Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Los cuatro pilares de las finanzas personales III

Por Joan Lanzagorta | Publicado en Educación Financiera | 20 de enero, 2016

invertirEn la segunda parte hablamos de la importancia del ahorro como punto de partida para la formación de un patrimonio. Sin embargo, el ahorrar no es suficiente, pues es esencial conservar su poder adquisitivo e incluso incrementarlo, a través de la inversión en instrumentos que puedan crecer más rápido que la inflación, particularmente en el largo plazo.

Uno no tiene que tener grandes cantidades de dinero para invertir. Se puede empezar con cantidades tan pequeñas como 100 pesos e ir incrementando poco a poco. Lo mejor de todo es que únicamente requiere entender los principios sencillos y tener disposición de monitorear tus inversiones:

1. Evalúa tus opciones.

En general, el abanico consta de acciones, instrumentos de deuda y sociedades de inversión.

Acciones

Comprar una acción es en realidad adquirir un porcentaje de una compañía. Como dueño podrá participar de las utilidades de la misma si ésta paga dividendos. Los precios de las acciones suben o bajan dependiendo de lo que los inversionistas en general ven acerca del comportamiento de las utilidades de la emisora en un futuro. Como hay un número finito de acciones, otros inversionistas que quieren participar en una compañía con perspectivas altamente favorables están dispuestos a pagar un precio mayor, así se genera la plusvalía, pero también puede ocurrir lo contrario: que esa compañía decepcione y sus inversionistas quieran vender su posición y estarán dispuestos a aceptar precios más bajos.

Instrumentos de deuda

Cuando uno los compra, en realidad está prestando su dinero al emisor, quien se compromete a pagarle un interés durante el periodo del préstamo y a devolverle el principal (su inversión original) al final del mismo, entre ellos están los Cetes, pagarés bancarios o los emitidos por empresas privadas.

Sociedades de inversión

Son portafolios que pueden invertir en acciones, instrumentos de deuda, o en ambos, dependiendo de sus objetivos. En realidad, son la alternativa más sencilla, ya que dan acceso a rendimientos que obtienen grandes inversionistas, pero con cantidades pequeñas de inversión. Los montos mínimos varían dependiendo del administrador, pero hay alternativas que permiten el acceso desde 10,000 pesos.

2. Invierte a largo plazo y diversifica.

Uno de los aspectos básicos a tomar en cuenta al invertir es que, por lo general, a mayor riesgo, mayor rendimiento. Cada instrumento tiene asociado un riesgo y sólo hay dos formas principales de minimizarlo: dar a nuestras inversiones suficiente tiempo para madurar y diversificar en diferentes alternativas.

3. Arma tu portafolio de inversión.

¿Cuánto dinero se debe invertir en acciones, instrumentos de deuda o efectivo? Depende de tu edad, de tus metas y objetivos y de tu tolerancia al riesgo. En realidad, es una decisión muy personal; no obstante, hay algunas reglas generales que siempre podremos aplicar.

Una de ellas está basada en nuestra edad: mientras más jóvenes somos, más riesgo podremos tomar, ya que tenemos más tiempo para recuperarnos de una pérdida si algo sale mal, en términos generales. Como una persona joven puede dejar su dinero invertido más tiempo, es entonces un mejor candidato para invertir en portafolios que contengan acciones con un alto potencial de crecimiento a largo plazo. Mientras uno envejece, es mejor ir cambiando nuestros activos a portafolios que inviertan primordialmente en instrumentos de deuda, que son más seguros y ofrecen un rendimiento no tan variable.

4. Invierte ya (no esperes).

La clave para el éxito futuro es empezar a invertir hoy. Aun si son sólo 100 pesos a la semana.

Si queremos tener una cantidad equivalente a 1 millón de pesos a la edad de 65 años, asumiendo un rendimiento real (por arriba de la inflación) de 6% anual (que es posible conseguir con un portafolio diversificado) tendremos que ahorrar 468 pesos al mes si empezamos a los 25 años. Si esperamos hasta los 35, el monto a ahorrar son 923 pesos al mes y si es a los 45 años, tendremos que ahorrar 1,980 pesos al mes para obtener esa meta. Nunca es tarde para empezar.

Fuente: eleconomista

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB