Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Negocios:

Los secretos de los negocios exitosos y cómo convertirte en un gran líder

Hay dos tipos de negocios en el mundo, aquellos que juegan para ganar (Zappos, Starbucks y Apple) y aquellos que juegan para no perder.

Los primeros son vendedores agresivos, reclutadores implacables y estrategas proactivos, mientras que los segundos venden, reclutan talento y copian estrategias.

Jugar para ganar es sobre crecimiento. Jugar para no perder es sobre supervivencia. Si quieres que tu negocio crezca, juega para ganar.

Aquí hay cuatro formas para lograr esto:

1. Enfrenta el cambio sin miedo.

Algunas empresas actúan bien frente al cambio. ¿A quién le gusta el cambio? Si tu negocio está jugando para ganar, adáptate a las demandas cambiantes de los consumidores.

Hace una década hubiera sido muy difícil imaginar un menú de McDonalds ofreciendo varias opciones de ensaladas o una Comida Feliz con opciones como trozos de manzanas en lugar de papas fritas. McDonalds sigue siendo un jugador que quiere ganar porque se preocupó por la salud de los consumidores y por eso cambió su menú.

2. Innova.

Las empresas que juegan para no perder se enfocan en su competencia. Algunos negocios piensan en lo que sigue. Los innovadores están ocupados tratando de encontrar la última y mejor herramienta para hacer que su negocio mejore.

¿Quién hubiera pensado que actualmente los teléfonos iban a poder hacer tantas cosas, tener una cámara, una biblioteca musical o ser una computadora portátil? Eso es exactamente lo que Apple pensó mientras que la competencia se enfocaba en cómo superar a los demás en cuanto a precios y capacidad en los mensajes de texto.

3. Crece.

Las empresas que juegan para ganar están en una batalla constante para aumentar su presencia, los beneficios y las oportunidades. Estas organizaciones siempre comparan sus resultados con sus últimas metas. El enfoque de superar sus propias cifras es una receta para el crecimiento.

Las empresas grandes vigilan a la competencia y al mismo tiempo se enfocan en mejorar sus resultados anteriores. El crecimiento constante es virtualmente imposible de mantener, pero las compañías que juegan para ganar se aseguran que el crecimiento vaya hacia el norte.

4. Encuentra talento motivado.

Los negocios que buscan ganar buscan gente talentosa para reclutarla. Visite Zappos hace dos años y admiré su talento para sumar a gente valiosa. Después de que alguien nuevo había cumplido el periodo de prueba, a él o ella se le ofrecía un bono para irse. La mentalidad del liderazgo de Zappos establece que si a alguien le interesa más el dinero que la oportunidad de trabajar para la empresa, entonces no servirá para la posición.

Las compañías que juegan para ganar, reconocen que el éxito se construye de la colaboración entre gente trabajadora y la estrategia para reclutar talento.

Como emprendedor tienes muchas posibilidades de equivocarte: al tomar una decisión, al resolver un conflicto, al no entender bien tu mercado, el no atreverte y aprovechar una oportunidad, al carecer de liderazgo ante tu equipo, al seleccionar mal a tu gente o creer que porque es de la familia es “intocable”.

Continuamente estamos expuestos a cometer errores, la magnitud del resultado es lo que propicia la sensación de “está bien me equivoqué, lo puedo solucionar” o “soy pésima, fracasé y no puedo hacer nada”

Fracasar o equivocarse en algo siempre ha sido nuestra pesadilla. En ocasiones es tanto el miedo que tenemos a vivir esta situación que simplemente preferimos no arriesgarnos y probablemente estemos dejando pasar buenas oportunidades.

Por generaciones, se le ha dado al fracaso una connotación negativa, sin embargo en Victoria147 diferimos ya que para nosotros fracasar es una manera/oportunidad de reinventarse, evolucionar y crecer.

Se dice que el camino del emprendedor es solitario y esto seguramente lo resientas más cuando te das cuenta que “sí, la regaste” y sobre todo cuando te encuentras a quien simplemente te dice “ves te lo dije”.

Lo peor que puedes hacer es auto-castigarte y pensar que eres mala en los negocios, no te atormentes preguntándote continuamente “¿por qué a mí? Más bien analiza qué fue lo que hiciste u omitiste para entender en qué punto fue que perdiste la dirección/visión que te llevó a fracasar.

Aunque no existe una regla universal que establezca después de cuántos fracasos una obtiene el conocimiento “divino” para no volver a equivocarse, creemos que mientras más intentes cosas y te arriesgues, más probabilidades existen de equivocarte; pero esto es bueno, pues te da oportunidad de replantear tu rumbo, ver cuáles son las verdaderas prioridades, evaluar tus capacidades para dar respuesta a todos los deberes o proyectos y así volver a intentar y enfocarte en tu proyecto.

Pero cuidado, no puedes vivir cometiendo error tras error, ¡NO!, eso significaría que el planteamiento de tu empresa tiene algo que debe de revisarse pues es lo que te está llevando por el sendero erróneo.

Revisa bien tu modelo de negocio, sus objetivos, los recursos con los que cuentas, la meta a corto, mediano y largo plazo y ahora sí, ve qué es lo que te acerca/aleja de ese objetivo.

Lo importante es que no tengas miedo de actuar, soñar y proponer; en pocas palabras no temas equivocarte. Te comparto tres maneras de evitar equivocarte:

Uno. Saber decir NO

Es común que al estar empezando un negocio lo que necesitas son clientes por lo que a todo dices que SÍ, sin darte cuenta que no es algo a lo que realmente te dedicas, no tienes los recursos (materiales, tiempo, monetarios y humanos) para entregar el proyecto o simplemente no sabes cómo hacerlo.

Te recomendamos ser sincera desde el inicio con tu cliente y le digas la situación; eso aumentará la confianza de éste en ti y podría aceptar los términos que le ofreces. Es mejor ser honesta desde el comienzo que entregar algo mal que provoque descontento con tu usuario final.

Dos. Fortalece la lealtad

Creer que por ser una startup no debes tener acciones encaminadas a fortalecer la lealtad de tus usuarios es erróneo. Parte fundamental para tu crecimiento es que tus clientes regresen, sean tus voceros para que te ayuden en correr la voz. Para hacer un programa de lealtad considera estos tres puntos:

a) Dale seguridad a los clientes de que hay beneficios reales y tangibles;
b) 
Que sea relevante para el consumidor en el día a día; y
c) Que las promociones sean personalizadas.

Tres. Soy la peor mamá del mundo

El fracasar también está acompañado del sentimiento de culpa y muchas veces cuando eres mamá este elemento es más evidente ¿No lo crees?

Piensa las veces que te has sentido mal por no haber ido al festival o bien porque lo dejaste en la fiesta de Juanita y corriste a una cita de negocios, inclusive porque en lo que tú comes un sándwich toda apurada en lo que caminas a tu reunión ves cómo unas mamás están en el parque con los niños.

Y lo peor de todo es llegar a la escuela y darte cuenta que el penúltimo niño en irse a casa es justamente el tuyo.

La culpa al igual que el miedo limita tu actuar. Te recomendamos marcar prioridades y definir qué no estás dispuesta a dejar de hacer con tu hijo y qué sí de esta manera cuando tengas que decidir no te sentirás mal por la elección hecha.

Otras dos opciones que te ayudarán a no sentir que “fracasas como madre” es contar con una red de apoyo que te ayude a cuidar a tus hijos, recogerlos o llevarlos a la escuela, clase extraescolar o fiesta. También es buena idea involucrarlos en tu emprendimiento, que sepan qué es lo que haces, llévalos a la oficina y así cuando les digas “voy a trabajar o a una reunión”, ellos entenderán dónde estás.

Por último, recuerda si cometiste un error no te martirices, evalúa y redirecciona; aprende de ese error. No vivas con miedo a fracasar, eso te detendrá en avanzar, crecer y tomar buenas decisiones.

Platica de tu fracaso, pide consejo acércate a aquellos que pueden retroalimentarte y finalmente reinvéntate, si ya te equivocaste levántate de tus errores, perfecciona y comienza de nuevo.

Una gran idea no cuesta nada, pero convertirla en un negocio exitoso no es barato.

Ya sea que necesiten US$5,000 o US$500,000 para construir sus negocios, los emprendedores seguido deben presentar su idea ante inversores potenciales para conseguir financiamiento. Pero este proceso puede ser muy retador.

Como fundadores de Beskope Post (un servicio de suscripción de estilo de vida para hombres), Rishi Prabhu y Steve Szaronos levantaron US$800,000 en cinco meses. Cada mes, los suscriptores reciben una caja con productos que van desde esenciales para rasurarse hasta accesorios para el vino.

Los inversionistas de la compañía incluyen nombres gordos, como el STAR Angel Network, conformado principalmente por inversores que son atletas profesionales, como el ex linebacker de la NFL, Keith Bulluck quien fue testigo de las reuniones de pitching.

“Lo que más me atrajo fue la presentación limpia”, dijo Bulluck. “Cuando las personas entran y van al punto es porque saben de qué están hablando”.

También es importante que los emprendedores demuestren carisma y flexibilidad, dijo, porque nadie quiere trabajar con un socio difícil, no importa qué tan bueno sea su modelo de negocio. “Cuando estás iniciando un negocio necesitas ser humilde, porque la realidad nunca se parecerá a tu visión inicial”, señaló Bulluck. “Podrías tener que trabajar para ajustar esa visión”.

Pero todos concuerdan que antes de considerar hacer un pitch, los emprendedores necesitan hacer más trabajo que simplemente escribir un concepto. “Cuando Bespoke presentó su proyecto ante nosotros estaban en una excelente posición”, dice Erica Minnihan, directora de STAR Angel Network, quien ha aparecido en la programación de CNBC Prime. “Tenían un buen modelo de negocio”.

Construye un negocio sólido, después busca el dinero de los inversionistas

Antes de buscar financiamiento, Prabhu y Szaronos operaron Bespoke (con muy poco presupuesto) durante seis meses, haciendo ellos prácticamente todo, incluyendo empacar las cajas.

“El proceso al principio no se trató de pensar en inversión sino en construir un negocio y entender una oportunidad en el mercado”, dijo Prabhu. “El dinero viene después”.

Así, una vez que ganaron una base sólida de clientes se sintieron listos para probar la viabilidad del negocio. “La tracción es importante porque cualquiera puede tener una idea”, dice Prabhu. “Pero ejecutarla… esto es lo que realmente demuestra que la idea funcionará”.

10 secretos para hacer un pitch exitoso

Más allá del consejo número uno: construir un negocio y después buscar el dinero de los inversores, Bulluck, Minnihan y Prabhu afirman que los emprendedores deben entender todos los aspectos de su negocio y estar preparados a recibir críticas.

Además, entregan estas 10 claves para hacer un pitch ganador:

1. Entiende a la perfección el mercado en el cual se insertará tu negocio.

2. Ten una estrategia definida (y comprobable) para conseguir nuevos clientes, y una estimación de cuánto costará hacerlo.

3. Ten una excelente idea para retener clientes.

4. Articula por qué necesitas el dinero de los inversionistas.

5. Presenta un plan sólido sobre cómo usarás el dinero.

6. Reúne a un equipo confiable y capacitado, y define cuáles serán los roles de cada uno.

7. Ten un enfoque sólido y específico para el negocio. Recuerda que menos es más.

8. Dirige la reunión como si fuera una conversación.

9. La actitud importa: Sé carismático a la vez que demuestras una fuerte ética de trabajo.

10. Demuestra flexibilidad y apertura al cambio. Construir una startup es un proceso fluido y dinámico.

Cuatro de cada cinco problemas laborales son causados por una mala o deficiente comunicación entre los líderes y los colaboradores.

De acuerdo con Adolfo Tuñón, socio y fundador de Mesa Consultores, la comunicación no sólo permite resolver conflictos y ejecutar planes, también propicia una relación adecuada entre los individuos de una organización, generando un buen ambiente laboral.

De acuerdo con estudios laborales, la mala comunicación es causante de de distintos padecimientos internos en las empresas:

1. Miedo hacia los directivos o jefes de área.

2. Encubrimiento en las empresas.

3. Falta de confianza entre los colaboradores y directivos.

4. Chismes o habladurías entre los colaboradores de la organización.

5. Baja productividad de las empresas.

6. Control excesivo por parte de los directivos ante la carencia de líderes eficientes.

Si bien comunicar pareciera sencillo, alcanzar una comunicación efectiva entre los integrantes de una empresa puede llegar a ser más difícil de lo que se cree y es necesaria para un buen funcionamiento organizacional. Analistas aseguran que a mayor comunicación, mayor claridad y mayor seguridad de lograr objetivos.

¿Pero, cómo armar tu propia estrategia de comunicación efectiva?

Tuñón recomienda empezar por unificar la importancia de los factores objetivos y subjetivos de la empresa:

• Factores objetivos: son los resultados cuantitativos de las organizaciones

• Factores subjetivos: son los valores, actitudes, responsabilidades y compromisos del recurso humano en éstas.

Una vez realizado este primer paso, trabajar en una buena comunicación con los colaboradores es el paso siguiente, empezando por aprender a escuchar y para poder hacerlo, los directivos deben de empezar con eliminar ciertos filtros que provocan un mal entendimiento de los mensajes e inclusive una comunicación fallida.

Filtros más comunes en la comunicación

Estas frases son muy comunes en la mente de quien ocupa un puesto de liderazgo. Son patrones que se pueden cambiar y que, muchas veces por la dinámica de trabajo, llegan a la cabeza de manera automática… Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

-Yo estoy bien, pero tú estás mal: Se busca el error en lo que se está tratando de comunicar.

-Está bien, pero cuál es tu punto: Ese no es mi problema, háblalo con alguien más.

-Yo ya sabía eso: Dominar en la conversación o ser dominado.

-Estás haciéndome perder el tiempo

Este tipo de filtros traen como consecuencia un desentendimiento entre el emisor y el receptor, causando problemáticas como las que ya se han mencionado dentro de las empresas. Por ello, especialistas aseguran que una buena comunicación se puede logra si se toman en cuenta los siguientes factores:

Comunicar persona a persona:

Algunos directivos creen que la comunicación electrónica es un buen medio para agilizar mensajes, sin embargo, la pérdida de interacción cara a cara puede provocar una mala interpretación o un nulo entendimiento del mensaje, así como la carencia de control y una eminente falta de interacción.

El contacto personal es sumamente necesario para crear lazos entre los directivos y los colaboradores, así como confianza y entendimiento; dando como resultado un buen funcionamiento entre los directivos y sus dependientes y una mayor productividad en las empresas.

Enviar mensajes claros:

Nunca hay que dar por hecho que el mensaje está entendido. Ante ello es necesario hablar con la mayor claridad posible, siempre explicar lo que se necesita y cuáles son los resultados que se esperan.

Si hay confianza entre los trabajadores y directivos, lo más seguro es que si algo no está claro, ellos pregunten.

Propiciar las condiciones adecuadas:

El generar un buen ambiente laboral donde haya confianza y seguridad es primordial para que la comunicación funcione y sea adecuada.

Hacer que los directivos y ejecutivos de una empresa vean a su recurso humano como parte importante en la infraestructura de las organizaciones facilitará el manejo y entendimiento de los mensajes, así como el camino para llegar a ellos.

Abrir la agenda para hablar:

La carga de trabajo de los ejecutivos y directivos es demasiada, sin embargo siempre es bueno encontrar un espacio en la agenda para preguntarles a tus colaboradores cómo va el día o cómo es que han estado en los últimos días.

Mantener un parámetro de respeto entre el líder y sus trabajadores, no quiere decir que haya ausentismo, prepotencia y autoritarismo.

Mantener la comunicación abierta:

Si comunicar las buenas noticias no siempre es sencillo, menos lo es para aquellas que son malas. Sin embargo, ser claros en los mensajes y tener un apertura, sean buenas o malas noticias, generará comprensión por parte del equipo y apoyo mutuo.

La comunicación es un factor importante para ejercer el liderazgo y el entendimiento entre todos los miembros del equipo, la productividad y los resultados dependen de manera directa del ambiente laboral de las empresas y de la calidad de vida de sus empleados.

¿Cuáles son tus principales dificultades cuando de hablar y escuchar a tus empleados se trata?

¿Crees que tu jefe te escucha?

Conseguir la libertad financiera con una idea de negocio es un asunto que pone de cabeza a más de un emprendedor; hay muchas vertientes a las que hay que prestar atención para conseguir el éxito.

Pero si se tiene la certeza y la confianza en las actitudes y aptitudes que posee como emprendedor y en la idea de negocio en sí, es probable que pueda superar los principales retos que debe vencer un emprendedor.

Si bien es cierto que los emprendedores tienen múltiples características y habilidades que le permiten superar cualquier obstáculo, también es verdad que el camino para poner en marcha un proyecto no es fácil. En esta oportunidad, mencionamos algunos de los retos que debe superar un emprendedor para ver su sueño hecho realidad.

Retos que todo emprendedor debe superar

Financieros y administrativos

Creemos que uno de los retos más complicados de superar es el hecho de no tener suficiente capital para arrancar un negocio con todo lo necesario para empezar a disfrutar de un ROI positivo. A eso hay que agregarle el hecho que, lo poco que se consigue mediante distintas formas de financiación, hay que aprender a administrarlo, porque de lo contrario, se experimenta el fracaso.

Teniendo tantos recursos efectivos para conseguir clientes y concretar ventas, tanto en el mercado físico como en el ámbito digital, como por ejemplo: el uso de cta en páginas web, Redes Sociales, Marketing de Contenidos, Inbound Marketing, etc.

Es complicado determinar cuál de tantos es el que brinda resultados más rápidos y eficientemente, por lo que es importante saber administrar bien los recursos e invertir en la opción que mejor dé resultados para el negocio que recién comienza.

Falta de conocimiento

Los emprendedores son entusiastas y optimistas y esas, definitivamente, son dos características que le permitirán encontrar la salida cuando el camino se ponga oscuro. Sin embargo, no todo es color rosa, porque aunque tengan todas las ganas de poner su sueño en marcha, se enfrenta a un mundo desconocido.

Aunque tengan una gran idea de negocios y la certeza de que será un éxito en el mercado, no debemos olvidar que se comienza a caminar por un sendero desconocido. Cuando hablamos de desconocimiento, no solo nos referimos a la falta de conocimiento práctico para poner en marcha el negocio, también a la falta de conocimiento sobre sí mismo.

Para esos casos, siempre es recomendable evaluar si se está estableciendo las metas correctas y si el plan de acción que ha definido tiene sentido en el mercado. Es decir, el emprendedor tiene que alinear sus intereses personales con los objetivos del negocio para que experimente el verdadero éxito.

Sí, sabemos que es uno de los principales retos que debe superar un emprendedor, pero es menester aplicar este ejercicio para asegurarse de hacer las cosas bien desde un principio.

Visualizar las oportunidades

Otro de los grandes retos que debe superar un emprendedor es el hecho de reconocer cuando ha tocado a su puerta una oportunidad para avanzar en su proyecto. A pesar de tener una maleta llena de sueños, algunos emprendedores suelen ser inocentes y justo eso puede hacer que pierda la oportunidad de ver materializado su proyecto.

Para ser emprendedor, hay que tener todos los sentidos trabajando, sobre todo cuando se está haciendo un esfuerzo para identificar oportunidades.

Por nuestra parte siempre vamos a recomendar conocer quién es el cliente ideal, qué es lo que busca pero, sobre todo, cuáles son las necesidades insatisfechas del mercado. Cuando estás analizando constantemente el mercado, puedes identificar oportunidades casi de manera natural.

Ponerse al día con las políticas y legislaciones de su país

Quizás podamos tomarlo como una extensión de la falta de conocimiento. Lo cierto del caso es que tratar de emprender sin tener claro las legislaciones, normativas vigentes o políticas del estado con respecto al tipo de negocio que se tiene en mente es, sin duda, otro de los retos que debe superar un emprendedor.

La recomendación con respecto a este punto es que el emprendedor busque asesoría de un mentor que pueda guiar los pasos, a fin de que la idea de negocio tenga cabida dentro de las leyes del país.

Un mentor no solo puede ser de gran ayuda para ayudar a conocer los reglamentos que rigen la actividad comercial de la idea de negocio, también es excelente para guiarlo con todo lo referente al proyecto.

Por ejemplo, si quisiera iniciarse en el mercado online, puede ayudar a crear un plan de contenidos, hacer publicidad en Facebook o crear un plan de Social Media, es decir, su competencia es muy amplia y puede convertirse en la mano derecha de cualquier emprendedor.

El emprendedor está sometido a un reto por minuto, toda su vida empieza a girar entorno a su emprendimiento, si es que ha decidido dedicarse a él al 100%, por tanto, son miles las complicaciones que tiene que resolver a diario, por ejemplo: acostumbrarse a vivir lleno de dudas e incertidumbre, soledad, pero sobre todo el miedo de fracasar y aprender a superarlo para levantarse rápidamente.

Nadie dijo que sería fácil, pero la satisfacción de llevar a cabo su sueño, generará una alegría indescriptible

¿Está listo para superar estos retos?

Conversando con un amigo y ex colega profesional, director general de la filial española de una conocida multinacional de la alimentación, la charla derivó hacia la lamentable pero imprescindible situación en que un directivo debe tomar la decisión de despedir a un colaborador que no se adapta al cambio.

En los procesos de cambio solemos observar actitudes que obedecen a la conocida Distribución Normal, popularmente conocida como Campana de Gauss (Carl Friedrich Gauss, 1777-1855).

Esto no es extraño, ya que el prolífico matemático y científico alemán verificó que la inmensa mayoría de los procesos aleatorios del mundo social y natural se ajustan a esa campana: una mayoría de la población ocupa las posiciones centrales, una minoría se decanta al extremo inferior y otra minoría al extremo superior –pensemos en cómo se distribuye la población según la altura o según los tests de inteligencia cognitiva–.

También en los procesos de cambio empresarial, tales como reorganizaciones, nuevas estrategias, reasignaciones de tareas, nuevos jefes, etc., encontraremos aproximadamente un 20% de colaboradores que lo rechazarán, un 60% que se encontrarán desorientados y expectantes, y un 20% que lo aceptarán bien.

Imagina una regata de remo en que un 20% reman en el sentido correcto, 60% están confusos y no saben qué hacer, y el otro 20% reman en el sentido opuesto. La embarcación no llegará muy lejos, ¿verdad? Pues así será tu empresa o tu departamento si no actúas.

En muchas ocasiones ya he mencionado que no es posible contentar a quien nunca estará satisfecho. Es por ello que hay que sondear rápidamente cuál es el 20% de colaboradores que rechazan el cambio. Una vez que les hayamos facilitado que se suban al tren del cambio y hayamos visto que nuestros esfuerzos han sido en vano, no hay que perder tiempo: hay que darles un aviso, dos como mucho, y al tercero reubicarlos o despedirlos. Siento ser tan tajante.

Bastante trabajo tendremos en contribuir a que el 60% expectante evolucione hacia el cambio que queremos imprimir, como para tener que estar permanentemente empujando hacia delante al 20% negativo –ya que algunos no se moverán ni un ápice de su posición actual–.

Sería muy desgastante, no conseguiríamos nada al final, y habríamos perdido la oportunidad de contribuir a la evolución del 60%. Éstos, dado que hacer cambios cuesta, siempre tienden a observar si el 20% de rechazadores se sale con la suya para alinearse con ellos. Es otro motivo para prescindir cuanto antes.

Un nuevo jefe o una nueva estrategia o un proceso de cambio en la empresa en general, dispone de 100 días para conseguir que su equipo se suba al nuevo tren. Lo que no se consiga en ese tiempo ya no se conseguirá. Al principio el cemento es semilíquido y maleable. A medida que se va asentando y solidificando ya no se podrá modificar.

Todo cambio tiene un coste. Quien no lo entienda más vale que continúe operando como siempre.

¿Para qué quieres cambiar la estrategia o las formas de operar? Entiendo que es para crecer y mejorar, ya sea consiguiendo más ventas o más margen, agilizando el servicio al cliente, reduciendo costes, o similares.

¿Realmente crees y estás comprometido en ese crecimiento y en esa ambición de mejora? Pues si es así, te toca la papeleta más difícil. De lo contrario te estás engañando a ti mismo y más valdría que no iniciaras ningún movimiento, y así al menos mantendrás a salvo tu credibilidad.

No te desgastes en esfuerzos inútiles. Centra tu energía en apoyar al 20% positivo. Ellos son los que arrastrarán al 60% de indecisos. Ese esfuerzo sí que vale la pena porque tendrá un retorno.

Te deseo lo mejor.

Estamos en Septiembre, pronto en la mayoría de empresas se empezará el nuevo ciclo de planeamiento estratégico, donde los principales líderes de la organización, se reunirán y realizarán talleres para intentar plasmar en un papel, las acciones a seguir en los próximos años.

Sin duda un proceso crítico para cualquier empresa, pero que a mi criterio se encuentra “enlatado” en metodologías que fueron exitosas hace 25 años, pero que hoy, a raíz de los cambios que se han dado en la forma de hacer negocios, han perdido efectividad.

En el presente artículo, lo primero que deseo compartir es que si queremos llevar nuestra estrategia a otro nivel, en vez de buscar respuestas que queremos escuchar, las que nos “acomodan”, debemos encontrar las preguntas correctas y sentir el riesgo de lo que las respuestas nos pueden indicar.

Si quieres encontrar respuestas diferentes, empieza por hacer las preguntas correctas y eso implica enfrentar conversaciones difíciles, tener apertura, saber escuchar, pero sobretodo ser consciente que mientras más puedas anticiparte a esta respuesta, más probabilidades tendrás de competir de manera exitosa.

A continuación quiero dar a conocer algunas preguntas estratégicas que puedes realizar, con el fin de mejorar tu proceso estratégico.

¿Qué vas a dejar de hacer?

Esta pregunta, es una de las más complicadas de responder para la mayoría de ejecutivos, debido a que ellos están acostumbrados a responder de manera rápida las maravillas de lo realizado y lo que se debe hacer en el futuro, pero pocas veces se escuchará lo que se debe dejar de hacer.

¿Vale la pena seguir con todas las líneas de productos?, ¿Mantener la política comercial?, ¿Seguimos con la estrategia de marketing?, ¿reducimos los sku´s? ¿Seguimos con los mismos clientes?, ¿vendemos en los mismos lugares?, ¿producimos de la misma forma? Y la ¿distribución?, etc.

Una decisión estratégica, es tomar conciencia de las cosas que hemos venido haciendo y que no han dado los resultados esperados y que debemos dejar de hacer. Si no tomas esta decisión, te correrás el riesgo de mejorar procesos que sólo mejorarán la velocidad de conseguir resultados no deseados.

¿Tienes el equipo adecuado?

Otra pregunta que a varios ejecutivos les cuesta realizar, quizá porque sin duda el trabajar junto a un equipo por un periodo de tiempo prolongado, hace que la relación profesional se vuelva más fuerte y en algunos casos se empiece a generar una relación amical. Sin embargo, en algunos casos, mi consejo es que con “cabeza fría” te hagas esta pregunta.

A los líderes de un equipo, área, organización, los contratan para obtener resultados, maximizando los recursos disponibles de la organización. El tiempo es uno de los recursos más valorados que existe y si quieres mejorar tu performance estratégica, tienes que tomar la decisión si tu equipo tiene las competencias para implementar con éxito la estrategia que la empresa requiere aplicar.

Por ejemplo: Si se quiere implementar la estrategia de desarrollar nuevos productos o servicios a clientes en el 2018. ¿Tiene tu equipo las competencias necesarias para llevar a cabo este proceso? ¿Son creativos? ¿Pueden implementar una idea innovadora?

Sin duda habrá varios casos donde se puede enseñar la competencia al equipo actual, pero seguro existirán otros, que lo mejor es incorporar esta competencia desde afuera. Recuerda que puedes enseñarle a un pavo a subir a un árbol, pero te costará mucho tiempo y esfuerzo. Quizá lo mejor hubiera sido contratar a una ardilla para que lo haga.

¿Cuál es el impacto de no hacer nada?

Muchas veces en los procesos de estrategia, se plantean planes de acción para el logro de los objetivos. Todos ellos implican inversiones a desembolsar y una gran cantidad de análisis que lo que intentan demostrar es que la inversión vale la pena de ser realizada.

Muchos ejecutivos y empresas, piden una gran cantidad de revisiones a los análisis, porque son decisiones que implican tomar riesgos y esta palabra (riesgo) es una de las palabras que más atemoriza a los líderes de hoy, por lo que muchas veces, se pierde una considerable cantidad de tiempo (el recurso más escaso), para seguir haciendo análisis dilatando la toma de decisiones y quizá perdiendo la oportunidad de lograr algo diferente para la empresa.

Sugiero que se empiece a analizar y valorizar 2 cosas más. ¿Cuánto pierde la empresa por dilatar la toma de decisión para implementar un proyecto? Y principalmente, ¿Cuáles son los impactos de no hacer nada?

Estrategia es tomar decisiones difíciles e implica enfrentar riesgos en lugar de evitarlos.

Cuesta mucho dar el primer paso, pero lo que tenemos que entender es que pese a que en algunas ocasiones nos puede llevar por caminos diferentes a nuestro ansiado “plan”, en la gran mayoría de ocasiones, serán cruciales para salir del cómodo “status quo” que a muchos ejecutivos les complace permanecer.

¿Estás listo para realizar estas preguntas incómodas? Espero que sí.

Zugoi BlogCualquiera que haya visto a Mark Cuban sabe que es orgulloso y testarudo, y no dará marcha atrás en una pelea, especialmente no contra el presidente Donald Trump.

Pero cuando se trata de tomar decisiones para sus negocios, en las últimas dos décadas, el inversor multimillonario explicó en su libro de 2011 “Cómo ganar en el deporte de los negocios”, ha sido muy cauteloso en dejar que su ego lidere. Y este enfoque se basa en una conversación que tuvo con Don Nelson, el ex entrenador en jefe de su equipo en la NBA, los Dallas Mavericks.

Cuban compró los Mavericks en 2000 y retuvo a Nelson como entrenador hasta 2005. Los dos tuvieron una relación tensa, pero cuando Cuban escribió su libro, elogió a Nelson y dijo que “aprendió mucho” del entrenador.

“Me dijo algo al principio que me abrió los ojos”, escribió Cuban. “Olvidé la conversación exacta, pero estábamos hablando sobre jugadores, y le pregunté por qué no hablaba con un jugador específico sobre algo que estaba sucediendo. Lo que dijo fue: ‘El peor evaluador de talentos es un jugador que intenta evaluarse a sí mismo “.

Cuban dijo que pensó en esa línea después de la conversación y se preguntó cómo se aplicaba eso a sí mismo como emprendedor e inversor muy ambicioso: “No queremos creer que hay cosas que no podemos hacer. Queremos creer que si intentas lo suficiente, trabajas lo suficiente y tienes un poco de suerte, el cielo es el límite. El problema es que dejamos que nuestra confianza nuble nuestro juicio sobre lo que realmente sabemos sobre nosotros mismos“.

Cuando tenía 23 años, por ejemplo, comenzó una compañía de software llamada MicroSolutions, y su ambición le decía que podía manejar todos los aspectos del negocio. Su talento era el marketing y la codificación, y aunque estaba irremediablemente desorganizado, pensó que si solo aplicaba su ética de trabajo para convertirse en el chico de los detalles, estaría hecho.

Basta decir que no pudo ser un maestro para todo y sostener un negocio en crecimiento. Después de darse cuenta de que estaba pasando más tiempo apagando incendios que haciendo nuevos negocios, Cuban se asoció con un programador llamado Martin Woodall, quien, según Cuban, era la persona más detallista que había conocido.

Años más tarde, cuando Cuban pensó en la idea de Nelson de administrar una nómina, entendió que la razón por la que pudo hacer de su primer negocio un éxito el cual inició su carrera fue que había superado la idea infantil de que la fuerza de voluntad por sí sola podría superar cualquier obstáculo.

Él internalizó la lección de Nelson y decidió que para todas las iniciativas futuras actuaría según sus puntos fuertes -como el marketing y los tratos- y trabajaría con otros que puedan compensar sus debilidades, como la planificación y los detalles finos.

En una entrevista de 2015, Cuban le dijo a Business Insider que tomó este enfoque con las cerca de 40 compañías de “Shark Tank” en las que había invertido, además de sus otras empresas. Creó un equipo que podía trabajar estrechamente con cada una de estas compañías y manejar sus deberes administrativos, mientras que él podía responder personalmente por estas compañías en los medios y negociar asociaciones de distribución con compañías como Amazon.

Al escribir sobre su experiencia al asociarse con Woodall y aceptar cuáles eran sus fortalezas y debilidades, Cuban escribió que habría perdido su negocio si se hubiera estado mintiendo a sí mismo.

“Cada uno de nosotros tiene que enfrentar la realidad de quiénes somos y qué somos”, escribió.

Aquí compartimos las mejores lecciones de Bill Gates, co-fundador de Microsoft, venerado por unos y odiados por otros, que ha conseguido coronarse varias veces como el hombre más rico del mundo:

1. Ama lo que haces

Desde su primera interacción con una computadora, la cual ocurrió en la escuela privada de Seattle donde estudió, Bill Gates se sorprendió del funcionamiento de esta máquina y se convirtió en un aficionado de la informática.

Desde joven se hizo programador y, de hecho, no terminó sus estudios en la Universidad de Harvard para dedicarse de lleno a su empresa de software.

Además, a Bill Gates le apasiona tanto la tecnología y las posibilidades de ésta que a la par de Microsoft ha trabajado en otras iniciativas que buscan desde alternativas energéticas confiables hasta diseños de condones que brinden mejor experiencia y seguridad.

2. Encuentra mercados poco aprovechados

Gates (por suerte o intuición) supo advertir que en la informática de consumo existía un mercado igual de valioso en la fabricación de hardware como en la de software. Así que mientras que sus competidores luchaban por crear las mejores computadoras, Bill se enfocó en desarrollar sistemas operativos que le permitieron crecer y expandirse con muy poca competencia.

3. No inventes el hilo negro

A Bill Gates se le ha acusado muchas veces de falta de creatividad e innovación. Apple incluso demandó a Microsoft por considerar que Windows era un plagio de la interfaz gráfica de su Macintosh.

Por otro lado, desde la creación del MS-DOS, que vendió a IBM y que después se convertiría en Windows, el modelo de negocio se mantendría durante los siguientes años: crearía sistemas operativos que pudieran funcionar en diferentes equipos y que incluyeran programas que sólo pudieran usarse con ese software.

Asimismo, no es secreto que las actualizaciones de Windows no significan grandes cambios, sino pequeñas mejoras al anterior. Pero una cosa es clara: este método le ha funcionado… muy bien.

4. Aprende de los fracasos

Una de las mejores frases de Bill Gates es “Está bien celebrar el éxito, pero es más importante prestar atención a las lecciones del fracaso”.

Y es que el co-fundador de Microsoft, como todos, ha enfrentado varias caídas. Entre ellos productos fallidos como Windows Me millenium, Microsoft Bob (una app que ayudaba al quehacer diario) y Windows Vista. Además, su introducción al hardware no ha sido del todo exitosa (con la línea de ordenadores Surface y la adquisición de Nokia), por lo que hace unos meses tuvo que despedir a 18,000 empleados.

5. Rodéate de los mejores

Desde sus inicios como emprendedor, Bill Gates supo que la clave del éxito está en rodearse de gente inteligente y contratar a los mejores empleados. Esto lo supo desde que inició la compañía junto a su amigo Paul Allen, quien también era un aficionado de la informática.

Gates ha señalado que además del talento y la inteligencia, la política de su área de Recursos Humanos es contratar gente apasionada, que comparta la cultura corporativa y desee enfrentar nuevos retos. En una entrevista, el empresario dijo “cuando tienes a personas inteligentes trabajando contigo, quieres mantenerlas estimuladas”.

6. Obtén las mejores lecciones… de donde sea

Bill Gates siempre ha aceptado ser fanático del bridge y que este juego constituye la actividad más preciada de su tiempo de ocio. Aunque se considera un jugador promedio, dice que jugarlo le permite estudiar a las personas y entender sus estrategias para convertirse en grandes jugadores.

Este juego (que involucra alianzas, desarrollo de estrategias, anticipación de la actuación de los demás y responder a lo inesperado) es parte importante de su desarrollo como hombre de negocios.

7. Entiende tus etapas como emprendedor

En los inicios de la empresa, Gates trabajaba prácticamente todo el día e incluso en repetidas ocasiones se quedó a dormir en su oficina.

Sin embargo, conforme el negocio fue creciendo cambió su mentalidad hacia el trabajo y su papel en la empresa. En 2008 (a los 52 años) dejó sus labores diarias en Microsoft para dedicarse principalmente a sus fundaciones y mantener únicamente el enfoque en el área del producto.

Todo emprendedor debe aprender este ciclo: en un comienzo, el negocio requerirá sacrificios y mucho trabajo, pero con el tiempo debes aprender a delegar y dejar una cultura empresarial que continúe aun cuando no estés.

8. Ser un nerd vale la pena

Bill Gates dijo “Sé bueno con los nerds, las probabilidades indican que termines trabajando para uno de ellos”. No hace falta conocer su historia o tener una reunión cara a cara con él para darse cuenta que él mismo es un “nerd”; a simple vista es: sus lentes, sus suéteres de cuello cerrado y su peinado lo delatan.

Pero también es un buen ejemplo de que para triunfar debes ser auténtico y fiel a ti mismo, y que algunas cualidades de los geeks (como la pasión, la obsesión por el trabajo y el conocimiento) son esenciales de la gente exitosa.

9. Sé generoso con tu sociedad

Bill Gates es tan conocido por lado empresarial como por el filantrópico. Junto a su esposa Melinda dirige la Fundación Bill y Melinda Gates, dedicada a reequilibrar oportunidades en salud y educación a nivel local, especialmente en las regiones menos favorecidas.

Hoy en día su fundación es la más grande del mundo por lo que respecta a la cuantía de sus aportaciones económicas a toda clase de programas de ayuda, investigación y desarrollo.

10. Ten una buena vida personal

Además de tener un matrimonio sólido y una activa vida familiar, Bill Gates reconoce la importancia de conservar hobbies.

En su caso, es un amante del bridge y una de sus mayores satisfacciones es ver a su hija montar a caballo. Además, en un chat en Reddit el empresario admitió que lava los platos en su casa todas las noches y que es una actividad que realmente disfruta.

¿Qué opinas de la labor de Bill Gates hasta el momento?

Las redes sociales se han convertido en un campo de batalla en el cual negocios y marcas personales buscan tener la mayor exposición con el fin de posicionarse y llegar a su objetivo principal que es vender.

El tema es que muchos creen que entre más grande es el número de seguidores los resultados también son mucho mejores, algo que está lejos de ser realidad.

Y es que las tendencias de consumo de información y entretenimiento están migrando hacia los medios digitales, no se puede negar que hoy en día las personas pasan más tiempo en frente de la pantalla de su teléfono inteligente o tableta que en frente de la pantalla de un televisor.

Gran parte de los negocios buscan hacer presencia en redes sociales porque “todos lo están haciendo” o porque quieren crear grandes comunidades sin tener un objetivo claro del porqué están allí. Grave error, porque como decía mi abuela “El que no sabe para dónde va cualquier bus le sirve”.

Es por ello que a continuación te daré 5 consejos claves para gestionar con éxito las redes sociales de tu negocio, marca personal o cualquier tipo de emprendimiento en el que estés trabajando.

1. Define el segmento del mercado al que quieres apuntar

No es lo mismo dirigirse a un público de mujeres entre los 25 y 35 años que a uno de mujeres entre los 15 y 25 años, pareciera algo lógico a primera vista, pero es más que común encontrar un negocio que no sabe exactamente cuál es el segmento al que quiere apuntar.

En muchos casos este segmento está definido por lo que piensa el dueño o gerente del negocio más que por una estrategia de marketing seria o un estudio del mercado.

La definición clara del segmento al que quieres apuntar te va a servir para hacer una mejor inversión del tiempo en la creación de piezas y contenidos dirigidos a un público objetivo.

También te ayudará para hacer una mejor inversión en publicidad ya que podrás llegar exactamente a las personas que deseas sin necesidad de gastar dinero en segmentos que no son de tu interés, ya que si por ejemplo, estás vendiendo maquillaje femenino poco te interesa llegar con tu publicidad a los hombres.

Dentro de la definición del segmento es necesario tener claras tres características principales que son género, edad y ubicación geográfica del mercado objetivo.

2. Hay algo mucho más importante que el número de seguidores, el Engagement

¿Prefieres tener una comunidad en redes sociales con 1 millón de seguidores de los cuales solo 100 de ellos compran tus productos o te interesaría más tener una comunidad de 10 mil seguidores de los cuales 1000 compran regularmente lo que vendes?

Y aquí quiero hacer énfasis porque pareciera que interesa más tener cientos de miles de seguidores sin importar el interés que tengan por los contenidos, servicios o productos que se ofrecen.

Hay muchos ejemplos en Facebook, Instagram y Twitter con marcas que tienen comunidades de 2 y 3 millones de seguidores mientras sus publicaciones tienen números muy bajos de Likes, comentarios y compartidos. Entonces, ¿de qué sirve tener un gran número de seguidores que ni siquiera se interesan por lo que publicas?

Un seguidor que no interactúa con tus contenidos mucho menos estará interesado en comprarte algo en el futuro.

Y es aquí donde entra a jugar el Engagement, este se puede definir como el compromiso que tienen los seguidores en redes sociales con la marca, en otras palabras, es el nivel de respuesta que tienen las personas a los contenidos que publica un negocio o persona en sus redes sociales.

Hay muchas formas de medir el Engagement de una publicación, pero a mí me gustan estas dos en particular:

a) Engagement= ((número de likes + número de comentarios + número de veces compartido)/Número de seguidores de la cuenta)*100

b) Engagement= ((número de likes + número de comentarios + número de veces compartido)/Número de personas que vieron la publicación)*100

Esto da como resultado un porcentaje que representa la proporción de interacciones que generó tu publicación respecto al número de seguidores o personas que vieron tu post.

La ventaja de utilizar la primera fórmula es que puedes comparar el engagement de tu cuenta con el de otras cuentas similares, ya que siempre podrás ver el número de seguidores que tienen tus competidores.

Si después de hacer el cálculo tienes como resultado un Engagement del 8% mientras que tu competencia tiene el 2% es porque estás haciendo tu trabajo más que bien, mientras que si es al revés entonces sería necesario revisar la línea de contenidos para hacer ajustes ya que las personas no están generando suficiente compromiso con lo que publicas.

En un próximo post hablaré a profundidad acerca de esta y otras métricas (indicadores) que sirven para medir los resultados de la gestión en redes sociales.

3. Define la estrategia de contenidos

A veces es fácil suponer qué es lo que le gusta a tus seguidores sin tener un estudio o prueba que lo confirme.

Puedes creer que a ellos les gusta que publiques imágenes con frases motivacionales, fotos de tus productos, o videos graciosos, pero ¿realmente este contenido está generando valor para tu marca? ¿Te está sirviendo lo que publicas para que el público se identifique con los valores de tus productos y servicios?

Es por ello que antes de lanzarte a publicar cualquier tipo de contenidos primero deberías hacer un estudio y análisis de lo que publican cuentas similares, ver cómo lo publican, en qué horarios lo hacen, qué paleta de colores utilizan y cualquier cantidad de características que se te ocurran.

Con esto no estoy insinuando que copies lo que hacen los demás, simplemente que tomes la experiencia de quienes ya llevan un camino recorrido porque seguramente ellos ya han tenido un tiempo publicando y saben mucho mejor lo que les gusta y les funciona con sus seguidores.

Después de revisar lo que hacen otras marcas o negocios entonces es hora de sentarte a crear tu propia estrategia de contenidos, en la cual vas a definir la frecuencia con la que vas a publicar, el tipo de contenidos propios que vas a crear, qué contenidos de otras fuentes vas a utilizar, etc. Un punto importante aquí es crear un calendario de contenidos, que es crear una agenda con los horarios y tipos de publicaciones que harás durante cada uno de los días.

Define tu estrategia de contenidos conforme a los valores de tu marca, si quieres expresar alegría, éxito o calidad entonces procura que cada una de tus publicaciones inspire este tipo de valores con solo verlas.

4. Paga para ganar exposición, pero antes segmenta tu público

Cada día se hace más difícil que los contenidos de buena calidad se viralicen o por lo menos se hagan populares de una forma natural. Hoy en día las redes sociales se están reconfigurando para darle prioridad al contenido pago, obviamente, todo es negocio, a ellos les interesa ganar plata también, por algo Zuckerberg es uno de los hombres más ricos del planeta.

La buena noticia es que pagar por publicidad en redes sociales en este momento no cuesta demasiado para llegar a un número importante de personas, de hecho, puedes invertir desde 10 mil pesos (3USD aprox.) y llegar a más de 10 mil personas con una sola publicación (hablando de Facebook).

La inversión en publicidad en redes sociales es muchísimo menor a la que harías en un comercial de televisión, una cuña de radio o una valla publicitaria, lo mejor es que podrás medir los resultados de tu campaña con datos reales porque la misma red social te los entregará, solo necesitas aprender a leerlos y ver cuándo son buenos y cuándo no tan buenos. De esto hablaremos en el consejo número 5.

Otra de las grandes ventajas de la publicidad en redes sociales es que puedes llegar a tu segmento objetivo directamente, ya que puedes definir en cada campaña si quieres que la vean hombres o mujeres, también puedes definir el rango de edad, la ciudad o país en donde quieres que se muestre, así tu inversión en publicidad estará más que bien invertida porque tus publicaciones van a llegar a las personas indicadas.

5. Haz seguimiento de los resultados

No hay forma de posicionar tu marca y mejorar tu estrategia si no estás haciendo un seguimiento constante de los resultados de tus acciones en redes sociales, es por ello que deberías crear un informe semanal haciendo un análisis de las principales métricas o indicadores.

Sería bueno que dentro de este informe también hicieras seguimiento de la actividad de tus principales competidores, marcas o personas líderes en tu sector, de esta forma vas a poder aprender de lo que están haciendo bien y también de los errores que cometen, podrás tomar lo mejor para seguir haciendo crecer tu negocio.

Ten presente que cada campaña que desarrolles en redes sociales tiene un objetivo diferente, así que es importante saber leer los resultados y las métricas para comparar en dónde estabas antes de lanzar la campaña y dónde estás ahora. Aquí te recomiendo revisar métricas como el Engagement, Alcance, Interacción y Conversiones.

Abrir un negocio propio es prácticamente el sueño de todos los mexicanos. A la mayoría de nosotros nos gustaría dirigir nuestra propia empresa, ser nuestro propio jefe y, sobre todo, ampliar por esta vía nuestros ingresos.

Sin embargo, no todas las personas cuentan con el valor que se requiere para poder emprender, ejecutar y lograr el tan anhelado sueño de desarrollar una compañía que lleve completamente nuestro ADN.

Existen decenas de pretextos que todos los días escuchamos y que están relacionados con el miedo que existe a emprender, pero sin lugar a dudas uno de los más constantes es el que tiene que ver con el tema del dinero.

La gente suele pensar que únicamente con capital se puede abrir una empresa, cosa que en parte es importante, pero no tener dinero no significa que definitivamente estemos inhabilitados de la posibilidad abrir una compañía.

Rompiendo el paradigma

Un ejemplo de esto es la experiencia que vivió Leonel Hernández y Brito, asesor de negocios y copropietario de la agencia de tecnología creativa ConceptoApps, una compañía que él mismo inauguró en el momento en que menos lo hubiera imaginado.

Luego de dejar su empleo por un típico recorte de personal y tocar varias puertas sin éxito, este emprendedor mexicano decidió jugarse el todo por el todo para abrir, junto a su esposa, su propio negocio.

Prácticamente sin un peso en la bolsa y con dos computadoras viejas que tenía en casa, Leonel inició una empresa enfocada al desarrollo de páginas web y diseño gráfico que poco a poco salió adelante.

Si bien el inicio de la compañía fue complejo, debido a que el empresario no sabía cómo vender y qué servicios ofrecer, el negocio empezó a caminar luego de mucho esfuerzo y bastante aprendizaje.

Leonel y su empresa ConceptoApps son prueba de que para iniciar una empresa no se necesitan miles de pesos para invertir, sino que todo está en el afán que se tenga para conquistar un objetivo.

¿Cómo lograrlo?

Superar el temor a emprender sin el suficiente dinero es complicado, ya que tener algunos billetes y monedas extras siempre nos dará seguridad, sin embargo, el emprendedor y asesor de negocios asegura que todo está en cómo administremos nuestras ganancias y en qué las invertimos.

Todo lo que ha aprendido desde la apertura de su compañía hasta el día de hoy, le permite a Leonel hacer siete recomendaciones importantes a aquellas personas que quieren emprender, pero que no tienen el dinero suficiente para hacerlo. Aquí te las presentamos.

1. Emprende en el terreno que conoces

El experto sostiene de entrada que el giro que elijas para tu negocio debes de conocerlo a la perfección, esto con el objetivo de que te manejes mucho mejor en el nicho y sepas como dirigirte en él para tener éxito.

Además, mientras más conozcas el sector en el que te encuentres, mejor uso darás al dinero que tienes destinado para impulsar tu empresa, evitando hacer gastos innecesarios que podrían terminar por afectarte.

2. No pagues rentas    

Leonel Hernández explica que un gasto que definitivamente te debes ahorrar es el del pago de rentas por espacios físicos. A menos que estés considerando abrir un negocio de comida, como un restaurante, no pagues por oficinas o locales.

Apóyate de las plataformas de Internet si tu objetivo es vender productos definitivamente utiliza tu casa como el centro de operaciones de tu compañía. Visita a tus clientes en sus instalaciones siempre.

3. Reduce tu personal

Trata de pagar únicamente los salarios de los trabajadores que sean esenciales y básicos para tu compañía e intenta hacer tú mismo la mayoría de las labores del día a día en la compañía.

Algo que puede ser muy eficaz para ti es el hecho de contratar trabajadores freelance dependiendo de las necesidades que se van presentando y pagar a colaboradores por proyecto.

4. Elabora tu plan de negocios

El asesor asegura que este es uno de los pasos más importantes para tener éxito y superar el tema del escaso capital económico, ya que mientras mejor tengas definidos tus objetivos, mejores serán tus resultados.

Tres preguntas clave que debes responder con tu plan de negocios son: ¿por qué pusiste tu negocio?, ¿cuáles son los objetivos de tu compañía? y ¿qué metas paulatinas tendrás a futuro?

5. Mayores ingresos, menores egresos

Para Leonel Hernández es muy importante que dado el poco capital que tienes para invertir en tu negocio, realices evaluaciones bimestrales o trimestrales cuyo objetivo sea el ver cómo puedes aumentar tus ingresos y reducir tus egresos.

Esta actividad le ayudará a tu empresa a convertirse en un negocio rentable que genere los ingresos que necesitas y tenga una vida mayor a la que tienen las Pymes en nuestro país.

6. Convierte Internet en tu escuela

Internet fue una de las plataformas que más ayudó a este emprendedor a cumplir con su objetivo, ya que además de permitirle posicionar su empresa, lo apoyó con mayores conocimientos.

Leonel Hernández trató de aprender más acerca del desarrollo de empresas no en una escuela, sino en la red, sitio en el que observó consejos y tutoriales en sitios relevantes para ir apuntalando a la compañía.

7. ¡Cuidado con el negocio de tus sueños!

Finalmente, el experto aconseja a los emprendedores el tener cuidado con ese negocio de sus sueños que durante toda su vida han querido emprender, ya que puede hacerlos perder la cabeza.

Muchas veces se tiene tanta fe en una posible compañía, que nos puede hacer gastar más dinero del que tenemos con el objetivo de materializarlo. Será mucho más importante que evalúes los nichos en los que existe mayor posibilidad de éxito y te decantes por uno de ellos.

Lección 8: “Los organigramas y los títulos no cuentan nada”

Los organigramas son témpanos congelados, fotografías anacrónicas de un sitio de trabajo que debería ser tan dinámico como nuestro entorno. Si la gente realmente se siguiera por los organigramas, las empresas colapsarían. En las organizaciones bien manejadas, los títulos significan muy poco: a lo sumo dan una imagen de autoridad… un estatus oficial que confiere la habilidad para dar órdenes e inducir a la obediencia.

Pero los títulos son un pobre respaldo para el verdadero poder que radica en la capacidad de influenciar e inspirar. ¿Ha notado Ud. que la gente con frecuencia muestra un compromiso personal con ciertos individuos que en el papel (o en el organigrama) poseen poca autoridad pero a cambio tienen chispa, coraje, pericia y se preocupan por sus compañeros y los productos?

Del otro lado, gerentes carentes de liderazgo podrán estar formalmente ungidos con todos los privilegios de las altas posiciones, pero tienen poca influencia sobre otros, aparte de la habilidad de lograr la mínima aceptación por las políticas o estándares establecidos.

Lección 9: “Nunca deje que su ego se apegue tanto a su posición que cuando Ud. pierda su posición, su ego se vaya con ella.”

Demasiado frecuentemente, el cambio es amenazado por gente que se aferra a su área de confort y sus descripciones de cargo. Una de las razones de porqué hasta las organizaciones más grandes entran en un proceso de declinación es que los gerentes no retan las viejas y cómodas formas de hacer las cosas.

Los verdaderos líderes entienden que hoy en día, cada uno de nuestros trabajos está llegando a la obsolescencia. La reacción más apropiada es que nosotros mismos hagamos obsoleto nuestro trabajo, antes de que otro nos haga obsoletos a nosotros.

Los líderes efectivos crean un ambiente donde el valor de la gente está determinado por su voluntad por aprender nuevas destrezas y asumir nuevas responsabilidades, reinventando su trabajo en forma permanente. La pregunta más importante en una evaluación de desempeño ya no es: ¿Qué tan bien se desempeño Ud. en su trabajo desde nuestra última reunión? sino ¿Cuanto lo cambió?

Lección 10: “No busque los estereotipos. Deje de cazar las ultimas modas gerenciales.”

Las situaciones dictan qué enfoques pueden lograr los mejores resultados para la misión del equipo. Revolotear de moda en moda solo crea confusión en el equipo, reduce la credibilidad del líder y vacía los cofres de la empresa.

Seguir ciegamente un enfoque en particular crea rigidez en la forma de pensar y de actuar. A veces llegar a tiempo al mercado con un producto puede ser más importante que Calidad Total.

En otras, una directiva concreta es más apropiada que una discusión ampliamente participativa. Algunas situaciones requieren que el líder se mantenga cercano y vigilante; otras exigen de él un seguimiento más distante y flexible.

Los líderes hacen honor a sus valores fundamentales, pero son flexibles en la forma de llevarlos a la práctica. Comprenden que las técnicas gerenciales no son lámparas mágicas sino herramientas a las que se debe recurrir en el momento adecuado.

Lección 11: “El optimismo perpetuo es un multiplicador de fuerzas.”

El efecto marea que tiene el entusiasmo y el optimismo del líder es sorprendente, como lo es el impacto del cinismo y del pesimismo.

Los líderes que culpan y se quejan engendran esas mismas conductas entre sus colegas. No me refiero a aceptar estoicamente la estupidez organizacional o un desempeño que raya en la incompetencia con excusas para tratar de justificar lo injustificable.

A lo que me refiero es a asumir una actitud firme que muestre que “podemos cambiar las cosas aquí, podemos lograr metas significativas, podemos ser los mejores.” Líbrenme de la triste letanía del “realista”, sean bienvenidas las irreales aspiraciones del optimista.

Lección 12: “Los grandes líderes son casi siempre grandes simplificadores.

Ellos son capaces de intervenir en una discusión, en un debate, en una duda, y ofrecer una solución que todos pueden comprender.”

Los líderes efectivos entienden el Principio del KISS (Beso): mantener las cosas sencillas (Keep It Super Simple). Ellos articulan valores y metas vívidas y exigentes, que utilizan para influenciar la conducta diaria de las personas y escoger entre las diferentes alternativas disponibles.

Su Visión y sus prioridades son sencillas pero motivadoras, carentes de complejidad y de palabras altisonantes. Sus decisiones son concretas y claras, sin muestras de ambigüedad. Transmiten firmeza y consistencia con sus acciones, alineadas con el futuro que han dibujado.

¿El resultado? Claridad y constancia en el propósito, credibilidad en el liderazgo, e integridad en la organización.

Lección 13: “Use la fórmula p @ 70.”

Parte I. En la formula P @ 70, la P representa la probabilidad de éxito y los números representan el porcentaje de información adquirida.

Parte II. Una vez que la información está en el rango de 40 a 70, siga su corazonada. Mi recomendación es que no tome acción si Ud. tiene menos de un 40% de posibilidades de estar en lo cierto, pero no espere hasta tener suficiente información para estar 100% cierto, pues para entonces probablemente sea demasiado tarde.

Confíe en su instinto; hoy en día tardar demasiado en la búsqueda de información causa la llamada “parálisis informativa.” Las dilaciones en el afán de reducir el riesgo, con frecuencia aumentan el riesgo.

Lección 14: “Disfrute de lo que hace. No se mantenga a un paso que lo desgaste. Tómese sus vacaciones cuando le correspondan: disfrute de su familia.”

Rodéese de personas que tomen su trabajo con seriedad, pero que no se tomen con seriedad, de aquellos que trabajan y juegan duro.

Herb Kelleher of Southwest Air y Anita Roddick de The Body Shop estarían de acuerdo: Busque gente que tiene cierto equilibrio en su vida, con quienes es agradable compartir, a quienes les gusta reír (hasta de ellos mismos), y poseen algunas prioridades fuera del trabajo a las que se dedican con la misma pasión con que realizan su trabajo.

Dejen fuera al trabajador obsesivo y al pomposo y pretencioso “profesional;” prefiero ayudarlos a encontrar trabajo con mi competidor.

Lección 15: “Harry Truman estaba en lo cierto: aquellos en posición de responsabilidad están muy solos.”

Sea Ud. El Presidente Ejecutivo, o quien encabeza un proyecto, el camino termina allí. Ud puede fomentar la gerencia participativa y el involucramiento del empleado de arriba abajo, pero al final, la esencia del liderazgo es la disposición a asumir las difíciles y controversiales decisiones que van a tener un impacto en el destino de la organización.

He visto muchos pseudo líderes que eluden esta responsabilidad. Aún cuando Ud. haya creado una cultura corporativa de amplia colaboración, prepárese para la soledad.

liderazgo¿Sabías que el 76% de los ejecutivos aseguran que el contenido de Liderazgo de Pensamiento influyó en sus decisiones de compra, mientras otro 83% afirma que este contenido influyó en el tipo de relaciones de negocio, de acuerdo con una encuesta de The Economist Group?

¿Qué es Liderazgo de Pensamiento?

En esencia, se trata de aprovechar el talento, experiencia y pasión para responder con autoridad a las principales dudas o preguntas en la mente de una audiencia objetivo sobre un tema en particular. Es decir, se trata de proporcionar las mejores y más profundas respuestas a las dudas y/o preguntas más importantes en los formatos que a tu audiencia le gusta consumir.

Durante muchos años, las compañías han centrado sus estrategias de negocios en el valor que ofrecen al consumidor, a través de sus productos y servicios. Por décadas, fuimos testigos de cómo la comunicación de marca sólo apuntaba hacia las características del producto o servicio.

Hoy la manera de comunicarse con los consumidores ha cambiado, pues ahora ellos dan mucho más valor a la experiencia y conocimiento que les puede ofrecer una marca.

Las estrategias de Liderazgo de Pensamiento están tomando más fuerza como una nueva perspectiva para comunicarse e interactuar con sus consumidores, demostrando su experiencia y conocimiento en determinado tema y ofreciéndoles respuestas, opciones o alternativas para sus problemas, gustos o necesidades.

Una “estrella” más allá de las palabras

El Liderazgo de Pensamiento puede parecer algo innecesario, o incluso puede sonar como banal y hasta presuntuoso, resultando contraproducente a la imagen de cercanía que hoy quieren reflejar las marcas ante el consumidor.

De manera errónea se considera que el Liderazgo de Pensamiento consiste en convertir tu marca o a sus líderes en “estrellas de rock”. Lo cual implica ser muy elogiado y aclamado, pero también parecer inalcanzable y con nula interacción, como si se tratara de un producto empacado para el éxito en lugar de un auténtico experto e influenciador de su industria.

El Liderazgo de Pensamiento no se trata sólo de “brillar” por “brillar”, sino de aprovechar el “brillo” para lograr reconocimiento como referente y fuente de información valiosa en su industria, impactando de manera positiva a su audiencia.

Por ejemplo, tu experiencia y conocimiento en el tema de “nuevas tendencias de TI” no te servirá de nada, pero sí tu habilidad para decirle a tu audiencia cómo las nuevas tendencias tecnológicas pueden generarles beneficios y ayudarles a resolver sus retos de negocio.

Una estrategia rentable para el negocio

El Liderazgo de Pensamiento hoy debe ser visto por las organizaciones como un activo de gran valor, que mejora el nivel de autoridad de marca y a la larga se convertirá en un impulsor del crecimiento del negocio, volviéndote parte de la conversación, desarrollando relaciones más cercanas y rentables con los clientes, prospectos y otras audiencias clave.

Todavía mejor, si haces del Liderazgo de Pensamiento una estrategia primordial de marketing, atraerás el mejor talento junto con mayores oportunidades de mercado.

Demos un vistazo a algunos de los principales beneficios:

Conquista nuevos mercados, lo cual es vital para todos los negocios que buscan crecer y obtener mayores ganancias.

Da mayor visibilidad a tu marca, sobre todo en nuestros días donde los clientes potenciales están tomando decisiones de negocio con base en la calidad y visibilidad de las marcas, así como de sus líderes de pensamiento, para luego contactar con ellos.

Vuélvete una “estrella” dentro de tu industria, al convertir tu marca o los directivos, en autoridades y referentes de un tema ante sus mercados, industria y con los canales de comunicación tradicionales y digitales.

Consigue mayor credibilidad y mejora tu reputación, a través de una mejor cercanía con todas tus audiencias, y mostrando interés y preocupación por las situaciones que a ellos les está “quitando el sueño”.

Monetiza tu pensamiento vanguardista, al compartirlo con tus audiencias, guiarlas en sus esfuerzos para alcanzar sus propias metas y generar relaciones más sólidas y rentables que te harán obtener mejores rendimientos.

Como lo podemos leer, el Liderazgo de Pensamiento va más allá de crear marcas o directivos “estrella” a quien todos elogian; se trata más bien de concebir resultados más perdurables para tu negocio.

En el desarrollo de estrategias de Liderazgo de Pensamiento, las Relaciones Públicas son la principal vía para llevar a cabo tu estrategia y conseguir el estatus de Liderazgo de Pensamiento que buscas dentro de tu industria.

Vale este espacio para recordar aquel viejo refrán que dice: “No todo lo que brilla es oro”, de manera que no pases de largo ante la oportunidad de ser más que una “estrella fugaz” y comprueba que el Liderazgo de Pensamiento es justo lo que tu negocio necesita para crecer.

macgyverProbablemente recuerdes MacGyver, un programa de televisión que tuvo mucho éxito en la década de los 80. Lo que caracterizaba al personaje principal de este popular show era principalmente su creatividad y la escasez de recursos.

En todos los episodios, el protagonista se encontraba en una situación de peligro que parecía imposible de resolver; sin embargo, siempre lograba salir ileso y como un verdadero héroe. No importaba si MacGyver estaba atrapado en un pasillo subterráneo escondido, todo lo que necesitaba para escapar era un cinturón, unas agujetas y una tarjeta de crédito.

Aunque lo más seguro es que nunca hayas estado atrapado dentro de una caja de acero, lo cierto es que, en cada capítulo, el héroe ochentero debía enfrentarse al mismo problema al que se enfrenta la mayoría de los emprendedores: a la falta de recursos. ¿Y cómo lo hacía? Siendo creativo y aprovechando al máximo lo que tenía disponible.

Sigue estos consejos para que, como MacGyver, superes cualquier dificultad que se presente en tu camino al éxito:

Estira al máximo tus recursos

La popularidad de MacGyver residía en que, con objetos comunes (como agujetas de zapatos y clips) podía crear armas mortales o artilugios para escapar o poner trampas.

En el inicio de tu negocio es probable que cuentes con muy pocos recursos, tanto humanos como materiales y económicos, por lo que debes sacarle el máximo provecho a cada uno. Evita hacer gastos innecesarios o compras inútiles, ya que, con creatividad, puedes encontrar soluciones en lo que ya tienes.

La creatividad ante todo

Los emprendedores enfrentan muchos retos, por lo que siempre tienen que usar la creatividad para poder desafiarlos.

Si tu negocio no está funcionando como esperabas, busca nuevas formas de operar; si tienes un problema grave que resolver, diseña estrategias creativas para solucionarlo; si no tienes dinero para hacer publicidad o marketing, apuesta por medios alternativos o maneja muy bien los gratuitos como las redes sociales.

Es importante que te tomes el tiempo suficiente para pensar (como recomendación, hazlo fuera de tus oficinas o casa) y para hacer algunas cosas que te gustan como ir al cine o leer un libro. Un buen ejercicio que potencia la creatividad es tomar todas las cosas (o recursos) que componen tu negocio y mezclarlas o cambiarlas de lugar y de utilidad; al igual que hacía MacGyver para diseñar sus “armas”.

Contrata gente multifuncional

Cuando emprendes, lo más común es que cuentes con un equipo humano muy limitado. Por eso es recomendable que al hacer tus primeras contrataciones elijas perfiles multitareas; es decir, personas que tengan diferentes habilidades.

En un pequeño negocio no hay cabida para “ése no es mi trabajo”, debido a que tanto tú como todos tus empleados deben estar dispuestos y capacitados para resolver cualquier cuestión.

Piensa “fuera de la caja”

Aunque este punto se asemeja mucho a la creatividad, lo destacable aquí es que un emprendedor debe tener un esquema mental diferente al de un empleado o profesionista, en especial si desea incursionar en un mercado muy competido.

Para MacGyver no existían los imposibles; de cualquier situación, sin importar qué tan difícil fuera, salía victorioso. Y la principal razón por la que lo conseguía es porque -más allá de sus habilidades- creía en sí mismo y en su capacidad de superarlo.

Usa las ideas de todos

Una ventaja que tendrás en tu emprendimiento a diferencia de MacGyver en la mayoría de las ocasiones es que no estás solo. Probablemente cuentes con un socio o un equipo de trabajo, así como con amigos y familiares que podrían darte ideas para resolver los conflictos o potenciar tu negocio.

La capacidad de usar la creatividad para superar la falta de recursos puede estar en quien menos esperas. No dudes en explorar todas las posibilidades y de encontrar al empleado MacGyver (el que tiene soluciones para todo) dentro de tu organización.

Pon atención al detalle

Antes de actuar, MacGyver pensaba en las consecuencias que podrían traer sus actos; por ejemplo, sabía que si cometía un mínimo error miles de personas morirían, lo que lo obligaba a cuidar aún más a detalle sus procesos.

De la misma manera, en la operación diaria de tu negocio debes tener esta atención en cada paso, debido a que si no lo haces correctamente seguro no muere nadie, pero puedes llevar tu negocio al fracaso, incluso antes de arrancarlo.

Por eso es relevante también que hagas proyecciones y las actualices constantemente, siempre planteando un escenario positivo, uno regular o más realista y uno negativo. Sólo así sabrás cómo actuar en cada caso que se presente.

Actúa en frío

Una de las grandes enseñanzas de MacGyver -y de prácticamente cualquier héroe y gran empresario- es que no debes dejarte llevar sólo por tus emociones.

Aunque el instinto juega un papel importante en el perfil de un emprendedor, éste también debe conducirse como un líder y razonar antes de tomar cualquier decisión. Nunca dejes que cunda el pánico y que el miedo o la inseguridad te dominen.

saludAcompáñenme a escuchar esta triste historia: mi camino emprendedor empezó como el de todos, con el sueño de independizarme y tener algo propio.

Antes de eso, lo único que yo sabía era que el ritmo de trabajo y el estrés con el que vivía no podían continuar por ese camino porque mi cuerpo iba a terminar agotado. El deseo se hacía cada vez más grande y el estrés de querer hacer algo mío y balancear el trabajo de oficina no ayudaba. Pasaba cada vez más días haciendo home office porque las náuseas o la migraña no me daban para salir a la calle.

A todos les ha pasado, viven estresados por el trabajo sin tiempo para que el cerebro procese cualquier enfermedad y nos la pasamos ignorando las señales de que nuestro cuerpo ya no aguanta la tensión.

Luego, un día pedimos vacaciones y no importa los planes que hayamos hecho, nos enfermamos. Nos da gripa, nuestro estómago no tolera la comida, se nos rompe un diente. Siempre pasa, el día que tenemos un “respiro” el cuerpo hace catarsis y nos enfermamos.

La vida de emprendedor y la incertidumbre del estrés, el dinero o la carga de trabajo hacen que nuestro cuerpo reaccione de maneras insospechadas a la experiencia de emprender. Me pasó a mí, cuando finalmente dejé mi trabajo de oficina para buscarme clientes, un socio y empecé a trabajar en el famosísimo plan de negocios, me enfermé. Nada grave, una de esas gripas que te duran tres días y que te quitas con té y jugos de naranja o eso era lo que yo creía. Me enfermé dos veces, y la gripa no me duró tres días, duró una semana.

A los emprendedores nos gusta engañarnos a nosotros mismos al punto de pensar que enfermarse es un lujo, “¡Pero querías ser emprendedor!” pensé. “No tengo dinero para pagar un doctor”, me dije, pero la gripa ya era tan insoportable que finalmente consulté a uno de esos doctores que atienden junto a la farmacia de conveniencia.

Tuve la fortuna de toparme con un doctor que expresó preocupación por otros síntomas en mi cuerpo que poco tenían que ver con la gripa. Tuve que ser honesta con él, había un par de enfermedades hereditarias en mi familia que me preocupaban “pero me da miedo pagar un especialista para que me diga que solo es estrés y que no tengo nada”, recuerdo haberle dicho.

Era verdad, llevaba casi un año pensando que probablemente necesitaba visitar un endocrinólogo que me confirmara que el hipotiroidismo de mi madre podía ser hereditario, así como la diabetes de mi abuelo, pero como ninguno de los síntomas obvios se había presentado, lo había estado dejando para otro momento.

Siempre dejamos a los doctores para otro momento. Mi miedo no era que me diagnosticaran alguna enfermedad, era gastar ese dinero y que me dijeran que estaba bien y que “solo era estrés”, porque cuando eres emprendedor cada peso cuenta y le atribuimos los malestares a nuestro estilo de vida.

Afortunadamente ese doctor entendió mi miedo ya que los síntomas que padecía (cansancio, ligera depresión, dolores de cabeza y ansiedad) a mí me hacían mucho sentido con la etapa de emprendimiento que estaba viviendo y ninguno de ellos me parecía extremo. Entonces me dijo:

“Invierte en hacerte los estudios y ven a verme, no te puedo diagnosticar, pero si puedo decirte si pagar el especialista es necesario.”

Eso hice.

Si pensamos en nuestro negocio como un patrimonio, de nada nos sirve si el cuerpo no está lo suficientemente funcional para trabajarlo y cuidarlo.

Los emprendedores tenemos mejores cosas en las que invertir nuestro dinero o al menos eso nos gusta creer. Hoy les digo que la salud no es un gasto ni un lujo, es una inversión. No importa cuántos socios o empleados tengamos, nadie cuidará nuestro negocio como uno mismo y no podemos hacernos cargo si el cuerpo no nos lo permite.

Como parte del proceso poco a poco he aprendido que visitar a un médico cuando algo no se siente del todo bien me da la paz mental que necesito para concentrarme en el resto de los pendientes del trabajo y el emprendimiento.

Por experiencia personal les digo que aunque en los momentos de pobreza extrema emprendedora parezca más un gasto que una precaución, vale la pena pagar los seguros que ofrece el banco, conocer las clínicas cercanas a casa y vaya, hasta mantener cerca a un amigo doctor, si es que lo tenemos.

Ustedes, como yo, podrían estar padeciendo malestares pensando “Pero querías ser emprendedor y te aguantas”, cuando en realidad no tendríamos por qué sufrir tanto.

El doctor me dio una lista de suplementos y vitaminas y además me recomendó hacer yoga para poder trabajar más y mejor. Como medida personal, procuro ser más consciente de lo que como y me aseguro de tener ratitos de ocio para la paz mental.

Y ustedes, ¿qué hacen para cuidar la salud y lidiar con los síntomas del emprendimiento?

arte de la guerraNadie está listo para lanzarse del paracaídas o del bungee, antes es necesario prepararse mental y físicamente, pues superar el miedo a las alturas o atreverse a dar un salto al vacío no es fácil; pero luego de lanzarte y de liberar adrenalina, la felicidad invade nuestro cuerpo y sabemos que todo ha resultado exitoso.

Ese mismo miedo es el que experimentamos cuando hemos decidido hacer realidad un proyecto; quienes han emprendido un negocio sabrán que posicionarse y triunfar en el competitivo mercado global no es una cuestión de suerte, sino de sabiduría, práctica, habilidad y destreza, lo cual convierte a esta labor en un arte.

Existen múltiples libros de consejos para empresarios, pero uno de los preferidos es la obra literaria El arte de la guerra.

Este libro fue escrito por un diestro militar chino llamado Sun Tzu, quien vivió durante el siglo V a.C. En él, se compilan estrategias para el triunfo en el campo de batalla, que también son aplicables en otras áreas como la administración de empresas, proyectos y el manejo de equipos de trabajo. Incluso lo puedes aplicar de manera personal para el manejo de conflictos.

A continuación, se detallan algunos puntos que debes considerar si estás listo para formar tu empresa y volverla exitosa:

1. El líder y su trabajo dentro de la empresa

En todas las áreas mencionadas con anterioridad, el trabajo del líder es analizar el entorno y las condiciones externas, como la competencia, la situación económica actual, las necesidades de los individuos y el mercado global.

Además de dichas circunstancias externas, debe coordinar, regular y administrar los elementos internos que tiene bajo su control, de manera que la acción conlleve a la victoria.

2. Conocimiento del objetivo

Los integrantes del equipo deberán conocer y aceptar el objetivo principal como propio, y unirse para lograrlo. Se deberá buscar la forma de que la comunicación entre el líder y el equipo fluya de manera directa, para evitar triangular la información.

3. Ponderar riesgos y ventaja

Es indispensable que cada acción, de preferencia antes de ser llevada a cabo, sea analizada y se prevean y ponderen los riesgos y las ventajas que resultarán.

La responsabilidad de estos resultados no depende sólo de los miembros del equipo, sino de la capacidad para aprovechar las situaciones positivas al máximo y de saber convertir una desventaja en ventaja. Por supuesto, esto no es tarea fácil y requiere de experiencia, constancia, serenidad y fortaleza por parte del líder; además de valentía y organización de los trabajadores.

El que destaca en la resolución de problemas es el que los soluciona antes de que se presenten”.

4. Gestión de recursos

La organización deberá ocurrir en el nivel de los recursos humanos, materiales y económicos.

En cuestión del recurso humano, se tomará en cuenta las habilidades de los trabajadores para poder asignarles una tarea y, de este modo, evitar sobre esfuerzos y la fatiga que provoca la poca experiencia o habilidad en la materia; además de que se podrá aprovechar mejor el tiempo.

5. Manejo del tiempo

El tiempo es un factor que debe ser considerado de manera constante, ya que entre mayor sea el tiempo de acción, así lo será el gasto económico y material, por lo que se debe lograr que un proyecto de buena calidad funcione en el menor tiempo posible.

fracasoEn el mundo de los negocios, muchos personajes antes de triunfar tuvieron que fracasar. Y es que pocos reconocen que el fracaso es parte de emprender y que de esa caída muchos se levantaron con más fuerza.

El mexicano Xavier López Ancona fracasó en su primera idea de crear una guardería con juegos de rol, pero terminó dando un giro a su idea que lo llevó a crear con su socio uno de los parques más exitosos de México: Kidzania.

Arianna Huffington fue rechazada por 36 editoriales antes de que una publicará su segundo libro y perdió en su intento por ser la gobernadora de California. Luego, creó el exitoso portal de noticias donde se escriben estas líneas.

Otros han encontrado en el fracaso una forma de aprender en grupo, como el arquitecto Luis López de Nava, cofundador Fuck Up Nights, un proyecto que busca expositores que cuenten sus historias de fracaso ante un foro que aprende de ellas.

Pero lo importante es saber que viviéndolo o aprendiendo de los que se levantaron, los emprendedores pueden ver a la cara el fracaso sin temerle.

“El fracaso es parte del emprendimiento. El detectar oportunidades innovadoras y conseguir los recursos para implementarlas; el riesgo y la incertidumbre, son elementos muy importantes y, en consecuencia, caer, levantarte y aprender”, explica Daniel Moska, director del Instituto de Emprendimiento Eugenio Garza Agüera del Tec de Monterrey.

Cada año, Tec organiza uno de los festivales más importantes de emprendedores en Latinoamérica: INCMty, una especie de gran meeting de todos los actores involucrados en el ecosistema del emprendimiento: fondos, aceleradoras, universidades, gobierno y la sociedad.

Y dentro de este mundo de emprendimiento también participan panelistas que alguna vez empezaron desde abajo, cayeron y se volvieron a levantar.

Como Leticia Gasca, directora del Instituto del Fracaso, el primer centro de investigación enfocado en el estudio del fracaso de las empresas y los emprendedores en México y distintos países del mundo.

“En el amor y los negocios, el fracaso es mucho más común que el éxito“, dijo Gasca durante su ponencia “Fracasos exponenciales” en el INCMty.

Y la estadística que ella coordinó respalda su idea. El 75% de las empresas en México fracasan en los dos primeros años de su creación, según datos del Índice Global de Fracaso. Y las razones son cinco: ingresos insuficientes para subsistir, falta de indicadores, falta de proceso de análisis, planeación deficiente y problemas de ejecución.

Pero en lugar de caminar con la cabeza baja, considera Gasca, fracasar ayuda a los emprendedores a conocer sus limitaciones, a aprender de ellas y a levantarse con más fuerza.

“Si tu negocio no funciona, si ya les pasó que el negocio de alguno de ustedes no jaló, no se preocupen es parte del camino”, dice Gasca.”De hecho después de hablar con miles de emprendedores con negocios que no funcionaron, no conozco ni un solo caso de alguien que haya tenido una empresa súper exitosa en el primer intento”.

colin powellColin Powell es uno de los hombres más admirados y respetados de Norteamérica, un héroe auténtico.

A lo largo de su distinguida carrera militar, hoy en situación de retiro, el General Colin L. Powell se ganó la reputación de ser un hombre con profundo conocimiento, calmado, ejerciendo un auténtico liderazgo, lo que ha quedado visiblemente demostrado durante las crisis en que ha participado en los niveles más altos del gobierno.

Lección 1: “Ser responsable a veces significa molestar a algunas personas.”

Un buen liderazgo involucra responsabilidad por el bienestar del grupo, lo que significa que algunas personas se molestarán por sus acciones y sus decisiones. Esto es algo inevitable, si Ud. es una persona de honor.

Tratar de ser querido por todos es un signo de mediocridad que lo llevará a eludir las decisiones difíciles, a evitar confrontar a quienes deben ser confrontados, y a evitar ofrecer reconocimiento especial por un desempeño superior, debido a que “algunos pueden molestarse.”

Irónicamente, al eludir las decisiones difíciles, al evitar que alguien se pueda enojar, y al tratar a todo el mundo igual de “bien” sin tomar en cuenta sus contribuciones, lo que Ud. asegura es que la única gente que Ud. logrará incomodar es la gente más creativa y productiva de su organización.

Lección 2: “El día que los soldados dejen de traerle sus problemas es el día que ud. dejó de ser su líder.”

O han perdido la confianza en que Ud. puede ayudarlos, o han concluido en que a Ud. no le importa. En cualquiera de los dos casos, el liderazgo ha fallado. Si este fuera un examen, la mayoría de los Ejecutivos saldrían reprobados.

Por una parte, ellos construyen tantas barreras al flujo de comunicación hacia arriba, que la sola idea de que alguien en los niveles jerárquicos inferiores pueda recurrir al líder por ayuda, es impensable. Por la otra, el tipo de cultura corporativa que ellos fomentan con frecuencia define pedir ayuda como una señal de debilidad o de fracaso, por lo que la gente esconde estas necesidades, con los consiguientes resultados adversos para la Organización.

Los verdaderos líderes se hacen accesibles y disponibles. Ellos muestran preocupación por los esfuerzos y los retos que enfrentan sus colaboradores… al tiempo que exigen un alto nivel de desempeño. En consecuencia, los líderes genuinos son más proclives a crear un clima en el que evaluar problemas reemplaza buscar culpables.

Lección 3: “No tema retar a los profesionales, aún en su propio campo.”

Aprenda de los profesionales, obsérvelos, búsquelos como guías y como socios. Pero recuerde que hasta los profesionales pueden haberse nivelado en lo referente a su nivel de aprendizaje. A veces hasta los profesionales se pueden tornar complacientes y flojos.

El liderazgo no emerge de obedecer ciegamente a nadie. Barry Rand de Xerox estaba en lo cierto cuando alertó a su gente diciéndoles: “si Ud. Tiene un “Hombre Sí” trabajando para Ud., uno de ustedes dos sobra”. El verdadero liderazgo fomenta la evolución de todo el mundo.

Lección 4: “Nunca descuide los detalles. Cuando la mente de todo el mundo está adormecida o distraída, el líder debe estar doblemente vigilante.”

La estratega iguala la ejecución. Todas las ideas y Visiones en el mundo carecen de valor si no pueden ser implementadas rápida y eficientemente. Los líderes efectivos delegan y facultan a otros en forma liberal, pero mantienen una mirada vigilante en los detalles, todos los días. (Observe a entrenadores deportivos como Tony La Rusa, Jimmy Johnson, Pat Riley, John Wooden).

Los malos, aún aquellos que se auto denominan “visionarios progresistas,” se comportan como si estuvieran “por encima” de los detalles operativos. Paradójicamente, los buenos líderes entienden algo más: una rutina obsesiva para llevar adelante los detalles neutraliza el conformismo y la complacencia que tienden a anular nuestra mente. Es por ello que mientras ponen atención a los detalles, continuamente incitan a la gente a retar el proceso.

Implícitamente comprenden el sentimiento de Ejecutivos líderes como Harry Quadracchi de Quad Graphic, Lard Kolind de Oticon, y el finado Bill McGowan de MCI, quienes cada uno a su modo, afirmaban que el verdadero trabajo del líder no es el ser el Organizador Principal, sino el Desorganizador Principal.

Lección 5: “Ud. no sabe lo que le es posible hacer, hasta que lo hace.”

¿Conoce Ud. la expresión “es mas fácil obtener perdón que permiso”? Pues es absolutamente cierta.

Los buenos líderes no esperan por la aprobación oficial antes de probar nuevos enfoques; son prudentes, pero no atolondrados. Su experiencia les ha enseñado una realidad que se vive en las organizaciones: “si se toma el tiempo necesario para pedir permiso a suficiente gente, inevitablemente encontrará a alguien que piensa que su trabajo es decir ¡No!, así que no pregunte.

Estoy hablando en serio. En mis propias investigaciones en conjunto con Linda Mukai, nos encontramos que en los estratos menos efectivos de gerencia media, el sentimiento prevaleciente era “Si no se me ha dicho explícitamente que sí, entonces no puedo hacerlo”, mientras que los gerentes más efectivos el sentimiento era otro: “si explícitamente no se me ha dicho que no, entonces sí puedo hacerlo”. La diferencia entre estos dos enfoques es abismal.

Lección 6: “Profundice mas allá de lo que se ve en la superficie.”

No deje de hacerlo solo porque teme que no le va a gustar lo que pueda encontrar.

El lema del conformista, del arrogante, del miedoso es: “Si no esta roto no lo toque,” que no es otra cosa que una excusa para la inacción, una llamada a deponer las armas. Es un estado mental que asume (o espera) que las realidades de hoy continuarán mañana en una forma ordenada y organizada, siguiendo un patrón de proyección lineal totalmente predecible.

Pura fantasía. En este tipo de cultura, Ud. no va a encontrar personas que proactivamente asuman la responsabilidad de resolver los problemas a medida que emergen. Si invierte en la Bolsa, les dejo esta sugerencia: no invierta en empresas de este tipo.

Lección 7: “La organización en realidad no logra nada.”

Los Planes tampoco logran nada. Las teorías de gerencia no importan mucho. Las iniciativas alcanzan el éxito o el fracaso dependiendo de la gente que las implementa. Solo atrayendo la mejor gente es que Ud. logrará los mejores resultados.

En una economía fundamentada en el uso de la mente, su mejor activo es su gente. Hemos oído esta expresión con tanta frecuencia que ya parece un cliché, pero ¿cuantos líderes en realidad practican lo que predican en este aspecto?

Lo que en realidad pasa es que esos llamados “líderes” en realidad piensan que las personas son piezas vacías de un tablero de ajedrez, donde la gente es movida de un sitio a otro por “grandes visionarios” lo que lleva a explicar porqué tantos altos ejecutivos dedican el grueso de su tiempo a alianzas, gestiones, reestructuraciones, y la “ultima moda gerencial”. ¿Cuantos de ellos se sumergen en el reto de crear un ambiente donde los mejores, los más brillantes, los más creativos son atraídos, retenidos y lo que es más importante, desencadenados?

Zugoi BlogGenio y poco convencional a menudo van de la mano, especialmente en el caso de Steve Jobs.

Incluso desde los primeros días de Apple, Jobs sabía que quería crear algo especial, pero aún no sabía quién podría ayudarlo a convertir su visión en realidad.

Ahora, un video de los años 80 ha resurgido en el que un joven Jobs describe los primeros errores que cometió al contratar empleados, y el único atributo que eventualmente consideró como requisito definitivo en sus empleados.

Jobs dice que sus primeras contrataciones de los que llamó “profesionales” no le fue bien, “No funcionó en absoluto. La mayoría de ellos eran incompetentes. Sabían cómo administrar pero no sabían cómo hacer nada.”

Fue entonces cuando Jobs se dio cuenta de que los profesionales experimentados no eran el camino a seguir, en lugar de eso, cambio a “personas increíblemente geniales en lo que hacían pero que no eran necesariamente profesionales experimentados”.

En otras palabras, Jobs buscaba una cosa: Pasión, especialmente para la resolución de problemas.

Apple comenzó a buscar empleados “que tuvieran en la punta de sus dedos y en su pasión la última comprensión de dónde estaba la tecnología y qué podían hacer con esa tecnología”.

Jobs eventualmente encontró lo que estaba buscando en Debi Coleman, una experta en Literatura Inglesa de 32 años con un MBA de Stanford.

A pesar de no tener experiencia previa en el campo de la fabricación, incluso admitir en el video que “de ninguna manera alguien más en el mundo me daría esta oportunidad de manejar este tipo de operaciones”, Coleman prosperó en el papel.

Prueba de que Jobs sabía lo que estaba haciendo cuando decidió dejar de contratar profesionales: a los 35 años, Coleman era la directora financiera de Apple.

Resumiendo lo que estaba buscando, y encontrándolo en Coleman, en el video Jobs define liderazgo como “tener una visión, ser capaz de articular eso para que las personas a tu alrededor puedan entenderlo y lograr un consenso sobre una visión común”.

La importancia de la pasión y la visión compartida es entonces repetida por los primeros empleados de Apple, quienes describen el proceso de entrevistas y la prueba de potencial que los empleados tuvieron que aprobar.

Andy Hertzfeld, uno de los primeros ingenieros de software de Apple, describe cómo, después de largas entrevistas, se le mostraban prototipos de Macintosh a los entrevistados.

Si no respondían con mucho entusiasmo, no conseguían el trabajo.

Pero si sus ojos se iluminaban, Herzfeld dijo, “sabíamos que ellos eran uno de nosotros”.

chavo del 8Hace 45 años vio la luz el primer capítulo de El Chavo del 8.

Esta comedia, creada por Roberto Gómez Bolaños y producida por Televisa, ha sobrevivido al paso del tiempo, de manera que generaciones actuales siguen conociendo a personajes como el Chavo, Quico, Don Ramón, la Chilindrina y Doña Florinda, entre otros.

Aunque en un comienzo el programa estaba dirigido a los adultos mexicanos, ha conquistado al público de todas las edades e, incluso, es un auténtico “hit” en varios países como Venezuela, Colombia, Estados Unidos, Brasil y Argentina (para 1975 se dice tenía cerca de 350 millones de televidentes cada semana).

De hecho, su fama es tal en Latinoamérica que el mismo Diego Maradona, astro del futbol argentino, por ser fanático de la serie fue uno de los invitados de honor al festejo de los 40 años de la primera emisión del Chavo del 8.

A pesar de que han pasado más de dos décadas de que los niños de esta vecindad dejaron de grabar, hoy la serie se sigue transmitiendo en muchos canales de habla hispana y el valor por el merchandising, la serie animada y los shows que han surgido a partir de ella incrementa.

Por ello, sean o no fanáticos de las travesuras del Chavo y sus amigos, los emprendedores pueden aprender mucho de un producto que ha logrado sobrevivir 40 años y los cambios de mentalidad de varias generaciones. Aquí algunas de sus lecciones:

1. Conoce a tu público.

Si en algo ha acertado el Chavo del 8 es en entender a su público; qué es lo que lo hace reír y qué lo conmueve. Esta comedia de situación, que trata sobre la vida de un niño huérfano y sus amigos en una vecindad, aprovecha al máximo el humor típico de los mexicanos, usando recursos como los golpes accidentales y el doble sentido.

A pesar de que sus chistes hayan sido considerados en ocasiones por la crítica como “tontos” o “vulgares”, lo cierto es que sus personajes son inolvidables y han arrancado más de una risa a sus televidentes.

2. Conquista a distintas audiencias.

Aunque las tendencias en marketing actuales apuntan a llegar a nichos más específicos del mercado, tu empresa o producto puede llegar a distintas audiencias en distintos momentos. Esto ocurrió con el Chavo que gracias a que sus personajes, formato y lenguaje logra tocar a diferentes públicos a lo largo de cada capítulo.

Esta estrategia permitirá que tu marca tenga un mayor alcance; sin embargo, recuerda que cada público necesita mensajes y medios únicos y bien seleccionados para recibir un auténtico impacto.

3. Diversifica tus productos.

El Chavo del 8 inició como una serie de televisión; en la actualidad se ha extendido a diversos productos como un show en vivo, un libro, un videojuego, muñecos, entre otros. De hecho, hoy uno de los productos más exitosos de Gómez Bolaños (y de Televisa) es la serie animada, estrenada en 2006, la cual es extremadamente popular entre el público infantil.

Para diversificar tus líneas de negocio es clave que conozcas cada mercado en el que te insertas y tengas una buena estrategia de branding para que todo producto que lances esté respaldado por una marca exitosa.

4. Atrévete a cruzar fronteras.

Si bien El Chavo del 8 era una serie dirigida al público mexicano, ha alcanzado igual o mayor fama con el público internacional hasta convertirse en un referente de nuestro país.

Hoy, la globalización y la tecnología permiten que esta exportación sea mucho más fácil y rápida; así que desde el comienzo de tu startup piensa en grande y en cómo lucirá tu marca en otros países. Si tropicalizas tu producto o servicio o lo haces “global” desde el principio, podrás encontrar oportunidades de negocio que jamás imaginaste.

5. Crea una marca poderosa.

El secreto detrás del éxito del Chavo del 8 está en el poder de su marca; no sólo de esta serie, sino en sí en la marca personal de su creador “Chespirito” y de cada uno de sus personajes (todos los que empiezan con “CH”), así como de los que participan en este programa en particular: Quico, la Chilindrina, Doña Florinda, el señor Barriga, etcétera.

Es el poder de esta marca lo que ha permitido que su presencia tenga tal aceptación; que pueda diversificarse exitosamente hacia otros negocios y ganar a través de licencias (como lo ha hecho el Chavo con Bimbo, Barcel, McDonald’s y muchas empresas más).

Otra de las lecciones clave en la creación y mantenimiento de una marca, es su registro: al hacerlo proteges tus creaciones y puedes conservar los derechos, como ocurrió en los numerosos conflictos que Gómez Bolaños ha tenido por sus personajes, incluso con algunas de sus co-estrellas.

 

 

 

Subir »
FB