Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Cómo las personas más exitosas rechazan los trabajos extras

Por Amy Elisa Jackson | Publicado en Interés General | 13 de junio, 2017

Reibox BlogCuando estás saliendo con alguien, una de las conversaciones más incómodas es cuando tienes que romper. Inevitablemente, hay un período de torpeza en la que estás buscando las palabras correctas: “No eres tú, soy yo”, “No es el momento adecuado”, “No estoy en el mejor lugar ahora mismo.” No hay nada fácil en ello.

Las conversaciones profesionales pueden ser similares. Decirle que no a un compañero de trabajo o gerente puede ser muy difícil, incluso puede hacerte sudar. Todos queremos ser jugadores de equipo en la oficina, la persona en la que se pueda confiar en un instante, alguien que hace y, puede ejecutar sin problemas.

Pero hay momentos en los que tienes que decir no al trabajo extra (de la mejor manera, no grosera, posible), una habilidad difícil que las personas más exitosas han dominado.

Así es cómo.

Por qué decir “no” es tan difícil

“En el momento en que alguien te pide hacer algo para lo que no tienes tiempo o inclinación a hacer está cargado de vulnerabilidad”, Brene Brown, que investiga la psicología de la vulnerabilidad, la vergüenza, el valor y la dignidad en la Universidad de Houston, escribió recientemente en Oprah.com.

“Sí, a menudo parece que es lo más sencillo a hacer. Pero tiene un precio: no puedo decirte cuántas veces dije ‘¡Seguro!’ en una voz (​​que no puedo creer que haga) chillona, sólo para pasar horas, Incluso meses, sintiéndome enojado y resentido,” y continúa. “Para las mujeres, hay un mito de que se supone que debemos hacerlo todo (y lo hacemos perfectamente). No mostrar ninguna pista de vergüenza interior: ‘¿Quién te crees que eres?’ ‘No eres muy cuidadosa [Madre/esposa/amigo/colega].’”

Sin embargo, esto no podría estar más lejos de la verdad. Atreverse a establecer límites, dice Brown, es prueba de tener verdadero valor para poner tu bienestar en primer lugar, incluso cuando te arriesgas a decepcionar a los demás. Y, sí, esto incluye a tu jefe.

Estas son algunas posibles razones por las que podrías necesitar rechazar el trabajo extra:

• Tu plato está lleno.
• Estás cansado de ser el encargado de la oficina.
• Te gustaría establecer mejores límites en el trabajo.
• La asignación extra afectaría el equilibrio entre tu vida laboral y familiar.
• Tendrá un impacto negativo en tus principales responsabilidades laborales.

Ahora que sabes que puedes rechazar el trabajo extra, aquí está cómo hacerlo con gracia y de una manera que no te costará cuando llegue el periodo de revisiones de rendimiento.

Usa “Yo”, no “tú” ni “nosotros”

Si decidiste rechazar el trabajo extra, está seguro tanto de tus motivos como de tu nivel de confianza. Esta es una decisión que tú estás tomando, lo que significa que debes usar la palabra “Yo”. La decisión es acerca de ti y lo que es importante para ti, y no sobre la persona que te lo pide.

Evita declaraciones como, “Siempre me preguntas en el último minuto”, o “Sentimos que esto es injusto”. En esta situación, no estás hablando por otros miembros del equipo, y sólo debes referirte a esta instancia específica, en contraposición a casos anteriores y agravios.

Una vez que transmitas algo como, “Es un halago que me pidas esto a mí, pero lamentablemente no podré abordarlo en este momento,” puedes elegir tener una conversación separada con esta persona acerca de tu historial de asignaciones de último minuto o cargas de trabajo desequilibrantes.

Sé honesto, claro y rápido

Si bien declinar cortésmente una petición de tu jefe puede ser algo que genere mucha tensión, inventar excusas o un conjunto de circunstancias falsas para evitar el trabajo te hace ver mal. Y puede volverse en tu contra.

En lugar de eso, sé honesto sobre tu razonamiento, y resiste el impulso de vacilar. Antes de hablar con tu colega o compartir tu decisión con tu manager, pregúntate por qué está diciendo que no.

Realmente piensa en tu razonamiento y busca una manera clara y concisa de transmitir eso. Chacharear solo elevará la presión y enviará mensajes contradictorios. No te detengas, evites a la persona, o simplemente asumas que “se dará cuenta.” Sé decisivo, es tu carrera y tú eres el responsable.

Sigue la regla de oro

Trata a los demás cómo quieres que te traten. Un rechazo o un “no” directo puede ser increíblemente rudo, incluso para tu jefe. Sé consciente de cómo el otro podría sentirse, y entiende que él o ella puede no estar completamente de acuerdo con tu decisión de rechazar el trabajo extra.

Ahí es donde proporcionar una explicación y mostrar consideración (tanto sobre el proyecto como sobre el gerente que te pide que trabajes en ello) puede hacer mucho para determinar su respuesta. Recuerda mantener la confianza con tu decisión y ser comprensivo con las necesidades de tu jefe, especialmente si siguen siendo profesionales contigo.

Publicado originalmente en Blog.Reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB