Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Las tres alcancías, por Kim Kiyosaki

Publicado en Educación Financiera | 18 de febrero, 2011

Kim KiyosakiLa semana pasada escribí acerca de la importancia de asegurar de que por cada dólar que hagas, apartes una parte y la dejes en tu columna de activos/inversión. Esto puede ser un reto para muchas personas que encuentran que una vez que pagan sus cuentas, y luego de gastar dinero en los alimentos, gas y otros gastos, no les queda nada al final del mes. Sé como se siente eso ya esa fue mi situación financiera años atrás.

Robert y yo finalmente nos dimos cuenta de que si no empezábamos a apartar algo para nuestras inversiones (para nuestro futuro) entonces terminaríamos con nada. Así que hicimos un plan, y la primera parte del plan fue comprometernos a esto:

Por cada dólar que entre en nuestra casa, no importa de dónde venga, tomaremos el 30% del total.

En otras palabras, decidimos pagarnos a nosotros mismos primero, antes de pagar a cualquier otra persona. Si $100 entraban, entonces $30 eran apartados. Si $1.00 entraba, entonces eran 30 centavos.

La segunda parte del plan consistía en dividir ese 30% en tres cuentas, que en ese momento eran alcancías. Las tres alcancías fueron etiquetadas:

1. Cuenta de ahorros (10%)
Esta cuenta es un colchón para emergencias imprevistas u oportunidades especiales que mejoren tu vida.

2. Cuenta de inversiones (10%)
Estos son fondos buscando alguna gran oportunidad de inversión.

3. Caridad o diezmo (10%)
Como dice el refrán: “Dad y se os dará”. Otro dicho que he escuchado dice “Dios no necesita recibir, pero los seres humanos necesitamos dar”. La caridad es una poderosa herramienta con muchas ventajas para todos los involucrados. Una línea en el Credo de RichWoman es “Yo estoy muy agradecida”. Es muy gratificante compartir lo que tienes y estar al servicio de los demás.

Después de tomar el 30% del total, el dinero restante era para pagar nuestras cuentas. Pagarnos primero a nosotros mismos no significa que usábamos ese 30% en ropa, restaurantes, y vacaciones. Pagarnos a nosotros mismos primero significaba que estábamos creando nuestro futuro financiero.

La clave que hizo que este plan funcionase fue que nos comprometimos a hacer esto con cada dólar que entraba en nuestra casa. Hubiera sido fácil volver a los viejos hábitos y gastar ese 30% de vez en cuando, o decir: “Realmente necesitamos un nuevo sofá, vamos a saltarnos lo de las alcancías este mes”. La magia vino de la disciplina de hacer esto con cada dólar y apegarnos al plan cada mes.

Así que empieza a planificar tu futuro financiero ahora – crea un plan para apartar dinero exclusivamente para las inversiones, apégate al plan, y ve crecer tus ahorros. Mientras tanto, sigue aumentando tu educación financiera para que puedas darle un buen uso a ese dinero.

De Kim Kiyosaki

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB