Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

La perfección puede ser enemiga de la eficacia

Por Manny García-Tuñón | Publicado en Interés General | 21 de marzo, 2017

perfeccionSé que este tema parece una locura.

Pero, a pesar de todo lo que hemos sido educados acerca de los negocios, el liderazgo y el éxito, como propietario de un negocio, he encontrado que “la perfección,” a lo que todos estamos supuestos a buscar y a esperar de los demás, puede ser perjudicial para nuestra eficacia personal y empresarial.

Antes de continuar, debo aclarar que no estoy proponiendo ni condonando la conformidad – a lo que John F. Kennedy se refería como “el carcelero de la libertad y el enemigo del crecimiento”. Al contrario. A lo que me refiero es a la aceptación de la realidad.

Cuanto antes aceptemos el hecho de que nadie es perfecto, más pronto podemos empezar a trabajar en busca del desarrollo. En el siempre cambiante entorno de los negocios en que nos vemos obligados a competir, si no mejoramos continuamente, no sobreviviremos.

Estoy seguro de que la mayoría de los dueños de negocios están de acuerdo en esto , así que no será difícil ir un paso más allá y determinar y comprender que la misma necesidad de mejoramiento implica que nosotros y nuestras organizaciones no son perfectas.

También quiero hacer una distinción importante entre la “perfección” y la “excelencia”.

La perfección es, sencillamente, imposible. La excelencia, sin embargo, es posible a pesar de nuestras imperfecciones, y eso es por lo que debemos luchar.

En mi propio negocio, he llegado a apreciar esta distinción en dos áreas importantes.

▪ La primera es a nivel personal/interpersonal.

El éxito de cualquier equipo depende, en gran parte, de las contribuciones individuales y colectivas de sus miembros. Mientras esperamos lo mejor de cada uno de los miembros del equipo de trabajo, también sé que se cometerán errores y eso no es necesariamente algo malo.

La superación personal, la creatividad y la innovación implican errores, pero también benefician siempre que aprendamos de ellos.

Yo he comprobado que la creación de un entorno adecuado donde se anima a los miembros del equipo a crecer y a ampliar su alcance, ayuda en términos de la satisfacción personal y profesional en el trabajo.

Y aunque es necesario establecer límites a la aceptabilidad donde pueden ocurrir errores – especialmente cuando se refiere a la reputación y el bienestar de su negocio- al final nos damos cuenta de que la eficacia general de nuestro equipo va a mejorar.

▪ La segunda tiene que ver con el proceso de decisiones.

Ningún empresario quiere cometer un error ante una decisión importante. Por lo tanto, debemos proceder con cuidado durante el proceso para discernir, mientras que consideramos todas las opciones y consecuencias de nuestra decisión. Pero hay una diferencia entre ser prudente e imponer límites; entre ser conservador y ser ineficaz.

La gestión de una empresa implica tomar riesgos. Podemos analizar el riesgo y podemos mitigarlo en la mayor medida posible, pero no podemos evitarlo. Es posible que el conjunto de circunstancias perfectas, que quisiéramos tener, no estén disponibles. Rara vez lo estarán.

Como dueños de negocios, no debemos permitir que nuestras falsas expectativas para la perfección pongan en peligro la necesidad real para lograr una mayor eficacia y excelencia.

Fuente: elnuevoherald

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB