Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Mira en el espejo ¿Qué es lo que ves?

Por Marcelo Molina | Publicado en Desarrollo Personal | 9 de junio, 2018

espejoComo seres humanos, todos tenemos una gran necesidad de relaciones íntimas.

Este tipo de necesidad hace que un individuo necesite la aprobación por parte de sus amigos, familiares y colegas, pero cuando esta necesidad pasa a ser tan intensa hasta tal punto que obliga a la persona a complacer a todo el mundo excepto a sí mismo, entonces se dice que este comportamiento se constituye en un trastorno.

No hay nada malo en complacer a los demás, siempre y cuando el costo no sea tu propia felicidad. Cuando empiezas a relegar la satisfacción de tus propias necesidades por ser aprobado por otros, ya no te diferencias de un mendigo que sacrifica su dignidad para conseguir dinero.

¿Qué hay de malo en complacer a los demás? Después de todo, complacer a los demás puede que no sea tan mala idea, ¿por qué debería parar de hacerlo?

Éstas son algunas razones:

Destruye tu auto-confianza:

Si le das mayor peso a las necesidades de otras personas sin enfocarte en tus propias necesidades, con el paso del tiempo te sentirás menos [email protected] que otros, y tu auto-confianza quedará disminuida, quizás hasta el punto de desaparecer…

Vas a parecer [email protected]:

A la mayoría de las personas no les gusta estar al lado de una persona que parece “mendigar” afecto y reconocimiento, y nada puede hacerte parecer más [email protected] que tratar de complacer a todo el mundo…

No vas a poder complacer a todos, todo el tiempo:

Las personas tienen personalidades diferentes, y mientras que ser amable con algunos de ellos te traerá buenos resultados, aún así arruinará tu relación con otros. No puedes tratar a todos de la misma manera ya que cada persona es diferente a los demás…

¿Cómo dejar de complacer a los demás?

Ahora que ya conoces los peligros de tratar de complacer a todos todo el tiempo, ha llegado el momento de saber cómo dejar de complacer a los demás.

1. Tener en cuenta que toda persona en este mundo (incluyendo quienes son muy seguros de sí mismos y atractivos) tienen personas a quienes le desagradan o rechazan, no porque sea una mala persona, sino porque no trata de complacer a todo el mundo todo el tiempo.

2. Generar un compromiso contigo [email protected] en el sentido de que pensarás en tus acciones antes de realizarlas, y que si te descubres tratando de obtener la aceptación o aprobación de otras personas a costa de tu propia felicidad, entonces no realizarás esa acción.

3. Practicar decirle que NO a la gente, sin dar excusas. Simplemente di que NO cuando consideres que lo que te piden o te ofrecen, te ordenan o te regalan, no te acerca a la paz y felicidad que quieres y te mereces.

No sólo serás más feliz cuando dejes de complacer a los demás, sino que además, descubrirás que tu auto-confianza y autoestima están aumentando!

“La seguridad de sí mismo –como el arte– nunca viene de tener todas las respuestas, sino de el estar abierto a todas las preguntas” (Earl Gray Stevens)

Espero de corazón que este post te haya sido de alguna manera útil para tu vida. Si en algún momento consideras que tienes las suficientes ganas de revisar tus creencias para aumentar tu autoestima, y que quieres dar tu primer paso hacia un mayor bien-estar, estoy disponible para que me consultes y conversemos de qué manera puedo asistirte.

Te comparto a modo de regalo de despedida de este post, un video para continuar con la reflexión, en el que me inspiré para ponerle el título a esta nota. Es una escena de la película francesa “Angel-A” dirigida por Luc Besson. Espero que lo disfrutes!

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB