Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"
Estás en Negocios:

Los secretos de los negocios exitosos y cómo convertirte en un gran líder

Reibox BlogNo una, ni dos, sino un incontable número de veces me han dicho que las startups que estaba construyendo eran ridículamente estúpidas. Cada vez que alguien decía las palabras “tu startup” y “estúpido” en la misma frase, quería darle un puñetazo en la cara.

La conversación solía ser así:

– “Hey, estamos construyendo algo. Me gustaría saber que piensas de él…”

– “Claro, adelante. ¿Qué haces?”

– “<Inserta algunas oraciones sobre cómo hacer del mundo un lugar mejor y sobre poner una abolladura en el universo>.”

– “Eso es simplemente estúpido.”

*Corazón roto*

Al principio, tomaba mi cara caída y me iba. Después de que la historia se repitiera unas cuantas veces más, empecé a hacerles más preguntas, sobre todo por frustración.

– “¿Por qué crees eso?” les preguntaba.

Y obtenía alguna de las siguientes respuestas.

– “Porque no hay mercado para esto.”

– “Porque si estoy usando la mejor alternativa actual, no la cambiaré solo por esta característica adicional.”

– “Porque <insertar el nombre de una empresa grande aquí> podría copiar esta característica en su producto ya exitoso.”

– “Porque está demasiado adelantado a su tiempo.”

Por cada una de esas razones, tenía respuestas.

¿No hay mercado? Crearemos uno.

¿No emigrarás? Ofreceremos descuentos.

¿Alguien más podría construirlo? Somos David, y destruiremos a Goliat.

¿Demasiado adelantado a su tiempo? El mundo nos alcanzará.

Como todos los fundadores que invirtieron mucho sudor, dinero y tiempo en construir algo, me mantuve inflexible como una leona protegiendo a sus cachorros. Una vez les pregunté: “¿No te das cuenta de cuántos esfuerzos he puesto en construir esto?”

La persona me respondió: “Me doy cuenta. Pero no me importa una mierda eso. Eres estúpido al desperdiciar tus esfuerzos para construir este montón de mierda.” (Éstas son las palabras exactas que me dijo.)

Pero todavía no había olvidado de esto –

Para ellos, yo era estúpido, y para mí, lo eran ellos. Eso es lo gracioso que me di cuenta de la estupidez. Los veía como cobardes que jugaban según las reglas de este mundo, y ni siquiera pensaban más allá de ellas.

Estas eran las personas que pensaba que ya estaban arrodilladas al mundo. Y yo era el perdedor del que todo el mundo escribía.

Ya era un ganador en mi cabeza. Después de todo, mi historia comenzó exactamente cómo la historia de un héroe lo hace en los libros y las películas. Por lo tanto, mi historia debería terminar también cómo la historia de un héroe lo hace; ganando.

Fue sólo hasta que me hicieron una pregunta.

“OK, no es que no pueda estar equivocado. Podría estarlo. ¿Cuánto dinero hiciste con esta cosa?

Mierda. Esa fue la pregunta de la que siempre huí. Casi podía sentir mi corazón dejando de latir. Con los labios temblorosos, le dije: “Bueno… ya sabes… estamos pre-ganando ahora mismo… Pero vamos a levantar esta próxima ronda… y entonces mataremos.”

Sabía que mi respuesta era incorrecta, pero sólo después de expresarla, me di cuenta de eso. El otro tipo simplemente me sonrió y me dejó con una cabeza llena de preguntas.

Avanzando rápido hasta hoy. No pudimos crear el nuevo mercado, las personas que emigraron a causa de los descuentos se volvieron tan pronto como descontinuamos los descuentos, Goliat aplastó a David, y nos quedamos sin dinero antes de que el mundo pudiera ponerse al día con nosotros.

Nos merecimos ser llamados estúpidos cada vez que nos lo dijeron. Pero el tiempo que dedicamos a trabajar en esas cosas poco valiosas no fue completamente en vano; aprendimos algunas lecciones de ellas.

1. No construyas algo sólo porque puedas construirlo.

Me sentía orgulloso de decirle al mundo que codificaba desde que tenía 11 años. Ya no siento lo mismo. Me he dado cuenta de que solamente codificaba desde que tenía 11. Había tantas cosas que tenía que aprender para construir una empresa exitosa.

La codificación no lo era todo.

Solía encontrar cosas que podía mejorar en los productos que me gustaba usar y entonces, construía el producto completo + las mejoras. ¿Por qué? Porque podía hacerlo. Creé cosas porque podía. Esa solía ser mi razón para construir las cosas que construí. Sin embargo, ya no lo hago más.

Fue una de las mejores lecciones que aprendí de la manera difícil. Se va a quedar conmigo para siempre.

2. No pre-ganes (ni tengas pre-usuarios) por más de seis meses.

Pre-ingresos significa que prefieres el crecimiento, pero lo usamos como revestimiento de azúcar por la falta de usuarios. Olvídate del crecimiento exponencial; la nuestra era sólo una línea en zigzag que oscilaba entre números de dos dígitos.

Varios meses después, nuestra línea en zigzag se mantenía igualmente zigzagueando. Si estás con pre-ingresos y pre-crecimiento por más de seis meses, y no tienes ni idea de qué hacer a continuación, lo mejor sería cerrarlo y ahorrar tiempo.

Si tienes más experimentos en la cola, no te detengas.

3. Construye algo radicalmente diferente.

La humanidad está hecha con productos incrementales. ¿Te encanta un producto pero encuentras una característica que le falta? No re-construyas el producto por completo con la característica que le falta. Los esfuerzos para copiar el producto no valdrán la pena.

En lugar de eso, construye esa característica en particular y envíela como un producto.

La prime versión de tu producto no debe construirse como si fuera la última versión de tu producto.

Es la pieza de sabiduría más repetida en el mundo de las startups, pero sigue siendo subestimada por la mayoría de nosotros; especialmente por los fundadores primerizos.

Siempre sigue preguntando, “¿La incorporación de esta característica hará que las personas migren del producto actual al mío?”

4. No construyas para todos.

En la versión uno de nuestro producto, había más de ocho características principales. Si preguntaras cuántas características tenía la versión que empezó a ganar dinero, mi respuesta sería una.

Mi creencia sobre las características era “entre más, mejor.” Pronto aprendí que entre más características, más se hizo difícil definir nuestro producto. Con una característica, la frase de ventas sería, “hace esto.” Con múltiples características, la frase de ventas era, “hace esto, esto, esto y esto. Además, si quieres, puedes hacer esto, esto y esto.”

Cada característica diluye la historia. Construye lo suficiente para tener una historia, pero no más.

Estas son las lecciones que hacer las cosas equivocadas me enseñaron. (¿Se seguirán llamando las “cosas equivocadas” si aprendí algo de ellos?) Todavía recuerdo querer golpearle a la gente en su cara por llamar a mis productos estúpidos. Ciertamente me sentí lastimado porque construí esos productos con mis propias manos. Pero no debería esperar un aplauso por hacer algo que ellos no querían.

Puedo argumentar que podrían haber sido un poco más educados al criticar, pero no lo haré. Entendí que las personas que encontraron su camino están siempre ocupadas corriendo en él. No siempre tendrán tiempo para enseñarte las lecciones de la manera que quieres aprender. El mundo no es un salón de clase. Además, incluso si hubieran intentado convencerme de por qué estaba equivocado, estarían perdiendo su tiempo. Igual estaría luchando por demostrar que estaban equivocados.

Cuando yo encontré mi camino, traté de explicarles a otras personas por qué estaban poniendo sus esfuerzos en el lugar equivocado. Me dijeron lo mismo que yo dije durante mi tiempo, “No lo entenderás. Estás pensando demasiado en pequeño.

Siempre me quedo sonriendo ante la paradoja que es la vida.

novelistasEs fácil imaginar que los que se meten en los negocios van tras el dinero y los que se introducen en campos creativos buscan su realización personal. Pero es una división simplista y falsa.

No sólo deja de lado la cantidad de negocios que fracasaron y el hecho de que muchos millonarios ganaron dinero con empresas creativas, también oscurece el tipo de experiencia y las capacidades que tienen en común los emprendedores y los creativos.

Estos últimos tienen hábitos que los destacan y que muchos emprendedores podrían considerar adoptar.

Perfeccionar y practicar los argumentos.

La mayoría de los escritores no comienzan con un gran trabajo en una editorial o revista. Pasan años proponiendo artículos e ideas a editores y dueños de editoriales, siendo rechazados e ignorados una y otra vez. Lo mismo hacen los fundadores de start ups en la búsqueda de financiación.

Pero los escritores registran rápidamente la necesidad de adaptar sus argumentos. En vez de presentar la misma idea en múltiples lugares, la adecuan a las necesidades específicas de sus nuevos blancos. Los emprendedores pueden estar menos dispuestos a atender los comentarios de los financistas que los escritores a beneficiarse con la opinión de un gran editor.

“Mate lo que ama”.

Según William Faulkner, “al escribir, uno debe matar a todo lo que ama”. Se refería a personajes, escenas, puntos del argumento y giros a los que el escritor está profundamente adherido pero que hacen pesada la historia; si no agrega suficiente valor, no tiene sentido conservarlo.

Del mismo modo, los emprendedores a menudo se aferran demasiado a un producto que no se impone pero que se tardó muchos años en crear, a un logo de marca que no tiene resonancia o a un modelo de negocios que parecía brillante en teoría pero que no produce resultados.

Muestre más de lo que dice.

Para construir un mundo narrativo dinámico, los escritores tienen que sumergir a los lectores en el ambiente y en la experiencia de los personajes. Eso significa a menudo que la presentación tiene más peso que la descripción.

Como empresario no va a llegar muy lejos diciendo a inversores y clientes que su producto es superior y revolucionario. Tendrá que demostrarlo.

Obtenga inspiración de fuentes improbables.

“Si sólo lee los libros que los demás leen sólo puede pensar lo que los demás piensan”, escribió Haruki Murakami en Norwegian Wood.

Los escritores más prolíficos obtienen inspiración no sólo de los autores que los precedieron sino también de fuentes mucho más lejanas. Demasiado a menudo los emprendedores tienen como objetivo ser el “próximo Amazon” o “como Uber” porque tienen una fijación con el producto final, pero mirando más allá creará algo que no busca replicar una historia de éxito en el mismo campo, sino revolucionar el campo mismo.

Haga algo que el mundo necesita.

Los escritores de ficción hablan de una historia que tenían que contar, obligados por un deseo interno o por un vacío en la literatura. Es la tarea de cada empresario hacer lo mismo.

Cuando estudie el panorama de los negocios, no busque sólo historias de éxito, escuche los silencios. Puede pasarse una vida mirando qué necesidades ya son respondidas por ciertos negocios, pero se requiere de un ojo con mayor capacidad de discernimiento y creativo para descubrir las necesidades que no están cubiertas.

Reibox BlogPayal Kadakia fundó ClassPass, una startup de fitness, en 2013.

Hoy en día, ClassPass se puede encontrar en 39 ciudades de todo el mundo. Ha generado más de 30 millones de reservas y actualmente está valorada en unos 470 millones de dólares.

Era sólo cuestión de tiempo para que alguien más quisiera probar algo similar.

En una entrevista con la editora en jefe de Business Insider USA, Alyson Shontell, en el podcast de Business Insider, “Success! How I Did It”, Kadakia habló sobre cómo lidiar con los copiadores y cómo su equipo puso a ClassPass por delante.

“Entonces, ¿Cómo lidias con eso como fundadora cuando tienes algo exitoso que está funcionando, es tendencia, y entonces todos estas copias empiezan a salir y socavar tu precio, o al menos lo intentan?” preguntó Shontell.

Kadakia respondió:

“Fue una fase interesante en la empresa, creo que ganas la carrera mirando hacia adelante, no hacia detrás, se hizo un poco difícil, hubo una fase en la que sentía que todos los días llegaba a mi mesa y el equipo estaba hablando de esto, y la gente estaba hablando de esto, y así estuvimos tipo, ‘Muy bien, esto es nuestro para perder.’ Así es como me sentía. Creo que sabíamos que teníamos que tomar el mercado y expandirnos rápidamente, y así lo hicimos, y fuimos a 20 ciudades en cuestión de seis meses.”

Ahora, Kadakia dijo, ClassPass está en camino de ser rentable.

Este es un extracto de la entrevista:

Alyson Shontell: Pasaste por todo esto. Cambiaste el precio. Te diste cuenta. Repetiste. ¿Y en cuántos mercados estás?

Payal Kadakia: Estamos en 39 ciudades en todo el mundo.

Shontell: Está bien. ¿Y cuántos usuarios? ¿Puedes compartir las métricas?

Kadakia: Hemos pasado las 30 millones de reservas desde que lanzamos ClassPass, en 2013.

Shontell: Ese es un crecimiento tremendo. Tanto es así que un montón de copias salieron.

Kadakia: Sí. Fue una fase interesante.

Shontell: Entonces, ¿Cómo lidias con eso como fundadora cuando tienes algo exitoso que está funcionando, es tendencia, y entonces todas estas copias empiezan a salir y socavar tu precio, o al menos lo intentan?

Kadakia: Fue una fase interesante en la empresa, creo que ganas la carrera mirando hacia adelante, no hacia detrás, se hizo un poco difícil, hubo una fase en la que sentía que todos los días llegaba a mi mesa y el equipo estaba hablando de esto, y la gente estaba hablando de esto, y así estuvimos tipo, ‘Muy bien, esto es nuestro para perder.’ Así es como me sentía. Creo que sabíamos que teníamos que tomar el mercado y expandirnos rápidamente, y así lo hicimos, y fuimos a 20 ciudades en cuestión de seis meses.

Shontell: Guau.

Kadakia: Sí.

Shontell: ¿Están haciendo dinero?

Kadakia: Estamos en camino de ser rentables.

networkingEl networking es un término que se está haciendo cada vez más popular, pero puede ser que a pesar de haberlo escuchado tantas veces todavía no tengas claro qué significa.

Por eso, queremos hablarte de sus implicaciones en el mundo empresarial y de cómo puede ayudar al desarrollo profesional.

Networking: Más que trabajo

El networking no es más que tu red profesional de contactos, es decir, contactar con todas aquellas personas que trabajan en tu sector o en otro potencial y que pueden resultarte de utilidad en un futuro, tanto para buscar un empleo como para generar oportunidades de negocio. El networking se realiza en ferias, eventos, charlas o cualquier ocasión en la que preveas que van a asistir profesionales que podrían estar interesados en tu empresa o tú en la de ellos.

Se trata de un entorno más bien informal pero orientado al plano laboral, por lo tanto te permitirá aprender más sobre el mundo de los negocios, conocer a gente interesada en ellos y sobre todo pasar un buen rato, ¡y todo mientras trabajas para tu empresa!

¿Cómo se hace networking?

Pues hablando, hablando y hablando. Intercambiando experiencias, conocimientos, opinando sobre el sector… En definitiva, el networking es una técnica muy social que consiste en conocer a gente influyente del mundo empresarial para poder colaborar con ellos en un futuro. Como te imaginarás, requiere unas habilidades sociales, por lo tanto, un buen networking requiere una gran confianza en uno mismo y en tus propias habilidades comunicativas.

Si todavía no te ha convencido, te damos algunas razones por las que empezar a hacer networking hoy mismo:

1. Da visibilidad a nuestra empresa o nuestra marca.

Cuando llevas un tiempo asistiendo a este tipo de eventos, serás más que conocido en el entorno, y esto provoca un mayor interés en tu negocio.

2. Te permite conocer a nuevos proveedores o empresas con las que colaborar.

A fin de conseguir un producto o un servicio impecable que ofrecer a tus clientes. Es sin duda una gran forma de mejorar tu proceso de negocio.

3. Puedes llegar a nuevos clientes.

Que pueden asistir a estos eventos y estar interesados en tus servicios.

4. Mejora tus habilidades profesionales.

Sobre todo las comunicativas, ya que participarás en debates y charlas muy amenas sobre tu sector en las que podrás aprender mucho y aportar tus conocimientos.

5. Te permite hacer un estudio de la competencia.

Conociendo de cerca qué ofrecen y cómo lo hacen. Seguramente ellos también asistirán a este tipo de eventos, por lo tanto esto te ayuda en dos sentidos: a no quedarte atrás a la hora de hacerte visible y a poder diferenciarte de ellos sabiendo en todo momento lo que ofrecen.

Richard BransonRichard Branson es sinónimo de poder, fama y disrupción. Sin embargo, como todos los emprendedores, ha tenido que probar el amargo sabor del fracaso.

A sus 66 años, el ícono del emprendimiento mundial confesó que si tuviera de frente a su ‘yo’ de 21 años, sin duda le daría un consejo:

“Escucha más de lo que hablas, haz más preguntas y absorbe lo mejor de la gente siempre”, reveló el CEO de Virgin Group a medios de comunicación durante una conferencia de prensa en el marco del festival INC Monterrey.

Con su característica sonrisa en el rostro, el empresario inglés agregó que ha sido muy afortunado con la vida que ha tenido, a pesar de las adversidades a las que se ha enfrentado.

En este sentido, Branson aprovechó para reflexionar un poco sobre el accidente de la nave espacial, Virgin Galactic SpaceShipTwo, ocurrido en 2014.

Cuando nuestro cohete falló, claro que me sentí mal, pero lo primero que tuve que hacer es ir con mi equipo físicamente y darles un abrazo“, detalló el hombre más seguido en Linkedin a nivel mundial.

Con esto, el empresario dejó claro que no se trata de qué tan mala sea la situación, sino de la actitud que se tome ante ella.

Branson destacó la importancia de mantenerse siempre cerca de su equipo en las buenas y en las malas.

Otro de los momentos personales que compartió con la prensa fue el hábito que lo llevó a emprender el negocio que lidera y que ahora es un imperio valuado en millones de dólares: la escritura.

“Es básico manejar un diario al momento arrancar tu empresa y siempre. Anótalo todo ya sea en papel o en tablet, pero hazlo”, exhortó a los emprendedores.

México, un país extraordinario

Al cuestionarle sobre qué opinaba de México y la actual situación política con su vecino del norte, tras la victoria de Donald Trump, el empresario fue contundente.

“Me vi extremadamente entristecido por los resultados de las elecciones. Me parece terrible la retórica divisora del presidente electo, en particular lo que dijo sobre la gente de México cuando yo sé que son las personas más trabajadoras.”

En este sentido, Richard Branson aseguró que México puede llegar ser el país más extraordinario del mundo, pues tiene todo el potencial y va en el rumbo indicado para lograrlo.

“No hay razón por la que México no esté en el top tres de los países en el mundo.”

Además, dijo que la pieza clave para convertir a este país en potencia mundial, son los emprendedores, ya que “son quienes brindarán empleos al país”.

El CEO más sociable del mundo comparó la situación política entre México y Estados Unidos con la suya cuando inició, dando a entender que no importan los retos que se presenten, pues si se tiene una idea bien fundamentada se terminará venciendo los obstáculos.

“Estoy seguro que México va a estar bien, lo negativo siempre trae consigo su lado positivo”, explicó.

En cuanto a sus planes de traer una nueva compañía a México, el británico afirmó que su empresa busca mentes jóvenes y que justo es este mercado el que lidera en nuestro país por lo que extendió una invitación para trabajar con él.

“Buscamos grandes aliados y socios que crean que Virgin puede beneficiarlos. Me encantaría saber de ellos, si alguien siente que quiere trabajar con nosotros y qué podemos aportarle algo bueno a este país, adelante”.

Branson concluyó diciendo que el factor de liderazgo que ha hecho a Virgin Group crecer como ahora es saber escuchar y aconsejó a los mexicanos lanzarse 100% en lo que estén emprendiendo.

“Diviértanse emprendiendo y sean la diferencia positiva.”

pasionHoy conocí a una gran persona, con un gran trabajo y una gran familia. Hoy descubrí a una persona feliz por elegir hacer lo que hace.

Hoy me encontré con una persona que podría llamar “maestro”, por todo lo que me enseñó, y que ahora mismo les voy a compartir.

(Una forma de agradecer lo recibido, es transmitirlo a otros, y me alegro de poder compartirlo con todos ustedes, mis queridos lectores).

Esta persona se llama Edward. Vive en Rusia. Tiene un trabajo muy bien remunerado, relacionado con la industria de la música, aunque sospecho que no hace lo que hace, por dinero (no se lo pregunté… como podrán imaginarse, esa es una pregunta muy personal).

Tuve la oportunidad de verlo trabajar, y solo con verlo, puedo darme cuenta de la gran pasión que le pone a su actividad. Lo veo en su cuerpo, en sus gestos, en sus movimientos… ninguno de sus músculos se mueven en forma repetitiva o rutinaria. Cada uno de sus movimientos está guiado por impulsos invisibles, que se manifiestan en diversas formas, provocando una maravillosa coordinación de acciones. Y lo más importante de todo: su rostro muestra una expresión de disfrute realmente envidiable!

Tiene un cargo gerencial, es un manager que, a juzgar por los resultados, no es común encontrar en muchas compañías. Las personas a las que dirige tienen muchos años de experiencia, y son elegidos de entre los mejores postulantes del país después de una larga selección. El equipo que tiene a su cargo, cuenta con aproximadamente 80 personas, o sea, 80 de los mejores licenciados y técnicos en su materia del país!

Aquí les comparto las 3 lecciones que aprendí de él:

1. Uno de los rasgos más importantes que distinguí al verlo trabajar es cómo trata a sus dirigidos.

Constantemente los mira a los ojos. Y siempre, en todo momento, sus ojos están a la altura de los ojos de sus colaboradores. Y a su vez, sus colaboradores, siguen atentamente sus indicaciones.

Esto me habla de una gran confianza en sus directivas, por parte de los colaboradores, y de una gran seguridad y autoconfianza, en quien dirige. Intuyo que esa seguridad no viene del “saber”, sino del “sabor”, porque veo cómo disfruta lo que hace, por haberle encontrado el sabor a su hacer!

2. Otra de las lecciones que aprendí de este “maestro” es que siempre, en todo momento, tiene el plan en mente.

Tiene los detalles del proyecto a la vista, pero casi no lo usa, porque lo tiene bien estudiado, memorizado, internalizado, yo diría “hasta los huesos”.

Sabe en todo momento en qué parte del proceso se encuentra, y qué parte viene a continuación, por eso puede dirigir la mirada y la indicación exactamente al colaborador que debe actuar en cada momento. Hasta se atreve, en algunos momentos, a ni siquiera dar instrucción alguna, solo disfruta de lo bien coordinado que va el equipo… todo un lujo, que no muchos managers pueden darse!

3. Por último, pero no por eso menos importante, una lección sobre motivación, que viene aparejado de las 2 “perlitas” anteriores:

Uniendo el “saborear” a “seguir el plan”, lo que sigue para la motivación es demostrarlo a su equipo. Y este manager lo demuestra con todo su cuerpo!  El entusiasmo que tiene se transmite por cada parte de su cuerpo (no duda en utilizar sus piernas y pies, cuando solamente necesita de sus dos manos para su tarea!)

Y aquí viene la razón del título de esta nota: Edward me enseñó que todos podemos tener diferentes intereses, incluso él mismo supongo que los tiene, pero de entre todos tus intereses habrá alguno que más te entusiasme, y ahí estará tu pasión!

“Me encanta cuando descubro pasión; la pasión es lo que más me interesa” (Albert Espinosa, n. 1973, escritor, novelista, dramaturgo, actor, director de teatro e ingeniero industrial español.

Richard BransonPreguntaCuando uno tiene una idea brillante como emprendedor novato, ¿es posible incorporar a la gente correcta e involucrarse con empresas más grandes sin que se roben la idea?

—Kylie McGowan, Australia

Conforme se desarrollen las cosas, con suerte estarás en busca de socios y potenciales miembros para tu equipo que puedan ayudarte a lo largo del camino

Respuesta: Puede ser difícil saber cómo desarrollar ideas cuando apenas se está empezando en los negocios. Pudieras pensar que se te ha ocurrido algo que pudiera convertirse en una empresa exitosa —y que hay un verdadero mercado para tu producto o servicio—, pero existe una gran diferencia entre formular una idea y hacerla que cobre vida. Guardarse una idea es algo que todos los emprendedores deberían evitar.

Al principio, quizá quieras buscar retroalimentación de amigos y familiares: el sencillo acto de explicar el concepto del negocio a personas cercanas a ti revelará problemas que podrían haber pasado inadvertidos o pudiera desencadenar nuevas ideas.

Conforme se desarrollen las cosas, con suerte estarás en busca de socios y potenciales miembros para tu equipo que puedan ayudarte a lo largo del camino, así como posibles inversionistas y la atención de la prensa.

Adicionalmente, pasar tiempo con personas de la industria en la que buscas entrar será invaluable, especialmente si puedes confiar en una de ellas como mentor. Tener a alguien con conocimiento relevante para sopesar ideas y que te señale la dirección correcta a menudo resulta esencial para el éxito de los negocios nuevos. Un buen mentor podrá asesorarte sobre con qué empresas o individuos será sensato que te reúnas y cuánta información deberías compartir con ellos.

Pero incluso con un mentor experimentado, la verdad es que nunca puedes considerarte “segura” de que un competidor no te robará tu idea. Después de todo, ningún aspecto de los negocios puede considerarse libre de riesgos. La clave que hay que recordar es que cuando compartas la idea, te asegures de que estás en la mejor posición para capitalizar su éxito. Aun cuando tengas un negocio próspero en un país, alguien en un territorio diferente donde no estés activa pudiera imitar lo que tú estás haciendo.

Sin embargo, vale la pena correr el riesgo porque guardarte la idea impide su crecimiento. La probabilidad de que seas una experta en todos los aspectos del desarrollo de una idea es remota y las aportaciones de otras personas harán avanzar las cosas. Además, es probable que alguien más esté trabajando en la misma idea o en una que sea similar. Si tratas de desarrollarla sola, los competidores pudieran adelantarte.

El desarrollo del teléfono es un gran ejemplo del riesgo. La mayoría de nosotros sabemos que Alexander Graham Bell es el inventor. Pero mientras a él le concedían la primera patente, y subsecuentemente ascendía al estrellado, el artefacto pudo haber sido inventado por alguien más. Al mismo tiempo que Bell alistaba su prototipo, Elisha Gray y Antonio Meucci trabajaban en aparatos similares. Si sus intentos hubieran avanzado un poco mejor ¡los libros de historia serían bastante diferentes hoy!

En los últimos años, ha habido un esfuerzo concertado por parte de algunas personas en la comunidad emprendedora por derribar las barreras históricas que han sido erigidas en nombre de la discreción.

Elon Musk, el director ejecutivo de Tesla, incluso se ha negado a aplicar cientos de patentes de Tesla porque hacerlo habría hecho más difícil que se desarrollara la industria de los vehículos eléctricos.

“Había una pared de patentes de Tesla en el vestíbulo de nuestras oficinas centrales de Palo Alto”, escribió Musk en una publicación de blog en 2014. “Ya no es así. Han sido retiradas, con base en el espíritu del movimiento de las fuentes abiertas, para el avance de la tecnología de los vehículos eléctricos”.

“Tesla Motors se creó para acelerar el advenimiento del transporte sustentable. Si allanamos el camino hacia la creación de vehículos eléctricos atractivos, pero luego colocamos minas terrestres sobre la propiedad intelectual detrás de nosotros para inhibir a otros, estamos actuando de manera contraria a ese objetivo”, agregó.

Aunque no estoy promoviendo la publicación de todas las ideas que tengas en nombre del movimiento de fuentes abiertas, es bueno recordar que la discreción no debería ser una manta que cubra todo en lo que estés trabajando.

Saber qué compartir y qué no compartir es una habilidad que se puede adquirir. Hasta entonces, encontrar un mentor que pueda ayudarte a guiar esas decisiones es un buen primer paso. Compartir tus ideas con esa persona será una experiencia liberadora.

Cuándo estás listo para compartir tu idea

Ten estos consejos en mente cuando estés listo para explicar tu concepto de negocios a otros.

• Empieza con amigos y familiares: ellos te darán su retroalimentación honesta.

• Busca socios: es imposible desarrollar tu negocio solo.

• Busca un mentor: podrá orientarte sobre qué información compartir.

Reibox BlogEl ex CEO de Microsoft Steve Ballmer siempre quiso poseer un equipo deportivo. Al final, compró a los LA Clippers por $ 2 mil millones, ganándole a numerosos otros grupos que querían el equipo de la NBA, incluyendo a Oprah y Larry Ellison de Oracle.

Ballmer reveló los trucos de negociación que utilizó para derrotar a todos los demás en el podcast de Business Insider, “Éxito, cómo lo hice”, que se pueden aplicar a la mayoría de los principales acuerdos, ya sea que estés haciendo una oferta por una casa, o un equipo deportivo.

1. Haz tu investigación y aprende el paisaje.

Una de las primeras cosas que Ballmer hizo cuando se retiró de Microsoft en 2014 fue reunirse con los comisionados de la NBA y la NFL. Al principio, ningún equipo parecía estar en el mercado.

“Resultó que lo más difícil era averiguar cómo involucrarse en el proceso,” dijo Ballmer. “Había mirado a los Milwaukee Bucks, que no querían venderme, le pregunté al comisionado a quien debía conocer. No había nada que pareciera que se fuera a vender.”

Pero pronto, los LA Clippers se convirtieron en una opción después de que las cintas del entonces propietario Donald Sterling haciendo comentarios racistas se hicieran públicas. Ballmer estaba listo para atacar.

2. Encuentra una conexión mutua para que te presente al vendedor

Ballmer nunca había conocido a los Sterlings, pero se dio cuenta de que conocía al director ejecutivo de Disney, Michael Eisner, y los Eisners tenían un palco en los Clippers justo al lado de los Sterlings. Le pidió que los presentara, y rápidamente le dieron la información de contacto de Shelly Sterling.

“[Eisner] me llamó un sábado por la mañana, a las 7 en punto,” dijo Ballmer. “Él dijo: ‘Llama a Shelly Sterling ahora mismo a este número, estará disponible.'”

3. Haz que el vendedor te conozca para que el trato se sienta más personal

Ballmer pasó un día con Shelly Sterling y fue preparado con un extracto bancario para demostrar que podía pagar por el equipo. Al principio, ella no tenía ni idea de quién era Ballmer. Al final, le terminó agradando más que cualquiera de los otros postores, el Wall Street Journal informó en el momento de la venta Clippers.

Ballmer se reunió con el abogado de Shelly Sterling esa misma noche para asegurar que estaba preparado para ofertar una cantidad adecuada.

4. Haz tu oferta tan libre de problemas como sea posible, y no trates de ofrecer demasiado poco

Ballmer dijo que el hecho de que él era un único postor para el equipo y no parte de un grupo (como en el caso de Oprah) demostró ser una ventaja. Dada la “disputa legal” que los Sterlings tuvieron que soportar con respecto al escándalo, los abogados de Sterling pensaron que Ballmer tendría más probabilidades de atravesar el proceso ya que era alguien solo.

Además, Ballmer estaba al tanto de lo mucho que estaba dispuesto a pagar. Él no quería pagar demasiado, pero tampoco quería ofrecerle demasiado poco a los Sterlings.

“Les dije: ‘Esto es lo que me gustaría pagar, esto es lo máximo que pagaría y, oh por cierto, tienes que entender, no quiero parecer un estúpido delante de mi esposa siendo un tipo que dramáticamente pagó demasiado,” dijo Ballmer. “Pero lo puse sobre la mesa, yo no estaba tratando de ser un duro, mueve los últimos 3%, 5% del acuerdo, sólo quería ser dueño del equipo.”

Reibox BlogTengo una confesión. Soy un dolor en el culo para con quienes trabajó. Me impongo desafíos imposibles y espero que los que trabajan conmigo hagan lo mismo.

Al crecer, el constante refrán de mi papá era: “Nada es imposible, algunas cosas solo toman más tiempo.” Así que no es ninguna sorpresa que vea a líderes que son igualmente insoportables como modelos a seguir.

He tenido la suerte de conocer muchos de estos dolores que piensan como yo, pero nunca tuve la oportunidad de conocer a Steve Jobs. Sin embargo, tuve la oportunidad de reunirme con el cofundador de Apple Steve Wozniak en varias ocasiones.

Habiendo sido un usuario de Apple desde los días pre-Macintosh, tengo que admitir que reunirme con Woz la primera vez fue realmente emocionante. Durante nuestra primera reunión hablamos de todo, desde reglas de diapositivas (Ya Sabes, las cosas que utilizaron en la NASA durante Apolo 13 para resolver problemas matemáticos realmente complejos que las computadoras no podían resolver por que eran demasiado lentas!) a las primeras calculadoras de Texas Instruments, a sus pensamientos sobre la seguridad cibernética.

Entonces nos metimos un poco en la historia de la computación, hablando de los primeros años en Apple, la emoción de abrir nuevos caminos, la belleza de la gran ingeniería y por qué una placa madre bien establecida es una obra de arte.

Eventualmente, sin embargo, nuestra conversación se volcó sobre el tema del otro Steve. En el momento, Steve Jobs acababa de hacer público que estaba teniendo algunos problemas de salud, los mismos que eventualmente le quitarían la vida.

No estaba claro cuál era la condición de Jobs, pero yo quería ser sensible por el contexto de lo que estaba pasando, así como por la complejidad de su relación y al papel actual de Woz como outsider. Así que traté de pisar con cuidado. Pero yo era increíblemente curioso acerca de la reputación de Jobs por ser muy intolerante por cualquier cosa menos que el rendimiento máximo. Siempre me había preguntado cómo Jobs sacaba el máximo provecho de su gente si su personalidad era tan abrasiva que se encontraba en el lugar opuesto al que presentaba en público.

Woz era increíblemente transparente acerca de casi todo lo que le preguntaba. Así que, finalmente le dije sin rodeos: “¿Realmente Jobs era tan insoportable con quien trabajar como mucha gente dice?”

La respuesta que obtuve me recordó cómo mi único mentor Peter Drucker solía responder mis preguntas verdaderamente ridículas sin decirme lo ridículas que eran. Él me decía: “Bueno, Tom, creo que esa es la pregunta equivocada”. Woz hizo algo muy similar. Contestó compartiendo una historia sobre Jobs desde sus primeros días en Apple.

Como Woz dijo, Jobs tenía el hábito de a veces estallar en las reuniones. Examinaba rápidamente la sala, hacía un balance del problema que se estaba tratando y, sin haber recibido más de cinco segundos de preludio de la gente de allí “Pueden hacer algo mejor que esto.” y con eso salía de la reunión. Su comentario no era necesariamente dado con un tono de arrogancia o incluso decepción, sino más bien como la declaración de un hecho; puesto simple, “No te conformes!

Genial, ¿verdad? Quiero decir, la reacción inicial es “¿Qué diablos sabe acerca de este problema y lo difícil que es? Después de todo, hemos estado en él durante horas o días, y esto es lo mejor que podemos hacer!”

Bueno, eso era realmente genial, porque cuando Jobs les decía que podían hacerlo mejor, de alguna manera querías averiguar cómo.

Mientras escuchaba a Woz contar la historia, me transporté a cuando mis hijos eran mucho más jóvenes y yo estaba entrenándolos para un programa de resolución de problemas creativo llamado Destination Imagination.

Destination Imagination era sobre desafiar a los niños con problemas muy difíciles e intrincados y que necesitaban encontrar las soluciones por su cuenta, con cero participación de los padres o adultos. Así que, ¿por qué tener un coach si realmente no podía ayudarte con la solución?

Bueno, lo que me sorprendió fue que mi papel principal terminó siendo simplemente decirles que podían hacer algo mejor que aferrarse a cualquier limitación que eligieran. Fue fascinante porque no importaba lo bien que creían que habían hecho, casi siempre eran capaces de hacerlo significativamente mejor cuando se les desafiaba a hacerlo mejor.

Por supuesto, como adulto que entrena niños tienes una ventaja inherente en que te creerán cuando les digas que pueden hacerlo mejor. Sin embargo, ese también es el papel principal de un verdadero líder. De muchas maneras, eso es lo que Jobs estaba haciendo. No se le escapaba que tenía una increíble aura que imbuía sus acciones y palabras con más significado que la mayoría de los mortales. Sin embargo, como líderes estamos todos llamados a establecer el listón para nuestras organizaciones, nuestra gente y, sí, para nosotros mismos.

Si bien puede sentirse bien decirle a la gente que lo han hecho bien, alabar sus esfuerzos y celebrar sus victorias, es mucho más importante desafiarlos primero. A todos nos gustan las alabanzas, pero es en los desafíos que superamos para ganar que encontramos satisfacción y realización.

No dejes que ese pequeño pedazo de sabiduría se te pase. Drucker me recordaba constantemente que el mayor papel de un líder es desafiar a la gente. Él sentía fuertemente que esta cualidad era el valor principal de todos los grandes líderes y gerentes. A través de los desafíos probamos a aquellos que optaron por seguirnos que sus capacidades son mucho mayores que sus expectativas de sí mismos.

Nota algo, en ningún momento dije que se te vería muy bien cuando estés presentando desafíos que parezcan irrazonables, irrealistas y francamente absurdos. Eres un líder, un dolor en el culo, lidia con ello!

Nada es más poderoso, significativo o satisfactorio que permitir que alguien experimente la realización de que son más fuertes, más inteligentes o simplemente más resistentes de lo que creían.

Cualquier persona que te de la oportunidad de experimentar eso es una persona que seguirás hasta los extremos de la tierra, no importa cuán dolor en el culo sea.

noHace algunos días atrás, Eva Collado [@evacolladoduran] publicaba en su blog un interesante post titulado: Si no sabes entender a un Knowmad no le contrates.

También Raquel Roca [@raquelroca], hace algún tiempo daba una conferencia sobre este tema, un término acuñado por John Moravec(@moravec), autor del libro Knowmad Society.

Cada vez habrá más Knowmad: Know (conocimiento) y Mad (nómada), esto es: Nómadas del Conocimiento, una persona con un perfil definido por un conjunto de características, donde una de las más destacables es que: no entiende de fronteras ni de límites geográficos, políticos, sociales, económicos, culturales. Su concepción de mundo no es local, sino global.

Bajo ese prisma, en un entorno, donde hay una tendencia a difuminarse las fronteras de espacio y tiempo, desde mi punto de vista, hay una variable crítica para el éxito: la productividad. Y es así porque hay muchas amenazas que la ponen en peligro.

Para tener éxito hay que ser productivo

No hay otra alternativa, y:

Productividad no es hacer muchas cosas, sino eliminar todo lo que no tiene que hacerse.

Ya decía Warren Buffet, autor incluido en Aprendiendo de los mejores (Alienta, 7ª edición), que:

La diferencia entre las personas ‘exitosas’ y las ‘muy exitosas’, es que las ‘muy exitosas’ dicen NO a casi todo

Productividad es centrarse en lo importante, y descartar todo lo demás. Esta idea la tiene clara poca gente. La mayoría de la gente cree que ser productivo consiste en cómo meter en la agenda más y más cosas. Error garrafal. Trabajar menos no es pereza, sino inteligencia. Poner el foco y la atención en lo relevante dejando a un lado el resto de las cosas.

La Productividad es el resultado de unos objetivos bien definidos, porque cuando uno tienes las cosas claras es fácil saber en qué centrarse.

Hoy ha vuelto a caer en mis manos, un artículo que tenía recopilado del conocido Timothy Ferriss —él de esto sabe bastante—, autor del libro La semana laboral de 4 horas. El título del artículo es: La lista de cosas que no hay que hacer. 9 costumbres que deben abandonarse ya. Lo publicó el 6 de febrero de 2008.

Lo recupero y reproduzco y resumo algunas partes porque apunta algunos tips que conviene tener en cuenta para ganar la batalla de la productividad. Seguro que es de tu interés:

1. No contestes llamadas de números de teléfono sin identificar.

Sorprende a los demás, pero no dejes que te sorprendan a ti. Las consecuencias son interrupciones no deseadas o una situación no muy propicia para negociar. Deja que graben un mensaje en tu buzón de voz.

2. No mires el correo electrónico a primera hora de la mañana o a última hora de la noche.

La primera opción afecta a tus prioridades y planes para el día, y la segunda te provocará insomnio. El correo electrónico puede esperar hasta las 10 de la mañana, después de que hayas resuelto al menos un asunto importante.

3. No aceptes reuniones ni llamadas si no están claros el orden del día o su duración.

Si el objetivo está claramente definido o hay una fecha y una lista de temas a tratar, ninguna reunión o llamada debería durar más de 30 minutos. Conciértalas con antelación a fin de poder prepararla a conciencia y emplear bien el tiempo.

4. No permitas que la gente divague.

Olvídate del ‘¿Qué tal va todo?’ cuando alguien te llame. Limítate a preguntar ‘¿Qué pasa?’ o a decir ‘Estoy ocupado, ¿qué ocurre?’. Mucha veces, para zanjar un asunto, hay que ir al grano.

5. No revises constantemente el correo electrónico. Contente y revísalo a las horas establecidas.

Deshazte de ese dispensador de papelinas de cocaína que es el correo electrónico y concéntrate en los asuntos importantes que debes resolver en vez de responder a supuestas emergencias. Instala un contestador automático de mensajes y revisa el correo dos o tres veces al día.

6. Limita al mínimo la comunicación con los clientes que dan pocos beneficios y que sean muy exigentes.

No hay ningún camino que garantice el éxito, pero el más seguro es tratar de complacer a todo el mundo.

Haz un análisis 80/20 de tus clientes en base a dos aspectos: qué 20% genera el 80% o más de beneficios y qué 20% consume el 80% de tu tiempo. Luego pon el más y menos productivo en piloto automático con la excusa de un cambio en la política de la empresa y mándales un correo electrónico con las nuevas normas con puntos muy concretos: número de llamadas telefónicas permitidas, horas en que respondes a los correos electrónicos, pedidos mínimos, etc.

7. No trabajes de más para afrontar una situación no agobiante. Establece prioridades.

Si no estableces prioridades, todo parece ser muy urgente e importante. Si defines el asunto importante del día, casi nada parece ni urgente ni importante.

A menudo es tan sólo cuestión de dejar que ocurran las cosas malas (devolver una llamada telefónica con retraso y pedir disculpas, pagar algo con recargo, perder un cliente poco razonable…) para asumir los asuntos importantes. La respuesta a una situación agobiante no es hacer equilibrios haciendo girar más platos, sino en definir las pocas cosas que pueden cambiar realmente tu trabajo y tu vida.

8. No lleves tu móvil encima todos los días 24 horas.

Libérate al menos durante un día a la semana de las ataduras digitales. Apágalos, o mejor aún, déjalos en casa. Yo suelo hacerlo todos los sábados y te recomiendo que dejes el móvil en casa si sales a cenar fuera.

¿Y qué si devuelves una llamada de teléfono una hora más tarde o a la mañana siguiente?

Tal y como le comentó un lector a un colega molesto que trabajaba las 24 horas, los 7 días de la semana y esperaba que todo el mundo hiciera lo mismo: ‘No soy el Presidente de Estados Unidos. Nadie debería necesitarme a las 8 de la noche. Vale, no me localizaste, pero, ¿acaso ocurrió algo grave?’. Qué le respondió: nada.

9. No esperes llenar con el trabajo un vacío que las relaciones y las actividades fuera de él no consiguen llenar.

El trabajo no lo es todo en la vida. Tus colegas no deberían ser los únicos amigos que tengas.

Establece un programa de prioridades, y defiende ese programa de prioridades ante los demás. No te olvides de la Ley de Parkinson y oblígate a aprovechar tu jornada laboral a fin de que tu productividad por hora no se pierda por el desagüe. Concéntrate, zanja los asuntos importantes y vete. Estar todo el fin de semana mandando correos electrónicos no es forma de pasar el poco tiempo del que dispones en este planeta.

Lo que ahora se lleva es concentrarse y cumplir con las obligaciones, pero sólo es posible una vez dejamos de lado las constantes distracciones. Si tienes problemas para decidir lo que ‘debes hacer’, simplemente concéntrate en lo que ‘no debes hacer’. Es un medio distinto para conseguir el mismo fin.

starbucksHoward Schultz tiene su propio código para dirigir la cadena de cafeterías más importante del mundo; considera que construir lealtad entre clientes y empleados es el secreto de las empresas exitosas.

Y es que el liderazgo de Starbucks es indiscutible. Con más 16,000 tiendas en 50 países, es la cadena de cafeterías más grande del mundo; en noviembre de 2012 la compañía reportó un aumento del 6% en sus ventas globales durante un periodo de al menos 13 meses.

¿Cuáles son las claves para obtener y mantener semejante liderazgo?

Howard Shultz, CEO global de la compañía, comparte sus secretos en la gestión de negocios, y son lo hace en base a los siguientes 12 principios:

1. Responsabilidad con el cliente.

No sólo se trata de ganar más dinero y aumentar el valor de una marca, nunca olvides a tus clientes

2. Arraigo.

En Starbucks, los empleados son socios, reforzamos la colaboración. Entenderán que no sólo trabajan en la empresa, sino que son parte de ella y compartirán su éxito.

3. No todo es Marketing.

El valor de la marca radica en la experiencia y en la gente.

4. Sinergias.

Las grandes empresas son exitosas no sólo por el producto o por la tecnología, sino porque construyen lealtad y confianza entre sus clientes y entre sus empleados.

5. Cultura laboral.

Las grandes estrategias y ejecuciones sólo triunfan por una gran cultura laboral y tienen en común una característica: confianza. Ésta te servirá para navegar tiempos difíciles y salir adelante.

6. No te rindas.

Hay que pensar en ganar, ya sea en una empresa o la propia. Habrá gente que diga que sueñas muy alto, pero no dejes que nadie te diga que dejes tus sueños.

7. Trabaja en equipo.

Rodéate de la gente más experimentada, más inteligente y con altos valores de vida. Además, no olvides que la disciplina es la más importante herramienta para el éxito.

8. Liderazgo es ser auténtico.

Creer en ti y en tu visión.

9. Emprende.

El emprendimiento es una palabra elegante, pero son pocos los verdaderos emprendedores. Lo son aquellos que vienen de la nada con un sueño y son capaces de hacer algo que los demás no vieron.

10. No olvides tus orígenes.

Tampoco a las personas que dejaste atrás. Nunca será suficiente ser exitoso si no les permites ser parte de ese éxito a tu gente, a tu familia, a tu país, a los que le sirven, ése es el éxito.

11. Ten una voz.

No puedes ser observador y ver una situación que no está bien y dejar que otro la solucione.

12. Innovación.

Cada empresa debe entender el significado de la innovación. Ésta debe ser disruptiva. Tienes que crear una nueva forma de hacer las cosas y separarte de tus competidores.

negocios“Atendimos a todo el país, a todos los contratistas allá afuera, no sólo a las grandes empresas, sino a los contratistas independientes, a los pequeños emprendedores”, dice Diane Hendricks, de ABC Supply, la distribuidora mayorista de materiales para techos que cofundó con su marido, Kenneth, en 1982.

Ella es hoy la emprendedora más rica de Estados Unidos.

La empresa creció rápidamente, alimentada por una serie de adquisiciones. “En 3 años teníamos 33 tiendas”, dice Diane. “Pensé que íbamos lento.” En 2007, la pareja compartía una fortuna de más de 3,000 millones de dólares (mdd) y operaba al mayor proveedor de materiales para techos y paredes para contratistas profesionales en Estados Unidos. Entonces llegó la tragedia: Ken se cayó de un techo cuando revisaba una nueva construcción en su casa y murió.

Muchos especularon que Diane vendería la empresa, pero ella se mantuvo firme y, bajo su guía, ABC navegó por el temporal de la recesión, duplicó sus ingresos e hizo la mayor adquisición de su historia cuando compró Bradco Supply en 2010. Hoy, la madre de siete hijos aún maneja su auto hasta la oficina todos los días y es propietaria del 100% del negocio, que registra ventas anuales por 6,000 mdd.

La mujer más rica creadora de su propia fortuna en Estados Unidos compartió con Forbes sus consejos de negocios:

1. Puedes tomar muchos caminos para llegar al mismo lugar

“La vida pasa, las cosas se interponen entre tú y tu objetivo, tu misión y tu plan, y tienes que desviarte. El plan A no funciona, ¿cómo vamos a llegar? Usemos el B. Si el B no funciona, ¿aún podemos completar la misión de otra manera?

No tienes que cambiar tu objetivo, sólo tu trayectoria. Tienes que estar dispuesta a hacerlo, y no verlo como un fracaso. Así es la vida… No puedes perder de vista lo que realmente quieres hacer.”

2. Piensa largo y tendido antes de empezar

“Todo el mundo que tiene una idea piensa que es emprendedor, pero no estaría mal que revisaran lo que realmente significa la palabra emprendedor.

Es una palabra que implica trabajo duro, asumir riesgos, decepcionarse. Ser emprendedora es un gran compromiso. Así que, para mí, cuando alguien dice que es un emprendedor y está listo para arrancar, le pregunto si está listo para trabajar, si tiene una pasión y si realmente lo ha pensado bien.

Dado que la tasa de éxito es muy pobre, si realmente no tienes una pasión ni un deseo ardiente de construir una empresa, es casi seguro que no seas feliz en esta aventura. Eso podría ser muy desalentador y fatal para tu propio bienestar.”

3. Haz tu tarea

“Trabaja en un plan de negocios, ponlo por escrito, compártelo con un par de personas que respetes, dáselo al banquero sin pedirle dinero. ¿Hay una necesidad de lo que estás intentando lograr, el servicio que tratas de ofrecer o del producto que estás tratando de vender?

“Cuando Ken y yo abrimos ABC, trabajamos en nuestro plan durante dos años y botamos kilos de papel. Hicimos un mapa, decidimos dónde se necesitaba más la distribución, es ahí donde se ubican los fabricantes actualmente. Investigamos a fondo a nuestra investigación, a gran escala. Empezamos con una tienda, pero sabíamos que queríamos 200 tiendas.

4. No todos creerán en tu visión

“Asumimos que los bancos estarían allí, que podríamos mostrarles que lo que estábamos haciendo tenía un propósito, y que ganaríamos dinero. Creímos que en el momento en que empezáramos a crecer, crecer, nos llamarían y no dirían ‘¡están creciendo demasiado rápido!’.

Compramos dos tiendas, compramos tres tiendas más, tuvimos cinco perdimos a nuestro banco. Fuimos al siguiente banco, les dijimos que nos estaba yendo súper bien y nos pidieron que nos retiráramos. Y puedo decir esto, siempre pagamos nuestras deudas, así que no se debió que tuviéramos un mal historial crediticio o que no dirigiéramos nuestro negocio profesionalmente y con integridad, simplemente no encajábamos en el modelo que tenían.

“Una de las cosas que en realidad no habíamos pensado fue que la gente diría que habríamos desaparecido para el día siguiente. La gente no sentía que podíamos tener éxito porque éramos unos instaladores de techos sin educación. Y no se puede borrar la reputación que alguien te pone hasta que demuestras que está equivocado.”

5. Haz malabares entre el trabajo y la familia lo mejor que puedas

“Fue difícil, muy duro. Y fue algo que mucha gente diría que no vale la pena. Los niños tuvieron momentos difíciles cuando Ken y yo no estábamos en casa, cuando estábamos trabajando. No los pudimos llevar a todos los partidos de fútbol, simplemente no pudimos, teníamos una empresa en expansión. Pero todas las noches estuvimos en casa.

Creo en la cena familiar. Ken y yo llegábamos a la casa a las 5 o 6 de la tarde. No hacíamos negocios de noche. Nunca. De lunes a viernes, estábamos en casa, cenábamos con los niños y todos nos sentábamos y comíamos en la misma mesa, algo que la gente ya no hace. Los fines de semana no trabajábamos. Nos quedábamos en casa el sábado y el domingo, y yo tenía una granja en donde criaba caballos y conejos. Tratamos de compensar nuestra ausencia en los eventos de la escuela.”

6. Aprovecha las oportunidades que vienen en camino.

“No esperes demasiado. Crecimos cuando se presentó la oportunidad.

Cuando los centros de distribución del fabricante de techos GAF fueron puestos a la venta en 1984, Ken y yo estábamos de vacaciones. Ken y yo llegamos a casa, teníamos que ir a Nueva York, tuvimos que ir a ver esas 13 tiendas. No sabíamos cómo compraríamos 13 tiendas a la vez. La oportunidad no llega siempre en un momento oportuno. A veces sólo tienes que cambiar tus planes porque la oportunidad no se presentará de nuevo.”

7. No renuncies.

“Esto es lo más importante. Como emprendedora vas a cometer errores, intentarán disuadirte, pero no renuncies.

Tengo letreros en mi oficina que dicen ‘No renuncies’. Cuando renuncias estás acabada. Hay veces es las que simplemente tienes que ser fuerte. La vida es dura, ya sabes, simplemente es así.”

Reibox BlogEl principal consejo de Jack Dorsey para los emprendedores es que no pasen demasiado tiempo soñando con sus ideas; sal y constrúyela.

“Tan pronto como llegues a ese espacio en el que realmente tienes algo con lo que jugar y algo tangible, ahí es cuando el aprendizaje real ocurre,” dijo Dorsey, cofundador de Twitter y Square, en la conferencia Money20/20 en Copenhague. “Deja la Keynote, deja el PowerPoint, y comienza a construir y comienza a mostrárselo a la gente.”

Dorsey dio su consejo a una sala de conferencias llena de miles de ejecutivos de la industria financiera, fundadores de startups y futuros emprendedores en el primer día de la conferencia fintech. Hablaba en su calidad de CEO de Square, la startup de Silicon Valley que ayuda a las pequeñas empresas a aceptar pagos con tarjeta de crédito a través de sus teléfonos inteligentes.

Dorsey dijo: “No hablaremos con nadie (VCs, inversores, clientes, otras personas que estamos tratando de contratar) hasta que tengamos algo que mostrar, en el caso de Square hasta que tuvimos algo que podía tomar dinero de sus tarjetas de crédito.”

Y agregó: “Lo más importante para nosotros en el día, especialmente cuando estábamos empezando, es, ya sabes, tienes tantas ideas y estás hablando de y si…, y si…, y si…, en lugar de hacerlo, crearlo.

“Cuanto más rápido puedas llegar a hacerlo, crear realmente ese tiempo para construir la idea y escribir ese código, más rápido serás capaz de responder tus preguntas y podrás atraer a la gente hacia tu idea y lo que estás haciendo.”

Square fue fundada en 2009, y Dorsey dijo que la misión de la compañía era “asegurarse de que un vendedor siempre pueda hacer una venta”. La compañía fue recientemente lanzada en el Reino Unido, y Dorsey dijo que, aunque todavía está en sus primeros días, “resuena de la misma manera que muchos otros mercados tienen para nosotros.”

ideas“Lo que conduce y arrastra al mundo no son las máquinas sino las ideas.” – Víctor Hugo

¿Quieres tener ideas de alta calidad?

En esta era del conocimiento tener buenas ideas es lo que realmente puede distinguirte de los demás y ponerte muy por delante del resto.

Pero, ¿Cómo podemos obtener increíbles ideas?

Una gran manera de conseguir obtener ideas fantásticas es simplemente generar un montón de ideas. El libro “El Efecto Medici” de Frans Johansson lo dice claramente:

“La correlación más fuerte que existe entre la calidad de las ideas que obtienes está de hecho relacionada con el número de ideas que produces… Pablo Picasso, por ejemplo produjo 20.000 piezas de arte, Einstein escribió más de 240 artículos, Bach escribió una cantata cada semana, Thomas Edison presentó un récord de 1.039 patentes.”

Aquí tienes un estudio citado en el libro “El Efecto Medici” que demuestra la relación entre la cantidad y la calidad de las ideas:

Se ha comprobado que la relación entre la cantidad y la calidad de las ideas es de hecho cierta. El número de trabajos que publica un científico por ejemplo está correlacionado con el número de menciones que dicho científico recibe por sus tres mejores trabajos. En otras palabras, la mejor manera de ver quién ha escrito los mejores trabajos pioneros es mirar quién ha publicado más artículos.”

Así que aquí tienes un consejo para ser más creativo: “Produce más ideas”

Realmente simple, ¿no? Cuantas más ideas produzcas más probable es que encuentres esas increíbles ideas.

A continuación encontraras varios consejos que puedes usar para producir más ideas:

1. Captura todos tus pensamientos

Una forma básica de aumentar la cantidad de ideas que obtienes es simplemente tratar de evitar perder dichas ideas.

No permitas que se te escape algo bueno una vez que esta te llega a tu mente. Cada vez que obtengas una idea trata de capturarla a la mayor brevedad posible. Anótela en algún papel que tengas a mano o grábela en un dispositivo de grabación.

2. No filtres tus ideas

Por definición, al filtrar tus ideas reducirás el número de ideas que tú tienes.

Incluso si una idea no parece viable o no parece realmente buena, déjala reposar por ahora. Más tarde puedes volver a verla desde una perspectiva diferente, lo que puede demostrarte la verdadera utilidad de esa idea. Si no puedes hacer nada con la misma, siempre podrás desecharla más tarde.

3. Encuentra más ideas de la que necesitas

Si tú necesitas cinco ideas, encuentra mejor diez. Si necesitas diez ideas, encuentra veinte.

Encontrar más ideas de las que necesitas es bueno porque podrás elegir la mejor de ellas (A modo personal, siempre intento tener una gran cantidad de ideas sobre que escribir en el blog antes de decidirme por la mejor.)

4. Produce ideas de forma consistente

Mantente produciendo ideas independientemente de tu estado de ánimo.

Si eres un bloguero, sigue escribiendo artículos en tu blog. Si eres un diseñador, sigue creando nuevos diseños. Si eres un programador, sigue escribiendo códigos. Asigna tiempo para ello y conviértelo en un hábito.

5. Establece una cuota

Esto está relacionado con el punto anterior. Una buena manera de asegurarte de que te mantienes produciendo ideas es estableciendo un objetivo.

Por ejemplo, un escritor se puede poner como objetivo escribir por lo menos 1000 palabras todos los días (Yo me he puesto como cuota escribir un artículo cada tres días, si una semana en particular me siento especialmente motivado puedo llegar a escribir uno diario). Un diseñador puede tener como objetivo crear un nuevo diseño cada semana. Establecer un objetivo te empujara a ser más productivo.

6. Evita el perfeccionismo

Una de las cosas que pueden obstaculizar la producción de un montón de buenas ideas es el perfeccionismo.

Si te toma una semana depurar una idea digamos a un 80% de calidad, entonces te puede tomar hasta un mes llevarla al 90% y un año para llevarla al 100%. Esta es la ley de rendimiento decreciente en el trabajo.

El perfeccionismo podría hacer que pases todo el año en una sola idea, mientras que en realidad pudieras haber producido otras 51 ideas. Es mejor producir un montón de ideas en primer lugar, luego testearlas y sólo entonces dedicarle más recursos para mejorar las ideas ganadoras.

Este truco funciona bien para mí pero estoy seguro de que tú tienes un montón de consejos para encontrar buenas ideas. ¿Tiene algún consejo que quieras enseñarlo a los demás? Puedes escribirla en los comentarios de abajo.

Michael PorterAhora que las aspiraciones de todos los países son mayores, se generan grandes desafíos ya que todos los ciudadanos de la “aldea global” están obligados a pensar de manera diferente sobre la gestión de sus empresas.

Ya no basta con imitar a las extranjeras; ahora las empresas necesitarán contar con verdaderas estrategias. El problema es que hay muchas preconcepciones erróneas en torno a la estrategia, derivadas del análisis erróneo del mercado, de la competencia y, sobre todo, del concepto de estrategia en sí.

Cuando se desarrolla una estrategia es importante pensar en la competencia. Hay muchos problemas estratégicos que se derivan del hecho de que las empresas han establecido metas equivocadas.

¿Cómo se desarrolla una buena estrategia? ¿Qué se requiere para que una empresa alcance el éxito en sus mercados?

El punto de partida es considerar qué pensamos de la competencia. Muchos directores creen que sus empresas sólo podrán alcanzar el éxito si sus competidores fracasan, lo que lleva a una competencia destructiva, que casi siempre gravita alrededor del precio.

¿Cómo puede mi compañía brindar algo diferente, ser única y singular?

Éste debe ser el punto fundamental de todas las buenas estrategias. No existe evidencia que demuestre que ser el número uno implique ser el más rentable. No existe una relación entre jerarquía y rentabilidad. Querer ser el número uno de la industria no es una estrategia, sino una aspiración, un deseo, una meta.

No es una cuestión de inspiración divina, sino de estructurar un proceso sistematizado que permita la ejecución de una idea bien fundamentada. No es cuestión de poesía, fantasías o arranques líricos. La estrategia debe estar basada en el rigor y el estudio de los procesos que integran la organización.

Una visión no es una estrategia, ni un mejor servicio al cliente, ni una fusión; entrar en Internet no es una estrategia, y la innovación por sí misma tampoco. Hay que delinear un plan detallado de acción para dar a conocer a toda la empresa el contexto de negocio en el que se va a desenvolver. Eso es la estrategia. Las compañías la confunden con las mejores prácticas.

Es importante estar al corriente, ver qué pasa en el mercado. Pero la estrategia consiste en descubrir cómo ser únicos, exclusivos, singulares. No porque sea la mejor forma de competir, sino para ofrecer un valor que la competencia no puede igualar.

La compañía promedio analiza todas las necesidades que existen y ve qué quieren los clientes para incluirlo todo en un solo producto. Esto genera una competencia destructiva donde todo el mundo ofrece lo mismo. El peor error es ofrecer lo mismo que nuestro competidor.

Si ellos compiten con el precio, ustedes compitan con el servicio; si ellos lo hacen con las características del producto; ustedes con el soporte después de la venta; si ellos compiten en eficiencia en energía, ustedes compitan con el tiempo real de operación. Si compiten en lo mismo, la competencia acabará gravitando siempre hacia el precio.

A lo largo de mi carrera, he desarrollado tres enfoques analíticos para descubrir una estrategia:

1. Realizar una segmentación de nuestra empresa.

2. Determinar cuáles son las actividades singulares que tenemos dentro de la cadena de valor y,

3. Qué sacrificamos, en qué nos beneficiamos en la cadena de valor y qué producto tenemos.

Cada uno de estos ejercicios nos puede desvelar una propuesta de valor, una forma de entregar algo diferente. La pregunta esencial es cómo hacer crecer estratégicamente un negocio. La respuesta es convertirlo en una compañía única.

Reibox BlogDado los recientes titulares de las noticias, es claro que Uber (entre otras empresas) debe reevaluar su cultura empresarial.

Hace unas semanas, cuando las noticias informaron que la junta de directores de Uber aprobó un conjunto de 47 recomendaciones preparadas por el ex fiscal general Eric Holder, me sorprendió lo bien que podía relacionarme con la mayoría de esas sugerencias.

Estoy seguro de que no estoy solo. Si eres un líder empresarial, te has enfrentado (o pronto te enfrentarás) a la cultura de desempeño y a los desafíos del candor del lugar de trabajo.

El documento de 13 páginas lleno de ideas fue creado para ayudar a Uber a “construir un lugar de trabajo en el que ‘todas las grandes mentes’ se reúnan para trabajar y tener éxito.” El documento está repleto de consejos que las empresas de alto rendimiento deberían adherir a medida que crecen y escalan su propia cultura empresarial.

Aquí tienes seis lecciones que recogí viendo a Uber intentando volver al curso correcto; y sugerencias de cómo aplicarlos a tu propia cultura empresarial y filosofía de rendimiento.

1. Es importante medir las cosas correctas

Todos tenemos acceso a plataformas de análisis de negocios poderosos que nos proporcionan datos. Pero ninguno de estos datos importa si no analizas métricas que estén vinculadas a las cosas que importan.

Holder le sugirió a Uber empezar a usar estudios de rendimiento para tener a los lideres de mayor rango responsables; pero intrínsicamente, Holder sugirió que revisaran las métricas vinculadas a las cosas que más importan para mejorar la cultura en el lugar de trabajo de Uber, incluida la diversidad, la capacidad de respuesta a las quejas de los empleados, la satisfacción de los empleados y el cumplimiento de las normas.

Es posible que estés manteniendo a tu propio equipo de liderazgo o empleados responsables a través de los datos, pero no tiene sentido si estás siguiendo las métricas equivocadas.

2. La inclusividad y la diversidad comienzan con tu equipo de liderazgo

Las campañas de diversidad y los esfuerzos de inclusividad sólo te llevarán hasta cierto punto si no forman parte integral de la cultura de tu empresa. Entonces, ¿qué es lo que impulsa a la cultura de tu empresa?

Creo que el equipo de liderazgo y su dedicación hacia tus valores fundamentales tienen el mayor impacto en la cultura de tu empresa. Uber escribió valores culturales, pero sigue habiendo una desconexión entre estos valores y cómo actúa el equipo de liderazgo de la compañía. A medida que Uber reformula sus valores culturales para ser más inclusivos y positivos, la verdadera transformación ocurrirá cuando los líderes individuales encarnen los valores de diversidad, inclusión y colaboración.

3. Enseña a los gerentes cómo tener éxito

Como muchas startups de Silicon Valley, Uber emplea a una serie de gerentes primerizos que subieron la escalera para obtener su posición. No importa cómo estructures tu negocio, los gerentes son un componente crucial. Ellos son responsables por el cuidado y entrenamiento del activo más valioso de tu empresa: las personas.

Holder sugiere que Uber no sólo debe centrarse en ayudar a los gerentes a ser más inclusivos, sino también a mejorar las habilidades fundamentales para gestionar efectos, desde cómo comunicar y valorar a los empleados, hasta cómo proporcionar feedbacks constructivos a los empleados.

En mi experiencia, entrenar a los gerentes no es algo que puedas poner último. Todas las organizaciones, en todas las industrias, se benefician cuando los gerentes tienen las habilidades necesarias para entrenar y proporcionar feedbacks a los empleados.

4. Haz que la transparencia sea un valor fundamental

Muchos de los mayores problemas de Uber (la falta de confianza de los empleados y el sesgo en el proceso de gestión del desempeño) provienen de una falta de transparencia. Adoptar un enfoque de “no secretos” a tu filosofía de desempeño puede ayudarte a mitigar los prejuicios, especialmente cuando los gerentes estén evaluando a los empleados para los ajustes de compensación y promociones.

Sin embargo, las sugerencias de Holder para la transparencia van mucho más lejos que el proceso de gestión del rendimiento. Los abogados sugieren que los requisitos de promoción sean más claros y que se comuniquen abiertamente sobre los puestos de trabajo abiertos. Cuando la transparencia se convierte en un valor fundamental de tu cultura, los empleados se sienten en el bucle y tienden a estar más apegados y dedicados al trabajo que aportan.

5. Desarrolla una cultura de retroalimentación

Gallup encontró que sólo el 19 por ciento de los millennials dicen recibir retroalimentación de rutina de los gerentes, y sólo el 17 por ciento dice que las retroalimentaciones que reciben son significativas. Claramente, tenemos un problema de retroalimentación en toda la fuerza de trabajo.

Uber no es una excepción. De hecho, las sugerencias de la firma de abogados para Uber estaban plagadas de sugerencias para dar a los empleados más retroalimentación, o canales de comunicación. En el caso de acoso sexual de Uber, que en última instancia impulsó una demanda y otras ramificaciones negativas, parece que la empleada no tenía un canal adecuado para plantear su queja y preocupaciones.

Si apoya la retroalimentación en todas las direcciones, desde las encuestas de la empresa hasta las entrevistas de empleado-gerente uno-a-uno, se hace más fácil para los empleados compartir sus desafíos, quejas y problemas antes de que se salgan de las manos.

6. Apóyate en la gestión del rendimiento continuo

Holder resume perfectamente el impacto de la fijación de metas y la gestión de rendimiento continuo pueden tener en una organización en su informe. La retroalimentación continua no sólo ayuda a las empresas a mantener un enfoque de “no secretos”, sino que también ayuda a los empleados a no perderse puntos de referencia.

Hace mucho tiempo que la vicepresidenta de Google, Liane Hornsey, había hecho grandes progresos para ayudar a Uber a pasar a un modelo continuo de retroalimentación y gestión, pero siempre hay más que se puede hacer. La fijación de metas y la gestión de rendimiento continuo transparente crean un sistema de comprobación y equilibrio que mantiene a los administradores alineados con los empleados y viceversa.

No sólo Uber enfrenta una batalla cuesta arriba; todos le debemos a los empleados mejorar el entorno de trabajo mediante una comunicación abierta y transparente.

Un equipo de investigación realizó 200 entrevistas con empleados actuales y antiguos de Uber para hacer sus sugerencias. Algunas de las deficiencias más grandes de la cultura empresarial de Uber representan desafíos universales que debemos superar. Para adoptar un lugar de trabajo inclusivo y construir verdaderamente una cultura de éxito, mantente enfocado en afinar llegas a tus personas y cultura empresarial.

emprendedoraSer un buen emprendedor no es algo que pueda aprenderse en un curso ni leyendo un libro.

Aquellas personas que tienen éxito en los negocios suelen ser los que llevan en su ADN un espíritu aventurero a la hora de invertir que pueda llevarles a arriesgar y conseguir llevar sus ideas a lo más alto. Pero, ¿significa esto que si no tengo espíritu emprendedor no puedo montar mi propio negocio?

No exactamente.

Todo el mundo puede alcanzar el éxito, pero para ello hay que identificar y desarrollar tus puntos fuertes.

Pensamiento creativo

Para que tu negocio triunfe es necesario que tengas una mente creativa capaz de sacar tanto nuevas ideas de negocio como la forma de promocionarlas y llevarlas hasta el gran público.

Por ejemplo, si lo que te gusta es la cocina, a lo mejor con una web de recetas con Actimel o procedentes de algún país exótico puedes tener más probabilidades de éxito que con una de dieta mediterránea. Es imprescindible ser creativo en comercio electrónico para ofrecer algo diferente.

Relaciones públicas y personales

No podemos olvidar nunca que vamos a vender nuestros productos o servicios a personas. Por lo tanto, es necesario que sepamos llevar las relaciones con los clientes para que queden plenamente satisfechos.

Todo negocio propio tiene un componente de trabajo de cara al público, incluso aunque el servicio ofrecido no vaya en principio en esa dirección. Por lo tanto, si las relaciones personales no son uno de tus puntos fuertes, es necesario que trabajes en esa área si no quieres que tu negocio se convierta en un fracaso.

Desarrollo de personas

A no ser que te dediques a un sector muy concreto, lo más probable es que en tu negocio más tarde o más temprano tengas que contratar nuevo personal. Y es importante que sepas manejarte en la dirección de equipos.

Un trabajador motivado siempre dará el máximo por la empresa, mientras que alguien que va a trabajar a disgusto probablemente no estará dispuesto a hacer grandes esfuerzos. Por lo tanto, es importante que sepas mantener la motivación de tus trabajadores si no quieres que tus esfuerzos terminen siendo en vano.

Capacidad de trabajo

Es muy importante tener en cuenta que, una vez que te has decidido a emprender, eres el máximo responsable de los resultados de tu trabajo.

Aunque cuentes con trabajadores a tu cargo o con el apoyo de tu familia o de tus amigos, la mayor carga de trabajo recaerá sobre ti. Por ello, es importante que antes de lanzarte a emprender decidas si estás dispuesto a realizar un gran trabajo por tu parte. Con tu talento, tu idea, y horas de dedicación, triunfar como emprendedor no es difícil aunque no se encuentre en tu ADN de forma innata.

startupsLa mayoría de los emprendedores, se pasan el primer año de vida de su negocio, luchando duro, a un ritmo frenético y bajo una gran presión para que éste sobreviva y salga adelante.

Los negocios que logran sobrevivir a esta primera fase, y que deben hacer frente a una fase de crecimiento, corren el peligro de perder el foco inicial y de desviar su visión del modelo de negocio lejos del objetivo de resolver una necesidad real.

Hay cuatro características que suelen darse en las startups de mayor éxito, y pueden contribuir a mantenerte en el buen camino…

1. Liderar un equipo hacia el logro de un objetivo común

No se trata de centrarse en el producto, sino en el objetivo que se quiere alcanzar.

Saber transmitir la visión hacia ese objetivo con claridad al equipo, y marcar los pasos que se van a ir dando desde la realidad inicial hasta la consecución de dicho objetivo, es una tarea en la que es necesario invertir todo el carisma y pasión junto con una comunicación abierta y transparente.

2. Hacer una sola cosa, y hacerla mejor que nadie

Para lograr una masa crítica de clientes, debes lograr hacer impacto de forma directa. Y esto es mucho más sencillo si presentas un producto o servicio muy concreto que resuelve una necesidad real.

Tratar de cubrir todo un abanico de funcionalidades crea incertidumbre en tu audiencia y no transmite de forma clara cuál es tu propuesta de valor. Además, provoca una sobrepresión en el equipo, que se ve forzado a tratar de dar lo mejor en varios focos a la vez.

Destaca en una solución fuerte y consistente, y cuando tengas una comunidad de usuarios que te conocen y se sienten cómodos utilizando tu solución, un flujo de clientes suficiente para tener margen de operación, entonces, empieza a plantear propuestas de valor complementarias, o mejoras.

3. Un paso por delante en la tecnología: automatización, integración y escalabilidad

Cualquier empresa que ha alcanzado el éxito y es capaz de mantenerse en la cresta de la ola tiene muy claro que la tecnología es su aliada en esa carrera. Las herramientas tecnológicas que contribuyen a mejorar la productividad y que aportan nuevas opciones para mejorar el producto, son la base de una startup.

Por esto, un emprendedor debe ser el primero en probar cada herramienta y propuesta tecnológica que aparezca, y juzgar por sí mismo si merece la pena su implantación en la gestión de su negocio o en su producto. Y debe saber convencer a su equipo para que le acompañe en esa cultura de “early adopter”, manteniendo así una actitud global de vanguardia en la empresa.

4. Adaptación y gestión del cambio

Una startup debe saber adaptarse a los cambios de las necesidades de sus clientes y de posibles nuevas demandas en su mercado.

Es una gran ventaja hacer una adecuada gestión del cambio, aprovechando todo lo que se puede aprender de las dificultades en el proceso de adaptación, y sabiendo dar los pasos adecuados según vaya dándose el cambio. No es bueno adelantarse ni retrasarse.

En definitiva, startups como Amazon, Facebook, Google… han llevado a cabo sus hitos manteniendo siempre estas cuatro actitudes frente al nacimiento y crecimiento del negocio. Y parece que les ha ido bien, ¿no crees?

exitosasEn el año 2020, el rostro de Alexander Hamilton en el billete de 10 dólares será remplazado por el de una mujer.

El poder de las mujeres en los negocios es cada vez más claro. Te dejamos 10 frases inspiradoras de mujeres que no solo se destacaron los negocios, sino que los reinventaron.

Sara blakely, fundadora de spanx

 “No te dejes intimidar por lo que no sabes. La ignorancia puede ser tu mayor fortaleza y la llave para hacer las cosas de manera diferente a los demás”.

A sus 44 años, Sara Blakely posee una fortuna de mil millones de dólares gracias a su creación de fajas especiales inspiradas en la modificación de unas pantimedias.

Sheryl Sandberg, directora de operaciones de Facebook

 “Si la Opción A no está disponible, entonces pateémosle el trasero a la Opción B”.

Sandberg se ha convertido en una gran inspiración tras la muerte de su esposo, David Goldberg. En una publicación tras su muerte, escribió que quería la Opción A y tener a su marido de regreso, pero como no podía tenerla, iba a dar su mejor esfuerzo en la Opción B, ser madre soltera.

Lori Greiner, inventora e inversionista de “Shark Tank”

 “Queridos optimistas, pesimistas y realistas, mientras ustedes discuten sobre cuánta agua tiene el vaso, yo me la voy a tomar. ¡Atentamente, una oportunista!”

Esta emprendedora se ha vuelto muy famosa desde su entrada al programa de la ABC y maneja una compañía propia de desarrollo de productos y mercadeo en Chicago.

Mellody Hobson, de Ariel Investments

 “Si pudiéramos aprender a vivir con nuestra incomodidad y a relajarnos en ella, tendríamos una mejor vida”.

Esta líder afroamericana es directora de varios consejos empresariales, incluyendo Disney Animation.

Mary Kay Ash, fundadora de Mary Kay Cosmetics

 “Aerodinámicamente, el abejorro no debería ser capaz de volar, pero el abejorro no lo sabe por lo que vuela de todos modos”.

Esta emprendedora fundó su empresa en 1963 después de que su esposo la abandonó sin manera de mantener a sus tres hijos. Es un ícono de fortaleza en la adversidad.

Barbara Corcoran, magnate de bienes raíces

 “La diferencia entre las personas exitosas y otras es cuánto tiempo pasan sintiendo lástima por sí mismas”.

Esta mujer, que reprobó todas sus materias en la preparatoria y la Universidad, fundó una de las mayores firmas de bienes raíces en Nueva York.

Eileen Fisher, diseñadora de modas

 “Un trabajo que sea gratificante jamás se tratará del dinero. Cuando sientes verdadera pasión por algo, encuentras maneras de nutrirlo”.

Esta empresaria fundó su línea ecológica de ropa en 1984 y actualmente emplea a más de 1,100 personas en diversas tiendas.

Melinda Gates, co fundadora de Bill & Melinda Gates Foundation

 “Si eres exitoso, es porque alguien alguna vez, en algún lugar te dio una idea que te llevó al camino correcto. Recuerda que estás en deuda con la vida hasta que ayudes a una persona menos afortunada, de la misma manera que te ayudaron a ti”.

La esposa del hombre más rico del mundo, Bill Gates, es formidable por derecho propio. Antes de casarse, era la gerente general de productos de información de Microsoft y ha luchado fuertemente por mejorar la salud mundial.

Andrea Jung, antigua directora de AVON

 “Mis padres me enseñaron desde pequeña que había que luchar por tener calificaciones perfectas. Quiero ganar y quiero triunfar sin importar nada”.

Jung dejó su posición en 2012 y ahora maneja Grameen America, una organización de microfinanciamiento creada por Muhammad Yunus.

Arianna Huffington, editora en jefe de The Huffington Post

 “Necesitamos aceptar que no siempre tomaremos las mejores decisiones, que a veces erraremos épicamente. Entender que el fracaso no es lo contrario a éxito es parte del triunfo”.

Huffington compartió sus fracasos con los graduados de la Universidad Sarah Lawrence en 2011. Hace poco firmó un contrato para permanecer como editora en jefe de su diario digital hasta 2019.

líderPara hablar de líderes y liderazgo, empezaré con una anécdota de un reconocido líder mundial como Steve Jobs.

Una persona en los momentos difíciles

Esta anécdota sobre Steve Jobs nos lo dibuja como una persona cercana, capaz de estar en los momentos difíciles. Refleja el lado más personal del cofundador de Apple, cuando Heidi Roizen (jefa de una empresa que distribuía software para Mac) perdió a su padre.

El 1 de marzo 1989 Steve me llamó para hablar de una negociación, y como era Steve contesté la llamada, a pesar de que acababa de enterarme la noche antes de que mi padre había muerto repentinamente mientras estaba en un viaje de negocios en París. Cuando le conté a Steve lo que había pasado, dijo: entonces, ¿por qué estás trabajando? Tienes que ir a casa. Voy para allá.

[…] Él me pidió que hablara sobre mi padre, lo importante de él, lo que más me gustaba de él. La madre de Steve había fallecido unos meses antes, así que creo que estaba identificado en particular con lo que sentía y lo que tenía que hablar. Siempre recordaré y apreciaré lo que hizo por mí ayudándome a llorar.

A lo largo de mi experiencia con las diferentes personas y empresas, en las que trabajé o con las que trabajé, clientes, proveedores, etc… siempre me interesó la parte de las relaciones jerárquicas y los comentarios que se suscitaban hablando del jefe.

En este sentido hemos podido oír frases del tipo:

“Es cosa de mi jefe” o

“Me limito a hacer lo que me manda, él sabrá porqué”

y también frases del tipo:

“Es mi jefe, y tiene las ideas claras” o

“Seguiría a mi jefe al fin del mundo si me lo pidiera, seguro que me irá bien”

En ambos casos detrás de los comentarios hay una persona que ostenta el mando, pero esa persona:

¿¿¿Es el líder al que “se sigue ciegamente” o es el jefe que como tiene el poder “hay que obedecerlo”…???

Veamos que tienen las personas que como Steve Jobs y tantas otras, que consiguen la transformación, que parece que viven en su mundo, que las normas no van con ellos y sin embargo son capaces de atraer para su causa a las personas de su entorno, sienten pasión por su causa y generan cambios. Sin olvidar que también hay líderes cercanos, cotidianos, los vemos cada día en nuestro barrio, entre los amigos, en el trabajo, son esos líderes desconocidos para el gran público, pero lideres al fin y al cabo.

Tanto si son grandes líderes conocidos y reconocidos como si son lideres desconocidos fuera de su entorno, reúnen un conjunto de elementos que les caracterizan. Veamos uno de ellos:

“Los lideres hacen brillar a las personas de su equipo”

Son personas capaces de saber encontrar qué actividad realiza mejor cada componente de su equipo o aquella en la que destaca especialmente, se la reconocen y le anima a seguir potenciando esa faceta, alaban el comportamiento y hacen comentarios positivos.

¡¡¡SACA EL LIDER QUE LLEVAS DENTRO!!!

Hazlo, hazlo ahora, hazlo hoy:

1.- Encuentra que es lo que hacen bien tus colaboradores,
2.- Anótalo en una lista y añade una “x” al lado cada vez que se lo hagas saber.
3.- Cuando todos los colaboradores y todas las líneas de la lista tengan al menos una “x” sigue poniendo “x”…

“Sé un Líder, más que un Jefe”

Pregunta

¿Cuándo fue la última vez que le dijiste a un colaborador:

¡¡¡Buen trabajo, me ha gustado, gracias por tu esfuerzo, sigue así!!! O simplemente le felicitaste porque había hecho algo bien?

La frase

La gente de éxito siempre dice: “gracias”. Se da cuenta de que es sano reconocer un trabajo bien hecho.

Andrew Matthews. Profesor, dibujante y escritor galés, conocido por sus libros de autoayuda

Dinos cuantas “x” llevas anotadas en tu lista.

 

 

 

Subir »
FB