, si su rentabilidad mejora o no está en función de los principios que aplicaron, y no tanto del contexto. Lo que hicimos en Empresas que sobresalen fue determinar principios comunes a las compañías sobresalientes de una manera similar a la que un investigador médico estudia el cáncer.

Todo es cuestión de buscar patrones a partir de un arduo trabajo de investigación, que en nuestro caso tomó el estudio de 28 compañías por más de cinco años.

– Vamos a los principios que distinguen a empresas que sobresalen. Uno de ellos es lo que usted denomina como el liderazgo nivel cinco, que es un estilo de liderazgo que mezcla humildad y ambición, lo que en principio suena contradictorio. ¿Podría ahondar en esto?

– Claro. En el libro distinguimos cinco niveles de liderazgo. El primer nivel está compuesto por individuos de alta capacidad y talento; es decir, personas talentosas que no van más allá de su talento.

El segundo está compuesto por miembros talentosos que contribuyen al grupo. El tercero es el de los gerentes competentes, quienes organizan al personal y lo encaminan hacia un objetivo determinado.

El liderazgo nivel cuatro es el de los líderes eficientes, aquellos que obtienen un compromiso de sus seguidores y lo atan a una visión clara.

Y finalmente el liderazgo estilo cinco que, en efecto, es una curiosa mezcla de humildad y ambición. Al líder estilo cinco no le interesa adjudicarse el crédito, por eso es que es humilde. Sin embargo, sí es ambicioso en lo que respecta a la compañía, no a él mismo. Ama a su organización y quiere verla en la cima. Es ambicioso respecto al trabajo, no respecto a su persona.

El ego no estorba su ejercicio de liderazgo. No busca ser superestrella, sino que busca que la compañía sea la superestrella. Louis Gerstner en IBM, o Colman Mockler en Gillete, eran líderes nivel cinco.

– En esta época de CEOs superestrellas, dudo que haya muchos líderes nivel cinco.

– Bueno, es que a veces sus proezas no llegan a las páginas de las revistas. Son, por lo regular, personas de bajo perfil

El liderazgo nivel cinco es difícil de encontrar, puesto que la ambición personal que un líder requiere para acceder a la alta jerarquía de las empresas no necesariamente está ligada a la humildad. Conforme un líder va avanzando, es entendible que desee adquirir más importancia y reconocimiento, y por eso no llega a ser un líder nivel cinco.

El paso esencial para convertirse en un líder nivel cinco es enamorarse de la compañía y dar todo por ella. Es casi algo religioso.

Las competidoras de las compañías sobresalientes, a las que tomamos como ejemplos de comparación, no llegaron a ser tan grandes porque los egos gigantescos de un líder frustraron su rumbo ascendente

– En años recientes, el concepto de la innovación ha ocupado un lugar preponderante entre los ideólogos del management y los negocios. Sin embargo, no se menciona en sus libros. Tampoco lo menciona en su conferencia. De hecho, en empresas que sobresalen sostiene, con cierto gozo, que ninguna de las grandes compañías de los últimos años ha sido pionera en tecnología.

– ¡Es que la innovación no juega un rol importante para que una empresa sobresalga!

– Esa clase de afirmación no lo va a hacer muy popular entre los lectores de la revista wired.

– No, claro que no. Pero… ¡Enséñame la evidencia!

Gerard Tellis y Peter Golder escribieron un libro fascinante llamado “Will & Vision: How Latecomers Grow to Dominate Markets” (Voluntad y visión: cómo los últimos dominan mercados). En el libro estudian decenas y decenas de casos de varias áreas industriales y de mercado; en todos ellos, la conclusión es la misma.

Casi nunca la empresa que innovó o inventó un producto se convirtió en la compañía dominante del mercado. Es una hermosa pieza de investigación que demuestra que la innovación rara vez gana. Ahora, no quiero que pongas en el reportaje: “La innovación es mala: Jim Collins”. No me vayas a citar diciendo eso. Mi corazón está con los innovadores, pero casi nunca son las compañías sobresalientes.

La única excepción en la que puedo pensar es el caso de Intel y el microprocesador.

– Un caso paradigmático en ese sentido podría ser el de Apple y Microsoft

¡Exacto! Soy un admirador de ambos personajes, tanto de Steve Jobs como de Bill Gates, pero es claro que Apple fue el innovador. En los 80, Microsoft le copió todo a Apple y, no obstante, desde 1986 Microsoft ha superado a Apple en términos casi exponenciales.

¿Qué otros ejemplos se le ocurren?

– Llevemos el debate a otras áreas. PSA y Southwest. ¿Quién fue el innovador de las aerolíneas, quién fue el que invento nuevos modelos? PSA. ¿Quién domina el mercado hoy? Southwest. ¿Quién inventó la industria biotecnológica? Genentech. Y hoy casi todas las demás compañía del ramo la superan.

¿Eso quiere decir que la gente olvida a los innovadores?

– Sí, lo peor del caso es que con el paso del tiempo el innovador no sólo se queda rezagado, sino que también pierde el crédito de sus hallazgos.

El caso de Southwest es muy demostrativo. La mayoría de las personas creen que Southwest revolucionó el modelo de las aerolíneas, pero si investigas bien a la industria, descubres que Sothwest no sólo copió, sino que lo hizo con modelos que ya eran en sí copias de otros modelos.

Lo mismo sucede con la tecnología. Muchas personas creen que AOL era una compañía innovadora, pero fue la cuarta o quinta compañía que entraba al juego de internet en los 90.

– ¿Apple es la excepción de la condena que cargan las empresas innovadoras?

– No. Incluso con Apple pasa algo similar. Si bien Jobs (Steve, el presidente de Apple) es un genuino innovador, no hay que olvidar que copió mucho de otros modelos, como el de Xerox. Y es que el caso de Apple es más un caso de triunfo cultural. Jobs regresa y regresa.

Dudo que Apple llegue a sobreponerse algún día a Microsoft, pero el hecho de que camines por la calle y veas a las personas con su iPod, o que veas a las películas que realiza la productora Pixar en los primeros lugares, habla muy bien de Steve Jobs como un personaje cultural. Pero eso no significa que vaya a ganar en el terreno empresarial. Estratégicamente, incluso, se podría argumentar que es nocivo innovar demasiado.

– ¿Por qué es nocivo?

– Bien, retomemos el caso de Intel, que es una rareza donde el innovador ganó.

Recuerdo que una vez en una entrevista le preguntaron a Andy Grove (ex CEO de Intel) cuál iba a ser la “próxima gran cosa”, cuál iba ser la siguiente tendencia que iba a revolucionar al mundo, contestó: “ésa es una manera muy peligrosa de pensar”.

Y respondió eso porque él sabe que cuando el microprocesador deje de ser “la gran cosa”, entonces se crea un margen de maniobra en el que Intel puede dejar de ser líder, porque no va a importar tanto si es Intel quien conciba la innovación o no. Siempre habrá alguien que copie el modelo de una manera más barata y con mayor rendimiento Y es curioso lo de Intel, porque no hemos hablado de otra cosa que no sea el microprocesador desde fines de los 70.

– Microsoft debe pensar algo similar cuando le preguntan por cuál será “la próxima gran cosa” después de Windows.

– Sí, seguro. Debe de decir algo así como “Windows no sólo es la gran cosa, es la cosa verdaderamente grande”. ¿Para qué construir otra? No sería sabio en términos estratégicos. Ser demasiado innovador puede ser un pasivo. Y a mí me encanta la innovación, me encanta lo nuevo, pero ésa es la realidad.

– Una de las diferencias claras entre sus libros y el resto de los libros de management es que los suyos poseen un rigor de investigación más asociado con las ciencias sociales que con las prácticas administrativas.

– Eso me llena de orgullo. Me llevó varios años de investigación en cada libro. Y no sólo a mí. En Empresas que sobresalen colaboraron más de 20 estudiantes, quienes realizaron un arduo trabajo de investigación. Y el éxito del libro se debe en gran parte a ellos, porque no simplemente investigan, sino que debaten conceptos e ideas. Y eso es lo que disfruto más, debatir y rebatir.

Y el próximo proyecto, que tratará sobre cómo las empresas se sobreponen a una crisis, probablemente me llevará más tiempo que el último libro. Pero me gusta pensar que esta clase de trabajos son necesarios y marcan una nueva pauta de investigación en el mercado.

 

fábulasCuando éramos niños, obtuvimos muchos aprendizajes de la vida por medio de fábulas.

Pero estos relatos cortos (y milenarios) con animales o cosas como protagonistas también dan lecciones a los adultos, en particular a los emprendedores.

Aquí te compartimos las de cinco conocidas fábulas:

1. El león y el ratón

Dormía un león cuando un ratón empezó a juguetear encima de su cuerpo. Despertó el león y lo atrapó. A punto de ser devorado, el ratón le pidió que le perdonara, prometiéndole pagarle en el futuro. El león echó a reír y lo dejó marchar.

Días después, unos cazadores apresaron al rey de la selva y lo ataron con una cuerda. Al oír el ratón los lamentos del león, corrió al lugar y royó la cuerda, dejándolo libre. “Días atrás” – le dijo -, “te burlaste de mí pensando que nada podría hacer por ti en agradecimiento. Ahora es bueno que sepas que los pequeños ratones somos agradecidos y cumplidos”.

Lección: Nunca menosprecies tu tamaño ni el de los demás. Es probable que como emprendedor, sientas que eres pequeño a comparación de las grandes compañías, y que nada puedes hacer para competir contra ellas u ofrecerles valor. La clave está en satisfacer las necesidades de un mercado y aprovechar las oportunidades para poco a poco ganar tracción. Conócete y descubre qué es lo que puedes hacer por los demás.

Asimismo, nunca menosprecies a alguien por su tamaño, posición o condición. En tu empresa considera las opiniones de tus colaboradores, sin importar su área o cargo, ya que nunca sabes de dónde puede venir tu siguiente gran idea; tampoco juzgues a alguien por su condición o nombre, la persona que menos esperas puede convertirse en tu siguiente gran cliente o socio. Y por último: siempre cumple tu palabra.

2. La zorra y las uvas

Una zorra que tenía mucha hambre, al ver colgando de una parra unos deliciosos racimos de uvas, quiso atraparlos con su boca. Como no pudo alcanzarlos, se alejó diciéndose: ¡Ni me agradan, están tan verdes…!

Lección: No culpes a los demás (o la situación) de lo que no puedes lograr. Éste es un mal muy común en los managers terribles y en los directivos poco efectivos: Culpar a su equipo por la falta de resultados para evitar salir dañado. Lo cierto es que los resultados de tus colaboradores son resultado de tus habilidades directivas; así que acepta tu responsabilidad y convierte esas uvas en tu siguiente meta.

También, esta fábula puede aplicar a los emprendedores que buscan “excusas” y razones de sus fracasos. Si tu negocio no consigue despegar y fracasas, nunca digas que en realidad no te interesaba o que el mercado no estaba preparado o que los inversionistas no cumplieron. Si alcanzas las deliciosas uvas es únicamente porque te esforzaste en hacerlo, invirtiendo tiempo y dinero en tus estrategias; al final, todo dependerá de ti.

3. La liebre y la tortuga

Una vez, una liebre, se burlaba de las patas cortas y de la lentitud de una tortuga. Ésta dijo a la liebre: “Puede que seas muy veloz, pero estoy segura de poderte ganar una carrera”. Sorprendida, la liebre aceptó el reto.

Llegó el día de la carrera y mientras la tortuga no dejaba de caminar aunque a paso lento, la liebre corrió rápidamente y al ver seguro su triunfo decidió echarse una siesta. Poco después, la liebre despertó y vio a la tortuga llegar a la meta y ganar.

Lección: La carrera del emprendedor es una maratón, no una prueba de velocidad. No existen atajos ni fórmulas mágicas para llegar a la meta; sólo aquel perseverante y trabajador es el que consigue triunfar en el mundo de los negocios.

No intentes saltarte etapas ni buscar el éxito fácil; la única receta es el trabajo duro. Y además: nunca te duermas en tus laureles. No sabes cuándo un competidor, por más chico que parezca, pueda superarte y ganar a los consumidores.

4. La cigarra y la hormiga

Llegó el verano y una hormiga recogía con afán granos para guardarlos y alimentarse durante el invierno. La cigarra, que pasaba el día cantando, se sorprendió de ver a la hormiga trabajar tan arduamente en época en que los animales se entregaban a la diversión.

Cuando llegó el invierno, la cigarra estuvo hambrienta y fue a pedirle a la hormiga unos cuantos granos. La hormiga le dijo: “Si hubieras trabajado en el momento oportuno, hoy no tendrías escasez de alimento. Ahora canta, mientras yo como”.

Lección: Planea, anticípate y organízate. Nunca permitas que el ocio se inserte en tu vida y dejar para mañana lo que puedes hacer hoy. Aprende a ser un emprendedor eficiente que tiene anticipados cómo serán los meses “flojos” y cómo serán los “ocupados”. Distribuye tu carga laboral diaria de manera que no desperdicies el tiempo hoy para arrepentirte mañana.

Sólo la autodisciplina te permitirá crear hábitos positivos que te conviertan en una persona productiva y de alto desempeño. Además, de esta manera podrás disminuir el estrés y equilibrar mejor tu vida personal y profesional.

5. La lechera

Una lechera llevaba en la cabeza un cubo de leche recién ordeñada y caminaba soñando despierta.

Pensaba: “Esta leche dará mucha nata, la cual batiré hasta convertirla en una mantequilla que me pagarán muy bien en el mercado. Con el dinero me compraré un canasto de huevos y pronto tendré pollitos. Cuando crezcan los venderé a buen precio, y con el dinero me compraré un vestido nuevo. Me lo pondré el día de la fiesta mayor, y el hijo del molinero querrá bailar conmigo. Pero no voy a decirle que sí a la primera. Esperaré a que me lo pida varias veces y, al principio, le diré que no con la cabeza”.

La lechera comenzó a menear la cabeza para decir que no, y entonces el cubo de leche cayó al suelo y la lechera se quedó con nada.

Lección: No esperes a tener para actuar. Muchas veces, los emprendedores “pecan” por soñadores; es decir, se imaginan todo lo que podrán hacer… una vez que tengan dinero, una vez que se posicionen en el mercado, cuando consigan a sus primeros cien clientes, cuando le ganen a la competencia, el día que levanten capital, etcétera.

No te dejes caer en estas ilusiones y esperar a que tengas lo que soñaste para actuar. Un verdadero emprendedor sueña, pero tiene los pies en la tierra, y sabe que para lograr lo que siempre ha querido tiene que actuar… ahora.

jovenesNo es raro que los niños y adolescentes se enfoquen en la escuela, sus amigos, pasatiempos y trabajos de medio tiempo.

Sin embargo, hay algunos chicos cuyas pasiones y “chambitas” los han convertido en emprendedores exitosos que han ganado millones de dólares.

1. Ashley Qualls

A la edad de 14 años, Ashley Qualls lanzó un sitio llamado whateverlife.com en 2014, que estaba dedicado a diseñar perfiles para MySpace y tutoriales de programación de HTML para personas de su edad. El sitio se volvió tan popular que Qualls recibió miles de ofertas de compra, incluyendo una de US$1.5 millones y el auto de sus sueños de parte de un comprador anónimo.

2. John Koon

Créanlo o no, John Koon abrió su primer negocio de autopartes en Nueva York cuando tenía solo 16 años.

Koon generó millones cuando su compañía, Extreme Performance Motorsports, se volvió el principal proveedor del programa de MTV Pimp My Ride (Enchúlame la máquina en Hispanoamérica). Utilizó sus conexiones para lanzar una línea de ropa con el rapero Young Jeezy con la que generó US$40 millones.

3. Cameron Johnson

En 1994, cuando Cameron Johnson tenía solo 9 años, lanzó una empresa de tarjetas de felicitación llamada Cheers and Tears. Para cuando llegó a la preparatoria, Johnson ya tenía un negocio de publicidad online y de desarrollo de software que le reportaba una ganancia mensual de US$400,000.

4. Adam Hildreth

Adam Hildreth estableció su primera compañía, Dubit Limites, en 1999 cuando solo tenía 14 años. Esta red social basada en el Reino Unido y se volvió en la “agencia de marketing digital para jóvenes más popular de ese país”. Hildreth ahora maneja Crisp Thinking, una compañía especializada en la protección infantil en servicios tecnológicos.

5. Evan de YouTube

Con la ayuda de su papá, Evan lanzó su canal de YouTube cuando tenía solo 8 años, el famoso EvanTube. La plataforma reseña juguetes y discute cosas que les interesan a los niños. Su canal le reporta ganancias anuales de EE. UU.$1.3 millones.

6. Juliette Brindak

A los 10 años, Juliette Brindak empezó a crear personajes que la llevó a generar una plataforma de networking para chicas de 16 años. Se estima que su empresa Miss O & Friends ahora vale US$15 millones gracias a sus anuncios.

7. Tyler Dikman

Tyler Dikman empezó su negocio cuando solo tenía cinco años. Este incluía vender limonada, cortar el pasto, cuidar niños y hacer show de magia. Para cuando tenía 15 años, ya era dueño de Cooltronics, un negocio de reparación de computadoras. En solo dos años, su empresa ya valía millones.

8. Christian Owens

Luego de aprender por sí mismo a programar cuando estaba en secundaria, Christian Owens comenzó un negocio a los 14 años. Con Mac Bundle Box puede ofrecer descuentos simples en aplicaciones de Mac. También fundó Branchr Advertising.

 9. Adam horwitz

Cuando tenía 15 años, Adam Horwitz decidió que sería millonario a sus 21 años. Luego de lanzar diversas startups, encontró el éxito con Mobile Monopoly, una app que enseña a los usuarios a utilizar los leads del mercado mobile. También lanzó el servicio de publicidad en texto YepText.

10. David and Catherine Cook

David and Catherine Cook son los hermanos detrás de myYearbook, un popular servicio de social media basado en la ubicación de tu escuela. En 2011, myYearbook se fusionó con Quepasa Corporation y se renombró MeetMe, Inc. Se enfoca en ayudar a los usuarios a descubrir a nuevas personas para chatear en dispositivos móviles.

11. Nick D’Aloisio

Tras aprender a codificar a los 12 años, Nick D’Aloisio, desarrolló una app, Summly, cuando tenía 17 años. Summly era un programa de sumas a través de algoritmos que vendió a Yahoo en US$30 millones.

12. Farrhad Acidwalla

Tras ir a la escuela en Bombay, el joven de 16 años Farrhad Acidwalla lanzó la agencia de marketing Rockstah Media con solo $US10 que le prestaron sus padres. Acidwalla hoy es un multimillonario, inversionista y charlista de TedX.

13. Maddie Bradshaw

Cuando Maddie Bradshaw tenía 10 años, quería decorar su casillero. Como no había nada en el mercado que le llamara la atención, empezó a decorar tapas de botellas. Maddie se convirtió en la fundadora y presidenta de M3 Girl Designs, participó en Shark Tank y escribió su propio libro You Can Start a Business, Too! El negocio alcanzó niveles millonarios, pero por el momento se encuentra en pausa.

14. Sean Belnick

En 2001, Belnick fundó BizChair.com, una de las primeras mueblerías online. En 2005 la compañía reportó US$13.6 millones en ventas.

15. Ryan Kelly

Ryan Kelly es otro chico que ha aparecido en Shark Tank. Se presentó en el programa para obtener financiamiento para su pastelería para perros Ryan’s Barkery. A los 11 años pudo cerrar un acuerdo con la famosa inversionista Barbara Corcoran. La compañía, que ahora Ry’s Ruffery, sigue siendo muy exitosa.

ideaSiempre hay un amigo; o alguien cercano, que nos anuncia donde hay una interesante oportunidad de negocio. Nos encontraremos personas que ratifican la buena idea de negocio que hemos tenido.

Siempre he dicho que el gran reto de los emprendedores para triunfar no es tener una buena idea o mejor dicho, no solo eso, sino convertirla en una empresa que funcione. Ya hablamos hace algún tiempo sobre cuál debería ser el itinerario a recorrer por un emprendedor, pero nos vamos a centrar solo en la generación de la idea de negocio.

En cuanto a esto, la generación de ideas de negocios, debemos admitir que la idea que no supone oportunidades de negocios, obviamente es una idea vacía o vana, no viable para los negocios, por muy original, creativa, extraña y genial que nos parezca.

También estoy convencido que dependiendo de donde proceda esa idea, de cuál sea la fuente que la generó, se puede valorar con más certeza su viabilidad o no, para convertirla en un negocio.

Es por ello que todas esas ideas avaladas por familiares, personas cercanas o “gurús” postizos de los negocios que todos/as conocemos, no deben ser una fuente a desestimar, pero por supuesto no se pueden aceptar como fuente fidedigna, única y determinante para iniciar un proyecto de empresa. Yo no lo haría, si me fuera a jugar mi dinero, mi tiempo y sobre todo mi autoestima.

La mejor fuente generadora de ideas y que más fiabilidad me concede para garantizar cierto nivel de viabilidad como para iniciar un proceso de emprendimiento, no es otra que el conocimiento del mercado. Por lo que, para generar ideas, está muy bien hacer brainstorming, psicodramas, grupos de debate, técnicas creativas disruptiva, paneles de clientes, mapas de empatía y etc. son todas técnicas muy recomendables, que si no están respaldadas por un solvente estudio de mercado, es hablar por hablar y jugar a ruleta rusa en emprendimiento.

Por tanto, mi consejo es que si quieres tener ideas viables, originales, geniales, debes conocer tu mercado en profundidad o estarás apostando por fracasar.

Existe la idea de que eso de hacer un estudio de mercado es algo archicomplicado donde solo está al alcance de cerebritos empresariales. Ya te digo que no. Para el 80% de los proyectos de emprendimiento que consideremos, lo puedes hacer tu solo/a.

No te voy a desarrollar como puedes hacer un estudio de mercado, pues necesitaríamos mucho más tiempo y espacio, pero si te dejo apuntado sobre que áreas debes obtener información. Obtener información es que busques datos objetivos (no te aconsejo otros) sobre lo que te comento:

– Obtén datos sobre cómo es la actividad que quieres desempeñar.

Vg: Si te gustaría montar algo relacionado con el turismo, busca datos de cómo está el sector en España, que oportunidades se están dando o se pueden dar, cual es la normativa que rige esta actividad, que políticas de apoyo existen, como se comporta el sector, que reglas tiene, quien regenta o posee influencia esta actividad (asociación, organismo, etc.), cuáles son las tendencias que se está implementando, hacia donde se dirige esta actividad, capacidad de captar talento para esta actividad, donde están disponibles las bolsa de talento, cuáles son mis obligaciones fiscales, laborales, etc…

Tiene que saberlo todo sobre la actividad que te gustaría desempeñar y valorarlo.

– Obtén datos sobre el entorno socioeconómico donde quieras desarrollar tu actividad.

No estamos hablando de clientes, estamos tratando de que ser capaces de describir con exactitud como es la población donde quiero comercializar.

Traza tu zona de influencia (ámbito geográfico donde vas a buscar clientes, a nivel local, barrio, nivel nacional, provincial, etc.) y a partir de ahí obtén datos sobre cuanta población existe, que edades tienen, que nivel económico, nivel de paro, renta per cápita, población en crecimiento o en disminución, hábitos de consumo de esa población, si es rural o urbana, evolución de esa población a más edad o menos, etc… esta información la puedes conseguir en ayuntamiento, diputaciones, fundaciones, INE, AAPP, anuarios estadísticos, etc…

Valora como es esa población desde el punto de vista de intérnate para tu actividad

– Obtén datos sobre tus competidores.

Plantéate conocer todo, todo, todo sobre aquellas personas o empresas que ofrezcan lo mismo o algo parecido a lo que te gustaría ofrecer. Está bien, todavía no sabes exactamente que podrías ofrecer, pero si es necesario que conozcas a los realizan la misma actividad que tu deseas desempeñar, aunque algunos se distancien mucho de lo que podrías ofrecer.

Te aconsejo que en la medida de lo posibles te hagas una tabla donde recoger datos de interés (como atienden, que ofrecen, cuánto cobran, como cobran, donde están, etc.) y si puedes vive y acércate a tus potenciales competidores. Si esto no es posible busca en estudios, a través de internet y sus páginas webs, pasa por falso cliente. Valora su capacidad de competir, quien es el más fuerte, el más débil, hazte una idea de con quien vas a luchar, sus puntos fuertes y puntos débiles

– Y por último obtén datos sobre cuales serían tus clientes potenciales.

A quién o a quienes necesitan o podrían necesitar de la actividad que quiero desarrollar. Y te saldrá en la mayoría de los casos un perfil muy genérico.

¡Segmenta y crea grupos de clientes potenciales, mira sus necesidades, como están siendo atendidos por tus competidores, donde existen lagunas o carencias que se podrían aprovechar, cuantifica esos clientes potenciales y ELIGE!

Determina tu público objetivo que sería aquel que tiene unas necesidades que tu podrías abordar desde una empresa (o como autónomo individual) y hacerlo de forma rentable. Una vez elegido tu target de cliente que quieres, investígalo sus hábitos de comportamiento, que están comprando, a quien, por que, cuanto se están gastando, que podrían comprar, que quejas hacen, etc..

Esta información como la conoces, lo mejor pregunta directamente a tu cliente, a través de encuestas, en reuniones, en presentaciones informativas, como se te ocurra, pero interactúa con el perfil de cliente que buscaras. Cuando preguntes por el medio que lo hagas ofrécele algo de valor para que se impliquen, información, posibles o futuras promociones, autoestima, etc.

Con esto tendrás un estudio de mercado con toda la información necesaria para que generes una idea de negocio con muchos visos de vialidad.

Hacer un gran trabajo en esta tarea te va ayudar a muchas cosas, como a saber si donde deseas emprender es un mercado atractivo o no, que debes aportar a ese mercado para tener éxito, los productos/servicios que características han de poseer, que espera el cliente, tu marca como se ha de comportar, para todo esto te ayudará hacer este estudio de mercado, además de para que tengas una idea viable de negocio.

Algunos emprendedores recorren el camino inverso, crean un producto o una idea y posteriormente hacen el estudio de mercado, esto puede estar bien, pero si la idea no encaja con el mercado vuelta a empezar. Si lo primero que haces es estudiar el mercado, este te dice que oportunidades hay para explotarlas.

Una vez valores el mercado, veas como está estructurado, su atractivo, entra en juego tu análisis, originalidad y capacidad de respuesta para que ese mercado acepte tu idea de negocio y puesta en marcha del proceso de creación de empresa.

 Sé que no es tan “romántico” como esos casos que cuentan de que quien tuvo una iluminación ensoñada y creó un imperio de esa idea, pero si te aseguro que con esta forma de actuar, se garantizan menos fracasos.

jefeSer un líder exitoso significa ser bueno en lo que haces y tener integridad. Pero más que nada, se trata de tu habilidad para crear relaciones sanas con otras personas, particularmente con aquellas que trabajan para ti.

Como emprendedor, eres visto de manera diferente que cuando eras un manager o un colega en un trabajo tradicional. Sobresales para obtener lo máximo del éxito de la empresa, y es más fácil para tus empleados creer que tienes mayor interés en el negocio que en ellos. Tu éxito es primordial, pero no debes alcanzarlo a expensas de las relaciones con aquellos de quien depende.

Toma nota de estos consejos para convertirte en el tipo de jefe que todos los empleados aman y respetan:

1. No trates a las personas como transacciones

Hace algunos años, en mi primer trabajo real al salir de la Universidad, me sentía encantado de tener mi propia asistente.

Era una mujer muy capaz y competente y realmente me agradaba. Un día, mientras un cliente visitaba mi oficina, cometí el ingenuo error de presentarla diciendo, “Ella es Teri. Trabaja para mí”. La respuesta de Teri me hubiera servido mejor en privado, pero su punto fue muy válido: “Trabajo contigo, no para ti”.

No tenía intención de faltarle al respeto con mis palabras, pero éstas sugirieron que Teri era un medio y no un fin, y además que yo estaba “por encima” de ella. Y aunque técnicamente ella me reportaba, la diferencia entre “trabajar para” a “trabajar con” es crítica; la primera puede hacer sentir a la persona conquistada, mientras que la segunda hace referencia a la colaboración.

Piensa bien en la forma en la que nombras y te refieres a tus empleados. Enfócate en la reciprocidad: busca maneras en las que puedan alcanzar sus metas personales y profesionales mientras ayudan a alcanzar las tuyas. Demuestra apreciación por aquellos que voluntariamente han decidido trabajar para ti.

2. Invierte en aquellos que valoras

La principal prueba de cuánto valoras una relación es cuánto tiempo, interés y apoyo estás dispuesto a invertir en ella. En lugar de preguntar “¿Qué has hecho por mí últimamente?”, voltea el asunto y pregúntate qué has hecho tú últimamente por aquellos que realmente valoras.

Aquí una forma de invertir para generar mayores dividendos: identifica el potencial en un empleado que él o ella aún no haya reconocido. Por lo general, la gente está ciega sobre sus propias habilidades y potencial, y los buenos líderes no sólo reconocen estas fortalezas latentes, sino que ayudan a desarrollarlas.

Hace muchos años, el director de mi oficina estaba gastando más tiempo en nuestro sitio Web y plataformas tecnológicas. Un colega estaba presentando un evento en Las Vegas que yo sabía que le daría a un miembro de mi equipo información para mejorar esas áreas. Ir a Las Vegas para el evento fue un gasto extra, pero pagué con gusto el seminario y el viaje. Cuando regresó estaba mejor equipada para el trabajo y motivada de que yo estuviera dispuesto a pagar por su éxito.

3. Involúcrate, pero conoce tus límites

Puedes trabajar en la misma oficina con las mismas personas todos los días y aun así estar ausente porque estás demasiado sumergido en tus preocupaciones. Una política de puertas abiertas no significa nada si no detienes lo que estás haciendo el suficiente tiempo como para prestar atención a quien la cruza.

¿Cómo puedes hacer esto? Proponte hacer “check-in” con cada empleado todos los días. Eso significa hacer una simple pregunta, pero sincera: “¿Cómo van las cosas?” Escucha y de ser necesario busca información que puedas usar para ayudar a tus empleados. Identifica las frustraciones que están sufriendo, las oportunidades que han encontrado y evalúa su energía y compromiso hacia el trabajo.

Sabrás que estás micro-administrando si pasas más tiempo diciéndole a alguien cómo hacer las cosas que en clarificar lo que se tiene que hacer. Dales a las personas la libertad de alcanzar los mejores resultados a su manera.

4. Muestra tu gratitud

He escuchado múltiples de quejas de empleados que se sienten menospreciados por su jefe, pero nunca he escuchado a alguien quejándose cuando es reconocido o recompensado demasiado.

Nunca he entendido por qué muchos jefes y emprendedores le tienen miedo a dar un reconocimiento verbal. No temas excederte. Te conectarás con las personas más profundamente cuando reconozcas lo mejor que hay en ellos.

Aquí una forma poderosa de mostrar apreciación: Cuando obtengas retroalimentación de un cliente acerca de alguien en tu equipo que hizo un gran trabajo, pídele su permiso para grabarlo. Después pon la grabación en la siguiente reunión con tu equipo. Hay más poder en una expresión de un cliente que simplemente haciéndolo tú mismo.

Crecer tu negocio con éxito significa hacer todo lo posible por que tu equipo quiera trabajar bien por tu causa. Eso quiere decir conectarte con los empleados de una manera significativa.

nintendoCuando la mayoría de las personas piensa en Nintendo, probablemente lo primero que viene a su mente es Super Mario. Lo que quizás no sabe es que el gigante de los videojuegos tiene una larga historia –de hecho, una de 125 años.

La empresa surgida en Kioto, Japón, inició en 1889 produciendo Hanafuda Cards, un juego de cartas tradicional japonés que se hizo popular entre los centros de apuestas dirigidos por los sindicatos de crimen organizado del país, los Yakuza. (Hoy en día continúa haciendo cartas, como una afirmación de sus raíces).

La empresa continuó elaborando las cartas durante décadas hasta que se hizo pública en 1962. Después intervino en varios sectores, desde ser una compañía de taxis hasta dirigir hoteles y tratar de competir contra Lego.

Nintendo cometió varios errores cuando incursionó en la era moderna, pero eso es un resultado natural de tomar riesgos, experimentar e innovar. Su “mentalidad de vaquero” le enseñó las lecciones y las disciplinas que necesitó para triunfar en la década de 1980, cuando Nintendo apostó por la creación de consolas y videojuegos, las ramas que lo distinguen hoy en día.

Quizás lo más sorprendente es cómo la empresa ha conseguido mantenerse competitiva en una industria tan dinámica y cambiante.

¿Cuáles son los secretos de su longevidad?

A continuación comparto un vistazo de tres cosas que los expertos de la industria de los videojuegos explican como las razones por las que Super Mario sigue (y seguirá) vivo:

1. Encuentra tu oportunidad de mercado

Nintendo introdujo su primera consola, la Nintendo Entertainment System, en el mercado estadounidense en 1985, poco después de lo que los expertos llaman la “colisión de los videojuegos” que ocurrió a principios de los 80’s.

El mercado de los videojuegos se secó considerablemente debido a un exceso de juegos baratos y de baja calidad que inundaron el mercado. “Los padres eran ‘alimentados’ con juegos que no eran buenos”, dice Sean Kelly, cofundador del Videogame History Museum, un archivo de memorias de videojuegos.

Entonces, Nintendo encontró su oportunidad: Puso un sello de calidad en los juegos, sistemas y accesorios, permitiéndoles a los consumidores saber que los productos han sido probados y evaluados por Nintendo y que cumplen con los altos estándares de la empresa. Este sello significaba que los productos eran licenciados oficialmente por Nintendo. Ese sello, dice Kelly, ayudó a reconstruir la confianza de los gamers en los videojuegos.

Nintendo no sólo lanzó una docena de juegos; se enfocó en asegurar que cada uno que colocaba en el mercado era de alto calibre. “Básicamente, Nintendo reconstruyó la industria de los videojuegos en Estados Unidos, haciendo hincapié en la calidad”, añade. Desde la década de 1980, la compañía ha usado ese sello para mantener su reputación como un fabricante de videojuegos de alta calidad.

2. Cautiva a tu audiencia

Otra de las fortalezas de Nintendo a través de los años ha sido la de construir personajes de juegos que tanto niños como adultos aman.

Mario, el plomero italiano con gorra roja que vive en un hongo, fue uno de los personajes originales de Nintendo. Los jugadores aman a Mario porque es un personaje “cotidiano” que puede adaptarse a diversas temáticas de juego. Mario ha sido desde siempre una importante fuente de ingresos para la compañía.

Una variedad de nuevos mundos y escenarios aprovechan al máximo este activo. “Puedes encontrar a Mario en prácticamente todo; desde en un simulador de golf hasta en una pelea de box”, sostiene Joe Santulli, también co-fundador del Videogame History Museum y dueño de un retailer de videojuegos en Nueva York. “Pueden poner a Mario en prácticamente cualquier juego y encantará a los niños”.

Y al igual a como ocurre en otras grandes marcas infantiles como Disney, la gama de personajes de Nintendo es amplia. ¿Quién no conoce a Donkey Kong o a Zelda? Y no olvidemos al universo ficticio Pokémon.

Todos estos personajes han ayudado a Nintendo a ser rentable en buenas y malas épocas. Las personas que quieren juegos que incluyan a estos personajes tienen que comprar la consola de Nintendo. “Nintendo es excelente en este tipo de branding”, añade Santulli. “Simplemente construyen continuamente con base en este universo de personajes”.

3. Reinvéntate y re imagina

Con el paso de los años, Nintendo continuamente ha colocado productos innovadores, dice Liam Callahan, analista de la industria de videojuegos para NDP Group.

Nintendo fue el primero en popularizar las consolas que se detienen con las manos con el Game Boy en 1989. Otras empresas de videojuegos de la época, incluyendo Sega, intentaron competir con sus propias versiones, pero ninguna se acercó al nivel de ventas del Game Boy. Esto se debió en parte a que contenía juegos populares, como Tetris, y simplemente era un mejor producto que los de la competencia, afirma Kelly.

En 2006, Nintendo se convirtió en la primera compañía de videojuegos importante que añadió detección de movimiento a una consola, el Wii (que ayudó a atraer a una audiencia más madura a los videojuegos). Incluso los fallos de Nintendo -como la consola Virtual Boy de los 90’s que fracasó en cumplir su promesa de gaming en 3-D- han demostrado que la empresa no le teme a intentar cosas nuevas y a ser el primero en el mercado.

 La toma de riesgos “realmente está en su ADN”, dice Callahan

¿Qué sigue?

Los emprendedores tienen mucho que aprender de la historia de 125 años de Nintendo. Pero los expertos en videojuegos señalan que la compañía actualmente se enfrenta a diversos retos: La consola Wii U se ha quedado detrás de competidores como el Xbox360 de Microsoft y del Sony PlayStation 3, en parte debido a sus confusos controladores GamePad, dice Callahan.

Otro asunto importante es que los juegos digitales y de smartphones compiten contra las empresas de videojuegos. Callahan advierte que Nintendo tendrá que definir cómo revolucionar, conforme más niños y entusiastas de los videojuegos apuestan por productos digitales y sociales. Afirma que la empresa parece estar reconociendo la necesidad de renovar sus ofertas digitales y ha añadido más títulos a su sitio de juegos digitales, eShop, en los últimos meses.

Finalmente, Nintendo conoce bien la industria y eso es tan fuerte como su próximo gran lanzamiento. La larga historia de la compañía que ha colocado consolas y juegos que cambian el mercado debe respaldarla. “Están buscando dentro la inspiración, en lugar de intentar ponerse al corriente con otros”, explica.

negocioLa realidad económica del mercado cambia todos los días. Por eso, es fundamental que las Pymes sean capaces de adaptarse rápidamente y logren ver en las dificultades una oportunidad para innovar y seguir adelante.

Vanessa Jiménez y Marcelo Hamamé son socios fundadores de Virtual Business, una empresa dedicada a asesorar a emprendedores y hacer crecer sus negocios. Ambos destacan la flexibilidad de las Pymes para poder reinventarse, mutar en nuevos negocios y volver recargados al mercado.

“A todos los que decidan comenzar desde cero o reinventar la empresa, les recomendamos hacer un modelo de negocio, tener claro cuánto capital necesitan, cuánto tiempo probarán la idea y, por supuesto, aprovechar al máximo las herramientas digitales disponibles para lograr expandir el negocio”, destaca Marcelo.

En Comunidad Empresas entregan 4 consejos para que como emprendedor puedas adaptarte al cambio:

1. Formar parte de una red de emprendedores

Muchas veces partir de cero implica un proceso solitario, que puede ser un factor que frene la etapa de reinvención, explican los expertos de Virtual Business. Por eso, destacan que estar rodeado de personas puede marcar la diferencia en el negocio; ya que formar parte de una red virtual o física te ayudará a tener nuevas ideas, recibir ayuda o encontrar socios para crecer con la Pyme.

“Cuando te juntas con otros emprendedores generalmente son muy generosos con los datos, te dan la tarjeta de alguien para que lo contactes en su nombre o te ayudan comentando su experiencia, y eso te hace aprender”, indica Vanessa.

2. Sumarse a la digitalización

Para los socios de Virtual Business, digitalizarse es fundamental en el proceso de reinversión, ya que aumenta la eficacia, sistematiza la información y facilita el acceso a los datos, tanto para emprendedores como para sus clientes.

“La digitalización permite ordenar y gestionar con rapidez, lo que se traduce en ganancias, sobre todo si se potencia con el uso de la publicidad online para llegar a una gran cantidad de clientes, nichos y personas específicas”, destaca Marcelo Hamamé.

Así, además de tener una vitrina digital para ofrecer tus productos y/o servicios a gran cantidad de personas a la vez, podrás rápidamente comunicar si realizas un cambio, creas otra marca o modificas tu oferta.

3. Ser dinámico

Los emprendedores no pueden quedar ajenos a las variaciones económicas. Por eso, la capacidad de reinvención y adaptación constante debe ser parte de sus características. Los fundadores de Virtual Business recomiendan no encariñarte con lo que ofreces y probar si funciona en el mercado, siguiendo los siguientes pasos:

• Testear la idea
• Fijar un tiempo de prueba
• Evaluar las estadísticas
• Ver si es rentable

“Si no funciona en un período determinado de tiempo, tienes que reinventarte y observar nuevamente a tus clientes para saber qué quieren”, dice Vanessa.

4. Tener claridad de los gastos

Uno de los puntos críticos para los emprendedores es pasar el Valle de la Muerte, esto quiere decir, superar la cantidad de gastos y obtener ganancias. Pero para lograrlo debes tener en cuenta cuáles son los egresos mensuales de tu empresa.

Vanessa lo explica: “calculas cuáles son tus gastos base y de ese monto tiene que partir las ventas. Si gasto un millón, tengo que vender un millón. Si las ventas cubren los gastos y mis costos son cero, pasé el Valle de la Muerte”.

Además, señala que para ser flexibles hay que alejarse de las pasiones y evaluar la situación con calculadora en mano. “A veces nos gusta tanto la idea que no vemos las señales que indican que ya es momento de recomenzar. Cuando eso pasa, es importante tomarlo como una oportunidad. En las Pymes, una caída puede empujarte al éxito”, añade.

dineroUno de los principales objetivos de crear un negocio está relacionado con la generación de riqueza: para el entorno, para la sociedad y para el dueño de negocio.

La generación de riqueza está relacionada con el dinero y su correcto manejo. Muchos emprendedores inician su negocio como operadores o técnicos y nunca profundizan en el manejo del dinero. Eso hace que sus negocios permanezcan pequeños o no sobrevivan a lo largo del tiempo.

Es por eso que decidí escribir este artículo titulado “7 secretos del dinero para emprender con éxito”:

1. Mentalidad Emprendedora

Muchas personas piensan que lo único que necesitan para emprender es una buena idea. Lamentablemente no es así, las buenas ideas abundan por todas partes y están destinadas a morir, si no tienes una mentalidad emprendedora.

Crear un nuevo negocio requiere de trabajo duro, de alta tolerancia a la frustración, de estar dispuesto a continuar cuando parece que todo está perdido, de implementación, implementación y más implementación. Pero sobre todo, requiere de una obsesión por alcanzar tus sueños, más que una obsesión por generar dinero.

Si buscas el dinero disminuirán tus probabilidades de éxito, (porque al inicio no lo tendrás). Si buscas transformar la vida de las personas y hacer un cambio en el planeta el dinero llegará como consecuencia.

Así que, ¿tienes o no una mentalidad emprendedora?

2. Modelo de Negocio Viable

La mayoría de las personas que inician un negocio se obsesionan con su marca y su producto, este es uno de los errores más comunes que veo en los emprendedores. Tu marca y tu producto no valen nada, a menos demuestren que son capaces de generar dinero.

• Primero: Necesitas asegurarte que alguien está dispuesto a comprar tu producto/servicio. Describe quién sería tu cliente de valor, acércate a personas que cumplan con las características y comprueba si están dispuestos a comprar.

• Segundo: Necesitas desarrollar tu modelo de negocio, es decir, saber cómo interconectar todas las partes de tu negocio. Necesitas saber cómo vas a atraer prospectos, cómo los vas a convertir en clientes, cómo vas a producir y entregar tu producto o servicio, cómo vas a cobrar y cómo vas a pagar. Cuando lo tengas armado te darás cuenta que tu modelo requiere de dinero para funcionar. Esos son tus costos y tus gastos.

• Tercero: Necesitas realizar tus estados financieros o tus números y asegurarte de que tu negocio es rentable y escalable. La rentabilidad la encuentras cuando calculas tus ventas menos tus costos y menos tus gastos. La escalabilidad cuando validas que existen muchas personas que cumplen con las características de tu cliente de valor, que puedes atenderlos a través de tu modelo de negocio y que tienes el dinero suficiente para iniciarlo y mantenerlo.

Si cumples estos tres puntos, podríamos decir que tu negocio es viable. Si te das cuenta que no lo es, puedes ajustar tu modelo de negocio siempre y cuando valides que alguien está dispuesto a comprar lo que tú ofreces.

3. Austeridad Absoluta

Uno de los errores que se cometen cuando inician su negocio es que compran y gastan de más. Buscan la mejor computadora, las mejores oficinas, el mejor carro o utilizan su dinero en cosas que no están directamente relacionadas con la generación de ventas.

Un principio que maneja Carlos Slim que te recomiendo ampliamente se llama Austeridad Absoluta. Cuando compres algo asegúrate que está directamente relacionado con la generación de ventas.

Si necesitas una computadora pregúntate que computadora cumple con tus necesidades básicas (no cual cumple con las necesidades de tu ego). Y pregúntate también ¿si compro una computadora más cara esto hará que incrementen mis ventas?

4. Flujo de Efectivo

El flujo de efectivo es la gasolina que mueve los negocios. Muchos negocios que son sumamente rentables (es decir, que generan utilidad), mueren porque el emprendedor o dueño de negocio no supo manejar su flujo de efectivo.

Existen tres palancas que te recomiendo para manejar bien tu flujo de efectivo:

• La primera: Cobra antes y paga después. De esta manera podrás financiar tu negocio con el dinero de tus clientes, en lugar de que te conviertas en su banco.

• La segunda: Maneja inventarios bajos. Uno de los lugares donde tu dinero se queda parado es en los inventarios, si los tienes en exceso. Procura no ceder ante la tentación de comprar un volumen demasiado alto a cambio de un descuento.

• La tercera: Reserva de protección. Procura tener suficiente dinero de respaldo para pagar de uno a dos meses de negocio. Siempre hay vacas gordas y vacas flacas. Cuando no tienes dinero para pagar la operación en las vacas flacas, un negocio rentable termina quebrando.

5. Reinvertir tus Ganancias

Una de las tentaciones del emprendedor es gastarse sus ganancias en cuanto llegan. Mi sugerencia es reinviértelas en el mismo negocio. Puedes usarlas para atraer más prospectos con marketing y ventas, o para hacer más eficiente tu operación y disminuir tus costos y gastos.

¿Hasta cuándo debes de reinvertir tus ganancias? Hasta que hayas alcanzado una buena masa crítica y que el negocio pueda operar aun sin ti.

6. Planea tu Transición

Una de las preguntas que más me hacen es: ¿Cuándo es momento adecuado para dejar mi trabajo y dedicarme de lleno a mi negocio?

La respuesta es cuando tu negocio sea capaz de generar suficiente dinero (de manera consistente y constante) para sustituir el sueldo que te genera tu trabajo.

Es importante planear la transición con metas y objetivos claros. De tal manera que digas: en seis meses el negocio me debe de dejar esta cantidad de dinero. Cuando llegue a esta cantidad de dinero dejaré mi trabajo. Así sabrás en dónde enfocarte y cuándo ocurrirá la transición.

Y sé que muchos emprendedores son kamikazes y están dispuestos a renunciar en este momento.

¿Lo puedes hacer y lograrlo con éxito? Claro que sí. Sin embargo, si quieres evitar o disminuir el impacto del traumatismo ocasionado por el emprendimiento y las crisis emocionales, te recomiendo planear tu transición.

7. Aprendizaje Continuo

Esta parte es esencial para cualquier emprendedor. Necesitas estar dispuesto a aprender continuamente si quieres ser exitoso. Si no te gusta aprender, tal vez el emprendimiento no sea para ti porque en poco tiempo te volverás obsoleto y el negocio terminará por fracasar.

Ahora, existe un tipo de educación para cada propósito.

1. Si lo que quieres es aprender a ser un mejor colaborador en una empresa necesitas considerar la educación académica (como maestrías, diplomados, especialidades).

2. Si lo que quieres es aprender cómo generar mejores resultados en tu negocio, lo que necesitas es educación enfocada (como conferencias, seminarios, talleres).

La diferencia entre las dos es que la primera te da mucha teoría (y requiere mucho tiempo) y te enseña a manejar el negocio de alguien más y la segunda te enseña principios implementables (en poco el tiempo) y te enseña a manejar tu negocio.

¿Qué es lo primero que te recomiendo aprender? A manejar tu dinero. A manejar tus finanzas personales.

El dinero del negocio es un reflejo de cómo manejas tu dinero. Si aprendes a hacerlo, lograras que tu negocio genere resultados sostenibles.

ideaTodo emprendedor comienza al tener una idea de negocio atractiva, pero no se atreven a ponerla en práctica por miedo a que pueda fallar.

Es importante, antes de comenzarlo elaborar un plan de negocios detallado y completo, ya que solo al realizar una investigación del mercado se podrá conocer rápidamente si la idea podría convertirse en un negocio exitoso y rentable. De lo contrario, estarás a tiempo para pensar en otras alternativas.

Un dato a tomar en cuenta es que el emprendedor debe analizar hasta qué punto está dispuesto a luchar y a asumir el riesgo que implica sacar un negocio adelante; solo con motivación y disciplina podrá enfrentar los retos que supone emprender con un negocio propio.

Así que si quiere saber si la idea de negocio tendrá éxito, se debe revisar estos cuatro puntos.

1. Analizar el mercado y el posicionamiento del producto

Antes de poner en práctica la idea o modelo de negocio, es importante determinar si realmente existe un mercado para el producto.

Puede que el proyecto resulte atractivo, pero no hay que dejarse llevar por gustos e intereses, sino por la demanda que existe en el mercado. Para ello, se deben hacer entrevistas, encuestas o reuniones para averiguar si los posibles consumidores estarían dispuestos a consumir y adquirir el producto o servicio.

2. Hacer un presupuesto

Es imposible saber si el negocio tendrá éxito si no se elabora un minucioso presupuesto de los futuros ingresos y egresos.

Muchas veces, por el optimismo de emprender un nuevo proyecto, se olvida de elaborar la inversión real que supone la creación del negocio. Sin embargo, si no se tiene un aproximado de la inversión total, no se podrá saber si se contará con el dinero necesario para sacar adelante el proyecto, y pero aún, no se podrá enfrentar los diferentes retos que se presentarán.

3. Estudiar a la competencia

Muchos olvidan este punto, siendo incluso, uno de los más importantes.

Para saber si la idea de negocio puede convertirse en uno rentable, hay que analizar previamente a la competencia. Analizar cuántos negocios similares o parecidos al que se quiere crear existen y qué tan competitivos y exitosos son. Si existe demasiada competencia y tienen un buen posicionamiento en el mercado, quizás sea mejor emprender un negocio en otro sitio, o pensar en darle una ventaja competitiva.

4. Tener conocimiento y experiencia requerida

Si se quiere emprender un negocio propio es necesario que se haya tenido o trabajado en negocios similares o parecidos, ya que mientras más se conozca no solo del producto o servicio que se va a ofrecer, sino del mercado, la competencia, los clientes y contactos, más preparado se estará para afrontar los retos que supone iniciar en un negocio propio.

En caso de no tener experiencia, procurar llevar algún curso sobre el tema, para compensar algunos aspectos que se desconozca.

líderCualquier líder de una organización ha pasando por trastornos, pérdidas enormes, escándalos, fusión, división, tiempos difíciles prolongados, bajo compromiso, baja cooperación y desconfianza.

Para unificar la organización fracturada en la que el miedo y la incertidumbre son comunes, y aumentar la confianza y la inspiración te recomiendo 5 consejos esenciales de liderazgo.

1. Visión

Casi todo el mundo sabe la importancia de la visión para un líder. El problema es que la mayoría de los líderes no articula correctamente la visión de su organización.

“Unidad”, “crecimiento” o “un futuro mejor” no son visiones. Tampoco hay una meta financiera para ser entregada en una fecha determinada. Este último es un objetivo, el primero no es más que pábulo abstracto. Buenas y bonitas palabras, seguro lo son, pero no es una visión y definitivamente no inspirará a la acción.

Una visión verdadera pinta una imagen clara de lo que el mundo podría parecer si todo va perfectamente.

Es un ideal. Y para que inspire a la gente a actuar, esa visión tiene que describir un mundo que beneficiaría a la gente.

2. Visión de M.L.K.

El Dr. Martin Luther King, Jr. describió su visión en palabras tan claras, que el resto de nosotros podría imaginar exactamente lo que podría ser el mundo que él soñó. Un mundo en el que, un día, pequeños niños negros serán capaces de unir las manos con pequeños niños blancos.

El Movimiento por los Derechos Civiles en EE.UU era el camino que se tomaría para alcanzar esa visión.

Existen líderes que piensan que el plan es más importante que la visión. La realidad, es todo lo contrario. Un plan es incierto, cambiante y a veces defectuoso. La visión debe ser inamovible, fija e inspiradora.

2. Pide a la gente que contribuya

Una vez que la visión es clara, un líder real pide a los que creen encontrar maneras de contribuir y avanzar hacia esa visión.

Los líderes débiles son aquellos que prometen llevar al pueblo, la compañía o una nación a la felicidad. Es una promesa que no pueden cumplir. Y la razón es simple. Los ejecutivos y los gobiernos no son lo suficientemente fuertes para promover culturas enteras.

La responsabilidad del líder es recordarnos a dónde nos dirigimos, fijar el camino, encontrar los recursos y apoyar a todos aquellos que se han comprometido a ayudar a avanzar hacia la visión.

Esto da toda la sensación de que estamos contribuyendo a algo más grande que nosotros mismos.

3. Únete…

Cuando nuestros líderes fallan en invitar a su gente a unirse a ellos (sólo se unirán si la visión es clara e inspiradora), entonces el pueblo cruzará los brazos y esperará a que sus líderes “resuelvan” todos los problemas. Una receta segura para el fracaso y el descontento.

Sin embargo, cuando nuestros líderes piden nuestra ayuda, nos convertimos en los emprendedores, innovadores y guardianes de la visión. Esto, a su vez, establece una base sólida para que el trabajo avance más allá del mandato de cualquier líder.

Todo queremos tener la oportunidad de contribuir a algo en lo que creemos.

3. ¡Escucha!

Cuando la gente pide algo, esto no significa que necesariamente los líderes les dan lo que realmente la gente quiere. Lo buenos líderes escuchan, escuchan, escuchan y trabajan para entender la razón por la que la gente está pidiendo lo que está pidiendo.

4. Acuérdate del Brexit

El voto del Brexit es un ejemplo perfecto. Muchas de las personas que votaron a favor de que Gran Bretaña abandonara la UE, no estaban votando realmente por el Brexit (el número de búsquedas de Google después de la votación de “qué es la UE” es una pista).

Lo que la gente estaba expresando era una sensación de estar olvidados. Estaban expresando inseguridad por su futuro. Expresaban una frustración con la desigualdad de ingresos. Expresaban la incertidumbre de un futuro para el cual sus líderes no ofrecían ninguna visión.

5. Considéralo como tu último trabajo

Es común ver un político motivado por la reelección, o un ejecutivo quien actúa para proteger su bono, o cuando un colega trabaja para avanzar su propia carrera a expensas de la nuestra.

El líder que demuestre su contribución hacia nosotros y la visión como prioridad, aunque les cueste una elección, un bono o una promoción, es entonces cuando tendrá el respaldo de su gente.

Esto, lamentablemente, es una de las cosas más difíciles de hacer para los líderes. Especialmente cuando el dinero, el poder y la fama están presente.

Es difícil para un ejecutivo poner a su gente en primer lugar cuando los modelos de compensación a menudo les recompensan por poner a su gente en segundo lugar.

Los grandes líderes sacrificarían sus intereses para proteger la vida de su pueblo y nunca sacrificarían a su pueblo para proteger sus intereses.

Si creemos que están actuando con nuestros intereses en mente, la confianza y la cooperación prosperan dentro de la organización. Si creemos que están más preocupados con sus carreras, dinero o la gloria sobre nuestro bienestar, el cinismo, la paranoia, la desconfianza y el egoísmo prevalecen.

Por el contrario, cuando estamos seguros de que nuestros líderes están dedicados a una visión única e inquebrantable, cuando vemos que están trabajando para darnos las herramientas que necesitamos para contribuir a esa visión, cuando sentimos que escuchan y entienden nuestras necesidades reales, con gusto ofreceremos nuestra sangre y sudor y lágrimas para avanzar hacia la visión.

ideasLa reina de las ideas es la idea de poder. Y el poder se basa en la penetración que tienen las ideas.

Hoy los negocios son los preceptos universales. En amalgama los conceptos de propiedad, producto, canje, valor, utilidad y dinero, que consciente o inconscientemente nos gobiernan, se infiltran en nuestros actos. Todos hacemos negocios. Ideas facilistas nos hacen creer que sabemos de qué se trata, que el dinero es poder, conocimiento, información, o que el poder corrompe.

Todo demasiado fácil, demasiado simple.

Para Einstein las cosas deben ser de la forma más simple posible, pero no demasiado. Las ideas sencillas nos hacen sentir bien, no nos causan problemas. Pero la mente necesita nutrirse con sustancias enriquecidas o puede quedar bloqueada por estrechez de miras.

El método fenomenológico no evalúa, observa cómo es un fenómeno sin moralizar ni criticar. Sócrates y Confucio introdujeron el método de la clarificación mental a través del lenguaje y la solución de problemas a través del examen del discurso. Freud llamó al psicoanálisis la cura por el habla, es que las palabras están llenas de significado. Y cada uno que usa las palabras a su manera.

Las ideas de poder.

Vivimos inmersos en campos de poder, sujetos a la autoridad y a tiranías. Para recuperar el poder individual se requiere capacidad de analizar las ideas, (esos memes que se transmiten de mente a mente y que provienen de asociar gen y memoria).

Las ideas son el más apreciado milagro de la humanidad. Determinan metas, estilos, valores y hasta el modo de amar. Pero como dijo Erich Fromm para pensar libremente hay que tener la capacidad de generar ideas propiasSi las ideas se transforman en ideologías nos gobiernan sin advertirlo.

El alma tiene hambre de ideas y habilidades intelectuales que compensen las ideas superficiales. Los síntomas de enfermedad son una pasividad sin ambición ni creatividad y un vacío espiritual, mientras el alma busca claridad y fuerza mental que subsane la falta de poder que experimenta.

Queremos las ideas pero luego no sabemos manejarlas. Las consumimos y al ponerlas en práctica las olvidamos. Convertidas en herramientas pierden su capacidad generativa.

Enfocados en el cómo hacerlo y con quién, evitamos el qué, y lo convertimos en una diversión, en entretenimiento, en un juego mental como cualquier otro. Así el pájaro es encerrado muy pronto y no se lo deja crecer. Pero si las tratamos surgirán ideas mejores. Por favor, discutamos las ideas.

Ideas claras y distintas.

Las ideas primero son perspectivas, puntos de vista, pero luego les damos forma y vemos gracias a ellas y nos permiten transformar la realidad. Por eso Descartes buscaba ideas claras y distintas.

Tenemos ideas que fluyen y podemos quedar atrapados por ellas. Pueden venir de la inspiración, de los sueños, de concentrar la atención, ser el resultado de prolongadas cavilaciones, saltar de mente en mente, no ser propiedad de nadie, nacer en lugares y mentes distintas al mismo tiempo. Pueden persuadir y eso les confiere un poder extraordinario.

Todos los inventos proceden de ideas, hasta el avión moderno nació antes en la mente del hombre. Nuestro poder material deriva de nuestra fuerza mental. Una idea es distinta cuando se la ve desde otro punto de vista, lo cual es imprescindible para cualquier emprendimiento. Estamos habitados por ideas que creemos propias pero como dijo Keynes, los hombres prácticos suelen ser esclavos de las ideas de algún economista difunto. Sin independencia mental las ideas son una ilusión.

“The dream is over what can I say?” (“El sueño terminó, ¿qué puedo decirte?”) (de “God” escrita por John Lennon.

El poder es como el Conde Drácula en la novela de Mary Shelley: aparece en un capítulo pero esparce el miedo en todo el libro. Cuando se sueña un sueño imposible se intenta estirar el destino. Algo difícil porque se choca con la realidad y entonces la ilusión crea relatos fantásticos.

Las matemáticas son inflexibles. La pregunta sería: ¿Puede mantenerse la ideología tal como está? La respuesta es no ¿Cómo mantener lo que no puede mantenerse? Esa respuesta la dará el futuro y alguien pagará la cuenta.

La continuidad de nuestra civilización depende de tener ideas vitales. Para que surjan, se mantengan vigentes, salgan de su infancia y se desarrollen, debemos darles una calurosa bienvenida.

Al principio preferimos las ideas más extrañas y no las convencionales. Pero luego la mente se defiende con la ironía y el escepticismo. Hay que tener coraje para enfrentar los hábitos y la resistencia al cambio. La vitalidad de una cultura depende de su capacidad de entretenerse con la fuerza de las ideas, más que exprimir su pasado o concentrarse en las esperanzas del futuro.

Piense.

Think es un cartel pegado en las oficinas. Es un pedido de resolución imposible porque para pensar hace falta tener un problema.

La memoria conecta con el pasado pero un problema es algo nuevo. Como dijo Einstein no se puede resolver un problema encarándolo con el mismo modelo que se usó para crearlo. Al resolverlo de memoria habrá un fracaso, hace falta una idea.

Como le dijo Sherlock Holmes a su asistente: Escucha Watson, es la voz del problema que reclama su solución. Para Víctor Hugo las ideas dirigen y arrastran al mundo.

Hay buenas y malas ideas. Un señor cansado de su trabajo, decidió dejarlo. Tenía un propósito: “inventar un producto que obligara a los hombres a comprárselo durante toda su vida”. Su mirada inquisitiva descubrió muchos rostros cortados en las calles.

En su época la gente se mataba para afeitarse. Cuando diseñó un objeto con cuchilla y soporte, dirigió su mente a una visión concreta que le daría fama y dinero, y su plan le permitió crear el aparato de afeitar. Sus herederos vendieron la empresa al grupo Procter and Gamble en 60.000 millones de dólares. La creatividad hace crecer y también paga.

Un hombre muy pobre rogó a los seres superiores que le ayudaran y éstos le dieron una gallina que cada mañana ponía un huevo de oro. Su vida cambió, comió cada día, construyó un palacio, compró coches fabulosos, contrató servidores.

Pero la codicia lo obnubiló y creyó que la solución estaba dentro de la gallina, y, ni corto ni perezoso, destripó a la gallina buscando el tesoro. Pero en el interior no había más que un aparato reproductor corriente de ave. Desesperado, intentó coser la tripa despanzurrada y revivirla, pero fue imposible. Se había condenado a la pobreza y de nuevo al hambre al matar la fuente de riqueza que los dioses, genios o duendes le habían ofrecido.

La paradoja es que nosotros matamos a nuestra gallina de los huevos de oro, a la capacidad de tener buenas ideas. Las grandes ideas no llegan de la nada. La intuición es la forma en que la mente busca soluciones a los retos combinando los recuerdos con los nuevos estímulos que se presentan. Las soluciones están en la cabeza, hay que armar un esquema, relajarse y el foco se encenderá.

Uno ve con lo que sabe.

La vida actual es información sin formación. Copiar, pegar, fotografiar, sin saber la ubicación ni la perspectiva. Hay que aprender a observar, a tomarse su tiempo, a terminar con un mundo desencantado por las herramientas que automatizan la percepción.

Información no es conocimiento. No sólo se ve con lo que se sabe sino con lo que se puede y con aquello que la sociedad permite ver. Una teoría previa subyace, no hay visiones inocentes.

La memoria de “Funes el memorioso” – el personaje de Borges – era tan habitada por nimiedades que su vida era un tomento. Recordaba todo lo que le pasaba pero le faltaba capacidad de selección y de olvido, que otorgan el espacio para la creación. El olvido también es importante.

Las ideas no surgen de la lluvia de ideas, sino que están ahí y hay que buscar una conexión adecuada. Debemos tomarlo en cuenta para buscar soluciones a los retos del contexto actual.

La palabra completa a la imagen: enseña a mirar.

La percepción lógica del hemisferio izquierdo amplia la sensación, aporta al estímulo su significado. Discriminar es reconocer las partes. El vértigo por lo mecánico, es una caída que fascina pero encadena. Es dejarse arrastrar sin resistencia, por una fuerza bruta que anula la voluntad.

Como dijo Pasteur el azar sólo favorece a las mentes preparadas.

Eric Kandel, en año 2000 ganó el premio Nobel por demostrar que en la innovación, todo el cerebro está involucrado.

El cerebro es el inventario más grande que hay. Desde que nace recibe estímulos, los reduce en componentes simples y los almacena en estantes de memoria, por todo el cerebro. Cuando se le presenta un reto, el cerebro busca alguna conexión con lo ya guardado. Si detecta una coincidencia, los recuerdos se combinan con nuevos estímulos y se siente un destello de intuición.

El fundador de Netflix, Reed Hastings, se inspiró en experiencias inconexas: la multa de u$s 40 que le cobró Blockbuster cuando se olvidó devolver un film; las cuotas mensuales de su membresía en el gimnasio; su experiencia con los pedidos web en Amazon, y una conversación con un amigo que le habló del DVD, que era mucho más pequeño que los videocasetes.

Hastings hizo conexiones aleatorias entre cosas que estaban a simple vista para descifrar un reto estratégico particular.

Netflix surgió como un videoclub con una plataforma de video vía online o por correo postal, que le proporciona al suscriptor una cantidad ilimitada de películas y series de su catálogo. La revolución surgió con el servicio de visualización vía streaming.

A mitad de 2013 cuenta con más de 32 millones de suscriptores, les permite disfrutar de series de televisión y películas en su TV, reproductores multimedia, Smart TV, sistema home theater, consolas y dispositivos móviles, a cambio de pagar una cuota mensual. También pueden seleccionar las películas más vistas o con mayor puntuación.

Netflix desarrolló un sistema de personalización por el cual el suscriptor ve lo que más le interesa, según sus gustos. Dichas preferencias se recolectan durante la suscripción y tiene en cuenta la calificación que otorga a cada película o serie. Con esa información se determinan las preferencias y el sistema personaliza las recomendaciones.

Una vez seleccionado el producto, se puede optar por visualizarlo de forma inmediata sin descargas, en la pantalla del ordenador, el televisor, en otros dispositivos conectados a Internet, y únicamente en los Estados Unidos, se puede solicitar que lo envíen por correo a una dirección postal.

Para innovar se necesita crear un mapa y olvidarse.

feedbackFeedback es el ejercicio consciente de dar y recibir retroalimentación en un contexto profesional basado en los resultados obtenidos durante un periodo corto de tiempo.

La retroalimentación es el análisis de una persona desde diferentes perspectivas para mostrar lo que hace muy bien y acelera su carrera profesional, pero también lo que necesita mejorar porque frena su crecimiento.

La diferencia con la evaluación de resultados es que el proceso de feedback debe ser cercano y continuo, y al implementarlo correctamente genera relaciones de confianza.

Sobre el feedback existen muchos sesgos de género, hacia hombres como hacia mujeres y es un proceso que, contrario a lo que se cree comúnmente, no es innato. Se debe aprender y practicar.

A continuación 5 consejos para dar feedback como un líder:

1. Da retroalimentación de manera frecuente

Es mucho más recomendable dar feedback constante y con anotaciones de circunstancias reales y puntuales, en lugar de hacerlo de manera semestral o anual, pues hablar sobre puntos negativos a tiempo contribuye a la mejora e identificación de problemas de forma más rápida y eficiente.

2. Nunca des feedback si estás enojado

El feedback no se debe confundir con un regaño, para que la retroalimentación sea correcta y entendida por el receptor debe existir una actitud neutral y de diálogo, de lo contrario puede convertirse en una reunión explosiva dominada por el sentimiento y no por la razón.

3. Siempre comienza con los puntos positivos

Resaltar solo los puntos negativos de una persona y olvidarse de sus virtudes pone al receptor en una posición de inferioridad, la idea no es afectar su autoestima, sino empoderarlo a mejorar y alentarlo a continuar con sus acciones positivas.

4. Cuando se enlisten puntos por mejorar explica cuál sería la actitud adecuada a tomar

De nada sirve identificar las áreas de mejora sino se sugieren posibles soluciones tanto operativas como en actitudes. Es necesario dar propuestas y exponer de forma práctica posibles medidas que orienten y provoquen un crecimiento en el trabajador.

5. Buscar que las personas puedan tener control sobre su carrera profesional es el objetivo de un buen feedback

La finalidad de la retroalimentación es provocar en el receptor una crecimiento constante y juicioso que le permita tener cada vez más independencia y que uno mismo vaya notando las áreas de mejora y los puntos positivos.

La forma como las personas asuman lo recibido en la sesión de feedback es su responsabilidad, sin embargo un líder tiene como rol evitar “sorpresas” cuando se presentan las oportunidades de avanzar en su carrera.

silicon valleyNo importa dónde vivas o qué tipo de negocio estés iniciando, puedes aprender a ser un mejor emprendedor si observas qué es lo que ‘enciende’ al Silicon Valley.

Incluso si eres dueño de un pequeño negocio en tu vecindario, la habilidad de innovar, de adaptarse y de crecer es crucial para mantener viva tu empresa. Y es que lo que un día parece un negocio sostenible puede volverse obsoleto al siguiente; he visto que esto suceda demasiadas veces.

¿Pero cómo se adaptan los emprendedores del Silicon Valley? En pocas palabras: siendo flexibles.

Esa flexibilidad se mantiene a través de una serie de reglas no escritas sobre cómo las personas interactúan entre ellas. Estas reglas forman una especie de contrato social invisible que apoyan a los emprendedores mientras innovan y se ajustan al siempre cambiante mercado.

Éstas son las cinco reglas no escritas de Silicon Valley que pueden funcionar para cualquier emprendedor, sin importar dónde se encuentre:

1. Confía y sé confiable

He notado que generalmente es más difícil forjar nuevas relaciones de negocios fuera del Silicon Valley. En algunos lugares, los ‘nuevos’ son vistos con sospechas durante años. En cambio, en Silicon Valley, cualquier reunión en una cafetería puede convertirse en una alianza de negocios al día siguiente.

Las barreras sociales altas -ya sean causadas por la geografía, la cultura, el idioma o la desconfianza- pueden terminar una relación incluso antes de que empiece. La tasa de innovación incrementa cuando las personas rompen con estas barreras y crean puentes de confianza fuera de sus círculos habituales. Hacerlo es crucial ya que la innovación surge cuando las personas contribuyen con diferentes ideas, habilidades y conexiones.

2. Busca justicia, no ventaja

He encontrado que muchas personas tratan a los negocios como un juego donde un lado gana y el otro pierde. Los inversionistas suelen ser los peores en esto. Sin embargo, los capitalistas de riesgo más exitosos saben que deben tratar a sus emprendedores con justicia.

Aquí una lección que a muchas personas les cuesta aprender: No puedes innovar solo; necesitas socios que tomen el viaje contigo. Los empresarios sabios tienen la humildad de buscar colaboraciones positivas con otros, y están dispuestos a sacrificar sus intereses inmediatos por los resultados de largo plazo.

3. Haz cadenas de favores

Presenta a otras personas en tu misma red; regresa llamadas telefónicas; conviértete en un mentor.

Podrías pensar que no recibirás nada a cambio, pero en realidad estás obteniendo algo de muchísimo valor: una gran reputación. Poco a poco notarás que te has convertido en un experto, en alguien en quien las demás personas pueden confiar e, igual de importante, alguien sobre quien pensar.

4. Abre puertas y escucha

Una vez le presenté un trato a otro inversionista de riesgo, quien pasó la mayor parte del tiempo en el que le hablaba escribiendo un mensaje en su celular. Y se perdió una gran oportunidad.

Escuchar es clave para construir relaciones y satisfacer necesidades. No quieres ser el que rechacé al próximo Mark Zuckerberg, ni tampoco hacer monólogos en tus conversaciones. Haz preguntas y sigue aprendiendo. Crea un ambiente en el que las opiniones y los talentos diversos sean valorados, y donde los ‘nuevos’ no se mantengan como desconocidos.

5. Experimenten juntos

Aquí un pequeño truco que aprendí de mis amigos diseñadores de Stanford: Practica decir ‘sí’ en lugar de ‘no’ a cualquier idea.

¿Todas estas oportunidades serán buenas y fructuosas? Claramente no. Pero crear un espacio de trabajo en el que no hay malas ideas, permite generar las buenas. Thomas Edison probó más de 2,000 materiales antes de desarrollar un foco funcional. Los errores no te definen, te perfeccionan.

No dejes que el miedo al fracaso te detenga de intentar algo nuevo o de tomar los consejos de los demás. Si las cosas no funcionan bien, adáptate, recárgate e intenta de nuevo.

delegarEl delegar tareas se ha convertido en uno de los mayores desafíos para las personas que comparten trabajo en equipo.

Por el afán de tener el control, de no perder detalle, y en muchos casos, por la conducta de que todo se haga a “mi” manera, muchas personas sufren en soledad las decepciones y frustraciones cuando los trabajos no alcanzan los objetivos.

Hans Finzel, en su libro Los líderes, sus 10 errores más comunes enumera algunas razones más por las que los líderes no quieren soltar el mando: “Por temor a perder su autoridad, a que el trabajo no se haga correctamente, a que el trabajo se haga mejor, a depender de otros, por reticencia para invertir tiempo y por carecer de entrenamiento y de experiencias positivas”.

La buena noticia es que el punto de inicio del delegar en forma efectiva tiene que ver con dos aspectos: la confianza y la claridad.

En términos de confianza, es necesario contar y crear con un marco apropiado con las demás personas, para saber que podrán encarar las acciones necesarias de acuerdo a los objetivos planteados.

Es importante distinguir que delegar no es lo mismo que dar una orden, por lo que es necesario pensarlo como el proceso de delegar en forma efectiva. Y es así porque tiene varias etapas sucesivas que, si se siguen al pie de la letra, producirán resultados altamente positivos.

La confianza se gana, se construye en base a hechos. Las cabezas de los equipos y sus integrantes pueden crear un ida y vuelta saludable, intercambiar información, percepciones, opiniones, y desde allí, crear el entorno que posibilite respaldarse en los demás. De lo contrario, el resultado no será el esperado.

Para la francesa Axelle Clement, creadora del programa Cómo ser un buen líder, “saber delegar es la prueba que tienes confianza en tu equipo y eso significa mucho para tus colaboradores, significa que tu equipo es competente y es capaz de colaborar en el desarrollo de tareas de gran responsabilidad”.

La claridad también es determinante al delegar, porque cualquier comunicación confusa genera un resultado igual en forma proporcional. Esto significa que, si hay aspectos en quien delega que son débiles y mal definidos, es muy poco probable que se alcance el objetivo. Trabajar sobre las habilidades de comunicación es tan importante como la propia gestión; y no hay buenos líderes sin excelente comunicación.

Vale aquí una aclaración importante: cuando este artículo señala la palabra “líder”, se refiere a toda aquella persona que está al frente de un proceso.

En nuestro hogar cuando tenemos colaboradores, cuando requerimos la presencia de un técnico, y cuando interactuamos en familia, se producen frecuentes roces por no delegar apropiadamente. En las empresas esto es cotidiano: ejecutivos con cargos muy encumbrados y excelentes competencias técnicas, y muy débiles en las habilidades blandas, como lo son la comunicación, el liderazgo y la motivación.

Al respecto, Agustín Rabinovich de Michael Page, consultora especializada en selección de ejecutivos para gerencias medias y direcciones, plantea que “delegar” consiste justamente en tratar de dejar que la gente que uno tiene alrededor vaya ganando responsabilidades. Y agrega que “delegar es poner ciertos objetivos, determinar lineamientos generales, pero después dar un paso al costado, correrse y ver al final del proceso cómo resultó.

En ese camino aprenden mucho las dos partes: el que delega porque advierte que no es indispensable para ciertas cosas y el empleado porque se hace cargo de una nueva tarea.”

Tres claves para delegar efectivamente

Ahora bien, existe un método sencillo de tres etapas del proceso, que cualquier persona puede abordar desde ahora mismo. Percibirá cómo cambia el resultado a medida que lo practica consistentemente.

En primer lugar, determinar los objetivos que desea alcanzar. La mayoría del tiempo los líderes ordenan hacer determinadas tareas, sin fijarse objetivos medibles y posibles de cumplir en el tiempo asignado. Si tiene claridad en este aspecto, ha avanzado un cincuenta por ciento hacia el éxito.

La siguiente etapa consiste en explicar el propósito. Algo tan sencillo como esto, que significa explicitar con todo detalle por qué es importante lo que está delegando.

Convoque a las personas apropiadas, tome el tiempo necesario para ofrecer la información necesaria para desarrollar las tareas. Aquí -como en la vida- el propósito es lo que le da sentido a lo que hacemos. Por lo tanto, una delegación sin propósito es como vivir sin rumbo.

Y, por último, establecer un método de seguimiento. Fijando dos o tres etapas intermedias, fije de común acuerdo la forma en que ambas partes supervisarán la ejecución de las tareas. Luego, deje el proceso sin interferencias.

Es muy probable que se sorprenda con caminos alternativos que descubren los colaboradores y que a usted no se le habían ocurrido. El seguimiento tiene un doble propósito: ir ganando confianza de ambas partes, y, a su vez, poder sugerir correcciones y mejoras antes del momento final. De esta forma, evitará las sorpresas.

Preguntas finales

Una vez que haya hecho esta parte del proceso, es necesario concluirlo con algo sumamente valioso, como para despejar todo tipo de dudas e inquietudes.

Este es el momento de hacer tres preguntas clave que serán la llave para asegurarse que todos le han comprendido, y luego no habrá excusas:

¿Puedes ver claramente el propósito de lo que necesitamos lograr?
¿Hay alguna pregunta que deba responder sobre este tema?
¿De qué forma puedo apoyar en el proceso?

Se trata de tres preguntas sencillas, que, formuladas en ese orden, evitarán muchos disgustos a último momento.

El delegar es todo un desafío, y está probado que se producen mejores resultados soltando el control sobre los demás y sobre las cosas, en vez de querer que todo se haga a mi manera. Habrá momentos donde no quedará otra alternativa -por ahora-.

Si se practica lo suficiente y con las personas apropiadas, podrá descubrir un nuevo rasgo que tenía dormido. Y como de esto se trata, es hora de despertar el líder que todos tenemos dentro. Sólo que muchas veces por costumbre, ego o falta de confianza, no dejamos que brille.

aviónCuando ambas turbinas fallaron en el Vuelo 1549 de U.S. Airways el 15 de enero de 2009 debido a una colisión con una ave, mi tripulación solo tenía 208 segundos para hacer algo para lo que nunca habíamos recibido entrenamiento y hacerlo bien al primer intento: un aterrizaje de emergencia de un avión comercial sobre agua, en este caso el Río Hudson.

¿Qué nos permitió sortear esta crisis de manera exitosa para salvar las 155 vidas que estaban a bordo?

Por supuesto, hay muchas respuestas técnicas, pero también hay cinco habilidades humanas muy importantes que cualquiera puede aprender y aplicar al momento de tomar decisiones en tiempos de crisis.

1. Genera calma en ti mismo y en la situación

Cuando nuestro avión perdió ambas turbinas, el “factor sorpresa” fue enorme y mi cuerpo reaccionó en la manera fisiológica esperada. Pude sentir que mi presión arterial se fue al techo y que empezaba a sudar frío. Pero tenía la disciplina para compartimentalizar estas reacciones y enfocarme en la situación presente.

En cualquier situación de alto riesgo ayuda crear un oasis de calma en tu mente y ambiente para poder tener el mejor desempeño. Baja el volumen de tu voz, da tres respiros profundos y aprieta del botón mental para poner tu mente en calma.

2. Actúa conforme a tus valores para navegar la incertidumbre

Cuando manejas información imperfecta, de sobrecarga de trabajo y con una extrema presión de tiempo, es importante mantener en la cabeza los valores de tu organización, no solo para saber qué hacer, sino por qué lo haces. Pensar en hacer lo correcto en el momento indicado por las razones adecuadas te dará un sentido de dirección y establecerá los límites que protegerán a tu negocio para no cometer un error terrible.

3. Domina tu ego para poder liberar el poder de tu equipo

El ego puede ser una gran fuerza motivadora, pero darle mucha rienda suelta puede aislarte de la comunicación, colaboración e innovación que puedes llegar a necesitar cuando debes evitar un desastre.

Gene Kranz, el famoso por llevar el control de misión del Apollo 13 después de explotó el módulo de servicio de la nave, me dijo que el momento de mayor orgullo de su vida fue cuando su equipo le trajo la solución a un problema que nadie se había planteado antes. Me dijo que un buen líder construye líderes.

4. Condiciona a tu equipo para tener una comunicación efectiva

Al enfrentar ese momento de vida o muerte sobre el Hudson, no tuve tiempo de decir mucho sobre lo que estaba pasando. Pero debido a que mi tripulación y yo sabíamos perfectamente cuáles eran nuestras responsabilidades, no tuve que preocuparme.

Mi primer oficial Jeff Skiles y yo colaboramos sin palabras. Y antes de hacer el anuncio más importante de mi carrera a tripulantes y pasajeros, me tomé un par de segundos para formular un mensaje conciso, pero efectivo. Dije “Este es el capitán. Prepárense para el impacto”. Eso le comunicó a los asistentes aéreos que un aterrizaje de emergencia era inminente y que deberían anunciar “¡Cinturones de emergencia, agachen las cabezas!” a los pasajeros para evitar lesiones. Ese simple mensaje funcionó porque la comunicación efectiva estaba condicionada en la organización de mi equipo.

5. Asegúrate que tú y tu equipo se tengan en el mismo nivel de estima

Muchas personas piensan en la responsabilidad en términos de un jefe culpando a sus empleados. Pero en mi mundo lo que funciona es saber que el resto de tu equipo cumplirá con las tareas asignadas, de la misma manera en que tú lo harás. Lo aprendí como piloto de la Fuerza Aérea estadounidense, donde el éxito y el fracaso, la vida o la muerte, se miden por segundos y centímetros.

Hay una disciplina de responsabilidad mutua porque cualquier lapsus puede ser catastrófico. Esta fuerza hace que todos seamos responsables de un resultado.

No enfrentamos crisis, de aviación o de negocios, todos los días, pero frecuentemente enfrentamos obstáculos y oportunidades. Practicar estas habilidades cuando no estás bajo presión las hará tu segunda naturaleza y estarán listas para los momentos de prueba.

riesgoEl pasado sábado tras una estupenda comida con un grupo de ex-compañeros de trabajo y, sin embargo, grandes amigos, decidimos a los postres ponernos, sin haber recurrido aún a la ayuda de las bebidas espirituosas más allá de un poco de vino, a resolver el mundo empresarial.

¿Por qué no se toman las decisiones que objetivamente parecen más adecuadas? ¿Por qué la mayoría de las empresas siguen utilizando procedimientos (y tecnología) cuya obsolescencia salta a la vista? ¿Por qué se perpetúan en el mismo puesto personas con mucho potencial? ¿Por qué lo raro es innovar?

Pues bien, llegamos a una conclusión que da respuesta a estas y otras muchas preguntas. Podría expresarla de muchos modos, pero creo que para ser fiel al debate que tuvimos, y para aportar claridad desde el principio, la trascribiré del modo coloquial en que lo reflejamos allí: A la hora de tomar las decisiones más importantes se antepone a los posibles beneficios para todos, la necesidad que tiene el que la toma de poner a salvo su propio culo.

Digámoslo de otra manera más formal, nadie teme consecuencias negativas cuando toma una decisión conservadora. Pero la innovación puede tener riesgo, sobre todo para el que decide apostar por ella.

Como si fueras un explorador en la selva, caminar por veredas previamente transitadas y acondicionadas está prácticamente exento de peligro, buscar nuevas rutas más óptimas o que te lleven a nuevas metas puede hacer que te acaben arrojando por el borde de un desfiladero como si fueras un porteador de una película de Tarzán.

Lo cierto es que, como sucede la mayoría de las veces en la vida, nuestros temores son mucho más imaginarios que reales, tienen que ver con esa falsa sensación de seguridad que se tiene cuando se marcha siguiendo al rebaño. En este caso tiene que ver con la sensación de impunidad que concede actuar en modo aborregado.

Cuando la opción fácil no sólo está bien vista, sino que en ocasiones incluso se premia… ¿Por qué querría la gente arriesgarse?

Para dejar huella hay que meterse en los charcos, pero eso se contradice con algunas prácticas empresariales que premian la limpieza de tus zapatos.

Que levante la mano quién no haya visto en alguna ocasión como se ha optado por una opción más cara no por tener la seguridad de que puede ser la que mejor se adapte a nuestras necesidades sino simplemente por tener bien cubiertas las espaldas.

Si, sin hacer un análisis de la situación y simplemente por no complicarte la vida, optas por la opción más cara, tirando de un proveedor reconocido, y el resultado es malo, la culpa será obviamente de ese proveedor porque invirtiendo tanto dinero no debería haber fallado. Sin embargo, si se apuesta por una opción menos conocida y más barata, aunque en tu decisión hayan primado tras un largo análisis, el ahorro para la empresa y la innovación, la culpa de un posible fracaso será tuya… por salirte del camino marcado.

La gran paradoja empresarial es que cuanto más dinero tiene la empresa menos se arriesga porque muchas decisiones se toman bajo este principio del mínimo esfuerzo para poner el culo a salvo.

Se innova más por necesidad que por principios. Cuando escasean los recursos se agudiza el ingenio y se exprime cada gota de los presupuestos.

Esto explica por qué grandes mastodontes empresariales permanecen anclados en el jurásico en lo referente, por ejemplo, a transformación digital.

Pero, aunque a corto plazo, para la persona que decide, la solución más conservadora es la más segura; a largo plazo puede tener consecuencias. Todos tenemos en la cabeza nombres de empresas que se han ido a la quiebra por no encontrar el momento adecuado para apostar por el cambio.

Está muy bien que la innovación sea una de las competencias más demandadas en las empresas y que forme parte de sus pilares de cultura corporativa, pero está mejor aún fomentarla y premiarla.

Resulta imprescindible cierta permisividad con la equivocación cuando es el espíritu innovador y no la negligencia lo que nos ha llevado a ella, pero más necesario es aún que se empiece a premiar a aquellos que se atreven a explorar nuevas rutas y consiguen buenos resultados. Por supuesto, reconociéndolos por encima de los que han ido por el camino trazado.

O mandamos un mensaje claro a nuestra organización sobre la necesidad de innovar o acabaremos, cuando menos los esperemos, rezagados respecto al mercado.

Etiquetas de moda como VUCA o transformación digital son sinónimos del modelo de cambio constante en el que ha entrado nuestra sociedad. Un modelo que tiene todas las papeletas para extenderse en el tiempo.

Así que, volviendo al símil de las películas de Tarzán de Johnny Weissmuller (millennials, buscad en la Wikipedia), mejor caminar por el borde de un desfiladero con buenas vistas, que adentrarnos en el interior de un selva por un camino trazado donde podemos acabar hundidos en arenas movedizas.

negocioCuando me preguntaban ¿qué quieres ser de grande? Me encantaba decir: Empresario.

No sabía cómo lo iba a conseguir, pero sabía lo que quería. No es que me haya convertido en el empresario más exitoso del mundo ni mucho menos, pero he tenido éxito porque amo lo que hago, he generado empleos y puedo disponer del tiempo a mi antojo para hacer las cosas que más disfruto de la vida.

He conseguido crear varias empresas, pero la primera que tuve la comencé en mi garaje con 40 mil pesos y en el segundo año de operación logramos vender más de 3 millones.

Ha sido más difícil de lo que imaginé. Hay que lidiar con situaciones como jornadas de trabajo más largas de ocho horas o pagar sueldos en lugar de recibirlos. Pero la pasión y el deseo todo lo pueden.

A continuación les dejo algunos aprendizajes que me han dejado los errores que he cometido a lo largo de mi trayectoria.

Encuentra una necesidad.

Según Robert Kiyosaki emprender significa hacer que las cosas pasen. Encuentra un problema en tu vida y dale una solución. Trabaja todos los días y seguro tendrás un negocio exitoso. Siempre hay una manera de realizar tus sueños.

Comienza con lo que tienes

Piensa grande, empieza pequeño. ¿Qué hago? ¿Cómo? ¿Con quién? ¿Dónde?

-No se va a poder
-Está muy difícil…
-Hay mucha competencia…

Siempre va a haber pretextos para comenzar después. El mejor momento es ahora. Como dice Eric Ries en su libro “The Lean Startup” Es mejor comenzar con algo pequeño, para así conocer verdaderamente lo que el cliente prefiere, en lugar de investigarlo con preguntas hipotéticas.

Lee en exceso

La literatura es una gran arma a la hora de emprender. Te recomiendo libros como “Padre rico, padre pobre” de Robert Kiyosaki, “Crear o morir” de Andrés Oppenheimer, “The marketing blueprint” de Jules Marcoux. Enfoca tu aprendizaje en las ventas, pues si nadie compra en tu negocio, no tienes negocio.

Deja que la fe sea más grande que el miedo

Falla siempre. Seth Godin menciona en su libro Tribes: lo único que hace grande a las personas y a las organizaciones es su voluntad de querer ser imperfectos todo el tiempo, el deseo de fallar en el camino al cumplimiento de una gran meta es el gran secreto del éxito. No tengas miedo a equivocarte. Las mejores enseñanzas vienen de los errores.

No te compares con empresas o con personas,

probablemente te llevan muchos años de ventaja. Siempre mide tus resultados con base en tu crecimiento y tus metas. Cuando pienses que tienes muy poco, es miedo. Persigue tus sueños.

Aprende de otros negocios que han tenido éxito

Por ejemplo, Toyota con su sistema Just in Time: tienen un inventario de refacciones en los talleres no muy grande. Cuando utilizan una pieza, se manda una señal a la bodega para que les envíen otra y la bodega manda otra señal a la fábrica para que hagan la pieza que se va a utilizar y así nunca fallar en los tiempos de entrega.

Analizar otros negocios nutre el tuyo con nuevas ideas.

Planea

Una meta grande a largo plazo se ve más difícil de cumplir en la cabeza que una pequeña a corto plazo. Si te fijas objetivos diarios, más pequeños, lograrás ver resultados pronto y tu motivación aumentará. Todas las noches anota las metas a cumplir al día siguiente y táchalas con tu pluma una vez que las hayas cumplido.

Replantea la forma de ver el dinero

¿Rey o méndigo? Levantar tus ventas de la noche a la mañana es muy complicado. Debes tener paciencia y cuidar tus gastos. Cuida más tus pesos, vive primero como méndigo para después poder vivir como un rey.

Adáptate a las nuevas tendencias de publicidad

La mejor publicidad es la de boca en boca. Los nuevos clientes vienen de acciones de clientes pasados (recomendaciones, posts, etc). Hay ciertas personas que imponen estilo y la gente, al verlos, querrá hacer lo mismo que ellos. Busca a los Influencers.

Recuerda que la publicidad debe ser pagada con las utilidades del negocio. En The Lean Startup, Eric Ries recomienda nunca pagar publicidad con el capital inicial.

Aprende a identificar el uso repetido del producto: hay clientes que utilizan el producto más de una vez. Identifícalos y motívalos a que sigan consumiendo.

Éstas son las armas que necesitas:

Instintos de trabajo duro, intuición para resolver problemas y un poco de perseverancia a la antigüita. No será fácil, pero las metas que vayas cumpliendo serán una motivación constante que te ayudará a seguir en tu camino.

Siempre recuerda que la fe es el mejor conductor hacia el éxito. Si quieres, puedes.

Emprender es un estilo de vida. Es importante mezclar distintas actividades. Haz ejercicio, infórmate, ten un mentor. Aprende de gente que ha tenido éxito. Lee mucho, toma cursos; aliméntate bien, procura a tu familia y lo más importante, ¡Que tu meta no sea el dinero! Encuentra una pasión que vaya mas allá, lo monetario vendrá por añadidura.

“Cuando un ganador cae a la lona, aprende de sus errores y se levanta más fuerte. Los perdedores hablan de lo que quieren hacer. Los ganadores lo hacen. Los perdedores se rinden porque la carrera es muy larga. Los ganadores trabajan hasta llegar a la meta sin importar los obstáculos que se presenten.” Scott Gerber

pasiónNaphtali Hoff en el boletín de SmartBrief on Leadership del pasado 30 de junio plantea que es bien conocido el hecho de que muchos profesionales no sienten ninguna pasión por su trabajo.

Según un informe publicado por Deloitte University Press hasta un 87,7% de la fuerza laboral estadounidense no utiliza todo su potencial en su trabajo porque no sienten pasión por el mismo.

Tom Rath en su libro “StrengthsFinder2.0” presentaba datos similarmente desalentadores. En él refiere que Gallup ha encuestado a más de 10 millones de personas en todo el mundo para conocer sus opiniones sobre su compromiso en el trabajo y ha encontrado que apenas un tercio de los entrevistados estaban de acuerdo con la siguiente frase: “En el trabajo tengo la oportunidad diariamente de hacer aquello que sé hacer mejor”.

En una encuesta relacionada realizada a 1000 de los participantes que habían manifestado ante la frase anterior que no estaba de acuerdo ninguno respondió que sentían un compromiso emocional con su trabajo.

Es importante resaltar que los términos compromiso y pasión muchas veces se utilizan de forma intercambiable cuando se hace referencia a la actitud y el esfuerzo de los profesionales ante el trabajo. Pero muchos expertos destacan que la pasión es realmente el objetivo a perseguir porque expresa una motivación intrínseca de larga duración para trabajar con un nivel alto de desempeño.

El compromiso, por otra parte, puede tener una duración más corta en el tiempo y con frecuencia expresa motivaciones de corte más extrínseco (búsqueda de halagos, competitividad, incentivos,…) que puede impulsar a profesionales que normalmente adoptarían una actitud más pasiva a comprometerse durante un periodo de tiempo.

En el cambiante mundo de las organizaciones actual éstas necesitan contar con profesionales apasionados que sean capaces de movilizar un alto desempeño mantenido en el tiempo y que posean resiliencia y una orientación marcada hacia el aprendizaje.

Un profesional apasionado se caracteriza, entre otras cosas, según el estudio de Deloitte, por:

a) Aportar niveles elevados de energía a su trabajo.
b) Buscar nuevas y mejores soluciones para problemas desafiantes.
c) Asumir riesgos significativos para mejorar el desempeño.
d) Atravesar barreras para lograr resultados.
e) Ser felices en el trabajo.
f) Ser leales.
g) Hacer su trabajo como tiene que ser hecho.
h) Obtener un desempeño más alto cada año.

Por su parte los equipos apasionados:

A) Inspiran a los que les rodean porque la pasión engendra pasión.

B) Están dispuestos a crear un ambiente más orientado al trabajo en equipo.

Hoff propone las siguientes estrategias para ayudar a los líderes a incrementar la pasión en sus lugares de trabajo:

1. Establecer la pasión como una prioridad.

Buscar siempre la pasión, desde la selección de profesionales incluyendo preguntas sobre el tema en las entrevistas que sirvan para detectar a los profesionales que tienen las características anteriormente descritas.

Por ejemplo: “¿Qué es lo que amas de la carrera o profesión que has elegido?, ¿Qué te inspira?, ¿Qué tipo de trabajo o temas detestas?, ¿Qué opinas sobre trabajar con otros y sobre asumir riesgos?

Se trata de intentar captar lo que el potencial seleccionado puede creer y sentir.

2. Conectar con las emociones de los profesionales.

La pasión es una emoción, un estado mental.

Aunque muchos directivos opinen que se debe trabajar y dejar las emociones fuera estas ideas pueden dañar la pasión de los colaboradores. Las personas necesitan saber que su trabajo importa y tiene un propósito. Los líderes deben fomentar el contacto de los profesionales con los destinatarios de sus servicios y entre ellos. Cuanto más conozcan las repercusiones de su trabajo mejor desempeño tendrán.

3. Derribar barreras.

En ocasiones los mayores obstáculos para la pasión son las barreras que hacen que los profesionales no puedan realizar bien su trabajo. Los silos reales o imaginarios existen en prácticamente todas las organizaciones. Al fomentar el trabajo entre departamentos y la colaboración entre equipos se evita la sensación de aislamiento y con ello se alienta la pasión al abrir nuevas posibilidades.

4. Asignar tareas en función de los intereses y talentos de los profesionales.

Los profesionales van a desarrolla todas sus posibilidades y a sentir pasión si pueden realizar un trabajo que se ajusta a su talento.

5. Facilitar el desarrollo de las capacidades de los profesionales.

Ofrecer oportunidades de aprendizaje que posibiliten el crecimiento de los colaboradores y su confianza en que van a poder realizar bien su trabajo. No hay nada que movilice más la pasión que el sentimiento profundo de habilidad y aptitud. Fomentar la relación con profesionales del sector para conocer otras perspectivas.

6. Rodear a los profesionales de pasión.

Seleccionar directivos y miembros de equipos que se sientan comprometidos y sientan pasión por ayudar a los profesionales a descubrir sus talentos. No hay que olvidar que la pasión engendra pasión.

caminosNunca deja de sorprenderme cuánto tiempo gasta la gente buscando atajos mágicos para alcanzar el éxito empresarial cuando el único camino ideal está mirándolos de frente: los emprendedores reales que comienzan negocios verdaderos, que emplean a gente real y que hacen productos y servicios para sus clientes.

Sé que es difícil, involucra mucho trabajo, pero así es la vida. Además, ve el lado amable: harás lo que quieras a tu manera.

Sólo hay una trampa, tienes que empezar por algún lado. Las ideas y oportunidades no se crean de la nada. La única forma que conozco para comenzar es aprender una habilidad comercial y trabajar duro. En mi experiencia, de ahí es de donde vienen las ideas, socios y finanzas.

Si quieres hacerlo bien, aquí hay ocho historias que tal vez nunca has escuchado de empresas reconocidas.

Pierre omidyar

En 1995, un programador de computadoras comenzó a subastar cosas en su sitio Web.

AuctionWeb, como antes era conocido, era un proyecto personal, pero cuando la cantidad de tráfico aumentó, fue necesario crear una cuenta en internet y Omidyar tuvo que comenzar a cobrarle algo a las personas por el servicio. De hecho, contrató a su primer empleado para que se hiciera cargo de estos pagos. Este sitio hoy es conocido como eBay.

John Ferolito y Don Vultaggio

En los 70s, una pareja de amigos de Brooklyn creó una distribuidora de cerveza en la parte trasera de un autobús. Dos décadas después, al ver lo bien que le iba a Snapple, decidieron intentar hacer bebidas dulces y lanzaron AriZona Green Tea. Hoy en día, esta marca es la número uno en Estados Unidos y se distribuye a nivel mundial. Estos amigos todavía son dueños de la empresa.

Matt Maloney y Mike Evans

Esta pareja se encargaba del desarrollo de software en Chicago. Estaban trabajando en un proyecto y se cansaron de llamar a los restaurantes para pedir su cena, fue entonces cuando se les ocurrió la idea de tener un solo lugar al cual llamar para recibir la comida. Ahí es donde decidieron iniciar GrubHub, empresa que se dio a conocer el año pasado en abril y ahora vale más de tres mil millones de dólares.

Joe Coulombe

Después de operar una pequeña cadena de tiendas de conveniencia en el sur de California, Coulombe tuvo una idea: tal vez los universitarios quieran algo mejor que el Seven Eleven. Así que abrió una tienda con un tema tropical en Pasadena llena de buen vino y otras bebidas, contrató buenos empleados y les pagó bien. Agregó más locaciones cerca de universidades, comida saludable y así fue como comenzó Trader Joe’s.

Howard Schultz

Un viaje a Milán le dio la idea a un joven vendedor que trabajaba para una tienda de café en Seattle de mejorar la calidad del espresso como lo hacían en Italia. Su jefe no tenía ganas de ser dueño de varias cafeterías, pero accedió financiar la idea de Schultz. Hasta le vendió el nombre del negocio Starbucks.

Phil Robertson

Había un hombre que amaba cazar patos, tanto que prefirió hacer eso en lugar de jugar para la NFL.

Inventó un llamado para patos, comenzó su propia empresa llamada Duck Commander, eventualmente puso a su hijo Willy a cargo y eso dio lugar a un imperio de medios de comunicación y merchandising para un imperio llamado Duck Dynasty.

Konosuke Matsushita

En 1917, en Japón, un aprendiz de 23 años que no tenía ninguna educación formal trabajaba en la empresa Osaka Electric Light. Se le ocurrió la idea de una toma de luz mejorada. Su jefe no estaba interesado, así que el joven Matsushita comenzó a hacer muestras en su sótano. Después probó con lámparas para bicicletas que funcionan con baterías y otros productos electrónicos.

Matsushita Electric, como era conocida hasta 2008 cuando la empresa cambió el nombre oficialmente a Panasonic, ahora vale 66 mil millones de dólares.

Steve Wozniak y Steve Jobs

Aunque habían sido amigos desde la secundaria, estos dos jóvenes que abandonaron la universidad recibieron reconocimiento en el mundo de la computación por haber trabajado en un juego en Atari. El tercer fundador de Apple, Ron Wayne, también era alumno de ahí.

Como siempre he dicho, el mundo está lleno de posibilidades infinitas y grandes oportunidades, pero tu vida y carrera tienen un límite, lo que significa que tienes cierto tiempo para iniciar y dejar tu marca en el mundo. Este es tu momento, no lo pierdas. Encuentra algo que te guste y hazlo, así es como empiezan los verdaderos emprendedores.

 

 

 

Subir »
FB