Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

La señal definitiva de que estás demasiado ocupado

Por Brian de Haaff | Publicado en Desarrollo Personal | 1 de septiembre, 2016

Vivir MejorEscribo mucho sobre el mito del “balance vida/trabajo.”

Desde hace mucho tiempo saben que yo no creo que podamos separar estas dos cosas la una de la otra, ya que todo lo que vale la pena hacer, implica trabajo. Creo que la clave está en enfocarse en una felicidad sustentable – hacer más de lo que amas, y empoderar a los demás a hacer lo mismo.

Abogo por hacer más de lo que amas todo el tiempo posible, siempre y cuando sea bueno para ti y para los que te rodean. Y debes hacerlo mucho. Una y otra vez. Por lo que puede que te sorprenda oírme decir que la mayoría de las personas que conozco tienen el problema de “trabajar demasiado,” están tratando de hacer demasiado.

Muchos de nosotros estamos tratando de hacer demasiadas cosas que no están en línea con lo que más nos importa. Estamos ocupados porque estamos orientados hacia el logro y somos alérgicos al aburrimiento.

Estar “ocupados” se convirtió en el orgullo final. Por lo general comienza en el trabajo, pero lo vi extenderse a las actividades familiares y personales. Aquellos que se categorizan como “ocupados” piensan que hacerlo los convierte en algo importante o por lo menos digno de alabanzas. Esto simplemente no es cierto.

Lo sé. Yo he estado ahí. Hay presiones en el trabajo, presiones en casa, eventos escolares, voluntariado, amigos que necesitan nuestro apoyo, y miembros de la familia que nos vuelven locos. Si estás leyendo esto, es probable que te estés preguntando cómo vas a lograr hacerlo todo, a pesar de que ya te estas privando hasta de tu sueño. Y ese es el signo definitivo de que estás demasiado ocupado.

La experiencia me enseñó la verdad; aquellos que tratan de hacerlo todo, tienen problemas incluso para realizar las tareas más pequeñas.

Decidí hace mucho tiempo que dependiendo los distintos momentos de mi vida, diferentes prioridades la iban a regir. Eso también significaba que tenía que estar bien con rechazar las oportunidades que no se alineaban con mis metas. Está bien enfocarse en ciertas áreas y dejar ir otras; dependiendo de lo que más te importa a ti y aquellos que dependen de ti.

Tú puedes tomar esa misma decisión hoy. Antes de otra reunión, una escapada con amigos el fin de semana, viaje de negocios, o concierto que haya en tu calendario, esto es lo que te recomiendo hacer:

Detente

Sobre-comprometerte es la forma más rápida de quedarte fuera del camino para lograr lo que más quieres en este momento. Por lo tanto, no pongas nada más en tu lista de tareas pendientes. En vez de eso, date permiso para detenerlo todo por un momento. Está perfectamente bien salir de toda esa refriega. Así es como ganarás claridad para poder avanzar de nuevo. Haz lo que obligatoriamente debas hacer por una semana y deshazte de todo lo demás.

Evalúa

Una vez que te hayas detenido lo suficiente como para recuperar algo de aliento, levanta la cabeza y evalúa tu estado actual. Usa ese tiempo para preguntarte en qué deberías estar realmente trabajando. ¿Qué estás haciendo con tu tiempo ahora mismo? La administración del tiempo es un juego de suma cero. Y la única manera de arreglar un horario desastroso es entender en dónde te encuentras actualmente.

La forma más fácil de hacer esto es escribiendo una lista completa de dónde y cómo estás gastando tu tiempo. Anota todo lo que esté en tu mente, en tu agenda, y lo que te esté agobiando.

Prioriza

Una vez que hayas hecho una revisión de tu realidad, es momento para un nuevo comienzo. ¿Qué es lo más importante que tienes que lograr cada día para acercarte a tus metas? ¿Qué es lo que más valoras en tu vida personal y profesional? Si comienzas por el “por qué”, entonces priorizar tus “que” se hará mucho más claro.

Usando la misma lista que hiciste cuando estabas evaluando en qué gasta tu tiempo, subraya los cinco elementos que son más importantes y las cinco actividades que contribuyeron al menos un poco a tus metas.

Ve

Una vez que sepas qué es lo que más te importa, será el momento de ponerte en marcha de nuevo – pero esta vez, sentirás una carga mucho más ligera en tus hombros. Comenzar el día con confianza implica saber lo que vas a lograr y por qué. Por lo tanto, revisa tu agenda y elimina los eventos que no se alineen con tus metas más importantes. Sólo deberías añadir obligaciones que tengan una clara relación con lo que es más importante.

En el futuro, puede que no presumas tanto por la cantidad de compromisos que tienes. En vez de eso, serás intrínsecamente recompensado con la alegría y la satisfacción que proviene de lograr las cosas del día.

Las personas más productivas, felices y exitosas se enfocan en hacer unas pocas cosas muy bien todos los días; no un centenar de cosas al azar.

Todos tenemos el mismo número de horas por día. Asegúrate de estar gastando las tuyas en lo que sea más importante para ti.

¿Cómo decides lo que va en tu agenda?

Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB