Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

Las decisiones y los tiempos para que se vean resultados

Por Guillermo Raúl Borda | Publicado en Interés General | 6 de marzo, 2018

decisionesLe voy a sugerir un cambio de actitud que parece fácil de lograr pero es realmente un cambio profundo, y espero que coincida conmigo, que los cambios profundos no se hacen de un día para el otro.

Concretamente le voy a proponer que dependiendo de su posición en la pirámide de la empresa donde se desempeñe, APRENDA a tomar decisiones en el terreno que le corresponde.

Lo más “universal” es que Ud. crea que “más arriba está“, más permiso tiene para METERSE EN TODO, pensando que si ha llegado a una determinada posición, debe ser porque los problemas de esa posición para abajo, deberían tenerlo como parte segura de la solución: CRASO ERROR AMIGO MIO!

La dinámica de los tiempos que corren hace que si Ud. hace “solamente” un año (por ejemplo) que ha sido ascendido y se ocupó realmente de los problemas de la nueva posición, hace un año que ya no “ve” los problemas que tenía antes y estos pueden haber cambiado sustancialmente.

Pero hay algo más importante: si usted dejo una posición para ir a otra, su lugar fue ocupado por ALGUIEN y ese alguien merece respeto, que no sería tal si Ud. se le monta en su trabajo haciéndolo por él. Es probable que “se lo ocurran ideas de solución” que no está dispuesto a dejarlas pasar, pero ¿qué pasa con el otro? ¿Y si piensa distinto o tiene otras ideas? Él también está haciendo su trabajo.

Es decir, si Ud. “se mete” en las tareas del día a día de las posiciones de abajo a la de su posición actual, es probable que tenga la falsa sensación de estar haciendo una buena tarea, pero en realidad están ocurriendo dos cosas:

• Se está ocupando de lo que no le toca, DESCUIDANDO las tareas de su posición actual.

• Además, está subestimando la labor de alguien en su puesto de trabajo, que tal vez hasta hace esta tarea mejor de lo que Ud. la hacía.

Una buena medida de lo que REALMENTE se debe ocupar y las consecuencias de esas decisión, es el TIEMPO en el que van a ocurrir lo hechos derivados de esas decisión.

Veamos un ejemplo:

Si Ud. decide darle permiso a un empleado para que falte porque tiene que hacer un trámite y supone que su sector va a andar igual sin ese empleado aportando por un día, entonces déle el permiso. Al día siguiente el empleado no vendrá y Ud. podrá evaluar si tomo una decisión correcta o no, lo importante es que INMEDIATAMENTE de tomada la decisión, se puede evaluar los resultados. Si la posición desde la que tomo la decisión es la de jefe del grupo adonde se desempeña el empleado, entonces está bien que la tome UD.

Pero qué pasa si Ud. ha sido ascendido unos meses atrás, hay empleados que todavía tiene más “feeling” con Ud. que con su relevo y como es “el jefe de su jefe actual” descuentan que sus decisiones valen por encima de las de él y le piden permiso a Ud.

En este caso, Ud. estará cometiendo el doble error recientemente marcado, es decir, se está ocupando de un tema  QUE YA NO LE TOCA RESOLVER y además, no le está poniendo foco a esa alianza comercial que hay que definir para el lunes, que el Directorio le pidió que Ud. evalúe entre tres canales de ventas posibles y lo que es peor, la decisión si fue buena o mala NO VA A SER VISIBLE hasta transcurrido los tres meses que se han fijado para probarla.

Es decir que mañana el empleado va a faltar (y veremos si su sector “aguanta” sin su participación) pero el canal de ventas no va a arrojar ninguna señal sí estuvo bien o mal elegido…..para eso debe pasar mucho más tiempo que un día.

¿Cuál es el riesgo del ejemplo descrito? Que Ud. evalúe que como se ocupó del permiso del empleado, este faltó y no hubo problemas, entonces crea que SE TOMO UNA BUENA DECISION. El problema no es si la decisión fue buena o mala, el problema está EN QUIEN LA TOMO!

Como resumen, los tiempos no son iguales para las decisiones que se tomen en distintos puntos de la pirámide y así como el supervisor que le dio el permiso para faltar, terminada la jornada se va a su casa “casi” sin problemas, Ud. se va a la suya con los tres meses por delante para saber si eligió bien o mal el canal comercial, es decir con la sensación que NO HA TOMADO NINGUNA DECISION IMPORTANTE…..porque no se puede evaluar el resultado en el corto plazo.

¿Se imagina entonces, lo que es ser Gerente General, donde las decisiones a su nivel, tal vez superen el año ejercicio para saber si fueron buenas o malas?

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB