Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Las personas tóxicas, usted y su dinero

Por Francisco Morales H. | Publicado en Educación Financiera | 21 de febrero, 2019

seguro

En el tema del manejo de sus finanzas existen personas toxicas que controlan o pretenden controlar la forma en que usted administra su dinero; la mayoría de estas personas aparentan con su discurso y acciones que se preocupan por usted y su bienestar, cuando en realidad tienen otros fines ocultos y nada positivos.

En las finanzas personales como en otros campos, debemos relacionarnos con personas que nos ayuden o nos impulsen con sus consejos o mejor aún con su ejemplo a mejorar como administradores del dinero que generamos.

El dicho “dime con quién andas y te diré quién eres” es también muy cierto y aplicable en el campo financiero personal, modificándolo un poco a: “dime con quién andas y te diré en que gastas”, en esta categoría están aquellos amigos o familiares que le invitan a vivir arriba de su capacidad económica, a gastar, comprar, viajar y hasta logran que usted les invite y pague parte o la totalidad de sus gastos; por ejemplo: los amigos que le “invitan” a salir pero a la hora de pagar no tienen dinero.

Están también aquellos que disfrutan de los juegos de azar, gastadores compulsivos, adictos a las compras, deudores crónicos y muchos de ellos tratan de arrastrar a las personas de su entorno hacia su mundo financiero nocivo.

En esta categoría también se incluyen aquellos familiares que solo piensan en ellos mismos y sus necesidades y en usted como el medio para obtener lo que necesitan. Podrán ejercer presión para lograr una mejor casa, una universidad costosa, bienes superfluos, vacaciones sofisticadas, compras caras, préstamos de dinero que no piensan reembolsar y demás caprichos sin importarles lo que usted haga o sufra con tal de satisfacer sus deseos, inclusive pueden llegar al colmo de que sea usted quien les mantenga sus vicios.

Debemos tener claro que no estamos ayudando a estas personas, ya sean familiares o amigos, si los acompañamos financiando sus peligrosas y dañinas actividades y mucho menos si esa complicidad implica poner en riesgo nuestro capital.

Aunque difícil, no podemos dejar de mencionar a aquellos padres que desean dominar la vida de sus hijos aún en su edad adulta, no solo en el entorno familiar sino en el financiero también. Padres que ofrecen su ayuda económica con el solo propósito de ejercer dominio y total control de sus hijos.

Son esos padres que le dicen a sus hijos que no valen nada sin ellos, que critican cada paso y nunca demuestran su apoyo a menos que sus hijos hagan lo que ellos dictan. Es cierto también que existen hijos que han sido causantes de la ruina financiera de sus padres.

Especialmente a la hora de proveerle siempre la mejor calidad de vida posible a los seres amados, se puede llegar, sin quererlo, a caer en problemas financieros, y no es nada raro que en muchos casos, las personas que enfrentan problemas en sus finanzas no se atrevan a aceptarlos y al vivir en negación, recurren a endeudarse más allá de sus capacidades, para sobrellevar la situación.

No enfrentar los problemas y seguir llevando un nivel de vida cuyos lujos ya no puede costear produce como único resultado que el problema siga creciendo hasta alcanzar dimensiones peligrosas e insostenibles.

Otra variable del dicho “dime con quién andas y te diré quien eres” es “dime con quién andas y te diré en que inviertes”. Es muy importante evitar a toda costa hacer negocios con gente aparentemente exitosa pero de dudosa ética u honestidad, lo aconsejable es alejarse y cuanto antes mejor aunque, su oferta de negocio sea tentadora, pues en este caso es muy cierta la frase que se le atribuye a un financiero de éxito: “no se pueden hacer buenos negocios con gente mala”.

Las relaciones tóxicas financieras generan estados emocionales negativos y, sobre todo, pueden conducir a tomar decisiones financieras equivocadas que seguramente tendrán consecuencias negativas en las finanzas de quien soporte este tipo de relaciones.

Las finanzas personales no solo tratan de dinero pues somos seres sociales y nos relacionamos con nuestro entorno; hay un entorno que no escogemos, que es el entorno familiar aunque sí podemos modificar nuestro comportamiento y actitud para cuidar de las finanzas personales sin causar daño a nadie.

En cuanto al entorno que sí podemos escoger, es decir, el entorno de amistades y el profesional, la mejor estrategia es la de fomentar vínculos sanos para alcanzar el bienestar financiero.

Cuide de sus finanzas personales pues: ¡Nadie más lo hará por usted!

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB