Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Los malos tiempos son el mejor momento para iniciar una empresa

Publicado en Negocios | 30 de diciembre, 2010

Richard BransonEste año fue uno de los más duros que recuerdo para los negocios. La confianza cayó de un acantilado, y el miedo y la tristeza parecían dominar al mundo financiero.

Entonces, ¿qué creo que va a pasar el próximo año y qué oportunidades existen para los empresarios en ciernes?

No hay reemplazos para los negocios que ya existen. A lo largo de mi carrera he tomado decisiones con el instinto, pero también he trabajado muy duro para hacer que esas decisiones funcionen. Cuando miro al pasado, un par de patrones emergen.

En primer lugar, necesitas rodearte de personas con talento y en las que confíes. Es más fácil cumplir con los grandes compromisos cuando estás rodeado de gente en las que confías y que te agraden. Mantener a mis muchos CEOs y MDs felices (y buscar nuevos para iniciar negocios) es uno de mis trabajos a tiempo completo.

Luego tienes que asegurarte de que tu negocio o idea tiene un lugar en el mercado y un producto o servicio que es lo suficientemente diferente como para atraer los clientes. En Virgin nos atenemos a una simple lista de verificación. Nuestras empresas tienen que ser innovadoras, mantener una cierta calidad, ser financieramente atractivo y tener un sentido de diversión. También tienden a centrarse en el servicio al cliente y nos gusta ser los campeones del cliente.

El tiempo también es importante. Si pudiera empezar de nuevo, me gustaría crear más empresas durante las recesiones, cuando casi todo cuesta 50% o 90% menos de lo que vale durante los buenos tiempos. A menudo una gran cantidad de personal altamente cualificado están en el mercado y la competencia tienen sus ojos puestos en asuntos internos.

Este clima es el momento perfecto para las jóvenes, entusiastas y ágiles empresas para establecerse y prosperar. Este es uno de esos momentos.

Durante la recesión de la década de 1970 ampliamos Virgin Records. En la década de 1990 ampliamos Virgin Atlantic, mientras las compañías establecidas se estaban recuperando de la recesión y la guerra del Golfo. Sin los problemas legados de una larga existencia en operación y altos costos de base, Atlantic fue capaz de comprar aviones nuevos y más eficientes y abrir emocionantes rutas.

Oportunidades similares existen en la actualidad para las nuevas empresas en sectores tan diversos como la fabricación de alimentos y el reclutamiento, la energía renovable y el espacio.

La gente suele culpar a las condiciones económicas o a la falta de financiación de los bancos como las principales razones del fracaso de las empresas más pequeñas para prosperar. Sin duda, los bancos necesitan mantener el flujo de crédito para las empresas emergentes y los gobiernos tienen que disminuir la burocracia, pero, sobre todo, los empresarios deben asumir la responsabilidad y seguir manteniendo sus negocios en marcha. Una buena idea de negocio necesita trabajo duro, determinación (y un poco de suerte) para tener éxito.

Muchos aspirantes a emprendedores abandonan demasiado pronto. Tienes que superar la adversidad rápidamente. El vuelo inaugural de Virgin Atlantic casi acabó con el grupo. Habíamos trabajado como locos durante seis meses para conseguir el primer vuelo fuera de Londres a Newark y había sido un éxito rotundo – alimentado en parte por 70 cajas de champagne. A mi regreso a Londres, me encontré con nuestro entonces gerente de bancos sentado en las escaleras de mi casa. Él había venido a decirme que mi banco no era capaz de extender mi sobregiro, como lo tenía, para ayudar a financiar la nueva aerolínea.

En cambio, si pasamos nuestro límite de sobregiro de 3 millones de libras, el banco habría hecho rebotar nuestros cheques. Esta era la casi segura quiebra para una compañía aérea. Tuve que actuar rápido. Durante el fin de semana saqué el dinero de nuestros negocios en el extranjero para apuntalar la cuenta bancaria y, tan pronto como pude, cambie de banco.

Fue una soberbia lección. Me enseñó que un buen empresario busca soluciones, no excusas. Hemos estado haciendo eso como un grupo desde entonces. Siempre tienes que protegerte de una posible caída de tus empresas.

Así que sal a la calle y pon en marcha esas empresas en 2011. Como el antiguo proverbio chino dice, las fortunas se hacen en los buenos tiempos, los imperios se construyen en los tiempos difíciles.

© 2010 Richard Branson

Fuente: http://www.businessday.co.za/Articles/Content.aspx?id=91734

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB