Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

La regla de las 10.000 horas

Publicado en Interés General | 4 de Abril, 2011

EntrenamientoAlgunos creen que los número uno son dotados por naturaleza, gente tocada por la “varita mágica”. Pero la explicación real del éxito es menos glamorosa. El genio podría aprenderse en 10.000 horas de entrenamiento…

Por Néstor Gutman

Nuestra sociedad admira a los número uno. Deportistas, actores y CEOs de alto rendimiento se revisten de un brillo inalcanzable para el común de los mortales.

Con frecuencia, justificamos nuestra gris realidad con la frase: “Son unos pocos afortunados, tocados por la varita mágica del talento innato”.

Pero, ¿es realmente así? ¿El Olimpo está reservado para una elite de dotados por naturaleza?

Algunas investigaciones recientes señalan que se trata de una idealización. La explicación real del éxito es mucho menos glamorosa. Y, lo mejor, es que todos podemos formar parte de “los elegidos”.

Los fuera de serie

En su libro “Outliers” (“Los fuera de serie”), Malcolm Gladwell estudia casos de éxito en diversas disciplinas: campeones juveniles de hockey canadiense, Bill Gates y Los Beatles, entre otros. Así, descubre que el talento es sólo uno de los factores que explican su éxito.

El entorno. La primera variable, la menos simpática por ser no controlable, es el entorno en que estas personas crecen.

En la lista de las 70 personas más ricas de la historia, que incluye a faraones egipcios y reinas británicas, nada menos que 14 son estadounidenses nacidos entre 1831 y 1840.

¿Cómo se explica semejante concentración de riqueza en personas nacidas en un mismo país y en un lapso de apenas 9 años?

Si bien esto pudiera parecer un designio astrológico, tiene una explicación lógica. Entre los años 1860 y 1870, cuando estas personas alcanzaban la madurez, la economía estadounidense experimentaba una formidable transformación industrial, con la construcción de ferrocarriles y el surgimiento de Wall Street. El contexto jugó un papel determinante en el destino de los exitosos.

Este dato parece desalentador. En efecto, no podemos cambiar nuestro entorno. Sin embargo, sí podemos cambiar de entorno y, con ello, nuestro destino.

Los padres de Lionel Messi llevaron a su hijo a España al no encontrar eco en Argentina al tratamiento hormonal que necesitaba el futuro crack para desarrollarse. Asimismo, el escritor José Saramago se mudó a la isla de Lanzarote cuando Portugal le censuró su escritura.

El talento. La segunda variable que explica el éxito es el talento. Algunas personas tienen más suerte que otras, porque nacen en un entorno más propicio. Sin embargo, de todas las que nacen en un mismo momento y lugar, algunas sobresalen y otras no.

En parte, sostiene Gladwell, esto se explica por el talento. Muchas veces es espontáneo e inesperado. Pero requiere de otros (padres, maestros) para captarlo y estimularlo.

La regla de las 10.000 horas. Ningún atleta, músico, genio científico u hombre de negocios ha conquistado el éxito sólo a base de suerte y talento. Ni siquiera Mozart, el paradigma del niño prodigio que, a diferencia de lo que se cree habitualmente, a los cinco años daba sólo pequeños conciertos y componía piezas sencillas ayudado por su padre (recién en los últimos años de su corta vida compuso sus obras maestras).

La regla de las 10.000 horas sostiene que, para alcanzar el máximo rendimiento, se requiere el equivalente a unas tres horas de práctica por día durante diez años.

Cuando era muy joven, Bill Gates tuvo el suficiente tiempo libre para programar una de las pocas computadoras existentes en 1971.

Los Beatles iniciaron su carrera en bares nocturnos de Hamburgo, donde tenían que tocar ocho horas de corrido todas las noches para un público cambiante. Lo hicieron durante 270 noches antes de 1964, el año de su primer éxito.

La “práctica deliberada”

Antes de Gladwell, en 1973, los teóricos del deporte Simon & Chase estudiaron el juego de ajedrez y plantearon que “se requieren al menos diez años de práctica deliberada para alcanzar el nivel de deportista experto”.

Esta regla fue confirmada luego por numerosos analistas de disciplinas diversas como la natación (Kalinowski, 1985), las carreras de larga distancia (Wallingford, 1975), el fútbol (Helsen et al., 2000) y la música (Ericsson et al., 1993).

En 1993, los psicólogos K. A. Ericsson, R. Krampe y C. Tesch-Römer definieron el concepto de “práctica deliberada” como “el entrenamiento altamente estructurado con el deseo de progresar y mejorar, y no de pasarla bien o entretenerse”.

Para esto, estudiaron a un grupo de 40 violinistas de la Academia de Música y de la Orquesta Filarmónica de Berlín. Con similares condiciones de inicio, algunos habían llegado a ser verdaderos genios mientras que otros finalmente debieron conformarse con puestos docentes o burocráticos.

Todos los violinistas coincidían en su placer por la música, todos eran talentosos, y no registraban diferencias significativas en cuanto a sus biografías. ¿Qué había causado la diferencia?

Los registros eran inequívocos: la cantidad de horas de práctica. Los “genios” habían dedicado un promedio de 3,5 horas por día. El resto, sólo 1,3 horas.

Entrenamiento del talento

A través de estas investigaciones, vemos que la clave del éxito no es el talento o el entrenamiento, sino el entrenamiento del talento.

El entorno es una variable no controlable que influye intensamente y que, si bien no es fácil, es posible cambiar.

Finalmente, agregaremos dos variables también necesarias para alcanzar la cima de la performance.

Por un lado, el feedback de un buen maestro o coach. Por el otro, la capacidad de soportar frustraciones y largas “mesetas temporales”.

En estas condiciones, el futuro experto irá incorporando fragmentos de información mental y corporal con los cuales se irá familiarizando a nivel inconsciente, al punto de poder desplegarlos sin pensar en el momento de la performance.

Eso es, en definitiva, un maestro.

Néstor Gutman
Consultor en Capacitación y Desarrollo, Músico-Compositor, Licenciado en Dirección y Organización Institucional (UNSAM), Consultor Certificado en Tecnologías del Desempeño Humano (International Society for Performance Improvement —USA— e Instituto Tecnológico de Sonora —México—), Especialista en Educación No Formal.

Fuente: http://www.materiabiz.com/mbz/capitalhumano/nota.vsp?nid=47149

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB