Ser libre y ser rico es posible y está, como nunca, al alcance de nuestra mano.
Bienvenido al éxito y al futuro. Ambos comienzan hoy.
- Robert T. Kiyosaki "Lo mejor de padre rico"

La historia de mi primer error

Por virgin | Publicado en Historias | 8 de agosto, 2016

Super ExitososRichard Branson, fundador de Virgin Group

Si liberar palomas es el signo de la paz, me pregunto ¿qué significa mi madre liberando periquitos? En el momento del incidente sin duda se sitió como pensé que se sentiría cometer mi primer fracaso en los negocios.

Mi mejor amigo Nik Powell y yo nos habíamos embarcado en nuestro primer gran negocio a los 11 años, fue en el verano y habíamos decidido establecerlo sobre la cría de periquitos. Creíamos haber descubierto un hueco en el mercado y que seríamos capaces de venderlos como mascotas. Sin embargo, lo que no previmos fue la rapidez con la que se multiplicaron, simplemente no pudimos venderlos lo suficientemente rápido!

El fin de las vacaciones y el regreso al internado dejaron a mi madre con una sola opción; abrir sus jaulas y liberarlos. Si bien la mayoría de las primeras incursiones de los empresarios en los negocios no salen según lo planeado, las lecciones que se pueden aprender a través de los fracasos son invaluables.

Jonathan Barouch, fundador de Get Local Measure

Mi primer error fue subestimar el poder del marketing.

Recuerdo que en mi primer día de San Valentín de mi primera startup (un sitio de regalos por internet) lanzamos anuncio por radio anunciando descuentos en rosas, y obtuvimos tantos pedidos que necesitamos trabajar tres días seguidos con muy pocas horas de sueño sólo para asegurarnos de que podíamos hacerle frente al día (por una enorme suerte, pudimos comprar suficiente stock para satisfacer los pedidos).

Pudo haber sido una lección muy cara si el equipo no hubiera pasado tantas noches en vela!

Jamie Dunn, Director de Spark Global Education

Mi primer error fue contratar a la persona equivocada!

Cuando mi primera compañía estaba en una posición de crecimiento, tenía que contratar a alguien que pudiera hacer todas las tareas administrativas, mientras yo continuaba obteniendo contratos y trayendo ingresos. El problema fue que le di a esta persona un acceso prácticamente total a mi negocio, yendo desde mi libro de clientes hasta todas las cuentas de correo electrónico.

Creí que estaba delegando bastante bien en ese momento, pero aproximadamente seis semanas después de contratar a esta persona, dejó el negocio y tomó todas mis bases de datos, listas de clientes y cuentas de correo electrónico consigo y trató de establecer un negocio competitivo!

Primera gran lección aprendida. Desde entonces, o no he confiado a nadie tanto como en esa ocasión, o bien me he asegurado de tener contratos bien estrictos puestos en su lugar para protegerme de tales prácticas en el futuro… También he aprendido a contratar mejor en el proceso, buena, pero una cara lección que aprender.

Alexis Pantazis, co-fundador de Hellas Direct

Mi primer error también implicó contratar a las personas equivocadas, junto con mi socio de negocios, en áreas que temíamos y no deshacernos de ellos incluso cuando sabíamos que no eran los indicados. Nos hemos vuelto mucho más implacables desde entonces; contrata despacio, despide rápido. Consigue personas jóvenes y hambrientas, Entrénalos bien y deja que hagan lo suyo!

Louise Axby-Hirst, co-fundadora de Axby & Hirst

El primer error que Axby y Hirst cometió en los negocios fue elegir el nombre de negocio equivocado. ‘Rustie Bucket’, como nos llamábamos, fue sugerencia de mi marido. Quisimos ir con algo inespecífico, incluso abstracto, así que no limitábamos el nombre a ciertas área del comercio, es decir, madera o textiles.

Nos dimos cuenta de que habíamos cometido un error rápidamente. Estábamos siendo percibidos como un negocio de ‘hobbies/manualidades’ más que como el negocio serio que habíamos imaginado.

Queríamos ser conocidos por dos cosas principalmente; hermosa artesanía de calidad y diseño, y valores eco-friendly al usar materiales reciclados. En lugar de eso, sentí que estábamos siendo reconocidos como una empresa poco seria produciendo artesanías locales para fiestas escolares o de ese tipo. También descubrimos que llevamos el mismo nombre que un restaurante en Estados Unidos.

Nos sentimos frenado por el nombre, como si estuviéramos atrapados bajo la identidad de una marca que no teníamos intención de crear. Nuestro sitio web era visto de forma rara y el negocio no pudo progresar ya que no podíamos cobrar los precios que queríamos porque habíamos atraído al tipo de cliente equivocado.

En septiembre del 2013, nos mudamos a la hermosa Isla de Wight, este era un nuevo comienzo en todos los aspectos de nuestras vidas y el momento perfecto para renombrar la empresa. En abril del 2014, después de la ayuda de Enterprise First  y la financiación de Virgin Start-up, Axby y Hirst comenzó oficialmente a comerciar.

Teníamos un gran nombre de negocio nuevo (curiosamente, nuestros propios nombres), que resume nuestra familia; la razón por la que comenzamos nuestro negocio en primer lugar. Aprendimos un montón de nuestro error, pero nunca lo cambiaríamos. Creo que nos hizo más fuertes y evolucionamos con nuestro negocio.

Publicado originalmente en blog.reibox.com

Compartir

 

« Anterior:

Siguiente »

Deja tu comentario


Subir »
FB