Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

La realidad sobre los ingresos pasivos

Por Joan Lanzagorta | Publicado en Educación Financiera | 27 de marzo, 2018

ingresos pasivosRegularmente la gente me dice que está buscando la manera de generar ingresos pasivos. Éste es un concepto que sin duda vale la pena explorar, porque se vende como si fuera la receta para volverse rico en poco tiempo. Es una idea válida y ciertamente seductora, pero no es tan fácil de lograr.

¿Qué son los ingresos pasivos?

Es hacer que nuestro dinero genere más dinero, que trabaje por nosotros, mientras dormimos. Hasta aquí todo bien, ya que esto es algo que podemos generar de muchas maneras. De hecho, al invertir nuestro dinero estamos haciendo eso mismo: la intención es que crezca en términos reales, es decir, más que la inflación.

Sin embargo, generar ingresos pasivos también se entiende como una inversión que nos genere un ingreso constante, mes a mes.

¿Qué se puede considerar como ingresos pasivos?

Un ejemplo de esto podría ser tener una casa o departamento y ponerla en renta: se convierte en un ingreso regular, claro, a menos que el inquilino nos deje de pagar y tengamos que iniciar procedimientos para desalojarlo.

Una prueba más de que no hay inversión sin riesgo. Además de que no es un ingreso 100% pasivo en el sentido de que siempre hay cosas que debemos atender respecto de esta propiedad.

Hay personas que dicen que la libertad financiera consiste en poder vivir sin tener que trabajar, esto es, de nuestros ingresos pasivos. ¿Esto es realista? Desde luego que sí, pero lleva muchísimos años construirlos, incluso quizá toda nuestra vida laboral.

El problema es que mucha gente cree que es muy fácil, que podrá hacerlo en pocos años y esto realmente es muy complicado. Requiere una enorme disciplina y llevar una vida sumamente frugal, con el fin de invertir más de la mitad del dinero que ganamos.

¿Se puede? Desde luego, hay muchos ejemplos en el mundo de personas que se retiraron antes de cumplir cuarenta años. Pero son las excepciones.

Sigamos con el ejemplo de la persona que compra un departamento para rentar. Hoy en día, en muchas zonas de la Ciudad de México, el valor de la renta mensual equivale a entre 0.4 y 0.6% del valor de un departamento.

Por simplicidad pensemos que es 0.5 por ciento. Eso significa que para poder obtener una renta mensual de 10,000 pesos necesitamos tener un departamento que valga alrededor de 2 millones de pesos (obviamente ya libre de hipoteca).

Eso equivale, por cierto, a un rendimiento de 6% anual. Pero además no podemos contar con la totalidad de ese dinero: en ocasiones surgen problemas que atender, como humedades.

A veces se va el inquilino y tenemos que invertir en una manita de gato para poder volver a ofrecer el inmueble, tiempo durante el cual no recibiremos ingresos. Entonces, en términos netos, el rendimiento será menor.

En negocios y acciones, nada está garantizado

Otras personas que quieren generar ingresos pasivos piensan en poner un negocio. Sin embargo, por lo menos al principio, difícilmente se puede considerar como una fuente de ellos. Manejar el negocio seguramente será un trabajo de tiempo completo y requerirá toda nuestra atención y enfoque.

El riesgo aquí se incrementa muchísimo: infinidad de personas lo hacen sin un plan y sin capital inicial (he visto quienes sacan de su tarjeta de crédito para emprender). Lo cual es equivalente a dar un salto al vacío.

Hay muchas otras fuentes de ingresos pasivos, como por ejemplo comprar acciones de una empresa que paga dividendos.

No obstante, éstos nunca son garantizados y dependen de las utilidades que haya(n) podido generar la(s) compañías en las cuales hemos decidido invertir. Aun así, es una posibilidad.

Pero debemos entender una cosa: lograr vivir de nuestros ingresos pasivos es algo que requiere mucho tiempo, esfuerzo y disciplina férrea. Como en cualquier otro aspecto de la vida.

No es tan fácil como muchas personas quieren pensar. Sin duda el camino para la construcción de nuestro patrimonio pasa por ahorrar e invertir parte del dinero que ganamos. Para que ese dinero produzca más dinero. Eso es obligatorio y todos deberíamos tener esa visión (en lugar de andarnos endeudando).

Es también importante diversificar nuestras inversiones en distintas alternativas: algunas de ellas pueden generar ingresos constantes (pasivos), los cuales idealmente deberíamos reinvertir para potenciar ese crecimiento patrimonial.

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB